Está en la página 1de 11

EXPEDIENTE :

ESPECIALISTA :
ESCRITO : 01-2015
SUMILLA : Demanda de Habeas Corpus.

SEÑOR JUEZ PENAL DE TURNO ESPECIALIZADO EN LO PENAL - PUNO

LIDS NARVAE CCANAPA identificada con DNI Nº


4344, con dirección domiciliaria en el Jr. Mariano
melgar Nº 105 Barrio Jorge Chávez del distrito de
Macusani, Provincia de Carabaya-Puno, en mi
calidad de conviviente de RUBEN MARCOS
GOMEZ HUALLA recurro ante su despacho,
señalando domicilio procesal en el Jr. Cajamarca Nº
525 de esta ciudad; y muy respetuosamente digo:

I. Nombre del demandado y su dirección domiciliaria

Que interpongo de manda de habeas corpus en contra de: CEPINEDA FEDEZ,


Juez Unipersonal de la Provincia de Carabaya- Macusani – Corte Superior de
Justicia de Puno, con dirección en el calle Arequipa esquina con Ayaviri s/n de
la ciudad de Macusani, Provincia de Carabaya-Puno y en contra de los Jueces
Superiores de la Sala Penal de Apelaciones de la Provincia de San Román -
Juliaca Dr. OSWAQUIRA, Dr. IVARTO QUISPA Y Dr. JUSTESUS
GALLNABRIA, con dirección en la Plaza Zarumilla s/n de la ciudad de Juliaca,
Provincia de San Román, Provincia de Carabaya-Puno.

II. Petitorio

Interpongo demanda de HABEAS CORPUS por violación del derecho a la


libertad en conexidad estricta que restringe la libertad personal, sin la
observancia de las garantías inherentes del debido proceso y por vencimiento
del plazo de presión preventiva, a fin de que se DISPONGA LA INMEDIATA
PUESTA EN LIBERTAD de RUBMEZ HUALLA, identificado con DNI Nº
44543, así como el cese del agravio al ejercicio de la libertad locomotora tras la
imposición de la medida cautelar de presión preventiva ordenada por el Juez
de Investigación Preparatoria de la Provincia de Carabaya y confirmada por los
integrantes de la Sala Penal de Apelaciones de la ciudad de Juliaca, así como
se disponga las medidas necesarias para evitar que el acto vuelva a repetirse.

III. Derecho constitucional violado

El derecho a la libertad personal en conexidad al debido proceso. El último


párrafo del artículo 25º del Código Procesal Constitucional señala que el
hábeas corpus también procede

(...) en defensa de los derechos constitucionales conexos con la libertad individual,


especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad del domicilio.

La misma que amparo en los siguientes fundamentos:

IV. Fundamentos de la demanda


4.1. La demandante actúa en representación del Señor RUBÉEZ
HUALLA, quien es mi conviviente y actualmente se encuentra
internado en el Establecimiento Penal de Juliaca (Capilla) desde el
12 de abril del presente año hasta la fecha; vale decir; se encuentra
privado de su libertad por más de tres (03) meses.
4.2. Como antecedente se tiene que:
a. Hasta antes del día 12 de abril de 2015, RUBEN MAUALLA,
gozaba de su libertad ambulatoria en virtud de la Resolución Nº
13-2015 de fecha 28 de enero de 2015, (adjunto al presente)
emitido por el Juez de Investigación Preparatoria de Macusani,
al haber declarado INFUNDADO EL REQUERIMIENTO DE
REVOCATORIA DE LA COMPARECENCIA POR PRESIÓN
PREVENTIVA solicitada por el representante del Ministerio
Publico, en el proceso penal seguida en contra de Rubén
Marcualla y otros, como presuntos autores del delito contra la
Vida, el cuerpo y la Salud, en su modalidad de Homicidio en su
forma de Homicidio simple, en agravio de los herederos legales
del Q.E.V.F Jesualla.
b. En fecha 14 de abril de 2015, se lleva acabo la audiencia de
JUICIO ORAL, por ante el Juez del Juzgado Unipersonal de
Macusani- Carabaya, en el que mediante Resolución Nº 20-
2015, SENTENCIA Nº 002-2015 del mismo día, a pesar de
haber advertido la defensa técnica del acusado RUBEALLA,
muchos errores e indefensiones durante el desarrollo de la
referida audiencia, el Juez del Juzgado Unipersonal referido,
procedió a condenar al Acusado a quince (15) años de Pena
Privativa de Libertad con carácter de efectiva; sentencia que
fue apelada y mediante SENTENCIA DE VISTA Nº 38-2015 -
Resolución Nº 27-2015 de fecha 22 de junio del 2015, la Sala
Penal de Apelaciones de San Román-Juliaca, por unanimidad
declararon NULA la sentencia apelada y ordenaron la
realización de un nuevo juicio oral y por otro Juez llamado por
ley, por las diversas irregularidades incurridas durante el
proceso de investigación y el juicio oral.
c. Consciente el Representante del Ministerio Publico Fiscalía
Provincial Penal de Carabaya que durante la investigación, el
desarrollo del juicio oral así como la sentencia de primera
instancia se encontraba con serios errores y que era de
preverse que la Segunda Instancia de puro derecho declararía
Nulo y así ocurrió; en fecha 12 de junio de 2015 solicita se dicte
MANDATO DE PRESION PREVENTIVA en contra RUBEN
MARALLA, pese a que la referida persona se encontraba ya
recluido en el Establecimiento Penal de Juliaca, y en fecha 19
de junio de 2015, el Juzgado de Investigación Preparatoria de
Macusani-Carabaya, resuelve DECLARANDO FUNDADA EL
REQUERIMIENTO DE PRESIÓN PREVENTIVA por un plazo
de TRES MESES en contra del imputado Ruarcez Hualla, tres
días antes de que se lleve la audiencia de apelación de
sentencia. Resolución que fue apelada, donde la Sala Penal de
Apelaciones de San Román –Juliaca, en audiencia de fecha 09
de julio de 2015, confirmo la presión preventiva por el plazo de
tres meses en contra del referido imputado.
4.3. Como es advertirse, durante la tramitación de presión preventiva
solicitada por parte del Representante del Ministerio Publico de la
Fiscalía Provincial Penal de Carabaya y la imposición de la medida
cautelar referida por parte del Juez de Investigación Preparatoria y la
ratificación realizada por los integrantes de la Sala de Apelaciones de
San Román-Juliaca –Corte Superior de Justicia de Puno, se ha
vulnerado los derechos fundamentales de RUBÉHUALLA, a la
libertad personal al no observarse las garantías del debido proceso;
pues:
a. El juez de Investigación Preparatoria de Macusani- Carabaya al
momento de Resolver la petición de presión preventiva de
fecha 12 de junio de 2015 y declararlo fundada, no ha
observado que el imputado Rubmez Hualla, hasta antes de que
le condenaran a quince (15) años de presión privativa de forma
efectiva gozaba de libertad ambulatoria en virtud de la
Resolución Nº 13-2015 de fecha 28 de enero de 2015, emitido
por el mismo juez que declarado INFUNDADO EL
REQUERIMIENTO DE REVOCATORIA DE LA
COMPARECENCIA POR PRESIÓN PREVENTIVA; entonces,
no correspondía atender el pedido de medida cautelar de
presión preventiva sino la Revocatoria de Comparecencia por
Presión Preventiva, situación que no fue corregida por la Sala
Penal de Apelaciones; en ese sentido, en estricto se afecta al
principio del debido proceso.
b. Al atender el pedido de presión preventiva el Juez de
Investigación Preparatoria de Carabaya, fundamenta su
decisión de forma errada en lo dispuesto por el articulo 274 del
Código Procesal Penal y en la Sentencia de Casación Nº 328-
2012-Ica de la Sala Penal Permanente de la Coste Suprema de
Justicia; como si se trataría de un pedido de Prolongación de
Presión preventiva; como se tiene bien dicho, que hasta antes
del 14 de abril de 2015 donde se condena al acusado a quince
(15) años de pena privativa de libertad con carácter efectiva,
sentencia que ha sido declarado Nula; del ahora inculpado su
situación jurídica se encontraba con Comparecencia
Restringida y no con la medida cautelar de presión preventiva;
por tanto, no podría hablarse ni resolverse como si se trataría
de una Prolongación de presión preventiva, cuyo error y/o
irregularidad los integrantes de la Sala Penal de Apelaciones de
Juliaca San Román no corrigieron al confirma la presión
preventiva por el plazo de tres (3) meses impuesta a Rubén
Marualla, situación que afecta el principio de legalidad y a la
garantía del debido proceso y por ende el derecho a la libertad
personal de la referida persona.
c. Por otra parte, tampoco podría aplicarse el inciso 4 del articulo
274 del Código Procesal Penal, o sobreentenderse que se trata
de una prolongación automática, si antes de la emisión de la
sentencia condenatoria de primera instancia ocurrido en fecha
14 de abril de 2015 el inculpado Rubomez Hualla, no pesaba
ninguna medida cautelar de presión preventiva, sino estuvo con
comparecencia restringida conforme a la Resolución Nº 13-
2015 de fecha 28 de enero de 2015; entonces efectivamente se
vulnero aquella garantía fundamental constitucionalmente
reconocido cual es la del debido proceso, por tanto la
conexidad se cumple cuando se restringe la libertad personal
sin la observancia de las garantías del debido proceso.
d. Finalmente, en cuanto se refiere a la afectación del debido
proceso, debo manifestar que; sí la sentencia que condenaba al
imputado a quince años (15) años de pena privativa de libertad
efectiva, ha sido declarado Nulo, el imputado no puede
perjudicarse por la negligencia del aparato estatal, en todo caso
lo que debió ocurrir es que el imputado sea puesto en libertad y
citado a la audiencia correspondiente con los apercibimientos
del caso; en ese sentido queda demostrado que se infringió el
debido proceso y este hecho influye gravemente sobre la
libertad del imputado.
4.4. Por otra parte, RUBUALLA, al sufrir detención en el Establecimiento
Penitenciario de la Juliaca (Ex Capilla) desde el 12 de abril de 2015,
hasta el día de la fecha van exactamente tres (3) meses con dos (3)
días, por tanto, la medida cautelar de presión preventiva dictada
mediante Resolución Nº 03 de fecha 19 de junio de 2015, por el Juez
de Investigación Preparatoria de Carabaya- Macusani y ratificada por
la Sala Penal de Apelaciones de San Román- Juliaca, en fecha 09 de
julio del presente año; ya habría cumplido; por tanto, la detención y
permanencia en el Establecimiento Penal de Juliaca (Capilla),
deviene en ilegal y arbitraria, en merito a que:
a. La presión preventiva solo fue dictada por un periodo de tres
meses, y estos tres meses debe computarse a partir del 12 de
abril de 2015 fecha en que fue privado materialmente de su
libertad ambulatoria el inculpado Rubmez Hualla, en ese
sentido, a partir del 13 de julio del presente año, la detención es
ilegal y arbitrario, más aun si la sentencia condenatoria dictada
en su contra fue declara Nulo.
b. El Tribunal Constitucional del Perú, ha determinado en varias
de sus sentencias que:
“para los efectos de verificar el vencimiento o no del plazo
máximo de la prisión preventiva, este Tribunal ha precisado
que dicho plazo debe ser computado a partir de la fecha en que
el inculpado ha sido privado materialmente del derecho a la
libertad personal, lo que obviamente alcanza a la detención
policial, a la detención judicial preliminar, etc. (Exp. Nº 0915-
2009-PHC/TC FJ 5). Ello es así porque la privación de la
libertad personal producida durante la etapa de la investigación
preliminar no puede, pues, arbitrariamente dejar de ser
computada para los efectos de establecer la duración de la
detención preventiva”.1
En ese sentido y siguiendo la línea jurisprudencial del Tribunal
Constitucional órgano supremo de interpretación y control de la
constitucionalidad; la medida cautelar de detención preventiva
ordenada en contra de Rubéméz Hualla independientemente
de que la propia medida cautelar ha sido tramitado y atendido
de forma irregular, ya se ha cumplido; por tanto, la detención
del imputado a partir del 13 de julio del presente año es ilegal y
arbitraria, por lo que se requiere ordenar su inmediata libertad y
excarcelamiento del Establecimiento Penitenciario de Juliaca
(Capilla) donde actualmente se encuentra detenido.
4.5. El pedido de presión preventiva de parte del Representante del
1Tribunal Constitucional del Perú, Sentencia del Tribunal Constitucional EXP. N.° 03631-2009-
PHC/TC, caso GUILLERMO VILLAR EGÚZQUIZA, Lima, 24 de noviembre de 2009,
fundamento 5: en: http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2009/03631-2009-HC.html
Ministerio Publico de la Fiscalía Provincial Penal de Carabaya
carecía de eficacia y razonabilidad, pues no correspondía solicitar
presión preventiva sino la variación de comparecencia por presión,
ya que por de medio había una sentencia condenatoria y que estaba
siendo recurrido ante la instancia superior, y antes de la sentencia
referida, no se tenia ninguna medida cautelar de presión preventiva y
por tanto el inciso 4 del articulo 274 del Código Procesal Penal no era
ni es aplicable, pues taxativamente se señala en ella que: “Una vez
condenado el imputado, la prisión preventiva podrá prolongarse
hasta la mitad de la pena impuesta, cuando esta hubiera sido
recurrida”. En tal sentido, no resulta arreglado a ley, solicitar presión
preventiva, luego de emitida la sentencia de primera instancia y que
esta haya sido recurrida, ni menos ahora se pueda entender o
suponer que se trata de una prolongación automática de la presión
preventiva, si antes de la sentencia de primera instancia no se tenia
dicha condición jurídica; situación o error que no fue corregida por los
integrantes de la Sala Penal de Apelaciones de la San Román-
Juliaca, pese a que tenían la obligación de revisar y recalificar el
pedido, no solo referente a los requisitos de procedencia de la
presión preventiva; sino también, sí el pedido originariamente ha sido
solicitado conforme a derecho y a la ley; por tanto, la decisión del
Órgano Jurisdiccional de Segunda instancia también incide
negativamente en la libertad del imputado al confirmar una decisión
de primera instancia que venia con causales de nulidad que
afectaban estrictamente al debido proceso.
4.6. La Resolución Nº 03-2015 de fecha 19 de junio de 2015 que admite
la presión preventiva en contra de Rubualla, es nula de pleno
derecho, por cuanto no correspondía atender dicha medida cautelar
luego de emitirse la sentencia condenatoria en primera instancia y
este estaba siendo recurrido, lo correcto debería haber sido atendido
el pedido de variación de comparecencia por presión preventiva. Es
más; en consecuencia, se advierte que en el presente caso se ha
vulnerado el derecho fundamental al debido proceso del imputado y
mas aun se tiene cumpliendo en exceso el tiempo de presión
preventiva dispuesta en contra del imputado.

4.6. La Resolución Nº 03-2015 de fecha 19 de junio de 2015 si es nula, no


tiene eficacia, ya que en virtud de dicha resolución no se puede suponer
que se está ampliando la presión preventiva si esta ha sido solicitado
cuñado ya había sentencia condenatoria y en ejecución, tampoco se
puede decir que tenga eficacia a partir de su fecha de emisión, sino solo
a la sumo tendrá convalidarse desde el día de la fecha en se sufre
presión preventiva ni puede convalidarse que este se debe cumplir a
partir la fecha de presión preventiva, sino es nula de pleno derecho

V. Fundamentos de derecho

Sustento la presente demanda en los siguientes fundamentos jurídicos que a


continuación detallo:

5.1. El artículo 7.2 de la Convención Americana sobre Derechos


Humanos señala que “Nadie puede ser privado de su libertad física,
salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antemano por las
Constituciones Políticas de los Estados partes o por las leyes
dictadas conforme a ellas”. Sobre esta base, el artículo 24º, inciso
24, literal “f”, de la Constitución señala que “Nadie puede ser
detenido sino por mandamiento escrito y motivado del juez o por las
autoridades policiales en caso de flagrante delito”; asimismo, el literal
“b”, inciso 24, del artículo 2º de la Constitución establece que “No se
permite forma alguna de restricción de la libertad personal, salvo en
los casos previstos en la ley.
5.2. El inciso 1) del artículo 200° de la Constitución establece que el
proceso hábeas Corpus, procede “ante el hecho u omisión, por parte
de cualquier persona, funcionario o persona, que vulnera o amenaza
la libertad individual o los derechos constitucionales conexos”. En tal
medida, el ámbito de protección del proceso de hábeas corpus no se
limita a cubrir solo el derecho a la libertad sino que se expande para
cubrir los otros derechos fundamentales íntimamente relacionados
con éste.
5.3. El último párrafo del artículo 25º del Código Procesal Constitucional
señala que el hábeas corpus también procede (...) en defensa de los
derechos constitucionales conexos con la libertad individual,
especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad
del domicilio.
5.4. En virtud del derecho constitucional al debido proceso tipificado en la
Constitución Política de 1993 establece, en el inciso 3) del artículo
139, que: “Son principios y derechos de la función jurisdiccional: (…)
3) La observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional”. El
derecho al debido proceso significa la observancia de los derechos
fundamentales esenciales del procesado y de las reglas esenciales
exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de los
derechos subjetivos, en ese sentido la limitación del derecho
fundamental a la libertad personal, las resoluciones que la impongan
deben, por tanto, respetar los requisitos esenciales de legalidad,
proporcionalidad, excepcionalidad, jurisdiccionalidad y motivación de
las resoluciones que la impongan.

VI. Monto del petitorio

Debido a la naturaleza de la pretensión no es cuantificable en dinero.

VII. Vía procedimental

La vía especial prevista en el Código Procesal Constitucional.

VIII. Medios probatorios


8.1. Copia del Auto que resuelve Revocatoria de la Comparecencia por
presión preventiva, Resolución Nº 13-2015 de fecha 28 de enero de
2015, con lo que se prueba que el imputado Rumez Hualla anterior a
la sentencia condenatoria, contaba con comparecencia restringida.
8.2. Acta de Audiencia de Juicio Oral de fecha 14 de abril de 2015, donde
se encuentra insertada la sentencia Nº 02-2015 de la misma fecha,
con el que acredito que la persona de Ruomez Hualla se encuentra
detenido desde el 12 de abril de 2015.
8.3. Copia del acta de Audiencia de Apelación de sentencia Condenatoria
de fecha 22 de abril de 2015 por el cual la sala Penal de Apelaciones
de San Román –Juliaca, emite la sentencia de Vista Nº 38-2015,
donde lo declara nula la sentencia recurrida y ordena que se
pronuncie nueva sentencia por otro juez llamado de ley.
8.4. Copia de la solicitud de Requerimiento de Presión Preventiva de
fecha 12 de junio de 2015, peticionada por EDUO CALLA en su
condición de representante del Ministerio Publico de la Fiscalía
Provincial Penal de Carabaya, con el cual se prueba que el pedido
de presión preventiva se realiza cuando ya existe una sentencia
condenatoria en ejecución, por tanto conforme a la Casación Nº 328-
2012 –Ica, de la Corte Suprema de Justicia de fecha 17 de octubre
de 2013, el pedido carecía de eficacia y razonabilidiad.
8.5. Copia del Auto de Presión Preventiva Resolución Nº 03-2015 de
fecha 19 de junio de 2015 con el cual se acredito que antes de
emitirse la sentencia de segunda instancia dispone la presión
preventiva por un plazo de tres meses en contra de Rurcoméz
Hualla, pues conforme a los fundamentos de la casación Nº 328-
2012-Ica de la Corte Suprema de Justicia (CONSIDERANDO:
Noveno), carecía de eficacia y razonabilidiad atender el pedido de
presión preventiva, lo correcto, lo más razonable y legalmente
correspondía atender la variación de la medida coercitiva de
comparecencia por presión preventiva, por tanto, se acredita que se
afectó aquella garantía constitucional del debido proceso la misma
incide negativamente e la libertad individual del imputado Rub Hualla.
8.6. Copia del escrito de Recurso impugnatorio de apelación de fecha 24
de junio de 2014.
IX. Anexos

1-A. Copia simple mi DNI.

1-B. Copia del Auto que resuelve Revocatoria de la Comparecencia por


Prisión preventiva, Res. Nº 13-2015, de fecha 28 de enero de 2015.
1-C. Copia del Acta de Audiencia de Juicio Oral, de fecha 14 de abril de
2015, realizado por ante el Juez del Juzgado Penal Unipersonal de
Macusani.

1.D. Copia del Acta de Audiencia de Apelación de Sentencia


Condenatoria, de fecha 22 de junio de 2015.

1.E. Copia de la petición de Requerimiento de Prisión Preventiva


presentada por el representante del Ministerio Púbico de la Fiscalía
Provincial de Carabaya, de fecha 12 de junio de 2015.

1.F. Copia del Recurso Impugnatorio de Apelación, de fecha 24 de junio


de 2015.

POR LO EXPUESTO:

A Ud., señor Juez pido admitir a trámite la


presente demanda.

Puno, 15 de julio de 2015