Está en la página 1de 23

GADE Y DOBLE GRADO (DERECHO + ADE)

Introducción a la Organización de Empresas

TEMA 2 LA EMPRESA

1.- CONCEPTOS PREVIOS

No podemos concebir nuestra sociedad sin empresas; de hecho pocas son las
actividades que realizamos que no estén relacionadas de una manera u otra con alguna
empresa. Estas producen los bienes y servicios que cubren nuestras necesidades, desde las
más primarias y perentorias hasta las más suntuarias. Existen multitud de empresas que
abordan los más variados negocios. En efecto, en la propia naturaleza de la empresa está el
emprender negocios, ya que al atender nuestras necesidades poniendo a disposición
bienes y servicios no se realiza de una manera altruista sino con ánimo de lucro,
buscando una ganacia lícita que le permita sobrevivir y generar riqueza para sus promotores,
empleados y la sociedad en general. Las empresas, por tanto, forman el entramado
productivo de nuestra economía y juegan también una importante y trascendente
función social, cuyos aspectos mas relevantes son el empleo de recursos humanos (crear
empleo-dan trabajo) y ser el elemento dinamizador y distribuidor de riqueza (crear renta).

Forman el sistema productivo de un país, agrupándose en sectores atendiendo a la


naturaleza de su actividad (de lo que producen): primario, secundario, construcción y
terciario ó de servicios.

El primario abarca las actividades que suponen una extracción de la naturaleza (minería,
agricultura, ganadería, pesca, silvicultura, etc.).

El secundario supone todas las actividades que implican transformación de materias


primas u otros productos a través de procedimientos industriales. Se suelen incluir la
siderurgia, las industrias mecánicas, química, textil, etc. La construcción forma parte del sector
secundario, pero se considera a parte pues su imnportancia le confiere entidad propia.

El sector terciario o de servicios agrupa un amplio y diverso grupo de actividades cuyo


común denominador es que utilizan distintas clases de equipo y de trabajo humano para
atender las demanadas de transporte, comunicaciones, turismo, banca, seguros, salud, y así un
largo etc. Las economías más desarrolladas se caracterizan por una mayor importancia o peso
de aquellos sectores con un mayor valor añadido: servicios, en primer lugar, construcción e
industria. 

En nuestro país, en las últimas décadas, hemos venido observando como el sector
servicio ha ido creciendo (debido principalmente al desarrollo turístico) y una merma
importante en las actividades propias del sector primario.

Esra realidad se constata observando la situación de las empresas en España al 31.12.09,


sin considerar el sector primario, donde destaca el sector servicios que viene a suponer cerca
del 77% del total de empresas (no incluye agrícolas y ganaderas).

Página 1 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

En el gráfico siguiente se observa esta situación respecto a la evolución del empleo


generado, donde se confirma esta tendencia ya comentada de una evolución o crecimento
positivo del sector servicios, frente al resto de los otros sectores que disminuyen.

Página 2 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

Por ello un factor importante a la hora de analizar el desarrollo e importancia


de las empresas es su tamaño. El criterio más universalmente aceptado es el del
número de empleados, ya que, de hecho, son las principales creadoras empleo. Las
empresas se pueden clasificar, según el número de trabajadores, en:

 Microempresas (menos de 10 trabajadores).

 Pequeñas empresas (menos de 50 trabajadores).

 Medianas empresas (entre 50 y 250 trabajadores).

(PYME = 0 a 250 trabajadores)

 Gran empresa (más de 250 trabajadores).

España es una realidad más de nuestro entorno en cuanto a la importancia de las


micro, pequeñas y medianas empresas. Las micro, pequeñas y medianas empresas suponen
el 99,85% de las empresa (sin incluir agrícolas y ganaderas), el 62% de las ventas, más de dos
tercios del valor añadido y en torno al 75% del empleo generado.

En el cuadro anterior se observan algunas cifras relevantes de la realidad de las micro,


pequeñas y medianas empresas en España al 31.12.09, según el Directorio Central de
empresas.

Página 3 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

En definitiva las micro, pequeñas y medianas empresas son el motor de la economía,


fuente generadora de empleo y su realidad da estabilidad social.

Esta realidad nos pone de manifiesto la importancia de las pequeñas y medianas


empresas (PYMES) en las economías de nuestro entorno sobretodo en la generación de
empleo y riqueza.

Página 4 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

Nos permitimos observar como las microempresas son las únicas que han crecido en el
período de 2005-2009 mientras que todas las demás han retrocedido.

Por ello esta clasificación tiene gran importancia en la práctica pues se vienen articulando
políticas que afectan o benefician a las empresas en virtud de su tamaño, que ponen un especial
énfasis en el desarrollo de una cultura empresarial y una formación que favorezca el
autoempleo y la creación de empresas, fundamentalmente pequeñas, dentro del marco regional
y/o local.

No obstante, las nuevas tecnologías han distorsionado la objetividad de este criterio pues
gracias a ellas el potencial de ventas y beneficios de una empresa puede sin necesidad de que
crezca el número de empleados. Es por ello, como veremos más adelante la U.E. ha
establecido tres criterios de selección más (empleados, ventas, balance general e
independencia) que actúan de forma complementaria y excluyente.

Página 5 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

Es bien claro que la pyme en tanto en España como en Europa, según estas dos gráficas
tiene comportamientos relevantes en número de empresas, venta, empleo y generación de PIB

Ninguna empresa puede sustraerse de la realidad que la circunda y que es igual para
todos; es decir, no podemos obviar el hecho de la globalización que está afectando, y
afectará con mayor intensidad, a todo tipo de actividad económica y en todo territorio sin
excepción.

Página 6 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

Otro aspecto de interés que conviene abordar es el de la forma jurídica bajo la cual se
desarrolla la actividad empresarial, que va desde el empresario individual o autónomo
(persona física) hasta la empresa con personalidad jurídica propia (persona jurídica).

En España predomina el empresario individual (53,5%), le sigue la SL (34,0%) y a gran


distancia otras realidades. Parece se constata la SL es utilizada intensivamente por la pyme
y la SA por la mediana y gran empresa. Las sociedades de economía social son escasas, no
así la importancia de su actividad (en Andalucía se cita un 10% del PIB). El elevado
porcentaje de autónomos y SL nos refuerza la evidencia de comprobar el elevado número
de pymes que componen el tejido empresarial en nuestro país. Las SL destacan en cuanto a
crecimiento en el período 2005-2009 con una tendencia decreciente en las demás.

Página 7 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

2.- APROXIMACION CONCEPTUAL

El ser humano tiene unos deseos que no siempre puede satisfacer por si mismo. Si a esas
carencias se les une la intención de hacerlas desaparecer, nos encontramos con la necesidad
definida en términos económicos.

Las formas de satisfacer las necesidades son ilimitadas, pero los bienes que las satisfacen,
además de que pueden utilizarse para otros usos, son, por lo general, escasos, es decir, no los
encontramos en cantidades suficientes para satisfacer todas las necesidades de la humanidad.
La excepción la marcan los denominados «bienes libres», cuya disposición es infinita con un
coste nulo: el agua de lluvia o del mar, el aire que nos rodea, los rayos del sol, etc.

Ante este hecho, la actividad económica aparece como la encargada de satisfacer


las necesidades del hombre mediante la utilización y transformación de bienes escasos
que poseen usos alternativos.

La empresa, como primera aproximación, es la entidad que proporciona al


individuo los productos y servicios que satisfacen sus necesidades. Para ello se encarga de
elegir y combinar unos recursos a los que, mediante la aplicación de una determinada
tecnología, somete a unos procesos de transformación física, química o espacial, para
hacerlos útiles para el consumidor de los mismos. La utilidad es, por lo tanto, la
capacidad que tiene un bien para satisfacer una necesidad.

Para llevar a cabo la transformación de los materiales en servicios o productos listos para
consumir por el siguiente eslabón de la cadena productiva, la empresa precisa de algunos
elementos indispensables: recursos humanos, materiales, inmateriales y financieros.

Página 8 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

Por otro lado, la empresa o unidad de producción necesita para su subsistencia cobrar un
precio al cliente o unidad de consumo que le permita la reposición de los recursos que ha
empleado, de forma que su actividad no se vea paralizada.

Una definición del concepto de empresa sería: aquella unidad económica que
mediante la organización/coordinación/gestión, conforme a un entorno, de unos factores
de producción: recursos humanos, materiales, técnicos y financieros, produce bienes y/o
servicios que vende al sector privado o público, mediante un precio que le permite la
consecución de sus fines y objetivos, siendo el principal el del beneficio o ganancia.

Ante esta definición es probable que se planteen una serie de dudas que seria conveniente
aclarar.

 En primer lugar, en todas las empresas no encontraremos el mismo grado de organización.


Este dependerá del origen, antigüedad o sector de actividad y. sobre todo, del tamaño de la
entidad. El tamaño medio de la empresa española es muy pequeño, y en muchas ocasiones
es el empresario el único elemento humano existente. En estas situaciones, no hay
justificación para establecer niveles de jerarquía, procedimientos estandarizados o canales
de comunicación. En definitiva, el hecho de que a una empresa no pueda denominársele
«organización» en sentido estricto por no cumplir los requisitos mínimos para ser entendida
como tal no le exime del derecho a ser considerada como empresa si se dan el resto de las
circunstancias comentadas.

 Por otra parte, existen organizaciones dedicadas a la prestación de servicios (en mucha
menor medida a la fabricación de productos) cuyas actividades poseen una naturaleza y
características que no les permiten fijar un precio que posibilite la reposición de los
recursos que han empleado en prestarlos, por lo que precisan de aportaciones públicas para
su subsistencia. Se trata de servicios públicos que la iniciativa privada no esta interesada en
prestar, y, por consiguiente, los poderes públicos deben hacerlo dada la necesidad colectiva
de los mismos: servicio postal, seguridad social, transportes a determinados destinos, etc.
En esta categoría también se encuadrarían las organizaciones no lucrativas, en las que los
fondos para su funcionamiento también pueden tener origen privado. Estas organizaciones
no pueden ser consideradas empresas si su actividad depende de dichas aportaciones, dado
que en este caso son incapaces de generar los suficientes ingresos para continuar la
actividad por si mismas. No obstante, la mayoría de los aspectos desarrollados en este libro
son aplicables a este tipo de entidades.

2.1.- FUNCIONES DE LA EMPRESA EN LA ECONOMÍA

El papel de la empresa en la economía de mercado se pone de manifiesto al analizarla


como la unidad económica indivisible en la que se genera el proceso de creación de valor,
lo que la configura como la célula básica y elemental del sistema productivo de una
economía. Esta función de creación de valor es destacada por numerosos autores.

La función de la empresa es, pues, generar bienes y servicios en condiciones de eficiencia


económica, esto es, crear valor, utilidad o riqueza. En el sistema económico capitalista, esta
función genérica de creación de valor implica a su vez el desarrollo de otra serie de
funciones igualmente importantes pero más específicas. Entre las funciones específicas
que desempeña la empresa citar:

Página 9 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

1. Coordina el proceso productivo a través de la planificación, organización, dirección y


control. La empresa reúne un conjunto de factores productivos que han de ser coordinados
para realizar una finalidad específica. Este proceso implica una asignación de recursos,
efectuando transacciones y estableciendo relaciones entre los agentes: es decir, se planea la
actividad, se seleccionan los factores productivos necesarios (materiales y humanos), se
define la estructura, se dirige la actividad y se controla el proceso. En una economía de
mercado, donde la política económica es solo indicativa, la dirección de los procesos
económicos queda atribuida a la iniciativa de los agentes, por lo que esta función recae en
las empresas.

2. Anticipa o descuenta el producto obtenido, ya que adelanta unas rentas a los factores de
producción antes de recuperar el capital comprometido en la actividad; la empresa genera
rentas monetarias al retribuir a los factores productivos, pagando salarios, alquileres,
materias primas o intereses, antes de que el resultado de su proceso económico se haya
materializado con la venta v el cobro de la producción obtenida.

3. Asume el riesgo de la actividad económica. La empresa asume el riesgo inherente a la


actividad económica como consecuencia de la anticipación de rentas sobre unas
expectativas que pueden cumplirse o no. Al retribuir los factores antes de recuperar el
importe de los productos, la empresa afronta múltiples riesgos, derivados de la posibilidad
de que las previsiones técnicas, comerciales y financieras no se cumplan.

4. Desarrolla el sistema económico, creando riqueza y empleo, es decir, cumple una


importante función social. La calidad de vida de toda la sociedad se beneficia de la
contribución de la empresa al crear empleo y rentas, al desarrollar nuevas tecnologías, al
producir bienes y servicios de forma económica; en definitiva, al satisfacer necesidades
humanas individuales y colectivas. Además, a esta función social implícita, cabe añadir
una función social explícita, derivada del reconocimiento de la responsabilidad social de la
empresa y que se manifiesta en actuaciones y programas de acción social y solidarios,
como los de voluntariado, de cooperación al desarrollo, de protección a la infancia y al
medioambiente, etc.

2.2.- FACTORES Y ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DE LA EMPRESA

La empresa está constituida por un conjunto de factores ordenados para la realización de


una actividad económica. Según cuál sea el papel que desempeñan los factores económicos o
productivos se pueden clasificar en dos grandes grupos: los factores pasivos, representados
por los elementos materiales o bienes, y los factores activos, representados por los elementos
humanos o personas.

Los FACTORES PASIVOS son los recursos económicos clásicos -tierra y capital- (o
según la denominación más actual, factores físicos y financieros) sujetos a la característica de
la escasez o disposición limitada. Pueden subdividirse en dos categorías principales:

 Capital financiero o recursos financieros líquidos.

 Capital técnico o medios materiales:

o Duraderos (vinculados al ciclo de capital de la empresa): inversiones técnicas,


bienes de equipo e informáticos, etc

Página 10 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

o No duraderos o corrientes (vinculados al ciclo de explotación de la empresa):


materiales y mercancías, productos elaborados, productos en curso, etc.

En cuanto a los FACTORES ACTIVOS, en principio menos limitados, ya que pueden ser
desarrollados con una adecuada administración de recursos humanos, constituyen el concepto
clásico de la fuerza de trabajo o el moderno de capital humano. Podemos señalar la existencia
de los siguientes grupos:

 Propietarios del capital o socios:


o Con ánimo de control
o Simples inversores financieros
Los propietarios tienen la facultad de establecer las grandes directrices y objetivos de la
empresa, asumiendo el riesgo económico de la actividad. Se corresponden con la
concepción clásica del empresario.

 Administradores o directivos.
Los administradores son los responsables de llevar a cabo las funciones administrativas
de la empresa -planificación, organización, dirección y control-. Asumen el riesgo
profesional del buen o mal funcionamiento de la empresa, poniendo en juego su
prestigio. Dan vida a la empresa, diseñando el sistema organizativo y adoptando las
decisiones estratégicas y operativas que habrán de ser ejecutadas conforme a lo dispuesto
en el plan previamente elaborado. Se corresponden con la concepción moderna del
empresario que planifica, organiza, gestiona y toma decisiones (dirige) y controla.

 Trabajadores o empleados.
Los trabajadores o empleados llevan a cabo las tareas básicas de la empresa.

Los factores pasivos y activos se relacionan entre sí a través de un tercer factor


determinante en las empresas modernas: LA ORGANIZACIÓN. Concepto que se puede
vincular al grupo de los propietarios o de los directivos, según sea el grado de separación entre
la propiedad y la administración.

La organización no es por sí misma un recurso, surge como un conjunto de relaciones


de autoridad, jerarquía, coordinación y comunicación entre los factores activos, en conexión
directa con los factores pasivos. Es la estructura que define el empresario para integrar todos
los factores y dirigir la producción, delimitando los deberes y responsabilidades de cada
persona o grupo de personas, según su cualificación profesional y nivel de especialización. El
marco de referencia por el que se dispone quién, cómo, cuándo y qué debe hacerse en función
de las nuevas circunstancias o de la información que se va generando en el interior y el exterior
de la empresa.

Por último citar lo que se denominan ELEMENTOS INMATERIALES , o características


que confieren a la empresa un valor, capacidad y potencial de acción superior a la mera suma
de sus elementos materiales y humanos. Entre otros, se podrían considerar los siguientes:

 La imagen pública y las relaciones exteriores de la empresa y vínculos con el entorno,


ya sean clientes, entidades financieras, comunidad local, Estado o autoridades; así como la
imagen y posicionamiento de sus productos.

Página 11 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

 El "know-how" o conocimientos técnicos y económicos, capacidades, experiencias e


información que poseen los factores activos; entre los que podrían incluirse la tecnología
y el software propios de la empresa.
 La cultura de la empresa o conjunto de valores, creencias, símbolos, motivaciones,
etc., que procedentes del capital humano y del entorno social conforman la Mentalidad o
ideario de la empresa, su código ético de comportamiento, impregnando su estilo de
administración y la forma de desenvolverse en sí misma y en relación al entorno.

2.3.- PRINCIPIOS DE LA ACTIVIDAD EMPRESARIAL

Los principios empresariales son el fundamento del mundo de los negocios. Representan
las normas generales que cualquier empresa debe respetar, puesto que, en caso contrario, corre
peligro su propia existencia. Este marco de referencia es independiente de los planteamientos
personales del empresario, del sector de actividad, del tamaño de la empresa o de la coyuntura
económica, ya que son valores que afectan a cualquier unidad empresarial.

La razón de ser de la empresa no podrá cumplirse si se ignoran sistemáticamente algunos


de los principios empresariales, ya que fallarán las bases que sustentan la supervivencia y el
desarrollo de la organización.

Tradicionalmente se consideran cuatro principios generales: beneficio, equilibrio


financiero, eficiencia y calidad-actualmente con un componente medioambiental importante-.

 BENEFICIO:

El beneficio es el excedente de los ingresos obtenidos por la venta de los productos y


servicios de la empresa sobre los costes que les ha ocasionado fabricarlos y prestarlos. A falta
de otras aportaciones, supone el único combustible que permite a la maquinaria empresarial
continuar su actividad, y su carencia de forma continuada ocasiona su desaparición. Si lo
ponemos en relación a la inversión realizada, obtenemos la rentabilidad de la misma.

Una empresa que obtiene beneficio posee dos alternativas, una vez deducida la
contribución al desarrollo colectivo mediante el pago de los correspondientes impuestos:

 Retribuir en forma de dividendos a las personas que han arriesgado su capital en la


empresa y que esperan les sea compensado el riesgo que soportan frente a otras

Página 12 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

alternativas, como podrían ser una inversión inmobiliaria, una imposición a plazo en
una entidad bancaria o una simple cuenta de ahorro.

 Incrementar su patrimonio mediante la adquisición de nuevos elementos productivos


que le permitan mejorar la calidad o cantidad de su producción o. al menos, reponer
la maquinaria necesaria para mantener la capacidad productiva. Para las empresas sin
ánimo de lucro es la única opción posible, ya que no reparten beneficios.

 EQUILIBRIO FINANCIERO:

El equilibrio financiero consiste en la adecuación de los cobros que la empresa va a


obtener producto de su actividad con los pagos que debe realizar en el desempeño de ésta. La
adecuación debe ser cuantitativa y temporal, es decir, se deben poseer los fondos en la cuantía
suficiente y en el instante oportuno para hacer frente a las deudas en el momento de su
vencimiento.

Mientras que el beneficio está ligado a la corriente de ingresos y gastos, el


equilibrio financiero tiene relación con la materialización efectiva de éstos, es decir, con
el flujo de fondos (cobros y pagos). Un ingreso se cobrará al contado o en el futuro, si se
aplaza el mismo por haber dado facilidades de pago al cliente, como ocurre con las tarjetas de
pago aplazado o fraccionado de numerosas empresas. Con los gastos ocurre lo mismo,
pudiendo realizarse su desembolso en el momento de la entrega del bien o de la prestación del
servicio, o en un momento posterior si se decide convertir el gasto en deuda, no realizándose el
pago hasta que ésta no venza. Por ejemplo, en el sector de las grandes superficies, es norma
habitual pagar a los proveedores en tres o cuatro meses.

El gestor debe tratar de prever las corrientes de cobros y pagos de forma que con los
primeros pueda hacer frente a los segundos sin afectar demasiado a los beneficios de la
empresa, puesto que cualquier pago puede aplazarse o afrontarse mediante un préstamo
bancario, pero siempre incurriendo en unos costes financieros (intereses) que mermarán dichos
beneficios.

 EFICIENCIA :

La economía es la ciencia que trata de satisfacer las necesidades humanas con unos
recursos escasos. Esta escasez obliga a que se sea comedido en el uso de los mismos por dos
razones fundamentales: porque cualquier elemento escaso es caro y por un respeto al medio
ambiente. Por lo tanto, cualquier proceso que se lleve a cabo en el seno de la empresa, no
únicamente en el ámbito productivo, debería tener en cuenta esta doble consideración.

Un empresario o directivo coherente tendrá siempre presente en su gestión el concepto


de productividad o eficiencia, definida como la relación entre los productos obtenidos y
los consumos realizados. Un aumento de la misma implica un ahorro directo para la empresa,
al obtenerse mayor cantidad de producto con los mismos recursos o igual cantidad pero con
disminución del consumo de éstos. Una alta eficiencia en la producción permite establecer un
menor precio para el producto o servicio final, ya que se ha gastado menos en fabricarlo o
prestarlo. Si la eficiencia se concretase en objetivos cuantificables y mediables, si se
consiguen, lo definimos como eficacia.

Ante un mundo que cada día que pasa se nos presenta más castigado por la acción del
ser humano, aunque afortunadamente con mayor concienciación colectiva al respecto, la
empresa no debe quedar impasible. Llegar más allá de las disposiciones legales en materia

Página 13 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

medioambiental puede y debe ser un principio para cualquier organización. No estamos


hablando únicamente de no efectuar emanaciones contaminantes, vertidos nocivos o de
residuos peligrosos, aspectos estos controlados por la legislación a respetar por la empresa,
sino de gestionar el consumo de recursos de forma racional, evitando el despilfarro. Así, un
menor gasto en materia prima, energía eléctrica, agua o papel será bienvenido tanto por sus
beneficios ecológicos como económicos, resultando estos últimos evidentes en la cuenta de
resultados de forma directa y, a corto plazo, en una reducción de costes. De forma indirecta y a
medio plazo, se traducirá en un aumento de ventas como consecuencia de la apreciación de
estas actitudes de la empresa por parte de los consumidores. La gestión medioambiental, es
decir, el conocimiento, administración y control de todas las acciones y efectos de la actividad
empresarial que afecten o pudieran afectar al entorno ecológico, es una faceta que cada día
está presente con mayor importancia en la función de dirección de cualquier entidad.

 CALIDAD:

Hoy en día la calidad está al alcance de todos como consecuencia de la mentalización de


los gestores y empresarios ante la influencia de la legislación al respecto, las asociaciones de
consumidores y el propio mercado, pero no siempre ha sido así. De hecho, hasta no hace
muchos años, lujo y calidad iban asociados, y de esta forma únicamente era accesible para
clientes de alto poder adquisitivo, ya que una alta calidad había que pagarla a un precio alto.

Esta consideración está superada en una de las concepciones más aceptadas del concepto
de calidad, entendido como los requisitos mínimos exigidos a un producto o servicio para
que sea aceptado por el mercado. Otra acepción es la que la relaciona con la satisfacción
del cliente. En virtud de ambas ideas, la gestión de la calidad se ha convertido en una
faceta importante entre las responsabilidades de los administradores y empresarios, ya
que en cualquier sector de actividad serán rechazados los productos que no cumplan estos
estándares básicos. Consecuentemente se deben estudiar todos y cada uno de los aspectos que
a lo largo del ciclo productivo pueden afectar a la calidad del producto, incluyéndose selección
de proveedores y de mano de obra, establecimiento de controles que aseguren el cumplimiento
de los niveles prefijados, investigación de nuevos procedimientos o técnicas de producción,
conocimiento de las nuevas exigencias de los clientes de la empresa, etc. En esta línea es muy
conveniente una concienciación e implicación de todos los trabajadores de la empresa,
cualquiera que sea su responsabilidad y nivel en la escala de la organización, a la hora de
plantearse cómo quiere la empresa abordar el desafío de la calidad.

2.4.- LOS OBJETIVOS DE LA EMPRESA

Aunque en el tema 7 se profundiza en este aspecto es la oportunidad de detenernos en el


concepto de los objetivos empresariales. En bastantes ocasiones algunos de los principios
empresariales pasan a concretarse en objetivos, lo que no desvirtúa el planteamiento
finalista de los mismos como horizonte que no puede perderse de vista. Este proceso lleva
aparejada una cuantificación, una definición de niveles numéricos que la empresa se plantea
alcanzar y que en caso de hacerlo, diremos que se ha gestionado con eficacia.

¿Para qué necesita una empresa objetivos? Los objetivos son las decisiones
tomadas a priori para determinar qué es lo que se desea conseguir en el futuro . Su
necesidad queda clara, ya que orientan las acciones de la empresa, avisan si no se está en
el camino adecuado y definen su corrección, permitiendo la rectificación. Una desviación
de los resultados obtenidos con respecto a los objetivos prefijados es equiparable a una señal
de dolor: ambos avisan de que algo va mal.

Página 14 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

Toda empresa debe tener muy claro sus objetivos en un horizonte temporal (anual o
superior), pues en caso contrario su gestión sería errática y sin rumbo. Por ello es conveniente
conocer los tipos de objetivos:

 Según su naturaleza: económicos, financieros, técnicos, sociales, y de crecimiento

 Según ámbito de influencia: generales y funcionales

 Según su alcance y horizonte temporal: estratégicos y tácticos

Conflicto de objetivos

En la gestión empresarial nos encontramos con infinidad de objetivos, por pequeño que
sea el tamaño de la firma. Esto es lógico, debido tanto a la gran variedad de facetas existentes
en la administración de una empresa como a la multiplicidad de grupos que conviven en su
interior, que se relacionan con ella o que son afectados por su actividad, cada uno con sus
propios intereses. En principio podríamos decir que la empresa debería tratar de cumplir el
mayor número posible de objetivos, pero esto no resulta tan fácil.

Estos conflictos de objetivos se solucionan estudiando las interrelaciones e influencias


que cada alternativa ocasiona en las demás opciones, estableciendo una jerarquía o unas
prioridades que deben ser respetadas en todo caso y negociando con cada grupo, e incluso con
cada individuo afectado, las condiciones de su situación particular. La empresa debe así llegar a
un consenso que le permita llevar a cabo las acciones oportunas para cumplir la mayor parte de
los objetivos pretendidos. Si esto es así, diremos que la empresa ha sido eficaz en su gestión.

3.- TIPOLOGIAS DE EMPRESA

Es lógico que una realidad tan compleja y multidimensional como es la empresa presente
diversas formas de clasificación, según el criterio o aspecto más relevante que interese en cada
momento. De las posibles clasificaciones destacaremos las más comúnmente aceptadas:

A. Criterios económicos de clasificación:

1. Según la naturaleza de la actividad económica que desarrollan, estructurando las


empresas en sectores según su carácter productivo (rama de actividad principal a la que
pertenece la empresa). Esta sectorización permite analizar la Renta Nacional de un país (al
evaluar el peso económico de cada sector en el Producto Interior Bruto -PIB-) y el nivel de
desarrollo económico alcanzado. Así los países desarrollados trasladan, en distinta medida,
la importancia relativa del sector primario al sector terciario:

a. Empresas del sector primario, dedicadas a la explotación directa de los recursos


naturales (agrícolas, ganaderas, pesqueras, cinegéticas, acuícolas, silvícolas, etc.).
Representan la explotación de los recursos naturales, tanto en forma tradicional
como moderna. Estas empresas suelen ser, en general, de pequeñas dimensiones, de
tipo individual y con estructura de organización simple.

b. Empresas del sector secundario o transformadoras, en las que los procesos


tecnológicos son de vital importancia (industriales, mineras, constructoras, etc.).
Constituyen las formas de explotación basadas en la máquina o en la manufactura
más o menos compleja.

Página 15 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

c. Empresas del sector terciario o de servicios (comerciales, financieras, de


comunicación, culturales y recreativas, de transportes, hostelería y restauración,
sanitarias, de enseñanza, etc.). Forman un colectivo muy heterogéneo debido a la
naturaleza de las diversas actividades que lo componen y al incluir actividades que
no pueden encuadrarse en los otros sectores.

CRITERIOS ECONÓMICOS

Carácter Productivo Tamaño de Empresa Estructura Social Ámbito o Localización

Sector Primario Grandes Artesanales Estructura

Sector Secundario Medianas Economía Social Multiplanta

Sector Terciario Pequeñas Capitalistas Monoplanta

Microempresas Localización

Nacionales

Multinacionales

2. Según el tamaño de la empresa (volumen de ventas, número de trabajadores, número


de créditos, activo total, etc.) se pueden clasificar en: grandes empresas y medianas y
pequeñas empresas (PYMES).

a) Empresas grandes: que a su vez pueden dividirse en dos grupos: las empresas
muy grandes que son globales y muy complejas; y las grandes empresas.

b) Empresas medianas y pequeñas que suelen denominarse PYME (pequeñas y


medianas empresas) y pueden subdividirse en medianas, pequeñas y muy pequeñas
empresas o microempresas.

La clasificación de empresas en función del tamaño presenta dos problemas


fundamentales: el primero la selección de las variables que permitan la clasificación y el
segundo establecer los límites o puntos de corte de dichas variables. Estas dificultades
surgen al intentar comparar dimensiones de unidades económicas muy diferentes (así, por
ejemplo, el número de trabajadores de un hotel no es fácilmente comparable con el
número de empleados de una industria totalmente automatizada, ni tampoco es
fácilmente comparable el volumen de inversión necesaria en ambos casos).

Con la finalidad de unificar criterios, la Unión Europea hace la siguiente recomendación


para identificar las medianas empresas:

Página 16 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

3. Según las características de la estructura social de la producción, es decir, el menor o


mayor peso relativo de los factores trabajo y capital en la estructura productiva de la
empresa. Puede diferenciarse entre:
a) Empresas artesanales.
b) Empresas de economía social.
c) Empresas capitalistas.
4. Respecto a su ámbito de actuación o localización geográfica:

a) Según su estructura puede diferenciarse entre:


 empresa multiplanta (con establecimientos –fabriles, comerciales o
administrativos- en diferentes puntos espaciales) y
 empresa monoplanta (concentran su establecimiento en un único lugar).

b) Por su ámbito geográfico puede diferenciarse entre:


 empresas nacionales (cuando actúan dentro del ámbito nacional) y
 empresas multinacionales (si actúan en uno o varios países diferentes al de
origen).
B. Criterios jurídicos de clasificación:

1. Según la propiedad o titularidad del capital:


a) Empresas privadas, cuyo capital es propiedad de particulares.
b) Empresas públicas, cuando el Estado u otro organismo público tiene la mayoría
del capital y ejerce de forma activa su control.
c) Empresas mixtas, en las que participa el Estado en minoría de capital.

Página 17 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

CRITERIOS JURÍDICOS

Privadas Públicas

Individuales Societarias

Artesanales Civiles De Economía Social

Capitalistas Mercantiles

De personas De Capital

Mixtas

Según las características jurídicas de su propiedad, las empresas privadas se dividen


entre individuales y societarias:

a) Empresas individuales: son aquellas cuyo propietario es una persona física y se


rigen por el Código de Comercio. Suelen corresponderse con empresas pequeñas y
medianas, de tipo familiar. Pueden distinguirse
o Las artesanales en las que el propietario aporta tanto su trabajo manual y directivo
como el capital.
o Las capitalistas en las que el propietario solo aporta capital.

b) Empresas societarias o sociedades: surgen muchas veces como una forma de


aunar esfuerzos e intereses para desarrollar en común tareas que individualmente no
hubieran podido realizarse o que habrían implicado riesgos y dificultades elevadas. Estas
asociaciones ponen en común trabajo, capital o ambas cosas a la vez. Pueden
distinguirse:

o Sociedades Civiles: por su naturaleza no tienen objeto mercantil y se regulan por


Código Civil. Los socios responden personal, solidaria e ilimitadamente de las
deudas sociales y no pueden transmitir la condición de socio sin el consentimiento
de los demás.

o Sociedades Mercantiles: son aquellas en las que varias personas aportan capital y/o
trabajo, según su contrato de asociación y se regulan tanto por el Código de
Comercio como por el Reglamento del Registro Mercantil. Pueden distinguirse:

 Sociedades de Personas o Personalistas: surgen como extensión de la


naturaleza de la empresa individual; en ellas, al igual que en las sociedades
civiles, los socios responden solidaria e ilimitadamente y no pueden transmitir
su condición de socio sin consentimiento. La más característica es la Sociedad
Colectiva.
 Sociedades Mixtas o Intermedias: están constituidas por las denominadas
Sociedades Comanditarias o en Comandita que son sociedades colectivas que
han evolucionado para permitir la existencia de socios que aportan solo capital
(socios comanditarios) junto al menos a un socio industrial (socio colectivo).

Página 18 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

o Las Sociedades de Capital: son aquellas en las que la responsabilidad de los socios
se limita únicamente al capital aportado, diferenciándose entre:
 Las Sociedades Limitadas están diseñadas para empresas de pequeña o
mediana dimensión, al existir restricciones en el número de socios y en la cifra
del capital social (con un mínimo de 3.005,06 euros). Su capital se divide en
participaciones
 Las Sociedades Anónimas, al no tener límite en el número de socios, pueden
captar el dinero del pequeño ahorrador. Esta forma jurídica está pensada para
empresas de grandes dimensiones, facilitando la separación entre la propiedad y
el control. Para constituirla, el capital mínimo es de 60.101,21 euros, el cual se
divide en acciones. Estos títulos son al portador y no tienen limitada su
transmisión.
o Las Sociedades de Economía Social se caracterizan por un capital variable, y en
ellas los socios aportan capital y trabajo. Surgen para dar una respuesta más social a
la creación de empleo, facilitar la participación de los socios y fomentar el desarrollo
económico y social. En España incluyen a las cooperativas, sociedades anónimas
laborales, sociedades agrarias de transformación, cajas de ahorro, cajas rurales,
cofradías de pescadores, hermandades de agricultores y ganaderos, sociedades
mutualistas y asociaciones para el ocio y el tiempo libre. Las más significativas son:

 Las Cooperativas, son empresas de propiedad colectiva que pertenecen a los


beneficiarios de su actividad. Pueden ser de producción (trabajo asociado), de
consumo, de ahorro, de vivienda, de compras, etc.
 Las Sociedades Laborales son una clase de Sociedades Anónimas o
Sociedades de Responsabilidad Limitada cuya característica más notable es que
más del 50% de su capital está suscrito por trabajadores que prestan servicios
en la sociedad de manera personal y directa, con relación laboral indefinida.
Ningún socio puede tener más de 1/3 del capital, existen restricciones a la
transmisión de acciones y participaciones y gozan de un régimen fiscal especial,
existiendo un registro independiente de Sociedades Laborales. Las siglas que
las identifican son S.A.L. (Sociedades Anónimas Laborales) y S.L.L. (Sociedad
Limitada Laboral).
 Las Sociedades Agrarias de Transformación surgen por asimilar a las antiguas
cooperativas del campo las restantes cooperativas de producción en su
funcionamiento, régimen económico y beneficios fiscales.

La complejidad de la realidad empresarial hace difícil su clasificación bajo un único


criterio, Por ello, cualquier descripción de la empresa debe hacer referencia a varios de los
criterios analizados para poder proporcionar una idea suficiente de la misma.

4.- FUNCIÓN SOCIAL DE LA EMPRESA: ETICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

La empresa ha venido sufriendo en los últimos años un proceso de adaptación a las


nuevas realidades y exigencias sociales. Las expectativas, por parte de la opinión pública,
sobre lo que se considera una conducta correcta de las empresas, han crecido
enormemente, y éstas no han tenido más remedio que actuar con mayor conciencia
moral y social en sus respectivos ámbitos de influencia.

Página 19 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

La función social se concreta en el cumplimiento de una serie de obligaciones o


responsabilidades (sociales) que están a la misma altura de su propia naturaleza de negocio
(ánimo de lucro), y que no debemos confundir ni limitar con la obligación de cumplir con las
leyes y las reglas de juego imprescindibles para la supervivencia del sistema.

La importancia de esta función social se manifiesta en la propia Constitución española,


ya que incide de manera directa, considerable e inmediata en el bien común del país.

En este sentido se habla de una ética y responsabilidad social empresarial.

 LA ÉTICA EN LA EMPRESA

La ética empresarial hace referencia a las bases del comportamiento de los


administradores a la hora de distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo que está
bien y lo que está mal. La ética no obliga a tomar un decisión en uno u otro sentido,
únicamente orienta en función de una serie de principios y valores que son más o menos
asumidos por una sociedad en un momento y lugar concretos.

A este conjunto de principios y valores se le denomina moral.

Cuando una empresa está ofreciendo mayores facilidades en los turnos a los empleados
con hijos pequeños, remunerando por encima de lo legalmente establecido a un aprendiz o
estableciendo las directrices a observar sobre la forma y el contenido de su publicidad, está
efectuando consideraciones éticas que afectarán a la imagen de la empresa tanto internamente
como puertas afuera.

Toda decisión que apareje debate ético debe ser contextualizada tanto geográfica como
temporalmente, ya que además de no existir una moral universal, ésta evoluciona
constantemente. No obstante, existen factores que influyen en que en una empresa se den
actitudes o se tomen decisiones que conlleven planteamientos éticos. Estos factores
pueden ser divididos en tres bloques:

 En relación con el decisor, hay que tener en cuenta, por un lado, el grado de desarrollo
moral del mismo, ya que sus convicciones y principios personales afectarán a sus
decisiones profesionales, y por otro, las características propias de cada individuo. Un
directivo con un carácter fuerte y seguro será más coherente con sus creencias a la hora
de ejecutar sus decisiones que otro dubitativo. La mayor o menor capacidad para tolerar
el riesgo o la presión puede influir a la hora de tomar una resolución con connotaciones
éticas.

 En relación con la empresa, influirían positivamente factores como el buen


comportamiento de los superiores, la existencia de directrices escritas sobre lo que se
espera de los trabajadores respecto a su conducta moral -lo que podríamos llamar
«códigos éticos»- o no escritas, que formarían parte de la cultura empresarial. También
contribuiría a esta buena salud moral un sistema retributivo o de promoción que no se
base principalmente en los resultados obtenidos, lo cual aliviaría la presión por alcanzar
unos determinados objetivos a cualquier precio.

 En relación con el tipo de decisión, el decisor poseerá mayor o menor predisposición a


actuar correctamente en función de factores como la importancia del daño o beneficio
que se ocasione: extensión contaminada, número de despedidos, montante defraudado,
etc., y la probabilidad real de que se produzca la proximidad temporal de los resultados y

Página 20 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

de los propios afectados. Existirá mayor propensión a llevar a cabo una reestructuración
en la empresa que implique despidos escalonados en los próximos cinco años de
trabajadores de una factoría situada en la otra punta del país que el mismo efecto en los
siguientes tres meses de empleados de los servicios centrales.

Una empresa estará en mayor o menor predisposición de controlar la conducta


moral de sus miembros y de la organización en su conjunto en función de la posición
ética que adopte con respecto a su administración. Carroll considera que la forma de llevar
a cabo la administración de una empresa, en este sentido, la ubica en una de estas categorías:

 Administración moral. El éxito de la empresa ha de pasar necesariamente por el respeto


a los principios morales socialmente aceptados y, por supuesto, a las disposiciones
legales aplicables, las cuales serán interpretadas más allá de su letra de acuerdo con
dichos principios.

 Administración inmoral. Busca el éxito a cualquier precio, considerando la lev como un


impedimento para su consecución. Es una conducta antiética, ya que se pretende la
máxima rentabilidad, pasando por encima de cualquier principio, pensamiento o norma
moral.

 Administración amoral. La ética no es un factor a considerar en la gestión bien porque


se considere que no es una cuestión empresarial, ignorándose, bien porque las acciones
de la empresa no tienen efectos significativos sobre la sociedad. El directivo amoral
actuará siempre dentro del marco legal, pero evitará cualquier implicación de reglas
éticas en la gestión de la empresa.

 LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

La administración de una empresa lleva aparejada una serie de actitudes y acciones que
repercuten en todo el entorno inmediato y no tan cercano a la misma. Transportes de
mercancías peligrosas, incitación al consumo de productos peligrosos para la salud (tabaco,
alcohol, etc.), apertura o cierre de centros de trabajo, contaminación de naturaleza variada,
catástrofes, deforestación, nuevos productos que modifican los hábitos, accidentes laborales,
aumento de la calidad de vida de la comunidad cercana, son algunos ejemplos de la infinidad de
los efectos y consecuencias que puede acarrear la gestión empresarial.

Desde el instante en que se acepta que las acciones de la empresa afectan al ambiente que
la rodea de formas muy diversas, aparece el debate sobre la responsabilidad social. El
reconocimiento de los efectos reales de la conducta empresarial, tanto de manera global como
también identificando los grupos afectados, es un primer paso para el planteamiento de
pautas para definir los límites de dicha responsabilidad.

Pero no todo el mundo está de acuerdo en definir los límites de dicha responsabilidad
por las acciones u omisiones empresariales. Por un lado nos encontramos a quienes
piensan que el lugar de la empresa en la sociedad pasa únicamente por la producción de
determinados bienes y servicios respetando el marco legal y que cualquier otro
planteamiento más allá de la obediencia a las directrices marcadas por los accionistas,
propietarios de la empresa, queda fuera del alcance de la misma. Los poderes públicos son los
que deben promover y tomar medidas de índole social, limitándose la organización a contribuir
a las mismas con el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Los defensores de la
inexistencia de responsabilidad alguna ante la sociedad por parte de las empresas creen
que los gastos realizados en acciones sociales no se compensan con los beneficios

Página 21 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

obtenidos y que la mejor manera de contribuir al bienestar social es emplear esos


recursos en lograr un precio más bajo y una calidad más alta de los productos
fabricados.

En el otro extremo se halla la postura de la sensibilidad social, la cual conlleva un


grado de responsabilidad más amplio. En este caso se toma partido de forma voluntaria por
asuntos de interés público y se participa en la prevención y solución de problemas sociales.

Este posicionamiento puede llevarse a cabo de forma reactiva o proactiva, es decir,


la conducta social de la empresa puede obedecer a exigencias y presiones extralegales de
grupos afectados por la misma, como sindicatos, asociaciones de consumidores, comunidad
local, etc. o convertirse en pionero de iniciativas sociales sin necesidad de indicaciones
externas.

Los grupos afectados por la actividad empresarial pueden pertenecer al entorno


inmediato de la empresa o bien a un círculo más alejado, aunque siempre relacionado
con ella, que constituiría su entorno general. Entre los primeros encontramos a clientes
que al margen de sus derechos legales pueden esperar atención más directa, mejor calidad de
producto, etc.; proveedores: colaboración técnica, minimización y reciclado de residuos;
empleados: acciones que van más allá de las obligaciones legales, como asistencia familiar,
guardería, cuotas para minusválidos o mayores, horarios adaptables, etc.; y accionistas. Los
beneficiarios del entorno general están representados en la comunidad local donde la
empresa ejerce su actividad y se nutre en buena medida de mano de obra y servicios y en la
sociedad en general como sujeto pasivo de residuos, ruidos, polución y otras agresiones
ecológicas. Afortunadamente, cada vez son más las empresas con iniciativas humanitarias,
culturales, deportivas o ecológicas en forma de convenios, patrocinios, fundaciones o simples
colaboraciones.

Una representación estructurada y formalizada de todos los beneficios y perjuicios


que en materia social ocasionaría una empresa en el ejercicio de su actividad podría
reflejarse en la denominada «contabilidad social». En ella, mediante un proceso de
cuantificación no económica y no exenta de dificultades, se realizaría un balance y una
cuenta de resultados sociales que ayudarían a conocer la situación y evolución de la empresa
con respecto a la responsabilidad social. La auditoría social, como compromiso de evaluación
sistemática y periódica de las facetas donde la empresa haya efectuado alguna acción influyente
en el entorno: empleo, medio ambiente, seguridad, etc., conformaría el peldaño más alto en la
toma de conciencia sobre la determinación de su responsabilidad social.

Hay una visión de la responsabilidad social en relación al carácter interno ó externo de la


empresa, así podemos considerar dos tipos de responsabilidades sociales en la empresa:
responsabilidades sociales internas y responsabilidades sociales externas, cada una de ellas
con sus características

Las empresas que actúan en un país aportan: productos, trabajo, rentas (de capital y
trabajo), capacidad de crecimiento, innovaciones, calidad de vida... El empresario, desde el
mismo instante que crea y pone en marcha una empresa, adquiere un compromiso ineludible
del ejercicio de esta función a través del cumplimiento de sus responsabilidades. Estas
responsabilidades sociales pueden tener un carácter o perfil interno o externo.

Las responsabilidades sociales internas de las empresas se visualizan en cuatro y


están interconectadas:

Página 22 de 23
TEMA 2 LA EMPRESA

 Responsabilidad social en los productos.

 Responsabilidad social en la creación de riqueza.

 Responsabilidad social en el desarrollo de las personas.

 Responsabilidad social en la garantía de supervivencia del sistema.

Las responsabilidades sociales externas de la empresa:

 Son todas subsidiarias.

 Resolver las erosiones del bien común que se den en el entorno que las rodea
(catástrofes naturales, carencia de puestos de trabajo, falta de medios para la
formación, problemas relacionados con la salud, problemas relacionados con los
más desfavorecidos).

 Fines sociales (con dedicación de parte del beneficio).

 Fomento de la CULTURA.

 El Estado es el principal responsable de estas responsabilidades y las empresas


con medios, solidariamente, deben ser lo suficientemente responsables como para
colaborar en su cumplimiento.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 ARNAL, J.C. (2003): “CREACIÓN DE EMPRESA: LOS MEJORES TEXTOS”.


Ariel. Capítulo 1 (Págs. 27 a 53); Capítulos 4 y 6.

 DRUCKER, P. (2003). “LA EMPRESA EN LA SOCIEDAD QUE VIENE”. Ediciones


Urano. Segunda parte (Oportunidades de Negocio), Págs. 83 a 125.

 GONZALEZ DOMINGUEZ, FRANCISCO JOSE (2006). “CREACIÓN DE


EMPRESAS. GUIA DEL EMPRENDEDOR”. Madrid. Ediciones Pirámide. Grupo
Anaya, S.A.

 NUENO, PEDRO (1994). “EMPRENDIENDO”. Bilbao. Ediciones Deusto S.A.

 INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICA, Directorio Central de Empresas DIRCE


http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=%2Ft37/p201&file=inebase&L=0

 INFORME MENSUAL DE LA CAIXA nº 338 – Septiembre 2010, “LAS PYMES


CLAVES DE LA RECUPERACION”.

Página 23 de 23