Está en la página 1de 21

CORRIENTE, RESISTENCIA Y FUERZA

ELECTROMOTRIZ

271
1. INTRODUCCIÓN.

Al encender una lámpara, una radio, una computadora, etc. se establece una diferencia de potencial entre los
terminales de entrada de estos dispositivos, lo cual produce un flujo de carga eléctrica o corriente a través de los
circuitos eléctricos y electrónicos que componen estos equipos permitiendo de esta forma el funcionamiento
normal de de los mismos.

Fundamentalmente los circuitos eléctricos y electrónicos son un medio que permite el transporte de energía de un
lugar a otro. Al trasladarse los portadores de carga a través del circuito se transfiere energía potencial de la fuente
(batería o generador) hacia otros dispositivos en el que la energía o se almacena o se convierte en otra forma de
energía tal como ocurre en un bombillo de luz en donde la energía eléctrica se transforma en energía luminosa, o
en una plancha eléctrica en donde la energía se transforma en calor, o se transforma en sonido como ocurre en la
radio. Desde el punto de vista tecnológico los circuitos son partes importantes de una gran cantidad de dispositivos
ya que permiten transportar energía sin el movimiento de piezas móviles. Los circuitos eléctricos se encuentran
en el corazón de las linternas de mano, los reproductores de discos, los equipos de transmisión de radio y
televisión, en los sistemas de distribución domiciliaria e industrial de energía eléctrica.

En este capítulo nos dedicaremos a mostrar las propiedades, principios y leyes que gobiernan al flujo de carga o
corriente eléctrica, su relación con la densidad de corriente estableciendo la ley de Ohm y su aplicación, evaluando
su aplicación a los diferentes tipos de conductores para finalmente estudiar el efecto de la temperatura sobre los
conductores. As mismo estudiaremos la forma como las baterías transfieren energía y corriente a un circuito. Para
este análisis utilizaremos la noción de corriente eléctrica, diferencia de potencial, resistencia y fuerza
electromotriz.

2. CORRIENTE ELECTRICA.

A. Flujo de carga en conductores

Si ocurre un flujo de carga en un material conductor, las condiciones dentro de la sustancia ya no son de
las de equilibrio electrostático. Es decir, en condiciones electrodinámicas el campo eléctrico en el interior del
conductor es diferente de cero, dicho campo es el que permite mantener el flujo de carga. Es sabido que en los
átomos de los materiales conductores existen los electrones de valencia, electrones que por estar muy separados
del núcleo tienen la libertar de moverse a través de la red cristalina. Su movimiento se debe a la interacción de los
electrones libres con los demás electrones de los átomos y con los iones formados producto de la separación de
los electrones de valencia. Cuando se aplica una diferencia de potencial ΔV, a un conductor se produce un campo
eléctrico 𝐸⃗ , el cual produce una fuerza eléctrica sobre los electrones libres los mismos que comienzan a moverse
a través del conductor dando lugar a un flujo de electricidad o corriente eléctrica.

Es importante precisar que como el número de electrones libres es equilibrado por igual número de cargas positivas
en los iones metálicos del conductor, en general dicho conductor en conjunto es eléctricamente neutro y no existe
carga neta. Sin embargo, las cargas positivas en los iones metálicos están fijas en la estructura cristalina, no
pudiendo moverse como lo hacen los electrones. Entonces cuando se establece la diferencia de potencial en el
conductor, son los electrones libres los que constituyen el flujo de carga, mientras que los iones positivos se
mantienen fijos, no ejerciendo influencia, salvo la de mantener la neutralidad eléctrica global.

En general el flujo de carga a través de un material conductor no es constante en el tiempo; pero cuando lo es (en
dirección y sentido), decimos que se ha establecido una corriente contínua (CC) o también corriente directa
(CD), en caso contrario se habla de una corriente alterna (CA).

B. Corriente eléctrica

Las corrientes eléctricas en general se deben al cambio de posición con respecto al tiempo de cualquier
tipo de carga eléctrica (movimiento de portadores de carga). En la actualidad se distinguen las siguientes formas
de corriente eléctrica.

 Corriente de conducción.

Llamase corriente de conducción al movimiento de los electrones de valencia en un material metálico


(electrones libres) véase la figura 6.1a, o al movimiento de electrones de conducción y de huecos de

272
conducción en un semiconductor (Figura 6.1b) o también al movimiento de los iones positivos o
negativos en una solución electrolítica (figura 6.1c9

(a) (b)

(c)

Figura 6.1. (a) Corriente de conducción producida por el movimiento de electrones libres, (b) Corriente de
conducción producida por el movimiento de electrones y de huecos en un semiconductor (c)
Corriente de conducción en soluciones electrolíticas

 Corriente de convección

Se denomina corriente de convección al movimiento de un cuerpo eléctricamente cargado, un


ejemplo lo constituye el movimiento alrededor de su órbita del cuerpo llamado tierra el cual se encuentra
cargada negativamente, otro ejemplo sería el movimiento alrededor de su eje de un anillo o un disco
previamente cargados.

 Corriente de polarización.

Se denomina corriente de polarización al movimiento de los dipolos eléctricos en un material


dieléctrico cuando sobre este se aplica un campo externo

 Corriente de desplazamiento.

Este tipo de corriente es postulado en el estudio de campos electromagnéticos en el vacío.

 Corriente eléctrica de conducción.

Debido a que la inmensa mayoría de aplicaciones tecnológicas implican el uso de corrientes de


conducción, en esta sección nos dedicaremos al estudio de la corriente eléctrica de conducción en materiales
conductores.

Bajo condiciones electrostáticas el campo eléctrico en el interior es cero, por tanto no existe corriente. No obstante,
esto no significa que todas las cargas dentro del conductor estén en reposo. En un metal cualquiera como el cobre,
la plata, el aluminio, algunos electrones como los de valencia tienen la libertad de moverse dentro del material
conductor. Estos electrones libres se mueven en forma aleatoria en todas las direcciones, en forma análoga como

273
las moléculas de un gas pero con una rapidez mucho mayor. No obstante, los electrones libres no escapan del
material conductor porque son atraídos hacia los iones positivos del conductor.

Consideremos ahora lo que ocurre si se establece un campo eléctrico 𝐸⃗ constante dentro del conductor. Los
electrones libres se encuentran ahora sometidos a una fuerza eléctrica constante 𝐹 = 𝑞𝑒 𝐸⃗ . Si estos electrones
estuvieran moviéndose en el vacío, la fuerza le produciría una aceleración uniforme en la dirección de dicha fuerza
de tal manera que después de cierto tiempo los electrones tendrían una gran rapidez. Sin embargo, el movimiento
de estos electrones dentro del conductor no el libre sino que ellos interactúan con los demás electronos y los iones
fijos. En cada una de estas colisiones aparece un cambio en la orientación del movimiento de los electrones
resultando un movimiento al azar. El efecto neto del campo aplicado es que además del movimiento aleatorio de
los electrones hay un movimiento muy lento a de deriva como grupo, en la dirección de la fuerza tal como se
muestra en la figura 6.2. Este desplazamiento se describe en términos de la velocidad de deriva 𝑣𝑑 de los portadores
de carga. Por lo tanto, existe una corriente neta dentro del conductor.

Figura 6.2. Trayectoria típica de un electrón dentro de un conductor al cual se le aplica un campo eléctrico.

Aunque el movimiento aleatorio de los electrones tiene una rapidez promedio muy grande, aproximadamente 10 6
m/s, la rapidez promedio de deriva es pequeña (10 -4 m/s). En vista de que los electrones se desplazan tan
lentamente, podríamos preguntarnos por qué la luz aparece tan rápido cuando accionamos un interruptor. La razón
es que el campo eléctrico se establece en el conductor con una rapidez próxima a la de la luz, y los electrones
dentro del conductor comienzan a trasladarse prácticamente al mismo tiempo.

En los diferentes materiales portadores de corriente, las cargas de las partículas móviles pueden ser positivas o
negativas. Así por ejemplo en los metales los portadores de carga son los electrones (negativos), mientras que en
un gas ionizado (plasma) y en las soluciones iónicas los portadores de carga pueden ser positivos o negativos. En
el caso de los semiconductores los portadores de carga son los electrones y el movimiento de vacantes (huecos)
que no es más sino lugares donde faltan electrones y que actúan como cargas positivas. En la figura 6.3 se muestra
segmentos de materiales en los cuales se observa el movimiento de diferentes portadores de carga. En la figura
6.3a, los portadores son positivos, en este caso la fuerza eléctrica tiene la misma dirección que el campo y la
velocidad de deriva es de izquierda a derecha En la figura 6.3b, los portadores móviles son negativos, en este caso
la fuerza tiene sentido opuesto al campo eléctrico y la velocidad de deriva es de derecha a izquierda.

Figura 6.3. (a) Movimiento de portadores de carga positiva a través de un conductor, (b) movimiento de portadores de
carga negativa (electrones en un conductor.

Definimos la dirección de la corriente que en adelante se representa por I, como aquella en la que existe un flujo
de carga positiva. Es decir, consideramos a la corriente como un flujo de cargas positivas, incluso en aquellos
casos en que sabemos que los portadores son los electrones. Por tanto la corriente tendrá un sentido hacia la
derecha en ambos figuras 6.2a y 6.2b. Esta asunción se conoce como corriente convencional.

Para determinar el valor de la corriente asumamos que un conjunto de portadores de carga positiva se mueven de
izquierda a derecha tal como se muestra en las figuras 6.4a y 6.4b en la misma dirección que la corriente.

274
Definimos la corriente eléctrica I como la cantidad de carga móvil total que pasa por una sección transversal
fija normal al conductor, por unidad de tiempo. De acuerdo con esta definición, si en un intervalo de tiempo Δt
por la sección transversal A atraviesa una cantidad de carga Δq, la corriente eléctrica será.

q (6.1)
I
t

Para las corrientes que varían con el tiempo la intensidad de la corriente en el instante t se define como el límite
de ∆𝑞⁄∆𝑡, cuando el intervalo de tiempo Δt tiende a cero, esto es

q dq (6.2)
I  lim 
t  0 t dt

(a) (b)

Figura 6.4. Movimiento de portadores de carga positivos a través de la sección transversal de un conductor

Para el caso de corrientes continuas o directas, la ecuación (6,2) se escribe

q
 dq   Idt  q  I  dt  I  t (6.3)

De estas ecuaciones podemos ver que la intensidad de corriente es una magnitud escalar que tiene como unidad
en el sistema internacional al Amperio definido com0 un Coulomb sobre un segundo, es decir

1coulomb 1C
1Amperio   1A 
1segundo 1s

C. Densidad de corriente (𝒋).

En cada parte de la sección transversal de un material conductor puede atravesar diferente número de
cargas elementales en un mismo tiempo, por ello es necesario definir la densidad de corriente 𝑗, la misma que
expresa la intensidad o concentración del flujo de carga en un punto de un medio conductor. La densidad de
corriente es una magnitud vectorial que tiene la misma dirección que el flujo de carga en un punto dado. Su
magnitud se determina tomado el límite el flujo de carga o corriente, ΔI por unidad de área ΔA, orientada
perpendicularmente a la dirección del flujo de carga como se muestra en la figura 6.5, esto es

I dI
j  lim  (6.4)
A0 A dA

Figura 6.5 Densidad de corriente para un flujo de carga no uniforme

Para el caso de un conductor dentro del cual el flujo de cargas libres es la misma en todos los puntos como se
muestra en la figura 6.6, la densidad de corriente 𝑗, es la misma en todo el conductor. La relación entre la densidad

275
de corriente y la intensidad de corriente se obtiene integrando la ecuación (6.4) sobre el área transversal sombreada
y considerando a 𝑗 constante. De tal manera que

dI  jdA  I   jdA  jA

I
j (6.5)
A

Figura 6.6. Diagrama para mostrar la relación Corriente y densidad de corriente para flujos de carga uniformes

Para determinar la densidad de corriente cuando esta varía de un punto a otro dentro de la sustancia conductora
como ocurre en un tubo de descarga gaseosa o un transistor de radio, consideremos un conductor de forma irregular
como se muestra en la figura 6.7, por el que circula una corriente total I de tal manera que la magnitud y dirección
del flujo de carga o corriente y por tanto la densidad de corriente 𝑗 cambian continuamente de un punto a otro.

Figura 6.7. Diagrama que permite evaluar la relación general entre la intensidad de corriente y l densidad de
corriente en general

Para determinar una relación entre la corriente I y la densidad de corriente 𝑗 , tomemos un área cualquiera de
forma irregular A y dividámoslo en elementos de área dA, entonces el vector unitario normal 𝑛⃗ perpendicular a dA
forma un ángulo θ con la densidad de corriente 𝑗 en dicho punto. Entonces la corriente eléctrica a troves del área
correspondiente será

dI  jdA  j cos  dA (6.6)

Usando la definición de producto escalar la ecuación anterior se puede escribir.

dI  j .ndA (6.7)

Integrando la ecuación (6.7), resulta

I   j .ndA (6.8)
A

Esta es una relación entre la intensidad de corriente total y la densidad de corriente en el caso más general

D. Densidad de corriente en función de la velocidad de deriva de los portadores de carga.

276
Para determinar una relación entre la densidad de corriente 𝑗 y la velocidad de deriva de los portadores
de carga 𝑣𝑑 , consideremos un tubo de corriente de área transversal dA y de longitud dx análogo al tubo de flujo
utilizado en mecánica de fluidos como se muestra en la figura 6.8a. Debido a que las líneas de corriente son
paralelas a la superficie lateral del tubo de corriente, no existirá flujo de corriente a través de la superficie lateral
del tubo.

(a) (b)

Figura 6.8. (a) Tubo de corriente utilizado para evaluar la relación entre la densidad de corriente y la densidad de
portadores móviles, (b) tubo de corriente en un conductor recto.

En un intervalo de tiempo dt, toda carga dentro de la sustancia se moverá una distancia dx = vddt, donde vd es la
velocidad de deriva o arrastre de los portadores de carga móviles. En este intervalo de tiempo por el área dA fluirá
una carga total expresada por

dq   q dVvol   q (dxdA) (6.9)

Donde, ρq la densidad de carga volumétrica y dVvol el volumen del tubo de corriente. Remplazando el valor de dx
= vddt en la ecuación (6.9) se obtiene

dq  (  q vd dA)dt (6.10)

O sea la carga por unidad de tiempo viene expresada por la ecuación

dq
  q vd dA (6.11)
dt
Pero dq/dt es la intensidad de corriente total en el tubo diferencial, entonces tenemos

dI   q vd dA (6.12)

Por otro lado la corriente y la densidad de corriente se encuentran relacionadas por la ecuación 𝑑𝐼 = 𝑗𝑑𝐴,
entonces la ecuación (6.12), se escribe

j   q vd (6.13)

Debido a que la densidad de corriente y la velocidad de deriva tienen la misma dirección, la ecuación (6.13) se
puede escribir vectorialmente en la forma

j  q vd (6.14)

La ecuación (6.14), expresa que la densidad de corriente 𝑗 es igual al producto de la densidad de carga
volumétrica por la velocidad de deriva de los portadores de carga 𝑣𝑑 .

Si existe n partículas cargadas móviles por unidad de volumen. La densidad de carga por unidad de volumen se
expresa en la forma

 q  nq0 (6.15)

277
Donde n es el número de partículas por unidad de volumen y q0 es la carga de cada una de ellas. Por lo tanto la
densidad de corriente puede escribirse en la forma

j  nq0 vd (6.16)

Si los portadores de carga son los electrones como en el caso de las metales, su carga es 𝑞0 = −𝑒, entonces la
densidad de corriente está dada por la ecuación

j  n e vd (6.17)

Para el caso de soluciones electrolíticas en donde los portadores de carga son los iones positivos y negativos o en
el caso de los semiconductores en donde los portadores de carga son los electrones y las vacancias (huecos), la
densidad de corriente se determina sumando la densidad de corriente para cada tipo de portador de carga, es decir

j   ni qi vd ,i (6.18)

3. LEY DE OHM MICROSCÓPICA: Conductividad eléctrica.

Debemos señalar primeramente que en los conductores los portadores de carga no se encuentran en completa
libertada para moverse, es decir su movimiento es aleatorio tal como se muestra en la figura 6.9a, esta trayectoria
que describe los portadores se debe a la interacción con los demás electrones y con los iones fijos de la red
cristalina véase figura 6.9b. Durante estas interacciones (colisiones) los electrones pierden gran cantidad de
energía cinética que la adquirió cuando se aplicó el campo eléctrico 𝐸⃗ , campo que le produce una fuerza eléctrica
𝐹 = −𝑒𝐸⃗.

(a) (b)

Figura 6.9 (a) Trayectoria aleatoria del movimiento de un portador de carga dentro de un conductor, (b) la interacción
de electrones con los iones de la red da lugar a que los iones vibren alrededor de su posición de equilibrio y
los electrones se muevan en trayectorias aleatorias según la orientación del campo eléctrico

La conversión de energía eléctrica en energía cinética de los electrones y la posterior conversión en energía térmica
(calentamiento del conductor) podrían representarse como pérdidas debidas a fuerzas de fricción sobre las cargas
móviles. Estas fuerzas de fricción pueden asemejarse a las que aparecen en el movimiento de un sólido en el
interior de un fluido, siendo dichas fuerzas proporcionales a la velocidad de deriva de los electrones 𝑣𝑑 , entonces
se tiene

f r'  bvd (6.19)

Debido a que la fuerza eléctrica y la fuerza fraccional tienen signos opuestos, después de cierto tiempo esta se
equilibran dando lugar a un movimiento uniforme con una velocidad terminal o límite obtenida a partir de

Fe  f r'  0  eE  bvd
278
e
vd  E (6.20)
b
Donde b es una constante de proporcionalidad y depende del material del cual está hecho el conductor. Por otro
lado denominamos movilidad de los electrones (𝜇𝑒 ) al cociente e/b, es decir 𝜇𝑒 = 𝑒⁄𝑏, con lo cual escribimos la
ecuación (6.20) en la forma

vd  e E (6.21)

Puesto la densidad de corriente es proporcional a la velocidad de deriva de los electrones, al remplazar la ecuación
(6,21) en (6.16), resulta

j  nee E (6.22)

La ecuación (6.22) indica que la densidad de corriente es proporcional al campo eléctrico siendo la constante de
proporcionalidad 𝑛𝑒𝜇𝑒 y se le denomina conductividad eléctrica (σ) y a su recíproco que se le llama resistividad
eléctrica del material. Es decir

1
  nee (6.23)

Debe señalarse además que tanto la conductividad así como la resistividad son propiedades que dependen del
material conductor y no dependen del tamaño ni de la geometría del conductor.

Al remplazar la conductividad eléctrica en la ecuación (6,22), obtenemos

1
j E  E (6.24)

Es a la ecuación (6.24) que se le conoce como ley de Ohm microscópica. Según esta ecuación la resistividad
eléctrica puede expresarse como

E
 (6.25)
j
De donde se obtiene que las unidades de la de la resistividad es (V.m/A). Esta ecuación además indica que cuanto
mayor es la resistividad más grande es el campo eléctrico necesario para generar una densidad de corriente. Como
veremos más adelante el cociente (V/A) se llama ohm (Ω), por tanto las unidades de la resistividad en el SI es el
(Ω.m). La tabla 6.1 muestra algunos valores de resistividades de materiales. De ella se observa que los metales y
sus aleaciones presentan resistividades más pequeñas, por ello es que estos materiales son mejores conductores
de la electricidad. Por otro lado los aisladores tienen su resistividad mucho mayor que los conductores, siendo el
factor del orden de 1022. Debe señalarse además que el recíproco de la resistividad es la conductividad cuyas
unidades son (Ω.m)-1según esta cantidad, los elementos cuya conductividad es alta son buenos conductores de la
electricidad.

Debe señalarse además que los semiconductores tienen resistividades intermedias entre los metales y los aislantes.
Estos materiales tienen una gran importancia en el diseño de dispositivos electrónicos en virtud de la manera en
que la temperatura y el añadido de impurezas modifican sus propiedades eléctricas.

Un material que cumple con la ley de Ohm se denomina óhmico. En estos materiales, y a una temperatura dada,
la resistividad permanece constante, es decir, no depende del campo eléctrico. Sin embargo existen otros
materiales como los semiconductores cuyo comportamiento es no lineal denominados no óhmicos, en estos
materiales, la densidad de corriente depende del campo eléctrico.

Tabla I. Resistividad, conductividad y coeficiente de temperatura de algunos materiales

279
MATERIAL RESISTIVIDAD CONDUCTIVIDAD COEFICIENTE DE
ρ (Ω.m) σ (Ω.m)-1 TEMPERA.
α (°C)-1
Elementos
Plata 1,47.10-8 6,29.107 0,0038
Cobre 1,72.10-8 5,81.107 0,00393
Oro 2,44.10-8 4,09.107 0,004
Aluminio 2,75.10-8 3,55.107 0.0039
Tungsteno 3,25.10-8 1,80.107 0,0045
Hierro 10,00.10-8 1,00.107 0,0050
Plomo 22,00.10-8 6,29.107 0,0043
Mercurio 95,00.10-8 0,1.107 0,00088
Aleaciones
Manganina 44.10-8 0,23.107 1,00.10-5
Constantán 49.10-8 0,23.107 0,00001
Nicromo 100.10-8 0,1.107 0,0004
Carbono puro 3,5.10-5 2,9.104 -0,0005
(grafito)
Germanio puro 0,60 2,2 -0,048
Silicio puro 2300 1,6.10-3 -0,075
Aisladores
Vidrio 1010 – 1014 10-10 – 10-144
Azufre 1015 10-15
Cuarzo 75.1016 1,73.10-18
Mica 1011 - 1015 10-11 – 10-15

A. Resistividad y la temperatura.

La resistividad de un material conductor casi siempre aumenta con la temperatura como se muestra en la
figura 6.9a. Esto se debe a que cuando se eleva la temperatura de un conductor, los iones del conductor viran con
mayor amplitud aumentando de esta manera la probabilidad de que un electrón en movimiento colisione con un
ión. En consecuencia disminuye la velocidad de deriva del portador dentro del conductor, disminuyendo de este
modo la corriente. Si el rango de variación de temperaturas es hasta 100°C, la resistividad del material puede
escribirse en la forma.

 (T )  0 [1   (T  T0 )] (6.26)

Donde ρ0 es la resistividad a una temperatura de referencia T0 con frecuencia tomada a 0°C 0 a 20°C y ρ(T) es la
resistividad a cualquier temperatura T. El factor α se denomina coeficiente de temperatura de la resistividad su
valor para algunos materiales está dado en la Tabla I . De dicha tabla se observa que para el caso del grafito y los
semiconductores la resistividad disminuye al aumentar la temperatura por tanto el coeficiente de temperatura de
la resistividad de estos materiales es negativa. En el caso de los semiconductores esta propiedad nos permite
diseñar los termistores.

Figura 6.10 Variación de la resistividad con la temperatura: (a) Para un metal (la resistividad aumenta con el incremento
de temperatura, (b) En un semiconductor la resistividad disminuye al aumenta T

280
B. Superconductividad.

Ciertos materiales tales como óxidos metálicos y algunas otras aleaciones presentan un fenómeno
denominado superconductividad. Este fenómeno consiste en que al disminuir la temperatura de estos materiales,
al principio la resistividad disminuye uniformemente. Sin embargo cuando se alcanza cierta temperatura
denominada temperatura crítica TC aparece una transición de fase y la resistividad desciende abruptamente a cero,
como se muestra en la figura 6.11a. Es decir, si en estos materiales superconductores se establece una corriente
eléctrica ella se mantiene sin la necesidad de un campo eléctrico. Este fenómeno fue descubierto por Heike
Kamelingh Onnes en 1911 quien observo que cuando la temperatura del mercurio disminuyó a valores del orden
de lo 4,2K, su resistividad disminuía súbitamente a cero. Durante 70 años se ka alcanzado temperaturas críticas
del orden de los 20K. Este es un indicador que solo había superconductividad cuando estos materiales se enfriaban
en helio líquido (costoso) o hidrógeno líquido (explosivo). Posteriormente, Muller y Bednortz descubrieron que
el óxido de bario, lantano y cobre se convertían en superconductores a temperaturas de los 40K. Posteriormente
en los años 1987 se obtuvo un óxido complejo de itrio, cobre y bario con superconductividades a temperaturas de
los 77K. En la actualidad se ha encontrado sustancias conductoras a temperaturas de los 160K, existiendo la
posibilidad de encontrar superconductores a temperatura ambiente.

Si esta hipótesis se lograra cumplir aparecería una enorme modernización con implicancias tecnológicas muy
grandes. Una de las aplicaciones importantes es la fabricación de imanes superconductores, en los que los campos
magnéticos son diez veces mayores a los campos magnéticos producidos por los mejores electroimanes. En la
actualidad los imanes superconductores son usados para obtener imágenes por resonancia magnética en el campo
de la medicina. En la figura 6.11b se muestra una de las aplicaciones de la superconductividad.

(a) (b)

Figura 6.11. (a) Variación de la resistencia con la temperatura para el mercurio, se observa que para temperaturas
inferiores a TC = 4,2K, la resistencia cae súbitamente a cero; (b) Imán permanente pequeño levitando por
encima de un disco superconductor deYBa2Cu3O7 a una temperatura de 77K

4. RESISTENCIA ELECTRICA

A. Ley de Ohm macroscópica.

Para obtener una forma más usual de la ley de Ohm para aplicaciones prácticas consideremos un
segmento recto de alambre de longitud L y sección transversal A, como se muestra en la figura 6.12, entre cuyos
extremos se ha aplicado una diferencia de potencial ∆𝑉 = 𝑉𝑏 − 𝑉𝑎 , la misma que produce un campo eléctrico 𝐸⃗ y
una corriente I.

Figura 6.12. Conductor de longitud L y sección A uniforme al que se le aplica una diferencia de potencial ΔV, la misma
que produce un campo ⃗𝑬 y como tal una corriente I

281
Asumiendo que el campo 𝐸⃗ en el interior es diferente de cero y a la vez uniforme, entonces la diferencia de
potencial entre los extremos b y a será

a
V   E.ds  EL (6.26)
b

Despejando el campo eléctrico se tiene

V
E (6.27)
L
Remplazando la ecuación (6.27) en la ecuación (6.24), la densidad de corriente puede escribirse en la forma

V
j ( ) (6.28)
L
Teniendo en cuenta que la densidad de corriente es la intensidad de corriente por unidad de área perpendicular,
esto es 𝑗 = 𝐼 ⁄𝐴, la ecuación (6.28) se transforma en

I  (V ) V
 
A L l

L
V   I (6.29)
A
Es a la cantidad 𝜌(𝑙 ⁄𝐴), que se le conoce como Resistencia (R), del material, entonces

L
R (6.30)
A
Al remplazar la ecuación (6.30) en (6.29), se obtiene

V  RI (6.31)

La expresión dada por la ecuación (6.31), se le conoce como ley de Ohm macroscópica, pero es importante
comprender que el verdadero contenido de la ley de Ohm es la proporcionalidad directa (en el caso de ciertos
materiales) entre la diferencia ∆𝑉 con respecto a la intensidad de corriente I o de la densidad de corriente j con
respecto al campo eléctrico E. La ecuación (6.31) define la resistencia R de cualquier conductor, ya sea que
obedezca la ley de Ohm o no, pero cuando R es constante el correcto llamar ley de Ohm a esta relación

Aun cuando la ecuación (6.31) muestra una relación entre la resistencia, la diferencia de potencial y la intensidad
de corriente, debe precisarse que la resistencia R de cualquier material conductor es totalmente independiente de
la diferencia de potencial aplicada y de la intensidad de corriente, siendo más bien dependiente de la geometría
del conductor y de la naturaleza del material, así por ejemplo si el conductor es recto de longitud l y sección
transversal constante la resistencia R es proporcional a la longitud l e inversamente proporcional al área de la
sección transversal A, siendo la constante de proporcionalidad la resistividad ρ

En general, la resistencia R, de cualquier material de forma arbitraria se determina usando la relación

R
V

 E.ds   E.ds (6.32)
I  j .ndA   E.ndA
A A

De acuerdo con la ecuación (6.32), la unidad de la resistencia R en el sistema internacional de unidades es el


ohmio, representada por la letra omega del alfabeto griego (Ω). Entonces

1V (6.33)
1 
1A

282
Para el caso de los resistores que obedecen la ley de Ohm, su gráfica intensidad de corriente en función de la
diferencia de potencial es una línea recta como se muestra en la figura 6.13a. En el caso de dispositivos que no
cumplen con la ley de Ohm, la relación intensidad de corriente y diferencia de potencial puede no ser una
proporción directa, y puede ser diferente con respecto a los sentidos de la corriente. La figura 6.13b, muestra la
curva característica para un diodo de vacio utilizado para convertir corriente alterna de alto voltaje en corriente
contínua, Con potenciales positivos en el ánodo con respecto al cátodo, la corriente I es aproximadamente
proporcional a (∆𝑉)3/2 ; mientras que con potenciales negativos la corriente es extremadamente pequeña. El
comportamiento d los diodos semiconductores (figura 6.8c) es algo diferente.

(a) (b) (c)

Figura 6.13. Relación intensidad de corriente: (a) Resistencia óhmica, (b) Diodo de vacío y (c) Diodo semiconductor

B. Variación de la resistencia con la temperatura.

Se ha visto en la sección 2.7 que la resistividad de un conductor varía de manera lineal con la temperatura
de acuerdo con la ecuación

 (T )  0 [1   (T  T0 )]
Por otro lado debido a que la resistencia es proporcional a la resistividad, entonces, se puede escribir la resistencia
del conductor en función de la temperatura, esto es

R(T )  R0 [1   (T  T0 )] 6.34)

C. Estudio de la resistencia eléctrica..

Un dispositivo utilizado en circuitos de modo que tenga un valor específico de resistencia entre sus
extremos se llama resistor. Se pueden adquirir en el mercado resistores cuyos valores van desde 0,01Ω hasta 10 7Ω.
Los resistores individuales utilizados en instalaciones electrónicas tienen la forma de cilindros pequeños de
algunos milímetros de diámetro y de longitud, con alambres que sobresalen de sus extremos, en los cuales se ha
plasmado bandas de colores tal como se muestra en la figura 6.14a y la figura 6.14b se muestra un conjunto de
resistores con bandas de diversos colores.

Figura 6.14. (a) Resistencia óhmica usada en circuitos, (b) Conjunto de resistencias de diversos valores

283
Cada una de estas resistencias está marcado con un código estándar de tres o cuatro bandas de color cerca de uno
de los extremos como se muestra en la figura 6.15a, de acuerdo con el esquema que se muestra en la tabla II. La
primeras dos bandas (a partir del extremo más próximo) son dígitos, y la tercera es un multiplicador de potencia
de diez. Su representación en el lenguaje de circuitos es la mostrada en la figura 6.15b, para una resistencia fija y
la figura 6.15c para una resistencia variable. Otra característica importante de un resistor es la energía eléctrica
que puede disipar sin sufrir daño, esto es la potencia de trabajo.

(a) (b) (b)

Figura 6.15. (a) Resistencia mostrando las bandas de colores e indicando la forma como se determina su valor mediante
el código de colores, (b) representación de una resistencia fija y (c) representación de una resistencia
variable en un circuito.

Tabla II. Código de colores para resistencias

En la figura 6.16a, se muestra las componentes básicas de un resistor y en la figura 6.16b su instalación en circuitos
eléctricos y electrónicos

(a) (b)

Figura 6.16. (a) Componentes de una resistencia y (b) Instalación de resistencias en un circuito

284
Debe indicarse además que los resistores mostrados en las graficas anteriores no son el único tipo de resistencia
que se usa en instalaciones eléctricas y electrónicas. En general también se usan resistencias variables o con los
potenciómetros, los mismos que se muestran en la figura 6.17,

Figura 6.17. Fotografía de varios potenciómetros (resistencias variables)

Una de las resistencia variables muy utilizado en el laboratorio es el Reóstato (Rh), el cual tiene un control
deslizante, y tres conectores (uno en la parte superior y dos en la parte inferior) como se muestra en la figura 6.18a,
cuando el reóstato es conectado con la parte superior a un circuito y la parte inferior al otro extremo del circuito,
la resistencia se puede variar mediante el movimiento del control deslizante, controlando de este modo el flujo
de corriente a través del reóstato representada por la línea de color rojo en la fotografía. La figura 6.18b muestra
la representación en el lenguaje circuital del reóstato.

Figura 6.18. (a) Fotografía de un reóstato y (b) representación esquemática de un reóstato.

Por otro lado existen resistencias variables cuya resistencia varía con la variación de temperatura (termistores)
representados en la figura 6.14b y aquellos que varían con la incidencia de la luz (celda fotoconductora)
representada en la figura 6.14b

Figura 6.19. (a) Fotografía de varios termistores y (b) Fotografía de una celda fotoconductora

285
5. FUERZA ELECTROMOTRIZ Y CIRCUITOS.

Para que un conductor tenga una corriente constante, dicho conductor debe ser parte de un circuito. Esto es
necesario debido a que cuando se establece una diferencia de potencial ∆𝑉, entre sus extremos, aparecerá un
campo eléctrico 𝐸⃗ en el interior el mismo que producirá una fuerza eléctrica sobre los portadores de carga
originándose una corriente eléctrica (flujo de portadores de carga) con una densidad de corriente 𝐽 = 𝜎𝐸⃗ como se
muestra en la figura 6.20a. Sin embargo, si el conductor no es parte de un circuito la diferencia de potencial
aplicada ocasionará que en un tiempo muy pequeño se acumule carga positiva en lado del conductor y en el otro
se acumule una carga negativa como se ve en la figura 6.20b, dichas carga dan origen a un campo propio de
sentido opuesto 𝐸⃗𝑖 , el cual cancela al campo aplicado 𝐸⃗𝑎 , llegando después de dicho tiempo el campo neto en el
interior igual a cero y como tal la corriente eléctrica también será nula, como se muestra en la figura 6.20 b

Figura 6.20. (a) El campo originado por la aplicación de una diferencia de potencial genera una corriente, (b) la
corriente provoca una acumulación de carga en los extremos apareciendo un campo inducido que
disminuye el campo original, (c) después de un tiempo muy corto el campo original es cancelado por el
campo inducido siendo el campo neto en el interior nulo.

Por lo tanto, para que una corriente (flujo de carga) se mantenga en el conductor, es necesario que el conductor
esté conectado a un circuito, más aun debe existir un agente externo el cual debe mantener la diferencia de
potencial necesaria para aumentar la energía potencial de las cargas. Este agente no es más sino una fuente de fem
(batería, generador, etc).

A. Fuerza electromotriz (fem).

Se ha dicho que para mantener una corriente eléctrica en un conductor, en alguna parte del circuito debe
haber un elemento activo de tal manera que empuje una carga positiva desde un punto de menor potencial a otro
de mayor potencial venciendo de esta forma el campo electrostático el que produce una fuerza eléctrica 𝐹𝐸 = 𝑞𝐸⃗ .
La fuente que hace este trabajo se denomina fuente generadora de fuerza electromotriz o simplemente fuerza
electromotriz (𝜀), la que ejerce una fuerza 𝐹𝑛 , sobre los portadores tal como se muestra en la figura 6.21a, llevando
los portadores del borne a hacia el borne b. Debemos precisar que el nombre de fuerza electromotriz no es una
fuerza, sino más bien una cantidad de energía por unidad de tiempo, siendo sus unidades las mismas que las de
diferencia de potencial, esto es: el volt (V). Así por ejemplo, una batería utilizada para la linterna tiene una fem
de 1,5 V, es decir, la batería realiza un trabajo de 1J sobre cada coulomb de carga que pasa a través de ella.

En general se llama fuente generadora de fem a cualquier dispositivo que transforma energía no eléctrica
(mecánica, química, solar, térmica, etc.) en energía potencial eléctrica y la transfiere al circuito al cual se encuentra
conectado el dispositivo. Las principales fuentes fem son: las baterías, los generadores eléctricos, las caldas
solares, las pilas termoeléctricas y las celdas de combustibles. Una fuente generadora de fem ideal mantiene sus
bornes a una diferencia de potencial constante es decir 𝜀 = 𝑉𝑎 − 𝑉𝑏 . Por esto es que se define a la fem como la
magnitud de la diferencia de potencial. Sin embargo, en la naturaleza no existe fuente de fem ideal, ya que todas
tienen resistencia interna por tanto la fem se relaciona con la diferencia de potencial mediante la ecuación 𝑉𝑎 −
𝑉𝑏 = 𝜀 − 𝑟𝐼. La figura 6.21a, corresponde a una fuente ideal de fem que mantiene una diferencia de potencial
entre sus bornes a y b, siendo el borne a el que se encuentra a mayor potencial que el borne b dicha diferencia de
potencial produce un campo electrostático 𝐸⃗ el mismo que produce una fuera electrostática 𝐹𝐸 = 𝑞𝐸⃗ sobre una
carga positiva. Para mantener dicha diferencia de potencial la fuente de fem hace un trabajo no electrostático
produciendo una fuerza no electrostática 𝐹𝑛 sobre la carga +q obligándola a moverse del borne b hacia a. Este
trabajo por ejemplo en una batería se debe a la energía química producida en el interior de la batería producto de
las reacciones químicas que en ella se producen.

286
Figura 6.21 (a) diagrama esquemático de una fuente de fem; (b) diagrama de una fuente de fem instalada en un circuito
cerrado

Cuando se produce el traslado de una carga +q del borne b al borne a, la fuerza no electrostática realiza un trabajo
positivo ( 𝑊𝑏→𝑎 = 𝑞𝜀 ) sobre la carga, originando un desplazamiento en contra del campo electrostático por lo
tanto la energía potencial asociada a la carga aumenta en una cantidad (𝑞∆𝑉), por otro lado la fuerza
electrostática también ejerce un trabajo pero en este caso es negativo, de tal manera que el trabajo neto es nulo, es
decir no existe variación de energía cinética de la carga. Esto es como si se moviera un cuerpo a velocidad
constante. Pues bien, el aumento de energía potencial en la fuente ideal será igual al trabajo no electrostático, es
decir

q  Wba  qV
(6.35)
  V
Con la fuente de fem formemos un circuito como se muestra en la figura 6.21b, la diferencia de potencial
establecerá un campo eléctrico en el interior del alambre esto produce un flujo de carga o corriente a través del
conductor de mayor a menor potencial. De acuerdo con la ley de Ohm dicha diferencia de potencial será ∆𝑉 = 𝐼𝑅,
con lo cual la ecuación 6,35 se escribe en la forma

  V  IR (6.36)

B. Resistencia interna de una fem.

En la naturaleza no se encuentra fuente ideal alguna, es decir todas tienen una resistencia interna, entonces
la fem (𝜀) no es igual a la diferencia de potencial ∆𝑉. Esto se debe a que cuando se mueve un portador de carga
en el interior de la fuente de fem experimenta una oposición (resistencia). Es a esta resistencia que se le denomina
resistencia interna (r) y que si cumple con la ley de Ohm, entonces en ella habrá una caída de potencial (– 𝑟𝐼), de
tal forma que cuando exite flujo de corriente a través de la fuente, la diferencia de potencial entre los bosrnes será

V    rI (6.37)

Es decir, la diferencia de potencial entre los bornes a y b es inferior a la fuerza electromotriz debido al término
(– 𝑟𝐼), el aumento de energía potencial que se produce cuando se traslada la carga q de b hasta a es menor que el
trabajo realizado por la fuente de fem ya que parte de la energía se pierde en la resistencia interna en forma de
calor.

Si se tiene una batería de 9 V, tiene una fem de 9 V, pero la diferencia de potencial entre sus bornes será igual a 9
V si ninguna corriente circula a través de ella. Si la batería es parte de un circuito cerrado la diferencia de potencial
será menor de 9 V. Es decir, en una fuente real la diferencia de potencial entre sus bornes será menor cuando a
través de ella fluya corriente (véase la figura 6.22a) y será igual a la fem si a través de ella no circula corriente
(figura 6.22b).

287
Figura 6.22. (a) Cuando el interruptor está cerrado la diferencia de potencial entre los bornes de la fuente de fem es
menor que la fem; (b) cuando el interruptor se encuentra abierto la diferencia de potencial entre los bornes
es igual a la fem.

La corriente en el circuito externo conectado a los bornes de la fuente sigue cumpliendo con la ley de Ohm si el
elemento pasivo es óhmico (∆𝑉 = 𝑅𝐼). Al combinar esta ecuación con la ecuación 6.37, se tiene

  rI  RI

I (6.38)
rR
Es decir la corriente en el circuito es igual al cociente de la fem y la resistencia total del circuito (r + R).

El cambio neto de energía potencial de una carga q que recorre un circuito completo debe ser cero. Por tanto, el
cambio neto de diferencias de potencial alrededor del circuito debe ser nulo. Es decir, la suma algebraica de las
diferencias de potencial a través del circuito cerrado debe ser nula. Entonces se tiene

V  Vr  VR  0


  rI  RI  0 (6.39)

Aquí se observa que una ganancia de potencial en la fuente de fem se compensa con las pérdidas de energía en la
resistencia interna r y en la resistencia externa R. En la figura 6.23 se observa la variación de potencial a medida
que se recorre un circuito.

Figura 6.23. (a) Diagrama de un circuito en donde se muestra una fuente de fem 𝜺 y resistencia interna r conectada a un
resistor externo R; (b) representación gráfica de las variaciones de potencial a través del circuito seguido
en sentido anti horario.

6. ENERGÍA Y POTENCIA EN CIRCUITOS ELECTRICOS.

Cuando se aplica una diferencia de potencial ΔV, entre los extremos de un conductor, aparece un campo eléctrico
𝐸⃗ , en el interior del mismo, éste campo produce una fuerza eléctrica 𝐹𝑒 = −𝑒𝐸⃗ , la misma que acelera a los
portadores de carga (electrones) en el metal en un tiempo muy pequeño, haciendo que el conjunto de electrones
incremente su energía cinética. Sin embargo, esta energía cinética rápidamente se convierte en energía interna del
conductor debido a las interacciones (choques) de los electrones con los iones de la estructura cristalina. El

288
aumento de energía interna da lugar a un incremento de la temperatura del conductor (el conductor se calienta).
Este fenómeno se conoce como efecto Joule, el mismo que es aprovechado en el diseño de un conjunto de
dispositivos como por ejemplo: planchas eléctricas, hornillos eléctricos, etc.

Para determinar la energía transformada, consideremos una porción de alambre en forma de cilindro circular recto
de longitud ∆𝑙 y sección transversal A, como se muestra en la figura 6.24. En el tiempo ∆𝑡, una carga ∆𝑞 entra por
el punto a el cual se encuentra a un potencial Va y una cantidad de carga igual sale por el punto b el cual se
mantiene a un potencial Vb. Es decir, la carga ∆𝑞 al pasar de un punto de mayor potencial a a otro de menor
potencial b, experimenta una pérdida de energía potencial dada por

U  q(Vb  Va )  (V )q (6.40)

En donde, Va - Vb, es la disminución o caída de potencial a través del segmento de conductor. La energía perdida
será
U e  (V )q (6.41)

Dividiendo la ecuación (6.41) entre el tiempo dt, se obtiene la pérdida de energía por unidad de tiempo, la misma
que se expresa como

U e q
  V (6.42)
t t

Pero la carga por unidad de tiempo es la intensidad de corriente 𝐼 = ∆𝑞⁄∆𝑡, y la energía por unidad de tiempo es
la potencial eléctrica disipada P en el segmento de conductor. Es decir,

P  I (V ) (6.43)

La unidad de la potencia disipada en el sistema internacional de unidades es el Watt (W), es decir

1Watt  (1C / s)(1J / s)  (1amperio)(1voltio)


1W  1A(1V )

Figura 6.24. Diagrama esquemático utilizado para determinar la energía perdida por unidad de tiempo en un conductor.

A. Resistencia pura.

Si el elemento del circuito es un resistor la diferencia de potencial entre los extremos según la ley de Ohm
es (∆𝑉 = 𝑅𝐼). Entonces, la potencia disipara en el conductor será

(V )2
P  I (V )  I 2 R  (6.44)
R

Es decir, al fluir carga (corriente) a través del resistor, se disipa energía en este elemento razón de I2R. Por esta
razón cada uno de estos elementos vienen especificados con su potencial nominal, es decir debe conocerse la
máxima potencia que el dispositivo puede disipar sin sobrecalentarse y sufrir daños. Debe señalarse además que
ciertos dispositivos como los calentadores eléctricos, se diseñan para transferir calor a su entorno. Pero si se
excede su potencia nominal, esos dispositivos pueden fundirse e incluso estallar.

B. Potencia de salida en una fuente generadora de fem.

289
La figura 6.25a, representa una fuente de fem ε con una resistencia interna r, conectada mediante
alambres conductores de resistencia despreciable a un circuito externo representado por el rectángulo inferior y
en la figura 6.25b se muestra el circuito correspondiente

Figura 6.25 (a) Circuito eléctrico en donde se realiza la conversión de energía no eléctrica en eléctrica, (b) Circuito
equivalente

La fuente de fem , podría ser la batería de un automóvil cuya resistencia interna es r no es visible a simple vista,
pero podría tener una representación esquemática tal como se muestra en la figura 6.26a, dicha batería se
encuentra instalada al faro de un automóvil como se ve en la figura 6.26b.

Figura 6.25 (a) Batería de un automóvil mostrando la resistencia interna, (b) Batería de un automóvil conectada a
un faro

El potencial del borne a es mayor que el de b, por tanto la corriente fluye convencionalmente desde el borne de
mayor potencial entregándose energía al circuito externo (faro). La rapidez con la que se entrega energía al circuito
será

P  I Vab (6.45)

Para el caso de una fem ε y resistencia interna r, la diferencia de potencial entre los bornes a y b es

Vab  Va  Vb    rI

Remplazando esta ecuación en la ecuación (6.45) resulta

P  I (  rI )   I  rI 2 (6.46)

En esta ecuación, el término 𝜀𝐼 representa la rapidez de conversión de energía no eléctrica en energía eléctrica en
el interior de la fuente de fem y el término 𝑟𝐼 2 representa la proporción a la que se disipa energía eléctrica en la
resistencia interna de la fuente de fem. La diferencia  I  rI es la potencia neta útil de la fuente, es decir, la
2

rapidez a la que la fuente de fem entrega energía eléctrica al resto de circuito.

290
C. Potencia de entrada en una fuente generadora de fem.

Si el rectángulo de la parte inferior del circuito mostrado en la figura 6.25a es una fuente cuya fuerza
electromotriz es mayor que la de la fuente de fem mostrada en la parte superior. En la figura 6.27 se muestra un
ejemplo práctico que no es más sino el proceso de carga de una batería de un automóvil (el elemento superior del
circuito) por el alternador del automóvil (el elemento inferior en el circuito). Aquí observamos que el sentido de
la corriente es opuesta al mostrado en la figura 6.26b; es decir, la fuente inferior está empujada en dirección
contraria a través de la fuente de fem superior. Debido a la inversión de esta corriente, la ecuación para la
diferencia d potencial entre los bornes a y b sería

Vab  Va  Vb    rI
Y la potencia sería,

P  I (  rI )   I  rI 2 En lugar de que el agente que genera la fuerza no electrostática de la fuente de fem


superior realice trabajo sobre los portadores de carga, se está realizando trabajo sobre la fuente de fem. Es decir,
en la fuente de fem superior se está realizándose una conversión de energía eléctrica en energía no eléctrica
(cargándose la batería). El término 𝑟𝐼 2 es una vez más la disipación de energía en la fuente de fem y el término
( I  rI 2 ) es la potencia total de alimentación de la fuente superior. Esto es lo que sucede cuando se conecta
una batería recargable (acumulador) a un cargador. El cargador suministra energía eléctrica a la batería, una parte
de esta energía se transforma en energía química, para someterse más tarde a una reconversión y el reto se disipa
en la resistencia interna de la batería calentando ésta y provocando un flujo de calor hacia fuera de ella.

Figura 6.25 (a) Circuito eléctrico en donde se muestra la conexión de un alternador con una fem (mayor) con una
batería cuya fem es (inferior), este circuito es utilizado para cargar una batería

291