Está en la página 1de 14
Los actos procesales Derecho Procesal I (Teoría General del Proceso) 1

Los actos procesales

Los actos procesales Derecho Procesal I (Teoría General del Proceso) 1

Derecho Procesal I (Teoría General del Proceso)

Los actos procesales Derecho Procesal I (Teoría General del Proceso) 1
Actos procesales Actos Procesales. Definición. Elementos. Clasificación Alsina sostiene que en forma objetiva el acto
Actos procesales Actos Procesales. Definición. Elementos. Clasificación Alsina sostiene que en forma objetiva el acto
Actos procesales Actos Procesales. Definición. Elementos. Clasificación Alsina sostiene que en forma objetiva el acto

Actos procesales

Actos Procesales. Definición. Elementos. Clasificación

Alsina sostiene que en forma objetiva el acto procesal se presenta como un hecho o una omisión, es un acontecimiento que influye en la relación procesal; sin embargo, admite, hay ciertos hechos que influyen en ella y no son actos procesales.

Palacio conceptualiza al acto jurídico procesal a los hechos voluntarios que tienen por efecto directo e inmediato la constitución, el desenvolvimiento o la extinción del proceso, sea que proceda de las partes o de los auxiliares, del órgano judicial o de sus auxiliares, o de terceros vinculados a aquel con motivo de una designación, citación o requerimiento destinados al cumplimiento de una función determinada.

Este último autor citado expone los elementos del acto procesal de la siguiente manera:

Sujetos: se requiere que los sujetos que realizan el acto procesal tengan aptitud para producirlo, el órgano judicial debe ser competente, y las partes o sus representantes, ser procesalmente capaces.

Objeto: es la materia sobre la cual el acto procesal recae y debe ser:

idóneo (apto para lograr la finalidad) y jurídicamente posible, es decir, no prohibido por la ley.

Actividad: el conjunto de actos orientados hacia determinada finalidad. La actividad procesal está constituida por una serie gradual, progresiva y concatenada de actos jurídicos procesales, que se conciben como una unidad coordinada y adaptable a un proceso cualquiera. Es procesal debido a la naturaleza del objeto y a su finalidad. Se trata de una actividad que tiende al inicio, desarrollo y conclusión del proceso judicial y que tiene los siguientes caracteres:

una actividad que tiende al inicio, desarrollo y conclusión del proceso judicial y que tiene los
o Complejidad en su estructura o Fraccionamiento en su contenido o Progresividad en su desarrollo
o Complejidad en su estructura o Fraccionamiento en su contenido o Progresividad en su desarrollo

o

Complejidad en su estructura o

Fraccionamiento en su

contenido o Progresividad en su

desarrollo

o

Concatenación,

Clasificación

La clasificación de los actos es siempre parcial, depende de la esencia diferenciadora. La doctrina mayoritaria la realiza desde la siguiente distinción:

Actos de iniciación: el acto de iniciación por excelencia es la demanda, pero nuestro proceso civil permite la realización de una serie de actos procesales, que pueden ser anteriores a la demanda, tales como las medidas cautelares (por ej. el embargo preventivo).

Actos de desarrollo: son los actos, que una vez iniciado el proceso, tratan de conducirlo hacia un determinado fin, que no es otro que sentenciarlo y hacer cumplir lo decidido en la causa. Estos actos requieren, a diferencia de los de iniciación, la intervención de dos o más órganos, es decir, aunque emanen de las partes, o sus auxiliares, o de terceros, es necesaria la intervención del tribunal y sus auxiliares para la eficacia del acto. Ejemplo:

cuando una de las partes formula una petición, el tribunal debe ordenar el traslado a la contraria, y si se notifica a domicilio debe realizarse la providencia mediante un oficial notificador. Es necesaria una subclasificación en:

o

Actos de instrucción: importan dos actividades, por un lado que las partes o auxiliares introduzcan al proceso datos de hecho y de derecho y por otro lado tales datos deben ser compulsados, es decir probados.

o

Actos de dirección: son aquellos que tienen por finalidad posibilitar la realización de los actos de instrucción y pueden subdividirse en:

actos de ordenación, de comunicación, de documentación y cautelares.

Actos de conclusión: tiene por objeto concluir con el trámite del proceso. El acto de conclusión por excelencia es la sentencia que lleva siempre una

objeto concluir con el trámite del proceso. El acto de conclusión por excelencia es la sentencia
declaración de derechos, sin embargo algunas no se agotan con esa simple declaración y necesitan
declaración de derechos, sin embargo algunas no se agotan con esa simple declaración y necesitan

declaración de derechos, sin embargo algunas no se agotan con esa simple declaración y necesitan de algo más, es decir, su “ejecución” que no es otra cosa que hacer cumplir lo decidido en la causa, para lo cual es necesario, a veces, una actividad procesal posterior, que se denomina “ejecución de sentencia”.

Comunicación procesal. Definición. Modos.

Etimológicamente es la acción y efecto de notificar.

De la Rúa la entiende como el acto procesal mediante el cual se hace conocer de una manera auténtica una resolución jurisdiccional.

Es un acto procesal de participación de conocimiento, por lo tanto comprende todos los medios de hacer saber a un litigante lo acordado por el tribunal, abarcando la citación, el emplazamiento y el requerimiento.

Comunicación o transmisión interna: dentro del proceso la comunicación entre el tribunal, las partes y el resto de los sujetos procesales no es directa, salvo la que se produce en los procedimientos orales. Este tipo de comunicación, que se realiza por distintos medios, es lo que se conoce como interna, y alcanza a todo sujeto que se halle vinculado a la decisión del juez.

Los medios de comunicación interna son: los traslados, las vistas y las notificaciones.

Comunicación o transmisión externa: es la comunicación del tribunal con autoridades o entidades ajenas al proceso y que no pueden ser traídas dentro de él, si bien contribuyen a éste en alguna medida. Los medios de comunicación externa son el oficio y el exhorto.

La comunicación entre jueces (provincial, nacional e internacional):

La comunicación es el documento de un juez o tribunal con objeto de informar, pedir o notificar algo a otra autoridad judicial.

El exhorto es la comunicación librada por un juez y dirigida a otro juez de su misma categoría, pero diferente jurisdicción, a fin de que practique alguna

por un juez y dirigida a otro juez de su misma categoría, pero diferente jurisdicción, a
diligencia (notificación, embargo, declaración de testigos) que deba realizarse en la jurisdicción de éste. Se
diligencia (notificación, embargo, declaración de testigos) que deba realizarse en la jurisdicción de éste. Se

diligencia (notificación, embargo, declaración de testigos) que deba realizarse en la jurisdicción de éste.

Se llama mandamiento cuando se pide algo a un juez de inferior categoría, mientras que suplicatoria a uno de mayor (v.gr. de un juez de primera instancia a un juez de cámara).

La notificación en el proceso. Definición. Formas.

Es uno de los actos de comunicación interna, es el acto mediante el cual se pone en conocimiento de las partes o de terceros, el contenido de una resolución judicial, asegurando la vigencia del principio de contradicción y estableciendo el punto de partida para el cómputo de los plazos. La notificación va dirigida a quien tiene el derecho de conocer la resolución o la obligación de cumplirla.

Puede asumir diversas formas dicha notificación, según la importancia de la resolución a comunicar:

Notificación personal: Se la conoce como notificación “en la oficina” y la lleva a cabo el interesado mediante diligencia en el expediente, suscripta personalmente por él, su apoderado o patrocinante. Esta notificación suple a cualquiera de las otras especies.

Notificación por cédula: la cédula es un documento que consta de un original y de una copia, y que debe contener:

o

Nombre, y apellido de la persona a notificar, o designación que

corresponda; su domicilio o Juzgado y secretaría donde se tramita

el juicio. o Carátula del asunto por su objeto.

 

o

Transcripción del decreto o sentencia.

de

la parte resolutiva del auto

o

o

Si se acompañan documentos, hacer la mención

o

Firma del apoderado o del letrado patrocinante, síndico, tutor o curador ad litem, en su caso con aclaración de firma. Firma del secretario cuando fuere conveniente por razones de urgencia o por el objeto de la providencia, o cuando la notificación fuere de oficio.

Una vez diligenciada la cédula por el notificador, el letrado retira la copia y la agrega al expediente.

fuere de oficio. Una vez diligenciada la cédula por el notificador, el letrado retira la copia
• Notificación por ministerio de la ley : es una notificación ficta, en tanto no
• Notificación por ministerio de la ley : es una notificación ficta, en tanto no

Notificación por ministerio de la ley: es una notificación ficta, en tanto no existe un acto real de transmisión y sólo por ficción de la ley se la tiene por realizada.

Nuestro CPCCba establece en su art. 153 que “salvo los casos en que proceda la notificación a domicilio, las resoluciones se considerarán notificadas, por ministerio de la ley, el primer martes o viernes posterior al día en que hubieren sido dictadas, o el siguiente hábil, si alguno de aquellos fuere inhábil. No se considerará cumplida la notificación si el expediente no se encontrare en secretaría y se hiciere constar esa circunstancia en el libro especial que se llevará al efecto, bajo la firma del letrado o de la parte y del secretario”

Notificación por edictos: aquella que se practica mediante publicaciones por la prensa, tendientes a hacer conocer una resolución judicial a alguna persona incierta o cuyo domicilio se ignore.

Establece el art. 152: “cuando no fuese conocido el domicilio de la persona que deba notificarse o fuera incierta, las notificaciones se efectuarán por edictos, cuyo texto deberá contener en forma sintética las enunciaciones indispensables, de conformidad con la reglamentación que dicte el TSJ. Los edictos se publicarán en el Boletín Oficial y en un diario de la ciudad que sea sede de la circunscripción judicial donde se tramite el juicio.”

Notificación por telegrama o carta documento: establece el art. 149 del CPCCba: “cuando la notificación deba practicarse a personas que se domicilian en otras localidades de la provincia, podrá hacerse por medio de telegrama copiado o colacionado, carta documento, o carta certificada con aviso de recibo. En el último caso a petición de parte.

Los telegramas y cartas documentos se confeccionarán de acuerdo con las normas que rijan al respecto y contendrán los requisitos del art. 146.”

Notificación tácita:

o Por retiro de expediente: establece el art. 151 del CPCCba: “el retiro del expediente por el apoderado o el patrocinante, importará notificación de todo lo actuado”.

Se diferencia de la notificación ficta en cuanto ésta se tiene por producida sin tener en cuenta el efectivo conocimiento que el interesado pueda tener. La tácita, atiende a que dadas determinadas circunstancias, el interesado resulta anoticiado, en tanto su fundamento responde a principios de celeridad y buena fe procesales.

el interesado resulta anoticiado, en tanto su fundamento responde a principios de celeridad y buena fe
o Por retiro de copias de escritos por al parte, o su apoderado o letrado,
o Por retiro de copias de escritos por al parte, o su apoderado o letrado,

o

Por retiro de copias de escritos por al parte, o su apoderado o letrado, implica notificación personal de traslado que respecto del contenido de aquellos se hubiere conferido.

o

Por presentación de cédula en secretaría: establece el art. 146 CPCCba: “….la presentación de la cédula a los fines de su diligenciamiento importará la notificación de la parte que la suscribe, si no se hubiere notificado con anterioridad por otro medio…”

Notificación a miembros del ministerio público: art. 154 CPCCba.: “los integrantes del MP serán notificados en sus despachos, debiendo acompañarse el respectivo expediente. A tal fin se expedirá a quien lo presentare un control numérico en el que se hará constar la fecha de su recepción.”

El tiempo en el proceso. Plazos procesales.

Concepto

Son los modos de computar los intervalos en el proceso. La dimensión temporal del proceso no es otra cosa que ese conjunto de lapsos destinados al cumplimiento de cada acto procesal en particular. A dichos lapsos, el código procesal les denomina “plazos”, que es el lapso que media entre la fecha que se ordena la realización del acto procesal y aquella en que ese se realiza, a diferencia de “término” que constituye el extremo legal del plazo.

El art. 45 del CPCCba nos indica la forma de computar el inicio del plazo que

es a partir de su notificación (o de la última si son comunes), no contándose el día en que se practicó la diligencia de notificación.

El art. 46 determina que “en los plazos señalados en días, se computarán solamente los días hábiles y los fijados por meses y años se contarán sin excepción de día alguno”.

El art. 23 prescribe que los días, meses y años se contarán para todos los

efectos legales, por el calendario gregoriano, y el art. 43 especifica que debe entenderse por “días hábiles” todos los del año, con excepción de los sábados, domingos y feriados o los declarados inhábiles por leyes, decretos

y resoluciones del TSJ. A diferencia del código civil que computa de

o los declarados inhábiles por leyes, decretos y resoluciones del TSJ. A diferencia del código civil
medianoche a medianoche (art. 24), el código procesal determina que las horas hábiles son las
medianoche a medianoche (art. 24), el código procesal determina que las horas hábiles son las

medianoche a medianoche (art. 24), el código procesal determina que las horas hábiles son las comprendidas entre las siete y las veinte.

Clasificación. Efectos

Si tomamos en cuenta la forma de fijación, podemos hablar de:

o

Plazos legales: aquellos cuya duración se halla expresamente establecida por la ley.

o

Judiciales: aquellos que la ley permite su fijación por el tribunal.

o

Convencionales: aquellos que, por delegación legal, se le acuerda a las partes la facultad de fijarlos de común acuerdo.

Si vemos sus efectos, hablamos de plazos fatales y no fatales, o prorrogables y no prorrogables: por regla general se establece que los plazos procesales son improrrogables, pero las partes pueden cumplir el acto motivo de la diligencia, no obstante estar vencidos, mientras no se les haya acusado la rebeldía, salvo que fueren fatales (art. 47 CPCCba), que son aquellos que una vez transcurrido el tiempo establecido, no puede realizarse el acto de que se trata válidamente, es decir no se admite en juicio la acción, excepción, recurso o derecho para que estuvieren concedidos. Estos plazos fenecen por el mero transcurso del tiempo, sin necesidad de declaración judicial ni de petición de parte y con ellos los derechos que se hubieren podido utilizar.

Si tenemos en cuenta a quienes se otorgan, distinguimos entre:

o

Individuales: los plazos que se conceden independientemente a cada parte para la ejecución de los actos procesales determinados.

o

Comunes: aquellos plazos que se acuerdan en forma conjunta a ambas partes a fin de que realicen uno o más actos procesales de la misma índole.

También podemos distinguir los plazos en:

o

Ordinarios: cuando se encuentra previsto para los casos comunes y normales.

o

Extraordinarios: cuando atienden a circunstancias especiales, tales como la distancia existente entre el domicilio de las partes y la sede del tribunal.

a circunstancias especiales, tales como la distancia existente entre el domicilio de las partes y la
Sanciones procesales. Definición, clasificación. Inadmisibilidad y nulidad. Definición. Principio y efectos. Son
Sanciones procesales. Definición, clasificación. Inadmisibilidad y nulidad. Definición. Principio y efectos. Son

Sanciones procesales. Definición, clasificación. Inadmisibilidad y nulidad. Definición. Principio y efectos.

Son conminaciones de invalidez que se ciernen sobre los actos procesales tendientes a resguardar la regularidad del trámite. (Zinny)

Nuestro ordenamiento procesal ha receptado el sistema privatista, mediante el cual la sanción debe ser peticionada por parte interesada, siempre que el vicio del acto le haya producido un perjuicio; otro criterio es el judicialista, por el cual corresponderá al juez la decisión sobre el alcance del vicio y la existencia del perjuicio para imponer la sanción, haya o no habido petición de parte, según el vicio de que adolece el acto vulnere intereses privados o, además de aquellos, se violen principios de orden público; otro sistema es el de la legalidad, en cuanto sólo puede ser sancionado determinado acto cuando la ley expresamente conmine con sanción la inobservancia específica o genérica de la conducta procesal cumplida.

Clasificación

Caducidad: se entiende a aquella sanción que produce la ineficacia de un acto producido extemporáneamente, es decir, fuera del plazo perentorio o fatal dentro del cual debía realizarse. Ej.: contestar la demanda una vez declarada la rebeldía.

Inadmisibilidad: es la sanción por la cual se impide ab initio la producción de efectos procesales con respecto a los actos de las partes y sus auxiliares o de algunos terceros, no provocados por el Tribunal, cumplidos sin observar determinados requisitos de forma o sin tener la facultad para actuar eficazmente.

Preclusión: sanción que produce la ineficacia de un acto procesal porque su ejecución resulta incompatible con una conducta procesal anterior. Ej.: oponerse a la citación del tercero hecha por la contraparte y más tarde solicitar su citación.

Nulidad: sanción por la cual se elimina un acto por inobservancia de un requisito modal extrínseco relativo a su estructura exterior.

Es importante señalar que para un sector de la doctrina (Clariá Olmedo, Alsina, Palacio) existen sólo dos sanciones procesales: la nulidad, como

para un sector de la doctrina (Clariá Olmedo, Alsina, Palacio) existen sólo dos sanciones procesales: la
sanción genérica que produce la ineficacia del acto ya cumplido, y la inadmisibilidad, que es
sanción genérica que produce la ineficacia del acto ya cumplido, y la inadmisibilidad, que es

sanción genérica que produce la ineficacia del acto ya cumplido, y la inadmisibilidad, que es específica e impide que un acto viciado pueda cumplirse válidamente. La caducidad y la preclusión serían vicios, no sanciones, que dan lugar a la sanción de nulidad o de inadmisibilidad, según el acto sancionable, que tiene vicios, pero puede o tiene efectos en el proceso; y el acto inexistente, que no tiene ni puede tener efectos jurídicos dentro del proceso (Ej. de este último, una demanda sin firma de parte ni letrado).

Inadmisibilidad y nulidad

Inadmisibilidad es la sanción por la que se impide el ingreso jurídico del acto al proceso y consecuentemente, que produzca efectos en él (Zinny)

Admite dos causales:

o

Vicios en la estructura del acto, por no adecuarse al esquema legal regulado imperativamente.

o

Vicios de poder, consistente en la ausencia de la atribución para realizar la actividad que se pretende cumplir, sea porque se ha extinguido la posibilidad de actuar (operó la caducidad) o por haberse agotado por su ejercicio anterior (preclusión).

La inadmisibilidad es declarable de oficio o a petición de parte.

Nulidad: es la sanción que involucra a todas las demás que puedan ingresar a una clasificación. Cuando el acto viciado es admitido por el tribunal, ya la admisibilidad no puede ser aplicada, desde que el acto ha tenido ingreso jurídico al proceso y ha producido efectos, por lo que para hacerlos cesar deberá producirse su invalidación mediante la declaración de nulidad.

La nulidad tiene por objeto quitar eficacia a un acto que ha ingresado al proceso y producido efectos jurídicos procesales. Debe estar expresa en la ley. No hay nulidades implícitas. La ley las puede establecer de modo genérico (para todo acto) o específico (para un acto en particular).

Establece el art. 76 CPCCba: “procederá la nulidad de los actos procesales cuando la ley prevea expresamente esa sanción o cuando el acto carezca de los requisitos indispensables para la obtención de su finalidad, salvo que, no obstante su irregularidad, el acto haya logrado la finalidad a la que estaba destinado.”

de su finalidad, salvo que, no obstante su irregularidad, el acto haya logrado la finalidad a
• La nulidad de un acto no importará la de los anteriores o posteriores que
• La nulidad de un acto no importará la de los anteriores o posteriores que

La nulidad de un acto no importará la de los anteriores o posteriores que sean independientes de dicho acto; ni la de una parte del acto afectará las otras partes que sean independiente de aquélla.

Las nulidades se clasifican en:

o

Genéricas, son las conminadas para todos los actos procesales. Tal la que obliga al uso del idioma nacional, fecha de los actos procesales, etc.

o

Específicas: son las previstas de modo expreso para cada caso en particular: nulidad de las notificaciones, nulidad de la declaración del imputado, etc.

o

Nulidades absolutas: cuando un interés público indisponible aparece comprometido en la observancia de la forma (la forma protege la vigencia en el proceso de los derechos y garantías constitucionales). Revisten esencial importancia en sede penal, aunque las hay en civil, por ej.: no intervención del ministerio pupilar en juicios donde están en juego intereses de los incapaces, y tiene los siguientes caracteres:

- Son

declarables

proceso.

de

oficio

en

- No son subsanables

cualquier

estado

o

grado

del

- No pueden ser consentidas ni expresa ni tácitamente

- No puede peticionarla quien dio lugar a la nulidad

Sin embargo, en todo caso, la nulidad tiene que haber producido un perjuicio.

o Nulidades relativas:

- Nulidad declarable de oficio: aquellas nulidades provocadas por un vicio que afecta el interés público, pero disponible por la naturaleza de los intereses en juego (patrimoniales), ej juez la puede declarar sin necesidad de petición de parte, pero el vicio puede ser subsanado por el consentimiento de los interesados.

- Nulidad declarable a petición de parte: la declaración de nulidad sólo es procedente en la medida que la parte agraviada peticione la sanción.

Establece el art. 77 CPCCba: “la nulidad se declarará a petición de parte, quien al promover el incidente deberá expresar el

el art. 77 CPCCba: “la nulidad se declarará a petición de parte, quien al promover el
perjuicio sufrido del que derivare el interés en obtener la declaración o mencionar la defensa
perjuicio sufrido del que derivare el interés en obtener la declaración o mencionar la defensa

perjuicio sufrido del que derivare el interés en obtener la declaración o mencionar la defensa que no ha podido oponer…”

El art. 78 establece las condiciones para la procedencia del incidente de nulidad: “el incidente debe ser promovido dentro de los cinco días de conocido el acto viciado”.

Transcurrido dicho plazo se entenderá que ha sido consentido por la parte interesada en la declaración de nulidad.

No se admitirá el pedido de nulidad cuando:

o

Hubiere transcurrido el plazo previsto en el art. citado.

 

o

Fuere

manifiestamente

improcedente.

o

El

peticionante

de

la

nulidad haya dado lugar a la misma.

 

o

No concurran los requisitos exigidos por dicho artículo, consistentes en:

- Existencia de un vicio en alguno de los elementos del acto procesal.

- Demostración de interés jurídico en la invalidación del acto; existencia de agravio; mencionando las defensas que no se han podido oponer con motivo de la nulidad.

- Que la nulidad no sea imputable a quien la pide.

- Falta de convalidación del acto viciado

Las formas de alegar una nulidad son:

o

El incidente: expresa Palacio que el incidente constituye la única vía adecuada para plantear la nulidad de cualquier acto procesal realizado en el curso de la instancia, aun cuando se haya dictado alguna resolución interlocutoria o definitiva.

o

El recurso: que en nuestro caso es absorbido por el recurso de casación y tiende a obtener la nulidad de la sentencia por vicio de forma o procedimiento.

o

La excepción de nulidad: que prevé el CPC Nación como excepción admisible en el juicio ejecutivo frente a la hipótesis de que mediare incumplimiento de las normas establecidas para la preparación de

juicio ejecutivo frente a la hipótesis de que mediare incumplimiento de las normas establecidas para la
la vía ejecutiva. En nuestro código se utiliza directamente la vía incidental. o La acción
la vía ejecutiva. En nuestro código se utiliza directamente la vía incidental. o La acción

la vía ejecutiva. En nuestro código se utiliza directamente la vía incidental.

o

La acción de nulidad: vía autónoma (absorbida en el CPCCba. por el recurso de revisión) tendiente a obtener la nulidad total o parcial de un proceso.

Efectos: La nulidad de un acto importa la nulidad de aquellos que sean dependientes, que sean consecuencia directa del acto anulado.

nulidad de un acto importa la nulidad de aquellos que sean dependientes, que sean consecuencia directa
Bibliografía de referencia Ferreyra De De La Rua, A. y González De La Vega De
Bibliografía de referencia Ferreyra De De La Rua, A. y González De La Vega De
Bibliografía de referencia Ferreyra De De La Rua, A. y González De La Vega De

Bibliografía de referencia

Ferreyra De De La Rua, A. y González De La Vega De OPL, C. (2003). Teoría General del Proceso. Tomos I y II. Córdoba: Advocatus

Ferreyra De De La Rua, A. y González De La Vega De OPL, C. (2015). Teoría General del proceso. Tomo 1 y 2. Córdoba: Advocatus.

De La Rua, A. y González De La Vega De OPL, C. (2015). Teoría General del