Está en la página 1de 12

CONCEPTO

Una hernia es una protrusión de un órgano, que sale de su estructura normal. La


idea de protrusión alude a un desplazamiento hacia delante, haciendo que una
parte del cuerpo sobresalga de su límite habitual. Es la protrusión de
cualquier órgano o tejido fuera de la cavidad del cuerpo en que está alojado
normalmente. Es un saco formado por el revestimiento de la cavidad abdominal
(peritoneo). El saco pasa a través de un agujero o área débil en la capa fuerte
de la pared abdominal que rodea el músculo, denominada fascia.

Esto quiere decir que, cuando se produce una hernia, hay un tejido u órgano que
escapa de la cavidad que lo cobija. Dicho trastorno puede provocar diversos
inconvenientes en la persona que lo padece.
Lo más habitual es que la hernia aparezca en la cavidad abdominal dada la
debilidad de sus paredes. De todas maneras, pueden generarse hernias en otras
partes del cuerpo.

La hernia umbilical: por ejemplo, surge


cuando el contenido del abdomen sale por
la zona del ombligo, provocando un
abultamiento en dicha región. El
tratamiento de una hernia umbilical se lleva
a cabo mediante una intervención
quirúrgica que requiere anestesia local o
general según la envergadura de la
protrusión.

La hernia inguinal: por otra parte, se


genera por un problema en el conducto
inguinal. Al igual que en el caso de la hernia
umbilical, la resolución es quirúrgica.
La hernia de hiato, en tanto, se desarrolla
cuando parte del estómago sale hacia al
tórax, pasando por el diafragma.
ANATOMIA
El abdomen es una cavidad del cuerpo humano situada entre la cara inferior
del tórax y la cara superior de la pelvis y las extremidades inferiores

Regiones anatómicas externas del abdomen


El abdomen se divide en regiones que se definen por líneas en la superficie de
la pared abdominal anterior. Por lo general, se delinean nueve regiones cortadas
por dos líneas horizontales y dos verticales:
1. A y B) Las 2 líneas verticales atraviesan por la mitad de cada arco crural
o femoral (pliegue de la ingle: entre la espina iliaca anterosuperior y la
espina del pubis). Ubicados entre la sínfisis del pubis y la espina ilíaca
anterosuperior.
2. Línea subcostal, que pasa por el borde inferior de las costillas por el
noveno cartílago costal. También se llama línea transpilórica, a medio
camino entre la escotadura yugular y la parte superior de la sínfisis del
pubis.
3. Línea transversa inferior o línea intertubercular, se traza entre los
tubérculos de las crestas ilíacas.

Usando estas cuatro líneas se definen nueve regiones


anatómicas que son:
1. Hipocondrio derecho: en esta región
se localizan el lóbulo derecho del
hígado, vesícula biliar, polo superior
del riñón, flexura hepática del
colon, glándula suprarrenal.
2. Región epigástrica o epigastrio: zona
del lóbulo izquierdo del hígado y
porción pilórica del estómago
3. Hipocondrio izquierdo: aquí se
localiza el bazo, cola del páncreas,
polo superior
del riñón izquierdo, estómago, esófago abdominal, flexura esplénica
del colon.
4. Región del vacío, flanco, lumbar o lateral derecha: región
del colon ascendente, parte del duodeno y yeyuno
5. Región del mesogastrio o umbilical: región
del epiplón, mesenterio, yeyuno, íleon, colon transverso y donde está
ubicado el ombligo.
6. Región del vacío, flanco o lateral izquierdo: región del colon descendente.
7. Fosa ilíaca derecha o región inguinal derecha: región del
ciego, apéndice, ovario derecho en la mujer, cordón espermático derecho
en el hombre.
8. Hipogastrio o región suprapúbica: región de la vejiga urinaria, útero
9. Fosa ilíaca izquierda o región inguinal izquierda: región del colon
sigmoideo, ovario izquierdo, cordón espermático izquierdo
FISIOPATOLOGIA
HERNIA INGUINAL: Durante la gestación, los testículos de un bebé varón se
desarrollan dentro de su abdomen, y luego, poco antes del nacimiento, bajan a
través de un conducto parecido a un túnel, que está entre la ingle y el abdomen
(llamado canal inguinal) y descienden hacia el saco escrotal.
En las niñas, los ovarios descienden a través del canal inguinal hacia la pelvis.
En ese momento, el canal que va a través de la pared abdominal debería
cerrarse.

En alrededor del 5 por ciento de los bebés (en su mayoría varones, y en especial
si son bebés prematuros), la abertura queda tan grande como para permitir que
una parte del intestino entre en ella. Las hernias inguinales no mejoran por sí
solas.

Ocasionalmente, la porción del intestino que sobresale a través de una hernia


puede atascarse y en ese caso ya no puede reducirse. Esto significa que el tramo
intestinal no puede presionarse cuidadosamente para regresarlo a la cavidad
abdominal. Cuando esto sucede, se puede perder el suministro de sangre hacia
esa sección del intestino. El intestino necesita un buen suministro sanguíneo
para mantenerse sano y funcionar correctamente.

HERNIA UMBILICAL: el cordón umbilical del feto, en el momento de la


gestación, une al bebé con la placenta materna. A través del cordón le llegan al
bebé todos los nutrientes y células que necesita para desarrollarse y crecer,
trabajo que se detiene minutos después del nacimiento. Si no se hace nada,
pueden ser 5 o 10 minutos los que el cordón sigue latiendo (a veces más, a veces
menos), pero normalmente se pinza el cordón antes y, de manera artificial, se
corta el flujo sanguíneo entre madre y bebé

Pues bien, el cordón pasa a través de los músculos abdominales del bebé y lo
que suele suceder es que, al finalizar su función, los músculos se unen de tal
modo que la pared abdominal queda detrás, totalmente protegida. En ocasiones,
si la zona por la que pasaba el cordón no se cierra totalmente, se cuela por ahí
parte de las capas abdominales e incluso parte de los órganos, de manera que
provocan la hernia umbilical, el bulto debajo de la piel, que es móvil y blando,
podemos presionarlo hacia adentro y que parece que se hace más grande,
cuando el bebé hace fuerza en el abdomen (llora, intenta sentarse, etc.).
ETIOLOGIA
Durante el embarazo, el cordón umbilical pasa a través de una pequeña abertura
en los músculos abdominales del bebé. Esta abertura, normalmente, se cierra
justo después del nacimiento. Si los músculos no se cierran por completo en la
línea media del abdomen, este punto débil en la pared abdominal puede producir
una hernia umbilical en el momento del parto o en algún momento de la vida.
Por lo regular, no hay causa clara para una hernia. Algunas veces, EN
ADULTOS se presentan por:

 Levantar objetos pesados

 Hacer esfuerzo al usar el baño

 Realizar cualquier actividad que eleve la presión dentro del abdomen

Las hernias pueden presentarse al nacer, pero es posible que la protuberancia


no sea notoria hasta más adelante en la vida. Algunas personas tienen
antecedentes familiares de hernias.

Los bebés y los niños pueden desarrollar hernias. Esto sucede cuando hay una
debilidad en la pared abdominal. Las hernias inguinales son comunes entre los
niños. Algunos niños no presentan síntomas hasta que son adultos.

Cualquier actividad o problema de salud que incremente la presión en el tejido y


los músculos de la pared abdominal pueden llevar a una hernia, incluso:
 Estreñimiento crónico y pujar (hacer esfuerzo) fuertemente para defecar
 Tos crónica o estornudos
 Fibrosis quística
 Agrandamiento de la próstata, esfuerzo para orinar
 Sobrepeso
 Líquido en el abdomen (ascitis)
 Diálisis peritoneal
 Desnutrición
 Tabaquismo
 Esfuerzo excesivo
 Testículo que no ha descendido (Criptorquidia) EN EL RECIEN NACIDO
Las hernias inguinales se producen en los siguientes casos:
 en 3% a 5% de los bebés nacidos en término;
 tres veces más frecuentemente en bebés prematuros;
 niños con antecedentes familiares de hernias inguinales;
 con mayor frecuencia en bebés y niños con otras anomalías urogenitales;
 con mayor frecuencia en el área derecha de la ingle, pero puede ocurrir
en ambos lados
 Una hernia puede desarrollarse en los primeros meses de vida, producto
de la persistencia del conducto peritoneo vaginal que en la mayoría de los
pequeños se cierra después de nacer".
 Sin embargo, en el 1 o 2% de los niños este conducto continúa abierto, lo
que da origen a la patología inguinal. Entonces, al penetrar algún
elemento del abdomen al conducto como un asa intestinal, o en el caso
de la mujer, el ovario o la trompa, se producirá una hernia.
CUADRO CLINICO

Las hernias generalmente se producen en recién nacidos, pero es posible que


pasen desapercibidas durante varias semanas o meses después del nacimiento.
Los esfuerzos y el llanto no producen hernias; sin embargo, el aumento de
presión en el abdomen puede hacer que una hernia sea más perceptible.
 Las hernias inguinales aparecen como una protuberancia o inflamación en la
ingle o en el escroto. La inflamación puede ser más evidente cuando el bebé llora
y puede reducirse o desaparecer cuando se tranquiliza. Si su médico presiona
ligeramente sobre esta protuberancia cuando el bebé está tranquilo y acostado,
normalmente se reducirá o se meterá en el abdomen.
 Las hernias umbilicales aparecen como una protuberancia o tumefacción en la
zona del ombligo. La inflamación puede ser más evidente cuando el bebé llora y
puede reducirse o desaparecer cuando se tranquiliza. Si su médico presiona
ligeramente sobre esta protuberancia cuando el bebé está tranquilo y acostado,
normalmente se reducirá o se meterá en el abdomen.

Una hernia umbilical forma un bulto o hinchazón blanda cerca del ombligo. Si el
bebé tiene una hernia umbilical, es posible que notes el bulto solo cuando llora,
tose o hace fuerza. El bulto puede desaparecer cuando el bebé se calma o
cuando está acostado boca arriba.

Las hernias umbilicales en los niños suelen ser indoloras. Las hernias umbilicales
que aparecen en la adultez pueden causar molestias abdominales.

Si la hernia no puede reducirse, la porción del intestino puede quedar atrapada


en la zona debilitada del músculo abdominal. Los síntomas que pueden
observarse cuando esto sucede incluyen los siguientes:
 Abdomen grande y redondo;
 Dolor y sensibilidad abdominal;
 Vómitos;
 Irritabilidad;
 Enrojecimiento o decoloración en la zona que rodea a la hernia;
 Fiebre.
Los síntomas de una hernia pueden ser similares a los de otros trastornos o
problemas médicos. Siempre consulte al médico de su bebé para obtener un
diagnóstico.

Cuando la hernia no es reducible, existe la posibilidad de que el tramo de


intestino haya quedado atrapado en la zona debilitada del músculo
abdominal.

 Presentando:

• Distención abdominal
• Hemesis
• Dolor intenso
• Irritabilidad
• Taquicardia
DIAGNOSTICO

Las hernias pueden ser diagnosticadas mediante un examen físico que realiza
el médico. El bebé será examinado para determinar si la hernia es reducible
(puede introducirse en la cavidad abdominal) o no. El médico puede solicitar una
radiografía o ecografía del abdomen para examinar el intestino más
minuciosamente, especialmente si la hernia ya no es reducible.

METODOS DE DIAGNOSTICO

• Exploración física

• Palpación en la región abdominal

• Anamnesis profunda
TRATAMIENTO
La mayoría de las hernias umbilicales en los bebés se cierran entre el primer y el
segundo año de vida. El médico hasta puede empujar la protuberancia hacia el interior
del abdomen durante una exploración física. No obstante, no intentes hacerlo solo. Si
bien algunas personas dicen que la hernia se puede corregir si se pega una moneda
con cinta sobre la protuberancia, esto no es verdad; además, pueden acumularse
gérmenes debajo de la cinta, lo que causa una infección.

El médico de su bebé determinará el tratamiento específico


según lo siguiente:
 la edad gestacional, salud general e historia clínica de su bebé;
 el tipo de hernia;
 si la hernia puede reducirse (introducirse en la cavidad abdominal) o no;
 la tolerancia de su bebé a medicamentos específicos, procedimientos o
terapias;
 su opinión o preferencia

En el caso de los niños, la cirugía normalmente se reserva para los casos en que
las hernias umbilicales tienen las siguientes características:

 Son dolorosas

 Tienen más de 1,5 cm de diámetro (un poco más de 1/2 pulgada [1 cm])

 Son grandes y no reducen su tamaño durante los primeros dos años de vida

 No desaparecen hacia los 4 años

 Quedan atrapadas u obstruyen los intestinos

En el caso de los adultos, la cirugía normalmente se recomienda para evitar


posibles complicaciones (en particular, si la hernia umbilical aumenta de tamaño
o causa dolor)

Durante la cirugía, se hace una pequeña incisión en la base del ombligo. El tejido
afectado por la hernia se regresa a la cavidad abdominal, y la abertura en la
pared abdominal se cierra con puntos. En el caso de los adultos, los cirujanos
suelen usar una malla para fortalecer la pared abdominal.

Hernia inguinal. Para tratar una hernia inguinal se necesita una operación. Se
reparará quirúrgicamente poco después de descubrirla, ya que el intestino puede
atorarse en el conducto inguinal.
Cuando esto sucede, es posible que se interrumpa la irrigación sanguínea hacia
el intestino, con lo cual este puede dañarse. La cirugía de una hernia inguinal
normalmente se realiza antes de que se produzca este daño.
Durante la operación de una hernia, EL bebé estará bajo anestesia. Se realizará
una pequeña incisión en la zona de la hernia. La porción de intestino se colocará
nuevamente en la cavidad abdominal. Luego los músculos se suturarán para
unirlos nuevamente. En ocasiones, se utiliza una malla para ayudar a fortalecer
la zona en la que se repararon los músculos.
La operación de una hernia, generalmente, es un procedimiento bastante
sencillo. Los bebés saludables que tienen una hernia inguinal que ha sido
reparada quirúrgicamente, por lo general, pueden volver a casa el mismo día de
la operación.
Hernia umbilical. A la edad de un año, las hernias umbilicales se habrán cerrado
por sí solas sin necesidad de cirugía. Prácticamente todas las hernias umbilicales
se habrán cerrado sin cirugía antes de los 5 años.
=EL COLOCAR UNA MONEDA O CINTA SOBRE LA HERNIA NO LA
SOLUCIONARÁ.=
Existen muchas opiniones con respecto a cuándo es necesario recurrir a la
reparación quirúrgica de una hernia umbilical. En general, si la hernia se hace
más grande con la edad, si no es reducible o si todavía está presente después
de los 3 años, su médico puede sugerir que se repare la hernia quirúrgicamente.
Siempre se debe consultar con el médico para determinar qué es lo mejor para
el niño.
Durante la operación de una hernia, el bebé estará bajo anestesia. Se realizará
una pequeña incisión en el ombligo. La porción de intestino se colocará
nuevamente en la cavidad abdominal. Luego los músculos se suturarán para
unirlos nuevamente. En ocasiones, se utiliza un trozo de malla para ayudar a
fortalecer la zona en la que se repararon los músculos.
Los bebés saludables que tienen una hernia umbilical que ha sido reparada
quirúrgicamente, por lo general, pueden volver a casa el mismo día de la
operación.
COMPLICACIONES

En los niños, las complicaciones de una hernia umbilical son poco frecuentes.
Las complicaciones pueden producirse cuando el tejido abdominal que sobresale
queda atrapado (encarcelado) y no se puede empujar para que vuelva a la
cavidad abdominal. Esto disminuye la irrigación sanguínea en el segmento de
intestino atrapado y puede producir dolor umbilical y daño en el tejido. Si el
segmento de intestino atrapado queda sin irrigación sanguínea por completo
(hernia estrangulada), puede haber muerte del tejido (gangrena). La infección
puede diseminarse a toda la cavidad abdominal y provocar un cuadro que pone
en riesgo la vida.

Los adultos con hernia umbilical son un poco más propensos a la encarcelación
u obstrucción del intestino. En general, se requiere una cirugía de urgencia para
tratar estas complicaciones.

COMPLICACCIONES
La cirugía de hernia en los niños es segura, pero implica ciertos riesgos, entre
los cuales se encuentran los siguientes:
1. Sangrado
2. Infección
3. Adormecimiento o dolor en la ingle
o en la pierna
4. Incapacidad de orinar
5. Riesgo de que la hernia
reaparezca
6. Daño al intestino o a la vejiga
7. Daño a los testículos o a los
ovarios
8. Riesgos de la anestesia
CUIDADOS DE ENFERMERIA
A continuación se relacionan un grupo de estos cuidados de enfermería, que al ser
cumplidos garantizarán una mejor evolución del paciente:

 Durante la atención inmediata, se debe recibir al niño en una cuna térmica


y trasladarlo luego a la incubadora
 Colocar oxigeno suplementario o realizar cuidados de enfermería en la
ventilación mecánica en los casos necesarios
 Trasladarlo a un centro que cuente con cirugía neonatal, después de
estabilizado
 Colocación de sonda orogástrica o nasogástrica
 Canalización de una vena segura
 Suspender vía oral
 Colocar al paciente en la posición indicada según la afección quirúrgica
presente
 Cooperar en la realización de complementarios
 Mantener vigilancia estricta de las complicaciones preoperatorios
 10.Brindar apoyo psicológico a los familiares Preoperatorio en la unidad
quirúrgica:
1. Unidad quirúrgica con temperatura adecuada
2. Operar al recién nacido en cuna térmica
3. Cubrir la cabeza del paciente y las extremidades para evitar la pérdida de
calor
4. Medidas de observación: monitorización del pulso, presión, temperatura y
saturación de oxigeno
1. Trasladar al paciente a la UCIN con el anestesista, con ventilación manual
asistida en los casos en que la afección de base o el estado del niño así
lo requiera
2. Mantenerlo en incubadora con control de temperatura
3. Monitorización de la temperatura, frecuencia cardiaca, respiratoria, TA y
saturación de oxígeno
4. Cuidados con el paciente ventilado
5. Ser cuidadosos con la movilización
6. Mantener vía oral suspendida según la evolución del paciente
7. Cuidado de la herida quirúrgica, ostomías, drenajes, sondas, etc.
8. Observar manifestaciones de dolor
9. Cuidados con la alimentación parenteral
10. 10.Vigilar la aparición de complicaciones
• Mediatos (se practicarán una vez que el niño esté hemodinámicamente estable):

1. Restablecimiento de la respiración espontánea


2. Seguimiento estricto de la ganancia ponderal
3. Según la evolución clínica del paciente se retirarán paulatinamente las
medidas invasivas utilizadas: sondas, catéteres, drenajes, etc.