Está en la página 1de 2

ABOGADO TENEMOS PARA CON EL PADRE

Isaías 53.3---1 Juan 2:1

Introducción:

La palabra griega parakletos, significa uno es que es llamado al lado uno, también alguien que ayuda
a uno. Debido a esto esta palabra es traducida como abogado, consolador, y también con los
significados ayudador, auxiliador, intercesor.

La palabra consolador significa alguien que consuela, alivia la pena o dolor de una persona.

La palabra intercesor significa alguien que habla a favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo
de un mal.

La palabra Abogado significa intercesor o mediador, entre una parte y la otra.

Un abogado nos puede defender ante las instituciones humanas y gubernamentales. Ellos asumen
nuestra defensa o demandan en nuestro nombre ante jueces, o instituciones del gobierno.
Básicamente la palabra parakletos es utilizada con respecto a Jesucristo y también con relación al
Espíritu Santo. La biblia nos dice que los cristianos, los hijos de Dios, tenemos un abogado que nos
ayuda ante Dios. Este abogado es nuestro intercesor. 1Juan 2:1.

1. Dios y el pecado. Él porque necesitamos un abogado.

Antes de hablar de nuestro abogado, debemos entender por que lo necesitamos. Si somos hijos de
Dios, ya hemos sido purificados de nuestros pecados, ¿Por qué necesitamos un abogado?

La mayoría de los países se guían por constitución de leyes, que les permite poder convivir como
sociedad. Generalmente aquellos que no cumplen con las leyes establecidas entran en conflicto con
las instituciones responsables de castigar el delito. De la misma manera El problema de los ciudadanos
del reino de Dios, radica en la desobediencia a las leyes de Dios, el pecado. Esto trae como
consecuencia que entremos en conflicto con Dios. El pecado nos separa de Dios, y nos coloca en el
lado de los que merecen condenación. Lo mismo que le sucedió al pueblo de Israel nos sucede a
nosotros. Isaías 59:2

Dios es misericordioso y paciente pero es severo para con aquellos que conociendo su voluntad aún
así pecan. Hebreos 10:26-31

En toda la biblia vemos la bondad de Dios pero también su severidad. Muchas personas pagaron las
consecuencias por sus pecados, de hecho antes del nuevo pacto, Dios fue severo con aquellos que
pecaron. Tenemos muchos ejemplos: Adán y Eva, Caín, Esaú, David, Saúl, Acab, el mismo pueblo de
Israel. Fueron severamente castigados por Dios, por la desobediencia a su palabra. Por esa razón
necesitamos una abogado.

Antes de llegar a Juan 2:1, Juan viene hablando del pecado que tenemos. y sabiendo que tendemos
a caer pues nos da esa valiosa información tenemos abogado. 1 Juan 1:8-10
2. Jesús el mejor abogado que podemos tener.

Cuando uno ve la actividad de los abogados de hoy, la corrupción que existe y la indolencia hacia las
personas que defienden, la mayoría no son bien visto.

Pero nosotros tenemos un abogado poderoso en quien podemos confiar totalmente y sabemos que
el aboga por nuestra causa. El nos defiende por muchas razones.

a. Entiende nuestras debilidades.

Jesús entiende nuestras debilidades, sabe lo difícil que es convivir con ellas y obedecer a Dios. Jesús
nos conoce, pero él también sabe lo que es vivir como hombre y luchar contra las
tentaciones. Hebreos 4:14-15

b. Esta a la diestra de Dios.

Un abogado del mundo tiene que pedir cita, esperar que lo llamen, etc. Nuestro abogado forma parte
de la Deidad. Esta a la diestra de Dios. Hebreos 8:1

c. Dio su vida por nosotros. Somos suyos.

Un abogado del mundo cobra para defender a otra persona. Cristo pago para ser nuestro abogado,
nuestro mediador, nuestro salvador. Dio su vida, derramo su sangre por nosotros. Gálatas 1:3-5 Que
abogado tan maravilloso tenemos, dio su vida por nosotros, nos compro con su sangre 1 Corintios
6:20 Hechos 20:28

d. Un abogado que permanece para siempre.

Pero Jesús será siempre nuestro abogado, nuestro intercesor.Hebreos 7:22-24

e. Este abogado nos ayudará a ganar el juicio. Sabemos que todos los seres humanos
compadeceremos ante el tribunal de Cristo para dar cuenta por nuestras obras buenas o malas.
Muchos serán condenados y unos pocos gozarán de vida eterna.

Jesús nos ayuda a vencer, a poder estar firmes y limpios para ese gran día. Sólo debemos
esforzamos. Hebreos 7:22-25

f. Un abogado limpio y sin mancha. Conseguir buenos abogados no es fácil, los hay, pero nosotros
tenemos uno que no tiene pecados, que cumple su palabra, que conoce nuestra causa, etc. Hebreos
7:26-27

3. No es nuestro único abogado, existe otro.

Dios ha sido tan misericordioso que tenemos más de un intercesor. Al principio explique que la
palabra parakletossignificaba abogado, intercesor, ayudador, consolador. Esta palabra también es
usada para identificar al Espíritu Santo. El consolador, el Espíritu de verdad. Jesús dijo mi Padre
enviará otro consolador. Juan 14:15-17 Otro consolador, siendo el primero el mismo Jesús. El Espíritu
Santo es nuestro consolador. El intercede por nosotros, nos ayuda en nuestras debilidades.Romanos
8:26-27 Romanos 8:16

Conclusión:

Tenemos un gran abogado que intercede por nosotros ante Dios, nos ayuda en nuestras debilidades,
en nuestras necesidades, que dio su vida por nosotros y gozamos de la comunión con el Espíritu Santo
que también intercede por nosotros.