Está en la página 1de 2

 EVIDENCIA DEL CUERPO

El cuerpo es la manera de estar en la realidad. El cuerpo es la realidad más inmediata a la experiencia. El hombre
está implicado en el espacio de forma corpórea

La instalación corpórea. Corporeidad es una noción más amplia que el cuerpo, implica una identidad personal bajo
el aspecto material. La corporeidad es expresión de una interioridad, el cuerpo humano está impregnado de
humanidad. Ser corpóreo es estar en el tiempo y el espacio en continuo movimiento. La corporeidad es una
instalación. La instalación es una estructura biográfica en la que se está o desde la que uno actúa. Uno se descubre
ya en movimiento, la vida no empieza en cero sino descubriéndose viniente de algo previo. La vida es una realidad
biográfica. La encarnación no debe ser entendida como un acto puntual sino como una condición propia de la
corporeidad humana, que consiste en la inserción de una realidad personal en la corporeidad. Aquí el rostro juega
un papel muy importante. El rostro es la parte del cuerpo con que uno se presenta.

La instalación mundana. El mundo es otra gran estructura biográfica en la que se encuentra el hombre instalado
dentro del concierto de las cosas. El mundo es la prolongación del cuerpo. El mundo propiamente del hombre es el
ámbito que le rodea. El mundo es ya una interpretación de cuanto hay. Al ser interpretación u ordenamiento de las
cosas, el mundo es en parte recibido y en parte interpretación de cada persona.
El mundo no es un conjunto de cosas sino una instalación que exige de la razón y una interpretación de la realidad.
En el Génesis, el Creador les delega las cosas y la libertad de interpretarlas, de digerirlas por sí mismos. El mundo es
pues el escenario de la propia vida. El hombre ha trasformado el propio mundo. El hombre no se adapta al medio,
lo adapta a sí.

Instalación biográfica. El cuerpo es histórico y su estructura somática revela ya un misterio. Esto significa que el
hombre se vuelve hacia el cuerpo, convirtiéndolo en objeto de una serie de acciones y cuidados. El cuerpo va
revelando que el ser humano es una presencia especial, el cuerpo manifiesta muchas realidades de quien lo habita,
pero oculta muchas otras. Eso es la persona, el cuerpo presupone un fondo espiritual. El rostro es el frente de la
persona. Para relacionar el hombre da la cara. Los ojos revelan la historia de la persona. Las manos son como el
resumen del cuerpo. El lenguaje está lleno del simbolismo propio de las manos. En el lenguaje corporal hay una gran
significación. El mundo personal no se va construyendo o haciendo sino descubriendo a través de la razón, de la
caricia y del encuentro con la interpretación del mundo proveniente de los demás. El cuerpo más que biológico es
biográfico.

 EL CUERPO SEXUADO
El “ser humano” es bisexual, pero el “ser humano” no existe, a cada uno le toca estar en uno de dos polos posibles.
Sexo significa separación por tanto hace referencia a disyunción, al hecho de que se puede ser humano según una
de las dos posibilidades. Es más bien de una instalación, en la que estoy colocado: no soy libre de mi sexo pero estoy
llamado a afrontarlo libremente. Esta instalación es la condición sexuada. Yo, cada uno está instalado en una
condición sexuada. A ella se logra por la observación.

La sexualidad aparece de modo eminente en el cuerpo como una condición y el cuerpo sexuado es una evidencia.
Pero va más allá del cuerpo, es interpretación, instalación e identidad, ser corpóreo es ser sexuado. Esta diferencia
no es diversidad, es respectividad y se manifiesta en todas las dimensiones del ser humano como si fueran capas.

Lo sexuado permea todas las dimensiones de la persona. Lo sexual se refiere a los actos y al ejercicio que implica
directa o indirectamente la genitalidad.

a) Capa Biológica. Se manifiesta en cuatro niveles: el nivel genético, nivel gonádico, nivel genital y el nivel
morfológico. El hombre no es un ser estático. Esta dimensión parece tener un significado unitivo, de placer
mutuo y procreativo. Desde aquí se advierte la necesidad de lo estrictamente humano que es el amor. Implica
diálogo. La complementariedad es asimétrica, es decir las relaciones entre hombres y mujeres requieren mutuo
conocimiento, comprensión y trabajo personal.
b) Capa dialógica. Se refiere a la configuración sexuada que la persona va haciendo de sí misma a partir de la
relación con los otros. Una toma de posesión de sí mismo que se va logrando a partir de experiencias radicales.
La sexualidad humana no se entiende sin el amor, amor de benevolencia que es la búsqueda del bien del amado.
c) Capa psicológica. Se refiere a la interpretación de uno mismo a partir de la diferencia sexual. Aquí se manifiesta
la importancia de lo sexuado en la configuración de la persona, a partir de la diferente vivencia del cuerpo y de
las experiencias. Lo importante aquí es el diálogo franco y mutuo conocimiento.
d) Capa existencial. Es lo que comúnmente se conoce como identificación, cada uno vive instalado en uno de los
dos sexos y desde él vive la propia historia con sus experiencias. Por ser cada persona diferente e irrepetible, la
vivencia de la sexualidad es igualmente irrepetible e intransferible.
e) Capa sociocultural. Es la que asigna los papeles de los masculino y lo femenino en las comunidades o sociedades,
según la época histórica. Lo que una determinada sociedad, dicta respecto al comportamiento sexual.
f) Capa mistérica. La sexualidad siempre ha estado relacionada con lo divino. Hay dos formas de vivir el ámbito
del misterio, lo masculino y lo femenino, la religión se vive como varón o como mujer.

La sexualidad no es un fin en sí misma sino la brújula de su vocación a amar. No puedo cambiar mi cuerpo pero
elijo cómo vivirlo. Se descubre que uno no es algo qué manipular, sino alguien llamado a amar. La sexualidad es la
instalación desde donde se actúa el proyecto. El cuerpo es relacional, no se entiende sin su relación a los otros. Es
simbólico, es un símbolo de lo femenino, el cuerpo masculino es por decir, una mitad a la que le falta el femenino.
En la sexualidad humana todo apunta hacia el amor. La sexualidad no se puede resolver sino en la libertad. Su cauce
natural es el matrimonio pues todo cuerpo es nupcial. La sexualidad humana no es algo estático sino dinámico.

 MUJER Y PROMOCIÓN FEMENINA.


Existen dos cambios: la diferencia sexual y los grandes cambios de la historia reciente. La emancipación laboral de
la mujer: va ganando protagonismo social y perdiendo su original actividad que era la formación de la sociedad y se
va esclavizando en el trabajo. Lo positivo es que la mujer ha pasado a una situación más justa e inteligente, o sea,
más cercana a la del varón, quedando menos predeterminada y con más posibilidades vitales. La mujer ha recobrado
la elegancia o capacidad de elegir. El gran logro es el haber recuperado su condición personal no lo femenino. Pero
ha vuelto la vida femenina más difícil pues las posibilidades son mayores. La educación y la religiosidad y los valores,
eran tareas femeninas, pero se comienzan a descuidar.

Originalidad femenina. Uno de los rasgos particularmente femeninos son las pasiones y los sentimientos (hoy en
día reprimidos como ejemplo del modelo masculino sobre la mujer). Otra cualidad profundamente femenina es el
sentimiento de pudor, tan mal entendido y devaluado en general. Hoy hay más espacio para la amistad intersexual
pero menos para la conversación. El dominio femenino lo constituye paradójicamente su capacidad de dependencia.
La dimensión materna de la mujer, vínculo entre la madre e hijo difícil de explicar y de borrar.

Urge una nivelación. El primer paso para una auténtica promoción de la mujer es el reconocimiento de la diferencia
sexual, detrás de ciertas ideologías de género se promueve todo menos la mujer. Que las mujeres realicen
femeninamente lo que están realizando en un mundo tan masculinizado como el laboral. Hay dos extremos que
evitar: el de reducir a la mujer a lo masculino y el de prescindir de lo masculino, creando un ideal de mujer sin el
polo masculino.Hay que proponer esquemas femeninos al trabajo de la mujer, como los medios tiempos. Hay que
superar la mecanización del sexo y en general de la vida que ha llevado a la eliminación de vigencias como la castidad
o la fidelidad misma.