Está en la página 1de 26

Guía Practica

Grupo 3 Y 4
Técnicas para la eliminación o
reducción de conductas.
Técnicas aversivas.
Técnicas de biofeedback
Integrantes: 
López, Marianny C.I. 27.517.038
Aular, Mariana C.I. 24.644.603
Martinez, Oriana C.I. 27.725.494
Blanco, Jorge C.I. 25.911.790
Mejia, Angie C.I. 26.337.754
Cabrera, Domingo C.I. 26.581.489
Miranda, Giovanna C.I. 24.647.948
Do Rosario, Fernando C.I. 25.960.929
Moreno, Milennys C.I. 18.087.157
Fernandez, Ginette C.I.24.327.887
Pachano, Maria C.I. 26.976.768
Gomez, Anny C.I. 26.570.402
Vargas, Marcos C.I. 26.781.534
Goncalves, Lyu C.I. 26.634.265
Villegas, Mariana C.I. 26.280.282
Hermoso, Maria C.I. 26.192.509
López, María Clara C.I. 26.425.573

Sección: 1M
Técnicas para
la
eliminación o
reducción de
condUctas
Extinción. 
Procedimientos de reforzamiento diferencial. 
Costo de respuesta. 
Tiempo fuera. 
Sobre-Corrección. 
Contratos de contingencia.
Programas de economía de fichas.
   
     EXTINCIÓN
     Esta técnica de modificación de conductas, consiste en suprimir las 
recompensas que el pequeño espera conseguir con su conducta. La mayor parte
de nosotros presta atención a las transgresiones, es algo que nos resulta difícil de
ignorar, y los pequeños lo saben y lo utilizan en su beneficio. Si nuestro hijo nos
contesta mal consigue nuestra atención: emprendemos una discusión,
intentamos dar explicaciones, hacerle entrar en razón y convencerle…. La
técnica de extinción consiste en eliminar todo aquello que refuerza la conducta
indeseada del pequeño.

     Por ejemplo, un niño que este haciendo chantaje emocional a su madre


para no ir al cole con comentarios del tipo “me llevas al cole para 
librarte de mí”, “¿es que no quieres que pase tiempo contigo?”... En
esta ocasión, aplicaríamos la técnica de extinción de conductas,
sustituyendo esos comentarios por algo gratificante. Una práctica
adecuada, sería, por ejemplo, preguntar al pequeño sobre sus dibujos
animados favoritos, ignorando el comentario que el niño había hecho
anteriormente. Hacer como si no le hubiéramos escuchado y
quisiéramos iniciar una conversación con el.

     En la “extinción” es muy importante que siempre aparezca un sustituto


gratificante ya que si esta técnica se lleva a cabo sin ser acompañada
por un estímulo positivo, puede que el pequeño se sienta ignorado,
repercutiendo negativamente en sus emociones. Esta técnica no se
debe utilizar ante conductas peligrosas.
   
     Reforzamiento diferencial
     Consiste en reforzar una o varias conductas “diferentes” de la conducta que se
requiere reducir. Se espera que al aumentar la frecuencia de esta nueva o nuevas
conductas, disminuya la frecuencia o desaparezca la conducta no deseada. Hay
varias formas en las que se puede aplicar el reforzamiento diferencial:

       1. Reforzamiento diferencial de otras conductas (RDO): Reforzar cualquier


conducta distinta de la que se quiere eliminar. Es el procedimiento más simple y
menos exigente, pero probablemente no el más potente. Su aplicación se puede
llevar a cabo de varias maneras, dependiendo de los objetivos a conseguir o la
conducta a reducir:

       a) Reforzar por cualquier conducta que se emita excepto la conducta a


reducir.
       b) Reforzar sólo por la emisión de una o varias conductas especificas, en
lugar de la conducta a reducir.
       c) Reforzar por un periodo de tiempo sin que aparezca la conducta a eliminar
(reforzamiento por omisión).

Para la aplicación de las variantes a) y c) es necesario establecer un intervalo


temporal durante el que se aplicaran las contingencias del RDO.

Uso efectivo del RDO:


-Informar de la aplicación de RDO. -Tras aplicar el RDO en los primeros
-Establecer el intervalo temporal de momentos de forma continua, pasar a aplicar
aplicación en función de la conducta a el RDO de forma intermitente para una
reducir. mayor resistencia a la extinción de las nuevas
-Establecer el reforzador a utilizar. conductas.
- Establecer el criterio para obtener el -No utilizar como procedimiento único si la
reforzamiento: a), b) o c. conducta es peligrosa o hay que retirarla de
-Se puede combinar con otros forma rápida.
procedimientos (extinción, asociación, costo -Atención a no reforzar conductas
de respuesta, entre otros.) alternativas que también sean desadaptativas.
     2) Reforzamiento diferencial de conductas incompatibles (RDI): Reforzar sólo
conductas incompatibles con la que se quiere eliminar. Es un procedimiento más
exigente que el RDO, pues exige identificar una conducta incompatible, cosa a
veces difícil, pero suele ser de una mayor eficacia, incluso con menores tasas de
reforzamiento. Suele ser útil que la conducta incompatible ayude a que la persona
tome conciencia de la conducta a eliminar. Esto facilitará que en lo sucesivo la
persona pueda identificar cuando va a llevar a cabo la conducta (o cuando desea
hacerlo) a eliminar y emita la conducta incompatible en su lugar, manteniéndola el
tiempo suficiente para bloquear la inadecuada.

     Uso efectivo del RDI

- Informar de la aplicación del RDI. -Tras aplicar el RDI en los primeros


- Establecer el intervalo temporal de momentos de forma continua, pasar a
aplicación en función de la conducta a aplicarlo de forma intermitente para una
reducir. mayor resistencia a la extinción de las nuevas
-Seleccionar posibles respuestas conductas.
incompatibles que ya presente el sujeto (en - Establecer el reforzador a utilizar.
caso contrario instalar una nueva) y que - No utilizar como procedimiento único si la
tengan probabilidades de ser mantenidas por conducta es peligrosa o hay que retirarla
el medio. de forma rápida..
-Aplicar el RDI de forma contingente y -Se puede combinar con otros
consistente.  procedimientos (extinción, asociación, costo
-Atención a no reforzar conductas de respuesta, entre otros.)
alternativas que también sean desadaptativas

   
     3) Reforzamiento diferencial de tasas bajas (RDTB): Reforzar una conducta sólo si
se emite por debajo de cierta frecuencia o tasa. Es un procedimiento dirigido a
reducir una conducta adecuada, pero cuya frecuencia es incorrecta. Es un enfoque
positivo, la persona recibe reforzamiento por emitir una conducta que ya tiene, pero a
condición de que la frecuencia de esta sea moderada. Obviamente la frecuencia
considerada adecuada puede estar muy aleada de la frecuencia actual, en cuyo caso
deben establecerse los criterios de forma progresiva hasta llegar al objetivo final.
Suele ser útil ayudarse de estímulos discriminativos que señalen cuando se obtendrá
reforzamiento se emite la conducta y cuando no.

     Uso efectivo del RDTB:

-Informar de la aplicación del RDTB. -No utilizar RDTB como procedimiento


-Establecer el intervalo temporal de único si la conducta es peligrosa o hay que
aplicación (puede ser todo el tiempo) en retirarla de forma rápida.
función de la conducta a reducir. -Se puede combinar con otros
-Establecer el reforzador a utilizar. procedimientos (extinción, asociación, costo
-Establecer la frecuencia a la que se de respuesta, entre otros.)
considera aceptable la conducta (puede irse
modificando gradualmente).
-Establecer estímulos discriminativos que
señalen que se obtendrá reforzamiento si se
emite la conducta.
-Aplicar el RDTB de forma contingente y
consistente.

   
   Costo de Respuesta 
     Este consiste en la retirada de un reforzador positivo disponible con el
objetivo de eliminar una conducta desadaptativa, también se le conoce como
castigo negativo. Un ejemplo de esta técnica sería que el sujeto le dé una cantidad
pequeña de dinero a sus compañeros, cada vez que fuma un cigarro.

     Características

       1. Este puede producir una reducción rápida y completa de la conducta.

       2. Es necesario poder retirar un reforzador de forma contingente a la emisión


de la conducta, y para que esto ocurra, es necesario que la persona posea una
reserva de reforzadores o, en caso contrario, que se puedan crear.

       3. Es importante aplicar el Costo de respuesta de manera consistente y lo más


próxima a la emisión de la conducta que se quiere eliminar.

       4. Es común que pasado un tiempo, pueda reaparecer la conducta, pero si se


mantiene el  Costo de respuesta, volverá a desaparecer rápidamente y será cada
vez menos posible su reaparición.

       5. El uso del Costo de respuesta puede facilitar


emociones negativas y conductas agresivas, mucho
más que otros procedimientos como la extinción y
 el Tiempo Fuera.

     Pasos a seguir:
  
     1. Antes de empezar, hay que considerar
 si basta con usar otros métodos menos
 aversivos de reducción de conductas.

     2. Se debe usar el Costo de respuesta


 junto  con el reforzamiento positivo de
 conductas  alternativas más adecuadas.

    
 
      3. Identificar y controlar algún estímulo reforzador que pueda retirarse
rápidamente y que sea relevante en el presente para la persona (este no tiene por qué
tener relación alguna con a conducta a reducir).

     4. Establecer un valor o coste que tendrá la emisión de la conducta que se desea
eliminar. La intensidad del mismo es determinante, ya que debe ser una retirada
importante de reforzamiento, que no sea fácil de sustituir.

     5. Se debe calcular la intensidad que tendrá el Costo de respuesta, teniendo en


cuenta la frecuencia inicial de la conducta y la cantidad de reforzadores a retirar que
posee la persona. Independientemente de la intensidad, este debe ser aplicado tras
cada conducta.

     6. Si al principio no se produce una disminución significativa de la conducta, es


porque el Costo de respuesta no es tan intenso. También, se puede ir aumentando de
manera progresiva la intensidad para que la persona no se habitúe.

     7. Es importante que el Coste de respuesta no agote la reserva del reforzador que
dispone la persona, pues en ese caso se podría seguir emitiendo la conducta sin
consecuencias negativas.

     8. Es útil que haya un feedback constante de los reforzadores perdidos por la
conducta a reducir, así como el de los ganados por producir las conductas
alternativas.
   tiempo fuera
                                         El “tiempo fuera” es una técnica que puede aplicarse para   
                                          modificar muchas conductas. La esencia de esta técnica       
                                           consiste en apartar al niño a un sitio que carezca de             
                                          estímulos positivos para el/ella, un lugar donde no tenga     
                                       juegos o compañía con la que pueda entretenerse. No se         
                                       trata de buscarle un sitio hostil, sino un lugar que le resulte   
                                           aburrido. Debemos conseguir que esté en ese sitio que no 
                                              le gusta durante un periodo de tiempo.

                                          Pongamos un ejemplo, un niño lleva mucho tiempo


                                                            viendo la tele, su padre decide apagar el
                                                            televisor, y es  entonces cuando el pequeño coge 
                                                      una gran rabieta ¿Cómo podemos gestionar la             
                                                    situación? Para  aplicar correctamente la técnica de
“tiempo fuera” debemos retirar al pequeño a un lugar que resulte poco
gratificante para el/ella. Lo haremos inmediatamente después de que aparezca la
conducta indeseable. Sin discutir con el, y de forma pausada y tranquila,
explicándole detalladamente que cuando corrija su conducta, nosotros estaremos
ahí para jugar con el, o realizar una actividad gratificante y divertida.

Esta técnica de modificación de conductas es muy sencilla, pero tiene


un factor muy importante que se debe considerar, y es el tiempo que el
niño debe de estar en la situación de “tiempo fuera”. El tiempo debe ser
proporcional a la edad del niño, por lo tanto, a cada año que tenga el
niño se le sumará un minuto, lo que viene a ser, en niños de 5 años, 5
minutos en “tiempo fuera”. Este dato es muy
 importante  ya que si no se realiza de esta manera,
 la técnica  puede ser aversiva para el niño, y por
lo tanto, puede no tener los beneficios que
deseamos. La edad en el desarrollo del niño juega
 un gran papel en la conducta del pequeño.
Sobre corrección
     La sobre corrección es una técnica de modificación de conducta que puede
resultar muy útil para acabar con aquellos comportamientos problema y repetitivos,
contra los cuales se han intentado varios métodos que han fallado.

     A pesar de que la sobre corrección es en sí un castigo, éste es un tipo de castigo


muy eficaz, que utiliza consecuencias punitivas basadas en el esfuerzo. Es decir,
cuando utilizamos la sobre corrección, usamos consecuencias naturales para romper
con los malos hábitos y para enseñar comportamientos apropiados al mismo tiempo.
Por ejemplo, si un niño de 3 o 4 años tira reiteradamente la comida al suelo, le
pediremos que recoja todo lo que ha tirado y ayude a limpiar la cocina.

     El objetivo principal de esta técnica es reparar o compensar un “daño” causado por
una conducta indeseable, sea tirar comida al suelo, pintar las paredes o agredir a un
compañero de clase o hermano.

     Formas de aplicación de la sobre corrección

          *Restitución: La utilizamos pidiendo al paciente que restaure el daño que ha


causado. Se trata de corregir los efectos negativos de la mala conducta, dejando la
situación igual o incluso mejor que antes. ¿Cómo la usamos? Por ejemplo si el niño
hace dibujos en la pared del salón le pediremos que la limpie totalmente.

          *Práctica positiva o repetición: En este caso se trata de que nuestro paciente


repita una conducta alternativa y positiva a la que ha realizado. Siguiendo el ejemplo
anterior, podemos pedirle que dibuje en varias hojas de papel, pero que deberá ir a
buscar por si mismo. Así vemos como de este modo está poniendo en práctica de
manera repetida una conducta alternativa y adecuada.

     El mensaje que se transmite es “se pinta en las hojas de papel y no en la pared”.
Estos dos procedimientos, la restitución y la práctica positiva en ocasiones se pueden
utilizar de modo combinado o bien solas, dependiendo de las conductas que
deseamos suprimir. Utilizadas de manera combinada primero pediremos al niño que
repare el daño causado y luego que practique la conducta adecuada.
     Aplicación de la sobre corrección

     1-Antes de aplicar la sobre corrección debemos explicar al niño el cambio de


normas, es decir, le explicaremos que cuando le veamos realizar “esa conducta
indeseable” utilizaremos esta técnica
.
     Si el aviso no funciona, aplicamos la sobre corrección de forma inmediata, justo
después del comportamiento inadecuado. Debemos ser conscientes que la sobre
corrección solo tiene sentido cuando esta se aplica de forma inmediata a la mala
conducta.

     2- Pedir, con tranquilidad y firmeza, al niño a deshacer o corregir el daño social o
físico que haya realizado.

     3-Supervisar la sesión de prácticas positivas, esto puede requerir un tiempo, pero


la inversión merece la pena.

     4-Elogiar y reforzar el esfuerzo tras realizar correctamente la conducta. A medida


que el niño empiece a comportarse mejor y se necesite menos practica, hay que
hacerle saber lo bien que lo está haciendo. Debemos elogiar en abundancia o darle
una pequeña recompensa por sus progresos.

      Nota: Si es preciso utilizar las manos para guiarle lo hacemos. Si el niño se resiste a
practicar, hay que ayudarle a realizar las acciones correctas con las manos. Si no
quiere recoger los juguetes, lo tomaremos de las manos y las guiaremos, recogiendo
los juguetes y depositándolos en el lugar correcto. Se deben ignorar llantos, rabietas,
resistencias. Es crucial mantenernos tranquilos pero firmes hasta que la tarea termine
o el niño empiece a hacerlo solo.
Contrato de contingencia
     Es parte de un contrato o acuerdo negociado entre paciente-terapeuta por el que
este debe comprometerse a obtener recompensas cuando realice la conducta
apropiada y castigo cuando se manifieste las que no son adecuadas o pactadas en el
contrato.
Proceso

1. En una previa 2. Se establecen las 3. Fase propia del


evaluación se contingencias, es tratamiento en la que
identifican las decir, cuando se se han de cumplir los
recompensas y dará recompensa y propósitos del
castigos. cuando castigo. contrato.

     Su utilización es en problemas escolares, de pareja, familiares y de conducta


alimentaria, casos como bulimia y anorexia, igualmente controlando los cambios de
conducta.
   Economía de fichas 
     Objetivo:

      La eliminación de conductas desadaptativas y la


adquisición de conductas alternativas o socialmente
aceptables.

       -Se utiliza fichas como un sistema de refuerzos,


como un bono.

       -Se entrega una ficha cuando aparece una


conducta deseada y adaptativa.

       -Cuando aparece una conducta desadaptativa


las fichas no serán entregadas e incluso pueden ser
restadas.

       -Las fichas pueden ser canjeadas por cosas


materiales o actividades de interés particular,
actuando como reforzador.

      De esta forma se programan conductas en ámbitos institucionales con la


finalidad de estimular la manifestación de aquellas que son deseables socialmente.

     Ejemplo:
Técnicas
aversivas
Bases teóricas
Aplicación.
Evaluación.
Variaciones del procedimiento.
TÉCNICAS AVERSIVAS
     Las terapias aversivas intentan asociar un patrón de reacción comportamental no
deseado y socialmente sancionado, con una estimulación desagradable, interna o
externa, o reorganizar la situación de tal manera que las consecuencias de este
comportamiento no deseado sean lo suficientemente desagradables para el emisor de
tal comportamiento, que deje de ejecutarlo.

     En ambos casos se espera que se establezca una conexión entre el comportamiento
a eliminar y la reacción aversiva. Se espera que el desarrollo de tal conexión y el
progreso de la misma genere una situación tal en el individuo, fisiológica o cognitiva,
que provoque un cese total en la emisión del comportamiento a eliminar.

     Los modelos propuestos para explicar el desarrollo de las reacciones aversivas


podrían resumirse en:

       -Condicionamiento clásico: Esta teoría asume que la asociación de algunos


elementos constitutivos de la constelación estimular componente del
comportamiento a eliminar con el estímulo nocivo preseleccionado hará que el E.C
(Estímulo condicionado) provoque una respuesta condicionada de aversión. Quienes
apoyan este modelo insisten en que en el procedimiento terapéutico se satisfagan
requerimientos derivados de nuestro estudio de este tipo de fenómenos en el
laboratorio.

       -Condicionamiento operante: Se presenta el estímulo aversivo ante respuestas


emitidas por el sujeto hacia dicha constelación. Algunos autores han tenido especial
cuidado en diseñar sus procedimientos terapéuticos adoptando paradigmas de
aprendizaje de evitación o castigo.

     -Teorías centrales: La aseveración de Rachman y Teasdale, en el sentido de que


una explicación puramente cognitiva de las terapias aversivas es tan insatisfactoria
como una explicación basada exclusivamente en las teorías básicas de aprendizaje,
sigue siendo válida.
  
     -Teoría del estado: Hallam y Rachman proponen su “Teoría del Estado” como base
del funcionamiento de las terapias aversivas. Ésta se basa, en el cambio producido en
el grado general de responsividad de un individuo y no tanto en los cambios en
cuanto a las conexiones específicas entre estímulos y respuestas.
     Aplicación

     Pocos han sido los comportamientos problema, por exceso, que no hayan sido
sometidos en alguna ocasión a procedimientos aversivos. Mucho más delicado nos
parece la utilización de tales estrategias con individuos motivados a solucionar
algunos problemas cuya conceptualización como tales esté determinada por
influencias sociales, por ejemplo el caso del homosexual que acude a nuestra consulta
“voluntariamente” deseando una reorientación de su impulso sexual, reorientación
forzada, en parte, por los valores generales adoptados por la sociedad y por las
actitudes de quienes le rodean.

 En tales casos, pensamos que nuestra intervención ha de orientarse prioritariamente


a ayudar al individuo a autoafirmarse frente a tales presiones... el que apliquemos el
término” tratamiento”, especialmente en el caso de la homosexualidad, no implica
que consideremos a tales situaciones como enfermedad, ni siquiera como un
comportamiento sexual desviado. En éstos casos, la verdadera libertad implica
ofrecerle al individuo cualquier recurso que esté en nuestra mano, y que sea eficaz.

      Evaluación

      Existen pruebas de que el mecanismo aversivo se produce en situaciones


naturales y de que tal mecanismo puede ser eficaz en el tratamiento de casos
problemas concretos, pero siguen pendientes muchas preguntas, tanto a nivel clínico
como de experimentación básica. Consideramos que este tipo de técnica pueden ser
eficaces en aquellos casos en los que el comportamiento 
problema es elicitado por el grado de apetitividad que
el estímulo desencadenante tiene para el paciente( por
ejemplo, parafilias, obesos en los que las
características externas de los alimentos juegan un
papel especial, entre otros), y mucho menos
efectivos en los que el comportamiento problema se
ve mantenido por otro tipo de procesos (por ejemplo
bebedor excesivo que utiliza el alcohol como
ansiolítico, donde lo que importa son las reacciones
internas subsiguientes).
     Pasos a seguir:
  
     1. Formulación Global del Caso.

     2. Decidir qué sub-objetivo del cambio global deseado puede obtenerse mediante
técnicas aversivas.

     3. Seleccionar estímulos condicionados.

     4. Seleccionar estímulos aversivos.

     5. Decidir mejor modalidad y paradigma (encubierta, real).

     6. Llevar a cabo sesión en clínica

     7. Posibilitar generalización de procedimiento en vida real.

     8. Monitorizar/evaluar progreso.


     Variaciones del procedimiento:

     -Aversión químico y gustativa: en personas alcohólicas, por


ejemplo, consiste en suministrarles un producto químico que le provoque
sensaciones de naúseas o incluso vómitos cuando tome alcohol. Aunque solo
se tome una copa la persona notará los efectos del fármaco. Así asociará
sensaciones desagradables al hecho de beber.

     En el caso del tabaco, la técnica aversiva consiste en hacer al sujeto fumar lo más
rápido que pueda, inhalando el humo hasta que no sea capaz de seguir, pero sin llegar
a vomitar o perder la conciencia. Descansa 5 minutos, se fija en las sensaciones
desagradables que le ha causado, y tras ese tiempo se presenta el estímulo
nuevamamente.

     -Aversión gustativa: Frothwith (1978) describe un programa de tratamiento para la


obesidad que utiliza como estímulos incondicionados estímulos aversivos. Los sujetos,
en grupos de dos cinco personas, asistían a consulta dos veces por semanas durante
diez semanas. En una mesa situada frente cada sujeto se encontraba su alimento
predilecto (papas fritas, refresco, etc.) Tras animar al sujeto a fantasear sobre la
degustación de tal alimento (en las últimas dos semanas se les animaba también a
probarlo en la realidad) y aspirar su olor característico, se orientaba a la salida de una
máquina dispensadora de malos olores hacia la nariz del sujeto y se les hacía aspirar
los mismos.

     -Aversión eléctrica: consiste en proporcionar descargas eléctricas desagradables,


sin que lleguen a poner en peligro la vida ni la integridad física de la persona. No es
utilizada con frecuencia en la actualidad pero en su momento se utilizó para tratar las
conductas agresivas y la orientación del impulso sexual.

     -Bloqueo facial (Face Screening): consiste en colocar una cubierta de paño sobre la
cara del sujeto durante un período breve de tiempo contingente a la ocurrencia del
comportamiento objetivo diana a eliminar. No es doloroso y es fácilmente aplicable.
Resulta especialmente efectivo en niños.

     Un ejemplo de aplicación es en el tratamiento de la tricotiolomanía (arrancarse el


pelo), sugiriendo que la efectividad de esta técnica podría deberse por una parte, al
efecto de castigo y por otra a la “extinción sensorial”, debido a que a los niños que se
arrancan el pelo generalmente les gusta posteriormente mirarlo y jugar con él.
BIOFEEDBACK
Fundamentos teóricos.
Procedimiento básico de aplicación.
Tipos de biofeedback.
Variables relacionadas.
Características del biofeedback.
Proceso de entrenamiento.
Aplicación.
Ámbitos de aplicación.
biofeedback
    Fundamentos teóricos

     El biofeedback se basa que es posible modificar


respuestas fisiológicas siguiendo la ley del
ejercicio, una ley de aprendizaje plantea que por
medio del ejercicio y la experimentación
de los efectos del mismo ejercicio podemos
aprender, es decir la práctica va moldeando la
ejecución hasta que aprendemos, si durante la
práctica somos conscientes de que algo no
está dando resultados, cambiamos la estrategia o la
conducta inmediatamente en búsqueda
de un resultado en pro a nuestro objetivo, y el
biofeedback nos brinda las herramientas
necesarias para eso.

     También se basa en cierto nivel en el


condicionamiento operante, esto es porque en una
sesión de biofeedback el sujeto estará expuesto a
una máquina que medirá y le mostrará
algún valor elegido, ya sea ritmo cardiaco,
respiración, temperatura, actividad de la corteza
cerebral etc, lo que significa que durante la sesión
el sujeto recibirá reforzadores y castigos
constantemente. Por ejemplo, supongamos que el
sujeto desea aumentar su temperatura,
cuando intente algo y la máquina le indique que su
temperatura subió, esto lo refuerza
positivamente, y cuando por el contrario haga algo
que resulte en una disminución de su
temperatura, la máquina se lo indicará y sería una
especie de castigo.
     Procedimiento básico de aplicación

     Depende en un rango variable del tipo de feedback que se va a aplicar. También


influye el objetivo de entrenamiento, por ejemplo, no es lo mismo utilizar
biofeedback electromiográfico para reducir la tensión muscular que para potenciar
un músculo tras un daño neuromuscular. Y por último se toma en cuenta la
importancia de cómo se integra el biofeedback en el programa de tratamiento de
caso.

     Luego de tomar en cuenta todos esos aspectos, y antes de aplicar el BF como tal, se
deben establecer los objetivos que se desean lograr junto con los medios y el tiempo
para ello, para un óptimo proceso de definición de objetivos es necesario un amplio
conocimiento de la variable fisiológica a tratar y del trastorno del paciente.

     El siguiente paso es la sesión inicial o de demostración, son sesiones de 


ntrenamiento donde se define un lugar y un tiempo adecuado para enseñar y
explicar al paciente exactamente cómo se lleva a cabo el entrenamiento, se debe
facilitar con ejemplos prácticos y detallar las instrucciones generales y específicas del
BF.

     El tercer paso son las sesiones de entrenamiento, que tienen por objetivo
conseguir que el sujeto tenga control sobre la actividad fisiológica que es objeto de
entrenamiento. Las instrucciones facilitadas, la forma y modo de presentación del BF
deben cooperar con este fin, estas sesiones duran de 30 a 40 minutos, no
necesariamente deben ser estructuradas y deben ser sesiones graduales que den
oportunidad de dos ensayos como mínimo.

     Por último la etapa final es la finalización del entrenamiento, la cual se da una vez
que se haya cumplido el objetivo determinado anteriormente, el primer criterio que
se considera a la hora de declarar un BF exitoso es la adquisición del control
voluntario sobre la respuesta fisiológica.
     Tipos de biofeedback

     Para que una actividad fisiológica sea susceptible de ser objeto de entrenamiento
mediante biofeedback, debe poder ser detectada, procesada y presentada a la persona
de modo que el aprendizaje pueda llevarse a cabo. Es decir, deben existir
instrumentos y aparatos que permitan obtener dicha actividad. Los principales tipos
de feedback son los siguientes:

       1. BF EMG: El biofeedback electromiográfico provee información de la actividad


del musculo o del grupo muscular sobre el que están colocados los electrodos
(siempre electrodos de superficie). Esto permite que la persona aprenda a controlar la
tensión y distensión del musculo en cuestión.

       2. BF EEG: El biofeedback de la actividad eléctrica de la corteza cerebral, también


llamado neurofeedback, permite, a través de la actividad eléctrica captada por los
electrodos situados en la cabeza, potenciar, reducir y coordinar determinados ritmos
cerebrales en relación con su ubicación cortical.

       3. BF de volumen sanguíneo: Provee información sobre la cantidad de sangre que


pasa por una determinada zona vascular, justamente aquella bajo la que está
dispuesto el sensor fotoeléctrico correspondiente. Permite así obtener información
sobre la actividad vasomotora (dilatación y constricción) del lugar en cuestión, por lo
que la persona puede aprender a aumentar o disminuir el flujo sanguíneo en dicha
zona.

       4. BF de temperatura: Muestra la temperatura periférica de la zona del cuerpo


donde está ubicado el sensor. La temperatura de la piel depende, en gran medida, del
riego sanguíneo de la zona subyacente, por lo que es también un índice de la
actividad vasomotora, influida por el sistema nervioso autónomo.

       5. BF del latido cardíaco: Facilita información sobre el latido cardiaco con la
finalidad de aprender a controlarlo. Se utiliza para reducir el ritmo cardiaco o para
regularizarlo, caso de determinado grupo de arritmias. Desde hace algunos años
también se utiliza la variabilidad de la frecuencia cardiaca, en lugar de su promedio,
como actividad objeto de entrenamiento.

       6. BF de la actividad dermoeléctrica: Ofrece información sobre la conductancia de


la piel en la que están colocados los electrodos. Dado que los valores de la
conductancia dependen del sistema nervioso simpático, la persona aprende a
controlar su nivel general de activación.
       7. BF de la presión sanguínea: Ofrece una medida de la presión arterial con la
finalidad de que la persona aprenda a controlarla.

       8. BF electroquinesiológico: Transforma una actividad en una señal eléctrica que


facilita el aprendizaje. Construye un complemento del BF EMG en aquellos casos
en que este no puede utilizarse, o no sería práctico hacerlo.

       9. BF de presión: Ofrece información de la presión que se ejerce por parte de


determinada zona del cuerpo sobre un transductor preparado al efecto. Las sondas
de presión, por ejemplo, pueden ser utilizadas para que la persona aprenda a
controlar los músculos del cuello del útero o la vagina, o del esfínter anal, en los
casos que haya una disfunción en ellos.

   

Variables relacionadas

     En el biofeedback, al ser un caso del moldeado en la adquisición de una respuesta


(el control de la actividad fisiológica objeto de entrenamiento), se deben tomar en
cuenta los parámetros de todo modelado: el estímulo reforzador utilizado, la
respuesta inicial de la que parte, la programación de los pasos intermedios, las
aproximaciones sucesivas, a la meta.
      Características del biofeedback

     Un elemento clave en el biofeedback es el modo


en que el aparato que capta y registra la actividad
fisiológica se le muestra a la persona. Este opera
como el estímulo reforzador que permite que se
lleve a cabo el aprendizaje. Por ello, debe tener
unas características concretas. En primer lugar, la
forma de presentación de la información en sí. Los
aparatos portátiles disponen, la mayoría de las
veces, solamente una señal auditiva que cambia
aumentando o disminuyendo la frecuencia en que
aparece. Es el tipo de feedback más simple y menos
informativo, además de que requiere ser ajustado
con relativa frecuencia, ya que el rango en que
funciona el feedback es limitado a un pequeño
intervalo del cambio de la actividad fisiológica.

     El feedback visual, incluido en aparatos


portátiles y aparatos de entrenamiento más
completos, permite presentar la información de
forma más sustancial y atractiva. El uso de relojes
analógicos, contadores digitales, líneas o columnas
de LEDs ofrece más información, de un modo más
claro. El atractivo de la información tiene, además,
un valor adicional ya que actúa como un estímulo
reforzador positivo. Por otro lado, las posibilidades
de feedback visual e incluso su combinación con el
auditivo, alcanzan su máxima efectividad
informativa y atractivo cuando se utilizan aparatos
de feedback que se conectan a una computadora y
cuentan con programas específicos, permitiendo
una infinidad de posibilidades de feedback visual,
realmente atractivas tanto para adultos como
niños.

     La combinación del feedback visual y auditivo solo tiene sentido si no genera confusión,
es desaconsejable a menos que se cuente con un tema computarizado. Esto aplica en todos
los casos de entrenamiento en más de una actividad fisiológica a la vez. Lo ideal es que la
persona reciba una información (feedback) única,  que recoja los cambios en las
actividades fisiológicas que se están registrando.
      Proceso de entrenamiento

     Como proceso de moldeado, en BF requiere que al comienzo se refuerce el más


mínimo
cambio en la actividad fisiológica para luego ir progresivamente reforzando cambios
mayores. El aparato de BF debería, según esto, estar programado en el comienzo de
modo que facilite feedback continuo con un alto grado de sensibilidad, para luego ir
reduciendo progresivamente esta sensibilidad e incluso optar por una modalidad de
feedback menos informativa, la binaria. En esta modalidad la persona solo recibe una
señal cuando alcanza el objetivo propuesto.

     Aplicación

     El BF debe estar enmarcado en las técnicas de modificación de conducta. Ello requiere
la evaluación conductual del caso y análisis funcional de la conducta. Este último debe
realizarse en el marco de la evaluación psicofisiológica.

     Ámbitos de aplicación

     El BF se ha utilizado en el tratado de múltiples trastornos, en algunos casos hay basta


información experimental y en otros es necesario continuar con la aplicación para
obtener evidencia válida de sus resultados. Entre dichos trastornos están: adicciones a la
cocaína, alcoholismo, agorafobia, ansiedad, arritmias, asma, autismo, bruxismo, cefalea
tensional, depresión, disnea, dolor abdominal en niños y adolescentes, dolor
temporomandibular, dolor en cáncer, epilepsia, estrés post traumático, fibromiagia,
hipertensión esencial, hiperactividad, incontinencia fecal y urinaria, insomnio,
lumbalgia, migraña, trastornos coronarios, trastornos fonatorios, tics en niños y
adolescentes, parálisis cerebral, Raynaud, rehabilitación neuromuscular, rehabilitación
cognitiva en personas mayores y pacientes con adicciones, vaginismo.
referencias
-Domjan, M. (2010). Principios de Aprendizaje y
 Conducta. Ciudad de México: Cengage Learning.

-Labrador, F. (1993). Técnicas de Moficación de


Conducta. Madrid: Ediciones Pirámide.

-Mars, V. (28 de Abril de 2015). Psicología Online. Recuperado el 1 de Diciembre de


2017, de http://www.psicologia-online.com/pir/tecnicas-aversivas.html

-Martin, G., & Pear, J. (2008). Modificación de Conducta. Madrid: Prentice Hall.