Está en la página 1de 3

Brayan un tipo humilde, carismático, amable y muy cuidadoso con

su paisaje, tuvo que mudarse a la ciudad por los problemas


económicos que pasaba, llegando a la ciudad Brayan se tuvo que
poner a buscar trabajo para que se pueda mantener, de tanto
buscar por fin encontró trabajo en una empresa de muebles, él se
encontró muy contento ya que ahora tenía un trabajo establecido,
él se sentía muy pero muy contento, le echaba muchas ganas a
su trabajo, ya que a él siempre le encantaba trabajar, para él no
había nada imposible que no pudiera hacer. Después de mucho
tiempo Brayan conoció a una linda chica llamada Ariadna, ella era
dulce, trabajadora y muy humilde, él se enamoró al momento de
ella, pasaron los días ellos salieron y conversaron de como a
Brayan le iba en el trabajo a lo cual él respondió:
- Me va muy bien, amo trabajar mucho en la empresa de
muebles, aunque note algo muy raro hace unos días.
- Algo?... como qué?
- No sé, me parece algo muy raro que las maderas de la
mueblería lleguen por atrás de la empresa, en vez que lo
metan al almacén y nada más.
- Creo que deberías de averiguar por ti mismo que es lo que
realidad está pasando en tu trabajo.
- Sí, eso hare a partir de mañana, llegare a la conclusión de
todo esto, para poder saber en qué clase de empresa me
metí a trabajar.
- Yo sé que lograras averiguar todo, sabes que te voy apoyar y
estaré contigo en todo este tiempo.
- Muchas gracias, agradezco poder haber encontrado a
alguien como tú en mi vida, bueno ahora tengo que ir a
descansar, nos vemos mañana saliendo del trabajo.
- Está bien, cuídate mucho Brayan.
Cuando Brayan llego a su casa no pudo dormir, pues estaba muy
pensativo en como hará para que pueda llegar a saber la verdad
de su trabajo. Al día siguiente Brayan se despertó muy temprano
para el trabajo, él sabía que hoy era el día en que esos tipos
volverían a la empresa con la madera, cuando él llego vio a los
tipos bajando la madera, pero por otro lado se dio cuenta que su
jefe estaba discutiendo con uno de esos tipos, entonces él se
puso a pensar: ¿Qué estará pasando, porque mi jefe se ve muy
molesto? ¿Acaso le trajeron incompleto las maderas?
Entonces él entró como si nada, hizo como si no hubiera
escuchado nada y saludo a su jefe y a los señores. Después de
eso su jefe y el señor se fueron a su oficina para que puedan
hablar en privado, pero Brayan dándose cuenta de la situación los
siguió, ya que él llegaría a la verdad de todo esto sin importar que
haga, Brayan al llegar a la oficina de su jefe se puso a escuchar
todo desde la puerta, en eso escucho que el señor le dijo a su jefe
que la madera que les vendía era ilegal, ya que no tenían ningún
permiso, su jefe presintió algo y muy cuidadoso sin hacer bulla se
acercó a la puerta y la abrió encontró a Brayan y le dijo:
- ¿Qué haces escuchando conversaciones ajenas?
- Yo sabía que algo malo pasaba con todo esto, y decidí llegar
a l verdad de todo esto, ahora que lo sé no puedo seguir
trabajando en esta clase de empresa, ¡me largo!
- También ya estabas despedido, no quiero a una persona
como tú en mi empresa.
- Le llamas “empresa” a esto? Mejor no digo nada más y me
voy.
Brayan al salir de la empresa llamo a Ariadna y le conto todo lo
que había pasado, y decidieron encontrarse en la plaza a las 3:00
pm. Cuando Brayan fue a esa hora a la plaza Ariadna ya le estaba
esperando, él la saludo y ella también y le dijo:
- Como estas? …, no tienes que preocuparte, ya encontraras
un mejor trabajo, donde realmente no tenga ningún delito,
demostraste que estas en contra de la madera ilegal, me
gusta que seas una persona así.
- No estoy muy bien que digamos, me preocupa esa empresa
aunque no trabaje ahí. Si, lose, si hubiera sabido esto desde
el principio no hubiera aceptado el trabajo y me hubiera
buscado un trabajo más ejemplar.
- Si, peor tú nunca te imaginaste que la empresa era así,
sabes me tienes a mí, juntos llegaremos muy lejos, te
ayudaré a conseguir otro trabajo.
- Gracias por todo, nunca dejare de agradecerte, enserio
llegaste a mi vida para poder mejorarlo todo.
- No me agradezcas nada, si el destino nos juntos es por algo.
Pasaron días, Brayan consiguió un nuevo empleo como vendedor
de flores, desde entonces le fue muy bien en el trabajo. Pasaron
años y Brayan formo su propia empresa de flores junto a Ariadna
y desde entonces ellos trabajan felices y más unidos que nunca, y
muestran que aman mucho a su naturaleza sin trabajar en cosas
ilegales.

FIN

Intereses relacionados