Está en la página 1de 2

18

Agoté todos los medios a mi alcance para romper el corazón de Jonathan.-Ahora


que lo pienso, tal acoso era bastante lindo, pero éramos niños creciendo juntos,
limitados por las barreras de la sociedad de los niños de ese entonces. Pero con eso era
suficiente.

Jonathan lloraba en su cuarto hasta quedarse dormido todas las noches.

Esa actitud quejumbrosa me irritaba aún más.--- Era todo lo que necesitaba.

Por cosas como perderse las comidas, ser reprendido por nuestro padre, perder a
sus amigos, su corazón se desmoronaría completamente.--- Esa absoluta falta de
resiliencia era verdaderamente memorable.

Un corazón como ese colapsaría en una noche en la ciudad en la que crecí. No,
no habría durado ni siquiera una hora.

Era evidente notar cuán malcriado había estado hasta entonces, y ahora estaba al
borde del malestar.--- Hubiera presionado más a este hombre, mucho, mucho más,
pensé. Pero…

Como mencioné, este periodo durante el que atormenté a Jonathan no fue muy
largo. Con el objeto de aplastar su corazón, uno de los medios para lograrlo, fue poner
mis manos en su mujer.--- Ese fue un error.

Jonathan era un hombre que no resistía, sin importar que tan reprimido se
encontrara. Pero era del tipo que por los demás, especialmente por aquellos que eran
importantes para él, explotaba rápidamente.

Yo fui testigo de esa explosividad.

Y fui lanzado contra la pared.

En una pelea justa a mano limpia contra Jonathan, perdí.--- Me tragaré mi


orgullo en esta parte y admitiré abiertamente que cuando eso sucedió, lloré.

No fueron lágrimas fingidas, como en el funeral de mi padre, sino lágrimas


reales.

Y no eran por el dolor de ser golpeado.


Fueron por la frustración, la tristeza y la completa miseria de ello, lloré.--- Hasta
ese entonces, había planeado elevarme sobrecogedoramente sobre Jonathan. Y hasta ese
entonces, fue cuando aprendí que eso no era más que una ilusión.

Sabía que realmente no era distinto de cuando mi padre golpeaba a mi madre o a


mí hasta sentirse satisfecho, pero de todos modos… lloré

Después de eso, detuve mi ataque hacia Jonathan.--- Incluso frente a él, llevaría
la máscara de “buen chico” como lo hice con Lord Joestar.

Pero nunca la olvidé.

La humillación que sentí aquel día, no lo hice por siete años.

E incluso ahora, que han pasado cien años, no la he olvidado.