Está en la página 1de 5

Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales y Políticas

Trabajo Social y Desarrollo Humano


Investigación Social I

TRABAJO:

ENSAYO “TRABAJO SOCIAL”

Elaborado por:
Lourdes Yagual

Docente:
Lcda. Cecilia Condo

Guayaquil, 22 de septiembre del 2018


El trabajo social al igual que todas las profesiones existentes es el producto de años de
consolidación y configuración para llegar a lo que es hoy por hoy. La carrera de trabajo social
trae consigo su propia historia y luchas para ser considerada como parte de las ciencias
sociales y humanistas. En este ensayo tiene la intención de resumir y emitir criterios a partir
de la recopilación y lectura de documentos científicos donde sea foco de interés todo
respecto al trabajo social y su funcionamiento partiendo desde su definición, status actual
disciplinar, campos en los que interviene, métodos, entre otros puntos importantes.

El trabajo social fue y seguirá siendo definido por diferentes autores, mas cada definición en
vez de dar diferentes perspectivas realmente se complementa unas con otras. Por un lado
mencionando una definición más global, la FITS (Federación Internacional de Trabajo Social
(2014) lo define como “Una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que
promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social. Basado en la justicia social, los
derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son
fundamentales para el trabajo social y de esta forma hacer frente a desafíos de la vida y
aumentar el bienestar.” (FITS, 2014)

Así mismo a modo de complementación se puede enunciar esta definición de la Universidad


Complutense de Madrid (2015) que la conceptualiza como “Una actividad técnica, es decir,
que se estudia, se aprende y se enseña, requiere un cuerpo de doctrina que incluye teoría y
práctica, y utiliza técnicas y métodos que le son propios, originando, así, una disciplina
científica.” (Universidad Complutense de Madrid, 2015). De esta manera se sintetiza ambas
definiciones podemos ver que las dos denotan dos cosas importantes de la profesión es decir
sus bases, manifestando en que principios se basa y así mismo la importancia de medios
técnicos que le brinde peso como ciencia.

Haciendo hincapié en la definición de la Universidad Complutense de Madrid, un eje


importante del trabajo social es el cómo y que ha hecho para ser considerada como una
disciplina. Históricamente esto no fue siempre así, inclusive su origen se basa en la asistencia
social que era una “ayuda” a los demás cumpliendo necesidades de carácter material, poco a
poco su interés cambio basándose en la resolución e intervención de los problemas sociales
esto solo gracias a la ayuda de los diagnósticos que en otras palabras es una investigación
social. Uno de los desafíos para la consolidación disciplinar de la profesión es la calidad
científica de sus investigaciones donde su estructura teórica y conceptual sea pertinente para
un entendimiento amplio de los problemas que abundan en la sociedad. Cifuentes (2009)
postula que El Trabajo Social tiene el deber ser de adoptar rupturas de fronteras entre
disciplinas, la competitividad y nuevas dimensiones de lo humano, redimensionando los
fenómenos sociales y su historia para tener un mayor acercamiento a los mismos. (Cifuentes,
2009) La interdisciplinariedad emerge como un análisis del comportamiento de cualquier
fenómeno social cuando se quiere ver de manera integral y pluralista para llegar a un saber
más profundo, lejos de contribuir a un acercamiento reduccionista.

En cuanto a lo que actualmente es el trabajo social este se basará en las dinámicas sociales
que se viven y están presentes ahora, la misma se verá obligada a adecuarse e irse
reestructurando según la sociedad vaya evolucionando desapareciendo algunas necesidades
sociales que atender y simultáneamente incrementando otras. Dicho replanteamiento se ha
venido produciendo desde siempre y esto pasa en todas las ciencias sociales humanistas ya
que se centran en el ser social conocido como un ser cambiante por naturaleza, por lo tanto, el
trabajo social ha evolucionado y transformado en su tipo de intervención, concepciones
teóricas y metodologías. De esto se debe mencionar la importancia que juega la formación
académica, ya que el como un profesional ejerza dependerá casi en su 100% de lo enseñado
en cátedra. Se puede decir que en su mayoría la profesión de forma resciliente se ha
despojado de ciertos métodos fragmentarios y parciales de la realidad social que ha nublado
la correcta atención a las problemáticas, y se proclama a la visión sistémica como la única
forma base de intervenir. En el plano laboral, en nuestro contexto nacional, en Ecuador hay
leyes que sustentan la importancia de mantener a un Trabajador Social en ciertas instituciones
y también se podría decir que somos una carrera con mucha demanda laboral por este mismo
punto que nos beneficia.

Ya se mencionó la importancia y casi necesidad de la intervención social para la profesión ya


que no haría nada si no se la emplea. Corvalán la define como “Una forma de acción social,
consciente y deliberada, que se realiza de manera expresa, integra supuestos ideológicos,
políticos, filosóficos, con propuestas metodológicas. Supone procesos que parten del
conocimiento de problemáticas: implica identificar sujetos, situaciones y circunstancias para
promover su desarrollo humano, desde la opción por reivindicar y restituir los derechos;
reconocer diferentes realidades subjetivas, con perspectivas particularizantes; se apoya en
teorías sociales que juegan un papel explicativo y guían el conocimiento, proceso y
resultados.” (Corvalan, 1996) Dicho proceso es la base del quehacer del profesional en
trabajo social, el mismo desarrollo debe ser pertinente y se basa en una investigación previa
del caso, fundamentándose en la premisa que ningún problema social es exactamente igual
que otro y no hay fórmula secreta con aplicación general.

La intervención social por el hecho de ser social y considerando una visión sistémica en su
concepción la vemos en diferentes escenarios o campos. Tratar los ámbitos de intervención
profesional requiere que hagamos previamente referencia a las funciones y el perfil
profesional genérico del Trabajador Social, pues, aunque las funciones y el rol profesional
varíen en virtud del ámbito institucional en el que se desarrolla la intervención, existen unas
funciones y un perfil común que vienen determinados por su objeto de intervención propio y
su espacio profesional. El mismo es velar por empoderar en derechos a los usuarios que
atiende sean cuales sean, en sus diferentes ámbitos y necesidades sociales que perezcan para
mejorar así su calidad de vida.

Díaz, enuncia y sintetiza las funciones principales que lleva a cabo un trabajador social y son:

 “Función preventiva, es decir al desarrollo de actividades que se realizan previamente


a la presencia de la necesidad o problema social.
 Función interventiva directa por medio de la que se atiende a la población, tanto a
nivel individual, grupal o comunitario, una vez que los problemas se han producido y
requieren atención inmediata de la crisis determinada.
 Función rehabilitadora con la que se persigue la integración o reinserción social de
los individuos, grupos y comunidades que se encuentran en situación o riesgo de
exclusión social.
 Funciones de gerencia, administración y planificación, tanto en su propio trabajo,
como en los servicios o programas en los que actúa, para dotar de eficacia y
eficiencia a la intervención y a los recursos sociales.
 Función de investigación para conocer las causas y la magnitud de las necesidades
sociales y detectar situaciones de carencia, desequilibrio o necesidad de los
individuos grupos o comunidades, favoreciendo una fundamentada intervención
profesional.
 Función docente destinada a favorecer y mejorar de manera continua la formación,
tanto de otros profesionales, como de nuevos titulados, persiguiendo la difusión y el
debate de las experiencias profesionales desarrolladas” (Díaz, 2003)

Todos estos campos atendidos por el trabajo social, pondera la necesidad de intervención en
cada ámbito de la vida del ser social ya que se pueden presentar irregularidades y el
trabajador social será parte del equipo multidisciplinar presto a la atención a realizar.

Lo que respecta a la metodología de la intervención social, se basa en las diferentes miradas


e intereses del profesional al momento de abordar el fenómeno social. Son muchos los
métodos y los mismos dan respuesta a la existencia de 3 paradigmas aceptados dentro de la
disciplina tales como: El paradigma constructivista, sistémico y psicodinámico. A modo de
conceptualización sintetizada, se puede decir que el paradigma constructivista posiciona al
individuo como un sistema que interacciona con otros y que este mismo tiene la capacidad de
auto-regularse, el sistémico mira al origen del problema en sus interacciones y por último, el
paradigma psicodinámico considera que el ser social es causa y efecto de su disfuncionalidad.
De todos estos paradigmas, surgirán y se emplearan los métodos dentro de la disciplina.

A modo de conclusión se puede mencionar que la profesión del trabajo social así como todas
las diferentes disciplinas trae consigo retos como el de actualizarse constantemente y que su
existencia valga la pena, que su esencia no se desvanezca con el pasar del tiempo sino
encuentre nuevas y mejores formas de abordar las problemáticas sociales. No perder la
atracción hacia la investigación social que nos permite conocer a fondo a los fenómenos y no
solo eso, al momento de intervenir realmente atender eficazmente a las necesidades y lograr
mejores ambientes que faciliten un desarrollo humano íntegro.

Bibliografía
Cifuentes, R. (2009). CONSOLIDACIÓN DISCIPLINAR DE TRABAJO SOCIAL EN LAS CIENCIAS SOCIALES:
DESAFÍO Y HORIZONTE EN LA FORMACIÓN PROFESIONAL. Eleuthera, 17-18.

Corvalan, J. (1996). Los paradigmas de lo social y las concepciones de intervención en la sociedad. .


Chile: CIDE.

Díaz, E. (2003). Los ámbitos profesionales del Trabajo social . Madrid: Alianza.
FITS. (2014). Definicion del Trabajo Social.

Universidad Complutense de Madrid. (2015). El Trabajo Social y los Servicios Sociales. Su concepto.