Está en la página 1de 247

(Primera Parte

)
INTRODUCCIÓN GENERAL

Este trabajo ha sido preparado en el deseo de compartir con usted temas o asuntos que
nos conciernen, porque son decisivos para nuestra futura salvación, como creyentes en
las promesas de Jesús.

Existe en este tiempo una angustiosa decadencia en el mundo cristiano (y estamos
hablando del cristianismo sin distinción de iglesias) en lo que toca a las promesas hechas
por Cristo sobre su Segunda Venida y los bienes que recibiremos en ese momento
quienes tenemos la fe puesta en Él.

Nos parece que en gran medida se deba a que el cristianismo no ha sabido identificar y
explicar con claridad los planes y las promesas de Dios a la luz de las Sagradas
Escrituras. Nos hemos apoyado, confiado y predicado (en lo que toca a estos asuntos tan
decisivos) en las tradiciones heredadas del catolicismo de la Edad Media sobre un alma
espiritual, inmortal y eterna (para muchos transparente y etérea) con dos alas a la
espalda, cantando eternamente delante de un trono; y el desprecio por todo lo material,
humano y temporal, incluyendo en ello nuestro planeta y nuestro propio cuerpo físico.

Presionados y a veces angustiados por los problemas de muy diversas naturalezas que
nos echa encima el sistema de vida moderno, los cristianos hemos perdido, si no
totalmente, sí en un alto porcentaje, la esperanza, el fervor, y muy particularmente, la
expectativa de la salvación. Estamos más preocupados y le inquirimos más a Dios por
los asuntos de esta vida, que por los que son eternos. No obstante Pablo escribió: Si
solamente para esta vida esperamos en Cristo, somos los más dignos de lástima de
todos los hombres. (1 Co. 15.19 Versión Popular).

Hemos aceptado sin discusión ni análisis la vida eterna “en el cielo” para los salvados,
pero sin intentar explicarle a la gente, por medio de la Biblia, dónde y cómo se
desarrollará eso.

Tenemos el propósito de hacer nuestro modesto aporte mediante una serie de estudios
sobre las profecías, los cuales comienzan con este sobre Israel y continúan con otros
sobre temas diversos.
Esperamos que sean bien recibidos, pues llevan la sana intención de provocar la fe en las
promesas de Dios para la eternidad. El apóstol Pablo escribió: Así que la fe es por el oír,
y el oír, por la palabra de Dios. (Ro. 10.17).

Joaquín Abreu Rogert
seminario2006usa@yahoo.es
EL LLAMADO DE CRISTO

Además de todo lo dicho en la Introducción General, también está el llamado de Cristo
sobre la imperiosa necesidad de velar. En más de una ocasión el Señor indicó a los suyos
sobre el estar vigilantes ante los eventos de los tiempos.

No es propio que un cristiano viva a espaldas de las cosas que ocurren en el mundo,
porque ellas son el anuncio y el preludio de la Segunda Venida de Cristo.

El Señor ha hecho planes con Israel, con los imperios y con las naciones, los cuales
están profetizados en las Sagradas Escrituras. Deben ser estudiados y descubiertos. Eso
es velar, estar atento a las señales de los tiempos.

Mt. 24.32,33: De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna y
brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis
todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.
ABRAHAM

PREFACIO

Es de especial interés para la gente conocer, por lo menos, el orden de los sucesos del fin
del mundo y el lugar que nos corresponderá a cada uno en los acontecimientos finales y
trascendentales de la humanidad. La esperanza bien definida sobre el destino final es un
asunto decisivo para muchas personas. Entonces es algo más que indolencia o
despreocupación la actitud de quien dice: “No te preocupes tanto por las cosas cómo van
a ser; pues aquí lo importante es ser fiel a Dios”.

Sin embargo, nos parece que se debe hablar, hasta donde sea posible, de cómo serán los
sucesos finales. Es imprescindible estudiar el fin del mundo y el destino final con los
mayores detalles posibles. Nuestra ignorancia sobre estos asuntos no puede ser la excusa
recurrente para eludir la responsabilidad de predicar un mensaje necesario y urgente,
claro y definido, como lo indican las Escrituras y lo demandan los creyentes.

Intentaremos entonces la exposición de uno de los temas más entusiastas que podemos
encontrar en las Sagradas Escrituras: El Milenio.

El Milenio es una etapa intermedia entre esta era y la vida eterna. Comienza con la
Segunda Venida de Cristo, cuando se establece el reino mesiánico hebreo profetizado en
las Sagradas Escrituras. El Milenio, entonces, no es más que el reinado universal del
Mesías en la nación escogida de Israel. Las profecías sobre este “Reinado de Jehová”,
son muy abundantes en el Antiguo Testamento.

Por tal motivo, el cumplimiento de la profecía sobre El Milenio está estrechamente
vinculado al cumplimiento de otras profecías no menos importantes: Las concernientes
al pueblo de Israel. Por eso es del todo imprescindible estudiar primero éstas, para
después dedicarnos al estudio de El Milenio, según Apocalipsis capítulo veinte.
INTRODUCCIÓN

Federico el Grande, rey de Prusia (1740-1786). Durante su
reinado, fue considerado uno de los déspotas ilustrados más
notables de la Europa del siglo XVIII.

Hace más de dos siglos, Federico el Grande, rey de Prusia,
sostenía una discusión religiosa con su capellán. Después
de un tiempo, el rey exigió que el capellán le mostrara una
evidencia irrefutable de que la Biblia era literalmente cierta.

Sin vacilación, el capellán contestó: “Majestad, yo puedo
darle la respuesta que usted busca con una sola palabra”.
Sorprendido de la confianza del capellán, el rey replicó: “¿Cuál es esta palabra mágica
que lleva en sí tal peso de evidencia?” El capellán contestó: ISRAEL.

Listo para Reedificar

Opinión de Thomas Ice y Randall Price autores del libro
«Listo para Reedificar».

A lo largo de la historia los que han querido explicar la
prolongada existencia de los judíos a pesar del exilio,
ataques violentos y holocausto, han sido incapaces de
hacerlo aparte de Dios. Algún propósito divino
evidentemente mantiene al pueblo judío.

Los historiadores, los políticos y los periodistas se han
visto obligados a tomar en cuenta a Israel, porque éste
ha llegado a ocupar una posición prominente en los
acontecimientos mundiales.

... lo que Dios está haciendo en este mundo, y lo que El
hará aún, tiene que ver con el pueblo judío. ... vivimos en los últimos días de la
historia humana, y al acercarse el propósito de Dios a su culminación, Israel
nuevamente está siendo situado en el centro del escenario en el drama divino.
LA ELECCIÓN

Porque ustedes son un pueblo consagrado al Señor su Dios; él los ha elegido entre
todos los pueblos de la tierra para que sean el pueblo de su propiedad. (Dt. 14.2
Versión Popular).

Porque ustedes son un pueblo apartado especialmente para el Señor su Dios; el Señor
los ha elegido de entre todos los pueblos de la tierra, para que ustedes le sean un pueblo
especial. (Dt. 7.6 VP).

También el Señor ha declarado hoy que tú, Israel, eres el pueblo de su propiedad, tal
como te lo había prometido, y que cumplirás todos sus mandamientos. Él va a hacer de
ti una nación superior en gloria, fama y honor a las demás naciones que hizo, y serás,
como él lo ha dicho, un pueblo consagrado al Señor tu Dios. (Dt. 26.18,19 VP).

COMIENZO DE LA HISTORIA

La historia comienza con un hombre llamado Abraham, en una ciudad llamada UR. Las
ruinas de la ciudad de Ur de los caldeos están en Irak, a algunos kilómetros de la
desembocadura del río Éufrates en el Golfo Pérsico. Ellas son un vivo testimonio de la
veracidad de esta historia bíblica.
UR DE LOS CALDEOS, AÑO 1850 A.C.

Video de YouTube 1

Los sucesos de esta narración están tomados de la Biblia, del libro del Génesis del
capítulo 12 al 17.

Abrimos un atlas geográfico y buscamos la ciudad en la que nació Abraham: Ur de
Caldea. Estamos por tanto en Mesopotamia, a pocos kilómetros del Golfo Pérsico.

Ur, en Mesoptamia, era en aquel período la capital del reino sumerio. Fue fundada 1500
años antes del nacimiento de Abram, sobre la cuenca del río Éufrates, donde atracaban
los rudimentarios barcos de vela procedentes de lejanos países.

Como podemos imaginar, era una ciudad rodeada de murallas y rodeada de campos de
labranza y cultivos. En el interior destacaba un gran templo-torre, cuya altura superaba
los 20 metros, llamado “el zigurat”, en el que se celebraban los sacrificios a las antiguas
divinidades paganas.

Con el paso de los siglos la ciudad acabó arrasada, porque el río Éufrates, muy
caudaloso, se desbordó sobre la ciudad y acabó sepultada bajo sus aguas.

1
https://youtu.be/_-13OW3hN7A
De todos estos restos arqueológicos sólo sobrevive actualmente el gran vestigio de barro
de la torre que destaca altiva sobre el fondo del desierto.

Más tarde Teraj, el padre de Abram, con toda su tribu, con su hijo Abram y la esposa de
éste (Sara) y su sobrino Lot, sus siervos y sus animales, dejó Ur siguiendo el curso del río
Éufrates en dirección noroeste. Llegó así a la región de Padam-Aram, en los confines con
Anatolia.

En el curso de casi mil kilómetros llegó al centro caravanero de Haram, zona de grandes
pastos y suficientemente frondoso. Mil kilómetros a pie con sus bestias de carga y sus
siervos. Una empresa excepcional.

Tras la muerte de Teraj, Abram retomó el viaje dirigiéndose hacia la tierra de Canaán.
Desde Haram la larga caravana de Abram se dirigió lentamente hacia el sur, durante 650
kilómetros. Cruzó el río Jordán siguiendo el curso de su torrente Jaboc, a través de un
valle situado a 240 metros bajo el nivel del mar. ¿A dónde iban? ¿Iban en una dirección
precisa? ¿O se limitaban a seguir las huellas de la ruta que seguían los pastores nómadas
anualmente desde tiempos inmemoriales?

Por dicho torrente Abram anduvo 37 kilómetros hasta la cima de Moré, donde levantó el
primer altar a Dios, al Dios único, sin nombre, que lo había elegido como guía de una
gran nación. Aquí la Biblia dice que una gran necesidad impulsó a la tribu de Abram hacia
el sur, a las tierras de Egipto. A su retorno de Egipto Abram y su gente se establecieron
en Betel, donde nacieron sus hijos Ismael e Isaac. Fue un viaje largo, lleno de aventuras.
Pero es imposible conocer más detalles. ¿Quién era verdaderamente Abram?
Comenzamos por el nombre: Abraham. Los autores bíblicos lo interpretan como “padre
sublime” y también como “padre de todos los pueblos”. Su tribu procedía de una estirpe
seminómada de un pueblo migratorio, el cual desde el desierto sirio arábigo se esparció
por toda Siria entre los años 2000 y 1500 a.C. Algunos estudiosos creen que se trata de un
grupo semita llamado “los habiru”, del que bien podría derivar el nombre de “hebreos”.

Gn. 12.1 Un día el Señor le dijo a Abram: Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu
padre, para ir a la tierra que yo te voy a mostrar.

Neh. 9.7: Tú, Señor, eres el Dios que escogiste a Abram; tú lo sacaste de Ur, ciudad de
los caldeos, y le pusiste por nombre Abraham.
Gn. 11.27-32: Éstos son los descendientes de Térah, que fue el padre de Abram, Nahor y
Harán. Harán, el padre de Lot, murió en Ur de Caldea, antes que su padre Térah.
Murió en el mismo lugar donde había nacido. Abram se casó con Sarai, y Nahor se casó
con Milcá, que era hija de Harán y hermana de Iscá. Sarai no podía tener hijos porque
era estéril. Térah salió de Ur de los caldeos para ir a la tierra de Canaán, y se llevó con
él a su hijo Abram, a su nieto Lot y a su nuera Sarai. Sin embargo, cuando llegaron a la
ciudad de Harán, se quedaron a vivir allí. Y Térah murió en Harán a la edad de
doscientos cinco años.

Hch. 7.1-4: El sumo sacerdote le preguntó a Esteban si lo que decían de él era cierto, y
él contestó: «Hermanos y padres, escúchenme: Nuestro glorioso Dios se mostró a
nuestro antepasado Abraham cuando estaba en Mesopotamia, antes que se fuera a vivir
a Harán, y le dijo: “Deja tu tierra y a tus parientes, y vete a la tierra que yo te
mostraré.” Entonces Abraham salió de Caldea y se fue a vivir a Harán. Después murió
su padre, y Dios trajo a Abraham a esta tierra, donde ustedes viven ahora.

Abraham tuvo un hijo al cual llamó Isaac. Isaac a su vez tuvo también un hijo (nieto de
Abraham) el cual se llamó Jacob. A todos ellos Dios se les apareció en diversas
ocasiones para hacerles promesas y alentarlos en su sacrificada misión.
LA DESCENDENCIA Y LA TIERRA

Hay dos elementos muy importantes en las promesas que Dios hizo a estos tres
patriarcas: Abraham, Isaac y Jacob. Una descendencia numerosa y la posesión de la
tierra de Canaán (la actual Palestina).

UNA DESCENDENCIA NUMEROSA

Promesas dadas a Abraham

Gn. 12.2: Con tus descendientes voy a formar una gran nación; voy a bendecirte y
hacerte famoso, y serás una bendición para otros.

Gn. 13.16: Yo haré que ellos sean tantos como el polvo de la tierra. Así como no es
posible contar los granitos de polvo, tampoco será posible contar tus descendientes.

Gn. 15.5: Entonces el Señor llevó a Abram afuera, y le dijo: —Mira bien el cielo, y
cuenta las estrellas, si es que puedes contarlas. Pues bien, así será el número de tus
descendientes.

Gn. 17.6: Haré que tus descendientes sean muy numerosos; de ti saldrán reyes y
naciones.

Gn. 22.17: Haré que tu descendencia sea tan numerosa como las estrellas del cielo y
como la arena que hay a la orilla del mar.

Promesas dadas a Isaac

Gn. 26.4: Haré que tus descendientes sean tantos como las estrellas del cielo, […]
Además, todas las naciones de la tierra serán bendecidas por medio de tus
descendientes,

Gn. 26.24: Esa noche el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy el Dios de tu padre
Abraham. No tengas miedo; yo estoy contigo. Por causa de mi siervo Abraham te
bendeciré y aumentaré mucho tu descendencia.»
Promesas dadas a Jacob

Gn. 28.14: Ellos llegarán a ser tantos como el polvo de la tierra, y se extenderán al
norte y al sur, al este y al oeste, y todas las familias del mundo serán bendecidas por
medio de ti y de tus descendientes.

Gn. 35.10,11: Tú te llamas Jacob, pero ya no te llamarás así; desde hoy tu nombre será
Israel. Después que Dios le cambió el nombre, le dijo: Yo soy el Dios todopoderoso;
ten muchos hijos y descendientes. De ti saldrá una nación y muchos pueblos, y entre tus
descendientes habrá reyes.

Gn. 46.3: Entonces Dios dijo: —Yo soy Dios, el Dios de tu padre. No tengas miedo de ir
a Egipto, porque allí haré de tus descendientes una gran nación.

LA POSESIÓN DE LA TIERRA DE CANAAN (LA ACTUAL PALESTINA) SIGLO XIX A.C.

Promesas dadas a Abraham

Gn. 12.7: Allí el Señor se le apareció y le dijo: «Esta tierra se la voy a dar a tu
descendencia.» Entonces Abram construyó un altar en honor del Señor, porque allí se le
había aparecido.

Gn. 13.14,15: Después que Lot se fue, el Señor le dijo a Abram: «Desde el lugar donde
estás, mira bien al norte y al sur, al este y al oeste; yo te daré toda la tierra que ves, y
para siempre será tuya y de tus descendientes.

Gn. 13.17: ¡Levántate, recorre esta tierra a lo largo y a lo ancho, porque yo te la voy a
dar!

Gn. 15.7: y le dijo: —Yo soy el Señor; yo te saqué de Ur de los caldeos para darte esta
tierra como herencia.

Gn. 15.18: Aquel mismo día el Señor hizo una alianza con Abram y le dijo: —Esta tierra
se la daré a tus descendientes, desde el río de Egipto hasta el río grande, el Éufrates.
Promesas dadas a Isaac

Gn. 26.3: …y por ahora sigue viviendo en este país. Yo estaré contigo y te bendeciré,
porque a ti y a tus descendientes les voy a dar todas estas tierras. Así cumpliré la
promesa que le hice a tu padre Abraham.

Promesas dadas a Jacob

Gn. 28.4: Que te dé a ti, y también a tus descendientes, la bendición que le prometió a
Abraham, para que sean dueños de esta tierra donde ahora vivimos como extranjeros,
pues él se la prometió a Abraham.

Gn. 28.13: También veía que el Señor estaba de pie junto a él, y que le decía: «Yo soy el
Señor, el Dios de tu abuelo Abraham y de tu padre Isaac. A ti y a tus descendientes les
daré la tierra en donde estás acostado.

Gn. 28.14: Ellos llegarán a ser tantos como el polvo de la tierra, y se extenderán al norte
y al sur, al este y al oeste, y todas las familias del mundo serán bendecidas por medio de
ti y de tus descendientes.

Gn. 35.12: La tierra que les di a Abraham y a Isaac, también te la doy a ti, y después de
ti se la daré a tus descendientes.

LA FE DE JOSÉ

Gn. 50.24: Un día José les dijo a sus hermanos: «Me falta poco para morir, pero Dios
vendrá a ayudarlos, y los sacará de este país para llevarlos a la tierra que les prometió a
Abraham, Isaac y Jacob.»
CONCLUSIÓN
Dos elementos muy importantes en las promesas que Dios hizo a Abraham, Isaac y
Jacob hemos estudiado en esta sección: Una descendencia numerosa y la posesión de la
tierra de Canaán (la actual Palestina).
ISRAEL EN EGIPTO

PRIMERA PROFECÍA

Abraham escuchó estas palabras de Dios: Ten por cierto que tu descendencia habitará
en tierra ajena, será esclava allí y será oprimida cuatrocientos años. Pero también a la
nación a la cual servirán juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza. Tú, en
tanto, te reunirás en paz con tus padres y serás sepultado en buena vejez. Y tus
descendientes volverán acá en la cuarta generación, porque hasta entonces no habrá
llegado a su colmo la maldad del amorreo (Gn. 15.13-16).

BREVE RESEÑA HISTÓRICA

1) La familia se hizo numerosa.
2) Por causa de una hambruna se fueron a vivir a Egipto.
3) Allí, bajo la protección del faraón reinante en esa época (de los hicsos), se
convirtieron en una gran nación.

Este es el primer dato histórico importante con el cual nos encontramos al estudiar el
cumplimiento de las profecías concernientes a Israel. Los hicsos fueron tribus nómadas
que invadieron y dominaron el Bajo Egipto durante un siglo aproximadamente (1660-
1560 a.C.). Destronaron a los gobernantes naturales del país y se erigieron a sí mismos
en faraones de una nueva dinastía. Dos datos históricos de la Biblia se relacionan con
estos reyes. El primero es que durante la época de los faraones hicsos fue cuando José
llegó a ser primer ministro de Egipto. Cosa que no hubiera sido posible de estar en el
gobierno un faraón egipcio, pues estos despreciaban a los criadores de ovejas. No así los
hicsos, que eran nómadas y criaban ganado. Esta es la primera prueba que tenemos sobre
el dominio de Dios en los acontecimientos que Él desea se cumplan. El Señor arregló
anticipadamente el escenario para el desarrollo de su pueblo en la nación egipcia,
poniendo en el trono de este gran imperio a un rey, por cuya idiosincrasia y cultura,
favoreció a Jacob y a su familia.
Manetón, sacerdote e historiador egipcio del siglo III a.C. escribe lo
siguiente sobre los hicsos

Tutimeos. Durante su reinado, por razones que ignoro, cayó la cólera del Señor sobre
nosotros. Unos hombres de estirpe desconocida llegados de Oriente, repentinamente, se
puso en marcha contra nuestro país en la seguridad de la victoria. Con solo su
superioridad en número y apenas sin lucha, se apoderaron fácilmente de nuestras tierras.
Y suponiendo la resistencia del país, arrasó despiadadamente nuestras ciudades,
destruyó los templos de los dioses y desplegó su crueldad contra los habitantes, matando
a unos, y reduciendo a la esclavitud a las mujeres y niños de otros. Finalmente eligieron
rey a uno de los suyos llamado Salitis. Éste estableció su capital en Menfis, exigiendo
tributos al Alto y Bajo Egipto, dejando por todas partes tras él guarniciones en los lugares
más favorables.

Los hicsos en Egipto, video de Arte e Historia en YouTube 1

Hacia el año 1750 a.C. comienza el segundo período intermedio. El país de Cus se
convierte en estado independiente y hacia 1640 los hicsos, procedentes de Páthina,
invaden Egipto y fijan su capital en Ávaris. El sur se mantendrá casi emancipado del
dominio hicso, consiguiendo Tebas imponer su hegemonía y convertirse en motor de la
reunificación.

El reino de Tebas, dirigido por Amosis, conseguirá expulsar a los invasores de Egipto,
alcanzar la península del Sinaí y consolidarse como faraón. Poniendo hacia el año 1550 el
punto final a este período de crisis.

4) Los hicsos, protectores de los hebreos, fueron expulsados del gobierno.
5) Surgió otro gobierno con un faraón egipcio.
6) Este nuevo faraón (de los reyes naturales del país) tuvo miedo de la nación judía
por lo numerosa que era.
7) Los hizo esclavos.
8) Esta esclavitud duró 400 años

Este es el segundo dato histórico de importancia el cual tiene que ver con el
cumplimiento profético de la esclavitud de Israel en Egipto. Cuando en Ex. 1.8 dice que
“se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José”, lo que significa es que no

1
https://youtu.be/Nk-TAj5RR_4
quiso reconocerlo, pues para esa época los hicsos habían sido destronados y ocuparon el
gobierno nuevamente los faraones naturales del país. Este faraón no quiso saber nada, ni
reconocer siquiera a un primer ministro del que para ellos había sido, un odioso
gobierno invasor. Así también comenzó a oprimir a los hebreos. Nuevamente Dios
prepara el escenario histórico para la consecución de sus planes.

9) Moisés los sacó de la esclavitud aproximadamente en el año 1250 a.C.
10) Desde el año 1850 a.C. cuando Dios llamó a Abraham, hasta esta fecha, habían
pasado 600 años.
11) El propósito de Moisés era llevarlos a la tierra de Canaán (hoy Palestina), tierra
prometida por Dios a los patriarcas.
12) Sin embargo, estuvieron muchos años vagando por el desierto del Sinaí.

CUMPLIMIENTO DE LA PROMESA SOBRE UNA DESCENDENCIA NUMEROSA

Durante todo este tiempo se estuvo cumpliendo la primera promesa hecha por Dios a los
patriarcas Abraham, Isaac y Jacob.

Cuando fueron a vivir a Egipto

Gn. 47.27: Los israelitas se quedaron a vivir en Egipto. Tomaron posesión de la región
de Gosen, y allí llegaron a ser muy numerosos.

Durante el gobierno de los hicsos

Éx. 1.7: …pero como los israelitas tenían muchos hijos, se multiplicaron de tal manera
que llegaron a ser muy poderosos. El país estaba lleno de ellos.

Después que fueron expulsados los hicsos

Éx. 1.8,9: Más tarde hubo un nuevo rey en Egipto, que no había conocido a José, y que
le dijo a su pueblo: «Miren, el pueblo israelita es más numeroso y más poderoso que
nosotros;
Cuando salieron de Egipto

Éx. 12.37: Los israelitas salieron de Ramsés a Sucot. Sin contar mujeres y niños, eran
como seiscientos mil hombres de a pie, en edad militar.

LA POSESIÓN DE LA TIERRA

Con la extraordinaria multiplicación de los israelitas se cumple la promesa hecha por
Dios a Abraham, Isaac y Jacob de que habrían de tener una descendencia numerosa. El
pacto sobre la posesión de la tierra recibe nuevas confirmaciones en la era mosaica y en
la etapa del gobierno de Josué. Veamos según leemos en la Versión Popular:

Dt. 1.7: Recojan sus cosas y vayan a las montañas de los amorreos y a todas sus
regiones vecinas: el Arabá, la región montañosa, la llanura, el Négueb, la costa, el país
de los cananeos y el Líbano, hasta el gran río Éufrates.

Dt. 11.24: Donde ustedes planten el pie, allí se quedarán. Sus fronteras se extenderán
desde el desierto hasta el Líbano, y desde el río Éufrates hasta el Mar Mediterráneo.

Jos. 1.1-6: Después que murió Moisés, el siervo del Señor, habló el Señor con Josué,
hijo de Nun y ayudante de Moisés, y le dijo: “Como mi siervo Moisés ha muerto, ahora
eres tú quien debe cruzar el río Jordán con todo el pueblo de Israel, para ir a la tierra
que voy a darles a ustedes. Tal como se lo prometí a Moisés, yo les daré toda la tierra
en donde ustedes pongan el pie. Les daré el territorio que va desde el desierto y la
sierra del Líbano hasta el gran río Éufrates, con todo el territorio de los hititas, y hasta
el Mar Mediterráneo. Nadie te podrá derrotar en toda tu vida, y yo estaré contigo así
como estuve con Moisés, sin dejarte ni abandonarte jamás. Ten valor y firmeza, que tú
vas a repartir la tierra a este pueblo, pues es la herencia que yo prometí a sus
antepasados.

Es conocido por todos los estudiantes de la Biblia que el pueblo hebreo entró en Canaán
bajo la conducción de Josué. Tomó posesión de estas tierras y se estableció como
nación independiente alrededor del año 1230 a.C.

Aproximadamente 620 años después de la promesa hecha a Abraham sobre el dominio
de la tierra por su numerosa descendencia, la misma quedó parcialmente cumplida.
Lamentablemente Josué no pudo dar cumplimiento completo al plan de Dios, y la tierra
no fue conquistada en su totalidad durante la etapa de su gobierno. Quienes vinieron
después fallaron en ser fieles a Dios y fue entonces que comenzaron nuevos y más
graves problemas para el pueblo de Israel.
EL DESTIERRO DE ISRAEL (PROFECÍAS)

INTRODUCCIÓN

En cierta ocasión el maestro de un seminario cristiano preguntó a sus alumnos: ¿Por qué
las profecías son una evidencia indiscutible de que la Biblia está inspirada por Dios?
Hubo diversas respuestas, pero una, por sobre las demás, cautivó la atención del
maestro. Un alumno le dijo: “Porque un ser humano en su estado natural, por sabio que
sea, no puede conocer con certeza el futuro ni siquiera cinco minutos adelante. Él no
puede saber lo que va a pasar en el mundo natural, político o religioso, ni siquiera en su
propia vida o en la de su familia. El conocimiento del futuro es algo que está vedado
completamente al hombre en su estado natural”.

El maestro felicitó al alumno y comentó: ¿Pues qué entonces, si en la Biblia hay
numerosas profecías escritas con siglos, y algunas hasta con milenios de anticipación,
que se han venido cumpliendo en el transcurso de la historia? ¿Pudo haber sido la
inteligencia natural de los profetas quien las “investigó” y las dio a conocer? Imposible,
como decía el alumno, al hombre natural, aunque sea un profeta, le está vedado
completamente eso. Sólo pueden explicarse por una intervención sobrenatural. Así es
como define la palabra “profecía” la Real Academia Española: es un «don sobrenatural
que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes o futuras».

La profecía bíblica aporta dos pruebas grandiosas. La primera ya la vimos: demuestra la
inspiración divina de las Sagradas Escrituras, y garantiza a la Biblia como la revelación
infalible de Dios a los hombres. La segunda: Demuestra que Dios está en el control. Que
cuanto pasa en el mundo no es el resultado loco del quehacer del hombre extraviado,
sino que todo gira alrededor del cumplimiento misterioso, y muchas veces inexplicable,
de los planes divinos.

En Isaías, según se traduce en la Versión Popular, está escrito así contra los falsos
dioses: Vengan a anunciarnos el futuro y a explicarnos el pasado, y pondremos
atención; anúnciennos las cosas por venir, para ver en qué terminan; dígannos qué va a
suceder después, demuéstrennos que en verdad son dioses. Hagan lo que puedan, bueno
o malo, algo que nos llene de miedo y de terror. ¡Pero ustedes no son nada ni pueden
hacer nada! Despreciable es aquel que los escoge a ustedes. (Is. 41.22-24).
Es un claro desafío para que los falsos dioses demuestren la realidad de su existencia
anunciando el futuro. Como son falsos dioses, pues claro que no lo pueden hacer. Si el
hombre mismo no lo puede hacer, ¿cómo lo van a hacer los dioses falsos? Pero lo más
importante del texto es que exige como evidencia de la verdad y de la existencia de un
dios, que él anuncie profecías que se cumplan. Porque racionalmente, tal evidencia, tiene
una lógica irresistible.

Por eso dice en Dt. 18.20-22: El profeta que tenga la presunción de pronunciar en mi
nombre una palabra que yo no le haya mandado pronunciar, o que hable en nombre de
dioses ajenos, ese profeta morirá. Tal vez digas en tu corazón: ¿Cómo conoceremos que
esta no es palabra de Jehová? Si el profeta habla en nombre de Jehová, y no se cumple
ni acontece lo que dijo, esa palabra no es de Jehová. Por presunción habló el tal
profeta; no tengas temor de él.

Pero de Dios dice: Yo soy el Señor, ese es mi nombre, y no permitiré que den mi gloria a
ningún otro ni que honren a los ídolos en vez de a mí. Miren cómo se cumplió todo lo
que antes anuncié, y ahora voy a anunciar cosas nuevas; se las hago saber a ustedes
antes que aparezcan. (Is. 42.8,9 Versión Popular).

También dice en Oseas 12.10: Yo hablé a los profetas y aumenté el número de sus
visiones, y por medio de ellos hablé en parábolas.

Ap. 19.10: Yo me postré a sus pies para adorarlo, pero él me dijo: ¡Mira, no lo hagas!
Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que mantienen el testimonio de Jesús. ¡Adora a
Dios!». (El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía).

De las profecías que hay en la Biblia, una de las más lejanas en el tiempo, interesante y
cautivadora, es aquella que concierne al pueblo de Israel. Dios escogió a este pueblo
como pueblo suyo para manifestar su gloria y predijo su futuro desde el principio hasta
el fin ¡en el mismo desierto y por boca de Moisés!

Aun antes de que entraran a la tierra prometida, ya Dios les anunció todo lo que ellos
habrían de pasar. Así mismo ha ocurrido en el transcurso de su trágica, pero al mismo
tiempo, gloriosa historia.
Algunas de estas profecías pronunciadas por Moisés ¡ahora mismo se están cumpliendo!
¿No es esto algo grandioso y al mismo tiempo una demostración de que Dios está en el
control ejecutando sus planes desde milenios atrás?

Tomaremos como punto de partida para el estudio de las profecías acerca de Israel a
Levítico26. 14-45.

ISRAEL DEBÍA ELEGIR ENTRE LA BENDICIÓN Y LA MALDICIÓN

Dt. 11.26-28 (Versión Popular): En este día les doy a elegir entre bendición y maldición.
Bendición, si obedecen los mandamientos del Señor su Dios, que hoy les he ordenado.
Maldición, si por seguir a dioses desconocidos, desobedecen los mandamientos del
Señor su Dios y se apartan del camino que hoy les he ordenado.

El Señor prometió bendiciones a Israel si obedecía al pacto y lo amenazó con
maldiciones si actuaba en oposición a los mandamientos ordenados.

No es de interés aquí entrar en detalles sobre las bendiciones, porque Israel las disfrutó
muy poco y tampoco son ellas el tema de estos estudios. Es obvio que la historia del
pueblo hebreo está saturada de aflicciones.

ADVERTENCIAS PROFÉTICAS

Las advertencias sobre las maldiciones fueron proféticas, por cuanto todas se fueron
cumpliendo una por una. En Levítico 26 están descritas en una lista de acciones que
pudieran ordenarse así: (Tome su Biblia y dispóngase a leer).

Lv. 26.14-17: Despojados por los enemigos, terror y miedo.
Lv. 26.18-20: Atacados por fenómenos naturales (sequías).
Lv. 26.21,22: Atacados por fieras salvajes.
Lv. 26.23-26: Guerras, enfermedades y hambre.
DESTIERRO TOTAL

¡Preste más atención! Destierro total.

Lv. 26.27-35 (Versión Popular): Si a pesar de esto no me obedecen, sino que siguen
oponiéndose a mí, yo también me opondré a ustedes, y con enojo los castigaré aún otras
siete veces más por sus pecados. Entonces se comerán ustedes a sus propios hijos e
hijas.

Yo destruiré sus santuarios paganos y partiré en dos sus altares de incienso;
amontonaré los cuerpos sin vida de ustedes sobre los cuerpos sin vida de sus ídolos, y
les mostraré mi desprecio; dejaré en ruinas sus ciudades y destruidos sus santuarios, y
no me deleitaré más en el aroma de sus perfumes.

Destruiré el país, y los enemigos de ustedes que vengan a vivir en él se quedarán
asombrados. A ustedes los esparciré entre las naciones, y con la espada desnuda los
perseguiré; su país se convertirá en un desierto y sus ciudades en espantosas ruinas.

Entonces la tierra disfrutará de tranquilidad todo el tiempo que permanezca desolada y
que ustedes estén en el país de sus enemigos; así descansará y se desquitará de lo que
antes no descansó. Todo el tiempo que permanezca desolada, la tierra disfrutará de los
días de reposo que no tuvo mientras ustedes habitaron en ella.

Esta profecía fue anunciada hace 3,260 años.
DESTIERROS ASIRIO Y BABILÓNICO

PROFECÍA

Lv. 26.33: A vosotros os esparciré entre las naciones, y desenvainaré la espada en pos
de vosotros. Vuestra tierra quedará asolada y desiertas vuestras ciudades.

Esta profecía fue pronunciada alrededor del año 1250 a.C.
Del año 1250 al año 2010 (en que estamos ahora) han transcurrido 3260 años. Por lo que
podemos decir que esta es una profecía milenaria.

CUMPLIMIENTO HISTÓRICO

Tal y como fueron advertidos desde el mismo desierto por Moisés y después por los
profetas, así ocurrió con los israelitas. Sufrieron el destierro en tres ocasiones diferentes.

Israel se dividió en dos naciones en el año 931 a.C. O sea, 319 años después del anuncio
de Moisés. Dejó de existir la unidad nacional y se dividió el reino en dos: El reino del
norte (Israel) y el reino del sur (Judá).

EL DESTIERRO ASIRIO

2 Reyes. 17.6: En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y llevó a Israel
cautivo a Asiria. Los estableció en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las
ciudades de los medos.
La cautividad del reino del norte ocurrió en el año 722 a.C. O sea, 528 años después del
anuncio de Moisés. Dejó de existir el Reino de Israel.

Salmanasar V y Sargón II sitian y destruyen a Samaria y provocan la ruina total de Israel
en el 722 a.C. Unos 27,000 habitantes de Samaria son llevados cautivos a las regiones
montañosas del norte.

Así comienza a cumplirse la advertencia hecha por el Señor en el desierto ¡más de
quinientos años antes!: A vosotros os esparciré entre las naciones, y desenvainaré la
espada en pos de vosotros. Vuestra tierra quedará asolada y desiertas vuestras
ciudades.
EL DESTIERRO BABILÓNICO

2 Cr. 36.20: A los que escaparon de la espada [Nabucodonosor] los llevó cautivos a
Babilonia, donde fueron siervos de él y de sus hijos hasta que vino el reino de los
persas…

El destierro babilónico para el Reino del Sur (Judá) se cumplió en tres etapas:

En el reinado de Joacim (598 a.C). Joacín permaneció sujeto a Egipto hasta que
Nabucodonosor conquistó la tierra. Tres años después, Joacim se rebeló contra
Nabucodonosor, quien lo llevó encadenado a Babilonia, (2 Cr. 36.5-8).

En el reinado de Joaquín (598 a.C). Reinó tres meses y diez días en Jerusalén antes de
que Nabucodonosor lo llevara cautivo a Babilonia, juntamente con los de su casa y los
tesoros del templo y de la casa real. Permaneció preso en Babilonia treinta y seis años,
(2 Cr. 36.9,10).

En el reinado de Sedequías (587 a.C). En este trance fue destruida Jerusalén y arrasado
el templo, (2 Cr. 36.11-21).

Israel desapareció como nación. Pasaron 135 años de la primera cautividad (asiria) a la
segundo, que como vimos fue la babilónica.

¿Cuántos años habían pasado desde que Moisés pronunció la profecía en el desierto
sobre el destierro de Israel?

Profecía de Moisés 1250 a.C
Destierro del norte (Israel) 722 a.C. Pasaron 528 años
Destierro del sur (Judá) 587 a.C. Pasaron 663 años

RETORNO TEMPORAL DE ISRAEL A SU TIERRA

¿Puede afirmarse que con el destierro asirio y después el babilónico se cumplió
completamente la profecía del “destierro total” de la cual habló Moisés? No. Veamos
las razones:
 No fue toda la población.
2 R. 25.12: Nabuzaradán, capitán de la guardia, dejó algunos de los pobres de la
tierra para que labraran las viñas y la tierra.

2 R. 24.15,16: Asimismo se llevó cautivos de Jerusalén a Babilonia a Joaquín, a
la madre del rey, a las mujeres del rey, a sus oficiales y a los poderosos de la
tierra. A todos los hombres de guerra, que fueron siete mil, a los artesanos y
herreros, que fueron mil, y a todos los hombres fuertes y aptos para la guerra, se
llevó cautivos el rey de Babilonia.

Neh. 1.2,3: …vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos hombres de Judá.
Entonces les pregunté por los judíos que habían escapado, los que se habían
salvado de la cautividad, y por Jerusalén. Ellos me dijeron: El resto, los que se
salvaron de la cautividad, allí en la provincia, están en una situación muy difícil y
vergonzosa. El muro de Jerusalén está en ruinas y sus puertas destruidas por el
fuego.

 La profecía de Jeremías predecía un corto tiempo de destierro (70 años).
Jr. 25.11: Toda esta tierra será convertida en ruinas y en espanto; y servirán estas
naciones al rey de Babilonia durante setenta años.

Jr. 29.10: Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta
años, yo os visitaré y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros
volver a este lugar.

Dn. 9.1,2: En el primer año de Darío hijo de Asuero, de la nación de los medos,
que vino a ser rey sobre el reino de los caldeos, en el primer año de su reinado,
yo, Daniel, miré atentamente en los libros el número de los años de que habló
Jehová al profeta Jeremías, en los que habían de cumplirse las desolaciones de
Jerusalén: setenta años.

 El “destierro total” (como veremos más adelante) está vinculado en la profecía con el
retorno, otros cumplimientos proféticos del tiempo del fin del mundo y la restauración
nacional y espiritual de Israel. Esto no se cumplió en el retorno del destierro babilónico.
 Cristo habló de un tercer destierro, refiriéndose precisamente al cumplimiento de las
profecías.

Cae Babilonia bajo el poder de los persas en el año 539 a.C. Ciro el Grande, rey de
Persia (559-530 a.C.) es quien toma a Babilonia. Los persas favorecen a los judíos.

DECRETO DE CIRO EL GRANDE EN EL AÑO 538 A.C.

Esdras 1.1-4: En el primer año de Ciro, rey de Persia, para
que se cumpliera la palabra de Jehová anunciada por boca
de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro, rey de
Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por
escrito en todo su reino, este decreto: «Así ha dicho Ciro, rey
de Persia: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos
los reinos de la tierra y me ha mandado que le edifique una
casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo,
sea Dios con él, suba a Jerusalén, que está en Judá, y edifique la casa a Jehová, Dios de
Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén. Y a todo el que haya quedado, en
cualquier lugar donde habite, que las gentes de su lugar lo ayuden con plata, oro,
bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cual está en
Jerusalén».

Con este decreto los judíos recuperaron parte de su territorio, aunque muchos prefirieron
no regresar del destierro. Se quedaron en el exilio.

AÑOS, SUCESOS Y TIEMPO TRANSCURRIDO

Decreto de Ciro................................................................................................ 538 a.C.
Reconstrucción de segundo templo ................................................................. 515 a.C.
Reconstrucción de las murallas ....................................................................... 443 a.C.
Judea se reorganiza como un estado teocrático bajo el Imperio Persa ........... 350 a.C

Transcurrieron 188 años entre el decreto de Ciro y el definitivo establecimiento de Israel
(más bien Judea) como estado teocrático.
EL DESTIERRO ROMANO

CRISTO ANUNCIA EL TERCER DESTIERRO

Mt. 24.2: Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo que no quedará
aquí piedra sobre piedra que no sea derribada.

Mt. 23.37,38: ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te
son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina junta sus polluelos
debajo de las alas, pero no quisiste! Vuestra casa os es dejada desierta…

Lc. 21.20: Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su
destrucción ha llegado.

Lc. 21.22: Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas
que están escritas.

Lc. 21.24: Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y
Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se
cumplan.

Veamos unas comparaciones de frases entre Moisés y Cristo, las cuales demuestran que
ambas profecías son las mismas.

Moisés Cristo
Yo procederé en contra Habrá gran calamidad
de vosotros con ira. en la tierra e ira
(Lv. 26.28) sobre este pueblo.
(Lc. 21.23)

Moisés Cristo
Desenvainaré la espada Caerán a filo de espada
en pos de vosotros (Lc. 21.24)
(Lv. 26.33)
Moisés Cristo
Os esparciré entre Serán llevados cautivos
las naciones a todas las naciones
(Lv. 26.33) (Lc. 21.24)

Moisés Cristo
Asolaré también Jerusalén será pisoteada
a tierra, y se pasmarán por los gentiles
por ello vuestros (Lc. 21.24)
enemigos que en ella
habiten (Lv. 26.32)

Moisés Cristo
Desiertas vuestras Vuestra casa os es
Ciudades dejada desierta
(Lv. 26.33) (Mt. 23.38)

Cristo llora por el trágico destino de Jerusalén. Lc. 19.41-44: Cuando llegó cerca de la
ciudad, al verla, lloró por ella, diciendo: ¡Si también tú conocieras, a lo menos en este
tu día, lo que es para tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos. Vendrán días sobre
ti cuando tus enemigos te rodearán con cerca, te sitiarán y por todas partes te
estrecharán; te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra
sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.

Más de 30 años después de que Cristo anunciara el tercer destierro, comienza el proceso
del mismo.

EL DESTIERRO ROMANO (PRIMERA ETAPA)

El destierro romano contra Judea se cumplió en dos etapas. La primera ocurrió en el año
70 d.C.

Tras una revuelta contra Roma, que comenzó en el año 66 d.C. y que tuvo ciertos éxitos
inicialmente, los judíos se vieron obligados, en el año 70 d.C. a atrincherarse en
Jerusalén.
Allí fueron acorralados por las legiones romanas al mando de Tito, quien era el hijo del
emperador romano (Vespasiano).

Auxiliar Bíblico Portavoz

Por fin, el 8 de septiembre, los romanos entraron en la ciudad, quemaron el templo y
aplanaron las paredes. Alrededor de un millón de judíos murió por espada, fuego y
crucifixión. Tito llevó muchos cautivos a Roma, donde se les obligó a trabajar en minas
peligrosas o se los echó ante animales salvajes en la arena. Decenas de millares fueron
vendidos a los mercados internacionales de esclavos a tal punto que sus capturadores se
vieron obligados a venderlos a precios increíblemente bajos. Para conmemorar la
ocasión, Tito hizo acuñar una moneda que representaba a Israel como una mujer en
cadenas lamentándose sentada bajo una palmera.

Enciclopedia Digital Wikipedia

Tras la revuelta, toda Judea se convirtió en una provincia en ruinas, con una Jerusalén
reducida a escombros y el Templo destruido. Aproximadamente 1,100,000 judíos
murieron y 97,000 fueron capturados y esclavizados.

Desde el punto de vista histórico, la derrota de los judíos fue una de las causas de la
Diáspora y una de las mayores catástrofes de la historia judía, que acabó con la historia
del estado judío en la antigüedad. Numerosos judíos se dispersaron tras perder su estado
y algunos de ellos fueron vendidos como esclavos en diferentes lugares del Imperio
Romano.
Desde el punto de vista religioso, por otro lado, la destrucción del Templo de Jerusalén
supuso la pérdida espiritual más importante de los judíos, que todavía hoy recuerdan en
el día de duelo de Tisha b'Av.

Aproximadamente seis décadas más tarde, los judíos lograron organizarse de nuevo y se
levantaron contra Roma otra vez. Así llegamos a:

EL DESTIERRO ROMANO (SEGUNDA ETAPA. 135 D.C.)

Enciclopedia Digital Wikipedia

A pesar de la devastación realizada por los Romanos
durante la Primera Guerra Romano-Judía (66–73 d.C.), que
dejó a la población y al país en ruinas, otra rebelión judía
tomó lugar 60 años después y restableció un estado judío
independiente durante tres años (132-135 d.C.). Este
estado emitió sus monedas, que tenían inscriptas las frases
"El primer (o segundo) año de la redención de Israel".

Bar Kochba gobernó con el título de "Nasí" (príncipe). Los romanos tuvieron un pobre
desempeño en la etapa inicial de la rebelión enfrentados a una fuerza judía totalmente
unida. Una legión romana completa fue aniquilada.

El nuevo estado sólo conoció un año de paz. Los romanos comprometieron no menos de
nueve legiones, un tercio del total de fuerzas del imperio, para reconquistar Israel. Los
romanos evitaron enfrentarse en una batalla abierta, en vez, adoptaron una estrategia de
tierra quemada. Bar Kochba tomó refugio en la fortaleza de Betar. Los romanos
eventualmente la capturaron y mataron a sus defensores. Según el historiador Dión Casio,
580.000 judíos fueron asesinados. Asimismo 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas fueron
arrasadas. Los romanos sufrieron grandes pérdidas también.

Adriano (el emperador romano de turno) intentó destruir de raíz la identidad judía, que
había sido la causa de continuas rebeliones. Prohibió la ley mosaica (Torá), el calendario
judío y asesinó a numerosos estudiosos y eruditos. Los rollos sagrados fueron quemados
en una ceremonia en el monte del Templo.

En el lugar del Templo, instaló dos estatuas, una del dios romano Júpiter, otra de él
mismo. Administrativamente eliminó la provincia romana de Judea fusionándola con otras
en «Syria Palaestina», tomando el nombre de los filisteos, antiguos enemigos de los
judíos, y fundó la ciudad de Aelia Capitolina en el sitio de Jerusalén, prohibiéndoles a los
judíos ingresar en ella.

Los historiadores modernos ven la Rebelión de Bar Kochba con una importancia histórica
decisiva. La destrucción masiva y las pérdidas de vidas ocasionadas por la rebelión hace
que se considere el inicio de la diáspora judía en esta fecha. A diferencia de la primera
Guerra Romano-Judía (66-73 d.C.), la mayoría de la población judía fue asesinada,
esclavizada o exiliada; y la religión judía prohibida. Luego de la rebelión el centro de la
vida religiosa pasó a Babilonia.

Recién en el siglo IV Constantino el Grande permitió a los judíos ingresar a Jerusalén a
lamentar su derrota una vez al año el 9 de Av en el Muro Occidental (Muro de los
Lamentos).

¿CUÁL FUE “EL DESTIERRO TOTAL”?

¿El asirio? 722 a.C.
¿El babilonio? 587 a.C.
¿El romano? 70 y 135 d.C.

Los dos primeros destierros (asirio y babilonio) fueron parciales, pero junto con el
romano, cumplieron la profecía del destierro total.

El destierro total anunciado en el desierto no se cumplió de una sola vez, sino por etapas
y en un largo período de tiempo. Desde el 722 a.C., cuando los asirios deportaron al
reino del norte, hasta el 135 d.C., cuando los romanos hicieron lo mismo con Judea.
Para estos estudios hemos combinado las dos ideas. O sea, creemos que a manera de
advertencia y como correcciones preventivas, el Señor fue aplicando a Israel los
castigos anunciados en el desierto con relación al destierro.

Sin embargo, el destierro total se cumplió cabalmente con el romano. Porque este
destierro tiene una identificación muy objetiva en la profecía: Después de él, se anuncia
el cumplimiento de otros eventos importantes:

1) Varias profecías relacionadas con el fin del mundo y en las cuales Israel se verá
involucrado.
2) La restauración nacional de Israel. O sea, el retorno del pueblo judío a la Tierra
Prometida.
3) La restauración espiritual del pueblo de Dios.

Como ya vimos, Moisés pronunció estas profecías aproximadamente en el año 1250
a.C., el último destierro romano ocurrió en el 135 d.C., lo cual quiere decir que
transcurrieron 1,385 años de que se anunció la profecía a su cumplimiento definitivo y
completo.

Las profecías se cumplen si apuro. Los planes de Dios marchan aun con el largo tiempo
que determine su voluntad, que es soberana; pero se ejecutan.
PERSECUCIONES EN LA DIÁSPORA

INTRODUCCIÓN

En el pasado capítulo decíamos que el “DESTIERRO TOTAL” concluyó entre los años
70 y 135 d.C., cuando los romanos destruyeron todo vestigio de una identidad nacional
judía, después de la rebelión de Bar Kochba. Ahí terminó lo que había empezado en el
722 a.C., con la cautividad del Reino del Norte por los asirios: la dispersión del pueblo
de Israel por todo el mundo. El proceso del destierro duró entonces 857 años.

Este trágico hecho y sus consecuencias a lo largo de los siglos hasta la era actual, han
sido tan notorios en la vida del hombre en la tierra, que hoy se cuenta con una frase
acuñada para designar el suceso como un hecho singular (único) en la historia humana:
“la diáspora judía”.

Lo singular de este proceso histórico de los judíos (en toda su etapa, desde que comenzó
y hasta la fecha) no está en el hecho de haber sido exiliados de su tierra por la fuerza de
otras naciones o imperios. Eso también le ha ocurrido a numerosos pueblos en diversas
eras de la historia.

Lo singular está en otros aspectos del proceso, los cuales son dignos de tomar en cuenta.

Primero: Que el destierro se haya dado de forma tan violenta y persistente: primero por
los asirios, tres veces por los babilonios y dos veces por los romanos. Y no tomamos en
cuenta los intentos de destrucción contra Israel durante el reinado del rey seleúcida
Antíoco IV Epífanes (175-164 a.C.).

Muchos otros pueblos, en esta misma área geográfica y este mismo período de tiempo,
huyeron ante el avance de las invasiones de estos imperios, o fueron deportados una vez,
no se intentó destruirlos, aniquilarlos de forma tan violenta y persistente.

Segundo: Que los judíos no hayan hecho como otros pueblos de la antigüedad exiliados
de su tierra por la fuerza: buscaron otro territorio, se asentaron allí y en ese nuevo lugar
formaron otra nación. Los israelitas siempre han buscado la manera de regresar hacia su
tierra de origen, como tierra prometida por Dios para ellos. El siglo XX fue testigo de
ese empeño judío con el restablecimiento del Estado de Israel en el año 1948. Eso no lo
ha hecho ningún otro pueblo exiliado en la historia humana.

Tercero: Tomando como punto de partida la última fase del destierro, el año 135 d.C.
cuando Bar Kochba fue derrotado y los judíos vueltos a dispersar por el mundo, y como
punto de llegada el año 1948, cuando Israel resurgió como nación independiente entre
los pueblos de la tierra, pasaron 1813 años.

¿Cómo fue posible que en más de 18 siglos los judíos, dispersos por el mundo y casi
siempre perseguidos, lograran mantener vivas sus costumbres, sus leyes, su religión, su
idioma, etc.? ¿Por qué no se diluyeron y desaparecieron entre las numerosas naciones
del mundo entre las cuales han vivido? Eso no lo ha hecho en la historia humana ningún
otro pueblo exiliado.

Si los cubanos del exilio nos ponemos como ejemplo, veríamos algo muy significativo.
Nosotros todavía no sufrimos medio siglo de destierro y ya nuestras costumbres, idioma,
religiones, leyes, etc., se están perdiendo entre las nuevas generaciones, y no hemos
sufrido persecución y acoso por ser cubanos en las naciones donde estamos y nuestra
patria permanece ahí, todavía como nación independiente con millones de habitantes.
¿Cómo pudieron los judíos, desterrados y desarraigados totalmente de su tierra,
mantenerse como pueblo singular en medio de las más atroces persecuciones y los más
crueles sufrimientos por casi dos milenios?

Tenemos que retomar la opinión de los autores Thomas Ice y Randall Price expuesta al
principio de estos estudios:

Listo para Reedificar

A lo largo de la historia los que han querido explicar la prolongada existencia de los
judíos a pesar del exilio, ataques violentos y holocausto, han sido incapaces de hacerlo
aparte de Dios. Algún propósito divino evidentemente mantiene al pueblo judío. Lo que
Dios está haciendo en este mundo, y lo que Él hará aún, tiene que ver con el pueblo judío.
... vivimos en los últimos días de la historia humana, y al acercarse el propósito de Dios a
su culminación, Israel nuevamente está siendo situado en el centro del escenario en el
drama divino.

Ahora vamos a estudiar la profecía y la primera parte del cumplimiento histórico de los
sufrimientos del pueblo de Israel en la Diáspora (dispersión).

PROFECÍAS

Volvamos al Monte Sinaí

Lv. 26:36-39: A los que queden de vosotros, les infundiré tal cobardía en sus corazones,
en la tierra de sus enemigos, que el sonido de una hoja que se mueva los hará huir como
se huye ante la espada, y caerán sin que nadie los persiga. Tropezarán los unos con los
otros como si huyeran ante la espada, aunque nadie los persiga, y no podréis resistir en
presencia de vuestros enemigos. Pereceréis entre las naciones, y la tierra de vuestros
enemigos os consumirá. Y los que queden de vosotros, se consumirán en las tierras de
vuestros enemigos por su iniquidad, y se consumirán junto con sus padres por la
iniquidad de ellos.
Como podemos ver, en Levítico 26 también estaba ya profetizado desde el mismo
desierto, el mundialmente conocido, notorio y pudiéramos añadir, histórico sufrimiento
del pueblo judío en la Diáspora.

EN LA LLANURAS DE MOAB

Ya lejos del Monte Sinaí, en las llanuras de Moab, frente a Jericó, próximo a entrar el
pueblo a la tierra prometida y poco antes de su muerte, Moisés recapituló para la nueva
generación que había nacido en el desierto los mandamientos de Dios. Ahí volvió a
profetizar para el pueblo de Israel los sufrimientos futuros del destierro y la Diáspora.
Veamos:

Dt. 28.48-53: …servirás, por tanto, a tus enemigos que enviará Jehová contra ti, con
hambre, con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas. Él pondrá un yugo de
hierro sobre tu cuello, hasta destruirte. Jehová traerá contra ti una nación venida de
lejos, de los confines de la tierra, que volará como águila, una nación cuya lengua no
entiendas; gente fiera de rostro, que no tendrá respeto del anciano ni perdonará al niño.
Ella se comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; no te
dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas,
hasta destruirte. Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan en toda tu tierra
los muros altos y fortificados en que tú confías. Sitiará, pues, todas tus ciudades y toda
la tierra que Jehová, tu Dios, te haya dado. Comerás el fruto de tu vientre, la carne de
tus hijos y de tus hijas que Jehová, tu Dios, te dio, en medio del sitio y el apuro con que
te angustiará tu enemigo.

Dt. 28.36,37: Jehová os llevará, a ti y al rey que hayas puesto sobre ti, a una nación que
ni tú ni tus padres conocíais, y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra. Serás
motivo de horror, y servirás de refrán y de burla en todos los pueblos a los cuales te
llevará Jehová.

Dt. 28.64-68: Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra
hasta el otro extremo, y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al
leño y a la piedra. Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie
tendrá reposo, pues allí te dará Jehová un corazón temeroso, languidez de ojos y
tristeza de alma. Tendrás la vida como algo que pende delante de ti, estarás temeroso
de noche y de día y no tendrás seguridad de tu vida. Por la mañana dirás: “¡Quién
diera que fuera la tarde!”, y a la tarde dirás: “¡Quién diera que fuera la mañana!”, por
el miedo que amedrentará tu corazón y por lo que verán tus ojos. Y Jehová te hará
volver a Egipto en naves, por el camino del cual te ha dicho: “Nunca más volverás”, y
allí seréis vendidos a vuestros enemigos como esclavos y esclavas, y no habrá quien os
compre.

La diáspora judía ha sido el paradigma del sufrimiento más terrible y doloroso de
cuantos puedan contarse sobre una religión o pueblo. Quizás sólo algo parecido pueda
verse en la historia de la iglesia cristiana de los primeros siglos bajo Roma y en algunos
países durante la Reforma.

SIGLOS DE PERSECUCIONES

Como ya vimos, el proceso del destierro total finalizó en el año 135 d.C. El
resurgimiento de la nación judía se da el 14 de Mayo de 1948, con la declaración de
independencia del Estado de Israel. Más de mil ochocientos años de diáspora.

No es posible contar aquí con detalles los sucesos, ni siquiera los más sobresalientes, de
las persecuciones sufridas por el pueblo judío a manos de sus enemigos durante los casi
dos milenios de Diáspora, pues es prácticamente imposible. Sólo mencionaremos
algunos casos a manera de ejemplo.

ENTRE LOS PERSAS

Los judíos que habían huido a Babilonia después de la caída de Jerusalén en manos de
los romanos (70 d.C.), vivieron allí con relativa tranquilidad hasta el año 226 d.C.

Cuando los persas tomaron nuevamente el poder, los judíos comenzaron a sufrir
enseguida. Como guardaban las leyes mosaicas, esto hacía que profanaran las
enseñanzas religiosas de los persas, quienes eran adoradores del fuego. Tal situación
produjo una matanza de miles de judíos.

EN LOS PAÍSES LLAMADOS CRISTIANOS

Desde el siglo V y hasta el VII, cuando la Iglesia Cristiana alcanzó una inmensa
autoridad política, los judíos apenas tenían reposo en algún país del mundo.
La Iglesia Cristiana alcanzó una inmensa autoridad política entre los siglos V y VII
debido a la “conversión” al cristianismo del emperador romano Constantino el Grande
en el año 313 d.C. A partir de ese año el cristianismo se extendió rápidamente. Se
construyeron muchas iglesias y floreció una Palestina cristiana.

Durante su reinado Constantino concedió la libertad de culto a los cristianos, antes
perseguidos. Entregó grandes propiedades y otros obsequios a la iglesia cristiana.

Con la “conversión” de Constantino el Grande y la promulgación del Edicto de Milán
(313 d.C.) que daba libertad de cultos a los cristianos y ponía a la iglesia en una posición
ventajosa sobre otras religiones, y más tarde el Edicto de Tesalónica, decretado por
Teodosio el Grande (380 d.C.) que hacía al cristianismo la religión oficial del Imperio
Romano, los judíos comenzaron a ser perseguidos por los que profesaban ser cristianos.

PERSECUCIONES CRISTIANAS

Los reyes llamados cristianos les robaban, los obispos católicos escribían libros en
contra de ellos, los acusaban de herejes y brujos y los quemaban en las hogueras de la
Inquisición.

Para humillar a los judíos, la Iglesia Católica dictó una ley en 1215 la cual prohibía a los
judíos aparecer en las calles sin una “insignia amarilla”, cosida en sus ropas. Palabras
injuriosas y piedras les eran lanzadas. Continuamente les corrían de un país a otro, de
una ciudad a otra. Su “insignia judía” les marcaba como hombres bajos y despreciables.
Esta “insignia judía” era símbolo de inferioridad y vergüenza.

No podían ser artesanos, porque los gremios los excluían de sus filas. No podían
prosperar en el comercio, porque la ley solamente les permitía vender cosas de segunda
mano. Así se convirtieron en buhoneros de trapos viejos y en usureros.

En el año 1290 unos 17.000 judíos fueron echados de Inglaterra y no pudieron regresar
hasta que pasaron 400 años. En 1394 fueron expulsados de Francia. La inquisición en
España comenzó en 1480 y en 1492 alrededor de 100,000 judíos fueron expulsados de la
península. Se les obligó a dejar su plata, su oro y sus joyas. Los tribunales eclesiásticos
los condenaban a la tortura y a la muerte. Muchos murieron en la hoguera.
Judíos en la España medieval, Arte e Historia (Video)1

En época medieval la comunidad judía hispana se hallaba muy repartida. La judería más
importante era la de Toledo. En Andalucía destacaban Sevilla, Córdoba y Jaén. En
Extremadura, Cáceres, Plasencia y Badajoz existía también otro buen número de juderías.
Aunque de menor importancia, como la de Gerona, Barcelona, Zaragoza, Pamplona o
Burgos. Por último, en Baleares la judería de Mallorca alcanzó gran esplendor en el siglo
XIV.

Las relaciones entre los cristianos y los judíos de Castilla habían sido en el transcurso de
los siglos XI al XIII en lo esencial pacíficas. Pero en la siguiente centuria, las dificultades
económicas contribuyeron a hacer de los judíos un chivo expiatorio de todos los males.
También influyó la propaganda demagógica de Enrique de Trastámara, quien, atacando a
los judíos, quiso ganarse el favor de la población castellana en su guerra contra Pedro I.

En consecuencia, entre 1348 y 1350 se produjeron disturbios antijudíos en ciudades como
Jaca, Solsona, Gerona, Barcelona o Valencia. Pero el punto culminante de ese proceso,
fueron los violentos ataques a los judíos de Sevilla, acaecidos en junio de 1391. La
violencia contra los hebreos se propagó rápidamente por otras localidades: Córdoba,
Andújar, Montoro, Jaén, etc. Continuó después la onda expansiva hacia el norte,
produciéndose asesinatos en Madrid, Toledo, Segovia, Sepúlveda o Burgos. En la corona
de Aragón sufrieron matanzas de judíos las aljamas 2 de Lérida, Gerona, Barcelona,
Valencia o Palma.

El clima de persecución hizo que muchos judíos abandonaran la península dirigiéndose al
norte de África. Este proceso fue completado durante el reinado de los reyes católicos,
cuando en 1492 se produjo su expulsión definitiva.

Entrevista con el doctor Gonzalo Álvarez Chillida (Video)3

Introducción: 2 de enero de 1492. España está henchida de su propio éxito. Granada, el
último bastión musulmán, acaba de caer en manos de los reyes católicos. Se clausuran así
ocho siglos de reconquista, de guerras, de sangre, de intrigas. Isabel de Castilla y
Fernando de Aragón, han unificado el reino bajo la señal de la Cruz y convertido a España
en la vanguardia del catolicismo. En este nuevo contexto sobran los judíos. El 31 de
marzo, apenas tres meses después, los reyes firman el Decreto de la Alhambra que otorga

1
https://youtu.be/NHeQbQVhx30
2
Junta de judíos o de moros en España durante la Edad Media. También podía ser referida como morería, judería o incluso
como la misma sinagoga judía.
3
https://youtu.be/ay2Xjk2nkoc
a los judíos hasta el 31 de julio del mismo año, para convertirse o abandonar el territorio
español. Se impone la salida en ese plazo bajo pena de muerte y confiscación de bienes,
dando los reyes su seguro real, para que en esos cuatro meses negocien los judíos toda
su fortuna y se la lleven en forma de letras de cambio, pues deben respetar las leyes que
prohíben la saca de oro, plata, monedas, armas y caballos.

Entrevistadora: Fue en el año 1492. Hoy nos gustaría en el poco tiempo del que
disponemos, intentar reflexionar un poco más acerca de esta fecha. Hoy tenemos a un
gran experto, él es Gonzalo Álvarez Chillida, profesor de historia de la Universidad
Complutense

—Muy buenos días Álvaro.

Doctor Álvarez Chillida: Buenos días.

Entrevistadora: Gracias por estar aquí. Para comenzar, si le parece, me gustaría que
hiciera una reflexión histórica de lo que fue la expulsión.

Doctor Álvarez Chillida: Sí. Bueno, pues, la expulsión fue, cómo se dijo antes, una
catástrofe para el pueblo judío, qué ha marcado en la historia del pueblo judío y
especialmente del pueblo judío español. Pero yo creo que hay que unirla (para ver su
significado histórico) unirla a otras medidas de los reyes católicos, como son la obligación
de encerrar a los judíos y a los mudéjares (los musulmanes) en barrios cerrados, lo que se
va a llamar luego guetos. La fundación ese mismo año de la inquisición, para perseguir
con la muerte en muchos casos, a los judíos convertidos o antiguos judíos convertidos al
cristianismo. Y diez años después de la expulsión (en 1502) la expulsión de los
musulmanes, de los mudéjares. Estas tres medidas, unidas a que en estos años, sin el
apoyo de los reyes; pero tampoco sin su oposición, van avanzando los estatutos de
limpieza de sangre, que discriminan a los descendientes de judíos o de musulmanes.
Pues nos da, yo creo, un proceso muy moderno, para la época, de purificación étnica o lo
que se llama ahora limpieza étnica. Yo creo que ese es el significado de la fecha.

Entrevistadora: ¿De qué se les acusaba a los judíos?

Doctor Álvarez Chillida: Pues en el decreto… Hay dos decretos, uno, el más conocido, el
firmado por Fernado e Isabel; pero hay otro de la misma fecha dirigido sólo a la corona
de Aragón, firmado sólo por el rey Fernando. En el decreto amplio, el conocido, el de los
dos, se les acusa de… se les expulsa porque dicen que el contacto de los judíos con los
conversos, con los antiguos judíos ahora cristianos nuevos llamados, hacía que estos
últimos cayeran en la herejía, judaizaran, se alejaran del cristianismo. Y esa es la razón de
expulsarlos. Pero en el texto de Fernando se dicen muchas más cosas. Voy a leer unas
breves frases para…. Se recogen muchas de las acusaciones medievales contra los judíos.
Una es la siguiente, dice: “Los judíos por su propia culpa sometidos a perpetua
servidumbre”. ¿A qué culpa se refiere? Se refiere al deicidio. La gran acusación contra los
judíos en haber matado a Jesús, es decir a Dios. Y entonces por ese crimen
inconmensurable Dios les ha castigado a ser perpetuamente siervos. En este caso siervos
de los reyes. Otra de las cosas que se dice es que: “tienen afectada ceguedad y gran
obstinación”. ¿A qué se refiere esto? Se refiere al Antiguo Testamento. Los judíos tienen
como libro sagrado el Antiguo Testamento, pero no quieren ver lo que el Antiguo
Testamento dice, que es que Jesús es el Mesías. Es decir está anunciando la figura, el
Antiguo Testamento está anunciando la figura mesiánica de Jesús. Pero dice “afectada
ceguedad”. ¿Por qué “afectada”? Bueno, esto se explica después. Otra de las cosas que
dice el decreto es que “por su diabólica y pérfida inducción a los cristianos a judaizar”.
Diabólica y pérfida inducción. Es la acusación del decreto general, pero aquí le añade
“pérfida y diabólica”. ¿Y por qué “diabólica”? Porque otra de las acusaciones medievales
es que los judíos están vinculados a Satanás, al demonio. Y entonces por eso la ceguedad
es afectada. Ellos entienden bien el Antiguo Testamento, pero niegan a Jesús, porque
también niegan a Yahvé. Porque a quién adoran realmente es a Satanás. Y esto es lo que
está reflejando esta frase. Luego hay otra frase que les llama a los judíos “lepra
contagiosa” que hay que extirpar porque si no se enferma el cuerpo nacional, el cuerpo
de la sociedad cristiana. Y por último, la última acusación es, dice: “por medio de
grandísimas e insoportables usuras devoran y absorben las haciendas y sustancias de los
cristianos”. Entonces yo creo que aquí hay… en este documento hay un magnífico
resumen de muchas de las acusaciones medievales de los cristianos contra los judíos.

Entrevistadora: Más o menos, porque decir la cifra exacta es casi imposible, pero más o
menos ¿cuántos judíos se van y cuántos se convierten?

Doctor Álvarez Chillida: Bueno, la cifra de los que se van está debatida. Las aljamas se
habían reducido mucho después de las matanzas de 1391 y los sucesos siguientes, ya no
era el esplendor del siglo XIV. Por lo que parece se convirtieron no muchos, y
fundamentalmente casi todos los judíos ricos o de buena situación. La gente más modesta
que era la inmensa mayoría, no. Salvo algunos pocos ricos que tampoco, el más famoso es
Abravanel. Entonces las cifras oscilan entre 70,000 y 100,000. Son los que más o menos se
calculan en total de los reinos, de los reyes católicos.

Entrevistadora: ¿Cree usted que la primera señal de alarma fue en 1391 con los ataques
que hubo en Sevilla y en otras juderías?

Doctor Álvarez Chillida: Sí. Yo creo que es un tema… Este es un punto fundamental. Hasta
el siglo XIII en España no hay grandes persecuciones de judíos. Los judíos tienen un
estatus bastante bueno en comparación con el que sufren en el resto de Europa
occidental. Pero en el siglo XIV con las pestes, las guerras, crece el odio a los judíos,
crece la violencia contra los judíos. Y hay un momento en que culmina que es 1391 donde
desde Sevilla se extiende a casi todos los reinos, no a todos, tanto de Aragón como de
Castilla, las matanzas. Con una consecuencia y es que en muchos casos a los judíos se les
conmina a “os matamos u os bautizáis”. Entonces muchísimos se bautizan. Y eso es lo que
provoca el hundimiento de las aljamas en España. En el siglo XV hay ya más, bastantes
más conversos, o sea cristianos nuevos, que judíos. Tiene una importancia enorme por
dos razones: Primero porque a mediados del siglo XV surge un nuevo movimiento que va
a ser el impulsor de todas las medidas antijudías, que es el movimiento anticonverso. El
odio a los judíos ahora se convierte en odio contra los conversos, contra estos cristianos
nuevos. Es cuando surge el movimiento de los estatutos de limpieza de sangre, la
inquisición y cuando viene la expulsión, pues lo que dice es que se les expulsa porque
están induciendo a los cristianos nuevos a judaizar. Y por otra parte, las aljamas estaban
ya muy debilitadas, estaban mucho más empobrecidas, no fue muy gravoso a la corona
perder a sus contribuyentes. Entonces eso también creo que influyó. Por tanto 1391 es una
fecha decisiva para 1492.

Entrevistadora: ¿Y de qué manera también influyen las expulsiones en Francia y en
Inglaterra?

Doctor Álvarez Chillida: Pues bien, también influyen evidentemente porque el odio a los
judíos, como he dicho, es anterior en Europa, en Europa occidental. En el siglo XIII, no
voy a explicar porqué, pero ya… muchos… incluso la iglesia empieza a pedir un
endurecimiento del trato a los judíos, no voy a explicar las razones, y entonces esto lleva
a que en 1290, me parece, en Inglaterra y en 1306 más o menos en Francia, los reyes son
los primeros que expulsan a estos. Es decir que los reyes católicos es verdad que no
innovan, sino que lo que hacen es, más tardíamente, expulsar o limpiar de judíos sus
reinos. Eso sí, la diferencia es que había muchos más judíos en España de los que había
en Inglaterra y en Francia cuando se produjeron las expulsiones.

Durante estas persecuciones los judíos fueron obligados a “convertirse” en católicos. Les
decían “os matamos u os bautizáis”. Así les ocurrió también en otros países de Europa.
Muchísimos se bautizaban por miedo. Quienes se “convertían” al catolicismo se
convertían como es natural en adoradores de los ídolos de esta iglesia. Las conversiones
forzadas de judíos al catolicismo son una clara demostración del cumplimiento de esta
parte de la profecía que se repite tres veces en Deuteronomio:

Dt. 4.27,28: Jehová os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis solo unos pocos entre
las naciones a las cuales os llevará Jehová. Allí serviréis a dioses hechos por manos de
hombres, de madera y piedra, que no ven ni oyen ni comen ni huelen.
Dt. 28.36: Jehová os llevará, a ti y al rey que hayas puesto sobre ti, a una nación que ni
tú ni tus padres conocíais, y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra.

Dt. 28.64: Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra
hasta el otro extremo, y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al
leño y a la piedra.

OTRAS PERSECUCIONES

En 1648 los cosacos se rebelaron contra los polacos y dirigieron sus ataques salvajes
contra los judíos. Fueron torturados y despojados. Más de medio millón de judíos
perdieron sus vidas antes de que la rebeldía cosaca fuera aplastada. Desde ese día y
hasta el día de hoy, los judíos del este de Europa no han conocido reposo.

Parecía que iban a tener alivio en 1878 cuando las naciones de Europa firmaron el Pacto
de Berlín, el cual tenía una cláusula exigiendo a Rumanía, Servia y Bulgaria cancelar las
leyes de discriminación contra los judíos.

Pero después del asesinato del zar Alejandro II en 1881, los judíos llegaron a ser
víctimas de crueldades horribles. Tuvieron que huir por millares.

Estas persecuciones y otras muchas (incontables) en todos los países a donde fueron y en
todas las épocas, unieron a los judíos que tuvieron que vivir en guetos, barrios bajos en
las partes más pobres de las ciudades.

En estos lugares vivían apretados, dos o tres familias en una sola pieza. Altos muros
rodeaban los guetos y de noche se cerraban las puertas con llaves por el terror que
sentían a las persecuciones.

LAS PROFECÍAS

Levítico 26.36-39: A los que queden de vosotros, les infundiré tal cobardía en sus
corazones, en la tierra de sus enemigos, que el sonido de una hoja que se mueva los
hará huir como se huye ante la espada, y caerán sin que nadie los persiga. Tropezarán
los unos con los otros como si huyeran ante la espada, aunque nadie los persiga, y no
podréis resistir en presencia de vuestros enemigos. Pereceréis entre las naciones, y la
tierra de vuestros enemigos os consumirá. Y los que queden de vosotros, se consumirán
en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad, y se consumirán junto con sus
padres por la iniquidad de ellos.
ORÍGENES DEL HOLOCAUSTO

Ahora vamos a estudiar la gran tragedia de los judíos en el holocausto nazi, como parte
del cumplimiento profético del sufrimiento de Israel en la Diáspora, tal y como lo
anunció Moisés en el año 1250 a.C.

He creído oportuno poner en la introducción el texto íntegro de algunas páginas del libro
titulado “El Papa de Hitler”, escrito por el historiador católico inglés John Cornwell,
pues los datos que aporta y el análisis que el historiador hace, nos llevan a comprender
donde estuvieron las raíces del terrible genocidio de seis millones de judíos bajo el
régimen de Hitler.

He aquí las palabras escritas por el historiador inglés:

El Papa de Hitler, John Cornwell

«La antipatía cristiana hacia los judíos, nacida de creencias religiosas o teológicas,
aparece en los primeros siglos de la iglesia, fundamentada en la convicción de que el
pueblo judío, como tal, era culpable de la muerte de Cristo, siendo por tanto un pueblo
“deicida”. Los Primeros Padres de la Iglesia, los grandes escritores cristianos de los seis
primeros siglos de la cristiandad, dieron abundantes pruebas de antijudaísmo. “La sangre
de Jesús —escribía Orígenes 1 — caerá no sólo sobre los judíos de aquel tiempo, sino
sobre todas sus generaciones hasta el fin de los tiempos.” Y san Juan Crisóstomo 2
afirmaba: “La sinagoga es un burdel, un escondrijo de bestias inmundas [...] Ningún judío
ha rezado nunca a Dios. [...] Están poseídos por los demonios”».

«En el Concilio de Nicea I, en el año 325, el emperador Constantino ordenó que la Pascua
cristiana quedara desligada de la judía: “No es conveniente —declaraba— que en la más
sagrada de nuestras celebraciones sigamos las costumbres judías; de aquí en adelante no
tendremos nada en común con ese odioso pueblo”. Vinieron a continuación una serie de
medidas imperiales contra los judíos: impuestos especiales, la prohibición de abrir
nuevas sinagogas, y del matrimonio entre judíos y cristianos. En los sucesivos reinados
imperiales proliferaron las persecuciones contra los judíos, como antes contra los

1
185-254 d.C.
2
347-404 d. C.
cristianos. En el siglo V se solía atacar a las comunidades judías durante la Semana Santa y
se quemaban sus sinagogas.»

«Cabe preguntarse por qué los cristianos no exterminaron a los judíos en esos primeros
siglos del Imperio cristiano. Según las creencias cristianas, los judíos debían sobrevivir y
continuar su errante diáspora como señal de la maldición que habían atraído sobre su
propio pueblo. De vez en cuando, los papas del primer milenio pedían una suavización,
pero nunca el fin de las persecuciones o un cambio de actitud. El Papa Inocencio III, 3 a
comienzos del siglo XIII, resumía la opinión papal del primer milenio cuando afirmaba:
“Sus palabras —‘¡Caiga su sangre sobre nosotros y nuestros hijos!’— han extendido su
culpa a la totalidad de su pueblo, que los sigue como una maldición a cualquier sitio a
donde se dirijan para vivir y trabajar, donde nazcan y donde mueran”. El Concilio de
Letrán IV, convocado por Inocencio III en 1215, les impuso la obligación de llevar cosido a
la ropa un distintivo amarillo.»

«Los judíos, a los que se negaba la igualdad social con el resto de la población, se les
prohibía la propiedad de tierras, se los excluía de la administración pública y de la
mayoría de las distintas formas de comercio, poco podían hacer aparte de prestar su
dinero, lo que les estaba prohibido a los cristianos por la ley eclesiástica. Pero aunque se
les concedían licencias para hacer préstamos con intereses estrictamente definidos, eran
señalados por los cristianos como “chupasangres” y “usureros” que se aprovechaban de
sus dificultades financieras y vivían a su costa.»

«La Edad Media fue una época de incremento en la persecución de los judíos, pese a los
ocasionales llamamientos a la contención por parte de los papas más ilustrados. Los
cruzados asumieron como parte de su misión la tortura y asesinato de judíos en su ir y
venir a Tierra Santa, y en aquella época se extendió la costumbre de las conversiones y
bautizos forzados, especialmente de niños judíos. Uno de los principales objetivos de la
nueva Orden de Predicadores, fundada por santo Domingo de Guzmán, era la conversión
de judíos. Entre dominicos y franciscanos surgió una disputa acerca del derecho de los
príncipes a forzar el bautismo de los niños judíos nacidos en su territorio, como
derivación de los derechos señoriales sobre siervos y esclavos: según los franciscanos,
que en esto se atenían a las enseñanzas del teólogo Duns Scoto, los judíos eran esclavos
por designio divino, mientras que el dominico Tomás de Aquino argumentaba que, según
la ley natural concerniente a los vínculos familiares, los padres judíos tenían derecho a
elegir para sus hijos la fe que más les acomodara.»

«Pero la Edad Media se vio marcada también por el insidioso desarrollo de lo que más
tarde se llamaría “el libelo sangriento”. Desde Inglaterra, donde comenzó a forjarse en el
siglo XII, se extendió rápidamente la creencia de que los judíos torturaban y sacrificaban

3
Papa entre 1198-1216
a niños cristianos, en conexión con el mito del robo consuetudinario de hostias
consagradas, el pan de la comunión que en la misa se convertía en “cuerpo y sangre” de
Cristo, con el fin de realizar más tarde ritos abominables con ellas. Al mismo tiempo, los
rumores acerca de crímenes rituales, sacrificios humanos y profanación de hostias dieron
aliento a la creencia que el judaísmo conllevaba la práctica de “magia negra” con el
objetivo de socavar y destruir finalmente la cristiandad. Las ejecuciones de judíos
acusados de crímenes rituales solían ir acompañadas de progromos de comunidades
judías, a las que se acusaba de emplear artes mágicas para provocar enfermedades como
la peste negra y otras calamidades, grandes y pequeñas.»

«El inicio de la Reforma significó una reducción de tales persecuciones, sustituyendo las
brujas a los judíos en la supuesta responsabilidad de infanticidios cometidos con fines
mágicos. Pero en la misma época, el Papa Pablo IV 4 instituyó el gueto y la obligación de
llevar el distintivo amarillo.»

«A lo largo del siglo XVIII, los judíos fueron alcanzando cierto grado de libertad en las
regiones más alejadas del centro romano del catolicismo —Holanda, Inglaterra y los
enclaves protestantes de Norteamérica—, pero los Estados Pontificios siguieron
aplicando medidas represivas contra las comunidades judías hasta bien entrado el siglo
XIX. En el breve paréntesis de liberalismo que siguió a su elección, como hemos dicho,
Pío Nono 5 abolió el gueto, pero lo restableció bien pronto tras su exilio en Gaeta. La
consolidación del estado-nación italiana puso fin al gueto de Roma, si bien sobrevivió de
hecho como área de residencia “natural” para los judíos más pobres de la ciudad hasta la
segunda guerra mundial. Entretanto, el antijudaísmo se mantenía latente, con ocasionales
llamaradas durante el papado de León XIII... 6 »

«...durante el papado de León XIII irrumpieron formas más acusadas de antijudaísmo
entre los clérigos romanos, que sin duda influyeron sobre los seminaristas de las
facultades pontificias. Entre febrero de 1881 y diciembre de 1882 aparecieron de nuevo
acusaciones de crímenes rituales en la principal revista de los jesuitas, Civiltà Cattólica.
Esos artículos, escritos por Giuseppe Oreglia de San Stefano, S. J., aseguraban que los
infanticidios con motivo de las celebraciones pascuales era “práctica común” en el este
europeo, y que el uso de la sangre de un niño cristiano era una ley general “que
compromete la conciencia de todos los hebreos”; cada año, los judíos “crucifican a un
niño”, y para que el sacrificio sea efectivo “el niño debe morir en el tormento”.

En 1890, Civiltà Cattólica volvió a dedicar su atención a la comunidad judía con una serie
de artículos, que se reeditaron como folleto con el título Della questione ebraica in Europa

4
Papa entre 1476-1559
5
Papa entre 1846-1878
6
Papa entre 1878-1903
(Roma, 1891), con el fin de desenmascarar la participación determinante de los judíos en
la formación de los modernos estados-nación. El autor aseguraba que los judíos habían
instigado “con astucia” la Revolución Francesa con el fin de obtener la igualdad jurídica y
el derecho de ciudadanía irrestricto, y que desde entonces iban ocupando posiciones
clave en la mayoría de las economías europeas con el objetivo de controlarlas y
establecer “virulentas campañas contra la cristiandad”. Los judíos constituían “la raza
maldita”; eran “un pueblo holgazán que no trabaja ni produce nada, que vive del sudor
de los demás”. El folleto concluía pidiendo la abolición de la “igualdad jurídica” y la
segregación de la comunidad judía del resto de la población.»

«Aunque la diferencia entre el antisemitismo racista y el antijudaísmo religioso es un
hecho, ese material, publicado en Roma..., ejemplifica un mar de fondo de feroz antipatía.
Además, esas opiniones aparecían en la principal revista de los jesuitas, que gozaban de
la protección papal, lo que indica su alcance potencial al aparecer revestidas de la
anuencia pontificia. Tales prejuicios contribuían así a la expansión de las teorías racistas
que culminarían con el furioso asalto a la razón y el holocausto judío por parte de los nazis
en la segunda guerra mundial. De hecho, parece plausible que los prejuicios católicos
alimentaron ciertos aspectos del antisemitismo nazi.»
Los Protocolos de los Sabios de Sión

Además de lo ya escuchado sobre lo escrito por el historiador católico inglés John
Cornwell, y para comprender mejor el origen del terrible proceso sufrido por los judíos
en la Segunda Guerra Mundial, recomendamos ver el documental titulado: “Los
Protocolos de los Sabios de Sión”, del cual hemos hecho aquí una transcripción del
audio.

Los Protocolos de los Sabios de Sión1

A continuación, en Canal Historia: Historias de los anales de la historia. Historias de
triunfos y tragedias, aventuras y logros, mientras vamos en busca de la historia.

Se trata de un volumen breve que lleva el misterioso título de “Los Protocolos de los
Sabios de Sión. Y es probablemente uno de los libros más influyentes del siglo XX. Henry
Ford creía que se trataba de una llamada de alerta para despertar a los Estados Unidos.
Winston Churchill llegó a creer que era auténtico. Los nazis lo utilizaron como una
justificación para el genocidio. Esta es la historia de una mentira interminable. Ha
engañado a millones de personas de todo el mundo durante más de un siglo y sigue
siendo una poderosa fuente de odio y maldad.

Acompáñenos en nuestra búsqueda de la historia para sacar a la luz un engaño mortal.

Enero de 1922. Walther Rathenau ministro alemán de asuntos exteriores, judío, es
asesinado en Berlín por Hermann Fischer y su cómplice. En el juicio declaran que era
necesario matar a Rathenau porque era uno de los sabios de Sión. Pero ¿quiénes son los
sabios de Sión? Según este libro, los sabios de Sión son un grupo elitista de líderes judíos,
cuyo único propósito es apoderarse del mundo, haciéndose con el control de los
corazones, mentes y riquezas de los gentiles. Y el libro pretende provenir directamente
de ese grupo inventado de líderes judíos.

1
https://youtu.be/uQvWVdcELbw
«En toda Europa y también en otros continentes, debemos provocar desórdenes,
discordia y hostilidad. Pero debemos ser astutos para que los gentiles nos acepten
como sus benefactores y como salvadores de la raza humana».

Estas palabras provienen de un pequeño y misterioso libro que empezó a circular de
manera clandestina en Rusia alrededor de 1897. Se titula: “Los Protocolos de los Sabios de
Sión”. Su origen y su autoría siguen siendo desconocidos. “Los Protocolos”, que es cómo
se llama normalmente al libro, contiene las actas de una reunión clandestina celebrada
por un grupo de líderes judíos, los llamados “sabios de Sión”. En estas actas se lee que el
único objetivo de los sabios es infiltrarse en todos los resquicios de la sociedad, con el fin
último de conquistar el mundo.

«Los Protocolos de los Sabios de Sión pretenden ser un acta literal, palabra por
palabra, de 24 discursos pronunciados por los llamados sabios o ancianos de
Sión, en una reunión secreta celebrada en Suiza en 1897. Describen una
conspiración aterradora para apoderarse del mundo y destruir las naciones
cristianas, y levantar de entre las ruinas un imperio judío dirigido por un déspota
judío».

Desde el mismo momento de su publicación, los Protocolos se extendieron por toda
Europa como un virus incurable. El ministro alemán de asuntos exteriores, Walther
Rathenau, fue sólo uno de los millones de víctimas qué causaría el libro. Víctimas de un
engaño mortal. Porque todo lo que rodea al libro de “Los Protocolos de los Sabios de
Sión” es un engaño. El libro es una falsificación. Los “sabios de Sión” no existen. La
reunión nunca se celebró. Las actas son una invención. Y sin embargo, este libro se ha
utilizado y se sigue utilizando para justificar el odio. Y es parte de una red de mentiras
que ha ido creciendo a lo largo de los siglos, y comienza para muchos con los libros del
Nuevo Testamento.

«Uno es el evangelio de Juan que pone en boca de Jesús la siguiente frase. Jesús,
hablando a los judíos, dice: “A esos que dicen ser judíos, yo les digo que no lo
son. Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis cumplir sus deseos en la
tierra”. Muy sencillo: “vuestro padre es el diablo y cumplís sus deseos en la
tierra”. Sin pensar en que si él dice que el padre de los judíos es el diablo, el
padre de Cristo también sería el diablo».

En la Edad Media la demonización de los judíos había llegado a extremos exacerbados.
Pero hasta 1797 este prejuicio, esencialmente religioso, no se transformó en prejuicio
político. Ocurrió debido a los escritos de un clérigo francés, el abate Barbul. Durante el
período de paranoia y caos social que siguió a la Revolución Francesa, Barbull culpó a los
judíos de todos los males de Francia.
«Es el deseo de una secta terrible y formidable derrocar a todos los reyes, destruir
los altares, la propiedad, eliminar toda ley y terminar por hacer desaparecer la
sociedad».

El tema de una conspiración judía secreta para conquistar el mundo pronto se convirtió en
tema central de la literatura europea de finales del siglo XVIII. Las teorías de la
conspiración eran populares y los judíos un blanco fácil.

«Si no hubiese existido una literatura antisemítica importante antes de los
Protocolos, no habrían tenido ninguna importancia. Pero la población europea
había sido preparada, gracias a décadas de oír hablar sobre una conspiración
judía para apoderarse del mundo, y por eso los Protocolos encajaban, tenían
sentido y eran preocupantes».

A mediados del siglo XIX, la idea de una conspiración judía internacional ya estaba
arraigada.

En 1868 Hermann Goedsche escribe Biarritz, una novela antisemítica con el pseudónimo
más respetable de Sir John Retcliffe. Biarritz es especialmente importante debido a una
escena en la que líderes judíos celebran una reunión secreta en un cementerio de Praga.
Treinta años más tarde ese mismo escenario aparece en un nuevo documento: “Los
Protocolos de los Sabios de Sión”. Pero esta vez no se dice que sea ficción, sino que se
asegura que es real.

«Los Protocolos tuvieron un impacto mayor porque se decía que era un
documento de primera mano. No era un informe acerca de un documento, eran el
propio documento. Y como se aceptó como un documento de primera mano, tuvo
mucho más impacto del que habría tenido de no ser ese el caso».

Los Protocolos tienen el mismo aspecto y utilizan el mismo lenguaje que encontramos en
actas reales de finales de siglo. Esbozan de manera aparentemente formal los 24 pasos
para la dominación del mundo por parte de los judíos.

Incluso expertos documentalistas que analizaron los Protocolos cuando salieron a la luz,
creyeron que el manuscrito era real.

«Pronto comenzaremos a establecer enormes monopolios. Acumulaciones
colosales de riqueza de las que dependerán incluso las mayores fortunas de los
gentiles, hasta tal punto que se desmoronarán al día siguiente de la revolución
política».
«Fue increíble. Llamó la atención de todo el mundo. Hay declaraciones de
muchísima gente diciendo “no sabía que estaba pasando algo así”. Tuvo
muchísimo impacto».

Además de su aspecto auténtico, los Protocolos también daban nombres. Y algunos de los
nombres que aparecían en el documento eran los de líderes judíos reales. Theodor Herzl
aparece como el sabio principal de los sabios de Sión. Este fue un engaño
particularmente astuto, porque el mismo año de la aparición de los Protocolos, Theodor
Herzl estaba en Basilea, Suiza, liderando el Primer Congreso Mundial Judío.

«Él es el sabio principal. Y tenía sentido, claro, ya que se suponía que los
Protocolos provenían del congreso de Basilea, el primer congreso sionista».

El documento es tan poderoso, de hecho, que a pesar de que se ha demostrado que los
Protocolos son falsos, en al menos diez ocasiones diferentes a lo largo de sus cien años de
historia, muchas de las personas que los leen siguen creyendo que el documento es real y
que lo que dice es cierto.

¿Quién pudo crear un engaño tan poderoso y por qué se crearon los Protocolos? La
respuesta está plagada de enigmas y ambigüedades que comenzaron con un simple
deseo: influir en el zar Nicolás II de Rusia.

San Petersburgo, en Rusia, es el lugar donde aparecieron “Los Protocolos de los Sabios
de Sión”. Y para entender cómo y porqué aparecieron los Protocolos, es necesario
examinar qué estaba ocurriendo en Rusia en la época en que se creó el documento falso
en 1897. Estamos en vísperas de la revolución rusa.

«Eran tiempos de crisis. Y en tiempos de crisis la gente necesita una explicación
de lo que está pasando. Y ahí está la cuestión de la conspiración judía. No hay
nada en el mundo moderno que no pueda ser explicado apelando a la naturaleza
siniestra de lo que están planeando los judíos».

El zar Nicolás II estaba dividido entre dos facciones opuestas dentro de su gobierno. Los
reformadores liberales querían entablar un diálogo político con los bolcheviques, los
líderes de la incipiente revolución. La derecha conservadora se oponía firmemente y
puso en marcha una campaña secreta para desacreditar a los liberales.

Muchos de los ministros liberales del zar y sus homólogos bolcheviques eran judíos o
tenían vínculos con intereses empresariales judíos, y por eso la creación de los Protocolos
proporcionaba un motivo práctico (aunque imaginario) para temer a la izquierda.
«No se hizo con intereses inocentes. Siempre tuvo un objetivo político. Creo que
un objetivo político destructivo en casi todos los casos. Quizá al principio, muy al
principio, no fue nada más que un intento de influir en las decisiones menores del
zar Nicolás II, que tenía poca fuerza de voluntad. Hay quien tiene la teoría de que
se hizo para intentar asustarlo un poco y hacerle ver que debía aplastar a sus
enemigos, como habrían hecho los sabios de Sión si estuvieran en su lugar».

Nadie lo sabe con seguridad, pero las pruebas circunstanciales indican que “Los
Protocolos de los Sabios de Sión” fueron creados por la Okrana, la policía secreta rusa.
Una facción de derechas controlaba la Okrana, un grupo que contaba con la voluntad y los
medios para crear una falsificación persuasiva.

«La persona que supervisaba la Okrana rusa había encargado trabajos similares
para desacreditar a enemigos políticos o amenazas políticas».

Esa persona es Pyotr Ivanovich Rachkovsky, director de relaciones exteriores de la
Okrana. Se trata de un maestro de la falsificación que equipa a sus agentes con
documentos falsos, con los que puedan infiltrarse en organizaciones subversivas y
destruirlas desde dentro. Y lo más convincente es que Rachkovsky ya tenía antecedentes
de culpar a los judíos por todos los males.

En 1892, cinco años antes de la aparición de los Protocolos, Rachkovsky emplea el
pseudónimo de John Preval para publicar Anarquía y Nihilismo, un breve panfleto que
esbozaba las mismas ideas que aparecieron en los Protocolos cinco años más tarde.

En 1897, al parecer, mejoró el original eliminando el nombre del autor y haciendo que su
obra pareciera un documento auténtico. Después fue enviándolo a algunas
organizaciones conservadoras clave.

«Un documento secreto tiene mucho atractivo. Si estás en Washington y quieres
que algo se sepa, es mucho mejor filtrar un documento secreto que decir tu
opinión abiertamente. Los secretos nos interesan a todos, y cuando se trata de un
secreto tan tremendo, un secreto acerca de unos planes para dominar el mundo,
entonces es irresistible».

Los Protocolos se extienden lentamente, pero sin parar, entre los círculos conservadores.
Entonces, en 1903, se produce una explosión. La versión de los Protocolos supuestamente
escrita por Rachkovsky se hace pública, publicada por un periódico de San Petersburgo.
El editor es Pavel Krushevan, un antisemita y fascista convencido cuyos editoriales
acababan de provocar grandes disturbios en la ciudad rusa de Kisinet. Mueren 45 judíos
y más de 1.300 hogares y tiendas de judíos son destruidos.
En cuanto Krushevan recibe el fraudulento “Protocolo de los Sabios de Sión”, lo publica
como si fuera real. El genio maligno ya está en la botella.

«Socavaremos las fuentes de producción instigando en los trabajadores ideas de
anarquía y los incitaremos a que abusen del alcohol, y al mismo tiempo
tomaremos medidas para sacar de la tierra a todas las fuerzas intelectuales de los
gentiles».

«Era una confesión que no tenía intención de serlo. Era algo que los judíos nunca
habrían dicho en público, pero entre ellos sí podían reconocer esas cosas. Por lo
tanto tuvo un efecto persuasivo muy fuerte sobre la gente que estaba dispuesta a
creer que esa falsificación rocambolesca era real».

Krushevan publicó también ediciones baratas de los Protocolos en forma de panfleto para
su distribución masiva y se unió a otros militantes antisemitas para formar la “Unión del
Pueblo Ruso”, también conocida como “Las Centurias Negras”.

Empezaron a cometer actos de terrorismo y asesinato contra liberales judíos y radicales.
Tomando como chivos expiatorios a los judíos, Krushevan consiguió poder y fama, y eso
no pasó desapercibido a otros que buscaban lo mismo. Y uno de esos hombres contaba
con el favor del zar.

Sergei Nilus era un asesor en la corte de Nicolás y Alejandra. Era bien recibido en la corte
porque era famoso. Un místico cristiano autor de “Lo Grande en lo Pequeño”, una
autobiografía de gran éxito, en la que narraba su transformación de un ateo de clase
media, a un portavoz iluminado por Dios.

Durante los primeros años del siglo XX los místicos eran una presencia habitual en la
corte de los Romanov. Pero eran meras sombras comparados con la presencia dominante
de Rasputín, el consejero espiritual y confidente de la zarina Alejandra.

Sergei Nilus estaba desesperado por hacerse un nombre y presentó los Protocolos al zar
como un documento auténtico y real. Los Protocolos causaron una gran impresión al zar.

«Qué profundidad de pensamiento. Qué gran previsión. Nuestro año 1905 ha
discurrido como si lo dirigieran los sabios. No puede haber duda alguna de su
autenticidad».

En 1905, una versión de los Protocolos se publica bajo el sello del palacio imperial. La
Iglesia Ortodoxa de Moscú ordena que los Protocolos sean incluidos en un sermón. El 16
de octubre de 1905, los feligreses de 368 iglesias de la ciudad de Moscú escuchan los
Protocolos de labios de los sacerdotes.
«El hecho de que los sacerdotes leyeran los Protocolos en todas las iglesias
ortodoxas de Rusia, significa que estaban integrando “Los Protocolos de los
Sabios de Sión” con los textos escritos en la antigüedad, como por ejemplo el
Apocalipsis. Aquí tenemos un documento que demuestra lo que llevamos diciendo
cientos de año:, que los judíos son gente del Anticristo, el ejército del Anticristo».

Tres semanas después del comienzo de estos sermones, el 8 de noviembre de 1905, más
de 1.000 judíos son masacrados en la ciudad rusa de Odessa. Es un presagio de las
atrocidades que se avecinaban.

«El motivo por el que hago esto es lo he leído aquí, por lo que estáis planeando.
Es decir, creo que la gente con inteligencia suficiente para leer libros e incluso
para escribirlos, pensó que los Protocolos eran útiles, informativos y auténticos».

Mientras Rusia avanzaba rápidamente hacia la revolución durante la década anterior a la
Primera Guerra Mundial, la derecha política consiguió por fin su objetivo inicial: “Los
Protocolos de los Sabios de Sión” habían demonizado a la izquierda. Ya era políticamente
correcto odiar a los judíos y acusar a los socialistas y comunistas de ser marionetas de la
conspiración judía internacional.

«No me sorprende que las pruebas empíricas, es decir, los nombres judíos de los
líderes bolcheviques (que eran muchos), el más famoso de ellos Trotsky, se
consideraran una demostración de que se trataba de una conspiración judía. Y
eso fue lo que hizo que los Protocolos parecieran creíbles. Hasta el Holocausto e
incluso después del Holocausto, la asociación en la mente de la gente de los
judíos con la izquierda, en particular con el comunismo. En cierta manera para los
no judíos era reconfortante ver que esa visión del mundo tan odiosa, esa ideología
agresiva, peligrosa, no era cristiana».

Los Protocolos están tan arraigados, que cuando el zar Nicolás recibe los resultados de
una investigación oficial del gobierno, que revela que los Protocolos son falsos, a nadie
parece importarle. El zar Nicolás escribe: “Olvidad los Protocolos. No se puede defender
una causa justa con métodos sucios.” Pero el daño ya estaba hecho.

Cuando el gobierno ruso es derrocado por la revolución bolchevique en 1917, la profecía
inventada en los Protocolos parece hacerse realidad. Entonces, el 16 de julio de 1918, el
zar y toda su familia son ejecutados por revolucionarios bolcheviques. Lo que deja atrás la
familia real da a los antisemitas todavía más razones para su creciente reino de terror.

Inmediatamente después del asesinato de la familia real rusa, en el verano de 1918, un
oficial llega a la escena del crimen para realizar una investigación. Entre las posesiones
de la familia dice haber descubierto sólo tres libros: La Biblia, Guerra y Paz de León
Tolstoi y Lo Grande en lo Pequeño de Sergei Nilus, cuyo apéndice incluye “Los Protocolos
de los sabios de Sión”. Y esa conexión entre los Protocolos y la ejecución de los Romanov,
se extiende como un incendio entre los partidarios de derechas del zar.

«Cuando “Los Protocolos de los Sabios de Sión” aparecen en la transición de la
Rusia zarista a la bolchevique, y todos los zaristas y derechistas huyen del país, ¿a
dónde van? Intentan huir a Europa: Alemania, Francia, esos países. Y no sería
sorprendente que en su equipaje, además de algunos recuerdos de sus hogares,
llevaran una copia rusa de “Los Protocolos de los Sabios de Sión”, que para ellos
era como un nuevo evangelio».

Entre los muchos partidarios del zar que huyen a Europa está Theodor Bimberk. Y si los
Protocolos son una enfermedad, Bimberk es su transmisor. En 1920 Bimberk se asienta en
Berlín y pasa los Protocolos a Gottfried zur Beek, que publica las primeras ediciones en
alemán de “Los Protocolos de los Sabios de Sión”. Es un éxito de ventas inmediato y se
reimprime cinco veces en los dos primeros años.

«Era una época de crisis. El final de la Primera Guerra Mundial. Un gran baño de
sangre. Dinastías que desaparecían, cambiaban las formas de gobierno, las
fronteras, las costumbres, la moral. Todo eso molestaba a mucha gente».

«Después de la revolución bolchevique de 1917, los anti-bolcheviques tenían la
tendencia a pensar que los bolcheviques eran judíos, y eso dio credibilidad a los
Protocolos cuando reaparecieron unos años después. Esta revolución horrible ha
sido provocada por los judíos como un paso más de su plan para dominar el
mundo».

Y los alemanes, que todavía estaban recuperándose de los efectos de la Primera Guerra
Mundial, fueron convencidos por el falaz argumento de que si los judíos pudieron
conseguirlo en Rusia, también podrían hacerlo en Alemania. Los alemanes eran un
objetivo particularmente fácil, porque ya tenían una larga tradición de literatura
antisemita, que condicionaba a los lectores para ver a los judíos como una amenaza para
la civilización. Quizás el ejemplo más virulento sea la edición de 1878 de Deutsche
Schriften, o Escritos Alemanes, de Paul Bötticher. Bötticher culpa a los judíos de todos los
males que sufre Alemania. La única solución, sugiere reveladoramente, es la
exterminación de los judíos. Y así, el virus de “Los Protocolos de los Sabios de Sión”
infectó fácilmente a la víctima debilitada. Una vez la enfermedad del odio a los judíos se
apodera de Alemania, se fortalece y se disemina por toda Europa.

El 8 de mayo de 1920 el editorial del Times de Londres publica varios pasajes de los
Protocolos. El editorial se pregunta de forma retórica: ¿Qué son estos Protocolos? ¿Son
auténticos? Si lo son, ¿qué asamblea maligna pergeñó estos planes y se regodeó con su
diseminación? ¿Acaso con el esfuerzo extremo de nuestra nación hemos escapado de la
Pax Germánica, para caer en una Pax Judaica?

«Ese editorial tuvo mucha importancia. Legitimizó los Protocolos y significaba que
no eran sólo delirios de algunos movimientos de protesta alemanes, sino que
incluso el augusto Times de Londres decía que había algo de verdad en todo eso».

Poco después de su publicación en Londres, Winston Churchill, el joven ministro de
guerra británico, declara al Illustrated Sunday Herald: “Desde los días de Espartaco hasta
los de Karl Marx, esta conspiración internacional para terminar con la civilización y
reconstruir la sociedad no ha hecho más que crecer”.

Menos de una semana después de su aparición en Inglaterra, “Los Protocolos de los
Sabios de Sión” empiezan a llegar al público estadounidense. Todo a causa del
inquebrantable fervor antisemita de uno de los grandes héroes estadounidenses: Henry
Ford. Entre mayo y octubre de 1920, Ford escribe un artículo semanal sobre los
Protocolos en su periódico: el Dearborn Independent. Pero no se para ahí, Henry Ford
distribuye esos artículos a sus concesionarios de coches de todo el país, para el disfrute
de los compradores de automóviles. En noviembre de ese mismo año, Henry Ford
publica los Protocolos y su propia diatriba antisemita, en un grupo de cuatro volúmenes
titulado: “El Judío Internacional: El principal problema del mundo”.

Se distribuyeron medio millón de copias en los Estados Unidos y Ford firma la publicación
de las ediciones europeas en 16 idiomas. Cuando el New York Work le preguntó en 1921
por que publicaba los Protocolos, Henry Ford respondió: “La declaración que puedo
hacer de los Protocolos es que encajan con lo que está pasando. Tienen 16 años y han
encajado siempre con la situación mundial”.

«Encontró respuesta a muchas de las preguntas que se planteaba, y con sus
medios y con su prestigio, estaba en posición de avalarlo y ponerlo a disposición
de personas que de no ser por él, no lo habrían leído. Eso le dio una legitimidad
en la sociedad estadounidense de los años 20».

«Lo relevante aquí no era lo que dijera Ford, sino quién era Ford. Se trataba de un
hombre de gran éxito, muy admirado, y no era necesario leer “Los Protocolos de
los Sabios de Sión” para decir: “Bueno, si Henry Ford lo está apoyando de esa
manera y está perdiendo dinero (perdió varios millones de dólares publicando
ese libro de cuatro volúmenes) tiene que haber algo de verdad”».

La campaña de Henry Ford sobre los Protocolos fracasó en los Estados Unidos. Los
estadounidenses no aceptaron la teoría de que existía una conspiración judía
internacional; pero la influencia de Ford por medio de “El Judío Internacional”, estaba
llegando a millones de personas en toda Europa. Y los políticos jóvenes en ascenso
estaban empezando a responder a las mentiras incluidas en los Protocolos. En particular
un joven con grandes ambiciones políticas quedó fascinado por la insistencia con que
mantenía Ford que la conspiración judía era real. Su nombre era Adolf Hitler.

«Se dice que Hitler tenía un retrato del heroico Henry Ford en su estudio o en su
cuarto. El millonario, el hombre hecho a sí mismo».

En 1921 los Protocolos circulaban desde hacía casi un cuarto de siglo. Lo que había
empezado como un engaño perpetrado por una facción política con un propósito muy
limitado, era ya aceptado como un hecho real en dos continentes.

Entra en escena Philip Graves, un joven y emprendedor reportero del Times de Londres.
Graves no fue el primero en poner en duda la autenticidad de “Los Protocolos de los
Sabios de Sión”; pero sí fue el primero en demostrar que se trataba de una falsificación, al
encontrar la fuente original de la que se plagiaron. Graves encuentra una obra satírica
francesa que contiene exactamente el mismo texto, palabra por palabra, de los
Protocolos. Pero la obra fue escrita tres décadas antes de los Protocolos, y no tiene nada
que ver con los judíos.

«La salida a la luz de la falsificación de los Protocolos tuvo mucha importancia. No
eliminó los Protocolos como factor, pero los sacó del espectro político respetable.
Si creías en los Protocolos, quería decir que estabas en los extremos del espectro
político, que eras parte de un movimiento de protesta que no aceptaba las normas
de la política civilizada».

En Inglaterra, Churchill se retracta inmediatamente. En Estados Unidos, Ford no lo hace.
El Comité Judío Estadounidense tarda seis años en recibir una disculpa por escrito de
Henry Ford por sus artículos. Pero hasta el día de su muerte siguió manteniendo que,
aunque los Protocolos eran falsos, lo que decían era real. En Alemania esa idea ya estaba
haciendo historia.

«Cuando los alemanes intentaron entender porqué habían perdido tanto en la
Primera Guerra Mundial, buscaron una explicación en los Protocolos. Y durante
los años 20, la tendencia a culpar a los judíos de todos los problemas no hizo más
que crecer y crecer».

Y los convencidos empiezan a pasar de las palabras a los hechos, y de los hechos, al
derramamiento de sangre. Las semillas del genocidio empiezan a echar raíces.
Gracias a Philip Graves, periodista del Times de Londres, “Los Protocolos de los Sabios
de Sión” quedan completamente desacreditados en 1921. Pero poco después, Walther
Rathenau, el ministro alemán de asuntos exteriores, es asesinado frente a su casa de
Berlín. Los motivos del crimen están directamente relacionados con quienes creen en los
Protocolos. El juez que preside el tribunal que juzga a uno de los asesinos de Rathenau,
dice al asesino convicto: “Detrás de estos crímenes el máximo culpable, el antisemitismo
fanático e irresponsable, muestra su rostro con todos los medios de difamación de los que
ese vulgar libelo, ‘Los Protocolos de Sión’, es un ejemplo. Espero que la muerte de
Rathenau sirva para purificar el aire infecto de Alemania y lleve a Alemania hacia su
cura.”

Los alemanes de conciencia reciben el veredicto del juez como el golpe final contra los
Protocolos. Pero no fue así.

La infección era imparable y poco más de diez años después, Adolf Hitler, el hombre que
admiraba a Henry Ford, es nombrado canciller de Alemania el 30 de enero de 1933. Su
partido nazi pasa de formar parte de los flecos de la política alemana, a ocupar el centro
del poder. En el corazón de su filosofía está la firma convicción de que una conspiración
judía está socavando a los gobiernos de todo el mundo.

«Hitler los conoció bastante pronto. En Mein Kampf menciona específicamente los
Protocolos. Dice que por supuesto los judíos lo niegan; pero que eso es una
prueba más de que es cierto, ya que por supuesto quieren ocultar esa prueba de
sus pecados al resto del mundo».

En Mein Kampf Hitler declara: “Si el judío, con ayuda de su catecismo marxista, triunfa
sobre las gentes de este mundo, su corona será la danza de la muerte para la
humanidad.”

El partido nazi adopta los Protocolos como si fueran sagrados. Si Roosevelt prometió un
pollo en cada olla, Hitler puso una copia de los Protocolos en todas las casas de Alemania.
Solo la Biblia rivalizaba con ellos en popularidad.

«¿Por qué tuvo éxito en Alemania? Muy sencillo. Los alemanes eran lectores, eran
gente con formación, y por lo tanto, cuando se tradujo al alemán, financiado por
Ford, en Alemania vendió diez millones de copias en pocos años. En las
juventudes hitlerianas se convirtió en lectura obligatoria. Los educaban con él».

Dos meses después de que Hitler tomara el control del gobierno, la retórica antijudía del
partido nazi se convirtió en ley en Alemania. El 11 de abril de 1933 el Tercer Reich pide el
boicot nacional a todos los negocios propiedad de judíos. En septiembre de 1935 entran
en vigor las Leyes de Nuremberg. Esas leyes despojan a los judíos de su nacionalidad y
capacitan a las autoridades para detenerlos y sacarlos de sus comunidades. Y los
Protocolos son utilizados una y otra vez como justificación para semejante desprecio de
los derechos humanos.

Entre los principales responsables de mantener vigentes los Protocolos está Julius
Streicher, un importante antisemita y editor de un periódico.

«Julius Streicher era uno de los nazis más desagradables. Sus propios hermanos
nazis no le tenían demasiada simpatía. Pero Streicher tenía un punto muy fuerte a
su favor: era uno de los pocos amigos íntimos de Hitler, por así decir. Se había
ganado su amistad al fusionar su propio partido con el de Hitler en 1922, que en
aquel momento casi doblaba en tamaño el movimiento nazi, y eso le ganó la
gratitud de por vida de Hitler».

Streicher publica: Der Stürmer, un periódico político de derechas muy popular. Una
semana tras otra, el medio millón de lectores de Der Stürmer leen hiperbóricos artículos
acerca de la conspiración internacional judía. En octubre de 1938, el quinto año del plan
maestro de los nazis, la retórica de Der Stürmer se convierte en una llamada a la acción.
“Los judíos (escribe Streicher) son bacterias, gusanos y las plagas no se pueden tolerar.
Por razones de limpieza e higiene debemos hacerlos inofensivos acabando con ellos”.

«Yo diría que los Protocolos tuvieron mucha influencia en el cambio del
antisemitismo, que pasó de ser un movimiento de protesta a un movimiento de
poder. No creo que fuera el único factor, o que no hubiera pasado de todas
formas, pero sin duda fue un elemento significativo».

La maquinaria de propaganda nazi dirigida por Joseph Goebbels mantiene vivo el clamor
del odio antijudío. Quizá el ejemplo más notorio de propaganda antisemita sea una
película de 1944 titulada: “El Judío Eterno”. Esta película narra la historia que aparece en
“Los Protocolos de los Sabios de Sión”.

«Es un pseudo-documento que muestra a los judíos haciendo todo tipo de cosas
malignas. No menciona directamente los Protocolos pero la línea que sigue Hitler
en esa película está muy influenciada por los Protocolos. Por ejemplo, muestra a
los judíos participando en una siniestra campaña para apoderarse del mundo. Se
los compara con ratas que se esparcen por todo el mundo desde sus orígenes en
Asia. También trata el tema de los judíos y su poder financiero. Los Protocolos
sugieren que los judíos van a controlar el mundo económicamente. En la película
“El Judío Eterno” pasa exactamente eso».

Mientras la guerra relámpago de Hitler avanza por toda Europa, un país tras otro va
quedando en manos del Tercer Reich. En 1941 la gran mayoría de los judíos europeos
están bajo control nazi. Comienza uno de los capítulos más oscuros de la historia de la
humanidad.

«Un historiador dijo que los alemanes sabían lo suficiente para saber que no
querían saber más. Pero por supuesto eso significa que sabes algo. Y hay que
tener un motivo para no querer saber más. Los Protocolos eran uno de esos
motivos: eran una excusa para cerrar los ojos ante lo que estaba pasando».

En octubre de 1943 Heinrich Himmler, el jefe de las SS de Hitler y arquitecto de “La
Solución Final”, ofrece una aleccionadora razón para el Holocausto: “Teníamos el deber
moral ante nuestro pueblo, de exterminar a las personas que querían exterminarnos a
nosotros”.

Al terminar la guerra, más de seis millones de judíos han muerto. El horrible legado de un
documento falso que infectó la moralidad del mundo. ¿Fueron los Protocolos la excusa
para el genocidio?

«Creo que el término “excusa para el genocidio” es adecuado. Fue la piedra
angular sobre la que los nazis extendieron gran parte de su ideología. La verdad
es que los nazis no utilizaron los Protocolos al principio, tenían otros textos de la
literatura; pero cuando aparecieron y los conocieron, los absorbieron y los
utilizaron todo lo posible. Y probablemente, más que ningún otro documento,
hayan sido la excusa, la justificación del Holocausto».

Tras la victoria aliada en Europa el 8 de mayo de 1945, Estados Unidos y el resto del
mundo vieron por primera vez lo que había provocado el antisemitismo exacerbado. Pero
la muerte de Hitler y de un tercio de todos los judíos del mundo, ¿traerían por fin el final
del engaño de la conspiración judía?

La teoría de una conspiración judía para hacerse con el control del mundo circulaba
desde antes del nacimiento de Cristo. La idea de que el mundo judío es como una
serpiente, que lentamente rodea a su presa y acaba con su vida y su libertad, ha sido
parte significativa de la historia del odio. Y aunque se podría pensar que el Holocausto
sirvió para aumentar la sensibilidad del mundo ante los peligros del odio, la verdad es
que no es exactamente así. Como una enfermedad incurable, los Protocolos no han
desaparecido.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, “Los Protocolos de los Sabios de Sión” han
reaparecido en los Estados Unidos y en otros países de todo el mundo.

«Probablemente las dos zonas del mundo más destacadas, aparte de Europa y los
Estados Unidos, son Japón y Oriente Próximo. En Oriente Próximo, por supuesto,
hay contacto con los judíos, en concreto por el Estado de Israel, y los Protocolos se
ven como una forma de entender Israel. El hermano de Gamal Abdel Nasser, una
de las figuras más importantes del mundo árabe, escribió la introducción y
publicó una de las ediciones de los Protocolos. Así que es algo muy prominente y
está disponible de forma gratuita. Yo mismo recogí un ejemplar en francés en la
embajada de Arabia Saudí. Los repartían».

Se publican nuevas ediciones en portugués, árabe y sueco. Aparecen en muchas páginas
web y con la llegada de Internet “Los Protocolos de los Sabios de Sión” son más
accesibles que nunca. Y a pesar del hecho de que los Protocolos son falsos, muy pocas de
las fuentes actuales lo mencionan. La perpetuación del mito de la conspiración judía
continúa y los Protocolos siguen siendo considerados un documento auténtico, casi
siempre para apoyar planes antisemitas.

En 1990 se produjo una gran controversia en Los Ángeles, acerca de los motivos para la
venta de los Protocolos y otras obras antijudías en una feria del libro patrocinada por el
ayuntamiento. El concejal de la ciudad, Zev Yaroslavsky, protestó por la presencia de
esos libros en la feria.

«Tenemos ahí a los fabricantes de odio que los utilizarán como un vehículo para
perpetrar sus filosofías del odio. Por eso, mientras sigan ahí, tenemos que
enfrentarnos a ellos por medio de la educación, enseñando a nuestros hijos y
haciendo que todo el mundo sepa que son falsos, al igual que ellos intentan hacer
que todo el mundo piense que los judíos forman una conspiración internacional
que intenta acabar con todo el mundo».

En un artículo sobre la controversia escrito en 1990, Nomo, el periódico estudiantil negro
publicado en el campus de UCLA, defiende la venta de los Protocolos invocando la
Primera Enmienda. Pero en ningún momento dice que los Protocolos son una falsificación.
El artículo dice: “Muchos han intentado condenar el libro y prohibirlo acusándolo de
antisemitismo, pero sin ningún fundamento. La realidad es que los Protocolos nunca han
sido rebatidos.”

Pero los Protocolos sí han sido rebatidos una y otra vez. Y la reportera de UCLA no tiene
que ir más allá de su propia biblioteca para encontrar pruebas.
Este es un informe del congreso de 1964 que condena los Protocolos como documento
histórico inventado.

«Se pueden perpetrar toda clase de engaños y mentiras sobre personas a las que
no se conoce. Cuando yo estudiaba en UCLA, conocí a una chica de Long Island
que era compañera mía en la facultad, que me dijo que yo era el primer judío que
conocía y que le sorprendía que no tuviera cuernos. Me dijo que me había mirado
la cabeza para comprobarlo. Y eso fue en 1968».

De hecho, en Rusia, el lugar donde nacieron los Protocolos, han tardado casi un siglo en
condenar el documento como lo que es. En 1993 un tribunal ruso sentencia que los
Protocolos son una falsificación antisemita. Pero ni siquiera esa proclamación histórica fue
suficiente para frenar el odio.

«¿Te preguntas si se puede acabar con los Protocolos? Las pruebas históricas
dicen que no. Siguen apareciendo en todas partes, en los lugares más extraños:
Japón, Kurdistán, Nueva Zelanda. Lugares en los que aparentemente no hay un,
por así decir, problema judío».

Un buen ejemplo es el de la página de recursos noruegos en Internet. En una fecha tan
reciente como 1998, esta página publicaba las actas imaginarias de una segunda reunión
de los sabios de Sión. Supuestamente celebrada en el centenario de 1997. Estas actas
falsas son incluso más incendiarias que las originales y terminan con esta cita,
supuestamente de uno de los nuevos sabios: “Finalmente veremos el final de esta raza
blanca. Las mentes de los influenciables niños blancos serán moldeadas para convertirlos
en agentes de su propia destrucción.” Y una vez más, en ningún lugar se dice que se trate
de una obra de ficción.

La habilidad de “Los Protocolos de los Sabios de Sión” para encontrar creyentes en todo
el mundo, nos recuerda vivamente el peligro que siguen representando. Solamente
analizando las raíces históricas de creencias tan contagiosas como esa, y exponiendo las
terribles falsedades de las que provienen, podremos detener el odio con la verdad.

Ese es el motivo por el que vamos en busca de la historia.
LOS SEMITAS, EL ANTISEMITISMO Y LOS NAZIS

LOS SEMITAS

La palabra “semita” tiene su origen en el nombre del mayor de los hijos de Noé (Sem) y,
según Gn 10.1,21–31, progenitor de una familia de naciones.

Enciclopedia Encarta98

SEMITAS, término utilizado por primera vez hacia finales del siglo XVIII para denominar
aquellos pueblos citados en la Biblia (Gén. 10,21-32) descendientes de Sem, hijo mayor
del patriarca bíblico Noé. La palabra “semita”, desde entonces, hace referencia a los
pueblos de lengua semítica, tales como los habitantes de Aram, Asiria, Babilonia, Canaán
(incluidos los hebreos) y Fenicia. Los actuales hablantes semíticos son los árabes y los
judíos, particularmente los ciudadanos de Israel. Se desconoce la patria original de los
semitas. Algunos estudiosos la localizan al suroeste de Asia, y otros en Arabia. Las
pruebas arqueológicas indican que los pueblos de habla semítica se dispersaron a través
de Mesopotamia antes del establecimiento de su cultura urbana, y se cree que oleadas de
nómadas semíticos, que comenzaron presumiblemente en tiempos prehistóricos, se
extendieron por los desiertos hacia el oeste, en el denominado Creciente Fértil.
Actualmente, los hablantes semíticos (principalmente árabes) están concentrados en
Oriente Medio y África del Norte. Sin embargo, su influencia ha sido extendida por los
judíos hasta Europa y América, y por los árabes en África, al sur del Sahara y al este hasta
el subcontinente indio.

A los pueblos semíticos se les ha atribuido la invención del alfabeto. Las tres religiones
monoteístas más importantes (cristianismo, islamismo y el judaísmo) se desarrollaron
entre ellos. Actualmente las poblaciones que hablan lenguas semitas están entre los
árabes, los judíos, los etíopes y algunas comunidades del Líbano y norte de Irak.
EN ANTISEMITISMO

Enciclopedia Encarta98

Agitación política, social y económica o de cualquier otro tipo en contra de los judíos. El
término designa la forma de hablar y el comportamiento despectivo hacia el pueblo judío
en general, independientemente de la religión.

Hay un hecho curioso en esto: Los pueblos semitas son varios, pero el antisemitismo es
un fenómeno social sólo contra los judíos.

LOS NAZIS MÁS PROMINENTES

Adolfo Hitler: Nació en 1889 y murió en 1945. Vivió 56 años.
Pronunció un discurso en Nuremberg ante soldados alemanes y
seguidores del partido nazi en el que les inculcó que ellos eran una
raza superior que merecía un espacio vital adicional y un mejor nivel
de vida, y el medio para lograrlo era la conquista. Hitler era un
exaltado orador que solía cautivar a su auditorio. Su ejército era el
mejor equipado y entrenado del mundo en 1938. Está considerado
como uno de los dictadores más brutales de la historia. Tras eliminar a sus posibles
rivales políticos, transformó a Alemania en una moderna máquina de guerra. Benito
Mussolini, gobernante de Italia y él se aliaron en 1936.

Hermann Wilhelm Goering: Nació en 1893 y murió en 1946. Vivió 53
años. Fue un mariscal alemán, comandante en jefe de las fuerzas aéreas
alemanas y segundo líder más poderoso de la Alemania nazi. Goering
se rindió a las fuerzas de Estados Unidos en 1945 y fue juzgado, junto
con otros líderes militares alemanes, por el Tribunal Militar
Internacional de Nuremberg. Fue declarado culpable de todos los cargos
y sentenciado a morir en la horca, pero se suicidó, envenenándose, el 15
de octubre de 1946, horas antes de su ejecución.
Heinrich Himmler: Nació en 1900 y murió en 1945. Vivió 45 años.
Oficial alemán nazi conocido por su labor como jefe de las fuerzas de
policía. En 1929, fue nombrado jefe de la organización conocida como
las SS, y a cuyos miembros se denominaba Camisas Negras, una
fuerza militar del partido nazi. En 1934 tomó el control de la Gestapo
(policía secreta). Desempeñó el cargo de jefe de todas las fuerzas
policiales desde 1936 hasta 1945, y puso en práctica un programa
cruel destinado a exterminar a la población judía y a todos los
oponentes del régimen nazi de Adolf Hitler. Éste le nombró ministro del Interior en
1943. Fue capturado por el ejército británico en 1945. Estaba pendiente de juicio
acusado de ser uno de los principales criminales de guerra, al igual que otros líderes
alemanes, pero no llegó a ser procesado porque se suicidó poco después de su arresto.

Julius Streicher: Nació en 1885 y murió en 1946. Vivió 61 años.
Miembro del partido nazi, fue amigo de Hitler y editor de un
periódico antisemita. En él escribía artículos tras artículos contra los
judíos. Llegó a escribir lo siguiente: “Los judíos son bacterias,
gusanos, y las plagas no se pueden tolerar. Por razones de limpieza e
higiene debemos hacerlos inofensivos acabando con ellos”. Aunque
no estuvo involucrado en la organización del Holocausto, al
considerarse que sus actividades de propaganda antisemita
contribuyeron al genocidio, fue condenado a muerte en los juicios de Nuremberg el 1 de
Octubre de 1946. Fue ejecutado en la horca quince días después, el 16 de Octubre.

Joachim von Ribbentrop: Nació en 1893 y murió en 1946. Igual que
Goering, vivió 53 años. Fue un político y diplomático alemán, a quien
Adolfo Hitler nombró Ministro de Asuntos Exteriores en 1938. En
junio de 1945, tras la derrota y rendición de los ejércitos alemanes, fue
detenido por tropas británicas y juzgado en Nuremberg, junto con otros
líderes nazis. Fue condenado en 1946 por incitar a la guerra, llevar a
cabo crímenes de guerra y cometer delitos contra la humanidad;
posteriormente fue ahorcado.

Rudolph Hess: Nació en 1894 y murió en 1987. Tuvo una larga
vida: 93 años. Político alemán, uno de los principales lugartenientes
de Adolfo Hitler en las décadas de 1920 y 1930. En los juicios por
crímenes de guerra celebrados en Nuremberg entre 1945-1946, fue acusado como
criminal de guerra. La pena de muerte a la que se le condenó fue conmutada por cadena
perpetua, que cumplió en la prisión de Spandau, en Berlín Occidental, de la que fue su
único ocupante desde 1966 hasta su muerte por suicidio en 1987.

Joseph Goebbels: Nació el 29 de octubre de 1897 y murió el 1 de mayo
de 1945. Vivió 48 años. Político alemán, fue el ministro de propaganda
de la Alemania Nazi, figura clave en el régimen y amigo íntimo de
Adolf Hitler. Uno de los principales oradores del Tercer Reich, fue él
quien pronunció el famoso discurso de la guerra total en el Palacio de
los Deportes. La cita más famosa de Goebbels, repetida hoy en día con
frecuencia es: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una
verdad”. Tuvo una gran astucia para persuadir a las masas y para engañarlas. Tras la
derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial se suicidó junto a su esposa,
después de que ésta hubiera matado a sus seis hijos.

Adolf Eichmann: Nació en 1906, murió en
1962. Vivió 56 años. Oficial nazi
responsable del asesinato de millones de
judíos durante la II Guerra Mundial.
Eichmann se unió a la policía secreta nazi
(Gestapo) en 1934 y cuando los alemanes
anexionaron Austria en 1938, se le
encargó el cometido de deportar a los
judíos de ese país de acuerdo con la política
antisemita nazi. Durante la II Guerra
Mundial estaba encargado de “la Solución
Final” del problema judío, en el curso de la
cual los judíos de toda Europa ocupada por
Alemania fueron enviados a campos de
concentración para su total exterminio.
Después de la guerra, Eichmann
desapareció, pero en 1960 agentes israelíes
le localizaron en Argentina, le secuestraron
y le llevaron a Israel. Enjuiciado en
Jerusalén y acusado de crímenes contra la humanidad, fue ahorcado dos años después.
Adolf Eichmann, fue el inventor de las cámaras de gas y el director del plan de total
exterminio de la raza judía.

EL ANTISEMITISMO NAZI

Entre las acciones principales del nazismo, estuvo la persecución sistemática de los
hebreos. Inculcaron en el pueblo alemán, y después en los demás pueblos conquistados,
un odio feroz contra los judíos.

Veamos alguna propaganda nazi de aquellos años contra los judíos. Lo que fue el
preludio de la gran persecución. Todas las imágenes que aparecen aquí, son de fotos
publicadas en aquella misma época en diarios o revistas.
NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS

Enciclopedia Encarta98

Nombre por el que se conoce un violento incidente que tuvo lugar en la Alemania nazi, en
la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938, en la que se llevó a cabo una agresión
organizada contra los miembros de la comunidad judía y se destruyeron sus propiedades.

Este apelativo hace referencia a los cristales destrozados como consecuencia de una
noche de violencia salvaje. El pretexto de esta primera explosión masiva de histeria
antisemítica en Alemania fue el asesinato del diplomático alemán Ernst vom Rath en París,
cometido por un joven alemán de origen judío, Hirsch Grynsapan, encolerizado porque
sus padres habían sido desahuciados por las SS en Polonia.

El atentado tuvo lugar el 6 de noviembre, y tan pronto como Adolfo Hitler, que se
encontraba en Munich, tuvo noticias de la muerte de Rath, incitó a las Juventudes
Hitlerianas y a las SS a tomar represalias contra los 300,000 judíos que aún quedaban en
Alemania. Las veinticuatro horas siguientes fueron de un salvajismo sin precedentes:
fallecieron 91 judíos, hubo centenares de heridos y más de 30,000 fueron arrestados y
enviados a campos de concentración. Se les liberó tres meses después, pero más de mil
ya habían sido asesinados.
Sin embargo, la noche del 9 de noviembre es recordada no sólo por las muertes o
arrestos sino también por la destrucción de decenas de miles de tiendas, negocios y
sinagogas judías que fueron destrozadas e incendiadas. Después de este incidente, se
obligó a los judíos de Alemania (a los que la ley prohibía reclamar indemnizaciones de
sus seguros) a pagar una multa de mil millones de marcos por los daños producidos. Esta
medida fue promulgada en un decreto el 12 de noviembre, y el 15 de este mes se
prohibió oficialmente a quince niños judíos la asistencia a las escuelas alemanas. Si se
analizan estos hechos desde la perspectiva actual, resulta evidente que la Noche de los
Cristales Rotos marcó el comienzo de la política de exterminio de la raza judía en Europa
emprendida por Hitler: lo que se calificó como la “SOLUCIÓN FINAL”.
PROFECÍAS

Levítico 26.36-39: A los que queden de vosotros, les infundiré tal cobardía en sus
corazones, en la tierra de sus enemigos, que el sonido de una hoja que se mueva
los hará huir como se huye ante la espada, y caerán sin que nadie los persiga.
Tropezarán los unos con los otros como si huyeran ante la espada, aunque nadie
los persiga, y no podréis resistir en presencia de vuestros enemigos. Pereceréis
entre las naciones, y la tierra de vuestros enemigos os consumirá. Y los que queden
de vosotros, se consumirán en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad, y
se consumirán junto con sus padres por la iniquidad de ellos.

Deuteronomio 28.64-66: Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un
extremo de la tierra hasta el otro extremo, y allí servirás a dioses ajenos que no
conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra. Y ni aun entre estas naciones
descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo, pues allí te dará Jehová un
corazón temeroso, languidez de ojos y tristeza de alma. Tendrás la vida como algo
que pende delante de ti, estarás temeroso de noche y de día y no tendrás seguridad
de tu vida.
LOS GUETOS

En la antigüedad, parte de una ciudad en la que se obligaba por ley a residir a los judíos.
Por extensión, este término se aplica a cualquier parte habitada mayoritaria o
exclusivamente por judíos. Es sinónimo del término italiano “ghetto”, aunque éste tiene
un significado actual más amplio.

Los guetos surgieron en principio como resultado de la intolerancia practicada por los
cristianos y del deseo por parte de los judíos de mantener su unidad y exclusividad. El
papa Pablo IV creó el primer gueto legal en Roma en el año 1555. Guetos similares
fueron creados en la mayoría de los países de Europa durante los tres siglos siguientes.

Solían estar rodeados por murallas y sus puertas se cerraban al anochecer. En muchos
casos los judíos estaban obligados a llevar un identificativo cuando salían fuera de su
recinto.

EL GUETO COMO DISCIPLINA CATÓLICA

El sacerdote católico argentino Julio Meinvielle escribió el libro titulado “El Judío en el
Misterio de la Historia”. En el mismo aparecen unos párrafos referentes al gueto como
método instaurado por la Iglesia Católica con el fin de controlar a los judíos. He aquí los
párrafos:

El Judío en el Misterio de la Historia 1

Pero si los judíos deben ser respetados en el ejercicio de sus legítimos derechos, no hay
que desconocer su peligrosidad ni hay que dejar de reprimirla. Y así la Santa Sede puso
en vigor, con energía, la disciplina del ghetto, es decir, el aislamiento de los judíos y la
restricción de los derechos civiles.

El dominico Ferraris ha resumido la legislación sobre el ghetto, cuando escribe: “Todos
los judíos deben habitar en un mismo lugar; y si éste no fuera capaz, en dos o tres o los
que sean necesarios, contiguos, los que deben tener sólo una puerta de entrada y de
salida”.

1
http://holywar.org/El-Judio-en-El-Misterio-de-La-Historia_Meinvielle.pdf
Los judíos no podían domiciliarse fuera de los ghettos, y aun no podían ausentarse de
ellos desde el toque del Ave María al atardecer hasta la madrugada.

Tres ventajas importantísimas se derivaban de este régimen: (Constant, Les juifs devant
l’Eglise):

1ª El Estado tenía constantemente número e identidad de los judíos, lo que facilitaba su
vigilancia.

2ª El sentimiento de esta vigilancia mantenía al judío en el recto proceder, ya que el judío
se rige por el temor, de acuerdo a lo que enseña San Pablo, quien dice, hablando de
ellos, que han recibido el espíritu de servidumbre en el temor.

3ª Atendiendo a que la noche es cómplice del malhechor, Qui male agit odit lucem (el que
obra mal, odia la luz.), se prevenían las perversidades de los judíos durante la noche.

Además de la reclusión en los ghettos, los judíos debían someterse a la obligación de
llevar una escarapela o cinta amarilla que los distinguiese de los no-judíos, para que en
esta forma, perfectamente individualizados, no pudiesen hacer daño más que a los
cristianos tontos que se pusiesen en relaciones con ellos.

Dirá alguno: ¿Y estas odiosas distinciones no van contra la justa libertad y contra los
legítimos derechos a que es acreedor todo hombre y toda colectividad humana?

No. De ninguna manera, cuando este hombre y esta colectividad humana rehúsan
asimilarse en el país que le brinda hospedaje; de ninguna manera, cuando esta
colectividad quiere regirse con leyes propias y conspirar contra la nación que le da
albergue. Y éste es el caso del judío, como lo demuestra la teología católica, como lo
exigen las prescripciones del Talmud y como lo comprueba la historia de los mismos
judíos en todo tiempo y lugar.

El mismo Santo Tomás de Aquino, consultado por la duquesa de Brabante sobre si era
conveniente que en su provincia los judíos fueran obligados a llevar una señal distintiva
para diferenciarse de los cristianos, contesta: “Fácil es a esto la respuesta, y ella de
acuerdo a lo establecido en el concilio general (Cuarto de Letrán, año 1215, c. 68), que los
judíos de ambos sexos, en todo territorio de cristianos, en todo tiempo, deben
distinguirse en su vestido de los otros pueblos. Esto les es mandado a ellos en su ley, es a
saber, que en los cuatro ángulos de sus mantos haya orlas por las que se distingan de los
demás”.
La abolición de este sistema se produjo a raíz de la Revolución Francesa y de los
movimientos liberales del siglo XIX. En 1870 el gueto de Roma, el último legal que
quedaba en Europa, fue abolido por Víctor Manuel II, rey de Italia.

LOS GUETOS EN LA ERA DE LOS NAZIS

Adolfo Hitler ordenó de nuevo su instauración en los países ocupados durante la
Segunda Guerra Mundial como parte de su plan global de aniquilación de los judíos. El
gueto más tristemente famoso durante este período fue el de la ciudad polaca de
Varsovia.

El 21 de setiembre de 1939 el jefe de la Policía de Seguridad de las SS ordenó que los
judíos residentes en aldeas y pueblos en la zona de ocupación alemana de Polonia fueran
concentrados en ciudades grandes cercanas a éstos. Ese fue el primer paso para el
establecimiento de los guetos en Polonia. Los judíos fueron encerrados en guetos,
situados por lo común en la parte más pobre y descuidada de la ciudad, a menudo sin
electricidad e instalaciones sanitarias básicas.

A principios de 1940 fue establecido en Lodz un gueto grande, herméticamente cerrado.
El más grande se estableció en Varsovia a fines de 1940, donde fueron encerrados al
comienzo unos 500,000 judíos.

Los judíos podían llevar solamente posesiones personales, perdiendo de esa manera el
resto de sus propiedades. El hacinamiento en los guetos era enorme y la falta de higiene
un problema insoluble. Las raciones oficiales de comida eran insuficientes para el
sustento.

Bajo esas circunstancias la vida en el gueto se caracterizaba por el hambre y altos
índices de enfermedad y muerte. Los alemanes tomaban severas medidas contra los
contrabandistas de comida, incluso la pena de muerte.

A pesar de las condiciones inhumanas se llevó a cabo en los guetos por medio de
organizaciones comunitarias e instituciones de ayuda un esfuerzo concentrado para
preservar la vida y satisfacer las necesidades de la comunidad.
Después de los asesinatos masivos en los territorios conquistados a la Unión Soviética a
partir de junio de 1941, se establecieron guetos también en esos territorios, a pesar de
que la intención de los alemanes era liquidar a sus habitantes lo antes posible. El más
grande de esos guetos fue establecido en Minsk, Bielorrusia, en el que fueron encerrados
cerca de 100,000 judíos.

En Terezin (Theresienstadt), una ciudad fortaleza en el noroeste checo, los nazis
establecieron un gueto en noviembre de 1941 en el que fueron recluidos judíos de
Bohemia y Moravia, judíos famosos o destacados del Reich y ancianos, y algunos miles
de judíos de Holanda y Dinamarca. De hecho este gueto sirvió como campo de
transición a campos de exterminio, bajo la supervisión de las SS, aunque por un breve
tiempo fue utilizado como un gueto modelo con fines propagandísticos. En el momento
de su liberación habían pasado por Theresienstadt 155,000 personas. 35,440 perecieron
en el gueto y 88,000 fueron deportadas para ser exterminadas.

En marzo de 1944 los alemanes ocuparon Hungría, y en abril comenzaron las
deportaciones a Auschwitz. En noviembre se estableció un gueto en Budapest en el que
fueron recluidos 70,000 judíos.

Con el establecimiento de los guetos se cumplieron algunas metas importantes para los
nazis: el hacinamiento de los judíos bajo una estricta supervisión, el robo de sus
pertenencias y los beneficios que se podían obtener de su trabajo

Los guetos aislaron a los judíos del mundo exterior y los volvieron vulnerables e
impotentes en los momentos más decisivos. Asimismo exacerbaron la hostilidad que ya
existía en la población local. Los alemanes establecieron más de mil guetos en Europa
oriental, y algunos más en el centro y sur de ese continente.
El gueto de Cracovia, ciudad del sur de Polonia

Para tener más detalles de los horrores
sufridos por los judíos en el gueto de
Cracovia, recomendamos ver la
película titulada: “La Lista de
Schindler”.2 Es una película
biográfica de 1993 dirigida por
Steven Spielberg que cuenta la
historia de Oskar Schindler, un
empresario alemán que salvó
las vidas de más de un millar de judíos polacos durante el Holocausto.

El gueto de Varsovia

Otro gueto cuya historia también está llena de horrores fue el de Varsovia, capital de
Polonia. 500,000 judíos concentraron ahí los nazis. El gueto de Varsovia fue el más
grande establecido por la Alemania Nazi en Polonia durante el Holocausto, en la
Segunda Guerra mundial.

En los tres años de su existencia, el hambre, las enfermedades y las deportaciones a
campos de concentración y de exterminio redujeron su población de un total estimado en
500,000 a 50,000 habitantes.

2
https://vimeo.com/278068841/ea21c2522b
Del gueto a las cámaras de gas

Asalto y matanza en el gueto de Varsovia
Al verse destinados a tan terrible aniquilación, los judíos que quedaron en el gueto al fin
se rebelaron y empuñaron las armas para defenderse. Cuarenta y cinco días duró la
resistencia. Los alemanes tuvieron que emplear la aviación de guerra para sofocar la
rebelión. He aquí la orden de Heinrich Himmler:
“Por razones de seguridad, ordeno que el Gueto de Varsovia sea
destruido en cuanto esté instalado el campo de concentración. La
demolición del Gueto de Varsovia y la instalación del campo de
concentración son necesarias para la pacificación de Varsovia. Este foco
de criminalidad no podrá ser extinguido mientras subsista el gueto. De
todos modos, será preciso conseguir la desaparición de las viviendas destinadas hasta el
momento a 500,000 infrahombres, que son absolutamente inutilizables para alemanes.
En cuanto a la ciudad de Varsovia, aglomeración de más de un millón de habitantes y
foco constante de disgregación y revueltas, es preciso asignarle un espacio más
reducido.”
Firmado: Heinrich Himmler. 16 de Febrero de 1943.

El gueto, donde sólo residían personas civiles; hombres, mujeres y niños, que se habían
armado en defensa propia, fue bombardeado salvajemente por la aviación militar, debido
a la orden de este feroz asesino.

El Pianista es una película del año 2002 dirigida por Roman
Polanski. Es una adaptación de las memorias del músico
polaco de origen judío Wladyslaw Szpilman, el cual
sobrevivió al hambre, las enfermedades, las deportaciones y las
matanzas en el gueto de Varsovia. Recomendamos verla para
estar más identificados con los trágicos sucesos de este infernal
gueto. 3

3
https://vimeo.com/278112688/70d45f7b4d
EL HOLOCAUSTO (PROFECÍA)

INTRODUCCIÓN

Hemos querido hacer un poco de énfasis en este terrible proceso del pueblo judío, el del
Holocausto, porque el mismo nos indica una señal para el cambio. Nos parece que a
partir de esta fecha comienza la última etapa: la del retorno. El Holocausto terminó en el
año 1945; en 1948, apenas tres años después, Israel declaraba su independencia como
estado soberano entre los demás países de la tierra. Vemos entonces el Holocausto como
el clímax, el desenlace final de todo el larguísimo proceso de los sufrimientos en la
Diáspora, para dar paso al retorno del pueblo judío a su tierra.

La etapa del destierro duró más de 850 años, contándola desde el 722 a.C., cuando los
asirios se llevaron cautivos a los israelitas del norte, hasta el 135 d.C. con el segundo
destierro romano. La Diáspora por lo tanto dura más de 2,700 años, puesto que comenzó
con el destierro asirio y todavía los judíos están esparcidos por el mundo.
¿Cuánto durará la etapa del retorno? No se sabe. Pero lo que sí podemos asegurar es que
comenzó ya, y el establecimiento del Estado de Israel en 1948 marca el cambio en el
tiempo profético.

PROFECÍA

Ez. 37.1-14: La mano de Jehová vino sobre mí, me llevó en el espíritu de Jehová y me
puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Me hizo pasar cerca de ellos, a su
alrededor, y vi que eran muchísimos sobre la faz del campo y, por cierto, secos en gran
manera. Y me dijo:

—Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos?

Yo le respondí:

—Señor, Jehová, tú lo sabes.

Me dijo entonces:

—Profetiza sobre estos huesos, y diles: “¡Huesos secos, oíd palabra de Jehová! Así ha
dicho Jehová, el Señor, a estos huesos: Yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.
Pondré tendones en vosotros, haré que la carne suba sobre vosotros, os cubriré de piel
y pondré en vosotros espíritu, y viviréis. Y sabréis que yo soy Jehová.”

Profeticé, pues, como me fue mandado; y mientras yo profetizaba se oyó un estruendo,
hubo un temblor ¡y los huesos se juntaron, cada hueso con su hueso! Yo miré, y los
tendones sobre ellos, y subió la carne y quedaron cubiertos por la piel; pero no había
en ellos espíritu. Me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al
espíritu que así ha dicho Jehová, el Señor: “¡Espíritu, ven de los cuatro vientos y sopla
sobre estos muertos, y vivirán!”» Profeticé como me había mandado, y entró espíritu en
ellos, y vivieron y se pusieron en pie. ¡Era un ejército grande en extremo!
Fotos del Holocausto en la Segunda Guerra Mundial
Los versículos 1 al 14 del capítulo 37 de Ezequiel narran la visión que tuvo el profeta de
una multitud de huesos secos en un valle, y sobre los cuales Dios mandó dos veces a que
Ezequiel profetizara, con el fin de que todos aquellos huesos recibieran vida. En el
simbolismo de la visión, cuatro versículos son de capital importancia para el estudio que
estamos haciendo sobre Israel en la Profecía y en la Historia. Nos referimos a los
versículos 11 al 14, en los cuales el Señor le revela al profeta el significado de la visión.

Según como está escrito en la revisión de 1995 de la Reina-Valera, el versículo 11 dice:
Luego me dijo: «Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. Ellos dicen:
“Nuestros huesos se secaron y pereció nuestra esperanza. ¡Estamos totalmente
destruidos!”

Después del Holocausto nazi, la mayor parte del pueblo de Israel que vivía en Europa
quedó literalmente convertido en un enorme campo lleno de huesos y montones de
cenizas. En los campos de concentración y de exterminio, murieron y quedaron
insepultos o fueron quemados millones de judíos. La población hebrea en Europa de
antes de la guerra sumaba más de ochos millones de seres. Casi seis millones perecieron
por la barbarie nazi.

Sin embargo, algo extraordinario ocurrió en esa fase de su terrible historia. Era algo
imposible de imaginar que pudiera ocurrir tal cosa en ese momento, por las
circunstancias tan horribles que vivían los israelitas.

Durante más de 18 siglos, los judíos de todos los tiempos y lugares habían alentado el
deseo y la esperanza de retornar a la tierra prometida para restaurar la perdida nación de
Israel. Nunca lo pudieron alcanzar. En el instante en que quedaron aniquilados casi por
completo, vagando sin hogar ni patria por todos los campos de refugiados de Europa,
con millones de hermanos de raza y de religión pudriéndose en los campos de varias
naciones de Europa. Cuando podían literalmente decir como Dios le reveló al profeta:
Nuestros huesos se secaron y pereció nuestra esperanza. ¡Estamos totalmente destruidos!
En ese momento, el más aterrador de todos, alcanzan lo que habían anhelado durante
más de mil ochocientos años: el retorno a la Tierra Prometida y el resurgimiento de
Israel como una nación independiente y soberana.

Al término de la guerra, en el año 1945, son un pueblo aniquilado y sin patria. Tres años
después, el 14 de Mayo de 1948, el Estado de Israel declara su independencia en
Palestina, amparado por un decreto de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Por eso es que encontramos tan significativas y con un cumplimiento profético tan
exacto, las palabras dichas por el Señor al Ezequiel, después que le mostró el valle de los
huesos secos: «Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. Ellos dicen:
“Nuestros huesos se secaron y pereció nuestra esperanza. ¡Estamos totalmente
destruidos!” Por tanto, profetiza, y diles que así ha dicho Jehová, el Señor: Yo abro
vuestros sepulcros, pueblo mío; os haré subir de vuestras sepulturas y os traeré a la
tierra de Israel. Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros y os
saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. Pondré mi espíritu en vosotros y viviréis, y os
estableceré en vuestra tierra. Y sabréis que yo, Jehová, lo dije y lo hice, dice Jehová.»
Opinión de Benjamín Nethanyahu, primer ministro de Israel

Click Aquí

Este cumplimiento profético tan exacto de Ezequiel 37, nos lleva a la conclusión segura
de que el tiempo del retorno del pueblo judío a su tierra, la tercera etapa profetizada por
Moisés, comenzó en 1948.
CAMPOS DE CONCENTRACIÓN Y DE EXTERMINIO

Enciclopedia Digital Wikipedia

Los campos de exterminio, también llamados campos de la muerte o fábricas de la
muerte, eran un tipo de campo de concentración construidos durante la Segunda
Guerra Mundial por la Alemania nazi para asesinar judíos y otros grupos considerados
indeseables por el gobierno nazi, como comunistas, gitanos, homosexuales,
pentecostales, testigos de Jehová y discapacitados.

Los nazis denominaron la "solución final" (Endlösung en alemán) al asesinato
sistemático de todos los judíos como parte del Holocausto.

A diferencia de los campos de concentración como Dachau y de los campos de trabajo
de esclavos, donde las espantosas tasas de mortalidad eran consecuencia de la
inanición y de los maltratos, los campos de exterminio fueron diseñados
específicamente para la eliminación de personas. Seis de los siete campos de
exterminio alemanes se construyeron en el actual territorio de Polonia equipada con
cámaras de gas y otros medios: Auschwitz II (Auschwitz-Birkenau), Belzec, Chelmno
(Kulmhof), Majdanek, Sobibor y Treblinka.

Liberados los campos de exterminio fueron numerosos los testimonios de
sobrevivientes en los que se detallaban los diferentes sistemas empleados por las
tropas S.S. para asesinar de forma masiva a los prisioneros. Lo que en este capítulo se
describe son los extractos tanto de los relatos de prisioneros liberados como de las
declaraciones de testigos durante los juicios de Nuremberg y que dieron algo de luz a
las atrocidades cometidas.

Ahogamientos masivos

Este método era usado en mayor medida por la Ustasha 1 y tropas S.S. 2 del este de
Europa. En algunos momentos y cuando la falta de munición se unía a suelos duros y
helados por el frío que no permitía cavar fosas comunes se agrupaban formaciones de
prisioneros (hombres, mujeres y niños) a los que se les rodeaba con cuerdas o
alambres formando círculos de varias decenas de personas para ser arrojados a un río
o pantano. La muerte por ahogamiento era inevitable.

1
Organización terrorista croata aliada de los nazis.
2
Organización militar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio de Adolf Hitler y del Partido
Nacionalsocialista Obrero Alemán en la Alemania nazi, y después por toda la Europa ocupada por los alemanes durante
la Segunda Guerra Mundial.
Cámaras de gas (1):

Las cámaras de gas primarias eran habitáculos toscamente construidos incluso de
madera en las que se metían de 500 a 700 prisioneros en apenas 25 metros cuadrados;
una vez que quedaban encerrados se arrancaba un motor diesel exterior cuyo escape
estaba conectado a la cámara. La muerte en estos casos con el monóxido de carbono
era rápida e indolora ya que antes de morir el prisionero se aletargaba en un sueño
mortal carente de dolor físico aunque brutal por saber que iban a morir.

Cámaras de gas (2):

Con el buen resultado que dieron las cámaras primarias y con la “solución final” en
marcha se construyeron cámaras sólidas y dotadas de simuladas duchas por las que se
introducía el gas Zyklon B; el proceso para morir estaba inteligentemente estudiado:
Primero y tras la selección de la muerte los prisioneros sentenciados eran llevados
mediante engaños a una habitaciones en las que se les obligaba a desnudarse bajo el
pretexto de someterlos a una duchas de desinfección y limpieza. Cuando ya estaban
apretados en la cámara, esta se cerraba con puertas metálicas y comenzaban a infiltrar
el gas por las duchas; los gritos de horror eran espantosos mientras que por las
mirillas o ventanucos de la cámara observaban los S.S. la lenta y dolorosa agonía de la
muerte. Una vez que todos estaban muertos y el gas eliminado se abría otra puerta en
la que entraban los sonderkommandos 3 arrancaban las piezas dentales de oro y
recogían anillos y pequeñas joyas que los prisioneros habían escondido en los orificios
vaginales o anales. Tras este proceso los mismos sonderkommandos los introducían en
los hornos crematorios para incinerar los cadáveres.

Cámaras eléctricas

Aunque su existencia no ha sido probada si queda constancia por los testimonios de
testigos y los propios acusados de Núremberg. Eran cámaras en las que el suelo
metálico estaba electrificado; una vez que la cámara se encontraba llena de
prisioneros se activaba la corriente eléctrica y morían electrocutados de forma
terrible.

Camiones de gas

Eran camiones con las cajas traseras completamente hermetizadas en las cuales los
prisioneros se colocaban de pie y apretados; una vez cerradas las puertas traseras se
conectaba un tubo desde el escape del motor hasta la caja trasera y el vehículo se
ponía en marcha. El monóxido de carbono producido por el motor diésel inundaba la
caja y ahogaba en pocos minutos a los prisioneros; cuando los camiones llegaban a las

3
Unidades de trabajo durante la Alemania nazi que estaban formados por prisioneros judíos, y no judíos, seleccionados
para trabajar en las cámaras de gas y en los crematorios en los campos de concentración nazis, durante la Segunda
Guerra Mundial.
fosas comunes bastaba abrir las puertas traseras para que unos sonderkommandos
sacasen los cadáveres de los prisioneros y fuesen sepultados inmediatamente.

El ahorcamiento

Prisioneros fornidos eran obligados a talar árboles y construir con ellos toscas
construcciones para ahorcar a los reos; en grupos eran subidos a los troncos y se les
colocaba una cuerda alrededor del cuello para después derribar el tronco en donde se
apoyaban y morir asfixiados.

El despeñamiento

En las canteras y obras en las que trabajaban prisioneros esclavizados a los más
débiles o agotados por la fatiga y el hambre se les empujaba al vacío para morir
despeñados; a estos muertos habría que sumar los que voluntariamente se arrojaban
buscando una muerte rápida y menos dolorosa.

El hacinamiento

En los vagones de ganado destinados al transporte de prisioneros era tal el escaso
espacio para moverse que cuando las puertas eran abiertas se descubría a personas
que ya muertas habían permanecido de pie por no disponer de un espacio por el que
desplomarse. El hambre, la sed o la falta de oxígeno eran las principales causas de
estas muertes.

El hambre

Los prisioneros que eran seleccionados para vivir eran sustentados con raciones
ínfimas de algo parecido a café (que no era café) por la mañana, una sopa (por
llamarlo de alguna manera) al mediodía y en algunas ocasiones un pedazo de pan
duro; claro está que en poco tiempo estos “festines” unidos a la fatiga del trabajo
continuado daban cuenta de la estropeada salud en poco tiempo. Pero eso no
importaba al régimen nazi ya que el continuo flujo de nuevos prisioneros sustituía a los
muertos por el hambre. Otra forma de morir por el hambre era el castigo; muchos
prisioneros eran encerrados en grupo y atados como animales a las paredes de una
celda para dejarlos morir de hambre; tal es el caso del sacerdote Maximilian Kolbe 4
que prefirió dar su vida a cambio de la de un prisionero condenado a morir de hambre
y que imploró por vivir para volver con su mujer e hijos.

El martillo

En algunos campos de concentración y exterminio (sobre todo en los de Polonia) se
utilizó un sistema eficaz y barato de asesinar en masa; un prisionero era colocado

4
https://es.wikipedia.org/wiki/Maximiliano_Kolbe#Sus_%C3%BAltimos_d%C3%ADas
tumbado y bocabajo y un martillo enorme accionado por una palanca golpeaba
brutalmente la cabeza del reo por lo que le producía la muerte inmediata; unos
chorros de agua para eliminar la sangre que manaba de la cabeza y otro prisionero se
colocaba bajo el martillo. Muchos prisioneros de guerra rusos fueron asesinados por
este método.

El veneno

En ciertas poblaciones de este de Europa, oficiales de la S.S. reunían a los niños de los
pueblos en grandes grupos y bajo sonrisas y juegos y con la excusa de una excursión
campestre se les llevaba a un campo o bosque cercano en donde se les daba bebidas
calientes con galletas envenenadas.

Fusilamientos masivos (1)

A medida que invadían Europa los soldados escogían a inocentes de forma aleatoria
para fusilarlos como escarmiento por la muerte de algún soldado a manos de la
resistencia o simplemente para eliminar focos de supuestos reaccionarios al régimen
nazi. En el frente ruso las tropas alemanas llegaron a aniquilar totalmente más de 511
poblaciones matando a mujeres, hombres, niños y ancianos.

Fusilamientos masivos (2)

En cualquier bosque se reunían centenares o miles de prisioneros a los que se les
obligaba a desnudarse. Un grupo de ellos bien por su fortaleza física o por humillarlos
eran destinados a cavar enormes fosas; una vez que estaban terminadas se reunían
pequeños grupos desnudos al borde de las fosas y se les disparaba con las
ametralladoras en ráfagas o disparos de pistola; una vez que este grupo estaba muerto
se traía otro y el sistema se repetía; familias enteras fueron asesinadas de esta manera
y se estima que más de un millón de seres humanos fueron exterminados por este
método.

Incineración

Esta era la forma de morir de quienes informaban a otros presos de lo que realmente
ocurría en las cámaras de gas. Si un sonderkommando decía a los recién llegados que
iban a morir era introducido vivo en un horno crematorio y asesinado de esta manera
cruel como ejemplo para los demás.

La enfermería

Aunque útil para ser utilizada por los verdugos, era un lugar de terror para los
prisioneros. La mayoría de los médicos de los campos de concentración
experimentaban nuevas medicinas o productos tóxicos con los enfermos o prisioneros
que reunían características especiales como ser gemelos, altos, fuertes, etc.
La estaca

Una de las formas de asesinar favoritas de los S.S. Con los brazos atados a la espalda a
los prisioneros se les colgaba por la unión de las muñecas por lo que las articulaciones
se fracturaban, los húmeros se desarticulan junto con la escápula y la clavícula. Tal
dislocación producía horribles deformaciones, a menudo permanentes. La agonía se
alargaba hasta que al fin el esqueleto se desmembraba. Al final, la víctima, paralizada,
moría tras una dolorosa agonía.

La invitación

En los campos de concentración era habitual que los verdugos escogiesen a un
prisionero cualquiera y le diesen entre todos una brutal paliza; seguidamente se le
suministraba una cuerda o cinturón y se le encerraba en las letrinas o cualquier
habitación “invitándole” a suicidarse; si tras 10 minutos de espera el prisionero no se
había suicidado se le daba otra paliza; evidentemente muchos prisioneros prefirieron
suicidarse para evitar la segunda paliza.

La tala de árboles

En los bosques de árboles altos se obligaba a los prisioneros a subir hasta la copa de
los mismos. Reunían allí a un buen número de ellos. Después otros prisioneros talaban
el árbol desde su base y al caer los reos que estaban en la copa morían por la caída.

Muerte por duchas

Era común instalar en las regiones heladas duchas de campaña conectadas a bombas
de presión; los prisioneros eran obligados a desnudarse en mitad de la nieve e
introducirse bajo el agua helada de las duchas por lo que pronto morían de frío. Los
S.S. estaban armados de varas y látigos que no dudaban en usar si algún prisionero
salía de la ducha. Una vez que los prisioneros estaban muertos se retiraban los
cadáveres para que la misma nieve los sepultase. Otra forma de morir por este medio
era para el divertimento de los verdugos: Se cavaban agujeros en la nieve en los que
metían hasta medio cuerpo a prisioneros desnudos. Una vez inmovilizados les echaban
cubos de agua hasta quedar convertidos en estatuas de hielo. Una macabra diversión
de la S.S.

Muerte por el fuego o por bombas

Este método era habitual de la Ustasha. Cuando llegaban a cualquier pueblo del este
de Europa reunían a la población y separaban a mujeres, niños y ancianos por un lado
y a hombres por el otro. Los hombres eran torturados y fusilados. Los demás eran
encerrados en graneros, iglesias o sinagogas a las que se les prendía fuego para morir
abrasados en su interior o se introducían por las ventanas granadas de mano y
bombas.
Imágenes del Holocausto
ORDEN DE UN GENERAL NORTEAMERICANO

El general Eisenhower contempló los cuerpos de los prisioneros judíos asesinados por
los guardias de las SS en el campo de concentración de Ohrdruf. Fueron asesinados
antes de la llegada de las fuerzas norteamericanas. En esta ocasión Eisenhower dijo:
“…que se tenga el máximo de documentación, que se hagan filmes, que se graben
testimonios, porque ha de llegar el día en que algún idiota se va a plantar y decir que
esto nunca sucedió”.

Testimonios (Video) 5

Sobreviviente: Alguien se puso a gritar: ¡Americanos! ¡Americanos! Y no
sabíamos a qué se referían por “americanos”. Y se pusieron a señalar el
cielo.

Sobreviviente: Salieron aviones de detrás de las montañas. De repente. Y
bombardearon el convoy. Y no nos tocaron. Ninguno de nosotros fue herido.
Así supe por primera vez que Estados Unidos intervenía en la guerra.

5
https://vimeo.com/user6973586/review/281598694/4ed2e0a19b
Ex-soldado norteamericano: Fue el 29 de Abril cuando me ordenaron ir a
Dachau. En realidad fue la noche del 28. Y nos ordenaron despegar lo
antes posible para llegar a Dachau. Sin saber lo que nos esperaba.

Ex-soldado norteamericano: Creímos que era un campamento. Un
campamento militar alemán lo que íbamos a atacar. Y por lo tanto a
capturar a la gente que estuviera allí dentro.

Ex-soldado norteamericano: Nos encontrábamos en las inmediaciones de
lo que resultaron ser campos de concentración.

Superviviente: De repente oímos ametralladoras disparando. Primero
creíamos que nos mataban. Y después vimos soldados americanos
trepando y arrastrándose y disparando. Y luego vimos a los soldados
alemanes viniendo desde allí. Y al encontrarse aquí en el centro, los
alemanes se rindieron. Pero imagínate a 32,000 personas saliendo de todos esos
barracones.

Fuera del campo, en las vías del ferrocarril, había 40 vagones de carga
(creo que contamos) absolutamente repletos de cadáveres. Y al no saber
lo que íbamos a encontrarnos… Aquello fue totalmente irreal.

La mayoría llevaba pijamas de franela. Sólo llevaban eso. Pijamas a rayas
azules y rayas blancas.

La gente estaba débil. Débil, quizás no sea el término apropiado. Estaban
famélicos. Algunos de ellos parecían muy viejos, aunque no lo eran.

Eran muertos vivientes. Por eso les llamábamos “esqueletos”.
Primero salieron unos cuantos. Después salieron más. Y luego más. Y
seguían acercándose a nosotros porque era como si comprendieran
perfectamente que nosotros éramos distintos. Y que éramos gente que
veníamos a ayudarles.

Y los americanos apuntaron sus armas contra los alemanes. Pero no los
mataron, nos los dejaron a nosotros. Y habiendo cogido a una docena o
así de soldados alemanes, los despedazamos literalmente.

Capturamos al coronel alemán. Y yo me acerqué y le dije que íbamos a
enviarle a nuestros oficiales para que le interrogaran. Y él me escupió a la
cara. Y yo lo maté. Poco después de eso fue cuando terminó la guerra.
Pero en aquellos últimos días tratamos de impedir para siempre que
Alemania tuviera la oportunidad de remontarse y hacerle eso a alguien.

Yo vi muchas cosas horribles durante dos años en Italia, en Francia y
Alemania; pero lo peor que he visto en toda mi vida han sido los
supervivientes del Holocausto. Eso es algo que hasta hoy no he podido
olvidar.
AUSCHWITZ

Todavía hoy existe como museo en memoria del Holocausto para que la humanidad
no olvide tan fatídico hecho.

Cuando los prisioneros llegaban a este campo de exterminio, los soldados los dividían
en dos grupos: obreros y no aptos para el trabajo. A estos últimos se les ordenaba
quitarse la ropa y se les introducía en masa en cámaras de gas, donde eran asesinados
con gas de cianuro. Los nazis mataron más de un millón de personas sólo en este
lugar.
Visita al museo de Auschwitz (Video)1

Bueno, estamos en la ciudad polaca de Oswiecim. Para nosotros, para los
occidentales, Oswiecim significa Auschwitz. Para mí es muy emocionante mostrarles
lo que significó Auschwitz para la historia.

EL TRABAJO LIBERA. Estos campos fueron creados en el año 1940.Eran campos
de concentración. De trabajadores que trabajaban cerca de aquí, en fábricas de
armamentos. Trabajaban hasta tanto les daban las fuerzas. Luego de ahí eran
eliminados. Tanto en este campo como en un campo cercano al que también vamos a
tratar de ir: el Birkenau. Y los recibía, irónicamente, la orquesta de los prisioneros.

Este campo fue abandonado apresuradamente por los alemanes, razón por la cual no
fue destruido en su totalidad.

En Auschwitz murieron un millón medio de personas, de los cuales son un millón
ciento cincuenta mil judíos. Diez mil rusos (que fueron los primeros habitantes de
este campo de concentración. Inicialmente era un campo de detenidos
políticos).También miles de gitanos. Ciento cincuenta mil polacos. Y de 27 diversas
nacionalidades.

Todos los prisioneros traídos aquí eran seleccionados por médicos de las SS, y
aquellos que estaban en capacidad de seguir trabajando así lo hacían. Por testimonios
de alemanes el 70% pasaba directamente a las cámaras de de gas.

1
https://youtu.be/9IOEoGBdOjQ
Miles de cacharros usados durante esos años

Zapatos
La ropa

Peines
Espejuelos

Barracas
Fotos

Paredón de fusilamiento. Los mismos prisioneros cargaban a los muertos.

¿Qué tenemos acá? Fuera del perímetro esta es la cámara de gas, con que se gaseaba,
se mataba a los prisioneros.
Crematorio
Judíos, católicos, homoxesuales, testigos de Jehová, disidentes políticos. Seres
humanos fueron sus habitantes y víctimas. En todo ese tiempo, con sus cenizas se
sembró el aire del mundo. Cuatro años y el mundo nada vio.
BERGEN-BELSEN Y BELZEC

BERGEN-BELSEN

Dos escenas corrientes en el campo femenino de Bergen-Belsen.
Unas prisioneras despojan de sus vestidos aún en buen estado a compañeras recién
muertas.

Otras transportan al centro del campo a las muertas en cada barracón durante la
jornada.
Cadáveres en descomposición. El oficial médico, general inglés Dempsey, describió
el campo de Bergen-Belsen como "el más horrible y espantoso lugar".

Miembros de las SS capturados por los ingleses, son obligados a cargar los cadáveres
en camiones, para ser transportados a su sepultura.
Tropas británicas con bayoneta calada, obligan a los guardias de las SS, a cargar en
camiones los cadáveres de sus víctimas, para ser llevados a las fosas comunes.

Asistentes médicos británicos, con indumentaria protectora, evacúan de Bergen-
Belsen a los enfermos
Fosas comunes en Bergen-Belsen: cuerpos de hombres y mujeres yacen en horrible
confusión, con evidentes muestras de depauperación y algunos de ellos mutilados.
Mujeres de las SS, gordas y bien nutridas, descargando de los camiones los cuerpos
de las víctimas que son echados a una fosa común.

Hombres de las SS son obligados, cuando la liberación del campo, a enterrar a sus
víctimas. El oficio de difuntos corrió a cargo de sacerdotes británicos.

Click Aquí
BELZEC

De Belzec no tenemos imágenes, sólo el relato, tan espeluznante
como las imágenes, del ingeniero Kurt Gerstein, quien fuera
oficial de las SS e inspector nazi de los campos de exterminio.
Gerstein se entregó a las fuerzas aliadas en mayo de 1945 y se
suicidó en la cárcel en julio de ese mismo año.

La narración está tomada del libro titulado “El Tercer Reich y los
Judíos”, páginas 101-105.

El Tercer Reich y los Judíos. Autores: León Poliakov y Josef Wulf1

«El día siguiente partimos hacia Belzec. Habían construidos especialmente
una pequeña estación cerca de una colina al norte de la calzada de Lublin-
Lvov, en el ángulo izquierdo de la línea de demarcación. Al sur de la
carretera había algunas casas que ostentaban la inscripción: “Comando
Especial de Belzec de las fuerzas SS”. El capitán de policía, Wirth, jefe de
toda la instalación de exterminio, aun no había llegado. [...] Aquel día no vi
muertos, pero un olor pestilente flotaba sobre toda la región en aquella
cálida jornada de agosto, y volaban por todas partes millones de moscas.» Al
lado de la pequeña estación con dos vías había un gran barracón destinado
a "guardarropía" con una amplía ventanilla titulada "valores". Más allá, una
sala con un centenar de sillas, la "peluquería". A continuación, en el exterior,
una pequeña avenida flanqueada de abedules, con alambradas a uno y otro
lado y letreros en que se leía: “A las salas de baño y de inhalaciones". Frente
a nosotros, una casa del tipo de las de un establecimiento de baños,
adornada con geranios, una escalera y, a cada lado, derecha e izquierda,
tres habitaciones de 5x5 m. 1.90 de altura con puertas de madera parecidas
a las de los garajes. En la pared del fondo, no muy visible en la oscuridad
grandes puertas, corredizas de madera. En el techo —pequeña broma
ingeniosa— la estrella de David.

«El día siguiente, poco antes de las siete, se me anunció: “Dentro de 10
minutos va a llegar el primer tren”. En efecto, unos minutos después llegaba
un tren de Lvov: cuarenta y cinco vagones conteniendo 6,700 personas,
1,450 de las cuales estaban ya muertas. Detrás de las ventanas enrejadas,
veíanse niños terriblemente pálidos y asustados, con la mirada llena de
angustia, hombres y mujeres. El tren entró en el andén. Doscientos
1
http://joaquinabreu.net/wp-
content/uploads/Recursos/Libros/El_Tercer_Reich_y_los_judios_documentos_y_estudios.pdf
ucranianos arrancaron las portezuelas y sacaron a la gente de los vagones a
latigazos. Un gran altavoz daba distintas instrucciones: quitarse la ropa, las
gafas, las dentaduras postizas y toda clase de aparatos ortopédicos.
Entregar en las taquillas todos los objetos de valor, sin comprobantes ni
recibos. Atar uno con otro los zapatos (con vistas a la recuperación de la
ropa), porque en un montón de más de 25 metros nadie hubiera sido capaz
de rehacer los pares. Las mujeres y las muchachas a la “peluquería”,
donde, con dos o tres tijeretazos les cortan el cabello que meten acto
seguido en sacos de patatas. Un oficial de las SS de servicio me aclara: “Es
para hacer no sé qué para los submarinos”.»

«Acto seguido empieza el desfile. A la cabeza una linda muchacha.
Caminaban a lo largo de la avenida, absolutamente desnudos, hombres,
mujeres y niños, sin miembros artificiales. Yo me quedé con el capitán
Wirth en la rampa, entre las cámaras de gas».

«Las madres que estrechaban a sus bebés contra el pecho, suben, vacilan, y
por fin entran en las cámaras de la muerte. En un rincón un robusto SS con
voz de pastor dice a los desgraciados: “¡No les ocurrirá nada malo! Tan sólo
han de respirar fuerte en las cámaras, ello fortalece los pulmones: es un
medio de prevenir las enfermedades y las epidemias”. A las preguntas
acerca de qué suerte les esperaba, responde: “Naturalmente, los hombres
tendrán que trabajar, construir casas y caminos. A las mujeres no se les
obligará a hacerlo; se ocuparán de la casa, de la cocina”. Para algunos de
estos desgraciados era una única y pequeña esperanza, suficiente para
hacerles caminar sin resistencia hacia las cámaras de la muerte. La mayoría
de ellos sabe a qué atenerse, el olor les anuncia su suerte. Suben por una
escalerilla y lo ven todo. Madres con los pequeñuelos apretados contra el
pecho, niños, personas mayores, hombres, mujeres, todos completamente
desnudos, vacilan, pero entran en las cámaras de la muerte, empujados por
los demás que vienen detrás o por los látigos de los SS, la mayoría sin decir
una palabra. Una judía de unos cuarenta años, los ojos como llamas, maldice
a los asesinos, grita que su sangre caiga sobre ellos. Después de recibir en
la cara cinco o seis latigazos del propio capitán Wirth, desaparece en la
cámara de gas».

«Muchos rezan. Yo rezo con ellos. Me quedo en un rincón e imploro a
nuestro Dios común. Sentía un vivo deseo de entrar también en las cámaras
de gas, de padecer con ellos aquella misma muerte. Se hubiera encontrado
en la cámara de gas a un oficial SS de uniforme; se atribuiría a un accidente y
el hecho quedaría archivado. Pero no puedo hacerlo aún. Antes he de dar a
conocer lo que estoy viendo aquí.»

«Las cámaras se llenan. "Apretarse bien", ha ordenado Wlrth. La gente está
tan apretada que unos pisotean los pies de los otros, 700-800 en un espacio
de 45 metros cúbicos. Los SS los aprietan unos contra otros todo lo posible.
Las puertas se cierran. Durante este tiempo, los demás esperan fuera,
desnudos. Me dicen: "Pasa igualen invierno". Replico: "Pero pueden morir".
“Para ello precisamente han venido aquí", me dice un SS. [...].

«Los gases del escape de un motor diésel, están destinados a matar a los
desgraciados. Pero el motor no funciona. Llega el capitán Wirth. Se ve que
está descontento de que la avería se haya producido hoy, porque yo estoy
aquí. Sí, lo veo todo y espero. Mi cronómetro lo ha registrado todo con
exactitud. 50 minutos, 70 minutos; el diesel no marcha bien. Las gentes
esperan en las cámaras de gas. Se les oye llorar, sollozar. El capitán cruza
la cara a latigazos al ucraniano que ayuda al oficial alemán. Pasadas 2 horas
y 49 minutos, el reloj lo ha registrado exactamente, el diesel se pone en
marcha. Hasta este momento unos hombres siguen viviendo en las cuatro
cámaras, cuatro veces 750 hombres en cuatro veces 45 metros cúbicos».

«Pasan 25 minutos. Muchos han muerto ya. Se ve a través de una ventanilla,
porque de vez en cuando una bombilla eléctrica ilumina el interior. A los 28
minutos quedan pocos con vida. Transcurridos 32 minutos todos han
muerto».

« Por el otro lado, los hombres del comando de trabajadores abren las
puertas de madera. Para desempeñar este terrible servicio se les han
prometido —incluso a los judíos— la vida salva y, además, un pequeño
porcentaje de los valores hallados. Las personas están aún en pie en la
cámara como columnas de basalto, ya que no tienen espacio para inclinarse.
Incluso en la muerte se reconocen las familias, estrechándose las manos. Al
vaciar las cámaras para la próxima carga, se hace difícil separarlos. Se
sacan los cuerpos húmedos de sudor y de orines, con las piernas cubiertas
de excrementos y de sangre menstrual. Hay prisa. Los látigos de los
ucranianos fustigan a los hombres del comando. Dos docenas de dentistas
armados de garfios se ocupan de revisar las bocas. Oro, a la izquierda; sin
oro, a la derecha. Otros dentistas provistos de pinzas y martillos arrancan
los dientes de oro y las coronas. En medio de ellos el capitán Wirth se
desvive. Está en su elemento.»
El capitán Wirth con algunos amigos
El 26 de mayo de 1944 Wirth fue baleado y asesinado por los partisanos
yugoslavos. Este fue su funeral.

ESTADÍSTICA DE LA PERSECUCIÓN Y EL SUFRIMIENTO

El Tercer Reich y los Judíos

Población
judía antes Por ciento
País de la guerra Muertos que murió
Polonia 3,300,000 2,800,000 85%
URSS 2,100,000 1,500,000 71,4%
Rumanía 850,000 425,000 50%
Hungría 404,000 200,000 49,5%
Checoslovaquia 315,000 260,000 82,5%
Francia 300,000 90,000 30%
Alemania 210,000 170,000 81%
Lituania 150,000 135,000 90%
Holanda 150,000 90,000 60%
Letonia 95,000 85,000 89,5%
Bélgica 90,000 40,000 44,4%
Grecia 75,000 60,000 80%
Yugoeslavia 75,000 55,000 73,3%
Austria 60,000 40,000 66,6%
Italia 57,000 15,000 26,3%
Bulgaria 50,000 7,000 14%
Dinamarca,
Estonia,
Luxemburgo, 20,000 6,000 30%
Noruega y
Dantzig
Totales 8,301,000 5,978,000 72%

Deuteronomio 28.25,26
JERUSALÉN

INTRODUCCIÓN

Estamos llegando a la última parte de los asuntos a considerar en estas exposiciones
sobre "Israel en la Profecía y en la Historia". Lo esencial de lo que hemos examinado
hasta ahora pudiera bosquejarse de la siguiente manera:

I) Promesas a los patriarcas
1) Una descendencia numerosa
2) La posesión de la tierra de Canaán (hoy Palestina)
II) Maldiciones en Levítico y Deuteronomio
1) Castigos de Dios
2) Destierro total
a) El destierro asirio
b) El babilónico
c) El romano
3) Sufrimientos en la Diáspora
a) Bajo los persas
b) Persecuciones de la Iglesia Católica
c) Bajo el régimen nazi.

Todo lo que Moisés profetizó con relación al proceso histórico del pueblo de Israel se
ha estado cumpliendo al pie de la letra en un período de tiempo de más de tres
milenios. Resumido en tres grandes etapas puede presentarse así:

(1) Destierro de Israel
(2) Persecuciones en el destierro
(3) Retorno a la Tierra Prometida.

El tema que nos tocaría abordar ahora es el del retorno del pueblo judío a su tierra.
Una profecía que también fue anunciada por Moisés en las llanuras de Moab y que se
está cumpliendo ahora mismo todavía.

Sin embargo, antes quisiéramos puntualizar dos profecías de Cristo concernientes a
Jerusalén y que las vimos de pasada en uno de los estudios anteriores. Nos referimos
a la que se encuentra en Lucas 21.24b: “…y Jerusalén será pisoteada por los gentiles
hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.”
Esta profecía es particularmente importante, porque señala el dominio gentil sobre
Jerusalén después de su caída y captura por los romanos en los años 70 y 135, hasta
un tiempo límite: Hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

También es interesante estudiar este tema porque tiene mucho que ver con otras
profecías del Antiguo Testamento concernientes al reinado de Jehová y del Mesías en
Jerusalén, las cuales también están directamente relacionadas con El Milenio y que
estudiaremos más adelante.

Ahora mostraremos los diez períodos de dominación gentil sobre la ciudad de
Jerusalén, hasta la fecha actual en la que se encuentra dividida entre gentiles y judíos.

Más adelante pasaremos a considerar las profecías y el cumplimiento histórico del
retorno de Israel a su tierra.

CUATRO PROFECÍAS DE JESÚS EN LUCAS 21.24

Dos de ellas de actualidad.

1) Caerán a filo de espada
2) Serán llevados cautivos a todas las naciones
3) Jerusalén será pisoteada por los gentiles
4) Hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

Las profecías 3 y 4 son a las que nos referimos como “profecías de actualidad”.

Después de estas profecías de Jesús vino la guerra con Roma, casi dos millones de
judíos perecieron a filo de espada en las dos contiendas (años 70 y 135), el resto fue
llevado cautivo a todas la naciones y se han dado diez períodos de dominación gentil
sobre Jerusalén.

Las tres primeras profecías de Jesús se han cumplido al pie de la letra. ¿Quién puede
dudar del cumplimiento de la cuarta profecía?
DIEZ PERÍODOS DE GOBIERNO GENTIL EN JERUSALÉN

Período Romano (70-395) 325 años

Las legiones de Tito hicieron que la ciudad cayese pasto de las llamas. Al mismo
tiempo se roturaron completamente sus alrededores en un radio de 18 km,
convirtiéndolos con ello en un desierto calcáreo que aún subsiste hoy. Se derribó la
triple muralla, se destruyó y se mancilló el templo de los judíos.

Más tarde, los romanos destruyeron totalmente sus pobres restos, cuando los judíos,
bajo las órdenes de Bar Kochba, intentaron desprenderse del yugo de Roma. El
emperador romano Adriano fundó, sobre las ruinas, una nueva ciudad, Aelia
Capitolina.

Período Bizantino (395-614) 219 años

A la muerte del emperador Teodosio I, el Grande, en el 395, el Imperio Romano se
dividió definitivamente en dos partes: Honorio, su hijo mayor, heredó la mitad
occidental, con capital en Rávena, mientras que a su otro hijo Arcadio le
correspondió la oriental, con capital en Constantinopla. Para la mayoría de los
historiadores, es a partir de este momento cuando comienza propiamente la historia
del Imperio Bizantino. Así se llamó a la parte oriental del Imperio Romano después
de su división. Jerusalén quedó bajo la jurisdicción de este imperio por más de
doscientos años.
Durante gran parte del tiempo en que el Imperio Bizantino dominó sobre Jerusalén se
les prohibió a los judíos visitar la ciudad, salvo el 8 de septiembre, el aniversario de
la destrucción de su templo. El Imperio Bizantino fue un imperio “cristiano”.

Período Persa (614-634) 20 años

Auxiliar Bíblico Portavoz

El 20 de mayo del 614 Jerusalén fue conquistada junto con Palestina por el guerrero
persa Cosroes II. Murieron cerca de 34,000 personas, y casi todas las iglesias
cristianas fueron destruidas, Los judíos apoyaron esta invasión, ya que se les había
prometido alivio cuando los nuevos amos se apoderaran de la Tierra Santa. Pero
nunca cumplieron esas promesas.

Período Arabe (634-1072) 438 años

El califa Omar ordenó erigir una mezquita después de la toma de Jerusalén en el año
635, la cual lleva su nombre: “Mezquita de Omar”. También se le conoce como “La
Cúpula de la Roca”. Es un santuario musulmán de planta centralizada que ocupa el
mismo suelo que los antiguos templos de Salomón y de Herodes (destruido este
último por los romanos en el año 70 d.C.). Está situado sobre la roca donde Abraham
intentó el sacrificio de Isaac. La fe islámica también ubica en este montículo el lugar
desde donde Mahoma ascendió a los cielos para recibir los mandatos divinos.

Auxiliar Bíblico Portavoz

En el 1009 los musulmanes ordenaron la destrucción de la Iglesia del Santo Sepulcro
en Jerusalén. Se dice que fueron destruidos unos 30,000 edificios cristianos en esa
época.

Período Selyúcida (1072-1099) 27 años

Auxiliar Bíblico Portavoz

Los selyúcidas pertenecieron a una dinastía turca que invadió el Medio Oriente por
más de veinte años. Fueron echados por los egipcios poco antes de la llegada de los
cruzados. Los selyúcidas tomaron a Jerusalén en el año 1076.
Período de las Cruzadas(1099-1291) 192 años

Desde Europa invadieron a Palestina ocho cruzadas “cristianas” (católicas)
principales durante esta época para librar a Jerusalén de los musulmanes.

Auxiliar Bíblico Portavoz

Entre la cuarta y la quinta cruzada se lanzaron dos cruzadas infantiles, tal vez los más
tristes y despiadados de todos los intentos.

Fechas de la ocho cruzadas:

Primera: 1095.
Segunda: 1146
Tercera: 1189-1192
Cuarta: 1202-1204
Quinta: 1218-1221
Sexta: 1228-1229
Séptima: 1248
Octava: 1267

La actual Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, fue consagrada en el año 1149, en
la segunda cruzada.

Durante todo este largo período de tiempo, Jerusalén fue disputada, ocupada y
desgarrada por “cristianos” (católicos) y musulmanes alternativamente.

Período Mameluco (1291-1517) 226 años

Auxiliar Bíblico Portavoz

La palabra mameluco significa “esclavo”. Los mamelucos fueron esclavos turcos en
Egipto que sirvieron de guardaespaldas reales. Estos valientes hombres de caballería
se rebelaron en contra de sus amos egipcios y se apoderaron del trono de Egipto.
Después de eso invadieron Palestina, expulsando a los cruzados en el 1291.

Los mamelucos impusieron restricciones fuertes y gravosas tanto sobre los judíos
como sobre los cristianos. Por ley, los judíos debían llevar turbantes amarillos y los
cristianos turbantes azules para diferenciarlos de los ciudadanos musulmanes.
Período Otomano (Turco) (1517-1917) 400 años

Auxiliar Bíblico Portavoz

En 1517 Selim I (el Cruel) de Turquía derrotó a los mamelucos y se apoderó de
Palestina. El hijo de Selim I fue Solimán I el Magnífico. Gobernó desde 1520 hasta 1566
(46 años) y fue el monarca más grande de la ocupación turca de Palestina en 400 años.
Entre otros logros reconstruyó los muros de Jerusalén, que hoy son un monumento a su
grandeza.

Poco después de la muerte de Solimán, Palestina fue gobernada por varios bajaes
(gobernadores provinciales, turcos de nacimiento). Le pagaban enormes sobornos al
sultán principal del gobierno turco en Constantinopla. Esto realmente comenzó la era
conocida como la del “turco abominable”.

Con pocas excepciones, Palestina fue gobernada durante todo ese período por un
grupo de recaudadores de impuestos avaros, groseros y crueles, que violaban tanto a
las personas como a la tierra. Judíos, árabes y cristianos sufrieron mucho bajo su
vergonzoso dominio. Esto duró 400 años.
Período Británico (Inglés) (1917-1948) 31 años

En 1838 el Consulado Británico (Inglés) abrió sus puertas en Jerusalén. El primero de
su tipo en toda la historia de esta ciudad. En 1843 Francia, Alemania, Austria y
España hicieron lo mismo. Los grandes poderes europeos se empezaron a interesar
mucho en Palestina. Los protestantes, los católicos y los judíos también fundaron
misiones durante esta época.

El 28 de julio de 1914 comienza la Primera Guerra Mundial. En julio de 1917 el
general inglés Edmund Allemby fue nombrado comandante de los ejércitos aliados en
Palestina. El 16 de noviembre tomaron la ciudad fortalecida de Jaffa. El 8 de
diciembre las tropas inglesas llegaron a Jerusalén. Temprano en la mañana del día
siguiente comenzó un combate feroz, pero no mucho después los turcos huían de la
ciudad. Los turcos fueron derrotados de forma aplastante. De esa manera pereció el
Imperio Otomano.

Terminada la guerra, Palestina pasó de manos de los turcos, quienes la habían
gobernado 400 años, a manos de los ingleses.

Así la Tierra Santa se convirtió en un Protectorado Británico, hasta el año 1948 en
que Palestina quedó dividida por una resolución de la Asamblea General de las
Naciones Unidas. Nació entonces el moderno Estado de Israel.

En la repartición de los territorios, Jerusalén quedó bajo jurisdicción internacional. O
sea, que Jerusalén siguió en poder de los gentiles, tal y como Cristo había
profetizado.
Los musulmanes no estuvieron de acuerdo con esta decisión de la ONU y el mismo
día en el que Israel proclamó su independencia, varios países islámicos le declararon
la guerra e invadieron los territorios que la ONU les había concedido.

Esta guerra del año 1948 la ganó el recién nacido estado de Israel y amplió sus
territorios. Pero Jerusalén continuó en la zona internacional.

Período Mixto (1948-2010) 62 años

Después de 1948, Jerusalén se ha convertido en una ciudad que se disputan judíos y
musulmanes. Los cristianos (católicos y ortodoxos) también reclaman sus derechos.

En la guerra de 1967 (la llamada “Guerra de los Seis Días”) el ejército de Israel
conquistó la parte oriental de la ciudad, que hasta esa fecha había permanecido bajo
el gobierno de Jordania.

Click Aquí Click Aquí
Como vimos, en esta guerra de 1967 Israel conquistó la parte oriental de la ciudad,
que hasta esa fecha había permanecido bajo el gobierno de Jordania.

LEY DE JERUSALÉN

El 30 de Julio de 1980, mediante la llamada “Ley de Jerusalén”, el parlamento israelí
proclamó la ciudad “entera y unificada”, y la declaró capital del Estado de Israel.

Oposición de la ONU

Enciclopedia Digital Wikipedia

La resolución 478 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, […] aprobada con la
única abstención de los Estados Unidos, declaró el 20 de Agosto de 1980 que la ley
[israelita] “constituye una violación del derecho internacional” censurándola “en los
términos más enérgicos”, además de afirmar que “supone un serio obstáculo para el
logro de una paz completa, justa y duradera”, por lo que hizo un llamamiento a los
estados miembros que hubieran establecido en Jerusalén sus embajadas a que las
retirasen.

Como consecuencia de la mencionada resolución, la mayoría de las embajadas se
trasladaron a Tel Aviv. Las últimas en hacerlo fueron las de Costa Rica y El Salvador,
que anunciaron su traslado en Agosto de 2006, aunque Paraguay y Bolivia mantienen
las suyas en un barrio periférico de Jerusalén.

Aun cuando Jerusalén es la capital del estado de Israel, sigue siendo una ciudad
disputada, dividida y pisoteada por los gentiles. Los palestinos aspiran a convertir la
parte oriental de Jerusalén en la capital de su futuro estado.

RESUMEN DE LOS DIEZ PERÍODOS DEL DOMINIO GENTIL SOBRE JERUSALÉN

Número Dominio Período Años de dominio
1 Romano 70-395 325
2 Bizantino 395-614 289
3 Persa 614-634 20
4 Árabe 634-1072 438
5 Selyúcida 1072-1099 27
6 Las cruzadas 1099-1291 192
7 Mameluco 1291-1517 226
8 Otomano 1517-1917 400
9 Británico 1917-1948 31
10 Mixto 1948-2010 62
Así se ha cumplido exactamente a través de los siglos la profecía de Jesús: Jerusalén
será pisoteada por los gentiles…

El cumplimiento de la profecía de Jesús es una clara advertencia: Los judíos están
regresando a Jerusalén, el tiempo de los gentiles está llegando a su término y los
planes de Dios para este mundo también están arribando a su culminación. Israel
nuevamente será el pueblo donde Dios more en El Milenio.

PROFECÍA

Zac. 12.2,3: Palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos,
funda la tierra y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho: 2 «Yo pongo a
Jerusalén como una copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor;
también contra Judá, cuando se ponga sitio a Jerusalén. 3 En aquel día yo pondré a
Jerusalén como una piedra pesada para todos los pueblos; todos los que intenten
cargarla serán despedazados. Y todas las naciones de la tierra se juntarán contra
ella.

LAS TRES GRANDES RELIGIONES 1 EN LA CIUDAD DE JERUSALÉN.

En un par de fotos se puede mostrar la presencia de las tres grandes religiones en la
ciudad de Jerusalén.

El cumplimiento de la profecía de Jesús es una clara advertencia: Los judíos están
regresando a Jerusalén, el tiempo de los gentiles está llegando a su término y los
planes de Dios para este mundo también están arribando a su culminación. Israel
nuevamente será el Pueblo donde Dios more en la era de El Milenio.

1
Judía, cristiana y musulmana.
EL RETORNO (PROFECÍAS)

INTRODUCCIÓN

Hemos usado el capítulo 26 de Levítico para demostrar los distintos eslabones en la
cadena de profecías concernientes a Israel. Ahora veremos cómo la restauración
nacional de Israel también estuvo profetizada por el mismo Moisés en el Monte Sinaí
y en las llanuras de Moab.

PROFECÍAS

Levítico 26.44,45:

Y aun con todo esto, estando ellos en tierra de sus enemigos, yo no los desecharé, ni
los abominaré para consumirlos, invalidando mi pacto con ellos; porque yo Jehová
soy su Dios. Antes me acordaré de ellos por el pacto antiguo, cuando los saqué de
la tierra de Egipto a los ojos de las naciones, para ser su Dios. Yo Jehová.

Levítico 26.41,42:

Yo también habré andado en contra de ellos, y los habré hecho entrar en la tierra de
sus enemigos; y entonces se humillará su corazón incircunciso, y reconocerán su
pecado. Entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, y asimismo de mi pacto
con Isaac, y también de mi pacto con Abraham me acordaré, y haré memoria de la
tierra.

¿Cuál fue el pacto de Dios con los patriarcas? Veamos el Salmo 105.8-11:

“Se acordó para siempre de su pacto; de la palabra que mandó para mil
generaciones, la cual concertó con Abraham, Y de su juramento a Isaac. La
estableció a Jacob por decreto, a Israel por pacto sempiterno, diciendo: A ti te daré
la tierra de Canaán como porción de vuestra heredad.”

¿Cómo se cumple el pacto de Dios con Israel después de la Diáspora? ¿Qué dicen las
profecías? Son muy claras en anunciar el retorno de los judíos a su tierra.
Moisés en las llanuras de Moab, Dt. 30.1-5

Sucederá que cuando hayan venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la
maldición que he puesto delante de ti, te arrepientas en medio de todas las naciones
adonde te haya arrojado Jehová, tu Dios, te conviertas a Jehová, tu Dios, y
obedezcas a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo
tu corazón y con toda tu alma, entonces Jehová hará volver a tus cautivos, tendrá
misericordia de ti y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te haya
esparcido Jehová, tu Dios. Aunque tus desterrados estén en las partes más lejanas
que hay debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová, tu Dios, y de allá te tomará.
Jehová, tu Dios, te hará volver a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; te
hará bien y te multiplicará más que a tus padres.

El apóstol Pablo también escribe sobre esta verdad profética en el plan de Dios. Que
Israel no sería desechado por el Señor. Moisés profetiza la restauración nacional. El
apóstol Pablo profetiza la restauración espiritual de Israel. Esto nos da razón para
creer que las promesas de Dios para este pueblo sobre ambas restauraciones
permanecen en pie.

Ro. 11.1,2a: Por tanto, pregunto: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ninguna
manera!, porque también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de
Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció…

Ro. 11.11,12: Pero yo pregunto: ¿Será que los israelitas, al tropezar, cayeron
definitivamente? ¡De ninguna manera! Al contrario, debido a su transgresión vino la
salvación a los gentiles, a fin de provocarlos a celos. Y si su transgresión ha servido
para enriquecer al mundo, y su caída, a los gentiles, ¿cuánto más lo será su plena
restauración?

Ro. 11.15: …porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su
admisión, sino vida de entre los muertos?

Ro. 11.30,31: Como también vosotros erais, en otro tiempo, desobedientes a Dios, pero
ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, así también estos
ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros,
ellos también alcancen misericordia,

Ro. 11.25-27: No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis
arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Israel
durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. Luego todo Israel será
salvo, como está escrito: «Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la
impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados».

OTRAS PROFECÍAS

Otras profecías también son muy claras en anunciar el retorno de Israel a su tierra

Isaías 40.2: Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya
cumplido, que su pecado está perdonado, que doble ha recibido de la mano de
Jehová por todos sus pecados.

Is. 49.14-16 (Profecía sobre Jerusalén): Pero Sión ha dicho: «Me dejó Jehová, el Señor
se olvidó de mí». «¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de
compadecerse del hijo de su vientre? ¡Aunque ella lo olvide, yo nunca me olvidaré de
ti! He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están
siempre tus muros.

Is. 49.17-23 (Profecía sobre Jerusalén): Tus edificadores vendrán aprisa; tus
destructores y asoladores se marcharán. Alza tus ojos alrededor, y mira: todos estos
se han reunido, han venido a ti. »Vivo yo, dice Jehová, que de todos, como de
vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás adornada como una novia. Porque
tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los
moradores, y tus destructores serán apartados lejos. Aun los hijos de tu orfandad
dirán a tus oídos: “Estrecho es para mí este lugar; apártate, para que yo viva en él”.
Y dirás en tu corazón: “¿Quién me engendró a estos?, porque yo había sido privada
de hijos y estaba sola, peregrina y desterrada. ¿Quién, pues, crió a estos? He aquí,
yo había quedado sola, ¿dónde, pues, estaban estos?”». Así dijo Jehová el Señor:
«He aquí, yo tenderé mi mano a las naciones y a los pueblos levantaré mi bandera;
traerán en brazos a tus hijos y tus hijas serán traídas en hombros. Reyes serán tus
ayos y sus reinas, tus nodrizas; con el rostro inclinado a tierra se postrarán ante ti y
lamerán el polvo de tus pies. Conocerás entonces que yo soy Jehová y que no se
avergonzarán los que esperan en mí.

Is. 54.7,8 (Profecía sobre Jerusalén): “Por un breve momento te abandoné, pero te
recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por
un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti”», dice Jehová, tu
Redentor.
Is. 27.12,13: Acontecerá en aquel día, que trillará Jehová desde el río Éufrates hasta el
torrente de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, seréis reunidos uno a uno. Acontecerá
también en aquel día, que se tocará con gran trompeta, vendrán los que habían sido
esparcidos en la tierra de Asiria y los que habían sido desterrados a Egipto, y
adorarán a Jehová en el monte santo, en Jerusalén.

Jr. 31.10: ¡Oíd palabra de Jehová, naciones, y hacedlo saber en las costas que están
lejos! Decid: “El que dispersó a Israel, lo reunirá y guardará, como el pastor a su
rebaño”,

Ez. 11.17: Di, por tanto: Así ha dicho Jehová, el Señor: Yo os recogeré de los pueblos,
os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos y os daré la tierra de
Israel.

Ez. 36.24: Y yo os tomaré de las naciones, os recogeré de todos los países y os traeré a
vuestro país.

Ez. 37.21: …y les dirás: Así ha dicho Jehová, el Señor: Yo tomo a los hijos de Israel de
entre las naciones a las cuales fueron; los recogeré de todas partes y los traeré a su
tierra.

Ez. 39.23-29: Y sabrán las naciones que la casa de Israel fue llevada cautiva por su
pecado, por cuanto se rebelaron contra mí, y que yo escondí de ellos mi rostro, los
entregué en manos de sus enemigos y cayeron todos a espada. Conforme a su
inmundicia y conforme a sus rebeliones hice con ellos, y de ellos escondí mi rostro.
»Por tanto, así ha dicho Jehová, el Señor: Ahora voy a hacer que vuelvan los
cautivos de Jacob. Tendré misericordia de toda la casa de Israel y me mostraré
celoso por mi santo nombre. Ellos sentirán su vergüenza por toda su rebelión con
que se rebelaron contra mí, cuando habiten en su tierra con seguridad y no haya
quien los espante; cuando los saque de entre los pueblos y los reúna de la tierra de
sus enemigos, y sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán
que yo soy Jehová, su Dios, cuando, después de haberlos llevado al cautiverio entre
las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos. No
esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la
casa de Israel, dice Jehová, el Señor”».

Jl 3.1,2: Ciertamente en aquellos días, en aquel tiempo en que haré volver la
cautividad de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones y las haré descender
al valle de Josafat; allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, de Israel, mi
heredad, al cual ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra.

Jl 3.20,21: Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén por generación y
generación. Yo limpiaré la sangre de los que no había limpiado. Y Jehová morará en
Sión.

Am. 9.14,15: Traeré del cautiverio a mi pueblo Israel: ellos edificarán las ciudades
asoladas y las habitarán; plantarán viñas y beberán de su vino, y harán huertos y
comerán de su fruto. Pues los plantaré sobre su tierra y nunca más serán arrancados
de la tierra que yo les di, ha dicho Jehová, tu Dios.

Miq. 4.6-8: En aquel día, dice Jehová, recogeré a las ovejas cojas, reuniré a las
descarriadas y a la que afligí. De las cojas haré un remanente, de las descarriadas,
una nación robusta. Entonces reinará Jehová sobre ellos en el monte Sión, desde
ahora y para siempre. Y tú, torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sión, tú
recobrarás el señorío de antaño, el reino de la hija de Jerusalén.

Zac. 10.8-10: Yo los llamaré con un silbido y los reuniré, porque los he redimido;
serán multiplicados tanto como lo fueron antes. Pero yo los esparciré entre los
pueblos, y aun en lejanos países se acordarán de mí; vivirán con sus hijos y volverán.
Porque yo los traeré de la tierra de Egipto y los recogeré de Asiria; los traeré a la
tierra de Galaad y del Líbano, y no les bastará.

Zac. 8.1-6: Recibí de Jehová de los ejércitos esta palabra: Así ha dicho Jehová de los
ejércitos: Celé a Sión con gran celo, y con gran ira la celé. Así dice Jehová: Yo he
restaurado a Sión y habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén se llamará ciudad de
la Verdad, y el monte de Jehová de los ejércitos, monte de Santidad. Así ha dicho
Jehová de los ejércitos: Aún han de morar ancianos y ancianas en las calles de
Jerusalén, cada cual con un bastón en la mano por lo avanzado de su edad. Y las
calles de la ciudad estarán llenas de muchachos y muchachas que jugarán en ellas.
Así dice Jehová de los ejércitos: Si esto parece imposible a los ojos del resto de este
pueblo en aquellos días, ¿también será imposible para mí?, dice Jehová de los
ejércitos.

Zac. 8.13-15: Y así como fuisteis maldición entre las naciones, casa de Judá y casa de
Israel, así os salvaré y seréis bendición. ¡No temáis! ¡Cobrad ánimo! Porque así ha
dicho Jehová de los ejércitos: Como pensé haceros mal cuando vuestros padres me
provocaron a ira, dice Jehová de los ejércitos, y no me arrepentí, así en cambio he
pensado hacer bien a Jerusalén y a la casa de Judá en estos días. No temáis.

Zac. 8.7,8: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo salvo a mi pueblo de la tierra del
oriente y de la tierra donde se pone el sol; los traeré y habitarán en medio de
Jerusalén. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios en verdad y en justicia.
PRECURSORES DEL SIONISMO

INTRODUCCIÓN

Siguiendo el método que hemos empleado de presentar primero las profecías
concernientes a un asunto y después demostrar su cumplimiento en los hechos
históricos, ahora vamos a exponer las condiciones históricas que se dieron para el
cumplimiento de las profecías que vimos en el estudio anterior. Que como bien
sabemos son las referentes al retorno de los judíos a la tierra que Dios les dio como
herencia: Canaán (hoy Palestina)

Como vimos en el estudio anterior, numerosos profetas del Antiguo Testamento,
comenzando por Moisés, anunciaron este increíble acontecimiento. Veremos cómo
después de una larga y angustiosa dispersión por todas las naciones del mundo, el
pueblo escogido comienza a retornar a la tierra que Dios le había dado como herencia
a Abraham, a Isaac y a Jacob.

HENRY FORD

Industrial norteamericano, fundador de la compañía
Ford Motor Company. Para el 1920 Henry Ford se
convierte en un antisemita convencido y en marzo de
ese año comienza una cruzada anti-judía en las
páginas de su periódico “The Dearborn Independent”.

A pesar de su antisemitismo y sus ataques al pueblo
judío, Henry Ford manifiesta ciertos reconocimientos
que son dignos de mencionar aquí. En su libro “El
Judío Internacional”, publicado por primera vez en
1920, antes de que existiera el estado de Israel, escribe
lo siguiente:

El Judío Internacional, Henry Ford

«El judío constituye un enigma mundial. No obstante ser su masa pobre en absoluto,
domina, empero, el mercado económico y financiero del mundo entero. Viviendo sin
patria, ni gobierno, es decir, en la dispersión, demuestra, empero, una unidad
nacional y una tenacidad no alcanzada por pueblo alguno. En la mayoría de los países,
salvo restricciones, supo convertirse en el soberano efectivo, al amparo a veces de los
patronos. Dicen antiguas profecías, que los judíos retornarán a su vieja patria, desde
cuyo centro geográfico dominarán a la totalidad de los pueblos, no sin antes haber
resistido el combinado mundo de las naciones del mundo entero».

¿TIENE DERECHO A EXISTIR ISRAEL?

El autor sueco Ulf Ekman escribe lo siguiente:

En la actualidad, hay un debate amplio sobre el problema de los refugiados en la zona.
También se debaten los derechos de Israel. Muchos anteponen sus razonamientos
sobre si los judíos deberían o no vivir en el país. Algunos dan razones históricas, otros,
razones humanitarias. Algunos señalan el hecho histórico del Holocausto, y otros la
decisión que tomó la ONU en 1947. Los argumentos son muchos y variados. Como
quiera que sea, y por encima de estas distintas opiniones, descansa el factor decisivo:
Dios ha dado esta tierra a los judíos. El testimonio de las Escrituras es inequívoco, pues
Dios declaró que sería suya para siempre.

EL RETORNO JUDÍO ES UNA PROFECÍA QUE SE ESTÁ CUMPLIENDO

Es un hecho histórico sin precedentes en la Diáspora, que en la segunda mitad del
siglo XIX comenzó a gestarse el retorno del pueblo judío, y a mediados del XX ya
Israel se contaba como nación independiente entre los pueblos de la tierra.

EL PRÓXIMO AÑO EN JERUSALÉN

Desde el mismo día en que los judíos fueron expulsados de su tierra nació la
esperanza del regreso. Durante siglos y siglos, en la celebración de la Pascua, en
cada hogar judío se expresaba con una frase ritual esa esperanza: “El próximo año en
Jerusalén”.

¿Cómo pudo una nación dispersa en todo el mundo y perseguida casi siempre,
mantener su unidad cultural y religiosa?

¿Cómo pudo alentar durante siglos y siglos, sin desfallecer nunca, la esperanza del
retorno a su tierra?

¿Por qué no fue asimilada y disuelta su cultura y su religión entre los numerosos
pueblos a los cuales fueron?
Israel siempre fue un pueblo “diferente” en medio de otras razas y culturas. ¿Por
qué?

Esto sólo se explica por una intervención sobrenatural de conservación.
Humanamente no era posible lograrlo. No lo ha hecho ninguna otra nación en el
mundo.

Pasaron los siglos hasta convertirse en milenios, y el regreso a la tierra prometida
sólo llegó a ser un viejo sueño de rabinos ortodoxos, sin la más remota expectativa de
que pudiera convertirse en una realidad.

Sin embargo, a mediados del siglo XIX (1850) comenzaron a darse ciertos hechos,
por los cuales, (mirándolos retrospectivamente) podemos comprender que fueron los
primeros pasos en el cumplimiento profético del retorno israelita a la tierra prometida
en el tiempo del fin.

EL SIONISMO

Enciclopedia Encarta98:

«Sionismo: movimiento y doctrina política cuyas premisas fundacionales fueron la
lucha para conseguir la reunión de los judíos de la diáspora y su establecimiento en
Palestina. Surgió a finales del siglo XIX y culminó en 1948 con el establecimiento del
Estado de Israel».

Esta palabra, Sionismo, por el abuso que se ha hecho de ella y también el mal uso que
han hecho algunos líderes de la causa sionista, suena desagradable para muchas
personas en el mundo de hoy; sin embargo, ella tuvo su origen en el ambiente del
comienzo, cuando las profecías sobre el retorno de Israel empezaron a cumplirse. Y
aun pudiéramos añadir que el Sionismo fue el medio para el cumplimiento profético.

Sionismo viene de la palabra “Sión”, la cual en la Biblia tiene diversos significados.
Entre ellos se refiere a la ciudad de Jerusalén o a la tierra de Israel. Por eso
“Sionismo” significa que los judíos dispersos tomaron el partido de regresar a Sión,
su tierra natal. El filósofo judío-austríaco Nathan Birnbaum fue quien primero le dio
este nombre al movimiento en el año 1890.
LOS PRECURSORES DEL SIONISMO

Un cambio en la manera de pensar

Durante muchos siglos los judíos habían mantenido la creencia de que el retorno a la
tierra prometida sería obra del Mesías. Ellos debían esperar con paciencia su llegada.
Sin embargo, a mediados del siglo XIX, dos rabinos ortodoxos europeos (Tzvi Hirsh
Kalischer, 1795-1874; y Judah ben Shlomo Alkalai, 1798-1878), adaptaron la
creencia tradicional en el Mesías a las condiciones modernas, diciendo que eran los
propios judíos quienes debían preparar el camino para su llegada.

Comenzaron así la divulgación de una nueva concepción entre los judíos europeos, la
cual enseñaba que el Mesías no vendría hasta que los judíos hubieran logrado por sus
propios medios el retorno a su tierra.

Esta nueva idea de los rabinos se enfrentaba al hecho de que los judíos de la Europa
Occidental eran partidarios de la ASIMILACIÓN. La asimilación era otra corriente
ideológica entre los judíos de esta época, la cual propugnaba que ellos debían
renunciar a su nacionalidad y a su religión para convertirse en ciudadanos del país
donde vivieran, adoptando la religión cristiana y bautizándose como católicos.
Quienes pensaban así, rechazaban de plano cualquier intento de restablecer la nación
de Israel en Palestina. Ellos querían vivir tranquilos en las naciones que les habían
dado albergue y la mejor forma de lograrlo era renunciando a lo que por siglos había
sido la causa de su marginación y acosamiento: su condición de judíos.

Moisés Hess (1812-1875)

Algunos años después de que los rabinos
Jehudá Alkalai y Zevi Hirsch Kalischer
comenzaran su nueva prédica, en 1862, el
judío alemán socialista Moisés Hess,
inspirándose en el movimiento nacionalista
italiano, publicó “Roma y Jerusalén”, un libro
en el cual rechazaba la idea de la asimilación a
la sociedad europea y donde insistía que la
esencia del problema de los judíos radicaba en
la falta de una patria. Esta publicación de Hess
se unió al trabajo de los rabinos en el empeño
de cambiar el pensamiento de los judíos, tanto
de quienes esperaban por el Mesías como de
quienes predicaban la asimilación.

Eliezer ben Yehuda (1858-1922)

El hombre que resucitó el idioma hebreo
Auxiliar Bíblico Portavoz

En 1878 un judío que estaba durmiendo en un granero en las afueras de París, Francia,
tuvo lo que creía ser una visión de Dios. Sea cual fuere su origen, su sueño después
desempeñaría un papel vital en la unificación del nuevo estado de Israel. El nombre
del judío era Eliezer Ben Yehuda. Su visión era de un mandamiento de Dios para
reintroducir el idioma hebreo en Palestina. En la época de su sueño había unos doce
millones de judíos dispersos a través del mundo que hablaban casi todos los idiomas
conocidos, menos el hebreo. Al volver a su tierra natal desde Rusia, Ben Yehuda se
casó con una judía llamada Débora. Al año siguiente zarparon rumbo a Palestina.

En el camino Ben Yehuda le hizo una promesa solemne a su nueva esposa de que de
ahí en adelante sólo le hablaría en hebreo. Desembarcaron en Jaffa y de ahí fueron a
Jerusalén. Allí, en el muro (occidental) de las lamentaciones la pareja vio a muchos
judíos que estaban orando, y la mayor parte de ellos no podían entenderse los unos a
los otros. De repente Ben Yehuda les empezó a hablar a todos en hebreo. Los judíos
escandalizados casi lo apedrearon al principio, porque sentían que el poco hebreo que
conocían debía utilizarse sólo para la oración. Pero él se mantuvo firme. Después de
sufrir mucho a causa de sus propios compatriotas como resultado de su santa carga,
murió su mujer. Lo último que le pidió fue que su hermana menor viniera de Rusia y
tomara su lugar en el matrimonio y que Ben Yehuda continuara con su misión. Éste
escribió lo siguiente sobre su lápida: “A Débora, la primera madre del pueblo judío
renacido”.

El propio pueblo de Ben Yehuda siguió odiádolo y hasta lo hicieron arrestar por sus
crueles amos, los turcos. Pero de repente un judío mundialmente famoso llamado
Theodor Herzl se interesó en su sueño. Las cosas pronto comenzaron a cambiar. El
corazón del pueblo judío se ablandó. Ahora consideraban que Ben Yehuda era un
héroe y estaban de acuerdo con la importancia de lo que estaba tratando de hacer. Los
judíos alemanes de Palestina fueron los primeros en inaugurar el hebreo en sus
escuelas. Les siguieron otros grupos. Ben Yehuda publicó un diccionario hebreo en
ocho volúmenes. En él puso no sólo las palabras hebreas de la Biblia y del Talmud,
sino que también formó muchas palabras nuevas. Así logró algo que antes había sido
completamente desconocido: el reavivamiento y la resurrección de un idioma muerto.
Nunca había ocurrido esto en la historia del mundo.
Leo Pinsker (1821-1891)

Enciclopedia Digital Wikipedia

Fue médico, pionero y activista del sionismo, fundador
y líder del movimiento “Amantes de Sión” (movimiento
ruso que emigró a Palestina en la década de 1880).
Nacido con el nombre de Yehudah Leib Pinsker en
Tomaszow, polonia rusa (hoy Polonia). Heredó un gran
sentido de la identidad judía de su padre, Simchah
Pinsker un escritor y profesor de hebreo. Leo asistió a
la escuela privada de su padre en Odesa y fue uno de
los primeros judíos en asistir a la universidad de
Odesa, donde estudió derecho. Más tarde entendió
que por ser judío no tendría muchas oportunidades, así
que optó por estudiar medicina.

Pinsker creía que el problema de los judíos podía ser
resuelto con igualdad de derechos. El pogromo de Odesa de 1871 convirtió a Pinsker
en una figura pública activa. Los pensamientos de Pinsker cambiaron radicalmente
dejando de creer en el humanismo y la iluminación para derrotar al antisemitismo.

Su visita a Europa occidental lo llevo a crear su famoso panfleto “Autoemancipación”
que publicó anónimamente en alemán el 1 de enero de 1882; en el que alentaba a los
judíos a luchar por la independencia y conciencia nacional para recuperar su patria en
Eretz Israel (Tierra de Israel). El libro generó mucha polémica y sirvió de inspiración a
Theodoro Herzl para escribir su panfleto Der Judenstat (el Estado Judío) que
conformaría la base ideológica del movimiento sionista.

Así los judíos europeos, principalmente los de Europa Oriental, comenzaron a ver en
el restablecimiento de Israel como nación independiente, la solución a su gran
problema milenario: el rechazo de las naciones y la persecución por ser judíos.
Fueron pasando de una espera pasiva en el advenimiento del Mesías, a acciones
concretas en pro del retorno. Se unieron en esto tanto judíos religiosos como los no
religiosos.
Primera acción, año 1870

Carlos Netter, un judío, fundó una escuela agrícola cerca
de Jope. Como resultado de este trabajo, ya en 1878
comenzaron a funcionar algunas colonias agrícolas judías
en Palestina.
1881, TRÁGICOS ACONTECIMIENTOS EN RUSIA

Muere asesinado el zar Alejandro II. A continuación lo que nos dice la Enciclopedia
Encarta98 sobre este suceso y sus consecuencias para los judíos rusos:

Enciclopedia Encarta98

«En Rusia, el asesinato del zar Alejandro II en 1881 desencadenó una ola nacionalista
que provocó disturbios antijudíos en todo el país. Para los judíos rusos los pogromos
de 1881 fueron un punto tan decisivo como lo había sido la Revolución Francesa para
los judíos franceses. Para escapar de la persecución, muchos judíos rusos emigraron,
en especial a Estados Unidos y Argentina. Un número menor, que creía que los judíos
que vivían en la diáspora estaban destinados eternamente al papel de chivos
expiatorios y pensaba que sólo estarían seguros en una patria propia, se dirigió hacia
Palestina, que por entonces estaba bajo dominio turco. Recibieron ayuda económica
del filántropo judío francés barón Edmond de Rothschild, pero muchos no
perseveraron en su empeño y la importancia de esta primera inmigración judía fue
insignificante».

AÑO 1882

A pesar de la evaluación que hace la Enciclopedia Encarta98, cuando dice que la
importancia de esta primera inmigración fue insignificante, es un hecho que en 1882
llegó la primera migración en masa, huyendo de las persecuciones desatadas por
causa de la muerte del zar Alejandro II. Miembros de la organización “Los Amates de
Sión”, creada por Leo Pinsker, salieron de Rusia y Europa Oriental en número de
siete mil y llegaron a Palestina con el propósito de rehacer el “hogar nacional judío”.
Entre ellos había un pequeño grupo de intelectuales quienes se habían juramentado a
labrar la tierra. Esta fue la primera “aliyah”, palabra hebrea que significa “subir o
ascender”, y con la cual ha llegado a identificarse la inmigración judía a Palestina.
Aquí fue realmente cuando tomó cuerpo definitivamente el inicio del cumplimiento
profético del retorno de Israel a su tierra.

En el año 1898 ya había 25 colonias agrícolas judías en Palestina.

En Ezequiel 36.34-36 dice lo siguiente: La tierra asolada será labrada, después de
haber permanecido asolada ante los ojos de todos los que pasaban. Y dirán: ‘Esta
tierra desolada se ha convertido en un huerto de Edén, y estas ciudades arruinadas,
desoladas y destruidas, están fortificadas y habitadas’. Y las naciones que queden en
vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado y planté lo
que estaba desolado; yo, Jehová, he hablado, y lo haré.
RESUMEN DE FECHAS

1850: Los rabinos ortodoxos Jehudá Alkalai y Zevi Hirsch Kalischer predican un
cambio en la expectativa mesiánica. Los judíos no deben esperar la llegada del
Mesías para regresar a su tierra, sino que deben regresar antes para que venga el
Mesías.

1862 (12 años después): Moisés Hess, un judío socialista, publica su libro “Roma y
Jerusalén”, donde insiste que la esencia del problema de los judíos radica en la falta
de una patria y se opone a la idea de la asimilación.

1870 (20 años después): Otro judío, Carlos Netter, funda una escuela agrícola en
Palestina.

1878 (28 años después): Comienzan a funcionar algunas colonias agrícolas judías en
Palestina.

1878 (28 años después): Eliezer Ben Yehuda sueña que debe resucitar el idioma
hebreo. Y lo logra.

1881 (31 años después): Muere asesinado en Rusia el zar Alejandro II y se desata una
persecución contra los judíos rusos.

1882 (32 años después): Huyendo de esas persecuciones, llegan a Palestina siete mil
judíos dispuestos a rehacer el “hogar nacional”. Es la primera inmigración en masa.

1882 (32 años después): Leo Pinsker publica su panfleto “Autoemancipación” en el
cual se alentaba a los judíos a luchar por la independencia y conciencia nacional para
recuperar su patria en Eretz Israel.

1898 (48 años después): Para esta fecha ya funcionan en Palestina 25 colonias
agrícolas judías.
THEODORO HERZL Y EL SIONISMO

INTRODUCCIÓN

Los sucesos de los cuales trata esta clase, ocurrieron en los finales del siglo XIX y los
primeros años del siglo XX, principalmente en Viena, capital de Austria. En esta
época había una confrontación de ideas entre los judíos de Europa Oriental y
Palestina y los de Europa Occidental. En Rusia, Europa Oriental y Palestina había un
fuerte sentimiento nacionalista israelí y eran pro-sionistas. Sin embargo, los judíos de
Europa Occidental se inclinaban por la asimilación, y veían en la idea sionista un
sueño de ilusos y fanáticos. En 1845, en Francfort, Alemania, un grupo de rabinos
que representaban a numerosos judíos reformados, decidieron borrar de los libros de
oraciones las peticiones con las cuales se intentaba alentar “el retorno a la tierra de
nuestros padres y la restauración del Estado de Israel”. También en Estados Unidos.
Los rabinos de Estados Unidos declararon en dos conferencias (1869 y 1885) que
“América es nuestra Palestina y Washington es nuestra Jerusalén”.

Así también pensaba este hombre: Teodoro Herzl.

Hertzel y el Sionismo (Video) 1

Era 1893… El periodista Teodoro Hertzel, judío de nacimiento, pero
admirador de la cultura gentil alemana propone una solución para
el problema judío: Él invitará al papa a bautizar a todos los judíos
de Austria, en una ceremonia especial en la iglesia de San Esteban, Viena. Así escribe
en su diario:

«Hace aproximadamente dos años aspiré a solucionar el problema judío, por lo menos
en Austria, gracias a la ayuda de la Iglesia Católica. Antes que nada quise cerciorarme
de poseer el apoyo de los príncipes de la iglesia austriaca, para concretar así una
reunión con el papa para decirle: Ayúdenos a defendernos del antisemitismo y yo
organizaré un movimiento masivo entre los judíos, que con orgullo pasarán del
judaísmo a la Iglesia Católica.»

Hertzel describe con lujo de detalles el proceso de evangelización masivo
programado:

1
https://www.youtube.com/watch?v=fQf5N3DWZww&feature=youtu.be
«El cambio de religión será efectuado en un lugar público el día domingo en la
catedral de San Esteban, en una procesión festiva al son de las campanas, no ha
escondidas, como hicieron los judíos hasta ahora, sino públicamente. El hecho de que
líderes judíos acompañen a su gente hasta las puertas de la iglesia, dará un toque de
sinceridad a dicho acontecimiento.»

«Nosotros seremos la última generación que ha conservado las creencias de nuestros
antecesores. Quisimos evangelizar a nuestros niños antes de que alcancen la edad de
la sabiduría, en la que el cambio de religión resulta más doloroso.»

Hertzel nació en el año 1860. Hijo de una familia asimilada de Budapest, Hungría. Su
familia luego se trasladó a Viena. Hertzel fue educado de acuerdo a las ideas de la
ilustración y el desarrollo que reinaba en Viena. Admiraba la cultura gentil y aspiraba
a ser parte de ella.

Hertzel sufría de la misma enfermedad de la cual padecían otros judíos asimilados:
Veían en los gentiles y su cultura “el ideal humano”. La asimilación era el camino para
concretar dicho ideal.

TEODORO HERZL

Teodoro Herzl fue un periodista y escritor judío-austriaco, quien estaba llamado a
cambiar totalmente el rumbo del destino de su pueblo.

Para conocer algo más de Teodoro Herzl y su obra, dejemos que sea el renombrado
biógrafo Stefan Zweig (otro judío) quien nos hable.

El Mundo de Ayer, Stefan Zweig

«Teodoro Herzl fue el primer hombre de importancia histórica mundial con quien me
enfrentaba en la vida, si bien es cierto que sin saber cuán enorme cambio estaba
llamada a producir su persona en el destino del pueblo judío y en la historia de nuestro
tiempo.»

«Era un hombre respetado, adorado por la juventud, estimado por nuestros padres,
hasta que un día aconteció lo inesperado. El destino siempre halla un medio para
atraerse al hombre que necesita para un fin determinado, aun cuando él pretenda
esconderse».
Importancia de este testimonio

El testimonio de Stefan Zweig sobre Teodoro Herzl es importante por dos razones:
Primero, porque lo conoció personalmente y su testimonio es de primera mano; y
segundo, porque Stefan Zweig no fue un judío religioso y su apreciación cobra
importancia por cuanto no es la opinión de un creyente en las profecías, sino de un
analista secular.

“El Mundo de Ayer” es el libro escrito por Stefan Zweig y del cual tomaremos
abundantes notas en este estudio sobre la vida y obra de Teodoro Herzl. Editado por
el Instituto del Libro en la Habana, Cuba, en 1969.

El Mundo de Ayer, páginas 92 y 93

«Ahora bien, siendo estudiante, Teodoro Herzl había sufrido en su recto orgullo viril
por el sino judío —mejor dicho, lo había presufrido, en toda su amplitud trágica—,
gracias a su instinto profético del presentimiento, en una época en que aún no parecía
significar un sino grave. Bajo la sensación de haber nacido para líder, que justificaba
su magnífica e imponente figura no menos que la generosidad de su pensamiento y su
conocimiento del mundo, había concebido en aquel entonces el proyecto fantástico de
poner fin de una vez por todas al problema judío, uniendo el judaísmo con el
cristianismo mediante un bautismo en masa. Pensando siempre en forma dramática, se
imaginaba cómo conduciría en una procesión grandiosa a miles y miles de judíos de
Austria hasta la iglesia de San Esteban, para liberar allí para siempre de la maldición,
del aislamiento y del odio, en un acto ejemplarmente simbólico, al pueblo acosado y
sin patria. No tardó en reconocer la imposibilidad de llevar semejante proyecto a la
práctica».

Ocurre un hecho inesperado en la vida de Teodoro Herzl.
EL CASO DREYFUS

Momentos de la historia judía (Video)2

Esto es “Momentos de la Historia Judía”.

El capitán Alfred Dreyfus del ejército francés fue
injustamente acusado de espiar para Alemania en 1864 y
sentenciado a cadena perpetua. Debido a que era judío,
una inesperada masa de ciudadanos franceses orientó sus
prejuicios hacia los judíos en general. El famoso escritor
francés Emilio Zola se unió a la defensa de Dreyfus en su
artículo “Yo Acuso”. Dreyfus posteriormente fue
perdonado, pero no antes de que el escándalo avivara los
sentimientos de incontables activistas judíos. Uno de ellos
fue Teodoro Herzl, un joven columnista que reportaba la noticia del juicio en ese
momento. Herzl quedó tan conmocionado por lo que vio que se convirtió en líder del
movimiento sionista y comenzó el Primer Congreso Internacional Sionista, para debatir
el regreso a la Tierra de Israel.

Este “Momentos de la Historia Judía” es traído a usted por la Radio Nacional de Israel.

Enciclopedia Encarta98

Caso Dreyfus

Polémico asunto en el que se vio implicado el oficial del ejército francés Alfred
Dreyfus, por el que se le declaró culpable del cargo de traición en 1894. Su condena
provocó un conflicto nacional que llevó al sector republicano progresista a una
posición dominante en la vida política francesa y que culminó con la separación de la
Iglesia y el Estado en Francia.

El proceso contra Dreyfus

Dreyfus, un capitán de artillería de origen judío asignado al Estado Mayor General de
París, fue acusado de traición en 1893. Concretamente, se le imputaba el haber escrito
un informe con una relación de documentos militares secretos del gobierno francés,
que pretendía enviar a la embajada alemana en París. Un tribunal militar le declaró
culpable en 1894; fue degradado y se le trasladó a la Isla del Diablo, en la que debía
permanecer prisionero durante el resto de su vida.

2
https://www.youtube.com/watch?v=2QcfM_8v3H4&feature=youtu.be
EL CASO DREYFUS Y TEODORO HERZL

El Mundo de Ayer, páginas 93-96

«En París, Teodoro Herzl participó de un evento que desgarró su alma, de una de esas
horas que transforman una existencia entera. Había asistido como corresponsal a la
degradación oficial de Alfredo Dreyfus, había visto cómo arrancaron las charreteras a
ese hombre pálido, mientras exclamaba en alta voz: ¡Soy inocente! Y en ese segundo
penetró hasta lo más profundo de su corazón la convicción de que Dreyfus era
inocente y que aquella sospecha tremenda sólo había recaído en él por su condición
de judío».

«En el instante de asistir a la degradación de Dreyfus, la idea del destierro eterno de
su pueblo penetró como un puñal en su pecho. Si el aislamiento es inevitable, se dijo,
¡que sea absoluto! Si la humillación ha de ser siempre nuestro destino, respondamos a
ella con orgullo; si sufrimos a causa de nuestra condición de apátridas,
¡construyámonos una patria nosotros mismos! Publicó, pues, un opúsculo titulado “El
Estado Judío”, en el que proclamó que toda adaptación asimilatoria, que toda
esperanza de tolerancia completa era imposible para el judío. Que debía fundar una
nueva, una propia patria en su vieja patria: Palestina».

«Cuando apareció ese opúsculo escueto pero dotado de la fuerza de penetración de un
dardo de acero, yo estaba sentado todavía en el Gimnasio, pero recuerdo aún el
asombro y el enojo generales de los círculos judío-burgueses de Viena. ¿Qué ha
ocurrido, se preguntaban malhumorados, con este escritor por lo común tan
inteligente, ingenioso y culto? ¿Qué desatino es éste? ¿Por qué habríamos de
trasladarnos a Palestina? Nuestro idioma es el alemán y no el hebreo; nuestra patria, la
hermosa Austria. ¿No vivimos excelentemente bajo el buen emperador Francisco José?
¿No tenemos nuestros honrados éxitos, nuestra posición asegurada? ¿No somos
ciudadanos con iguales derechos, hijos fieles de esta amada Viena? ¿Y no vivimos en
una época progresista que dentro de pocos decenios hará desaparecer todos los
prejuicios confesionales? El que habla como judío y pretende ayudar a los judíos, ¿por
qué facilita argumentos a nuestros enemigos más encarnizados y procura aislarnos
cuando cada día que pasa nos une más estrecha e íntimamente al mundo alemán? Los
rabinos se inflamaron en los púlpitos, el director de la Neue Freie Presse prohibió
mencionar siquiera el término “sionismo” en su diario “progresista”. El Tersites de la
literatura vienesa; el maestro de la burla ponzoñosa, Karl Kraus, publicó un folleto: “El
rey de Sión”, y cuando Teodoro Herzl llegaba a una sala de teatro, todos murmuraban
en tono zumbón: “Acaba de entrar Su Majestad”».

«En el primer momento, Herzl pudo creerse mal interpretado; Viena, donde en virtud
de su popularidad de muchos años se creía más seguro, lo abandonaba y se reía de él.
Pero, de pronto, la réplica resonó estruendosamente, con tal ímpetu y de modo tan
inesperado, que Herzl casi se asustó de haber despertado ese movimiento poderoso,
que superaba el tamaño de su modesta figura. Es verdad que no procedió de los judíos
burgueses acomodados, que vivían a gusto en el occidente europeo, sino de las masas
enormes del Este, del proletariado de los ghettos: galicianos, polacos, rusos. Sin
sospecharlo, Herzl había reanimado con su publicación la médula del judaísmo
ardiente bajo las cenizas del destierro, el milenario sueño mesiánico de la promesa
reiterada por los libros sagrados del retorno a la tierra prometida; esa esperanza que
era a la vez certeza, y que, ella sola, daba todavía un sentido a la vida de aquellos
millones de hombres pisoteados y esclavizados. Cada vez que alguien —profeta o
impostor— en los dos mil años del destierro, tocaba esa cuerda, el alma entera del
pueblo empezaba a vibrar, pero nunca como en esta oportunidad, tan poderosamente,
con un eco tan huracanado y rumoroso. Con unas cuantas docenas de páginas, un
hombre aislado había tenido la virtud de aglutinar a una masa dispersa, desunida por
rencillas y malquerencias, en una unidad compacta».

«Este primer momento, mientras la idea tenía aún formas inciertas de sueño, estaba
llamado a ser el más feliz de la vida de Herzl. En cuanto comenzó a fijar los objetivos
en el espacio real, a encadenar las fuerzas, tuvo que reconocer en qué medida su
pueblo se había modificado entre los distintos pueblos y destinos; aquí los judíos
religiosos, allá los liberales; aquí los socialistas, allá los capitalistas, todos
combatiéndose mutuamente en todos los idiomas y todos reacios a someterse a una
autoridad única. En aquel año de 1901, cuando lo vi por primera vez, se hallaba en
medio del combate, y posiblemente luchaba hasta consigo mismo. Aún no tenía
suficiente fe en su triunfo como para renunciar al empleo con que sostenía a su familia.
Aún debía compartir el pequeño servicio periodístico con la misión que significaba su
verdadera vida. Aún era el Teodoro Hérzl redactor de “folletín” el que en aquella
ocasión me recibía».

MUERTE DE TEODORO HERZL

El Mundo de Ayer, páginas 100-101

«La enfermedad que entonces había empezado a doblegarlo lo había derribado de
golpe, y sólo pude acompañarlo hasta el cementerio. Fue un día extraño, un día de
julio, inolvidable para todos los que lo vivieron. Porque de pronto comenzaron a afluir
de todas las estaciones ferroviarias de la ciudad, con cada tren, de día y de noche,
hombres de todas las naciones aliadas, judíos orientales y occidentales, rusos y turcos;
llegaban repentina y precipitadamente, desde todas las provincias y aldeas, con el
terror de la noticia pintado todavía en el rostro. Nunca se sintió más claramente lo que
antes la charla y las disputas habían hecho invisible, y es que había sucumbido el
dirigente de un gran movimiento. Fue un cortejo interminable. De pronto Viena
comprendió que no sólo había muerto un escritor o un poeta mediocre, sino uno de
esos formadores de ideas que sólo se levantan triunfantes en un país, en un pueblo a
enormes intervalos. En la necrópolis se produjo un tumulto; el número de los que se
dirigían en masa a su ataúd, llorando, gimiendo, gritando en una desesperación
violenta, era excesivo; fue un arrebato, casi una furia; todo orden quedó desbaratado
por una especie de dolor elemental y extático que ni antes ni después he vuelto a ver
en un entierro. Y ese dolor inmenso, brotando a borbotones desde la profundidad de
todo un pueblo compuesto de millones de seres, me dio por primera vez la medida de
la pasión y la esperanza que ese hombre único y solitario había desparramado por el
mundo con la fuerza de un solo pensamiento».

TEODORO HERZL Y EL CUMPLIMIENTO PROFÉTICO

Teodoro Herzl nació el 2 de mayo de 1860 y murió el 3 de julio de 1904. Tuvo una
corta vida de sólo 44 años. Sin embargo, puede decirse que vivió lo suficiente como
para haber marcado con un impacto decisivo a su pueblo, de tal manera, que su obra
influyó irrevocablemente en el cumplimiento profético del retorno judío a su tierra.

En el año 1896 publica el folleto “El Estado Judío” donde propuso que la solución al
“problema judío” era la creación de un estado independiente y soberano para todos
los judíos del mundo, que esto sería un asunto de política internacional y que debía
ser asumido como tal. El texto, más un manifiesto que una obra doctrinal, propuso un
plan político y práctico que ofrecía una visión moderna e ilusionante para el naciente
nacionalismo judío cuyo fin principal era la creación de un país moderno para el
pueblo judío.

Hubo una fuerte oposición de dos sectores del judaísmo de aquella época: De los que
propugnaban la asimilación porque creían, como ya vimos, que la causa de las
persecuciones contra ellos en todos los tiempos se debía a su condición de judíos. Y
también procedió de los sectores más ortodoxos entre los judíos religiosos, quienes se
oponían a que el Estado de Israel fuera establecido por obra del hombre, y mucho
menos de los judíos no religiosos. Ellos creían que debía ser el resultado del
advenimiento del Mesías.

A pesar de estas fuertes oposiciones, Herzl no se desanimó y comenzó a desplegar
una intensa actividad diplomática para ganar apoyo para la causa sionista en las
cancillerías europeas. También trató de persuadir a los dirigentes otomanos para que
le cedieran parte de Palestina con el fin de crear un estado judío a cambio de apoyo
financiero. Estableció su oficina central en Viena, desde donde desplegó su actividad
hacia la comunidad judía, que comenzó a percibirle como un líder moderno y
mundano, que podía encauzar el nacionalismo latente de amplios sectores del
judaísmo.

AÑO 1897

En este año llevó a cabo tres hechos importantes:

Primero: Fundó el periódico Die Welt («El Mundo»), el primer órgano sionista
oficial.

Segundo: Promovió la creación de la OSM (Organización Sionista Mundial).

Tercero: El 29 de Agosto de 1897 celebró el Primer Congreso Sionista Mundial, en
Basilea, Suiza.

El Sionismo deja de ser así un movimiento y se convierte en una organización
internacional. De ese congreso Teodoro Herzl expresó: “En Basilea he creado el
Estado de Israel. Si dijera esto en voz alta, hoy, todo el mundo se mofaría de mí.
Quizás en 5 años, a lo más 50, todo el mundo lo sabrá”.

Herlz no era un judío religioso. Ni siquiera creía en la misión divina de su pueblo. Sin
embargo, estas palabras suyas se cumplieron con asombrosa exactitud: En 1897 hubo
de celebrase el Primer Congreso Sionista Mundial donde él dijo estas palabras;
exactamente 50 años después, en 1947, tal y como lo presintiera Herzl, las Naciones
Unidas votaban a favor de la partición de Palestina en dos estados, uno judío y otro
árabe, y con ese acto nacía la patria judía.

REFLEXIÓN

¿Fue Herzl realmente el autor de todo esto? ¿Fueron las condiciones de opresión en
las cuales vivían los judíos de Europa del Este las que trajeron como resultado
espontáneo y corriente (sin ninguna intervención sobrenatural) el crecimiento del
movimiento sionista? No. Y hay razones para negarlo: En los casi dos mil años de
destierro hubo muchos líderes judíos que trataron de hacer lo mismo y fracasaron.
Algunos de ellos se declararon y fueron aclamados y seguidos por el pueblo judío
como “mesías”. Teodoro Herzl nunca se proclamó mesías, todo lo contrario,
rechazaba la ortodoxia religiosa judía y se identificaba con la cultura mundana e
ilustrada de Europa. Los judíos vivieron por épocas en peores condiciones que las
sufridas en Europa Oriental en esos años, y nunca se decidieron a emprender una
acción de estas proporciones.

¿El motivo que impulsó entonces este movimiento, fue el hecho histórico e innegable
del desarrollo de los sentimientos nacionalistas en boga en la Europa de esa época?
Indudablemente ellos influyeron, pero nos parece que hay todavía algo más allá que
eso. El nacionalismo fue el fermento provisto por un Poder superior al de los seres
humanos, para que diera a luz un proceso ya previsto de antemano para el pueblo
escogido.

Es que había llegado el tiempo en los planes de Dios, para iniciar el proceso de
cumplimiento del pacto hecho con Abraham, Isaac y Jacob. Israel se convertiría otra
vez en nación. Dios haría de él otra vez una nación “diferente” entre todos los países
del mundo. Dios convertiría a Israel en el centro de la atención internacional, con el
fin de cumplir otros proyectos que están en el futuro.

Zacarías 12.3: En aquel día yo pondré a Jerusalén como una piedra pesada para
todos los pueblos; todos los que intenten cargarla serán despedazados. Y todas las
naciones de la tierra se juntarán contra ella.
REASENTAMIENTO

PROYECTOS DE REASENTAMIENTO

Antes de entrar a estudiar los sucesos que dieron paso al cumplimiento del ideal de
Teodoro Herzl, es importante anotar que han existido, además del proyecto sionista,
otras propuestas para reasentar a los judíos en otros lugares de la tierra.

Es muy importante anotar esto, porque ninguno de estos programas contemplaba a
Palestina como lugar de residencia para el pueblo judío, y todos fracasaron. Tales
fracasos pudieran interpretarse como una evidente demostración de la voluntad de
Dios. La voluntad de Dios no es que los judíos tengan una tierra cualquiera donde
vivir y fundar su nación. Su voluntad, expresada desde milenios atrás, es que los
judíos vivan y existan como país en la tierra prometida, la que hoy conocemos como
Palestina.

Veamos brevemente los cinco programas de reasentamiento para los judíos.

PLAN UGANDA, EN AFRICA
Enciclopedia Digital Wikipedia

La oferta fue realizada por primera vez por el secretario
británico colonial Joseph Chamberlain al grupo sionista
de Teodoro Herzl en 1903. La oferta comprendía 13,000
km2 de la meseta de Mau en lo que actualmente es
territorio de Kenia. La oferta era una respuesta a los
progromos acaecidos en el imperio ruso contra los
judíos, y se pensaba que esta zona podía servir de
refugio al pueblo judío. La idea fue presentada en el
Sexto Congreso Sionista realizado en 1903 en Basilea. El
tema fue objeto de un fuerte debate. Las tierras en Africa
fueron descritas como una “antesala a la Tierra
Prometida” y un refugio nocturno temporal. Sin
embargo otros grupos consideraban que aceptar la
oferta haría después más difícil establecer un estado
judío en Palestina. Antes del voto la delegación rusa manifestó con dureza su
oposición. Finalmente la moción fue aprobada por 295 votos a favor y 177 en contra.

Al año siguiente se envió una delegación de tres hombres a inspeccionar la meseta. Su
altura atemperaba el clima, haciéndolo adecuado para un asentamiento de europeos.
Sin embargo, los observadores encontraron una tierra peligrosa habitada por leones y
otras criaturas salvajes. Además, en la zona habitaba una gran población masái que no
parecía mirar con buenos ojos el establecimiento de europeos en sus tierras. Luego de
analizar el informe del viaje, el Congreso decidió en 1905 declinar de forma cortés la
oferta británica.

Algunos judíos consideraron esta decisión como equivocada y la Organización Judía
Territorialista se dividió con la finalidad específica de establecer un estado judío en
cualquier sitio, no necesariamente en la Tierra Santa. Unas pocas familias judías se
mudaron a Kenia, y algunos de sus descendientes todavía permanecen allí.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill revivió la propuesta de
Uganda en un intento por crear un refugio para los judíos que escapaban de los nazis.
Pero para ese entonces las organizaciones sionistas estaban decididas a establecerse
en Palestina y tenían miedo que si aceptaban la propuesta británica ello socavara los
intentos de lograr apoyo de los británicos para terminar con las restricciones sobre el
número de judíos a los que se les permitía emigrar al Mandato Británico de Palestina.
PLAN MADAGASCAR, EN AFRICA

Enciclopedia Digital Wikipedia

El plan Madagascar fue un proyecto ideado por algunos de los líderes de la Alemania
nazi para deportar a los judíos europeos a la isla de Madagascar. Aunque se ignora si
en algún momento se pensó realmente en hacerlo efectivo, se constituyeron
comisiones para estudiar el plan, y durante varios años estuvo al frente de las políticas
raciales del régimen de Adolfo Hitler, hasta que finalmente se decidió optar por las
recomendaciones del Informe Korherr del 27 de Marzo de 1943, que conforme a lo que
se había dicho en Wannsee, 1 los judíos europeos deberían ser “empujados” (o
reprimidos) hacia el Este.

La isla de Madagascar era por entonces posesión colonial francesa en la costa sudeste
del continente africano. La organización de las SS comenzó a trabajar en este plan en
Junio de 1940; y formularon sus conclusiones en “La Cuestión Judía en el Tratado de
Paz”, editado al mes siguiente. Sus ideas se basaban en que no sólo el régimen
alemán, sino todos los países europeos estarían dispuestos a deportar a sus
ciudadanos judíos.

1
La conferencia de Wannsee fue la reunión de un grupo de representantes civiles, policiales y militares del gobierno de
la Alemania nazi sobre la «Solución final del problema judío». Los acuerdos tomados condujeron al Holocausto.
La isla de Madagascar, entonces colonia de Francia, sería cedida a Alemania como
mandataria, que se encargaría de la organización de las deportaciones y del posterior
gobierno de la isla. El plan preveía la cesión de la soberanía sobre Madagascar a los
alemanes, y la reubicación y compensación de los 25,000 ciudadanos franceses a la
sazón residentes en ella.

Los judíos residentes en los países de la órbita nazi serían trasladados forzosamente
allí, y los gastos de transporte y asentamiento serían cubiertos con la expropiación de
los bienes que poseyeran en sus países de origen; en la isla se dedicarían
exclusivamente a la agricultura. La colonia estaría autogobernada por los residentes,
pero supervisada por un gobierno militar alemán, y los emigrantes serían despojados
de sus nacionalidades anteriores. La detallada planificación estuvo dirigida por Adolf
Eichmann.

Al invadir el ejército alemán en 1941 a la Unión Soviética, la implementación del plan
Madagascar fue suspendida, comenzándose a trabajar en la organización de la
deportación de los judíos europeos a los territorios conquistados en el este de Europa,
trabajo que culminó al celebrarse la conferencia de Wannsee.

El único intento de poner en marcha el plan Madagascar puede haber sido, aunque no
existe certeza alguna, la deportación realizada en Octubre de 1940 de alrededor de
6,500 judíos alemanes al campo de Gurs, situado en Francia y administrado por el
régimen de Vichy. 2

En esta fértil tierra los judíos hubieran vivido mucho mejor
que en la árida y hostil Palestina. Sin embargo, los
propósitos de Dios son para aquella tierra, no para
Madagascar. Muy acertadamente la Palabra de Dios declara:
Jehová hace nulo el plan de las naciones y frustra las
maquinaciones de los pueblos. El plan de Jehová
permanecerá para siempre; los pensamientos de su
corazón, por todas las generaciones. (Salmo 33.10,11).

2
Francia de Vichy o Régimen de Vichy es el nombre con que informalmente se conoce al régimen instaurado en parte
del territorio francés y en la totalidad de sus colonias tras la firma del armisticio con la Alemania nazi en el marco de la
Segunda Guerra Mundial. Vichy es una ciudad y comuna francesa situada en el departamento de Allier, del que es una
de sus subprefecturas, en la región de Auvernia. Pertenece a la antigua provincia francesa de Borbonés. Conocida por
sus manantiales de agua y sus centros termales, entre 1940 y 1944 fue la sede del gobierno de la Francia de Vichy
durante la Segunda Guerra Mundial.
PLAN ANDINIA, EN AMÉRICA

Enciclopedia Digital Wikipedia

El plan trataría de un supuesto complot para desmembrar a la Patagonia de la
Argentina y de Chile y crear allí otro estado judío. Aunque esta teoría es relativamente
reciente, tiene como base la mención que hizo Teodoro Herzl en su folleto El Estado
Judío sobre la posibilidad de comprar tierras en Palestina o en Argentina para la
creación de un Estado Judío. La teoría de la conspiración sostiene que dicho plan vio la
luz en el Congreso Sionista Internacional de Basilea, Suiza, en 1897. Se supone que la
creación de “Andinia” en el territorio patagónico se llevaría adelante gracias a los
mismos métodos usados para la creación del Estado de Israel en Pelestina.
PROYECTO BIROBIDJAN, EN LA UNIÓN SOVIÉTICA

Enciclopedia Digital Wikipedia

La República Autónoma Hebrea, en la Unión Soviética, fue fundada en 1928 como
distrito nacional hebreo. Fue el resultado de la política nacional de Vladimir Lenin,
mediante la cual, cada grupo nacional que componía a la Unión Soviética recibiría un
territorio en el cual tendría autonomía cultural en un marco socialista. En este sentido,
fue también una respuesta a dos supuestas amenazas al estado soviético: El judaísmo,
que iba en contra del ateísmo oficial; y el sionismo, el cual iba en contra de la visión
soviética sobre el nacionalismo. La idea era crear una nueva Sión Soviética, donde una
cultura hebrea proletaria podría crecer. El idioma oficial sería el yidis, en lugar del
idioma hebreo y unas nuevas arte y literatura socialistas reemplazarían la religión
como máxima expresión de cultura.

PLAN FUGUN EN MANCHURIA, CHINA

Enciclopedia Digital Wikipedia

El estado de Manchukuo en Manchuria fue creado por los japoneses en el año 1931
para proteger Corea y ejercer como tapón frente a la URSS, después de haber sido
ocupada. Además, era un territorio con abundantes recursos naturales que Japón
consideraba como vitales para su supervivencia y expansión. Así, pues, se trató de un
estado títere de Japón, poniendo en el trono al último emperador chino, Pu Yi, una
figura sin contenido ni poder político. Los representantes japoneses ante el emperador
eran los que designaban a los ministros y controlaban el ejército y la policía. Japón
creó el Plan Fugun para atraer a los judíos que huían del nazismo alemán al estado
títere de Manchukuo.
CONCLUSIÓN

Génesis 13:14-16: Jehová dijo a Abram,
después que Lot se apartó de él: «Alza ahora
tus ojos y, desde el lugar donde estás, mira
al norte y al sur, al oriente y al occidente.
Toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu
descendencia para siempre. Haré tu
descendencia como el polvo de la tierra: que
si alguno puede contar el polvo de la tierra,
también tu descendencia será contada.

No es ningún otro lugar de la tierra el que
Dios prometió a Abraham y a su
descendencia para siempre. Fue Canaán, que
actualmente recibe el nombre de Palestina.
LA DECLARACIÓN BALFOUR

HECHOS POSTERIORES QUE DIERON PASO AL PROYECTO DE TEODORO HERZL

Como ya vimos en otro momento, Palestina estuvo bajo el Imperio Otomano desde
1517 hasta 1917 (400 años). Bajo este gobierno turco, de cierta manera tolerante a la
inmigración judía, fue que se fundaron las primeras colonias hebreas en Palestina en
los finales del siglo XIX. Pero se desencadena la Primera Guerra Mundial en 1914 y
dura hasta 1918. La inmigración judía se detuvo drásticamente durante los años de la
guerra.

Las tropas y el gobierno del Imperio Otomano son derrotados en la Primera Guerra
Mundial por el ejército inglés. El Imperio Otomano deja de existir en la Primera
Guerra Mundial y Palestina se convierte en un protectorado británico.

CHAIM WEIZMANN

Un judío, eminente científico e influyente sionista. Weizmann
nació el 27 de noviembre de 1874, en Motil (actualmente
Bielorrusia), y estudió en Alemania y Suiza, en las
universidades de Berlín y Friburgo. Fue profesor de química
en la Universidad de Ginebra en 1901 y profesor adjunto en
bioquímica en la Universidad de Manchester en 1904. En
1910 se hizo ciudadano inglés.

Weizmann tuvo una fuerte influencia sobre el gobierno inglés.
En 1916 fue nombrado director del laboratorio del almirantazgo británico. En este
importante puesto descubrió y desarrolló un método para fabricar acetona, una
sustancia necesaria para la fabricación de una pólvora sin humo llamada cordita. Este
descubrimiento fue la causa de su gran influencia en el gobierno británico. Pues lo
hizo en un momento crítico, cuando Inglaterra estaba en pleno apogeo de la Primera
Guerra Mundial y se le estaban agotando los explosivos. El descubrimiento de
Weizmann suplió esa necesidad y salvó a Inglaterra de la derrota.

De ahí nació su amistad con el entonces primer ministro de Inglaterra David Lloyd
George, quien quiso premiarle por su servicio al estado inglés.
El premier le interrogó:

—¿Hay algo en que podamos reconocer su valioso servicio a mi nación?

Weizmann le respondió:

—No hay nada que yo quiera para mí.

Ante la insistencia del Premier, Weizmann agregó:

— Sí, yo quisiera que hagan algo por mi pueblo.

Después le habló de sus aspiraciones para repatriar a los judíos a la Tierra Sagrada de
sus antepasados.

De esta amistad e influencia nació:

LA DECLARACIÓN BALFOUR

Enciclopedia Digital Wikipedia

La Declaración Balfour es un breve texto publicado el 2 de noviembre de 1917 en el
que el Reino Unido se declara favorable a los planes sionistas de creación de un hogar
nacional judío en Palestina. El formato del documento es una carta firmada por el
secretario del Foreign Office (Ministerio de Exteriores) británico, Arthur James Balfour
y dirigida al barón Lionel Walter Rothschild, simpatizante sionista. La Declaración, a
pesar de que evita entrar en detalles sobre el alcance del apoyo británico a las
reivindicaciones sionistas, es considerada por éstos como el primer reconocimiento de
los derechos del pueblo judío sobre la Tierra de
Israel y una de las piedras angulares de la creación
del Estado de Israel.

Texto de la Declaración

Estimado Lord Rothschild. Tengo el placer de
dirigirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la
siguiente declaración de simpatía hacia las aspiraciones de los judíos sionistas, que ha
sido sometida al Gabinete y aprobada por él. El Gobierno de Su Majestad contempla
favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo
judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo,
quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos
civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los
derechos y el estatuto político de que gocen los judíos en cualquier otro país. Le
quedaré agradecido si pudiera poner esta declaración en conocimiento de la
Federación Sionista.

Sinceramente suyo,

Arthur James Balfour.

La Declaración Balfour fue aprobada por numerosos líderes mundiales, entre ellos el
presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson.

EL GENERAL ALLEMBY LIBERTA A PALESTINA DE LOS TURCOS

La Declaración Balfour se emitió el día 2 de noviembre
de 1917; poco más un mes después, el 11 de diciembre
de 1917, entraba en Jerusalén el general inglés Edmund
Allemby, como libertador de Palestina del dominio que
ejercía sobre ella el Imperio Otomano.
Transcripción de un video1

El ejército turco está en retirada y el general Allemby está en una ardiente
persecución. Él quiere destruir tantos enemigos como le sea posible mientras que
tenga la ventaja. Él sabe que todavía queda mucha pelea con los turcos. Se están
retirando pero aún no se han rendido.

En vez de seguir su avance hacia el norte, Allemby se dirige hacia el este, hacia la
ciudad santa de Jerusalén. El significado histórico de esta antigua ciudad, sagrada para
cristianos, musulmanes y judíos, es más importante en ese momento que cualquiera
otra victoria sobre los turcos. Lloyd George ya le dijo a Allemby que tomara a
Jerusalén antes de la navidad. La significación religiosa se deja notar en los cristianos a
todo lo largo del ejército británico.

“Bien, en algunos aspectos fue una cruzada, pero Allemby es muy cuidadoso en cuanto
a esto porque él no quiere ser visto como un “cruzado”. Muchos de sus soldados eran
musulmanes; sus tropas de trabajo por ejemplo. También tenía tropas indias. Por lo
tanto, él no quería crear un conflicto entre cristianos y musulmanes. Pero hubiera sido
imposible evitar este sentimiento si eres un soldado británico y estás entrando en
Belén o te estás acercando a Jerusalén. Aun cuando Allemby no quisiera hablar de esto

1
https://www.youtube.com/watch?v=C5wXNNQKA_c&feature=youtu.be
realmente como una cruzada hay algunos archivos clasificados que los califican de esa
manera. Y yo también creo que hubo alguna
motivación que movió a estos soldados británicos.”

En una noche de lluvia y frío glaciar las fuerzas
británicas atacan la ciudad santa de Jersualén el 7 de
diciembre de 1917. El enemigo ofrece una fuerte
resistencia al principio pero son sólo quince mil
hombres contra un aplastante número de enemigos. Ellos comienzan a dispersarse en
el ciudad. Cuatro siglos de dominio otomano han llegado a su fin.

El 11 de diciembre el general Allemby entra a Jerusalén a pie mostrando respeto por
la ciudad. Es el trigésimo cuarto (34) conquistador de Jerusalén en su largo y
cambiante pasado. Después de una campaña que ha durado 40 días y 40 noches, con la
pérdida de 18,000 hombres, los soldados británicos han dado un regalo de navidad a
su nación.

En la ciudad, Allemby da una proclamación a la multitud y los dignatarios reunidos allí.

Proclamación de Allemby

“Dado que vuestra ciudad es vista con afecto por los seguidores de tres de las más
grandes religiones de la humanidad y su suelo ha sido consagrado por las oraciones y
peregrinaciones de multitud de devotos de esas tres religiones por tantos siglos. Por lo
tanto yo les hago saber que cada edificio sagrado, monumento, lugar santo, santuario,
o lugar habitual de oración, o cualquier otra expresión de estas tres religiones, será
mantenida y protegida de acuerdo a las costumbres y creencias de aquellos para
quienes, por su fe, son sagrados.”

HERBERT SAMUEL

El 30 de junio de 1920 asumió el poder en Palestina el
primer Alto Comisionado del gobierno inglés. Su
nombre fue Herbert Samuel; pero lo importante no fue
tanto su nombre, como su origen. Herbert Samuel era
judío. Fue el primer judío en ejercer una autoridad
política real en la Tierra Santa en más de 2,500 años.

Tiempos felices se viven en Palestina después de
muchos siglos. En estos años, no hubo ni la más
pequeña dificultad en cuanto a la convivencia de
británicos, judíos y árabes en la tierra de Palestina.
El 3 de marzo de 1919 el emir Faysal,
quien en aquella época era el portavoz de lo
que hoy es la Liga Árabe, escribió así al
reconocido sionista norteamericano Félix
Frankfurter:

“Los árabes, especialmente aquellos de
nosotros con una preparación, vemos el
Movimiento Sionista con la más profunda
simpatía. Nuestra delegación aquí en París
está completamente al tanto de las
propuestas presentadas ayer por la Organización Sionista a la Conferencia de Paz y
consideramos que son moderadas y apropiadas. Haremos lo mejor que podamos en lo
que a nosotros respecta para ayudarles a lograrlas; les ofreceremos una sincera
bienvenida a los judíos... Pienso que ninguno de los dos puede tener verdadero éxito
sin el otro”.

El 3 de enero de 1919 Chaim Weizmann y el emir
Faysal firman unos acuerdos en los que Faysal
reconoce a los sionistas su derecho a la inmigración
judía masiva en Palestina sin más reserva que la
igualdad entre las distintas comunidades religiosas y
el control musulmán sobre los santos lugares del
Islam. A cambio, los sionistas deben apoyar
activamente la creación del estado árabe unificado
en toda la región, excluida Palestina. Árabes y judíos
convivieron en paz.

En estos años aumentó la inmigración judía. De unos pocos miles de judíos que había
en Palestina a finales del siglo XIX, llegaron a sumar más de 85,000 en 1920.
EL LIBRO BLANCO

PALESTINA, PROTECTORADO BRITÁNICO

Como decíamos en el estudio anterior, durante los primeros años del mandato
británico en Palestina, no hubo problemas en la convivencia de ingleses, judíos y
árabes. Los primeros y los últimos estaban plenamente conscientes y de acuerdo con
ayudar al proyecto sionista de rehacer el Hogar Nacional Judío en Palestina. Se
permitía la inmigración de judíos, la compra de tierras por parte de estos y la
fundación de granjas y asentamientos hebreos. Parecía que todo iría “viento en popa”.

COMIENZAN LOS PROBLEMAS

Auxiliar Bíblico Portavoz

«Pero pronto hubo problemas. Los británicos habían hecho promesas tanto a los judíos
como a los árabes que sencillamente no podían cumplir. En 1929 muchos judíos fieles
fueron ultimados por los árabes en el Muro de los Lamentos en Jerusalén. Había un
rumor de que los judíos estaban planeando destruir el Domo de la Roca y la Mezquita
de Al-Aksa para construir su propio templo. Aparte de los problemas religiosos había
problemas económicos y sociales. Los gobernantes y propietarios árabes estaban
molestos porque los granjeros judíos les estaban pagando más a los obreros árabes de
Palestina de lo que se estaba pagando normalmente en el Medio Oriente.»

Aun en medio de estos problemas, la inmigración y el desarrollo de los judíos
continuaron. Se fundaron asentamientos judíos de gran envergadura y se
desarrollaron grandes empresas agrícolas e industriales sionistas. La comunidad judía
se triplicó durante este período, especialmente en la década de 1930, en la que un
gran número de judíos huyó de las persecuciones nazis en Europa. Llegaron a sumar
más de 250,000 judíos en Palestina.

Tel Aviv se convirtió en la comunidad judía más importante del país. Se fundaron
docenas de ciudades y pueblos y se establecieron centenares de colectividades
agrícolas (Kibbuzt) judías y de cooperativas. Se organizó un gobierno provisional
judío: El Yishuv. Se fundó el Ejército Defensor del Pueblo Judío: El Haganah. Se
creó una organización que después llegó a ser la agencia secreta de espionaje israelí:
La Mossad.
DAVID BEN GURIÓN

Enciclopedia Encarta98

Ben Gurión, cuyo apellido real era Gruen, nació en Plonsk,
Rusia, el 16 de octubre de 1886, hijo de un abogado que era
activista sionista. Con unos 14 años fundó una sociedad juvenil
sionista.
Político y primer ministro de Israel en dos períodos. Dedicó su
vida al establecimiento de una patria judía en Palestina y se le
considera el padre del país.

VUELVEN LOS DISTURBIOS

Auxiliar Bíblico Portavoz

En 1936 hubo otro disturbio, encabezado por el líder árabe de
Jerusalén, el Muftí Muhammad Amin al-Husayni. Los palestinos
tomaron las armas contra los judíos.

Durante ese año (1936), Gran Bretaña envió una Comisión
Real encabezada por Lord Peel para estudiar el problema de
la Tierra Santa. La Comisión de Peel recomendó repartir a
Palestina entre los judíos y los árabes. Los judíos aceptaron su
decisión pero los árabes no querían saber nada.

El 17 de Mayo de 1939 faltaban menos de cuatro meses para que estallara la Segunda
Guerra Mundial. Los judíos estaban acosados por los árabes en Palestina, perseguidos
por los nazis en Europa y son traicionados por los ingleses.
EL LIBRO BLANCO

Enciclopedia Digital Wikipedia

Un Libro Blanco es un documento oficial publicado por un gobierno o una organización
internacional, a fin de servir de informe o guía sobre algún problema y cómo
enfrentarlo (por ejemplo diseñando una política gubernamental a largo plazo).

El término surge en el árabe, donde se aplica a los documentos gubernamentales,
informes y anuncios de políticas. En la mancomunidad de naciones “Libro Blanco” es
el nombre informal de un documento parlamentario que enuncia una política
gubernamental. En el Reino Unido, estos son mayormente publicados como
“documentos de dirección”.

En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno británico cambió la política
que venía realizando en el tema de Palestina en un intento de apaciguar al mundo
árabe. El Libro Blanco del 17 mayo de 1939 daba por terminado el compromiso
británico con el sionismo.

Auxiliar Bíblico Portavoz

Gran Bretaña promulgó el Libro Blanco para apaciguar a los árabes (que
representaban la inmensa mayoría de los pueblos de Medio Oriente). Se estaban
formando rápidamente las tormentas de la Segunda Guerra Mundial sobre Europa, e
Inglaterra no quería luchar contra los nazis y contra los musulmanes.

El Libro Blanco prometía que Palestina se convertiría en un estado árabe con una
minoría judía limitada al treinta por ciento de la población. Se reduciría la inmigración
judía y se limitaría el derecho de los judíos a tener propiedades en Palestina a unas
pocas áreas. Para los judíos esto era una amarga traición de la Declaración Balfour.

Los judíos se oponían especialmente a las restricciones sobre la inmigración a la luz
del creciente peligro del antisemitismo en la Alemania de Hitler.

El 1º septiembre de 1939 los aviones alemanes comenzaron el bombardeo de Polonia
y comenzó la Segunda Guerra Mundial. A pesar de su conflicto con Gran Bretaña, los
judíos de Palestina decidieron unirse con los ingleses en contra de los nazis. En esta
época David Ben Gurión declaró: Lucharemos en contra del Libro Blanco como si no
hubiera ninguna guerra; lucharemos en la guerra como si no hubiera ningún Libro
Blanco. Y así lo hicieron. Más de 1,300 soldados judíos del Haganah, se alistaron en el
ejército inglés para pelear contra Alemania.

Después de la guerra, Ben Gurión visitó los campos de exterminio nazis en Auschwitz y
Bergen-Belsen. Volvió a Palestina más decidido que nunca a establecer una patria
nacional para todos los judíos.

Las tensiones entre árabes, judíos y británicos se intensificaron después de la guerra.

CAUSAS QUE PROVOCARON UNA DIFÍCIL SITUACIÓN PARA LOS BRITÁNICOS EN PALESTINA

• La inmigración ilegal de los judíos supervivientes del Holocausto, quienes venían a
Palestina por millares, desde todos los campos de refugiados de Europa.
• La oposición árabe a la inmigración judía.
• El problema con el petróleo árabe.
• La fuerza del Sionismo Internacional.
• La simpatía mundial hacia los judíos debido a la masacre que sufrieron.
• Las campañas publicitarias a favor de los judíos.
• El terrorismo judío y musulmán en Palestina.

EL ÉXODO

Auxiliar Bíblico Portavoz

En julio de 1947 ocurrió un incidente de alcance
internacional que ayudó a formular la decisión británica
de salir de Palestina en 1948. Se conoce como el
“Episodio del Éxodo”.

Comenzó cuando un barco para refugiados, comprado
en Estados Unidos y llamado Éxodo, salió hacia Europa
durante el mes de julio. Al llegar a las costas de
Francia, este barco de madera de 4,000 toneladas recogió a 4,554 refugiados judíos y
comenzó el viaje a Palestina. Los barcos británicos pronto lo vieron y trataron de
hundirlo por violar la ley del Libro Blanco. Pero el barco pudo llegar al puerto de
Haifa. Allí los 4,554 refugiados fueron arrestados por los británicos, puestos en tres
barcos para prisioneros y llevados de vuelta al mar, bajando el ancla en una bahía
francesa. Pero esta vez los judíos se negaron a dejar los barcos y comenzaron una
huelga de hambre. Esta tragedia se convirtió en noticia internacional. Desesperada,
Gran Bretaña abandonó la política del Libro Blanco y pidió que las Naciones Unidas
dividiera a Palestina entre árabes y judíos.

NACIONES UNIDAS

El 29 de noviembre de 1947 se reunió la Asamblea General de la ONU para efectuar
una votación. ¿Qué iban a votar? La partición de Palestina en dos estados: uno judío
y otro árabe.

Naciones representadas en la ONU el 29 de Noviembre de 1947, y su votación.

AMÉRICA
A favor de la partición En contra de la partición Abstenciones
Canadá Cuba México
Estados Unidos Honduras
Haití El Salvador
República Dominicana Colombia
Guatemala Chile
Nicaragua Argentina
Costa Rica
Panamá
Venezuela
Ecuador
Perú
Brasil
Bolivia
Paraguay
Uruguay
EUROPA
Islandia Turquía Inglaterra
Noruega Grecia Yugoslavia
Suecia
Dinamarca
Holanda
Bélgica
Luxemburgo
Francia
Bielorrusia
Unión Soviética
Polonia
Checoslovaquia
Ucrania
ASIA
A favor de la partición En contra de la partición Abstenciones
Islas Filipinas Líbano China
Siria
Irak
Irán
Arabia Saudita
Yemen
India
Afganistán
Pakistán
ÁFRICA
Liberia Egipto Etiopía
Sudáfrica
OCEANÍA
Australia
Nueva Zelandia

Resumen de la votación:

A favor de la partición de Palestina (el renacimiento de Israel): 33 naciones
En contra de la partición: 13 naciones
Se abstuvieron: 10 naciones.

Infolive.tv (Video)1

Después del Holocausto judíos de varias partes de Europa partieron hacia Palestina
con la esperanza de continuar con sus vidas y vivir en un país judío donde pudieran
sentirse protegidos.

Hoy, hace 60 años la Asamblea General de la ONU votó en New York a favor de la
resolución 181 que autorizó la partición de la región de Palestina en dos estados: uno
judío y otro árabe.

La evolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas fue conducida bajo un
espíritu de enorme tensión y suspenso. Fue una votación lenta y con altas
posibilidades de desviaciones. Por alguna razón, fue sólo cuando vino el voto de
Francia que toda la tensión fue liberada.

Esta resolución del Alto Comisionado para Palestina fue adoptada por 33 votos, 13 en
contra y 10 abstenciones.

1
https://www.youtube.com/watch?v=Szhx4oIyZ5s&feature=youtu.be
CONCLUSIÓN

Monte Sinaí: Año 1250 a.C.
Sede de la ONU: Año 1947 d.C.

En el Monte Sinaí Moisés pronunció la profecía sobre el retorno de los israelitas a su
tierra. En la sede de la ONU comenzó su cumplimiento.
1250
+1947
3197

Tres mil ciento noventa y siete años después de que Moisés pronunciara la profecía
del retorno del pueblo judío a su tierra, esta comienza a cumplirse en los salones del
edificio en Nueva York donde estaban representadas las naciones del mundo.

Profecías de Isaías sobre Jerusalén

Manuscritos de Isaías expuestos en el museo de Israel. Tienen más de 2,000 años de antigüedad. Ahí están escritas las
siguientes palabras:
Isaías 49:22,23: Así dijo Jehová el Señor: «He aquí, yo tenderé mi mano a las
naciones y a los pueblos levantaré mi bandera; traerán en brazos a tus hijos y tus
hijas serán traídas en hombros. Reyes serán tus ayos y sus reinas, tus nodrizas; con
el rostro inclinado a tierra se postrarán ante ti y lamerán el polvo de tus pies.
Conocerás entonces que yo soy Jehová y que no se avergonzarán los que esperan en
mí.

Is. 60.10: Extranjeros edificarán tus muros y sus reyes estarán a tu servicio, porque
en mi ira te castigué, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia.

Ni siquiera se imaginaban los representantes de las naciones en la sede de la ONU
aquel inolvidable día, que ellos estaban decidiendo, no a su arbitrio, sino como
instrumentos para la consecución del plan universal y misterioso de Dios. Había
llegado el momento en la historia, para que Israel irrumpiera otra vez entre los países
del mundo, como la nación escogida por Dios. De esa manera se cumplieron estas
profecías de Isaías, porque fueron los gobernantes del mundo, quienes dieron vida a
la nación muerta y dispersa. Y si Jerusalén es hoy la capital del pueblo judío, se debe
a este acto memorable en Nueva York, aquel 29 de Noviembre de 1947.
El Largo Camino a Casa (Documental) 1

"Habiendo, pues, Faraón despedido al pueblo de Israel, no guió Dios a éste por el
camino del país de los filisteos, aunque era el más corto... sino que los condujo
rodeando por el camino del desierto..." (Éxodo 13).

Los testimonios vertidos en este documental han sido extraídos de recuerdos, cartas,
diarios y relatos de los hombres y mujeres que sufrieron los tumultuosos
acontecimientos producidos entre 1945 y 1948.

Dachau, Alemania.

El Largo Camino a Casa.

En la primavera de 1945, mientras los ejércitos aliados avanzan hacia la victoria,
descubren los campos de concentración alemanes. Pocos están preparados para el
infierno que van a encontrar.

—Los soldados se acercaron a la valla y permanecieron allí, mirándonos. Me era
imposible comprender su conducta. Ojala pudiera transmitirles a ustedes la sensación
de extrañeza que me invadió al observarles mirándonos fijamente, de aquella forma
tan inexplicable. Fue entonces cuando vi como un soldado se agachaba y comenzaba
a vomitar. Después otro hizo lo mismo y otro también. Entonces lo comprendí. Sus
miradas encerraban una repugnancia ausente. Una profunda desesperación se apoderó
de mí. Como Adán, pensé, cuando supo por primera vez que estaba desnudo, horrible
y avergonzado. Miré alrededor y me vi junto a los demás prisioneros a través de los
ojos de aquellos soldados. Mirarnos daba asco, de eso no hay duda. No es raro que
no me percatarse de aquello antes. Tras el vómito de aquel primer soldado algo muy
extraño sucedió entre los prisioneros: comenzamos a alejarnos de ellos y les dimos la
espalda. No queríamos que nos mirasen. Un momento antes y de una forma velada,
deseábamos que entrasen en el campo de concentración. Ahora, con mucha mayor
intensidad, sólo pedíamos que se quedasen dónde estaban o que se marchasen de una
vez.

—Al verles no hay nada que les distinga. Sus cabezas afeitadas, sus mejillas
hundidas. No hay forma. Ni siquiera es fácil ver en ellos a seres humanos. En

1
https://vimeo.com/288664716/e7186313a9
circunstancias así tratas de decir lo menos posible. Pero también eso supone un
esfuerzo.

—Me alejé unos pasos de los soldados al oír un sonido terrible que no podía
identificar, aunque de una forma remota y extraña me parecía familiar. Entonces
comprendí que mi hija estaba llorando. Era la primera vez en tres años que esta
criatura lloraba. Lloraba con tanta insistencia que pensé que su frágil cuerpecito se
quebraría con la fuerza de las convulsiones. Jamás he oído un llanto de dolor como el
de ese niño. Fue el lamento más trágico que he conocido. Y yo… yo seguí el ejemplo
de mi hija. Me senté a su lado y grité durante unos minutos.

—Tras lo que vimos la situación se descontroló. Los soldados se dedicaban a golpear
a los guardias y los dejaban en manos de los prisioneros para que se vengasen.

—Nuestro primer acto como hombres libres fue abalanzarnos sobre las provisiones.
No pensábamos en otra cosa, ni en la venganza, ni en nuestras familias. Lo único que
nos importaba era el pan.

—Cuando nos liberaron comimos y comimos sin parar. No hay sensación igual a
saber que tienes hambre y que tal vez mañana no tendrás nada que llevarte a la boca.
No sabíamos cómo parar.

En la desesperación por alimentarse muchos supervivientes se destrozaron el
estómago. Otros se habían abrazado a la vida con tal tenacidad que no les restaban
fuerzas para combatir el tifus y la tuberculosis que asolaban los campos de
concentración. A las pocas semanas de la llegada de los aliados miles de prisioneros
liberados murieron. Sólo en Bergen-Belsen hay que enterrar trece mil cadáveres.

—No decía nada excepto: ¡Dios mío! ¡Dios mío! No paraba de repetírmelo porque
me era imposible pensar en nada más. Tenías que hacer un esfuerzo para considerar
los seres humanos. Estaban tan consumidos que a nuestros ojos parecían monos.
Tenía que decirme una y otra vez: ¡Son seres humanos! Incluso al decirlo tu mente no
lo creía ya que era la primera vez que ocurría algo así. Era simplemente increíble.

Los liberadores plantaron fuego a los campos de concentración e intentaron hacer
desaparecer las tumbas y el hedor a muerte. Los judíos observaban las llamas y se
preguntaban por el futuro.
—Tras el trato recibido, ¿en qué se habrán convertido? Estoy seguro de que el 90%
de los supervivientes no volverán a ser normales. Han sufrido demasiado.

—Fue durante los últimos meses. Mi hermano, mayor
que yo, se acercó a la valla de mi barracón y me dijo:
Nos hemos quedado sin padres, sólo me tenías a mí y
ahora nos separan. No nos volveremos a ver. No creo
que este infierno termine. No veo luz alguna al final de
este túnel. Ya eres lo bastante adulto (yo estaba a punto
de cumplir ocho años). Para comprender lo que te digo
quiero que sepas, dijo: que si sucede un milagro, llegará el día en que sobrevivirás a
este infierno. En el mundo hay un lugar llamado Eretz Israel. Repite este nombre y no
lo olvides: Eretz Israel, la Tierra de Israel. Esa es nuestra patria. En este lugar no
matan a los judíos. Así que si sobrevives, dile a quien te encuentres que te lleven allí,
no a otro sitio, sino a la tierra de Israel

En Nueva York los norteamericanos celebran con entusiasmo su victoria en Europa.
En Londres la multitud abarrota las plazas para celebrar el fin de seis largos años de
guerra. Incluso en Palestina la gente baila en las calles.

El día de la victoria es triste, muy triste, escribe David Ben Gurión en su diario.
Como otros líderes del mundo judío, el entonces presidente de la Agencia Judía en
Palestina, había observado la guerra a distancia, incapaz de impedir la matanza de
seis millones de judíos europeos.

La presencia continuada de los judíos en la tierra de Israel se remonta a tres mil años
atrás. Incluso tras la destrucción de Jerusalén por parte de los romanos y su expulsión
en el siglo segundo, ellos permanecieron fieles a su sueño de regresar a su tierra
prometida.

Los árabes invaden Palestina en el siglo séptimo y permanecieron allí a pesar de que
el territorio fue conquistado y reconquistado. Con el comienzo de la huida masiva de
los judíos europeos hacia Palestina escapando de Hitler, el temor de los árabes porque
los judíos se convirtieran en mayoría aumenta.

Desde la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña ha administrado esta tierra dividida
bajo el mandato de una liga de naciones, tratando de satisfacer tanto a los árabes
como a los judíos y proteger sus propios intereses imperialistas en Oriente Medio.
Aunque en un principio Gran Bretaña prometió establecer un estado nacional para los
judíos, la presión de los árabes obligó a un cambio de su política. En 1939 los
británicos promulgan una carta blanca restringiendo severamente la inmigración
judía. En Junio de 1945 Gran Bretaña no permitía la entrada a Palestina a más de mil
quinientos judíos al mes.

La Segunda Guerra Mundial ha dejado a Europa en ruinas. En Alemania unos once
millones de refugiados vagan por un paisaje dantesco devastado por el hambre, las
enfermedades y la desesperación. Las tropas aliadas trataron de imponer una
apariencia de orden en la anarquía y el caos que encuentran. Los refugiados proceden
del centro y este de Europa, Rusia y las repúblicas bálticas. Entre ellos se incluyen
esclavos liberados, prisioneros de los campos de concentración, reclutas del ejército
y prisioneros de guerra. A estos se les clasifica oficialmente como “personas
desplazadas”. Unos cien mil judíos forman parte de este colectivo. Pero en cuanto
reúnen las fuerzas suficientes para viajar, muchas de estas personas regresan a sus
hogares en busca de sus familias.

—El cuerpo. Qué maravilla es el cuerpo. A qué velocidad más impresionante se
recupera. Tras la liberación yo pesaba unos 28 kilos. No me tenía en pie. Un mes
después volví a casa por mis propios medios. Es imposible describir con palabras el
comportamiento del cuerpo humano.

—Estaba muy ansiosa por volver a casa, y como me
encontraba bien, esperaba que mis padres y mis
hermanos también estuvieran allí. Cuando llegué no
encontré a nadie. Los jóvenes de la edad de mis
hermanos empezaban a regresar y nosotros corríamos a
su encuentro con todas nuestras fuerzas. Yo tenía un
millón de preguntas que hacerles: Chicos, ¿trabajasteis
con mis hermanos? ¿Les visteis? ¿Tenéis noticias de ellos? No sabía cómo parar de
hacerles preguntas. Aquellos jóvenes no decían ni una sola palabra. Al final desistí.
Ellos me miraron con gran tristeza y dijeron: Livia, lo lamentamos, pero tus
hermanos no regresarán jamás. Yo respondí: ¿Qué? ¿Qué queréis decir? No podía
creerlo. Ahora 55 años después todavía pienso en cómo pude ser tan estúpida. Cómo
me sorprendió tanto aquello, si mientras estuve en Auschwitz, y esos fueron tres
meses y medio, vi matar a mucha gente todos los días. A muchas mujeres. Sin
ninguna razón.

—Nuestras casas fueron destruidas, ya que tras nuestra deportación, los gentiles
comenzaron a registrarlas buscando oro en ellas. Las pusieron patas arriba y en su
frenesí hasta excavaron agujeros en su interior. Me encontré con un hombre que yo
conocía de antes de la guerra que me preguntó: ¿Por qué te han dejado con vida los
alemanes? ¿Por qué no te han convertido en jabón? Después de escuchar aquello,
comprendí que ese ya no era mi sitio. Nos odiaban porque regresábamos de entre los
muertos. Nos creían muertos y enterrados. Se sentían muy satisfechos de que los
judíos y el problema judío hubiese terminado. Nuestro regreso supuso una amarga
sorpresa para ellos. Nos miraban como si fuésemos fantasmas. Y a nadie le gustan los
fantasmas.

—Los chicos te miraban diciendo: ¿Cómo te atreves a regresar? En Polonia el
antisemitismo fue peor aun. Allí te mataban por volver.

En un pueblo cercano a Vilna son asesinados cinco de los pocos judíos que
sobrevivieron a la guerra. Sus cadáveres son llevados a Vilna para su entierro. En uno
de sus bolsillos había un mensaje escrito en polaco. Decía así: “Este será el destino de
todos los judíos supervivientes”.

A finales del verano millones de refugiados regresan a casa con sus seres queridos.
Sólo los judíos no tienen a dónde ir.

—Todos aquellos días que habíamos luchado por sobrevivir, hora tras hora, día tras
día. Todavía no había pasado tiempo suficiente para comprender la enormidad de
nuestra tragedia. Ahora todo estaba claro. Nuestras familias ya no nos esperaban, no
teníamos a dónde regresar. Para nosotros la victoria llegó demasiado tarde,
demasiado tarde es poco

Sin hogar y despreciados los supervivientes judíos empezaron a reunirse en la zona
norteamericana de Alemania. Se establecen más de quinientos centros de acogida en
lo que antes eran campamentos de esclavos, establos y campos; en cualquier lugar
donde los aliados encuentran espacio. Los centros más pequeños albergan de
cincuenta a quinientos refugiados, los más grandes a más de cinco mil.

Se asignaron campamentos para las personas desplazadas en función de su país de
origen. A los judíos se les mezcla con expatriados de varias nacionalidades: lituanos,
letones, ucranianos, croatas, estonios… Muchos de ellos habían entrado en Alemania
de forma voluntaria durante la guerra para ayudar a los nazis. El hombre de la cama
de al lado bien podía ser un simpatizante nazi, un colaboracionista o incluso un
asesino.
El general norteamericano George Patton insiste en que
todos los campamentos deben de estar cercados por
alambre de espino y los detenidos vigilados por guardias
armados.

—Cuando miro por mi ventana y veo el alambre de
espino mi corazón se enfría. Y cuando voy con mi (---) 2
por mi comida me siento como si todavía estuviese en un
campo de concentración.

Por todas partes las personas desplazadas carecen de los
suministros y las comodidades básicas, el alimento es pobre y la ropa escasa. Las
tropas de ocupación no están preparadas para tratar con los cientos de miles de
refugiados que hablan una mezcla ininteligible de idiomas y han sufrido una angustia
y una degradación inimaginables. A falta de adiestramiento para tratar
adecuadamente a las personas desplazadas, los soldados recurren a lo que mejor
conocen: la disciplina militar.

—Comprendí que mi familia había muerto y que los alemanes seguían con vida. Me
preguntaba que si existía un Dios cómo permitía aquello. Tanta gente necesitada y a
nadie le importaba. Muchos se suicidaban. No había nadie que nos ayudase a
adaptarnos.

—¿Por qué estoy viva? No lo sé. Tal vez este sea un castigo. En estos momentos
estoy sola, no tengo a nadie, pero estoy viva.

—Estábamos débiles, nos moríamos de hambre. Nos encontrábamos en un estado de
apatía. No hacíamos otra cosa que estar sentados y mirar al vacío.

—Es mejor ser un alemán conquistado que un judío liberado.

—Estoy enfadado con el mundo. El mundo permaneció impasible mientras a nosotros
nos quemaban. Tanto dolor, tanto dolor. Cómo librarnos de él.

2
Ilegible. Parece ser el nombre de una vasija para echar comida.
—Cuando llegué a Dachau no tenía misión de ningún
tipo y nadie me decía qué hacer, así que me dedicaba a
observar a los doctores y a las enfermeras durante sus
rondas. Me sentía perdido por completo, ya que aquí
estaba esta gente trabajando de forma incansable,
tratando de salvar todas las almas posibles y yo no podía
formar parte de aquel equipo. Empecé a andar de acá
para allá por las filas de barracones preguntándome qué hacer. Por fin me metí no sin
gran esfuerzo en uno de ellos. Abrí la puerta y entré en una habitación oscura, donde
los que allí estaban aun vestían sus uniformes de concentración y seguían viviendo en
una especie de estantes. De uno de aquellos estantes surgió una voz. Era una voz muy
débil y llorosa que dijo: “Yo tenía un hermano, vivíamos juntos, (me dijo el nombre
de la comunidad en la que vivían) después nos dejó y marchó a los Estados Unidos,
allí se convirtió en rabino”. Aquella voz preguntó: “¿Conoce usted a mi hermano?”
No mencionaba nombre alguno, sólo era una voz dirigida a mí, y yo me sentía atraído
por el timbre de aquella voz, por el lamento de aquella voz. Antes de que aquel
susurro se extinguiese dije: “Sí, conozco a tu hermano”. Entonces la voz me espetó:
“No me diga cosas que no son verdad sólo para consolarme”. Yo le respondí: “No lo
estoy consolando, voy a devolverle a su hermano”. Y salí a toda prisa de aquel
barracón porque no podía hacer frente a la situación. Sentí temor de ella. Pero al salir
estaba tan seguro de que había reunido a aquellas dos voces que me sentí satisfecho
de haber venido a Dachau, aunque no ocurriera nada más, por lo menos había hecho
algo.

Durante la labor de reunir a aquel superviviente con su hermano, el ahora capellán del
ejército, Rabí Klausner, descubre cómo puede ayudar a las personas desplazadas. Lo
único que ellos desean es volver a conectar con sus familias y comunidades. Klausner
establece un Comité de Supervivientes con el objetivo de recopilar una lista de judíos
que aun vivien en Alemania. Los miles de nombre se publican bajo el título de:
"Sheerit Hapleitá" “El Resto de los Supervivientes”. Los seis volúmenes son enviados
a judíos de todo el mundo: Europa, América, Palestina.

Además de los capellanes los otros representantes del mundo judío libre que llegan a
los campos de concentración son soldados palestinos. Cerca del fin de la guerra Gran
Bretaña muy a su pesa les permite luchar junto al ejército británico destinado en
Europa bajo el estandarte “La Brigada Judía”.

—De un jeep vimos saltar a dos soldados con los uniformes de la “La Brigada” que
portaban estrellas de David en sus mangas. La alegría fue enorme. La sinceridad, la
comunicación que se estableció entre nosotros es algo que sólo sucede una vez en la
vida. Y tal vez sólo en un momento concreto. Quizás sólo entonces.

Pero de la misma forma que los aliados antes que ellos, muchos miembros de “La
Brigada” quedan horrorizados por las condiciones de vida de los supervivientes.

—Encontramos a una comunidad de personas vivas que en términos mentales no era
muy distinta de los cadáveres que habíamos visto. Cinco mil judíos en este estado tan
lamentable convertirían a Israel en un gran sanatorio psiquiátrico. No creía que estas
almas pudiesen curase jamás.

Los primeros judíos en llegar a Palestina procedentes de los campos de concentración
son niños que los aliados ordenaron evacuar de Alemania sin demora.

—Un mes después de nuestra liberación ya nos
encontrábamos en camino hacia la tierra de Israel, a
través de Francia y Alemania. Después las autoridades
británicas nos llevaron en tren hasta un puerto, hasta
Atlit, un campamento donde estábamos cercados por
vallas y no podía entrar nadie. Pero como nos
encontrábamos en situación legal todos los periódicos
publicaron nuestros nombres. Naturalmente ocupamos los titulares: “Primeros
supervivientes del Holocausto llegan a la tierra de Israel, todos ellos huérfanos”.
Nuestros nombres y los nombres de nuestras ciudades de procedencia fueron
publicados por todas partes en la tierra de Israel. Nunca olvidaré los gritos, las
súplicas de toda aquella gente que rodeaba nuestro campamento. Ahí estaban tras la
valla gritando los nombres de las familias y los de sus ciudades: ¡Gringur, Varsovia!
¡Golberg, Kruke! Éramos la primera y única fuente de información. No paraban de
preguntarnos si habíamos conocido a familiares suyos en el gueto, en el campo de
exterminio, en el campo de concentración, en alguno de los trenes.

Pero el mundo tiene otras prioridades.

—La mayor sorpresa política de los últimos cuarenta años fue el resultado de las
elecciones generales. De hecho muy pocos pensaban que cuando las urnas
abandonaran la custodia de las comisarías de policía, el escrutinio revelaría la victoria
electoral más arrolladora desde 1906.
Los votantes rechazan al Partido
Conservador de Winston Churchill que
gobernó durante la guerra y eligen al
Partido Laborista de Clement Attlee para
dirigir la recuperación en tiempo de paz.
Attlee designa a Ernest Bevin como
Ministro de Asuntos Exteriores del nuevo gobierno.

—Cuando esta mañana comprobé el resultado de las elecciones,
sentí una enorme gratitud hacia el electorado británico, por haber
puesto fin al concepto de gobierno personal en este país.

Los líderes judíos albergan grandes esperanzas de que el nuevo gobierno suavice las
restricciones a la inmigración judía a Palestina. Pero las condiciones económicas y
sociales de la Inglaterra de post guerra obligan al Partido Laborista a reconsiderar su
política. Tras haber invertido una cuarta parte de la riqueza nacional en la guerra,
Gran Bretaña se encuentra ahora al borde de la bancarrota. Debido a la escasez
reinante el petróleo se convierte en un producto de vital importancia, y el petróleo
sólo se encuentra en el mundo árabe.

A finales del verano los informes sobre la situación de los campamentos de personas
desplazadas comienzan a llegar a los despachos de los gobiernos de Londres y
Washington.

—Un coronel entró y me dijo: Señor capellán tengo algo
que decirle: Una persona muy importante de los Estados
Unidos está a punto de llegar, ha sido enviado por el
presidente. Eso me dijo. Va a visitar los campamentos y
yo tengo que organizar su agenda. Se la voy a mostrar.
Le eché un vistazo y comprendí que no le iban a mostrar
la auténtica situación. Él y yo comprendimos enseguida
lo que estaba sucediendo. Y me dijo: Disculpe señor capellán, debido a las normas
militares no puedo hacer más; pero usted sí. Le diré lo que haremos: Voy a traer a esa
personalidad a Dachau, usted estará allí esperándonos. Yo les presento y desde ese
momento usted se encarga del resto.
El hombre al que Klausner muestra los
campamentos es Harrison, decano de la
facultad de derecho de la universidad de
Pensilvania, que ha sido designado para
averiguar cómo están tratando los militares
a la población supuestamente liberada.

Harrison queda escandalizado por lo que
ve y escucha.

—La suciedad del campamento no puede
describirse con palabras. La sanidad es
prácticamente inexistente.

—Con unas pocas excepciones la
población del campamento parece desmoralizada sin posible rehabilitación.

—Vivimos como una camada de cachorros, todos amontonados bajo el cuerpo de su
madre.

—Cuando me desnudo por la noche, no puedo evitar sentir que todo el mundo me
mira. Algunas veces madre sujeta la manta delante de mí; pero otras ella está
demasiado cansada.

Tras visitar treinta campamentos, Harrison presenta un informe provisional de crucial
importancia sobre el trato dispensado por el ejército de los Estados Unidos a los
supervivientes.

—Dada la situación actual, da la impresión de que estamos tratando a la población
judía del mismo modo que los nazis, excepto que nosotros no los exterminamos.
Ellos se encuentran amontonados en campos de concentración bajo la vigilancia de
nuestros militares en vez de las tropas de las SS. Y me pregunto sin el pueblo alemán,
viendo esto, no supone que estamos siguiendo la misma política que los nazis.

Harrison insta al ejército a reconocer la singular experiencia de opresión y
persecución padecida por el pueblo judío y a albergarles en campamentos separados.
También recomienda encarecidamente que su alimentación y vestimenta sean
mejoradas de forma radical y que nos se les someta a la disciplina militar. En su
informe final remitido al presidente Truman, Harrison hace hincapié en el deseo del
pueblo judío de abandonar Alemania y Austria y sugiere que los británicos admitan a
cien mil de ellos en Palestina.

Truman responde al informe de Harrison enviando un telegrama a Attlee en el que
solicita, como gesto humanitario, la inmediata admisión de cien mil refugiados en
Palestina.

Antes incluso de que el informe Harrison sea hecho público, Attlee rechaza la
iniciativa de Truman.

Cinco días después el parlamento británico aprueba la recomendación del ministro de
asuntos exteriores Bevin, de que el cupo de inmigrantes judíos en Palestina continúe
siendo de mil quinientos al mes.

Yom Kipur 1945, primer Día de Expiación celebrado en libertad por los
supervivientes. En Föhrenwald el primero de todos los campamentos de personas
desplazadas habitado sólo por judíos, cinco mil almas se reúnen para rezar.

—La intensidad de las oraciones durante aquel Servicio Yizkor fue algo que jamás
olvidaré. Lamentos y llantos de jóvenes y ancianos. Algunos guardan luto por un niño
que nunca llegará a mayor, otros por un padre que jamás volverá a estará allí para
guiarlos, otros por un hermano o una hermana. Parece como si sólo los enlutados
asistieran a estas congregaciones.

Después del servicio los allí reunidos dan la
bienvenida a dos invitados sorpresa: Los
generales Eisenhower y Patton, que llegan
a inspeccionar personalmente los
campamentos. Rabí Halberstam, el rabino
de Klausenburg, ofrece a Eisenhower pan y
sal, bienvenida tradicional dispensada a los
reyes.

Durante su gira de inspección Eisenhower
queda conmocionado por la miseria del
campamento, y expresa a Patton su intención de que se produzca un inmediato
cambio de la situación.
Aunque después Patton retira la guardia armada de los campos de refugiados, él anota
en su diario que este es un grave error.

—Si los judíos no están vigilados no permanecerán en los
campamentos, se dispersarán por el país como las langostas y
al final habrá que capturarlos y matar a unos cuantos, por
haber asesinado a algunos alemanes. Harrison y su ralea
creen que una persona desplazada es un ser humano, y no es
cierto. Esto se aplica en especial a los judíos que son
inferiores a los animales.

Coincidiendo con la publicación en la prensa del informe
Harrison, Eisenhower traslada a Patton, comunicando a todo el contingente militar
que a cualquiera que no acate sus órdenes de tratar a los judíos de forma distinta se le
considerará responsable.

En los Estados Unidos la indiferencia del mundo hacia los supervivientes del
Holocausto une a la comunidad judía. Por primera vez, la práctica totalidad de las
más importantes organizaciones judías, apoyan la exigencia de una patria en
Palestina.

Allí, la decisión británica de mantener las restricciones a la inmigración, también une
a la comunidad judía. Ahora que la guerra ha terminado, tres grupos clandestinos
hostiles antes enfrentados entre sí, combinan sus fuerzas para formar un movimiento
de resistencia.

El belicoso Irgum es liderado por el inmigrante polaco
Manahen Begin, cuya familia al completo fue asesinada
por los nazis. El Irgum se alía con el menos importante
Sterm, comandado por Isaac Shamir y con el más
numeroso Haganah, una fuerza defensiva formada para
proteger a los colonos judíos del terrorismo árabe. Ellos
comienzan atentando a modo de guerrilla contra los ferrocarriles y aeródromos
palestinos y las instalaciones militares británicas.

—Jerusalén fue el escenario de mayor cantidad de atentados, como las bombas
instaladas en la estación de ferrocarril, que causaron la muerte de un gran número de
ciudadanos británicos. Poco antes de las explosiones una muchacha había llegado allí
en taxi, depositando varias maletas en la estación. Un sargento británico retiró una de
ellas, otras dos explotaron provocándole la muerte en el acto. Estas son algunas de las
personas detenidas por su complicidad en los mencionados atentados. Se informa que
todos ellos son de origen polaco.

En Europa Haganah también incrementa sus actividades para conseguir traer los
refugiados a Palestina.

—Yo me encontraba en una población del sur de
Babaria. De repente sonó el teléfono, y al descolgar el
auricular oí la voz de una mujer. Yo tenía 27 años,
estaba soltero, sin responsabilidades, y aquella mujer va
y me dice: ¿Le importaría encontrarse conmigo en París
en la habitación 203 del hotel (---)? No se me ocurrió
ninguna buena razón para negarme. Así que acepté.
Desde el momento en que la vi supe con total seguridad que uno de los motivos por
los que había asistido a la cita no se iba a cumplir. Ella me dejó en el vestíbulo y me
preguntó: ¿Está usted dispuesto a trabajar para nosotros? A lo que yo respondí:
¿Quiénes son ustedes? Entonces ella dijo: Haganah. Ahora sé muy bien lo que quiere
decir esa palabra; pero entonces no tenía ni idea de cuáles serían sus implicaciones,
de qué me iba de pedir. A veces hay que decir sí o no en función del valor de cada
uno. Así que yo dije que sí. En ese momento me invitó a entrar y sentarme, y me dio
mis órdenes de partida. Yo estaba asombrado. Ella dijo, muy bien, esto es lo que
queremos: Le informo que vamos a trasladar a miles de judíos supervivientes y los
vamos a traer desde las zonas más remotas de Europa del este hasta Alemania. Usted
va a formar parte de ese proceso.

Los judíos de Europa del este que habían huido de los nazis, habían luchado con los
partisanos o habían permanecido escondidos en los bosques, ahora ponían rumbo al
oeste. Su ruta les conduce hasta los campamentos de personas desplazadas situados
en la zona norteamericana de Alemania y Austria, y después a puertos escogidos para
por fin llegar a Palestina. Esta emigración de refugiados se conoce como “brija”,
término hebreo que significa “suelo”, y se convierte en el mayor movimiento ilegal
de masas de los tiempos modernos.

—Muchas noches hacía un viaje, partiendo de mi casa al ponerse el sol en un convoy
compuesto por seis camiones, custodiados por un par de jeeps delante y otro par de
jeeps detrás. La carga se realizaba en unos veinte minutos. Nos deshacíamos de todas
las maletas y bolsos que ellos llevaban consigo, con el fin de ganar espacio para una
persona más dentro del camión.
Para que la operación prosperase era necesaria una mercancía concreta: cigarrillos.
Los cigarrillos eran la moneda de cambio del mercado negro. Un paquete de
cigarrillos tenía un valor de 15.00 dólares. Un cartón (10 paquetes) 150.00 dólares.
Cada judío me costaba un cartón. Así que cada noche suponía un desembolso en
cigarrillos de 45,000.00 dólares. Tenías que sobornar a los polacos del lado polaco, a
los rusos del lado ruso. Descargabas aquel saco que contenía 300 cartones en el suelo
y lo dejabas allí para que lo repartiesen entre ellos.

—No existe la menor duda de que el Führer tenía que saber con total precisión lo que
ocurría en los campos de concentración. El trato que se dispensaba a los judíos.

—Ya lo he mencionado, ya he dado mi opinión. El Führer no estaba al corriente de
los detalles referentes a la situación de los campos de concentración.3

—No estoy pidiendo detalles, sólo pido información sobre el asesinato de entre
cuatro y cinco millones de personas. ¿Qué me está usted sugiriendo?

Mientras los supervivientes luchan por construir un futuro, un tribunal militar
internacional trata de inculpar y castigar a los nazis por los crímenes cometidos.

— Mi opinión sigue siendo que el Führer no conocía estas cifras.

En la Nochebuena de mil novecientos cuarenta y cinco, los acusados nazis se reúnen
en la parte alta de su celda de dos plantas que ha sido convertida en una capilla. Los
criminales de guerra acusados están seguros de que esta será su última navidad.
Goering dice a los demás: Si tengo que morir prefiero hacerlo como un mártir que
como un traidor. No olviden que a los grandes conquistadores de la historia no se les
tiene por asesinos. Gengis Kan, Pedro el Grande, Federico el Grande. Llegará un
momento en que el mundo pensará de otra forma con respecto a todo esto.

Casi ocho meses después del milagro de la liberación, los judíos liberados todavía
aguardan a que el mundo les dé de nuevo la bienvenida. Pero los aliados aún no han
tomado medidas efectivas para vaciar los centros de personas desplazadas. A
comienzos del nuevo año existen doce campamentos judíos en la zona
norteamericana de Alemania. Y con la llegada de los judíos de Europa del este la
población aumenta.

3
Declaración de Hermann Goering en el tribunal de Nuremberg.
— Las terribles condiciones a las que estaban sometidos les
impulsaban a luchar. Era como un hombre metido en un agujero
que desea salir de él. Ahora sabían que no iban a quedarse en
Alemania, pero, ¿a dónde iban a ir? Muy pronto aprendieron que
tendrían que pelear. Nadie iba a hacer nada por ellos. Tenían que
encontrar solos una salida.

— Mi profundo compromiso sionista me ayudó a superar los problemas psicológicos
que mucha gente sufrió tras el Holocausto. No mucho antes de la liberación ya
empezamos a planear el futuro.

Desde principios de siglo el objetivo de los sionistas había sido la creación de una
comunidad independiente dentro de Palestina. Ahora los grupos sionistas florecen en
un gran número de campamentos. Incluso logran establecer un kibbutz, un foro de
alistamiento agrícola colectivo para la vida en Palestina.

—Mediante nuestro trabajo físico en este kibbutz queremos demostrar que todavía no
nos han destruido, es más, que tenemos la voluntad de vivir y construir.

Los campamentos también se convierten en centros de la vida cultural judía. Las
personas desplazadas establecen escuelas que facilitan la labor del sionismo y el
judaísmo. Los dos pilares de la fe de los supervivientes.

—Aquellos de nosotros que seguimos con vida. Aquellos de nosotros que somos los
últimos representantes de nuestro pueblo. Debemos una vez más tener esperanza en el
renacer de todos esos valores que conservamos con tanto amor. Se lo debemos al
recuerdo de nuestros seres queridos que tenían los mismos anhelos. Les debemos el
pasar el resto de nuestros días creando una vida digna una vez más.

—El hecho de sobrevivir no era accidental. Lo único que podías aportar era no sentir
lástima de ti mismo. No rendirte, no permitir que te hipnotizasen haciéndote creer que
eras un ser inferior.

—Éramos jóvenes, estábamos juntos y deseábamos disfrutar de la vida. Algunas
personas no podían librarse de aquel peso. Unos son más débiles y otros más fuertes.

—Entre nosotros había personas de cuarenta o cincuenta países, gente con diferentes
mentalidades, que hablaban diferentes idiomas, que procedían de culturas distintas;
pero de alguna forma nos fundimos todos juntos para formar una sola familia.
—Mi marido era un superviviente polaco. No tenía a nadie en el
mundo. Todos habían sido asesinados, sus hermanos, sus hermanas,
sobrinos, sobrinas, su esposa y un bebé. Después, cuando nos
conocimos, nos gustamos, o algo parecido, y a los cuatro días él me lo
propuso y yo acepté.

—En Bergen-Belsen se celebraba al menos una boda diaria. La gente se emparejaba
porque no tenía a nadie. La soledad nos unió.

—Entré en el campamento de personas desplazadas como una extraña. Sin familia, ni
nadie con quien hablar. Me sentía tan sola como una roca en el agua. Sola por
completo. Me casé y quedé embarazada, pero no estaba preparada para
comprometerme. La razón de mi boda era aquella enorme sensación de soledad. En
circunstancias normales jamás nos habríamos casado.

La mayor parte de los supervivientes eligen a otro superviviente como compañero.

—No tenía vestido para la boda, así que me hice una falda blanca y alguien me prestó
una blusa del mismo color. Ni siquiera recuerdo lo que llevaba sobre la cabeza, pero
no era un bonito velo ni nada parecido, tal vez era una bufanda, quien sabe. Tampoco
recuerdo si mi marido iba de traje.

—Cuando se celebraba una boda el campamento entero venía a festejarlo como si
todos estuviéramos emparentados. Cada boda era una fiesta para todo el campamento.

—Y eso fue todo. Las cuatro chicas con las que compartía habitación en el
campamento me hicieron el favor de marcharse a otro sitio y nosotros dos pasamos
nuestra… Ya saben a qué me refiero. Así fue la boda. Y vivimos muy felices durante
años.

En enero de 1946 los Estados Unidos y Gran Bretaña nombran un comité para
investigar los problemas de los refugiados y su relación con Palestina. El comité
estaba compuesto por seis miembros norteamericanos y otros seis británicos.
—Me uní al comité anglo-norteamericano de
investigación sobre Palestina, como corresponsal del
New York Post. Entramos en Alemania y empezamos a
charlar con algunos de los afectados. De esa forma
comenzamos a entender no sólo lo que habían sufrido y
pasado, sino también cómo se sentían ahora. Su deseo
era ir a Palestina. Habían sobrevivido para poder ir a ese país que ellos consideraban
como su verdadero hogar. Un muchacho de dieciséis años estaba muy furioso con
nosotros. El nos dijo: ¿Por qué me hacen todas estas preguntas? ¿Por qué quiero ir
allí? Todo el mundo tiene un hogar. Los británicos, los franceses, los
norteamericanos. Sólo nosotros carecemos de hogar. Pregúntele al mundo por qué no
nos permiten tener un hogar.

En una encuesta realizada a más de diecinueve mil personas desplazadas, el noventa
y siete por ciento declara su deseo de instalarse en la Tierra de Israel. Cuando se les
pide que anoten una segunda opción si Palestina no está disponible, cientos de ellos
escriben: el crematorio.

(---) uno de los representantes norteamericanos del comité, queda profundamente
afectado por la gente que conoce.

— Recuerdo muy bien la claridad con la que un testigo expuso el caso. Su
explicación se fundó en que sólo el objetivo sionista conseguiría hacer trabajar a las
personas desplazadas. Ellos habían llevado a cabo tareas tan infrahumanas para los
nazis, que solo volverían a hacerlo inspirados por un gran ideal. Yo, dijo, no hubiera
vuelto a trabajar ni un solo día de mi vida, de no haber tenido como meta la idea de
Palestina.

El comité se traslada a Oriente Medio, donde entrevistan tanto a los árabes como a
los judíos. El doctor Jaim Weizmann, Presidente de la Organización Sionista
Mundial, es el primer testigo.

—A pesar de todas las promesas de los estadistas y líderes
norteamericanos y británicos, la única posibilidad de que disfruta el
pueblo judío para entrar en Palestina es como inmigrantes ilegales. No
se puede esperar que los judíos europeos se instalen en un suelo
empapado por su propia sangre. Su única esperanza de sobrevivir,
reside en la creación de un estado judío en Palestina.
Para los refugiados la ruta clandestina hacia Palestina les conduce hasta Italia por un
peligroso paso alpino a tres mil seiscientos metros de altitud.

—Avanzábamos a duras penas por la nieve durante toda la noche. A veces por un
sendero, otras sin rumbo. Con nieve hasta la cintura y con los niños en brazos.

—Fue duro. Era invierno. Tuvimos que vencer muchas dificultades durante aquellas
horas por la nieve. Hambrientos y helados. Estábamos agotados, exhaustos.

Esta es una nueva clase de persona, templada por un sufrimiento increíble. No
importa lo estrechamente vigiladas que estén las fronteras. Estas personas no dudarán
en desplazarse de un país a otro, hacia el litoral mediterráneo. Nada podrá detenerlas.

Más allá de las montañas se encuentra el mar. Bajo la protección de la noche los
refugiados abordan buques de carga, en pésimo estado de conservación, con rumbo
secreta Palestina. Las embarcaciones son a menudo adquiridas en Estados Unidos y
tripuladas por norteamericanos.

— Allí me encontraba yo, en mi torre de marfil de la
facultad de derecho de Harvard. Cuando por primera vez
me di cuenta de lo que había ocurrido en Europa. Como
muchacho judío no podía quedarme allí de brazos
cruzados mientras se hacía historia. La facultad de
derecho de Harvard no se movería de su sitio. Pero este
era un momento histórico decisivo y los judíos estaban
cambiando el mundo. Abandonaban los guetos de Europa rumbo a Palestina. Iban a
formar su propio estado y yo tenía que tomar parte en aquello.

—El traslado de la costa al barco se realizaba en lanchas neumáticas. El silencio era
absoluto, como si se estuviese rodando una película sin registrar el sonido. Ancianos,
jóvenes, niños. Todos tenían que trepar por las escalas para subir a bordo del barco. Y
la mayor parte de ellos eran individuos aislados, ningún miembro de sus familias
había sobrevivido. Cada uno portaba una botella de agua en una pequeña mochila que
llevaba a la espalda. Y que eran sus únicas pertenencias en este mundo. Recuerdo un
hombre barbudo al que yo urgía para que subiese a bordo. Éste se detuvo y me dijo
en yiddish: Aguarde un momento, en una ocasión fui dueño de mi propia casa.
Aquello me dejó perplejo, ya que era sólo una casualidad que yo no me encontrase en
su lugar. Yo era un norteamericano bien alimentado, que había sobrevivido a la
guerra con todas las comodidades y ahora le daba órdenes. Él podría haber sido mi
padre.

Con mil quinientos refugiados hacinados a bordo, sólo se permite que los pasajeros
permanezcan en cubierta por turnos. Durante la mayor parte de la travesía
permanecen encerrados en las bodegas para evitar ser detectados por los británicos.

—Vimos que un avión nos sobrevolaba. Era un bombardero. Realizó varias pasadas
cruzadas por encima de nosotros. Entonces supimos que habíamos sido descubiertos
por un avión de vigilancia británico. Así que nos dieron permiso para salir a cubierta.

El mando Haganah tomó la decisión de resistir si nos interceptaban y todos
estuvimos de acuerdo. En primer lugar no teníamos intención de rendirnos ante este
injusto acto de los británicos. Ni de aceptar su comportamiento como ovejas que se
dirigen al matadero, o mansamente al crematorio. En segundo lugar resistir era
importante para demostrar al mundo que no nos iban impedir llegar a nuestro país. A
nuestra patria. Estábamos en nuestro derecho. Los marines británicos saltaron a
bordo. Llevaban escudos, cascos protectores. Y bastones con plomo en los extremos,
además de armas de fuego. Así que se produjo un altercado. Consiguieron hacerse
con el puente de mando y separaron a los que se enfrentaron con ellos. Cuando
entrábamos remolcados en la bahía de Haifa, tres de nosotros saltamos al agua. Yo
fui capturado por una patrullera tras llevar diez minutos en el agua.

Cuando comienza 1945 sesenta y cuatro embarcaciones transportan a casi noventa
mil refugiados, que tratan de cruzar el Mediterráneo con destino a la tierra prometida.
Sólo seis consiguen burlar las cañoneras británicas y alcanzar las costas de Palestina
sin ser detectadas. Los británicos conducen a los heridos graves y a los enfermos a
hospitales y trasladan al resto a campamentos de detención.

En mayo de 1946 el comité anglo-norteamericano presenta un informe unánime
recomendando la admisión inmediata de cien mil inmigrantes judíos en Palestina.
Aunque el presidente Truman aprueba el informe sin dudarlo, los británicos lo
rechazan de inmediato. Attlee se dirige a la cámara de los comunes diciendo que no
se permitirá la inmigración de ningún judío a Palestina, hasta que Haganah y todos
los grupos armados se disuelvan. En junio, durante una conferencia del partido
laborista Bevin añade: Con respecto a la agitación que se ha producido en los Estados
Unidos y en especial en Nueva York, con motivo de los cien mil inmigrantes que
parece han de ser admitidos en Palestina, espero que no se me interprete mal si digo
con la mejor de las intenciones, que son los norteamericanos los que no desean
acoger a más refugiados en Nueva York.

A pesar de que en Estados Unidos la inmigración ya ha sido severamente restringida,
muchos observan la llegada de cualquier extranjero como una amenaza para su forma
de vida. Grupos patrióticos, como los veteranos de guerras en el extranjero, están a
favor de la prohibición de cualquier tipo de inmigración durante un período de cinco
a diez años. De las cartas enviadas a la casa blanca pronunciándose sobre este tema,
siete están en contra de la entrada en Estados Unidos de las personas desplazadas y
una a favor. El término refugiado es sinónimo de judío y éste, a su vez, de comunista,
afirma un escritor. Un año después de la derrota de Alemania, el comunismo
sustituye al nazismo como principal enemigo de Norteamérica y su mayor
preocupación en el extranjero.

Para obtener el apoyo alemán contra el comunismo, el entonces secretario de estado
James Byrnes, cruza Alemania en el tren particular de Hitler y duerme en su
compartimento. En Stuttgart asegura a un grupo de industriales que si Alemania se
pone del lado norteamericano en la guerra fría, podrán conservar sus fábricas.

—El pueblo norteamericano desea devolver el gobierno de Alemania
al pueblo alemán. El pueblo norteamericano quiere ayudar al pueblo
alemán a recuperar su puesto de honor entre las naciones libres y
amantes de la paz.

Los alemanes responden aliviados al mensaje del secretario de estado.
Comprenden que Norteamérica no castigará a las compañías alemanas que
cooperaron con Hitler. A los industriales alemanes que emplearon a víctimas de los
campos de concentración como mano de obra esclava durante la guerra se les
concede una segunda oportunidad. Los norteamericanos están dispuestos a pasar por
alto sus crímenes contra los judíos, siempre y cuando se unan a ellos en la guerra
económica contra el comunismo. Los aliados occidentales también están dispuestos a
ignorar los crímenes de los demás colaboradores de Hitler. Durante la guerra, los
nazis saquearon millones de dólares en oro de los países que conquistaron y de los
judíos que asesinaron. Tras la guerra, temerosos del comunismo, los Estados Unidos,
Inglaterra y Francia premian con cuarenta y cuatro millones de dólares en oro
aprehendido a los anteriores aliados de Hitler: Austria e Italia. Aunque también se
reservan una cantidad de dinero para organizar los campamentos de personas
desplazadas. La subvención no pasa de ahí debido a la oposición de Gran Bretaña.
—Nueva crisis en Palestina tras la finalización del exhaustivo registro en busca de
armamentos llevado a cabo por los británicos en el asentamiento judío de Yagur. La
intensificación de la reciente oleada de violencia en palestina está asociada a la
negativa británica de aceptar las anteriores recomendaciones para la admisión de cien
mil judíos europeos sin hogar.

En Palestina, los cinco mil miembros del movimiento hebreo de resistencia
responden a la llamada al desarme de Attlee con una escalada de la violencia contra
los británicos. Convencidos de que sólo por la fuerza se logrará un cambio en la
política británica, miembros de la resistencia vuelan puentes y ocasionan graves
desperfectos en industrias clave. Declarando su intención de negarse a esperar
pacientemente a que se vacíen los campamentos. Los británicos con ochenta mil
soldados y veinte mil policías destinados en Palestina, se desquitan tomando drástica
represalias.

Al amanecer del 29 de julio de 1946, una noche conocida por los judíos como sábado
negro, todos los soldados y policías británicos disponibles se abalanzan sobre los
cuarteles generales de la Agencia Judía y los 25 asentamientos de todo el país. Casa
por casa proceden a la búsqueda de cualquier miembro de la resistencia. En total
detienen a 2,718 judíos y los envían a campos de internamiento sin juicio previo.
Ningún jefe de Haganah es capturado. Menájem Beguín, líder del belicoso Irgum,
decide que es necesario contra atacar.

— Palestina. Cuartel general del ejército británico instalado en el elegante hotel King
David. La omnipresente tensión del momento explotó de repente. Un ala del hotel fue
destruida por una bomba antitanque colocada por agentes de la resistencia.

—Las bajas son muy numerosas. Los líderes de la Agencia Judía han expresado su
estupor ante el terrible crimen perpetrado por una banda de desesperados.

—Al darse a conocer las primeras filmaciones de la tragedia el número de muertos
asciende a 76. Entre las bajas se encuentran oficiales británicos de alta graduación y
otras destacadas personalidades.

El balance final de víctimas es de 91. Y aunque el mundo condena el terrorismo, el
alto costo en vidas y dinero socava el deseo británico de continuar su dominio
colonial.
En Polonia, la población judía que todavía permanece allí, también reconsidera su
futuro. El 4 de julio de 1946 en Kielce, 41 de los 200 judíos que viven en el pueblo,
son asesinados después de que un muchacho de 9 años afirmara haber visto a varios
de ellos matar a bebés cristianos con fines rituales. El linchamiento es liderado por
miembros del clero y de la milicia locales.

—La matanza de Kielce sí que fue amarga. Una profunda conmoción se extendió por
toda Europa.

El general (---), jefe de las fuerzas norteamericanas en Europa, envía a los rabinos
Friedman y Philip Bernstein a Varsovia para determinar de qué forma los asesinatos
podrían afectar al problema de los refugiados. Los rabinos visitan a cuatro de las
personalidades más poderosas de Polonia, la primera es el embajador norteamericano.

—O bien se estaba a favor del estado que estaba siendo
fundado bajo ciertas condiciones, o se estaba en contra.
(---) estaba en contra. Y sus palabras fueron estas: Estos
malditos judíos, no hacen más que crear problemas todo
el tiempo.

En segundo lugar, ellos visitan al cardenal de la Iglesia Católica.

— Él nos contestó: Yo no tengo nada que decirles. Ellos se lo han buscado. Son todos
comunistas.

A la tercera persona que acuden es al primer ministro polaco.

— Él se expresó así: Puedo comprender que deseen huir. Puedo comprender que
quieran escapar a Alemania, donde ondea la bandera norteamericana. Ellos
representan la seguridad. Todo eso lo comprendo. Pero no puedo hacer nada por
ayudarles.

Por último se entrevistan con el presidente del partido comunista, que es judío. Y su
respuesta fue: Sí, hubo una matanza antisemita, la hubo. A lo largo de la historia se
han producido muchas persecuciones de este tipo, así que a qué viene tanto jaleo. No
es tan terrible. Lo lamento mucho, pero para la historia este es un suceso irrelevante.
Y redactó un informe que enviaría al mando militar aliado destacado en Alemania.
Exponiendo que en el siguiente año o año y medio, no sería de extrañar que unos
150,000 judíos procedentes del este entrasen en su país. Y que si querían cerrar las
fronteras para impedírselo, tendrían que hacerlo por la fuerza.

El general (---) envía al rabino Bernstein a Washington para presentar el problema al
Comandante en Jefe. El presidente Truman toma una decisión con toda rapidez:
Mantener las fronteras abiertas. En los siguientes tres meses noventa mil personas
pasan de Polonia a la zona norteamericana de Alemania y Austria esperando emigrar
a Palestina.

—La partida no fue fácil. Este era el lugar donde nací y crecí. Contemplando el
paisaje querido desde la ventana del tren, supe que nunca regresaría.

—Ya hemos vagado bastante, hemos trabajado y luchado demasiado tiempo en las
tierras de otras gentes. Ahora debemos fundar un país propio.

Aun así, la vida en los campamentos para personas desplazadas ofrece casi la misma
seguridad que la vida que los judíos del este de Europa han dejado atrás. Los
alemanes nos mataban (dice un refugiado) los británicos no nos dejan vivir.

En el otoño de 1946 David Ben Gurión viene a Alemania a inspeccionar la situación
con sus propios ojos. Se pide al rabino Friedman que le muestre los campamentos.

— Yo le dije que con todos los respetos, lo que tenía que
hacer era tratar de subir la moral de la gente. Así que
llegamos allí. Estaban todos de pie, ya que carecíamos de
sillas y por aquel entonces en el campamento había unas
cinco mil personas. Él se dirigió a ellos en hebreo
durante unos minutos. Recuerdo esta frase con total
claridad: Vengo a vosotros con los bolsillos vacíos. Y dio
la vuelta a los bolsillos de sus pantalones para mostrarles que no tenían nada dentro.
No tengo ningún certificado que ofreceros. Aquello quería decir que le era imposible
llevarlos a Palestina por medios legales. Por lo tanto he de pediros que conservéis la
paciencia. He de pediros que tengáis fe, porque os queremos, os necesitamos. Y
prosiguió con hermosas palabras, para transmitirles la sensación de que en sus manos
estaba contribuir a la construcción del futuro estado y que nuestro himno sería
"Esperanza", Hatikvah, palabra que en hebreo significa "esperanza". Así que dijo:
Cantemos todos Hatikvah. Pero él no podía cantar y yo estaba tan emocionado que
tampoco podía. Los dos nos encontramos allí completamente desarmados. Entonces
me dije: Oh, Friedman, alguien ha de empezar a cantar. Pero la canción surgió de
entre la gente y poco a poco el volumen fue subiendo y se extendió por todo el
campamento cada vez más alto. Durante el cántico él se echó a llorar. Ninguno de los
dos dijimos nada más. Él estaba conmovido. Cada vez que pienso en aquello me
acuerdo de él. Después nos marchamos del campamento, nos metimos en un coche y
fuimos a la ciudad, al hotel y allí me dijo: Tendrán paciencia, tendrán esperanza, y
levantaremos nuestro país con ellos.

A pesar de la artillería naval británica, a pesar de los avatares del viaje, los judíos
continúan su camino ilegal hacia Palestina.

En agosto de 1946 los británicos comienzan la deportación a campamentos de
detención instalados en la isla de Chipre, de los inmigrantes ilegales llegados a
Palestina.

— Había que oler Chipre para creerlo. Aún recuerdo ese
olor. Hacía unos 47 grados, pero con aquel calor parecían
el doble. La gente fue instalada en tiendas de campaña y
a nosotros nos albergaron en cabañas. En Chipre no había
agua corriente. Tampoco había intimidad. El hedor a
basura era permanente. Podías oler el sudor de la gente
cuando se inclinaba sobre las cacerolas y las sartenes
donde preparaba la comida, que desde luego era a la intemperie, ya que no había
cocinas. Yo pensaba, una de dos: O esta gente está completamente desesperada o su
esperanza, su fe, el tal que nada podrá detenerla. En algunos casos ambas cosas eran
ciertas. Además, estaba la sensación de que el mundo les había dado de lado.
Parecían decirse: Hemos sufrido y seguiremos sufriendo. Te miraban con cierta
apatía. Y a la vez pensaban: Bueno, será alguien de la tierra que ha bajado al infierno
para ver cómo es. Aun así, a pesar de todo, en un año nacieron 500 bebés.

—Muchas mujeres dejaban de menstruar, en especial en
los campamentos. La idea de no poder tener
descendencia les mortificaba. Así que deseaban con
todas sus fuerzas tener un niño, sólo para demostrarse a
sí mismas que seguían siendo seres humanos fértiles.
Pero sobre todo, porque la creación de una familia era un
acto de desafío contra Hitler.

Tanto en Chipre como en Europa los campamentos para personas desplazadas poseen
la tasa de natalidad más alta de todas las comunidades judías del mundo.
—Un día no me encontraba bien del todo, así que acudí
al doctor y allí me dijeron que estaba embarazada. Me
sentí tan feliz de estarlo que fui a la oficina y le dije a
todo el mundo: ¡Estoy embarazada, voy a tener un bebé!
Una mujer me respondió: Livia, lamento mucho
comunicarte que… ¿Qué pasa, no te alegras por mí? Sus
palabras exactas fueron: Esta misma mañana me han
informado de que debes ir a recoger el visado para los Estados Unidos. Y qué, ya
puedo marchame, le dije yo. Y ella me contestó que no, que el bebé debía tener al
menos seis meses de edad para poder entrar con él allí. Bueno, aquello nos aguó un
poco la fiesta pero nunca lamenté haberme quedado embarazada. Todas las madres
adoran a sus hijos, pero para mí ellos sustituían a mis padres, a mis hermanos, a mis
tíos, a mis tías, a mis primos, a todo el mundo. Los padres son irremplazables, pero al
menos yo tenía algo mío. Así que llegamos a Norteamérica en 1947.

La mayoría de los supervivientes que emigraron a Israel lo hicieron por sus fuertes
creencias en el sionismo y en la creación de una patria judía. La mayor parte de los
supervivientes que vinieron a los Estados Unidos lo hicieron porque tenían parientes
aquí y creían que podían volver a formar una familia con todo lo que ello comporta.
Ese era su anhelo.

—Incluso en un barco atestado de refugiados judíos ya pensábamos en el futuro.
Nadie contaba historias del pasado, pero todo el mundo tenía una historia que contar.
Había expectativas, nuevas cosas en el aire.

—Desde el primer día me sentí como en casa. Al otro lado no había dejado otra cosa
que miseria, tragedia y horror. Aquella estimulante sensación de libertad me hizo
sentir como el ave fénix resurgiendo de las cenizas. La tragedia estaba en mi interior
y permanecía conmigo, pero entonces comenzó mi resurrección. Me sentía como un
jorobado al que han quitado su deformidad. Ya podía enderezarme y caminar como
un hombre.

A pesar de todo, incluso en Estados Unidos, incluso entre los judíos, los
supervivientes se encuentran con una confusa bienvenida.

—La gente nos miraba como diciendo: ¿Cómo es que mi hermano no sobrevivió y
vosotros sí? Parecía que teníamos que disculparnos por haber sobrevivido. Así que
cubrí mi número con un vendaje para no tener que hablar de ello.
—Cuando llegué aquí quise contarle a mi hermano toda
la historia, porque él no tenía ni idea de cómo mataron a
nuestros padres; pero él se negó a escuchar. Olvídalo, me
dijo. No querían que me sintiera mal, pero a mí me
habría ayudado hablar de aquello. Aun así se negaron a
escuchar. Olvídalo, ya sé que olvidarlo es imposible;
pero no hables de ello, por favor. ¿De acuerdo? Eso me
dijeron.

—No comprendíamos lo que nos contaban los
supervivientes, pues el relato sonaba demasiado horrible.
No podíamos creerles. Necesitaban ayuda y no sabíamos
de qué nos hablaban. Les decían: Ahora vivís en
Norteamérica. El pasado, pasado, olvidémoslo. Algunas
de las reacciones que vivieron al llegar aquí fueron tan
insensibles, que repetirlas es vergonzoso. Por ejemplo,
un superviviente contaba algo de Auschwitz y la gente le respondía: Aquí también lo
pasamos mal, teníamos que esperar cola para conseguir cigarrillos. O ¿de verdad no
encontraban postre? ¿Que no había papel higiénico? ¿Cómo sobrevivíais? Se suponía
que si habías sobrevivido era porque habías cometido actos inmorales. La bienvenida
no les resultó nada fácil, ni fue muy respetuosa que digamos.

—Después de un tiempo me negué por completo a hablar del Holocausto. Decidí
darme por vencido y olvidarlo todo. Evitar así cualquier tema relacionado con el
pasado.

Para muchos de los supervivientes este refugio en el silencio dura años.

—16 personas muertas y otras 13 heridas en un atentado extremista con bomba contra
el club de oficiales de Haifa, en una nueva campaña de violencia.

A comienzos de 1947 los británicos alcanzan el punto de máxima tensión tolerable en
Palestina. No pasa una noche en que no se produzca un ataque contra sus
instalaciones militares. En Enero de 1947 las esposas y los hijos de los militares
británicos son evacuados a Gran Bretaña. Hostigados por la inquietud y las
sublevaciones que tienen lugar en India, Egipto y otras partes de la Commonwealth,
los británicos empiezan a pensar en cortar por lo sano en Palestina.

En Enero, durante uno de los peores inviernos del siglo,
los rabinos Freadman y Bernstein visitan a Ernest Bevin
en Londres.

—Él estaba sentado tal que ahí. Envuelto en un abrigo de
piel, con una bufanda alrededor del cuello, un sombrero
sobre la cabeza y un pequeño calentador eléctrico junto a
sus pies. Aquel era el ministro de asuntos exteriores del imperio de Gran Bretaña.
Además estaba de pésimo humor. No, me es imposible repetir aquella conversación,
porque fue una de las más indecentes que he presenciado. Sus blasfemias eran
constantes. Ustedes, los judíos, son la causa de todos los problemas del mundo. Ya
entiendo por qué todos les odian, jamás están satisfechos, siempre están fastidiando y
pidiendo algo. Y al final estalló en cólera. ¡Me voy a deshacer de este maldito
problema de una vez por todas! No entiendo por qué Inglaterra tiene que cargar con
él. Voy a dejarlo en manos de las Naciones Unidas. Que se encarguen ellos.

Un mes después, Bevin anuncia en el parlamento su decisión de remitir la cuestión de
Palestina a las Naciones Unidas.

La delegación judía se reúne en la habitación de Jaim Weizmann en un hotel de
Nueva York para valorar sus posibilidades.

—Con toda seguridad, la Unión Soviética estaría en
contra nuestra y con ellos ya eran cinco estados. Lo más
probable era que los países latinoamericanos también
estuvieran en contra, por la discusión teológica que el
Vaticano mantenía con los judíos. Lo más seguro era que
los países socialdemócratas también se opusiesen a
nosotros, poniéndose de parte del señor Bevin, porque
eran como de la misma familia. Así que nos marchamos de allí muy decepcionados,
pensando que, desde nuestro punto de vista, a las Naciones Unidas no les parecería
buena idea tratar esta cuestión.

El 28 de Abril se convoca una sesión especial de la Asamblea General en el Lago
Sussex en Long Island para nombrar otro comité, el décimo noveno, que investigue el
problema palestino. Pocos esperan que la sesión depare algún resultado positivo.
—Allí sucede algo muy dramático. El embajador Gromiko 4 se pone en pie y dice que
en primer lugar los judíos están muy arraigados en la historia de un territorio llamado
Palestina, en segundo lugar, que el mundo occidental ha sido incapaz de proteger a
los judíos de los horrores del Holocausto y en tercero, que por lo tanto, se debería
examinar la posibilidad de fundar un estado judío. Pero lo que más nos sorprendió fue
que las palabras “estado judío” habían salido de labios soviéticos. Era la primera vez
que se escuchaban de una forma tan concreta, ni Estados Unidos o cualquier otro país
las habían pronunciado jamás. Fue en ese preciso momento cuando empecé a creer
que en las Naciones Unidas nos podrían brindar una oportunidad.

—Jerusalén. Rodeada de alambre de espino se encuentra en estado de tregua. El
Comité Especial de las Naciones Unidas para Palestina con su líder sueco, doctor
Sandström, al frente da comienzo a las conversaciones.

En Junio el Comité Especial para Palestina (UNSCOP) viaja a la zona afectada para
iniciar sus investigaciones. El mencionado comité está compuesto por representantes
de once países denominados neutrales, a los que se considera ajenos a los intereses
estratégicos de las principales potencias.

—A la hora de discutir nuestra victoria en las Naciones
Unidas, he de destacar por encima de todo a nuestros
adversarios árabes, ya que cometieron todo tipo de
errores posibles. Cayeron en los errores de la arrogancia.
Parecían creerse en posesión de la superioridad
estratégica. Así que cuando las Naciones Unidas
reunieron a la Agencia Judía y al Alto Comité Árabe
para tratar el tema del estado judío, éstos lo rechazaron de plano, negándose a toda
posibilidad de negociación, ni siquiera en un futuro.

Otro acontecimiento afecta de forma crítica a las deliberaciones del comité. En Julio
el Éxodo zarpa de Francia hacia Palestina lleno a rebozar con 4,500 inmigrantes
ilegales, más que en cualquier otro barco anterior. El 18 de Julio seis destructores
británicos interceptan la embarcación cerca de la costa de Haifa y abren fuego contra
ellos. Tres personas mueren y una cien son heridas.

4
Embajador de la Unión Soviética
—Y entonces el Éxodo entró en el puerto. Delante de él
iba el crucero Ajax con los destructores detrás. De
repente atracó donde yo me encontraba. Traía un agujero
en un costado más grande que el granero más enorme
que yo haya visto. El barco parecía una caja de cerillas
que hubiese sido aplastada por un cascanueces. Los
británicos ya los tenían en el puerto y los obligaban a desembarcar. Traían la mirada
de los refugiados. Los ojos de las personas que llevaban huyendo desde que Hitler
llegó al poder. Algunos estaban heridos de gravedad y sus cabezas ya habían sido
vendadas por los médicos o por otros refugiados; pero los británicos les quitaban los
vendajes. Si sus heridas revestían gravedad se les tumbaba en camillas y se les
llevaba a hospitales en Haifa. Pero si sus lesiones no eran consideradas graves por los
británicos, se les obligaba a subir a bordo de los llamados “hospitales flotantes”. Y se
informó a todo el mundo que partirían para Chipre.

Abba Eban convence a Emil Sandström,el presidente sueco del
UNSCOP y al delegado yugoslavo para que vean con sus propios ojos lo
que está sucediendo en Haifa.

—El juez Sandström me dijo: No importa lo que ocurra, el mandato
británico no puede continuar. Si esa es la única forma de que se cumpla
será imposible llevarlo a cabo.

A pesar de lo que los soldados comunicaron a los inmigrantes capturados, Bevin
ordena que los refugiados regresen a Francia en vez de a Chipre. Pero cuando los
barcos llegan a Francia, los franceses se niegan a aceptar a los que no vengan por su
propia voluntad. Ningún refugiado abandona el barco.

—Los británicos anunciaron que admitirían a tres
corresponsales a bordo del barco y me seleccionaron a mí
para representar a la prensa norteamericana. Me bajaron a
la bodega de este llamado “hospital flotante”. Aquello era
una especie de cárcel sin camas. La gente yacía medio
desnuda, la cabeza aquí, los pies allí, apretujados unos
contra otros con el calor que hacía. Cada una de estar
embarcaciones albergaba a 1,500 personas. Empezaron a tomar fotos de nuestros
niños. Yo también tomaba fotos, pero no sabía a lo que estaba disparando porque no
veía nada, ya que sólo se colaba un poco de luz por entre los barrotes de aquella
cárcel. Además, su agonía me cegaba. Una mujer levantó a su hijo y dijo: Tome una
fotografía de mi hijo, y así lo hice. Le dije que era un niño precioso, a lo que ella me
respondió que ya lo sabía. Le pregunté qué edad tenía ella y me contestó que 23,
aunque aparentaba unos 40. Le dije: No se preocupe, todo esto se va a acabar,
llegaréis allí. Aquella pasmosa tragedia me hizo decir todo tipo de estupideces. Pero
ella era mucho más lista que yo y me dijo: No, mi vida está arruinada; pero voy a
vivir para que mi hijo viva y para que ningún otro niño judío vuelva a ser quemado en
una cámara de gas, ¡voy a vivir! Entonces comprendí que los niños eran la razón de
toda esa odisea, de este terrible viaje.

Al final, los británicos envían a los refugiados a Alemania donde los pasajeros son
albergados en varios de los anteriores campos de concentración nazis.
Mientras ellos languidecen tras los alambres de espino, el UNSCOP publica su
informe. Siete de los once miembros del comité recomiendan que Palestina sea
dividida en dos estados separados, uno árabe y otro judío, con la ciudad de Jerusalén
administrada por la comunidad internacional. Pero la aprobación de la recomendación
del UNSCOP no está asegurada de ningún modo. Para obtener la legitimación
internacional de un estado, es necesaria una mayoría de dos tercios de los 57 países
que componen las Naciones Unidas. Aunque el presidente Truman apoya la creación
de una patria judía, muchos miembros de su administración no comparten sus puntos
de vista.

—Mi relación con James Forrestal,
Secretario de Defensa, era muy íntima.
Una vez estábamos hablando y él me
dijo: ¿Por qué vosotros, chicos de la
Casa Blanca, no os lo tomáis con más
calma? Hay 30 millones de árabes y
unos 600,000 judíos. No hay duda de
que los árabes echarán a los judíos al Mediterráneo.

La incertidumbre de la postura norteamericana genera dudas en los países
latinoamericanos, que representan una tercera parte de los votos de las Naciones
Unidas. Otros países como Filipinas y Liberia, acostumbrados a seguir el dictado
norteamericano en cuanto a temas internacionales, tampoco se pronuncian.
—El 26 de Noviembre, día de la primera votación,
todavía no habíamos conseguido los votos necesarios,
por lo tanto necesitábamos ganar tiempo. Una de las
formas de ganar tiempo más usadas por los miembros de
las Naciones Unidas, era pronunciar discursos muy
largos. Recuerdo que me acerqué a un caballero de un
país latinoamericano y le pedí a su excelencia que me
hiciese el favor de realizar una maniobra obstruccionista durante una hora. Él me
contestó que dar un discurso de una hora no era una maniobra obstruccionista, sino
sólo unos pocos comentarios.

—Como gobernante de un país que ha prestado a esta institución…

Como los discursos prosiguen de forma lenta y tediosa, el presidente aplaza la sesión
con motivo de las vacaciones del Día de Acción de Gracias, dando así a los judíos
más tiempo para obtener los votos decisivos.

—El recuerdo del martirio de los horrores del Holocausto estaba latente, rondaba las
mentes y los sentimientos de muchos delegados allí presentes. Incluso en aquellos
primeros momentos, antes de que el Holocausto hubiese sido estudiado en todo su
alcance y efecto, la conciencia de todos ellos no paraba de mortificarles. Alguno se
preguntará qué relación guarda la conciencia con la diplomacia. Pues bien, bajo el
impacto de estos espantosos sucesos, la conciencia y la diplomacia estuvieron
íntimamente relacionadas.

—Demos comienzo a la votación.
— Afganistán: No.
— Argentina: Argentina abstención.
— Australia: Sí.

El voto de Francia es decisivo. La perspectiva de la abstención francesa amenaza con
desorganizar la posición de toda Europa Occidental

— Francia: Sí. (Aplausos)

El resultado depende de un puñado de votos de naciones pequeñas cuya decisión no
se conoce casi hasta el último momento. Al final muchos se ven influidos por las
acciones de Estados Unidos.
— Estados Unidos: Sí.

—La resolución del comité para Palestina queda aprobada por 33 votos a favor, 13 en
contra y 10 abstenciones. (Aplausos)

A falta de sólo tres votos la Asamblea de las Naciones Unidas autoriza el
establecimiento de los estados independientes árabe y judío, dentro de un territorio
palestino dividido.

La votación del 29 de Noviembre fue acogida en Jerusalén con gran alegría, con la
sensación de que este suponía un gran avance en la larga epopeya del pueblo judío a
través de la historia.

—Aquella noche la felicidad reinaba entre nosotros. Nuestros corazones salieron al
encuentro de todos los países cuyos delegados habían votado a favor de la resolución.
Bailábamos, pero sabíamos que nos aguardaba el campo de batalla.

Los árabes consideraron injusta la decisión de las Naciones Unidas, argumentando
que para ayudar humanitariamente a los judíos no es necesario dividir el territorio en
dos estados separados: árabe y judío. ¿Por qué han de pagar ellos solos el precio de
los crímenes de Hitler? Se niegan a reconocer el plan de partición propuesto y
comienzan una campaña de violencia contra los judíos.

—Tragedia en tierra santa. Dos camiones cargados de explosivos estallan en pleno
corazón de la zona comercial de Jerusalén acabando con la vida de casi 60 personas y
destrozando unos mil edificios. La alta comandancia árabe se responsabiliza de los
horribles hechos.

Aunque el plan de las Naciones Unidas exige la creación de dos estados
independientes, el árabe y el judío, los árabes creen que su superioridad militar puede
echar a los judíos de Palestina. Sus ataques contra asentamientos y civiles judíos se
incrementan. El gobierno británico se niega a intervenir.

En Chipre, en Alemania, en Austria, los supervivientes continúan aguardando a que
se abran las puertas de Palestina. Durante los primeros meses de 1948 también los
norteamericanos se vuelven contra los intereses judíos en Palestina.
—Esta era la situación en la que se encontraba el
Presidente: Él confiaba en determinada política hacia
Israel, su Departamento de Estado
se oponía a ella, el Departamento
de Defensa estaba en contra, la
gente común también. Todos se
oponían a él. Los británicos, que
eran la potencia más importante en la región, para qué hablar.
Todo el mundo estaba contra él. Pero eso no le afectó. Él
creía que ellos estaban en su derecho a tener una patria e iba a
hacer todo lo que estuviese en su mano, para ver qué ocurría.

A medida que se acerca el día de la definitiva salida británica de Palestina, el
Departamento de Estado envía al embajador norteamericano a entrevistarse con
Bevin, en un último intento por persuadirle de que prolongue la ocupación británica.
Pero Bevin está saturado del tema palestino.

Al amanecer del 14 de Mayo de 1948, último día del mandato británico, las
intenciones judías, árabes y norteamericana continúan sin clarificarse. Los líderes
sionistas no solo están divididos por la proclamación o no de su nuevo estado, ni
siquiera se han puesto de acuerdo con el nombre que le darán. Y si se proclama la
independencia, ¿habrá alguien que la reconozca?

Cincuenta horas antes de que se declare la independencia de la nación aun sin
bautizar, el presidente Truman se reúne en el salón oval de la Casa Blanca con el
Secretario de Estado George Marshall. El presidente ha pedido a Clark Clifford que
prepare el discurso de reconocimiento.

—Debo decir que yo estaba suficientemente preparado.
Comencé por el principio y era un relato tremendo, dada
la historia del pueblo judío, lo que habían sufrido. Yo
había extraído unas citas
excelentes del Viejo Testamento,
en especial del Deuteronomio,
cuando el Señor le dice a Moisés:
Esta tierra os pertenecerá a ti y a tu pueblo. Yo me di cuenta
de que el rostro de Marshall se iba enrojeciendo cada vez
más. Pero continué como estaba previsto. Cuando hube
terminado, Marshal apenas si podía contenerse, y dijo: Señor
Presidente, y no le señaló con el dedo pero le faltó poco. Se dirigió a él y le dijo:
Señor Presidente, permita que le diga una cosa, si va usted a seguir la política que
Clifford le ha presentado hoy, no podré votar por usted en las próximas elecciones de
Noviembre. Todos quedamos perplejos.

La tarde del 14 de Mayo, mientras el último alto comisionado británico sale de
Palestina, el gabinete ejecutivo de la Agencia Judía se reúne para tomar una última
decisión. En una votación resuelta por seis a cuatro deciden declarar el
establecimiento del estado judío.

—El virtud del derecho natural e histórico del pueblo
judío y de la resolución de la Asamblea General de las
Naciones Unidas, proclamamos el establecimiento del
estado judío en Palestina con el nombre de Israel.
(Aplausos).

—Cuando oí el anuncio de la maravillosa noticia en la radio, por un momento me
quedé si habla, después estallé en lágrimas. Mentalmente me transporté a otro lugar,
al campo de exterminio de Auschwitz. Bajo la intensa helada, un grupo de chicas
jóvenes con la cabeza bien alta daban sus últimos pasos hacia el camión que las
esperaba. Mientras el vehículo se dirigía hacia las cámaras de gas, ellas comenzaron a
entonar en voz alta: Hatikvah. Por aquel entonces me dije que sin duda alguna este
cántico, como una oración apasionada, había llegado al cielo y algún día sería
contestado.

A las seis de la tarde, hora de Washington, se proclama el Estado de Israel, a las seis
y once minutos Truman responde a su petición y Estados Unidos se convierte en el
primer país que reconoce el nuevo Estado de Israel.

A la postre, tras haber discutido la postura, Marshall está de acuerdo en aceptar la
decisión del Presidente en vez de dimitir.

—Mi opinión es que Israel no habría sobrevivido sin el apoyo de los
Estados Unidos.
Los años de exilio han terminado. Por fin los judíos tienen una patria donde pueden
comenzar a construir una nueva vida.

—De 1945 con la finalización de la guerra hasta 1948 con el establecimiento del
nuevo estado, no creo que haya habido un período histórico de tres años tan decisivo
como este. De los campos de exterminio salimos a la vida. El pueblo judío casi
perece, quiero decir, de forma irrevocable, por completo, para siempre.

—El período comprendido entre el fin de la guerra en 1945 y el
nacimiento de Israel en 1948, para muchos de nosotros que tomamos
parte en él, fue el momento culminante de nuestras vidas.

—Mi opinión sobre este período y la tarea que durante él llevé a cabo,
es la de haber disfrutado de una oportunidad única para probarme a mí
mismo como ser humano.

—Resurgimos de las cenizas del Holocausto con rumbo a la Tierra de
Israel. Y ahora, ya en el Estado de Israel, construiremos nuestro viejo,
nuestro nuevo hogar. Esta es nuestra continuidad, nuestra eternidad.

—El hecho de que sobrevivieran para elegir de nuevo vivir en este mundo, significa
que no sólo estaban dispuestos a darse una oportunidad a ellos mismos, sino crear una
nueva generación, a crear un país para el pueblo judío, un estado. Todo esto me
parece un milagro. Es un verdadero testimonio de su humanidad, y creo que es un
verdadero testimonio para el pueblo judío.

—Como individuo creo que podré superar el Holocausto. Una persona puede
aprender a olvidar, a echar tras ella el dolor y el sufrimiento. Pero como colectivo,
como miembros del pueblo judío, jamás olvidaremos.

—Si antes no éramos un pueblo eterno, ahora tras el Holocausto, lo somos. Hemos
sobrevivido, pero en realidad hemos resucitado. Es muy cierto que hemos vencido,
pero también lo es que hemos perdido. Quién sabe la belleza y la grandeza con la que
seis millones de personas podrían haber contribuido al mundo. Perdimos nosotros. El
mundo también perdió. Y pese a todo ganamos. Seguimos adelante.
DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA

PRIMAVERA DE 1948. VIERNES, 14 DE MAYO

Auxiliar Bíblico Portavoz

Al amanecer del viernes 14 de mayo de 1948 (casi seis meses después de la
resolución de la ONU), se bajó la bandera de Gran Bretaña del asta de la
Casa de Gobierno en Jerusalén. El Alto Comisionado británico, dejó
entonces la Tierra Santa para siempre. El Alto Comisionado embarcó en un
buque de guerra inglés en medio de una salva de diecisiete cañonazos.
Había terminado el gobierno británico de treinta años.

Poco antes de las cuatro de la tarde de ese mismo día, viernes 14 de Mayo
de 1948, David Ben-Gurión bajó por el Bulevar Rothschild en Tel Aviv y entró
en un museo de arte blanco, moderno, de dos pisos. Asistieron unas 400
personas a esta reunión. Este número incluía líderes judíos religiosos y
seculares, además de muchos representantes de la prensa local y mundial.
Exactamente a las cuatro de la tarde, Ben-Gurión comenzó la reunión. La
asamblea se puso de pie y cantó el himno nacional judío, mientras la
orquesta sinfónica de Israel tocaba en un cuarto adyacente.

La música apenas había terminado cuando Ben-Gurión se puso de pie, y en
una voz firme, fuerte y enfática, leyó en hebreo la Declaración de
Independencia del nuevo Estado de Israel. El primer ministro se paró bajo
un retrato de Teodoro Herzl y leyó el histórico documento de 697 palabras
en diecisiete minutos.

DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA

«La tierra de Israel fue la cuna del pueblo judío. Aquí se forjó su
identidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí logró por primera vez su
soberanía, creando valores culturales de significado nacional y universal, y
legó al mundo el eterno Libro de los Libros.»
«Luego de haber sido exiliado por la fuerza de su tierra, el pueblo le
guardó fidelidad durante toda su Dispersión y jamás cesó de orar y
esperar su retorno a ella para la restauración de su libertad política.»

«Impulsados por este histórico y tradicional vínculo, los judíos procuraron
en cada generación reestablecerse en su patria ancestral. En los últimos
decenios retornaron en masa. Pioneros, maapilim y defensores hicieron
florecer el desierto, revivieron el idioma hebreo, construyeron ciudades y
pueblos, y crearon una sociedad pujante, que controlaba su economía y
cultura propias, amante de la paz, pero capaz de defenderse a sí misma,
portadora de las bendiciones del progreso para todos los habitantes del
país, que aspira a la independencia y a la soberanía.»

«En el año de 5657 (1897), respondiendo al llamado del padre espiritual
del estado judío, Teodoro Herzl, se congregó el Primer Congreso Sionista
que proclamó el derecho del pueblo judío a la restauración nacional en su
propio país.»

«Este derecho fue reconocido en la Declaración Balfour del 2 de
noviembre de 1917 y reafirmado en el mandato de la Liga de las Naciones
que, específicamente sancionó internacionalmente la conexión histórica
entre el pueblo judío y la tierra de Israel y al derecho del pueblo judío de
reconstruir su Hogar Nacional.»

«La catástrofe que recientemente azotó al pueblo judío —la masacre de
millones de judíos en Europa— fue otra clara demostración de la urgencia
por resolver el problema de su falta de hogar, restableciendo en la tierra
de Israel el Estado Judío, que habrá de abrir las puertas de la patria de
par en par a todo judío y conferirle al pueblo judío el estatus de miembro
privilegiado en la familia de las naciones.»
«Sobrevivientes del holocausto nazi en Europa, como también judíos de
otras partes del mundo, continuaron inmigrando a la tierra de Israel
superando dificultades, restricciones y peligros, y nunca cesaron de exigir
su derecho a una vida de dignidad, de libertad y de trabajo en su patria
nacional.»

«Durante la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía de este país
contribuyó con todas sus energías en la lucha de las naciones amantes de
la libertad y la paz en contra la iniquidad nazi, y, por la sangre derramada
por sus soldados y el esfuerzo bélico desplegado, le valieron el derecho
de contarse entre los pueblos que fundaron las Naciones Unidas.»

«El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas
aprobó una resolución que disponía el establecimiento de un estado judío
en la tierra de Israel. La Asamblea General requirió de los habitantes de
la tierra de Israel que tomaran en sus manos todas las medidas
necesarias para la implementación de dicha resolución. Este
reconocimiento por parte de las Naciones Unidas sobre el derecho del
pueblo judío a establecer su propio estado es irrevocable.»

«Este derecho es el derecho natural del pueblo judío de ser dueño de su
propio destino, como todas las otras naciones, en un Estado soberano
propio.»

«Por consiguiente nosotros, miembros del Consejo del Pueblo,
representantes de la comunidad judía de la tierra de Israel y del
movimiento sionista, estamos reunidos aquí en el día de la terminación del
mandato británico sobre la tierra de Israel y, en virtud de nuestro
derecho natural e histórico y basados en la resolución de la Asamblea
General de las Naciones Unidas, proclamamos el establecimiento de un
estado judío en la tierra de Israel, que será conocido como el Estado de
Israel.»
«DECLARAMOS que, desde el momento en que termina el Mandato, esta
noche, víspera de Shabat, el 6 de iyar, 5708 (14 de mayo, 1948) y hasta el
establecimiento de las autoridades electas y permanentes del estado, de
acuerdo con la constitución que habrá de ser adoptada por la Asamblea
Constituyente a ser elegida, a más tardar el 1o de octubre de 1948, el
Consejo del Pueblo actuará en calidad de Consejo Provisional del Estado y
su brazo ejecutivo, la Administración del Pueblo, será el Gobierno
Provisional del estado judío, que se llamará "Israel".»

«EL ESTADO DE ISRAEL permanecerá abierto a la inmigración judía y el
crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio
de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad,
justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel;
asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos
sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad
de culto, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los
Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la
Carta de las Naciones Unidas.»

«EL ESTADO DE ISRAEL está dispuesto a cooperar con las agencias y
representantes de las Naciones Unidas en la implementación de la
resolución de la Asamblea General del 29 de noviembre de 1947, y tomará
las medidas necesarias para lograr la unión económica de toda la tierra de
Israel.»

«APELAMOS a las Naciones Unidas para que asistan al pueblo judío en la
construcción de su Estado y a admitir al Estado de Israel en la familia de
las naciones.»

«EXHORTAMOS —aun en medio de la agresión sangrienta que es lanzada
en contra nuestra desde hace meses— a los habitantes árabes del Estado
de Israel a mantener la paz y participar en la construcción del Estado
sobre la base de plenos derechos civiles y de una representación
adecuada en todas sus instituciones provisionales y permanentes.»

«EXTENDEMOS nuestra mano a todos los estados vecinos y a sus pueblos
en una oferta de paz y buena vecindad, y los exhortamos a establecer
vínculos de cooperación y ayuda mutua con el pueblo judío soberano
asentado en su tierra. El Estado de Israel está dispuesto a realizar su
parte en el esfuerzo común por el progreso de todo el Medio Oriente.»

«HACEMOS un llamado a todo el pueblo judío en la diáspora para que se
congregue en torno de los judíos de la tierra de Israel y lo secunde en las
tareas de inmigración y construcción, y estén juntos en la gran lucha por
la materialización del sueño milenario: la redención de Israel.»

«PONIENDO NUESTRA FE EN EL TODOPODEROSO, COLOCAMOS
NUESTRAS FIRMAS A ESTA PROCLAMACION EN ESTA SESION DEL
CONSEJO PROVISIONAL DEL ESTADO, SOBRE EL SUELO DE LA
PATRIA, EN LA CIUDAD DE TEL AVIV, EN ESTA VISPERA DE
SABADO, EL QUINTO DIA DE IYAR DE 5708 (14 DE MAYO DE 1948).»

La gente cantó el “Hatikva” (Himno Nacional) y el rabino Maimon pronunció la
bendición, dando gracias a Aquel que “nos mantuvo con vida”. Hubo un profundo
amén.

Una revista cristiana publicó en aquellos días lo siguiente

Los judíos están estableciendo el Estado de Israel. Han izado la bandera de
David con sus seis puntas en el día de la partición. Levantaron la bandera
encima de Jerusalén. Los judíos se volvían casi locos de gozo. Judíos con
largas barbas blancas, llevando gorros, subían en carros de dos ruedas para
cargas de nafta y kerosén. Dos o tres ancianos estaban subidos sobre un
barril moviendo banderitas y gritando. Un canoso judío muy anciano dijo:
“Yo estoy esperando desde el año 1885 por este acontecimiento. Este es el
tiempo de la venida del Mesías.” El seguía gritando estas palabras mientras
caminaba por la avenida Rey Jorge.

Infolive.tv1

El 14 de Mayo de 1948, el día en que venció el mandato británico sobre
Palestina, el Consejo del Pueblo Judío, reunido en el museo de Tel Aviv
aprobó la siguiente declaración: "Declaramos el establecimiento del Estado
Judío en la Tierra de Israel, que llevará el nombre de Estado de Israel."

Harieh Handler es según se reporta la única
persona con vida que presenció la firma de la
Declaración de Independencia de Israel. Él
habló con la prensa en las oficinas de Media
Central en Jerusalén.

«Era comparativamente un hombre joven. Fue
un día tremendo, no sólo para mí sino para
muchos otros en el país. ¿Cómo decirlo? Tuve la sensación en ese momento
que algo tremendo había sido creado. Recuerdo que tuvimos una reunión.
Yo era un hombre joven, pero estuve autorizado a participar. Formaba parte
del Consejo Federal Sionista y tenía el derecho al voto. El año antes del que
el Estado fuera creado, hubo una fuerte discusión. Recuerdo todo, en Tel
Aviv. Hubo discusiones respecto a si establecer el Estado o no. El presidente
Truman, entonces Presidente de Estados Unidos, envió el mensaje a muchos
líderes judíos (no quiero mencionar los nombres) que esperen y que no
establezcan el Estado ahora. Truman sabía que en ese momento el pueblo
principal que nos apoyaba para la creación del Estado, y estarán
sorprendidos, era la Unión Soviética, los rusos. Ellos creían que al final el
Estado aquí se transformaría en uno comunista. Por supuesto que se
equivocaron.»

Handler, quien hace pocos meses atrás, a la edad de 90 años hizo alía,
inmigró a Israel, describe la Declaración de la Independencia como el día
más importante de su vida.

EL COMIENZO DEL RETORNO

El cumplimiento profético del retorno del pueblo judío a su tierra por obra del
Sionismo es sólo el comienzo. Nos parece que aún queda mucho camino por recorrer.

1
https://www.youtube.com/watch?v=FBsquv5GWoU&feature=youtu.be
Arte e Historia, Video de YouTube2

En el mundo actual viven unos 13 millones de judíos, de los que un tercio,
aproximadamente 4 millones 700 mil, se hallan en Israel. Del resto, muy
repartido: 5 millones 800 mil viven en los Estados Unidos. En orden
decreciente: 600 mil judíos habitan en Francia y 550 mil en Rusia. Ucrania,
Canadá, Reino Unido y Argentina tienen una población judía superior a las
250 mil personas. Son numerosas también las poblaciones judías de Brasil,
Sudáfrica y Australia, superiores a los 100 mil individuos. Más de 50 mil
judíos viven en países como Alemania, Eslovaquia y Bielorrusia. En México,
Venezuela, Uruguay, Italia, Bélgica, Holanda, Turquía, Irán, Azerbaiyán y
Uzbekistán viven más de 25 mil judíos. Por último en países como Chile,
España, Suiza, Austria, Suecia, Letonia, Rumanía, Georgia y Kazajstán viven
poblaciones de entre 10 mil y 25 mil judíos. Siendo inferior a 10 mil la
población judía que habita en el resto de países del mundo. Con respecto a
las ciudades la mayor población urbana judía corresponde a Nueva York
con 1,75 millones, seguida de Miami, Los Ángeles y ya en Israel, Jerusalén.
También son notables las poblaciones judías de San Francisco, Buenos Aires,
París, Londres o Moscú entre otras.

De acuerdo con las profecías, el definitivo retorno de los descendientes de Abraham a
la tierra que Dios le prometió a este patriarca, se cumplirá como una misión
concluyente del Mesías en su Segunda Venida

Jr. 30.3 (Versión Popular): Porque viene el día en que cambiaré la suerte de mi
pueblo Israel y Judá. Yo, el Señor, lo afirmo. Yo los haré volver a la tierra que di a
sus padres como su propiedad.

Am. 9.14,15 (Versión Popular): Entonces traeré del destierro a mi pueblo Israel.
Reconstruirán las ciudades destruidas, y vivirán en ellas; plantarán viñedos, y
beberán su vino; sembrarán huertos, y comerán sus frutos. Pues los plantaré en su
propia tierra, y nunca más volverán a ser arrancados de la tierra que les di. Dios el
Señor lo afirma.

Ez. 34.22-28: Yo salvaré a mis ovejas y nunca más serán objeto de rapiña; y juzgaré
entre oveja y oveja. Yo levantaré sobre ellas a un pastor que las apaciente: mi siervo
David. Él las apacentará, pues será su pastor. Yo, Jehová, seré el Dios de ellos, y mi
siervo David, en medio de ellos, será su gobernante. Yo, Jehová, he hablado.
Estableceré con ellos un pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; habitarán en
2
https://www.youtube.com/watch?v=XvPgeUv2VTM&feature=youtu.be
el desierto con seguridad y dormirán en los bosques. Y daré bendición a ellos y a los
alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo: lluvias de
bendición serán. El árbol del campo dará su fruto y la tierra dará su fruto. Estarán
en su tierra con seguridad, y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas
de su yugo y los libre de mano de los que se sirven de ellos. No serán más por presa
de las naciones ni las fieras del país las devorarán, sino que habitarán con seguridad
y no habrá quien las espante.

Os. 3.4: Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin
sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel,
buscarán a Jehová, su Dios, y a David, su rey; y temerán a Jehová y a su bondad al
fin de los días.

Himno de la Aliá

Pasé mi vida
preguntándome quien soy.
Yo era el judío errante,
aquel sin patria.
Fui viajando de país en país,
Perseguido por mis enemigos,
sin posesiones,
más allá de mi legado.
Están los rollos,
tenemos la Biblia y la Torá,
un día sin trabajo
y el Mesías que llegará,
y entonces un día, hacemos Aliá,
cuando Israel abre sus brazos,
y nos miramos, tú y yo,
preguntándonos qué hacemos aquí.
Nuestros ancestros lo predijeron,
Diciendo: “el año próximo en Jerusalén”,
Palabras que son estudiadas
Por los sabios desde Matusalén.
Esta es la Tierra Prometida.
Esta es tu tierra,
Y si te estás preguntando todavía,
Mira y verás.
Hay mujeres soldados,
Niños que son reyes,
Hombres con valor
Y también el Mesías que vendrá.
Un día hacemos Aliá,
Cuando Israel abre sus brazos
Y nos miramos tú y yo,
Preguntándonos que hacemos aquí.
Está el voluntariado,
La Ley de Retorno,
El Día del Perdón y Januca.
Están aquellos nacidos allí.
Están aquellos que viven en la Diáspora,
Y que posponen su arribo cada vez diciendo:
“seguro, un día iré a vivir allí”.
Yo ya sé que el día llegará,
En el que iré a vivir allá,
En Israel, estoy en casa.

EL TIEMPO DE LOS GENTILES SE ESTÁ ACABANDO

Ro. 11.25-27 (Versión Popular): Hermanos, quiero que sepan este designio secreto
de Dios, para que no presuman de sabios: los israelitas se han endurecido en parte,
pero solo hasta que hayan entrado todos los que no son de Israel. Cuando esto
suceda, todo Israel alcanzará la salvación, pues la Escritura dice:

“El libertador vendrá de Sión
y apartará de Jacob la maldad.
Y esta será mi alianza con ellos
cuando yo quite sus pecados.”

Lc. 21.24: Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y
Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se
cumplan.

“El tiempo de los gentiles” es una frase con la cual se ha querido fechar el período
que comienza con el endurecimiento de Israel y el rechazo de Dios contra ellos para
dar a los gentiles su tiempo de participación en el plan universal y misterioso de Dios.
Hasta los mismos historiadores, religiosos o seculares, le llaman con el nombre de
“Era Cristiana”. Este “tiempo de los gentiles” termina con la Segunda Venida de
Cristo y la restauración nacional y espiritual del pueblo judío, para la continuación
del plan que tiene el Señor con ellos y con los gentiles, ya como un solo pueblo en El
Milenio.
EL MONTE DEL TEMPLO

Miq. 4.1-4: Acontecerá en los postreros tiempos
que el monte de la casa de Jehová
será colocado a la cabeza de los montes,
más alto que los collados,
y acudirán a él los pueblos.
Vendrán muchas naciones, y dirán:
“Venid, subamos al monte de Jehová,
a la casa del Dios de Jacob;
él nos enseñará en sus caminos
y andaremos por sus veredas”,
porque de Sión saldrá la Ley,
y de Jerusalén la palabra de Jehová.
Él juzgará entre muchos pueblos
y corregirá a naciones poderosas y lejanas.
Ellos convertirán sus espadas en azadones
y sus lanzas en hoces.
Ninguna nación alzará la espada contra otra nación
ni se preparará más para la guerra.
Se sentará cada uno
debajo de su vid y debajo de su higuera,
y no habrá quien les infunda temor.
¡La boca de Jehová de los ejércitos ha hablado!

El tiempo de los gentiles se está acabando, y prueba de eso es que el pueblo judío está
en su tierra otra vez, dando cumplimiento a las profecías que anuncian el fin de esta
era.

Cristo volverá a la tierra para establecer el Reinado del Mesías en Jerusalén, el cual
también fue anunciado por los profetas de Israel y en el Nuevo Testamento.

EL CIELO Y LA TIERRA PASARÁN, PERO MIS
PALABRAS NO PASARÁN.
(Lc. 21.33)