Está en la página 1de 16

Cultura Institucional y Cultura Científica

en Las Organizaciones Escolares:


Un Aporte a la Democracia Participativa
y la Calidad de la Educación

Juan Eladio De la Hoz Blanco*

RESUMEN

Este artículo da respuesta al interrogante: ¿Cómo propiciar una cultura científica desde la cultura
institucional de las organizaciones escolares, que incite a la materialización de los principios y
fines educativos producto del contrato social que supere la concepción instrumental de calidad de
la educación de papel y lápiz?
Se aborda el concepto de calidad de la educación desde la articulación de los principios y fines del
Estado Social de Derecho, armonizándose la cultura institucional con la cultura científica desde las
miradas de la teoría crítica y del pensamiento complejo.

Palabras clave
Calidad de la educación, Estado Social de Derecho, Cultura institucional, Cultura científica, Orga-
nizaciones escolares.

ABSTRACT

This article answers the question: How institutional culture from the school organizations, it pro-
motes a scientific culture that encourages the realization of the principles and purposes of the social
contract educational product that exceeds the instrumental conception of education quality paper
and pencil?
This addresses the concept of quality of education from the articulation of the principles and purpo-
ses of the rule of law, institutional culture harmonizing scientific culture from the looks of critical
theory and complex thought.

Keywords
Educational quality, Social State, Institutional culture, Scientific culture, School organizations.

Recibido: 6 de junio de 2014 Aceptado: 12 de agosto de 2014


* Lic. en Ciencias de la Educación con énfasis en Ciencias Sociales y Económicas, Abogado, Especialista en
Docencia Universitaria, Magíster en Ciencias de la Educación. Docente catedrático de la Facultad de Ciencias
de la Educación de la Universidad del Atlántico, Coordinador del programa en Licenciatura en Ciencias Socia-
les. Docente del Colegio Distrital Hogar Mariano. delacienjuan@hotmail.com

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
8 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

Introducción educable las competencias necesarias


sobre ciencia, tecnología y sociedad
La calidad de la educación, más allá es una condición sine qua non, en la
de los resultados obtenidos en prue- obtención de una calidad de la edu-
bas estandarizadas de papel y lápiz, cación más allá de las pruebas es-
conlleva a la reflexión acerca del ideal tandarizadas; en el caso colombiano,
de sociedad que se quiere construir y significa hacer realidad los artículos
el tipo de ciudadano y ciudadana para 67 de la CPN y el 5° de la Ley Ge-
esa sociedad. Es cavilar sobre los prin- neral de la Educación. El presente
cipios y fines de la educación produc- artículo, da respuesta al interrogante:
to del contrato social, formar hombres ¿Cómo propiciar una cultura científi-
y mujeres, no para que obtengan una ca desde la cultura institucional de las
nota o calificación al final de un nivel organizaciones escolares, que incite a
de la educación que los haga “ciuda- la materialización de los principios y
danos de calidad”, construir un ethos fines educativos producto del contrato
cultural, que forme a ese ser humano, social que supere la concepción ins-
en los valores planteados previamen- trumental de calidad de la educación
te, por el acuerdo social. de papel y lápiz?

En el interior de una organización Una educación de calidad, más allá


llamada escuela, es donde se forja el de los resultados de papel y lápiz
sistema de valores que interioriza y
caracteriza al sujeto educable. La es- La calidad de la educación, supera la
cuela se convierte en un espacio vi- falsa concepción de neutralidad del
tal de interacción permanente, en el concepto, debido a su carácter polisé-
cual, confluyen distintas relaciones de mico, no por su estructura gramatical,
orden político, social, cultural, ideo- sino por las implicaciones políticas,
lógico, económico, religioso, deporti- económicas, culturales, sociales del
vo, artístico, científico… Las formas hecho social. Como bien define Emi-
como se vivencian estas relaciones, lio Durkheim (s.f.)
los significados que se les asignan,
los medios como se construyen y los Cada sociedad se forma un cier-
roles que asumen los miembros de la to ideal del hombre, de lo que este
comunidad educativa, se denominan debe ser, tanto desde el punto de
cultura institucional. A partir de esta vista intelectual, físico y moral, la
realidad, se trunca o se concreta el educación se convierte en el medio
ideario de sociedad planteado. con que se prepara en el corazón
de los niños las condiciones esen-
La materialización de una cultura ciales de su propia existencia, es
científica, desde la vida misma de la fórmula mediante la cual se sus-
las escuelas, que le otorgue al sujeto cita en él, los estados físicos, inte-

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 9

lectuales y morales, que le exigen y conferencias iberoamericanas de


la sociedad política en su conjunto mandatarios Jefes de Estados y Mi-
y el medio espacial, al que está nistros de Educación, plasmadas
particularmente destinado. como lo afirma Martínez (2005) en
los documentos de 1984 PROMED-
La calidad de la educación responde a LAC I recomendación de México, de
un momento histórico y a una concep- 1987 PROMEDLAC II declaración
ción de sociedad determinada, desde de Bogotá, de 1989 PROMEDLAC
el proyecto de modernidad, la educa- III declaración de Guatemala y las
ción se expresa en una lógica econó- subsiguientes; desembocando en la
mico-administrativa, que hace de un supeditación de la remuneración de
desarrollo económico un desarrollo los docentes a esos resultados, con-
humano. La organización escolar está signada en la declaración de 1996 de
sujeta a una mirada productiva instru- Kingston PROMEDLAC y MINED-
mental, donde los medios conducen- LAC VI y VII (pp. 72, 73, 74 y 75).
tes al logro socialmente relevante de
su finalidad buscan la obtención de Esta forma pragmática e utilitaria de
sus fines a través de la realización de ver la educación, ha generado la cul-
las metas, de tal forma que garanticen tura al interior de las organizaciones
los resultados previstos, con los míni- escolares del fin justifica los medios,
mos costos, principios de eficiencia y no interesa qué medios se utilizan,
eficacia. sean éticos o no para obtener los re-
sultados que se exigen. La cultura del
La organización escolar bajo la óptica todo vale, con tal de obtener los re-
de la modernidad, no solamente debe sultados exigidos por los Ministerios
ser eficaz, sino de igual forma efi- de Educación y los organismos mul-
ciente. Con el predominio de la razón tilaterales, imprime una mirada estre-
instrumental los resultados en prue- cha a la formación integral del sujeto
bas estandarizadas obtenidos por los educable.
estudiantes se convierten en la escala
determinante y el hegemónico indica- Los discursos al interior de las orga-
dor de la calidad de la educación. El nizaciones escolares se sustentan en
sistema predominante, mide y deter- la formación integral del individuo,
mina los niveles de eficiencia y efi- pero al final la formación del sujeto
cacia (calidad) de las organizaciones educable termina supeditada a esas
escolares, estableciendo qué saberes políticas. Se mutilan áreas del saber
deben evaluarse y cuáles no. que hacen parte de ese proceso de
formación integral, para privilegiar
Esta concepción, se materializa por otras, las dimensión intelectiva del ser
medio de las políticas públicas, di- humano, se antepone a las dimensio-
señadas desde las distintas cumbres nes éticas, estéticas, comunicativas,

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
10 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

dando mayor valor porcentual en los La escuela, no puede entenderse des-


sistemas de evaluación a la primera de esta concepción de sociedad, como
dimensión, con el pretexto de obtener un objetivo de precisión, su eficacia
resultados. no puede separarse de las miradas, del
sentido, las interacciones y las tareas
La reflexión pedagógica, didáctica, que emprenden los sujetos miembros
ética, estética e investigativa, pasa a de la comunidad educativa,
un segundo plano, los docentes de-
jan de ser intelectuales de la cultura, Cuando en la organización escolar
que reflexionan y problematizan el se propone el desarrollo autónomo
hecho educativo, para convertirse en de los individuos de su capacidad
obreros de las políticas públicas dise- de pensar, sentir y actuar, solo el
ñadas desde los centros de poder. Se convencimiento compartido de
convierten en operarios del currículo lo que significan estos propósitos
y ejecutores de los criterios que com- educativos por parte de los agen-
ponen los procesos de certificación, tes implicados puede conducir a
diseñados desde realidades distintas a establecer, experimentar y modi-
la escuela; esta situación, cercena la ficar cuantas veces sea necesario
capacidad emancipadora del maestro, las normas, estructuras, recursos y
como sujeto transformador de la rea- estrategias de interacción adecua-
lidad social. da para favorecer su consecución
satisfactoria (Pérez, citado por
Asumir la calidad de la educación Bernal y De la Hoz, 2011).
desde otra perspectiva, es superar
la concepción instrumental predo- Calidad y fines de la educación
minante, caracterizada por procesos
estandarizados, mecánicos, lineales, La consecución de los principios y
evaluaciones objetivas, mediadas por fines educativos son los indicadores
normas estables e impersonales, que pertinentes para determinar la calidad
conllevan a una instrucción universal de la educación; ellos deben conver-
independientemente del contexto. Es tirse, en el horizonte institucional que
abordar la educación desde marcos guíe el quehacer de la educación en
locales de sentido, que son interpre- las organizaciones escolares; no es
taciones subjetivas que los partici- posible hablar de una educación de
pantes, en función de sus intereses, calidad teniendo únicamente como
expectativas y convencimientos cons- referente el indicador resultado en
truyen a partir de los significados que pruebas estandarizadas.
le otorgan a las interacciones, roles y
tareas de cada uno de los miembros de En el contexto colombiano, los prin-
la común comunidad educativa (Díaz cipios y fines constitucionales y lega-
de Rada, citado por Pérez, 2005). les conciben la educación como:

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 11

Un derecho de la persona y un de la diversidad étnica y cul-


servicio público que tiene una tural del país.
función social; con ella se busca 7. El acceso al conocimiento,
el acceso al conocimiento, a la la ciencia, la técnica y demás
ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura,
bienes y valores de la cultura. La el fomento de la investigación
educación formará al colombiano y el estímulo a la creación ar-
en el respeto a los derechos huma- tística.
nos, a la paz y a la democracia; 8. La creación y fomento de una
y en la práctica del trabajo y la conciencia de la soberanía na-
recreación, para el mejoramiento cional y para la práctica de la
cultural, científico, tecnológico y solidaridad y la integración
para la protección del ambiente con el mundo.
(Constitución 1991, art. 67). 9. El desarrollo de la capacidad
crítica, reflexiva y analítica
La Ley General de la Educación, en que fortalezca el avance cien-
lo concerniente a los fines de la edu- tífico y tecnológico nacional.
cación plantea: 10. La adquisición de una con-
1. El pleno desarrollo de la per- ciencia para la conservación,
sonalidad. protección y mejoramiento
2. La formación en el respeto del medioambiente, de la ca-
a la vida y a los demás dere- lidad de la vida, del uso racio-
chos humanos, a la paz, a los nal de los recursos naturales.
principios democráticos, de 11. La formación en la prácti-
convivencia, pluralismo, jus- ca del trabajo, mediante los
ticia, solidaridad y equidad, conocimientos técnicos y
así como en el ejercicio de la habilidades, así como en la
tolerancia y de la libertad. valoración del mismo como
3. La formación para facilitar la fundamento del desarrollo in-
participación de todos en las dividual y social.
decisiones que los afectan. 12. La formación para la promo-
4. La formación en el respeto ción y preservación de la sa-
a la autoridad legítima y a la lud y la higiene, la prevención
ley, a la cultura nacional. integral de problemas social-
5. La adquisición y generación mente relevantes, la educa-
de los conocimientos científi- ción física, la recreación, el
cos y técnicos más avanzados, deporte y la utilización ade-
humanísticos, históricos, so- cuada del tiempo libre, y
ciales, geográficos y estéticos. 13. La promoción en la persona y
6. El estudio y la comprensión en la sociedad de la capacidad
crítica de la cultura nacional y para crear, investigar, adoptar

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
12 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

la tecnología que se requiere esa realidad, navegará y naufragará,


en los procesos de desarrollo al ir y venir de las olas de la moda que
del país y le permita al edu- imponen los centros de poder.
cando ingresar al sector pro-
ductivo. La satisfacción de las necesidades
y el aseguramiento de los valores
La materialización de estos principios fundamentales y esenciales del
y fines educativos, es una invitación sujeto educable en el contexto del
a superar la estrecha mirada predo- Estado Social de Derecho, es lo
minante de la calidad de la educación que legitima los procesos de cali-
en nuestro contexto. La calidad de la dad de la educación originados en
educación es algo complejo, enten- las organizaciones escolares. La
dida la complejidad en términos de construcción de ese ethos cultural,
Morin (1994) como: “aquello que no amerita de maestros que interpre-
puede resumirse en una palabra maes- ten y comprendan las característi-
tra, aquello que no puede retrotraer- cas del mundo de la vida, de los
se a una ley, aquello que no puede tiempos contemporáneos para te-
reducirse a una idea simple” (p. 21), ner plena conciencia de su queha-
la calidad de la educación en las or- cer. Los maestros están llamados
ganizaciones educativas debe con- a tener plena consciencia de su
cebirse como algo multidimensional poder, que no es más, que el poder
compuesta e integrada por distintas del conocimiento, por tanto debe
dimensiones que no se pueden aislar, preguntarse: ¿el conocimiento
separar las unas de las otras del con- para qué?, ¿para generar el statu
texto y momento histórico en el cual quo o ser el motor de transforma-
se desarrollan. ción que exige la sociedad? (Ber-
nal y De la Hoz, 2011, pp. 91-92).
La calidad de la educación, tiene que
garantizar al sujeto educable procesos La calidad de la educación, supone
integrales de formación, que poten- ante todo definir el qué, el por qué y
cialice su realización como persona y para qué de la educación. Su sentido y
ciudadano. Los maestros, los padres compromiso con el desarrollo huma-
de familia, la sociedad y el Estado son no, el contexto social y cultural. La ca-
responsables de este proceso. En la lidad solo se dará en la medida en que
medida, que desde las organizaciones se entienda a qué se refiere cuando se
escolares no se desarrolle una educa- hable de educación y que se sepa qué
ción que construya un ethos cultural se espera de ella en su función social.
que levante vela desde la realidad de Tener claramente definido que los cri-
los estudiantes, de su contexto y sus terios que argumentan su naturaleza
necesidades, no existirá una educa- su calidad están sujetos a variables de
ción de calidad, estará de espaldas a tiempos históricos, espacio, condicio-

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 13

nes económicas, políticas, culturales, tural y natural, al cual le otorga sen-


humanas y profesionales, las cuales a tido. Esta concepción germina como
la vez que condicionan, posibilitan las una alternativa frente al individua-
formas y modos en que la educación lismo y los totalitarismos, por tanto
se manifiesta (Correa, citado por Ber- reivindica la democracia y el plura-
nal y De la Hoz, 2011, p. 92). lismo. “Son los Estados democráticos
los únicos que pueden garantizar a
Estado Social de Derecho, demo- todos sus miembros los derechos fun-
cracia participativa y ciudadanía damentales, limitando el poder de los
dirigentes políticos y otorgándole po-
Colombia es un Estado Social de De- der social y político a cada uno de sus
recho, Democrático, Participativo y miembros” (De la Hoz, 2000, p. 54).
Pluralista, así lo establece el artículo
1° de la Carta Política, estas caracte- “El carácter democrático de un siste-
rísticas le dan un sentido y un deber ma de gobierno lo determina el grado
a la educación, en la consecución de de participación de sus gobernados en
dicho ideal. las decisiones del gobierno mismo”
(Álvarez, 2009, p. 27). Por tanto, se
Se concibe al Estado Social de Dere- da la existencia de una democracia
cho: representativa y una democracia par-
ticipativa. “En términos generales la
Como un Estado constitucional expresión democracia representativa
y democrático que garantiza el quiere decir que las deliberaciones
constante crecimiento del ser hu- colectivas, es decir, las deliberacio-
mano, bajo esta característica, el nes que involucra a toda la colectivi-
Estado tiene el deber de proteger dad, no son tomadas directamente por
integralmente a la persona, para quienes forman parte de ella, sino por
liberar al hombre no solo de la personas elegidas para este fin” (Bo-
opresión política sino también de bbio, 1996, p. 52).
cualquier forma denigrante de la
personalidad; por consiguiente, Se entiende por democracia participa-
tiene un carácter teleológico por- tiva las coincidencias de intereses y
que busca generar mayores nive- disposiciones en donde se interceptan
les reales de igualdad de oportu- la esfera estatal y social en el espacio
nidades (Heller, citado por De la público de la participación.
Hoz, 2011).
Esta coincidencia de intereses y
El Estado Social de Derecho, se fun- disposiciones implica desde el án-
damenta en la Dignidad del Ser Hu- gulo de la sociedad civil, que los
mano, como un ser corporal y social, gobernados reivindiquen su de-
que tiene un nexo con su mundo cul- recho a participar en la búsque-

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
14 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

da de soluciones a los problemas dadanía discuta, delibere, hable y


sociales mediante la deliberación, converse de todos los temas ciuda-
y desde el Estado que se refleja la danos instalados en la vida coti-
expresión de una actitud realis- diana de las personas (Magendzo,
ta y modesta tanto al reconocer 2004, p. 19).
la insuficiencia de recursos para
satisfacer las expectativas, como Si bien, los derechos humanos de se-
al aceptar el concurso y la ayu- gunda generación son el fundamento
da ciudadana en esta difícil tarea que le da origen al Estado Social de
(Murillo y Pizano, 1999, p. 126). Derecho, este no renuncia a los dere-
chos políticos y civiles, llamados los
La consolidación real del Estado derechos humanos de primera genera-
Social de Derecho sustentado en la ción; todo lo contrario, busca su pro-
democracia participativa, exige la fundización, en este sentido el Estado
formación de una ciudadanía activa, de Derecho se armoniza con el Estado
deliberante, crítica, que empodere al Social de Derecho, de igual manera
ciudadano como un sujeto de derecho incorpora los derechos colectivos o de
y deberes, capaz de pensar y actuar tercera generación; lo anterior, “exige
con su propia cabeza, ser lo que él, que por parte de los ciudadanos exista
quiere ser, y tener el talante de iden- una sensibilidad moral suficientemen-
tificar, definir y proponer alternativas te aguda, un sentido de la justicia su-
de solución a los problemas que lo ficientemente desarrollado para exi-
afectan como sujeto que pertenece y gir al Estado la satisfacción de tales
se identifica con una comunidad. exigencias” (Cortina s.f., p. 83). Al
mismo tiempo que como ciudadano
La ciudadanía activa remite di- reclama el cumplimiento de los de-
rectamente a la participación rechos humanos, de igual forma él
ciudadana y a ciudadanos parti- se compromete con el respeto de los
cipativos en diferentes instancias mismos; derechos y deberes son dos
ciudadanas, por supuesto en la caras de una misma moneda llamada
política, pero no exclusivamente dignidad.
en la política partidista… Un es-
pacio preferente de participación En efecto, la comunidad interna-
lo constituye la cultura, en donde cional acordó en el año de 1948 en
los ciudadanos se reconocen como una carta universal de derechos
sujetos pertenecientes a un pasado humanos en donde se reconocen
común, a una identidad comparti- y consagran, no solo los derechos
da, pero es sobre todo un lugar de políticos y civiles sino que también
innovación, creatividad y recrea- los económicos sociales y cultura-
ción. Es en la cultura en donde se les, e incluyendo además, con el
abren los canales para que la ciu- transcurso del siglo, los derechos

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 15

medioambientales, los derechos su problematización en el mundo de


colectivos, de bien común y de la vida para determinar los factores
justicia global o internacional. de orden económico, político, social,
En América Latina, como resul- cultural que obstaculizan y ponen en
tado de las cruentas dictaduras y peligro su existencia como un suje-
los estados endémicos de pobre- to de derechos. La participación del
za, violencia corrupción impuni- ciudadano en un Estado Democráti-
dad, intolerancia y discriminación co Social de Derechos, no puede ser
surge con fuerza la necesidad de de manera pasiva, ni simplemente
avanzar desde la noción clásica circunscribirse al hecho de elegir, al
de ciudadanía política a la de ciu- tiempo que ubica los problemas, debe
dadanía social. Ciudadanía es en plantear alternativas de solución a los
ese sentido una nueva manera de mismos, mediante la acción proposi-
aludir al pueblo o a la sociedad ci- tiva, es ahí donde radica el empodera-
vil, que pone en el centro los indi- miento del ciudadano, que conoce las
viduos como sujetos de derechos y disposiciones legales, el conjunto de
responsabilidades a las cuales ac- normas fundamentales relacionados
ceden en su calidad de integrantes con sus derechos y deberes para asu-
activos de una comunidad política mir mecanismos de vigilancia y con-
y social concebida como Estado trol. Un ciudadano empoderado, es
Democrático y Social de Derecho aquel con conocimiento de la compo-
(Magendzo, 2004, p. 15). sición de las instituciones que tienen
el deber de garantizar y proteger sus
A partir de la anterior mirada, el con- derechos fundamentales, es aquel que
cepto de Estado Social de Derecho, en participa con argumentos sólidos, en
singular debería dar paso al concepto los espacios públicos de construcción
de Estado Social de Derechos en plu- de políticas públicas.
ral, el desarrollo de la dignidad del ser
humano, no solo pasa por garantizar Empoderar al ciudadano es configurar
los derechos de primera y segunda ge- una organización escolar que desde su
neración, de igual forma, el derecho cultura institucional incite a la confor-
a nacer y vivir en un medioambiente mación de una comunidad educativa
sano, el derecho a nacer en una socie- donde estudiantes, profesores, padres
dad en paz son requisitos para que una de familia, directivos docentes se re-
persona materialice su proyecto de fe- conozcan como sujetos de una comu-
licidad. nidad que comparten intereses en co-
munes pero que respeta la disidencia
El ciudadano en la búsqueda de la rea- y la pluralidad. La escuela tiene que
lización de los derechos humanos en suscitar el empoderamiento y recono-
su vida concreta, a la vez que necesita cimiento de su comunidad educativa
conocerlos e identificarlos, lo lleva a como sujetos de derechos y deberes,

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
16 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

que le imprima el poder de actuar a como producto del desarrollo de las


partir de criterios construidos desde TIC, donde la identificación y solu-
el uso de su razón. Lo cual, “requiere ción de problemas necesita de miradas
de un lenguaje de posibilidades, de un interdisciplinares, a pesar de la espe-
lenguaje que proporciona la base pe- cialización de la ciencia, condicionan
dagógica para enseñar la democracia, la participación consciente de los ciu-
a la vez que convierte a la escuela en dadanos, a la capacidad que este tenga
una institución democrática” (Giroux, de analizar y escoger las informacio-
1998, citado por Magendzo, 2004, nes. Ser un sujeto participativo propo-
p. 56). sitivo, en la sociedad del conocimien-
to, exige de los saberes necesarios en
La escuela es el espacio natural, don- ciencia, tecnología y sociedad, estos
de el estudiante se apropia de los se configuran mediante una cultura
conocimientos básicos en lectura, científica, que brote de las mismas
escritura, pensamiento matemático, entrañas de la cultura institucional de
arte, deporte, ética, religión, ciencia, las organizaciones escolares.
tecnología y sociedad; pero estos co-
nocimientos, pierden sentido cuando Las formas como desde las organiza-
no estructuran su mente para que sea ciones escolares, se aborde la ciencia,
competente en problematizar, com- sus concepciones, procedimientos;
prender y transformar su realidad y las respuestas a las preguntas sobre
la de su comunidad. La escuela, tiene ¿el para qué y para quién es el conoci-
el imperativo de generar espacios de miento científico?, son características
participación reales, que vinculen al propias de la cultura institucional que
estudiante al mundo global, sin per- configuran la cultura científica.
der de vista su espacio local vital, se
hace nuestra la inquietud que plantea, Cultura institucional y cultura
Sacristán (2008) ¿cómo lograr que los científica en las organizaciones es-
conceptos que se elaboran en las teo- colares: un aporte a la democracia
rías de las diferentes disciplinas y que participativa
sirven para un análisis más riguroso
de la realidad, se incorporen al pensa- Las organizaciones escolares tienen
miento del aprendiz, como poderosos una característica histórica y contex-
instrumentos y herramientas de cono- tual, son eminentemente sociales, es-
cimiento y resolución de problemas y tán permeadas por factores de orden
no como meros adornos retóricos que económico, político social y cultural,
se utilizan para aprobar los exámenes en ella se refleja el ideario de socie-
y olvidar después? (pp. 109-110). dad, hombre y mujer que se quiere
construir, Pérez (2004) conceptualiza:
En un mundo caracterizado por el “la escuela, y el sistema educativo en
flujo permanente de la información su conjunto, puede entenderse como

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 17

una instancia de mediación cultural expresión de un espacio y un tiempo


entre los significados, sentimientos y cultural. La organización escolar es
conductas de la comunidad social y el reflejo de los significados, percep-
el desarrollo particular de la nuevas ciones de los agentes implicados en
generaciones” (p. 11). La escuela, la todos los procesos que se desarrollan
familia, la iglesia, los medios de co- en su seno, maestros, alumnos, auto-
municación, el Estado, entre otras ridades educativas y padres de fami-
instituciones, constituye un univer- lia; al igual que los aspectos políticos
so educativo por excelencia, pero es institucionales, administrativos y nor-
la organización escolar, el escenario mativos que de acuerdo al proyecto
donde toma forma y adquiere sentido de sociedad de cada país, la impulsan,
el ideal educativo de la época a tra- delimitan o restringen su accionar.
vés de los procesos de conocimiento, Las escuelas, como las demás organi-
formación, estrategias pedagógicas y zaciones, tienen una vida propia, que
didácticas. Medina (1996) argumenta: se van quemando a base de quemar
etapas o fases que transcurren desde
La escuela no puede ser concebida el nacimiento hasta la madurez o la
como un espacio físico en el que decrepitud. En ese sentido, se dice
se desarrollan las labores peda- que son una construcción, algo que se
gógicas, sino, que debe ser con- va haciendo en el tiempo, que tiene su
cebida como un conjunto de rela- propia historia (Delgado, M., Castro,
ciones sociales de distinta índole L., 1999, p. 170).
(científica, política, ideológicas,
económicas, culturales, artísticas La organización escolar como un or-
deportivas...); en el cual se expre- ganismo vivo, no es la simple sumato-
sa la complejidad del desarrollo ria de individuos, sino una construc-
social de su momento (p. 32). ción cultural, donde cada miembro
de la institución educativa aporta sus
En esta concepción, la escuela reba- intereses, habilidades, proyectos per-
sa las cuatro paredes para proyectarse sonales y saberes; en consecuencia,
sobre la sociedad en su conjunto; deja se puede afirmar que la cultura insti-
de ser un invernadero de saber, para tucional:
convertirse en parte fundamental de la
vida social. La organización escolar, Es la cualidad relativamente esta-
para utilizar una categoría kantiana no ble definida por las políticas que
es un noúmeno o a decir de Aristóteles afectan a la institución y por las
una entelequia, no es una cosa, o un prácticas de sus miembros; es la
fenómeno insensible que se desarrolle manera peculiar en que políticas
por sí misma, es un organismo vivo y prácticas son percibidas por los
que responde a las miradas de los su- actores de la institución. Provee
jetos que conviven a su interior, es la un marco de referencia para com-

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
18 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

prender las situaciones cotidianas sobre ella, es a través de la cultura ins-


y orienta las decisiones y acciones titucional, que se construye o trunca
que participan en ella. En donde la cultura científica en el sujeto edu-
se integran cuestiones teóricas, cable.
principios pedagógicos en estado
práctico, modelos organizaciona- La cultura institucional de las orga-
les, perspectivas, sueños y proyec- nizaciones escolares, deja su sello
tos, esquemas estructurantes de las indeleble, en el sujeto educable que
actividades (Fierro, 1999, p. 81). en ella se forma; los procedimientos,
actitudes, conceptos, significados, vi-
Para los teóricos críticos, la cultura vencias, como se asuma el proceso
es el principal factor en el proceso formativo del estudiante, son factores
de construcción de la organización que de una u otra forma lo identifica.
escolar, la educación se convierte en Es la escuela la llamada a empoderar
un elemento potencializador de ella. como sujetos de derechos y deberes
El lenguaje de la educación es el len- en el Estado Social de Derechos a sus
guaje de la creación de la cultura, no aprendices, desde esta premisa, tiene
del consumo del conocimiento o la que desarrollar una cultura científica,
adquisición de conocimientos sola- que incorpore la capacidad de asom-
mente. Postular la primacía de la cul- bro, observar, problematizar, inter-
tura como una cuestión pedagógica y pretar, analizar y criticar la realidad
política es asignar un lugar central al en la cual crece y se desarrollan, do-
funcionamiento de las escuelas en la tarlos de las competencias básicas en
configuración de identidades, valores ciencia e investigación, para que sean
e historias particulares, mediante la capaces de dar su propia voz frente al
producción y legitimación de narra- mundo que lo rodea.
tivas y recursos culturales específicos
(Giroux, 2003). Ven a la escuela no Una cultura científica de calidad afir-
simplemente como un lugar de adoc- ma López (2005):
trinamiento o socialización o como
un sitio de instrucción, sino también Es una cultura crítica y respon-
como un terreno cultural que promue- sable, es el conocimiento no solo
ve la afirmación del estudiante y su de las potencialidades de la cien-
autotransformación (McLaren, 2005, cia sino también de sus incerti-
p. 265). dumbres, de sus riesgos, y de los
interrogantes éticos que plantea.
Es a través de la cultura institucional Es la conciencia acerca del uso
que se expresa la vida de las organi- político de la ciencia en la arena
zaciones escolares, y de esa vida ha- política, de su carácter de ciencia
cen parte las maneras como se piensa reguladora en la gestión, aunque
la ciencia y las respuestas que se den también de la necesidad de la in-

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 19

formación científica para dispo- escuela ofrezca un contexto de vida e


ner de mejores elementos de juicio interacciones educativo en sí mismo
(pp. 18-19). por ser significativo y relevante, el
aprendizaje como proceso de encul-
La adquisición significativa de la turación dará lugar a la adquisición
cultura científica supone entonces de las herramientas conceptuales ne-
la modificación de los sistemas de cesarias para interpretar la realidad y
creencias de los individuos –in- tomar decisiones” (Sacristán, 2008,
formarse y saber más respecto de p. 112). Es ahí, donde radica la cali-
sí mismos y de sus circunstancias dad de la educación en un Estado So-
para reflexionar– y esto se vierte cial de Derechos, formar ciudadanos
en sus pautas de comportamien- que tengan la capacidad de participar
to. Lo anterior incluye no solo el y tomar decisiones responsables.
interés por los temas de ciencia y
tecnología, sino por las formas de La capacidad y competencia de
regular la conducta diaria, como movilizar el derecho depende en
consumidor y como usuario de general de la educación formal que
todo aquello que llega a su con- uno ha recibido, de la procedencia
ciencia, a través de los medios ma- social y de otras variables... La
sivos y de los múltiples actos pu- sociedad democrática depende en
blicitarios en los que está inmersa conjunto de que las decisiones to-
la sociedad y, dentro de ella, cada madas a través de los ciudadanos
uno de los individuos (Márquez y tengan calidad, cualquiera que
Tirado, 2009, p. 18). sea la forma como se defina esta.
Por tanto, está también interesado
La construcción de una cultura cientí- en la buena calidad de los ciuda-
fica, desde las mismas entrañas de la danos mismos en su información,
cultura institucional, conlleva a que en su capacidad de reflexión, en su
esta, se configure como una concre- capacidad y disponibilidad para
ción de la cultura social de la comu- tener en cuenta las consecuencias
nidad, donde se experimente abierta de sus decisiones políticamen-
y conscientemente los problemas, los te relevantes, teniendo en cuenta
conflictos, los intereses, las alternati- tanto los intereses de sus conciu-
vas y propuestas de solución por parte dadanos, como los intereses de las
de la misma comunidad. Se trata de generaciones futuras, en una pa-
construir la cultura institucional de labra: en su competencia comuni-
las organizaciones escolares y la cul- cativa... La idea de una sociedad
tura científica en virtud de su función justa lleva aparejada la promesa
social, la cual no es más que formar de emancipación y dignidad hu-
ciudadanos de calidad. “Cuando la mana (Habermas citado por De la
estructura académica y social de la Hoz, p. 97).

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
20 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

La construcción de la democracia par- Bobbio, N. (1996). El futuro de la de-


ticipativa, lleva consigo la formación mocracia. Colombia: Ed. Fondo de
de ciudadanos de calidad, lo cual con- Cultura Económica.
lleva a la consolidación de una cul-
tura institucional en las organizacio- Constitución Política Nacional (1991,
nes educativas que incite una cultura 4 de julio). <http://web.presidencia.
científica que empodere al estudiante gov.co/constitución/index.pdf> [Con-
como un auténtico sujeto de derechos sultado: nov. 2011].
y deberes; que parta de lo cotidiano
y lo particular como base del apren- Correa, C. (2009). Currículo, inclu-
dizaje; que reivindique lo histórico y sividad y cultura de la certificación.
lo popular como parte de un esfuerzo Barranquilla: La Mancha del Quijote.
permanente por legitimar las voces de
quienes han sido silenciados, e infor- Cortina, A. (s.f.). Los ciudadanos
mar las de quienes fueron encerrados
como protagonistas. Ed. Círculo de
en narrativas monolíticas y totaliza-
Lectores.
doras. Aquí entra en juego una peda-
gogía que proporcione a alumnos y
De la Hoz, J. (2002). La globaliza-
otros el conocimiento, las aptitudes y
ción y el Estado Social de Derecho:
los hábitos para leer la historia de una
Una reflexión desde la teoría crítico
manera que les permita reivindicar
social. Monografía de abogado no
sus identidades en el interés de cons-
truir formas de vida más democráticas publicada, Universidad del Atlántico,
y justas. Barranquilla, Colombia.

Bibliografía De la Hoz, J. (2009). La enseñanza


de la ciencias sociales en el contex-
Álvarez, J. (2009). Quimeras demo- to de la globalización en el marco del
cráticas del siglo XX. Colombia: Ed. Estado Social de Derecho. Ponencia
Corporación Universitaria de la Cos- presentada en el conversatorio: Las
ta. ciencias en nuestro siglo “un evento
para pensar las ciencias sociales y
Bernal, M. y De la Hoz, J. (2011). Es- comprender su actualidad, Universi-
tilos de gestión y cultura institucional dad del Atlántico, Barranquilla, Co-
en las organizaciones educativas del lombia.
distrito de Barranquilla y su inciden-
cia en la calidad de la educación. De la Hoz, J. (2011, junio). Al oído
Tesis de maestría no publicada, Uni- de la personera estudiantil y demás
versidad del Atlántico, Barranquilla, miembro de la comunidad educativa.
Colombia. Despertar Mariano, p. 14.

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Juan Eladio De la Hoz Blanco 21

Delgado, M.; Castro, L. (1999). “La to”. En Revista Innovación y ciencia,


complejidad del liderazgo en las insti- XII, N° 1-2, 13-21, Colombia.
tuciones educativas”. En Revista His-
toria de la educación colombiana, 2, Magendzo, A. (2004). Cultura demo-
169-195, Colombia. crática. Formación ciudadana. Co-
lombia: Ed. Magisterio.
Durkheim, E. (s.f.). Educación y so-
ciología. Márquez, E. y Tirado, F. (2009, ju-
lio). “Percepción social de la ciencia
Fierro, C.; Fortoul, B. y Rosas, L. y la tecnología de adolescentes mexi-
(1999). Transformando la práctica canos”. En Revista Iberoamericana
docente. México: Ed. Paidós. de Ciencia, Tecnología y Sociedad.
N° 2, 16-34. <http://www.revistacts.
Giddens, A. (1999). Un mundo desbo- net/index.php?option=com_conte
nt&view=article&id=241:percepci
cado. España: Ed. Taurus.
on-social-de-la-ciencia-y-la-tecno-
logia-de-adolescentes-mexicanos-
Gil, D. y Vilches, A. “Educación ciu-
&catid=86:articulos&Itemid=76>
dadana y alfabetización científica:
[consulta: dic. 2011].
mitos y realidades”. En Revista Ibe-
roamericana de Educación, 42, 31-
Martínez, M. J. (2005). La educación
53. <http://www.rieoei.org/rie42a02. en América Latina: Entre la calidad y
htm> [consultado: oct. 2011]. la equidad. Barcelona: Ed. Octaedro.

Giroux, H. (2003). Pedagogía y po- Maturana, H. (1995). La democra-


lítica de la esperanza. Buenos Aires: cia es una obra de arte. Bogotá: Ed.
Ed. Amorrortu. Mesa Redonda Magisterio.

Habermas, J. (1998). Facticidad y va- McLaren, P. (2005). La vida en las


lidez. Madrid: Ed. Trotta. escuelas. Una introducción a la pe-
dagogía crítica en los fundamentos
Heller, H. (1995). Teoría del Estado. de la educación. México: Ed. Siglo
México: Ed. Fondo de Cultura Eco- Veintiuno.
nómica.
Medina, C. (1996). Caja de herra-
Ley General de Educación (1994, 8 mientas para transformar la escuela.
de febrero). http://menweb.mineduca- Santafé de Bogotá: Ed. Rodríguez
cion.gov.co/normas/concordadas/De- Quito Editores.
creto115.htm [consultado: oct. 2011].
Morin, E. (1994). Introducción al
López, J. (2005). “Aprender partici- pensamiento complejo. España: Ed.
pando en la sociedad del conocimien- Gedisa.

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22
Cultura Institucional y Cultura Científica en Las Organizaciones Escolares:
22 Un Aporte a la Democracia Participativa y la Calidad de la Educación

Murillo, G. y Pizano, L. (1999). La Rodríguez, J. (1998). La legitimidad


democracia participativa en la encru- en el Estado Social de Derecho. Bo-
cijada: El caso colombiano. En Sos- gotá: Ed. Leyer.
nowski, S. y Patiño, N. (Comp.). Una
cultura para la democracia en Amé- Sacristán, J. y Pérez, A. I. (2008).
rica Latina, (pp. 124-131). México: Comprender y transformar la ense-
Fondo de Cultura Económica. ñanza. España: Ed. Morata.

Pérez, A. I. (2005). La cultura esco-


lar en la sociedad neoliberal. Madrid:
Ed. Morata.

Revista Amauta • Universidad del Atlántico • Barranquilla (Col.) • ISSN 1794-5658 • No. 24 • Jul-Dic 2014 • 7-22