Está en la página 1de 22

Jan / Apr 2.

017
http://dx.doi.org/10.1590/S0102-8529.2017390100008

El papel de la política exterior para promover el


desarrollo: los casos de Brasil y Turquía

Alexandre Piffero Spohr * André


Luiz Reis da Silva **

Resumen: El papel de la política exterior para promover el desarrollo de un país es un asunto de gran importancia para entender su

trayectoria nacional, especialmente en el caso de un país emergente. Este artículo tiene como objetivo analizar las líneas de acción de la

política exterior que ayudan desarrollo de los países emergentes. In der or- hacerlo, que tiene como principal hipótesis que seis líneas de

trabajo de acción juntos hacia ese objetivo: (a) la promoción del comercio; (B) la política de inversión; (C) las negociaciones económicas,

financieras y comerciales; (d) los derechos de exploración de recursos; (E) la cooperación internacional; y (f) de proyección internacional.

Para verificar su aplicabilidad, se analizan los casos de dos países emergentes, Brasil y Turquía.

palabras clave: La política exterior; Desarrollo; Brasil; Pavo; Semi-periferia.


Contexto Internacional vol. 39 (1)

Introducción

dinámicas internacionales actuales han sido influenciados en gran medida por la aparición de potencias medias, o potencias

emergentes, cuyo principal objetivo tanto a nivel nacional como internacional ha sido la de promover su desarrollo y aumentar

su proyección. Sin embargo, poco se ha escrito sobre cómo la política exterior de estos países puede ayudar a sus objetivos

de desarrollo, como la mayoría de los trabajos sobre esta relación, por ejemplo Hyman (2010) y Maxwell (2007), se centran

en los instrumentos que se centran países han creado para ayudar a promover desa- rrollo de la periferia. No obstante, este

patrón de análisis socava la capacidad de auto-ayuda de los países dependientes, el mantenimiento de las asimetrías.

Este artículo tiene como objetivo llenar el vacío en el análisis de la política exterior en lo que respecta a su relación con las

políticas de desarrollo aplicadas en casa. Uno está acostumbrado a escuchar que la política exterior de un país tiene como objetivo

promover su desarrollo, pero rara vez puede uno escuchar acerca de los meca- nismos a través del cual la política exterior realmente

puede perseguir ese objetivo. Este tema está estrechamente relacionado con la falta de debate público sobre la política exterior y las

relaciones internacionales (IR), como la mayoría de la gente no puede entender cómo las acciones de sus estados se comprometen

internacionalmente AF

* Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Porto Alegre-RS, Brasil; alexandre.spohr@gmail.com.

** Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Porto Alegre-RS, Brasil; reisdasilva@hotmail.com.

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 157
fect sus vidas comunes. En este sentido, este artículo pretende arrojar luz sobre los beneficios de la política exterior puede aportar a

la población de un país.

La investigación cuyos resultados este artículo se establece en los presentes tenían como su principal
pregunta: ¿Cómo ayuda la política exterior para promover los objetivos de desarrollo de los países
semi-periferia? Se basó sus acciones en la siguiente hipótesis: La política exterior tiene un conjunto de
aspectos a través del cual puede ayudar a asegurar el entorno necesario para ayudar al país a desarrollar.
Con el fin de superar la falta de atención a los aspectos de desarrollo de los estudios de política exterior,
ele- mentos de ambos análisis política exterior y economía política internacional (IPE) se pueden combinar,
como el apoyo de Caporaso et al (1986). En este sentido, una revisión exhaustiva de la literatura diferentes
disciplinas se llevó a cabo con el fin de crear un modelo de análisis, que se evaluó después por medio de
entrevistas semiestructuradas con miembros del cuerpo diplomático y académicos de ambos países
analizados.

Comparando los dos casos fue fructífero para la comprensión de las similitudes presentados por los países en el nivel

intermedio de poder en el sistema internacional. Además, ayudó a dar el modelo más profundidad y concedió las líneas

analizadas de acción complejidad más com-. La selección de los casos se basa en tres elementos. En primer lugar, ambos

se clasifican como parte de la semi-periferia por Wallerstein (1976). En segundo lugar, el ascenso de AKP en Turquía

(2002) y la elección de PT en Brasil (2003) causó cambios similares en su política exterior. Por último, la combinación de

similitudes sistémicos, aunque atenuada por tamaño relativo más grande de Brasil, con diferencias importantes en cuanto a

la situación regional y subvenciones modelo económico aplicabilidad más AP- al modelo y permite una mayor reflexión

sobre cómo estos elementos afectan al desarrollo diferentes.

Esta investigación se basa en una discusión anterior sobre la definición de desarrollo presentado por Amsden (2001),

Furtado (2000), Jaguaribe (2013a), y Wallerstein (1988), entre otros. A través de esta discusión, el desarrollo puede ser

entendida como el proceso de aumento de la utilización de los recursos disponibles con el fin de asegurar una interacción más

favorable en los mercados mundiales y, así, generar mejores condiciones para las personas a través de mejores salarios y la

reducción de la desigualdad socioeconómica. Esta definición se encuentra con resistencia por parte de algunos políticos que

entienden el desarrollo como el crecimiento exclusivamente económica.

Análisis de casos se llevó a cabo de forma sintética, se centra en la elaboración de las acciones de política exterior de los

países en las líneas presentadas en el modelo. Por lo tanto, aunque reconociendo la complejidad del proceso de toma de

decisiones de política exterior, la gran cantidad de actores que influyen / definir estrategias y objetivos en este proceso no se

aborda ampliamente; ni es el peso de sus roles.

Con el objetivo de presentar una amplia comprensión del papel de la política exterior en el desarrollo de ING
promot- de los países semi-periferia, este artículo se divide en cinco secciones ser- lados esta introducción. En la
siguiente sección, se presentará el modelo de análisis, divi- acciones de política exterior ing en dos dimensiones
(económicas y políticas), que luego se subdividen en líneas de acción. Las dos secciones siguientes se aplicarán el
modelo mencionado a los dos casos analizados, Brasil y Turquía, los cuales fueron escogidos debido a sus similitudes
con respecto a su posición en el sistema internacional y debido a sus diferencias concern-

158 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


ing sus condiciones regionales y su escenario político. Después de aplicar el modelo a los países, una comparación de los

casos se llevará a cabo con el fin de comprobar su validez y para presentar las ganancias analíticos obtenidos a través de la

praxis. Por último, las observaciones finales sobre el tema serán presentadas en relación con los futuros desarrollos de la

investigación.

la política exterior como una herramienta para el desarrollo

El papel del Estado en el desarrollo de estrategias de promoción es el tema de muchas obras econo- mía políticos.
Hay una fuerte línea de pensamiento que entiende que la semi-periferia - o en desarrollo emergentes / - países
presentan una profunda necesidad de un Estado fuerte cuando se trata de superar la brecha que los separa del
centro - o países desarrollados. Esa necesidad se registró en países de Europa occidental después de la
revolución industrial británica ción. Por ejemplo, Alemania bajo Bismarck y Francia bajo Napoleón III fue sometido
a fuertes procesos de modernización estatal en el siglo 19, que Jaguaribe (2013a) describió como el desarrollo
programado.

Gerschenkron (1961) declaró que el país más atrasado es, mayor es el papel que el Estado tiene que desempeñar en la

promoción de su desarrollo. Del mismo modo, Amsden (2001) y Chang (2002) relatos históricos sobre IPE nos presentan una

visión general de cómo el centro ha tratado tradicionalmente para institucionalizar su posición de liderazgo mediante la

prescripción de CIES POLI liberales en el extranjero durante la implementación de prácticas intervencionistas. En el área de

IR, Wallerstein (1988) y Arrighi (1990) confirman la necesidad de una fuerte presencia del Estado en la superación de la

brecha entre el centro y la periferia (y semi-periferia), al tiempo que presenta una visión pesimista sobre las posibilidades

reales de desarrollo conjunto de los países 'atrasados'.

Al analizar el papel de la política exterior para promover el desarrollo, uno tiene que RECONOCE borde relevancia del

Estado en este proceso. Teniendo esto en cuenta, se puede dividir la política exterior en dos grandes áreas a través de la cual

influye en el desarrollo del país, a saber, la economía y la política. Estos pueden dividirse en líneas de acción relacionadas

específicamente con la mejora del crecimiento económico de un país y la reducción de sus niveles de desigualdad, que por lo

general no es una prioridad para la mayoría de los políticos. En este sentido, este artículo presenta un modelo que ayuda a

analizar cómo la relación de desarrollo de la política exterior opera en diferentes casos (Figura 1).

Cuando se trata de la zona económica de la política exterior, se pueden distinguir tres líneas de acción que pueden influir

directamente en la estrategia de desarrollo del país. Estas líneas son las siguientes: (a) la promoción del comercio; (B) la política

de inversión; y (c) las negociaciones económicas, financieras y comerciales. En el ámbito político, las líneas de acción son más

indirectamente relacionadas con la promoción del desarrollo, ya que sus efectos prácticos no llegan a las áreas económicas y

sociales tan rápido, pero ayudan a crear un ambiente positivo para las otras líneas de actuación para alcanzar el éxito. En este

sentido, otras tres líneas de actuación se pueden enumerar: (d) los derechos de exploración de recursos; (E) la cooperación

internacional; y (f) de proyección internacional.

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 159
Figura 1: Política exterior Líneas de acción para promover el desarrollo

Promoción Comercial (a)

Espacio económico Política de inversión (b)

Económica, financiera y

La política exterior Negociaciones Comerciales (c)

Derechos exploración de recursos (d)

Área política -
la Cooperación Internacional (e)

Proyección Internacional (f)

Fuente: Elaboración de los autores.

El área económica de la política exterior tiene una relación más directa con el proyecto de desarrollo, en especial a su

perspectiva de crecimiento económico. Esta zona suele ser objeto de análisis que se relacionan con la política exterior de los

países para su desarrollo, aunque no suele tratamientos ing todas las líneas por separado y en profundidad.

primera línea de acción (a) la zona económica de forma recurrente se utiliza para mostrar los resultados de la política

exterior para el público en general, con frecuencia se incluye como un proxy para el éxito de la política y / o de proximidad

entre dos países en análisis académicos extranjeros (Baumann y Moreira 1987; Souza 2002). El aumento del comercio de un

país es una cuestión cuya importancia para los políticos extranjeros creció significativamente en el 20 º siglo. De acuerdo con

Feder (1982), las exportaciones conducen a un mayor crecimiento económico que sólo su contribución al PIB. La mayor

participación de los líderes de estado y de gobierno en la implementación de la política exterior de su país y su especial

atención al comercio ha hecho que muchos analistas para compararlos con los vendedores, una comparación errónea Según

Sergio Danese (1999). Aunque criticado, esta comparación nos permite deducir la gran importancia asignada por los

gobernantes y sus servicios extranjeros a mejorar el comercio con el mundo.

Trade promotion consists not only of raising quantitatively national exports, but also of upgrading them
qualitatively. Bearing in mind the aforementioned concept of develop- ment, this line of action includes actions
to encourage exports with more high-value-add- ed components. In order to do so, foreign policymakers usually
try to reach new markets
– formerly little interested in national goods – and to promote high-value-added goods in its trade with traditional
partners. This line of action depends heavily on a domestic policy of enhancement of domestic goods’
competitiveness, which is helped by improvements to workers’ skill levels.

A country’s investment policy (b) encompasses two positions a state can find itself in: FDI attraction,
usually presented as of utmost importance in the initial stages of produc- tion diversification, and expanding
national investments abroad. Fonseca (2015) under-

160 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


stands FDI as potentially beneficial for both investor and recipient. However, the weaker side, the recipient,
needs to worry about guaranteeing that capital transfers are followed by technology transfer, which is vital for
development. On the investing side, expanding a country’s outreach to other regions opens new opportunities
for national business people to invest abroad.

The third line of action (c) tries to set up systemic conditions for a national develop- ment strategy, being
a historically recent element. Its start can be pointed back to North– South tensions during the Cold War.
When Southern countries started to reflect upon the great gap that divided them from the North, a need for
global debate on the real op- portunities for development allowed by international constraints emerged.
Chang’s (2002) analysis of different countries’ development trajectories contributes to ascertaining the need
for the periphery and semi-periphery to demand conditions different from the ones already in place. As the
author puts it, the centre-espoused liberalism is part of a status quo strategy, supporting conditions far from
the ones they enjoyed while growing and developing socio-economically.

In this line of action, the strategy is to demand suitable conditions for development, for the elimination of
developed countries’ disloyal trade practices (such as subsidies, tar- iff and non-tariff barriers (NTBs), and
dumping), for fairer intellectual property regimes (flexible to national technology generation programs), and for
the possibility of devel- oping unorthodox programmes. In this sense, Amsden (2001) presents Asian
economic growth strategies that were responsible for producing high-value-added goods, gaining international
competitiveness, and avoiding Northern pressures for liberalisation. Infant- industry protection and fairer
international economic and trade regimes are strongly sup- ported.

The other three lines of action have a more indirect effect on the economic growth of a country, but can
contribute hugely to both aspects of development. The situation of a country’s image in the international system
is of utmost importance to maintaining and enhancing its trade flows, to keeping its autonomy in relation to more
powerful actors, to gathering support for its positions in multilateral forums, to gaining access to more up-to-
date technologies, and to creating the necessary environment for its companies to increase their activities both
nationally and abroad. Therefore, the political area has a positive effect on the overall outcome of the economic
area and its lines of action.

What is understood by resource exploration discussions (d) is the need for a country to assure its right to
explore its own natural resources. This comprehends both owner- ship and environmental negotiations. When
joining international regimes of land and sea resource ownership and exploration, a country’s foreign service
tackles the issue of guar- anteeing that the necessary resources for its development remain available to itself.
There- fore, discussions on borders’ delimitation and on law of the sea assume a strategic sense and can help
ascertain the necessary means to promote economic and social development.

Similarly, environmental negotiations appear as an important arena for developing countries. The
historical divide between developed and developing countries in environ- mental forums is the result of the
confrontation of conservationist and developmentalist views on the issue. On the one hand, conservationists
tend to support the zero-growth

Foreign Policy’s Role in Promoting Development vol. 39(1) Jan/Apr 2017 161
position, obstructing the industrialisation of periphery countries. On the other hand, developing countries raise
the shared, but differentiated responsibilities flag, aiming to guarantee their right to conduct industrial projects
and, thus, to develop. In this sense, the strategy is to support the right to explore the country’s natural
resources.
International co-operation (e) appears as a dual policy, which benefits both sides in- volved in the action.
According to Leite (2012), co-operation presents an aspect of trade through which involved parties receive
something in return for their contribution. So, a country can, as a target of foreign co-operation projects (from
both countries and inter- national organisations), receive technology, develop shared projects of resource
explora- tion, or create programmes of inequality reduction. The pattern through which a country receives this
kind of co-operation plays an important role in guaranteeing that its benefits will last and in generating
conditions to eliminate the continuous need for foreign assis- tance.

When assuming a stronger position regarding the international order, a country can start promoting
co-operation or sharing initiatives with others on a more equal basis (Amora and Corrêa, interview, 2015). As
the main contributor to co-operation programs, the state enhances its international image and improves its
strategy’s chances of success. Therefore, proposing co-operation assumes a pivotal role in ascertaining the
acceptance of economic area actions. The outreach to regions of the globe beyond traditional relations can be
seen as a recurring strategy by semi-periphery countries, which, basing it heavily on co-operation and political
co-ordination forums, have presented great gains regarding the increase in trade and the expansion of national
investments.

International projection (f) consists in the indirect effect other aspects of foreign policy have on the
aforementioned lines, and autonomy plays a major role in it. It encom- passes a series of matters on the
international agenda that can assume a developmentalist approach depending on the country’s strategy.
Overall, development and autonomy pres- ent a mutually reinforcing relation, as an increase in one can be
capitalised on to enhance the other.

Autonomy is a goal shared by all states, but it appears less often in central reflec- tions, as their autonomy
is sufficiently well established. Latin American scholars, however, dedicate special attention to the subject.
Vigevani and Ramazini (2014: 520, our transla- tion) define it as the ‘notion that refers to a foreign policy free of
constraints imposed by powerful countries’. So, the search for autonomy aims to allow states to follow their own
development strategies, without centre intervention, as it is less interested in their success.

The semi-periphery’s strategy of forming demanding coalitions of similar actors – from both the periphery
and semi-periphery – seems a way to increase their projection and to guarantee their autonomy. However,
Wallerstein (1976) pinpoints the fragility of these coalitions, as the joint rise of these countries is not possible in
the current terms of the world system. He foresees the separation of ascending semi-periphery countries from
the rest or the co-optation of periphery actors by central powers undermining the coali- tions’ strength. Thus,
the foreign policymakers of those ascending countries need to ad- dress these issues in order to consolidate
their claims, increasing their relative power and their political-economic space internationally.

162 vol. 39(1) Jan/Apr 2017 Spohr and Silva


The last line of action serves as background to all others, as this broad strategy of en- hancing its
international projection ends up influencing the chances other lines of action have to succeed. When dealing
specifically with semi-periphery actors, there is the need to acknowledge some obstacles to their joint rise.
Wallerstein (1988) and Arrighi (1990) point out that such a rise would require simultaneous changes to
economic, financial, and commercial regimes.

Decisions in all six lines of action should be made simultaneously or harmoniously, being constrained by
both domestic and international variables. In this sense, FPA and IPE need to come together to allow for a
greater understanding of the dynamic and of its possibilities of success, as supported by Caporaso et al (1986).
As Hudson and Vore (1995) put it, there is a need for decision making to be duly analysed, which can be done
through Putnam’s (1988) two-level game.

Jaguaribe (2013b) states that development promotion, through domestic and interna- tional means,
requires a great deal of domestic support for a certain development project. First of all, this development project
is a decisive element in establishing the strategies pursued by a country in every line of action presented above.
Secondly, to guarantee pop- ular support for a specific project, a leader or ruler resorts to different strategies.
Finally, when dealing with the international system, the co-ordination with other states involves the domestic
support of all involved states, which makes the process even harder.

Having established the lines of action through which foreign policy helps a semi- periphery country’s
development strategy here, the following two sections will apply them to two cases: Brazil and Turkey. These
are illustrative of the semi-periphery condition in terms of its systemic constraints and possibilities, at the same
time as presenting impor- tant differences regarding their regional situation and their development model.

The Brazilian case

Después de la Revolución de 1930, el desarrollo asume un papel importante en la helada Pol exterior brasileña, que influyen en sus

principios y valores. Desde entonces, los políticos y diplomáticos han utilizado muchos instrumentos, incentivos, insumos y

oportunidades obtenidos en el extranjero para promover el desarrollo na- cional. Además de su historia intrínsecamente relacionada

con la búsqueda de desarrollo, Brasil se forma recurrente reconocido como una potencia emergente en la literatura especializada,

sobre todo después de su marco como parte del BRIC en 2001 y la posterior participación en las cumbres del BRICS.

Una línea de pensamiento desarrollista 1 dominado,, economía cal políticamente brasileño no intacto hasta la década
de 1990, que tiene mayor repercusión en la política exterior. Cervo (2008) 2

afirma que el paradigma desarrollista 3 de la política exterior prevalecido hasta el desafío neoliberal en finales de 1980. A

pesar de algunos cambios importantes en el sis- tema político brasileño, como el fin del Estado Novo en 1937 y el ascenso

del régimen militar en 1964, la política exterior ha mantenido el desarrollo como un objetivo importante, a pesar de seguir a

través de diversas estrategias. A pesar del descenso en el pensamiento desarrollista en la década de 1990, como al

desarrollo ha seguido siendo un objetivo importante para las autoridades extranjeras. El 'normal', o neoliberal, paradigma, 4 a

pesar de la interrupción muchas prácticas del paradigma anterior, se mantuvo en BE-

Foreign Policy’s Role in Promoting Development vol. 39(1) Jan/Apr 2017 163
Lieving sus acciones se establecieron en última instancia, para promover el crecimiento económico, el componente principal del

desarrollo para la mayoría de los políticos en el siglo pasado.

En el 21 S t century, state action was once again believed to present the necessary means to promote
development, and, so, foreign policy resumed its more active role in this process, enhancing dynamics which
had previously lost importance or attention. In this context, the rise to power of the Workers’ Party (PT) in
2003, after Lula’s election to the presidency, was chosen as the timeframe for this analysis, in spite of
changes during the period. From 2003 on, foreign policy suffered important changes, which can be duly
perceived through this article’s model of analysis.

Regarding the economic area’s first line of action (a), there is a historical trend in Brazilian foreign policy
of promoting the increase of trade with distant regions. In 1965, the Ministry of Foreign Affairs (MRE) created
its Department of Trade Promotion and Investment (DPR) in order to diversify the country’s exports and to
solve its foreign cur- rency needs. The DPR, together with the Ministry of Development, Industry and Foreign
Trade (MDIC) and the Brazilian Trade and Investment Promotion Agency (ApexBrasil), 5

is responsible for enhancing Brazilian exports and consumer markets (Souza, interview,
2015).
As the creation of the DPR suggests, trade promotion received special attention from foreign policymakers during the

military regime (1964–1985). This newly created body played a special role in Embraer’s first international sale 6 y en la primera

exportación de Vale a Chi-na. 7 Estas acciones se establecieron en medio de un proceso pragmatisation en la política exterior

brasileña, como socialista, África y países de Oriente Medio se convirtió en nuevos mercados para las exportaciones brasileñas.

En este contexto, la participación de Brasil en el bloque occidental de la Guerra Fría se en- tenuated, como la promoción de la

industrialización nacional, a través de la búsqueda de nuevos mercados y fuentes de entrada, asumido un papel más importante

(Silva y Svartman 2014). El paradigma de 1990 PRI oritised la liberalización del comercio sobre la promoción y evitar el comercio

con los llamados estados delincuentes.

Después de 2003, la promoción del comercio reanudó su papel central en la política exterior brasileña. La
expansión de las embajadas en todo el mundo, en medio de una 'política exterior activa y audaz' como se define
por su ministro de Exteriores, Celso Amorim (2011), fomentó el comercio más amplio fluye con regiones distantes
y el comercio mejorado con socios tradicionales. Esta tendencia se mantuvo como una de las prioridades de la
política exterior de Dilma, especialmente en el comienzo de su segundo mandato, dando lugar a que se llama
'Resultados de la diplomacia'. viajes presidenciales se suelen ir acompañados de delegaciones de
representantes de las empresas con el objetivo de beneficiarse del prestigio presidencial para crear un mejor
ambiente para los negocios. La organización de estos viajes y otras iniciativas se llevó a cabo en cooperación
con los diferentes Ministerios, como el MDIC, el Ministerio de Agricultura,

El ámbito regional es también un objeto de gran preocupación en el mercado, ya que los procesos de inte-
gración - Mercado Común del Sur (Mercosur), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de
Estados de América Latina y el Caribe (CELAC)
- destinado a fomentar el comercio dentro de la región y para establecer mecanismos de diálogo comunes con otras regiones y

actores. En virtud de la Decisión 32/2000 del Mercosur, los cambios en las tarifas comerciales aplicadas a los no miembros deben ser

discutidos por todas las partes. Por lo tanto, Brasil ha tenido que llegar a

164 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


objetivos comunes con sus vecinos para firmar acuerdos comerciales preferentes (Costa Filho, trevista in-, 2015). Las nuevas

iniciativas que se reunieron regiones distantes, tales como América del Sur-AF Rica (ASA) y América del Sur-Países Árabes

(ASPA) Cumbres, fueron seguidos por reu- niones con representantes de las empresas.

Brasil ha experimentado un cambio importante en sus relaciones con la IED durante el 20 º siglo (b). Si bien históricamente

la inversión era casi exclusivamente extranjera, el desarrollo nacional ha creado nuevas oportunidades para las empresas

brasileñas. El panorama de los negocios en Brasil fue sometido a un proceso gradual de transformación en el siglo pasado,

después de lo cual algunas grandes empresas nacionales amanecieron entre las principales compañías transnacionales

(Fonseca 2015). El intenso apoyo proporcionado por el gobierno para las empresas nacionales desempeñó un papel importante

en el aumento de su competitividad y en lo que les permite entrar en los mercados internacionales. En este sentido, en el 21 S t siglo,

la economía brasileña tiene importantes flujos de entrada y salida de IED, que necesitan ser abordados con el fin de entender

la política de inversión de Brasil.

IED desempeñó un papel importante en la industrialización de Brasil a través del proceso de sustitución de

importaciones, ya que muchas empresas principales eran o filiales de empresas extranjeras o gran inversión extranjera

recibida. En este sentido, la DPR, junto con el MDIC y ApexBrasil, desarrolla una estrategia proactiva de las posibilidades de

inversión en Brasil, tratando de atraer más capital extranjero (Souza, entrevista, 2015). Del mismo modo, las negociaciones

con el comercio los mercados extranjeros aliado y temas de inversión, con el objetivo de aumentar las exportaciones y para

hacer la inversión en Brasil más atractivo (Costa Filho, entrevista, 2015). Sin embargo, la gran cantidad de empresas

extranjeras en el país ha provocado una salida de divisas importante en el equilibrio de renta de factores.

Alongside this capital attraction strategy, a new trend concerning FDI has emerged in Brazil as its
companies became internationally competitive. In the 21 st century, the Brazil- ian government dedicated special
attention to encouraging national companies to invest abroad, in order to increase demand and to enhance
currency entries in the factor income balance, as described by Santos (2013) and Fonseca (2015). The strategy
unofficially called ‘national leaders’ strategy, promoted, as of 2003, a new dynamic in the capital account of
balance of payments, creating new opportunities for wealth and jobs generation. The Na- tional Bank for
Economic and Social Development (BNDES) played a major role in this strategy, lending money for projects
conducted by Brazilian firms abroad. In this sense, the BNDES has worked similarly to Eximbanks elsewhere –
in China and in the USA, for instance – as theoretically presented by Amsden (2001).

Las empresas nacionales se han beneficiado enormemente de la expansión de la política exterior de Brasil a
otras regiones, como las oportunidades de negocios en América Latina, África, Oriente Medio y Asia han abundado
desde 2003, animado por iniciativas como AAS, ASPA, Unasur y Celac ( Santos 2013). El MRE ha estado trabajando
intensamente en la creación del marco jurídico necesario y positivo para las inversiones brasileñas en el exterior
para cumplir sus objetivos. Según los representantes del Departamento de ERM de Asuntos y Servicios Financieros
(DFIN), Brasil ha estado negociando acuerdos de inversión de cooperación y facilitación (ACFIs) con diferentes
países 8 con el fin de atender las necesidades de empresas nacionales en el extranjero (Moretti, entrevista, 2015).

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 165
Durante el mandato de Amorim como ministro de Asuntos Exteriores (2003-2010), Brasil asumió un papel importante en las

negociaciones multilaterales sobre diversos temas (c). En la Organización Mundial del Comercio (OMC), Brasil superó su pequeña

participación en el comercio mundial (alrededor del 1%) y alcanzó el reconocimiento internacional. Brasil asigna especial atención a

ciones comerciales multilaterales de la negocia- debido a su potencial para eliminar las prácticas desleales de comercio en todo el

mundo, ya que los países centrales parecían reacios a abrir sus mercados agrícolas. Durante la Ronda de Doha de la OMC, Brasil

tuvo su importancia reconocida después de que defendió la creación de una coalición de países en desarrollo, el G-20, a través de

su inclusión en el G-4. 9 Sistema de Solución de Desven- pute de la OMC era también una herramienta importante en la búsqueda de

Brasil por más justas de comercio es practic-. Basado sobre todo en elementos técnicos y legales, el sistema ha demostrado ser un

instrumento vital para castigar las prácticas desleales de comercio del centro, como la victoria de Brasil en las disputas con los

EE.UU. (sobre algodón) y la UE (más de azúcar) ejemplificar (Amorim 2015 ). La elección de Roberto Azevêdo como OMC

general-director puede ser percibido como resultado de la participación ac- tiva de Brasil en las discusiones de la organización.

Ambos presidentes PT han asignado especial atención a las agendas multilaterales financieras y
económicas. Mientras que la presidencia de Lula dirigido a reformar el sistema de cuotas de Bretton Woods'
de las instituciones financieras, el gobierno de Dilma se unió activamente a los demás países del BRICS en la
creación de nuevas instituciones (Lima 2015). Mientras tanto, los dos presidentes han presentado muchas
críticas de los medios oligárquicos de la toma de decisiones en la gestión financiera global. Por lo tanto, la
sustitución del G-8 por el G-20 financiero en 2009 como el principal foro de toma de ING MAK- sobre la
regulación financiera y económica mundial se celebró en Brasil (Visentini y Silva 2010). Brasil trata de reunir
otros países emergentes en el foro para fomentar normas y proyectos de desarrollo para los niños. De
acuerdo con representantes de DFIN,

historia de la diplomacia brasileña combinada con su situación regional favorable desempeñó un papel importante en la

transformación de casi todos los aspectos de su proyección internacional más o menos en la dirección del desarrollo. Después

de haber resuelto sus disputas territoriales en el comienzo de la 20 º siglo de una manera relativamente pacífica, Brasil fue capaz

de enfocar su política exterior en los asuntos relacionados con la garantía de su desarrollo y autonomía. En este sentido, el área

política del modelo de análisis permite que las consideraciones interesantes en el caso brasileño.

activismo internacional brasileño tiene repercusiones en ambos puntos cusión dis- exploración de recursos (d). En
primer lugar, la lucha para garantizar su propiedad sobre algunas áreas inventivos se pueden remontar de nuevo a su
proceso de definición de bordes, que se inició a mediados de los 19 º siglo. La Conferencia de Naciones Unidas sobre el
Derecho del Mar (UNCLOS) en la década de 1970 siguió el reclamo brasileño por 200 millas náuticas de mar territorial,
precedido y seguido por otros países de Sudamérica. Durante la Convención, Brasil se unió a otros países territorialistas
con el objetivo de garantizar el derecho a sus propios recursos (Silva y Svartman 2014). Después de ratificar el documento
final de 1982 en 1998, Brasil centró sus acciones en este ámbito en la ampliación de su plataforma continental a través de
los mecanismos previstos en la Convención (Marroni 2013).

En segundo lugar, Brasil ha sido un actor de voz en las discusiones ambientales, apoyando los principios de
'compartida, pero responsabilidades diferenciadas' y 'desarrollo sostenible' (Sil-

166 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


VA 2014). Su participación en la Cumbre de la Tierra de 1992 fue vital para asegurar que el desarrollo se aborda cuando se

habla de medidas para reducir el cambio climático. En 2012, el tema de erty POV se incluyó en las discusiones, debido a la

insistencia de Brasil, durante Río + 20. Esto demuestra la atención Brasil siempre se dedica al desarrollo - también en su

aspecto social - en diversas agendas. Recopilación de apoyo de actores similares es una parte importante de esta línea de

acción, como se muestra por la agrupación BASIC, creada en 2009.

La cooperación internacional (e) ha sido un aspecto importante de la estrategia brasileña de promoción de


desa- rrollo. La creación de la Agencia de Cooperación Brasileña (ABC) en 1987 fue un paso importante hacia la
institucionalización de la cooperación técnica internacional en Brasil. El ABC destinado a racionalizar los esfuerzos
de diferentes organismos e iniciativas bajo la coordinación de un departamento de ERM (ABC 2015). las relaciones
de Brasil con la cooperación internacional han sufrido cambios importantes desde entonces. Mientras que en el 20 º siglo
Brasil fue el destino de los proyectos de muchos países centrales, en el 21 S t, Bra- zil has become an important
source of co-operation. Foreign assistance for key projects in agriculture, industry, and infrastructure and
technology creation played a major role in Brazilian development. However, as the country’s economy grew, foreign
aid providers (both state and international organisations) decreased, as many decided to focus their aid on specific
areas. Nowadays, only Germany and Japan appear as regular co-operation pro- viders to Brazil, as stated by ABC’s
representatives (Amora and Corrêa, interview, 2015).

Meanwhile, Brazil has intensively developed its aid-providing capacities, as the ABC has changed its
main focus of action. In this sense, the expansion of Brazilian foreign policy in Latin America and to Africa, the
Middle East, and Asia is accompanied by ABC’s work as a technical co-operation provider. Many are the
examples of joint programmes developed by ABC and other Brazilian ministries with foreign governments. The
absence of conditionalities for a country to receive the aid is an important element of the co-op- eration
provided by Brazil, as an example of South–South co-operation. However, Brazil is also benefited by its
actions, as the co-operation provided reinforces the country’s good international image and creates a positive
environment for Brazilian businesses (Amora and Corrêa, interview, 2015). Thus, they are strongly interested
in the projects developed abroad, taking active part in those which meet their area of expertise.

Por último, Servicio Exterior de Brasil trae constantemente el desarrollo en diversas áreas de su proyección
internacional, incluso en las discusiones que aparentemente no están relacionadas con ella (f), como expuestos por los
representantes de la Secretaría de Planificación Diplomática de ERM (Arsla- nian Neto, entrevista, 2015) . Esto se deriva
en gran medida de su posición privilegiada regional, pero ha sido históricamente mejorada. Por ejemplo, cuando se trata
de temas relacionados con la seguridad, Brasil intenta enlazar la solución a la inestabilidad de los asuntos de desarrollo,
que apunta hacia la necesidad de promover las condiciones necesarias para una solución duradera a las fuentes de
inestabilidad. En las discusiones de los derechos humanos, Brasil plantea la necesidad de abordar los derechos
económicos, junto con los derechos políticos y civiles. En este sentido, Brasil construye su imagen internacional como
promotor del desarrollo mundial,

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 167
Además del desarrollo, la política exterior de Brasil ha sido históricamente interesado en que garantizará el su

autonomía de los actores más fuertes. Esta búsqueda de la autonomía ha llevado a cabo a través de diferentes estrategias,

como se presenta por Gelson Fonseca Jr. (1998) 10 y Vigevani y Cepaluni (2007). Este objetivo está estrechamente relacionado

con el desarrollo, ya que algunas medidas ONU dertaken por Brasil en el país no tiene por qué recibir críticas o intervención

extranjera. Por lo tanto, el nuevo estado alcanzado por Brasil en sus relaciones con los EE.UU. y la UE era de suma

importancia para su estrategia de desarrollo, como las prácticas comerciales desleales de estos países centrales y posiciones

con respecto a la regulación financiera internacional fueron duramente criticados por el Servicio Exterior de Brasil. Con el fin de

hacerlo, Brasil pudo contar con el apoyo de muchos actores de la periferia y semi-periferia, que se vieron afectados de manera

similar por las políticas centrales. Además de recabar apoyo para sus posiciones de forma multilateral, la expansión

diplomática brasileña fue responsable de generar el ambiente necesario para el negocio nacional para crecer en el extranjero.

La búsqueda del desarrollo y autonomía soportó internacional intensas críticas a nivel nacional y en el
extranjero. Por lo tanto, las consideraciones sobre la formulación de políticas extranjeras son de ut mayor
importancia cuando se trata de comprender la definición de objetivos determinados de la política exterior de
Brasil-ian en el período. El mantenimiento de grandes coaliciones con actores similares era un reto constante para
el MRE, y nalmente interna- se obtuvo escaso apoyo interno para su expansión hasta que algunos sectores
empresariales estaban convencidos de los beneficios que podían recoger. (1988) juego de dos niveles de Putnam
es de gran valor para tratar de entender las las posiciones llevadas a cabo en los foros multilaterales, como los
sectores agrícolas e industriales intereses tenían que ser conciliado en las negociaciones comerciales, por ejemplo.
A pesar de todos los desafíos que enfrentan,

El caso de Turquía

La República de Turquía ha sido intensamente involucrados en una miríada de Namics DY- la


seguridad regionales, que fueron los responsables de los aspectos de seguridad que dominan una
gran parte de la agenda de la política exterior turca. El establecimiento de la República en 1923 se
produjo en medio del período de entreguerras, después de la derrota del Imperio Otomano en la
Primera Guerra Mundial la partición del antiguo estado Otomano llevó a la desestabilización de
Oriente Medio, como la división artificial de la región entre Francia y el Reino Unido y más tarde
implicación de los poderes de la guerra Fría super añaden combustible a las tensiones que antes
estaban bajo control, tales como las que existen entre los diferentes grupos étnicos y religiosos. Esta
inestabilidad se aumentó aún más durante la Guerra Fría y sigue siendo un elemento importante en
la política exterior turca. En este contexto,

pensamiento económico político turco ha sido históricamente influenciada por las ideas liberales (Karadag 2010;

Bedinahoglu, entrevista, 2015). Aunque algunos intervencionismo se ha presenciado en los años 1960 y 1970, el Consenso

de Washington ha sido muy influyente desde la década de 1980. Las crisis presenciado en Turquía en la década de 1990,

como se describe por Onís (2012),

168 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


fueron responsables por permitir que el Islam político para ganar fuerza, en última instancia conduce a la llegada al
poder del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) en 2002. El AKP lleva a cabo lo que se ha denominado post-Consenso de
Washington neoliberalismo, que se caracterizó por la privatización de empresas , la reducción de los gastos sociales y
militares (a pesar de algunas áreas públicas que reciben cantidades importantes de recursos), y la liberalización del
comercio (Banco y Karadag 2012). Mientras tanto, su política exterior ha sido objeto de algunos cambios importantes
con respecto a la expansión de sus relaciones con el resto del mundo y la mejora de las relaciones con sus vecinos
(Bagci y Doganlar 2009).

Trade promotion (a) is an element of utmost importance to Turkish foreign policy. Since the 1980s, the
Turkish development strategy has focused on exporting, replacing the formerly dominant Import Substitution
Industrialisation model. To tackle trade pro- motion, the MFA divides its activities into two categories. First,
there are the bilateral commercial relations, which are led by a directorate general, or subordinate body,
specifi- cally in charge of planning bilateral relations with a region, country, or bloc. Secondly, the Deputy
Undersecretary for Economic Affairs deals with broader bilaterally based com- mercial plans and with Turkish
trade goals in multilateral forums (Diriöz, interview, 2015; Pazarci, interview, 2015).

In trade terms, Turkey perceives the European Union as a great opportunity for ex- ports. Turkey’s
intention to join the European Economic Community was formalised in
1987, but was only effectively recognised in 1999. As the EU–Turkey Customs Union went into effect in 1995,
Turkey gained access to European markets, with this being gradually enlarged with the later inclusion of new
sectors. As pointed out by representatives from the MFA, the Customs Union presents both opportunities and
challenges to the Turkish economy (Diriöz, interview, 2015). While increasing its exports to Europe, Turkey
relin- quished autonomy regarding its trade policy without all the gains of membership in the Union. For
instance, trade agreements with third parties end up affecting Turkey directly, without it having a say in the
process and without the requirement for third parties to ex- tend their concessions to Turkey in the way agreed
with the EU (Pazarci, interview, 2015).

En la década de 2000, Turquía ha tratado de ampliar sus exportaciones a otras regiones, más allá de su tradicional
esfera de influencia, contactos directos África y América Latina. Además, su dinámica regionales fueron objeto de intensas
acciones de política exterior con el fin de crear las condiciones necesarias para la expansión de las actividades. El ex
canciller y el ascenso de primer ministro Ahmet Davutoglu a posiciones clave en el AKP fue acompañada por la búsqueda
de sus ideas en el ámbito de la política exterior. Sus "cero problemas con los vecinos helada Pol aumentaron las
posibilidades de cooperación en el Oriente Medio, el Cáucaso, Asia Central y los Balcanes y permitido para las empresas
turcas para mejorar sus exportaciones a los países de estas regiones (Walker 2007 ; Kardas 2013). Las organizaciones
regionales asumen una importancia especial, como la Organización de Cooperación Económica en Asia Central y la
Organización de la Cooperación Económica del Mar Negro se consideraron importantes foros para la expansión de las
actividades productivas. competitividad de Turquía en muchos sectores dio lugar a que se convierta en una fuente
importante de productos para todas las regiones es parte de (Bezwan, entrevista, 2015; Kirisci 2009).

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 169
En cuanto a las inversiones (b), Turquía tiene profundo interés en el aumento de la IED en el territorio
nacional y las inversiones turcas en el extranjero. Con el fin de hacer que Turquía repique más AP- a los
inversores extranjeros, Turquía cuenta con una agencia, apoyo a la inversión y la Agencia de movimiento
Pro-(ISPAT), directamente encargados de esta tarea. ISPAT tiene consultores tra- baja en muchos países de
la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y otros estados con abundancia de
capital (ISPAT 2015). paradigma neoliberal de Turquía influye en sus relaciones con la IED. Por lo tanto, la
atracción de la IED se centra principalmente en la fabricación de las oportunidades nacionales visible y en
menor medida en imponer ciertas reglas sobre los inversores. Turkish Airlines que aparece como una
herramienta importante para promover empresas turcas en el extranjero, la conexión de los empresarios
extranjeros a Turquía. Como un operador que vuela a la mayoría de los países,

la gente de negocios de Turquía se pueden dividir en dos grandes grupos: Estambul interna- cionales
empresas dualizada y los "Tigres de Anatolia. El primer históricamente han sido la columna vertebral de la
economía turca, que influye en gran medida la política, mientras que la segunda se compone de re-
pequeñas y medianas empresas cientemente habilitadas en la parte asiática de Turquía (Uzgel, trevista
in-, 2015; Karadag 2010). A pesar de la orientación neoliberal de la AKP, se ha conocido para soportar en
gran medida ambos grupos con el fin de asegurar su competitividad en el exterior (Bedinahoglu,
entrevista, 2015). En este sentido, la normalización de las relaciones con Bours neigh-, entre ellos con el
Gobierno Regional Kurdo (GRK) en Irak, ha sido de ut mayor importancia para este (Yilmaz, entrevista,
2015). De acuerdo con el embajador turco en Brasil,

Durante el gobierno del AKP, Turquía ha aumentado su participación en los foros multilaterales (c). La situación de

Turquía emergente ha llevado a unirse a coaliciones semi-periferia con respecto a temas multilaterales. Sin embargo, su

asociación tradicional con los órganos centrales, tales como la OCDE y la Organización del Tratado del Atlántico Norte

(OTAN), y su adhesión a los principios neo-liberales contribuido a que asuman una posición de menor confrontación. Por

ejemplo, Turquía se unió brevemente a G-20 de la OMC, pero más tarde abandonó el grupo, ya que sus posiciones sobre el

tema eran más en línea con los de los países centrales. Su posición global CON RESPECTO A negociaciones comerciales

es de promover la liberalización a nivel mundial (Diriöz, entrevista, 2015). Según los representantes del AMF, Turquía

todavía tiene que superar algunas barreras en términos de mercados agrícolas, pero está listo para avanzar en este proceso

si se corresponde con el resto del mundo (Pazarci, entrevista, 2015). En este sentido, Turquía se siente muy satisfecho con

sus perspectivas del mercado de consumo, debido a su inclusión en las cadenas de valor europeos y debido a su

competitividad en los mercados de Oriente Medio, los Balcanes, el Cáucaso y Asia Central.

En cuanto a las discusiones financieras, Turquía se une a otros países emergentes cuando criti- ciendo el modelo

oligárquico de la toma de decisiones en las instituciones financieras internacionales (IFI). Del mismo modo, se alabó la subida

del G-20 a una posición central en términos de ernance gobier- financiera global. En 2015, Turquía fue sede de la cumbre del

G-20 como presidente del cuerpo. Su presidencia estuvo marcada por un enfoque técnico para supervisar el cumplimiento de la

organiza-

170 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


Los objetivos del ción del crecimiento y la recuperación del empleo (Moretti, entrevista, 2015; Diriöz, entrevista, 2015).
En muchos sentidos, su presidencia fue alineada con los objetivos del centro, que se pueden atribuir al neoliberalismo
del país (Karadag 2010).
El activismo político de Turquía en los foros internacionales se ha centrado principalmente en la garantizar la estabilidad ing,

que en última instancia podría ser visto como una condición previa para el desarrollo, aunque no es la forma en que se vendió. A

pesar de las consideraciones económicas eran un tema importante para el gobierno turco en el 20 º siglo, que por lo general no estaban

en la agenda de la AMF. Ya que

2002, se puede percibir una intención de basar el crecimiento económico de Turquía en sus relaciones con sus vecinos y regiones

distantes, las tensiones de-escalada con el fin de beneficiarse económicamente y comercialmente. En este sentido, las tensiones

con el GRK y Siria fueron mitigados inicialmente con el fin de explorar las oportunidades de inversión en las regiones de cultivo

(Yilmaz, entrevista, 2015).

Propiedad de los recursos ha asumido un sentido estratégico en la política exterior de Turquía (d), ya que está

estrechamente relacionado con las cuestiones de seguridad y los conflictos regionales. Las tensiones en la región sureste con

respecto autonomistas kurdos / movimientos secesionistas son vistos como una amenaza para el Estado. El manejo de la

cuestión ha implicado intensas negociaciones con tries Con- vecinos con poblaciones kurdas - Irán, Irak y Siria - alternando

entre la cooperación y la controversia. Rodeada por tres mares importantes, Turquía tiene que hacer frente a importantes

nego- ciaciones sobre los derechos del mar. En este sentido, los principios establecidos en la Convención son de suma

importancia cuando se trata de Grecia en el Egeo y el Mar Mediterráneo, mientras que la mayoría de sus asuntos Zona

Económica Exclusiva se manejaron paz bajo inter legislación nacional (Erciyes 2012).

Los estrechos turcos han requerido una intensa diplomacia turca con el fin de garantizar el derecho del Tur- clave sobre

su territorio, aunque la ley internacional especial se aplica como el derecho extranjero de paso libre. Cuando se habla de los

problemas ambientales, Turquía ha acariciado el concepto de desarrollo sostenible, ya que sus necesidades de desarrollo

aún coinciden con algunos derechos sobre la exploración entorno de es-, pero el sujeto asume un papel menor en la política

exterior turca. Sin embargo, el proceso de su adhesión a la UE ha exigido mayores avances en materia de protección del

medio ambiente y la legislación (Diriöz, entrevista, 2015).

Turquía ha desarrollado una intensa estrategia de cooperación en las últimas décadas (e). Mientras que la cooperación

externa fue un elemento importante de la historia de Turquía en el 20 º siglo, su provisión de cooperación ha aumentado

considerablemente desde 2000. Como miembro de la OCDE, Turquía contó con el apoyo de Europa y Estados Unidos en

algunas áreas de desarrollo tecnológico, que también ha sido parte de su estrategia de mantener una zona de frontera

segura a la OTAN. El objetivo ish Turk- de entrar en la UE se ha basado en parte en el acceso a la cooperación en diferentes

sistemas europeos (Davutoglu, 2009).

Su alcance a diferentes regiones ha estado estrechamente entrelazada con la provisión de cooperación técnica y la
ayuda a los países en desarrollo. En 1992, Turquía creó la Cooperación y Coordinación Agencia Internacional Turk- ish
(TIKA), con el objetivo de incrementar sus acciones en la antigua zona de Repúblicas Socialista Unido Soviética,
especialmente el Cáucaso y Asia Central. desde TIKA ha ampliado sus acciones a África, Asia y América Latina, más
allá de las áreas de interés tradicionales turcos. Estar directamente bajo el primer Ministerio turco, TIKA ayuda AMF
mejorar la imagen internacional de Turquía, ya que sus proyectos de cooperación hacen

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 171
no tiene condicionamientos. Sin embargo, hay un patrón creciente de crecimiento del comercio y la inversión hacia las

regiones y países que son los destinatarios de los proyectos de TIKA (Dalogullari, entrevista, 2015; Akpinar 2013).

La proyección internacional de Turquía (f) ha sido históricamente ocupan de cuestiones de seguridad y los conflictos

regionales. Sin embargo, se puede percibir un patrón reciente de la ampliación del programa, como nuevos movimientos han

sido realizados en la resolución de conflictos y la creación de oportuni- dades económicas. Este patrón puede ser más o

menos a la fecha de subida del AKP, pero tiene algu- lo que se deterioró con la participación de Turquía en el disputas

políticas internas Primavera árabe, como su apoyo de los Hermanos Musulmanes en Egipto y la oposición siria ha provocado

los recientes reveses a su las relaciones con estos dos países. En general, el proceso de aproximación en la década de 2000

fue responsable del aumento de las oportunidades de negocio para los empresarios turcos (Aktoprak, entrevista, 2015;

Esmailzadeh 2014).

la participación de Turquía en los conflictos de Chipre, ya que el Norte ha buscado la secesión con el apoyo de Turquía, ha sido

responsable del deterioro de las relaciones entre Grecia y Turquía, también se ve como un obstáculo para la adhesión a la UE

(Kramer 2000). Sin embargo, la reciente des- cubrimiento de las reservas de gas y petróleo ha llevado a un acercamiento con el fin de

explotar conjuntamente los recursos. En el campo petrolero, debido a su posición estratégica en las rutas del petróleo y el suministro

de gas, Turquía ha alcanzado importantes acuerdos con los proveedores y consumidores para permitir que su territorio sea utilizado

como un conector entre ambas partes.

Reciente divulgación de Turquía a regiones distantes puede ser visto como un movimiento hacia una mayor partici- pación en el

asunto de mundo y la búsqueda de lazos mejor y más amplia al mundo (Kardas 2013). Esto está claramente relacionado con la

expansión de las actividades comerciales de Turquía. En este sentido, Turquía ha tratado de defender el mundo islámico,

especialmente a través de la Organización confe- rencia Islámica, con el fin de incrementar sus lazos económicos y comerciales a los

intentos Con- islámicos. Esta estrategia se basa en gran medida de la naturaleza islámica del AKP (Yeşiltaş 2013).

Autonomía juega un papel importante en la política exterior de Turquía, como la lucha para sacar provecho de su

posición estratégica ha sido una constante en la historia de Turquía. La disputa bipolar y la actual guerra contra el terrorismo

han contribuido a hacer de Turquía un actor de suma importancia para las potencias occidentales. Aunque en su mayoría

alineados con los EE.UU. y la UE durante la Guerra Fría, Turquía, bajo el AKP, ha tratado de aumentar su poder de

negociación, con miras a una posición más autónoma (Murinson 2012). Su alcance a otras regiones se simultánea- mente un

efecto y una causa de este movimiento, creando una mayor influencia de su política exterior y mayores oportunidades de

negocio.

Al igual que en Brasil, la estrategia de Turquía tiene que lidiar con disputas nacionales e internacionales en un juego de dos

niveles. La armonización de las demandas de ambos grupos empresariales, el grupo con sede en bul Istan- y los Tigres de Anatolia,

los recuentos de AKP en un gran apoyo para expandir su ámbito territorial de actuación. Su acción internacional no se basa tanto en

la formación de coaliciones, ya que sus capacidades de liderazgo se reducen, en parte debido a su situación en la región conflictiva y

para su inmediatez a las grandes potencias con mayor capacidad de soporte de recolección.

172 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


la política exterior y el desarrollo de la semi-periferia

La aplicación del modelo antes mencionado a los casos ha sido muy ilustrativo de cómo la política eign lucro funciona como

una herramienta para promover el desarrollo de estos países. A pesar de sus diferencias, las acciones internacionales de los

dos países tienen mucho en común cuando se trata de la expansión de las actividades comerciales nacionales, uno de los

principales focos de la acción del Estado en el exterior. El patrón de sus estrategias asumidas también tiene mucho que ver con

sus els Mod-económicos, que son responsables de las diferencias en cuanto a su participación en los foros multilaterales y de

cómo el área política de la política exterior está relacionada con la económica.

iniciativas de los dos países en materia de comercio e inversión presentes grandes similitudes, ya que ambos
han tratado de ampliar sus áreas de acción hacia las regiones no tradicionales, en busca de nuevas oportunidades
de ganancias políticas y económicas. Aunque el cumplimiento de alguna resistencia, esta estrategia se ha
encontrado con el apoyo de las empresas interesadas en la exportación y / o invertir en el extranjero. Mientras
tanto, los dos países siguen buscando la IED para ampliar las actividades económicas internas. Esta dualidad es
una característica intrínseca de actores semi-periferia, donde ambas entradas y salidas de flujos de inversión son
de suma importancia para el desarrollo, aunque este último es todavía un fenómeno reciente. Esta doble relación
se refleja también en su estrategia de cooperación, en el que ambos países presentan un movimiento reciente
hacia la prestación de la cooperación con otros países,

Cuando se trata de discusiones económicas, financieras y comerciales, Brasil y Tur- tecla muestran algunas diferencias

importantes. historia del pensamiento económico ortodoxo de Brasil, aunque recientemente el cambio hacia una posición más

liberal, ha llevado a una más intensa proach AP- por el MRE al criticar IFI o exigentes normas comerciales más justas para el

desarrollo na- ciones en la OMC. Mientras tanto, Turquía persigue una estrategia más neoliberal, sin mucho que decir acerca

de las prácticas desleales de comercio centrales, ya que su zona más protegida es también la agricultura

- su salida del G-20 de la OMC prueba de ello.

En cuanto a los derechos de explotación de recursos, ambos países presentan un punto de vista muy
nacionalista, con el objetivo de asegurar la propiedad de zonas en disputa, especialmente en el mar a través de la
Convención, y su derecho a explorarlos con el fin de promover su desa- rrollo. Su participación global en los foros
multilaterales ha visto una gran expansión desde el comienzo del nuevo siglo, que comúnmente se atribuye a la
aparición meno meno. Esto se refleja en su alcance a regiones distantes y en su mayor búsqueda de autonomía,
con el objetivo de garantizar su libertad de acción.

Observaciones finales

Through review of FPA, IR and IPE literature, this article aimed to establish a model to un- derstand how
foreign policy helps promote a semi-periphery country’s development. This model is divided into two areas of
action, economic and political, each with three lines of action, namely: trade promotion; investment policy;
economic, financial and commercial negotiations; resource exploration rights; international co-operation; and
international

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 173
projection. It does not seek to divide foreign policy into independent elements, but to try to organise how some
discussions and actions have similar effects on development. The whole model is based on a conception of the
state as an inductive actor of development.
Con el fin de comprobar la aplicabilidad del modelo, se aplicó en el análisis de dos países
semi-periferia, lo que dio lugar a importantes contribuciones al modelo, especialmente a través de
las entrevistas realizadas con representantes de las cancillerías de los dos países y de otros
organismos pertinentes y con académicos. Las diferencias en el contexto regional de los dos países
y el modelo económico no impidieron que el modelo sea debidamente aplicado, aunque con algunas
variaciones importantes siendo testigos. Sus perspectivas sobre el comercio mundial y las
negociaciones económico-financieros pueden ser percibidos como diferentes entre sí - con Turquía
estar más en línea con las posiciones e intereses del centro.

En general, el modelo puede decirse que es útil para entender cómo semi-periferia estados
utilizan la política exterior para mejorar sus estrategias de desarrollo de la promoción. El modelo se
puede ampliar para llegar a países de la periferia o el centro mediante la reducción de algunas de las
posi- bilidades que son inherentes a la condición de intermediario de la semi-periferia. A medida que la
aplicación al caso de Turquía demuestra, las posiciones comunes que se presentan en la literatura
como favorable para las economías de los países en desarrollo no están necesariamente expuesta por
estos actores, en contraste con Brasil. se estableció esta investigación para avanzar en una
intersección ción aún poco explorado entre dos áreas de estudio en IR: FPA e IPE. El desarrollo
nacional puede y debe ser ayudado por la política exterior nacional, que es un fenómeno recurrente en
el actual contexto de la aparición de nuevos actores.

notas

1 De acuerdo con Fonseca (2014: 59, nuestra traducción), el desarrollismo es 'la política económica deliberadamente
planificado y / o ejecutados por los gobiernos (nacional o subnacional) para transformar la sociedad a través del crecimiento y la productividad de

la producción bajo el liderazgo industrial con el fin de alcanzar los objetivos deseables, en particular, la superación de los problemas económicos y

sociales, en los límites institucionales del sistema capitalista'. 2 Cervo (2008) presenta una interpretación de la historia de la diplomacia brasileña que

se basa en el concepto de
paradigma, que él entiende como una forma de organizar el objeto de su observación y análisis, aunque reconociendo su rigidez

científico más pequeño en comparación con el uso del término en las ciencias naturales. 3 Según Cervo (2008), el paradigma desarrollista

se basa en las nociones de conciencia de transición,


desarrollo como vector de una política exterior, la conducta realista, e interés social de una sociedad compleja, el desarrollo como la expansión de la industria,

y la excelencia de la política exterior a través de la autonomía, la cooperación extranjera, la política comercial flexible y la subordinación política de defensa de

los objetivos económicos.

4 Según Cervo (2008), este paradigma se ha caracterizado por una posición subordinada en la esfera política,
la eliminación de las nociones de interés nacional y de proyecto nacional de desarrollo, junto con muchas prácticas desarrollistas, y la

regresión en términos de estructura y de la historia. 5

Junto con el MAPA, el MRE y el MDIC han creado un sitio web para promover el comercio y las inversiones, disponible en:
<http://www.investexportbrasil.gov.br/?l=en>.

174 vol. 39(1) Jan/Apr 2017 Spohr and Silva


6 Una de las principales empresas de tecnología de Brasil, Embraer vendió uno de sus aviones por primera vez en Uruguay en
1976, contando con el apoyo del DPR (Souza, entrevista, 2015).

7 Si bien el establecimiento de relaciones con la República Popular de China (1974), ayudó a Itamaraty Vale exportar su
productos minerales en 1973. 8

Brasil ya ha firmado ACFIs con Angola, Colombia, Malawi, México y Mozambique y está en etapas avanzadas de negociación
con Argelia, Chile, Perú y Vietnam. Otras ACFIs pueden ser firmados con la República Dominicana, Marruecos, Singapur y
Túnez (Moretti, entrevista, 2015). 9
Fue responsable de tomar las decisiones más importantes en los temas de la Ronda. En primer lugar, se compone de los Estados Unidos, la Unión

Europea, Japón y Australia; a continuación, los dos últimos fueron reemplazados por Brasil e India. 10 Fonseca Jr (1998) entiende la política exterior de

Brasil bajo el régimen militar como la búsqueda de la autonomía


a través de la distancia', mientras que la política exterior en la década de 1990 como 'autonomía a través de la participación'. A raíz de este análisis
clásico, Vigevani y Cepaluni (2007) proponen que la diplomacia de Lula buscó 'autonomía a través de la diversificación'.

referencias

Agência Brasileira de Cooperação (ABC). 2015. Histórico. Disponible en: http://www.abc.gov.br/So- breABC / Histórico
[Consultado el 14 de diciembre 2015].

Akpinar, Pinar. 2013. 'Consolidación de la Paz de Turquía en Somalia: Los límites de la política humanitaria'. Estudios ish Turk- 14 (4):

735-757.

Aktoprak, Elçin. 2015. Entrevista personal por el autor. Ankara. 20 de noviembre. Altunisik, Meliha Benli y Özlem Tur. 2005. Pavo:

Desafíos de la continuidad y el cambio. Oxon: Routledge Curzon.

Amora, Paulo Roberto y Márcio Lopes Correa. 2015. Entrevista personal por el autor. Brasilia. 6 de octubre.

Amorim, Celso. 2011. Conversas com JOVENS diplomatas. Sao Paulo: Benvirá. _________. 2015. Teera, Ramala ae Doha: Memorias

de uma Política Externa ativa e Altiva. Sao Paulo: Benvirá.

Amsden, Alice H. 2001. El ascenso de los demás: retos para el oeste de econo- mías de desarrollo tardío. Nueva York: Oxford
University Press.

Arslanian Neto, Michel. 2015. Entrevista personal por el autor. Brasilia. 6 de octubre. Arrighi, Giovanni. 1990. 'La ilusión

desarrollista: una reconceptualización de la ery Semiperiph-'. En William G Martin (ed), Semiperiférica Unidos en el mundo- Economía.

Westport: Greenwood Press, pp 11-42..

Banco, André y Roy Karadag. 2012. 'La economía política de la potencia regional: Turquía bajo el AKP' Documentos de trabajo
GIGA 204.

Baumann, Renato y Heloiza C Moreira. 1987. Os Incentivos ás Exportações brasileiras de produc- tos manufaturados - 1969-1985

'. Pesquisa e Planejamento Econômico 17 (2): 471-490. Bedinahoglu, Nazan. 2015. Entrevista personal por el autor. Ankara. 23 de

noviembre. Bezwan, Naif. 2015. Entrevista personal por el autor. Puerto alegre. 20 de agosto.

Cagaptay, Soner. 2013. 'Definición de energía turco: Turquía como una potencia emergente incorporado en el Sistema Internacional de West-

ern'. Estudios turcos 14 (4): 797-811.

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 175
Caporaso, James A et al. 1986. El estudio comparativo de política exterior: Perspectivas sobre el fu- turo ". Ponencia presentada en

el 27 º Reunión Anual de la Asociación de Estudios Internacionales, Anheim. Cervo, Amado Luiz. 2008. Inserção Internacional: Formação

dos CONCEITOS brasileiros. Sao Paulo: raiva Sa-.

Costa Filho, Ronaldo. 2015. Entrevista personal por el autor. Brasilia. 5 de octubre. Dalogullari, Fatih. 2015. Entrevista personal por el

autor. Ankara. 18 de noviembre. Danese, Sérgio. 1999. Diplomacia Presidencial: história e Crítica. Río de Janeiro: Topbooks. Davutoglu,

Ahmet. 2009. 'política exterior de Turquía y la Unión Europea en 2010'. Trimestral Política de Turquía 8 (3): 11-17.

Diriöz, Husseyin. 2015. Entrevista personal por el autor. Brasilia. 7 de octubre. Erciyes, cagatay. 2012. Delimitación marítima y

Actividades Costa Afuera en el Mediterráneo oriental: perspectivas legales y políticos, los acontecimientos recientes. Ankara: Turkish

Ministerio de Asuntos Exteriores. Esmailzadeh, Yaser. 2014. 'Política de Turquía exterior hacia el Oriente Medio (2002-2013)'. tierra

Switzer- Parque de Investigación Diario 103 (1): 327-335.

Feder, Gershon. 1982. 'sobre las exportaciones y el crecimiento económico'. Journal of Development Economics 12: 59-73.

Fonseca, Carlos da. 2015. 'Un Presença Empresarial Brasileira na América do Sul: implicações para a Externa Política'. Cuadernos
de Política Exterior 1 (1): 195-230.

Fonseca, Pedro Cezar Dutra. 2014. 'Desenvolvimentismo: a contrução hacer conceito'. En André Bo-jiklan Calixtre, André

Martins Biancarelli y Marcos Antonio Macedo Cintra (eds), Presente Futuro e desenvolvimento do Brasileiro. Brasilia: IPEA,

pp.29-78. Fonseca Jr., Gelson. 1998. Un legitimidade e outras Questões Internacionais. Sao Paulo: Paz e Terra. Furtado,

Celso. 2000. Introdução ao Desenvolvimento: introdução histórico-Estrutural. Río de Janeiro: Paz e Terra.

Gerschenkron, Alexander. 1961. El atraso económico en perspectiva histórica: un libro de ensayos.


Nueva York: Frederick A. Praeger.

Hudson, Valerie y Christopher M S Vore. 1995. 'Análisis de Política Exterior Ayer, hoy y mañana'. Estudios Internacional

Mershon revisión 39 (2): 209-38. Hyman, Gerald F. 2010. Política Exterior y Desarrollo: Estructura, procesos, políticas, y la

erosión por goteo a paso de la USAID. Washington: CSIS. Jaguaribe, Helio. 2013a. Estudos e Filosóficos Políticos. Brasilia:

FUNAG. ________. 2013b. O Nacionalismo na Atualidade Brasileira. Brasilia: FUNAG. Karadag, Roy. 2010. 'reestructuración

neoliberal en Turquía: de un estado a capitalismo oligárquico'.

Documento de debate MPIfG 10 (7).

Kardas, Saban. 2013. 'Turquía: una potencia regional Frente a un sistema internacional cambiante'. Estudios turcos 14 (4): 637-60.

Kirisci, Kemal. 2009. 'La transformación de la política exterior de Turquía: El surgimiento del Estado de negociación'.

Nuevas perspectivas sobre Turquía 40: 29-57. Kramer, Heinz K. 2000. Una Turquía cambiante: El desafío a Europa y los Estados

Unidos. Washing- ton: La Institución Brookings.

176 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva


Leite, Iara Costa. 2012. 'Cooperação Sul-Sul: Conceito, História e Marcos interpretativos'. dor observación on-line 7 (3): 1-40.

Lima, José Alfredo Graça. 2015. 'VI Cúpula hacer BRICS: Perspectivas e Resultados'. Cadernos de Po- lítica Exterior 1 (1): 11-26.

Marroni, Etienne Villela. 2013. Política Internacional de los Océanos: Caso Brasileiro sobre o processo diplomático para una

plataforma continental estendida. Tesis doctoral, UFRGS, Brasil. Maxwell, Simon. 2007. '¿Cómo se conectan desarrollo y la política

exterior?'. Artículos de opinión Overseas Development Institute 93.

Moretti, Maria Norberto. 2015. Entrevista personal por el autor. Brasilia. 5 de octubre. Murinson, Alexander. 2012. 'política

exterior de Turquía en el siglo XXI' Medio Oriente y Estudios de Seguridad Polity 97: 1-31.

Onís, Ziya. 2012. "El triunfo de la globalización Conservador: La economía política de la Era AKP.
Estudios turcos 13 (2): 135-52.

Pazarci, Bercan. 2015. Entrevista personal por el autor. Ankara. 19 de noviembre. Putnam, Robert D. 1988. 'La diplomacia y la

política interna: La lógica de dos niveles de Juegos'. Organización Internacional 42 (3): 427-60.

Santos, Marcelo. 2013. 'A Brasileira presença na América do Sul: Ações e Instrumentos de Política Externa'. Análisis Político 77:
195-210.

Silva, André Luiz Reis da. 2013. 'Países Os Emergentes na Política Internacional: O Grupo Next ele- ven (n-11) e como

convergencias COM A externa brasileira Política'. Estudos Internacionais 1 (2): 205-22. Silva, André Luiz Reis da y Eduardo

Munhoz Svartman (eds). 2014. Política Externa Brasileña Durante O Régimen Militar (1964-1985). Curitiba: Juruá. Souza,

Amaury de. 2002. Un Programa Internacional do Brasil: um estudo sobre a comunidade Brasileira de Política Externa. Río de

Janeiro: CEBRI.

Souza, Carlos Henrique de Moscardó. 2015. Entrevista personal por el autor. Brasilia. 6 de octubre. Uzgel, Ilhan. 2015.

Entrevista personal por el autor. Brasilia. 20 de noviembre.

Vigevani, Tullo y Gabriel Cepaluni. 2007. 'Un externa Política de Lula da Silva: una estratégia da au tonomia pela
diversificação'. contexto Internacional 29 (2): 273-335.

Vigevani, Tullo y Haroldo Ramanzini Jr. 2014. 'Autonomia, Integração regional e Política Externa Brasileña: Mercosur e
Unasur'. Dados 57 (2): 517-52.

Visentini, Paulo G. Fagundes y André Luiz Reis da Silva. 2010. 'Brasil y lo económico, cal Political, y el multilateralismo
ambiental: los años de Lula (2003-2010)'. Revista Brasileira de Política Internacional 53 (especial): 54-72.

Yeşiltaş, Murat. 2013. 'La transformación de la visión geopolítica de la política exterior turca'
Estudios turcos 14 (4): 661-87.

Yilmaz, Arzú. 2015. Entrevista personal por el autor. Ankara. 18 de noviembre.

Walker, Joshua W. 2007. 'Profundidad de aprendizaje estratégico: Implicaciones de la Política de Turquía Doctrina de Asuntos Exteriores Nueva'. Insight

Turquía 9 (3): 32-47.

Wallerstein, Immanuel. 1988. "Desarrollo: Estrella Polar o ilusión? Economic and Political Weekly
23 (39): 2017-23.

El papel de la política exterior para promover el desarrollo vol. 39 (1) Enero / Apr 2017 177
__________. 1976. 'Los países semi-periféricos y la crisis mundial contemporánea' Teoría y Sociedad 3 (4): 461-83.

Expresiones de gratitud

Los autores agradecen a la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Rio Grande do Sul ( Fundación de Amparo a
Pesquisa do Estado do Rio Grande do Sul - FAPERGS), y el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico ( Consejo
Nacional de Desarrollo Científico y tec- nológico - CNPq) para la financiación de esta investigación.

Sobre los autores

Alexandre Piffero Spohr es estudiante de doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul

(UFRGS), Brasil. Posee una Maestría en Ciencias Políticas y una licenciatura en Relaciones Internacionales. Se investiga

Ysis brasileña Política Exterior y Desarrollo anal-. Sus intereses de investigación incluyen las potencias emergentes, análisis

de la política exterior y la economía política internacional, con el objetivo de combinar estos campos de estudio para permitir

un enfoque más profundo y más amplio para las relaciones internacionales. Él es parte tualmente Cur- de un proyecto sobre

la política exterior de Brasil y Turquía y en la política exterior de Dilma y los estudios de la política exterior brasileña proceso

de toma de decisiones. 

André Luiz Reis da Silva Es doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul
(UFRGS), Brasil. Es Profesor Asociado y Decano del Programa de Posgrado en Estudios Estratégicos
Internacionales en la misma institución, y el editor en jefe de la revista Coyuntura Austral: Diario del Sur Global. Él
investiga las relaciones inter- nacionales de los países del Sur, centrándose en la política exterior brasileña y
Emerg- ING potencias de Asia y África. Era un post-doctorado en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos
(SOAS), Universidad de Londres (2013). Actualmente, se está desarrollando la investigación sobre la política
exterior brasileña y turca en una perspectiva comparativa y otro estudio sobre la política exterior bajo la
presidencia Dilma Rousseff 's en Brasil.

Recibido el 5 de abril de 2016 y aprobado para su publicación el 28 de julio el 2016.

https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/

178 vol. 39 (1) Jan / Apr 2.017 Spohr y Silva