Está en la página 1de 4

Feixas, G. y Miró, M. T (1993). Aproximaciones a la psicoterapia.

Una introducción a los


tratamientos psicológicos. Barcelona: Paidós. Capítulo 3, sección 3.4.

Modelos cognitivos.
Cognición hace referencia a patrones complejos de significado en los que participan emociones,
pensamientos y conductas.
En el contexto de la psicología, existieron factores que propiciaron la aparición de las terapias cognitivas,
tales como:
La aparición del conductismo mediacional o covariante de Homme (1965), este sugirió que los contenidos
mentales o sucesos privados deben considerarse conductas encubiertas que siguen los mismos principios
del aprendizaje que operan en la conducta manifiesta. También se considera el aprendizaje social de Rotter
como un predecesor de las terapias cognitivas.
El descontento existente con los tratamientos, ya que su efectividad se veía limitada generalmente a
aquellos trastornos con notables correlatos conductuales.
La emergencia de la psicología cognitiva, aquí se habla de una influencia convergente en la formación de
un nuevo Zeitgeist que otorga un papel central a la cognición.
En cuanto a los orígenes principales de las terapias cognitivas se distinguen:
Kelly (1955) presenta su teoría de la personalidad, esta se basa en la sistematización de las estructuras de
significado del individuo, y su práctica clínica en la comprensión de tales estructuras en los propios
términos del sujeto. Este enfoque se considera la terapia cognitiva más antigua y una de las que presenta
más retos en la actualidad.
Albert Ellis y Aron Beck fueron destacados fundadores y aún pueden considerarse los principales
representantes, de las terapias cognitivas. El enfoque de Ellis se basa en la creencia de que persona puede
sustituir conscientemente los pensamientos irracionales por otros más razonables. Por su parte, Beck
desarrollo su enfoque en el cual supone que el depresivo tienen pensamientos negativos acerca de si
mismo, del mundo y del futuro, lo que se conoce como la triada cognitiva de la depresión, estos
pensamientos pueden identificarse y modificarse con la obtención de datos que cuestionen su validez.
Varios líderes de la terapia conductual desarrollaron sus modelos terapéuticos hasta hacerlos también
cognitivos. Sin embargo, Mahoney y Arnkoff (1978) señalan a Bandura (1969) cono el iniciador de la
tendencia cognitiva dentro del enfoque conductual.
Ingram y Kendall (1986) proponen un sistema taxonómico de los distintos aspectos cognitivos, que sirven
para aglutinar los conceptos básicos de los modelos cognitivos, entre los que se encuentran:
 Esquema: Como estructura cognitiva, es una abstracción fruto de la experiencia previa.
 Estructura: Se concibe como la arquitectura del sistema, como la estructura que organiza
internamente la información.
 Proposiciones cognitivas: Se refieren al contenido de tal información.
Es claro que la noción de esquema, es ampliamente utilizada en la psicología cognitiva experimental,
puede aportar elementos integradores, y servir como marco de referencia teórico para los modelos
cognitivos.
En cuanto a las operaciones cognitivas, se comprenden como procesos en los que los diferentes
componentes del sistema cognitivo operan de forma interactiva para procesar la información, tales
operaciones reciben cierta atención dentro de los modelos cognitivos, esto por parte del enfoque de Beck.
Por su parte los productos cognitivos, son descritos como pensamientos, autoafirmaciones, imágenes,
atribuciones etc., que resultan de las operaciones cognitivas, las cuales a son reguladas por las estructuras
cognitivas, de forma que los productos son el resultado final, y a la vez el inicio, de un proceso complejo.
Para kelly (1995), cada producto cognitivo supone a la vez la negación de su puesto; en efecto, “nuestro
lenguaje implica contraste implícito. De no ser así, nuestro discurso sería un sinsentido”.
Modelos basados en el razonamiento y solución de problemas: Se trata de procesos más globales en los
que entran en una interacción compleja los diferentes componentes del sistema cognitivo en un proceso
particular. Este enfoque no concibe los problemas desde un punto de vista patológico sino como
situaciones vitales que requieren una solución para lograr un funcionamiento efectivo.
Modelos basados en las teorías evolucionistas y motrices de la mente: Estos modelos no parten de la
psicología del procesamiento de informacion, sino de la epistemología evolucionista, como metodología
adecuada para la psicología cognitiva, el referente conceptual psicológico de estos modelos son las teorías
motrices de la mente de F. Hayek y W. Weimer. En donde nos dice que los organismos son creadores en
el sentido de que perciben y actúan imponiendo activamente reglas tacitas abstractas sobre la información
no psicológica presente en el ambiente.
Las psicoterapias cognitivas son procedimientos activos, directivos, estructurados y de breve duración,
para el tratamiento de una gran variedad de trastornos psicológicos. Proponen una colaboración abierta
con el cliente para afrontar su problema, planteando un modelo explicativo simple y sugiriendo estrategias
específicas para su resolución. El objetivo de los tratamientos cognitivos es el cambio de las estructuras
cognitivas que dificultan el buen funcionamiento psicológico del sujeto.
En cuanto a la relación terapéutica, se menciona que una vez se ha creado cierto clima de colaboración,
terapeuta y cliente pueden cooperar como si de un equipo de investigación se tratara. Se busca un consenso
explícito en relación con la naturaleza de los problemas del cliente, los fines de la terapia, e incluso los
medio para alcanzarlos.
Aunque existen diversos modelos cognitivos, la mayoría de ellos utilizan procedimientos originados en
otro enfoque además de los suyos propios, a los cuales se refiere como recursos técnicos, algunos de ellos
son:
 Asignación gradual de tareas.
 Técnicas de distracción.
 Relajación.
 Programación de actividades.
 Valoración del dominio y agrado.
 Autoobservación (self-monitoring).
 Uso de autoaserciones.
 Entrenamiento en habilidades específicas.
 Ensayo conductual y role playing.
 Ensayo cognitivo.
 Explicación del fundamento teorico al cliente.
 Identificación de pensamientos disfuncionales.
 Registro diario de pensamientos disfunciones.
 Identificación de errores cognitivos.
 Comprobación de hipótesis.
 Disputa racional.
 Análisis de costes y beneficios.
 Técnicas de reatribución.
 Trabajo con imágenes.
 Búsqueda de soluciones alternativas.
 Identificación de esquemas.
 Técnica de rol fijo.
 Biblioterapia.
Ninguna de estas técnicas suele aplicarse indiscriminadamente a todos los pacientes ni en cualquier
situación.
Cada modelo se caracteriza por una propuesta de proceso terapéutico e, incluso dentro de un mismo
modelo existen distintos procesos o programas para problemas específicos. Los modelos también difieren
en el grado de abstracción o especificidad en su propuesta del proceso terapéutico.
En relación con los Criterios de existo terapéutico, los modelos cognitivos prestan considerable atención
a la eliminación de síntomas, algunos autores han hablado sobre cambios profundo en los que estarían
comprometidos aspectos más centrales de la personalidad del sujeto.
Por otro lado, en la actualidad existen diversos tipos de terapias cognitivas y en consecuencia se plantea
el problema de una función de que criterios pueden clasificarlas. Frente a esto Mahoney y Arnkoff (1978)
realizaron las primeras clasificaciones, subdividiendo las terapias de aprendizaje cognitivo en tres:
a) Reestructuración cognitiva
b) Habilidades de afrontamiento
c) Resolución de problemas
Siguiendo con la formación del terapeuta, menciona que la mayoría de los terapeutas destacados en las
terapias cognitivas están vinculados a los programas clínico de doctorado de sus universidades y ejercen
formación de una forma integrada en los programas clínicos de posgrado universitario. En general, la
formación del terapeuta cognitivo, aunque pretende ser rigurosa y sistemática, no sigue un programa
preestablecido, ni depende de forma exclusiva de ciertas instituciones internacionales, sino que va en
función de la realidad de cada ámbito geográfico.
Como se sabe la terapia cognitiva tiene una corta existencia, por ende, el número de estudios y revistas en
el campo va en aumento y ello aporta solidez al modelo. Se destaca una serie de aspectos relativos a
alginas líneas de investigación existente, tales como:
1. Desarrollo de instrumentos de evaluación cognitiva.
2. La investigación de resultados.
3. La investigación de procesos, vinculado a los hallazgos de la psicología cognitiva.
Por último, se resalta la necesidad de prestar atención a algunas deficiencias que contribuyen tendencias
para la investigación futura, entre ellas destacan:
I. Mayor vinculación entre las terapias cognitivas y la psicología cognitiva.
II. Necesidad de prestar atención a los factores emocionales y motivacionales.
III. Necesidad de mejorar los procedimientos de evaluación cognitiva.
IV. Necesidad de clarificar la diversidad de las terapias cognitivas.
V. Necesidad de superar el énfasis restrictivo en lo individual.
VI. Necesidad de una mayor corroboración empírica de la eficacia de las técnicas cognitivas.
VII. La necesidad de una clarificación del concepto de cognición en el marco de una teoría integradora
del efecto, la cognición y la conducta. (La aportación del constructivismo parece esencial).