Está en la página 1de 2

Análisis de la película “La Firma”

“The Firm” o “La Firma” (también conocida como “La Tapadera”) es una
película estadounidense de suspenso que salió en el 93. El protagonista Tom
Cruise da vida a Mitch McDeere un joven estudiante de Leyes que está a punto
de graduarse en Harvard.

De pronto es llamado por un pequeño bufete de Menphis, este grupo le


ofrece la oportunidad de trabajar con ellos, Mitch se sorprende pues la oferta es
muy buena y los beneficios y prestaciones son bastante tentadores y aunque su
instinto de abogado lo hace dudar y cuestionar porqué a él, al final acepta bajo
la fachada de ser un bufete que toma la estabilidad de familia como algo
primordial y lo más importante pues ellos mismos dicen formar una gran
familia.

Una vez ahí sus compañeros le dan tips y material útil para sus exámenes
en la universidad. Y le va tan bien que resulta la calificación más alta por lo cual
le organizan un brindis en el cual lo sorprende la presencia de su esposa. Poco
después se gradúa y puede intervenir más en “el negocio”.

Viendo su grandioso desempeño en los asuntos del bufete su jefe piensa en


ascenderlo pero Mitch empieza a dudar cada vez mássobre la legitimidad de los
negocios, hay cabos sueltos que intentan ocultarle.

Luego un detective del FBI lo contacta y le cuenta que tienen 4 años


vigilando ese bufete pues están casi seguros de que se dedican al lavado de
dinero, es decir, crean empresas legales con dinero negro procedente de las
drogas, el juego y la prostitución, lo envían a las islas y lo gastan como legítimo.
Para iniciar a alguien más buscan que sea un novato, lo ciegan con los lujos y los
beneficios de estar en el bufete y luego que se ha acostumbrado a este tipo de
vida le dicen la verdad y no tiene de otra más que seguir en el negocio o morir.

Mitch no puede irse del bufete ni ayudar al FBI porque lo amenazan con
revelarle a su esposa que le ha sido infiel. Son momentos difíciles y de
desesperación pero al final decide ayudar al FBI, conseguir las pruebas y
autorizaciones de los clientes necesarias para probar que el bufete se dedica a lo
ilícito.

Acude con uno de los clientes en busca de su autorización y lo convence por


el hecho de no poder revelar nada más de su identidad por secreto profesional.

Pero en el bufete se enteran antes de que pueda entregar la evidencia a los


federales, tras una estresante persecución Mitch es perseguido por dos del
bufete, huye y entra en una especie de fábrica abandonada donde al fin puede
escapar pues por una confusión se libra de los que lo perseguían.