Está en la página 1de 16

LA GUERRA FRÍA

Toda guerra va seguida de una fase de pacifismo, en la que los impulsos


agresivos permanecen dormidos y se experimenta la euforia de comenzar una
época nueva. La contienda del 39 al 45 ha sido extraordinariamente destructiva y
dolorosa; esa euforia pacifista debía haber sido intensa, sin embargo 1945 es un
año de sombras al mismo tiempo que de esperanzas. Gastón Bouthoul, el
polemólogo francés, ha escrito: «Si bien en 1945 el alivio al final del conflicto fue
grande, la euforia fue menor que en 1918. Y el historiador René Remond: «No es
la menor paradoja de esta segunda postguerra que la paz haya podido parecer en
1945 mejor asegurada que veinticinco años antes y que, de hecho, la división se
haya revelado más pronto.» La Segunda Guerra Mundial no hace más que abrir un
período de tensiones, en el que el choque total es sustituido por una nueva forma de
enfrentamiento que se ha bautizado como “la guerra fría”.

MOTIVOS Y DEFINICIÓN:
Muchos hechos mantienen la tensión a nivel mundial cuando comienza la
postguerra: la inmensidad de las destrucciones, mantienen a Europa durante años
bajo la amenaza del hambre; la continuación psicológica del conflicto con el juicio
y condena de los dirigentes nazis en Nuremberg, donde se procesa a los acusados,
y se ejecuta a 12 (octubre de 1946). No obstante el freno más fuerte de la
distensión es la diferente concepción política de los vencedores , ocasionalmente
unidos frente a la amenaza alemana y a la vez concientes de sus incompatibilidades
cuando las circunstancias bélicas han pasado.
René Remond ha señalado como raíces de la guerra fría en primer lugar
causas ideológicas: dos nociones de la democracia; para el Oeste ( con herencia
del régimen liberal) la democracia es la defensa de las libertad individuales; para el
Este la igualdad, instaurada si es preciso con la suspensión de las libertades
individuales; y en segundo lugar, causas políticas: la competencia por la
hegemonía territorial, que aceleró la conciencia de los disentimiento . El ejército
soviético ha liberado a la Europa oriental y central y está presente y victorioso en
ocho naciones; la retirada de los Estados Unidos del viejo continente provocaría
una situación de desequilibrio.
Según Antonio Fernández la guerra fría es un estado de tensión permanente,
primero entre las grandes superpotencias, luego entre los dos bloques acaudillados
por las ellas —Estados Unidos y la URSS—, separados por lo que Churchill llamó
en 1946 el «telón de acero», tensión que se detiene, sin embargo o, ante el peligro
de choque directo, tensión que evita una guerra general , a la que las armas

1
tecnológicas, y especialmente la bomba atómica, podrían convertir en un suicidio
de la Humanidad, tensión alimentada no sólo por la amenaza de las fuerzas
militares, sino por toda suerte de factores ideológicos, económicos, sociales. No es,
sin embargo, época sin conflictos, pero en sitios localizados, para que no se
resuelvan en la espiral de julio de 1914 o septiembre de 1939.
La crisis de la alianza antinazi es anterior a la terminación de la guerra
mundial. La cordialidad que presidió la conferencia de Teherán (noviembre 1943),
se empezó a perder durante el año 1944, a medida que los avances los ejércitos
demarcaban zonas en las que las decisiones eran unilaterales y no fruto de
resoluciones conjuntas; británicos y norteamericanos no consultaron a los rusos su
política respecto a Italia ni los rusos a sus aliados sobre su actuación en Rumania,
Bulgaria y Polonia. La matanza del 10.000 prisioneros polacos, aumentó el recelo y
la hostilidad occidental hacia los soviéticos. En Yalta y en Postdam los
desacuerdos fueron mas evidentes y sólo se llegó a resoluciones en base al
retroceso de las posiciones de los occidentales. Churchill le echaba en cara a un
enfermo Roosevelt su debilidad frente a los planteos de Stalin.
La creación de los bloques era la esperanza del mundo entero, a la vez se
constituyó en el último acuerdo, luego comenzarían a flotar las desavenencias. Por
ej.: en Trieste, URSS presionará para que se entregara la zona a Yugoeslavia. Las
discusiones fueron fuertes y se llegó a colocarle bajo un estatuto internacional.
Alemania fue el punto más difícil: los rusos se oponían a la unificación, los
ingleses y americanos querían un estado federal desmilitarizado. Los rusos
comenzaron a desmantelar las industrias alemanas antes que se acordara sobre ello.
Los norteamericanos se llevaban los sabios para su país. Los recelos aumentaban
día a día entre los rusos y las restantes potencias. Una gran causa de fricción y
diríamos el inicio de la guerra fría fue la instalación de los regímenes comunistas
en Europa del este (o sea la zona ocupada por los rusos), eso provocó la reacción
de los norteamericanos. En 1947 el presidente Truman pronuncia un mensaje ante
el Congreso de USA en el que pide apoyo monetario y armas, para ayudar a los
griegos y turcos frente a la amenaza de grupos comunistas que buscaban tomar el
poder en esos países. Lo que comenzó siendo una estrategia puntual para frenar el
comunismo en Grecia y Turquía, se convirtió de ahí en adelante en una política de
Estado norteamericana: frenar el avance comunista de los soviéticos, a esto se le
llamó Doctrina Truman.
El complemento de la doctrina, fue el apoyo económico brindado a Europa a través
del plan Marshall. El plan consistía en el suministro de préstamos blandos (muy
bajo interés y muchos años de plazo) y de entregas de dinero con el fin de
colaborar con la reconstrucción económica de los países europeos afectados por la
guerra. El plan se ponía a funcionar cuando un país lo pedía y bajo las condiciones
siguientes: invertir el dinero en reconstrucción económica y constituir un sistema

2
de gobierno democrático al estilo occidental. Inglaterra y Francia lo pide, luego le
llegará el turno a Checoeslovaquia: fricción entre las superpotencias. En 1947
Checoslovaquia acepta el plan Marshall pero la presión rusa la obliga a volver
sobre su acuerdo y rechazarlo, que crea en el país un clima de malestar .creciente
que culmina en el golpe de Estado comunista de febrero de 1948 y la formación de
un gobierno comunista.
Se considera que estos acontecimientos (doctrina Truman y plan
Marshall y respuesta rusa) son el punto de partida de la guerra fría. Y de la carrera
armamentista, se decía que se tenían más armas con el fin de mantener la paz, “paz
armada” o “equilibrio del terror”. Raymond Aaron llamó a esta loca carrera por la
posesión de armas de disuasión, tanto nucleares como bacteriológicas, “equilibrio
del Terror”.
EEUU poseyó la supremacía indiscutida hasta 1949, en que la URSS
accede a la posesión de la bomba atómica y se produce técnicamente un empate
atómico. Se desarrollarán armas convencionales, nucleares, desfoliantes,
bacteriológicas, todas con el fin de disuadir al contrario de iniciar una
conflagración mundial. Ello llevaría al mundo a la destrucción total, política que
alguien denominó “al borde del abismo”.

NACIMIENTO DE LOS BLOQUES. LA PRIMERA CRISIS


ALEMANA.
. Las primeras grandes crisis, se producirán en Europa Oriental y
desembocarán en la constitución de dos bloques antagónicos.
La primera crisis es el golpe de Praga. En las elecciones de 1946 los
comunistas habían obtenido el 38 % de los votos; se inicia entonces una serie;
de gobiernos de coalición. En 1947 Checoslovaquia acepta el plan Marshall
pero la presión rusa la obliga a volver sobre su acuerdo y rechazarlo,
que crea en el país un clima de malestar .creciente que culmina en el golpe
de Estado comunista de febrero de 1948 y la formación de un gobierno comunista.
Los occidentales se alarman y aceleran la elaboración de sus alianzas militares.
Más grave fue la crisis de Berlín. Los aliados continuaban en forma
independiente sus decisiones en las zonas alemanas bajo su control; los rusos
respondieron abandonando las sesiones del Consejo interaliado que gobernaba
Berlín ( ciudad asimismo dividida en cuatro zonas). Al anunciar los aliados la
unificación monetaria, con la creación de una nueva moneda, el marco alemán
y un Banco estatal único, los rusos suspendieron las comunicado terrestres desde
las zonas occidentales con la antigua capital del Reich. El bloqueo se inicia el 24
de junio de 1948 y duraría más de un año.

3
Los Estados Unidos respondieron organizando un gigantesco puente aéreo;
cada minuto despegaba o aterrizaba un avión con abastecimientos para la ciudad;
fue una exhibición de capacidad industrial similar a la de las últimas fases de la
guerra. Y por otra parte continuaron con su política unificada. En mayo de 1949 se
elaboraba una Constitución y nacía la República Federal Alemana; en agosto se
convocaban elecciones generales y a continuación se nombraba al primer
presidente de la nueva república, Theodor Heuss, y al canciller de su gobierno, el
demócrata-cristiano Konrad Adenauer.
Los rusos siguen una política similar en su zona, y en octubre se proclamaba
la República Democrática Alemana.

Así se consolida la existencia de dos Estados alemanes diferentes, una de las


secuelas de la guerra fría.
Mientras, los Estados europeos han estrechado sus alianzas. En,1948 los
gobiernos de Gran Bretaña y Francia firman el pacto de Dunkerque; y meses
después el pacto de Bruselas con los tres países del Benelux.
Tradicionalmente los Estados Unidos no habían firmado alianzas militares
tiempos de paz, pero la «resolución Vandenberg» autoriza a hacerlo. Al darse la
reelección de Truman, se facilitó la continuación de una política de acercamiento
con los aliados. Así se firmó, por doce países, la Alianza del Atlántico Norte el 4 de
abriL de 1948. De la misma manera promovió Rusia el pacto de Varsovia, alianza
militar con los Estados soviéticos europeos (Alemania Oriental, Checoslovaquia,
Polonia, Hungría, Bulgaria, Rumania). Se habían formado dos grandes bloques,
bajo la hegemonía de las superpotencias. En el oriental se sustentó la doctrina de la
soberanía limitada, las grandes decisiones eran tomadas por Rusia; sólo
Yugoslavia, único país en el que no había sido el ejército ruso el expulsor de los
nazis, adoptó una política independiente bajo el mandato del presidente Tito,
antiguo héroe de la guerra, y termino abandonando la alianza.

ETAPAS Y CENTROS DE TENSIÓN DE LA GUERRA

Durante el desarrollo de estos enfrentamientos se podrían marcar fases o


etapas, los historiadores no se ponen muy de acuerdo en ellas y se toman variados
criterios de clasificación. Tomaremos una periodización en tres etapas: 1- de 1947
a 1953, de la doctrina Truman y el plan Marshall hasta la muerte de Stalin. Se
podría denominar a este período álgido o fase caliente en la guerra fría ; 2- de 1953
a 1979, comienzo de la coexistencia pacífica hasta la invasión soviética en
Afganistán. 3- De 1979 al final del conflicto.

4
1- Primera etapa: período álgido:

A partir del primer enfrentamiento en Berlín, las superpotencias realizarán


una carrera por “ocupar “ territorios en Europa y en el resto d el mundo. A su vez
se desarrollará una carrera armamentista, en la que en esta etapa sólo participarán
las superpotencias..

LA GUERRA DE COREA (1950-1951)


La división política de la península coreana, con un gobierno comunista
al norte del paralelo 38º y otro nacionalista al sur, era otro resultado de las
decisiones geométricas que se habían adoptado en las conferencias internacionales
de la postguerra. Era una situación inestable, muy similar a la de Alemania. El 25
de junio de 1950 el ejército norcoreano pasa el paralelo 38º e invade Corea del Sur.
En el Consejo de Seguridad estaba ausente el delegado soviético, como protesta
por la presencia del delegado de la China nacionalista, ya derrotada militarmente
por los comunistas; de esta forma no pudo paralizar con su veto la propuesta
norteamericana de condenar como agresor a Corea del Norte. Al mismo tiempo
Truman ordena la movilización de las tropas acantonadas en el Japón y la
colocación de la VII Flota en el estrecho de Formosa, para evitar la invasión del
último , reducto de la China de Chiang-kai chek. El 7 de julio el Consejo de segu-
ridad autoriza a Estados Unidos para que dirija el apoyo a los surcoreanos bajo la
bandera de la ONU.
Desde el punto de vista militar se puso de relieve, otra vez, la gran ca-
pacidad de estratega de Mac Arthur. Después de dejar que los norcoreanos
ocuparan la mayor parte de Corea del Sur efectuó un desembarco a sus espaldas, en
Inchon, y cortó sus líneas, con lo que quedaron copados buena parte de los
efectivos de Corea del Norte. Luego el avance resultaba fácil. Pero, ¿se debería
cruzar el paralelo 38? Inglaterra no lo consideraba conveniente, en tanto que el
presidente del Sur, pedía que se extinguiera aquella barrera artificial. En
Washington se aceptó el consejo de Mac Arthur y se avanzó hasta el norte, hasta la
frontera del río Yalú. Se produjo entonces la intervención china. Un ejército
formidable en número empujó hacia el Sur a las tropas de la ONU, casi en su
totalidad norteamericanas. Mac Arthur solicitó entonces permiso para utilizar
armas atómicas en la frontera. Era una situación gravísima. A pesar de que se le
consideraba en Estados Unidos como una gloria nacional, Truman destituyó al
héroe de la guerra en el Pacífico. El ejército chino-norcoreano pudo ocupar una
zona de Corea del Sur, pero la contraofensiva lenta y sostenida de los aliados les
situó otra vez aproximadamente a la altura del paralelo 38º. Con el equilibrio de
fuerzas se decidió un armisticio. La guerra de Corea constituye el clásico conflicto
localizado de la guerra fría. La explosión bélica está provocada por uno de los

5
problemas de postguerra mal resueltos. Los dos bloques se alinean con toda
claridad.
Pero el conflicto no se generaliza; la destitución de Mac Arthur es la
prueba más clara de que no se permite que exceda de unas dimensiones
perfectamente controladas.

2- Segunda Etapa: coexistencia pacífica.

Después de la tensión de Corea las relaciones internacionales parecen


entrar en un período de estabilización, en el que se mantienen los bloques y los
recelos pero sin que surjan motivos de enfrentamiento como el deBerlín de 1948 o
el de Corea de 1950. A esta congelación de la situación contribuye lo que se ha
llamado el «empate atómico». Rusia ha explotado su primera bomba atómica en
1949 y consigue su primera bomba de hidrógeno en 1953, al tiempo que inicia su
carrera en el campo de la balística intercontinental. Es cada vez menos un país
vencible. Aunque en la expresión haya un optimismo un tanto irónico se acuña, por
entonces, la denominación de «coexistencia pacífica».
Nuevos hombres en Moscú y Washington contribuyen a crear un clima
menos tenso. En Moscú la muerte de Stalin (5 de marzo de 1953) es el final
de una dictadura férrea y de un monolitismo interior, que se refleja con facilidad en
una política exterior también dura. En principio parece intentarse una
despersonalización de poderes, al convertirse Malenkov en jefe de gobierno y
Kruschev en secretario del partido, pero pronto vuelve a concentrarse el poder en
éste. De todas formas se critica el culto a la personalidad que ha mantenido Stalin y
se otorga preferencia a la industria de bienes de equipo, en detrimento de la
industria bélica. En Estados Unidos, en las elecciones de 1952 obtienen el triunfo
los republicanos, que han presentado como candidato a Eisenhower. Es un hombre
dúctil, de escasa experiencia política pero alejado de los extremismos, y en con-
creto del ala derecha del partido. Sin embargo, el que será su secretario de Estado,
Foster Dulles, que había adquirido gran prestigio por haber conseguido la firma del
tratado de paz con el Japón, pronto se va a significar por una dureza típica de la
guerra fría. Es el autor de la política que ha sido nominada «desborde del abismo»,
de la amenaza nuclear para disuadir a cualquier eventual agresor. Es asimismo el
definidor de la «teoría del dominó» —como vemos se ha introducido en la política
un lenguaje metafórico y lúdico—, por la que ha de sostenerse a cualquier precio a
los gobiernos anticomunistas, porque la conquista del poder por los comunistas
en un país provoca sucesivamente la caída de los países limítrofes.
Con la bomba de hidrógeno y un creciente número de proyectiles, el
costo del rearme se convierte en un freno para el desarrollo ruso y en agobio
para Estados Unidos. Se llega a la necesidad del Desarme, tema que es

6
estudiado por comisiones. En diciembre de 1953 Eisenhower propone en la
ONU que se forme una Agencia Internacional de la Energía Atómica, con el fin
de utilizarla para fines pacíficos.
Este nuevo clima se señala en la negociación del tratado de paz con Austria, que se
firmó tras aceptar la neutralización del país, y las conversaciones de Ginebra sobre
el desarme. No pasa de ser una etapa de tanteos sin resultados prácticos. Los
bloques se consolidan con el movimiento de integración europea con una serie de
pasos (Consejo de Europa, OEEC, plan Schuman, Comunidad Europea del Carbón
y del Acero) que abren el camino para el futuro Mercado Común, y la firma de
acuerdos militares multinacionales, como la SEATO (tratado del Sudeste Asiático)
y el Pacto de Bagdad. En septiembre de 1954 los comunistas chinos bombardean
las islas que protegen Formosa, Matsu y Quemoy. Algunos militares norteame-
ricanos aconsejan el bombardeo de la costa china, pero el jefe del Estado
Mayor del Ejército, general Ridgway, se opone, ante el temor de una guerra
de grandes dimensiones, y el presidente apoya su postura.
En el año1956 estallan simultáneamente dos crisis que van a aumentar
ente la tensión internacional, son el conflicto del canal de Suez y la invasión de
Hungría.
El conflicto de Suez está precedido por una etapa de extrañas oscila-
ciones de la políttica egipcia. Para la modernización económica del país ,el
régimen de Nasser había proyectado la construcción de la gigantesca presa de
Asuán, que requería unas inversiones muy superiores a la capacidad financiera de
un país subdesarrollado. El gobierno egipcio solicitó fondos precisos en los
Estados Unidos, pero Foster Dulles, molesto por la política neutralista seguida por
Nasser, pretendió convertir la construcción de la presa en un instrumento de
presión política y, al resistirse Egipto, negó los fondos. Entonces Egipto inició
gestiones en la URSS, lo que suponía un viraje en su política exterior, y procedió a
la nacionalización del canal de Suez, hasta entonces administrado por una
compañía internacional, con mayoría de accionistas ingleses y franceses. Una
conferencia.
en Londres (agosto), sin participación de Egipto, fracasó; mientras Inglaterra y
Francia efectuaban preparativos militares. El Consejo de Seguridad adoptó seis
principios, en los que se afirmaba la soberanía egipcia sobre el canal y la libertad
de tránsito y se proponían procedimientos de arbitraje; el gobierno de El Cairo
aceptó estos principios, pero no Londres y París.
El pretexto para la intervención lo provocó el súbito ataque israelí a
Egipto la noche del 29 al 30 de octubre, alegando los israelíes el peligro que para
su seguridad entrañaba la nacionalización del Canal; el día 30, Francia e Inglaterra,
tras lanzar un ultimátum para que Egipto retirase sus tropas a 16 kilómetros del
Canal, inician las hostilidades. El ejército israelí barre al egipcio en pocas horas en

7
el Sinaí, los paracaidistas anglo-franceses ocupan el canal. En esos momentos el
mundo estaba pendiente de los acontecimientos de Hungría, pero si esta
coincidencia de las crisis favoreció el comienzo de la intervención, complicó en
cambio la situación diplomática para ingleses y franceses; Rusia amenazó con su
potencia militar a los intervencionistas y Foster Dulles, después de algunos
titubeos, presionó con vigor para que se retiraran. E1 7 de noviembre la ONU crea
una fuerza internacional para la vigilancia del canal. En la crisis se ha producido la
coincidencia de criterios de las dos superpotencias, lo que explica el fracaso de las
potencias europeas. La crisis en Hungría. Se había producido en Polonia una
revuelta popular en Poznan, .reprimida por los tanques, y la consolidación de un
nuevo equipo político, más moderado, dirigido por Gomulka, quien con gran
habilidad consigue de los dirigentes soviéticos la concesión de un cierto grado de
autonomía para el partido comunista polaco. Estos acontecimientos estimulan un
levantamiento en Budapest el 23 de octubre; una parte del ejército apoya a Imre
Nagy, un disidente expulsado del partido, y lo coloca a la cabeza del gobierno.
Nagy reclama la evacuación de las tropas soviéticas de Budapest, abandona el
pacto de Varsovia y crea un partido de obreros socialistas, medidas que colocarían
a Hungría en el campo de los neutralistas, con independencia de la Unión
Soviética. Los rusos titubean. Kruschev había lanzado ese mismo año la doctrina
de los distintos caminos hacia el socialismo; pero la disidencia húngara amenazaba
sus posiciones en centroeuropa, podía ser el comienzo de una desintegración del
bloque. Contestas consideraciones . se produce la invasión soviética de Hungría el
4 de noviembre; Imre Nagy es ejecutado y se constituye un nuevo gobierno bajo la
presidencia de Janos Kadar.
La consecuencia inmediata es el recrudecimiento de la guerra fría. En
la ONU se .condena la invasión de Hungría y se exige, inútilmente, la retirada
rusa. Se vuelve al lenguaje violento, a la agresión verbal. La carrera atómica y
balística entre los supergrandes se acelera. En 1957 los rusos obtienen un triunfo
técnico y propagandístico resonante, la colocación en órbita del primer «Sputnik»
(satélite artificial), lo que demuestra sus enormes progresos en el desarrollo de la
cohetería. Fue un momento frustrante para la conciencia norteamericana, que
estimuló sus inversiones militares y de investigación.
En los focos de tensión no se titubea y se recurre a decisiones drásticas.
Así se produce el desembarco de marines norteamericanos en el Líbano (julio de
1958) para fortalecer un régimen que estaba amenazado por el triunfo de
revoluciones en los países vecinos, y al mes siguiente, cuando los comunistas
chinos inician el bombardeo de la isla de Quemoy, una de las defensas de Formosa,
la flota norteamericana escolta los convoyes nacionalistas y sostiene la resistencia
de Chiang-kai-chek. A finales de año estalla la., segunda crisis de Berlín, punto
débil de los occidentales. Kruschev propone la conversión de Berlín en ciudad libre

8
desmilitarizada, advirtiendo que de no iniciarse negociaciones en el plazo de los
seis meses siguientes la URSS firmaría un tratado de paz por separado con
Alemania oriental. Los occidentales replican que sólo negociarán sobre el tema
más amplio de la reunificación alemana: la sombra de un nuevo bloqueo vuelva
sobre la ciudad.
Tras la muerte de Foster Dulles (mayo de 1959) se inicia una aproxima-
ción_entre Eisenhower y Kruschev. El premier soviético visita los Estados
Unidos en un clima de concordia (espíritu de Camp David); al año siguiente
(mayo de 1960) se celebra una conferencia en la cumbre en París, pero en
vísperas de su iniciación un avión espía norteamericano, un U-2, es derri-
bado sobre Rusia. La conferencia de París, tras este incidente, es un violento
encuentro entre los dos estadistas, que abandonan la capital francesa antes
de discutir ningún tema; el espíritu de concordia ha vuelto a frustrarse.
En estos años críticos, en que se alcanza el ápice de las tensiones, se
hace más fuerte también la conciencia de que es preciso encontrar módulos
de convivencia entre los bloques. En febrero de 1956, al reunirse en Moscú
el XX Congreso del .Partido Comunista soviético, Kruschev expone ante los
1.335 delegados los tres principios esenciales que deben guiar la política
exterior: coexistencia pacífica entre Estados de regímenes diferentes; no
exportación de la revolución, ante la posibilidad de una tercera guerra mundial, y
paso al socialismo por vías diversas, comprendida la vía parlamentaria. Es evidente
que estos principios no guiaron realmente la política, exterior rusa ese año, la
invasión de Hungría sería su mentís más flagrante, pero al mismo tiempo, se
formuló por vez primera la enunciación de la coexistencia pacífica. En Estados
Unidos, Eisenhower, que se ha desembarazado del ala derecha del partido
republicano y ha conseguido eliminar al inquisitorial senador McCarthy, es
reelegido, entre otros motivos porque cuenta en su haber presidencial el final de la
guerra coreana, es el hombre de la paz.
Es por tanto 1956 un año paradójico, de crisis difíciles en el campo inter
nacional y de programas de paz de los grandes dirigentes. Se ha despertado la
conciencia de la coexistencia, la imposibilidad de la guerra, aunque todavía los
focos de tensión impiden un viraje de la política de los bloques. ¿Cómo se ha
gestado esta conciencia? Es posible que en los gobernantes de las superpotencias
haya influido la sensación de que la solidez de los bloques se resquebraja. La
independencia de la política francesa con De Gaulle respecto a los Estados Unidos
ria moderación polaca —el plan que pide la desnuclearización del centro de Europa
— y la «herejía» húngara con respecto a la URSS serían sólo síntomas, primeras
manifestaciones de que el liderazgo norteamericano-soviético comienza a resultar
incómodo.

9
Pero más que las dificultades en el bloque atlántico y en el oriental
influye el coste creciente de las armas de tecnología sofisticada y la seguridad de
que su perfección impedirá que en una guerra futura haya vencedores; se ha
desembocado en el «equilibrio del terror».
Desde 1945 se había aceptado como premisa indiscutible la supremacía
militar de los Estados Unidos, que monopolizan el arma atómica. Pero en pocos
años la Unión Soviética se convierte en potencia atómica y pronto la sigue
Inglaterra, luego Francia. En agosto de 1957 los soviéticos lanzan su primer
ingenio intercontinental y en octubre y noviembre los dos primeros Sputniks; con
la comprobación de que los rusos han adquirido la iniciativa estratégica en las
armas de largo alcance el territorio de los Estados Unidos deja de ser invulnerable;
el valor de su cinturón de instalaciones de radar y de bases aéreas se pone en
cuestión. Paralelamente el aumento de la potencia de las bombas de hidrógeno
alcanza niveles de amenaza planetaria, se habla de bombas de centenares de
megatones. La doctrina del empleo de la fuerza nuclear como disuasión comienza a
ser una locura. Además la miniaturización de los ingenios nucleares permite
aplicarlos a todo tipo de armas; podrían construirse morteros y artillería nuclear.
De momento se procede a montar armas atómicas en las cabezas de los proyectiles
intercontinentales. Los Estados Unidos adquieren la delantera en la construcción de
submarinos atómicos, en los cuales los cohetes Polaris, instalados a partir de 1959,
parecen un arma ante la que resulta imposible la defensa. Pierden toda importancia
las bases aéreas en Turquía, o Italia, ante la aparición de estas bases submarinas
móviles, que no pueden ser detectadas con el radar. Se comienza a hablar de la
capacidad de supervivencia tras una guerra nuclear, pero no resulta convincente el
argumento de la supervivencia de la mitad de la población de una potencia, o de
sus 2/3 partes.
Ha de encontrarse una doctrina que sustituya a la de la respuesta nuclear
que había postulado Foster Dulles. Además, el club atómico crece, son ya varios
los países que disponen de armas atómicas. Es urgente impedir la diseminación de
los secretos militares y, al mismo tiempo, frenar una carrera de armamentos, para la
que hay que pagar un precio demasiado elevado en dinero, tensión y riesgo.

- La era Kennedy –

En las elecciones presidenciales del año (l960) es elegido el demócrata


John Fitzgerald Kennedy para ocupar la presidencia de los Estados Unidos. Su
juventud, su talante de intelectual liberal, su selección minuciosa del equipo
ministerial, que vacía la Universidad de Harvard, dan un nuevo tono a la política
norteamericana. Kennedy se había presentado en la convención del partido
demócrata, para la elección de candidato, con su programa de la «Nueva Frontera».

10
La frontera, lo hemos visto, es una constante de la historia americana. Ocupadas
todas las tierras del continente, finalizada la marcha hacia el oeste, al pueblo
americano se le abre, según Kennedy, una nueva misión que sus antecesores habían
entendido como de dominio y que el entonces candidato presenta como de colabo-
ración en los problemas del mundo. «Supone la promesa de mayores sacrificios en
lugar de una mayor seguridad... Más allá de esta frontera existen zonas
desconocidas de ciencia y espacio, problemas no resueltos de guerra y paz, oscuras
cavidades de ignorancia y prejuicios, problemas no resueltos de pobreza y
excedentes.» En su emotivo discurso de toma de posesión insiste en este programa,
en la preocupación por los problemas universales, el hambre y la miseria, que
constituyen un desafío para la Humanidad, y en una política de mano abierta y
entendimiento con las Repúblicas del hemisferio sur americano, las Naciones
Unidas y el adversario. Repudia el maniqueísmo de Foster Dulles, quien calificaba
al neutralismo de inmoral; para Dulles en el mundo sólo había “Buenos y malos; y,
naturalmente, los norteamericanos se encontraban en el primer sector. De la misma
manera repudia Kennedy su política del «borde del abismo»; frente a la respuesta
nuclear quiere que se posibilite la respuesta flexible, basada en un fortalecimiento
de las armas convencionales, para dejar en todo caso una salida que no sea el
holocausto atómico. El nuevo equipo, aun sin contar con el entusiasmo del
secretario de Estado Deán Rusk, pero con una estrecha cohesión de algunas figuras
relevantes, Stevenson, Mc Namara, Robert Kennedy, acepta la diversidad de los
sistemas políticos y la doctrina de la coexistencia pacífica, que había formulado
Kruschev cuatro años antes, y, por otra parte, inicia el apoyo a las democracias en
vez de a las dictaduras, como hasta el momento se había estilado.
El nuevo gobierno se inició con un error y un fracaso; el intento de inva
sión de Cuba, por medio de exiliados, en la bahía de los Cochinos (abril de 1961).
El joven presidente comprendió que no podía confiar en los informes de los
órganos ligados a la antigua administración republicana, la CÍA fundamentalmente.
Éste fracaso le aconseja acelerar el programa llamado de la Alianza para el
Progreso, con el que se pone, en las relaciones con la América latina, fin a la
política de la estaca, defendida desde Teodoro Roosevelt a principios de siglo hasta
Foster Dulles. Con la Alianza para el Progreso se apoyaría a los regímenes
democráticos, se otorgarían fondos a largo plazo, ayuda técnica, programas de
intercambio, y se procuraría la estabilización de los precios básicos y la reforma
agraria. Fuera del continente americano no dejan de aparecer problemas; en el
Sudeste asiático Kennedy defiende la neutralización de Laos y procura no
enfangarse en los problemas del Vietnam, uno de sus puntos más discutidos, ya que
bajó su presidencia se envían los primeros técnicos americanos, se inicia la inter-
vención en lo que sería una guerra sangrienta. Apoyará el programa Apolo (de
conquista del espacio) como forma de demostrar a los rusos el poder de los

11
americanos, durante su presidencia se darán vuelos de circunvalación del espacio
exterior. En Berlín actúa con una mezcla de prudencia y audacia. Cuando los rusos
amenazan nuevamente la antigua capital acude a ella y dice en un discurso: «Yo
soy un berlinés», pero rechaza las propuestas apocalípticas del alcalde Brandt:
«Nadie ha previsto que podamos ir a la guerra por esta cuestión.». Sin embargo no
puede evitar la construcción del Muro que rodeará la zona oriental de Berlín
durante casi 50 años (hasta el 9 de noviembre de 1989).
Aun con todas las limitaciones que imponen los intereses nacionales,
Kennedy se entiende con Kruschev mucho mejor que Eisenhower; en una
entrevista en Viena se puede comprobar. Los dos se proponen acometer la
distensión. Pero ha de ser una crisis que lleva al mundo al borde de la guerra
nuclear la que les permita imponer sus criterios.

- La crisis de los misiles –

En 1961 empiezan a llegar a Cuba cohetes de alcance intermedio, capaces de


colocar proyectiles nucleares en las grandes ciudades norteame-ricanas del Este. En
octubre los norteamericanos descubren la instalación, ya bastante avanzada, de las
rampas y los cohetes. Se trataba de una situa-ción peligrosa y de un desafío; por
vez primera las tensiones de la guerra fría llegaban a las inmediaciones del
territorio de los Estados Unidos. El Consejo de Seguridad Nacional se dividió
sobre la actitud que se imponía tomar: Mc Namara aconsejaba el bombardeo,
Fulbright el desembarco, Robert Kennedy el bloqueo. Ésta fue la decisión que
prevaleció y el presidente la anunció al país y al mundo; cualquier buque que se
acercara a Cuba con material estratégico sería detenido o hundido. ¿Aceptaría
Rusia esta decisión? En ningún momento se había llegado a tal grado directo de
enfrentamiento entre las dos superpotencias. Finalmente, tras varios días de
angustia, Kruschev dio orden de regreso a los buques que se acercaban a la isla y se
comprometió a retirar las armas «que ustedes llaman ofensivas» (28 de octubre).
Kennedy dio consignas de que no hubiese clamor de victoria, que se colaborase
con los rusos y se aprovechara el momento para pensar en el desarme. El peligro
había sido demasiado evidente, había que iniciar otro camino en las relaciones
internacionales. Ya en 1962, por acuerdo de Estados Unidos y Rusia, se habían
comenzado conferencias en Ginebra sobre el desarme, de momento reducidas a
limitar el acceso al club nuclear y evitar una escalada más costosa. En esos
momentos se estaba experimentando con cohetes de cabeza múltiple y con ABM
(misiles anti-misiles). Tras la crisis de octubre se inician y firman acuerdos
parciales,. Pero en noviembre de 1963 es asesinado el presidente norteamericano.
¿Influye en este magnicidio, no debidamente aclarado, su política internacional de
distensión? ¿Son las fuerzas interesadas en el mantenimiento de la guerra fría las

12
que contribuyen a virar la política americana de distensión, recién nacida, con un
recurso trágico?. No hay duda de que Kennedy se había suscitado poderosas
enemistades dentro de los Estados Unidos, tanto por su política interior como por
su política exterior. De Gaulle comentó con punzante ironía: «Truman demostró
que cualquier americano puede ser presidente; Eisenhower, que el país puede
pasarse sin presidente, y Kennedy, que era muy peligroso tener un, presidente
inteligente.» ¿Supone el asesinato de Kennedy la ruptura de la distensión? Bajo el
nuevo presidente, Johnson, continúan las conversaciones para el desarme, que
culminan en 1968 con la firma, por 62 países, de un tratado, al que renuncian
asociarse Francia y China. La prensa habla desde octubre de 1962 del final de la
guerra fría, quizás es un tanto aventurado compartir la impresión inmediata, sin
perspectiva, de los periodistas. Pero en cualquier caso no puede dudarse de que
octubre de 1962 señala una encrucijada, y que si bien las tensiones continúan, los
dos supergrandes mantienen, paralelamente, conversaciones sobre el desarme,
aceptan las diferencias ideológicas de los regímenes políticos y evitan, sobre el
reconocimiento tácito de esferas de influencia una especie de reparto del mundo y
el enfrentamiento directo.

- La guerra de Vietnam –

La crisis de Vietnam se inicia como consecuencia de un problema mal resuelto


de la época de la descolonización. Vietnam pertenecía a las colonias francesas del
siglo XIX, luego de la segunda guerra mundial Francia procuró retomar el control
del territorio, se enfrentaron con la lucha encarnizada de los vietnamitas,
organizados por Ho Chi Minh.
El enfrentamiento culmina con la firma de un acuerdo entre vietnamitas y
franceses en París, por el que se dividía el territorio en dos zonas y se
comprometían las potencias europeas garantes del acuerdo a procurar
acompañarles para el logro de la unión y de la independencia.
La participación norteamericana se producirá como consecuencia de la acción
de China y la Urss sobre Vietnam del Norte. Ese apoyo indirecto de los soviéticos
provocó a su vez, el apoyo norteamericano a los del Sur. Y de la situación de
frustración en que habían quedado los americanos luego de la construcción del
muro de Berlín y del frustrado intento de desembarco en Bahía de Cochinos (Cuba)
en 1961. Necesitaban un lugar donde quedara demostrado el poderío de los
americanos y los consejeros de la Casa Blanca señalaron Vietnam. La intervención
de EEUU puede dividirse en tres fases:
1- Durante el gobierno de Kennedy: “operación especial”, envío de
personal especializado (boinas verdes) para asesorar al gobierno
vietnamita del sur, y el suministro de armamento .

13
2- Durante el gobierno de Johnson: “operación trueno rodante”,
envío de tropas norteamericanas y empleo de armamento químico
en la lucha contra los vietnamitas del norte. Los norvietnamitas
contrarrestaron el impresionante poder norteamericano con su
conocimiento del terreno, su convencimiento de luchar por una
causa justa y por su patria y la construcción de los túneles Hu Chi
que llegaron a tener 250 km de extensión. Las dos organizaciones
guerrilleras vietnamitas (el vietcong y el vietmih) plantearon una
guerra de guerrillas a los americanos que enloquecieron a sus
soldados. El saldo de la guerra fue devastador: para los vietnamitas
por la cantidad de pérdidas humanas y económicas, y para los
norteamericanos porque supuso la primera gran derrota de su
historia a manos de un pueblo pequeño y sin recursos. La derrota
psicológica que representó para los norteamericanos dio lugar al
nacimiento de los que se llamó el “síndrome de Vietnam”,
síndrome que determinó la posición de ese país en conflictos
posteriores como el de Yugoslavia.
3- Durante el gobierno de Nixon: “la vietnamización del conflicto”, lo
que supuso la lenta retirada de todas sus tropas del territorio de
Vietnam, a partir de 1973.

La lucha continuó entre los dos Vietnam hasta 1976, en que Vietnam del
Norte consiguió vencer a los del Sur, logrando la unificación en un solo país,
al mando de Ho Chi Minh.

3 - Tercera etapa: nuevo período álgido

En 1969 los norteamericanos conseguirán poner el pie del primer


hombre en la Luna. Y desarrollarán la tecnología para los misiles
intercontinentales.
Con la invasión soviética a Afganistán en 1979, se planteará otro
momento de tensión. La ocupación soviética en ese país se extendrá hasta
1989, y el retiro se produjo por la misma razón que la norteamericana de
Vietnam: fueron vencidos por un pueblo subdesarrollado del Tercer Mundo; a
su vez dejará a los soviéticos también un síndrome: el de Afganistán.
La presidencia de Reagan marcará un momento de máxima tensión: el
desarrollo del proyecto “Guerra de las Galaxias”, planteó la posibilidad de
mantener una red de satélites en el espacio que dirijan misíles. Su alianza con
Margareth Tatcher creó en el otoño boreal de 1983 una situación de máxima
tensión, por la cual ante las maniobras de tropas de la OTAN en el

14
Mediterráneo, los soviéticos pusieron en alerta a todas sus bases y comenzaron
la movilización. La situación volvió a la calma cuando los rusos observaron
que las maniobras eran de rutina y no significaban un ataque .
En muchas ocasiones el planeta ha estado al “borde del abismo”, pero
gracias a la cordura de los dirigentes del momento no se salieron de control las
situaciones.
La utilización de espías entre ambas superpotencias y sus respectivos
bloques y la experimentación con armas bacteriológicas ha sido una constante
de toda la guerra fría.

Se considera que el fin de la guerra fría tal y como la hemos


caracterizado ocurrió en 1989, con la Conferencia 4+2. En esta conferencia se
reunieron las cuatro potencias administradoras de Alemania al terminar la
segunda guerra mundial y las dos Alemanias (Federal y Democrática), con el
fin de acordar la reunificación del país. En esa conferencia el canciller ruso
expresó que se había terminado la guerra fría. Ese hecho fue más real cuando
se dio la disolución de la URSS el 8/diciembre/ 1991, una de las
superpotencias desaparecía.

Cabría preguntarse: ¿la guerra fría ha realmente terminado o hemos


ingresado a una nueva guerra?. Los historiadores no se ponen de acuerdo. Lo
que es un hecho incontrovertible es que la situación que estamos viviendo es
distinta a la anterior. Ya no existen sólo dos polos, netamente diferenciados;
hoy día existen potenciales rivales de EEUU tal vez más tenebrosos que su
antiguo contendor. Pensemos en el narcotráfico, el etnonacionalismo, el
terrorismo. Por otra parte existe países que rivalizan con EEUU, por ej. en el
plano económico Japón, en el plano político China Popular.
¿Luego de los sucesos del 11 de noviembre del 2001 habremos entrado
en un período álgido de una nueva guerra fría?
-------------------------------------------------------------------------------------------

BIBLIOGRAFÍA
Fernández, Antonio, Historia Contemporánea, ed. Vicens Vives, Madrid,
1995.
Traversoni, Alfredo, Mundo Contemporáneo, t.32, primera parte, ed.
Kapelusz, Bs.As., 1973.

15
EJERCICIOS:

1- Trace una línea de tiempo y marque: el inicio de la guerra fría, el final y


los principales enfrentamientos en tres los contendores.
2- ¿ Cómo definiría la guerra fría?
3- Caracterice la guerra fría.
4- Explique las crisis de Berlín.
5- Explique en la guerra de Corea y en la crisis de los misiles qué
características de la guerra fría observó.
6- ¿ Por qué se produce la guerra de Vietnam?. Marque las etapas .
7- ¿Qué acontecimiento marca el fin de la guerra fría?
8- ¿ Piensa Ud que la guerra fría a terminado? Fundamente.

16