Está en la página 1de 7

Resumen De Perfume De Mujer

La trama es sencilla. Charles aprovecha el fin de semana largo para trabajar cuidando al ciego cascarrabias que nadie
quiere. Es estudiante de Baird, una escuela de alcurnia, que el personaje de Pacino define como "un montón de mocosos
pedantes y elegantes tratando de parecerse a George Bush". Al mismo tiempo, Charles se encuentra en problemas, ya que
ha presenciado un acto que ha dejado en vergüenza al director del establecimiento. Debe decidir si acusará a los culpables
o si se quedará callado con riesgo de ser expulsado. Chantajeado por el mandamás de Baird, de recibir una beca si ayuda a
dilucidar a los culpables, Charles se encuentra entre la espada y la pared. Es el niño pobre y esforzado, que estudia becado
en un sitio donde sus compañeros irán a pasar los días de fiesta a los senos nevados de Vermont.
El ciego busca un lazarillo para realizar un viaje a Nueva York, lugar en el que también tiene pensado quitarse la vida,
después de realizar ciertas actividades, como visitar a su hermano y manejar un Ferrari.
de Frank Slade, un personaje de culto dentro del vilipendiado cine estadounidense.
"Perfume de Mujer" es de esas películas en las que uno se acuerda más de instancias específicas, que de su total
desarrollo. Los momentos antológicos se inician cuando Frank visita a su hermano Willie Slade (Richard Venture) y
después de provocar a medio mundo, comienza a ser humillado por su sobrino Randy (Bradely Whitford). El resultado,
Randy contra la pared forzado por el ex coronel con una llave a la tráquea.
Para qué hablar del tango que baila con la bella Donna (Gabrielle Anwar), quien espera a su novio en un lujoso restaurant.
Hasta Gardel aplaude desde su tumba la performance de Al Pacino, bailando "Por una Cabeza" en la versión de "The
Tango Project".
Por último, está una las secuencias de mayor tensión, en la que se empiezan a resolver los conflictos entre ambos
protagonistas. Es cuando el personaje de Pacino se va a suicidar y ante el esfuerzo por

Un estudiante secundario pobre y bueno acepta cuidar a un teniente coronel retirado durante un fin de
semana y así poder conseguir el dinero para volver a su casa a pasar la Navidad. El militar, ciego, hosco y
malhumorado, lleva al joven hasta Nueva York, en dónde le confiesa que su intención en la ciudad es visitar
a su familia –a la que no soporta- el día de Acción de Gracias, hacer el amor con una mujer hermosa y
luego, suicidarse.

A lo largo del fin de semana, ambos vivirán situaciones que los acercarán y los hará aprender nuevas formas
de ver y afrontar la vida.

El film es una remake de Perfume de mujer, dirigida por el italiano Dino Risi en 1974 y protagonizada
por Vittorio Gassman. Por el papel del militar, Al Pacino ganó el primer Oscar de su prolífica carrera, luego de
estar seis veces nominado para el premio.

Reparto: Al Pacino,

Sinopsis y argumento de la película Perfume De Mujer (1992):


Charlie está becado en uno de los mejores colegios de Estados Unidos. Durante las
vacaciones de invierno, decide trabajar y ahorrar dinero, en vez de irse a su casa como
la mayoría de sus compañeros. El trabajo que consigue es cuidar a Frank, un coronel
ciego que está retirado del ejercito. Charlie supone que el trabajo va a ser fácil pero no
conoce realmente a Frank, un hombre testarudo y dominante. Tampoco sabe que el
militar tiene planes extravagantes para el fin de semana. Remake de la película italiana
homónima protagonizada por Vittorio Gassmann y nominada al Oscar a Mejor película
extranjera en 1976. Basada en la novela de Giovanni Arpino.

Recorte de la Película

Un joven estudiante de la ciudad de New Hampshire va a chequear un empleo que vio


en la cartelera del exclusivo colegio. En la entrevista, una mujer le cuenta que saldrá
de viaje el fin de semana y necesita que cuiden de su tío ciego (Teniente Coronel
jubilado Frank Slade). En el primer encuentro que tienen Charlie Simms y el Coronel,
este último se muestra muy hostil con el muchacho y termina echándolo. Pero ante la
sorpresa del adolescente, el trabajo es suyo porque nadie más se presentó.

Esa noche Charlie y un compañero presencian cómo preparan una broma para el
director del colegio. A la mañana siguiente (después de sucedida la fechoría) el director
amenaza a los dos estudiantes con expulsarlos si durante la Asamblea Disciplinaria del
lunes no llegaran a un resultado favorable. Durante todo el fin de semana Charlie
intentará acordar una estrategia en común para desarrollar con su compañero el día
Lunes, durante la Asamblea.

Promediando las 3 de la tarde la sobrina del señor Slade da a Charlie los teléfonos de
los lugares en donde se van a hospedar. Habiendo partido los parientes, el jubilado
ordena al muchacho que le ayude a preparar las valijas, ante el asombro y confusión
de Charlie, el Coronel le informa que van a Nueva York. Después de varias negaciones
racionales el estudiante decide acompañarlo pero le advierte que al llegar, regresará.
Antes de partir, el Coronel hace el siguiente comentario: "dinero, pasaje, discurso, es
un viejo chiste de Washington"

Ya en el avión, se da el siguiente pasaje interesante, hablando sobre las piernas de las


mujeres dice: "...y lo que guardan es el pasaporte al cielo... Muy en segundo lugar está
una Ferrari". El vuelo termina con esta sentencia: "Tu educación ha comenzado".

Hospedados en el Waldorf Astoria salen a cenar a Oak Room, donde Frank da los
detalles a Charlie de por qué lo trajo a Nueva York: "Te traje para que me ayudes en el
plan... es una gira de deleites: hospedarse en un hotel de lujo, comer en un buen
restaurante con buen vino, visitar a mi hermano... la familia es importante. Y luego
hacer el amor con una mujer increíble... al final me acostaré en la cama y me volaré
los sesos". Rápidamente Charlie le pregunta si se va a matar, y le responde "No, me
volaré los sesos". Nuestro muchacho queda conmocionado, dudoso e interrumpido por
el mozo.

Al día siguiente van a cenar con el hermano de Frank y su familia. Son recibidos de una
manera apenas cortés y nadie parece contento por la visita. En un momento Charlie
dice al hermano de Frank: "el Coronel se siente mal, solo"; la respuesta fue "que se
vaya a su casa". En la mesa (cena de Acción de Gracias) las cosas empeoran. Después
de que todos se sienten incómodos por los comentarios de Slade, uno de sus sobrinos
cuenta como éste quedó ciego por un accidente mientras hacía malabarismos con
granadas. Después de un incidente físico entre el Coronel y su sobrino, deciden
retirarse y el Coronel dice a su hermano: "Adiós, Willy. No sirvo para nada y nunca he
servido."

En el hotel, Charlie ve por primera vez al Coronel con un arma calibre 45 y se la pide.
Ante la negación del oficial, y la ingestión del papel con los números de teléfono para
ubicar a su familia, el joven decide irse. Pero el Coronel le pide que se quede:
"Necesito recorrer el campo de batalla un día más. Puedo recorrer NY solo pero
necesito a alguien que me marque la dirección". Por último el Coronel testimonia: "Tú
entiendes por qué lo hago, ya no puedo dar batalla, nadie quiere sentarse a cenar
conmigo".

Otra escena. Compartiendo un trago en un lujoso salón, Frank decide sacar a bailar a
una hermosa joven que persiguió. Lo relevante es que él afirma la siguiente diferencia
entre el tango y la vida: "En el tango uno no se equivoca. No es como en la vida, es
sencillo. Eso es lo maravilloso. Si uno se enreda o se equivoca, sigue bailando".

Siguen los planes de Slade. Tiene el encuentro íntimo con una acompañante femenina
que calificó de "bellísima mujer". Al mediodía siguiente, Charlie ve a su compañero
acostado en la cama con profunda tristeza. Entonces lo incentiva a dar un paseo, con
lo cual Slade se emociona, y finalmente pregunta ¿en qué? Al rato están en una
agencia de autos y con distintos artilugios (soborna con dinero al vendedor) consiguen
sacar una magnífica cupé "para probarla".
Así es como Frank maneja una Ferrari a toda velocidad. Sus exclamaciones eran: ¡Qué
contento me he vuelto, me encanta, lo amo! Pero aparece un policía y se detienen. Lo
cómico es que el policía no se da cuenta que nuestro personaje es ciego. Después de
esta gran hazaña, el Coronel se pone muy triste y exclama que ya no volverá a
manejar más. Al salir de la agencia el Coronel intenta cruzar Park Avenue ante las
frenadas y maniobras de los conductores que hacen lo posible para no atropellarlo. Su
joven lazarillo sale corriendo por detrás y lo encuentra totalmente desorientado,
cayéndose, queriendo orinar en ese mismo lugar.

Cuando llegan al hotel, el Coronel manda a Charlie a comprar aspirinas y cigarrillos.


Pero el joven Simms vuelve, encontrando esta escena: El Coronel vestido en su traje
militar, cargando su 45 y diciéndole que se vaya. Después de un largo debate, siempre
interrumpido por Charlie pidiendo la pistola, el uniformado apunta al joven y le dice:
"Te voy a matar a ti también, de qué te sirve la vida, tu amigo va a cantar y después
serás un mediocre hombre americano".

Continúan los comentarios y le dice que no sabe si adoptarlo o dispararle. La respuesta


de Charlie fue retrucarle diciéndole que está pasando por una depresión, que está
angustiado. Por ultimo, el Coronel dice: voy a contar 5, 4, 3, 2, 1. En el preciso
instante en que se lleva el arma a la sien, Charlie se abalanza sobre la misma y
forcejean. Finalmente Frank desiste de su intención de suicidarse, y como habían
perdido el avión, emprenden el regreso en limousine.
Charlie llega justo a tiempo para la Asamblea. Luego de comenzada ésta,
sorpresivamente se hace presente el Coronel que se sienta al lado de su compañero de
viaje. Durante la Asamblea, Charlie se debate en una encrucijada : puede delatar a sus
compañeros y obtener fácilmente un ingreso a la Universidad, o puede protegerlos y
ser expulsado del colegio. Opta por seguir sus principios, poniendo en peligro su
futuro, pero el encendido y oportuno discurso de Frank permite que se haga justicia.
Cuando llegan a la casa de Frank, éste se despide del chofer y afirma que la próxima
vez manejará de ida y vuelta. Para Charlie, una invitación a pasar Navidad con él y su
familia. Se despide y antes de entrar a su casa se encuentra con sus sobrinitos a los
que trata con dulzura. Intenta hacer las paces y los invita a tomar chocolate.

Análisis de la película Lo Universal - Singular - Particular

Un acto singular implica un antes y un después, un nuevo nacimiento del sujeto, la


existencia en lugar de la subsistencia. Es un acto nuevo, un acto creativo, no
esperable. Analizaremos el recorrido de Frank, el personaje interpretado por Al Pacino,
a lo largo de la película.

El acto singular, en este caso, no se da de una vez y para siempre. Sin embargo, se
pueden encontrar hasta el final, acontecimientos, actitudes, y respuestas que
manifiestan un plus, una superación en la vida de nuestro protagonista.

Al principio vemos a un hombre altamente agresivo. Si bien la sobrina de Frank, quien


contrata a Charlie, le dice que en su interior el hombre es una dulzura, no parece que
esto sea así; más bien parece una pequeña mentira para que Charlie acepte el trabajo
y ella pueda salir con su familia el fin de semana. Durante el desarrollo de la película,
vemos también un fuerte pragmatismo, sólo es amable con las personas de quienes
desea obtener algo, recurriendo más de una vez a sobornos con dinero, o "propinas"
muy generosas. Su agresividad está mezclada con autoritarismo, producto de su
particular como Coronel del Ejército.

En más de una ocasión apeló a su rango para infundir respeto o temor. El particular de
Slade se contrapone con el particular de Charlie, un joven educado, amable, tímido, en
la lucha por la vida, con una perspectiva ética para la humanidad, respetando
permanentemente valores universales, priorizando el deber sobre su propio beneficio.
El plan del Coronel era suicidarse. Finalmente no lo hace. Algo pasó. No sólo no se
suicida, tenemos cambios de actitud muy marcados, es una nueva persona, se dio un
nuevo nacimiento. ¿Dónde está el acto singular? Charlie convence al coronel de no
suicidarse. Y lo convence verdaderamente, no es sólo una simulación, el Coronel podría
haber engañado a Charlie, pero no lo hizo.

Hay un cambio de actitud, un antes y un después. ¿Cómo se llega a este cambio?


Había algunas cosas que no estaban en los planes de Slade: bailar tango y manejar
una Ferrari. Se lo veía disfrutando plenamente de estas dos situaciones ¿Pero fue esto
lo que verdaderamente impidió el suicidio?

Podríamos incluir el tango y la Ferrari dentro de la gira de placeres, como un plus a la


misma, que si bien no estaba planeada, no habría cambiado nada. El saber que podía
manejar una Ferrari podía implicar parte de una nueva vida, pero pensamos que la
clave, en realidad, está en su relación con el muchacho. De algún modo Charlie es
quien aporta su particular para completar el eje universal - singular en el acto de
Frank. Recordemos que tanto cuando manejó la Ferrari, como cuando bailó tango, lo
pudo hacer gracias a las indicaciones de Charlie. La relación con Charlie le abre nuevos
horizontes de posibilidades, pero no sólo para bailar o manejar.

Lo más importante es el surgimiento de su función paterna. Cuando Frank intenta


suicidarse, y Charlie lo impide, dice : "Charlie, ¿cómo vas a sobrevivir sin mí en este
mundo?" En realidad, hasta el momento, Charlie se estaba desenvolviendo bien, no
necesitaba a nadie que lo ayude a sobrevivir. Aquí está manifestándose esta actitud
paterna de protección, el deseo de ser padre. El deseo de él proyectado en el otro. Y
más adelante agrega : "Me he pasado la vida oponiéndome a todo y a todos, porque
así me sentía importante. Tú lo haces por tus principios. Eres íntegro. No sé si
dispararte o adoptarte". Y aquí, el verbo adoptar adquiere significado en dos
dimensiones : una, adoptarlo como hijo, y otra, adoptar su actitud y sus principios, su
particular, para poder completar el eje universal - singular. Esto se comprende mejor
cuando él mismo lo explica cerca del final de la película, durante la asamblea : "Yo
siempre supe qué camino seguir, sin excepción, pero nunca lo seguí ¿saben por qué?
porque era muy difícil" Finalmente Frank no se suicida ¿o sí? Sí, el antiguo Frank se
suicida, muere, para dar lugar al nacimiento del nuevo Frank, a partir de este acto
singular.

La actitud de Frank pudo cambiar de autoritarismo a autoridad, a partir del momento


en que las pautas universalistas comienzan a prevalecer sobre las particularistas. Este
cambio se ve en su máxima expresión durante el discurso de Frank en la asamblea. La
asamblea muestra la contraposición entre los valores particulares del director de la
institución y los valores universales.

Vemos autoritarismo cuando el Director de la escuela pretende utilizar la Asamblea


disciplinaria sólo para consolidar su poder. Hay autoritarismo en la medida en que el
poder se realiza con escasas mediaciones, en relación a las normas históricamente
construidas y a la capacidad simbólica de los sujetos. El autoritarismo emerge cuando
hay carencia de autoridad. Los vínculos autoritaristas suelen sostenerse en objetos que
satisfacen necesidades o placer inmediatista. Al fallar el intento de soborno, el director
ve peligrar su poder, que intenta recuperar por medio de la Asamblea. Está utilizando
la estructura de la institución en beneficio propio.

El acto de vandalismo pasó a un segundo plano. Lo único que le importa al Director es


castigar a un alumno para mostrar y mantener su poder, no importa que sea culpable
o no. Se escuda tras valores morales para dar sustento a su actitud, pero es
desenmascarado por Frank. Frank habla con autoridad, porque hay predominio de
pautas o criterios universalistas por sobre los particularistas.

Analizaremos la responsabilidad desde el Coronel. En un primer tiempo tenemos a


Frank Slade con la intención de ir a Nueva York y realizar su plan: hospedarse en un
hotel de lujo, comer en un buen restaurante, con buen vino, hacer el amor con una
mujer increíble y luego volarse los sesos. El segundo tiempo es más difícil de recortar,
los primeros indicios de que algo no estaba saliendo de acuerdo a las intenciones que
tenía, son que alguien no está dejando que se vuele los sesos. Empieza a no haber
concordancia entre dicho y hecho. Cuando Frank intenta suicidarse y Charlie lo impide,
se da un diálogo conmovedor, que finaliza con Frank preguntando "Ahora qué hago,
Charlie?" Hay lágrimas en los cuatro ojos y Charlie pide por última vez el arma al
Coronel. Finalmente él solo va y la guarda, ya que un oficial jamás entrega su arma.

Si nos detenemos a ver que desde el primer momento que Charlie ve al coronel con el
arma y se la pide y éste ultimo respondía a todo lo que su compañero le decía, hasta el
momento en que dice "Dame una razón..." y finalmente "Ahora qué hago, Charlie?",
podemos observar que algo ha sucedido, algo se movió en el universo de respuestas
previas, algo lo hizo volver de la acción de volarse los sesos. No tenía intenciones de
que esto pase, pero ahí lo tenemos preguntando qué hacer. Podría haberlo engañado y
matarse cuando ya estaba lejos guardando el arma, pero sin embargo no lo hizo. Los
indicios lo ponen de sobreaviso de que algo anda mal a nivel de los planes yoicos, pero
algo salió bien a nivel subjetivo. Sigue viviendo, y el hombre en la vida no puede hacer
otra cosa que desear.
Pero ¿qué desea?. Cómo interviene destino y azar en estos acontecimientos, quá hay
absolutamente determinado, la muerte, un poco antes, un poco después como pensó
Ibbieta.

Y por el lado del azar ¿fue casualidad que haya sido el único que se presentó
solicitando el trabajo? En fin, son tan pocas las cuestiones ligadas a estas dos
instancias ajenas al sujeto y tan grande la grieta entre ambas que el Coronel es
absolutamente responsable de algo, de algo que no sabía. ¿De qué? No nos
apresuremos, vayamos a otras cuestiones antes. Para plantearse de qué es
responsable Slade ? interrogar el ser de la responsabilidad ? hay que meterse al mundo
del deseo. ¿A qué nos lleva esto? A buscar el deseo en las palabras. Pero resulta más
que difícil decir éste es el deseo de Frank (como para cualquier otra persona).

El Coronel oculta su deseo detrás de la presencia imponente de las demandas


("Charlie, hijo, quédate un día mas"; "Charlie, ayúdame con..." ; "Charlie, muchacho,
escúchame..." ; Charlie tal cosa, etc... ). Pero el deseo está articulado en esas
demandas y se puede leer entre líneas no centrándose únicamente en el mensaje, sino
más bien en los puntos de redundancia, en los pequeños detalles. Del párrafo anterior
se desprende la vía de análisis para llegar a saber de qué deseos es responsable el
Coronel. La insistencia, la redundancia y los pequeños detalles surgen en el
tratamiento que le da Frank a Charlie. Si bien en el subtitulado aparece muchas veces
"Charly", al prestar atención a las palabras se puede escuchar en muchas ocasiones
"my son, my boy, kid". Vemos así el deseo del Coronel de ser padre. Se puede decir
que desplegando esta argumentación aparece la hipótesis clínica.

Siguiendo con las asociaciones, en distintas ocasiones (cuando están en la agencia de


autos, cuando los para el oficial de policía) el Coronel se presenta como el padre de
Charlie. Durante el viaje en avión, también aparece la idea de ser padre o tener un hijo
cuando el Coronel sentencia: "Tu educación ha comenzado, hijo". En el aspecto legal
se habla de padres o tutores ; en el ambiente psi de padre o sustituto, o de la
representación del padre. Estamos hablando evidentemente no de padre biológico sino
de su representación, y si de representar se trata, cuando preguntan quién es este (en
la asamblea final) el Coronel responde: "...vengo en representación de los padres de
Charlie, in loco parentis". Y finalmente, se muestra con todas sus fuerzas al decir
"...Charlie, no sé si dispararte o adoptarte".

Viene al caso para este análisis el hecho de que el aviso fue puesto en una escuela
secundaria (no se sabe si salió en el diario o en alguna agencia que se dedique a estas
cuestiones) donde sólo hay adolescentes. Dejemos este tema por un momento. Por
otro lado tenemos lo que se puede enunciar como el deseo de vivir del Coronel. Se dice
que ante el deseo el sujeto se desvanece, se inhibe. Yo digo que lo que se desvaneció
fue el discurso que decía llevar en el chiste que hizo antes de partir a Nueva York, es
decir, no se voló los sesos. Sería una solución muy fácil que su vida adquirió sentido
con los enunciados del muchacho.
Lo que pasó es que apareció el sujeto, la responsabilidad. La verdad del sujeto que
apuesta por el deseo, el que apuesta por el deseo apuesta por la vida. Si relacionamos
el "siga bailando" con la concepción del tango y la vida podemos interpretar algo así
como: siga viviendo, si se equivoca o enreda, siga viviendo. ¿Y qué hizo nuestro
Coronel ? Fue valiente en su deseo. Cuando se cede en el deseo aparece la culpa,
contrapartida de la responsabilidad. Y no es angustia y sentimiento de culpa lo que
expresa el Coronel cuando dice: "...no sirvo para nada, nunca he servido; nadie quiere
sentarse a comer conmigo"; fue el héroe valiente del ejército pero ahora en relación a
su deseo, su deseo de vivir.

Ha llegado el momento de sintetizar todo este recorrido teórico y decir de qué es


responsable el Coronel: de su deseo de ser padre, de su deseo de vivir. Al hablar de
responsabilidad subjetiva hay que tener en cuenta ciertas cuestiones, por ejemplo que
no corresponde con el plano conciente. No creo / leo que el personaje tenga conciencia
de que quiera ser padre. Viene al caso hablar de un saber no sabido ?de esto siempre
se padece. Es decir que si tenía los elementos necesarios para mediar entre su vida y
la muerte, este plan del momento uno (donde sabía exactamente todo lo que iba a
hacer y en que lugar) no fue mas que una fachada de su verdad subjetiva. Viajar con
un adolescente / hijo para finalmente no volarse la subjetividad con su 45. Mentira en
un lugar, verdad en otro, necesito que me ayudes con un plan, necesito que me
marques la dirección. Este no saber provechoso es bien distinto a la estrategia del
neurótico: que sabe mucho para desconocer lo esencial.

También se habla de responsabilidad y la posibilidad de simbolizar, por extensión de


representar psíquicamente. Esto lo infiero nuevamente en la Asamblea cuando dice
venir en representación. Algo de la simbolización de ser padre esta en juego en esa
frase. Hacia el final de la película vemos un tercer tiempo; hay una persona diferente al
tiempo uno que intenta hacer las paces con los sobrinitos, que en un principio tildó de
mocositos de porquería. Su instinto paterno, que afloró en su relación con Charlie, se
extiende ahora a sus sobrinos. En cierta medida se hizo responsable de su deseo,
como ya vimos, en la escena de la Asamblea.

En la película pude ver escenas que muestran falta de ética profesional. Algunas de ellas son:

1.