Está en la página 1de 22

LEY CONCURSO Y QUIEBRAS 24.

522

TITULO I

PRINCIPIOS GENERALES

ARTÍCULO 1°.- Cesación de pagos. “El estado de cesación de pagos,


cualquiera sea su causa y la naturaleza de las obligaciones a las que afecto, es
presupuesto para la apertura de los concursos regulados en esta ley, sin
perjuicio de lo dispuesto por los artículos 66 y 69.

Universalidad. El concurso produce sus efectos sobre la totalidad del


patrimonio del deudor, salvo las exclusiones legalmente establecidas respecto
de bienes determinados”.

El estado de cesación de pago importa un desequilibrio entre los compromisos


exigibles y los medios disponibles para enfrentarlos; cuando estos últimos se
revelan insuficientes (de manera regular y con cierta permanencia) para
atender a aquellos, se configura la impotencia patrimonial técnicamente
llamada insolvencia o estado de cesación de pagos.

La salvedad final del párrafo 1 del Art. 1 de ña LCQ, refiere a casos en los
cuales puede existir concurso sin E de C de P del patrimonio del sujeto
concursado. Se mencionan expresamente al concurso en caso de
agrupamiento (Art. 66 LCQ) y al acuerdo preventivo extrajudicial (Art. 69 LCQ).
No son ellos, sin embargo, los únicos casos excepcionales de concurso sin
insolvencia.

La universalidad es una de las características de los procesos concursales, la


cual tiene dos expresiones: a) Objetiva: se refiere a los bienes comprendidos y
se expresa en la disposición del Art. 1, que extiende los efectos del concurso
sobre todo el patrimonio del deudor (arts 242 y 743 CCyC), y b) Subjetiva:
refiere a los sujetos involucrados (todos los acreedores).

Ahora bien ambas expresiones de este principio no son absolutas, ya que


existen bienes del deudor y acreedores de este, exceptuados del tratamiento
concursal, sin embargo como toda excepción deben de estar expresamente
determinadas e interpretarse restrictivamente conf. Art 108 LCQ (Bienes
excluidos)
ARTÍCULO 2°.- Sujetos comprendidos. Pueden ser declaradas en concurso
las personas de existencia visible, las de existencia ideal de carácter privado y
aquellas sociedades en las que el Estado Nacional, Provincial o municipal sea
parte, cualquiera sea el porcentaje de su participación.

Se consideran comprendidos:

1) El patrimonio del fallecido, mientras se mantenga separado del patrimonio de


sucesores.

2) Los deudores domiciliados en el extranjero respecto de bienes existentes en


el país.

No son susceptibles de ser declaradas en concurso, las personas reguladas


por Leyes Nros. 20.091, 20.321 y 24.241, así como las excluidas por leyes
especiales.

a) La regla general es que pueden ser declaradas en concurso las personas de


existencia visible (PH), las personas de existencia ideal de carácter privado (PJ
PRIVADAS).

b) El patrimonio del fallecido: esta regla concuerda con las disposiciones de la


ley civil. La indivisión hereditaria solo cesa con la partición. Si la partición
incluye bienes registrables, es oponible a los terceros desde su inscripción en
los registros respectivos (Art. 2362 CCyC). El art. 2360 CCyC prescribe que la
masa indivisa insolvente puede someterse a CP o Quiebra, a solicitud de los
copropietarios de la masa o de los acreedores, y de acuerdo con las
disposiciones de la ley concursal. El CP de la masa indivisa insolvente se rige
por el Art. 8 de la LCQ, que legitima a cualquiera de los herederos a solicitarlo,
sujetando la petición a la posterior ratificación de todos los coherederos.

El pedido de quiebra de dicha masa también puede formularlo los acreedores,


conforme a las reglas aplicables a la legitimación para solicitar la quiebra (conf.
Arts. 80 a 82 LCQ). Al respecto no rige las exclusiones del Art. 81 de la LCQ,
pues este Concurso carece de efectos personales. Solo alcanza a la
universalidad de los bienes. Así, si fuera una quiebra, ella no acarrearía
inhabilitaciones personales.
c) Respecto de la regla del Art. 2 inc. 2, atribuye jurisdicción internacional al
juez argentino al solo efecto de que, mediante esta declaración de quiebra,
liquide esos bienes y distribuya su producto. Es una excepción al principio
general vigente, según el cual el domicilio del deudor determina la ley aplicable
y la competencia judicial en materia de concursos.

d) Las entidades financieras no pueden ser sujetos del CP, pero si pueden ser
declaradas en quiebra. Pero la quiebra de las entidades financieras tienen un
régimen diferenciado (21.526), y la LCQ solo se aplica cuando sea necesario y
en tanto sea compatible.

e) Las entidades aseguradoras tampoco pueden ser sujetos de CP. Cuando


son insolventes pueden ser liquidadas judicialmente.

f) Los bienes fideicomitidos se consideran patrimonio separado de los


patrimonios del fiduciario y del fiduciante. (Conf. Art. 1687 CCyC). La
insolvencia, llamada insuficiencia, de los bienes en fideicomiso no da lugar a su
declaración en quiebra pero si a su liquidación.

g) Las entidades insolventes dedicadas a la actividad deportiva pueden ser


declaradas en CP o en Quiebra, pero tiene la posibilidad de optar por un
régimen especial de fideicomiso de administración con control judicial,
consagrado por la ley 25.284.

h) Las Administradoras de fondos de jubilación y pensión (AFJP) fueron


excluidas del régimen de la LCQ y su eventual liquidación por insolvencia debía
regirse por la ley 24.241. En 2.008, la ley 26.425 dispuso la unificación del
Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones en un único régimen previsional
público que se denomina Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). En
consecuencia el régimen de capitalización previsional que administraban las
AFJP fue absorbido y sustituido por un régimen previsional de reparto.

i) Las PJ de carácter público, están excluidas del régimen concursal. Ver Art
146 CCyC.

j) Las asociaciones mutuales (ley 20.321) estaban excluidas del régimen


concursal, según la redacción originaria del art. 37 de la ley 20.321 que
establecía “Las asociaciones mutualistas no podrán ser concursadas
civilmente”. Sin embargo, a partir del 02.01.01 con la publicación de la ley
25.374, sustituyo el art 37 de la ley 20.321 por el siguiente “las mutuales
quedan comprendidas en el régimen de la ley 24.522”. En consecuencia, las
asociaciones mutuales son sujetos de los concursos y debe entenderse
derogada la mención del último párrafo del Art 2 de la ley 24.522 a las
personas reguladas por la ley 20.321.

ARTÍCULO 3°.- Juez competente. Corresponde intervenir en los concursos al


juez con competencia ordinaria, de acuerdo a las siguientes reglas:

1) Si se trata de personas de existencia visible, al del lugar de la sede de la


administración de sus negocios; a falta de éste, al del lugar del domicilio.

2) Si el deudor tuviere varias administraciones es competente el juez del lugar


de la sede de la administración del establecimiento principal; si no pudiere
determinarse esta calidad, lo que es el juez que hubiere prevenido.

3) En caso de concurso de personas de existencia ideal de carácter privado


regularmente constituidas, y las sociedades en que el Estado Nacional,
Provincial o Municipal sea parte -con las exclusiones previstas en el Artículo 2 -
entiende el juez del lugar del domicilio.

4) En el caso de sociedades no constituidas regularmente, entiende el juez del


lugar de la sede; en su defecto, el del lugar del establecimiento o explotación
principal.

5) Tratándose de deudores domiciliados en el exterior, el juez del lugar de la


administración en el país; a falta de éste, entiende el del lugar del
establecimiento, explotación o actividad principal, según el caso.
 En los concursos de PH es de aplicación la regla de la LCQ que
determina la competencia judicial en función del lugar de la “sede de la
administración” (conf. Art 3 incs. 1 y 2 LCQ). En su defecto para
establecer la competencia según el “lugar del domicilio” se debe
remitirse a las reglas civiles que regulan el domicilio de la PH. En función
de ella, la competencia judicial en el concurso de la PH se establece
conforme a la siguiente regla: si “ejerce actividad profesional o
económica” (y no hay “sede de administración”) atendiendo al lugar
donde ejerce esa actividad; en su defecto, por el lugar de la “residencia
habitual” (conf. Art. 73 CCyC).
 El domicilio de la PJ privada es el fijado en sus estatutos o en la
autorización que se le dio para funcionar (art. 152 CCYC).

ARTÍCULO 4.- Concursos declarados en el extranjero. La declaración de


concurso en el extranjero es causal para la apertura del concurso en el país, a
pedido del deudor o del acreedor cuyo crédito debe hacerse efectivo en la
REPUBLICA ARGENTINA. Sin perjuicio de lo dispuesto en los tratados
internacionales, el concurso en el extranjero, no puede ser invocado contra los
acreedores cuyos créditos deban ser pagados en la REPUBLICA ARGENTINA,
para disputarles derechos que éstos pretenden sobre los bienes existentes en
el territorio ni para anular los actos que hayan celebrado con el concursado.

Pluralidad de concursos. Declarada también la quiebra en el país, los


acreedores pertenecientes al concurso formado en el extranjero actuarán sobre
el saldo, una vez satisfechos los demás créditos verificados en aquélla.

Reciprocidad. La verificación del acreedor cuyo crédito es pagadero en el


extranjero y que no pertenezca a un concurso abierto en el exterior, está
condicionada a que se demuestre que, recíprocamente, un acreedor cuyo
crédito es pagadero en la REPUBLICA ARGENTINA puede verificarse y cobrar
-en iguales condiciones- en un concurso abierto en el país en el cual aquel
crédito es pagadero.

Paridad en los dividendos. Los cobros de créditos quirografarios con


posterioridad a la apertura del concurso nacional, efectuados en el extranjero,
serán imputados al dividendo correspondiente a sus beneficiarios por causas
de créditos comunes. Quedan exceptuados de acreditar la reciprocidad los
titulares de créditos con garantía real.
 Las normas que surgen de este Articulo son las siguientes:
a) Presupuesto para la apertura de la quiebra en el país: como regla general
para iniciar un proceso concursal en necesario demostrar el “estado de
cesación de pago del deudor”. Sin embargo el 1er párrafo del art. 4 presenta
una excepción a esta regla “la declaración de concurso en el extranjero es
causal para la apertura de la quiebra en el país”. Es decir, que en este caso se
prescinde de la necesidad de demostrar el “estado de cesación de pago”. El
pedido de apertura puede hacerlo el mismo deudor o cualquier acreedor cuyo
crédito deba hacerse efectivo en la Argentina.
b) Protección de los créditos locales: créditos locales son aquellos que deben
ser pagador en la Argentina, independientemente de la nacionalidad o el
domicilio de los titulares (acreedores) y créditos extranjeros son aquellos que
deben ser pagador en el exterior. De acuerdo a esta norma no podrá invocarse
el concurso declarado en el extranjero para disputarles derechos sobre bienes
existentes en la Argentina a los acreedores con créditos locales. Del mismo
modo, no podrá invocarse el concurso declarado en el extranjero para anular
los actos realizados entre los acreedores con créditos locales y el concursado.
C) Concurrencia en la quiebra en la Argentina por parte de los acreedores
pertenecientes al concurso formado en el extranjero: si se declara la quiebra en
la Argentina, los acreedores pertenecientes al concurso formado en el
extranjero podrán concurrir únicamente sobre el saldo de aquella, es decir
luego de satisfechos los créditos verificados pertenecientes a la quiebra
declarada en nuestro país.
d) Reciprocidad de condiciones: supongamos que un acreedor cuyo crédito es
pagadero en el extranjero (y que no pertenece a un concurso abierto en el
exterior) quiere verificar su crédito en el concurso abierto en la Argentina, podrá
hacerlo siempre que la legislación del país donde su crédito fuera pagadero
permitiera a un acreedor con crédito pagadero en la Argentina verificar y cobrar
su crédito en aquel país. La demostración de la reciprocidad pesara sobre el
acreedor que quisiera verificar en el concurso abierto en nuestro país.
Excepción: no necesitaran acreditar la reciprocidad aquellos que fueran
titulares de créditos con garantía real sobre bienes ubicados en nuestro país.
e) Igualdad en el cobre de dividendos: si luego de la apertura del concurso
argentino algún acreedor cobra al deudor parte de su crédito en el extranjero,
deberá disminuírsele su participación en el dividendo concursal argentino, en
proporción al beneficio obtenido en el exterior. Ej: Facundo verifico su crédito
por $ 8.000; cobro en el extranjero $ 3.000; en el concurso argentino se paga el
50% de los créditos, por lo tanto a Facundo le tocara cobrar $ 4.000. Como ya
cobro $3.000 en el extranjero, solo le restara cobrar $1.000 en el concurso
argentino.

TITULO II

CONCURSO PREVENTIVO
CAPITULO I

REQUISITOS

SECCION I

Requisitos sustanciales

ARTICULO 5°.- Sujetos. Pueden solicitar la formación de su concurso


preventivo las personas comprendidas en el Artículo 2, incluidas las de
existencia ideal en liquidación.

ARTICULO 6°.- Personas de existencia ideal. Representación y


ratificación. Tratándose de personas de existencia ideal, privada o pública, lo
solicita el representante legal, previa resolución, en su caso, del órgano de
administración.

Dentro de los TREINTA (30) días de la fecha de la presentación, deben


acompañar constancia de la resolución de continuar el trámite, adoptada por la
asamblea, reunión de socios u órgano de gobierno que corresponda, con las
mayorías necesarias para resolver asuntos ordinarios.

No acreditado este requisito, se produce de pleno derecho la cesación del


procedimiento, con los efectos del desistimiento de la petición.
 En la solicitud de CP de personas de existencia ideal deben atenderse
las siguientes reglas:
a) Decisión de pedir el CP: corresponde al órgano de administración respectivo.
b) Petición judicial de formación o apertura concursal: corresponde al
representante legal de la persona de existencia ideal, o a un representante
voluntario con facultad especial (art. 9 LCQ). Cualquiera de ambos debe
justificar, con la solicitud, el carácter que invoca y la previa decisión del órgano
de administración referida precedentemente. Esto último seria innecesario
cuando el representante legal es, a la vez, el órgano de administración, o
cuando todos los integrantes de este suscriben la petición.
c) Decisión de continuar el trámite: incumbe al órgano de gobierno. La toma de
tal decisión ha de justificarse judicialmente dentro de los 30 días de la fecha de
iniciación del trámite. El plazo es de días hábiles judiciales y perentorios (art
273, incs 1 y 2 LCQ).
En caso de incumplimiento de lo referido en A y B, se rechazara la petición. Si
no se cumple la exigencia del punto C, se produce de pleno derecho la
cesación del procedimiento. Tanto el rechazo de una solicitud de CP, como el
desistimiento, impiden formular una nueva petición dentro del año posterior si
hay pendiente pedidos de quiebra contra el mismo sujeto (art 31 in fine, LCQ).

ARTICULO 7°.- Incapaces e inhabilitados. En casos de incapaces o


inhabilitados, la solicitud debe ser efectuada por sus representantes legales y
ratificada, en su caso, por el juez que corresponda, dentro de los TREINTA (30)
días contados desde la presentación. La falta de ratificación produce los
efectos indicados en el último párrafo del artículo anterior.
 El patrimonio de las PH incapaces o inhabilitadas pueden ser sometido a
CP. La solicitud de apertura del proceso preventivo concursal, y la
posterior participación en dicho juicio, corresponden al representante
legal (padres, apoyo, tutor, curador). La decisión de solicitar el concurso
incumbe a dicho representante legal, pero en todo caso, debe ser
convalidada por la decisión confirmatoria del juez de la tutela, curatela o,
en su caso, el magistrado competente. La eventual decisión denegatoria
impide continuar el trámite concursal, el cual cesa de pleno derecho con
los efectos del desistimiento (art 31 in fine, LCQ). Ver Art. 100 CCyC.
ARTICULO 8°.- Personas fallecidas. Mientras se mantenga la separación
patrimonial, cualquiera de los herederos puede solicitar el concurso
preventivo en relación al patrimonio del fallecido. La petición debe ser
ratificada por los demás herederos, dentro de los TREINTA (30) días.
Omitida la ratificación, se aplica el último párrafo del Artículo 6.
 La masa hereditaria insolvente puede ser declarada en concurso
mientras se mantenga indivisa (conf. Art. 2, LCQ). Quien solicita el CP
del patrimonio del fallecido, debe justificar (con su presentación) el
carácter de heredero a través de la respectiva declaratoria. Dentro de los
siguientes 30 días debe acreditar la ratificación de todos los demás
coherederos. La falta de justificación del carácter de heredero del
peticionante determina el rechazo de su petición. La no acreditación de
la ratificación hace aplicable la última parte del art. 6 (produce de pleno
derecho la cesación del procedimiento, con los efectos del desistimiento
de la petición).
ARTÍCULO 9°.- Representación voluntaria. La apertura del concurso
preventivo puede ser solicitada, también por apoderado con facultad
especial.
 Tanto las PH como las PJ pueden solicitar su CP a través de un
representante convencional, pero deben conferirle facultad especial al
efecto. Los poderes generales son insuficientes y justifican el rechazo de
la solicitud formulada por un mandatario de este tipo.

ARTÍCULO 10.- Oportunidad de la presentación. El concurso preventivo


puede ser solicitado mientras la quiebra no haya sido declarada.
 Esta disposición debe entendérsela en armonía con los arts. 31 in fine,
59 in fine, 84 y 90 de la LCQ así:
a) El CP puede solicitarse aunque existieran pendientes pedidos de quiebra,
salvo que fuere aplicable la regla de inadmisibilidad del art. 31 in fine LCQ.
La sola presentación del deudor solicitando formación de CP produce la
detención del procedimiento en las solicitudes pendientes de quiebra. Este
efecto tiene lugar sin que sea menester esperar a la apertura del CP.
Recién después de desestimada definitivamente dicha apertura, se puede
reanudar el trámite de las peticiones de quiebra.
La demanda de CP puede, idóneamente, presentarse aun vencido el plazo
concedido al deudor para su defensa en el art. 84 LCQ, mientras la
sentencia de quiebra no se hubiese dictado.
b) Incluso después de dictada la quiebra, en ciertos casos contemplados
por los arts. 90 a 93 LCQ puede lograrse la conversión de ella en CP.
c) No puede solicitarse CP dentro del periodo de inhibición regulado por el
art. 59 in fine LCQ.
ARTÍCULO 11.- Requisitos del pedido. Son requisitos formales de la
petición de concurso preventivo:

1) Para los deudores matriculados y las personas de existencia ideal


regularmente constituidas, acreditar la inscripción en los registros
respectivos. Las últimas acompañarán, además, el instrumento constitutivo
y sus modificaciones y constancia de las inscripciones pertinentes.

Para las demás personas de existencia ideal, acompañar, en su caso, los


instrumentos constitutivos y sus modificaciones, aun cuando no estuvieron
inscriptos.

2) Explicar las causas concretas de su situación patrimonial con expresión


de la época en que se produjo la cesación de pagos y de los hechos por los
cuales ésta se hubiera manifestado.

3) Acompañar un estado detallado y valorado del activo y pasivo


actualizado a la fecha de presentación, con indicación precisa de su
composición, las normas seguidas para su valuación, la ubicación, estado y
gravámenes de los bienes y demás datos necesarios para conocer
debidamente el patrimonio. Este estado de situación patrimonial debe ser
acompañado de dictamen suscripto por contador público nacional.

4) Acompañar copia de los balances u otros estados contables exigidos al


deudor por las disposiciones legales que rijan su actividad, o bien los
previstos en sus estatutos o realizados voluntariamente por el concursado,
correspondientes a los TRES (3) últimos ejercicios. En su caso, se deben
agregar las memorias y los informes del órgano fiscalizador.

5) Acompañar nómina de acreedores, con indicación de sus domicilios,


montos de los créditos, causas, vencimientos, codeudores, fiadores o
terceros obligados o responsables y privilegios. Asimismo, debe acompañar
un legajo por cada acreedor, en el cual conste copia de la documenta
sustentatoria de la deuda denunciada, con dictamen de contador público
sobre la correspondencia existente entre la denuncia del deudor y sus
registros contables o documentación existente y la inexistencia de otros
acreedores en registros o documentación existente. Debe agregar el detalle
de los procesos judiciales o administrativos de carácter patrimonial en
trámite o con condena no cumplida, precisando su radicación.

6) Enumerar precisamente los libros de comercio y los de otra naturaleza


que lleve el deudor, con expresión del último folio utilizado, en cada caso, y
ponerlos a disposición del juez, junto con la documentación respectiva.

7) Denunciar la existencia de un concurso anterior y justificar, en su caso,


que no se encuentra dentro del período de inhibición que establece el
artículo 59, o el desistimiento del concurso si lo hubiere habido.

8) Acompañar nómina de empleados, con detalle de domicilio, categoría,


antigüedad y última remuneración recibida. Deberá acompañarse también
declaración sobre la existencia de deuda laboral y de deuda con los
organismos de la seguridad social certificada por contador público.
El escrito y la documentación agregada deben acompañarse con DOS (2)
copias firmadas.

Cuando se invoque causal debida y válidamente fundada, el juez debe


conceder un plazo improrrogable de DIEZ (10) días, a partir de la fecha de
la presentación, para que el interesado dé cumplimiento total a las
disposiciones del presente artículo.
 La enunciación de estos requisitos formales es taxativa: no pueden
agregarse otros por vía interpretativa, pero también ha de tenerse en
cuenta que la omisión de cualquiera de ellos determina el rechazo de la
petición.
No basta con pedir el plazo de 10 días para completar los requisitos
incumplidos al tiempo de la presentación; el pedido debe fundarse con
expresión de causa que, a juicio del juez, sea suficiente. Si así se
considera, el plazo comienza a correr desde la fecha de la presentación, no
desde el día en que se concede, y se cuenta por días hábiles judiciales.
ARTÍCULO 12.- Domicilio procesal. El concursado y en su caso, los
administradores y los socios con responsabilidad ilimitada, deben constituir
domicilio procesal en el lugar de tramitación del juicio. De no hacerlo en la
primera presentación, se lo tendrá por constituido en los estrados del
juzgado, para todos los efectos del concurso.
 Nada impide que posteriormente, se cumpla con la constitución del
domicilio procesal que, en tal caso, surtirá efectos desde su constitución.

CAPITULO II

APERTURA

SECCION I

Resolución Judicial

ARTÍCULO 13.- Término. Presentado el pedido o, en su caso, vencido el


plazo que acuerde el juez, éste se debe pronunciar dentro del término de
CINCO (5) días.

Rechazo. Debe rechazar la petición, cuando el deudor no sea sujeto


susceptible de concurso preventivo, si no se ha dado cumplimiento al
artículo 11, si se encuentra dentro del período de inhibición que establece el
artículo 59, o cuando la causa no sea de su competencia. La resolución es
apelable.
 Para decidir la apertura del CP o el rechazo de la petición, el análisis
judicial, se encuentra doblemente limitado. En lo temporal, por el breve
plazo de 5 días dentro de los cuales el juez debe emitir el
pronunciamiento; en lo material, por los elementos que solo el deudor
aporta, con su presentación inicial o dentro del plazo que se le otorgue
conf. Art 11 in fine.
 La tarea judicial consiste en verificar en primer lugar el cumplimiento de
los requisitos formales del art 11, para obtener el convencimiento sobre
la admisibilidad formal de la apertura concursal peticionada. En caso de
duda sobre el cumplimiento de alguno de estos requisitos, la
interpretación judicial debería ser a favor de la apertura concursal.
 Los presupuestos sustanciales también pueden y deben ser analizados
por el juez, sin embargo debido a la amplitud de sujetos que pueden
legalmente solicitar CP (arts. 2 y 5 LCQ), torna infrecuente el rechazo
fundado en no ser el peticionario susceptible de CP. En cuanto al
presupuesto objetivo concursal, el juez está facultado para analizar el
estado patrimonial del peticionario y, proceder al rechazo de la petición
si concluyese que no hay cesación de pagos. Pero en la práctica judicial
se interpreta a la demanda o solicitud de iniciación del CP como
confesión (en juicio) del estado de cesación de pago.
 Finalmente, si la solicitud de apertura concursal se propone ante un juez
incompetente, este debe así declararse y no abrir el concurso.

ARTÍCULO 14.- Resolución de apertura. Contenido. Cumplidos en


debido tiempo los requisitos legales, el juez debe dictar resolución que
disponga:

1) La declaración de apertura del concurso preventivo, expresando el


nombre del concursado y, en su caso, el de los socios con responsabilidad
ilimitada.

2) La designación de audiencia para el sorteo del síndico.

3) La fijación de una fecha hasta la cual los acreedores deben presentar sus
pedidos de verificación al síndico, la que debe estar comprendida entre los
QUINCE (15) y los VEINTE (20) días, contados desde el día en que se
estime concluirá la publicación de los edictos.

4) La orden de publicar edictos en la forma prevista por los artículos 27 y


28, la designación de los diarios respectivos y, en su caso, la disposición de
las rogatorias, necesarias.

5) La determinación de un plazo no superior a los TRES (3) días, para que


el deudor presente los libros que lleve referidos a su situación económica,
en el lugar que el juez fije dentro de su jurisdicción, con el objeto de que el
secretario coloque nota datada a continuación del último asiento, y proceda
a cerrar los espacios en blanco que existieran.

6) La orden de anotar la apertura del concurso en el Registro de Concursos


y en los demás, que corresponda, requiriéndose informe sobre la existencia
de otros anteriores.

7) La inhibición general para disponer y gravar bienes registrables del


deudor y, en su caso, los de los socios ilimitadamente responsables,
debiendo ser anotadas en los registros pertinentes.
8) La intimación al deudor para que deposite judicialmente, dentro de los
TRES (3) días de notificada la resolución, el importe que el juez estime
necesario para abonar los gastos de correspondencia.

9) Las fechas en que el síndico deberá presentar el informe individual de los


créditos y el informe general.

10) La fijación de una audiencia informativa que se realizará con cinco (5)
días de anticipación al vencimiento del plazo de exclusividad previsto en el
artículo 43. Dicha audiencia deberá ser notificada a los trabajadores del
deudor mediante su publicación por medios visibles en todos sus
establecimientos
11) Correr vista al síndico por el plazo de diez (10) días, el que se
computará a partir de la aceptación del cargo, a fin de que se pronuncie
sobre:

a) Los pasivos laborales denunciados por el deudor;

b) Previa auditoría en la documentación legal y contable, informe sobre la


existencia de otros créditos laborales comprendidos en el pronto pago.

12) El síndico deberá emitir un informe mensual sobre la evolución de la


empresa, si existen fondos líquidos disponibles y el cumplimiento de las
normas legales y fiscales

13) La constitución de un comité de control, integrado por los tres (3)


acreedores quirografarios de mayor monto, denunciados por el deudor y un
(1) representante de los trabajadores de la concursada, elegido por los
trabajadores.
 La apertura del CP se resuelve por una verdadera sentencia, esta
debe contener todos los requisitos propios de una sentencia judicial,
principalmente motivación suficiente.
 A partir del dictado de esta sentencia se abre el proceso universal y
se producen los efectos propios del CP, con relación al deudor y a
los acreedores. La sentencia de apertura es irrecurrible.
 Desde la aceptación del cargo comienza a correr el plazo de 10 días
hábiles judiciales (art. 273, inc. 1) para que el síndico lleve a cabo la
auditoria del pasivo laboral y emita el correspondiente dictamen,
según lo estable los puntos A y B del inc. 11. Al efecto, el síndico
deberá compulsar la documentación “legal y contable” del deudor y
comparara los resultados que de ella se extraigan, con la nómina y
los montos de los créditos laborales denunciados por el deudor en
oportunidad de su presentación en CP (art. 11, inc. 5 LCQ). La ley
exige que el síndico se pronuncie sobre lo siguiente:
a) Si los acreedores indicados por el deudor en oportunidad de la
presentación en concurso se corresponden con la documentación auditada;
b) Si los créditos (montos, causas, privilegios, vencimientos, etc.)
reconocidos por el deudor (al presentarse en concurso) a los acreedores
laborales por el denunciados, se corresponden con la documentación
auditada; y
c) Si existen otros acreedores laborales susceptibles de ser beneficiarios
con el pronto pago (art. 16, párr. 2 y ss. LCQ), emergentes de la
documentación auditada y no denunciados por el deudor en oportunidad de
la presentación en concurso. Esta fundada opinión debe conducir a la
elaboración de una lista depurada de créditos laborales que el síndico
considera susceptibles de ser satisfechos de inmediato, vía pronto pago, sin
necesidad de solicitud expresa de los respectivos acreedores (art. 16 párr.
2, in fine “que surjan del informe mencionado en el inc. 11 del art. 14”). Esa
lista puede incluir créditos no denunciados por el deudor al presentarse en
concurso, o excluir, total o parcialmente, créditos que aquel hubiera incluido,
en su momento, en la nómina del art. 11, inc. 5.
 El inc. 12, sobre el informe mensual que el síndico debe producir
apunta a identificar la existencia de fondos líquidos disponibles para,
en caso de existir, poder efectuar los prontos pagos pendientes.
 El inc. 13, en la resolución de la apertura, el juez debe declarar
constituido un “comité de control” y designar como miembros de el a
los 3 acreedores quirografarios de mayor monto, denunciados por el
deudor, más 1 representante de los trabajadores elegidos por estos.
Este comité permanece con esa integración hasta tanto sea
reemplazado por un 2do comité que se constituirá en la oportunidad
señalada por el art. 42. Este último ha de ser finalmente sustituido
por el comité definitivo que controlara el acuerdo preventivo, como lo
establece el art. 42 (ver art. 260, LCQ).
SECCION II

Efectos de la apertura

ARTÍCULO 15.- Administración del concursado. El concursado conserva


la administración de su patrimonio bajo la vigilancia del síndico.
 A diferencia de la quiebra, cuyo efecto característico es el
desapoderamiento, en el CP el deudor queda al frente de la
administración de su patrimonio. Pero sufre una serie de
restricciones y prohibiciones. Tres categorías de actos pueden
distinguirse:
a) Actos prohibidos;
b) Actos sujetos a autorización judicial y;
c) Actos realizables libremente, aunque bajo la vigilancia del síndico; son
estos los actos ordinarios de administración y los actos conservatorios; el
deudor decide libremente su realización u omisión, sin que deba consultar
con el síndico ni con el juez del concurso. Sin embargo, el síndico
igualmente debe observar y denunciar al tribunal la realización de actos en
perjuicio evidente para los acreedores o cualquier grave irregularidad que
pueda llevar a la separación del deudor de la administración (art. 17).
ARTÍCULO 16.- Actos prohibidos. El concursado no puede realizar actos
a título gratuito o que importen alterar la situación de los acreedores por
causa o título anterior a la presentación.

Pronto pago de créditos laborales. Dentro del plazo de diez (10) días de
emitido el informe que establece el artículo 14 inciso 11), el juez del
concurso autorizará el pago de las remuneraciones debidas al trabajador,
las indemnizaciones por accidentes de trabajo o enfermedades laborales y
las previstas en los artículos 132 bis, 212, 232, 233 y 245 a 254, 178, 180 y
182 del Régimen de Contrato de Trabajo aprobado por la ley 20.744; las
indemnizaciones previstas en la ley 25.877, en los artículos 1º y 2º de la ley
25.323; en los artículos 8º, 9º, 10, 11 y 15 de la ley 24.013; en el artículo 44
y 45 de la ley 25.345; en el artículo 52 de la ley 23.551; y las previstas en
los estatutos especiales, convenios colectivos o contratos individuales, que
gocen de privilegio general o especial y que surjan del informe mencionado
en el inciso 11 del artículo 14.

Para que proceda el pronto pago de crédito no incluido en el listado que


establece el artículo 14 inciso 11), no es necesaria la verificación del crédito
en el concurso ni sentencia en juicio laboral previo.

Previa vista al síndico y al concursado, el juez podrá denegar total o


parcialmente el pedido de pronto pago mediante resolución fundada, sólo
cuando existiere duda sobre su origen o legitimidad, se encontraren
controvertidos o existiere sospecha de connivencia entre el peticionario y el
concursado.

En todos los casos la decisión será apelable.


La resolución judicial que admite el pronto pago tendrá efectos de cosa
juzgada material e importará la verificación del crédito en el pasivo
concursal.

La que lo deniegue, habilitará al acreedor para iniciar o continuar el juicio de


conocimiento laboral ante el juez natural.

No se impondrán costas al trabajador en la solicitud de pronto pago,


excepto en el caso de connivencia, temeridad o malicia.

Los créditos serán abonados en su totalidad, si existieran fondos líquidos


disponibles. En caso contrario y hasta que se detecte la existencia de los
mismos por parte del síndico se deberá afectar el tres por ciento (3%)
mensual del ingreso bruto de la concursada.

El síndico efectuará un plan de pago proporcional a los créditos y sus


privilegios, no pudiendo exceder cada pago individual en cada distribución
un monto equivalente a cuatro (4) salarios mínimos vitales y móviles.

Excepcionalmente el juez podrá autorizar, dentro del régimen de pronto


pago, el pago de aquellos créditos amparados por el beneficio y que, por su
naturaleza o circunstancias particulares de sus titulares, deban ser
afectados a cubrir contingencias de salud, alimentarias u otras que no
admitieran demoras.

En el control e informe mensual, que la sindicatura deberá realizar, incluirá


las modificaciones necesarias, si existen fondos líquidos disponibles, a los
efectos de abonar la totalidad de los prontos pagos o modificar el plan
presentado.

Actos sujetos a autorización. Debe requerir previa autorización judicial


para realizar cualquiera de los siguientes actos: los relacionados con bienes
registrables; los de disposición o locación de fondos de comercio; los de
emisión de debentures con garantía especial o flotante; los de emisión de
obligaciones negociables con garantía especial o flotante; los de
constitución de prenda y los que excedan de la administración ordinaria de
su giro comercial.

La autorización se tramita con audiencia del síndico y del comité de control;


para su otorgamiento el juez ha de ponderar la conveniencia para la
continuación de las actividades del concursado y la protección de los
intereses de los acreedores.

 En el CP son actos legalmente prohibidos los siguientes:


a) Actos a título gratuito, es decir, todos aquellos que importen una
disposición de bienes, sin contraprestación correlativa a favor del
concursado.
b) Actos que importen alterar la situación de los acreedores anteriores a la
presentación. La disposición legal tienda a hacer efectivo la pars condicio
creditorium y por ello prohíbe que el deudor realice cualquier acto que altere
la situación en que se hallaban los acreedores anteriores a la presentación
en concurso, al tiempo en que su deudor solicito la formación de este. (Ej: la
constitución de una garantía real a favor de un crédito quirografario anterior
a la presentación; el pago a un acreedor anterior a la presentación, etc. Esta
disposición es también demostrativa de que el CP solo incluye a los
acreedores por causa o título anteriores a la presentación, no así a los
créditos generados a posteriori de estas, a los cuales no alcanzan los
efectos concursales.
 Pronto pago de créditos laborales: el acreedor laboral tiene distintas
alternativas para el reconocimiento de su crédito, y para cobrarlo en
el concurso. Las posibilidades va desde la más sencilla (el pronto
pago automático) hasta el procedimiento más complejo de la
verificación de créditos:

 Pronto pago automático: es el camino más sencillo para percibir un


crédito laboral como lo establece el art. 16 párr. 2. Para esto es
preciso que el crédito laboral: a) sea uno de los enunciados en la
enumeración de dicho párrafo 2; b) goce de privilegio general o
especial (arts. 241, inc. 2, y 246, inc. 1); c) esté incluido en la lista
que el síndico debe elaborar de acuerdo con el art. 14, inc. 11, y d) el
juez haya autorizado el pago de los créditos incluidos en aquella lista.
Si se reúnen esas condiciones, el crédito puede ser pagado directamente por el
empleador concursado al acreedor laboral, sin que sea necesaria actividad
adicional alguna. Así, el acreedor laboral estará en condiciones de percibir un
pago luego de transcurridos 10 días hábiles judiciales (art. 273, inc. 2) de
emitido el informe del art. 14 inc. 11 de la LCQ; pues ese es el plazo máximo
que el juez tiene para dictar la resolución de autorización de estos pagos
laborales que no requieren instancia de parte.
 Pronto pago a instancia de parte interesada: cuando el crédito laboral
reúne los recaudos enunciados en los puntos A y B, pero no está
incluido en la lista elaborada por el síndico o el juez no autoriza el pago,
entonces, el acreedor laboral debe solicitarlo formalmente, por escrito,
en el concurso. Para esto, no debe obtener previamente verificación del
crédito en el concurso ni sentencia en juicio laboral. Corriéndole vista al
síndico y al concursado, por un plazo de 5 días hábiles judiciales (art.
273, inc. 1 y 2). El juez debe resolver con fundamentos, admitiendo o
desestimando (total o parcialmente) la solicitud de pronto pago; en todos
los casos, ya sea que se admita o que se rechace, total o parcialmente,
la solicitud de pronto pago, la resolución judicial es apelable.

 Verificación tempestiva del crédito: si bien la verificación del crédito


laboral no es una carga legal, pues el acreedor de esta naturaleza tiene
caminos alternativos de reconocimiento de su acreencia, no hay
obstáculo legal para que utilice voluntariamente el procedimiento de
verificación (art. 32 y ss. LCQ).

 Juicio de conocimiento ante el fuero laboral: Esta es otra vía para lograr
el reconocimiento de un crédito laboral, regula por el art. 21 LCQ. En
algunos supuestos, el juicio de conocimiento es ineludible, como ocurre
cuando el pronto pago ha sido desestimado por decisión judicial firme;
en otros casos, es opcional, como puede suceder si el juez no autoriza
el pronto pago de un acreedor el emitir el pronunciamiento del art. 16,
párr. 2, y el trabajador prefiere evitar el trámite de pronto pago,
promoviendo directamente un juicio ante el fuero laboral. Así como la ley
señala que no es necesario obtener sentencia en juicio laboral para
promover el trámite de pronto pago, no hay base legar para exigir que
deba transitarse por el pronto pago como condición previa a la
promoción o continuación del juicio laboral. En todos los casos, sin
embargo, dentro de los 6 meses posteriores a que la sentencia laboral
adquiera firmeza, debe promoverse verificación en el concurso conforme
al art. 56 de la LCQ.

 Verificación tardía del crédito: Como cualquier otro acreedor que ha


perdido la posibilidad de utilizar otros mecanismos para lograr el
reconocimiento de su crédito en el concurso, el acreedor laboral, en su
caso, puede acudir a la verificación tardía reglada por el art. 56.

 Cumplimiento del pago prontamente reconocido: Los créditos laborales


reconocidos para el pronto pago automático, o luego de finalizado el
respectivo tramite, deben pagarse en su totalidad con los fondos líquidos
existentes. El pago lo debe hacer el concursado, quien conserva la
administración de sus bienes (art. 15 LCQ). El pago inmediato, está
sujeto a 2 condiciones: la existencia de fondos líquidos y la suficiencia
de ellos para afrontar el pago total de los créditos laborales pendientes
de pronto cobro.
Si el concursado niega la existencia o la suficiencia de esos fondos,
corresponderá al juez ordenar que el síndico ratifique o rectifique la afirmación
del concursado luego de efectuar la investigación. Si el síndico concluye que
los fondos líquidos, pese a la negativa del deudor, existen y alcanzan para el
pago total de todos los créditos, la pretensión de pago deviene ejecutoria. Si el
deudor persiste en la negativa de pago voluntario, el juez puede ordenar la
incautación de los fondos para pagar en el expediente.
Si los fondos líquidos son insuficientes para cubrir la totalidad de los créditos
pendientes de pronto pago, el síndico debe efectuar un proyecto de distribución
de los fondos existentes, prorrateándolos según la cuantía y privilegios de los
créditos. Sin perjuicio de la distribución prorrateada de los fondos líquidos
habidos, cuando ellos son insuficientes o inexistentes, y hasta tanto se
compruebe que existen fondos líquidos suficientes para otra distribución parcial
o total, se deberá ir formando un fondo para satisfacer los créditos laborales de
pronto pago (total o parcialmente insatisfechos), mediante la afectación del 3%
del ingreso mensual bruto de la concursada. El juez al ordenar la constitución
de este fondo, deberá indicar la manera de materializarlo.
 Actos sujetos a autorización judicial: Se incluyen en esta categoría todos
los actos no prohibidos que excedan la administración ordinaria del giro
del deudor. Este es, quien debe pedir la autorización. Luego de
escuchado el consejo del síndico, el juez debe decidir concediendo o
denegando la autorización. La resolución es inapelable.

ARTÍCULO 17.- Actos ineficaces. Los actos cumplidos en violación a lo


dispuesto en el Artículo 16 son ineficaces de pleno derecho respecto de los
acreedores.

Separación de la administración. Además, cuando el deudor contravenga lo


establecido en los Artículos 16 y 25 cuando oculte bienes, omita las
informaciones que el juez o el síndico le requieran, incurra en falsedad en las
que produzca o realice algún acto en perjuicio evidente para los acreedores, el
juez puede separarlo de la administración por auto fundado y designar
reemplazante. Esta resolución es apelable al solo efecto devolutivo, por el
deudor.

Si se deniega la medida puede apelar el síndico.

El administrador debe obrar según lo dispuesto en los artículos 15 y 16.

Limitación. De acuerdo con las circunstancias del caso, el juez puede limitar la
medida a la designación de un coadministrador, un veedor o un interventor
controlador, con las facultades que disponga. La providencia es apelable en las
condiciones indicadas en el segundo párrafo.

En todos los casos, el deudor conserva en forma exclusiva la legitimación para


obrar, en los actos del juicio que, según esta ley, correspondan al concursado.

 Ineficacia: la realización de actos prohibidos o de actos sujetos a


autorización sin requerirla o después de denegada, acarrea como
sanción su ineficacia ipso iure. El acto continúa siendo válido entre
partes, pero es inoponible a los acreedores concurrentes.
 Separación de administración: como sanción por la comisión de los
actos previsto en esta parte del artículo, puede intervenirse judicialmente
la administración del concursado, graduándose tan intervención desde la
designación de un mero veedor hasta llegar a la separación del deudor
con el nombramiento de un administrador judicial en reemplazo de
aquel.

ARTÍCULO 18.- Socio con responsabilidad ilimitada. Efectos. Las


disposiciones de los artículos 16 y 17 se aplican respecto del patrimonio de los
socios con responsabilidad ilimitada de las sociedades concursadas.

 El régimen de administración propio del CP se aplica también a los


socios ilimitadamente responsables de la sociedad concursada, aunque
ellos no estén en concurso, como medida cautelar ante la eventualidad
de la quiebra indirecta de la sociedad que acarrearía la quiebra por
extensión de sus socios ilimitadamente responsables (art. 160 LCQ).

ARTÍCULO 19.- Intereses. La presentación del concurso produce la


suspensión de los intereses que devengue todo crédito de causa o título
anterior a ella, que no esté garantizado con prenda o hipoteca. Los intereses de
los créditos así garantizados, posteriores a la presentación, sólo pueden ser
reclamados sobre las cantidades provenientes de los bienes afectados a la
hipoteca o a la prenda.

Deudas no dinerarias. Las deudas no dinerarias son convertidas, a todos los


fines del concurso, a su valor en moneda de curso legal, al día de la
presentación o al del vencimiento, si fuere anterior, a opción del acreedor. Las
deudas en moneda extranjera se calculan en moneda de curso legal, a la fecha
de la presentación del informe del síndico previsto en el artículo 35, al solo
efecto del cómputo del pasivo y de las mayorías.

Quedan excluidos de la disposición precedente los créditos laborales


correspondientes a la falta de pago de salarios y toda indemnización derivada
de la relación laboral.

ARTÍCULO 20.- Contratos con prestación recíproca pendiente. El deudor


puede continuar con el cumplimiento de los contratos en curso de ejecución,
cuando hubiere prestaciones recíprocas pendientes. Para ello debe requerir
autorización del juez, quien resuelve previa vista al síndico. La continuación del
contrato autoriza al cocontratante a exigir el cumplimiento de las prestaciones
adeudadas a la fecha de presentación en concurso bajo apercibimiento de
resolución.

Las prestaciones que el tercero cumpla después de la presentación en


concurso preventivo, y previo cumplimiento de lo dispuesto en este precepto,
gozan del privilegio previsto por el artículo 240. La tradición simbólica anterior a
la presentación, no importa cumplimiento de la prestación a los fines de este
artículo.

Sin perjuicio de la aplicación del artículo 753 del Código Civil, el tercero puede
resolver el contrato cuando no se le hubiere comunicado la decisión de
continuarlo, luego de los treinta (30) días de abierto el concurso. Debe notificar
al deudor y al síndico.

Servicios públicos. No pueden suspenderse los servicios públicos que se


presten al deudor por deudas con origen en fecha anterior a la de la apertura
del concurso. Los servicios prestados con posterioridad a la apertura del
concurso deben abonarse a sus respectivos vencimientos y pueden
suspenderse en caso de incumplimiento mediante el procedimiento previsto en
las normas que rigen sus respectivas prestaciones.

En caso de liquidación en la quiebra, los créditos que se generen por las


prestaciones mencionadas en el párrafo anterior gozan de la preferencia
establecida por el artículo 240.

Contratos con prestación recíproca pendiente. De los 30 días hábiles judiciales


que siguen a la sentencia apertura, el deudor puede optar por cumplir el
contrato con prestación reciprocas pendientes.