Está en la página 1de 6

ANALISIS DEL FRAUDE.

FRAUDE:
La palabra fraude viene del latín FRAUD, que consiste en una
acción que resulta contraria a la verdad y a la rectitud, el
fraude se comete en perjuicio de una persona u organización,
también es considerado como la utilización de una conducta
deshonesta o engañosa con el fin de obtener alguna injusta
ventaja sobre otra persona u organización.

CONCEPTO DE FRAUDE:
Cualquier acto ilegal caracterizado por engaño, ocultación
o violación de confianza. Estos actos no requieren la
aplicación de amenaza de violencia o de fuerza física.
Los fraudes son perpetrados por individuos y por
organizaciones para obtener dinero, bienes o servicios, para
evitar pagos o pérdidas de servicios, o para asegurarse
ventajas personales o de negocio.

TRIANGULO DE FRAUDE:

PRESIONES
- Financieras
- Familiares
- De trabajo
- Vicios

OPORTUNIDADES (de cometerlo, ocultarlo y/o evitar el


castigo)
- Inexistencia de grupo de controles que prevengan o
detecten comportamiento fraudulento.
- Inhabilidad para juzgar la calidad del desempeño
- Perpetradores no son castigados o disciplinados
- Falta de acceso a información en poder de perpetrador
o islas en la empresa.
- Ignorancia, apatía o incapacidad (edad, lenguaje o
vulnerabilidad)
- Inexistencia de Auditoria.

RACIONALIZACION
- La organización me lo debe
- Únicamente es un préstamo, lo voy a pagar
- Nadie sale herido
- Merezco más de lo que gano
- Es por un buen propósito
- Arreglamos los libros cuando mejore la situación
- Algo debe ser sacrificado, mi integridad (interno) o mi
reputación (externo)
- La empresa tiene mucha plata
- Solo por esta vez, no lo vuelvo a hacer.

SINTOMAS DE FRAUDE
- Anomalías Contables
- Debilidad en Controles Internos
- Estilos de vida Extravagantes
- Comportamientos Inusuales
- Quejas o pistas (Tips)
- Anomalías analíticas en el negocio
- Costos muy lejos de los planeados
FRAUDES MÁS COMUNES EN LAS EMPRESAS
- Pagos Duplicados
- Pagos Múltiples
- Pagos por mercancía que nunca existió
- Entregas Defectuosas
- Precios falsos y aceptación interna
- Propinas unilaterales
- Sobornos
- Venta de Inventarios catalogados como desperdicio
- Compras excesivas
- Empleados Fantasma
- Abusos con el tiempo extra
- Reembolsos excesivos

FRAUDE EN LA LEY TRIBUTARIA:

El Fraude a la Ley tributaria constituye uno de los medios


más utilizados por quienes tienen la clara intención de
eludir sus obligaciones tributarias.
Esta figura está contemplada dentro de nuestro ordenamiento
jurídico como un delito; es así que de acuerdo al Art. 1° de
la Ley Penal Tributaria, DL 813, incurre en delito de
defraudación tributaria “el que, en provecho propio o de un
tercero, valiéndose de cualquier artificio, engaño, astucia,
ardid u otra forma fraudulenta, deja de pagar en todo o en
parte los tributos que establecen las leyes”.

Actualmente, una de las modalidades más comunes de eludir


las obligaciones tributarias, es mediante el fraude a la
Ley.
Nuestro Código Tributario peruano ha previsto esta situación
y para ello cuenta con una disposición dentro de su título
preliminar, que podría servir como herramienta para combatir
el Fraude a la Ley.
Sin embargo, la Norma VIII del Título Preliminar del Código
tributario nos muestra dos caras de una misma moneda.
Por un lado establece que la Administración Tributaria tendrá
en cuenta los hechos, actos, situaciones y relaciones
económicas que efectivamente realicen, persigan o
establezcan los deudores tributarios; con lo que permite
combatir el fraude a la Ley tributaria al determinar la
verdadera naturaleza del hecho imponible.
Por otro lado, prohíbe a la Administración Tributaria
extender las disposiciones tributarias a supuestos no
contemplados en la Ley; con lo cual se frustra el intento de
atacar el fraude a la Ley, al hacer imposible determinar la
naturaleza del hecho imponible.
En la primera parte se trata de una interpretación, puesto
que lo que se quiere es “descubrir” la verdadera naturaleza
del hecho imponible. En la segunda parte se habla de
calificación del hecho gravado, aun cuando se mencione a la
verdadera naturaleza del hecho imponible.
Con ello se establece una barrera entre lo que es
interpretación económica y calificación económica del hecho
imponible. De este modo, se faculta a la SUNAT para que pueda
calificar el hecho imponible, teniendo en cuenta todas
aquellas circunstancias que puedan afectar el acto o negocio
jurídico realizado por el deudor tributario.
Pues bien, la SUNAT podría detectar alguna irregularidad en
el negocio jurídico mediante la calificación. Sin embargo
¿qué pasa cuando el contribuyente para sacarle la vuelta a
la Ley tributaria utiliza medios lícitos y legales? En este
caso no hay irregularidad, se utilizan formas totalmente
legales. La tarea del administrador tributario aquí, es
evaluar si el fin perseguido por el contribuyente se adecua
al fin del acto o negocio realizado, a fin de determinar si
la única finalidad de su empleo es la inaplicación de la
norma tributaria.
Pero frente a este hecho, tenemos que el deudor tributario
podría invocar a la Norma VIII del CT, argumentando que lo
que en realidad pretende la Administración Tributaria es
realizar una interpretación económica, algo que la norma
tributaria proscribe, dificultándose así aún más la lucha
contra el fraude a la ley tributaria.
Finalmente podría decirse también que el fraude a la Ley
constituye una de las formas en que el deudor tributario
viola el deber de contribuir, ya que lo que se pretende al
fin y al cabo es no pagar o pagar menos, y el pago de los
tributos es la fuente principal de recursos con que cuenta
el Estado para cumplir sus fines; por lo tanto es un deber
de todo aquel que tenga capacidad contributiva.

EJEMPLO DE FRAUDE – CASO ENRON


Enron surgió en 1985 de la fusión de Houston Natural Gas e
InterNorth, de Nebraska, y se convirtió en una corporación
dedicada al transporte de gas natural entre diversos estados
a través de una red de gasoductos de 60 mil kilómetros. En
esa época, se suspendió la reglamentación de los servicios
de gas y energía, y Enron entró al mercado de comprar gas
natural y electricidad a los productores, y venderlos más
caro. Casi todas las compraventas de Enron se hacían por
computadora o por teléfono en la sede de Houston, o por
EnronOnline. La mayoría de los vendedores de Enron jamás se
acercaron a un pozo de gas, un cable de transmisión o un
conductor de fibra óptica. En 1989 comenzó a operar como
intermediario de derivados del gas natural y la electricidad
y llegó a formar una compleja red de empresas asociadas para
llevar a cabo alguno de sus negocios y abrirse paso en otros,
como las telecomunicaciones a través de banda ancha e
Internet, y la distribución de agua potable.
La empresa se diversificó estructurándose a partir de la
combinación del gas natural, la electricidad, Internet y los
mercados financieros, con operaciones en más de 30 países.
Su principal invención fue el “trading”, como el de la bolsa,
pero de energía y banda ancha (Internet), llegando a dominar
el 25% del mercado de derivados de energía. Este éxito, llevó
a que varias empresas siguieran su ejemplo, provocando un
aumento de la competencia y causando la disminución de las
utilidades de Enron y la erosión de su ventaja competitiva.
Además, los precios de la energía comenzaron a caer y se
venía una recesión en la economía mundial. Por lo que la
empresa comenzó a funcionar con cada vez más apalancamiento
y como el negocio de la intermediación requiere una enorme
liquidez o un rápido acceso a los mercados crediticios, y
Enron al carecer de ella, tenía que recurrir a los bancos.
Como su endeudamiento fue aumentando cada vez más, Enron
necesitaba mantener una buena calificación crediticia para
acceder a nuevos líneas de crédito, lo que llevó a esconder
su verdadero endeudamiento, para poder mantener un buen
ranking crediticio y mantener así buenas razones de
rentabilidad. Para lograr esto, los pasivos de la empresa
eran traspasados a entidades de propósito especial (SPE),
con el objetivo de que no apareciera la deuda en el Balance
Consolidado de la corporación, ya que, los lineamientos del
FASB requieren que sólo 3% de la SPE sea propiedad de un
inversionista externo, y así no clasificarlas como filial.
Además, ello le permitía que exhibiera espectaculares
ganancias hasta poco antes de la quiebra, ya que podía
traspasar los activos problemáticos a estas entidades, que
generaban pérdidas; venderle activos apalancados y así
generar utilidades, todo esto ayudado además por la
contabilidad de ajuste a valor de mercado. Esta forma de
"fantasía contable" llevó a Enron a la quiebra. Todo esto,
bajo la mirada vigilante de Arthur Andersen LLP, que mantenía
todo el año un piso completo de auditores asignados a Enron.
Hace un tiempo atrás Enron estaba considerada la 7ª
corporación más grande de los EE.UU. Además fue catalogada
como “la empresa más innovadora” durante cinco años
consecutivos, la mejor en “calidad de gestión”, y la segunda
en “calidad de los empleados”, todo ello según la lista de
las “500 empresas más importantes” de la Revista Fortune. En
EE.UU. controlaba más del 25% del mercado energético. Hoy
día el escenario es completamente diferente. El 2 de
Diciembre de 2001 Enron se declaró en quiebra, y tras ella
comenzaron a revelarse oscuros manejos en el mundo de los
negocios, los cuales aún se están investigando y que
involucran a altos ejecutivos de la empresa.

ETICA DEL CONTADOR PÚBLICO COLEGIADO


PARIONA GARCÍA al indicar que “El Contador Público en el
desempeño de su función debe mantener independencia de
criterio, es decir, no dejarse llevar por sentimientos, ni
susceptibilidades ofreciendo así el mayor grado de
objetividad e imparcialidad donde se desempeñe basándose en
hechos debidamente comprobables en aplicación de los
principios de contabilidad y las normas contables (NIC’s) y
de auditoría (NIA’s) y las técnicas contables aprobadas por
la profesión en los congresos nacionales e internacionales.

El Contador Público Colegiado debe tener presente que su


actuación profesional conduce a tomar decisiones que
repercuten hacia terceros, por lo que al emitir sus opiniones
debe hacerlo con independencia de criterio, y debe respetar
los principios y normas de la ética de su profesión.

Sin embargo, por el incumplimiento de estas últimas labores,


el profesional contable puede ser pasible de una
responsabilidad penal en la medida que se presenten algunos
supuestos señalados en la Ley Penal Tributaria,
específicamente en los supuestos indicados en el texto del
artículo 5° de dicha norma, el cual regula el delito contable
y muy aparte puede ser sancionado por Código de Ética del
Contador en artículo 14 del capítulo XIV.