Está en la página 1de 276

Intérpretes e

interpretaciones
de la Argentina
en el bicentenario

Gustavo Lugones y Jorge Flores (compiladores)


Ilustraciones de Nora Iniesta
Intérpretes e
interpretaciones
de la Argentina
en el bicentenario
Intérpretes e
interpretaciones
de la Argentina
en el bicentenario
Gustavo Lugones
y Jorge Flores
(compiladores)
Ilustraciones
de Nora Iniesta

Bernal, 2010
Universidad Nacional de Quilmes

Rector
Gustavo Eduardo Lugones

Vicerrector
Mario E. Lozano
Índice
Presentación / 9 Autores / 265
Gustavo Eduardo Lugones / Jorge Flores

CIUDADANÍA EN HERRAMIENTAS PARA PAÍS EN ARMADO


CONSTRUCCIÓN LA DEMOCRACIA

El derecho a tener derechos Política y educación: un vínculo Reflexiones sobre una Argentina
en la nación argentina /15 necesario en el debate nacional /77 desencontrada /181
María Sonderéguer Jorge Flores / Javier Araujo / Ernesto López
Roque Dabat
Mujeres en la Argentina /27 La industrialización
Dora Barrancos Los desafíos del sistema y el desarrollo económico /205
universitario argentino /109 Bernardo Kosacoff /
La persistente huella de Ernesto Villanueva Fernando Porta
la inmigración /39
María Bjerg Institucionalización de la ciencia Itinerarios de la Argentina rural /223
argentina: dimensiones internacionales Noemí M. Girbal-Blacha
De murales y cartografías: imágenes y relaciones centro-periferia /121
de lectura, itinerarios de lectores /51 Pablo Kreimer Buenos Aires, de un
Margarita Pierini centenario a otro /235
Las noticias van al mercado: Adrián Gorelik
Fuerzas armadas y proceso etapas de la historia de los
democrático en la Argentina /63 medios de la Argentina /139 Quilmes: entre la formación
Sabina Frederic Martín Becerra y el desvanecimiento de las
ilusiones colectivas /255
Imágenes y semblanza visual Alejandro Villar / Carlos Fidel
de la Argentina /167
Alfredo Alfonso
9
Presentación
Gustavo Eduardo Lugones
Jorge Flores

E
l bicentenario, visto desde la por la intensidad de sus aciertos y erro-
perspectiva de una universidad res, los dos siglos de vida nacional.
pública implica, a la vez, festejo Si bien festejo y trabajo son formas
y trabajo. Festejo, acompañando la con- distintas de expresar adhesión, tienen,
memoración que el Estado democrá- en una universidad pública, un mismo
tico ha realizado con enorme desplie- fin: compartir las pasiones, sueños y
gue, recuperando el espacio público, preocupaciones ciudadanas y procurar
para dar cuenta de sentidos profundos, entender, a partir del conocimiento,
de múltiples voces que expresan la di- las virtudes y defectos de nuestra vida
versidad y la pluralidad, en un formi- colectiva, para seguir aportando a la
dable relato de ciudadanía política y construcción de un país socialmente
social con que la República del bicente- inclusivo y con mayor cohesión. Cree-
nario celebra el aniversario del adveni- mos que la democracia debe ser vivida
miento de la Argentina independiente. como un modelo que moviliza la volun-
Trabajo, porque convoca a la tarea de tad del pueblo, haciendo transparentes
análisis y reflexión, por parte de acadé- las razones en nombre de las cuales los
micos, investigadores y docentes, sobre ciudadanos trabajan y, muchas veces, se
los hechos significativos que marcaron, sacrifican diariamente.
10 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Esta tarea lleva implícita una defi- la disparidad de temas y miradas sobre gentina del bicentenario: el lugar de la
nición de la tarea académica y quizás una historia de 200 años. educación en la construcción del orden
la más cercana a los textos aquí com- Los ejes en que se dividió esta na- político, la cuestión universitaria, el de-
pilados que, con una notoria y enri- rrativa son tres: “Ciudadanía en cons- sarrollo de la ciencia y la tecnología, y
quecedora diversidad de enfoques y trucción”, “Herramientas para la de- el rol de los medios de comunicación,
abordajes, dan cuenta de la produc- mocracia” y “País en armado”. su relación con la política y los desem-
ción institucional de una universidad El primero de los ejes, “Ciudada- peños estatales a largo de la historia
pública, construida en el consenso de nía en construcción”, contempla un argentina, culminando en los tópicos
lógicas diferentes, pero articuladas so- conjunto de ensayos que abordan los sobre la nueva Ley de Servicios de Co-
bre la base del ejercicio responsable de caminos en la demanda de derechos no municación Audiovisual.
la autonomía universitaria, entendida considerados y la construcción de las Finalmente, “País en armado” in-
como la delegación que la sociedad instituciones y leyes que los contiene. cluye una crónica de intenciones his-
nos hace para llevar a cabo la docen- Entre la demanda y su satisfacción, está toriográficas y sociológicas, que re-
cia, la investigación y la extensión en el registro de las luchas para alcanzar- flexiona sobre las disidencias, sus
el marco del Estado de derecho. los. La vastedad de los tópicos temá- causas y sus efectos en la construcción
La vastedad que encierran estos ticos también incluye en esta sección del Estado nacional y sobre las luces y
conceptos facilita la lectura de la Ar- una referencia al campo de la literatura sombras que acompañaron el debate
gentina del bicentenario desde la his- desde los itinerarios con que los lecto- nacional sobre el modelo de industria-
toria, la sociología, la política, la econo- res construyen su vivencia de nación. lización que se inicia con la sustitución
mía, la pedagogía, la epistemología de En la segunda parte, “Herramien- de importaciones y la participación del
época, en síntesis, desde las prácticas tas para la democracia”, se desarro- sector público para implementar el de-
sociales expresadas en el campo acadé- llan al menos cuatro de las cuestiones sarrollo con pleno empleo. Junto a estas
mico. A estos conceptos se ciñen los que hegemonizan el debate acerca de reflexiones, desde el campo de la eco-
trabajos que integran este libro, desde la construcción democrática en la Ar- nomía se suman los itinerarios de una
Presentación Gustavo Lugones / Jorge Flores | 11

Argentina rural vista desde la interpre- este entendimiento no soslaya que la


tación historiográfica, en un planteo de universidad, en tanto conciencia crítica
periodización que llega hasta la actua- de una sociedad, alienta el debate, cons-
lidad. En la misma secuencia se anali- truye ideas, y al mismo tiempo anticipa
zan las transformaciones del espacio los problemas que plantea el porvenir.
urbano de la ciudad de Buenos Aires, La gravitación política del bicente-
tendiendo como escenario las distintas nario en el campo cultural, y en el uni-
festividades desde su fundación hasta versitario en particular, nos convoca a
el presente, para ver en qué medida la un debate pero también a un aporte ge-
noción de modernización, conserva- neroso que dé cuenta de una construc-
dora o progresista, se verifica en dicho ción colectiva y responsable de cono-
espacio. Cierra la sección un tópico re- cimiento. Ese compromiso académico
ferido a cuestiones de desarrollo local, tiene sentido en un horizonte utópico,
que analiza el espacio de implantación donde la ciencia y la educación, en
territorial de la universidad: el Partido tanto proyecto político, participen y
de Quilmes. aporten en la construcción de un relato
En la línea común de los textos más humano y diverso; en palabras de
producidos por esta casa, está el afán Laclau, un relato sin los prejuicios del
de entender el pasado y el presente. Sus pasado, sin teorías que se presenten a sí
autores no se adentran en profecías, en- mismas como verdades absolutas de la
tendiendo que la construcción democrá- historia, tal vez con aspiraciones epis-
tica no está signada por ningún destino temológicas más modestas, pero con
manifiesto, sino por la voluntad respon- aspiraciones liberadoras más amplias y
sable de los ciudadanos. Sin embargo, profundas.
Ciudadanía
en construcción
derechos humanos | ciudadanía | memoria 15
El derecho a tener derechos
en la nación argentina
María Sonderéguer

Q
uiénes son ciudadanos de la nas “ficciones orientadoras”.2 Esas fic-

¿ nación argentina? La pre-


gunta recorre la comunidad
ciones, es decir, esos relatos fundadores
de un imaginario acerca de la nacionali-
debatida e imaginada ya en los inicios dad, fueron escandiendo las diferentes
de la independencia, en 1810, y confi- circunstancias sociales y políticas, ar-
gura las dimensiones de los legítimos ticularon diversos procesos históricos
“sujetos de derecho” del incipiente Es- y se postularon, o se revelaron, como
tado nacional. En los doscientos años las más productivas para la construc-
transcurridos desde entonces, y en el ción del “ciudadano argentino”. Ellas
despliegue normativo e institucional indican proyectos de nación, articu-
consolidado en la Constitución Na- lan una percepción de identidad colec-
cional de 1853 hasta nuestros días, la tiva y destino común que inciden en la
María Sonderéguer es racionalidad política del Estado na- configuración de la democracia, en el
licenciada en Letras ción con sus diversas estrategias tex- concepto de representación y en el pa-
y obtuvo un DEA en tuales, desplazamientos metafóricos, radigma de ciudadanía, en el “sujeto de
subtextos y estrategias retóricas,1 dio derecho”, que fue construyendo su he-
Estudios de Sociedades su forma a una narrativa legal y simbó- gemonía en nuestro país y que conti-
Latinoamericanas. lica estructurada sobre la base de algu- núa debatiéndose hasta nuestros días.
16 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

“Ser argentino”: ficciones flictos sociales y políticos del período tipo racial que establece, ya desde los
fundacionales y debatieron sobre el programa nece- inicios de nuestra constitución como
sario para la construcción de la nueva nación, matrices de discriminación
Las naciones modernas se articulan nación. Algunos textos, hoy canónicos, para el ejercicio pleno de los derechos
como ficción legal, delimitan fronte- como el Dogma Socialista de la Asocia- de ciudadanía: “Haced pasar el roto, el
ras político-territoriales, diseñan un ción de Mayo –publicado por Esteban gaucho, el cholo, unidad elemental de
modelo de ciudadanía y proponen for- Echeverría en 1937– y el relato “El nuestras masas populares, por todas las
mas de soberanía e independencia es- matadero” –conocido después de su transformaciones del mejor sistema de
tatal.3 Esas ficciones narrativas son muerte–, el Fragmento preliminar al Es- instrucción; en cien años no haréis de
relatos que otorgan a ciertas comuni- tudio del derecho –también de 1937– y él un obrero inglés, que trabaja, con-
dades la continuidad de un sujeto y las Bases y punto de partida para la or- sume, vive digna y confortablemente”.7
el carácter persuasivo de esos relatos ganización política de la República Ar- Una cartografía discursiva configura al
produce como efecto simbólico que la gentina –de 1852– de Juan Bautista Al- territorio y a la población como nú-
formación de la nación sea percibida berdi, y Civilización y barbarie: vida de cleos semánticos que condensan los
también como la realización necesaria Juan Facundo Quiroga, de Domingo “mapas de poder”8 con los que la Ar-
de un proyecto. Consecuencia de di- Faustino Sarmiento, de 1845,6 son, en gentina fue configurando la forma de
versas tradiciones y de múltiples pug- sus relecturas y apropiaciones posterio- su Estado, una imagen de nación, y las
nas, “ser argentino” es resultado de una res, algunas de las principales narrati- categorías de ciudadano desde media-
construcción social que se funda en un vas fundadoras de la tradición cultural dos del siglo xix y en buena parte del
conjunto de condiciones materiales e y política argentina. siglo xx.9 La dicotomía “civilización y
institucionales y en una cierta imagen Esos relatos trazan las figuras de barbarie” formulada por Sarmiento en
del bien común y del modo de alcan- la ciudadanía, los límites imaginarios el Facundo es el enunciado que permi-
zarlo.4 En esa trama, una noción de su- del Estado nación y sus jerarquías sim- tió instrumentar los límites para nom-
jeto de derecho, de derechos, y de dere- bólicas: inscriben, de ese modo, en el brar a los sujetos legítimos de la nueva
chos humanos ha ido articulándose en “contrato social” los sujetos legítimos república que nacía y, en el combate de
los plexos normativos, la Constitución de la comunidad. Asociación, pro- la civilización contra la barbarie, in-
Nacional –esa “narrativa maestra de la greso, fraternidad, igualdad, libertad, dios, gauchos y mestizos quedarán ex-
Nación”–5 y las prácticas políticas e son algunas de las “palabras simbóli- cluidos de las fronteras de la democra-
institucionales. cas” de la Asociación de la Joven Ge- cia a construir. Como resolución a las
La primera generación argentina neración Argentina (o Asociación de disputas políticas que confrontaron a
después de 1810, la llamada “genera- Mayo) que nucleó a la generación del unitarios y federales a lo largo del si-
ción del 37”, nombra a quienes pueden 37. Si en ellas encontramos el ideario glo xix, el programa formulado por la
reconocerse como una generación sig- conceptual heredero de las revolucio- generación del 37 resume los conflictos
nificativa en tanto generación, como nes francesa, inglesa y norteamericana en términos de territorio, de raza y tra-
un conjunto de escritores y políticos que postuló al sujeto de derechos de la dición. Se aspiraba a recrear a Europa y
que en la primera mitad del siglo xix modernidad, también será en las Ba- los Estados Unidos en el Cono Sur,
intervinieron activamente en los con- ses… en donde se formule un estereo- y la Constitución Nacional de 1853,
El derecho a tener derechos en la nación argentina María Sonderéguer | 17

cuyo artículo 25 indica: “El Gobierno ral. El proyecto inmigratorio sostenido otro tipo de nacionalismo, para el cual
Federal fomentará la inmigración eu- por élites progresistas desde la revolu- la identidad nacional se articula con la
ropea”, condensa buena parte de esas ción de la independencia se concreta “etnia” o “raza”. El nacionalismo ét-
ficciones fundacionales.10 ampliamente en la segunda mitad del nico propone entonces una narrativa
siglo xix y la población inmigrante se de la nación organizada por relatos
asienta preferentemente en los grandes de parentesco y la lógica de los lazos
Estado nación y centros urbanos del Litoral y, en espe- de sangre y elabora una estrategia dis-
sujeto de derechos cial, en Rosario y en Buenos Aires. La cursiva sostenida en diversos mecanis-
población crece exponencialmente y mos de asimilación y de expulsión del
Con la federalización de la Ciudad de en relación con la población nativa el “ciudadano argentino”. Algunas leyes
Buenos Aires, en 1880, se concreta la impacto es muy significativo; ese incre- de comienzos del siglo xx –la ley de
unificación política y jurídica y el esta- mento llega a ser percibido como una residencia (Ley 4.144) sancionada en
blecimiento definitivo del Estado na- amenaza a la unidad nacional. 1902, que permite expulsar a “todo
cional. Se abre entonces un período de Entre 1869 y 1895 la población se extranjero cuya conducta pueda com-
consolidación del proceso moderniza- duplica (pasa de 1.830.214 habitantes prometer la seguridad nacional, turbar
dor político, económico y social, con a 3.956.060 habitantes y de ese total el orden público o la tranquilidad so-
la estructuración del Estado, la ocupa- más de un millón son extranjeros) y el cial”, y la ley de servicio militar obli-
ción total del territorio, el crecimiento censo de 1914 acusa una población de gatorio de 1901, destinada también a
a partir de la inserción en el mercado 7.885.237 personas y la proporción de alfabetizar a la población masculina–
mundial como país productor de bie- extranjeros sube al 30%.12 La concen- indican la estrategia asumida por los
nes agropecuarios, y la sanción de las tración urbana acentúa este fenómeno sectores dirigentes de la Argentina
leyes laicas de educación y de registro en las ciudades. Como resultado del para trazar los límites del acceso a la
civil, con la separación de la Iglesia impacto producido por la inmigra- ciudadanía nacional.
católica. 1880 indica un corte. Entre ción, nacionalizar a la masa de inmi- Al mismo tiempo, el discurso lite-
1883 y 1884 se debaten y sancionan las grantes pasa a ser una preocupación rario se configura como uno de los más
leyes de educación y de registro civil y básica de las clases gobernantes desde influyentes en la producción de hege-
el gobierno de Julio Argentino Roca se fines del siglo xix hasta las primeras monía, y proyecta modelos de compor-
enfrenta con la Santa Sede y expulsa al décadas del xx. Para el nacionalismo tamiento, normas para la invención de
nuncio papal. La ley de matrimonio ci- liberal “nacionalidad” significa “ciuda- la ciudadanía y fronteras simbólicas.
vil se sanciona en 1888. Con estas le- danía”,13 es decir, la nacionalidad –más Entre leyes y relatos –en los que se des-
yes, el Estado establece su jurisdicción allá de la “raza”, la cultura o la lengua– tacan Miguel Cané, Eduardo Wilde,
sobre el nacimiento, la educación, el debe expresar la voluntad de partici- Lucio V. López, Lucio V. Mansilla,
matrimonio y la muerte de todos los par y formar parte de la nueva entidad Eugenio Cambaceres, Paul Groussac–
ciudadanos.11 La generación del 80 política: la nación argentina. Esta con- se conforma una trama discursiva que
–escritores, políticos, funcionarios del cepción de la nacionalidad sufre los establece los sujetos de derecho legíti-
Estado– se configura como una coali- efectos contradictorios del proceso mos de la nación argentina. La “educa-
ción política cultural del Estado libe- de modernización con la aparición de ción” y el disciplinamiento de gauchos,
18 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

mujeres, obreros y/o inmigrantes se igualdad y fraternidad” previstos en obligatorio, en la práctica no llega real-
articuló en un sistema interdiscursivo las Declaraciones de Derechos. Ade- mente a imponerse. Entre los años
que configuró el repertorio norma- más, desde fines del siglo xix se gesta 1943 a 1946 –después del golpe mili-
tivo y cultural con que el que se orga- un movimiento político –en sus inicios tar de 1943 y con Juan Domingo Perón
nizó el Estado nacional en esos años. liderado Leandro N. Alem y luego por al frente de la Secretaría de Trabajo– se
Cuando se proponen los primeros pa- Hipólito Yrigoyen– que reclamará la registran mejoras en las condiciones la-
sos de una enseñanza de la literatura en universalización del derecho de todos borales y la legislación social. Pero será
Argentina, se establece una suerte de los ciudadanos a elegir a sus gober- a partir de la llegada a la presidencia de
acuerdo entre los escritores de la gene- nantes. Como resultado de la lucha Perón, en febrero de 1946, cuando se
ración del 80 y los didactas respecto por el sufragio universal se sanciona la producirá un cambio decisivo respecto
de los textos que ingresarán a las aulas. ley electoral de 1912, durante la presi- de la incidencia de los derechos de los
En cierto sentido, los debates sobre la dencia de Roque Sáenz Peña, que es- sectores trabajadores en la sociedad
identidad nacional en relación con la li- tablece el sufragio universal masculino argentina.16
teratura que alcanzan su punto culmi- y el voto secreto y obligatorio con re- El proceso político y social encar-
nante en el Centenario, con Leopoldo presentación de mayorías y minorías. nado en el peronismo implicó una re-
Lugones y Ricardo Rojas, y se prolon- La sanción de esta ley implica, en sus definición de la noción de ciudadanía,
gan hasta las vanguardias de la década consecuencias, una ampliación efectiva una ampliación de los derechos polí-
de 1920, fueron actos políticos que se del ejercicio de los derechos y una pro- ticos a los derechos sociales y la con-
hicieron cargo del sentido de la orga- funda transformación y democratiza- creción efectiva del proclamado sufra-
nización nacional y de las fronteras de ción de los procesos políticos. gio universal: en septiembre de 1947
construcción de la ciudadanía.14 se sanciona y promulga la ley 13.010
Pero si la ley de residencia de 1902 –llamada ley del voto femenino– y las
indica un quiebre respecto de la Cons- De los derechos políticos mujeres votan por primera vez en las
titución de 1853, al establecer un límite a los derechos sociales elecciones del 11 de noviembre de 1951.
respecto de los derechos de ciudadanía Si la igualdad respecto de los derechos
“para todos los hombres del mundo Son numerosos los cambios económi- políticos formaba parte de la tradición
que quieran habitar en el suelo argen- cos, sociales y políticos que atraviesa la política respecto de la ciudadanía y sus
tino”,15 la ley 1.420 que dispone la edu- Argentina en la primera mitad del si- derechos y obligaciones desde el pri-
cación pública, obligatoria y gratuita, la glo xx. Luego de la primera y segunda mer gobierno de Yrigoyen –igualdad
ley de servicio militar obligatorio, que presidencia de Yrigoyen, interrumpida ante la ley, sufragio universal mascu-
aspira a resolver el analfabetismo de por el golpe de Estado de 1930, el país lino, derechos de asociación– la elabo-
los jóvenes adultos, y la ley Láinez, de asiste a un proceso de industrialización ración discursiva del peronismo en la
1905, que crea escuelas nacionales en creciente y los cambios en la estructura década 1946-1955 reinscribe la cues-
todas las provincias con recursos fis- económica modifican la estructura so- tión de la ciudadanía en una matriz
cales suficientes, contribuirán a crear cial. Con los gobiernos conservadores nueva de carácter social, al reconocer a
mejores condiciones para el ejercicio la legislación laboral y social es escasa los trabajadores como fuerza social au-
efectivo de los derechos de “libertad, y la existente, aunque de cumplimiento tónoma. Esta incidencia puede consta-
El derecho a tener derechos en la nación argentina María Sonderéguer | 19

tarse al analizar las transformaciones rán subsumidos en el artículo 14 bis ticipar en el gobierno de la cosa pú-
en la relación del gobierno con el sin- de la Constitución de 1957. blica, de elegir a sus gobernantes y de
dicalismo, la afiliación masiva y la am- Pero en la idea contemporánea de poder ser elegidos, en tanto derechos
pliación del gremialismo, el incremento ciudadanía, a partir de mediados del que se afirman frente a cualquier pre-
del número de parlamentarios de pro- siglo xx, impacta directamente la De- tensión del Estado de impedirlos– las
cedencia gremial y la presencia de le- claración Universal de los Derechos categorías de los derechos económicos,
gisladoras mujeres en ambas cámaras. Humanos de 1948. La Declaración, sociales y culturales implican una rede-
En la retórica peronista, ser ciudadano consecuencia del trauma producido finición respecto del papel del Estado.
no radica tan solo en el ejercicio de los por los consecuencias de la Segunda Estos derechos humanos –a trabajar,
derechos individuales: ser ciudadano Guerra Mundial y los acontecimien- a condiciones equitativas y satisfacto-
argentino consiste en participar y de- tos del horror del Holocausto-Shoá,18 rias de trabajo, a la protección contra
cidir respecto de la vida económica y produce una ruptura en el paradigma el desempleo, a una remuneración que
social de la nación. de los derechos humanos, al proponer asegure una existencia conforme a la
Por cierto, en el marco de este un sujeto universal de derechos, es de- dignidad humana, a gozar de protec-
proceso político, social, e institucio- cir, un principio de igualdad y digni- ción frente a la enfermedad, la vejez,
nal, la inclusión en 1949 de los de- dad universal que implica un quiebre la muerte, la invalidez, al descanso y el
rechos sociales en la Constitución respecto del paradigma racista que tiempo libre; al acceso a la educación
Argentina17 recupera también la in- aún entonces mantenía su hegemo- y a la vida cultural de la comunidad–
fluencia del constitucionalismo social nía. Y también establece una novedad ya no solo protegen a las personas de
que se inicia con la Constitución de al enunciar las diferentes categorías de las intromisiones estatales, ni las habi-
México de 1917 y con la Constitución derechos que le corresponden a toda litan para intervenir en la política, sino
de la República de Weimar en Alema- persona por igual, por el solo hecho de que imponen al Estado la responsabi-
nia, en 1919. Es entonces el resultado ser persona, sin discriminaciones de lidad y la obligación de garantizarlos,
de la organización de la clase obrera y, ninguna índole –sin distinción alguna de dictar las leyes necesarias y proveer
en una perspectiva global, está ligada de raza, color, sexo, idioma, religión, los recursos.
a la emergencia del Estado de bienes- opinión política, origen nacional o so- De la década de 1950 a la de 1970
tar en el siglo xx. El nuevo contrato cial, posición económica, nacimiento se rearman tradiciones, se postulan ins-
social que sustenta esta inclusión es la o cualquier otra condición– y sin que tancias fundacionales, se instalan sen-
noción de justicia social, que se pos- Estado, grupo o persona alguna pueda tidos nuevos respecto de qué significa
tula como una superación de las de- vulnerarlos o suprimirlos. Si bien las “ser ciudadano argentino” y cuáles son
claraciones formales de derechos hu- categorías de derechos civiles y políti- sus derechos.19 Si es posible pensar en
manos, al otorgar al Estado un papel cos retoman los derechos enunciados una historia social de la “sensibilidad”
activo en la garantía de los derechos en las Declaraciones de las revolucio- respecto del sufrimiento de los otros,
económicos, sociales y culturales. nes francesa, inglesa y norteamericana y en la incidencia de esa historia en la
Luego del golpe de Estado de 1955, del siglo xviii –los derechos a la libertad formulación de derechos, en esos veinte
que deroga la reforma constitucional de palabra, expresión, pensamiento, años se producen las transformaciones
de 1949, los derechos sociales queda- asociación, reunión; el derecho a par- que en la década de 1970 delinearán la
20 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

ruptura que atraviesa el sentido de la conformación de listas de detenidos y rian, secretaria Adjunta de Asuntos
vida cotidiana: la evolución de las ideas desaparecidos, la asistencia jurídica, la Humanitarios y de Derechos Huma-
del nacionalismo, el impacto de la Re- denuncia ante instituciones nacionales nos de la Secretaría de Estado (Esta-
volución Cubana en el continente, la y extranjeras. Se reclama por los dere- dos Unidos) visita tres veces el país en
constitución de una nueva izquierda chos humanos individuales, se intenta 1977. En 1979, llega una misión de la
radicalizada, los cambios en la Iglesia restituir lazos elementales de solidari- Comisión Interamericana de Derechos
católica luego del Concilio Vaticano II, dad y superar el silencio, se reivindican Humanos, cuyo informe, difundido en
las pugnas en el movimiento obrero, la valores universales. Algunas organiza- abril de 1980, legitima internacional-
emergencia de una “universidad con- ciones existen desde antes del golpe de mente las denuncias de los organismos
testataria”. Los años setenta se inician Estado: el Servicio Paz y Justicia, desde de derechos humanos. A fines de 1980,
con una intensa movilización social y 1974; la Liga Argentina por los Dere- Adolfo Pérez Esquivel recibe el Premio
política que ya, desde fines de la década chos del Hombre, desde 1937. Otras, Nobel de la Paz, que tiene como uno de
anterior, con las primeras manifesta- se crean en respuesta al accionar de la sus efectos legitimar internamente los
ciones de lucha armada, muestran un triple A: la Asamblea Permanente por reclamos del movimiento de derechos
cambio de estrategia, de método y de los Derechos Humanos, en 1975; el humanos y darles nuevo impulso.
lenguaje. Pero la dictadura que se inau- Movimiento Ecuménico por los De- La consigna “Aparición con vida”,
gura con el golpe de Estado del 24 de rechos Humanos, en febrero de 1976. alentada por las Madres de Plaza de
marzo de 1976 produce un corte pro- Poco después del 24 de marzo nacen Mayo y a la que adhieren las demás or-
fundo en la vida política, social y cultu- las asociaciones de familiares. Fami- ganizaciones, resume la demanda cuya
ral, constituye la experiencia de terro- liares de Desaparecidos y Detenidos respuesta, de haberla, apunta a evi-
rismo estatal planificado y sistemático por Razones Políticas se crea durante denciar la lógica represiva: o bien los
más brutal de la historia del país y deja el año 1976; las Madres de Plaza de desaparecidos aparecen, o bien debe
marcas en el cuerpo social que se hacen Mayo comienzan a trabajar juntas en saberse cómo, cuando y por quién fue-
sentir hasta nuestros días. 1977 y movilizan al conjunto de las or- ron asesinados. Finalmente, la denun-
ganizaciones; las Abuelas se constitu- cia “Aparición con vida” y la propuesta
yen poco después, en ese mismo año; “Juicio y castigo a los culpables”, se
Aparición con vida en 1979 nace el Centro de Estudios instalan como ruptura frente al accio-
Legales y Sociales. En el desarrollo del nar del terrorismo de Estado y logran
Ante la prohibición de la actividad po- movimiento de derechos humanos y la cuestionar la legitimidad del régimen
lítica y gremial, buena parte de la re- superación del aislamiento inicial in- militar al interpelar los límites de la le-
sistencia al terrorismo de Estado se cide significativamente la repercusión galidad que pretendía imponer y la va-
articuló en torno a nuevos actores: los internacional de las denuncias. A fines lidez del accionar represivo desatado
familiares de víctimas, los abogados, de 1976, llega a la Argentina una mi- con el argumento de “la lucha contra
algunos representantes de las iglesias, sión de Amnesty Internacional, que la subversión”. Desde el reclamo por
las incipientes organizaciones de de- produce un informe con la primera el derecho a la vida se va configurando
rechos humanos. Las primeras accio- lista de víctimas de desapariciones, pu- una idea de sujeto de derecho, un hori-
nes fueron netamente defensivas: la blicado en marzo de 1977. Patricia De- zonte de ciudadanía. Los derechos hu-
El derecho a tener derechos en la nación argentina María Sonderéguer | 21

manos proyectan un significado para la cativos en este sentido: la adopción de Al mismo tiempo, por decretos
acción política que se asienta en la no- la consigna “Nosotros somos la vida” y del Poder Ejecutivo Nacional 158/83 y
ción misma de derechos; en ese reco- la lectura, antes de comenzar todos sus 157/83 se decide el sometimiento a jui-
rrido, prescriben un sujeto de derechos discursos, del preámbulo de la Consti- cio sumario de las tres primeras juntas
y son constitutivos de la política.20 En tución Argentina. militares que habían gobernado entre
1982, la invasión militar a las islas Mal- Iniciado su gobierno, en diciem- 1976 y 1983 –por crímenes tales como
vinas, el conflicto bélico con Gran Bre- bre de 1983, Alfonsín propone, por tortura y privación ilegítima de la li-
taña y la derrota posterior produce una una parte, el proyecto de aprobación bertad– y la persecución penal –por
desarticulación del régimen militar que del Pacto de San José de Costa Rica asociación ilícita, atentados contra
intenta entonces negociar algún pacto o Convención Americana de Dere- el orden público y la paz interior– de
de salida. Pero la misma estrategia di- chos Humanos y por otra, una serie las cúpulas de las organizaciones gue-
señada por las fuerzas armadas21 con de medidas destinadas a resolver la rrilleras. El 29 de diciembre de 1983,
el objetivo de exculpar a sus integran- cuestión de la sanción jurídica al te- el Congreso aprueba la sanción de la
tes por los crímenes cometidos, ratifica rrorismo de Estado: crea por decreto ley 23.040, que deroga la Ley de Pa-
la cuestión de los derechos humanos presidencial Nº 187/83 la Comisión cificación Nacional (o de autoamnis-
como un tema central de la agenda de Nacional sobre Desaparición de Per- tía). Finalmente, en febrero de 1984,
la transición.22 sonas ( conadep ), conformada por se sanciona la ley 23.049 de Reforma
“notables”, en respuesta al reclamo de al Código de Justicia Militar, que con-
los organismos de derechos humanos, fiere al Consejo Supremo de las Fuer-
Derechos humanos centrado en la creación de una Comi- zas Armadas la jurisdicción inicial
y democracia sión Parlamentaria Bicameral que per- para el procesamiento del personal mi-
mitiera el debate público y abriera la litar aunque establece una instancia de
En los inicios de la posdictadura, la posibilidad de un juicio político. La apelación automática a la Justicia Ci-
demanda por la vida que operó como conadep , en los hechos, implicó un vil. Cuando el Consejo Supremo se
punto de clivaje en relación con la de- sustituto a la propuesta de una Co- niega a juzgar a sus camaradas y emite
nuncia de la represión estatal fue recu- misión Parlamentaria, pero desarro- en septiembre de 1984 un documento
perada por el nuevo gobierno consti- lló ampliamente sus atribuciones de que legitima su accionar, la Cámara
tucional. Como consecuencia de los investigación y elaboró un informe, Federal de Buenos Aires se hace cargo
años de terror, se produjo una revalo- llamado “Nunca Más”, que resultó un del juzgamiento de las juntas. El jui-
rización del sistema democrático par- significativo documento oficial res- cio se inicia en abril de 1985 y finaliza
lamentario sostenida por la necesidad pecto del sistema represivo. Finali- en diciembre. En la sentencia a los co-
de operar con reglas compartidas y so- zado su cometido, el presidente Alfon- mandantes de las tres primeras juntas
luciones conforme a la ley. Dos recur- sín creó la Subsecretaría de Derechos militares queda probado el carácter sis-
sos utilizados durante la campaña elec- Humanos, dependiente del Ministe- temático de la represión militar.23
toral del candidato triunfante en las rio del Interior, a donde fue remitida El juicio a las juntas y el informe de la
elecciones de 1983 –Raúl Alfonsín, de toda la documentación recabada por conadep legitimaron los relatos de las
la Unión Cívica Radical– son signifi- la Comisión investigadora. víctimas del terrorismo de Estado: sus
22 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

testimonios, pautados por el interro- de responsabilidad y establecía que no tudinaria movilización por el repudio a
gatorio de los jueces, eran prueba de podían ser inculpados quienes habían los 20 años del golpe en Plaza de Mayo,
los crímenes cometidos. En ese reco- cumplido órdenes– y luego los indul- en 1996– parecieron indicar una nueva
rrido, las víctimas se constituían en su- tos –en 1989, el presidente Carlos flexión con respecto a los significados
jetos de derechos, se transformaban en Saúl Menem indultó a los militares del pasado.
“ciudadanos”, y se quebraba un pasado comprometidos con la represión que Estas nuevas memorias abrían el
de a-juricidad. La demanda de justicia habían sido condenados y a los civiles debate respecto de los “bienes polí-
ante los crímenes del terrorismo de Es- sancionados por actividades guerrille- ticos“ en juego en las disputas de los
tado se resolvía así en términos de ju- ras– significaron una ruptura del pacto años setenta y aspiraban a restaurar
ricidad del orden político general, más de credibilidad respecto de los alcan- identidades y tradiciones políticas.27
que de comprensión del sentido de las ces del nuevo orden republicano. Las escenas evocadas postulaban lu-
acciones de las víctimas o de las fuerzas gares fundacionales, construían mitos
armadas.24 El paradigma republicano, de origen, recreaban diversas narra-
construido en el discurso del gobierno Políticas de memoria tivas canónicas de la tradición cultu-
de Alfonsín como ficción fundacional, ral y política argentina. Configuraban
establecía el terreno respecto del cual En los primeros años de la llamada “la “memorias emblemáticas”,28 es decir,
se diseñaba una política de la memoria transición a la democracia”, el sistema operaban como agentes de distribu-
ligada a la construcción del Estado de político en Argentina se sustentó en ción de sentidos a fin de permitir la
derecho como horizonte contractual, una revalorización de la idea de un su- inscripción de las experiencias indi-
al mismo tiempo que las apelaciones a jeto de derecho que operó como fun- viduales en un relato integrador. Por
la “República perdida” proponían unas damento de legitimidad y sobre ese ende, si en toda narrativa la articula-
“memorias de la política”organizadas horizonte se construyó una suerte de ción de los acontecimientos tiene que
sobre ese relato fundador.25 De ese pacto político cultural entre la dirigen- ver con temas como la ley, la legalidad,
modo, el derecho restituía a las vícti- cia política y la población que signó las la autoridad,29 esos relatos, esos tes-
mas su condición de sujetos a costa opciones políticas de los años posterio- timonios, intentaban un legado cen-
de su abstracción como sujetos con- res.26 Pero desde mediados de la década trado en los derechos económicos,
cretos, situados histórica y existen- de 1990, diversos episodios –las decla- sociales y culturales, aunque no siem-
cialmente. Pero las denominadas leyes raciones de Adolfo Scilingo, un militar pre fueran nombrados de ese modo.
de “impunidad”, la ley de Punto Final “arrepentido”; el nacimiento de hijos, Cifrados en algunas representaciones
–ley Nº 23.492, promulgada a fines de una organización conformada por hi- de la argentinidad, recuperaban figu-
diciembre de 1986, que fijó una fecha jos de desaparecidos; la autocrítica res- ras e imágenes históricas y restituían
tope de sesenta días para el llamado a pecto del papel de las fuerzas armadas una topografía discursiva: en esos “lu-
prestar declaración indagatoria de los durante la dictadura, enunciada por el gares de memoria”30 procuraban ins-
presuntos implicados en violaciones general Balza, jefe del Estado Mayor cribir deberes y derechos, mandatos
a los derechos humanos–, la ley Obe- del Ejército argentino; la proliferación y prohibiciones. Puesto ya en crisis el
diencia Debida –ley Nº 23.521, de ju- de nuevos testimonios sobre las luchas paradigma neoliberal de los noventa,
nio de 1987, que discriminaba grados políticas de los años setenta; la multi- las vicisitudes económicas y políticas
El derecho a tener derechos en la nación argentina María Sonderéguer | 23

y el reclamo por “Que se vayan todos” manos o Degradantes; Convención so- Derechos Humanos. En su discurso, el
de los acontecimientos de los últimos bre los Derechos del Niño. presidente Néstor Kirchner pidió per-
días de diciembre de 2001, cerraba un En el año 2000 comienzan a sus- dón en nombre del Estado nacional,
ciclo al tiempo que ponía en cuestión tanciarse los llamados Juicios por la rememorando el gesto de expiación
la matriz interpretativa respecto de la Verdad en las cámaras federales de La del canciller alemán Willy Brandt al
interpretación del pasado reciente que Plata, Córdoba, Mar del Plata, Bahía arrodillarse ante las víctimas en el me-
había sustentado algunos rasgos de Blanca y Rosario. Aunque estos juicios morial del Gheto de Varsovia, en 1970.
las políticas estatales en relación con no pueden establecer responsabilida- Ese mismo día, en el acto en el Colegio
la política de derechos humanos entre des penales ni reconocer imputados Militar, hizo descolgar los retratos de
1989 y 2001. ni acusados –quienes declaran solo lo Videla y de Bignone que durante años
Con todo, en los noventa, la re- hacen en calidad de testigos–, implican se habían exhibido en el primer piso
forma constitucional de 1994 fue una un avance significativo al contribuir a del Patio de Honor. Un año después,
oportunidad para abrir del debate en establecer lo ocurrido durante el terro- el 24 de marzo fue declarado “Día de
relación a la universalidad de los dere- rismo de Estado y proporcionar infor- la Memoria la Verdad y la Justicia” y en
chos humanos y a partir de su incor- mación a los familiares de las víctimas el año 2006 quedó instituido como fe-
poración en el artículo 75, inciso 22, y al conjunto de la ciudadanía. Poco riado nacional.
diez tratados de derechos humanos tiempo después, la llegada al gobierno Estas “políticas de memoria” aspi-
adquirieron rango constitucional, “en de Néstor Kirchner da lugar a una serie ran a construir un pacto refundacional
las condiciones de su vigencia”: De- de decisiones de política estatal centra- respecto del pasado, un pacto alrede-
claración Americana de los Derechos das en distintas medidas de justicia re- dor del “Nunca más” que establezca
y Deberes del Hombre; Declaración troactiva e instauración de conmemo- una mínima base de sustentación de lo
Universal de Derechos Humanos; raciones, fechas y lugares. colectivo.31 En los últimos años, tam-
Convención Americana sobre Dere- En ese año 2003, en el mes de bién se sancionaron algunas leyes sig-
chos Humanos; Pacto Internacional de agosto, la Cámara de Diputados y la nificativas y se llevaron adelantes ini-
Derechos Civiles y Políticos y su Pro- Cámara de Senadores de la Nación ciativas de política social en las que el
tocolo Facultativo; Pacto Internacio- anularon las leyes de Obediencia De- Estado reforzó su responsabilidad de
nal de Derechos Económicos, Socia- bida y Punto Final, y el 14 de junio garante de derechos –la movilidad jubi-
les y Culturales; Convención sobre la de 2005 la Corte Suprema de Justicia latoria, la asignación universal por hijo.
Prevención y la Sanción del Delito de ratificó la inconstitucionalidad de las Con límites, es cierto, esas decisiones
Genocidio; Convención Internacional leyes, declarándolas “constitucional- se escriben en el texto instrumental y
sobre la Eliminación de todas las For- mente intolerables”, lo que agilizó la simbólico de la indivisibilidad de los
mas de Discriminación Racial; Con- reapertura de los juicios a los respon- derechos humanos en la Argentina de
vención sobre la Eliminación de todas sables del terrorismo de Estado. El 24 nuestros días. Todas esas políticas, esas
las Formas de Discriminación contra de marzo de 2004 se recuperó el pre- leyes, y la trama discursiva que las sos-
la Mujer (cedaw según su sigla en in- dio de la ex esma (Escuela Superior de tiene, intentan un lazo entre el lenguaje
glés); Convención contra las Torturas Mecánica de la Armada) como Espa- emancipatorio de la década de 1970, las
y otros Tratos o Penas Crueles, Inhu- cio para la Memoria y la Defensa de los demandas pendientes luego de los pri-
24 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

meros años de la democracia y la lucha generación del 37 fueron Vicente Fidel somáticas, Rosario, Beatriz Viterbo,
sin claudicaciones por la verdad, la me- López, Juan María Gutiérrez, José 2000.
moria y la justicia del movimiento de Mármol, Miguel Cané. 14 Véase, entre otros, Altamirano, Carlos
derechos humanos. Inscriptos como 7 Alberdi, Juan Bautista, Bases y punto de y Beatriz Sarlo, Ensayos argentinos.
el contrato ético político contempo- partida para la organización política de De Sarmiento a la vanguardia, Buenos
ráneo, los derechos humanos enlazan la República Argentina, Buenos Aires, Aires, ceal, 1985.
Plus Ultra, 1981. 15 Véase Viñas, David, Literatura
los sentidos de nuestro tiempo, tanto
8 Andermann, Jens, Mapas de poder. Una argentina y política, Buenos Aires,
por el trabajo de su positivización en arqueología literaria del espacio argentino, Sudamericana, 1996.
leyes, en la actuación de las cortes ju- Rosario, Beatriz Viterbo, 2000. 16 James, Daniel, Resistencia e integración.
diciales y en la renovación de la juris- 9 Véase el excelente trabajo sobre El peronismo y la clase trabajadora
prudencia como por los caminos de la los “cuentos” de educación, de argentina, 1946-1976, Buenos Aires,
memoria y de la transformación de las matrimonio, de delito, de la nación, Siglo XXI, 2006.
sensibilidades.32 etc., de Josefina Ludmer (El cuerpo 17 Véase la Constitución Nacional de
del delito. Un manual, Buenos Aires, 1949, en Sampay, Arturo Enrique
Febrero de 2010. Perfil libros, 1999), en donde revisa (comp.), Las Constituciones de la
la tradición narrativa argentina. Y Argentina (1810-1972), Buenos Aires,
también Viñas, David, Literatura Eudeba, 1975.
argentina y política, Buenos Aires, 18 Veáse Nun, José, op. cit.
Sudamericana, 1999. 19 Véase Sonderéguer, María
Notas 10 “Cada europeo que viene a nuestras (comp.), Crisis: 1973-1976. Del
playas nos trae más civilización en intelectual comprometido al intelectual
1 Bhabba, Homi (comp.), Nación y
sus hábitos que luego comunica a revolucionario. Antología, Bernal,
narración, Londres, Routledge, 1990.
nuestros habitantes, que muchos Universidad Nacional de Quilmes,
2 Véase Shumway, Nicolás, La invención
libros de filosofía. Se comprende 2008.
de la Argentina, Buenos Aires, Emecé,
mal la perfección que no se ve, toca 20 González Bombal, Inés y María
2002.
ni palpa. Un hombre laborioso es el Sonderéguer, “Derechos Humanos
3 Anderson, Benedict, Comunidades
catecismo más edificante. Queremos y Democracia”, en Jelín, Elizabeth
imaginadas, México, Fondo de Cultura
plantar y aclimatar en América la (comp.), Movimientos sociales y
Económica, 2007.
libertad inglesa, la cultura francesa, la democracia emergente, Buenos Aires,
4 Nun, José, Democracia. Gobierno del
laboriosidad del hombre de Europa ceal, 1987.
pueblo o gobierno de los políticos, Buenos
y los Estados Unidos. Traigamos 21 En abril de 1983, las fuerzas armadas
Aires, Fondo de Cultura Económica,
pedazos vivos de ellas en las dan a conocer el “Documento
2000.
costumbres y radiquémoslas aquí”, final”, que fija su posición ante las
5 Segato, Rita, Antropologia y Derechos
Juan Bautista Alberdi, op. cit. violaciones de derechos humanos y
Humanos. Alteridad y ética en el
11 Ludmer, Josefina, op. cit. el “Acta institucional”, que establece
movimiento de derechos universales,
12 Romero, José Luis, Las ideas políticas que las operaciones represivas
Brasilia, serie Antropológica Nº 356,
en Argentina, México, Fondo de llevadas a cabo por integrantes de
2004.
Cultura Económica, 1946. las tres fuerzas debían considerarse
6 Otros miembros significativos de la
13 Veáse Nouzeilles, Gabriela, Ficciones como actos de servicio. Un par de
El derecho a tener derechos en la nación argentina María Sonderéguer | 25

semanas antes de las elecciones, de prisión; el almirante Armando política”, en AA. VV., Juicio, castigos
en septiembre, se sanciona la Labruschini a 8 años, el brigadier y memorias, op. cit.
“Ley de pacificación nacional” (de Agosti a 3 años y 9 meses. El general 27 Sonderéguer, María, Memoria y
autoamnistía) que otorga inmunidad Lepoldo Galtieri, el almirante Anaya y narrativización de la identidad. Historias
a los sospechosos de actos terroristas los brigadieres Lami Dozo y Graffigna de vida del movimiento obrero en los años
y a todos los miembros de las fuerza son sobreseídos porque la evidencia en 70, Bernal, cedhem, unq, 2005.
por crímenes cometidos entre el 25 su contra fue considerada insuficiente 28 Stern, Steve, “De la memoria suelta
de mayo de 1973 y el 17 de junio de e inconclusa. a la memoria emblemática: hacia el
1982. Por último, el decreto 2.726 de 24 Sonderéguer, María, “De eso sí se recordar y el olvidar como proceso
1983, dispone, en los últimos días habla….”, Puentes, Nº 3, marzo de histórico (Chile 1973-1998)”, en
del gobierno militar, la destrucción 2001. Memoria para un nuevo siglo, Santiago,
de los documentos referidos a la 25 Véase Rabotnikof, Nora, “Memoria lom, 2000.
represión. y política a treinta años del golpe”, en 29 White, Hayden, El contenido de
22 Véase el artículo de Carlos Acuña y Lida, Clara, Horacio Crespo y Pablo la forma. Discurso y representación
Catalina Smulovitz, “Militares en la Yankelevich (comps.), Argentina 1976. histórica, Madrid, Paidós, 1992.
transición argentina: del gobierno a la Estudios en torno al golpe de Estado, 30 Nora, Pierre, Les lieux de mémoire,
subordinación constitucional”, en AA. Buenos Aires, Fondo de Cultura París, Gallimard, 1992.
VV., Juicio, castigos y memorias, Buenos Económica, 2008. 31 Kaufman, Alejandro, “Nacidos
Aires, Nueva Visión, 1995. 26 Oscar Landi e Inés González en la esma”, Oficios terrestres, La
23 El general Jorge Rafael Videla y Bombal postulan la existencia de un Plata, Facultad de Periodismo
el almirante Emilio Massera son “pacto cultural entre la dirigencia y Comunicación Social, unlp,
condenados a prisión perpetua; el política y la población” en su septiembre de 2004.
general Roberto Viola a 17 años trabajo “Los derechos en la cultura 32 Segato, Rita, op. cit.
condición femenina | igualdad | derechos democráticos 27
Mujeres en la Argentina
Dora Barrancos

N
o hay duda de que desde la las mujeres no han alcanzado el mismo
ruptura colonial hasta nues- reconocimiento que los individuos va-
tros días la condición feme- rones. Se está todavía lejos de la plena
nina ha sufrido notables transforma- igualación de derechos y de oportuni-
ciones. En el transcurso de estos dos dades; poderosas razones culturales se
siglos hubo una modificación sustan- interponen en el camino de la completa
cial de su estatus; piénsese tan solo que democratización de las relaciones entre
en 1810 no se reconocía a las mujeres los sexos. La separación de las esferas
como sujetos de derechos, mientras privada y pública –una construcción
que de modo sin duda contrastante el que debe mucho a la burguesía domi-
tiempo del bicentenario exhibe la con- nante en el siglo xix– obra como un
quista de una serie de prerrogativas que gran teatro para la conformación de los
formalmente las equiparan a los indi- papeles de género. La segmentación
Dora Barrancos es viduos varones. Sin embargo, no obs- de espacios, mantenida hasta nuestros
licenciada en Sociología, tante la envergadura de las transforma- días con muy escasas modificaciones,
ciones, la contundencia de los cambios constituye en gran medida la clave del
y doctora en Ciencias sociales y culturales habidos en nuestro drama de la jerarquización de la dife-
Humanas. territorio a lo largo de los dos siglos, rencia sexual todavía sobreviviente.
28 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Me propongo dar cuenta de algu- Las mujeres en la sentimiento paterno si se era menor de
nos momentos significativos de nues- Revolución y la guerra 25 años, lo que en buen romance sig-
tro pasado poniendo en foco la vida de nificaba que la enorme mayoría de las
las mujeres. Deseo evidenciar el difi- Durante el período colonial rigieron casaderas debía contar con el acuerdo
cultoso camino de la construcción de diversos ordenamientos legales entre paterno. Al momento de producirse la
su ciudadanía, dar cuenta de ciertos los que se cuentan las muy conocidas Revolución de Mayo, y durante mucho
acontecimientos que marcaron un an- Siete Partidas, surgidas en el siglo xiii, tiempo, las mujeres solían llegar al ma-
tes y un después en los colectivos fe- las llamadas Leyes de Toro del siglo trimonio alrededor de los 15 a 17 años
meninos, escudriñar el protagonismo xvi, la Nueva Recopilación y a fines del con varones que a menudo las dobla-
femenino en algunas coyunturas de la xviii –merced a las reformas borbóni- ban en edad. Es cierto que estaba pre-
nuestra historia y señalar las princi- cas–, se incorporó el corpus norma- visto el disentimiento de las afectadas,
pales evoluciones sufridas por las re- tivo denominado Pragmática. Las eda- pero eso significaba a menudo un largo
laciones de género bien como hacer des de los contrayentes se habían fijado pleito que, sin embargo, no pocas mu-
una síntesis de los principales dere- en 12 años para las niñas y en 14 para jeres llevaron adelante en condiciones
chos conquistados. Para quienes no los varones, y aunque se garantizaba el adversas procurando preservar su vo-
están familiarizados con el concepto mutuo consentimiento para la unión, luntad de elección.
de género, es necesario aclarar que lla- es bien sabido que la voluntad de las Debe recordarse que perduraron
mamos así a las formas de vinculación mujeres fue reiteradamente torcida largamente en el orden civil las sancio-
entre varones y mujeres, aunque en por las decisiones, a menudo inapela- nes del derecho eclesiástico. El Con-
rigor, hay una diversidad de géneros bles, de las jefaturas patriarcales fami- cilio de Trento determinó el orden
que abarcan identidades sexuales más liares. Esas normas parecían asegurar sacramental del casamiento; su indi-
complejas que las clásicas definiciones la monogamia –valor crecientemente solubilidad fue indiscutida, aunque la
de varón y mujer. Las formas identi- impuesto por la tradición judeocris- Iglesia se reservó la posibilidad de anu-
tarias que responden acerca de atribu- tiana– mediante el juego de lealtades lar los matrimonios por razones excep-
tos masculinos y femeninos obedecen prometidas por los cónyuges. Pero el cionales entre las que resaltaba el he-
a largas construcciones sociales y cul- adulterio de los varones fue moneda cho de que hubiera habido falsificación
turales que atraviesan todas las etapas corriente, una marca de género que no del estado nupcial y engaños respecto
históricas. No deja de admirar que solo encontraba equivalencia en la conducta a circunstancias “impías”, heréticas y
recientemente, y merced a la critica fe- de las esposas obligadas a soportar las raciales. Por siglos, ese instituto fue
minista, vino a tono que las caracte- relaciones sexuales (de sus maridos) potestad de la Iglesia hasta que el or-
rísticas atribuidas a los sexos tienen con otras mujeres sin derecho a réplica. den laico conquistó la secularización
apenas pertinencia con los dictados La adúltera fue una de las figuras más del matrimonio a fines del siglo xix en
biológicos, que las matrices sociales denostadas por los códigos de compor- nuestro país.
son decisivas en la edificación de la di- tamiento, sobre todo en los grupos so- Casarse era el destino reservado
ferencia sexual, y más decisivas aun en ciales mejor posicionados. a la condición femenina. Las familias
materia de discriminación y subordi- La ultima normativa, la Pragmá- de las élites mantenían un estricto ré-
nación de un género a otro. tica, impuso la obligatoriedad del con- gimen de control de las jóvenes, cir-
Mujeres en la Argentina Dora Barrancos | 29

cunstancia que se mantuvo por largo tenido alguna proximidad mayor con la El estallido de la Revolución se
tiempo. Solo en los sectores popula- contrayente. Había una tasación de los produjo en una sociedad patriarcal que
res podían encontrarse infracciones al valores entregados al momento del ca- debía mucho a la tradición romano-his-
código moral que exigía la virginidad samiento que constituían la heredad de pánica que sujetaba a las mujeres. Las
hasta los esponsales, la estricta mora- la esposada. mujeres de los pueblos originarios,
lidad de las relaciones con los varones Una esfera posible para resolver el habitantes de las márgenes de la al-
y la exhibición de costumbres propias problema de las muchachas con dificul- dea que era Buenos Aires, tanto como
del “sexo femenino”. Los casamientos tades de encontrar maridos adecuados las de las ciudades del interior, espe-
estratégicos, esto es, aquellos en los a la expectativa familiar y social era el cialmente Córdoba, Santiago del Es-
que se imponía el interés de las fami- encierro monástico. La condición de tero, Salta y Jujuy, que habían sufrido
lias, que podía variar entre apetencias religiosa –había diversas escalas hasta el el abuso sexual de los conquistadores,
materiales o simbólicas, fueron una ca- grado más inclusivo de monja– fue una tampoco conocían formas igualitarias
racterística central de los grupos más adopción muy repetida durante el An- en sus comunidades. El mestizaje, que
elevados. El arreglo casamentero llevó tiguo Régimen, y un fenómeno que se tan a menudo se mostraba en los tron-
a diversos juicios de disenso, uno muy proyectó por décadas después de la Re- cos familiares de alcurnia y respetabi-
célebre fue el de Mariquita Sánchez, volución. La vida en los conventos no lidad social, representaba un baldón,
quien pleiteó la decisión de sus padres implicaba un apartamiento total de los puesto que bajo ningún concepto se
de casarla por conveniencia. A veces, se contactos con varones. Además de los deseaba asimilar la racialidad abori-
contaba con apoyos eclesiásticos –debe sacerdotes que atendían los oficios, po- gen. ¿Y qué decir de las negras y mula-
recordarse que la Iglesia animaba a que dían encontrarse otros varones ya que tas que se hallaban aún más relegadas y
la conyugalidad fuera el resultado del un convento solía ser una unidad eco- a las que se atribuía de manera arbitra-
afecto, salvo en los casos de candidatu- nómica en la que estos se ocupaban de ria y fantasiosa, exuberantes conductas
ras heréticas. diversas labores productivas. Solo las sexuales, puesto que se creía que esta-
El instituto de la dote fue amplia- monjas de clausura estaban impedidas ban dominadas por la sensualidad y el
mente acatado, y puede decirse que de esos contactos, pero esa condición desenfreno? En 1810, si las mujeres de
no era de exclusivo empleo de las cla- fue más bien excepcional. La vida reli- los grupos de élite estaban dominadas
ses dominantes. Se trataba de un rito giosa fue un aspecto central en las so- por relaciones patriarcales severas, las
con múltiples significados por el que ciedades coloniales, pero los notables mujeres populares y pertenecientes a
las familias garantizaban una exitosa trastornos ideológicos producidos por una densa trama de mezclas étnicas y
”entrega” de las muchachas. Una dote la Revolución Francesa, el desarrollo de raciales estaban sometidas de un modo
interesante comprendía bienes raíces y las ideas liberales, las nuevas concepcio- reforzado pues obraban, además de
buen mobilario, solía incluir joyas –algo nes acerca del individuo, sus derechos y las condiciones de género, las de clase
muy apetecido–, ropas (debe pensarse el progreso de los sentimientos de se- y raza. Para todas rezaba el canon de
en el valor de las puntillas y los encajes cularización, como nueva marca de la su principal destino como guardado-
traídos de Europa), enseres y no falta- subjetividad que abría el horizonte de ras del hogar, criadoras de múltiples
ban las esclavas, en especial cuando se la modernidad, relevaron la hegemonía hijos, cuidadoras de padres y maridos.
trataba de servidoras negras que habían del campo religioso. Los asuntos públicos estaban reserva-
30 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

dos a los varones, no eran cuestiones la Revolución Francesa, la difusión de más expresiva aun cuando se formó
inherentes a la naturaleza de las muje- textos de inspiración iluminista y las la sociedad que procuraba asegurar el
res que debían permanecer en el hogar, nuevas sensibilidades criollas entre las avance de los impulsos independen-
fieles al mandato de reproducir y cui- que resaltaba la inquietud por resolver tistas. El desarrollo de la guerra revo-
dar. ¿Significó esto que las mujeres se la crisis de la Península y ganar más lucionaria las tuvo como protagonis-
privaran de actuación pública, que que- libertad y reconocimiento, no afectó tas, aunque solo se hayan rescatado
daran completamente excluidas de las solo a los varones. Un fenómeno no- escasos nombres propios. Es erróneo
esferas gravitantes de la vida social? De table de la vida social fueron las tertu- pensar que los grupos femeninos se
ningún modo, porque más allá de los lias, esas largas reuniones precedidas encontraban solo en la retaguardia, o
valores domésticos obligatorios para el por cenas, reiteradas en las casas de siguiendo de modo inercial el vivac de
género, muchas mujeres tuvieron ca- las familias de los sectores de mejores los ejércitos con el exclusivo propó-
pacidad para intervenir de diferentes recursos y en las que diversas manifes- sito de acompañar a maridos o aman-
maneras en asuntos concernientes al taciones de la política venían a tono, tes. Las movilizadas a menudo ves-
gobierno y a la política, pudieron dis- sin duda con participación de opinio- tían el traje militar y no pocas veces
cutir aspectos del poder y hasta cola- nes femeninas. Pero una experiencia tomaron parte activa en batallas y en
borar estrechamente en ciertos proce- en manos de mujeres de la élite fueron otras acciones armados. De la notable
sos de envergadura para la vida de sus los salones literarios, largamente cono- Juana Azurduy quedaron más huellas
comunidades. cidos en Europa. Estos ambientes tu- porque se trató de una figura en mu-
Por otra parte, era sin duda elevado vieron enorme importancia en la ela- chos sentidos excepcional, y hasta la
el número de trabajadoras en muy di- boración y circulación de las ideas que historia tradicional debió reconocerle
versos menesteres tales como el labo- darían como resultado la ruptura con un papel sobresaliente.
reo rural, la preparación y venta de co- la metrópoli. Un salón podía funcio- Los enfrentamientos que origina-
midas, la atención de puestos en ferias, nar como proveedor de oportunidades ron las guerras civiles en las que midie-
la venta ambulante, la confección de para el mutuo conocimiento de varones ron fuerzas unitarias y federales, tam-
ropas, el servicio doméstico. Había no y mujeres, para crear vínculos de amis- bién alcanzaron a las mujeres. Resulta
pocas mujeres al frente de encomien- tad y también lazos amatorios, pero impensable un apartamiento de las po-
das, en la dirección de haciendas y en el debe resaltarse su función política que blaciones femeninas de los crispados
comercio de cierta envergadura. muchas veces resultó el aspecto princi- acontecimientos que a menudo envol-
Las Invasiones Inglesas fue una pal de las veladas. La preparación de la vieron a comunidades enteras. Nueva-
oportunidad para la decidida actuación Revolución de Mayo debe mucho a las mente debe decirse que no se trataba
de casi toda la población porteña, y las animadoras de los salones literarios, apenas de adhesiones poco comprome-
mujeres fueron un aporte sustancial pero sus contribuciones han quedado tidas; algunas mujeres tuvieron especial
en la derrocada de los invasores. Esta veladas por la hegemonía de la condi- significado y aunque todavía es necesa-
circunstancia y las que surgieron de ción masculina, incapaz de reconocer rio develar su protagonismo y profun-
la nueva situación de España invadida la competencia femenina en esas lides. dizar la comprensión de sus conductas,
por Napoleón, tanto como el clima de La participación de las mujeres a modo de ejemplo de la saga que ellas
adhesión a los principios alentados por en los acontecimientos de 1810 fue representaron en los entreveros polí-
Mujeres en la Argentina Dora Barrancos | 31

ticos, basta citar a Encarnación y Jo- sorias, y se les atribuía una naturaleza mativa determinaba la inferioridad
sefa Ezcurra, la esposa y la cuñada de destinada a la procreación, al cuidado jurídica de las casadas que no podían
Juan Manuel de Rosas, expresiones del y a la asistencia como guardianas del educarse, profesionalizarse, ni trabajar
campo federal, y a Eulalia Ares quien orden doméstico, ellas pudieron exhi- o comerciar, sin la expresa autoriza-
participo con su marido en el partido bir diversos modos de desapego a esas ción de los respectivos cónyuges. Tan
de los unitarios. construcciones patriarcales. grave como este sometimiento resultó
Una forma de actuación pública el impedimento de gerenciar los bienes
incontestable resultó la Sociedad de propios, que quedaban bajo la tutela
Beneficencia creada por iniciativa de Mujeres en el nuevo de aquellos. Las mujeres casadas tam-
Bernardino Rivadavia. Se trató de un orden institucional poco podían testimoniar en juicios sin
intento de neutralizar la acción reli- la autorización marital. En resumen,
giosa directa haciendo que las preco- Con el proceso de institucionalización el nuevo período, que abría un ancho
ces intervenciones gubernamentales republicana que sobrevino a la batalla cauce a las posiciones que propiciaban
en materia de asistencia social, y esa de Caseros, la Argentina ingresó, bajo la soberanía de los individuos, limitaba
empresa recayó en mujeres de los gru- la hegemonía de las ideas liberales, en la aún más el estatuto de las mujeres. Lo
pos más influyentes. La gerencia de la fase moderna de su trayecto histórico. notable es que al lado de Vélez Sars-
Sociedad, que afrontó no pocos con- Una miríada de procesos complejiza- field se hallaba como asistente su hija
flictos en su larga vida, fue una muestra ron nuestra sociedad y se manifestaron Aurelia, de particular inteligencia y de
de la competencia femenina con visos desde luego en las relaciones de género quien se ha sostenido que fue amante
de autonomía. La institución puso en que no fueron, como se verá, todo lo del mismo Sarmiento. Lo cierto es que
evidencia la capacidad decisoria de las expansivas que la nueva etapa parecía ella tuvo un papel relevante en la cam-
mujeres beneficentes y cuán lejos esta- prometer. En 1869 ocurrió un aconte- paña electoral que lo llevó a la presi-
ban de someterse sin más a la autoridad cimiento de enorme trascendencia con dencia y que el ilustre sanjuanino ad-
gubernamental, a maridos poderosos y la sanción del Código Civil, elaborado miraba sus destrezas intelectuales. No
a obispos prepotentes. por el reputado Dalmacio Vélez Sars- deja de sorprender que el enorme cré-
En suma, el proceso que dio ori- field, bajo la presidencia de Sarmiento. dito otorgado a las mujeres en materia
gen a la Revolución, los diversos es- Hasta entonces habían regido los anti- de educación –Sarmiento las hallaba
cenarios de la guerra por la indepen- guos ordenamientos coloniales, puesto imprescindibles para la enseñanza–,
dencia tanto como los debidos a los que casi nada se había modificado. El que la propulsión sarmientina a la ma-
desacuerdos que enfrentaron a uni- Código Civil representó una adapta- yor educación de las mujeres, contras-
tarios y federales, el orden rosista, las ción del Napoleónico (1804) que tuvo tara con la inferioridad sancionada por
evoluciones sufridas por los cuadros enorme influencia en las mentalidades el Código Civil puesto en marcha du-
sociales y políticos de las diversas re- de los juristas de los países latinoame- rante su presidencia. De modo que el
giones del interior, han tenido tam- ricanos. Este ordenamiento significó proceso de modernización coincidió
bién protagonistas femeninas. Si se una involución para las mujeres que con el reforzamiento de la subalternan-
deseaba que estuvieran apartadas de la quedaron sometidas a la potestad de cia legal femenina, algo que ocurrió en
“cosa pública”, de las facultades deci- los maridos. En efecto, la nueva nor- la mayoría de los países occidentales.
32 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

La historia de las mujeres ha revelado rior de mujeres al de los varones ejer- grupos populares, la necesidad forzaba
un aspecto central de las contradic- ciendo alguna forma de actividad en a emplearse en un variado número de
ciones de la modernidad: mientras los la enseñanza. Desde luego, la inmensa actividades que sin lugar a dudas no
varones alcanzaban el reconocimiento mayoría –hasta muy avanzado el siglo gozaban de aceptación. La normativa
de la individuación y correspondiente xx– , ejerció el magisterio primario, ya de género seguía fiel a la consigna del
mayor soberanía, y se ampliaba su ciu- que el bachillerato y la Universidad es- hombre proveedor, jefe del hogar, y de
dadanía, lo inverso acontecía con las tuvieron reservados a los varones. La la mujer reproductora, asistente perdu-
mujeres. implantación de la Ley 1.420 de edu- rable de los miembros de la familia, y a
Pero más allá de la inferioridad ju- cación obligatoria, gratuita y laica sig- pesar de los cambios traídos por la in-
rídica, las últimas décadas del xix vie- nificó que tanto los niños como las ni- migración masiva cuyos contingentes
ron una expansión de los desempe- ñas accedieran a la escuela elemental, a femeninos solían emplearse de cual-
ños femeninos sobre todo en aspectos diferencia de otros países de América quier modo para resolver los proble-
educativos y culturales. Figuras como Latina en los que fue sostenida la in- mas de sobrevivencia en familias con
la osada Juana Manso, cuyas dotes equidad de género ya que se beneficia- gran número de hijos, el trabajo fe-
pedagógicas admiraba Sarmiento y a ban más los varones que las mujeres de menino extradoméstico era observado
quien muchas veces protegió (porque la educación básica. La escuela normal con mucha discrepancia incluso por los
la libertad de expresión de Juana le fue entonces una institución que aco- reformadores sociales que emergieron
trajo no pocos enemigos), la narradora gió a un enorme número de mujeres, a fines de aquel siglo.
Eduarda Mansilla –la sobrina de Rosas de modo que no es exagerado sostener
y hermana de Lucio, el mucho más co- que el pilar de la alfabetización masiva
nocido hombre público–, y Juana Go- nacional y del proceso de la formación La saga feminista
rriti, escritora y propulsora de la acción de letrados en nuestro país fueron las
cultural femenina, constituyen algunos maestras. En general, los sectores me- No se había iniciado el siglo xx cuando
ejemplos de las nuevas manifestaciones dios que aspiraban a una cierta progre- se introdujeron en el país las ideas fe-
femeninas. Fue un período en que apa- sión de vida para las jóvenes, las envia- ministas. Surgidas en Europa y los
recieron publicaciones dirigidas por ban a las escuelas normales. Se trataba Estados Unidos de Norteamérica en
mujeres y aunque los espacios se abrie- de una ocupación que gozaba de alta donde las mujeres progresivamente
ran a regañadientes, la escritura y la legitimidad social, a menudo celebrada comenzaron a demandar derechos, se
educación, sobre todo esta última, fue- y honrada, a diferencia de otras ocupa- expandieron en muy diversas latitudes.
ron un coto de sus manifestaciones. ciones que no obtenían absolutamente El célebre encuentro de Seneca Falls en
Una clave del proceso republicano la misma forma de reconocimiento. 1848, en el que se proclamó de viva voz
instituyente liberal que procuraba asi- Era poco concebible que las mujeres de un conjunto de reivindicaciones, es un
milar a las masas inmigratorias fue jus- las clases altas y medias, cuyos estratos hito en la construcción feminista. A fi-
tamente la educación y resultó sin duda estaban en plena formación a fines del nes del xix tuvieron lugar en Europa
una empresa exitosa. La docencia se fe- xix, admitieran que las hijas pudieran diversos congresos de mujeres y se ori-
menizó tempranamente, ya en el censo ganarse la vida en oficios y labores por ginó el vocablo “feminismo” debido a
de 1895 se encuentra un número supe- completo desprestigiadas. Solo en los la notable militante francesa Hubertine
Mujeres en la Argentina Dora Barrancos | 33

Auclert. El nuevo término fue rápida- llepiane, adhirieron al feminismo y se empleos, especialmente en el sector
mente adoptado al calor de las movili- tornarán líderes de la nueva corriente. servicios. La renovación de la moda
zaciones de mujeres en la mayoría de Otras notables militantes de la causa permitió un cambio completo de indu-
los países occidentales, y más allá de de los derechos femeninos fueron Ju- mentaria que trocó los trajes largos por
Europa, especialmente en Rusia, hubo lieta Lanteri y María Abella Ramírez, vestidos apenas más abajo de las rodi-
expresiones favorables a los derechos que tampoco adhirieron al socialismo llas y se impusieron las cabelleras cor-
de las mujeres que abogaban por la pero que se empeñaron en reformas tas, todo un símbolo de las nuevas con-
igualación con los sujetos varones. coincidentes. ¿Cuáles fueron las prin- ductas. La doble moral de los varones
En nuestro país el feminismo fue cipales reivindicaciones de las femi- seguía vigente, pero no eran pocas las
una cantera que reunió sobre todo a nistas inaugurales? Una síntesis de los que se animaban a burlar las normas,
las mujeres librepensadoras con cierta derechos procurados puede hallarse a mantener vínculos paralelos y a en-
educación y provenientes de las clases en la siguiente enumeración: 1) igua- frentar las convenciones. Nuevos gru-
medias. Entre estas fueron especial- lación de los derechos civiles. Modi- pos de mujeres, alejadas de las ideas re-
mente destacadas las militantes socia- ficación del Código en orden a abolir formistas sociales y en buena medida
listas. El Partido Socialista, que sur- la inferioridad jurídica de las mujeres. proveniente de los sectores sociales
gió en 1896, fue el primero en poner 2) Derecho a sufragar. Aunque no fue más empinados, se unieron también a
en su plataforma el derecho al voto fe- unánime el acuerdo inicial, pues al- las feministas en procura del sufragio.
menino, por lo que no debe sorpren- gunas preferían acceder por etapas al En 1932 la Cámara de Diputados dio
der que sus ideas atrajeran a mujeres voto (desde el orden municipal al na- un paso notable al votar la ley que con-
que se animaban a sortear las conven- cional), al iniciarse la década de 1920 cedía ese derecho, gracias a la acción de
ciones. Las socialistas, en su enorme las feministas demandaban la igua- los socialistas y de los liberales de ma-
mayoría, fueron también feministas y lación del derecho a votar y a ser vo- yor convicción, pero el Senado, donde
esa doble identidad llevó a que en los tada. 3) Derecho al divorcio vincular. las fuerzas conservadoras eran amplia
primeros años del siglo xx se asimi- 4) Asistencia a la maternidad afectada mayoría, nunca discutió el proyecto.
lara feminismo a socialismo. Alicia por las carencias. 5) Educación. Una notable transformación que
Moreau fue una de las principales re- Las militantes inaugurales tuvieron en todo caso asume las características
ferencias entre las socialistas; casada un marcado desempeño en la década de una auténtica revolución silenciosa
a inicios de la década de 1920 con la de 1920 una vez que doblegaron los es- debida a la actitud de las mujeres fue
figura central del Partido, el Dr. Juan fuerzos para la obtención del voto. En la decisión de limitar en número de
B. Justo, desempeñó una tarea central 1926 se obtuvo la primera reforma civil nacimientos. La Argentina ingresó de
en la lucha por conquistar la igualdad, que eliminó gran parte de los aspectos modo anticipado y peculiar al régimen
especialmente en materia de sufragio de la inferioridad, ya no fue necesario de la transición demográfica merced a
femenino. obtener el consentimiento del marido la conducta anticoncepcional de la po-
Fuera de las socialistas, las prime- para trabajar, educarse y testimoniar. blación femenina, especialmente en las
ras mujeres que egresaron de la Uni- La sociedad argentina se transformó grandes áreas urbanas y en los sectores
versidad, tales los casos de Cecilia intensamente en esos años y las muje- medios donde adoptaron medidas para
Grierson y de Elvira Rawson de De- res ampliaron su presencia en nuevos no quedar embarazadas reduciendo no-
34 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

tablemente el número de los nacimien- cesario, “la vida por Perón”, contiene la nina contenía elementos morales bas-
tos, y no cabe duda de que el aborto fue trama paradójica de la versatilidad de tantes restrictos, pero eso no obstó
extensamente empleado. Evita en materia de convicciones acerca para que la crispada oposición al régi-
de la participación inexorable de las mu- men tendiera a denostarlas, a señalar-
jeres en la arena política. No hay duda las como lugares de reunión de muje-
Los cambios de mediados de que Evita no se proponía una bata- res de vida airada. Sin duda, durante
a fines del xx lla contra el imperativo doméstico del los años peronistas, las subjetividades
género, más bien tendía a valorizar ese femeninas accedieron a nuevos grados
Nuestra sociedad exhibió transforma- dominio, pero al mismo tiempo incitó de libertad una vez que la movilidad
ciones de gran significado durante el fuertemente a compartir el escenario de social y las transformaciones culturales
período de entreguerras, pero fueron las más trascendentes decisiones de la notables de la posguerra –entre las que
más intensas aún en el lapso que siguió vida política. se cuenta el impacto de los medios de
a su finalización con el advenimiento El sufragio femenino, solicitado comunicación, especialmente el cine–,
del peronismo. Focalizaré tan solo las tan arduamente por las feministas, fue propusieron una moral sexual menos
contribuciones efectuadas por los pri- conquistado con el peronismo en 1947 apegada a los viejos reglamentos. Las
meros gobiernos del general Juan Do- y la primera oportunidad de su ejerci- representaciones que asociaban los
mingo Perón con relación a las mujeres. cio ocurrió en 1951. El Congreso ar- nuevos comportamientos morales fe-
En primer lugar, resulta incontesta- gentino vio ingresar a los escaños par- meninos con la impronta peronista, y
ble que el propio régimen resultó una lamentarios a casi 30% de mujeres, cifra especialmente, la vinculación de la fi-
exaltación vigorosa de la participación notable si se compara con los países de gura de Evita –que había trepado desde
femenina en la arena política al ofrecer la región y fuera de ella, pues eran es- los peldaños más pobres a la cima del
la clave fundamental de la figura de Eva casísimos los países donde su represen- poder como una meretriz ambiciosa y
Perón. Ella fraguó una impactante mo- tación llegaba a esa proporción, solo la arribista–, en buena medida expresa-
vilización de mujeres –y no solo de los Unión Soviética ostentaba cuotas más ban un ofuscamiento con las mayores
sectores populares–, al organizar su ad- elevadas. Las legisladoras correspon- libertades ganadas por las mujeres. Es
hesión al gobierno de su marido a tra- dieron por unanimidad al partido go- probable que esta perspectiva también
vés de la creación de la Rama Femenina bernante ya que el radicalismo no llevó aumentara la oposición de la Iglesia
del peronismo. El credo redistributivo candidatas femeninas, y el socialismo lo que veía una enorme fuente de peli-
de quien se transformó en Evita, la gran hizo con una expresión mínima, a pe- gros en el régimen peronista.
hacedora de bienestar, también se ci- sar de su larga adhesión a la ciudadanía Un aporte fundamental a ese hori-
fraba en la igual capacidad de las muje- de las mujeres. Sin embargo, debe des- zonte más autónomo fue la ley del di-
res para legislar y gobernar, para admi- cartarse la idea de una oposición por vorcio vincular sancionada a fines de
nistrar el hogar y también para ocuparse parte del socialismo al voto femenino 1954 y suspendida sine die por un de-
de lo público, aunque estuviera lejos –y por haberse originado en una iniciativa creto de la Revolución Libertadora en
hasta enfrentada– de los ideales femi- del peronismo. 1956. A menudo se escapa el crucial
nistas. La apelación a las mujeres para La concepción de Evita sobre las significado de este paso, como también
que dejaran la casa y dieran, si fuese ne- Unidades Básicas de la Rama Feme- se escapa el límite de ciertos sectores,
Mujeres en la Argentina Dora Barrancos | 35

reconocidos por su argumentación li- macia, en medicina, que históricamente ficó, como es bien sabido, la desapari-
beral y hasta progresista, cuando acep- había hecho punta en materia de admi- ción forzada de miles de militantes, la
taron casi sin resistencia, a la caída de sión de mujeres. El claustro estudiantil tortura, la prisión y el exilio forzado.
Perón, la revocación de esta norma que se matizó notablemente a medida que Más de 30% de los desaparecidos fue-
había aumentado la civilidad y no solo corrían los años sesenta, con excepción ron mujeres, cuyas condiciones en los
de las mujeres. de ingeniería y de otras carreras tecno- numerosos campos de concentración
Finalmente, se impone recordar lógicas, pero el de profesores se man- tal vez resultaron más abrumadoras por
las contribuciones de la Fundación tuvo fiel a la exclusividad masculina du- la violencia reforzada del abuso sexual
Eva Perón para mejorar sobre todo la rante toda la década: más del 90% de los y porque fueron numerosos los niños
vida de las mujeres de los sectores más cargos docentes de la Universidad de nacidos en cautiverio y apropiados por
relegados. Iniciativas como la Casa de Buenos Aires estaban en manos de los los victimarios. Pero en la noche oscura
la Empleada –que en buena medida re- varones al arribar la década de 1970. de la más sangrienta de las dictaduras
medaba la obra de monseñor de An- Los cambios de esa década crucial que vivió nuestro país, fueron tam-
drea– y los Hogares de Tránsito, reve- fueron de enorme significado para las bién mujeres las que exhibieron la más
lan las preocupaciones dominantes de relaciones de género, puesto que la ma- sostenida y contundente resistencia:
Evita con la condición de las trabajado- yor libertad sexual conquistada por las las Madres y las Abuelas de Plaza de
ras y de las madres pobres o con serios mujeres, acompañada ahora por el al- Mayo. Compelidas a inquirir y a inter-
problemas para la crianza. cance masivo de la píldora anticoncep- pelar al régimen criminal sobre el pa-
La estación del peronismo signi- cional, reforzó los vientos libertarios radero de sus hijos y de otros familia-
ficó, como bien se sabe, una transfor- que cruzaron la época caracterizada res, se constituyeron en una fuerza civil
mación del “estado social” y entre los por la radicalidad política y la construc- extraordinaria y no deja de sorprender
cambios habidos se asistió a una am- ción de utopías revolucionarias. Fueron que su intrépida conducta –una mues-
pliación de la escolaridad secundaria de años de urgencias para la gran tarea de tra más de la persistente intervención
las mujeres. Esto impactó en los años la transformación de las sociedades en pública de las mujeres–, se hiciera en
inmediatos a la derrocada del régimen América Latina. Una serie de aconteci- nombre de la maternidad apolítica, una
cuando estas ingresaron masivamente a mientos internacionales, entre los que estrategia sin duda notable.
la Universidad. En efecto, durante la dé- se destaca la Revolución Cubana y la La recuperación del Estado de de-
cada de 1960 miles de muchachas ocu- guerra imperialista contra Vietnam, recho también reverberó en una actua-
paron lugares junto a los varones en las alentaron el horizonte que procuraba lización de las ideas feministas. La con-
diversas carreras universitarias, y aun- la justicia social y la soberanía de nues- quista de la democracia debía alcanzar
que hubo un número mucho más ele- tros países. Fueron años intensos que sobre todo a las relaciones jerárquicas
vado en las ciencias humanas y sociales impulsaron a muchos jóvenes, varo- de género, y a partir de 1983 diversos
–en la época surgieron nuevas carreras nes y mujeres, a diversas modalidades grupos de mujeres se hicieron oír recla-
tales como sociología y psicología que de militancia que incluyó a la lucha ar- mando equidad e igualdad en todos los
atrajeron a muchas jóvenes–, se distri- mada para alcanzar esos objetivos. dominios. Se inició entonces una larga
buyeron también en los dominios de La tragedia del terrorismo de Es- saga de acciones militantes que llevaron
las ciencias exactas y naturales, en far- tado impuesto entre 1976-1983 signi- a numerosos cambios en la legislación
36 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

entre los que se cuentan: la patria po- dad sexual”. En 1994 nuestro país dio
testad compartida, el divorcio vincular, un gran paso al incorporar al plexo de
la ley de cupo que garantiza el acceso la Constitución Nacional la Conven-
a los cargos de representación con un ción Contra toda forma de Discrimi-
mínimo de 30% de mujeres (Argentina nación de las Mujeres (cedaw, por sus
es país pionero en la materia), la ley que siglas en inglés) que contiene un vasto
permite el acceso gratuito a los método número de compromisos para igualar
anticoncepcionales y la que sanciona la la ciudadanía de las mujeres, aunque se
violencia de todo orden contra las mu- tiene la impresión de que quienes están
jeres. Se extinguió la figura del “delito obligados a jurar respetarla todavía es-
de adulterio”, del mismo modo que tén lejos de hacerlo. Nuestra sociedad
desapareció el concepto de “delitos se debe todavía una gran faena para
contra la honestidad”, y en su lugar se igualar a los géneros. Ese es el reto del
tipificaron los que aluden a “la integri- bicentenario.
diversidad | integración | igualdad | protección 39
La persistente huella
de la inmigración
María Bjerg

L
a inmigración es uno de los mi- El largo derrotero de las migra-
tos fundacionales de la Argen- ciones comenzó de manera tímida
tina y constituye un rasgo cul- en la década de 1830 al amparo del
tural del imaginario nacional y de la nuevo equilibrio en la convivencia de
identidad de una sociedad que la vin- las provincias con Buenos Aires y de
cula de manera indisoluble con su edad una etapa de bonanza económica. Ge-
de oro. Esa imagen alude, sin embargo, noveses, vascos, irlandeses, escoceses,
a una corta época de este persistente ingleses y alemanes se volvieron cada
rasgo de la historia del país. Mucho an- vez más visibles en la ciudad-puerto y
tes de la llegada masiva de europeos, la en la campaña bonaerense. Los núme-
presencia menos colosal de inmigrantes ros de esa migración eran todavía es-
del Viejo Mundo fue abriendo paso a casos, por lo que después de Caseros,
la babélica fisonomía que la Argentina se definió una retórica pro migratoria
adoptaría a fines del siglo xix. Cuando que resultó en políticas orientadas a
en la década de 1950, el ciclo de las mi- fomentar la expansión del flujo de ex-
graciones desde Europa llegaba a su tranjeros hacia las costas del Plata. Sin
María Bjerg es fin, se abría un nuevo cauce, el de los embargo, recién en la década de 1880
doctora en Historia. inmigrantes latinoamericanos. esa corriente experimentó el cambio
40 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de escala que dio lugar a la inmigra- versificar la conformación del flujo fa- Durante la década de 1860 y la
ción masiva y estableció las premisas voreciendo la inmigración de agricul- primera parte de la de 1870, el flujo si-
del país aluvial del que nos hablaba tores de Europa del norte (aquella que guió creciendo al amparo de las con-
José Luis Romero. Alberdi promovía en la década de 1840 diciones económicas y productivas
Cuando en 1876, durante la presi- desde Bases y Puntos de Partida) para favorables que vivía el país. De esa
dencia de Nicolás Avellaneda, la Cá- equilibrar una corriente dominada por suerte, los ingresos del año 1870 fue-
mara de Senadores sancionó la Ley Italia, desde donde procedían más de ron de 30 mil inmigrantes y tres años
817 de Inmigración y Colonización, la mitad de los inmigrantes que entra- más tarde la cifra había trepado a 50
el flujo de población europea que lle- ban al país. Sin embargo, en el corto mil. Claro que la corriente experimen-
gaba a la Argentina se encontraba en plazo, la instrumentación de la ley no taba oscilaciones que a veces eran muy
su punto más bajo de la última década. trajo aparejados cambios significativos pronunciadas y que dependían de la
Esa caída en la corriente ultramarina ni en los niveles del flujo, ni en su pro- gravitación que las condiciones inter-
estaba en la base de la nueva legisla- cedencia. Así lo revela, por ejemplo, el nacionales tuviesen sobre una econo-
ción que se proponía ordenar un con- hecho de que los italianos mantuvieran mía local que, aunque expansiva, era
junto de iniciativas nacionales, pro- su predominio representando el 64% muy vulnerable a las coyunturas del
vinciales y privadas que superponían de los ingresos entre 1877 y 1880. mercado mundial.
sus objetivos. A su vez, la legislación Más allá de la voluntad de fo- ¿Cuáles eran los rasgos comunes
intentaba impulsar un salto cuantita- mento encarnada en la creación de una de los europeos que llegaron al país
tivo del flujo y un cambio cualitativo densa red de agentes de inmigración entre Caseros y la promulgación de la
fomentando la migración desde algu- en Europa, o en la inauguración del Ley 817? En su mayoría, se trataba de
nas regiones de Europa en detrimento Hotel de Inmigrantes y de la Oficina varones jóvenes, con baja calificación
de otras, cuya presencia era dominante de Colocación, donde los recién lle- laboral, de origen rural y con una alta
entre los extranjeros que llegaban de gados se beneficiarían de alojamiento expectativa de regresar a sus lugares
ultramar. y alimento gratuitos y asesoramiento de origen (por ejemplo, entre 1860 y
El espíritu de la ley retomaba los para conseguir empleo, con la sanción 1870 la tasa general de retorno fue de
ideales de los mentores de la nación, de la ley el gobierno también buscaba 45%). Las mujeres, los niños y las fa-
en especial de Juan Bautista Alberdi encauzar la colonización agrícola que milias constituían una presencia escasa
y de Domingo F. Sarmiento, que ha- ya estaba en marcha en algunas regio- en el flujo, y las pocas que llegaban lo
bían concebido al inmigrante como nes del país, en particular en Santa Fe. hacían atraídas por los programas de
un poblador del desierto y como un La colonización había sido impulsada colonización en el campo santafesino.
agente de civilización que trasplanta- en aquella provincia desde los años de A pesar de los esfuerzos coloniza-
ría al suelo argentino sus conocimien- la Confederación. En aquel escenario, dores, el grueso de los inmigrantes se
tos y sus hábitos industriosos y metó- donde se gestaba la pampa gringa, era concentró en el mundo urbano. Así,
dicos, dando impulso a la erradicación posible encontrar, entre la numerosa en 1869, cuando se realizó el primer
de la “barbarie”, un mal arraigado en presencia de inmigrantes italianos, una censo nacional de población, el 41%
“las masas populares de las repúblicas variedad de orígenes que incluía a agri- de los inmigrantes del país residía en
americanas”. Se intentaba entonces di- cultores del norte y centro de Europa. Buenos Aires. Desde principios de la
La persistente huella de la inmigración María Bjerg | 41

década de 1850, poco a poco, Rosario gos generales, ese abultado flujo no estableciendo lazos transnacionales y
se había transformado en otra de las tuvo diferencias sustanciales con el manteniendo un contacto persistente
ciudades atractivas para los extranje- período precedente. Los italianos si- entre esos dos puntos, a uno y otro
ros. La ciudad-puerto santafesina, fa- guieron siendo la porción mayoritaria, lado del mar. Frente a la capacidad de
vorecida por su posición geográfica, los españoles fueron el segundo grupo agencia de los inmigrantes entramados
por el proceso de ocupación de tierras en importancia y, muy por detrás, los en esas redes, las políticas públicas que
en el interior de la provincia y por la franceses. El grueso eran hombres jó- intentaban ampliar el espectro de orí-
incipiente colonización, había expe- venes de origen rural, con escasa cali- genes de europeos que llegaban a la
rimentado una expansión económica, ficación y cuyos índices de retorno se Argentina tuvieron poca incidencia.
urbanística y demográfica vertiginosa. mantuvieron elevados. La crisis de 1890 asestó un duro
El medio siglo que siguió a las Sin embargo, si reparamos en los golpe al flujo no solo porque los pro-
guerras de Independencia había dado detalles, es posible advertir numero- blemas financieros que terminaron
lugar a una organización institucional sas novedades. En primer término, la con la administración del presidente
traumática y débil, y a un crecimiento política de pasajes subsidiados fue la Miguel Juárez Celman pusieron fin a
económico modesto y sometido a causa de algunos rasgos nuevos. En- la política de pasajes subsidiados, sino
un riesgo permanente de desequili- tre 1888 y 1891 el gobierno concedió porque los efectos de la depresión so-
brio. Sin embargo, en la década de casi 150 mil pasajes, una cifra que re- bre la economía local desalentaron a
1880, se iniciaba una etapa signada presentó un cuarto de los ingresos y los potenciales inmigrantes, en tanto
por una reducción a la unidad política que contribuyó a diversificar el flujo que los que ya estaban en el país vieron
y una primacía de la autoridad nacional impulsando la migración de españo- depreciados sus ingresos, disminuido
en el plano de las instituciones que fue les y en menor medida de británicos, el dinero que enviaban como remesas a
acompañada por el afianzamiento de belgas, franceses y holandeses. Sin sus lugares de origen, o diezmados sus
la prosperidad material. La inclusión embargo, los pasajes subsidiados no ahorros. En 1891, el año en que se in-
de la economía local en el mercado sirvieron para frenar la marea de ita- terrumpieron los subsidios, los retor-
mundial, la expansión de la frontera lianos que seguía llegando a la Argen- nos superaron a las ingresos y el saldo
agropecuaria, la atracción de capitales tina por vías alternativas, en especial anual de inmigración fue negativo en
extranjeros, la ampliación de la red fe- por medio de las redes migratorias. alrededor de 50 mil personas. La re-
rroviaria y la urbanización, impulsaron Estos complejos entramados por los cuperación fue lenta y recién en 1896
un ostensible aumento de las entradas que circulaba información sobre cos- volvieron a alcanzarse las cifras de en-
de población europea. A pesar de las tos de los pasajes, oportunidades de tradas de mediados de la década de
interrupciones (algunas de ellas abrup- trabajo en el destino o lugares adonde 1880, cuando en medio de la expan-
tas como la que acompañó a la crisis de alojarse en los primeros tiempos de la sión económica y del aluvión inmigra-
1890), la corriente migratoria adoptó migración, vinculaban a miembros de torio no podía atisbarse una caída tan
un perfil masivo que se sostuvo hasta familias y parentelas, a amigos y cono- estrepitosa.
los inicios de la Gran Guerra. Más de cidos e impulsaban la migración desde En 1895, el segundo censo nacional
cuatro millones de inmigrantes llega- una comunidad europea hacia otra de revelaba la situación de la inmigración
ron al país en esos años. En sus ras- igual origen afincada en la Argentina en coincidencia con la recuperación de
42 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

la corriente. Entonces, los europeos urbanas y los inmigrantes se habían exilio, gravitaron en los debates so-
representaban el 25% de la población urbanizado más que los nativos. bre la necesidad de regular y limitar
del país y se encontraban concentra- Desde 1895, la corriente de po- el flujo. De todas formas, la corriente
dos, como en la etapa anterior, en la blación ultramarina que llegaba a las de población se recuperó, aunque sin
ciudad y la campaña de Buenos Aires, costas del Plata había jugado un papel volver a los niveles de masividad que
y en las provincias del Litoral. Los ita- crucial en el impactante crecimiento había mostrado antes de la guerra. En
lianos afincados en la Argentina sobre- demográfico y en la expansión rápida su composición, los italianos y los es-
pasaban el medio millón, los españoles y sostenida de los sectores más diná- pañoles seguían dominantes, en tanto
eran alrededor de 200 mil y los france- micos de la economía local. Sin em- que los inmigrantes del centro, del este
ses 100 mil. En esos años comenzaron bargo, esa contribución encontró su y sudeste de Europa crecían en pro-
a llegar nuevos grupos cuya presencia primer límite cuando el estallido de la porción, en especial los polacos y la
imprimió una novedosa heterogenei- Primera Guerra Mundial impuso un población de origen judío.
dad religiosa y cultural a la sociedad freno al flujo de población extranjera. La fuerte caída de las migraciones
local. Judíos, ortodoxos, maronitas y Los picos de ingresos no volverían a ultramarinas desencadenada por la cri-
musulmanes emergían como el com- repetirse sino hasta después de fina- sis de 1930 provocó una nueva reduc-
ponente “exótico” de la inmigración. lizado el conflicto. Empero, la rápida ción de las entradas. A ello también
Los sirio-libaneses conformaban una recuperación de la economía argentina contribuyeron las numerosas medidas
parte sustancial de ese flujo y queda- durante los primeros años de la pos- administrativas de carácter restrictivo
ron englobados dentro de la denomi- guerra, sumada a la implementación con las que el gobierno conservador
nación genérica de “turcos”; en tanto de severas restricciones a la inmigra- intentó hacer frente a los efectos de
que la expresión “rusos” hacía referen- ción en los Estados Unidos, Canadá, la crisis en el plano doméstico. Por su
cia a los judíos. Australia y Nueva Zelanda,1 dieron un parte, el estallido de la Segunda Gue-
De ese modo fue configurándose nuevo impulso a la llegada de extran- rra Mundial provocó una nueva caída
el país de 1914 que, por cierto, era muy jeros al país. en los ingresos de la que el flujo recién
diferente del que mostraba la fotogra- Esa recuperación iba a ocurrir en empezó a recuperarse en la segunda
fía del censo de 1895. La cantidad de un contexto renovado por las secuelas mitad de la década de 1940.
habitantes se había duplicado en me- de la guerra. Distanciadas de las po- Entre los sectores dirigentes ar-
nos de dos décadas y los inmigrantes líticas de fomento de la inmigración, gentinos la perspectiva de la finali-
ultramarinos representaban una cuarta las clases dirigentes de la primera pos- zación de la contienda europea había
parte de la población. Los italianos se- guerra iniciaron el camino de las res- despertado el temor a que se repitie-
guían siendo la mayoría (11,7% del to- tricciones y la selección. Aunque en ran las condiciones que habían ca-
tal de los habitantes), en tanto que los la Argentina no llegaron a legislarse racterizado a la primera posguerra,
españoles, más numerosos que en el las prohibiciones, como sí ocurrió en signada por los altos índices de des-
siglo anterior, representaban el 10,5%. el norte de América, la preocupación ocupación y por un intenso conflicto
Por su parte, una de las novedades era por los efectos no deseados de las mi- social. Temeroso de que la situación
la acelerada urbanización. Más de la graciones, a saber: la desocupación, se le escapase de las manos, en 1944,
mitad de los habitantes vivía en zonas el conflicto social, los refugiados y el el gobierno creó el Consejo Nacio-
La persistente huella de la inmigración María Bjerg | 43

nal de Posguerra, un organismo en- Escapando de la desolación en la bajar y vivir en la Argentina con una
cargado de proponer un programa de que la guerra había vuelto a sumir al esperanza puesta en el lugar de origen,
acción estatal orientado a prevenir los Viejo Continente, durante la segunda en el sueño del regreso, en ese espa-
problemas derivados de la nueva situa- mitad de la década de 1940, los euro- cio simbólico que sirve de sustrato a la
ción internacional. Sin embargo, más peos volvían a ser los protagonistas construcción de identidades y hogares
allá de las prevenciones y de las pre- de las migraciones hacia la Argen- transnacionales. A las migraciones li-
visiones, la época vino acompañada tina. Según las cifras oficiales (que no mítrofes, se sumó la inmigración asiá-
de una coyuntura de prosperidad en contemplaban los elevados índices de tica que aunque tuvo sus inicios en la
la economía local. La expansión de la clandestinidad que marcaron la época década de 1960 con la llegada de las
actividad industrial y el incremento de con la llegada a la Argentina de pró- primeras familias coreanas, cobró pre-
la demanda de mano de obra pusieron fugos y criminales de guerra), los in- ponderancia recién a partir de la dé-
una vez más a la Argentina en el menú gresos se mantuvieron por encima de cada 1980. Comerciantes y trabaja-
de posibles destinos. los cien mil inmigrantes anuales. Sin dores coreanos y chinos dieron forma
En ese contexto, el primer pero- embargo, a partir de 1951, la caída fue a coloridos barrios étnicos que en el
nismo impulsó una política migratoria cada año más notable y a las decrecien- mundo urbano local reviven, en parte,
que si bien seguía criterios selectivos tes entradas se sumó un nivel cada vez la condición de “towns” (Coreatown,
y de regulación estatal, recuperaba la más alto de retorno. Desde entonces, o Chinatown) de las grandes ciudades
tradición de puertas abiertas plasmada la inmigración europea pasó a ser un del norte de América.
en la Constitución Nacional, inten- dato del pasado, a la vez que la marca ¿Cuál ha sido el impacto de las
tando beneficiarse de la masa de tra- que mejor distinguía a una larga época nuevas migraciones en la sociedad lo-
bajadores, refugiados y prófugos que, de la historia del país. cal? En términos demográficos, es in-
tras la guerra, querían (o debían) salir Aunque la Argentina dejaba de ser dudable que la inmigración europea
de Europa. Sin embargo, el gobierno un lugar al que los europeos llegaban tuvo un carácter aluvial del que care-
no descansó en la inmigración espon- para vivir, trabajar o refugiarse, las mi- cen por completo los movimientos de
tánea sino que se propuso encauzarla graciones seguían (y siguen) consti- población contemporáneos. Desde el
privilegiando el ingreso de personas tuyendo una de las marcas que mejor punto de vista de la contribución de
con calificación y preparación técnica distingue a nuestra sociedad. Cuando los inmigrantes al mercado de trabajo
que pudiesen incorporarse al sector se iniciaba la segunda mitad del siglo y al desarrollo productivo de las re-
industrial (cuyo desarrollo era uno de xx, los flujos de población cambiaron giones en las cuales las comunidades
los ejes de la política peronista), o a la de signo. Provenían de regiones cer- se afincan, nadie discutiría su influjo.
colonización de áreas rurales. El perfil canas y no descendían de los barcos, Sin embargo, evaluando el fenómeno
étnico de los potenciales inmigrantes sino que cruzaban las fronteras con desde una óptica cultural (y este es
tampoco fue descuidado y las prefe- Paraguay, Bolivia, Chile y Uruguay. quizá el aspecto en que más se dife-
rencias se orientaron hacia poblacio- Los años de las décadas de 1960 y rencian las migraciones contemporá-
nes fácilmente asimilables a la socie- 1970 inauguraron una corriente de in- neas de las europeas), la Argentina no
dad argentina, en especial italianos y migrantes latinoamericanos que, como ha sabido beneficiarse de la nueva di-
españoles. sus antecesores europeos, buscan tra- versidad. Más cercanas y presumible-
44 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

mente familiares que las asiáticas, ni ser educados en los valores y tradicio- clase dirigente. Las expectativas se ci-
siquiera las contribuciones culturales nes de la patria argentina donde la ma- fraban en el afianzamiento de lengua y
de la inmigración latinoamericana a yoría de ellos había nacido. Abultadas la tradición hispánicas y en una educa-
la identidad nacional han logrado per- comunidades italianas en las ciudades, ción basada en los valores del pasado
mear a una construcción identitaria o pequeños grupos de judíos, ruso- nacional y las costumbres del país.
que se reconoce mejor cuando se mira alemanes, holandeses o daneses en el El cuadro patriótico del amor a la
en un espejo europeo. De un lado, una campo, se mantenían “en una entidad bandera, el respeto por el pasado his-
sociedad relativamente bien integrada nacional distinta” fomentando la pro- tórico y a los valores nacionales incul-
que emerge de un complejo proceso liferación de “islas ligüísticas”.2 Nada cados en la escuela pública y el servicio
de configuración a partir de una pro- de esto pasó inadvertido para las au- militar, se completaba con la construc-
funda heterogeneidad, y de otra, los toridades nacionales y provinciales ción del ciudadano y así, los argentinos
fragmentos étnicos, los nichos econó- embarcadas en una política cultural y se construirían también en el plano de
micos y culturales en los cuales trans- educativa que buscaba afianzar la na- la política. La reforma electoral de 1912
curre la vida de las comunidades de in- cionalidad evitando la disgregación de que incluía el voto obligatorio, termi-
migrantes llegados durante la segunda la sociedad en fragmentos étnicos. naría de “argentinizar” a los hijos de
del siglo xx. La conformación de una identi- los inmigrantes.
La pertinaz imagen de la Argen- dad aglutinante en una nación que ha- Alejados del papel transformador
tina europea está enraizada en la con- bía sido impactada por una marea de que los mentores de la nación le habían
cepción de país sostenida por la clase extranjeros no estuvo libre de dificul- conferido a la inmigración, los intelec-
dirigente en los años fundacionales de tades. Demandó tiempo, y los esfuer- tuales del Centenario, sin recusarla,
la nación. Sin embargo, como veremos zos en ese sentido se redoblaron en los consideraron que era necesario encau-
más adelante, una vez que el impacto albores del siglo xx. Una de las vías de zarla integrando a los inmigrantes a la
del aluvión transformó a la sociedad la construcción de la nacionalidad fue sociedad. De esa suerte, para José Ma-
en un espacio heterogéneo, babélico la implementación del servicio militar ría Ramos Mejía, la liturgia patriótica
y cosmopolita, los temores de polí- obligatorio en 1902 a través del cual iba a regenerar al inmigrante, mientras
ticos e intelectuales se tradujeron en se buscaba construir a los ciudadanos que Ricardo Rojas, en su más afamada
proyectos y prácticas que apuntaban fundiendo “en una sola todas la razas obra, La restauración nacionalista, le
a incorporar a los inmigrantes en un que representan los individuos que confería a la enseñanza de la historia
cauce único. vienen a sentarse al hogar del pueblo el liderazgo en el rescate de las tradi-
Durante la última década del siglo argentino”.3 Un poco más tarde, du- ciones y la construcción de la naciona-
xix, esa preocupación era manifiesta rante los años del Centenario de la Re- lidad que, en la perspectiva de otro in-
y las aspiraciones de homogeneidad volución, la educación patriótica volvía telectual de la época, Manuel Gálvez,
habían cifrado sus expectativas en la a incluirse en un discurso nacionaliza- debía sostenerse en los pilares del pa-
escuela pública. Allí, los hijos de los dor de estridente tono. La homogenei- sado hispano-criollo y la fe católica.
inmigrantes, inmersos en colectivida- zación de una amorfa sociedad con- El énfasis puesto más que en las
des que se aferraban a sistemas simbó- formada por una babélica multitud era bondades de la inmigración, en sus
licos de sus lugares de origen, iban a una de las aspiraciones más caras de la efectos no deseados, traspasaba el
La persistente huella de la inmigración María Bjerg | 45

problema de las islas étnicas y lingüís- tivas a la tensión social a través del uso economía marcada por la prosperidad,
ticas que configuraban una sociedad cada vez más generalizado de la repre- trajo aparejado un intenso conflicto
mal integrada en términos culturales sión policial. social que durante los años del primer
y cívicos. La primera década del siglo A fines de 1909, Simón Rado- gobierno de Hipólito Yrigoyen golpeó
xx, aunque todavía signada por la ex- witzky, un joven anarquista de origen al país e involucró por igual a trabaja-
pansión económica, también fue un judío, asesinó a Ramón Falcón, el jefe dores nativos y extranjeros. Entonces,
tiempo surcado por el eslabonamiento de la Policía de Buenos Aires. Enton- los años del Centenario se cerraban de
de protestas laborales que dio lugar a ces, las complejas relaciones entre el manera dramática dando paso a los de
una conflictividad social con picos de gobierno y los obreros se tensaron pe- la década de 1920 en una escena que
inusitada violencia. Los trabajadores ligrosamente. En mayo de 1910, pocos poco tenía que ver con la pretenciosa
extranjeros tuvieron un dramático días antes de la celebración del Cen- gala con la que la sociedad argentina
protagonismo en la época. El prole- tenario, los sindicatos anarquistas de- había celebrado el aniversario de la Re-
tariado, los sindicatos y los partidos clararon una huelga y el gobierno res- volución, un espejo en el que las cla-
políticos eran las fuerzas emergentes pondió estableciendo el estado de sitio ses dirigentes veían reflejada la coro-
de la sociedad y en particular, de las y preparando un gran operativo repre- nación del progreso y la prosperidad
manifestaciones obreras y las huelgas sivo que destruyó locales sindicales y de la joven nación.
generales que prácticamente paraliza- encarceló y deportó a dirigentes obre- A finales de 1919, los sucesos de la
ban a la economía nacional. La inquie- ros. Cuando los anarquistas contraata- Semana Trágica daban paso a la nueva
tud de las patronales y la reacción de caron colocando una bomba en el tea- década en cuyos albores el enfrenta-
la dirigencia no se hicieron esperar. tro Colón, la clase dirigente apuró la miento entre los trabajadores, las pa-
Así, en 1902 el Senado aprobó la Ley aprobación la Ley de Defensa Social, tronales y el gobierno se expresaría
de Residencia, una herramienta legal un nuevo elemento disuasivo del mo- en dos tonalidades de rojo: la de una
inconstitucional que autorizaba a que, vimiento huelguístico que autorizaba revolución que encarnaba el fantasma
sin ningún trámite judicial, el Poder el encarcelamiento de obreros nativos, del comunismo y la de la sangre que
Ejecutivo deportase a extranjeros que ampliando de esa manera los términos derramaba la represión a los trabaja-
perturbaran el orden público y la segu- de la ley de 1902 que afectaba solo a dores. En el verano de 1919, Buenos
ridad. Por ese entonces, el anarquismo los “agitadores” extranjeros. Aires se convirtió en una tierra fuera
ejercía un fuerte influjo en la clase tra- La amenaza social y el temor a de control y fue testigo de sangrientos
bajadora y sus organizaciones. Los mi- la revolución que habían dominado episodios que en algunas barriadas ju-
litantes ácratas extranjeros fueron, sin buena parte de los años previos al días revivieron los fatales recuerdos de
duda, el principal objetivo y las vícti- Centenario, se agudizaron con el esta- los pogromos rusos. Al año siguiente,
mas de la nueva ley que también afectó llido de la Primera Guerra Mundial y en la Patagonia, los conflictos de los
a pacíficos inmigrantes confundidos el cambio de signo de la economía lo- trabajadores (que se prolongaron
con aquellos. La acentuación de la pro- cal. La crisis del sector industrial y el hasta 1921) recrearon las escenas de
testa obrera generó un clima de miedo freno de la expansión agrícola y gana- violencia y represión con las que, en
a la inmigración y a la revolución, en el dera inauguraron una época de aguda Buenos Aires, se había clausurado la
que se desplegaban respuestas coerci- desocupación. La depresión de una década de 1910.
46 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Resultado de aquella dramática migración que había reinado en tiem- en el que la economía argentina ya no
traducción de los límites del creci- pos de su sanción. parecía encajar adecuadamente.
miento económico en desocupación Aquel espíritu liberal plasmado en En la década de 1990, la epidemia
y conflicto social, fueron los intentos la invitación a todos los hombres del de cólera puso al descubierto el per-
de implementar una política migra- mundo que quieran habitar el suelo ar- sistente estigma contra la población
toria más restrictiva durante la presi- gentino no salvaguardó a la sociedad boliviana. Tanto en el norte del país
dencia de Marcelo T. de Alvear. En la de la xenofobia y la discriminación. como en Buenos Aires, se culpabilizó
década de 1920, a pesar de los temo- Las expresiones xenófobas han te- a los enfermos por sus costumbres en
res a la llegada de refugiados y de ele- nido lugar en momentos y contextos lugar de poner el acento en las críti-
mentos “exóticos”,4 la inmigración, específicos y se han sostenido en dis- cas condiciones laborales y sanitarias
aunque con ingresos mucho más mo- cursos e imaginarios estigmatizadores en las que vivían muchos de los in-
destos que en el siglo anterior, retomó de ciertos grupos de población extran- migrantes bolivianos asentados en la
su curso. Sin embargo, durante esos jera. Evocaremos aquí dos de esos mo- Argentina. Las políticas de preven-
años terminaría de configurarse una mentos ubicados a cada extremo del ción gestaron una imagen de la enfer-
imagen gestada en la aprehensión de siglo xx. medad causada por hábitos negativos,
la élite local que veía a los inmigran- En 1919, durante los sucesos de la y corporizada en los movimientos de
tes ya no como clases laboriosas sino Semana Trágica, los judíos de origen población limítrofe. De esa suerte, se
como clases peligrosas que ponían en ruso y centroeuropeo y los españoles, intensificaron los controles sobre los
riesgo la integridad social y la identi- en particular los catalanes, fueron vin- migrantes y se crearon las llamadas
dad nacional. culados con el comunismo y el anar- “fronteras blancas” para evitar la cir-
Sin embargo, los temores y en- quismo, y por esa razón (y de modo culación de personas, en particular
sayos de control no se tradujeron en indiscriminado) fueron brutalmente hacia Buenos Aires en donde reinaba
legislaciones restrictivas. En el plano reprimidos a causa de la neurosis de la un clima xenófobo enfocado en la co-
legal, la Argentina mantuvo su condi- élite argentina que establecía una rela- munidad boliviana.
ción de país de puertas abiertas. Como ción directa entre inmigrantes, huel- Ahora bien, si la xenofobia ha
nos recuerda Fernando Devoto, las guistas y conspiraciones políticas. Un sido una manifestación esporádica en
políticas restrictivas se tradujeron en clima de amenaza social y temor revo- la historia del país de los inmigrantes,
mecanismos administrativos y, ade- lucionario agudizado por el estallido la discriminación (manifiesta o es-
más, fueron acompañadas de prácticas de la Primera Guerra y el cambio de condida en formas de expresiones po-
permisivas. Aunque existieron inten- signo de la economía local configuró pulares), ha resultado más constante.
tos de promulgar una nueva legisla- el contexto de aquella reacción xenó- Desde los albores del siglo xx, la Ar-
ción migratoria, ninguno tuvo éxito y foba. Los extranjeros eran imaginados gentina se concibió como una socie-
la Ley Avellaneda mantuvo una larga como portadores de los gérmenes que dad “integrable”. El énfasis fue puesto
vigencia, aunque las difíciles coyun- hacían peligrar el orden social y que en la adaptación y la homologación de
turas del siglo xx y las actitudes de la desequilibraban un esquema econó- lo heterogéneo, más que en la diver-
clase dirigente no siempre se condije- mico que mostraba su vulnerabilidad sidad como una fortaleza. La discri-
ran con el espíritu de la libertad de in- a luz del nuevo escenario internacional minación se instaló en un discurso
La persistente huella de la inmigración María Bjerg | 47

permisivamente excluyente cargado La discriminación en el plano una tonalidad cada vez más uniforme. Si
de prejuicios y, sobre todo, de malos del discurso y de la práctica resultó en la urdimbre la tela todavía ocultaba
entendidos e ignorancia. Por ejemplo, de una sociedad marcada por una el dispar colorido de los hilos sobre los
si bien la presencia de la comunidad extraordinaria heterogeneidad. His- que se tejió el país de los inmigrantes, es
coreana no es numéricamente signi- tóricamente, dio lugar a discursos cierto que, para mediados del siglo xx,
ficativa si la comparamos con los in- antiitalianos, a expresiones que des- la Argentina aparecía como una socie-
migrantes limítrofes puesto que en su valorizaban hasta el ridículo a los ga- dad bastante bien integrada en la que,
momento de mayor flujo no superó llegos, o a persistentes prejuicios anti- aunque parcialmente, se habían cum-
a las cuarenta mil personas, los me- semitas que se agudizaron en épocas plido las aspiraciones de construcción
dios de comunicación masivos alu- de autoritarismo. En la Argentina de los argentinos. Ese paisaje social
dían a una “invasión coreana” o a una contemporánea, que sigue siendo un mucho menos amorfo y cosmopolita
“la ola amarilla” que amenazaba con país de inmigrantes, ese sentido co- que el que presentaba el país de princi-
conformar una “pequeña Corea” en la mún discriminador persiste, resigni- pios de la centuria, había emergido en
Argentina. ficado a la luz de un nuevo contexto. buena medida de aplanar la diversidad,
En las últimas décadas, esta clase De manera paradójica, el imaginario pero también del influjo que los grupos
de prejuicios ha afectado cruelmente a colectivo arraigado en una noción de migratorios tuvieron sobre la sociedad
los latinoamericanos que residen y tra- identidad que fue construida entre local nutrida de numerosos rasgos de
bajan en el país y que, por ser mucho finales del siglo xix y el Centenario, las culturas de los inmigrantes (la co-
más numerosos y con una tradición todavía une inmigración a progreso e mida, la manera de hablar, el teatro, la
migratoria más arraigada que la de inmigrante a europeo. Sin embargo, música). En la década de 1960, a ese
los asiáticos son también más visibles. la Argentina es receptora de flujos de paisaje llegaron los nuevos inmigrantes
En este caso, al cuadro de la extranje- población que han cambiado de ori- cuya incorporación ha demostrado ser
ría se suma el de la pobreza. Para ellos gen y de color y que buscan insertarse un proceso más penoso.
es muy difícil escapar a un peligroso en un país donde la movilidad social La nueva ley de inmigración pro-
y brutal sentido común discriminador ha dejado de ser un horizonte posible mulgada en enero de 2004 fue formu-
construido a partir de ideas que se in- y las nuevas formas del prejuicio in- lada en un espíritu de igualdad y protec-
corporan acríticamente al imaginario cluyen al color y la pobreza. ción a los extranjeros. En esta norma,
social: los inmigrantes de los países ve- Cuando el país aluvial fue cediendo el papel del Estado, asociado al control
cinos les quitan el trabajo a los argen- paso a otro que ya no resultaba atrac- y la prohibición de las políticas migra-
tinos, se llevan el dinero a sus lugares tivo para los europeos porque el Viejo torias vigentes desde los años de la úl-
de origen, se benefician del sistema de Mundo se recuperaba del brutal desga- tima dictadura militar, fue reemplazado
salud pública sin tributar, comen raro rro de la Segunda Guerra, la Argentina por las garantías del derecho a migrar, a
o son sucios. Esa fuerte estigmatiza- había cambiado su fisonomía. Aunque la igualdad en el trabajo, la educación y
ción social también es la forma en que incompleta, la integración había to- la seguridad social. Sin embargo, su re-
se expresa una larga tradición que ha mado un curso lento pero tenaz en el glamentación todavía se muestra lenta
visto en la inmigración limítrofe un fe- que los colores múltiples de la textura e incompleta. Más allá de lo meritorio
nómeno no “deseado”. social languidecían para sintetizarse en de la norma, las clases dirigentes no han
48 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

logrado desarrollar prácticas concretas población de cada grupo extranjero


que fomenten el respeto de la diversi- presente en el país en 1910. En 1923,
dad y se beneficien de ella estableciendo esa cuota se redujo al 2% del stock
un diálogo fluido entre las necesidades de 1890. Medidas de similar tenor
de las comunidad étnicas y el apremio fueron implementadas en Nueva
de una integración que en el contexto Zelanda en 1920, en Canadá en 1923
y en Australia en 1924.
actual no sólo deberá ser cultural sino
2 Estas expresiones corresponden a
también (y especialmente) social. Alejo Peyret quien, desde 1887, se
desempeñaba como inspector de
colonias por un nombramiento del
presidente Miguel Juárez Celman.
Notas 3 Citado por Fernando Devoto,
Historia de la inmigración en
1 Las políticas restrictivas consistían la Argentina, Buenos Aires,
en imponer cuotas de ingreso de Sudamericana, 2003, p. 277.
inmigrantes por grupo nacional. 4 Desde principios del siglo xx se
En 1921, en los Estados Unidos utilizaba esta calificación para
se sancionó una ley de cuotas designar a inmigrantes judíos rusos y
que imponía un tope del 3% de la centroeuropeos y a sirio-libaneses.
alfabetización | lectores | literatura y nación 51
De murales y cartografías:
imágenes de lectura,
itinerarios de lectores
Margarita Pierini

La literatura es una actividad formativa, algo que


sucede dentro de la sociedad y que contribuye a
explicar su forma: […] diferentes percepciones
sobre lo que ocurre, diferentes posibilidades,
diferentes puntos de vista, diferentes relaciones.
R. Williams.

A
l pensar en los dos siglos toria y una identidad. A estas figuritas
transcurridos desde los ini- de Seguí se le superponen, como tras-
cios de nuestra conformación fondo en movimiento, los edificios de
como nación independiente, el pano- alegres geometrías que pueblan las ciu-
rama de nuestra literatura se nos pre- dades imaginarias de Xul Solar.
senta a la manera de un mural poblado Escritores, libreros, canillitas, edi-
por una multitud de figuras –como los tores, periodistas, bohemios de cafés
hombrecitos que circulan por los cua- y tertulias noctámbulas, personajes
dros de Antonio Seguí– que tuvieron de ficción más reales que sus propios
y tienen un lugar, un nombre, un pa- autores, transitan por estas ciudades
Margarita Pierini es docente pel en los distintos momentos de este y vuelven a fundarlas en el mapa del
e investigadora en Letras. proceso de conformación de una his- imaginario.
52 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Entre estas imágenes, la repre- cha esa concentración, ese perderse del siado y que me racione los libros”. “Ese
sentación del lector con un libro en la mundo “real”: día –es la reflexión de Cortázar ya ma-
mano es la que se multiplica en el mu- duro– empiezo a saber que el mundo
ral; y es el eje que organiza esta mirada [Yo leía] mientras vendía yerba y azú- está lleno de idiotas”.2
sobre la literatura, como discurso que car y ponía mala cara a los que me ve-
interroga, confronta, derriba y recons- nían a sacar de aquel mundo que yo ha-
truye mitologías, y ofrece, en defini- bía descubierto para vivir en él. Por las 2. Byron en Barracas, 1840
tiva, una manera de leer la compleja mañanas, después de barrida la tienda,
trama de nuestra sociedad. ya estaba leyendo y una señora Laora En Amalia, paradigma de nuestra lite-
pasaba para la iglesia y volvía de ella, ratura romántica, la lectura convoca a
y sus ojos tropezaban siempre día a una escena de intimidad donde los ena-
1. Recuerdos de San día, mes a mes, con este niño inmó- morados comparten un universo cul-
Juan, c. 1825 vil, insensible a toda perturbación, sus tural, que suma y estrecha los vínculos
ojos fijos sobre un libro, por lo que, sentimentales.
Un adolescente que lee sin despegar meneando la cabeza, decía en su casa:
los ojos del libro detrás del mostrador ¡Este mocito no debe ser bueno! ¡Si Eran las cinco de una tarde fría y ne-
de una tienda de abarrotes no es una fueran buenos los libros no los leería bulosa, y al lado de la chimenea, sen-
imagen habitual en esta ciudad. La lec- con tanto ahínco!1 tado en un pequeño taburete a los pies
tura es su refugio, el espacio de com- de Amalia, Eduardo le traducía uno de
pensación de una realidad donde no Elijo este “recuerdo de provincia” los más bellos pasajes del Manfredo, de
se valoran sus méritos, el lugar donde como primera imagen del mural por- Byron […] Ella y él representaban el
puede adquirir los saberes que otros que condensa una serie de elementos cuadro vivo y acabado de la felicidad
–más afortunados– están recibiendo a que vemos reiterarse en otros tiempos más completa […] El mundo se en-
través de las becas asignadas por el go- y en otras geografías. El mundo de la cerraba, para ellos, en ellos solos, y, al
bierno central a los jóvenes pobres de literatura es por excelencia el mundo contemplarlos, se hubiera podido decir
familias decentes. En los libros que na- de la gratuidad, del tiempo-para-sí, de que la desgracia tendría compasión de
rran las historias de los grandes hom- la imaginación que asocia, construye, echar una gota de acíbar en la copa pu-
bres que triunfaron por su propio es- rastrea signos y actualiza sentidos la- rísima de la felicidad que gozaban…3
fuerzo, el joven se reconoce, imprime tentes. Espacio de libertad, histórica-
su retrato en el marco de esas vidas: mente –¿inevitablemente?– asociado El universo de la lectura, de por sí pri-
Cicerón, Franklin, Robinson Crusoe. a la mirada vigilante y censora de la vado, ajeno a los de afuera, lo es aquí
Historia y ficción se cruzan, se confun- autoridad. doblemente: por el espacio elegido,
den, se resuelven en una sola realidad: Otro adolescente, un siglo más por el idioma que excluye a quienes no
la que construye la propia interpreta- tarde: Julio Cortázar ha recordado en poseen la clave para traducirlo. Ya no
ción, el Nuevo Mundo descubierto alguna entrevista aquel episodio en alcanza con saber leer –patrimonio de
y apropiado por este lector solitario, que el director de la primaria de Ban- unos pocos, en ese tiempo. A este re-
ajeno a las miradas que ven con sospe- field “le dice a mi madre que leo dema- ducto ideal de la poesía acceden los que
De murales y cartografías: imágenes de lectura, itinerarios de lectores Margarita Pierini | 53

poseen un saber superior, el del idioma piensan los niños llevados a su home- meses del gobierno de Avellaneda, que
que establece vínculos con otras cul- naje. Y siempre confinado a su sillón, marca el final de una etapa de vencedo-
turas. (Incluso la mujer recibe aquí la a su escritorio, a su casa. Unos pocos res y vencidos. A estos últimos perte-
palabra mediada, traducida.) Pero esta metros que contienen su mundo: fa- nece Guido. También lo sería Mansilla,
ciudadela no es invulnerable. Los pre- milia, añoranzas, poesía, discursos de por sus vínculos familiares con el tirano
sagios que anticipa el relato se van a circunstancias… depuesto. Y sin embargo, hay maneras
concretar en algún momento cercano. Y sin embargo, este hijo del mejor de cambiar de chaqueta para recuperar
Cuando irrumpan los bárbaros, los ma- amigo de San Martín, es el mismo que un lugar en los espacios del Poder. Haz
zorqueros que no conocen de letras, ni a los 17 años había peleado en París en y envés de una historia, vidas paralelas.
han oído de Byron, ese mundo ideal se las barricadas del 48. Y después de la Mansilla y Guido, los dos, hijos de ge-
va a hacer trizas. Anticipaciones de casa caída de Rosas tomó partido –como nerales de la Independencia vinculados
tomada, con la violencia y la sangre que José Hernández– por la Confedera- con Rosas, opositores decididos a la in-
caracterizan al otro desde la perspec- ción. Y sufrió arresto en Buenos Ai- vasión extranjera, perseguidos por su
tiva paranoica –dirá Piglia– que adop- res bajo el gobierno de Mitre por opo- lealtad al Restaurador después del 52.
tan para sus ficciones los novelistas de nerse a la guerra contra el Paraguay, Comparten vivencias de una genera-
nuestro Romanticismo. denunciando “los desmanes del Poder, ción que verá desterrados a sus padres,
sostenido por una prensa desorientada calumniadas a sus madres, en ese Bue-
y frenética”.5 nos Aires posrosismo donde tantos
3. De las barricadas de De todo esto, quedan apenas algu- buscan hacer olvidar, con sus fervores
París al templo cívico nas huellas en su autobiografía, escon- de conversos, las igualmente fervoro-
de un patriarca4 dida, como disimulada en un tono me- sas muestras de adhesión al anterior
nor, bajo el título “Carta Confidencial gobernante.
Hay una imagen familiar –al estilo de a un amigo que comete la indiscreción Pero, como señala Prieto, “sin la
las figuras del Billiken– que muestra a de publicarla” (1879). Al lado de otros habilidad para adecuarse máscaras que
un señor de níveas barbas venerables, y memoriosos de su generación, que no convenían a su rostro, Guido no po-
cabellera no menos venerable –si bien prodigan sus recuerdos en autobiogra- día esperar demasiado de la situación
algo inesperada, pensándolo bien, en fías, causeries, novelas costumbristas, abierta a cañonazos en Caseros”.6
un prócer del 900: tan lejos de la figura artículos varios, y en cuanto lugar se Parteaguas: la Guerra del Paraguay
siempre marcial de Mitre, su contem- presta para la efusión de los recuerdos, es un hito que divide historias, lealta-
poráneo. (Los dos, sin embargo, com- Guido y Spano ocupa un lugar margi- des, amigos, conciencias. Mansilla va al
parten un ritual cívico que lleva a esco- nal, como si se hiciera voluntariamente frente de batalla, siguiendo las ilusorias
lares y funcionarios y, más adelante, a a un lado fuera de los reflectores que arengas de Mitre,7 y sobrevive a Curu-
periodistas y fotógrafos, a homenajear- arrojan sobre sus obras Mansilla, Cané, payti y a otras tantas masacres, de las
los en su día, con música, flores, poe- Sarmiento, Calzadilla, Wilde… y críti- que deja recuerdo en muchas páginas
sías, toques de diana, discursos.) cos que los acompañan. de su Excursión a los indios ranqueles…
Guido y Spano parecería haber La fecha de redacción de la carta Guido y Spano, en cambio, denun-
nacido anciano, como seguramente no es un dato menor: son los últimos cia, reclama, protesta, escribe. Elige el
54 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

arma de la sátira para mostrar a través gen acuñada alrededor de su “estampa yador? ¿Es el propio Hernández?) que
del periodismo la deslucida figura del cívica” será invulnerable aun a su propio habla del texto que se está leyendo-es-
general que nunca ganó una batalla y discurso, como se hace patente en la en- cuchando-recitando. Entre ellas, la que
que se dedica “al arte venatorio”8 en trevista que concede a El Hogar en uno se presenta como una bendición, anti-
los campos bonaerenses mientras se de esos días de homenaje cívico. cipando el carácter de sacralidad que
aniquila a los defensores de Paysandú, va a adquirir el poema para la cultura
anticipo de la agresión que dejará al Pa- Estoy abrumado –dice al periodista– popular:
raguay convertido en cementerio. con esta popularidad de que me hacen
Pero es su poesía la que llega a las objeto. Y todo porque soy el “delicado No se ha de llover el rancho
mayorías, la que repiten letrados y no cantor de Amira”, porque soy un hom- En donde este libro esté.
letrados; en el homenaje a la “heroica bre bueno, que vive tranquilamente en
Paysandú”, o al asumir la voz de los su retiro. Eso, nada más soy para mis Rancho y libro es una conjunción infre-
vencidos: compatriotas –exclama con cierto dejo cuente en los años en que se publica el
amargo– sin tener en cuenta que en Martín Fierro (y no faltaría quien lo pen-
Llora, llora, urutaú toda mi vida he sido un hombre de ac- sara como un oxímoron). Justamente lo
En las ramas del yatay ción en la falange popular. que va a destacar la crítica posterior es
Ya no existe el Paraguay Luego reacciona y exclama: –Esto el lugar de su recepción, el inédito –y
Donde nací como tú. me impacienta, porque me convenzo asombroso– fenómeno que se produce
de que no valgo nada, ya que tan incon- con este modesto folleto de 78 páginas,
Mansilla se siente aludido. Para res- dicionalmente se me admira; quisiera publicado en 1872, que narra la vida de
ponder elige el tono liviano, humorís- ser un hombre a quien se le discute, un gaucho perseguido, y con ella, las des-
tico, a tono con las nuevas épocas, de a quien se le ataca, para convencerme dichas de todos sus hermanos. Es cono-
amables contertulios del Club del Pro- de que tengo algún mérito (El Hogar, cido el número de reediciones que ob-
greso. Basta de melodrama, basta de 11/2/1911). tiene en pocos años –al que se suman
acusaciones, basta de crispación. Y de- las ediciones piratas–,9 y la circulación
dica una nota a desmenuzar los “erro- que rompe con los circuitos habituales
res” botánicos y zoológicos de la es- 4. Martín Fierro: idas y para los textos impresos, y rompe tam-
trofa en cuestión: ni el urutaú llora, ni vueltas en el canon nacional bién con la sacralidad de la librería y la
el yatay es un árbol con ramas. Para lo biblioteca. (La anécdota de Avellaneda
que no tiene respuesta ni corrección ni La Vuelta se cierra, como todos recor- muchas veces citada – en los habituales
humorada es para los versos finales: Ya damos, con la separación “a los cua- pedidos de las pulperías: “12 gruesas de
no existe el Paraguay… tro rumbos” del grupo familiar fugaz- fósforos, una barrica de cerveza, 100
Aprendizajes: esta sociedad por- mente reunido, y enseguida dispersado cajas de sardinas” se intercalan ahora “12
teña quiere a los ancianos venerables y a en un final que se ha prestado a varia- Vueltas de Martín Fierro”).10
los gentlemen ingeniosos, no a los hom- das interpretaciones. Vienen después Si el autor cumple, en la 1ª Parte,
bres de incómodos discursos. Y Guido las reflexiones de esa voz múltiple y con los requisitos esperables de un
ocupará ese lugar de patriarca, y la ima- difusa (¿es Martín Fierro? ¿Es un pa- hombre de letras –carta prólogo a
De murales y cartografías: imágenes de lectura, itinerarios de lectores Margarita Pierini | 55

su amigo Miguens para explicitar por un lado, los escritores “populares” al circuito por donde circulaba
los propósitos de la obra, envío del como Eduardo Gutiérrez, abjuran del y se valoraba la obra antes de su
folleto a los hombres destacados del público al que se ven obligados a en- consagración oficial. En Mangocho
mundo letrado, con el infaltable Mitre tregar “esos abortos”, como califican (1928) el uruguayo Constancio C.
entre sus destinatarios–, en la 2ª parte a sus folletines, “para asegurarse dos Vigil se recuerda de niño en la cocina
–publicada siete años después, a o tres meses de pan”. 12 En cambio, de su casa, leyendo para el cochero de
partir de la demanda de sus lectores– en nuestro país “el escritor culto de la familia, analfabeto, el libro que éste
son ellos sus interlocutores (“Cuatro la ciudad se resignó de más en más a atesoraba “como una santa reliquia”:
palabras de conversación con los elegir sus lectores entre sus iguales del un ejemplar del Martín Fierro. “Yo
lectores”). Hay una elección de su Círculo, de la Sociedad o de la Peña leía estrofa por estrofa. Al terminar
público, un descubrimiento, más bien. literaria”.13 Frente a las publicaciones cada una callaba, y el negro Lorenzo
O, podría decirse, una construcción de en cocoliche, o de deformado, casi hacía la explicación y el comentario.
un público, y una elección. Pocas veces ininteligible, lenguaje gauchesco, Yo era demasiado chico para apreciar
–dirá Adolfo Prieto, en su Sociología del estos pares (Quesada, Cané) pueden sus opiniones; pero puedo afirmar que
público argentino (1956)– se ha realizado pontificar con juicios rigurosos sobre decía cosas muy interesantes sobre
de esta manera el anhelo siempre los peligros que se ciernen sobre los versos tan lindos del gran autor
proclamado de encontrar los puentes la cultura nacional, amenazada de argentino”.15
entre autores y lectores en nuestra disolución.14
literatura. También –propone como Trayectorias: si, según una
hipótesis– otro hubiera sido el rumbo tradición, el poema se escribe desde 5. Esquinas peligrosas
de nuestras letras si se hubiera seguido la clandestinidad, en un hotel vecino
por ese camino. “Sería insospechable a la Casa de Gobierno –lugar que no Las campañas alfabetizadoras que
el destino de nuestra literatura si Her- parecería el más adecuado para guardar promueve el Estado nacional entre
nández hubiera hallado continuadores a un hombre perseguido–, va a continuar sus estrategias para la construcción
valiosos de su obra, si escritores de su su camino de ocultamiento antes de de un país moderno y una identidad
talento hubieran elegido dirigirse al in- instalarse a plena luz, en el apogeo del integrada muestran sus resultados en
menso público ganado por el impacto Centenario, cuando el Poeta Nacional distintos espacios. Como ocurre tam-
de su libro singular”. Hernández y su lo proponga como la epopeya de la bién con las campañas para fomentar
libro pudieron cambiar esa historia de argentinidad. A las conferencias de 1913 la inmigración, esos resultados no se
lejanía y desconocimiento. El asom- asiste el presidente Sáenz Peña, dando ajustan siempre a lo previsto por al-
broso fenómeno editorial del Martín así el espaldarazo que lo incorpora al gunos sectores. Así lo revela la sor-
Fierro descubrió, “con su éxito sin pre- canon, y no solo literario: siguiendo el presa de Miguel Cané en 1902, frente
cedentes, las posibilidades de un pú- discurso helenista de Lugones, la obra a la producción de una nueva litera-
blico menospreciado hasta entonces de Hernández se constituye como la tura que ha surgido en los márgenes
por el escritor culto”.11 paideia del ser nacional. no controlados –ni sospechados– por
Sin embargo, continúa Prieto, ese Pero antes: una pequeña escena los circuitos tradicionales. Más allá
encuentro se frustra, por varias vías: de un libro autobiográfico nos remite de la hipérbole que exagera las cifras
56 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de producción y consumo, nos queda y el engaño; determinismos genéticos cuela argentina, una posibilidad de la
la imagen de esos canillitas –tantas ve- que aseguraban que ningún Genaro in- literatura: la herencia universal que se
ces retratados en las fotos de época, gresaría en la Ciudad Letrada. Fuera de integra en el patrimonio colectivo, tan
como habitantes pintorescos de la gran la ficción, la realidad está escribiendo cercana y familiar como los árboles de
ciudad– en los que descubre Cané a otras historias. la plaza vecina.
los escritores del futuro.

Así el “cocoliche”, ¿tiene editores, bi- 6. De navegantes y sirenas 7. De banquetes e iniciaciones


bliotecas y millares de lectores? [...] en Plaza Irlanda
Me suelo a veces detener en las es- Mujeres que escriben y que hasta con-
quinas, a oír hablar al grupo de mu- Años 192… Barrio de Caballito. Es- siguen que se publique lo que escriben
chachos que, con uno o dos diarios cena costumbrista de la escuela pública, no son una novedad en la Argentina
bajo el brazo, se entregan [...] al más con director sarmientino, madres lloro- de la década de 1920. Hay una serie de
desaforado de los torneos lingüísticos sas ante su mirada severa, chicos que se nombres para recordar, desde media-
[...]. Ahí tiene usted a los futuros lec- desafían a pelear después de clase en el dos del xix (Eduarda Mansilla, Juana
tores de las obras escritas en “cocoli- hueco de la calle Neuquén. Manso, Juana Manuela Gorriti, Rosa
che”. ¿Qué digo, futuros lectores? Ahí El maestro es un poeta y lee poe- Guerra, y un no muy largo etcétera).
tiene usted a los futuros autores, por- sía con sus alumnos. Un pasaje de La Pero hay barreras más o menos invi-
que en esa escala de la vida animal, en Odisea, el de las sirenas tentadoras: me- sibles, que no se franquean todavía: la
la que apenas empiezan a diseñarse los táfora de las tensiones que lo atraviesan vida social compartida con los colegas
órganos del pensamiento y de la con- en su crisis interior, a la vez que relato escritores, el intercambio de sociabili-
ciencia, lectores y autores están a un de aventuras –inicio y paradigma de la dad que implica y requiere el mundo
mismo nivel.16 novela occidental– que es vivido como intelectual, les está tácitamente vedado.
presente en el lenguaje coloquial de los En las fotos de los primeros años del
El mundo del impreso, el mundo de la alumnos. La herencia clásica apropiada, siglo xx, no se ven mujeres en las lar-
lectura han salido a la calle. Literatura revivida, reformulada, por estos nuevos gas mesas de los frecuentes banquetes
barata, subliteratura, plaga industrial, lectores, a través de la guía del maestro, –ritual consagrado y consagratorio del
alcaloides de papel: desde la Academia, que se divide entre la evocación de la campo intelectual de la época. (Sola-
desde el periodismo serio, se multipli- escena mítica y la mirada sobre el aula mente asoma a veces la figura de Alfon-
can las voces que descalifican, con cri- donde se alinean los pupitres unánimes. sina, que ha roto ya tantas barreras.)
terios estéticos, esta invasión de obras No son los niños ejemplares de las no- Por eso, podría fecharse como un
y colecciones al alcance de todos. velas de Constancio C. Vigil, ni las momento inaugural el día en que No-
Veinte años atrás, la novela natura- larvas peligrosas que concentra Cas- rah Lange asiste a un banquete orga-
lista reafirmaba la imagen tranquiliza- telnuovo en sus relatos del reformato- nizado por el grupo Martín Fierro
dora de un inmigrante de inteligencia rio. En este episodio del Adánbuenosa- en homenaje al autor de Don Segundo
obtusa, incapaz de obtener un título yres el maestro Marechal muestra, con Sombra (1926). Por fin ha conseguido
escolar como no fuera a través del robo humor y ternura, un sentido de la es- la autorización familiar –el banquete,
De murales y cartografías: imágenes de lectura, itinerarios de lectores Margarita Pierini | 57

esta vez, se realiza a la luz del día y mu- se limitan a contemplar el mundo de- Quiroga, Martínez Estrada, Glusberg,
chos invitados son conocidos, amigos, trás de los vidrios de sus ventanales, ni Luis Franco) recuperado por Horacio
casi parientes. Para esta joven poeta escuchan en silencio los debates filosó- Tarcus en el epistolario que descubre
a la que sus amigos y admiradores se ficos y poéticos en que se trenzan sus vínculos, formaciones hasta ahora no in-
empeñan en infantilizar, en conver- admiradores. Ahora hay un lugar para tegradas al canon–, la biblioteca sirve
tir en “una especie de prima, compa- ellas en la mesa del banquete, en la fo- como un hilo que conecta relatos, tes-
ñera de juegos y motivadora de fan- tografía, en el repertorio de los discur- timonios, narrativas fantásticas o sen-
tasías adolescentes en su jardín de la sos del homenaje. timentales, propuestas culturales, ideo-
calle Tronador” (Sarlo), el evento será logías, censuras y resurrecciones.
un momento iniciático: allí empieza a Así, las bibliotecas al aire libre que
compartir un diálogo y un intercambio 8. Bibliotecas: refugios, inauguran los concejales socialistas en
intelectual que la afirma en su lugar de asaltos, inquisiciones la década de 1920 (con la advertencia
escritora. (Es también el día de su en- y rescates de que “robar un libro que está a dis-
cuentro con Oliverio Girondo: doble posición de todos y para todos es trai-
iniciación, por lo tanto: en el amor, en Podría trazarse un itinerario de nues- cionarse a sí mismo. Tanto valdría ul-
la vida intelectual.) tra historia literaria a través de un re- trajar a su propio nombre en la persona
Se ha señalado en los estudios de corrido por sus bibliotecas: pensar, de la madre o de la hermana”).18 Más
género la diferente significación que por ejemplo, en los escritores que es- convencional, el recinto de la biblioteca
asumen ciertas periodizaciones según tuvieron al frente de la Nacional, en tradicional del barrio puede dar lugar
sus efectos en las vidas de los hombres un listado que necesariamente trae a para el encuentro amoroso, donde un
y las mujeres: “Vista desde la perspec- la memoria al francés Groussac, árbi- libro de Víctor Hugo cumple la fun-
tiva de las mujeres, la imagen que so- tro respetado y temido de las letras na- ción de unir corazones solitarios.19 Jus-
bre un determinado hecho o período cionales, a Martínez Zuviría, de larga y tamente para evitar esos encuentros, en
histórico podemos formarnos resulta fecunda obra en el edificio que es tam- la bien provista –según testimonio del
diversa de las interpretaciones tradi- bién la casa de su numerosa familia –en viajero Huret (1910)– biblioteca de la
cionales. […] Se ha subrayado que los la antigua sede de la calle México–, a Penitenciaría Nacional se prohíbe que
momentos cruciales de la historia han Borges, que la convierte en un espa- los libros a disposición de los presos
tenido efectos diferentes para hombres cio mítico. Y se suma, en la Biblioteca circulen también entre las presas: como
y mujeres”.17 de Maestros, la sombra de Lugones, se sabe, un libro puede cumplir, entre
Si para la mayor parte de los in- que una tarde va a salir de su trabajo otras funciones, la de llevar mensajes y
vitados el homenaje a Güiraldes posi- de siempre, con las rutinas de siempre, cartas no previstos ni deseados por los
blemente represente un banquete más, para embarcarse hacia un recreo del Ti- funcionarios.20
para Norah tiene un sentido especial, y gre donde escribirá su palabra final. La biblioteca, concebida como es-
así lo recuerda en sus memorias. Y por Entre la historia y la ficción, entre pacio de cultura, puede ser el objetivo
ese sentido fundacional podemos in- el homenaje y la memoria de los amigos de una apropiación literal, sin metá-
sertar el episodio en la historia de nues- que comparten tertulias y proyectos fora: en el robo de los libros de la es-
tras escritoras: ya no son invisibles, ni –en ese impensado quinteto (Lugones, cuela por parte de Silvio Astier y sus
58 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

amigos, interpreta Piglia, la novela Más cercanas en el tiempo, las bi- es un destino prometedor: la presen-
de Arlt opera una inversión del sen- bliotecas públicas son un objetivo al cia de un público lector en formación,
tido tradicional, una ruptura de códi- que atienden con particular cuidado un sistema editorial que empieza a
gos, un desafío a la sociedad letrada y los encargados de expurgar de nom- autonomizarse respecto de las casas
excluyente. bres y de ideas los estantes que se europeas, la circulación de sus textos
Otras bibliotecas: en los recuerdos abren al público. El disciplinamiento en tiradas que, aunque escasas –500
de los autores nacidos a finales del xix social tiene, entre otros mecanismos, ejemplares promedio– llegan a manos
(Victoria Ocampo, Jorge Luis Borges, el de hacer desaparecer de los ficheros de los críticos, reseñistas y demás in-
María Rosa Oliver, Delfina Bunge), es cualquier referencia a los autores pro- tegrantes de los habituales reductos
infaltable el pasaje donde se evoca la hibidos. Así, durante años resultaba de la cultura, ofrecen una perspectiva
gran librería, reunida por los padres o una curiosa aventura para el investiga- atrayente para quien tenga posibilida-
heredada de los antepasados, con ana- dor poco atento al contexto rastrear en des de elegir este destino.
queles de roble y sillones profundos. esos lugares una larga lista de escrito- Entre estos huéspedes del (otro)
En ese lugar –se narra– es donde se res argentinos: la historia literaria ofre- fin de siglo, Rubén Darío y Federico
produce el deslumbramiento frente a cía extraños espacios vacíos, saltos in- Gamboa se integran en el grupo del
un mundo nuevo, se recibe una heren- comprensibles, cortes abruptos y sin Ateneo, clásico y moderno a la vez:
cia espiritual para toda la vida. justificación. al lado de Rafael Obligado, Estrada,
Otro tiempo, otro escenario: en (Con el regreso de la democracia, Oyuela. Para el nicaragüense, ya re-
algún momento de mediados del siglo van saliendo a la luz y se reintegran a conocido como Maestro del Moder-
xx, registra Adolfo Prieto en su Socio- sus estanterías las obras que algunos nismo, la Argentina es el lugar donde
logía del público argentino, se incorpora al bibliotecarios lograron disimular en empieza a formar discípulos, y el espal-
mobiliario de millares de hogares argen- depósitos olvidados, contraviniendo darazo que otorga al joven Lugones,
tinos una pequeña biblioteca, gracias a disposiciones expresas: una de las for- recién llegado de su provincia medite-
que “la situación social y económica de mas de resistencia contra las normas rránea, así lo muestra.21
los últimos quince años ha convertido a del Poder desaparecedor). Entre los diplomáticos que México
la población activa del país en deposita- envía, Amado Nervo y Alfonso Reyes
ria de un pequeño excedente de bienes, llegan ya precedidos por su fama como
bienes asegurados por una nueva legis- 9. Huéspedes y viajeros, escritores, y así son recibidos por sus
lación social estabilizadora que ha ex- diplomáticos y exiliados colegas y lectores. Si en el caso de
tirpado, entre otras cosas, el temor del Nervo la muerte se encarga de trun-
futuro”. Ese mueble minúsculo conte- Por este mural de nuestra literatura cir- car rápidamente las expectativas que
nía, junto con el obligado diccionario, culan hombres y mujeres que llegan había despertado en el mundo cultu-
“algún tomo encuadernado en cuero” de otros países, a veces para quedarse, ral, Alfonso Reyes, en sus dos etapas
­–generalmente el Martín Fierro– y los a veces para seguir viaje, más tarde o como diplomático en el país, es incan-
libros baratos que podían adquirirse en más temprano. sable promotor de círculos, tertulias,
los sistemas de promoción adecuados a Para los escritores latinoamerica- conferencias, proyectos literarios, que
este nuevo consumidor. nos de finales del xix, Buenos Aires si bien resultan menos factibles de lo
De murales y cartografías: imágenes de lectura, itinerarios de lectores Margarita Pierini | 59

que garantizan los jóvenes escritores Paraná. Y Alejandro Casona adapte años 1890: entusiasmo, fe en el pro-
argentinos de promesa fácil, contribu- los títeres trashumantes de las Misio- greso, idealismo, fe en el pueblo, ro-
yen a dinamizar y a ampliar el pano- nes Pedagógicas al teatrito de una es- manticismo, socialismo y patria. […]
rama cultural, y dejan sembrados con- cuela porteña, y estrene cada año una El tonto no ha asimilado nada desde
tactos y planes que se irán concretando obra en los escenarios de Buenos Aires, que lo dejé en Santiago hace dos años.
desde lejos (su apoyo a la revista Sur, y sea el autor de tantos guiones de una Igual como dos gotas de agua... solo
después de una inicial desconfianza, de las épocas gloriosas del cine nacio- que está mejor afianzado en su tontería
es uno de estos aportes siempre reco- nal (La maestrita de los obreros, Cuando y por consiguiente más presuntuoso y
nocidos por Victoria Ocampo). Más florezca el naranjo, La pródiga). omnisapiente.23
que huésped, se convierte en anfitrión Algunos de estos viajeros llegan
que abre puertas y establece redes in- solamente de paso (como turistas, con-
telectuales y afectivas. Años más tarde, ferenciantes, invitados), pero la Gue- 10. Robinson en Buenos Aires
María Rosa Oliver recordará la hospi- rra altera todos los planes. Como en
talidad de la casa porteña de los Reyes: las grandes tormentas, quedarse donde Siempre me fascinó la idea del Robinson
“Por el ‘don de gentes’ de Alfonso y la se está no es un consejo: es el único re- Crusoe. […] El Eternauta, inicialmente,
espontánea cordialidad de Manuela, la curso posible. Entre los que se que- fue mi versión del Robinson. […] Me
Embajada de México en Buenos Aires daron (24 años, en este caso) , un no- fascinaba la idea de una familia que
se había convertido en el lugar donde velista polaco que se muestra reacio quedaba sola en el mundo, rodeada de
muchos argentinos nos veíamos por a ingresar en algunos de los circuitos muerte y de un enemigo ignorado e in-
primera vez las caras y advertíamos, de consagración ya establecidos, y que alcanzable. Pensé en mí mismo, en mi
por lo tanto, hasta qué punto vivíamos traza en su Diario la imagen de esa familia, aislados en nuestro chalet y co-
en compartimentos estancos”.22 Argentina intelectual “tan estetizante mencé a plantearme preguntas.
El exilio republicano trae sus poe- como filosofante”, desde una perspec- (Oesterheld)
tas, sus editores, sus dramaturgos, sus tiva distante, políticamente incorrecta
novelistas. Pero escribir poesía y novela –para uno y otro lado–, muchas veces La que Rodrigo Fresán califica como
no alcanza para sobrevivir, y por eso se irritante. El mismo Gombrowicz que, “una de las contadas Grandes Nove-
multiplican en las mil tareas que todo desde el barco que lo devuelve a su las Argentinas de la clase media”24 se
exiliado va descubriendo que puede –y patria en 1963, les grita a sus jóvenes publica en 1957 en su primera versión
más o menos sabe– realizar. Y así en- amigos-discípulos la famosa consigna en la revista Skorpio –de las sucesivas
contramos sus nombres en prólogos, parricida : “¡Muchachos, maten a Bor- reediciones, continuaciones y refor-
traducciones, diseños gráficos, correc- ges!”, es el que ha descrito sus encuen- mulaciones se ha ocupado una extensa
ciones, de la renovada industria edito- tros con un joven Santucho (1958) en bibliografía en torno a esta historieta
rial de esos años de las décadas 1940 Santiago del Estero desde el escepti- (?) convertida en objeto de culto por
y 1950. cismo de quien está de vuelta de todo. razones que trascienden lo literario.
Pero también hay tiempos y espa- Está muy presente, dice Fresán, “el va-
cios abiertos para que el marinero en En general, me recuerdan mucho a lor simbólico/profético que muchos le
tierra escriba las Baladas y canciones del Zeromski y a sus compañeros de los adjudican a partir de lo que vino des-
60 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

pués, de la desaparición de su creador, estado puro), por lo que tiene de efí- –como adquiriendo una nueva dimen-
de tantas nevadas mortales”. mero, por su carácter barato y masivo. sión– algunas calles, alguna plaza, un
Pero eso vendrá más tarde. Lo que Faltan todavía unos años para que el puente, una esquina. (Cada uno de no-
nos interesa destacar primero, vol- semiólogo Eco convierta en objeto de sotros puede ubicar los nombres que
viendo al momento de su creación, es investigación las estructuras y recursos diseñan su propia geografía literaria.)
el universo editorial que produce, en del comic, y se produzca una revisión de Un proceso similar opera –me
la década de 1950, una verdadera eclo- las categorías del juicio literario. Pero parece– para el mapa de la lectura.
sión de revistas, colecciones, editoria- esto no es un obstáculo para que más Cada una de ellas se sobreimprime
les de difusión masiva, que proveen al de una generación de lectores reco- sobre la huella de muchas lecturas.
lector –por lo general jóvenes o ado- nozca su formación como tales –y, en Así, nuestra literatura, después de
lescentes, por lo general varones– de muchos casos, su formación como fu- dos siglos, está siempre en construc-
narraciones ficcionales a través del gé- turos escritores– a partir del consumo ción, abierta –como dice Williams–
nero de la historieta. Relatos bélicos, devoto y fervoroso de este mundo de a “diferentes percepciones sobre lo
de ciencia ficción, el criollismo revi- ficción. que ocurre, diferentes posibilidades,
vido y revisado, el espionaje, la aven- Los años de 1960 verán decaer ese diferentes puntos de vista, diferentes
tura exótica, aportan los temas que se consumo, en parte –es la explicación relaciones”.
nutren de una larga tradición litera- más extendida– por la multiplicada
ria (Salgari, Stevenson, Verne, Con- presencia de la televisión en la mayor Buenos Aires, febrero de 2010.
rad, Melville, entre otros) en la que se parte de los hogares. A pesar de eso,
han formado sus guionistas, como re- la historieta conserva su magnetismo,
cuerda el propio Oesterheld. el número de lectores suficiente como
La industria editorial de la publica- para promover, en diciembre del 76, Notas
ción semanal se convierte en fuente de una nueva versión de El Eternauta.
trabajo para un nutrido grupo de escri- Que es la que le llevará el oficial de 1 D. Sarmiento, Recuerdos de provincia,
tores, dibujantes, traductores, correcto- la esma a una de las mujeres allí secues- Buenos Aires, Universidad de
res. Y lo demuestra la larga nómina de tradas: “Hablando de regalos y perver- Belgrano, 1981, cap. Mi educación,
revistas que aparecen y desaparecen en siones –relata Adriana Marcus– siem- pp. 253-254.
2 “Entrevista a Julio Cortázar”, Encuesta
esa década, y las editoriales, más gran- pre recuerdo que un día entró Rubio
a la literatura argentina contemporánea,
des o más pequeñas, que incorporan a en el Camarote donde dormía con mis
Buenos Aires, ceal, 1982.
su catálogo colecciones de historietas. compañeras y me dio una revista. ‘Esto 3 José Mármol, Amalia, La Habana,
Frontera, Más Allá, Hora Cero, Miste- te va a gustar, leelo’, me dijo, y me dio Casa de las Américas, 1976, p. 253.
rix, Ases del Oeste, Rayo Rojo, Hazañas, El Eternauta. Yo no lo conocía. Lo leí 4 “El hogar del poeta, convertido por
El Tony, son algunos de los títulos que completo”.25 el respeto de sus conciudadanos en
ilustran esta variedad. un templo donde se oficia el ritual de
No es, en su momento, una lectura Los escritores, los poetas, le suman los homenajes al civismo y al amor de
jerarquizada en el estatuto de las letras: nuevos edificios a la arquitectura de lo bello…”. De la entrevista a Guido
por ser solo ficción (entretenimiento en nuestras ciudades, vuelven visibles Spano en El Hogar, 1/2/1911.
De murales y cartografías: imágenes de lectura, itinerarios de lectores Margarita Pierini | 61

5 Carlos Guido y Spano, Autobiografía, 15 Constancio C. Vigil, “El negro acentuarían cuando aquéllos supieran
Buenos Aires, Troquel, 1966, p. 81. Lorenzo”, en Mangocho. Libro que los textos iban a ser leídos por
6 Adolfo Prieto, La literatura aprobado como texto de lectura las mujeres, lo que ocasionaría un
autobiográfica argentina, Buenos Aires, para 4º grado, 3ª ed., Buenos Aires, aumento en las tareas de revisión y
Ed. Jorge Álvarez, 1966, p. 107. Atlántida, 1928. control que actualmente se efectúan
7 Como es sabido, la célebre arenga de 16 En torno al criollismo, op. cit. en los pabellones”. Revista Penal y
Mitre (“En un día en los cuarteles, 17 Carmen Ramos Escandón, “La nueva Penitenciaria, año vi, Buenos Aires,
en quince en la Asunción, en tres historia, el feminismo y la mujer”, enero-diciembre de 1941.
meses de regreso a sus hogares”) en Ramos, E. (comp.), Género e 21 Rubén Darío, “Autobiografía”,
resultó poco exacta: la guerra contra el historia: la historiografía sobre la mujer, publicada en Caras y Caretas, 1912.
Paraguay se prolongó por cinco años. México, Instituto Mora-Universidad 22 M. Rosa Oliver, Mi fe es el hombre,
8 Véase su artículo “Le roi s´amuse”, Autónoma Metropolitana, 1992, p. 11. Buenos Aires, ed. Carlos Lohlé, 1981,
en Poesías de Guido y Spano y Rafael 18 Nota de la Comisión Directiva de la pp. 281-282.
Obligado, selección de Beatriz Sarlo, Biblioteca Obrera, para los lectores 23 W. Gombrowicz, Diario argentino,
Buenos Aires, ceal, 1967. de las Bibliotecas Públicas al Aire Buenos Aires, Ed. Sudamericana,
9 58 ediciones de 1.000 ejemplares cada Libre. 1967.
una, en los primeros 10 años. 19 Véase “La sospecha” de E. Garrido 24 “He vuelto a leer El Eternauta
10 Citado por Jorge Rivera en la edición Merino, publicado en La Novela varias veces y no ha dejado de
crítica del Martín Fierro, a cargo de Semanal en abril de 1924. conmoverme y asombrarme. No
Elida Lois y Angel Núñez, Buenos 20 El Director del Hospital Penitenciario tengo dudas en cuanto a que se trata
Aires, Sudamericana, Colección Central solicitaba que se proveyera de una de las contadas Grandes
Archivos, 2001, p. 500. a las presas allí internadas los libros Novelas Argentinas de la clase media
11 Adolfo Prieto, Sociología del público de la Biblioteca de la Penitenciaría (Mafalda es la otra) y que nos cuenta
argentino, Buenos Aires, Ediciones Nacional. El director de Institutos y nos retrata y nos define mejor
Leviatán, 1956, pp. 59 y 65. Penales, Eduardo A. Ortiz, rechaza que muchos, demasiados, libros de
12 Citado por Cané. Véase En torno al ese pedido aduciendo las dificultades historia”. Sudestada, Nº 41, Buenos
criollismo, ed. A. Rubbione, Buenos en la entrega, selección y retiro de Aires, agosto de 2005 .
Aires, ceal, 1983, p. 237. esos libros. Uno de los mayores 25 VV. AA., Ese infierno. Conversaciones
13 Adolfo Prieto, Sociología del público inconvenientes que aduce son “las de cinco mujeres sobrevivientes de la
argentino, op. cit., p. 67. leyendas que continuamente inscriben esma, Buenos Aires, Sudamericana,
14 Ibid. los reclusos en los libros, que se 2001, p. 181.
investigación | ciencias sociales | vida democrática 63
Fuerzas armadas y proceso
democrático en la Argentina
Sabina Frederic

E
s sabido que la investigación gación de policías y militares. La apa-
científica en ciencias sociales rición de estos estudios difícilmente
no ha elegido entre sus objetos escape a los avatares del proceso de-
de interés a policías y militares hasta mocrático experimentado por nuestra
muy recientemente. Solo han sido ob- sociedad luego de finalizado en 1983
jeto tangencial de análisis cuando los unos de los períodos más virulentos
investigadores en ciencias sociales bus- de la historia política de la Argentina,
caban entender ámbitos de los cuales el autodenominado Proceso de Re-
unos u otros eran parte, como el cri- organización Nacional. Dicha apari-
men, la justicia, el gobierno de la poli- ción constituye, desde nuestro punto
cía, o la democracia, en el primer caso; de vista, una inflexión en las ciencias
y el ejercicio de la ciudadanía, los gol- sociales argentinas. Para dar cuenta
pes de Estado, las violaciones a los de- de esta ahondaremos en el modo en
rechos humanos, la guerra, el gobierno que los policías y los militares fueron
civil de los militares, entre otros, en el construidos como objetos de conoci-
segundo. En coincidencia con el bi- miento, considerando los antecedentes
Sabina Frederic es doctora centenario, jóvenes cientistas sociales teóricos disponibles, principalmente
en Antropología Social. comienzan a interesarse por la investi- fundados hasta antes de este punto de
64 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

inflexión, en la teoría de las relaciones mergen en la investigación empírica aceptados por el resto de la comuni-
cívico militares y su aplicación poste- de lo que ha sido clasificado categó- dad académica. Esta aceptación, valga
rior al examen del gobierno civil de los ricamente por la crueldad extrema de aclarar, es un consentimiento tácito
policías. los actos implicados. Uno de ellos es a la correspondencia entre las pers-
Excedería las posibilidades de este conseguir dicha legitimidad por el pectivas que tienen a policías y mili-
artículo mostrar el conjunto de condi- hecho de mostrar un valor inusitado tares como objeto de conocimiento
ciones socioculturales y políticas que al haberse atrevido a ingresar en las y el proceso de consolidación de un
habilitaron en vísperas del bicentena- sombras de nuestra vida social. El otro régimen democrático para el Estado
rio la aparición de este nuevo objeto, consiste en desarrollar una investiga- nación argentino. Algo que hasta
como muy probablemente lo hayan ción empírica para arribar a las premi- ahora parecía imposible pensar, a las
hecho con otros objetos de conoci- sas de las cuales se partió y reprodu- fuerzas armadas y de seguridad adhi-
miento, que nos permiten ampliar la cir el discurso políticamente correcto, riendo, apoyando, sosteniendo un or-
comprensión de nichos constitutivos aquello que se puede escuchar. den republicano –o al menos no cons-
de la realidad argentina. Nos concen- Los 200 años del acontecimiento pirando contra él–, hoy la inclusión de
traremos por ello en entender el cómo convertido en hito de la conformación estos agentes a la vida democrática se
más que el por qué. Es decir, determi- de la Argentina como un Estado na- torna imaginable para un grupo aún
nar las condiciones teóricas y meto- ción moderno coinciden entonces con minoritario de intelectuales e inves-
dológicas mediante las cuales dicho la posibilidad de iluminar a policías y tigadores en ciencias sociales, parti-
punto de inflexión se hizo efectivo. militares desde un punto de vista cien- cularmente jóvenes iniciándose en la
Como el análisis empírico de la socia- tífico. Nuestro argumento aquí es que investigación. En este sentido, nos
bilidad de militares y policías indica, la construcción de objetos que supo- detendremos en dos publicaciones:
algunos jóvenes investigadores logra- nen la inmersión del investigador en Militares o ciudadanos. La formación
ron posicionarse de un modo antes los contextos habitados y conforma- de los oficiales del ejército argentino de
impensable, sumergiéndose en mun- dos por aquellos a quienes el Estado Máximo Badaró y De civil a policía.
dos antes rechazados tácita o explíci- les confía el uso de las armas públicas, Una etnografía del proceso de incorpora-
tamente, por ser hábitat de sujetos y resulta de condiciones propicias para ción a la institución policial de Mariana
prácticas impuras, inmorales e ilega- la elaboración de perspectivas capaces Sirimarco, para mostrarlos como ex-
les, y desde todo punto de vista, so- de entender científicamente las diná- presiones de ese punto de inflexión
cialmente condenables. En tal sentido, micas que estructuran las conductas en la agenda académica de las ciencias
la inflexión de la que hablamos indica de los hombres y mujeres que confor- sociales.1 De tal suerte que el bicente-
un movimiento de aproximación con- man la policía y las fuerzas militares. nario llega para algunos cientistas so-
ceptual y personal de los investigado- Entre esas condiciones quisiéramos ciales con la visión de que es posible
res en terrenos repudiados por la co- subrayar lo que puede describirse la introducción de las fuerzas armadas
munidad académica, ámbito donde como la alteración de los parámetros –militares y policías– en el proceso de
por otro lado deberán legitimar sus de politización del campo intelectual conformación de un Estado nación re-
estudios. Sin dudas, existen dos gran- actual, respecto al de décadas pasadas, gido por principios democráticos. Es
des peligros para estudios que se su- que ha permitido construir objetos, la apreciación de esta posibilidad que
Fuerzas armadas y proceso democrático en la Argentina Sabina Frederic | 65

convoca a unos pocos cientistas a ana- en la Argentina que tuvieron a milita- El abordaje de la socialización inicial
lizar la incorporación efectiva de esos res y policías como sujetos de conoci- de oficiales del Ejército argentino y de
agentes en este proceso y a compren- miento. El objetivo es establecer cómo policías, como veremos, busca deter-
der las potencialidades y obstáculos de fueron caracterizados los militares minar las zonas de integración efectiva
una adhesión plena. Ellos abandonan bajo la perspectiva de la comprensión de quienes disponen del uso potencial
el enfoque clásico de aproximación de de las relaciones cívico-militares o del de la violencia pública al orden social
las relaciones cívico-militares, tam- gobierno civil de las fuerzas de seguri- democrático distinguiéndolas de aque-
bién aplicado al gobierno de la policía dad o armadas entre la transición de- llas donde prima la extrema diferencia-
que, como hemos demostrado en Los mocrática y el presente, poniendo de ción de lo civil.
usos de la fuerza pública,2 prevaleció en relieve los antecedentes teóricos y su
los primeros 25 años de régimen de- origen. Veremos que la visión sobre
mocrático en la Argentina, entre 1983 la policía que prevaleció hacia fines de Sobre el enfoque de las
y el 2008. A cambio, buscan entender la década de 1990 recoge el enfoque relaciones cívico-militares
dicha viabilidad estudiando aquellos de las relaciones cívico-militares para
contextos de estructuración de la vida aplicarlo, como dijimos, al gobierno de Hasta muy recientemente la preocu-
de esas personas que optaron por in- la policía. Retomamos aquí nuestro ar- pación de los académicos –como en
corporarse a las fuerzas armadas en gumento sobre las limitaciones de esa general se distinguen, o los distin-
tanto policías o militares. Esos contex- visión dualista que divide al Estado guen los políticos, a quienes produ-
tos son los de la socialización inicial nacional en civiles y militares, en tanto cen y despliegan pensamientos, ar-
dentro de la institución, es decir la niega dogmáticamente los espacios gumentos e incluso proposiciones
fase de formación básica donde se rea- donde se definen los agentes sociales pasibles de ser incorporadas muy di-
liza el pasaje de civil a militar tal como que integran las fuerzas armadas y de rectamente el campo político– giraba
indica el trabajo de Badaró, y de civil seguridad, y en consecuencia impide la principalmente en torno de cómo go-
a policía como lo hace Sirimarco. En la comprensión cabal de los problemas y bernar a los militares y a los policías.
visión de estos autores, ahí residiría la condiciones del gobierno democrático Esta cuestión del gobierno civil de lo
clave para determinar si los principios de los uniformados.3 no civil excluía el diálogo con el pro-
básicos de la democracia están pre- La segunda parte estará dirigida blema del gobierno de otros agentes
sentes, cómo juegan en la instancia de a describir el modo en que militares del Estado, como maestros, médicos,
acceso, formación y socialización en y policías son configurados como ob- jueces, u otros campos profesionales
el oficio o profesión de policía o mi- jetos de indagación empírica y cómo que aun manteniendo una relación
litar, y qué prácticas y concepciones esta obedece a la ubicación de las res- consustancial al Estado no revisten
propias de esta socialización operan pectivas investigaciones no solo en el problema de conducción de aque-
como obstáculos a la democratización una agenda de investigaciones acadé- llos. Las razones son ampliamente co-
de estos agentes. micas, sino en su articulación con una nocidas y nos remiten a la participa-
La primera parte de este artículo agenda pública de temas ligados a la ción política de las fuerzas armadas y
estará dirigida a dar cuenta de las lí- constitución del Estado nación argen- la actuación de las policías en la aspi-
neas de pensamiento prevalecientes tino en esta etapa de su conformación. ración al mantenimiento de un orden
66 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

político conservador, fundándose en bían sido protagonistas –más visibles Es esta concepción que lo lleva a estu-
el ejercicio ilegal –y a veces ilegítimo– que los civiles usuarios de esa fuerza–, diar las relaciones del ejército y del po-
de la violencia de Estado. Es decir que poco a poco esta tornó a la definición der en el marco de la “crisis política ar-
el gobierno de las fuerzas armadas y de orientaciones políticas mediante las gentina”, entendiendo como expresión
de seguridad como problema es con- cuales policías y militares, en su singu- de ella los golpes de Estado, así como
secuencia de lo que se ha visto como laridad, pudieran ser conducidos en un las conspiraciones y los gobiernos de
una inversión o desvío del régimen de- orden democrático. facto. El caso argentino debió su inte-
mocrático, donde los militares en tanto Del primer problema, es decir de rés a que era la expresión del denomi-
tales, no deben gobernar a los civiles y la intervención política de las fuerzas nado por entonces “militarismo latino-
estos deben conducir a los cuerpos en- armadas, o politización de la milicia, americano”, pero no podía explicarse
cargados de administrar la violencia le- se habían ocupado autores extranje- por el subdesarrollo, considerando que
gítima de Estado. ros, entre fines de la década de 1960 y no se trataba del país más empobre-
El abordaje de este problema se comienzos de la de 1980. Robert Po- cido de América Latina y sin embargo
inició hacia finales de la década de tash (1969) y Alain Rouquié (1981, era de los que mayor inestabilidad po-
1980 durante la denominada transi- 1982), marcaron el estudio histórico lítica había tenido. La comprensión de
ción democrática y continuó las si- de esas intervenciones, analizando a la “génesis del poder militar” desde
guientes décadas. Esto conformó un las fuerzas armadas como actores cen- dicho punto de vista, lo llevó al estu-
campo de expertos en defensa y se- trales de este proceso, pero no exclusi- dio del reclutamiento de oficiales, sus
guridad de tendencia progresista –no vos. Sus estudios, a diferencia de otros orígenes y lazos sociales, develando la
conservadora– comprometidos con el producidos por investigadores argen- realidad de este grupo social, pero ins-
régimen republicano de gobierno que tinos, enfocaron a los militares como cribiéndolo a la vez en la sociedad de
desde la sociología y la ciencia política protagonistas de un sistema político, procedencia e inserción. Su enfoque
alimentaron la comprensión primero y no como agentes aislados o autóno- es deudor de una explicación funcio-
y luego la prescripción de las políti- mos a este y la sociedad mayor.5 Decía nal. Así, el interés por conocer la so-
cas que permitirían la conducción po- Rouquié: ciabilidad militar resultó del interés
lítica de las fuerzas armadas y de se- por comprender la intervención de los
guridad.4 Cabe señalar que ha sido la Ni el ejército en sus cuarteles, ni la ma- militares en el ejercicio del poder por
Universidad Nacional de Quilmes la rina en sus bases o en el mar, viven en sus consecuencias políticas, econó-
institución que alojó a estos académi- un aislamiento insular. En todos los micas y sociales, esto por sus efectos
cos, facilitó y promovió su desarrollo niveles y por todas partes, los militares sobre esa misma sociabilidad y sobre
en tanto expertos que alternaron la se encuentran inmersos en la sociedad las representaciones que la sustentan.
función pública durante la década de global con sus tensiones, su agitación Para este autor las fuentes principa-
1990 y lo que va de la primera década y sus conflictos […] Y el ejército, aun les del poder militar en la Argentina
de este siglo. cuando parezca controlar el aparato se deben “tanto a las representaciones
Si en el origen de esta preocu- de Estado, solo es un elemento del sis- resultantes de una antigua función his-
pación estaban los golpes de Estado tema político, una pieza maestra por tórica como a las estructuras o al re-
de los cuales militares y policías ha- cierto, pero nada más.6 clutamiento de las instituciones mili-
Fuerzas armadas y proceso democrático en la Argentina Sabina Frederic | 67

tares contemporáneas”.7 Los símbolos de la oligarquía, mientras una amplia estos su sociabilidad al mundo propia-
y valores son para Rouquié un aspecto mayoría lo hacía de las capas superio- mente militar. En el primer grupo es-
central no solo de la génesis sino del res de la clase media, principalmente tán quienes proceden de esos núcleos
desarrollo de ese “militarismo”, “los de entre hijos de inmigrantes que bus- sociales y tienen la más alta jerarquía,
argentinos no están lejos de pensar caban prestigio y pertenencia social. en el segundo, el resto de la oficialidad.
que su país es una creación de sus ge- No obstante, las dificultades que hasta Así, afirma Rouquié:
nerales”. Así, la participación del ejér- la década de 1930 tenía el ejército para
cito en sucesivas batallas no solo tuvo el reclutamiento, resultante del mayor El oficial tiene aspiraciones dema-
un efecto práctico de dominio, sino valor social atribuido a la formación siado altas y una mentalidad dema-
también le proporcionó a la nación universitaria en derecho o medicina, siado elitista como para frecuentar los
independiente símbolos y valores sin aún cuando era solo una minoría la ambientes correspondientes a su nivel
los cuales no podría haber, en un país que pertenecía al grupo dirigente, este de ingreso. Pero se encuentra en la im-
nuevo, afirma Rouquié, existencia na- marcaría la tónica.10 De hecho, señala posibilidad material de mantener su
cional duradera.8 Rouquié, la dirección del Colegio Mi- rango en la buena sociedad civil. De
El análisis del autor sobre el re- litar de la nación hasta 1916 estuvo a ello resulta, además de una concen-
clutamiento y la sociabilidad militar a cargo, repetidas veces, de oficiales pro- tración en la profesión y un “encerra-
comienzos del siglo xx y sus transfor- cedentes de la oligarquía, imprimiendo miento” en el interior de la sociedad
maciones respecto del siglo xix es lo una cierta impronta ideológica y polí- militar, una exaltación moralizadora
que nos resulta de mayor interés; una tica a los oficiales. Ahora bien, para del servicio y una mística de la austeri-
dimensión que Potash (1981) poco ex- explicar las percepciones sociales dife- dad que forman el sustrato de la men-
ploró al abordar únicamente el origen renciales de los oficiales y sus actitudes talidad militar en la Argentina.11
regional y nacional de los generales del políticas sugiere precisar la situación
Ejército hasta la década de 1930, so- social concreta de estos y determinar Destacamos esa afirmación de Rouquié,
bre los cuales menciona el paralelismo su socialización política, analizando pues pone de relieve una dimensión
respecto de la sociedad argentina com- entonces con quiénes se casan, sus afi- clave y lo hace en forma inédita: cómo
puesta por entonces por hijos de pri- liaciones voluntarias, sus amistades, se estructura la diferenciación o divi-
mera generación de inmigrantes y ad- etc. Es aquí donde Rouquié descubre, sión entre civiles y militares. Lamen-
vertir que: “Los estudios acerca de los contra el sentido común, una dimen- tablemente, esta no ha sido explorada
orígenes sociales del cuerpo de oficia- sión sumamente importante incluso y contrastada posteriormente por los
les se encuentran todavía en su infancia para comprender hoy la estructuración cientistas sociales, ni de nuestro país ni
[...]”.9 Una década más tarde, Rouquié social de las fuerzas armadas en la Ar- del exterior, probablemente por las di-
explora los registros del Colegio Mili- gentina, en su relación social y simbó- ficultades en el acceso a cierta informa-
tar y otras fuentes, y muestra la ausen- lica con lo civil. Rouquié establece una ción que en su obra Rouquié advierte.
cia de homogeneidad social –en térmi- distinción muy importante al interior En la corriente vernácula de estu-
nos de clase social– de la oficialidad de de la oficialidad, entre quienes tienen dios sobre las relaciones cívico-milita-
principios de siglo. Solo una porción una vinculación social asidua con la res –que dicho autor también reconoce
muy reducida de la muestra provenía oligarquía civil y quienes no, limitando como propia–, existe una presun-
68 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

ción sociológica que asume dicha co- ciudadanos que eligieron pertenecer y resulta por cierto inédito en la Ar-
rriente, sin preguntarse qué la cons- desarrollar la carrera de las armas de gentina y de los pocos estudios de su
tituye. Aquélla aborda la cuestión del quienes no lo han hecho, ineludible género con los que se cuenta en la re-
gobierno civil de las fuerzas armadas a los fines de determinar quiénes go- gión. El carácter original del objeto
y de seguridad –dado que el enfoque biernan a quiénes, o de establecer qué propuesto por el autor reside en que
es estructuralmente el mismo– pre- espacios de autonomía profesional de- no ha habido hasta ahora enfoques in-
sumiendo el carácter de lo civil y de berían dejársele al propio dominio de teresados en indagar cómo se forman
lo militar, como si el sentido particu- los militares; del otro, desprecia todos los militares profesionalmente en el
lar que esta distinción cobra no fuera aquellos espacios en los que militares marco democrático actual, sus aspec-
parte constitutiva del problema. Qué y civiles se asemejan, por nacionalidad, tos internos y las experiencias indivi-
debe ser un militar en la Argentina, género, clase social, grupos de perte- duales de sus integrantes, como otros
cómo debiera asumir su función pro- nencia, provincia o ciudad de origen, tantos aspectos relativos al desarrollo
fesional, qué clase de relaciones debiera e incluso todos aquellos de socializa- y desempeño profesional. Por ello, en-
tener con otros cuerpos profesionales ción primaria compartidos. Esta invi- tre sus principales objetivos está el de
burocráticos y/o liberales, hasta qué sibilización niega los aspectos que han determinar si esa formación es cohe-
punto debiera diferenciarse de esas integrado simbólica, social e históri- rente con este “marco democrático ac-
profesiones estatales portadoras de ór- camente a militares y civiles en la Ar- tual”. Con tono crítico, subraya: “No
ganos y reglas propias y cómo debiera gentina, como los rasgos profesiona- sería exagerado plantear que todos los
emparentarse con otras son preguntas les análogos, pero fundamentalmente cambios que el Ejército ha introdu-
que remiten directamente a la cuestión desconoce aquellos aspectos que en cido desde 1983 hasta 2005 en el pro-
de su gobierno pero que requieren cla- efecto distinguen a los militares de ceso de reclutamiento y socialización
ramente del conocimiento del sentido otros grupos sociales y profesionales. de sus miembros han sido producto
que asume ser militar, de acuerdo con Es justamente esta dimensión la que de su propia iniciativa”.12 Solos en esa
la trama de relaciones y valores puestos constituye la fuente primaria de la di- tarea, qué posibilidades pudieron te-
en juego en cada circunstancia histó- ferenciación de los militares y que ha ner de volver coherente con el marco
rica. Esta cuestión remite a la pregunta sido abordada por Badaró y Sirimarco democrático una institución univer-
de si es posible agotar el sentido de lo desde un punto de vista etnográfico. salmente jerárquica y vertical, parece
militar diferenciándolo de lo civil, o preguntarse el autor entrelíneas.
es necesario introducir otras variables El libro recorre esas dimensiones
para mostrar esa distinción como una La socialización de la socialización militar de oficiales
consecuencia que funciona en ciertos inicial de oficiales del del Ejército argentino que permiten
contextos y situaciones particular- Ejército argentino apreciar las tensiones, contradiccio-
mente a lo largo de la carrera. nes y ambigüedades entre su forma-
Además, si de un lado esa división Considerando el escenario en el cual ción como ciudadanos y como militares.
civil militar remite a un sistema clasifi- las ciencias sociales abordaron a las Como el mismo título del libro indica,
catorio social y políticamente recono- fuerzas armadas, el trabajo Milita- su autor encontró más oposición en-
cido, donde se puede distinguir a los res o ciudadanos, de Máximo Badaró, tre esos términos que solapamiento.
Fuerzas armadas y proceso democrático en la Argentina Sabina Frederic | 69

En el “esfuerzo autónomo” del Ejér- tres ejes de investigación seguidos por mica y la subunidad donde se realiza la
cito por refundar su identidad como el autor: 1) el nuevo modelo de militar instrucción militar; entre la moralidad
ciudadanos militares la ausencia de ar- y las reformas educativas del cmn (Co- asociada a la masculinidad institucio-
ticulación con otros sectores y de di- legio Militar de la Nación); 2) las re- nal y la de las “cucarachas”, las cadetes
rección de la conducción en Defensa laciones de género postincorporación femeninas; y finalmente las memorias
hacia finales de la década de 1990 y de mujeres a la carrera de oficial; y 3) la sobre el Ejército y las fuerzas arma-
hasta que realiza su trabajo de campo construcción y transmisión de las me- das argentinas en un escenario demo-
durante el 2004 y el 2005 parece ha- morias institucionales, permiten ver la crático y en el contexto de los juicios
ber contribuido a la escisión entre combinación, coexistencia y relaciones a militares acusados de crímenes de
tales categorías. Una de las tesis del entre esa dimensión sacralizada de la lesa humanidad durante el autodeno-
estudio es que en ese esfuerzo de re- identidad militar –basada en una moral minado Proceso de Reorganización
conversión de la identidad institucio- de tipo religiosa– y aquella que busca Nacional.
nal, el Ejército argentino no ha modi- la secularización, finalmente despareja, Quisiéramos destacar de su argu-
ficado una dimensión sobre la cual ha ambigua y ciertamente inconclusa. mento la relación trazada por Badaró
intentado construir, al menos desde Badaró desarrolla los tres ejes de entre la dimensión sagrada y la secular
la década de 1930, su legitimidad pú- su argumento organizando el libro en la formación de oficiales. La coexis-
blica: la dimensión moral de la profe- entre partes y un total de ocho capí- tencia y hasta compatibilidad de ambas
sión militar. Esta moral resulta para tulos. La primera parte y sus dos ca- dimensiones no permite fundar una
el autor contradictoria con la noción pítulos ofrecen los aspectos salientes identidad militar democrática, pues la
de ciudadanía debido a que es conce- de la configuración histórica hacia co- sacralización de la formación fundada
bida y producida –como él lo demues- mienzos del siglo xx del carácter que en el valor dado al sufrimiento del ca-
tra– a partir de la idea del desarrollo asumió la formación militar, la formas dete impide colocar al futuro oficial en
de virtudes superiores y singulares de de evaluación de los aspirantes, canti- relación de igualdad moral respecto
los oficiales. Estas virtudes, que con- dades históricas y perfiles actuales de de otros ciudadanos. El sufrimiento,
forman dicha moral, son forjadas du- los aspirantes. En la segunda parte del dice Badaró muy acertadamente, se
rante la formación inicial a instancias libro y sus dos capítulos desarrolla los convierte en una pedagogía, un ins-
de prácticas y representaciones funda- aspectos centrales del proceso de ini- trumento para crear y demostrar la
das en el sufrimiento que refuerzan la ciación y conversión del aspirante en identificación individual con el grupo
creencia en dicha superioridad moral. “bípedo” y de este en “cadete”, resal- y cimentar la identidad militar como
Así, en su análisis sobre la tenden- tando de la socialización militar ini- una moralmente excepcional y supe-
cia a la secularización de la socializa- cial la socialización moral de las emo- rior. Esto contribuye a sostener la co-
ción militar inicial, Badaró muestra ciones. La tercera parte y cada uno de existencia de dos nociones sobre la
que se trata de un proceso desparejo, sus cuatro capítulos están orientados profesión militar, una que concibe al
contradictorio e inconcluso donde a mostrar las tensiones que describen Ejército argentino como una institu-
prima la fragmentación y ambigüedad los ejes mencionados: entre el modelo ción cuya finalidad es ser el brazo ar-
de sentido en la construcción y trans- educativo universitario y las tradicio- mado de la patria –a instancias de un
misión de esa identidad militar. Los nes doctrinarias; entre el aula acadé- supuesto vínculo privilegiado con la
70 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

esencia de la nacionalidad argentina–, civiles pero tampoco militares. La cate- con “métodos y técnicas de investiga-
y otra que subraya la subordinación de goría de “bípedos” es interpretada por ción cualitativa realizado de acuerdo
las fuerzas armadas al Presidente de la Badaró en tales términos, su cuerpo es con la tradición de la disciplina an-
Nación en su calidad de comandante presocial, simboliza su ubicación am- tropológica”, en el Liceo Policial, la
de la nación. bigua entre dos mundos, el civil y el Escuela de Policía Juan Vucetich y la
El mecanismo sociológico me- militar. Entre esos dos mundos el mi- Escuela Superior de Policía, de la Pro-
diante el cual se configura la impronta litar significa la valoración progresiva vincia de Buenos Aires, y la Escuela
sagrada en la socialización de los mili- del sacrificio como categoría moral. El de Suboficiales y Agentes de la Poli-
tares resulta de una muerte civil. Esta sacrificio es sobre el cuerpo pero fun- cía Federal Argentina. El universo de
se realiza, dice Badaró: damentalmente sobre las emociones. agentes tomado por la autora cubre
El pasaje que revela la salida de la li- dos policías, la de la Provincia de Bue-
[…] en un sentido inverso al expre- minaridad se experimenta en torno al nos Aires y la Federal, y dos niveles: el
sado por Goffman. Antes de atravesar sentimiento de extrañamiento hacia la medio, correspondiente al Liceo Poli-
la muerte civil –y suprimir hábitos y familia. Afirma Badaró: “[…] los cade- cial, y el terciario: para el caso de la for-
comportamientos civiles– los cade- tes que solicitan la baja por extrañar a mación de oficiales de la Provincia de
tes deben aprender a identificarlos y la familia, son aquellos que no logran Buenos Aires y suboficiales de la Poli-
rotularlos como tales y contraponer- pasar de extrañar a la familia a sacrifi- cía Federal.
los con normas y formas de compor- carse por ella […]”.15 En su recorrido, la autora mues-
tamiento definidas como propias de tra las evidencias de un pasaje de un
la condición de militar. Los novatos estatus a otro, de civil a policía, el cual
[…] aprenden a poner en práctica un La socialización inicial de puede ser para ella mejor compren-
sistema de clasificaciones que les per- policías en Buenos Aires dido de apelar al concepto de ritual de
mite identificar, evaluar, y catalogar iniciación. Con la referencia a otras et-
como civiles a personas, actos, ges- El libro de Mariana Sirimarco editado nografías como las de Víctor Turner
tos, objetos y expresiones, y eventual- en 2009 tiene por objeto mostrar “la o Maurice Godelier, donde esta clase
mente, suprimirlos o incorporarlos en distancia con la sociedad civil que la de rituales ha sido estudiada en pro-
su línea de comportamiento habitual institución policial erige como pauta fundidad sobre sociedades tribales,
dentro y fuera del cmn.13 constitutiva de sus miembros”. 16 Su Sirimarco señala que los aspirantes a
estudio recorre los dispositivos por ingresar a la policía pueden ser pen-
Los cadetes se encuentran en una fase medio de los cuales se produce esa sados como neófitos en tránsito ritual
liminar. Badaró sigue el enfoque de “distancia con la sociedad civil” a lo hacia la condición futura de policías.
Victor Turner sobre la persona limi- largo de dos secciones denominadas: Así, su argumento coloca en primer
nar, concepto que refiere a quienes es- “Los cuerpos físicos y corporalida- plano la transformación del cuerpo
tán entre lo uno y lo otro, que transitan des”, y los diez capítulos que las in- de los civiles, efectuada a instancias
una condición en la que “ya no están tegran. Para demostrar su afirmación, de la formación impartida y adquirida
clasificados y, al mismo tiempo, toda- la autora ofrece evidencias producidas en los institutos policiales considera-
vía no están clasificados”.14 Ya no son como resultado del trabajo de campo dos en su argumento como espacios
Fuerzas armadas y proceso democrático en la Argentina Sabina Frederic | 71

de socialización donde prima como portante de saludos y desfiles es que gración” y el “padecimiento”, también
tal, el disciplinamiento corporal. Así implican una relación de causalidad elementos característicos de los ritua-
afirma: singular, que disipa los límites entre el les de iniciación.21 Esta suerte de “pe-
que ordena y el que obedece, haciendo dagogía del sufrimiento” es el núcleo
[…] la dinámica que sigue la sociali- que el cuerpo reaccione a la voluntad del aprendizaje por el cuerpo, pero
zación en estas escuelas, descansa en o presencia de la Orden como si fuera fundamentalmente, dice Sirimarco, la
un proceso de apropiación del cuerpo su propia voluntad”.18 En este sentido, resistencia a ese sufrimiento es lo que
de los ingresantes. Construir un sujeto adhiere a la idea de Kant de Lima se- modela en el ingresante el pretendido
policial es, como argumentaba, re-en- gún la cual “los policías son adiestra- cuerpo policial, pues es lo que lo hace
cauzar los usos y gestualidades de un dos para obedecer irreflexivamente, rudo, recio y violento.22
cuerpo “civil” en un cuerpo institucio- siguiendo mandatos”.19 La última parte del libro de Siri-
nalmente aceptado […] el ingreso a la El texto explora en detalle el modo marco está dedicada a desarrollar las
agencia policial señala el comienzo de en que se imprime en el cuerpo del zonas en las cuales los cuerpos pare-
un proceso de alienación de los cuer- neófito, aspirante a policía, la obedien- cen alejarse del legítimo. Comprende
pos, donde la institución se apodera cia del cuerpo legítimo del sujeto policial. las prácticas elusivas de los neófitos
tanto de su materialidad como de sus Es el sufrimiento como pedagogía el durante la instrucción por medio de las
representaciones, orientando sus ac- dispositivo que consigue reconver- cuales asumen tácticas y no estrategias
ciones y comportamientos hacia un tir los cuerpos civiles en cuerpos po- que suspenden la disciplina, sin elimi-
nuevo patrón de normas y actitudes liciales legítimos. El cuerpo sufre y a narla.23 Los cuerpos elusivos son re-
corporales.17 instancias de este aprende, recuerda plicantes, están implicados en aquello
y adquiere un conocimiento que por mismo a lo que intentan oponerse, no
Durante el período de formación la au- supuesto no es teórico sino práctico. cuestionan la norma, únicamente evi-
tora muestra cómo en los hábitos que Este mecanismo de conocimiento por dencian el descontento del ingresante
la institución introduce se reorienta la el cuerpo dista del acto intencional de pero entre los significantes que es obli-
disposición y usos del cuerpo de los desciframiento consciente que suele in- gado a utilizar. Como ejemplo de ello
neófitos, es decir de quienes están en troducirse en la idea de comprensión.20 sugiere la apelación a la parodia:
tránsito hacia el cuerpo policial legí- Justamente, los ritos de iniciación gi-
timo, y abandonan así su corporalidad ran en torno a la actuación de prácti- Por ejemplo, (el instructor) decía:
civil –ilegítima en dicho contexto. Si- cas corporales mediante las cuales se “¡Carrera mar!” y hacíamos que co-
rimarco describe los gestos asociados actualizan y producen clasificaciones rríamos, así, despacio. Y algunos ha-
a las miradas entre superiores y su- sociales fijando en el cuerpo un cono- cían que corrían (gesto de correr en
bordinados, el saludo aprobado entre cimiento cuya impresión es más firme cámara lenta). “¡Tierra!”, y en vez de
ellos, los movimientos propios del “or- que la de la mente, señala la autora. tirarnos apoyábamos la mano, como
den cerrado” relativos al desfile y un Pero el conocimiento se hace carne a haciendo abdominales. “¡Tierra!”, y
conjunto de rituales cotidianos me- instancias del sufrimiento, las “milon- en realidad tenés que golpear el pecho
diante los cuales el cuerpo se vuelvo gas” son el modo en que la norma en- en la tierra y tirarte. Así, desarmarte.
uno obediente. Dice la autora: “Lo im- carna en el cuerpo mediante la “deni- Después había otros que como no les
72 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

calentaba nada, en vez de correr, iban norma –cuerpo legítimo– y la práctica conocimiento de dicha cuestión per-
así, despacito, que trotaban. Te decía: –cuerpo real. En tanto, para Badaró es mitirán distinguir las formas de socia-
“¡Corra, tagarna, corra!”. Y vos seguías entre lógicas seculares y sagradas que lización de las fuerzas armadas y de se-
(corriendo lento). ¿Qué, te iba a empu- operan en forma superpuesta en situa- guridad que sus funciones requieren,
jar, para correr? No.24 ciones concretas dentro y fuera del ám- sin ver en esa singularidad el germen
bito militar. Las descripciones de estos del terror de Estado.
Finalmente, para la comprobación del autores llaman la atención, particular-
peso que posee en la constitución de mente en el caso de Sirimarco, pues no
ese sujeto policial el portar un cuerpo es posible apreciar la especificidad de
legítimo, la autora revisa los cuerpos lo que ella denomina en su análisis el Notas
inviables. Estos son los mutilados, in- sujeto policial; ninguna diferencia clara
cluso por razones del servicio, o los encontramos entre la formación de 1 Badaró, M., Militares o ciudadanos.
femeninos, en una institución que ad- un militar y un policía. Ello muestra La formación de los oficiales del Ejército
mite mujeres a riesgo de que se borre un parentesco en los descubrimien- argentino, Buenos Aires, Editorial
de ellas la feminidad. tos de ambos investigadores, en torno Prometeo, 2009; Sirimarco, M., De
civil a policía. Una etnografía del proceso
al modo en que el sufrimiento, ya sea
de incorporación a la institución policial,
emocional o corporal, como pedago-
Buenos Aires, Editorial Teseo, 2009.
Semejanzas y diferencias gía, constituye la encarnadura del pro- 2 Frederic, S., Los usos de la fuerza
ceso que distancia a los administrado- pública. Debates sobre policías y militares
Aún en sus modos distintos de abor- res del uso de la violencia de Estado, en las ciencias sociales, Buenos Aires,
dar a los uniformados, incluso desde de aquellos a quienes sirven, la socie- ungs y Biblioteca Nacional, 2009.
una misma disciplina, la antropología dad. Aun cuando esta distancia, como 3 Véase ibidem.
social, esos jóvenes cientistas sociales ellos mismos indican, no es total, ni 4 Véanse López, E., Ni la ceniza, ni la
construyeron como objeto el tránsito absoluta, ni eterna, constituye a estos gloria: actores, sistema político y cuestión
de estatus social que constituye una de agentes junto a factores hasta ahora militar en los años de Alfonsín, Buenos
las dimensiones sustantivas del deve- inexplorados. Claramente el debate Aires, Universidad Nacional de
nir militar o policía, su diferenciación sobre la conducción civil de las fuer- Quilmes, 1994; Sain, M., Seguridad,
democracia y reforma del sistema policial
como civil y su constitución como zas armadas y de seguridad no puede
en la Argentina, Buenos Aires, Fondo
cierta clase en todo caso particular de ser ajeno a aquello que parece consti-
de Cultura Económica, 2002; y Sain,
ciudadano. Sus trabajos nos muestran tutivo de la identidad de quienes usan M., El Leviatán azul. Policía y política
que ese rito de iniciación es casi para las armas. Nos preguntamos, en qué en la Argentina, Buenos Aires, Siglo
toda la vida, y encarna en los agentes medida las políticas públicas conside- XXI editores, 2008.
convirtiéndolos en sujetos. Pero ambos ran esta singularidad y la distinguen 5 Potash, R., El ejército y la política en la
autores refieren en la segunda parte de de aquellos factores que otrora hicie- Argentina 1928-1945, Buenos Aires,
su respectivo trabajo a las zonas ambi- ran partícipes a militares y policías del Editorial Sudamericana, 1981 (1969);
guas, contradictorias o de tensión. Para terrorismo de Estado. Creemos que Rouquié, A., Poder militar y sociedad
Sirimarco esta oposición es entre la análisis científicos que contribuyan al política en la Argentina. I. 1943, Buenos
Fuerzas armadas y proceso democrático en la Argentina Sabina Frederic | 73

Aires, Emecé, 1981; y Rouquié, A., 11 Ibid., p. 118. 18 Ibid., p. 70.


Poder militar y sociedad política en 12 Badaró, M., op. cit., p. 37. 19 Citado en ibid., p. 71.
la Argentina. II. 1943-1973, Buenos 13 Ibid., pp. 128-129. 20 Bourdieu, Meditaciones pascalianas,
Aires, Emecé, 1982. 14 Turner, V., El proceso ritual, Madrid, Barcelona, Anagrama, 1999, p. 180,
6 Rouquié, A., 1981, op. cit., p. 16. Taurus, 1988, “Liminalidad y citado en ibid., p. 73.
7 Ibid., p. 73. comunitas”. 21 Ibid., p. 94.
8 Ibid, p. 74. 15 Badaró, M., op. cit., p. 133. 22 Ibid., pp. 102, 104.
9 Potash, R., op. cit., p. 41. 16 Sirimarco, M., op. cit., p. 155. 23 Ibid., p. 113.
10 Rouquié, A., 1981, op. cit., p. 115. 17 Ibid., p. 61. 24 Ibid., p. 114.
Herramientas
para la democracia
educación pública | sistema escolar | política educativa 77
Política y educación:
un vínculo necesario
en el debate nacional
Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat

D
Jorge Flores es licenciado en urante el siglo xix, hasta que de las élites locales que comenzaron
Ciencias de la Educación, se consolidó la paz y se generó a modelar un desempeño moderniza-
un proyecto de país, los inten- dor a partir de una impronta, que en
y especialista en políticas tos de promover la escuela pública, términos generales proponía la diver-
educativas. como claves para el desempeño de una sificación productiva, la actualización
sociedad nacional, fueron y vinieron cultural y educativa, en el marco de
dejando más herencias en ideas y pro- una paulatina implantación de pautas
Javier Araujo es profesor en puestas que en realizaciones.1 Sin em- seculares.
Ciencias de la Educación, y bargo, el vínculo entre política y edu-
magister en Gestión Pública. cación estaba planteado desde mucho [...] los “ilustrados”, convencidos es-
antes de la construcción del nuevo or- taban de la necesidad y de la posibi-
den político emergente con la descom- lidad del “progreso”, entendido este
Roque Dabat es maestro, posición virreinal. como impulso que llevase a la difusión
profesor en Ciencias de Desde finales del siglo xviii , y y secularización de ideas tales como
la Educación, y Profesor principios del xix, las ideas de la Ilus- las de “felicidad” y “libertad”, sin des-
tración, provenientes de España, sin cuidar por cierto las de “utilidad”. Y
Emérito de la Universidad negar las influencias francesa e ita- aquí la educación desempeña un papel
Nacional de Quilmes. liana, arraigaron en amplios sectores sobresaliente.2
78 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Pero un programa político y cultu- fusión de aquellos libros que considera de sentido político republicano, que sus
ral de esta naturaleza sobrepasaba los “el catecismo de los pueblos libres”, expresiones europeas no tenían.
márgenes de las sociedades coloniales, comenzando por El Contrato Social de La experiencia de autonomía polí-
transformándose antes en una aspira- Rousseau, obra que, en opinión del Se- tica de mayo de 1810 fue sucedida por
ción, que en el caso nacional será pa- cretario de la Primera Junta, “disipó las contingencias que ratificaron y pro-
trimonio del grupo ilustrado porteño tinieblas del despotismo para poner luz fundizaron las necesidades de autogo-
que promovió para ello el movimiento en los derechos de los pueblos, deposi- bierno, y que culminan con la Decla-
independentista.3 tarios del gobierno”. El ideal del súb- ración de la Independencia. Pero los
dito fiel era reemplazada por la del ciu- enfrentamientos inevitables por impo-
dadano activo, y la dimensión política ner un nuevo orden político fragmen-
De la Revolución de Mayo de la educación alcanzará un impulso taron no solo la unidad territorial, sino
a la organización nacional: aun en los campos de batalla, allí donde también los intentos de unidad consti-
educar al soberano los jefes de los ejércitos, en cada frente tucional, que no permitirán la sanción
de guerra, fundarán escuelas, abrirán orgánica de un programa educativo,
En vísperas de la Revolución de Mayo, imprentas, editarán periódicos, cons- que solo de manera excepcional e in-
Manuel Belgrano, desde las páginas truirán bibliotecas. conclusa será llevado adelante desde el
del periódico El Correo de Comercio se José Gervasio Artigas proclamaba Estado, como en el caso de Rivadavia,
preguntaba: que los ciudadanos del “nuevo país” en la provincia de Buenos Aires, du-
deberían ser “tan ilustrados como va- rante los primeros años de la segunda
¿Cómo, se quiere que los hombres ten- lientes”, mientras que, para San Mar- década del siglo xix.
gan amor al trabajo, que las costum- tín, aquellas bibliotecas que erigía, de- El orden rosista, que emergió so-
bres sean arregladas, que haya copia de berían ser destinadas a la “ilustración bre la unidad imposible de las provin-
ciudadanos honrados, que las virtudes universal, más poderosa que los ejér- cias del Río de la Plata, caracterizado
ahuyenten los vicios, y que el gobierno citos”, para sostener la independencia como república unanimista y plebisci-
reciba el fruto de sus cuidados, si no que estaban conquistando. De esta ma- taria,5 consolidó mediante el pacto, o
hay enseñanza, y si la ignorancia va pa- nera la movilización de los ejércitos fue la coerción, la hegemonía de la provin-
sando de generación en generación con también una empresa ideológica que, cia de Buenos Aires sobre el resto de
mayores y más aumentos?4 educación y acción cultural mediante, las provincias, y en el plano educativo
comenzaba a producir los signos iden- desestimó las concepciones de política
A pocos meses de la sustitución del vi- titarios de las incipientes naciones del educativa previas, que fueron adop-
rrey por un Junta de Gobierno, nueva- antiguo orden virreinal. tadas y reelaboradas como un punto
mente Belgrano, desde las páginas del Las élites del Río de la Plata, como central de los opositores al régimen.
mismo periódico, asignaba a las escue- en otros espacios de la América his- En este programa opositor al rosismo,
las la función cardinal de promover la pana, combinaron el programa de la el desempeño intelectual de Domingo
prosperidad perpetua a lo que ya de- Ilustración franco-española con las nue- Faustino Sarmiento plantea el desafío
signaba como un “país nuevo”, mien- vas ideas económicas de la fisiocracia y de construir un nuevo orden, constitu-
tras Mariano Moreno impulsaba la di- del liberalismo, dándoles un horizonte cional y republicano que, desechando
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 79

la república unanimista, genere desde necesitaban instituciones que cumplie- paso de las lealtades locales al espacio
la escuela pública las condiciones ne- ran una doble función: en primer lugar, más amplio de lo nacional y la secula-
cesarias para el progreso material, pero que mostraran ese Estado en la mayor rización del orden. Todos esos elemen-
también transforme al habitante nativo cantidad de rincones posibles, y en se- tos encontraron en los sistemas educa-
en ciudadano, haciéndolo sujeto de una gundo lugar que ayudaran a conformar tivos nacionales una tecnología capaz
nueva imputación soberana. una población con cierta uniformidad de materializarlos.10
Sarmiento participó de un movi- cultural a partir de contingentes mi-
miento más amplio que a escala con- gratorios de países tan distintos como
tinental se denominó genéricamente Inglaterra, Alemania, Rusia, Italia y Paz y administración:
como de la “educación pública y popu- España. La escuela pública era la ins- educar para consolidar el
lar”, descreía de las razas americanas, a titución ideal.9 Estado y crear la nación
las que estigmatizó desde las páginas
del Facundo en la célebre antinomia La emergencia de un capitalismo agra- En el caso argentino, puede afirmarse
“civilización o barbarie”, considerado rio se desarrolló junto a un régimen de que la política educativa es la primera
uno de los grandes ideologemas de la gobierno, con pautas conservadoras gran política del Estado argentino mo-
organización nacional. Juan Bautista de reproducción política, que aunque derno con alcance nacional, y con leyes,
Alberdi, su gran contradictor político liberal en algunos aspectos ideológicos, reglamentos, procedimientos estanda-
(también en el campo educativo), pos- fue caracterizado por ello como de oli- rizados, y recursos financieros y orga-
tula en las Bases, contemporáneamente gárquico. No obstante, los procesos nizativos específicos.
al sanjuanino,6 que “gobernar es po- políticos y sociales puestos en marcha,
blar” un territorio habitado por indios en estrecha vinculación con el mundo, El programa inicial de la política edu-
al que llamaba desierto, estableciendo particularmente con Europa, determi- cativa del Estado moderno argentino
el otro ideologema,7 que dio forma a naron el ingreso del país en el escena- (fines del siglo xix) se estructuró al-
un clivaje histórico resuelto mediante rio de la modernidad occidental: rededor de las clásicas consignas de la
el pacto constitucional de 1853. Desde obligatoriedad, laicidad y gratuidad.
entonces, las élites de la segunda mitad La construcción de la condición mo- Estos principios expresan un con-
del siglo xix emprendieron la tarea de derna exigió la conformación de una cepto universal entendido como un ho-
dar forma a la nación, y construir si- administración burocrática, la funda- rizonte, como un proyecto que tiende
multáneamente un Estado.8 mentación racional del poder, la valo- a asegurar a todos los ciudadanos el
ración de la igualdad, a la vez, la acep- acceso a un capital cultural mínimo tal
[...] las propuestas de creación de es- tación de la desigualdad, la formación como era definido por los grupos en-
cuelas públicas y de modificación de de un público ilustrado para su partici- tonces dominantes. Al mismo tiempo
su modelo institucional se articula- pación en la discusión de los asuntos el proyecto contempló la formación
ron funcionalmente al proyecto de comunes, la constitución de la esfera de los cuadros dirigentes mediante la
creación de un Estado capitalista que pública y de un interés general sobre instrumentación de instituciones edu-
participara del mercado internacional. las particularidades individuales y sec- cativas orientadas a la inculcación de
Para crear y desarrollar ese Estado se toriales individuales o sectoriales, el actitudes de mando y al aprendizaje de
80 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

conocimientos especializados (Cole- clero, y de los cuadros políticos que de- en que el personal académico de las
gios Nacionales, Escuelas Normales y mandaba la administración colonial. universidades era designado de forma
Universidades Nacionales).11 Este modelo colonial, que en el directa por el Poder Ejecutivo nacional.
territorio de lo que actualmente es De esta manera el Estado concentró en
La universidad pública también es nuestro país tuvo su exponente en “sus manos una de los mecanismos más
parte de complejas tramas, en las que la Universidad de Córdoba, se pro- eficaces para el control de la educación:
el desempeño estatal y las variaciones longa inercialmente durante el siglo la elección de las personas encargadas
del régimen político irán dando cuenta xix, acompañando la constitución de de dirigirlas”.14
de permanentes modificaciones en la las nuevas repúblicas, y adquirió bajo El Estado argentino, legislando
relación Estado y sociedad/universi- la forma de universidad nacional, que académica y normativamente el sec-
dad, y por lo tanto de los vínculos en- como prolongación de los estados de- tor público educativo, supo construir
tre los distintos grupos, clases y actores bería abocarse a formar los dirigentes desde las últimas décadas del siglo xix
sociales que, configurados estructural- de una administración republicana, y un sistema cuyas partes se articularon
mente, buscaron consensos, confron- promover en algunos casos la educa- orgánicamente para cumplir determi-
taron, o se neutralizan en los debates ción de la sociedad, elevada por los es- nados objetivos y funciones: garanti-
constitutivos de las políticas públicas tados nacionales nacientes al rango de zar la unidad política entre regiones
del sector educativo. política de Estado.13 que hasta ese momento habían alcan-
En la República Argentina hacia zado un alto grado de autonomía terri-
[…] desde su establecimiento, la uni- fines del siglo xix, si a la escuela pú- torial, y organizar simbólicamente una
versidad jugó en América un papel cru- blica se le asignó la función política de sociedad que aún no constituía una na-
cial en las “luchas por la hegemonía” construir la identidad nacional, como ción, entendida esta como “comunidad
social, política, y cultural, formando instrumento de gobernabilidad y de de destino”, es decir, como fenómenos
un sector de las élites superiores y, a cohesión social, a la universidad se le identitarios que preceden y exceden
la vez, a un número significativo de los signó la función política de formar la la existencia de los integrantes de una
intelectuales intermedios inferiores, al clase política. comunidad, y cuyo poder de persua-
tiempo que por la propia estructura de De esta manera se impulsó la san- sión se fundamenta en la existencia y
la sociedad ella se mantenía relativa- ción de la primera ley universitaria, la la creencia de esos miembros en un su-
mente alejada del mundo de la produc- Ley 1.597, conocida como Ley Avella- jeto plural, un nosotros, que transitan e
ción y de la difusión de las técnica.12 neda que en los años siguientes otor- interpretan una historia común.15
garía el marco legal para el funciona- La “nacionalización” de la socie-
A la Argentina, lo mismo que en el miento de las universidades públicas. dad, como política de Estado, sumi-
resto de América, llegó de la mano de Esta ley, al igual que la 1.420 de educa- nistró al sistema educativo no solo la
las coronas o de la Iglesia, pero a di- ción primaria, tuvo un intenso trámite misión de formar vastas legiones de
ferencia del modelo europeo original, parlamentario, al final de cual las uni- alfabetizados, sino también la de ac-
surgió de la voluntad de esos poderes, versidades, a las que se les reconocía un tuar mancomunadamente con otras
antes que contra ellos, y tuvieron bá- relativo grado de autonomía, quedan instituciones como el servicio militar
sicamente a su cargo la formación del sujetas a la órbita estatal, en la medida obligatorio para crear una base cultu-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 81

ral e identitaria consolidando la lealtad pasó a ser, por lo menos en el litoral, marco de un espíritu de época que se
de los ciudadanos al Estado, y forta- un país relativamente modernizado y sintetizaron en la fórmula “orden y ad-
leciendo su soberanía, de esta manera moderno. Ser argentino implicaba tra- ministración”. Esta fórmula, que devino
las instituciones escolares fueron con- bajar, leer y escribir, votar. Ser argen- en un proceso de “modernización tem-
vertidas en “máquina de imposición de tino también significaba un imaginario prana”, tuvo mucho de obligatorio ya
identidades” que formulaba una tradi- articulado por principios de orgullo na- que el Estado avanzó sobre una socie-
ción histórica, definía un panteón de cional, posibilidades de ascenso social dad en proceso de organización,20 de-
héroes, afianzaba símbolos patrios, y relativo igualitarismo.17 terminándola fuertemente, y poniendo
definía festejos, dentro de la unidad de en juego recursos para la resolución de
propósitos que plantaba las políticas es- Al comenzar el siglo xx en la Argen- conflictos y luchas sociales que poste-
tatales del Estado nación moderno.16 tina, el período iniciado con la san- riormente llevarán a modificaciones de
ción de la Constitución de 1853 ya ha- las propias configuraciones estatales, a
Del sistema educativo provienen tam- bía concluido: se había materializado lo largo del siglo xx argentino.
bién otras incitativas que le dan el per- el Estado moderno. El poder político El modelo estatal “liberal oligár-
fil a la Argentina en la primera mitad central era el núcleo al cual se subordi- quico “ de fines de siglo xix, montado
del siglo. La incorporación de los hijos naron el resto de los sectores del poder sobre un régimen de “amplias liberta-
de los inmigrantes a la escuela pública que operaban en el espacio del territo- des públicas y restringidas libertades
fue un proceso exitoso, aunque su ba- rio nacional, había operado el exito- políticas”, consolidó el progreso ma-
lance era complejo. Por un lado, la es- samente el proceso de “reducción a la terial, y creó una sociedad nacional,
cuela difundió contenidos nacionalistas unidad”,18 bajo la fórmula política de pero simultáneamente, nuevos actores
que reprimieron las particularidades una “república posible” en un proceso sociales, surgidos en el marco de ese
culturales de origen, imponiendo un histórico de inevitable consumación: progreso material y nacionalizador,
modelo de integración ciego (e insensi- buscaban su reconocimiento cultural,
ble) a las diferencias. Por el otro, distri- […] en el turbulento escenario de Amé- y se abrían paso en el campo político,
buyó masivamente capacidades básicas. rica del Sur, el trayecto republicano de reclamando ampliar las bases de sus-
La Argentina era un país casi comple- la Argentina había partido desde un tentación del régimen.
tamente alfabetizado hacia 1940. Esto estadio político imperfecto para arro-
quería decir, sectores populares capaces jarse en procura de una mayor coheren-
de integrarse en el mercado laboral, en cia entre los ideales proclamados por el La apertura del orden
el sindicalismo, en las asociaciones de contrato constitucional de 1853 y las conservador: el Estado liberal
la esfera pública y la política. prácticas políticas que se forjaron entre democrático, educación y
Si hubo en el siglo xx una insti- disensos y acuerdos. Tal resultaba el ho- Reforma Universitaria
tución igualadora e integradora, au- rizonte de la “república verdadera”.19
toritaria y democratizadora al mismo El primer centenario de la Revolución
tiempo, esa fue la escuela pública. Una La unidad de propósito del Estado ar- de Mayo estuvo inmerso en un debate
sociedad en construcción, una socie- gentino fue el resultado de algunas ideas controvertido sobre los alcances del
dad de frontera a fines del siglo xix, compartidas por la élite dirigente, en el programa que habían llevado a cabo
82 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

hasta entonces las élites vencedoras en la maquinaria electoral de los gobier- por una sensibilidad nacionalista y re-
Caseros, este debate no solo compro- nos electores.22 publicana y por los deseos de amplia-
metía los espacios de la política, sino ción del sistema político, moralización
que vertebraba el debate del campo La campaña de Sáenz Peña se caracte- de la vida pública y una mejor distri-
intelectual: rizó por su prédica a favor de tres “obli- bución de la renta dentro del modelo
gatoriedades”: el sufragio secreto y agroexportador.25
El nacionalismo cultural de los obligatorio, la educación común, laica, El gobierno radical conservó la es-
años del centenario de Mayo se gratuita y obligatoria; el servicio mili- tructura y la orientación general del
alimenta del malestar de las élites tar para todos, también, por supuesto, sistema educativo tradicional ligada
frente a un país que no parecía una obligatorio.23 a la enseñanza enciclopedista-huma-
nación sino un mercado en desarro- nista. Un indicador importante de es-
llo. Nadie podía asombrarse, porque Las reglas del juego político fueron mo- tas orientaciones resulta la supresión,
esto estaba escrito en el libreto de dificadas, y en 1912 se establecen la obli- operada en 1917, de los cambios produ-
una república restringida con econo- gatoriedad y el carácter secreto del voto, cidos en la escuela secundaria por la de-
mía abierta, Sin embargo, los intelec- sobre una universalidad masculina. Las nominada Reforma Saavedra Lamas.26
tuales se alarmaron, porque, en 1910, disputas por la reproducción del poder La medida retrotrajo la situación de las
ese modelo desordenado, aventurero político dejaron de ser entre fracciones escuelas secundarias a la vigente antes
y expansivo resaltaba insuficiente, e de las élites, se trasladaron a una arena de la mencionada reforma, cortando de
incluso, amenazador. Se juzgó que el pública donde la competencia electoral este modo la primera experiencia en el
programa liberal se había cumplido amplió notablemente los márgenes de sistema educativo formal que, aun con
relativamente, haciendo posible una la ciudadanía política que terminaría deficiencias, intentaba vincular la edu-
inmensa producción de riquezas ma- alejando a los hombres del orden con- cación con el trabajo.
teriales; pero también se pensó que servador del manejo del Estado. Con esta decisión política, el radi-
sus consecuencias no eran deseables Con el triunfo del radical de Hi- calismo, como se afirma en las inter-
ni habían sido previstas. La insatis- pólito Yrigoyen, parecían quedar zan- pretaciones convencionales, cumplía
facción intelectual habla de un país jadas las disputas en relación a la re- con su mandato político fundante de
incompleto o distorsionado. Como presentación política de nueva franjas garantizar a los sectores medios el ac-
fuera, algo que debía corregirse.21 sociales que habían votado al partido, ceso a la educación como vía privile-
que presentándose a sí mismo como la giada de movilidad social ascendente,
La “cuestión electoral” pasó a tener “causa” frente al “régimen”,24 invocaba pero al mismo tiempo mostraba una
un primerísimo plano en la discusión como programa de gobierno la Cons- visión del desarrollo del país que
de las élites gobernantes. Los secto- titución Nacional. Entre quienes vota- pronto entraría en crisis como pro-
res aperturistas de las mismas ten- ron a Yrigoyen había empleados, maes- ducto de la reconfiguración de la eco-
drían en 1910, bajo la presidencia de tros, chacareros, comerciantes y otros nomía mundial posterior a la Primera
Roque Sáenz Peña, la responsabili- representantes de las clases medias Guerra Mundial (1914-1918) y luego
dad de configurar un nuevo mapa de urbanas y rurales, y hasta terratenien- con la crisis del sistema financiero in-
representación política desmontando tes y ciertos grupos obreros, cobijados ternacional en el año 1929.
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 83

La universidad en las ciudadanía a otros claustros como el Los gobiernos radicales del período
presidencias radicales: la de los estudiantes, e incorporar nuevas no mantuvieron una posición simi-
Reforma Universitaria formas de producción y desarrollo del lar con respecto al movimiento refor-
pensamiento científico, y métodos de mista; el apoyo de Yrigoyen, aun con
No sería correcto afirmar que el go- enseñanza. reservas, trocará con la presidencia
bierno de la Unión Cívica Radical Esta transformación comenzó a de Alvear en un distanciamiento que
poseía un programa para las univer- operar en el espacio universitario, se favoreció el retorno de los sectores
sidades. Asimismo, la ausencia del extendió a otras casas de estudio, e in- conservadores a la dirección de las
mismo no resulta, a la luz del con- dependientemente de los fines inmedia- universidades constituyendo de he-
texto histórico, una cuestión que tos que buscaba alcanzar, se convirtió cho una contrarreforma. 28 Durante
pueda reprocharse. Hacia 1916 nin- en un movimiento político cultural de el gobierno de Alvear la Universidad
gún sector político con capacidad de alcance continental, perfilando en ade- Nacional del Litoral fue ocupada por
actuación en las esferas estatales pre- lante el desempeño de las universida- el ejército al ser intervenida por el go-
tendía que las universidades hicieran des nacionales; en opinión de Adriana bierno federal, lo mismo ocurrirá con
nada más que lo que por sí mismas Puiggrós, la Reforma Universitaria es la Universidad Nacional de Córdoba.
hacían en arreglo a las atribuciones el primer discurso pedagógico popular Solo después de la reelección plebis-
que les otorgaba la denominada Ley de América Latina: citaria de Yrigoyen en 1928, los refor-
Avellaneda. mistas recobrarían su influencia insti-
Sin embargo esta “pax de los claus- […] desde el punto de vista pedagó- tucional en las universidades.
tros” había sido conmocionada en más gico, el discurso reformista incorporó
de una oportunidad por reclamos de casi todas las demandas insatisfechas [...] Autonomía de la Universidad y
los estudiantes. Así, la vasta biblio- por el discurso pedagógico liberal- participación de los estudiantes en
grafía que informa sobre los aconte- oligárquico, aunque la concreción de el Gobierno de la institución fueron
cimientos en la Universidad de Cór- respuestas a esas demandas se efec- puntos esenciales de la Reforma que,
doba que configuraron el movimiento tuará solo parcialmente y casi con ex- junto al laicismo y la “extensión uni-
reformista da cuenta de las protestas clusividad en la enseñanza superior. versitaria”, se organizaran en doc-
del sector estudiantil así como de su Utilizó todo tipo de enunciados que trina. Ese programa expresaba tanto
creciente organización. Por ello no pudieran encadenarse como una serie la aspiración de renovación intelec-
resultó una sorpresa que fueran los de sentidos que aludieran al entierro tual como la voluntad de hacer de la
estudiantes quienes promovieran la de lo viejo y el florecimiento de nue- universidad una metáfora de la socie-
reforma más significativa de las uni- vas perspectivas y nuevas propuestas. dad: remedando el sufragio universal
versidades, al punto de constituirse en Tuvo en cuenta desde el modelo polí- y obligatorio establecido en 1912, la
un hito en la historia de nuestro país y tico académico hasta la didáctica, aun- Reforma exigía el voto de los estu-
de América Latina. que su propuesta más elaborada fue diantes para designar a los miembros
Los objetivos inmediatos del mo- en relación con los niveles generales de la Asamblea Universitaria y de los
vimiento fueron ampliar las bases del de la organización político-académica Consejos de Facultades y Universi-
cogobierno universitario otorgando universitaria.27 dades, la renovación de las cátedras
84 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

a través de exámenes periódicos, y transformación de la sociedad y la La crisis del orden


sueña con un centro único de estu- cultura” y el sistema educativo avanzó democrático liberal, las
diantes sujeto a elecciones regula- en el proceso de argentinización de la políticas educativas en la
res [...] Se traza así un paralelo entre población nacional y extranjera, las querella por la nacionalidad
Universidad y Sociedad, entre cono- asociaciones ya no se recortaban so-
cimiento y democracia, que el Ma- lamente por los orígenes étnicos de Hacia 1930, en medio de la crisis fi-
nifiesto Liminar hace explícito en sus miembros, sino por intereses so- nanciera internacional, y con una cri-
términos inseparables de la cultura ciales más amplios, cristalizadas en sis política crónica entre los poderes
propia de su tiempo [...]29 los clubes, las sociedades de fomento, del Estado –que Halperin Donghi ca-
sindicatos, cooperativas.32 La alfabe- racterizó como la “extraña parálisis le-
Con el telón de fondo que a nivel in- tización creaba un público que acce- gislativa de la República verdadera”–,
ternacional significaba la Revolución día a la tirada masiva de periódicos las fuerzas opositoras al gobierno argu-
Rusa, la Primera Guerra Mundial, y y revistas, y simultáneamente obras mentando que el accionar político del
la Revolución Mexicana en América cumbres de la de la literatura uni- radicalismo, particularmente del presi-
Latina, se puso en marcha el ciclo he- versal o la filosofía llegaban al gran dente Yrigoyen, era una anomalía en el
roico de la Reforma Universitaria que público: marco del pacto de convivencia institu-
en la Argentina tuvo como escenario la cional que supuso la reforma electoral
democracia radical y el intento fallido […] no se trataba de una acción con- de 1912, justificaron la enmienda de ese
años después de transformar el movi- certada, sino, más exactamente, de un desvío a través de correctivos ajenos al
miento en un partido político, lo que espíritu común a estos editores, imbui- juego político habilitado por el espacio
sí pudo lograr en Perú, mientras que dos de las ideas del progresismo, un democrático, y legitimaron de esta ma-
en México fue un capítulo dentro de la poco liberal, y un poco socialista: el nera la intervención militar: había lle-
Revolución, o más tarde en Cuba se ex- pueblo debía educarse para luchar más gado la hora de la espada.34 Para quienes
presará como un elemento importante eficazmente por su derecho; a la acción promovieron y participaron del golpe
en la organización del Movimiento 26 de la escuela pública, dirigida a niños, militar del 6 de septiembre de 1930, el
de Julio.30 adolescentes y universitarios, debía su- voto universal, secreto y obligatorio ha-
Proyectando la idea del demos uni- marse esta otra orientada a las perso- bía perdido sus atributos pedagógicos
versitario en el movimiento estudiantil nas que no habían podido completar en el proceso de construcción y califi-
de América Latina, el ciclo heroico de la sus estudios.33 cación del ciudadano.
Reforma Universitaria llena el imagina- Una familia política había abonado
rio político de las jóvenes generaciones Asociada a estos emprendimientos, el pensamiento de las élites durante es-
de intelectuales y políticos latinoameri- amplias franjas de la población co- tos años: el nacionalismo, en confluen-
canos que se proponen alterar el hori- mienzan a participar de una oferta de cia con los sectores más integristas de
zonte político espiritual de las socieda- bienes culturales donde el teatro, el la Iglesia católica, da sólidos argumen-
des nacionales.31 cine y, fundamentalmente, la radio co- tos a una nueva idea de la nación Ar-
Como lo señala Romero, durante mienzan a prefigurar los rasgos típicos gentina como nación católica;35 estos
estos años tuvo lugar una “callada de un cultura de masas. sectores van a engrosar las filas del pri-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 85

mer elenco gobernante en 1930, luego dientes y radicales antipersonalistas. orgánica de reforma educativa, que se
del golpe de Estado: El restaurado, pero a la vez renovado, propuso transformar la cultura de la es-
orden conservador tendrá en esta etapa cuela pública, por entender que la ins-
El jefe del movimiento José F. Uriburu en nuevos y decisivos apoyos en el ejér- titución escolar se había apartado de la
aspiraba a una reorganización política y cito, y la Iglesia católica. Como parte grandeza y el carácter de nuestro país,
social fuertemente teñida de corporati- de una política, que no es ajena a las di- olvidando que el niño está compuesto
vismo, proyecto madurado en los gru- rectivas del Estado Vaticano, los católi- de alma, cuerpo, criatura superior, a
pos nacionalistas que lo rodeaban admi- cos emprenden una batalla cultural que imagen y semejanza de Dios.39 El or-
radores de Mussolini y Primo de Rivera ahora incluía también la exitosa con- den conservador había alcanzado una
y críticos fervientes de una democracia quista de los hombres de armas, con sólida hegemonía en el territorio de lo
que decían caduca y decadente.36 capellanes y vicariatos castrenses para que ya por entonces se conocía como
dar forma orgánica a la idea católica de Primer Estado Argentino:
Como la fracción más importantes de la nación argentina bajo los símbolos
los conspiradores del año 1930 solo identitarios excluyentes de la espada y El poderoso partido bonaerense se
aspiraba a la recomposición del orden la cruz. El nacionalismo católico, ope- transformó en la más aceitada maqui-
político sin desprenderse del andamiaje rando sistemáticamente desde las ins- naria para la manipulación de votos,
institucional sancionado por la Cons- tituciones del Estado, implantaba un construyendo una organización en la
titución vigente, los proyectos de rees- “relato” que cuestionaba, por primera que el aparato político, el mundo del
tructuración corporativa de Uriburu vez, de manera oficial, la versión canó- delito y la corrupción generalizada se
fueron remplazados por el “conserva- nica de la patria que los vencedores de compenetraban estrechamente. Ese
durismo liberal” de Justo que, eleccio- Caseros habían llevado adelante. conservadurismo bonaerense produjo,
nes mediante, con la abstención radical a la vez, las más inquietantes innova-
y prácticas de fraude incluidas, retomó [...] se desarrolló un discurso para el ca- ciones políticas en la década, sobre-
la presidencia de la nación, y el control tólico integral: la condena global del in- saliendo el ensayo de Fresco, en cuyo
del Estado para los grupos conserva- dividualismo y el liberalismo, cuyas raí- gobierno provincial el fascismo criollo
dores. El movimiento septembrino de ces estaban en la reforma protestante del buscó en clave populista el camino para
1930 inaugura en la historia argentina siglo xvi, llevaba a luchar contra el socia- construir un partido de masas.40
una de las características de los golpes lismo y el comunismo. El rechazo de la
militares futuros: la reorganización del vida moderna incluía tópicos como las El ministro de Fresco, Roberto J. No-
régimen político, modificando las rela- costumbres licenciosas, las malas lectu- ble, fue el ejecutor de una reforma edu-
ciones de poder, antes que la fuente de ras, las películas, las mujeres que por tra- cativa, cuyos ejes fueron los “de una
legitimidad del mismo.37 bajar abandonan sus deberes maternales educación cristiana como baluarte de
El nuevo orden conservador, en el o la escuela laica, sin Dios [...]38 la moralidad, educación nacionalista
plano de lo político, se expresaba en como baluarte de la argentinidad, edu-
una frágil alianza electoral, la Concor- Esta operación simbólica alcanzó, en la cación física como baluarte de la raza y
dancia, amalgama de viejos conserva- Provincia de Buenos Aires, con la go- educación práctica como baluarte de la
dores, devenidos socialistas indepen- bernación de Manuel Fresco, la forma grandeza económica”.41
86 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Para Noble, la educación argentina Mientras la provincia implantaba esta camente de la primaria, el desempeño
pecaba de “abstracta e intelectualista”, y reforma, el Consejo Nacional de Edu- de funcionarios ministeriales que en-
como la nación del porvenir sería a ima- cación continuó con la empresa política fatizaron el papel de la escuela pública
gen de la escuela, una escuela intelectua- de nacionalizar la sociedad argentina, en la transmisión de valores ligados al
lista haría una república de “pedantes, pero reflejando los resultados de una campo religioso, particularmente cató-
de doctores argumentistas y deliberati- querella intelectual alrededor de la na- licos, asociados a modelos no democrá-
vos”, que de forma alarmante se consti- cionalidad que en el campo intelectual ticos de gobierno. Las mismas autoras
tuirán en una clase populosa de intelec- habían colocado las diversas manifesta- sostienen que en ese momento se inicia
tuales en disponibilidad, que sembrarían ciones del nacionalismo cultural de la un camino no revertido, y poco estu-
la duda y el desconcierto mediante los década. Ahora los valores de la nación diado, donde la escuela pública se se-
poderosos recursos de la persuasión argentina eran colocados en una línea para de las parcelas de saber elaborado,
que les daba la escuela y la universidad. histórica que, partiendo de la Revolu- que la población nacional hubiera nece-
Había que retomar la finalidad práctica ción de Mayo, hallaban el centro de la sitado alcanzar en cada momento para
de la enseñanza en las ciudades y en el argentinidad en forma telúricas que se “mantenerse en condiciones de produ-
campo, y había que educar a las mujeres suponía propias del interior rural: a fi- cir suficientemente y construir un or-
en las labores propias del “genio feme- nes de la década se instaura el “día de den político y social democrático”.45
nino”.42 Decía Noble también: la tradición”, se levantan monumentos La interpretación del proceso his-
al gaucho y se incorporan las produc- tórico iniciado con el golpe militar de
[...] la escuela, antes que nada, es un ór- ciones folklóricas a las ceremonias es- 1930, y concluido con una nueva in-
gano del Estado al servicio de la Na- colares. Esta acción pedagógica, junto tervención militar en junio de 1943, ha
ción, que se propone sobre toda otra a otras áreas administrativas, acompa- sido escasamente celebratoria en la lite-
finalidad, la formación de individuos ñaba la acción nacionalizadora del Es- ratura política canónica, que ha dejado
aptos útiles a la comunidad, cuyo pri- tado, desde lo que se ha denominado asociado el período al fraude electoral y
mer deber es el de servir a fines de la un nacionalismo de profesión. En el espa- a la corrupción. Desde el punto de vista
Nación y de ese Estado, con subordi- cio simbólico de la escuela pública de económico, tuvieron lugar procesos de
nación si es necesario con sacrificio estos años el núcleo histórico nacio- modernización económica que, como
de todo otro interés, o finalidad indi- nal de la Revolución de Mayo, dador resultado de la obligada sustitución de
vidual, de clase o de doctrina. El sen- de sentido en la fundación de la nación importaciones a los que empuja la Se-
timiento nacionalista en la escuela está Argentina, se enlaza –además de con gunda Guerra Mundial, abrieron el de-
alimentado por el cultivo y el ejercicio la cruz y la espada– con culturas rura- bate de la industrialización del país. Se
permanente de la emoción y del orgu- les previas, menguando el espacio del creó entonces un escenario de transfor-
llo patrióticos, cristalizados en la prác- liberalismo argentino que había hecho maciones sociales, con fuertes compo-
tica de una disciplina colectiva, y en el de la Revolución de Mayo el momento nentes de exclusión en el marco de un
homenaje a los emblemas de la nación, inaugural de su tradición política.44 régimen político, que solo expresará las
así como en la compenetración afectiva Como lo han señalado Bravslavsky definiciones de los sectores dominan-
y sincera con los valores tradicionales y Krawczyk, a partir de 1930 se inicia tes, dejando fuera del juego político a
acumulados por nuestra historia.43 en el gobierno de la educación, bási- los sectores medios y populares.46
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 87

La República de masas: vieja inclusión argentina en el mercado y Durante el peronismo se verifica


educación para el trabajo y la política mundial habían cambiado en una impronta modernizante de la eco-
socialización para nuevas los años cuarenta, sin brindar una fór- nomía basada en la industrialización
legitimidades políticas mula satisfactoria de reemplazo. Pero para lo que se requería de un desarro-
cuando el más brillante de los militares llo tecnológico apropiado y en lo po-
Hasta 1943 el modelo hegemónico de del gou encabezó un complejo movi- sible ligado a los centros productivos
dominación entró en crisis, frente a miento de salida de las fuerzas arma- nacionales. Los cambios en el perfil de
importantes sectores sociales excluidos das del poder, lo hizo inaugurando un desarrollo industrial y las innovacio-
pero con disposición a expresarse, que capítulo de justicia social que, indepen- nes tecnológicas que operan en su in-
ya con el radicalismo en la década de dizándose de las aspiraciones elitistas terior modificarían el perfil de la mano
1920 habían encontrado un canal para de muchos de sus camaradas, operó un de obra demandada. Sumados a que
tal fin. El movimiento militar de junio cambio de composición del bloque his- como efecto de los patrones de distri-
de ese año resuelve, al menos proviso- tórico en el poder partiendo la sociedad bución de la renta, producto de una
riamente, el ingreso de esos sectores en nuevos antagonismos.48 mejora en la calidad de vida de los tra-
en el juego político. También otorga bajadores, las demandas por educación
dentro de la corporación militar un lu- Este nuevo bloque histórico dio lugar se amplía.
gar relevante a un conjunto de milita- a sectores industriales de capital nacio- La respuesta del Estado en el
res que, agrupados en la logia Grupo nal que por imperio de las circunstan- campo educativo se verificaría en dos
Obra de Unificación (gou), va a mo- cias se vieron fortalecidos con la susti- frentes, por un lado el incremento de
delar “el Gobierno de los Coroneles”, tución de importaciones; trabajadores la cobertura en sistema educativo tra-
desde una definición neutralista de la rurales que por la incipiente tecnifi- dicional y por otro a través de la ense-
Argentina con relación a la Segunda cación agraria y el crecimiento indus- ñanza técnica, sobre la que se promo-
Guerra Mundial, antiliberales y antico- trial urbano son empujados hacia las vió la organización de un sistema no
munistas, batallarán por dar una defini- grandes ciudades; un importante pro- tradicional: la creación de la Comisión
ción nacionalista y autoritaria al orden letariado urbano; sectores medios vin- Nacional de Orientación y Aprendi-
surgido, que puso fin a los gobiernos culados a la prestación de servicios, en zaje Profesional (cnoap), las escuelas
de las coaliciones de radicales antiper- suma un conjunto inarticulado de sec- fábricas de turno completo, las Misio-
sonalistas y conservadores. La resolu- tores que daban lugar a una distinta nes Monotécnicas, las Escuelas Indus-
ción del período abierto con el golpe configuración política que carecían de triales Regionales mixtas y la Univer-
de Estado de 1943 abrirá las puertas experiencia en el campo de las decisio- sidad Obrera.
definitivas a la República de masas.47 nes políticas y que, por tanto, no tenían La Universidad Obrera Nacional
presencia en la esfera estatal. El pero- fue concebida como un espacio de for-
[...] la forma de inclusión de la Argentina nismo será visto, desde estos sectores, mación técnica en el campo de la edu-
en la Segunda Guerra Mundial, en reali- como el vehículo mediante el cual será cación superior que complementaba la
dad, su abstención, constituyó la manera posible concretar una experiencia polí- formación de otros niveles y que tuvo
dramática de plantear su reubicación en tica con capacidad de expresarse a tra- como objetivo la formación profesional
el cambiante escenario internacional. La vés del dominio del Estado. de los trabajadores urbanos, posibili-
88 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

tando su movilidad social, en un con- creó las escuelas que faltaban, y el pro- educativo lo constituye la referida al
texto que democratizaba las relaciones ceso de diseminación de escuelas pú- plano de las representaciones simbóli-
sociales. Hacia el año 1955, la Univer- blicas atravesó entre 1950 y 1955 un se- cas que el curriculum escolar propone.
sidad Obrera, instalada primero en la gundo pico. Gracias a la convergencia Siguiendo una tradición que encuentra
Capital Federal, contaba con sedes en de ambos procesos (aumento de la de- precedentes en el radicalismo de Irigo-
Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Rosa- manda de escolarización y creación de yen, “el movimiento” se presenta a sí
rio, Bahía Blanca, La Plata y Tucumán. escuelas), en 1960, ocho de cada diez mismo como la encarnación del pueblo
Con posterioridad al golpe de Estado niños en edad escolar asistían a un esta- y de la nación. El discurso peronista se
de 1955, los intentos de suprimirla cho- blecimiento educativo y prácticamente organiza en Doctrina, sintetizada pri-
caron con la resistencia de los estudian- todos (si se cuenta a los desertores) ha- mero en fórmula catequística de las
tes y los docentes, y a partir de 1956 se bían estado en la escuela aunque sea veinte verdades o, más tarde, como
reconvirtió en lo que se conoce como más no fuera uno o dos años [...]50 Doctrina de la Nación, al codificarse
Universidad Tecnológica Nacional.49 en el texto constitucional de 1949.52
A esta nueva organización, habría Simultáneamente con este crecimiento Como ha señalado Somoza
de sumarse el progresivo incremento de cuantitativo, la escuela pública incor- Rodríguez:
la matrícula de las modalidades produc- poró a los contenidos de la enseñanza
tivas (técnica y comercial) que permi- la reproducción de sentido propio de la [...] en la llamada década “primera
tieron durante este período la incorpo- moral cristiana: el decreto del gobierno época peronista”, que comprende las
ración a la educación de niños y jóvenes de facto de 1943 que había establecido dos primeras presidencias de Perón,
provenientes de hogares de trabajadores la enseñanza religiosa en la totalidad de que va desde 1946 a 1955, es decir, un
lo que redundaría en un proceso inclu- las escuelas dependientes del Consejo período de casi diez años en que el pe-
sivo desde lo social. Nacional de Educación fue ratificado ronismo ejerció la administración del
por Ley del Congreso Nacional en Estado, puso especial énfasis en los
Con los primeros gobiernos justicialis- 1947. Si bien el peronismo desplazó de procedimientos institucionales, y no-
tas que confirieron un nuevo impulso los puestos ministeriales a los entusias- institucionales de educación política
a la diseminación de escuela públicas y tas militantes del nacionalismo católico (o socialización política) a través de
al aumento de la escolarización. El mo- de cuño hispanizante o corporativo, los cuales se buscó construir tanto una
delo de industrialización para la susti- que en las jornadas de junio de 1943 nueva legitimación de los fundamentos
tución de importaciones atrajo a la po- clamaban por la llegada de un “César del poder como consolidar una nueva
blación a los centros urbano, donde se popular o católico”,51 llevó a la con- dirección política y cultural de la socie-
crearon y desarrollaron industrias. Los ducción de las cuestiones educativas a dad argentina.53
obreros de esas industrias buscaron es- hombres de cuño conservador tradicio-
cuelas para que sus hijos adquirieran nal, de buenas relaciones con la Iglesia En el campo de las universidades na-
elementos que les permitieran moverse católica, que hasta 1954 será una aliada cionales tradicionales fue donde esta
con más comodidad, en una sociedad política del gobierno nacional. operación política tuvo mayores con-
muy distinta a los tranquilos ámbitos Una de las cuestiones más dilemá- secuencias, y contradictores. En 1947
rurales de los que provenían. El Estado ticas de la década peronista en el campo se sanciona la primera, de las dos le-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 89

yes universitarias, que organizarían el mental, sea de la resistencia a la nueva Así como en el plano de lo societal el
sector durante el período. Las univer- ciudadanía popular, sea de la mezcla de peronismo reemplaza la idea de demo-
sidades habían sido intervenidas por ambas, y se cimentaba sobre las bases cracia política por la de democracia so-
segunda vez desde 1943, meses antes análogas a las que mantenían unido al cial, en el campo universitario la idea de
de que se materializara la primera pre- movimiento populista.54 democracia social, programáticamente
sidencia peronista. De allí que la ley expresada en las nuevas leyes universi-
de 1947 (10.031) fuese promulgada en El nuevo ordenamiento universitario, tarias, y en la creación de la Universi-
nombre de la normalización de las ca- que reemplazaba definitivamente a la dad Obrera, se propone modificar el
sas de estudio. Ley Avellaneda (que con breves inte- perfil liberal de la oferta educativa en
El dispositivo legal encontró fuer- rrupciones había regido la vida de las la universidad argentina.56
tes resistencias en el “cuerpo universi- universidades nacionales desde su san- De esta manera, los cambios ope-
tario” ligado a la tradición reformista ción en el siglo xix), no contemplaba rados en el campo de la educación
que había participado y participaba ac- la tradición reformista. Reivindicaba el durante el primer peronismo pueden
tivamente de la heterogénea coalición monopolio estatal de la educación su- leerse más allá de la clave que le asig-
ideológica que el peronismo había le- perior, creaba un cuerpo docente de- nan las interpretaciones tradicionales,
vantado en su contra, donde convivían dicado exclusivamente a la actividad que imputan al peronismo haber hecho
desde las izquierdas hasta fuerzas con- universitaria y establecía un sistema del espacio educativo un espacio de
servadoras y oligárquicas. vertical de dependencia directa con el propaganda política (lo que por cierto
Poder Ejecutivo, que designaba a los existió), e inscribirse en el marco del
La figura de Perón había reorgani- rectores de las universidades creándose análisis de políticas públicas, que en el
zado de manera original las fuerzas simultáneamente el Consejo Universi- plano educativo tendieron a sustentar
sociales y los significantes políticos y tario Nacional que, integrado por los el desarrollo de un programa político,
su movimiento había constituido un rectores y presidido por el Ministro de acorde con las necesidades económicas
nuevo protagonista: el pueblo traba- Instrucción y Justicia, completaba el y sociales que el desarrollo de una so-
jador. Desgarrando los principios de encuadramiento de la universidad a las ciedad capitalista industrial de masas
la cultura política preexistente, el pe- estrategias gubernamentales de desa- planteaba.57
ronismo había levantado contra él un rrollo.55 Reformada la Constitución en La década peronista implantó un
frente heterogéneo [...] Izquierda y de- 1949, que había incorporado la cues- conjunto de políticas públicas que
recha, laicismo y catolicismo, muchos tión universitaria al plexo legal, y a los han sido caracterizadas como uno de
de los códigos que regían la cultura efectos de adecuar el marco normativo los mayores despliegues del Estado
política saltaron en pedazos en 1945. al nuevo texto, en el año 1954 se san- nación moderno, con una fuerte in-
La Unión Democrática y el antipero- ciona una nueva Ley Universitaria. tegración en el plano de las relacio-
nismo que le sucedió intentaron reunir El modelo universitario del pri- nes sociales.58 Pero este proceso tuvo
las piezas de las configuraciones ideo- mer gobierno peronista, de postulados como contrapartida un conflicto cul-
lógicas anteriores: el resultado fue un antiliberales, redefine la relación entre tural, que en el plano político se ex-
puzzle cuya fuerza provendrá de la re- Estado y universidad, al cuestionar los tenderá más allá del derrocamiento
acción frente al autoritarismo guberna- conceptos de autonomía y cogobierno. del Perón, y se tornó insuperable. Este
90 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

conflicto en el campo político estuvo militar que desinstitucionaliza la reso- Partido Comunista) institucionalizarán
asociado a la concepción de la organi- lución de los conflictos políticos. Los su participación en el Gobierno Provi-
zación partidaria movimientista que, gobiernos que se sucederán –civiles o sional integrando la Junta Consultiva
motorizada en prácticas de democra- militares– operarán dentro de un pacto Nacional (presidida por el vicepresi-
cia plebiscitaria, concebía al partido/ proscriptivo entre las fuerzas armadas y dente de la Nación, almirante Isaac
movimiento, a imagen y semejanza de la casi totalidad de los partidos políti- Rojas), remedo de una suerte de parla-
la nación, impugnando, como en el cos opositores al peronismo.60 mento sin decisión.
antecedente yrigoyenista, la posibili- Esta fórmula política va encontrar El presidente Aramburu impul-
dad de cualquier oposición, que por muy pronto, a veces dramáticamente, sará en el plano político y cultural una
su parte, se embarcó tempranamente sus limitaciones. Ya el Rector desig- acción tendiente a desperonizar la so-
en planes para derrocar al presidente nado en 1955 por el gobierno provisio- ciedad argentina. El movimiento pe-
constitucional.59 nal, al frente de la Universidad de Bue- ronista fue considerado un fenómeno
El orden político peronista de sus nos Aires, José Luis Romero, había totalitario que debía ser borrado de
primeros gobiernos discurre el marco adelantado que las masas no renuncia- la escena como si se hubiera tratado
de un permanente apoyo popular que rían al progreso que habían alcanzado de una aberración pasajera, posi-
se ratifica periódicamente en el plano bajo Perón y “sería ineficaz cualquier ble por la demagogia y la manipula-
electoral, pero también de una paula- planteo que se haga sobre la base de ción de las masas, que ahora debían
tina pérdida de los apoyos iniciales, par- retrotraer su situación a la de hace diez reeducarse.62
ticularmente corporativos, de quienes o veinte años atrás”.61
formaron parte de la coalición que lo Los estudiantes argentinos han salu-
había llevado al poder. Esos signos de dado la caída del régimen opresor y fa-
extrañamiento fueron evidentes cuando La desinstitucionalización laz que intentó conculcar todo vestigio
comenzaron a aparecer señales de crisis de la política, el pacto de democracia, sumiendo al país en un
en el modelo económico, sobre todo a proscriptivo y la emergencia caos que corrompió la enseñanza pri-
comienzos de la década de 1950. del desarrollismo maria y secundaria y destruyó la uni-
Cuando el enfrentamiento con al- versidad. Quienes arbitraron todos los
gunos de los sectores que habían con- La heterogénea coalición antiperonista medios para perpetuarse en el poder
formado la constelación ideológica erigió un Gobierno Provisional, cuyo son los únicos responsables de que un
inicial, como la Iglesia católica, se am- primer presidente, Arturo Lonardi, li- sector del pueblo no haya encontrado
plificó al conjunto de la sociedad, la gado a los sectores nacionalistas, cleri- otra alternativa que el alzamiento ar-
irrupción de los militares alentados cales y antiliberales, fue prontamente mado. La sublevación ha triunfado en
por el campo político en general torna desplazado. Su lugar fue ocupado por nombre de la democracia y la liber-
posible el desalojo del peronismo mar- el general Pedro Eugenio Aramburu, tad [...]. Comienza una nueva etapa
cando una nueva inflexión en la demo- representante de los sectores más libe- en la lucha del estudiantado argentino
cracia argentina. Se inicia una etapa rales de la coalición cívico-militar. Los por la universidad autónoma, la ense-
donde el régimen político se desenvol- partidos políticos nacionales integran- ñanza laica y verdaderamente gratuita
verá en el marco de un pretorianismo tes de la coalición (con la excepción del y la libertad de cátedra. Comienza una
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 91

nueva etapa en la lucha del pueblo ar- tores de la producción y el trabajo; en los debates sobre el orden interna-
gentino por la democracia política y la política exterior en que prima la co- cional y en los programas de los orga-
justicia social.63 operación entre países centrales y nismos internacionales. Sin embargo,
subdesarrollados. “la edad de oro correspondió básica-
Simultáneamente con el debate so- mente a los países capitalistas desarro-
bre la naturaleza de la legitimidad del llados, que, a lo largo de esas décadas,
nuevo orden político proscriptivo, se El Estado desarrollista en representaban alrededor de tres cuartas
abre un debate en el campo económico Argentina: educación y partes de la producción mundial y más
acerca del rumbo que debía tomar el modernización capitalista del 80% de las exportaciones de pro-
capitalismo argentino después de Pe- ductos elaborados”.65
rón. Estaban quienes promovían sin La culminación de la denominada Se- En América Latina, el debate so-
más el retorno a un modelo agroex- gunda Guerra Mundial se había consti- bre el desarrollo propiciará la creación
portador y de fuerte control social de tuido como una referencia histórica que de un ámbito de producción original
los sectores subordinados, y también opera como una divisoria de épocas. Se donde por primera y tal vez única vez
aquellos que promovían una moderni- verifica un nuevo ordenamiento en las las ciencias sociales, principalmente la
zación de las estructuras productivas relaciones entre estados definido prin- economía y la sociología, adquirieron
que asegurasen las bases del desarro- cipalmente por la posición en la que se un cariz de producción singular, una
llo material y autosostenido, y que vi- ubica a cada uno de ellos en la disputa voz diferenciada que aportó riqueza
sualizaban que el desarrollo requiere entre comunismo y capitalismo. Dis- conceptual al debate de la época. Las
del fortalecimiento de las democra- puta que no solo es ideológica, sino causas por las cuales las tasas de creci-
cias. Será este sector, que en el campo que en el contexto de la época tam- miento que se observaban en la región
político representó una fracción de la bién se presenta desde una perspectiva eran menores a la de los países centra-
Unión Cívica Radical liderada por Ar- pragmática, como un debate sobre la les serán motivo de debate ideológico,
turo Frondizi, el que se imponga en eficacia de modelos de organización político y científico. El desarrollismo
las elecciones de 1958, en las que se socioproductiva para garantizar el de- en América Latina será entonces una
proscribió al peronismo.64 sarrollo sostenido de la economía y, trama construida como efectos de los
El programa de gobierno de Fron- por su efecto, mayor bienestar para la diversos cruces, tensiones y rupturas
dizi es un arquetipo del pensamiento población. de esos órdenes discursivos.
desarrollista de la época: diversifica- Durante toda la década de 1950 y En el campo político, el derroca-
ción de la estructura productiva con hasta la década siguiente, la economía miento de Frondizi en 1962 no supuso
predominio de la industria, y dentro mundial crecerá a ritmos nunca antes el fin de la ideología del desarrollismo
de esta las denominadas “básicas” (pe- alcanzados; la confianza en el progreso que, con luces y sombras, se mantendrá
troquímica, siderurgia, maquinarias y fundado en el desarrollo científico y vigente hasta los inicios de la década de
química pesada); fortalecimiento del tecnológico se constituyó como una 1970 cuando la radicalización política
Estado para integrar y cohesionar a episteme de época donde el concepto de importantes sectores sociales pro-
los distintos sectores sociales y como de “desarrollo” será el centro de discu- piciará un clima intelectual, político e
árbitro de las disputas entre los sec- siones teóricas en las ciencias sociales, ideológico que la impugnará completa-
92 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

mente como ideología de las clases do- blación motivaron enfrentamientos que turales (por ejemplo, el conocimiento
minantes, producto importado de los polarizaron a la sociedad. de la estructura atómica y la energía
países centrales. Dicho de otro modo, si el desarro- nuclear).
Esta continuidad pudo sostenerse llismo se propone como logro de las Hitos de esta concepción serán
debido a que los desarrollistas se per- políticas públicas dos metas principa- la creación del Consejo Federal de In-
cibían a sí mismos como portadores les, la modernización de las estructu- versiones y el Consejo Nacional de
de una idea de sociedad armónica ras productivas y la integración y co- Educación Técnica (conet) en 1959,
con el progreso inmanente de la ci- hesión social, las reformas educativas y del Consejo Nacional de Desarrollo
vilización; se podía ser desarrollista vinculadas a la primera encontrarán, (conade) en 1961, además de la reali-
sin importar la adhesión a un partido más allá de algunos matices, un te- zación del Plan Nacional de Desarrollo
político. Participar de este consenso rreno fértil para avanzar. En cambio, 1965-1969 con el objetivo de aportar so-
implicaba, en la esfera de la política, las vinculadas a la consecución de la luciones a largo plazo a los problemas
orientar las acciones del gobierno en segunda meta provocarán una reac- relacionados con los requerimientos de
dirección al progreso procurando la ción de los sectores más conservado- recursos humanos y de educación, pro-
modernización de las sociedades. En res de la sociedad. ducto de los procesos de desarrollo.
este marco, la educación, la ciencia y Estas diferentes posiciones res-
la tecnología se convertían en elemen- pecto a las metas obedecen, según La libertad de enseñanza, la
tos esenciales. nuestro criterio, a la connotación transformación académica de las
científica técnica con la que se in- universidades tradicionales
Desarrollismo y política educativa vestía al desarrollismo; el desarrollo
de las sociedades parecía obedecer Frente a las demandas sobre “libertad
La política educativa durante el período a sus propias dinámicas, conocibles, de enseñanza”, sostenidas principal-
1958-1970, el inicio del gobierno de controlables, tanto como las leyes de mente por la Iglesia católica, la coali-
Frondizi y el fin del gobierno de On- la naturaleza. La fe en el progreso ción cívica militar dominante desde el
ganía, estará ligada a dos dimensiones era el corolario de la fe en el conoci- golpe de Estado de 1955 se dividirá en
principales: la económica y la ideológica, miento científico y la tecnología. De dos fracciones. El principio de libertad
representadas en la necesidad de impul- este modo, se podía concebir que las de enseñanza se sustenta en la subsidia-
sar una mayor articulación del sistema ciencias sociales aportaran al cono- riedad del Estado en materia educativa,
educativo con el desarrollo productivo, cimiento sobre los comportamientos su acción debería quedar limitada a las
y en el debate por la función principal o de las sociedades y las técnicas para decisiones de carácter administrativo y
supletoria del Estado en educación. Las un buen gobierno (por ejemplo, el co- económico para el sostén de las escue-
posiciones sobre las reformas políticas nocimiento de las estructuras econó- las, tanto públicas como privadas, para
orientadas a dotar de mayor articulación micas; el planeamiento integral); las garantizar a todos los sectores sociales
a la esfera de la economía y la educación ciencias matemáticas y las naturales la libre elección de servicios educati-
no tuvieron mayor conflictividad; en aportaban el conocimiento y las téc- vos, según sus tradiciones y orienta-
cambio, las orientadas a debatir el pa- nicas requeridas para poner al servi- ciones filosóficas y religiosas. Este li-
pel del Estado en la educación de la po- cio de los hombres las potencias na- neamiento de política abarcará también
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 93

a la educación superior; el Decreto Ley una modernización en la base opera- En 1966, una vez más, un gobierno au-
6.403 del año 1955 facultaba a la inicia- tiva de las instituciones universitarias, toritario afirmaba su voluntad de “re-
tiva privada a crear universidades.66 básicamente de las universidades na- estructurar y actualizar la enseñanza
Pocos días después del golpe de cionales de La Plata y de Buenos Aires. en todos los niveles y campos, para la
1955, las universidades públicas fue- En el plano de las innovaciones institu- consolidación de la cultura nacional” y
ron intervenidas y los sectores afines al cionales los intentos reformistas se cen- de “neutralizar la infiltración marxista,
movimiento reformistas recuperaron el traron en una renovación de los planes erradicar la acción del comunismo e
gobierno de las instituciones promo- de estudio y en la jerarquización de la impedir la acción de otro extremismo”.
viendo la reorganización de las casas investigación como función sustantiva. Al igual, que en los precedentes golpes
de estudio. El personal académico fue En algunos casos las innovaciones pu- militares, el poder se proponía “instau-
declarado en comisión y reemplazado sieron en marcha empresas culturales rar el principio de autoridad en el país”,
en su totalidad, a la vez que se reinte- que, como el caso de la Editorial de la asegurando que “si se producen desór-
gró a aquellos docentes que habían sido Universidad de Buenos Aires (Eudeba), denes en las universidades, las fuerzas
separados de sus cargos, o que habían significaron un cambio revolucionario policiales intervendrán a pedido de los
abandonado por razones de disidencia en términos de difusión cultural y cien- Decanos respectivos”. En la que fue
con el gobierno peronista. Hacia 1958 tífica. Sin embargo, a mediados de la bautizada de manera tan paradójica
las universidades nacionales habían fi- década de 1960 el campo universitario como exitosa “noche de los bastones
nalizado su proceso de normalización tomaba registro del juego imposible en el largos”, la policía penetraba en los re-
y habían dictado sus estatutos, esta vez que se desenvolvía el sistema político cintos, hiriendo profesores y estudian-
los alumnos participarán de forma di- donde las frágiles administraciones ci- tes en la Facultad de Ciencias Exactas
recta en el cogobierno universitario, en viles de Arturo Frondizi, José María (de la uba); las universidades eran in-
forma casi paritaria con los profesores, Guido y Arturo Illia ponían en evi- tervenidas, abriendo un nuevo ciclo,
y se incorporaba la figura del graduado dencia la imposibilidad de canalizar la que no será el último.69
como miembro pleno del mismo. Por orientación de los sectores sociales fun-
su parte, los docentes ya no serían de- damentales.68 Como lo apunta Sarlo, la La Revolución Argentina y las
signados por el Poder Ejecutivo, sino función social de la universidad enten- políticas públicas educativas
por las propias universidades en ejer- dida bajo la forma reformista de servi-
cicio de la autonomía y autarquía que cio público deja paso a la idea de univer- La autodenominada “Revolución
les otorgaba a las universidades el De- sidad abierta al pueblo, al servicio del Argentina”, dictadura militar en la
creto 6.403 que reorganizó las bases pueblo, subordinando de esta manera la que el general Juan Carlos Onganía
de un sistema universitario, en pleno función social a las lógicas de los con- fungía de presidente de la Nación,
crecimiento, como resultado de la ace- flictos sociales, y la dinámica de las lu- tuvo una impronta desarrollista que
lerada expansión de la matrícula secun- chas y la radicalización política que cru- se hizo sentir en el debate iniciado
daria y universitaria iniciada durante el zaba intensamente la política nacional, con el anuncio del gobierno de refor-
peronismo.67 anunciando el final del ciclo de demo- mar el sistema de educación en forma
Las transformaciones normativas cracia imperfecta que había inaugurado integral y de la necesidad de una ley
del sistema fueron acompañadas por el pacto proscriptivo de 1955. que lo ordene. El primer anteproyecto
94 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de ley presentado en el año 1968, que cuentra en el núcleo de la formación binder, participaban activamente de los
fue fuertemente impulsado por el sec- de las fuerzas armadas de los países procesos de radicalización política de
tor privado de la educación, encon- de América Latina y orienta las fun- fines de la década de 1960. Procesos
trará un firme rechazo por parte del ciones que estas se proponen cumplir que serán claves para clausurar el pro-
magisterio estatal, principalmente en el marco de la denominada Guerra ceso de la Revolución Argentina, habi-
porque el anteproyecto consagraba el Fría, conflicto que enfrenta a las dos litando la salida electoral del año 1973,
carácter subsidiario del la acción esta- potencias emergentes de la Segunda y con ella la tercera experiencia guber-
tal en la educación y por la reducción Guerra Mundial. namental del peronismo.
de los años de obligatoriedad de la en- Las universidades son conceptua-
señanza. El anteproyecto creaba una das como espacios estratégicos por
escuela elemental de cinco grados con razones diferentes, como espacio de El retorno del peronismo,
carácter obligatorio y proponía una lucha ideológica contra el enemigo y la clausura autoritaria
escuela intermedia, sin carácter obli- marxista y como impulsor de desarro-
gatorio, de cuatro años. llo. Durante este período se crearán di- Con las elecciones nacionales de 1973,
Si bien nunca se obtuvieron los cisiete nuevas universidades nacionales en las que por primera vez en diecio-
acuerdos necesarios y se abandonó la y provinciales. El objetivo era descen- cho años se levanta la proscripción al
pretensión de promulgar una Ley de tralizar el sistema universitario, despo- peronismo, se cierra un ciclo iniciado
Educación que regulara la totalidad del litizando y redimensionando las uni- con el golpe de Estado de 1955, donde
sistema educativo, sí se concretarán re- versidades mediante mecanismos de los principales actores políticos pre-
formas significativas: la transferencia selección y admisión de la matrícula, e dominantes se mostraron impotentes
de escuelas nacionales a las provincias y implantando casas de estudio en fun- para promover un desarrollo social en
el traslado del magisterio (tanto para el ción de necesidades derivadas del de- el marco de la república restringida.
nivel primario como inicial) al nivel su- sarrollo regional, de ahí el énfasis en la El peronismo retorna al gobierno sin
perior no universitario. A esta reforma promoción de carreras orientadas a las decantar la representatividad de sus
la anima una concepción profesionali- ciencias básicas y las ingenierías. corrientes internas que expresaban
zante de corte tecnocrático en la defi- Estas políticas maestras, que se proyectos que se enunciaban como an-
nición de la docencia, que rompe con la recuerdan bajo el nombre de Plan Ta- tagónicos. Estas posiciones comienzan
concepción del magisterio normalista quini, cabalgaron casi siempre con las a manifestarse desde los primeros me-
vigente desde fines del siglo xix. demandas sostenidas de comunidades ses del gobierno democrático y se agu-
Será en la política universitaria locales, que alentaban junto a comuni- dizaran luego de la muerte del presi-
donde se producirán los conflictos dades profesionales la creación de uni- dente Perón.
más fuertes entre la concepción pro- versidades, que al fundarse se alejaban El programa educativo del go-
ductivista típica de la ideología de- del modelo original propuesto, apos- bierno peronista hace foco en la impor-
sarrollista y las concepciones auto- tando a la forma profesionalista, y en tancia del rol político que se le asigna a
ritarias del gobierno fundadas en la algunos casos revertían los objetivos la educación en el marco de lo que por
Doctrina de Seguridad Nacional. En de despolitización, ya que sus grupos entonces se sintetizaba como proceso
la década de 1960, esta doctrina se en- fundadores, como ha estudiado Buch- de liberación nacional. Esta programá-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 95

tica, que reivindicaba el rol principa- ley universitaria. Uno de esos inter- lar en el marco de desarrollos naciona-
lista del Estado en materia educativa, ventores, Rodolfo Puiggrós, sintetizó les autónomos e integrados a América
es enunciada en el denominado Plan como nadie el espíritu que animaba a Latina. La iniciativa fue largamente
Trienal de Reconstrucción y Libera- las autoridades educativas por enton- discutida en el Congreso Nacional y
ción Nacional, donde se le asignaba a ces. Sostenía que estudiantes y profeso- logró un amplio respaldo de las fuer-
la educación la misión de promover el res tenían que participar de una nueva zas políticas con representación parla-
compromiso político dejando de actuar universidad que “persiguiera ideales mentaria, ya que también intentó com-
como agencia selectora de grupos so- de emancipación y conquista de una patibilizar los postulados políticos de
ciales. Este encuadre será abandonado sociedad más justa” donde los planes la etapa con la tradición reformista de
cuando la titularidad del gobierno se de estudio deberían reflejar “la doctrina autonomía universitaria. Esta ley nunca
modifique con la muerte del presi- nacional e impedir la infiltración del li- fue aplicada, y las universidades no al-
dente Perón. El programa electoral del beralismo, del positivismo, del histori- canzaron su normalización.
Frente Justicialista de Liberación será cismo, del utilitarismo, y hasta del de-
paulatinamente abandonado, como re- sarrollismo, todas formas con las que Los cambios en la política educativa
sultado, entre otros, del procesamiento se disfraza la penetración ideológica”. y las disputas peronistas
en el aparato estatal de los agudos con- Por ello no resulta extraño el res-
flictos políticos que atraviesan a la so- paldo inicial que un significativo nú- A la muerte del presidente de la Re-
ciedad argentina donde al desgaste del mero de intelectuales y académicos pública asume la presidencia la vice-
gobernante justicialismo se le sumaba brindaron a este programa. Muchos presidente María Estela Martínez,
la desorientación del radicalismo, de intelectuales se habían familiarizado y viuda del fallecido Perón, quien des-
escasa gravitación en el escenario po- simpatizaban con el peronismo en el plazó al ministro Taiana del cargo de
lítico, y el accionar de organizaciones desarrollo de los procesos de radicali- Ministro de Educación y en su reem-
político militares de extrema izquierda zación política y social que precedieron plazo designó a Oscar Ivanisevich,
y derecha, con planteos dogmáticos y al advenimiento del tercer gobierno que había ocupado ese mismo cargo
violentos forjados en los anteriores justicialista. La nueva Ley Universita- durante la primera presidencia pero-
quince años.70 ria, Ley N° 20.654, conocida también nista. El nuevo ministro intervino las
como Ley Taiana, recoge la perspec- universidades, y designó como inter-
La universidad y la ley universitaria tiva que sobre la universidad formula- ventores a personajes que, en algunos
ron los intelectuales que a fines de la casos como Alberto Ottalagano, no
El gobierno constitucional reemplazó década de 1960 se acercaron al pero- disimulaban su simpatía por el fas-
a las autoridades que, designadas por nismo. De allí las permanentes refe- cismo, o Remus Tetus, interventor en
el gobierno de facto, se encontraban al rencias en el texto al desarrollo de las la Universidad Nacional del Sur, que
frente de las universidades nacionales. funciones sustantivas de la universidad en su Rumania natal había militado
Los interventores tenían como fin lle- en el marco de procesos emancipato- en la organización filofascista Guar-
var a cabo un proceso de normalización rios de liberación nacional y social, al dia de Hierro. Ese fue el nombre que
política que culminaría cuando el Con- igual que las permanentes apelaciones también adoptó en la Argentina un
greso Nacional sancionara una nueva a la construcción de una cultura popu- encuadramiento político que dispu-
96 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

taría espacios con la Tendencia Revo- El Proceso de angular del edificio, Asistiremos a él
lucionaria Peronista. Este último sec- Reorganización Nacional: el cuando el plazo se extinga. Lo veremos
tor, al momento del regreso peronista, modelo educativo autoritario morir en vida para que viva el sistema.
hegemonizaba la conducción política Lo veremos optar contra el sillón por el
en las universidades, tenía clara lle- Con el golpe de Estado de marzo de pedestal” (pp. 12-17).72
gada al Ministerio de Educación de 1976, la Constitución Nacional fue re-
la Nación, y capacidad para movili- emplazada por un Estatuto de lo que se El Proceso se propuso desarticular el
zar amplios sectores del movimiento denominó Proceso de Reorganización intervencionismo estatal y restable-
estudiantil, fue desplazado por las in- Nacional, en el que se diseñó una ar- cer la libertad de mercado, en un hori-
tervenciones, que se constituyeron en quitectura institucional donde las fuer- zonte de cambio estructural que tam-
el preludio “del carácter francamente zas armadas conservarían la total res- bién contemplaba el campo educativo y
represivo, sin resquicios, que tendrá la ponsabilidad de la conducción política, cultural. Las principales corporaciones
universidad después del golpe de Es- los cargos ejecutivos tendrían periodi- económicas, religiosas, y gran parte de
tado de 1976 y hasta la transición de- cidad y una denominada Comisión de la dirigencia política tradicional, no se
mocrática de 1983”.71 Asesoramiento Legislativo actuaría opusieron a la marcha del Proceso, in-
Hacia fines de 1975 las políticas de como un remedo de Parlamento. corporando cuadros políticos y técni-
concertación nacional habían estallado cos al equipo gobernante.
en el marco de violentos conflictos cor- Acerca del formato de gobierno basado Apoyados en el principio de sub-
porativos, que desembocaron en una en un colegiado tricéfalo, que desmem- sidiariedad del Estado, el plan de rees-
agresiva política de ajuste económico. braba el poder estatal y hacía depender tructuración cultural y educativa im-
En el plano político, los poderes públi- al general-presidente de los arreglos pulsó la transferencia de la totalidad
cos mostraban fuertes problemas para entre las tres armas, señalemos que de los servicios educativos de nivel
regular la institucionalidad democrá- fue presentado por la dictadura y sus primario que dependían del Consejo
tica mostrando una débil capacidad de propagandistas intelectuales como un Nacional de Educación sin financia-
arbitraje para los conflictos, entre ellos signo de la perfección de las aptitu- miento, o con financiamiento insufi-
el de la violencia política. Las fuerzas des republicanas de los militares y de ciente, a los estados provinciales. En
armadas, que habían logrado mediante su decisión de fundar un sistema colo- las universidades, los interventores de
intensas presiones ser habilitadas por cado por encima de los circunstancia- la Misión Ottalagano fueron reempla-
el gobierno para combatir a las orga- les ocupantes de los cargos. Con una zados por oficiales en actividad de las
nizaciones de las guerrillas de origen rara mezcla de exaltación y de culte- fuerzas armadas; en el marco de un
peronista (Montoneros) y de izquierda ranismo, la revista Carta Política, di- estricto congelamiento político y con-
trotskista (Ejército Revolucionario del rigida por Mariano Grondona, en su trol ideológico se proponía desterrar
Pueblo), comenzaron a gestar un nuevo número de enero de 1977 celebraba el la cuestión política de la universidad
golpe de Estado, junto con importan- espíritu democrático de Videla. “Reúne por considerarla altamente corruptora
tes grupos civiles con larga tradición una suma considerable de atribuciones de las actividades académicas ya que,
de apoyo político y económico a las pero las ejerce con espíritu colegial [...] como lo señalaba Roque Ceferino
aventuras militaristas. El renunciamiento de Videla es la pieza Cruz, rector de la Universidad Nacio-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 97

nal del Centro de la Provincia de Bue- con similar dureza en todos los órde- mento “Antes de que sea demasiado
nos Aires, “la universidad argentina nes. La represión del Estado terrorista tarde” y que, presentado en el marco
ha visto sus aulas convertidas en foco se valió de un planificado esquema de de una imponente movilización po-
subversivo, y sus jóvenes instrumen- desinformación pública para ocultar o pular, procuraba garantizar la gober-
tos de un reclutamiento intelectual, manipular las denuncias que temprana- nabilidad de una inminente Argentina
sin precedentes”.73 mente circularon en el país y en el ex- democrática.
Este plan de agudo disciplina- terior. Tras la represión se comenzaba Un signo de esos tiempos es la
miento social incluyó el cierre de ca- a edificar los cimientos de una “nación presencia de nuevos actores que se in-
rreras (casi siempre del campo de las reorganizada” en las que primaba la va- volucraban en la vida institucional del
ciencias sociales) y también de univer- lorización financiera, el apoyo estatal a país, los organismo defensores de los
sidades, como la Nacional de Luján. Se las cámaras patronales en las regulacio- derechos humanos. La cuestión educa-
restringió el ingreso a las universida- nes del trabajo y metas de consumo y tiva no les fue ajena a estos organismos
des, se establecieron cupos y el grado pautas de vida en las que se ponía en que, como el caso de la Asamblea Per-
universitario fue arancelado; hacia el evidencia la desigualdad social. manente por los Derechos Humanos,
año 1977 se registró una drástica reduc- Como señaló Nicolás Casullo, la inscribían el Derecho a la Educación
ción de la matrícula. Cuando los oficia- implementación de este proyecto a lo en el marco de las definiciones de los
les de las tres armas se retiraron de la largo de ocho años dio lugar a una rup- Derechos Humanos cuya defensa ha-
conducción de las universidades, fue- tura de identidades, de solidaridades, bían llevado a cabo junto a voces soli-
ron reemplazados por grupos de pro- de concepciones sociales y políticas, tarias de las iglesias y de los partidos
fesionales afines al Proceso, que fueron que se evidenció con fuerza al resurgir políticos.75
los responsables civiles de mantener y en la Argentina la actividad política y Desde el campo académico y gre-
profundizar la censura curricular y el al iniciarse la organización de los ac- mial en los meses previos a las eleccio-
disciplinamiento académico mediante tores sociales para construir el camino nes de 1983 se convocó a la totalidad
sanciones normalizadoras, depuracio- democrático. de los partidos políticos con personería
nes, inspecciones jerárquicas y proce- jurídica nacional para debatir un con-
sos de patrullaje curricular.74 junto de temas que de manera consen-
El Proceso de Reorganización Na- La reconstrucción suada formara parte de la agenda edu-
cional tuvo un marcado signo antipo- democrática: derecho cativa del gobierno democrático.76
pular, con políticas públicas que en el a educación y derechos La mayor parte de los partidos po-
campo económico desmantelaron la humanos líticos participantes expresaron amplias
estructura económica existente, gene- coincidencias en remarcar la necesidad
rando amplios sectores de marginali- En el ocaso de la dictadura, los parti- de recuperar el rol principalista del Es-
dad social, y extrema pobreza, sobre la dos políticos nacionales constituyeron tado en materia educativa, restituyendo
base de un duro disciplinamiento social un espacio de consensos mínimos para la función democratizadora de la edu-
centrado principalmente en la prohibi- lo que deberían ser las políticas maes- cación en términos políticos y sociales,
ción y represión de la actividad política tras de la transición democrática. Esos reforzando esta última con tareas de ca-
y sindical, aunque la represión se aplicó acuerdos fueron volcados en el docu- rácter asistencial en los sectores que más
98 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

habían sido castigados por la políticas contenidos de ciudadanía política y so- La crisis del Estado
regresivas que en materia económica ha- cial en relación a garantizar el respeto a benefactor: las paradojas
bía llevado a cabo el gobierno militar. las diversidades regionales y el respeto de un nuevo gobierno
El gobierno constitucional de 1983 a los derechos humanos.77 justicialista
puso su mayor empeño en la implan- El empeño más importante por
tación de las mediaciones y reglas de colocar la cuestión educativa en al La tematización de las crisis de los es-
juego democráticas en las institucio- agenda de los poderes públicos lo tados denominados “de tipo benefac-
nes educativas, y particularmente en constituyó en esta etapa la convocato- tor” tuvo lugar en el marco de una re-
la normalización de las universidades ria al Segundo Congreso Pedagógico estructuración global del capitalismo,
nacionales, que restablecieron los es- Nación, sancionada mediante una ley por lo que se asumió que tales crisis
tatutos vigentes al año 1966, iniciando del Congreso Nacional, que impulsó expresaban la “muerte” de una moda-
un intenso y paulatino proceso de el Poder Ejecutivo nacional. A dife- lidad de regulación de las relaciones
normalización. rencia del Primer Congreso que había entre Estado-capital-trabajo para dar
La revisión crítica del pasado in- propuesto las bases de lo que luego lugar a otras en las que el Estado ce-
mediato que inauguró el “Nunca más” sería la Ley 1.420 de Educación Gra- día su lugar al mercado. El gobierno de
con la revelación y el juzgamiento de tuita y Obligatoria, el Segundo Con- Carlos Saúl Menem, quien asumirá en
los crímenes del Estado terrorista que greso no dejaba el tema en manos de su totalidad este análisis, llevará a cabo
repararon en un sentido ético a quie- especialistas o legisladores, sino que un drástico proceso de reforma estatal
nes habían sido sus víctimas, llevó a preveía diversas instancias de partici- y de apertura económica para incorpo-
dar un fuerte impulso a la modificación pación global de la sociedad, mediante rar al país al mercado global de bienes,
de los procesos socializadores en la es- un mecanismo de “asambleas de base” servicios, tecnologías y capital.
cuela pública incorporando a la noción en los municipios, en las provincias,
de ciudadanía democrática la temática que culminarían en una Asamblea Na- [...] enmarcado en un debate mun-
de los derechos humanos como com- cional, donde se concluirían con los li- dialmente extendido sobre el papel y
ponente central en contenidos de for- neamientos de una futura Ley Orgá- el tamaño del Estado y el rol del mer-
mación curricular y en los modos de nica de Educación, que de manera no cado, el desempeño/implementación
participación de docentes, alumnos y vinculante sería puesta en considera- de la política de privatizaciones im-
padres en la cuestión educativa. ción del Congreso Nacional. pulsada por el gobierno justicialista
Simultáneamente, en varias ju- Hacia 1989 los signos de agota- partir de mediados de 1989 significa
risdicciones provinciales se ponen en miento del modelo de desempeño esta- una verdadera estrategia de transfor-
marcha procesos de reforma constitu- tal que tenía en el Estado el eje vertebra- mación profunda de la relación Es-
cional que recogen en las disposiciones dor de las políticas sociales –entre ellas tado/sociedad y de los vínculos entre
referidas al sistema educativos los de- la educativa– presentó los signos de una los distintos grupos, clases y actores
bates de la transición democrática: ex- crisis, cuyas consecuencias fueron un configurados durante largas décadas
tensión del obligatoriedad, participa- adelantamiento del proceso electoral y en la Argentina, y constituye la cul-
ción de la sociedad civil en el gobierno la entrega anticipada del gobierno por minación de tendencias estructura-
de la educación, incorporación de los parte del presidente Alfonsín. les gestadas durante muchos años en
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 99

tensión con las crisis y las mutaciones que como en el caso del Banco Mun- versidades con el Estado y, particular-
del mercado internacional.78 dial, financiaban lo que ya por enton- mente, con el mercado.
ces se denominaba como reformas de También en eso años el Congreso
En este contexto se modificaron las Estado de segunda generación.79 de la Nación creaba un conjunto de
bases normativas y académicas del sis- universidades en el conurbano bonae-
tema educativo nacional que fueron [...] las corrientes políticas que ofrecie- rense que desarrollaron modelos ins-
fuertemente resistidas por los actores ron elementos discursivos a esos acto- titucionales alternativos a los modelos
del campo gremial docente. La cues- res fueron: i) el neoliberalismo partida- tradicionales, cuyas autoridades proce-
tión educativa cobró centralidad en la rios de la creación de un cuasi mercado saron desde un acercamiento crítico las
agenda de los poderes públicos, y cues- educativo y de la reducción del papel políticas universitarias impulsadas.
tiones como la descentralización, la ex- del Estado a su mínima expresión, ii) Simultáneamente a los procesos
tensión de la obligatoriedad, los nue- el neoconservadurismo partidario de de cambio estructural, en esta década
vos modos de gestión institucional, o la imposición de contenidos valorati- tiene lugar la reforma de la Constitu-
la formación del profesorado, alcan- vos acordes con las interpretaciones ción Nacional, cuyo trámite de sanción
zaron el rango de política del Estado de sectores relevantes de la jerarquía tuvo consecuencias en el campo edu-
bajo el discurso político ideológico de de la Iglesia católica por parte del Es- cativo más allá de la voluntad de quie-
la evaluación, donde las apelaciones tado nacional; iii) visiones tecnocráti- nes las promovieron mediante lo que se
a la calidad educativa redefinían los cas promotoras de una rápida y masiva conoce como el Pacto de Olivos, sus-
vínculos entre el Estado, la educación incorporación de nuevas tecnologías cripto por Carlos S. Menem y Raúl
y la sociedad civil. La políticas públicas de la comunicación, la información y Alfonsín.
fueron impulsadas desde el Poder Eje- organización de escuelas, iv) visiones La propia dinámica que adquirió
cutivo nacional, que completó el pro- neokeynesianas orientadas a la redistri- la Convención Nacional Constitu-
ceso de transferencia de las provincias bución de recursos a través de la edu- yente, entre convencionales “pactistas”
y la Ciudad Autónoma de Buenos Ai- cación utilizando al aparato estatal na- y “antipactistas”, dio lugar a un juego
res, de los establecimientos educativos cional como agente redistribuidor y v) institucional que permitió que la cues-
todavía en jurisdicción del Ministerio visiones humanistas de democracia so- tión educativa ausente en el núcleo de
de Educación de la Nación, mientras cial preocupadas por la renovación de coincidencias básicas, ingresara en la
se impulsó la sanción de la Ley de Fe- los contenidos y prácticas de enseñanza, agenda constituyente al tratarse las mo-
deral de Educación y la Ley de Educa- a la par que por el fortalecimiento del dificaciones previstas para el artículo
ción Superior. conjunto de los actores del sector.80 67° que establecía las funciones del
Las políticas públicas de la época Congreso Nacional.
se cristalizaron desde el protagonismo, En las políticas universitarias, la ideolo-
por activo o reactivo, de relevantes ac- gía de la evaluación operó como orde- [...] el tema educativo, inicialmente no
tores del campo político académico, nadora de un discurso que comprome- habilitado y que se incluyó como parte
del gremialismo docente, de la Iglesia tía por primera vez, desde la Reforma de las atribuciones del Poder Legis-
católica, y de nuevos actores como los de 1918, a redefinir en el marco de la lativo, incorporando como saludable
organismos multilaterales de crédito, autonomía las relaciones de las uni- saldo el de la constitucionalidad del
100 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

principio de la autonomía y autarquía la construcción de esta visión aporta- Duhalde como Presidente de la Repú-
universitarias, así como el reconoci- ron los medios de comunicación, así blica. Hacia inicio de 2002, la Argen-
miento de la responsabilidad indelega- como también las ciencias sociales tina mostraba los signos de una rece-
ble del Estado en materia educativa y aportaron los intelectuales que dieron sión que ya duraba casi cuatro años,
de los principios de gratuidad y equi- sustento teórico al programa hegemó- en ese marco la denominada “mega-
dad de la misma [...].81 nico vigente, principalmente desde la devaluación” que realizó el presidente
economía (a la que se pretendió for- interino Eduardo Duhalde, si bien
La magnitud de los cambios educati- mular como una ciencia exacta) con significó una profunda transferencia
vos reseñados hasta aquí, pero sobre el aporte de intelectuales del cema, y de ingresos desde los sectores asala-
todo el debate generado en torno a las fundaciones fiel y Mediterránea, riados, quienes pagaron el costo de la
las orientaciones políticas del proceso principalmente. devaluación, abrió la posibilidad de re-
de reforma, han abierto en el ámbito El gobierno de la Alianza fue, en cuperar instrumentos de política ma-
académico y político un debate que los hechos, continuador y ejecutor a ra- croeconómica, dando finalizada de he-
da cuenta de permanentes tensiones y jatabla del proyecto que empezó a co- cho la política económica sostenida en
conflictos interpretativos. brar forma en la presidencia de Carlos la convertibilidad.
Menem. Por ello puede entenderse el La inestabilidad política y social
desencanto que luego de los sucesos limitará fuertemente las posibilidades
Crisis y fin de la trágicos de diciembre de 2001 colocó a de consolidar un proceso de transición
convertibilidad los partidos políticos en una situación posconvertibilidad en el que los po-
de suma debilidad. Si los partidos polí- deres del Estado cumplieran una fun-
En la década de 1990 se consolidó un ticos expresan en forma explícita e im- ción de armonización de los intereses
bloque dominante que construyó un sis- plícita un modelo de orden que abarca sociales en pugna. La consigna “que
tema de dominación política claramente un conjunto de dimensiones, la crítica a se vayan todos”, coreada en las múlti-
hegemónico. En lo económico, se pro- la que fueron sometidos es que habrían ples manifestaciones de esa época, era
dujo una inédita concentración y cen- renunciado a ser expresión autónoma la expresión más clara del sentimiento
tralización del capital a la par que una de los sectores sociales que representan de lejanía que importantes sectores de
extraordinaria traslación de los ingresos para colocarse como mediadores ante la población experimentaban en rela-
de los sectores asalariados hacia los sec- los poderes públicos de las decisiones ción con los partidos políticos. Estos
tores concentrados de la economía. Sus de los grupos económicos que se bene- se encontraban bajo sospecha de con-
beneficiarios principales fueron los gru- ficiaron con la convertibilidad. nivencia con los poderes fácticos, de
pos económicos vinculados a las privati- La renuncia del presidente Fer- ineficacia en relación a la calidad de la
zaciones y el sector financiero. nando de la Rúa provoca un hecho in- representación de la voluntad popular
Desde las voces críticas al mo- édito en nuestro país, se sucederán tres que ejercían.
delo societal de esta década, se deno- presidentes antes de que en enero del En este clima se realizan eleccio-
minó como “pensamiento único” a la 2002, por decisión de la Asamblea Le- nes para elegir presidente durante el
idea instalada de que el programa en gislativa y en cumplimiento de la Ley año 2003, cuyo resultado obligó a que
desarrollo carecía de alternativas. A de Acefalia, asuma el senador Eduardo los candidatos Carlos Menem (ex pre-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 101

sidente) y Néstor Kirchner disputaran En el campo de las políticas edu- tiene la responsabilidad indelegable de
una segunda vuelta. La renuncia del cativas, el período se caracterizará por mantener un sistema educativo con
candidato Menem permitió que Kir- la sanción de un conjunto de leyes fun- acceso igualitario para todos los ciu-
chner se consagrara como presidente damentadas en la necesidad de otorgar dadanos, incluyendo las personas con
de la República. una nueva orientación del sistema edu- discapacidad.
Durante la presidencia de Nés- cativo que se propondrá como de repa- Con el propósito de crear las con-
tor Kirchner se produce un giro en ración del sesgo neoliberal de la década diciones para que en todo el territorio
la política económica respecto de la de 1990. Se sucederán así un conjunto de la República se garanticen iguales
década previa. Neodesarrollismo, de leyes; la N° 25.864, conocida como condiciones de calidad en el servicio
neokeynesianismo, o lisa y llanamente “ley de los 180 días de clases” en el año educativo y se coordinen las políticas
heterodoxia, son los adjetivos que bus- 2003, tuvo el propósito de garantizar en razón de un sistema nacional de ca-
can calificar las nuevas orientaciones. un mínimo de días de clases por año. rácter federal, la Ley otorga al Consejo
Con estos lineamientos la economía Durante el año 2005 se sancionarán Federal de Educación, una organiza-
crecerá a tasas de 8 y 9% anual, se re- dos nuevas leyes, la Ley de Educación ción interjurisdiccional, la tarea de co-
ducirá la tasa de desempleo, aunque el Técnico Profesional, diseñada con el ordinar la política nacional educativa
empleo informal se mantendrá en ni- propósito de recuperar y organizar la en acuerdo con las políticas del Minis-
veles cercanos al 50%. También en el enseñanza técnica, en el nivel medio terio de Educación de la Nación.
marco de esta nueva institucionalidad y superior, en el marco del desarrollo Finalmente, se establece el sistema
se instituyeron las negociaciones pari- de los nuevos perfiles productivos, y la educativo con cuatro niveles: inicial,
tarias entre sindicatos y cámaras patro- Ley de Financiamiento Educativo, me- primario, secundario y superior. Las
nales y se reducirá la pobreza.82 diante la cual se buscaba la recupera- novedades aquí estriban en que se mo-
El gobierno de Kirchner impulsará ción de la principalidad del Estado en difica la estructura del sistema educa-
una política de derechos humanos que la financiación de la educación. tivo vigente por imperio de la Ley Fe-
se orientará principalmente a la dero- Finalmente, en el año 2006 se deral de Educación, haciéndose eco
gación de las denominadas “leyes de la sanciona la Ley N° 26.206, denomi- de las críticas que en relación al Ter-
impunidad” de modo de enjuiciar a los nada “Ley Nacional de Educación” en cer Ciclo de la Escuela General Básica
responsables de los crímenes de lesa reemplazo de la Ley Federal de Edu- y el Polimodal se habían desarrollado
humanidad ocurridos en la última dic- cación de 1993. El debate de esta ley tanto desde círculos de expertos como
tadura militar. incorporó una novedad en materia de de distintas organizaciones sociales, y
En política exterior se colocará el política pública, el tratamiento legisla- se extiende la obligatoriedad de asis-
énfasis en las relaciones con los paí- tivo estuvo precedido por una consulta tencia a las instituciones del sistema
ses de América del Sur, consolidando realizada en forma directa a todo el país educativo hasta la finalización de los
los lazos estratégicos con la República por el Ministerio de Educación, Cien- estudios secundarios.
del Brasil en relación con el futuro del cia y Tecnología de la Nación y la con- El debate educativo se planteará
Mercado Común del Sur (Mercosur) sulta propia que realizó cada provincia. en razón de las transformaciones que
y de la Unión de Estados del Sur de La ley define a la educación como un se requerirían para que el sistema de
América (Unasur). derecho humano, será el Estado quien educación se constituya en una vía
102 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

privilegiada para dotar de mayor den- Una innovación sustantiva de educativas desarrolladas en América
sidad a la democracia, aportando a la política en el nivel superior ha sido Latina durante las décadas anteriores.
plena inclusión de todos los ciudada- la creación del Instituto Nacional de Han sido el resultado de una agenda
nos al goce de la riqueza y de la cul- Formación Docente cuyas principales política conformada en un escenario de
tura, ahora sobre el postulado de re- funciones están establecidas en la Ley alta conflictividad política, en el que el
conocer como punto de inicio de la Nacional de Educación. Su creación esquema de reordenamiento político y
intervención educativa el respeto a las fue presentada como la expresión de económico que sobrevino a la crisis del
diversidades que conforman la trama que la formación docente para la en- 2001 está en curso de resolverse, por
de una sociedad. señanza en los niveles del sistema edu- lo que el bicentenario de la nación Ar-
cativo tiene un carácter prioritario gentina se conmemora en el marco de
Universidades y educación dentro de las políticas educacionales. una segunda transición democrática,
superior no universitaria Desde su conformación, el Instituto que tiene el desafío de superar los con-
ha desarrollado actividades de planifi- dicionamientos del régimen democrá-
Si bien durante este período se co- cación del sistema formador y ha ela- tico, partiendo de la autonomía del des-
mienza el debate para dotar al nivel su- borado lineamientos de políticas de empeño estatal, desde la recuperación
perior de una nueva ley en reemplazo formación docente inicial y continua de las instituciones que lo instituyen,
de la Ley de Educación Superior de como sus principales actividades. La entre ellos los partidos políticos con
1994, no se logrará un acuerdo para política educativa de esta etapa ha sido capacidad para restituir la confianza
sancionarla, situación que se mantiene atravesada por el debate alrededor de en los colectivos sociales.
en la actualidad. No obstante, se desa- la democratización de los medios de La radicalidad de la disputa corpo-
rrollará una intensa actividad política comunicación, donde el conjunto de rativa en la Argentina del bicentenario
con las universidades en una relación las universidades públicas ha jugado pone una vez más sobre la agenda el
que puede ser definida como de con- un rol central en la promoción del de- tema de la gobernabilidad, asociada al
certación, en contraste con la tensión recho a la información como un bien imperativo de la política para construir
entre las autoridades educativas nacio- social, a ser tutelado jurídicamente un Estado republicanamente organi-
nales y las universidades que caracte- por el Estado democrático. zado, pero con capacidad de inclusión
rizó la década de 1990. Los ejes de la y justicia social. Las políticas públicas
política definidos por la Secretaría de educativas deberán preservar la mi-
Políticas Universitarias desde 2003 se La segunda transición sión cultural de formar ciudadanía,
han mantenido, con matices y diferen- democrática pero también de protagonizar el creci-
cias en los ritmos y prioridades rela- miento económico, teniendo a la idea
tivas, hasta la actualidad: articulación La políticas que se han apuntado es- de progreso social y a la cultura del tra-
inter e intra nivel; democratización del tán abiertas a las interpretaciones del bajo como elementos organizadores de
acceso a la educación superior; mejora campo político con intereses en el sec- cualquier programa educativo. Esto re-
de la calidad y la pertinencia de las ca- tor educativo. Se han llevado a cabo aun quiere del rol principalista del Estado,
rreras y las instituciones; internaciona- cuando en el campo académico perdura pero también del protagonismo de la
lización de la educación superior. el extenso debate sobre las reformas sociedad civil, en un nuevo desarrollo
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 103

regional y local. En palabras de Puig- fundante del retorno democrático; por honestidad intelectual y su práctica
grós, queda por delante la construcción ello, aspiran a que los lectores, si tuvie- personal, alejada de los oropeles de la
de una escuela pública democrática, el sen la posibilidad, les dijeran: “No es- política (pero también del descenso a
diseño de un nuevo espacio público de toy de acuerdo, conversemos”. Esa es- los infiernos de su ejecución); las ideas
educación, donde lo compartido no sea cena honraría los doscientos años de la brillantes de Sarmiento, su capacidad
lo impuesto, sino lo acordado a partir Revolución de Mayo. programática, su vocación por hacer,
su entrega con lo público (pero
de las diferencias, para lo cual se nece-
también su actuación decidida en
sita un Estado democrático, que pro- causas violentas, erradas e injustas)”.
mueva el diálogo social y equilibre las 7 Pagliai, Lucila, J. B Alberdi - D. F.
demandas de libertad y de justicia. Notas Sarmiento. La gran polémica nacional.
Cartas Quillotanas. Las ciento y una,
1 Braslavsky, Cecilia y Nora Krawczyk,
La escritura de este ensayo fue una ta- Buenos Aires, Leviatán, 2005, p. 31.
rea compleja. Se trató de conformar en La escuela pública, Buenos Aires, 8 Ternavasio, M., op. cit., p. 248.
una presentación sintética, y arbitra- Cuadernos flacso, Miño y Dávila 9 Braslavsky, C. y N. Krawczyk, op. cit.,
ria, los sucesos políticos, económicos, Editores, 1998, p. 10. p. 11.
2 Weinberg, Gregorio, Modelos 10
culturales que, como cincel, han con- Tiramonti, Guillermina,
educativos en la historia de América Modernización educativa en los 90,
tribuido a dar forma a las políticas pú-
Latina, Buenos Aires, unesco-cepal- ¿el fin de la ilusión emancipadora?,
blicas educativas pasadas las luchas por pnud, Editorial Kapelusz, Biblioteca Buenos Aires, flacso, Temas Grupo
la Independencia. de Cultura Pedagógica, Serie Teoría e Editorial, 2001, p. 13.
El proceso de escritura permitió Historia de la Educación, 1984, p. 77. 11 Tenti, Emilio, “El Estado educador”,
un coloquio que nunca tuvo como pre- 3 Tedesco, Juan Carlos, Educación y en Isuani, Ernesto et al., Estado
tensión clausurar una lectura, negar sociedad en la Argentina (1880-1945), democráticos y política social, Buenos
una interpretación, esquivar a un autor Buenos Aires, Centro Editor de Aires, Eudeba, 1989, p. 209.
o a un texto que hablase por él. Quie- América Latina, Biblioteca Básica 12 Brunner, José Joaquín, La educación
nes han escrito este artículo pretendie- Argentina, 1970, p. 24. superior en América Latina, cambios y
4 Citado en Weimbeg, G., op. cit., p. 85.
ron que las voces que pueblan la pro- desafíos, Santiago de Chile, Fondo de
5 Ternavasio, Marcela, Historia de la
fusa bibliografía que han consultado Cultura Económica, 1991, p. 1.
Argentina 1806-1852, Buenos Aires, 13 Brunner, citando a Antoine Prost,
muestre en sí misma la polifonía que
Siglo XXI Editores, 2009, p. 199. sostiene que el desarrollo de las
encierra la palabra “patria” cuando no 6 Lucila Pagliai en un estudio sobre universidades nacionales contiene lo
se la pronuncia desde altares consagra- la querella intelectual y política que denomina “gesto napoleónico”,
dos, cuando no se la ata a laureles pre- entablada entre Alberdi y Sarmiento, esto es, la idea de que el Estado debe
téritos ni a futuros urgentes. básicamente en las Cartas Quillotanas hacerse cargo de la enseñanza de la
Los autores se han formado en y Las Ciento y una (Buenos Aires, nación (el Estado docente) y que a él
épocas en que las palabras eran cen- Leviatán, 2005), apunta los aspectos le corresponde asegurar, mediante la
suradas y los hombres y mujeres, per- recurrentes de ambos hombres: “la universidad, “el doble cometido de
seguidos y eliminados por sus ideas. claridad política de Alberdi sobre formar los cuadros administrativos
También han participado de la ilusión ciertas cuestiones estratégicas, su (y profesionales) y de súper vigilar
104 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

la educación en los niveles escolares municipios y cuerpos legislativos Estado y la sociedad argentina (1880-
inferiores”. Eso sería posible en la en el lugar del ciudadano, mediante 1930)”, en AA. VV., Historia argentina
medida en que “toda la educación mecanismos que, como el fraude, contemporánea. Pasados presentes de la
pública estuviera compuesta por la cooptación, o las intervenciones política, la economía y el conflicto social,
un grupo de profesores que se federales, excluía a los opositores Buenos Aires, Dialektik Editora,
constituyen en corporación y gozan y aseguraba la rotación política 2008, p. 89.
de una relativa autonomía dentro del alrededor de un mismo grupo social, 26 La Reforma Saavedra Lamas había
marco del servicio al Estado”. donde unas pocas familias tejían hecho foco en la enseñanza media
14 Tedesco, Juan Carlos, Educación y vínculos y acuerdos entre sí, en los introduciendo la escuela intermedia y
sociedad en la Argentina (1880-1945), aristocráticos salones del Club del la orientación profesional de carácter
Buenos Aires, Ediciones Solar, 1983 Progreso y el Jockey Club, y sobre general en el sistema educativo, que en
15 Tenti, Emilio, Sociología de la todo en las facultades de Derecho de opinión del mismo Saavedra Lamas
educación, 1ª reimpr., Bernal, las ciudades de Córdoba y Buenos estaba inevitablemente orientado
Universidad Nacional de Quilmes, Aires a los que sus miembros asistían, a la Universidad, sin contemplar
2004, pp. 25-26. y donde, fundamentalmente, se las condiciones socioproductivas
16 Romero, Luis Alberto, Sociedad realizaba el reclutamiento de la élite emergentes de la Primera Guerra
democrática y política democrática política. Mundial, que planteaban al país los
en la Argentina del siglo xx, Bernal, 23 Di Tella, Torcuato, “La transición desafíos de diversificar su estructura
Universidad Nacional de Quilmes, a la organización de masas: el caso económica agraria y promover
2004, pp. 33 y 41. Argentino”, en Di Tella, Torcuato y una incipiente industrialización.
17 Sarlo, Beatriz, Identidades culturales. Cristina Luchini (compiladores), La Obviamente, un planteo de esta
Las marcas del siglo xx en tiempo sociedad y el Estado en el desarrollo de la naturaleza no tuvo ni dentro ni fuera
presente. Notas para un cambio de una Argentina, Buenos Aires, Biblos, 1997, de la élite, actores sociales o políticos
cultura, Buenos Aires, Siglo XXI p. 95. capaces de impulsarla como política de
Editores, 2001, p. 28. 24 “El radicalismo pone de manifiesto Estado.
18 Botana, Natalio, El orden conservador. una práctica y un discurso políticos 27 Puiggrós, Adriana, La educación
La política entre 1880 y 1916, Buenos que se prolongaban más allá de las popular en América Latina. Orígenes,
Aires, Sudamericana, 1977, p. 345. coyunturas electorales, y en las que las polémicas y perspectivas, Buenos Aires,
19 Botana, Natalio y Ezequiel Gallo, disputas son planteadas en términos Miño y Dávila Editores, 1998, p. 107.
De la República posible a la República absolutos: el radicalismo se concebía 28 Ciria, Alberto y Horacio Sanguinetti,
verdadera (1880-1910), Buenos Aires, a sí mismo como la nación toda, de La Reforma Universitaria, 1, Buenos
Ariel, 1997, p. 13. allí que la causa contra el régimen Aires, Centro Editor de América
20 Romero, L. A., op. cit., p. 34. fuera la verdadera causa nacional, o Latina, Biblioteca Política Argentina,
21 Sarlo, B., Identidades culturales..., op. en palabras del moderado Alvear: ‘Ser 1983, pp. 41-43.
cit., pp. 24-25. radical es ser dos veces argentino’”. 29 Sigal, Silvia, Intelectuales y poder en
22 Como señalan Fernández y Scaltriti, Cataruzza Alejandro, Historia de la la Argentina. La década del sesenta,
el régimen había invertido el principio Argentina 1916- 1955, Buenos Aires, Buenos Aires, Siglo XXI Editores,
de la representación política de una Siglo XXI Editores, 2009, p. 49. 2002, pp. 23-24.
republica representativa, y colocaba a 25 Marcaida, Elena, Alejandra Rodríguez 30 Portantiero, Juan Carlos, Estudiantes
las presidencias, a las gobernaciones, y Mabel Scaltritti, “Los cambios en el y política en América Latina 1918-
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 105

1938. El proceso de la Reforma diario Critica de Natalio Botana (que 46 Torre, Juan Carlos, “Interpretando
Universitaria, México, Siglo XXI poco tenía que ver con los católicos (una vez más) los orígenes del
Editores, 1978, pp. 13-14. integristas) en una de las cabezas peronismo”, en Mackinnon, Moria
31 Brunner, J. J., op. cit., p. 30. visibles del movimiento septembrino. y Mario Alberto Petrone, Populismo
32 Romero, L. A., op. cit., pp. 69-71. Ibid., p. 83. y neopopulismo en América Latina.
33 Ibid., pp. 69-70. 36 Sigal, S., op. cit., p. 26. El problema de la Cenicienta, Buenos
34 Con motivo de la conmemoración del 37 Ibid. Aires, Eudeba, pp. 177-178.
centenario de la Batalla de Ayacucho 38 Romero, L. A., op. cit., p. 99. 47 Altamirano, Carlos, Bajo el signo de
el poeta Leopoldo Lugones pronunció 39 Ossana, Edgardo, “Componentes las masas (1943-1973), Buenos Aires,
un discurso en el que sostuvo que ideológicos-políticos y Reforma Emecé, Biblioteca del Pensamiento
en tiempo de “paradoja libertaria de educativa: el caso Fresco Noble de la Político, p. 24.
fracasada, bien que audaz ideología. Provincia de Buenos Aires”, Revista 48 Puiggrós Adriana, Peronismo: cultura
Ha sonado otra vez, para el bien del Argentina de Educación, N° 14, Buenos política y educación (1945-1955),
mundo la hora de la espada”. Frente al Aires, 1990, p. 57. Buenos Aires, Galerna, 1993, p. 360.
fracaso de la democracia para lograr 40 Macor, Darío, Partidos, coaliciones 49 Buchbinder, Pablo, Historia de las
el orden y la disciplina, abriendo el y sistemas de poder en Argentina. La universidades, Buenos Aires, Editorial
camino a la demagogia o el socialismo, construcción de un país, Buenos Aires, Sudamericana, 2005, pp. 157-159.
el autor de Los crepúsculos del jardín Editorial Sudamericana, p. 152. 50 Braslavsky, C. y N. Krawczyk, op. cit.,
afirmaba que el orden constitucional 41 Ossana, E., op. cit., p. 58. p. 19.
del siglo xix había fracasado y por 42 El núcleo central de la reforma 51 En lo días liminares de la Revolución
lo tanto “el ejército es la última consistió en reducir la educación de junio, Gustavo Martínez Zuviría,
aristocracia, vale decir la última primaria propiamente dicha a cuatro de dilatada militancia antisemita,
posibilidad de organización jerárquica años, reservando los otros dos para ocupaba el Ministerio de Instrucción
que nos resta entre la disolución tareas de preparación ocupacional. El y Justicia, y Jordán Bruno Genta
demagógica. Solo la virtud militar enfoque nacionalista de los estudios era nombrado interventor de la
realiza en este momento histórico la tiende por una parte a reforzar la Universidad del Litoral, anunciando
vida superior que es belleza, esperanza instrucción práctica (preparación que la Revolución había llegado a
y fuerza ”, citado en ibid., p. 82. para el trabajo), con una fuerte dosis afirmar valores eternos, negados por el
35 Desde principios de la década de de formación espiritual (ideológica) desorden de la revolución cartesiana.
1920 los católicos integristas dieron sostenida por la imposición de En simultáneo, el interventor en
forma sisitemática a su pensamiento la enseñanza religiosa el enfoque la Universidad de Buenos Aires,
desde los curso de Cultura Católica, nacionalista de los estudios. Reduce Tomás Casares, homologaba el
o desde la revista Criterio en 1928. los aprendizajes “intelectuales” e orden universitario al familiar. Más
Cuando la síntesis con el pensamiento incorpora la enseñanza de la gimnasia tarde, Alberto Baldrich reemplazará
nacionalista cobró forma desde las metodizada. Ibid., p. 66. a Martínez Zuviría, y anunciará
páginas de La Nueva República, los 43 Braslavsky, C. y N. Krawczyk, op. cit., que la Revolución había restaurado
hermanos Irazusta, junto a Ernesto p. 18. los valores tradicionales del acervo
Palacio desestimaban el orden 44 Cattaruzza, A., op. cit., pp. 152-153. espiritual greco-latino sublimados en la
democrático y se convertían junto 45 Braslavsky, C. y N. Krawczyk, op. cit., civilización de la cristiandad católica.
a otros medios de prensa como el p. 19. Sigal, S., op. cit., pp. 30-31.
106 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

52 Romero, L. A., op. cit., p. 137. mediante un pacto con su líder en el 71 Sarlo, B., op. cit., p. 87.
53 Somoza Rodríguez, Miguel, exilio, en el se comprometía a revisar 72 Sidicaro, Ricardo, La crisis del Estado
Educación y política en Argentina las medidas proscriptivas, lo mismo y los actores socioeconómicos en la
(1946-1955), Buenos Aires, Miño y que las intervenciones gremiales, y Argentina (1989-2001), Buenos Aires,
Dávila Editores, Universidad Nacional otras medidas económicas y sociales Libros del Rojas-Eudeba, pp. 28-29.
de Educación a Distancia, 2006, p. 17. adoptadas por el Gobierno Provisional 73 Revista de la Universidad Nacional del
54 Sigal, S., op. cit., p. 33. entre 1955 y 1958. Centro de la Provincia de Buenos Aires,
55 Del Bello, Juan Carlos, Osvaldo 65 Hobsbawm, Eric, Historia del siglo xx, Nº 2, Tandil, p. 10.
Barsky y Graciela Giménez, La 6ª reimp., Barcelona, Crítica, 1998, p. 74 Kaufmann, Carolina, Dictadura y
universidad privada argentina, Buenos 262. educación. Tomo II. Depuraciones y
Aires, Libros del Zorzal, 2007, p. 70. 66 En el año 1910 la Iglesia creó la vigilancias en las universidades nacionales
56 Pronko, Marcela, El peronismo en la Universidad Católica con sede en la argentinas, Buenos Aires, Miño y
universidad, Buenos Aires, uba, Libros ciudad de Buenos Aires, que llegó a Dávila Editores, 2003, p. 21.
del Rojas, p. 11. expedir títulos de Abogado, pero que 75 El Derecho a la Educación.
57 Graciano, Osvaldo, “La universidad no fueron reconocidos por el Estado Documento de la Asamblea
argentina durante los primeros nacional, con lo cual la institución Permanente por los Derechos
gobiernos peronistas”, en VV. AA., debió cerrar sus puertas hacia 1922. Humanos, resultado de las “Jornadas
Perfiles históricos de la Argentina La denominación de “universidades sobre el Derecho a aprender, a
peronista, La Plata, Ediciones al libres” se debe a diversas propuestas enseñar, a participar”, realizadas por
margen, 2005, p. 53. de creación de universidades, que la Confederación de Trabajadores
58 Puiggrós, A., op. cit., p. 360. fueron impulsadas, sobre todo a de la Educación de la República
59 Romero, L. A., op. cit., p. 135. partir de 1930, que no necesariamente Argentina (ctera), el 9 de octubre
60 Ibid., p. 148. tenían carácter confesional. Algunas de 1982, con la participación de
61 Sarlo, Beatriz, La batalla de la ideas eran impulsadas por catedráticos, que las profesoras Marta Maruco, Ana
(1943-1973), Buenos Aires, Ariel, fueron alejados o se alejaron de las María Barrenechea, Ángela Martínez,
2001, p. 19. universidades públicas por razones el pastor José Miguez Bonino y el
62 Scirica, Elena, “Proscripción, políticas, o que intentaban impulsar profesor Alfredo Bravo.
modernización capitalista y crisis modelos universitarios alternativos al 76 “Coincidencias para la Educación
Argentina (1955-1966)”, en AA. VV. profesionalista. Véase Del Bello, J. C., en el Gobierno Constitucional”,
Historia argentina contemporánea. O. Barsky y G. Giménez, op. cit. organizada por la Asociación
Pasados presentes de la política, la 67 Buchbinder, P., op. cit., pp. 169-170. de Graduados en Ciencias de la
economía y el conflicto social, Buenos 68 Scirica, E., op. cit., p. 216. Educación el 20 y 21 de agosto de
Aires, Dialektik, colección Historia y 69 Sigal, S., op. cit., p. 46. 1983. Participaron Marcelo Stubrín
sociedad, 2008, pp. 213, 218. 70 Casullo, N. “La reformulación del (Unión Cívica Radical), Buenaventura
63 Declaración de la Federación discurso político en la Argentina. Bueno (Partido Intransigente), Ana
Universitaria Argentina del 23 de Versión preliminar, proyecto Lorenzo (Partido Justicialista),
septiembre de 1955, en Sigal, S., op. de investigación”, Instituto Carlos Eroles (Democracia
cit., p. 42. Latinoamericano de Estudios Cristiana), Alberto Scaletzki (Partido
64 Arturo Frondizi había negociado Transnacionales, Buenos Aires, 1986, Comunista), Juan José Cresto
el apoyo electoral del peronismo mimeo. (Partido Federal), Stella Maris
Política y educación: un vínculo necesario en el debate nacional Jorge Flores / Javier Araujo / Roque Dabat | 107

Adell (Partido Socialista Popular), Buenos Aires, 1994, p. 1, mimeo. 1999”, Buenos Aires, 2000, mimeo.
Miguel Graschinsky (Confederación 79 Se entiende por reformas de Estado 81 Feijoo, María del Carmen, “Una
Socialista), José Leyva (Movimiento de primera generación al conjunto mirada sobre la Convención
de Integración y Desarrollo). de políticas publicas que pivotearon Nacional Constituyente”, Revista de
77 A partir de 1983 se reforman las sobre el proceso de privatización Ciencias Sociales, Nº 1, Buenos Aires,
constituciones de los siguientes de los activos estatales (empresas Universidad Nacional de Quilmes,
estados federales: Formosa, Salta, públicas) y desregulación de la noviembre de 1994, p. 94.
Córdoba, La Rioja, Santiago del economía; en tanto que las reformas 82 Cabe recordar que en el año 2007,

Estero, Catamarca, San Juan, de Estado de segunda generación último del mandato del presidente
Tucumán, Río Negro, San Luis y son las relativas a la reforma de los Néstor Kirchner, comienzan las
Tierra del Fuego. cuerpos institucionales del Estado, denuncias sobre las manipulaciones al
78 Thwaites Rey, Mabel, “¿Qué Estado que en el caso argentino, y en el ipc, índice de precios al consumidor,
después del estatalismo?”, en “El sector educativo, se llevó a cabo del Instituto Nacional de Estadísticas
rediseño del perfil del Estado”, mediante la descentralización. y Censos. Estas manipulaciones
Buenos Aires, Documentos de la 80 Braslavsky, Cecilia, “Transformación afectan también a la construcción
Facultad, Facultad de Ciencias y reforma educativa en la Argentina: de los indicadores de pobreza e
Económica de la Universidad de las políticas educativas entre 1989 y indigencia.
reforma universitaria | educación superior | sistema universitario 109
Los desafíos del sistema
universitario argentino
Ernesto Villanueva

L
as universidades nacionales que nos por este vínculo, en el presente y
se aprestaban a participar de los para el futuro: ¿qué universidad quere-
festejos del centenario vivían mos para el país del bicentenario?
un clima de inestabilidad que presa- Este artículo desarrolla una re-
giaba una etapa de cambios. Hoy, a las flexión sobre las transformaciones
puertas del bicentenario, aparecen atra- necesarias y deseables para el sistema
vesadas por tensiones de muy distinto universitario nacional de cara a los de-
signo al de entonces. Pero, al igual que safíos que hacia el futuro abre el bi-
hace 100 años, los cambios que se viven centenario. Por un lado, se revisarán
en el país estimulan y se retroalimen- algunas situaciones particulares vincu-
tan de las transformaciones las casas ladas a la historia de las universidades
de altos estudios. Es que el vínculo en- argentinas. En segundo lugar, se seña-
tre universidad y sociedad resulta evi- larán algunos núcleos problemáticos
dente, hace cien años y ahora, pero no cuya consideración es indispensable a
Ernesto Villanueva es es siempre el mismo: cada tiempo, cada la hora de diseñar un futuro proyecto
generación lo diseña, lo construye, lo de cambio, atendiendo en particular a
sociólogo, especialista en transita. El acontecimiento del bicen- la futura sanción de una nueva ley de
educación superior. tenario nos invita a volver a preguntar- educación superior.
110 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

La universidad argentina, de 1810, del gobierno de la provincia namiento institucional y académico de


de un centenario a otro en 1820 para volver a la órbita nacio- todas las universidades. El acceso se
nal en 1854. No obstante esos cam- volvió menos restrictivo y, en el caso
Si bien desde 1890 se habían creado al- bios, la Iglesia y la élite cordobesa, a cordobés, el poder del clero se vio ate-
gunas casas de altos estudios y se con- través de las academias, seguían man- nuado en el control de la institución.
taba con una Ley que regulaba el fun- teniendo su poder en las cátedras y en La progresiva democratización que vi-
cionamiento institucional, el sistema el funcionamiento institucional. En vía toda la sociedad y sus instituciones
de las universidades argentinas seguía 1917, las autoridades de la Universidad –a partir básicamente de la reforma de
siendo muy pequeño, elitista, con un tomaron diversas medidas (modifica- la ley electoral en 1912– combinada con
funcionamiento discrecional y vincu- ción del régimen de cursadas y cierre los reclamos de mayor participación e
lado a un modelo más profesionalista del internado de los alumnos de me- inclusión por parte de nuevos sectores
que científico. Pero las tensiones y de- dicina, entre otras) que provocaron la sociales quedó reflejada en el proceso
mandas de cambio comenzaron a emer- reacción de estudiantes, docentes y de de Reforma que se inició.
ger a comienzos del siglo xx: algunos gran parte de la sociedad cordobesa. El movimiento reformista tuvo
estudiantes reclamaban modificaciones Otros temas de disputa y oposición a fuertes repercusiones en las universi-
en el funcionamiento de las clases, los las autoridades se sumaron a la protesta dades del país y se extendió al resto de
exámenes y los mecanismos de ingreso. iniciada por los estudiantes. En pocos América Latina: la Reforma Universi-
A su vez las corporaciones profesiona- días la situación se volvió dramática y taria, iniciada en Córdoba, se volvió
les –con mucha incidencia en las cáte- obligó a una acción por parte del go- una bandera en sí misma, sinónimo de
dras–, las autoridades universitarias y bierno nacional. El presidente Yrigo- libertad, autonomía, progreso, etc., que
las instancias educativas del gobierno yen intervino la Universidad, lo cual movilizó a jóvenes, intelectuales y diri-
mantenían entre sí disputas constan- convirtió al problema universitario en gentes políticos de todo el continente.
tes, y desde distintos ámbitos llegaban tema de la política nacional –y de de- Sin embargo, visto desde otra perspec-
cuestionamientos al modo en que se bate entre radicales, socialistas y con- tiva, la Reforma no llegó a modificar
organizaban y financiaban las institu- servadores– y en el corto plazo permi- radicalmente los supuestos sobre los
ciones. En la Universidad de Buenos tió la puesta en marcha de un proceso que se había levantado la universidad:
Aires y en la de La Plata la moviliza- de transformación institucional y aca- siguió siendo de corte profesionalista,
ción estudiantil había conseguido entre démica de las universidades. estrechamente vinculada al poder de
1903 y 1905 algunos cambios que deli- La Reforma llegó algunos años las corporaciones, reservada para muy
nearon un delicado equilibrio. La situa- después del centenario y, por cierto, en pocos y con una relación fluctuante
ción era más compleja en la universidad el marco de la transformación política con el Estado nacional. En este sen-
más antigua del país, la de Córdoba. liderada por la Unión Cívica Radical e tido, los cambios promovidos fueron
Creada en 1623 por los jesuitas, a institucionalizada con el logro del voto más una respuesta a la movilización y
lo largo de su historia la universidad secreto y obligatorio. A partir de 1918, a las demandas expresadas en ella que
mediterránea había pasado por diver- se sancionaron nuevos estatutos y se la puesta en marcha de un proceso de
sas jurisdicciones: dependió del virrey, sentaron las bases de la autonomía para reforma más profundo que permitiera
del gobierno de Buenos Aires a partir evitar la discrecionalidad en el funcio- incorporar otras variables, otros per-
Los desafíos del sistema universitario argentino Ernesto Villanueva | 111

files y permitiera una proyección más de la ingeniería. En este caso, la deci- los contenidos políticos e ideológicos
clara hacia el mediano y largo plazo. sión del gobierno para intervenir en el universitarios: se trataba de construir
Más allá de subrayar la importancia de diseño de la política universitaria fue una universidad nacional y popular,
los sucesos cordobeses, sus alcances y crear una instancia de formación por que respondiera a la coyuntura del mo-
límites también contribuyeron a deli- fuera de las estructuras existentes. Pero mento y estuviera al servicio de la na-
near rasgos centrales de la universidad la Universidad Obrera fue una denomi- ción. Esto tenía que ver con la propia
por venir. nación imposible para la dictadura ins- ideología del peronismo pero también
En efecto, a lo largo del siglo xx, taurada en 1955, por lo que esa institu- con las expectativas de un estudian-
la universidad siguió modificándose ción, luego de algunos cabildeos donde tado movilizado y politizado. La ex-
signada por las coordenadas dadas en se planteó incluso la posibilidad de su periencia universitaria, vivida desde el
1918 y cualquier otra transformación cierre, se convirtió en la Universidad 25 de mayo de 1973 significó la puesta
de más largo alcance fue postergada Tecnológica. en práctica de muchas de esas defini-
una y otra vez: sea por la inestabilidad Entre los años 1955 y 1966 la uni- ciones políticas y académicas. La ines-
política, por las reiteradas crisis eco- versidad argentina vivió una situación tabilidad política y finalmente el golpe
nómicas, o porque no siempre se reco- paradójica: mientras llevó adelante una militar cortaron de cuajo con el pro-
noció a la universidad como un actor modernización acelerada, de mano de ceso de cambio que se había iniciado:
clave del desarrollo nacional (y por el las corrientes que poco a poco en el hicieron retroceder a la universidad
contrario se la catalagó como un pro- mundo traspasaban la vieja hegemonía argentina hasta su época más conser-
blema político a reprimir) ningún go- intelectual y científica europea a los vadora y dieron un golpe mortal a una
bierno pudo/quiso provocar un debate Estados Unidos, a la vez era cómplice generación de estudiantes y militantes
que permitiera transformar las bases activa de las políticas gubernamenta- comprometidos con la transformación
del sistema universitario argentino. les que impedían expresar mediante el universitaria.
La excepción fue, por cierto, la polí- voto a la mayoría de los argentinos. Esa El regreso de la democracia en
tica universitaria promovida durante situación tuvo un corte abrupto cuando 1983 trajo aires de renovación para
el primer gobierno peronista: se eli- la dictadura instaurada en 1966 puso la vida universitaria y dio inicio a una
minaron los aranceles y se suprimió el en un pie de igualdad a los proscrip- nueva etapa de crecimiento del sistema:
examen de ingreso, se aumentó el pre- tos hasta aquel entonces con los sec- expansión de la matrícula, de la canti-
supuesto y se crearon nuevas universi- tores que tenían acceso a los estudios dad de titulaciones, de la formación
dades. Estas medidas permitieron que superiores. del posgrado, de los proyectos de in-
entre 1946 y 1955 la matrícula univer- De ahí en más se dio un proceso vestigación, etcétera. Las institucio-
sitaria pasara de 50.000 a 150.000 es- contradictorio puesto que mientras las nes recuperaron también las prácticas
tudiantes. Por otro lado, y en línea con instituciones universitarias tradiciona- democráticas para su gobierno. Por
el proyecto económico de desarrollar les vivían momentos de languidez, la cierto que esta expansión generó a su
una nación independiente también en dictadura creó nuevas instituciones de vez una serie de dificultades: altos ni-
su economía, se promovió la creación nuevo formato a la vez que una parte veles de deserción y prolongación de
de la Universidad Obrera: una institu- de la comunidad universitaria siguió las carreras, una constante tensión en-
ción superior centrada en las ciencias buscando transformar las estructuras y tre la calidad de la educación y la ma-
112 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

sividad del estudiantado, poca articu- Ahora bien, la inexorabilidad del formulación legislativa vinculada a los
lación horizontal y vertical entre las cambio dice poco acerca de qué tipo temas educativos, que comenzó con la
instituciones y los niveles del sistema, de cambio es necesario promover, con sanción de una nueva ley de financia-
tensiones en la vida política institucio- qué objetivos y de qué modo hacerlo. miento educativo y prosiguió con las
nal que interfieren con la gestión, falta Sin dudas, esta vez será necesario con- leyes de educación técnica y la nacio-
de presupuesto acorde con el tamaño templar que el proyecto que se impulse nal de educación. El plan debería con-
del sistema y para responder a los pro- no sea una respuesta coyuntural sino cluir con la sanción de una nueva ley de
blemas de la inequidad en el acceso a la estructural, que incorpore no solo los educación superior.
educación superior, etcétera. Las refor- temas estrictamente universitarios sino La iniciativa política del gobierno
mas impulsadas en la década de 1990, que pueda delinearse también como nacional ha dado lugar a su vez a un de-
con la creación de nuevas instituciones respuesta a las necesidades y transfor- bate que involucra a muchos y diversos
y la implantación de un sistema de eva- maciones que experimenta toda la so- actores vinculados al mundo universi-
luación, permitieron una fuerte expan- ciedad. En definitiva, un proyecto de tario. En ese sentido, es posible encon-
sión de la matrícula, el control de una cambio que ponga a las universidades a trar documentos, declaraciones y pro-
calidad mínima para las nuevas institu- tono con la realidad social, política, eco- puestas, algunas de las cuales se han
ciones, en particular las de origen pri- nómica y cultural de la que forma parte traducido en proyectos de ley que ya
vado, el surgimiento de sistemas esta- y con el desarrollo futuro del país. se encuentran en el Congreso Nacio-
dísticos de información y estadísticos Por otro lado, es sabido también nal. En este sentido, cabe destacar que,
y en general una cobertura territorial que los cambios institucionales requie- a diferencia de lo acaecido en la década
que tiende a la desaparición de los es- ren voluntad política pero también un de 1990 donde se visualizaba un verda-
pacios vacíos desde el punto de vista profundo compromiso por parte de los dero muro entre los diferentes actores,
universitario. actores involucrados. En ese sentido en la actualidad no se observan pers-
cabe también la pregunta sobre cómo pectivas polares lo que, sin duda, posi-
promover un nuevo proyecto univer- bilita la polémica con menos prejuicios
Bicentenario y ¿reforma? sitario que cuente no solo con los ins- que en el pasado.
trumentos legales necesarios, sino fun- Así, si se analiza la diversidad de vo-
A las puertas del bicentenario de la damentalmente con la participación ces que se han pronunciado en este de-
Revolución de Mayo, la universidad de las comunidades universitarias y, en bate, hay algunos consensos a conside-
está, como hace cien años, atravesada términos generales, con el consenso de rar. El más destacable es que la norma
por múltiples tensiones y demandas la sociedad. debe ser para toda la educación superior
que hacen del cambio el camino inexo- Desde hace algunos años el debate y no solo para las universidades, como
rable. Esta vez, por otra parte, estos se está instalando en los ámbitos polí- lo sostiene la ley vigente, pero que en la
problemas se ven potenciados por un ticos y académicos. Por un lado, forma práctica hoy no se cumple en la medida
contexto internacional desafiante: la parte del diseño de una nueva política que hay estructuras diferentes que atien-
globalización, el uso de nuevas tecno- educativa que, al menos desde 2003, se den por separado a la educación supe-
logías, el desarrollo de la sociedad del viene impulsando en el país y que ha rior y a las universidades, con los esfuer-
conocimiento. quedado claramente expuesta en la re- zos mayúsculos que se requieren para
Los desafíos del sistema universitario argentino Ernesto Villanueva | 113

articular ambos subsistemas, ya de por rápidamente, es cierto. Pero también gante es entonces cómo nuestro sis-
sí muy escindidos. Otro acuerdo es que es cierto que dictar una norma con tan tema de educación superior colabora
la futura norma debe ser tanto para uni- solo un conjunto de buenas intenciones en el fortalecimiento de la autonomía
versidades públicas como para privadas, es desaprovechar una oportunidad his- y el desarrollo de nuestra nación. Y de
lo que también figura en la ley actual. El tórica. Esto es, no todos los años pue- manera particular, ¿qué transformacio-
énfasis en la autonomía constituye un den sancionarse leyes de fondo sobre nes académicas e institucionales habría
capítulo importante en las deliberacio- la educación superior: el mayor desafío que impulsar para que esa colaboración
nes del Consejo Interuniversitario Na- será encontrar el equilibrio entre am- sea efectiva?, ¿cómo se combina calidad
cional (cin). Asimismo, ha surgido con bas opciones, que incluyan herramien- y masividad?, ¿puede hablarse de cali-
fuerza el concepto de autonomía con tas concretas de diseño y regulación y dad sin tener en cuenta la pertinencia?,
responsabilidad o autonomía respon- a su vez que contemplen declaraciones ¿hay que crear más universidades o ex-
sable. Está aceptada también la necesi- que den cuenta de todo el debate pre- pandir las actuales?, ¿cómo combinar
dad de sistemas de evaluación y acredi- vio para crear estados de opinión in- concursos –una práctica específica del
tación, así como una política activa de tensos que posteriormente ayuden en ámbito universitario– con una carrera
parte del Ejecutivo hacia las universida- la dirección que se quiera imprimir. docente de modo tal de respetar un
des. Y, por último, numerosas expresio- Por lo demás, cualquier legisla- sistema laboral que minimice los inte-
nes afirmando el objetivo de una mayor ción futura deberá responder a algunas rinatos y los contratos basura?, ¿cómo
relación entre universidad y sociedad preguntas clave: este siglo ha inaugu- disminuir la fuerte deserción estudian-
como un requerimiento del momento. rado la posibilidad de un país distinto til?, ¿cómo incluir la actualización pro-
Por supuesto, además de esos con- en un contexto mundial complejo. En fesional en las tareas cotidianas de la
sensos que hablan de una maduración el plano político ese contexto se ca- universidad?, ¿qué esquemas podrían
creciente en el imprescindible debate racteriza por el intento persistente de aplicarse para hacer que las universida-
que debe darse un país en crecimiento y un debilitamiento de los estados na- des sean más científicas y menos profe-
con una distribución del ingreso paula- cionales (excepto uno) y por una res- sionalistas? Sin dudas, la ley no podrá
tinamente más justa, existen tantas otras puesta potente a ese intento a través ni responder ni solucionar por arte de
posturas que más parecen defender inte- del agrupamiento de naciones como el magia estas cuestiones. No obstante,
reses concretos o a corporaciones deter- Mercosur o el Grupo Río. En el plano hay algunos aspectos que se despren-
minadas que proyectos nacionales que, económico ese contexto nos muestra den de esas preguntas sobre lo que es
sin duda, se convertirán en factores re- unos términos del intercambio que necesario focalizar.
tardatarios para este proceso. ya no son desfavorables y un agota-
En este sentido, la formulación, miento de la especulación financiera ¿Qué es la autonomía
sanción y puesta en práctica de una como motor ilusorio del crecimiento. universitaria en el siglo xxi?
ley de educación superior parece con- Las preguntas que nos deberíamos ha-
vertirse en un puntal a partir del cual cer en las universidades devienen de La cuestión de la autonomía fue uno
promover los cambios. Pero, ¿qué po- esta situación nacional e internacional de los objetivos que motorizaron los
demos esperar de una ley? Una dema- en lo político y también en lo econó- sucesos de 1918 y que atravesó toda la
siado reglamentarista se hace obsoleta mico. De manera general, el interro- historia de las universidades de las dé-
114 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

cadas siguientes. Pero si en el siglo xx el modo de interactuar y construir un miento (y de hecho, desde 2003 el pre-
esa discusión remitía básicamente al círculo virtuoso que redunde en bene- supuesto universitario viene aumen-
problema de la libertad y la universi- ficio de la sociedad. Además, el sistema tando en forma sostenida), pero para
dad, tema encarado con fuerza en 1915 público de universidades es sostenido que esa inversión genere los efectos
por John Dewey y otros docentes nor- por esa sociedad, por quienes asistie- deseados se requiere que todos los ac-
teamericanos que reivindicaron la au- ron o asisten a sus aulas y por quienes tores de la vida universitaria se com-
tonomía y la libertad de cátedra en su no lo hacen. La posibilidad de gene- prometan, en lo que les compete, de
famosa Declaración, hoy el concepto rar riqueza a partir de la generación igual manera. Un mayor presupuesto,
de autonomía debe ser entendido de de conocimiento es también un modo imprescindible por cierto, conseguirá
manera más amplia y menos prejui- de devolver al colectivo nacional ese poco si no hay además una modifi-
ciosa para evitar que funcione como aporte: este es otro modo de encarar cación en las prácticas de la vida uni-
sinónimo de aislamiento y desenten- el concepto de autonomía y evitar que versitaria: estudiantes que estudien en
dimiento de los problemas y necesida- el desarrollo del conocimiento siga ge- condiciones óptimas, docentes que den
des de la sociedad, y para potenciar la nerándose en una torre de cristal ilu- clases con salarios dignos, científicos
libertad académica y la creatividad de soria. Y afirmo que es ilusoria porque que investiguen con presupuestos sufi-
nuestras instituciones. la denominada “torre de cristal”, en cientes, personal de apoyo comprome-
En un mundo en el cual el cono- realidad tiene condicionamientos muy tido con la institución, autoridades que
cimiento es protagonista fundamental fuertes provenientes de quienes finan- gobiernen y gestionen adecuadamente,
del desarrollo productivo, es momento cian las principales investigaciones en respeto por los derechos y obligaciones
de poder articular de manera efectiva el mundo, quienes definen qué es im- de cada uno.
lo académico con el desarrollo econó- portante en materia científica y qué
mico, lo académico con el desarrollo no, por la bibliografía existente, por las ¿Qué carreras necesitamos?
social. El prejuicio ha estado muchas bases de datos predominantes, por los
veces en suponer que la actividad cien- sistemas de valoración de las investiga- Es sabido que, por tradición y estruc-
tífica o intelectual no debía proyectarse ciones, por la diseminación de los ran- tura, la universidad argentina ha te-
al mundo de la producción y funcionar kings, por la existencia de sistemas de nido siempre un perfil excesivamente
de manera distanciada de la sociedad, calificación de los artículos, etcétera. profesionalista. Ese rasgo no fue co-
porque de lo contrario, quedaría condi- Deberíamos tener mucho cuidado en rregido en la reforma de 1918 y quiso
cionada su libertad y su ejercicio. Las queriendo no ser dependientes del Es- ser enmendado a fines de la década de
naciones más desarrolladas han demos- tado argentino, lo seamos y en grado 1940 con la creación de la Universi-
trado que vincular el conocimiento con sumo de quienes orientan y dirigen la dad Obrera Nacional. Pero el objetivo
la producción puede generar más estí- mal llamada globalización. quedó a mitad de camino por circuns-
mulos para el mismo desarrollo cien- Por otro lado, el problema de la tancias de todos conocidas y hoy nos
tífico y a su vez generar un valor agre- autonomía no puede reducirse al pro- encontramos con que tres carreras de
gado fundamental para la economía. blema del financiamiento: el Estado orientación profesional tradicional ex-
No se trata de subordinarse a los inte- no dejará de reconocer el compromiso plican una parte considerable de la ma-
reses del “mercado”, sino de encontrar que le es propio en cuanto al financia- trícula universitaria.
Los desafíos del sistema universitario argentino Ernesto Villanueva | 115

La necesidad de modificar este si no se tiene la capacidad crítica de por sobre los otros, que todos tienen
perfil no es capricho ni una disputa decodificar las infinitas informaciones su utilidad y que el problema deriva de
entre “profesionales” y “técnicos”. Por que circulan. A menos que conozca- la proporciones en que hoy se combi-
el contrario, se presenta como un gran mos lógica, matemáticas, idioma, his- nan. Deberían respetarse estos cuatro
desafío en la medida en que el modelo toria, metodología de la investigación, perfiles y no dar soluciones simplifica-
de crecimiento económico que se está pensamiento científico, esa inmensa bi- das para cada uno de ellos.
construyendo requiere de todos los blioteca virtual permanecerá silenciosa La situación de las ingenierías re-
perfiles universitarios y no solo ni ex- para nosotros. Se requiere de conoci- quiere un comentario particular: los
clusivamente de algunos. No está mal mientos poderosos previos que abran egresados todavía constituyen una pro-
que haya profesionales tradicionales, puertas a la especialización, más aún, porción baja de los ingresantes. Ello
pero hoy requerimos más ingenieros, que abran puertas a especializaciones es dramático para cualquier proyecto
más académicos, más ciencias aplica- sucesivas. Esa formación general tiene nacional que aspire a tener un núcleo
das en relación con la producción. Al que llevar un año o incluso dos. La im- económico industrial propio. Lo más
respecto, un dato, en 2005 egresaron plementación se debería pensar para preocupante, no obstante, es que to-
casi 22.000 profesionales si se suman cada caso, distinta por región, por tra- davía muchos docentes de facultades
las ramas del Derecho y de las Ciencias dición universitaria. Todos estos son de Ingeniería no ven en esto un pro-
Económicas, mientras que un poco temas claves, de los cuales encontra- blema: creen que es el mecanismo na-
más de 14.000 de todas las ciencias mos que nuestros estudiantes vienen tural que regula el mercado, asumiendo
aplicadas (arquitectura, diseño indus- muy desprovistos. en los hechos que si no hay más inge-
trial, ingenierías, informática, bioquí- Nuestros egresados responden a nieros es porque nadie los necesita. A
mica, etcétera). cuatro esquemas diferentes: profesio- la inversa, resulta alarmante la relación
Por otro lado, debería haber un nales, generalistas, tecnólogos o inge- que hay entre la cantidad de médi-
fuerte acento en una formación gene- nieros, y académicos. Se trata de cuatro cos en la Argentina y su distribución:
ralista en el inicio de todas las carre- perfiles diferenciados. Todos requieren ¿cómo es posible que en las ciudades
ras. Ello se fundamenta no tanto en la una formación general, pero luego sus más grandes existan médicos que sólo
debilidad de la educación básica y se- formas de legitimación deben transi- consiguen trabajo cubriendo guardias
cundaria sino en el avance portentoso tar caminos distintos. Cualquier re- en los hospitales cuando hay otras re-
del conocimiento a velocidades desco- duccionismo que pretenda imponer, giones del país que cuentan con esca-
nocidas hasta hace poco y en la capa- por ejemplo, la lógica económica o de sísimos profesionales para atender a su
cidad de almacenamiento de informa- mercado hacia los filósofos es tan mala población?
ción, que también plantea un desafío como tratar de imponer la lógica de los Esto lleva a la conclusión de que
nunca visto a la hora de discutir qué es filósofos hacia aquellos cuyas profesio- se requieren políticas focalizadas en el
lo que se necesita conocer. Hoy prácti- nes, ingenieros, contadores, adminis- área de los profesionales, en el área de
camente toda la sabiduría humana está tradores, se guían básicamente por las los tecnólogos, en el área de los gene-
disponible a través de medios informá- demandas presentes y futuras del mer- ralistas y en el área de los académicos.
ticos. Pero ello de nada sirve si no se cado laboral. El punto es que no debe Por ejemplo, una medida legislativa
sabe hacer las preguntas pertinentes, imponerse el modelo de unos perfiles muy sencilla sería obligar que para la
116 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

creación de carreras de tipo profesio- sobre la calidad y/u originalidad. En ten cátedras con decenas de auxiliares
nal, previstas en el artículo 43 de la ac- otras palabras, el Programa es bueno que pervierten la dinámica académica
tual ley, se cuente con el acuerdo pre- en el sentido de que promueve cierta y terminan funcionando como verda-
vio del Consejo de Universidades –una modificación en la actitud de muchos deros grupos de presión dirigidos por
instancia desde la cual se puede tener docentes que estaba muy anquilosada. los titulares, convertidos en caciques
una mirada de conjunto sobre el sis- Es malo en el sentido que se simula de tribus sanguinarias. ¿No sería más
tema universitario nacional– y ya no una investigación puramente de pape- sano para nuestras universidades un
solo del consejo superior respectivo. les, entonces se termina desvirtuando esquema de multiplicidad de cátedras,
su sentido. Lo interesante es que esa por supuesto allí donde fuere necesa-
¿Qué tipo de docentes se necesitan? remoción cerebral, esa revolución, se rio en relación a la cantidad de alum-
exprese en una cultura docente de in- nos, que hiciera de la “cátedra paralela”
Por un lado, el núcleo duro de los do- vestigación. Eso se ha logrado solo un elemento del pasado, por sobrea-
centes, conformado por aquellos acadé- parcialmente, es un desafío grande bundante? Una norma debería afirmar
micos que tienen título máximo está to- para todos nosotros. algo al respecto, no de manera taxativa
davía lejos de lo deseable: la cantidad de En tercer lugar, se requieren algu- ni menos aun detallista, pero sería im-
egresados con título máximo de doctor, nos criterios básicos para la formación prescindible para marcar un camino.
esto es, especialistas en investigación de los docentes universitarios, que sean
básica y aplicada, es pequeñísima. En tenidos en cuenta a la hora de pergeñar ¿Qué alumnos estudiarán
Argentina actualmente egresan cerca una carrera docente que se combine con en estas universidades?
de 700 doctores por año, mientras que un sistema de concursos confiable. La
en Brasil esa cifra trepa a los 10.000. capacidad de difundir el conocimiento Es más que lamentable el hecho de
Si bien el desarrollo del posgrado ar- es distinta a la capacidad para crear co- que apenas el 18% o 19% de los ingre-
gentino tiene menos camino recorrido nocimiento y hay que reconocerlo en la santes termine su carrera. Debe ser un
que el brasileño, se requiere consolidar instrumentación, teniendo en cuenta a problema a atender, preferentemente
el tramo de la formación posgradual la vez la articulación con el sistema de en nuestras universidades públicas.
para asegurar, consecuentemente, la educación superior que forma básica- Debería haber una preocupación prác-
existencia de planteles docentes de alta mente profesores y docentes para los tica por la deserción universitaria en la
formación y excelencia. otros niveles de la educación. Argentina, porque esa deserción es
Por otro lado, es necesario una La discusión sobre el perfil do- la respuesta perversa al ingreso irres-
revisión de la política orientada a fo- cente lleva también a la pregunta sobre tricto. A los estudiantes se les dice
mentar el espíritu investigativo entre qué tipo de estructuras docentes ne- que sí al principio y después de una
los docentes: si bien el actual Pro- cesitamos. En muchas universidades u otra manera se los expulsa. La exis-
grama de Incentivos ha buscado refor- siguen existiendo “cátedras”, una es- tencia de materias filtro es conocida
zar la situación de los docentes-inves- tructura jerárquica, casi feudal, que ter- por todos. La verdadera preocupación
tigadores también ha tenido un efecto mina generando relaciones clientelares para que haya más egresados de cali-
perverso en varios planos, premiar la y políticas entre los distintos estamen- dad –más egresados y de calidad– es
cantidad y volumen de producción por tos que la integran. Hoy en día exis- fundamental. No es posible una uni-
Los desafíos del sistema universitario argentino Ernesto Villanueva | 117

versidad pública que no logre atender doctorados y posdoctorados. Si no te- bios no se pueden hacer si no se logra
e implementar soluciones a este pro- nemos un nivel de posgrado poderoso el 90% del acuerdo. Con que haya 15 o
blema. Una ley que plantee un com- en la Argentina, es difícil que sigamos 20% en contra ya no se avanza. Los que
promiso anual de las universidades en avanzando como lo hicimos a princi- han sido integrantes de consejos direc-
cuanto a metas de egresados y un in- pios del siglo pasado. tivos o académicos saben que se es muy
forme del Ministerio de Educación al hipercrítico con las propuestas de cam-
Congreso, previo al tratamiento pre- ¿Cómo se van a organizar política e bio y muy conservador con la realidad.
supuestario, sería un mecanismo a te- institucionalmente las universidades? Ante esto, sería necesario revisar los
ner en cuenta. proyectos que proponen la implemen-
En igual sentido, tal como ya se Otra cuestión a considerar son las mo- tación de un voto directo ponderado.
adelantó, hay que mencionar con dificaciones necesarias en relación a la No es voto directo, porque desapare-
alarma la baja cantidad de estudiantes estructura del poder de las universida- cerían los docentes, pero sí ponderado.
de posgrado en la Argentina: proba- des: sin dudas se requiere una reforma Es importante que no haya una media-
blemente no superen los 75.000, se- política profunda en la universidad. So- ción entre el votante y la designación
gún las estimaciones que se manejan bre todo en las grandes y tradicionales de un rector o de los decanos. Por otra
en la Secretaría de Políticas Universi- universidades –aunque poco a poco parte, destaco que esta solución ya ha
tarias. Ello constituye una proporción esto comienza a verse también en las sido adoptada por once universidades
excesivamente pequeña en relación a instituciones más jóvenes– existen es- nacionales con éxito.
los estudiantes de grado, apenas el tructuras de poder que paralizan los Asimismo, tiene que diferenciarse
4%. La explicación de esta relación cambios: la idea del demos universitario, entre los derechos políticos y la carrera
tan poco proporcional remite a di- donde todos se ocupan de todo no es académica: me parece nefasto atar el
versos factores: la relativa juventud de cierta. La denominada anarquía orga- concurso a los derechos políticos, atar
los posgrados en Argentina, la falta de nizada, propia de los sistemas comple- los derechos políticos a cierto tipo de
espacios de inserción laboral para los jos, se ha convertido en un feudalismo filtro académico. Ello contamina lo po-
doctores de algunas disciplinas, pero clientelístico. No hay democracia di- lítico y lo académico, tal como lo obser-
también a problemas que se arrastran recta en las universidades, al estilo de la vamos los que transitamos los espacios
en las carreras de grado, fundamen- Atenas de Pericles. Por el contrario, hay universitarios. Prohibir las reelecciones
talmente, su duración. Hay carreras una democracia indirecta, en la cual los indefinidas en los cargos es otra reforma
de grado en nuestro país que en los representantes tienen una forma de go- necesaria: la uba ha tenido un rector du-
hechos superan los siete años, mien- bierno parlamentario. Y los gobiernos rante 16 años. Declarar incompatible la
tras que los países europeos, Estados parlamentarios son muy conservadores. presencia en los órganos colegiados por
Unidos, China y la India, marchan a Si a ese tipo de gobierno se le agrega parte de estudiantes y graduados con la
carreras de cuatro o cinco años. Ello una larga tradición de reivindicar mu- pertenencia asalariada a la universidad.
permite que nuestros graduados estén chísimo a las minorías, que es una de- Esto es, reglas éticas fuertes: nuestras
relativamente bien formados, pero, a formación propia del sistema, y que hu- universidades deben ser vanguardias
la vez, que no se los reconozca en un biera hecho las delicias de Tocqueville, morales y no como ocurre en la actua-
mundo que solo habla de maestrías, en los hechos muchas veces los cam- lidad en donde no se distingue dema-
118 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

siado la realidad ética de nuestras ins- frente a la presión de la comunidad. nente a las necesidades sociales, debe
tituciones de educación superior con lo También deberían inhibirse de estable- encarar dónde instalar nuevas institu-
que ocurre en el resto del país. cer actividades académicas fuera de la ciones o sedes de las actualmente exis-
A su vez, sería necesario diferen- zona de influencia de la entidad. Hay tentes, debe definir los ritmos de cre-
ciar más claramente las funciones de universidades privadas, pero también cimiento de algunas disciplinas y los
los organismos colegiados de los orga- nacionales, que desarrollan activida- incentivos necesarios en función de
nismos unipersonales: la ejecución no des académicas por fuera de su región. esos objetivos nacionales.
puede estar simultáneamente a cargo En la actualidad se calcula en casi tres
de varias personas. Se trata de una centenares de espacios físicos de insti-
deformación del cogobierno puesto tuciones universitarias que desarrollan Universidades de cara
que la reforma de 1918 planteaba la actividades académicas fuera de su ra- al futuro del país
participación activa de los estamen- dio de acción original.
tos universitarios, no el desgobierno. Estos señalamientos ponen en En suma, una futura ley debe ser pre-
Por otro lado, creo que es hora de que el tapete la imprescindible necesidad cedida de una fortísima discusión en la
se analice seriamente la posibilidad de de un mayor planeamiento a la hora de comunidad universitaria y en la Argen-
poner cupos para las mujeres. Eviden- pensar el futuro de la universidad ar- tina toda, a fin de sensibilizar a favor
temente, la clase política universitaria gentina: no se trata de un intervencio- de un cambio que falta mucho estimu-
es más machista que la clase política nismo autoritario ni de una violación lar. Las transformaciones habidas en
argentina: cuando se analiza el género de la autonomía universitaria sino del nuestro país requieren de una univer-
de rectores y decanos, se encuen- reconocimiento que el sistema univer- sidad distinta, con menos profesiona-
tra una proporción que no es la de la sitario debe funcionar con una lógica les liberales, más generalistas (que, fi-
Argentina. interna que permita una comunicación nalmente, permean el conjunto de las
entre las partes del sistema, una regu- actividades), más ingenieros y muchos
¿Planificar e intervenir? lación en función no solo de las nece- más académicos con título máximo.
sidades y demandas de cada una de las Una universidad que esté más articu-
En principio podría sostenerse que las instituciones o regiones sino del con- lada internamente y no como ocurre
universidades deberían inhibirse de junto. Y esto se consigue con planifi- ahora que muchas instituciones se va-
crear carreras profesionales si no es con cación. Si se cumple con la ley de edu- naglorian de sus relaciones con equiva-
acuerdo de un ente superior, del cin o cación, si Argentina sigue creciendo lentes del exterior pero rehúyen cual-
del Ministerio. Los rectores –no tanto como estos últimos años, resulta indu- quier contacto con las connacionales.
en la Capital, pero sí en el interior– son dable una expansión de la matrícula. Una universidad que exija una forma-
débiles frente a las presiones del inten- Pues bien, no debe dejarse a las fuerzas ción práctica profesional a todos sus
dente o del gobernador. Si hubiera una del mercado o de una demanda bien estudiantes como parte obligatoria de
incapacidad legal de la universidad intencionada pero inocente, la orien- sus estudios no solo para relacionar
para hacerlo sería mejor. Se trata de te- tación y el camino de ese crecimiento. mejor los aspectos teóricos y los prác-
mas con los cuales ni un rector ni una El mismo debe contener calidad, por ticos, sino como modo de un mejor co-
comunidad universitaria pueden lidiar, supuesto, pero a la vez debe ser perti- nocimiento por parte de los jóvenes de
Los desafíos del sistema universitario argentino Ernesto Villanueva | 119

la difícil realidad social existente. Una zón de ser está en función de su aporte problemas antes mencionados: no obs-
universidad que actualice sus planes al destino de nuestro país, de América tante, el debate que se genera permite
de estudio en función de estas priori- Latina y del mundo. una crítica y autocrítica sobre la situa-
dades, flexibilizando currículos, esta- El bicentenario de nuestra patria ción de nuestras universidades, un diá-
bleciendo mejor títulos intermedios y nos invita a una reflexión histórica logo entre las partes y la generación de
facilitando equivalencias. Una universi- sobre el camino que hemos recorrido consensos que se reflejarán finalmente
dad que, avanzando en la calidad, para hasta aquí y los aciertos y errores que en un texto normativo respetado y
lo cual es imprescindible fortalecer los podamos reconocer en ese devenir nos practicado por todos los actores uni-
actuales sistemas de evaluación, esté permiten situar mejor el presente y di- versitarios, lo cual a su vez permitirá,
preparada para un incremento sustan- señar el futuro que queremos construir. en definitiva, una transformación de
cial de la matrícula para llegar a los ni- En lo que a las universidades respecta, fondo que beneficie a toda la sociedad.
veles propios de los países más avan- la posibilidad de poner en marcha la La universidad que se apreste a feste-
zados. Una universidad que reforme discusión sobre una nueva ley de edu- jar el bicentenario podrá contar con las
su estructura académica poniéndose a cación se convierte en una herramienta herramientas para cambiar y estar a la
disposición de los estudiantes y no de para movilizar no solo a las universida- altura de las circunstancias de un país
las corporaciones. En fin, una universi- des sino a toda la sociedad. Una nueva que se propone ser más libre, más justo
dad con entera conciencia de que su ra- ley no podrá resolver por sí sola los y más soberano.
ciencia y desarrollo | división internacional del trabajo científico 121
Institucionalización
de la ciencia argentina:
dimensiones internacionales
y relaciones centro-periferia
Pablo Kreimer

L
a internacionalización es una podemos denominar “internacionali-
dimensión que ha estado pre- zación fundadora”.
sente desde los orígenes de la Una vez que las disciplinas se han
investigación en los países latinoame- establecido en instituciones locales, la
ricanos. En efecto, podemos constatar naturaleza de las relaciones entre los in-
que la institucionalización y el desa- vestigadores se modificó: la definición
rrollo de los campos científicos “mo- de las agendas de investigación y las in-
dernos” –en especial hacia fines del novaciones en los conceptos se ponen
siglo xix y comienzos del siglo xx– en juego dentro de una tensión “local-
estuvieron estrechamente vinculados internacional”. Esto corresponde, por
con las relaciones que los investiga- lo tanto, a una segunda etapa, que po-
dores locales habían establecido con demos llamar “internacionalización
los “líderes” de cada disciplina en Eu- liberal”.1 Luego del fin de la Segunda
ropa, ya sea en ocasión de visitas de Guerra Mundial, mientras que en la
Pablo Kreimer es sociólogo dichos “viajeros” en América Latina, o mayor parte de los países desarrolla-
bien a propósito de las estadías de la- dos se establecían políticas científicas y
y doctor en Ciencia, tinoamericanos en el extranjero. Esto tecnológicas –y que se institucionaliza-
tecnología y sociedad. corresponde a una primera fase, que ron, consecuentemente, los protocolos
122 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de cooperación en materia de ciencia y de “acuerdos de subcontratación”, lo das importantes consecuencias sobre


tecnología– los lazos internacionales se que es análogo, en cierto modo –y al la naturaleza y la constitución de las
vuelven más “formales” y más “institu- mismo tiempo diferente– de la des- agendas locales de investigación, so-
cionalizados”; es una etapa de interna- localización de ciertas actividades bre los temas tratados y, de manera
cionalización “liberal orientada”.2 industriales.4 notable, sobre los estilos científicos
Ahora bien, durante el último que se ponen en marcha en el interior
cuarto del siglo xx, estas relaciones de cada espacio disciplinario.
cambiaron su naturaleza una vez más. De la internacionalización Desde la institucionalización de los
Si durante las etapas precedentes las liberal a la división primeros campos disciplinarios (hacia
negociaciones entre investigadores del internacional del el último cuarto del siglo xix), es po-
“centro” y los de la “periferia” dejaban trabajo científico sible identificar cuatro etapas diferen-
a estos últimos un pequeño margen de tes en el desarrollo socio-institucional
maniobra, ahora se puede observar una Esquema de las etapas de la y cognitivo de la investigación cientí-
tendencia a que las relaciones de cola- internacionalización de la fica, si adoptamos como criterio de cla-
boración comiencen a tomar la forma ciencia en la Argentina sificación la estructura de las relaciones
de un “contrato cerrado”, del tipo “lo internacionales que corresponde a cada
tomas o lo dejas”: es una etapa marcada Con el fin de comprender mejor los uno de los períodos. Los podemos re-
por la emergencia de megarredes (que desafíos presentes para el análisis de sumir según se observa en el cuadro 1.
pueden incorporar en su interior hasta las dinámicas de producción de sa- A lo largo de todo el período con-
quinientos investigadores) y de “regio- beres en la actualidad, me parece in- siderado, es el control cognitivo de las
nes de investigación”. Una nueva di- dispensable dirigir la atención hacia actividades científicas lo que está en
námica se hace entonces visible, entre el que desempeñaron históricamente juego, aun si ello adquiere modalida-
grupos hegemónicos y los de contex- las dimensiones internacionales en el des bien diferentes en cada una de las
tos periféricos. Podríamos observar proceso de institucionalización y de- etapas, como veremos enseguida. En
allí una paradoja: los investigadores de sarrollo de diversos campos científi- síntesis, si en la primera etapa son los
élite de los países “no hegemónicos” cos. El objetivo no es solo el de situar “visitantes” europeos quienes estable-
son crecientemente invitados a formar históricamente el proceso de investi- cen los temas que organizan la insti-
parte de consorcios internacionales, gación tal como podríamos analizarlo tucionalización de un nuevo campo
pero para ellos las condiciones de ac- hoy: se trata, sobre todo, de llamar la disciplinario, a los cuales se formula
ceso son cada vez más estrictas y los atención sobre el hecho de que las re- como “universales” (y que ocultan por
márgenes de negociación tienden a ha- laciones internacionales han sido –en lo tanto su origen local), en la etapa
cerse mínimos. la mayor parte de los casos– un ele- siguiente, la de los “líderes locales”,
En este texto intentaré dar cuenta mento constitutivo de la formación y estos deben negociar sus temas y téc-
de esta tendencia emergente, que he- de los límites de las tradiciones cientí- nicas con los líderes de los grupos
mos denominado la “nueva división ficas locales. Así, lejos de implicar un hegemónicos, con el objetivo de ser
internacional del trabajo científico”.3 aspecto puramente institucional o for- reconocidos como investigadores de
Este proceso toma a menudo la forma mal, esas relaciones trajeron apareja- pleno derecho en el seno del “core-set”
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 123

de cada campo disciplinario. En la úl- Cuadro 1. Etapas en la internacionalización de la ciencia argentina


tima etapa, finalmente, cuando las dis-
ciplinas están bien establecidas en la Etapa Rasgos principales Período
mayor parte de los países de América Internacionalización Institucionalización de nuevos campos 1870-1920
Latina, las agendas y los temas hege- fundadora: científicos. Visita de sabios europeos
mónicos son controlados a través de De las ciencias coloniales a (más tarde, según las disciplinas,
las relaciones entre los líderes de los las “Ciencias nacionales” también algunos estadounidenses)
grupos hegemónicos, las agencias in- Internacionalización liberal, Líderes locales y científicos “bricoleurs”: 1920-1960
ternacionales o supranacionales y las primera fase. negociaciones individuales de las
empresas privadas localizadas en los Colaboraciones con el agendas de investigación con los equipos
países desarrollados. En este proceso, centro “centrales” y sobre temas “mainstream”
los líderes de los grupos de contextos Internacionalización liberal, Hacia la “Big science”. Emergencia de 1960-1990
periféricos no son convocados sino a segunda fase las políticas de cyt en América Latina y
posteriori, para emprender tareas que desarrollo de instrumentos de apoyo a la
son a veces muy sofisticadas, pero investigación. Desplazamiento hacia el
cuya definición –técnica, cognitiva postdoc en el extranjero
y, sobre todo, conceptual– les escapa Nueva División internacional Integración en grandes redes y 1990-
por completo. del trabajo científico megaciencia: grado de negociación de
investigadores argentinos casi inexistente
Las ciencias nacionales

Los orígenes de los primeros cam- tudios con Carl Friedrich Gauss en dounidense, quien dirigió el Observa-
pos disciplinarios han estado, como Alemania (Gotinga). Es a pedido torio hasta 1936, intentando moderni-
ya señalamos, estrechamente ligados suyo que el Estado compró los prime- zar la viejas líneas de investigación y
a los viajes de europeos y estadouni- ros instrumentos, inexistentes hasta de institucionalizar la astrofísica.7 No
denses, en particular en los campos entonces en el país: cronógrafos, fotó- fue sino cuando Perrine se jubiló que
de la física y la astronomía, respecti- metros y telescopios.6 Su sucesor en la se nombró el primer director de ori-
vamente, como lo muestran bien algu- dirección del Observatorio, en 1985, gen local, Juan José Nissen. Este de-
nos ejemplos.5 fue otro estadounidense, su asistente claró, en ocasión del discurso pronun-
El primer observatorio astronó- John Thome. A diferencia de Gould, ciado cuando se hizo cargo del puesto,
mico argentino fue creado en Cór- Thome estaba más próximo de las lí- que “el edificio principal había sido
doba en 1871, bajo la dirección de neas de trabajo francesas, ligadas a la utilizado, bajo la dirección de Thome,
Benjamin Gould, astrónomo estado- astronometría física, lo que era perci- durante cierto tiempo como sede del
unidense, creador de la revista Astro- bido como “arcaico” en relación con Consulado de los Estados Unidos en
nomical Journal. Se había formado en la astrofísica de origen alemán. El ter- Córdoba” y que “hasta 1936, ningún
la Universidad de Harvard y, cuestión cer director, nombrado en 1909, fue astrónomo argentino había trabajado
importante, había continuado sus es- Charles Perrine, una vez más un esta- allí”.8 Nissen, quien había obtenido su
124 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

doctorado en Matemática en la Uni- puesto que se consideraba que no ha- La internacionalización


versidad de La Plata, había realizado bía nadie capacitado para cumplir es- “liberal”. Primera fase
sus estudios en matemática, astrono- tas actividades en la Argentina.10 (comienzos del siglo xx
mía y física en Italia y en Alemania, Bose murió en 1911. Tres años hasta los años 1960)
lo que marca claramente un cambio de más tarde, otro físico alemán, Richard
época: aquella de los primeros líderes Gans, llegó al país y se dedicó a conso- Desde el momento en que los prime-
“nacionales” que realizaron una parte lidar los laboratorios “modernos” así ros líderes “nacionales” de ciertos cam-
de su formación en el extranjero. como a la formación de discípulos ya pos científicos lograron institucionali-
El caso de la institucionalización comenzada por Bose. Dirigió el Insti- zar sus disciplinas, podemos hablar de
de la física es, en cierto modo, aná- tuto de Física de La Plata hasta 1925, la instalación de nuevas “tradiciones
logo. El Instituto de Física de la Uni- año de su regreso a Alemania (donde científicas” locales.13 A los ejemplos
versidad de La Plata se creó en 1906, fue a dirigir el Instituto de Física de ya citados debemos agregar sin dudas
bajo la dirección del físico alemán la Universidad de Königsberg). Bajo el nacimiento de la investigación bio-
Emil Bose. Las autoridades de la Uni- su dirección se formaron los prime- médica, encarnada por el recorrido de
versidad buscaron un candidato entre ros doctores en física en Argentina, Bernardo Houssay (Premio Nobel de
los físicos alemanes de la época, y de- quienes fueron a continuar sus estu- Medicina en 1947) quien creó los pri-
cidieron viajar a Alemania para con- dios en el extranjero, especialmente meros laboratorios de fisiología en la
vencer a Bose –quien había sido di- –como era esperable– a Alemania que Universidad de Buenos Aires en 1917.
rector del Instituto de Tecnología de era, vale la pena recordarlo, el país en Houssay se había consagrado al desa-
Danzig y discípulo de Walter Nernst– donde había la mayor concentración rrollo de diversas redes internaciona-
para que viniera a organizar el nuevo de físicos e investigadores de vanguar- les, en especial en Europa (Francia e
Instituto en la Argentina.9 Bose se de- dia en los comienzos del siglo xx (ha- Inglaterra) y en los Estados Unidos,
dicó él mismo a equipar los primeros cia 1920 casi la mitad de los premios lo que le permitió enviar a sus discí-
laboratorios (que eran los primeros Nobel de física eran de ese país). pulos al extranjero por períodos varia-
de ese tipo en el país): se trataba de Cuando Gans regresó a Alema- bles y, aspecto no menor, hacer valer
comprar aparatos para realizar los ex- nia su sucesor en La Plata fue Ramón su reconocimiento internacional en su
perimentos de corriente alterna y con- Loyarte, primer director argentino del propio país.14
tinua, montar la batería, los acumula- Instituto, que era uno de los jóvenes La modalidad establecida a co-
dores, y los cuadros de distribución, físicos discípulo de Bose y de Gans.11 mienzos del siglo xx por los líderes
el compresor de aire y los liquificado- Loyarte había pasado varios períodos de cada campo disciplinario impli-
res. De un modo similar al caso de la de trabajo en Göttingen, Alemania, caba el desarrollo de negociaciones
astronomía, todo el equipamiento fue lo que confirma una modalidad de re- con los directores de los laborato-
adquirido en el exterior. En este caso, emplazo de científicos extranjeros por rios o institutos prestigiosos con los
fue Bose mismo quien viajó a Alema- locales que adquirieron una experien- cuales los investigadores locales que-
nia para comprarlo; se ocupó igual- cia de formación en el exterior, es de- rían colaborar. Así, por ejemplo, Luis
mente de contratar a los técnicos y cir, incorporando valores, temas y téc- F. Leloir, uno de los discípulos más
expertos alemanes para la instalación, nicas “universales”.12 importantes de Houssay, partió en
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 125

1936 a Cambridge, Inglaterra, para nir a ambas partes; en segundo lugar, Desde el punto de vista de las téc-
“profundizar sus conocimientos en las técnicas que debían ser puestas en nicas puestas en práctica, es necesario
bioquímica, a fin de comprender la ejecución y, por lo tanto, aprendidas notar que se trata de una etapa –parti-
naturaleza íntima de los procesos fi- por el joven investigador, que él desa- cularmente en las ciencias de la vida–
siológicos”. 15 Se trataba, evidente- rrollaría a su regreso a su país de ori- marcada por un débil desarrollo de ins-
mente, de una elección estratégica del gen. El tercer aspecto se refería, a me- trumentos y de aparatos y, por lo tanto,
laboratorio de Houssay. Sin embargo, nudo, a los modos de financiamiento, no resultaba imprescindible contar con
una vez instalado en Cambridge, en el puesto que los instrumentos que para una gran masa de recursos. Dos ejem-
laboratorio dirigido por Frederic Ho- ello disponía la Argentina eran muy plos muestran bien las modalidades de
pkins, Leloir comenzó a reorientar limitados y aleatorios.17 A ello debe- trabajo de esta época, marcada por la
poco a poco sus investigaciones hacia mos agregar una dimensión implí- existencia de científicos “bricoleurs”.
problemas más propiamente bioquí- cita: en la mayor parte de los casos, Hacia la mitad de la década de 1940,
micos. De hecho, a su regreso a la Ar- una vez regresado a su país de origen, Bernardo Houssay necesitaba pe-
gentina, si bien continuó trabajando los “viajeros” continuaban mante- rros para extraerles la glándula hipó-
en el Instituto de Fisiología, Leloir se niendo activos lazos de colaboración fisis cuya función estaba estudiando.
orientó muy decididamente sobre las con sus antiguos colegas “desarrolla- Avanzaba lentamente, puesto que la
cuestiones que ya había trabajado en dos”. Esos vínculos se presentaban, disponibilidad de perros dependía de
Cambridge. Esta tendencia se verá re- en el discurso, como emergentes de aquellos que podían “cazar” sus estu-
forzada cinco años más tarde, en oca- la internacionalización de la ciencia diantes. Pero tuvo la idea de firmar un
sión de su segunda estadía en el ex- y de colaboración entre pares, mien- convenio con la perrera, institución
tranjero, esta vez en el laboratorio del tras que las negociaciones individua- encargada entonces de recoger los pe-
matrimonio Cori en la Washington les partían del principio de una cierta rros vagabundos en las calles y llevarlos
University –una vez más, se trataba reciprocidad entre pares en los inter- a locales específicos donde eran ma-
de relaciones de larga data estableci- cambios. Esto era aún más evidente yormente sacrificados. Gracias a este
das por Houssay (Leloir, 1982).16 en países que, como la Argentina o acuerdo, Houssay dispuso de una gran
Podemos considerar este tipo de México, manifestaron una cierta pre- cantidad de hipófisis de perros y su
relación como una verdadera “marca cocidad relativa respecto de la insti- investigación tuvo un avance crucial.
de época” (los ejemplos son numero- tucionalización de la investigación Segundo ejemplo: Luis Leloir (quien
sos). Está caracterizada por un cierto científica (en comparación con otros también recibió el Premio Nobel, pero
grado de negociación entre los inves- países en desarrollo, incluida América en 1970), cuando instaló su propio
tigadores latinoamericanos y sus pa- Latina), en la medida en que existía instituto (Fundación Campomar) en
res de los países más desarrollados. una disposición favorable de la élite 1947, necesitaba una centrífuga refri-
Ahora bien: ¿qué es lo que se nego- científica naciente que, como todas gerada. Propuso a sus discípulos fabri-
ciaba? En principio, tres cuestiones: las élites culturales y económicas del carla con un viejo lavarropas y con cá-
ante todo, el tema sobre el cual el in- fines del siglo xix y comienzos del xx maras de auto llenas de cubos de hielo.
vestigador emigrado debía trabajar otorgaban al cosmopolitismo un valor Fabricaron pues este aparato, del cual
durante su estadía, que debía conve- muy elevado. Leloir mismo estaba muy orgulloso.18
126 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

La internacionalización Los vínculos internacionales con- llevaron una modificación en los paí-
“liberal”, segunda fase (desde tinuaron desarrollándose bajo una ma- ses más dinámicos de América Latina,
1960-1970 aproximadamente) triz de laissez-faire, en la medida en un poco más morosa que en los países
que cada investigador o jefe de labo- centrales, por cierto, pero que terminó
Hay dos elementos que desempeñaron ratorio procuraba establecer por sus por trastocar las prácticas científicas tal
un papel importante en la transforma- propios medios los lazos con colegas como se habían desarrollado hasta en-
ción de las relaciones internacionales prestigiosos del “Centro” a donde en- tonces. Una vez más, dos ejemplos, ex-
precedentes, a partir del comienzo de viaban a trabajar a sus discípulos por traídos de la física nuclear y de la biolo-
la década de 1960: por un lado, la inci- un período determinado o con quie- gía molecular, muestran bien el alcance
piente institucionalización de las polí- nes intercambiaban informaciones.20 de estos cambios, que estaban produ-
ticas científicas; por el otro, el cambio Sin embargo, la existencia de instru- ciendo en el plano internacional, según
de naturaleza de los procesos de inves- mentos específicos de financiamiento algunos autores, una inflexión hacia la
tigación, en la mayor parte de las dis- –inexistentes hasta entonces– enca- “fundamentalización” de la ciencia.23
ciplinas. Veamos brevemente estos dos minó las relaciones hacia una institu- Por razones históricas, la orientación
aspectos. cionalización y una formalización cre- hacia una ciencia “básica” parecía más
El Consejo Nacional de Investiga- cientes. En efecto, se comenzaron a favorable a los investigadores latinoa-
ciones Científicas y Técnicas (conicet) otorgar sistemáticamente becas exter- mericanos, puesto que las relaciones
se creó en la Argentina en 1958 y, a lo nas y subsidios para viajes y, algo des- de la ciencia con la industria han sido
largo de los años siguientes, puso en pués, subsidios para investigación.21 tradicionalmente débiles. Ello implicó
marcha diversos instrumentos de po- Ello posibilitó el desarrollo de relacio- una ventaja –la posibilidad de desarro-
lítica pública, como el establecimiento nes mucho más durables y estables, lo llar investigación fundamental– pero
de la carrera del investigador científico que fue acompañado por la presencia también una dificultad: el desarrollo
y el otorgamiento anual de becas y sub- de recursos específicos para la com- de estos campos científicos en los paí-
sidios. Aún si no existía, en esta época, pra de equipamientos científicos que ses centrales estuvo acompañado de
una verdadera orientación temática de se iban tornando cada vez más impor- una estrecha relación con las indus-
los recursos atribuidos por la institu- tantes. Estas mutaciones nos llevan a trias, tanto en sus aplicaciones y desa-
ción, las deliberaciones en las comisio- considerar nuestro segundo aspecto: el rrollos (es decir, en la coorientación de
nes del conicet tomaban en cuenta las cambio en la naturaleza de los proce- las agendas) como en los montos de fi-
corrientes internacionales, los temas sos de investigación en la mayor parte nanciamiento disponibles.
“calientes” y los vínculos internaciona- de las disciplinas, operado bajo la eti- En la física argentina, hacia el fin
les, como criterios para la evaluación queta genérica del pasaje hacia la “big de los años 1960, en el seno de la cnea
de las propuestas. Así, a través de eva- science”.22 (Comisión Nacional de Energía Ató-
luaciones y de la adjudicación de recur- En efecto, el cambio de escala, el mica), los investigadores del Departa-
sos, se fueron estableciendo los crite- carácter altamente técnico y el aumento mento de Física Nuclear comenzaron
rios normativos de la “buena ciencia” sustantivo de los recursos necesarios un programa sobre la espectroscopía
(es decir, de la ciencia internacional) de que se produjeron durante los años de de las radiaciones gama con un sin-
un modo implícito.19 la posguerra en diversos campos, con- crociclotrón. Crearon las condiciones
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 127

para comprar un acelerador fiable, cuyo representante en la Argentina de la de la bioquímica” y que no compren-
costo sobrepasaba varias veces el pre- corriente llamada “estructural”, conti- día la “necesidad de adquirir un equi-
supuesto del conicet. En esos años, la nuación de los trabajos del propio San- pamiento tan costoso, en la medida en
cnea había desarrollado tres reactores ger y de Max Perutz. Sin embargo, los que él mismo había desarrollado un
nucleares y comprado en Alemania (a laboratorios fueron desmantelados en programa de investigación muy ambi-
la compañía Siemens) la primera planta 1962, como consecuencia de una inter- cioso sirviéndose de instrumentos ta-
de producción de energía nuclear fabri- vención política y Milstein partió de les como una centrífuga refrigerada he-
cada en la Argentina.24 Paralelamente, nuevo para radicarse definitivamente cha ‘en casa’” (entrevista personal con
toda una comunidad de físicos e inge- en Cambridge, donde obtuvo, en 1984, Milstein, Cambridge, 1999).30
nieros nucleares comenzó a formarse el Premio Nobel de Fisiología o Me-
en torno de dicha institución, con dicina por el desarrollo de los “anti- La integración subordinada en la fase
ideas y, sobre todo, prácticas bien dife- cuerpos monoclonales”.27 La tradición de la internacionalización liberal
rentes de aquellas que habían predomi- brasileña en biología molecular, por su
nado hasta entonces. La casi totalidad lado, fue algo más tardía, pero también Las comunidades científicas de los paí-
de dicha comunidad había pasado un más sólida, con un vínculo muy fuerte ses latinoamericanos (como en todos
tiempo de formación en el exterior.25 con la tradición “francesa” ligada a la lados, en realidad) no son espacios ho-
En el campo de las ciencias de la investigación bioquímica (llamada tra- mogéneos de producción de conoci-
vida, en 1957 se creó el primer labora- dición “Pasteur”).28 mientos. Bien al contrario, se trata de
torio latinoamericano de biología mo- Una anécdota que implica a Mils- organizaciones fuertemente segmen-
lecular, en Buenos Aires, dirigido por tein nos permitirá ilustrar los cambios tadas y en una tensión permanente.
César Milstein, en el seno del Instituto que se estaban operando en esos años, Se puede observar así, por un lado, a
de Microbiología “Carlos Malbrán”. respecto de la emergencia de un nuevo investigadores efectivamente integra-
Una vez que dicha sección fue creada, campo disciplinario y el pasaje de un dos, que participan en proyectos, pro-
se compraron e instalaron diversos ins- científico bricoleur hacia la práctica gramas de investigación internaciona-
trumentos y equipos, y Milstein partió de una investigación más industriali- les, asisten regularmente a congresos,
de inmediato a Cambridge (Inglaterra) zada.29 Cuando Milstein fue forzado a administran datos que les permiten
para trabajar durante tres años con Fre- renunciar de su puesto en el Instituto orientar sus investigaciones hacia tal
derick Sanger. Es preciso señalar que, de Microbiología en 1962, fue a verlo o cual dirección y reciben a menudo
en esos tiempos, la biología molecular a Leloir y le pidió instalarse en su Ins- subsidios de origen internacional. Por
era aún una disciplina emergente, con tituto de Investigaciones Bioquímicas, otra parte, hay grupos e investigado-
tres corrientes centrales (representan- que ya era muy prestigioso (Funda- res poco integrados, cuyo grado de in-
tes de tres abordajes bien diferentes): ción Campomar). Sin embargo, Leloir ternacionalización es débil –o nulo– y
la de Estados Unidos, en Cold Spring rechazó la idea de crear un laboratorio que trabajan de modo aislado, a veces
Harbor; la de Inglaterra, precisamente de biología molecular y de comprar orientados hacia necesidades locales,
en Cambridge, y la de Francia, en el nuevos equipamientos para tal fin, ar- y que intentan frecuentemente imi-
Instituto Pasteur de París.26 A su re- gumentando que la “biología molecu- tar las agendas de investigación de los
greso, Milstein se constituyó en el lar no era más que una técnica auxiliar grupos más integrados.31
128 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Más allá de esta descripción esque- lites, como una condición necesaria a como un proveedor de datos para el la-
mática, resulta evidente que los grupos una integración de tipo complementa- boratorio “central” que lo acogió, del
más integrados en las redes internacio- ria. Pero esas agendas responden, por mismo modo que otros investigado-
nales son con frecuencia también los regla general, a los intereses sociales, res pertenecientes al mismo centro o a
más prestigiosos en el seno de las ins- cognitivos y económicos de los grupos otros países en desarrollo. Así, el grupo
tituciones locales. Tienen el poder de e instituciones dominantes en los paí- central ejerce el control cognitivo del
determinar la orientación tanto en el ses más desarrollados. tema en cuestión y, aspecto que reviste
plano institucional –las políticas– que En la larga fase de internacionali- importancia, el control económico de
en el nivel de las intervenciones infor- zación liberal que consideramos ahora las aplicaciones posibles de los conoci-
males, que influyen sobre las agendas, (y que llega hasta el fin de la década mientos producidos. En esta dinámica,
las líneas de investigación prioritarias de 1980 y comienzos de los años no- se hace evidente una tensión: la visibili-
y los métodos más adecuados. Existe, venta), las posibilidades de negocia- dad y la calidad científica de la investi-
para esos investigadores, un círculo vir- ción son muy estrechas, pero los cientí- gación local, legitimada por los grupos
tuoso: su prestigio local “de base” les ficos latinoamericanos conservan pese internacionales, pueden entrar en con-
permite establecer vínculos con sus co- a todo un pequeño margen de manio- tradicción con la aplicación –real y po-
legas de centros de investigación inter- bra que les permite influir sobre las tencial– de las investigaciones.33
nacional; y luego, la participación en las agendas de colaboración con sus cole- A lo largo de esta etapa (y también
redes mundiales (y el reconocimiento gas de centros más prestigiosos, inter- la precedente), los campos disciplina-
externo) hace crecer de un modo deci- venir sobre los métodos y los objetos rios están bien establecidos en institu-
sivo su prestigio –y poder– local. de investigación elegidos. La modali- ciones públicas de investigación y en
Hemos definido el concepto de in- dad más extendida se puede sintetizar las universidades. En este contexto, los
tegración subordinada como un rasgo como sigue: un joven investigador lati- líderes locales de cada campo se ven a
importante de la ciencia producida en noamericano pasa un cierto tiempo en sí mismos –y operan– como verdade-
la periferia. Como resultado directo de un laboratorio del “centro” (gracias a ros “intermediarios” entre la ciencia
la modalidad de relación con los cientí- contactos ya establecidos precedente- “universal” y las investigaciones loca-
ficos del “mainstream”, los grupos más mente por sus predecesores). En ese les. Son ellos quienes están en condi-
integrados tienden a desarrollar acti- centro se especializa, por ejemplo, en ciones de establecer los vínculos du-
vidades rutinarias: controles, pruebas, el dominio de una técnica elegida por rables con los líderes internacionales,
test, de conocimientos que ya han sido acuerdo entre los jefes de cada grupo, y donde envían a sus estudiantes a hacer
bien establecidos por los equipos que sobre un objeto (por ejemplo, una pro- los “postdocs”, con quienes participan
asuman la coordinación en las redes in- teína que tenga una característica espe- de proyectos en común, etc. Esta es-
ternacionales.32 Ello acarrea una con- cífica). Cuando regresa a su país de ori- trategia les permite construir la ilusión
secuencia importante para la “ciencia gen, por lo general continúa trabajando de una integración internacional que
periférica”: la definición de las agen- sobre el mismo objeto, y se constituye oculta el carácter subordinado y las du-
das de investigación se hace a menudo en una referencia a nivel local, gracias ras negociaciones que están obligados
en el seno de los grupos centrales y es al dominio técnico que adquirió. Al a emprender con el fin de ser aceptados
luego adoptada por los equipos saté- mismo tiempo, este investigador opera en el “club mundial”. En la misma ope-
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 129

ración, el reconocimiento externo les los contextos específicos en el cual es- al futuro”. Y también: “La investiga-
permite acrecentar su prestigio local, tán implantados. Esta situación parece ción fundamental, una vez publicada,
es decir, que la consolidación de la po- incorporar un elemento de “democrati- puede ser usada libremente por todas
sición local es obtenida la mayor parte zación” en las relaciones que gobiernan las naciones, y sus resultados no be-
de las veces de un modo exógeno. la producción de conocimientos, en el neficiarán solo a las industrias o a los
marco de vínculos “universalizados”. países que financiaron la investigación.
Tercera fase: la “nueva división Finalmente, es la naturaleza misma de Pero [como el Science Board lo señaló
internacional del trabajo la investigación lo que se ve modificada, en 1993], las ventajas de las industrias
científico” y la “megaciencia” en la medida en que se orienta hacia el y de las naciones que llegan primeras a
abordaje de cuestiones más complejas, los descubrimientos son enormes”.37
Hay varios elementos que van a mo- aumentando, correlativamente, el nú- Se ha establecido, de hecho, una
dificarse en la dinámica de las ciencias mero de investigadores implicados en competencia en términos globales en-
y en internacionalización en América un mismo proyecto. Una consecuencia tre Europa y los Estados Unidos, en re-
Latina a partir de la década de 1990, de ello es, por ejemplo, la “inflación” lación con el desarrollo de capacidades
que difieren de un modo radical con los de firmas de los artículos científicos, de investigación científica y de innova-
modelos que analizamos previamente. como lo muestra, entre otros, Pontille ción en el marco de una estrategia com-
Estos cambios obedecen a razones di- en un texto reciente.35 petitiva más vasta: frente a la enorme
versas, que vamos a mencionar a conti- En cuanto a las políticas europeas, masa de recursos que los Estados Uni-
nuación de un modo sucinto. a pesar de que en el discurso se privi- dos destinaron a las actividades de i+d,
En primer lugar, podemos cons- legia la ideología de la cooperación in- por la vía de diversas agencias y con la
tatar una modificación de las políticas ternacional, se hace evidente que los participación muy activa del sector pri-
c yt de los países desarrollados, que instrumentos puestos en práctica res- vado, la Unión Europea (ue) puso en
se caracterizan por un importante au- ponden a una estrategia de competen- marcha un conjunto de iniciativas de fi-
mento y concentración de los recursos cia en relación con la hegemonía esta- nanciamiento muy diferentes de aque-
cuyo objetivo es el de generar “grandes dounidense en los diversos campos de llas que había desplegado hasta enton-
bloques de conocimiento”, tal como conocimiento.36 Por parte de los Esta- ces. Los últimos programas marco de
el Espacio Europeo de Investigación dos Unidos, encontramos un discurso la ue fueron dejando parcialmente de
(era, según la sigla en inglés).34 En aún más explícito: “Los cambios rápi- lado las convocatorias por proyecto
segundo lugar, observamos que, en el dos que se produjeron en el nivel inter- –cuyos destinatarios eran en su ma-
marco de las tendencias globalizantes nacional confirman la urgente necesi- yoría los grupos científicos más pres-
de las últimas décadas, la masificación dad de comprender y controlar el lugar tigiosos de los países europeos– que
de las comunicaciones establecidas por de nuestra nación, su competitividad, pretendían alcanzar ciertos objetivos
medios electrónicos parece haber refor- las tendencias ligadas en especial a estratégicos más o menos difusos. Se
zado la intensidad de las colaboracio- esta competitividad en las altas tecno- elaboró, en cambio, un conjunto de ini-
nes entre los investigadores. Esta mo- logías, y la información crítica que se ciativas que tienden a la concentración
dalidad de colaboración crea la ficción debe generar para aconsejar mejor al de recursos destinados a un número li-
de una autonomización con respecto a Estado y a la nación en lo que respecta mitado de redes muy específicas, cons-
130 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

tituidas por instituciones europeas, gía (biotech 2) que se articulaba en ciar una breve lista de ejemplos, cuyo
pero en las cuales, y esto es crucial, la nueve grandes áreas científicas, tales contraste con las “viejas” formas de
participación de equipos de investiga- como “fábricas de células”, “análisis presentación es muy evidente.
ción de países en desarrollo está fuerte- de genomas”, “biotecnología animal y Sin embargo, la concentración de
mente estimulada. La importancia de vegetal”, “inmunología y vacunación los recursos en campos más focaliza-
los fondos otorgados se multiplicó de trans-enfermedades” y “biología es- dos no es la única innovación. Lo que
un modo muy significativo, y cada red tructural”, entre otras similares. Cada es aún más importante son los nuevos
cuenta, desde hace unos años, con po- una de estas áreas estaba dividida, a instrumentos, las operaciones desti-
sibilidades que no hubieran sido ima- su vez, en otros subtemas y ellos en nadas a las empresas y, sobre todo, las
ginables tiempo atrás. La participación otros más específicos. En total, 462 nuevas modalidades de financiamiento
de empresas en el financiamiento de los proyectos fueron financiados por este de proyectos: las “redes de excelencia”,
proyectos de i+d también ha sido esti- Programa biotech 2, lo que permite cuyo objetivo explícito es el de “reme-
mulada, un punto sobre el cual los paí- constatar la política de financiamien- diar la fragmentación de la investiga-
ses europeos habían presentado siem- tos “vastos” y “dispersos” puesto que ción europea”, y los proyectos integra-
pre una cierta debilidad en relación el total de fondos para los cuatro años dos, destinados a “poner a punto los
con los Estados Unidos y Japón –con fue de 533 millones de euros. conocimientos para nuevos productos,
la excepción parcial, para ciertos sec- En contraste, en el VI Programa procesos o servicios”. Para la puesta en
tores de investigación, de Alemania, el Marco (desde 2002), las priorida- práctica de estos nuevos instrumentos,
Reino Unido y Holanda. des están mucho focalizadas y, sobre se prevé la organización de “consor-
Veamos algunos datos que se todo, son mucho más específicas. Las cios” que concentren la masa princi-
muestran muy elocuentes en este sen- siete prioridades temáticas fueron de- pal de recursos. Los datos del cuadro 3
tido: el IV Programa Marco de la ue terminadas así: Ciencias de la vida, pueden brindar una idea de los cam-
(1994-1998) estableció 11 campos Genómica y biotecnología para la sa- bios en el plano de los fondos.
prioritarios, tales como “Tecnologías lud, Tecnologías para la sociedad de la Los cambios de política, de meca-
de la información y de las comunica- información, Aeronáutica y espacio, nismos y de dimensión de los finan-
ciones”; “Tecnologías industriales”; Calidad y seguridad de los alimentos, ciamientos de i+d son sustantivos y,
“Medio ambiente”; “Ciencia y tecno- Cambio global y ecosistemas. Obser- si en los años posteriores a la Segunda
logías de la vida”; “Energía”; “Investi- vamos que solo la primera conserva Guerra Mundial hablábamos del pa-
gación y formación en el sector de la aún un carácter genérico aunque en su saje de la little science a la big science, en
energía nuclear”, entre otros que, to- especificación e instrumentalización el curso de los últimos años estamos
mando en cuenta su grado de gene- ya no lo mantiene. Para el conjunto frente al desarrollo de una suerte de
ralidad, cubrían casi todos los cam- del Programa se destinó un conjunto mega-science.
pos del conocimiento. Además, cada de 17.500 millones de euros. Esta ten- La participación activa en estas re-
campo comprendía múltiples subcam- dencia se acentuó en el VII Programa des de equipos de investigación de los
pos y subtemas. En las ciencias y las Marco, que estableció temas de inves- países en desarrollo, lejos de estar limi-
tecnologías de la vida, por ejemplo, se tigación aún más orientados y circuns- tada, ha sido fuertemente estimulada,
propuso un Programa de Biotecnolo- criptos. En el cuadro 2 podemos apre- incluso en los textos, y sin que deban es-
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 131

tar necesariamente asociados a equi- Cuadro 2. Ejemplos de temas prioritarios en el VII Programa Marco
pos europeos. En la práctica, sin em-
bargo, aquellos que toman la iniciativa • Mejoramiento de la madera, residuos relacionados con madera y con otras
en la formulación, coordinación y pro- sustancias originadas en humus para agregar valor a materiales y productos
puesta de Redes de excelencia y de los químicos: desde la comprensión biológica hasta la aplicación innovadora.
Proyectos integrados (que son designa- • Modelización molecular para el diseño racional de enzimas industriales.
dos como “Project leaders”) son siem- • Tecnologías nuevas y convergentes para la ganadería de precisión (Precision
pre grupos europeos, aún cuando en la Livestock Farming, referida a la aplicación de principios y técnicas de ingeniería
mayoría de las redes se puede observar de proceso a la producción animal) en sistemas europeos de producción animal.
una participación activa de equipos de • Desarrollo de aplicaciones de fermentación y similares, así como de otras
investigación latinoamericanos. sistemas de contención para la agricultura molecular.

Fuente: cordis, “The main objectives of FP7: Specific programmes”, 2008,


Las consecuencias del <http://cordis.europa.eu/fp7/home_en.html>.
nuevo modelo para
los investigadores
latinoamericanos Cuadro 3. Financiamiento de las redes de excelencia en la ue

Frente al panorama que mostramos en Ayuda a la integración en redes de excelencia


las secciones anteriores, es pertinente 50 investigadores 1 M€ / año
preguntarse acerca de cuáles son las
100 investigadores 2 M€ / año
consecuencias de la participación de
investigadores latinoamericanos en 150 investigadores 3 M€ / año
las megarredes. Es evidente que la 250 investigadores 4 M€ / año
modalidad tradicional de “integra- 500 investigadores 5 M€ / año
ción subordinada”, tal como la expu-
simos antes se ha modificado en va- Fuente: <SCADPlus //SixthFrameProgramme (2002-2006).htm>.
rios sentidos.
Una restricción de los márgenes
de negociación de los equipos “peri- equipos localizados en los países peri- transferencia hacia la periferia de acti-
féricos”, que deben integrarse en redes féricos actividades con alto contenido vidades científicas muy especializadas
muy amplias cuyas agendas ya han sido técnico y altamente especializadas, y que demandan una alta calificación
sólidamente estructuradas por las insti- pero que son subsidiarias de proble- técnica, pero que en última instan-
tuciones que las financian y los actores mas científicos y/o industriales que cia adquieren un carácter rutinizado.
públicos y privados que participan. ya han sido establecidos. Se produjo, En general, en esas megarredes no se
Un proceso de “división inter- de hecho, una cierta deslocalización del puede negociar más que los términos
nacional del trabajo” que asigna a los trabajo científico, cuyo resultado es la de una subcontratación.
132 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

En la medida en que hablamos de Gráfico 1. Participación (número de proyectos) de cuatro


“problemas científicos ya establecidos” países de América Latina en los Programas Marco
ello quiere decir que los programas de 300
investigación han sido concebidos por
los líderes de los grupos hegemónicos 250
–tanto en lo que respecta a las cues- Argentina
tiones de orden conceptual como a los Brasil
200
métodos e instrumentos a utilizar– y Chile
no es sino ex post que los investigado- México
res periféricos son invitados a parti- 150
Total 4 países
cipar. Esta restricción se ve reforzada
cuando se trata de proyectos científico- 100
industriales: en esas situaciones, los in-
vestigadores ya negociaron con las em- 50
presas que forman parte del proyecto
y por lo general no hay ninguna posi- 0
bilidad, para los investigadores perifé- II PM III PM IV PM V PM VI PM
ricos, de poner de relieve sus propios
intereses cognitivos.
El tercer aspecto es que los equi-
pos de investigación de la periferia Gráfico 2. Recursos solicitados al VII Programa Marco (en millones de euros)
que participan en las “megarredes”
100
tienen la posibilidad de aumentar si- 90,71
90
gnificativamente sus recursos, sus
80
vínculos de integración, mientras que
70
su reproducción se amplifica por el 60
hecho de que incorporan nuevos in- 50 46,60
vestigadores que son formados en 40
este esquema. Sus estadías en los cen- 30 21,60
tros de excelencia internacional son 20 11,43 11,09
estrictamente funcionales a las nue- 10
vas dinámicas; consisten en períodos 0
de aprendizaje de nuevos métodos y Argentina Brasil Chile México Total 4 países
técnicas que aplicarán en lo sucesivo
cuando retornan a sus países de ori- Fuente: Lopes, Paulo, “EU-Latin America Cooperation Opportunities on e-Infrastructu-
gen: no cualquiera puede ser el sujeto res”, ponencia presentada al “4th BELIEF International Symposium”, San Pablo, 17-18
(o el objeto) de la subcontratación, de julio de 2008.
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 133

puesto que es necesario haber adqui- ción, según el cual la generación de dentro de estos voceros hay dos que
rido un nivel de excelencia previo, stocks significativos de conocimien- parecen particularmente importantes:
apreciado por los pares de la comuni- tos –fundamentales o aplicados– sería los propios científicos y el Estado, por
dad internacional. un motor que haría mover la pesada intermedio de diversas agencias.
Las tres características del nuevo rueda y terminaría por aportar inno-
modelo nos llevan a considerar que la vaciones útiles a todos los actores so- Intentamos, en este texto, presentar el
tensión más fuerte que se genera en ciales. Sin embargo, en otro nivel de desarrollo de la ciencia en la Argentina
este marco se refiere a la relevancia lo- análisis, este modelo tiene más conse- en torno de un eje organizador, las re-
cal de la investigación: es decir, a su cuencias simbólicas que materiales: laciones de los investigadores locales
utilidad social para la comunidad en la mayor parte de los conocimientos con sus pares de países centrales. La
la cual se desarrolla. En efecto, esta producidos dentro de esta lógica sir- periodización establecida se apoya so-
internacionalización de nuevo tipo vieron más para acrecentar la visibili- bre la idea de que los lazos internacio-
deja un margen muy estrecho para dad de los investigadores locales más nales, lejos de desempeñar un rol se-
la formulación de problemas socia- que para generar conocimientos local- cundario frente a las estrategias de los
les y locales en tanto problemas de mente útiles y apropiables. equipos de investigación –tomando en
conocimiento. Definir las necesidades sociales cuenta el inevitable carácter universal
El proceso de cambio puede ser que pueden ser objeto de “demanda de la ciencia– se muestran esenciales
analizado en dos niveles. En el nivel de conocimientos” es un problema para comprender la organización de
formal, mientras que en la “universa- que está lejos de ser simple, en la me- las tradiciones científicas locales y sus
lización liberal” el grado de libertad dida en que ello supone interrogarse desarrollos históricos.
de los equipos locales era mayor, la acerca de los actores que tendrían la Así, a lo largo de las primeras dé-
justificación de las agendas locales de legitimidad y la capacidad para for- cadas del siglo xx, los lazos interna-
investigación en relación con las ne- mular dichas demandas. Ello im- cionales se organizaban siguiendo la
cesidades sociales o económicas se en- plica igualmente la determinación lógica de institucionalización de diver-
contraba en tensión con los vínculos de los mecanismos por los cuales los sos campos disciplinarios, en un fuerte
internacionales de los investigadores; “problemas sociales” se traducen en vínculo con los científicos europeos (y
pero ambos abordajes no aparecían “problemas de conocimiento”. Este algunos estadounidenses), lo que hizo
como mutuamente excluyentes. Los aspecto reviste una importancia par- posible la emergencia de líderes loca-
investigadores locales tenían como ticular, puesto que los actores que su- les. Durante este período, los equipos
objetivo explícito la producción de fren de las necesidades sociales más utilizados –y, de allí, las determinacio-
conocimientos “de excelencia”, y sus acuciantes son, al mismo tiempo y nes técnicas de la investigación– aún
investigaciones estaban justificadas a precisamente, quienes tienen mayo- eran definidos por los vínculos con
partir del progreso general del cono- res dificultades para realizar esta ope- los centros científicos de la metrópo-
cimiento, una idea fundada sobre la ración de traducción. De modo que, lis. Durante el período siguiente, los lí-
creencia colectiva –incluyendo sobre por regla general, existe un conjunto deres locales comenzaron a desplegar
todo a las instancias de política cien- de “portavoces” que hablan en nombre sus propias estrategias, utilizando sus
tífica– en el modelo lineal de innova- de muchos otros que “no tienen voz”; relaciones internacionales con un triple
134 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

propósito: a) alinearse con las agendas estrategia de científicos bricoleurs que, contexto de la investigación en Amé-
internacionales, probando así el carác- como Houssay y Leloir, fabricaran sus rica Latina. Existen, al mismo tiempo,
ter “moderno” de sus líneas de trabajo; propios aparatos “en casa”: era necesa- otras estrategias que coexisten, como
b) obtener el reconocimiento de sus rio acceder a un mercado internacional las tentativas de ciertos grupos (en
pares del extranjero (con quienes lle- de equipamiento para la investigación, general, menos integrados a nivel in-
gaban a publicar trabajos), que hacían en la medida en que se debía comen- ternacional y, por consiguiente, con
valer luego en el conetxto local, frente zar a trabajar con aparatos “estanda- menor prestigio relativo) de orientar
a sus colegas; c) enviar a sus discípulos rizados” –que había que mencionar de modo autónomo sus agendas de
a formarse o a perfeccionarse al extran- detalladamente en los artículos. Para investigación: es el caso, por ejem-
jero en laboratorios prestigiosos, lo que ello, los líderes locales debían buscar plo, de los grupos que están dedica-
les permitía reproducir y reforzar las recursos en el extranjero y emprender dos a la producción pública de medi-
tradiciones de investigación locales. nuevas negociaciones. camentos cuyas patentes ya forman
Estas estrategias se consolida- Es necesario señalar, sin embargo, parte del dominio público. Las polí-
ron hacia el fin de la década de 1950, que a pesar de que los márgenes para ticas públicas, sin embargo, se mues-
cuando se institucionalizaron las po- establecer las agendas de investiga- tran contradictorias en la medida en
líticas de ciencia y tecnología en el ción en forma autónoma, y también que los discursos públicos se orientan
país. La naturaleza de los vínculos no para orientar las investigaciones hacia hacia la producción de conocimien-
se modificó de un modo radical, pero cuestiones efectivamente aplicables tos para el uso local y para responder
se reforzó con el apoyo de instrumen- para la sociedad local, ello solo ocu- a problemas sociales,38 mientras que
tos precisos de política, como el sis- rrió en forma esporádica a lo largo de los instrumentos efectivamente pues-
tema de becas, que permitió enviar a estos períodos, por las razones que tos en marcha se orientan más bien
los jóvenes investigadores al exterior. apuntamos. Hacia el fin de la década hacia una lógica de cooperación in-
Al mismo tiempo, las políticas loca- de 1980, el contexto se modificó pro- ternacional basada en una “ideología
les –en particular la disponibilidad de fundamente, con la emergencia de de la intensidad”. Es decir, se trata
un sistema de subsidios para la inves- nuevas políticas de los países desa- de políticas que privilegian la inten-
tigación– permitió una moderniza- rrollados y el cambio en la estructura sidad de los vínculos de cooperación
ción de los equipos, en un universo y la escala de la investigación. Es lo internacional, independientemente
científico que se volvía cada vez más que dio origen a lo que denominamos del carácter y el contenido que dichos
complejo en términos de exigencias como “megarredes”, donde los már- vínculos impliquen. Ello se ve refor-
técnicas para la investigación, de los genes de negociación para los líderes zado, en la Argentina –y ello marca
costos más elevados y del cambio de locales tienden a cero, y por lo tanto un contraste con otros países latinoa-
escala de los equipos de investigación las capacidades de utilización efectiva mericanos, como México, Colombia
(ello fue primero evidente para disci- de conocimientos científicos para el y, sobre todo, Brasil– por una escasez
plinas como la física, más que para las abordaje de cuestiones sociales o eco- desde hace al menos 20 años, y la au-
ciencias biomédicas, cuya “industriali- nómicas locales también se ven afecta- sencia casi completa desde hace 10, de
zación” llegó un poco más tarde). En das. Por cierto, la dinámica descripta becas para la formación y la investiga-
este contexto, no era más concebible la no es la única que se manifiesta en el ción en el exterior. Esto deja de facto la
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 135

política de formación en el extranjero Me refiero, sin embargo, como (Saldaña, Juan José, Los orígenes de
sujeta al juego de disponibilidades de veremos más adelante, a la puesta la ciencia nacional, México, unam,
las instituciones localizadas en los en marcha de mecanismos de ayuda Cuadernos de Quipu,1992), tomo
países desarrollados (o de las agencias a la cooperación internacional como punto de inflexión el último
internacionales). Si en otros tiempos que no afectaron, empero, la cuarto del siglo xix, puesto que
libertad de los investigadores para es a lo largo de este período que
esta dinámica era un elemento que es-
establecer libremente sus vínculos tiene lugar un proceso verdadero y
timulaba el fenómeno de la “fuga de
internacionales. durable de institucionalización de
cerebros”, hoy contribuye –vía la de- 3 Kreimer, Pablo, “¿Dependientes o las ciencias “modernas” en América
terminación exógena de estadías en el integrados? La ciencia latinoamericana Latina.
exterior– a debilitar las posibilidades y la división internacional del trabajo”, 6 Rieznik, Marina, “Historia de la
para negociar mejor las estrategias de Nomadas, Nº 24, clacso, 2006; astronomía en la Argentina. Los
investigación –y de integración inter- Kreimer, Pablo y Jean-Baptiste Meyer, observatorios de Córdoba y de
nacional– de los científicos locales. “Equality in the networks? Some are La Plata. (1871-1935)”, tesis de
more equal than others. International Doctorado, Buenos Aires, Facultad de
Scientific Cooperation: An Approach Filosofía y Letras, uba, 2008.
from Latin America”, en Vessuri, H. 7 Bernaola, Omar, Enrique Gaviola y el
Notas y U. Teichler, Universities as Centers of Observatorio Astronómico de Córdoba.
Research and Knowledge Creation: An Su impacto en el desarrollo de la ciencia
Endangered Species?, Rotterdam, Sense argentina, Buenos Aires, Saber y
* Este artículo es el resultado,
Publishers, 2008. Tiempo, 2001.
parcial, de una investigación
4 Por cierto, esta nueva dinámica de 8 Ibid.
sobre la internacionalización de la
división internacional del trabajo 9 Bibiloni, Aníbal Guillermo,
investigación científica, financiada por
científico dentro de grandes redes no Conferencia dictada en la unlp, en
la anpct y la Universidad Nacional de
es la única que podemos observar; ocasión del Año Mundial de la Física,
Quilmes. Agradezco la lectura y los
las relaciones tradicionales siguen 2005.
importantes comentarios realizados
desarrollándose, así como otras 10 Pyenson, Lewis, Cultural imperialism
por mis colegas Roland Waast y Terry
modalidades más complejas. Sin and exact sciences: German expansion
Shinn.
embargo, podemos considerar que overseas, 1900-1930, Nueva York, P.
1 “Liberal” es entendido aquí en el
esta dinámica emergente marca y nos Lang, 1985.
sentido de prácticas que no son
adelanta de un modo elocuente las 11 Ortiz, Eduardo, “La física en la
reguladas por las autoridades
tensiones que, en diversos campos Argentina en los dos primeros
nacionales ni por la dirección de las
científicos, veremos desplegarse en los tercios del siglo veinte. Algunos
instituciones. Se trata, en cambio,
próximos años. condicionantes exteriores a su
de prácticas marcadas por un
5 Aunque algunos trabajos postularon desarrollo”, Revista Brasileira de
laissez-faire que no responde más
–con razón– que es conveniente no História da Ciência, vol. 2, Nº 1, Río de
que a las estrategias de los propios
desatender la dinámica científica Janeiro, 2009.
investigadores.
que se manifiesta luego de la 12 Kreimer, Pablo, “Understanding
2 La expresión “liberal orientada”
independencia (circa 1810) con Scientific Research on the Periphery:
podría parecer contradictoria.
la introducción del positivismo Towards a new sociological
136 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

approach?”, EASST Review, vol. 17, la Argentina. Aspectos sociales, políticos esas entidades elementales luego
N° 4, 1998. y cognitivos, Buenos Aires, Eudeba, (se producen por ejemplo “chorros
13 Para un análisis de la conformación de 2010. moleculares” o se secuencian los
tradiciones científicas, véase Kreimer, 19 Feld, Adriana, “Estado, comunidad genes). Pestre, Dominique, Science,
Pablo, L’universel et le contexte dans científica y organismos internacionales argent et politique, París, éditions de
la recherche scientifique, Lille, Presses en la institucionalización de la política l’inra, 2003.
Universitaires du Septentrion, 1999. científica y tecnológica argentina (1943- 24 Hurtado de Mendoza, Diego y Ana
14 Buch, Alfonso, Forma y función de un 1966)”, en Vessuri, H,. P. Kreimer, María Vara, “Winding Roads to
sujeto moderno. Bernardo Houssay y la A. Arellano y L. Sanz, “Conocer para Big Science: Experimental Physics
fisiología argentina, Bernal, Universidad transformar”. Producción y reflexión in Argentina and Brazil”, Science
Nacional de Quilmes, 2006; y Cueto, sobre ciencia, tecnología e innovación en Technology & Society, vol. 12, Nº 1,
Marcos, “Science under adversity: Iberoamérica, Caracas, unesco-ieaslc/ 2007.
Latin American medical research and cyted/aecid/ivic, 2009. 25 Por ejemplo, entre los investigadores
American private philanthropy, 1920- 20 Kreimer, P., “Understanding Scientific más visibles de la época, Juan José
1960”, Minerva, 35, 1997, pp. 233-245. Research on the Periphery: Towards a Giambiagi había realizado su postdoc
15 Lorenzano, César, Por los caminos de new sociological approach?”, op. cit. en Manchester; Daniel Bes en
Leloir. Estructura y desarrollo de una 21 Feld, A., “Estado, comunidad Copenhague; Mario Mariscotti había
investigación Nobel. Buenos Aires, científica y organismos internacionales trabajado en el Brookhaven National
Editorial Biblos, 1994, p. 39. en la institucionalización de la política Laboratory, y Edgardo Valenzuela se
16 Leloir, Luis F., “Cincuenta años con científica y tecnológica argentina había doctorado en Stanford.
la ciencia. Allá lejos y hace tiempo”, (1943-1966)”, op. cit. 26 Abir-Am, Pnina, “From
Acta Bioquímica Latinoamericana, xx, 22 Price, Derek de Solla, Little Science, Multidisciplinary Collaboration
3, 1982, pp. 301-331. Big Science, Nueva York, Columbia to Transnational Objectivity:
17 Debemos señalar sin embargo University Press, 1963; Gallison, Peter International Space as Constitutive of
que, precisamente hacia la década y Bruce Hevly (eds.), Big Science: Molecular Biology”, en E. Crawford,
de 1940, aquellos que accedían a The Growth of Large Scale Research, T. Shinn y S. Sörlin, Denationalizing
una formación en la investigación Stanford, Stanford University Press, Science: the Context of International
provenían, en su mayor parte, de 1992. Scientific Practice, Sociology of Science
familias ricas (el caso de Leloir, 23 Pestre señala en efecto que este Yearbook, xvi, Dordrecht, Kluwer,
cuya familia era de importantes proceso estuvo acompañado, en el 1992; Cairns, John, Gunther Stent y
terratenientes –estancieros– es típico), plano internacional, por una nueva James Watson (eds.), Phage and The
pero había muchos otros (como “fundamentalización”: por un Origins of Molecular Biology, Nueva
Braun Menéndez, Castex, etc.) que lado, una capacidad material para York, Cold Spring Harbor Laboratory
contribuían a solventar los gastos de manifestar y manipular los fenómenos of Quantitative Biology, 1966.
viajes y estadías. al nivel de entidades elementales 27 Kreimer, P., Ciencia y periferia…, op. cit.
18 Leloir, L. F., “Cincuenta años con (el núcleo atómico en las ciencias 28 En la Argentina dos tradiciones
la ciencia. Allá lejos y hace tiempo”, físicas) o moleculares (en bioquímica (inglesa con Milstein y francesa con
op. cit.; y Kreimer, Pablo, Ciencia o biología), una capacidad para medir Ignacio Pirosky, entonces director del
y periferia. Nacimiento, muerte y y purificar en un primer momento, y Instituto Malbrán) estaban presentes
resurrección de la biología molecular en para recomponer e instrumentalizar en ocasión de la institucionalización
Institucionalización de la ciencia argentina: dimensiones internacionales y relaciones centro-periferia Pablo Kreimer | 137

de la biología molecular. La tercera, Publishers, Sociology of Sciences 35 Pontille, David, “Écologies de la


llamada “informacional”, era Yearbook, vol. xxii, 2003. signature en science”, Sociétés &
representada por Delbrück, Luria y 30 Kreimer, P., Ciencia y periferia…, op. cit. Représentations, N° 25, 2008, pp. 137-
Hershey, vinculados con el célebre 31 Kreimer, P., “¿Dependientes o 156 (numéro spécial “Ce que signer
“Grupo fago” en los Estados Unidos integrados?...”, op. cit. veut dire”).
(Cairns et al., Phage and The Origins 32 Ibid. 36 En efecto, el informe declara que
of Molecular Biology, op. cit.; Mullins, 33 Para un desarrollo de esta idea, véase “La ciencia ignora las fronteras, y las
Nicholas, “The Development of a Kreimer, Pablo, El científico es también cuestiones que están en la base de
Scientific Speciality: The Phage. un ser humano. La ciencia bajo la lupa, los trabajos de investigación revisten
Group and the Origins of Nuclear Buenos Aires, Siglo XXI editores, cada vez más un carácter planetario.
Biology”, Minerva, vol. x, 1, 1972). 2009. La situación fue observada El desafío consiste a asegurarse
29 Sobre las ciencias de la vida, con agudeza, por primera vez, por que la cooperación científica y
Gaudillière nota por ejemplo que Varsavsky, Oscar, Ciencia, política, tecnológica internacional contribuya
la producción de ratones destinada cientificismo, Buenos Aires, Centro a la estabilidad, la seguridad y la
a la experimentación de los Editor de América Latina, 1969. prosperidad del mundo”. Commission
laboratorios llegaba en los Estados 34 Uno de los objetivos explícitos del des Communautés Européennes,
Unidos a adquirir un carácter era consiste en: “Desarrollar vínculos Livre Vert…., op. cit., p. 23.
industrial y no dejó de aumentar estrechos con partenaires del mundo 37 National Science Foundation, Research
desde la década de 1940. Según entero con el fin de que Europa and development: essential Foundation
él, los ratones se convirtieron en se beneficie del progreso mundial for U.S. Competitiveness in a global
verdaderos “instrumentos” provistos de conocimientos, contribuya al economy, Washington, nsf, 2008.
por la industria a la investigación. desarrollo mundial y adopte un 38 Kreimer, Pablo y Juan Pablo Zabala,
Gaudillière, J. P., “Making mice rol importante en las iniciativas “Quelle connaissance et pour qui?
and other devices: the dynamics internacionales tendientes a resolver Problèmes sociaux, production
of instrumentation in American cuestiones de importancia mundial”, et usage social de connaissances
biomedical research (1930-1960)”, en Commission des Communautés scientifiques sur la maladie de
Shinn, T. y B. Joerges, Instrumentation Européennes, Livre Vert. L’Espace Chagas en Argentine”, Revue
between Science, State and Industry, européen de la recherche: nouvelles d’anthropologie des connaissances, 3,
Dordrech, Kluwer Academic perspectives, Bruxelles, cce, 2007. N° 5, pp. 413-439, 2008.
propiedad | circulación de noticias | industrias culturales 139
Las noticias van al mercado:
etapas de la historia de los
medios de la Argentina
Martín Becerra

También en ese “misterioso taller de Dios”, como respetuosamente


llamara Goethe a la Historia, gran parte de lo que ocurre es indiferente
y trivial. También aquí, como en todos los ámbitos del arte y de la vida,
los momentos sublimes, inolvidables, son raros. La mayoría de las veces,
en su calidad de cronista se limita a hilvanar, indolente y tenaz, punto
por punto, un hecho tras otro en esa inmensa cadena que se extiende
a lo largo de miles de años, pues toda crisis necesita un período de
preparación y todo auténtico acontecimiento, un desarrollo. Los millones
de hombres que conforman un pueblo son necesarios para que nazca un
solo genio. Igualmente han de transcurrir millones de horas inútiles antes
de que se produzca un momento estelar de la humanidad.
Stefan Zweig*

L
a Argentina tuvo histórica- ni de la televisión (la primera emisión
mente, en relación con el resto televisiva argentina fue en 1951), la Ar-
de América Latina, un desarro- gentina, que se ubicó en cambio en-
llo vigoroso de medios de comunica- tre los primeros países del mundo en
ción. A pesar de no haber sido un país emitir programación radial (agosto de
pionero en el nacimiento de la prensa 1920), poseía un alto nivel de desarrollo
escrita (el primer periódico en el Vi- de la prensa gráfica (diarios y revistas
rreinato del Río de la Plata, El Telégrafo ilustradas) en las primeras siete déca-
Martín Becerra es Mercantil, Rural, Político, Económico e das del siglo xx, con mercados masivos,
licenciado y doctor Historiográfico del Río de la Plata data de diversidad de medios y renovación es-
1801, mientras que el primero en Amé- tilística; en las décadas de 1930 y 1940
en Ciencias de la rica Latina, la Gaceta de México y Noti- exhibía un destacado crecimiento de
Comunicación. cias de Nueva España, apareció en 1722), la radio (con la consagración de artis-
140 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

tas populares, como Carlos Gardel), a fuertemente controlado”.2 Inscripta en fines de la década de 1980), de la tele-
fines de la década de 1960 la penetra- este último arquetipo de conformación visión por cable (desde 1990) y, en el
ción de la televisión ubicaba al país en- de su sistema de medios, la Argentina último lustro, a través de la extensión
tre los de mayor densidad de aparatos cuenta con características que la distin- de las conexiones a banda ancha de in-
receptores por hogar de la región y en guen de otros países latinoamericanos ternet (proceso concentrado, hasta el
los últimos veinte años se convirtió en y que responden a la histórica estructu- presente, en las ciudades más pobladas
uno de los principales mercados de te- ración de sus industrias culturales. del país).
levisión por cable. En 1895, cuando tenía 4 millones Una historia de los medios en la
Al comparar sistemas de medios de habitantes, se editaban en la Argen- Argentina podría restringir su perspec-
de comunicación en distintos países, tina 345 periódicos en diferentes idio- tiva al examen de los saltos tecnológi-
Fox y Waisbord por un lado, y Hallin mas. En 2008, con cerca de 40 mi- cos y a las condiciones que motivaron
y Mancini por el otro, reconocen, a la llones de habitantes, en la Argentina el surgimiento de la prensa en 1801, de
manera de “tipos ideales”, la tradición circulan diariamente casi 2 millones de las primeras proyecciones cinematográ-
del servicio público audiovisual en Eu- ejemplares de los 182 periódicos exis- ficas antes de 1900, del nacimiento de
ropa occidental (modelo que puede tentes.3 En 1930 el diario más leído la radio (amplitud modulada) en 1920,
reconocerse como “puro” en el lapso por los sectores populares, Crítica de de la televisión abierta en blanco y ne-
1945-1985, pero cuyas raíces siguen Natalio Botana, registraba un tiraje de gro en 1951, de la televisión en color
impregnando los medios audiovisuales 350.000 ejemplares, cifra hoy solo al- en 1980, de la frecuencia modulada en
en Europa en el siglo xxi), la del sis- canzada –y no todos los días– por el radio a partir de 1980, de la televisión
tema comercial con fuerte regulación y matutino Clarín. La retracción del mer- por cable –en tanto mercado masivo– a
existencia de medios públicos en Esta- cado de la prensa diaria argentina tam- partir de la década de 1980, y de inter-
dos Unidos, la de los medios estatales bién se advierte al destacar que de tres net a partir del último lustro del siglo
en régimen de monopolio en los paí- ediciones diarias, actualmente sobrevi- pasado. Ninguno de los “nuevos” me-
ses de Europa oriental hasta la década ven las ediciones matutinas. De edición dios sustituyó completamente a los an-
de 1990, y un híbrido que asume la tu- vespertina solo existen en la actuali- teriores, aunque cada salto tecnológico
tela del modelo estadounidense pero dad diarios de distribución gratuita. reubicó el espacio de realización social
que no es su mera copia: un arquetipo Sin embargo, la citada retracción del de los medios precedentes.
hipercomercial, con escasa regulación mercado editorial, que impactó sobre Los desplazamientos de los sopor-
estatal y casi sin presencia de medios diarios, revistas y libros, comenzó en tes de la comunicación masiva ameri-
auténticamente públicos, pero con ca- el país hace 35 años, período en que se tan una interpretación que capte su rol
ciquismo político tanto dentro como masificó el acceso a noticias y entrete- económico como dinamizadores de
fuera del sistema de medios, que es el nimientos a través de otros canales que mercados publicitarios, su rol político
que predomina en América Latina.1 operaron –con prácticas bien diferen- como agentes de construcción y repro-
Para Fox y Waisbord, “paradójica- tes a las de la industria editorial– como ducción de sistemas de valores y a la
mente, el modelo comercial del audio- reemplazo en algunos sectores sociales vez como posibilitadores de negocios
visual latinoamericano fue en muchos o como complemento en otros.4 Tales dentro y fuera del sistema de medios, y
casos al mismo tiempo no regulado y los casos de la televisión abierta (hasta su actividad cultural, ya que en distin-
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 141

tas etapas de su historia la sociedad ar- dialécticamente también contribuyen a el caso de la industria editorial de li-
gentina fue adaptando (y adaptándose) troquelar), es menester también reco- bros desde inicios del siglo xx y hasta
a diferentes tecnologías, en función de nocer la especificidad de un sector que el golpe de Estado de 1976), como si
sus propiedades también distintas para conjuga además tendencias culturales, se estudia en detalle algún período de
producir y poner en circulación social económicas y tecnológicas mucho más relativa madurez y estabilidad econó-
noticias, opiniones, contenidos didác- amplias. mica de las industrias culturales (como
ticos o de esparcimiento. No obstante Como ilustra la frase de Zweig el lapso 1916-1948, o el período 1958-
esos cambios de dispositivos de inter- citada al comienzo del artículo, todo 1976). De manera tal que la periodi-
mediación entre los momentos de la acontecimiento histórico requiere de zación que se propone como adecuada
producción, la distribución y la recep- un extenso período de preparación y para el abordaje de la historia de los
ción de contenidos, existen algunas del concierto de millones de personas. medios no coincide, en términos exac-
características comunes a todos ellos, Los hechos y los actores protagonis- tos, con la organización en etapas polí-
que se procurará identificar en el pre- tas de la historia de los medios de co- ticas o socioeconómicas de la historia
sente artículo. municación en la Argentina forjan así nacional. La explicación de los desfa-
La historia de los medios de co- una representación de procesos lar- sajes (que podría replicarse en el estu-
municación en el territorio argentino gos que exceden en ocasiones su vo- dio de otras instituciones culturales,
es previa a la Revolución de Mayo de luntad inmediata, pero que analizados como la historia universitaria argen-
1810, pero al mismo tiempo su cons- en la perspectiva de dos siglos otorgan tina) radica en la singularidad de los
titución como industrias culturales, es sentidos y lógicas predominantes que ciclos de realización mercantil de los
decir, como cultura industrial y masi- contribuyen a comprender, a explicar y mercados de producción y consumo
vamente producida, distribuida y con- a interpretar su trayectoria. de la cultura industrializada.
sumida, es mucho más acotada que los La relación ambivalente con el Es- La intermediación de lo público
doscientos años que evoca el bicente- tado, al que se le reclama amparo legal practicada por los medios masivos re-
nario. Los antecedentes de la prensa y sostén económico, es uno de los ejes crea las condiciones de esa relación am-
en la región, previo a la constitución de análisis que el presente artículo se bivalente entre industrias de la cultura
de la nación y a la organización estatal, propone. La premisa fundamental es y poder (que no es solo estatal), impac-
y luego su propia maduración como que en los doscientos años de histo- tando en el espacio común.
industria de la cultura, son indicadores ria argentina los medios de comunica-
de la dificultad metodológica que su- ción han tenido una ligazón estrecha,
pone establecer paralelos rígidos entre si bien no exenta de conflictos, con el Etapas de una historia
la historia argentina y la historia de los sistema político, y que como merca-
medios de comunicación de la Argen- dos culturales estuvieron fuertemente El presente artículo propone, a par-
tina: porque si bien los medios como signados por su dependencia del sos- tir de una lectura a la vez estructural
dispositivos de cultura e información tén estatal. Esta dependencia econó- (vinculada con el campo de la econo-
instituida son tributarios de las condi- mica de los recursos públicos conoció mía política de la comunicación) y de
ciones sociales, económicas y políticas excepciones, tanto si se analiza pun- historia política de los medios de co-
propias de la historia del país (a la que tualmente alguna industria (como es municación (propio de los estudios
142 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de historia y política de tecnologías y cios de información y comunicación, ciclos políticos, económicos, sociales o
medios de comunicación), organizar así como interviene directamente en la tecnológicos. El cuadro 1 presenta los
en tres grandes etapas la evolución de regulación de contenidos y en la crea- períodos propuestos al interior de las
los medios en la país: la primera, de ción de entes públicos no gubernamen- etapas de la historia de los medios en
los orígenes de los medios de comuni- tales para sostener la ecuanimidad de la la Argentina.
cación, expresión de una cultura “fac- programación; y una tercera etapa que A la organización conceptual de
ciosa” abarca desde las vísperas de la corresponde al derrumbe del Estado las etapas podría objetársele prima fa-
Revolución de Mayo hasta la creación de bienestar y a la consecuente demoli- cie su generalidad. En efecto: si la in-
de los diarios La Prensa, La Nación y ción del principio del servicio público tención fuera realizar una historia de
La Capital, sesenta años después; la se- en aras de una transferencia al sector cada una de las industrias culturales,
gunda etapa ocupa el siglo que se ex- privado comercial de los activos info- probablemente algunas de las etapas
tiende entre la organización nacional comunicacionales6 cultivados en la se- o períodos indicados no permitirían
de la década de 1880 hasta mediados gunda etapa. Esta tercera etapa se ini- describir en profundidad las cualida-
de la década del setenta del siglo xx, cia a mediados de la década de 1980 y des particulares de algunas industrias.
es decir, desde la emergencia del perio- es coincidente con la digitalización de Por ejemplo, si se adopta como objeto
dismo profesional hasta 1975, época en los procesos productivos de las indus- de análisis al cine, resulta inexacto
que se abre una tercera etapa cuyos ras- trias culturales y las telecomunicacio- sostener que la industria tuvo “auto-
gos más definidos se generan a partir nes, proceso también aludido por el nomía relativa” desde su surgimiento
de 1989 y que puede reseñarse como concepto de convergencia.7 y hasta el golpe de Estado de 1976, ya
multimedial, convergente, financieri- El aporte de Van Cuilenburg y que como documentan Getino y Ford
zada y de alta penetración de capital McQuail amerita ser reformulado por y Rivera, la cinematografía exhibe en
externo, vigente hasta hoy. las características distintivas del mo- esa etapa ciclos contradictorios.8 Tam-
En un texto modelo que organiza delo latinoamericano de desarrollo del bién podría cuestionarse el abordaje
conceptualmente las etapas de las po- sistema de medios de comunicación e propuesto a raíz de su heterodoxia: no
líticas de comunicación en Europa y industrias culturales (en el que, como respeta en sentido estricto las etapas
Estados Unidos,5 Van Cuilenburg y se abordará en el presente artículo, no históricas clásicas de la vida política
McQuail identifican una primera etapa ha existido el principio del “servicio argentina, aunque guarda relación con
de desarrollo emergente del paradigma público” audiovisual). Por ello, para lo- ellas, pero tampoco adscribe a un exa-
industrial de la cultura, desde comien- grar una mayor consistencia conceptual men enclaustrado del sistema de me-
zos del siglo xx y hasta el fin de la Se- en relación a los procesos históricos de dios, como si su evolución obedeciera
gunda Guerra Mundial; una segunda los medios en la Argentina, las etapas de modo excluyente a la impronta de
etapa denominada como “servicio pú- propuestas en este texto son diferentes. sus actores, abstrayéndose de los pro-
blico” cuando el Estado, que aplicaba Estas etapas, que agrupan largos ciclos cesos históricos que forjaron el pasado
en el plano económico un programa históricos, se subdividen a su vez en pe- y presente de la Argentina.
keynesiano y desarrollaba políticas be- ríodos internos. Períodos internos que La cuestión de la generalidad, em-
nefactoras e inclusivas, asume el rol de conectan las lógicas predominantes de pero, es inherente al intento de reseñar
garante del acceso a los bienes y servi- la etapa con singularidades propias de y analizar las principales característi-
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 143

cas de los medios en más de doscien- Cuadro 1


tos años de existencia en el territorio
argentino en el espacio de un artículo. Etapa Períodos Características
La premisa que opera como organiza- 1ª: 1801 a 1870 Prensa dependiente sin Orígenes de la prensa en el
dor conceptual del texto es que existen Orígenes de la prensa opinión pública Virreinato del Río de la Plata
lógicas de funcionamiento de los me- y subordinación a las Surgimiento de Proceso de Independencia,
dios en la Argentina que se mantienen disputas políticas opinión pública/ guerras civiles y disputas internas.
a lo largo de la historia, más allá de va- política. Periodismo Comunicación facciosa
riaciones epocales, y que están vincula- faccioso
das al modo de realización del espacio 2ª: 1870 a 1976 Profesionalización Acumulación metropolitana,
de lo público en el país. Periodismo profesional, objetividad periodística
A su vez, los imponentes cambios Autonomía relativa del Radio Censura y consolidación de la
de soportes y tecnologías de produc- sector de industrias radiodifusión
ción, distribución y consumo de las culturales: maduración
y estabilidad Audiovisual Peronismo, antiperonismo y
industrias culturales en 200 años in- empate hegemónico
ciden directamente en la compren-
3º: 1976-2009 Multimedios Nueva forma de intervención
sión de esa historia, con sus tres eta-
Crisis del modelo de estatal, origen de los grupos
pas, como continuidad. A los fines de autonomía relativa. multimedios: Dictadura 1976-1983
facilitar una primera lectura integral Reformulación de las Fin de la censura Proceso de abolición de la
de la morfología del objeto de aná- reglas del sistema de censura explícita a partir de 1983,
lisis, el cuadro 2 permite apreciar lí- medios e industrias limitaciones para revertir herencia
neas de encadenamiento y de ruptura. culturales legal de la Dictadura
El cuadro también reconoce de modo
Reforma del Estado: Regulación como mecanismo de
esquemático la evolución y superposi-
convergencia, asignación discrecional de los
ción de medios en los doscientos años
concentración, recursos. Nueva ley de medios
considerados: centralización audiovisuales en 2009

Primera etapa. Orígenes de la región: El Telégrafo Mercantil, Ru- ponen Pastore y Calvo la generación
la prensa y subordinación ral, Político, Económico e Historiográ- de una opinión pública “moderna” fue
a las disputas políticas fico del Río de la Plata, creado en 1801 uno de los propósitos fundacionales
por Francisco Cabello y Mesa. Sin del Telégrafo Mercantil–,9 la experiencia
La transformación de una aldea en la que hubiera un mercado de lectores, tuvo un año de duración. La existencia
ciudad de Buenos Aires como capital sin apoyo económico sostenido, sin de mecanismos institucionalizados de
del Virreinato del Río de la Plata fue el una opinión pública alfabetizada que censura y la ambivalente relación eco-
escenario del surgimiento del primer pudiese interactuar con el primer pe- nómica entre funcionarios del Virrei-
medio de comunicación impreso en riódico impreso –dado que como ex- nato y el periódico marcarían, pese a
144 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

su breve historia, dos ejes que se reite- Cuadro 2


rarían en varios períodos posteriores.
En los años siguientes, previos a la Argentina 1895 1940 1960 1970 1990 2008
Revolución de Mayo de 1810, se crea- Población total (en miles) 4.044 15.893* 20.013 23.364 32.615 38.584
rían decenas de periódicos que irían li- Diarios. Ejemplares s/d s/d 1.739 1.985 1.780 1.493
diando inconvenientes similares a los vendidos (en miles)
que afrontó el Telégrafo Mercantil, en Diarios. Títulos editados 345 s/d s/d 450 135 197
consonancia con la evolución de una
Cine. Películas n/e 49 31 28 10 90
sociedad cada vez más compleja y ne-
nacionales estrenadas
cesitada de información económico-
comercial, política y social. Radio. Hogares con n/e s/d 99 99 99 99
La interrupción del vínculo con la receptor (porcentajes)
corona española fue acompañado por la TV abierta. Hogares con n/e n/e 14,5 90 98 99
fundación de la Gazeta de Buenos Aires receptor (porcentajes)
por Mariano Moreno, el 7 de junio de TV abierta. Cantidad de n/e n/e 3 35 44 44
1810. La adopción de la Gazeta como canales con programación
diario oficial por parte de la Primera propia en todo el país
Junta de Gobierno y la conmemoración TV cable/satélite. n/e n/e n/e s/d 1.300 6.450
del 7 de junio como día del periodista Cantidad de hogares
son dos hechos que también refuerzan abonados (en miles)
la necesidad de explorar el vínculo en- Internet. Conexiones n/e n/e n/e n/e n/e 2.976
tre producción y distribución de infor- banda ancha (en miles)
mación por un lado y la subordinación
política y económica al gobierno por el * Corresponde al censo de 1947.
otro, en la historia de los medios de co- n/e: el medio o la tecnología considerada no existía o no tenía desarrollo en el país.
municación de la Argentina. s/d: sin datos.
El período de disputas internas Fuentes: Getino, Octavio, Las industrias culturales en la Argentina. Dimensión económica
por la organización y por la constitu- y políticas públicas, Buenos Aires, Colihue, 1995; Getino, Octavio, El capital de la cul-
ción del país independiente, incluidas tura: las industrias culturales en la Argentina, Buenos Aires, Ciccus, 2008; Ford, Aníbal
las guerras civiles, estuvo atravesado y Jorge B. Rivera, “Los medios masivos de comunicación en la Argentina”, en Ford,
por el funcionamiento de periódicos Aníbal, Jorge B. Rivera y Eduardo Romano, Medios de comunicación y cultura popular,
facciosos, de estilo fuertemente de- Buenos Aires, Legasa, 1985; Varela, Mirta, La televisión criolla. Desde sus inicios hasta la
clamativo y argumentativo, protago- llegada del hombre a la Luna 1951-1969, Buenos Aires, Edhasa, 2005; Becerra, Martín y
nizado por los sucesivos gobiernos al Guillermo Mastrini, Los dueños de la palabra: acceso, estructura y concentración de los medios
frente de las provincias (fundamental- en la América latina del siglo xxi, Buenos Aires Prometeo, 2009; wan (World Associa-
mente, en la región central del país) y tion of Newspapers), World Trends Press, Londres, World Association of Newspapers
por sus opositores más ilustrados. y Zenith Openmedia, 2009.
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 145

Estos son los antecedentes del es- temente por varios gobiernos desde la extensión y estabilización de sus fron-
pacio público en la Argentina: “en el década de 1920, con el objeto de res- teras contra los pueblos originarios y a
proceso de construcción del nuevo tringir ataques a la autoridad o a la reli- la recepción de enormes contingentes
Estado argentino encarado con pos- gión, así como a los discursos conside- de inmigrantes europeos, que sellaba
terioridad a la Revolución de Mayo, rados libertinos. –tras décadas de batallas– el pacto de
quizás el cambio más dramático fue Una de las figuras emblemáticas convivencia entre la ciudad capital y
la instauración de un espacio público del cambio de etapa, desde la prensa los estados provinciales. Era una so-
–ausente por definición en el régimen facciosa hacia un mercado profesiona- ciedad más compleja y la intervención
absolutista–, aparecido en el mismo lizado con el credo de la objetividad, en el espacio público, para disputar
instante en que se reunieron las prime- fue Bartolomé Mitre. Cuando Mitre, políticamente su liderazgo, requería
ras asambleas públicas que determina- luego de concluir su mandato como ya no del estilo propagandista propio
ron la creación de un gobierno local. presidente (1862-1868), decide fundar de la etapa facciosa, sino de acciones
Instaurado en 1810, ese espacio nunca La Nación en 1870, lo hace con la con- más amplias y sutiles.
superó sin embargo un estado de ex- vicción de que solo un diario le permi- En este sentido, resulta sobresa-
tremada fragilidad durante la primera tiría continuar interpelando a la socie- liente la contemporaneidad entre el
mitad del siglo, debiendo enfrentar dad política y a la incipiente sociedad cambio de paradigma de las políti-
una permanente amenaza de clausura civil, a pesar de los compromisos eco- cas educativas en la Argentina de los
por la intensidad de los conflictos polí- nómicos que suponía semejante in- ochenta en el siglo xix y la modifica-
ticos que la revolución había desatado: versión (y que Mitre explícitamente ción del rol de la prensa en la misma
proclamadas como valor una y otra vez, reconoce como condicionante). 11 La época. La comparación gramsciana en-
la publicidad de los actos públicos y la fundación de La Nación, como sím- tre la escuela y los medios como dispo-
libertad de pensamiento y expresión bolo de época, reviste una importan- sitivos de asimilación de diferencias y
fueron sistemáticamente violadas en la cia fundamentalmente política y cul- de circulación masiva de concepciones
práctica”.10 tural. La Nación contenía un proyecto del mundo que pugnan por ser acepta-
La subordinación de los periódicos renovador en ese momento histórico, das y difundidas en la sociedad es vali-
a la política y a las disputas por la orga- como lo corroboran las firmas de im- dada por la complementaria función de
nización del espacio de una Argentina portantes colaboradores que transgre- ambas instituciones desde 1880.
independiente fue un signo de la etapa dían el canon político y estético de la El desplazamiento de la política
hasta el período de la organización na- época. de trinchera a la esfera de lo cultural y
cional de la década de 1980. Los dia- La sociedad de 1870 reclamaría moral es el que expresa el nacimiento
rios eran dirigidos a nichos específicos una intervención diferente por parte de un periodismo crecientemente pro-
de lectores, en una sociedad en la que de los diarios, respecto de la que culti- fesionalizado, ejercido por asalariados
el analfabetismo era mayoritario y en la varon hasta ese momento. Era una so- de una clase media en formación, con
que, como expresa la cita de Myers, el ciedad que incubaba una ley de educa- residencia en grandes urbes, que in-
espacio público se hallaba en una fase ción básica común y obligatoria (Ley corpora nuevos lenguajes, ideas reno-
de conflictiva germinación. La cen- 1.420 de 1884), que se preparaba para vadas, temáticas y secciones diferen-
sura explícita fue aplicada intermiten- una seria metamorfosis producto de la tes a la prensa para permitir su salto
146 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

a escala industrial de producción. El grantes, y revistas de variadas temáti- por parte de figuras que, como Cons-
periodismo faccioso utilizado como cas (políticas, económicas, culturales y tancio Vigil, inauguraron un linaje que
arma de combate por la élite política populares), en un país en cuya capital atravesaría todo el siglo, impone una
deja su lugar para una emergente ideo- convivían más extranjeros que nati- narrativa objetivista, eclécticamente
logía de la objetivación, de la asepsia vos. En 1913, es decir, un año después plural en su dimensión cultural pero
informativa, que se expandirá como de la Ley Sáenz Peña que reconocerá conservadora en sus adhesiones polí-
el sentido común de los profesionales la universalidad del voto (masculino), ticas, y zigzagueante en lo económico,
de la prensa desde fines del siglo xix Natalio Botana funda el diario Crí- que predominará en el paisaje periodís-
y que contribuye a su masificación. tica, que ejercerá, junto a La Prensa, tico de la primera mitad del siglo xx.
Es a partir de este momento histórico una centralidad insoslayable en el sis- La tendencia al objetivismo como
cuando puede comenzar a hablarse de tema de producción y distribución ideología profesional no debe indu-
la prensa en la Argentina como “in- industrializado de ideas, informacio- cir a la confusión respecto de la falta
dustria cultural” en la acepción que ha nes y opiniones hasta el ascenso del de compromisos editoriales firmes de
tomado el concepto acuñado original- peronismo, cuando Clarín, creación grandes medios con decisiones po-
mente por Horkheimer y Adorno. 12 de Roberto Noble en 1945, tomará el líticas o económicas de la época. El
La Capital de Rosario en 1867, La relevo. Calificado como periodismo diario Crítica vendió 483.000 ejem-
Prensa fundado por José C. Paz en “amarillo” por su tratamiento de te- plares el 6 de septiembre de 1930,
1869 con la intención de que fuera su mas policiales y sucesos de interés ge- cuando el golpe de Estado de José F.
sostén de proyección política, La Na- neral, Crítica no resignaba la calidad Uriburu derrocó a Hipólito Yrigoyen.
ción en 1870, Los Andes de Mendoza de sus columnas sobre cultura ni el La tapa del diario está integralmente
en 1882 o El Día de La Plata en 1884, cuidado en la presentación del diario dedicada al golpe, calificado de “revo-
además de revistas ilustradas, expre- como producto. lución!” (sic), en mayúsculas impre-
san ese “nuevo” periodismo. La industria cultural consolidada sas sobre una ilustración de soldados
con la prensa profesionalizada y con marchando y civiles que acuden ma-
el oficio del periodista promueve una sivamente a respaldar a los golpistas.
Segunda etapa. Acumulación cultura que cobra cierta autonomía res- El día de la asunción de Yrigoyen, 12
metropolitana y periodismo pecto del programa de las élites con- de octubre de 1916, Crítica había titu-
consolidado, objetivismo, servadoras y liberales y también en re- lado, en cambio, “Dios salve a la Re-
profesionalidad, surgimiento lación con el curriculum institucional pública”. No puede tildarse de incohe-
y consolidación de la de la escuela. La industria gráfica se rente su respaldo activo, catorce años
radio y la televisión convierte al inicio del siglo xx en una después, al primer golpe de Estado
competencia cierta en la construcción sufrido en democracia.
Un prolífico mercado de prensa es y dirección del espacio público y de la La gran novedad que aporta el si-
constituido en la segunda etapa por opinión pública, de la que tanto las éli- glo xx es una sociedad de masas en
más de un centenar de diarios edita- tes como las instituciones tomarán nota proceso de aglomeración metropoli-
dos en diversos idiomas en función de en las décadas siguientes. La creación tana. Los medios, transformados en
sus destinatarios, colectividades inmi- de editoriales como Atlántida en 1918 masivos, fueron una de las claves de
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 147

construcción de la época. “El discurso partir de 1923, fue conforme a la nece- a fines de la década de 1930 a pesar de
periodístico crea un público que, a su sidad de evitar la superposición de fre- estar prohibidas por ley, son algunos
vez, lo modifica con su presencia. La cuencias por parte de los incipientes de los rasgos más sobresalientes de un
idea de que se está escribiendo para de- operadores. medio de comunicación que convivió
cenas de miles de personas (en el caso Las primeras regulaciones inte- con la censura a partir del golpe de Es-
de los grandes diarios, para centenares grales sobre la radio permitieron su tado de Uriburu.
de miles) introduce la dimensión de financiamiento a través de la publici- La masificación de la radio, con-
la sociedad de masas en el momento dad, bendijeron su utilización como temporánea a la consolidación de artis-
mismo de producción de la escritura. un mecanismo de entretenimiento y tas populares como Carlos Gardel, fue
En la sociedad de masas, para la indus- noticias, ordenaron el espacio de fre- complementada por la diversificación
tria cultural, todos forman parte po- cuencias para evitar solapamientos e de otras industrias culturales, como la
tencialmente de un universo simbólico introdujeron la censura, que se haría editorial, que atendió al ascenso de la
en expansión, cuya ley mercantil es el explícita en la década de 1930, a partir radio con la producción de publicacio-
crecimiento indefinido”.13 del golpe de Estado de José Uriburu y nes específicas (como Radiolandia, Ra-
El cine se incorpora como activi- del Reglamento de 1933. dio Lectura o Antena), también de ca-
dad a partir del centenario, si bien su La historia de la radio en el país rácter masivo.
época de esplendor comenzaría en la exhibe rasgos que ameritan atención, El sujeto social construido como
década de 1930. En 1920 nace la radio, por su constancia en el funciona- consecuencia del proceso de migra-
de la mano de Enrique Susini y los “lo- miento audiovisual desde entonces y ciones internas a partir del protec-
cos de la azotea” (del Teatro Coliseo, hasta el presente. La temprana adop- cionismo y de la sustitución de im-
desde donde transmitieron la primera ción de la publicidad como estrate- portaciones iniciados en la Década
audición el 27 de agosto). Susini había gia económica de sostenimiento y su Infame es interpelado culturalmente
realizado por encomienda del Ministe- relación con un Estado que produjo de modo masivo a través de la radio
rio de Marina un viaje exploratorio a regulación a pedido de los principales y de la prensa. El imaginario de Ro-
Francia para observar cómo se utiliza- operadores del mercado, el ensayo de berto Arlt (él mismo periodista y co-
ron algunas tecnologías durante la Pri- “multimedios” como el que tanteó La laborador de diferentes diarios, como
mera Guerra Mundial. El viaje permi- Nación con Radio Mitre en 1925 y que lo fueron otros notables escritores de
tió a Susini conocer en detalle el uso durara solo un año, la centralidad de fi- su época, como Jorge Luis Borges) es
de válvulas para la transmisión radial. guras populares que eran a la vez due- tributario de las industrias cultura-
De este modo, si bien la primera emi- ños y gestores de las emisoras, como el les y de un nuevo espacio masivo de
sión fue una iniciativa que Susini llevó inmigrante búlgaro Jaime Yankelevich circulación de conocimientos y com-
a cabo sin intervención estatal, resulta con Radio Belgrano a partir de 1925,14 petencias que desborda las institu-
trascendente la intervención del Es- y la organización del sistema comercial ciones educativas, políticas e incluso
tado en las vísperas de dicha emisión. transgrediendo la norma cuando estas represivas del Estado. Ese nuevo su-
El Estado argentino demoraría en asu- encorsetaban su desarrollo, como su- jeto social, que será representado y
mir un rol en el marco del nuevo medio cedió con el funcionamiento de las ca- troquelado políticamente por el pero-
de comunicación, y cuando lo hizo, a denas Belgrano, Splendid y El Mundo nismo, 15 ya poseía las marcas de una
148 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

configuración cultural novedosa antes el Estado han estado (y continúan es- tesía por parte de Editorial Haynes,
del golpe de Estado de 1943, a partir tando) supeditados a las órdenes del una de las principales casas editoras
de la intervención potente de la radio, gobierno de turno, restringiendo así la en las primeras seis décadas del siglo
del cine, de la prensa y de la literatura potencial fuente de diversidad frente a xx.21 Según Agusti y Mastrini,22 en
popular. la predominancia de los mensajes co- 1935, la Editorial Haynes fue autori-
Entre 1930 y 1950 las produccio- merciales de los medios gestionados zada a construir una cadena a partir de
nes cinematográfica (con años en los por empresas privadas. Este es un Radio El Mundo, para competir con
que se realizaron más de 50 filmes)16 rasgo identitario del peculiar modelo la popular Radio Belgrano de Yanke-
y editorial (con verdaderos récords en latinoamericano de radio y televisión: levich. Haynes construyó un edificio
la cantidad de libros editados),17 com- “[Un] motivo que interviene en la sin- especialmente diseñado para una esta-
plementan la expansión de la radio en gular estructuración infocomunicacio- ción de radio y, como “en las condicio-
el marco de una época dorada para las nal latinoamericana es la ausencia de nes de adjudicación de las ondas figu-
industrias culturales del país. servicio público audiovisual propia- raba la obligación de los propietarios
El tipo de servicio eminente- mente dicho en la región. Sostienen de Radio El Mundo de ceder dos ho-
mente comercial y privado de la ra- Daniel Hallin y Paolo Mancini que ras diarias de su programación al go-
dio en el país, que se extendería a la ‘América Latina, hasta el momento, bierno”, la casa editorial prefirió evitar
televisión en las décadas siguientes, ha sido la única región del mundo, ex- semejante vinculación con el gobierno
fue potenciado por la ausencia de me- ceptuando a América del norte, donde presentando una contrapropuesta:
dios de tipo público. La definición la radiodifusión se ha desarrollado “Editorial Haynes cedería un edificio
clásica de Antonio Pasquali sobre el como un proyecto fundamentalmente completo e instalado y un transmisor;
servicio público audiovisual, 18 elabo- comercial’. En efecto, el servicio pú- liberándose de esta manera de la obli-
rada a partir de distintas experiencias blico audiovisual, gestionado por en- gación de ceder parte de su horario de
registradas en países centrales, plan- tes públicos no gubernamentales, se programación”.23
tea que el acceso de los destinatarios ha revelado durante décadas en otras La matriz fundacional de la radio
independientemente de su condición latitudes (Europa, Canadá) como un gestionada por el Estado permite ilus-
socioeconómica y lugar de residen- virtuoso reaseguro de pluralidad ante trar el inicio de las emisiones televisi-
cia a la recepción de los mensajes, la lógica puramente lucrativa de los vas en la Argentina: si bien el contexto
su participación en la programación operadores comerciales del sistema político era muy diferente y en el caso
a través de directorios representati- de medios”.19 de la televisión la iniciativa la tomó el
vos de diferentes tendencias sociales, El origen de la actual Radio Nacio- gobierno, el tipo de asociación con los
geográficas, políticas y culturales, la nal revela la ausencia de políticas pú- sectores privados y la dependencia del
independencia editorial respecto del blicas atentas a la prestación del servi- mercado publicitario disiparían toda
mercado editorial y del gobierno de cio de comunicación masiva por parte posibilidad de desarrollar un medio de
turno, son los pilares de los medios del Estado en la Argentina: antes que servicio público. La primera transmi-
auténticamente públicos que no han una iniciativa de la administración, la sión televisiva ocurrió el 17 de octubre
tenido existencia en la Argentina. Al primera emisora del Estado nacional de 1951, al cubrir el acto por el “día de
contrario, los medios gestionados por fue creada en 193720 como una cor- la lealtad” peronista y estuvo a cargo de
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 149

un equipo liderado por Enrique Susini cadenas radiales (Belgrano, Splendid y El golpe de Estado del 16 de sep-
(el pionero de la transmisión radial en El Mundo eran las líderes) contribuyó tiembre de 1955, urdido como pro-
el país) y por Jaime Yankelevich, am- al control de los medios por parte del yecto de restauración de un país “pre-
bos referentes de la radio en el país, Poder Ejecutivo. peronista”, desactivó los efectos de la
quienes realizaron el ensayo a pedido En 1953, en el segundo mandato Ley 14.241 y las adjudicaciones reali-
del gobierno de Juan Perón. El Canal 7 presidencial de Perón, el Congreso zadas por el gobierno constitucional
se atuvo a una lógica comercial de fun- aprobó la Ley 14.241, que sería la pri- derrocado.
cionamiento, tercerizando buena parte mera y única ley de radiodifusión san- Con la asistencia de una comisión
de su programación (algo que se rei- cionada en democracia en la Argentina asesora integrada por notables figuras
teraría durante casi toda su existencia hasta 2009. Su contenido aspiraba de la política argentina no peronista,
como línea de continuidad en el canal a cristalizar el esquema de funciona- la dictadura militar bajo la denomi-
estatal). Los subsidios del Estado para miento del sistema de medios hasta nación de “Revolución Libertadora”
garantizar su actividad y su línea edi- ese momento: el tipo de servicio de revocó expropiaciones hechas por el
torial siempre vinculada al gobierno de interés público evitó considerar como peronismo, expropió a su vez los bie-
turno sirvieron desde entonces como servicio público a la radiodifusión, ya nes de Perón y de sus allegados, y de-
argumentos de dependencia orgánica, que la Constitución Nacional de 1949 cretó una nueva ley de radiodifusión, la
funcional y política de la emisora con disponía que los servicios públicos 15.460 en 1957, que prohibía el funcio-
el Poder Ejecutivo. debían ser gestionados por el Estado namiento en red para evitar la concen-
Desde su asunción en 1946, Pe- en régimen de monopolio. De modo tración de grandes actores y controlar
rón había logrado cooptar casi todas que se diseñó un sistema de grandes de esta manera el sistema de medios
las estaciones de radio, que habían redes radiales de gestión privada, me- (que por la escasa presencia de la tele-
juzgado muy críticamente su can- dio a cuya gestión se accedía a través visión se trataba fundamentalmente el
didatura presidencial, y los medios de licitaciones organizadas por el Po- masivo sistema de radios). La nueva ley
que le seguían siendo hostiles fueron der Ejecutivo, continuidad de la publi- de medios continuaba con la tradición
combatidos desde el gobierno, como cidad como mecanismo privilegiado de dependencia orgánica, funcional y
ocurriera con la expropiación del dia- de financiamiento del sistema, priva- política de la aplicación de la ley del Po-
rio La Prensa sancionada por el Con- tización de Canal 7 (al establecer que der Ejecutivo e impedía la presencia de
greso en abril de 1951. El “Manual de sería entregado al adjudicatario de la capitales extranjeros en la titularidad
Instrucciones para las Estaciones de licencia de la Red de Radio Belgrano), de las emisoras.
Radiodifusión” (Decreto 13.474/46), asignación de licencias por un plazo Por esa razón, los adjudicatarios
dispuesto por Edelmiro Farell en las de 20 años, y dependencia del órgano de las nuevas licencias televisivas a
vísperas de ceder la presidencia al de aplicación de la ley del Poder Eje- crearse a partir de 1958 en un proceso
electo Juan Perón, permitió con sus cutivo de turno. Sancionada la ley, el digitado por la dictadura (que desoyó
aristas autoritarias desarrollar la pre- gobierno adjudicó las redes a empre- la recomendación de dejar desierto el
sión sobre los medios para conver- sarios allegados a Perón en un proceso concurso de las licencias que hiciera la
tirlos en condescendientes con el go- licitatorio que excedió los plazos pre- Comisión de Adjudicaciones)25 fueron
bierno.24 El esquema concentrado de vistos en la reglamentación vigente. capitales privados de sectores conserva-
150 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

dores que organizaron una estructura una sociedad con la mayoría electoral tre en el caso de Canal 13) que ofrecían
de abastecimiento de su programación proscripta, sometida a golpes militares contenidos producidos en el país con
a través de las entonces tres grandes y progresivamente organizada para en- búsquedas narrativas y estéticas pro-
cadenas de broadcasting de los Estados frentar al poder concentrado, los for- pias. La gestión de estos empresarios
Unidos: la abc (asociada con Canal 11), midables cambios sociológicos y cul- nacionales tuvo una impronta ligada
la nbc (con Canal 9) y la cbs (con ca- turales que germinan en esta década y al florecimiento del mercado interno
nal 13). La adjudicación fue hecha por los altibajos del mercado publicitario se y, sobre esta fortaleza, en algunos ca-
el gobierno militar solo tres días antes combinaron para acelerar el reemplazo sos se logró consolidar la exportación
del juramento como presidente por de la tutela de las cadenas estadouni- de productos, fundamentalmente en el
parte de Arturo Frondizi.26 Ese es el denses por empresarios argentinos (o mercado editorial, discográfico y cine-
inicio de la expansión de la televisión protoempresarios, como el entonces lo- matográfico. Su orientación política
en la Argentina como medio de comu- cutor y productor Alejandro Romay), era diversa: programas audiovisuales,
nicación masiva, a partir de una gestión quienes se interesarían por la gestión diarios y revistas daban testimonio de
privada que postergaría dos años el ini- del audiovisual e impondrían una pro- un abanico amplio de opciones a dis-
cio de sus emisiones, debido a la com- gramación realizada en el país (el pri- posición de lectores y audiencias. La
plejidad de la relación que proyectó mer caso es el de Romay con Canal 9 a vitalidad de las industrias culturales
con las cadenas norteamericanas. partir de 1965, pero el mismo esquema al iniciarse esta década era tributaria
El esquema reseñado se corres- se reprodujo en el resto de los canales de las condiciones de vida que expe-
ponde, a juicio de Muraro,27 con un capitalinos y del interior del país de rimentaban en términos económicos
vínculo de dependencia con la pro- gestión privada). varios ciclos de crecimiento, de la uni-
gramación y los modelos de geren- La década de 1970 se inicia con la versalización de la escolaridad, de la
ciamiento estadounidenses. La lógica herencia de un potente mercado cultu- movilidad social ascendente basada en
comercial de funcionamiento de la te- ral en la Argentina. El llamado boom de la construcción de capital cultural y de
levisión, presente desde su origen con la literatura latinoamericana de los años la alta capacidad adquisitiva que en tér-
Canal 7, se profundizaría pues a partir previos, además de la consolidación de minos relativos con el resto de América
de la creación de los canales “privados”. un espacio autóctono de circulación de Latina tenían los argentinos.
La televisión, escaparate de bienes de distintos géneros musicales, acompaña
consumo masivo a través de la publici- una tendencia de ensanchamiento de
dad, expande las fronteras de fabrica- las fronteras de las industrias cultura- 3ª etapa. Crisis del modelo
ción del mercado y de la sociedad de les en el país. En el caso de la televisión de autonomía relativa.
consumo. y radio, también ellas son robustecidas Reformulación de las reglas
A mediados de la década de 1960 gracias a la expansión del universo de del sistema de medios e
el predominio de las productoras liga- lectores y a la generalización del ac- industrias culturales
das a las cadenas de tv estadounidense ceso a los receptores del audiovisual.
comienza a revertirse por la retirada de Los dueños de los medios eran em- Si en las dos primeras etapas fue la es-
los capitales extranjeros de la televisión presarios nacionales en su mayoría (o cuela la que ejerció el liderazgo como
en el país. La radicalización política de radicados en el país, como Goar Mes- dispositivo de asimilación, alfabeti-
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 151

zación ciudadana, inclusión social de revistas era liderado por “Gente, Así, “empate hegemónico” entre capital
y construcción de una determinada Siete Días, La Semana, Semana Grá- y trabajo instituido en las relaciones
concepción del mundo, y los medios fica, Radiolandia, Antena, TV Guía, Vo- sociales y productivas durante tres
de comunicación acompañaban y re- sotras, Labores, Para Ti y Claudia. Entre décadas, constituye la apertura de la
forzaban esa labor, en las últimas dé- las infantiles Anteojito, Billiken y Las última de las etapas en las que el pre-
cadas se invierten los roles con los me- locuras de Isidoro se leían en 200.000 sente texto organiza la historia de
dios como principal operador y difusor hogares”.28 El sector de las revistas los medios en el país. El cambio, que
ideológico y el curriculum escolar in- (entre las políticas cabe destacar a Pa- Eduardo Basualdo caracteriza como
tentando “actualizarse” y acomodarse, norama, Somos, Confirmado, Primera el violento reemplazo del viejo patrón
con grandes tensiones internas, a la Plana y Crisis) iba a ser uno de los más de acumulación,29 que consistía, en
“sociedad mediatizada”. El cambio de afectados por el ciclo de censura que se sus rasgos fundamentales, en la indus-
roles en curso reconoce causas y efec- reinstaura a partir de la Ley 20.840 de trialización sustitutiva de importacio-
tos múltiples. Uno de ellos es que, al 1974, que preveía penas de dos a seis nes y en un pacto social entre capital y
no existir un ethos alfabetizador en los años de prisión “a quien divulgara, trabajo –aludido por Portantiero como
medios de comunicación argentinos (a propagandizara o difundiera noticias “empate hegemónico”–,30 por parte
diferencia de los europeos, tanto del que alteren o supriman el orden insti- de un nuevo patrón de acumulación
oeste como del este, que durante déca- tucional y la paz social de la Nación”. basado en la valorización financiera,
das consolidaron como funciones cen- La censura explícita vuelve a intervenir fue posibilitado a través del discipli-
trales de los medios “informar, educar en los medios de comunicación masiva namiento social ejecutado durante la
y entretener”) y al sostener como meta después de una apertura que comenzó dictadura militar.
principal la obtención de beneficios antes de las elecciones de 1973 y que se La combinación entre represión en
que provoca un funcionamiento mar- ensanchó durante la breve presidencia el plano político, cultural e intelectual
cadamente comercial, el tipo de inclu- de Héctor Cámpora (que duró desde por un lado, y retracción significativa
sión que realizan es radicalmente dis- el 25 de mayo de 1973 hasta el 13 de de la capacidad adquisitiva de los traba-
tinto al que pretendía la escuela: en los julio de 1973). jadores, que constituyen el mercado de
medios, la inclusión es al mercado y el La represión a distintas manifesta- las audiencias de las industrias cultu-
consumo reemplaza, así, a la ideología ciones políticas y culturales de la vida rales por el otro lado, reestructuraron
del ciudadano. pública que se desplegó con fuerza radicalmente el sistema de medios y de
Como se señaló, a comienzos de inusitada desde el aparato del Estado a actividades colindantes vigente hasta
la década de 1970, y “a diferencia de partir de 1974 marca una bisagra para ese momento.
la actualidad, existían una veintena de el diagnóstico sobre la evolución de Al proponer la desarticulación
revistas que superaban la tirada de cin- los medios del resto de las industrias drástica de las políticas compensato-
cuenta mil ejemplares. Época de gran culturales en el país. rias de desigualdades sociales, econó-
politización y clases medias con poder El cambio de ciclo económico a micas y culturales, políticas que go-
adquisitivo y hábitos de lectura, donde partir del “Rodrigazo” de 1975, que zaban de consenso y sobre las que se
en cada casa se leía el diario y una o arremete económicamente contra los dirimía el conflicto por la dirección
dos revistas semanales”.27 El mercado asalariados y dinamita el modelo del política y cultural de la sociedad, el
152 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

proyecto que se impuso en las víspe- y televisión, dos medios que se presu- de Investigaciones Administrativas,
ras del golpe de Estado de 1976 pre- men de acceso gratuito.33 Entre 1970 y Ricardo Molinas.35
cisó de la represión directa, tanto ma- 1980, dejaron de editarse más de 250 La extraordinaria asociación entre
siva como capilar, y de la generación diarios, con el consecuente horada- Estado dictatorial y medios privados
del terror como estrategia de discipli- miento de la diversidad de versiones en la planta de producción del insumo
namiento social. Entre las decenas de sobre la realidad que ello representa. crítico del mercado de diarios ilustra el
miles de personas apresadas, secues- El desplazamiento del consumo de cambio del modelo de intervención es-
tradas, torturadas y desaparecidas por información y entretenimientos masi- tatal que instituyó el último gobierno
la dictadura se contaron periodistas, vos de la gráfica al audiovisual facilitó militar. Los ecos del caso Papel Prensa
escritores, actores y trabajadores de el control de los mensajes, al estar los resuenan en el presente, dado que la
la cultura. En algunos casos, la repre- medios audiovisuales gestionados por transferencia de activos generados
sión se desató sobre quienes ejercían la un Estado tomado por asalto por las con aportes colectivos en beneficio de
comunicación como parte integral de fuerzas militares, que se repartieron la muy pocos actores puede concebirse
una militancia política, como sucedió administración de los canales capitali- como un proceso de acumulación ori-
con Rodolfo Walsh, Haroldo Conti nos entre Ejército, Armada y Aeronáu- ginaria por parte de los capitales nu-
o Raymundo Gleyzer, y en muchos tica (reservándole el Canal 7 al Poder cleados en una peculiar sociedad con
otros como parte del silenciamiento Ejecutivo). el Estado.
sistemático de voces críticas. Tales los Los principales periódicos que En los primeros años de la dicta-
casos de las desapariciones de Rafael habían estimulado la atmósfera social dura, los principales medios privados
Perrota y Julián Delgado, y el secues- pro golpe de Estado fueron recom- no se distinguían en su línea editorial
tro de Jacobo Timerman. pensados a partir de 1976 por el go- de los mensajes oficialistas propala-
Si bien “el papel de los medios y el bierno militar con las acciones de la dos por radio y televisión. Festejando
periodismo ha sido escasamente abor- única fábrica de papel de diarios del el primer aniversario del golpe de Es-
dado en la discusión sobre la dictadura, país, Papel Prensa.34 El gobierno de tado, el editorial de La Nación intitu-
o fue analizado de manera fragmenta- Videla forzó a los deudos de su ac- laba “Una paz que merece ser vivida” y
ria, convulsiva, a menudo subordinada cionista David Graiver (muerto en realizaba una apología del discurso del
a las urgencias de lo político”,31 hay un confuso accidente aéreo) para que dictador Jorge Videla.
trabajos que emprendieron el arduo traspasaran la sociedad a manos de A partir de 1983 la teoría de los
cometido de explicar y comprender las un consorcio formado por los diarios dos demonios, que reservaba para la
condiciones de producción y circula- Clarín, La Prensa, La Nación y el pro- sociedad civil el cómodo rol de espec-
ción de la cultura industrializada en el pio Estado nacional. Esta maniobra tadora de fuerzas maléficas en pugna
proceso conducido por las Juntas mili- fue calificada como “uno de los casos (la represión estatal y las organizacio-
tares entre 1976 y 1983.32 de corrupción más graves de la histo- nes guerrilleras), tuvo su correlato en
La retracción del consumo edito- ria argentina” ya que “pone de mani- comunicación social vindicando a esa
rial (libros, diarios y revistas periódi- fiesto las relaciones y procedimientos misma sociedad civil embaucada por
cas) fue paulatinamente compensado empleados por los grandes grupos de una maquinaria ajena a su lógica de or-
por el aumento del consumo de radio poder”, según el ex Fiscal Nacional ganización, representada por los me-
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 153

dios y por las instituciones represivas. ción nunca coincide con la del reco- que “no sabía nada” pero que tenía
Sin embargo, así como la teoría de los nocimiento de los contenidos, pero “el mundo en sus ojos” a través de las
dos demonios ha sido jurídicamente para que la circulación de sentido sea cámaras del programa, pionero en la
desmantelada por el avance de las cau- eficaz, es necesario que exista comple- utilización en la televisión criolla de
sas por las violaciones a los derechos mentariedad entre ambos momentos la cámara portátil) son algunos de los
humanos y políticamente rechazada del circuito productivo de los mensa- ejemplos que brinda Mangone para
con la anulación de las leyes que garan- jes. Los medios actuaron, pues, como ilustrar la coparticipación del ambiente
tizaban la impunidad de quienes par- esos artefactos de articulación de sen- cultural creado y compartido durante
ticiparon de secuestros y desaparicio- tido. Esa articulación fue eficaz –y la dictadura. Advertir que ese ambiente
nes, la falacia de la manipulación de los sigue siéndolo– en la medida en que tuvo antecedentes en el período cons-
medios en la dictadura no se condice existe el reconocimiento por parte titucional anterior (por ejemplo entre
con las estrategias discursivas enlaza- de la sociedad. Cuando los medios los equipos de producción televisiva
das casi en cadena por los medios de eran censurados, la verosimilitud que desde principios de la década de 1970,
comunicación que, como se advierte exige el pacto de lectura entre usua- cuando los canales de televisión esta-
de la lectura de esos mismos testimo- rios de los medios y el mensaje se des- ban gestionados por empresarios na-
nios documentales (seleccionados en plazó progresivamente desde el noti- cionales, y los contenidos televisivos
Blaustein y Zubieta,36 y en una gran ciero (espacio que expresaba lo más de la dictadura) y que trazó grandes lí-
cantidad de material videográfico) no explícito de la ideología dictatorial) neas de continuidad a partir de 1983,
exhibía una sutileza hipnótica capaz hacia la ficción, hacia el documental, convierte a la relación entre el gobierno
de sostener un engaño durante más de hacia los magazines y programas de militar, la sociedad civil y el funciona-
un lustro. variedades. miento de las industrias culturales en
La teoría de la manipulación pre- Para Mangone, “la dictadura tuvo un problema complejo e incómodo.
tendió explicar el consenso alcanzado su política cultural y la de su clase que “La sublimación nacional de la repre-
por la dictadura en términos de “in- la sustentó, tuvo sus jóvenes y sus mú- sión dictatorial descomprimida como
vasión cultural”. Sin embargo, resulta sicos (y su música), tuvo su teatro (que ‘show del horror’ al principio y como
contradictorio que la misma sociedad va más allá de la tarea ‘laboral’ de los ‘posibilismo’ luego, permitió que el
que supo desconfiar de los medios du- actores), tuvo a sus miembros del es- colaboracionismo cultural y mediático
rante 18 años en que uno de sus refe- pectáculo, no se privó de sus intelec- atravesara la transición sin demasiados
rentes políticos estuvo proscripto, ca- tuales, de sus periodistas (también más traumas”.38
tapultándolo a su tercera presidencia a allá de la necesidad del empleo)”.37 Los En efecto, la mención de los em-
pesar de la constante campaña en sen- argumentos de los teleteatros (como blemáticos editoriales de Mariano
tido contrario durante casi dos déca- Los hijos de López de Hugo Moser), los Grondona en El Cronista o en La
das, argumente tres años después que programas de variedades (como Vi- Nación; los artículos de opinión de
ha sido engañada y que ha cedido su deoshow, programa símbolo que con- Joaquín Morales Solá en Clarín, las
consenso mayoritario para la matanza densaba la mirada que sobre el afuera tapas pergeñadas por Samuel “Chi-
de varios de sus integrantes sin saber se proponía desde el poder y que era che” Gelblung en la revista Gente o la
qué ocurría. La gramática de produc- asumido como tal por una población propaganda oficialista del envío tele-
154 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

visivo Tiempo Nuevo de Grondona y Hacia el fin de la dictadura co- dad a la que tanto los políticos como
Bernardo Neustadt como pequeñas menzó a generalizarse el uso de la fre- los medios representan. La vigencia de
muestras de la coherencia con la que cuencia modulada en radio que sería leyes de impunidad durante algo más
se sostenía el régimen militar desde a partir de la década de 1980 el refu- de una década, derogadas a partir de
los principales medios de comunica- gio de nuevas estéticas y narrativas, 2003, no logró modificar el estatuto
ción, no debe omitir que esa labor era fuertemente juveniles; se consolidó de patrimonio común que posee la va-
compaginada en el imaginario colec- la estructura magazine para la progra- loración acerca de la última dictadura
tivo por las representaciones y los si- mación radial –con conductores que militar, a pesar de los muy diferentes
lencios también funcionales a la dic- siguen liderando, hoy en día, los ra- posicionamientos sobre el período
tadura modulados desde las zonas tings de audiencia en amplitud modu- anterior (Perón-Isabel Martínez de
menos explícitamente políticas de las lada–; se estructuró el mercado de la Perón) que circulan en las industrias
industrias culturales: las películas pro- prensa escrita mediante el affaire Papel culturales a partir del 30º aniversario
ducidas por Palito Ortega, los cándi- Prensa; y se decretó la tercera Ley de del golpe de 1976 (en forma de libros,
dos mediodías de Mirta Legrand o las Radiodifusión, Nº 22.285, en 1980. fascículos, suplementos, programas
masivas transmisiones deportivas del Calificada como centralista, autorita- televisivos, documentales) y hasta el
“relator de América”, José María Mu- ria y discriminatoria,40 este decreto presente.
ñoz, quien agredía desde su micró- ley impedía el acceso de los ciudada- Desde la recuperación del sistema
fono a las Madres de Plaza de Mayo y nos y organizaciones sin fines de lucro constitucional en diciembre de 1983,
arengaba a la audiencia para demostrar a la titularidad de las licencias audio- tras el colapso de la dictadura luego
que “los argentinos somos derechos y visuales, se enmarcaba en la Doctrina de la expedición guerrera de Malvinas
humanos” ante la misión de la Comi- de la Seguridad Nacional, establecía (1982), cuatro procesos caracterizan al
sión Interamericana de Derechos Hu- un órgano de control (el comfer ) sistema de medios de comunicación:
manos (cidh) que en 1979 visitó el integrado por las fuerzas armadas y primero, el destierro de la censura di-
país para investigar las denuncias por estipulaba que el servicio oficial de recta; segundo, la concentración de la
las violaciones del gobierno. radiodifusión dependiera del Poder propiedad de las empresas en pocos
A raíz de la organización del cam- Ejecutivo. Esa ley se complementaría pero grandes grupos; tercero, la con-
peonato mundial de fútbol en la Argen- al año siguiente con un plan, el Pla- vergencia tecnológica (audiovisual, in-
tina en 1978, la dictadura reconvirtió el nARA, que postulaba la privatización formática y telecomunicaciones); y por
viejo Canal 7 en “Argentina Televisora de los canales y radios. último, la centralización geográfica de
Color”, introduciendo la tecnología de La agenda de la democracia y de la producción de contenidos.
imágenes en color en la pantalla chica los derechos humanos, potenciada con Estos procesos se conjugaron
(que los argentinos recién pudieron re- la recuperación del régimen constitu- para transformar el sistema de me-
cibir a partir de 1980 en el mercado do- cional a partir de 1983, y por el Juicio dios y para imprimirle monotonía en
méstico). La construcción de atc im- a las Juntas Militares en 1985, consti- su adscripción al lucro como lógica
plicó un gasto denunciado como uno tuyó un aprendizaje para el sistema de de programación y al exitismo como
de los hechos de corrupción más gra- medios, al igual que para buena parte paradigma. Esa transformación fue
ves de la historia del canal oficial.39 del estamento político y de la socie- moldeada por reglas de juego origi-
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 155

nalmente definidas por el decreto- rritorio tenía acceso a uno o a ningún zación oficial, sería protagonizada por
ley Nº 22.285 y empeoradas por casi canal de televisión por aire. emisoras comunitarias o barriales. En
todos gobiernos constitucionales El gobierno de Raúl Alfonsín in- la mayoría de los casos, estas emisoras
posteriores. tervino la comfer para evitar una in- no perseguirían la obtención de bene-
Aunque los soportes de comu- tegración incompatible con las reglas ficios económicos e impulsarían, con el
nicación se multiplicaron por la con- de juego democrático, dejó sin efecto paso de los años, un profundo debate
vergencia tecnológica desde el fin de el PlanARA, continuó con el “loteo” en los actores organizados de la socie-
la dictadura militar, con el desarrollo de los canales de televisión capitali- dad civil para promover el cambio de
de las radios de frecuencia modulada, nos a manos de sectores internos del marco regulatorio.
la masificación de la televisión por ca- gobierno, con excepción del Canal 9, A partir de 1989, en el contexto del
ble, del acceso a internet (si bien su cuya licencia por orden judicial fue de- proceso de reforma del Estado y de re-
impacto fundamental se registra en vuelta a Alejandro Romay.41 Su presi- estructuración económica, se produjo
los grandes centros urbanos), la pro- dencia no logró modificar el decreto- la transferencia de activos estatales a las
piedad de los medios de comunicación ley Nº 22.285. fuerzas de mercado en todos los secto-
evidencia una concentración creciente La ausencia de un plan de adjudi- res incluidos medios audiovisuales y
vigorizada además por un marco regu- cación de licencias y a la vigencia de las telecomunicaciones, con el argumento
latorio recién modificado en sentido restricciones dispuestas por la norma- de conjurar una crisis económica que
inclusivo en octubre de 2009, pero tiva, impidieron que nuevos actores so- adelantó el final del mandato de Raúl
que previamente obedecía a las altera- ciales y políticos pudieran acceder a la Alfonsín y el traspaso del Poder Eje-
ciones reglamentarias a disposiciones titularidad de estaciones de radio y tele- cutivo al triunfante candidato justicia-
dispuestas originalmente por la dicta- visión. En la práctica, el sistema consti- lista, Carlos Menem. Desde 1989 los
dura militar en 1980. tucional recuperado en 1983 no allanó sucesivos gobiernos constitucionales
Los años de la década de 1980 el camino para la democratización del habilitaron legalmente la propiedad
atestiguaron la expansión de la fre- sistema de interpelación masiva de cruzada de medios de comunicación
cuencia modulada en radio, la miniatu- lo público, que es el conformado por (empresas gráficas se insertaron en el
rización de dispositivos de recepción los medios de comunicación. Esta si- mercado audiovisual), permitieron el
radial y musical, convertidos en móvi- tuación, que se agravaría con las mo- ingreso de capitales extranjeros, ac-
les y ubicuos (walk-man), la reconver- dificaciones dispuestas a la normativa cedieron a la posibilidad de confor-
sión del parque hogareño de televisión a partir de 1989 para facilitar una ma- mación de sociedades anónimas y de
para recibir las señales en color, la con- yor concentración de la propiedad pri- inclusión de capitales financieros en
temporánea adopción del control re- vada y una plena adscripción al lucro la titularidad de los medios de comu-
moto que era a la vez solidaria con la como lógica de financiamiento de los nicación, incrementaron exponencial-
paulatina masificación de la televisión medios, operó como inducción para el mente la cantidad de medios que puede
por cable, es decir, de una televisión nacimiento de un fenómeno que se gestionar una misma sociedad (de 4 a
multicanal, con opciones de consumo extendería en toda la geografía argen- 24), autorizaron el funcionamiento de
variadas, sobre todo en el interior de tina: el surgimiento de la radiodifusión redes y cadenas con cabeceras emplaza-
un país en el que más del 80% del te- de baja potencia que, carente de autori- das en el área metropolitana de Buenos
156 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Aires (amba), concedieron la extensión gentina es inestable y tiene problemas en promedio exhibe un dominio del
de licencias y derechos (que no siem- de subsistencia, pese a que en el pe- 78% en manos de los primeros cuatro
pre fueron previamente acreditados ríodo 2003-2008 el crecimiento ma- operadores de cada uno de esos mer-
por la autoridad competente) a los ya croeconómico del país fue acompa- cados.44 Los índices de concentración
entonces consolidados grupos de me- ñado por una expansión del sistema de de la Argentina superan con creces los
dios, auxiliaron económicamente a las medios local. El sistema de medios se estándares considerados aceptables: se-
corporaciones mediáticas a través de benefició en ese lapso de una activa in- gún Albarran y Dimmick se considera
cláusulas que impidieron declarar su tervención del Estado, cuyos gobiernos que la concentración es alta al superar
quebranto y otorgaron una serie de be- desarrollaron acciones de salvataje (du- un promedio de 50% del control de un
neficios impositivos que son excepcio- rante 2002 y 2003) y de promoción (a mercado por parte de los cuatro prime-
nales en otras actividades y emprendi- partir de 2004) de los principales gru- ros operadores y el 75% por los ocho
mientos económicos. pos y empresas nacionales de medios primeros operadores.45 Pero en el país,
La sumaria enumeración del pá- de comunicación, industrias culturales los cuatro primeros operadores exce-
rrafo precedente provocó niveles de e infocomunicacionales, a través de la den con mucho esos porcentajes. Es
concentración de capitales inéditos en sanción de normas que eximieron a los más, estos cuatro primeros operadores
la historia de los medios de comunica- medios de la aplicación del cram down (y en ocasiones dos de ellos) sobrepa-
ción de la Argentina cuyos efectos más de la Ley de Quiebras, favoreciéndolos san la estimación de alta concentración
evidentes fueron la retracción de la di- con renovaciones de licencias sin exigir estipulada para ocho empresas.
versidad de fuentes, la tendencia a la contraprestación a cambio y que des- La segunda variable es el tipo de
uniformidad de la agenda informativa, gravan los impuestos en el caso de los concentración conglomeral: a dife-
la modernización tecnológica en la or- medios audiovisuales. rencia de otros países de la región la-
ganización de la producción, la precari- Como resultado de su estructura tinoamericana (como Chile e incluso
zación de los procesos de trabajo (con de mercado y del modelo de interven- México), los principales grupos de
la consecuente informalización y fra- ción estatal en beneficio de los actores comunicación de la Argentina y Bra-
gilidad de los contratos laborales) y la más poderosos del sistema de medios sil son conglomerales y están presente
centralización geográfica de la produc- (modelo de intervención que en este en casi todos los sectores. Los grupos
ción de contenidos.42 En este marco, el sentido tributa al cambio radical ope- Clarín o Vila-Manzano (este último
Estado a través de sucesivas adminis- rado en la sociedad argentina desde grupo asociado a su vez con el dipu-
traciones constitucionales desde 1983 las vísperas del golpe de Estado de tado nacional Francisco de Narváez),
facilitó, apoyando económicamente 1976), este es altamente concentrado, por ejemplo, cuentan con emisoras de
con recursos dispuestos generalmente tomando en consideración tres varia- televisión abierta, señales y empresas
(aunque no únicamente) por decretos bles de análisis: la primera es el índice prestadoras de servicio de televisión
del pen, el funcionamiento de los me- de concentración de los principales de pago, estaciones de radio, diarios,
dios comerciales fortaleciendo las ten- medios: la alta concentración de los portales noticiosos en internet, en-
dencias reseñadas.43 mercados de los medios de comunica- tre otras actividades que controlan de
Desde el punto de vista econó- ción más masivos (televisión abierta y modo directo. La concentración con-
mico, el mercado de medios de la Ar- por cable; prensa escrita y radio) que glomeral que existe en la Argentina,
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 157

entonces, se combina con el alto ín- formativo en el sistema. Como señala La financierización y anonimiza-
dice de control de los mercados por Schettini, “la pantalla ofrece mucha di- ción del capital de las empresas, pro-
parte de los primeros operadores y versión, información escasa y cuestio- cesos también registrados a partir de
potencia el protagonismo que ejercen namientos raquíticos”.47 1989, contribuyó a que la lógica de
pocos grupos comunicacionales ex- Los grandes grupos de comunica- funcionamiento de los medios propen-
pandidos en casi todos los medios de ción en el país han explotado las singu- diera a la obtención de beneficios in-
comunicación. lares características de toda la región: mediatos, erosionando de este modo
La tercera variable de análisis es la ausencia de políticas estatales de ser- también la necesaria inversión que re-
centralización geográfica de la produc- vicio público y falta de controles anti- quiere una programación periodística
ción de contenidos: una de las caracte- monopólicos, entre otros aspectos que de calidad. En efecto, la política de
rísticas del sistema de medios de co- distinguen la tradición reglamenta- maximización de los recursos econó-
municación es la hipercentralización ria latinoamericana de la europea, por micos en los grupos de medios tiene
geográfica de la producción de los ejemplo. en los últimos veinte años su correlato
contenidos que, en los medios audio- Las tendencias citadas deben ana- en un estilo informativo carente de
visuales, se producen en la zona me- lizarse además a la luz de la identifica- fuentes noticiosas variadas (Becerra y
tropolitana de Buenos Aires y repro- ción del carácter multimedia y conglo- López constatan que los diarios de re-
duce el resto de los medios del país. meral de la concentración del sector ferencia en Buenos Aires tuvieron un
Un estudio del comfer reveló que el en pocos grupos que predominan no comportamiento monofuente al cubrir
70 por ciento de los contenidos de las ya en una sola actividad (por ejemplo la “crisis del campo” de 2008),48 con
pantallas del país provienen de los ca- prensa escrita), sino en el cruce de sus autocensura, perspectiva centralista
nales de la ciudad de Buenos Aires y propiedades en varias actividades (in- (porteña) y prejuicio de clase manifes-
que fuera de esos cinco canales no se dustrias) en simultáneo. De este modo, tado en forma de estigma. Sería equí-
produce un solo minuto de ficción uno de los principales operadores tele- voco suponer que las prácticas discri-
(comfer, 2009).46 fónicos (Telefónica) detenta en el país minatorias carecen de efectos o bien
La prensa, la radio y la televisión, la licencia de uno de los dos canales de que surgen de la representación lisa y
que se distinguieron tradicionalmente televisión que domina tanto en audien- llana de las concepciones del mundo
en la Argentina por conservar rutinas cia como en facturación publicitaria al vigentes en las distintas clases sociales.
productivas y actores autónomos en- mismo tiempo que el editor del princi- Por supuesto, su eficacia comunicacio-
tre sí, han invertido decididamente esa pal periódico (Clarín) controla más de nal reside en que las mismas se conec-
tendencia hacia la convergencia de los la mitad de los abonos en el redituable tan con imaginarios sociales. Pero su
procesos de producción y distribución mercado de televisión por cable, en- naturalización se corresponde con la
de noticias y entretenimientos. La im- tre otros diversos intereses. El predo- perseverancia de su propagación por
bricación con actores del sector de la minio de estos grupos exhibe niveles los medios en un país en el que en pro-
telefonía e internet es una sólida ten- que constituyen barreras de entrada medio sus habitantes consumen cuatro
dencia del sistema en la última década para competidores incluso en los casos horas diarias de televisión.
cuyos efectos cuestionan la autonomía en que estos son fuertes operadores El proceso de concentración del
relativa del discurso periodístico in- comerciales. sistema de medios como instancia de
158 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

intermediación masiva de lo público sistema de medios de gestión estatal zación de la programación, ausencia de
se desarrolló en la Argentina moder- contó con una política de renovación rendición de cuentas, cambios bruscos
nizando tecnológicamente las infra- tecnológica y estética, produciendo de contenidos.
estructuras del área central del país, una programación coherente y de ma- La convivencia de formas estata-
donde se localizan los centros urba- yor calidad, su dirección sigue siendo les de gobierno en el marco de reglas
nos más poblados y, consecuente- definida por el Poder Ejecutivo y su constitucionales, de la inexistencia de
mente, los principales mercados. Por orientación, entonces, continúa ligada la censura directa y a la vez del incre-
el contrario, el resto del territorio no al oficialismo de turno. mento de la concentración del sistema
fue destinatario de inversiones com- Aunque emitan mensajes que en de medios en pocas manos no podría
parables, lo que condujo a la cristali- determinadas coyunturas históricas analizarse sin advertir que es cohe-
zación de una brecha tecnológica de sean contradictorios en su línea edi- rente con un espacio público masivo
carácter geográfico que en el sector torial, el protagonismo ejercido en el transformado respecto del que se ha-
infocomunicacional (medios de co- sistema de medios por los grupos con- bía desarrollado, con creciente com-
municación, internet y telefonía) se centrados con lógica de lucro halla co- plejidad, entre 1880 y 1975.
suma a las brechas socioeconómicas rrespondencia por el subsector de me-
preexistentes. El tipo de acceso y co- dios estatales con tendencia oficialista,
nexión con el sistema de medios de- toda vez que la cualidad común a estos Conclusiones
pende tanto de la capacidad adquisi- actores es la desestimación del espacio
tiva del consumidor, como de su lugar público como proyecto de intermedia- Doscientos años permiten reconocer
de residencia, además de las compe- ción masiva. Los medios comerciales grandes tendencias de los medios de
tencias culturales adquiridas, tam- interpelan desde la fase más concen- comunicación. Con sus épocas de ma-
bién, en virtud de la proximidad con trada de su morfología a “la gente”, yor ascenso, vinculadas más a ciclos
el sistema infocomunicacional. colectivo que, como plantea Sarlo,49 económicos de expansión de consumo
En este sentido, el descuido de las remite a audiencias y a consumidores, que a los espasmódicos cambios de go-
emisoras de gestión estatal y progra- pero el subsector estatal con un com- bierno experimentados en la historia
mación oficial (Canal 7, radios Nacio- portamiento subordinado a las con- argentina (muchos sufridos por golpes
nal y municipales) hasta el presente tingencias de la Presidencia de la Na- de Estado), y con un panorama de re-
siglo y la reluctancia del estamento ción opera como reemplazo de la voz tracción de la industria gráfica (diarios,
político para generar un sistema de de la sociedad, pretendiendo liderarla revistas, libros) a partir de la reestruc-
medios públicos no gubernamenta- en lugar de intermediarla. La mimesis turación económica iniciada en 1975, la
les, sumados a la proscripción del ac- entre lo público, lo estatal y lo guber- Argentina sigue ubicada como uno de
ceso a los medios de cooperativas y namental conduce a una gestión auto- los países latinoamericanos con mayor
organizaciones comunitarias, impidió rreferencial de los medios,50 sean de acceso de sus habitantes a los bienes y
desde el fin de la dictadura que germi- gestión privada o estatal. Por ello, en servicios de la información, la cultura y
naran alternativas a los grandes ope- el caso de los medios de gestión esta- el entretenimiento.
radores privados. Si bien desde 1999, tal, se apela a comportamientos no tan Uno de los principales rasgos que
y con mayor énfasis desde 2003, el distantes de la lógica privada: terceri- preside el funcionamiento del sistema
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 159

de medios al cabo de más de doscien- mente, ausencia de vínculos estrechos cos a los requerimientos de las rutinas
tos años, pero fundamentalmente en con el estamento político. En todos productivas propias de los medios de
las últimas dos etapas analizadas en los casos mencionados como antítesis comunicación.
este artículo (es decir, desde 1870 hubo sectores del partido de gobierno, La historia de los medios en la
hasta la actualidad) es que se con- o de la propia administración política, Argentina muestra períodos de pri-
formó como sistema comercial con que sostuvieron ayudas y permisos ge- macía de lo político, como durante la
estrechos vínculos con el estamento nerosos hacia los principales empre- primera etapa formativa (1801-1870) y
político. Pero el examen de la historia sarios de medios de comunicación, una relativa autonomía en los prime-
de los medios en la Argentina permite lo cual redundó en su mayor poderío ros 25 años de funcionamiento masivo
poner en discusión la fórmula de “sis- económico. de la radio y de la televisión (es decir:
tema comercial políticamente dócil” A partir del fin de la última dic- no en su origen sino a partir de su ma-
acuñada por Elizabeth Fox para refe- tadura (1976-1983), la reiterada ex- sificación). Las relaciones tormento-
rirse a las particularidades del sector periencia de gobiernos que debieron sas entre los propietarios privados del
en América Latina,51 ya que la doci- administrar urgencias socioeconómi- sistema comercial y los gobiernos con
lidad de los medios en la Argentina cas y que gestionaron un Estado dé- fuerte legitimidad electoral, como los
presenta ciclos en los que se invierte bil frente al poder económico de los encabezados por Hipólito Yrigoyen
de modo considerable. Al menos, si grandes actores de medios –interre- (en sus dos mandatos), Juan Perón (en
se considera la docilidad como com- lacionados estos con otros sectores sus tres presidencias), Raúl Alfonsín
placencia con el gobierno de turno: concentrados de la economía– resultó o Cristina Fernández de Kirchner in-
verdaderas antítesis de docilidad, por funcional para eludir la ardua tarea de dican que la convivencia entre la de-
el compromiso editorial opuesto a los disponer de regulaciones claras al sec- mocracia política y los medios en la
intereses gubernamentales, han sido tor, para evitar así un enfrentamiento Argentina fue, cuanto menos, compli-
el segundo gobierno de Hipólito Yri- con los dueños y productores de noti- cada. Sin resolver de raíz este vínculo
goyen; los primeros años del primer cias y entretenimientos. Este vínculo inestable, a partir de 1989 se produjo
gobierno de Juan Perón; el último año de subordinación del poder político un giro con la asunción de Carlos
del gobierno de Arturo Illia; el último al poder mediático en las últimas tres Menem, quien a diferencia de los go-
año del gobierno de Isabel Perón; los décadas complementó la erosión de biernos anteriores inició su mandato
dos últimos años del gobierno de Raúl la representación política dado que el constitucional disponiendo de reglas
Alfonsín; los cuatro últimos años del estamento político tercerizó la inter- de juego muy novedosas, en lo regla-
segundo gobierno de Carlos Menem; pelación a la ciudadanía en el accio- mentario, e inauguró una etapa que se
y todo el mandato del gobierno de nar de los principales medios de co- extiende hasta el presente, en la que
Cristina Fernández hasta el presente municación, en lo que suele aludirse sobresale la conexión orgánica entre
(febrero de 2010). como “mediatización de la política”. el Estado y un sistema privado (pri-
No obstante, la inexistencia de Esta mediatización, así considerada, vatizado) de medios, con reglas de
docilidad o de sintonía entre los prin- es un proceso mucho más profundo juego que potencian la concentración
cipales medios y ciertos períodos gu- que la mera adaptación del lenguaje y de la propiedad, la centralización de
bernamentales no expresa, necesaria- de la aparición pública de los políti- las producciones, la financierización
160 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de las sociedades y la periódica asis- ción será una tribuna de doctrina”, o Jorge Asís, entre muchos otros, en
tencia del erario público para sostener consignaba) y aludiendo a la cuestión un registro de inserción en el sistema
el funcionamiento económico del sis- económica, puede compararse con las formal de partidos. Casi todos ellos se
tema, junto con la vigencia –constante motivaciones de José C. Paz al crear destacaron como periodistas gráficos.
en la historia argentina– de un orga- La Prensa en 1869, como trampolín La conexión entre liderazgo po-
nismo regulador subordinado al Po- hacia una presidencia que no logró lítico y poder comunicacional se pro-
der Ejecutivo y funcional a sus linea- alcanzar. Pero esta relación no se re- fundizó en la primera década del siglo
mientos. Este esquema ha obturado mite únicamente al siglo xix: que el ex xxi, modificando algunas de sus líneas
la posibilidad de acceso a las licencias diputado socialista y luego ministro históricas: la conexión entre negocios,
audiovisuales por parte de organiza- conservador Roberto Noble lanzara política y medios resulta más evidente
ciones sin ánimo de lucro, en lo que la el tabloide Clarín en 1945, en conso- cuando un magnate de la comunica-
Suprema Corte de Justicia reconoció nancia con un ciclo histórico que en lo ción incursiona en el campo electoral,
como discriminatorio frente a los de- político hegemonizaría el peronismo como sucedió con el diputado nacio-
rechos universales a la libre expresión. y en lo económico, las ideas desarro- nal Francisco de Narváez, electo por
En un convulsionado 2009, la consta- llistas de las que Noble fue autor y vo- la provincia de Buenos Aires en 2005
tación de que la ley no debe contener cero en su periódico, o que capitales y en 2009 (en la última fue ganador de
como un dique a la expresión de la so- ligados a la Unión Cívica Radical (del la elección, relegando al ex presidente
ciedad civil fue uno de los principales Pueblo) se involucraran activamente Néstor Kirchner a un segundo lugar).
argumentos con los que el Congreso en el lanzamiento de Canal 13 en sus Si el caso de Narváez es una excep-
de la Nación aprobó, no sin modifica- orígenes en 1958, indica que en la Ar- ción o expresa una tendencia que en
ciones, una iniciativa del Poder Ejecu- gentina “hacer política” precisó, histó- otros países, como Italia, ya ha madu-
tivo que corrigió la Ley de Radiodi- ricamente, del dispositivo comunica- rado a través de la centralidad de Sil-
fusión de la dictadura, por la Ley de cional (primero prensa, luego radio y vio Berlusconi (primer ministro entre
Servicios de Comunicación Audiovi- televisión). 1994/1995; 2001/2006 y desde 2008
sual Nº 26.522.52 El lazo parental entre política y hasta la actualidad), es un interrogante
La relación entre el poder polí- medios desborda la cuestión de las re- que el futuro develará.
tico, el poder económico y el poder laciones de propiedad de las industrias Si a comienzos del siglo xx el dis-
comunicacional no solo ha sido estre- culturales: la comunicación como arma positivo por excelencia de integración,
cha y conflictiva, sino que además im- política convocó a numerosos periodis- de alfabetización ciudadana y también
portantes fortunas han sido invertidas tas a explorar un territorio percibido de normalización y homologación
en el sistema de medios como proyec- como común. Entre los casos más no- cultural era la escuela, para lo cual el
ción del posicionamiento de personas tables pueden citarse los de Rodolfo Estado reclamaba el monopolio de su
o grupos en la estructura económica Walsh, Raymundo Gleyzer o Susana gestión, desde fines del siglo xx los
y política del país. La apuesta de Bar- “Piri” Lugones en una tradición de medios de comunicación conforman
tolomé Mitre como ex presidente al compromiso militante, como también un sistema educativo informal, para-
fundar el diario La Nación en 1870, los de Bartolomé Mitre, Roberto No- lelo, que complementa en algunos ca-
invocando razones políticas (“La Na- ble, Oscar Camilión, Rodolfo Terragno sos pero que reemplaza en los sectores
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 161

más desprotegidos a otras institucio- Mayo, problematizar la asociación re- proceso de represión y restricción de
nes interviniendo en la construcción tórica entre democracia y libertad de libertades como la de expresión ini-
de ciudadanías y en la elaboración expresión. Como mecanismo de con- ciado durante su tercer mandato en
de nociones acerca de la realidad no trol del sistema de difusión a escala una escalada que se agudizaría dra-
inmediata. masiva, la censura no fue patrimo- máticamente después del golpe de Es-
La Argentina es uno de los pocos nio exclusivo de gobiernos dictato- tado de 1976). De este modo, el abor-
países en Iberoamérica en la que los riales (en todos los gobiernos milita- daje de la censura como eje de análisis
ingresos de la industria editorial de res desde 1930 hasta 1983 se ejerció exige comprender y cuestionar los
diarios son casi equivalentes a los de la censura y se limitó la libertad de contornos en los que se pudieron di-
la televisión abierta, lo cual permite expresión) o fraudulentos (como los fundir ideas y opiniones en diferentes
inferir que en términos comparativos anteriores a 1916, o los de la llamada períodos históricos. Esta perspectiva,
con otros países de la región (no así Década Infame), sino que también iconoclasta respecto de las nociones
contrastando el dato con países euro- fue ejercida por el peronismo en sus más cándidas sobre la democracia po-
peos), la Argentina conserva niveles de tres primeros gobiernos, con la ex- lítica, también conduce a advertir que
penetración y consumo de diarios su- cepción sobresaliente de la breve pre- la censura no siempre causó la penu-
periores a la media. El funcionamiento sidencia de Héctor Cámpora en 1973. ria económica de los medios, sino que
multimedia de los medios de comuni- La censura fue también un arma del al contrario, en las épocas de censura
cación augura desplazamientos hacia antiperonismo: los gobiernos civiles los no censurados supieron sacar pro-
liderazgos audiovisuales y de redes. en el período de proscripción del pe- vecho de la clausura o persecución de
El discurso televisivo, en canales ronismo (1958-1966), al sostener la sus competidores para ganar mayores
con audiencias más numerosas, rei- proscripción e incluso la alusión lisa cuotas de mercado (de anunciantes y
tera la tendencia editorial de los gran- y llana del nombre del ex presidente de audiencias). La complacencia entre
des diarios, que a su vez es integrada Perón, convivieron con condiciones los principales actores del sistema co-
a las representaciones propaladas por de silenciamiento que no caben sino mercial de medios privados y las suce-
las más importantes estaciones de ra- consignarse como censura. sivas dictaduras también puede expli-
dio. La “gente” es así interpelada tanto Va de suyo: la censura ha tenido carse en clave de los negocios abiertos,
desde los grandes grupos concentrados grados de intensidad variable en los paradójicamente, por la censura cerril
de medios de comunicación como por períodos mencionados. Está lejos del ejercida contra actores protagonistas
el subsector de gestión estatal y pro- propósito del presente artículo pre- (como La Opinión de Timerman) o
gramación oficial: en ambos casos es tender comparar la eliminación física secundarios del sistema (como los dia-
evidente la estrategia de reemplazo del sistemática de opositores ejecutada rios El Cronista Comercial o el Buenos
vínculo de comunicación con los desti- por la dictadura de 1976-1983, o la Aires Herald en la última dictadura)
natarios por el de su liderazgo. dura represión del onganiato (1966- por gobiernos golpistas.
Otro eje que atraviesa la historia 1970), con la cooptación de medios y El período abierto desde 1983 con
de los medios en la Argentina es el de su entrega a aliados políticos realizada la recuperación del régimen político
la censura. Este eje permite, a la luz por Perón en sus dos primeras presi- constitucional, y las modificaciones
del bicentenario de la Revolución de dencias (aunque cabría sí inscribir el estructurales dispuestas a partir de
162 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

1989 con la conformación de grandes 1 Fox, Elizabeth y Silvio Waisbord European Journal of Communication,
y pocos grupos concentrados y con- (eds.), Latin politics, global media, vol. 18, Nº 2, Londres, Sage, 2003,
vergentes de comunicación han tenido Austin, University of Texas Press, pp. 181-207.
un impacto performativo sobre el es- 2002; Hallin, Daniel y Paolo 6 La noción de infocomunicación
pacio público. El mito de la “autorre- Mancini, Sistemas mediáticos es útil analíticamente para aludir,
comparados, Barcelona, Hacer, 2008. en un mismo concepto a todas
gulación” de los medios fue citado por
2 Fox, E. y S. Waisbord (eds.), op. cit., las industrias y actividades de
los gobernantes en democracia como
p. 1. información y comunicación
excusa frente a la gran cantidad de 3 wan (World Association of (industria gráfica –libros, revistas,
otras cuestiones (sociales, políticas, Newspapers), World Trends Press, diarios–; industria audiovisual
económicas) que debieron atender en Londres, World Association of –televisión; cine; radio, fonográfica–;
su agenda. Mientras tanto, la “auto- Newspapers y Zenith Openmedia, industria de telecomunicaciones;
rregulación” de los medios fue com- 2009. industria de informática y
binada con la cesión de recursos del 4 Es posible relacionar el modo en microinformática, etcétera). Becerra,
Estado para subsidiar a los grandes que la televisión funciona como Martín y Guillermo Mastrini, Los
grupos de medios mediante la reno- reemplazo de la industria editorial dueños de la palabra: acceso, estructura
vación o extensión de licencias cuyo con razones de índole económica y concentración de los medios en la
acceso estuvo vedado para la mayoría en los sectores sociales de menor América latina del siglo xxi, Buenos
poder adquisitivo (las sucesivas crisis Aires, Prometeo, 2009.
de la población (hasta la sanción de
desde 1975 provocaron profundas 7 Véase Becerra, Martín, Sociedad de
la Ley de Servicios de Comunicación
caídas del mercado de lectores, y en la información: proyecto, convergencia,
Audiovisual en octubre de 2009). particular castigó al mercado de la divergencia, Buenos Aires, Editorial
El mercado de las noticias y de los prensa popular), mientras que en los Norma, 2003.
entretenimientos masivos se ha expan- hogares de mayor poder adquisitivo 8 Getino, Octavio, Las industrias
dido como espacio de comunicación la prensa, a pesar de la disminución culturales en la Argentina. Dimensión
en el espacio público. El bicentenario de títulos y de su diversidad como económica y políticas públicas, Buenos
actualiza el interrogante acerca de las sector, sigue ocupando un lugar Aires, Colihue, 1995; Ford, Aníbal y
modificaciones que producirá la socie- complementario al audiovisual. Ello Jorge B. Rivera, “Los medios masivos
dad en el esquema de intermediación ayuda a comprender por qué la prensa de comunicación en la Argentina”,
de lo público, que ha logrado una con- sigue ocupando en la Argentina en Ford, Aníbal, Jorge B. Rivera
siderable estabilidad. una posición privilegiada en tanto y Eduardo Romano, Medios de
formadora de opinión y en tanto comunicación y cultura popular, Buenos
captora de recursos publicitarios pese Aires, Legasa, 1985, pp. 24-45.
a ser minoritaria en relación al acceso 9 Pastore, Rodolfo y Nancy Calvo,
social a otros medios, como la radio o “Ilustración y economía en el primer
Notas la televisión. periódico impreso de Buenos Aires:
5 Van Cuilenburg, Jan y Denis El Telégrafo Mercantil (1801-1802)”,
* Zweig, Stefan, Momentos estelares de McQuail, “Media policy Bulletin Hispanique, Bordeaux,
la humanidad, Barcelona, Acantilado, paradigm shifts: towards a new Université Michel de Montaigne,
2002. communications policy paradigm”, 2006.
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 163

10 Myers, Jorge, Orden y virtud. El 14 Hasta 1933 Radio Belgrano se Instrucciones” prohibía muestras
discurso republicano en el régimen denominó “Radio Nacional”. de “parcialidad o apasionamiento” y
rosista, Bernal, Universidad Nacional 15 Murmis, Miguel y Juan Carlos estipulaba una periódica emisión en
de Quilmes, 1995, p. 26. Portantiero, Estudio sobre los orígenes del cadena con Radio del Estado. Véase
11 En 1869 Bartolomé Mitre adelantaba peronismo, Buenos Aires, Siglo XXI, Noguer, Jorge E., Radiodifusión en la
a su amigo Paunero que lanzaría 1971. Argentina, Buenos Aires, Ed. Bien
un nuevo diario (había sido editor 16 Getino, O., op. cit. Común, 1985.
de La Nación Argentina durante su 17 Rivera, Jorge B., El escritor y la 25 Mastrini, G. (ed.), op. cit.
presidencia, y antes había editado industria cultural, Buenos Aires, Atuel, 26 La reglamentación de la ley demoró
Los Debates) puntualizando que: 1998. siete años y fue hecha por Arturo
“Después de tantos años de trabajos, 18 Pasquali, Antonio, El orden reina: Illia, quien dispuso en una polémica
victorias y gobiernos, mi posición escritos sobre comunicaciones, Caracas, decisión que el plazo de explotación
pecuniaria es la siguiente: durante Monte Ávila, 1991. de las licencias (15 años) se contara
cinco meses al año gozo el sueldo 19 Becerra, M. y G. Matrini, op. cit. La desde el momento de inicio de las
como senador, el que me alcanza referencia a Hallin y Mancini es: transmisiones y no desde la fecha de
para llenar el presupuesto durante el Hallin, D. y P. Mancini, op. cit., p. 93. adjudicación, por lo que en el lapso
período de las sesiones, mes a mes. 20 En 1925 habían nacido Radio 1973-1975 se produjo una disputa
En el resto del año gozo de un sueldo Universidad Nacional de La Plata entre licenciatarios y gobierno
de 78 pesos. No dirán que he sido y Radio Provincia (de Buenos (primero de Juan Perón, luego de
una carga pública para mi país. No Aires), y en 1927 había sido fundada Isabel Martínez de Perón) acerca de
contando, pues, con más recursos Radio Municipal, con el objetivo de la fecha de devolución de las licencias,
que éstos, y con la casa, presente del transmitir la programación del Teatro que finalmente se resolvería mediante
pueblo que me ha costeado un techo, Colón. Ninguna de estas emisoras fue la expropiación de las productoras
apelo al trabajo de la pluma y de los “pública” si se adopta el tipo ideal de y la asunción de la conducción
tipos y monto una imprenta con un Pasquali. de los canales de tv por parte del
diario que inauguraré el 1° de enero, 21 Haynes editaba el diario El Mundo Estado en 1975. Esta situación es la
sobre la base de La Nación Argentina, y las revistas Mundo Argentino, El que explica que en el momento de
que compraré por medio de una Hogar y Mundo Argentino, entre otras, dar el anunciado golpe de Estado
sociedad ordinaria por acciones. además de libros. del 24 de marzo de 1976, la Junta
Entre diez amigos he levantado el 22 Agusti, María Sol y Guillermo militar integrada por Jorge Videla,
capital necesario que son 800.000 Mastrini (2005), “Radio, economía Emilio Massera y Orlando Agosti
pesos”. Pagni, Carlos, “El relato de y política entre 1920 y 1945: de los ya contarán con la estructura de
una nación”, La Nación, Buenos pioneros a las cadenas”, en Mastrini, medios audiovisuales en manos de la
Aires, 8 de enero de 2010. Guillermo (ed.), Mucho ruido, administración central.
12 Horkheimer, Max y Theodor Adorno, pocas leyes. Economía y políticas de 27 Muraro, Heriberto, “La manija:
Dialéctica del Iluminismo, Buenos comunicación en la Argentina (1920- ¿quiénes son los dueños de los medios
Aires, Sudamericana, 1988. 2004), La Buenos Aires, Crujía, pp. de comunicación en América Latina?”,
13 Sarlo, Beatriz, Tiempo presente. Notas 29-51. Crisis, Nº 1, Buenos Aires, 1973.
sobre el cambio de una cultura, Buenos 23 Agusti y Mastrini en ibid., pp. 47-48. 27 Dosa, Marcelo et al., “1976-1977: el
Aires, Siglo XXI, 2001, p. 37. 24 Por ejemplo, el “Manual de discurso mediático en la construcción
164 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

de la hegemonía política. Las revistas 34 El origen de Papel Prensa se remonta la producción de papel de diario
Gente y Somos”, en AA. VV.; Medios y a la dictadura de Juan Carlos (objetivo tampoco alcanzado) a
dictadura, Buenos Aires, Ediciones La Onganía mediante la disposición medios más pequeños, como el grupo
Tribu, 2003, p. 37. del Fondo para el Desarrollo de Kraiselburd.
28 Ibid., p. 37. la Producción de Papel y Celulosa 35 Molinas, Ricardo y Fernando
29 Basualdo, Eduardo, Sistema político y (1969), financiado con el 10% de Molinas, Detrás del espejo: quince
modelo de acumulación en la Argentina, impuestos a la importación de años de despojo al patrimonio nacional,
Bernal, Universidad Nacional de papel. “Todos los diarios del país Buenos Aires, Beas, 1993.
Quilmes, flacso e idep, 2001. pagaron, durante diez años, el 10% 36 Blaustein, Eduardo y Martín Zubieta,
30 Portantiero, Juan Carlos, “Economía y de sus importaciones para montar Decíamos ayer. La prensa argentina bajo
política en la crisis argentina”, Revista una planta que, finalmente, solo se el Proceso, Buenos Aires, Colihue,
Mexicana de Sociología, vol. 39, Nº 2, adjudicó a algunos de ellos”, escribió 1998.
México, 1977, pp. 531-565. Jorge Lanata (“La historia se escribe 37 Mangone, Carlos, “Dictadura, cultura
31 Blaustein, Eduardo y Martín Zubieta, en papel”, Crítica de la Argentina, y medios”, Causas y azares: los lenguajes
Decíamos ayer. La prensa argentina bajo Buenos Aires, 13 de abril de 2008). de la comunicación y la cultura en (la)
el Proceso, Buenos Aires, Colihue, Lanata señaló que “en 1976, a través crisis, Nº 4, Buenos Aires, Causas y
1998, p. 7. de testaferros, Graiver controlaba Azares, 1996, p. 39.
32 Véanse Invernizzi, Hernán y Judith la totalidad de Papel Prensa”. Sus 38 Ibid., p. 40.
Gociol, Un golpe a los libros: represión herederos fueron obligados a 39 Postolski, Glenn y Santiago Marino,
a la cultura durante la última dictadura traspasar las acciones en beneficio “Relaciones peligrosas: los medios
militar, Buenos Aires, Eudeba, 2003; de La Nación, La Razón y Clarín. “El y la dictadura entre el control, la
y Gociol, Judith y Hernán Invernizzi, traspaso a los tres diarios se firmó censura y los negocios”, en Mastrini,
Cine y dictadura: la censura al desnudo, el 18 de enero de 1977. Después de G. (ed.), op. cit., pp. 153-184.
Buenos Aires, Capital Intelectual, ceder las acciones los miembros del 40 Loreti, Damián, El derecho a la
2006. Grupo Graiver fueron detenidos e información. Relación entre medios,
33 No obstante, el pago se realiza por intervenidos en todos sus bienes para público y periodistas, Buenos Aires,
vías indirectas, ya que los servicios evitar que algún reclamo de herederos Paidós, 1995.
audiovisuales son financiados por afectara la tenencia de Clarín y sus 41 Véase Mastrini, G. (ed.), op. cit.
un conjunto de opciones como la socios [...] Los Graiver ni siquiera 42 Becerra, M. y G. Mastrini, op. cit.
publicidad (que implica entonces cobraron la cesión de las acciones. 43 Loreti, Damián y Laura Zommer,
que los consumidores de productos Gracias a gestiones de la dictadura, “Claroscuros en materia de libertad de
de consumo masivo participan de la los diarios lograron dos créditos: del expresión y derecho a la información”,
cadena que indirectamente sostiene Banco Español del Río de la Plata y en Informe 2007 del Centro de Estudios
parte de los costos de producción del Banco Holandés Unido sucursal Legales y Sociales (CELS), Buenos
audiovisual), eximición de impuestos, Ginebra, por 7.200.000 dólares, a Aires, cels, 2007, pp. 349-369.
regímenes de promoción y ayudas sola firma y sin avales”. Entre 1975 44 Becerra, M. y G. Mastrini, op. cit.
estatales (es decir, impuestos y 1976 el Estado facilitó además 45 Albarran, Alan y John Dimmick,
generales solventados con el aporte con créditos del banade que jamás “Concentration and economies of
de los ciudadanos). Becerra, M. y fueron cobrados, la construcción de multiformity in the communication
Mastrini, G., op. cit. Papel de Tucumán SA, que permitiría industries”, The Journal of Media
Las noticias van al mercado: etapas de la historia de los medios de la Argentina Martín Becerra | 165

Economics, 9 (4), Lawrence Erlbaum 48 Becerra, Martín y Soledad López, también la programación de ficción en
Associates, Inc., 1996, pp. 41-50. “La contienda mediática: temas, fuentes televisión. Ulanovsky, Carlos y Pablo
46 comfer, “Informe de contenidos de la y actores en la prensa por el conflicto Sirvén, ¡Qué desastre la tv!... pero cómo
tv abierta argentina”, Comité Federal entre el gobierno y las entidades del me gusta, Buenos Aires, Emecé, 2009.
de Radiodifusión, Buenos Aires, campo argentino en 2008”, Revista 51 Fox, Elizabeth, LatinAmerican
2009. Disponible en <http://www. de Ciencias Sociales, segunda época, Nº broadcasting: from tango to telenovela,
comfer.gov.ar/web/blog/wp-content/ 16, Bernal, Universidad Nacional de Luton, University of Luton Press,
uploads/2009/01/ita-descripcion. Quilmes, 2009, pp. 9-30. 1997.
doc>. 49 Sarlo, Beatriz, Tiempo presente. Notas 52 Al cierre de la edición de este libro la
47 Schettini, Adriana, Ver para creer: sobre el cambio de una cultura, Buenos nueva ley de medios audiovisuales se
televisión y política en la Argentina de Aires, Siglo XXI, 2001. hallaba temporalmente suspendida
los 90, Buenos Aires, Sudamericana, 50 Como analizan Ulanovsky y Sirvén, por la Justicia, decisión que fue
2000, p. 69. la autorreferencialidad ha permeado apelada por el gobierno nacional.
memoria social | álbum histórico | televisión 167
Imágenes y semblanza
visual de la Argentina
Alfredo Alfonso

E
n muchas civilizaciones anti- de ojos” es todavía algo muy común
guas puede descubrirse, no sin entre la población argentina. Pero
sorpresa, que el ojo era frecuen- este poder fascinante del ojo, con ri-
temente utilizado como símbolo, con betes de magia, ha sobrevivido a la ci-
frecuencia asociado a la divinidad y se vilización tecnológica. Hace años el
le atribuían poderes mágicos. Los ojos director de cine alemán Fritz Lang
grabados en los inmensos bloques de realizó una película llamada Los crí-
piedra que utilizaba el arte ciclópeo menes del doctor Mabuse, en donde
egipcio ya han sido citados. Pero es va- en su segunda versión la personifi-
lioso recordar que en muchos catecis- cación del Mal se valía de todos los
mos cristianos se representa a la Divi- adelantos tecnológicos para obtener
nidad como un triángulo en el que se más eficazmente sus propósitos cri-
ha inscripto un ojo. Esta reminiscencia minales y utilizaba la televisión para
oriental resulta muy gráfica, para repre- conseguir la propiedad de la omni-
Alfredo Alfonso es magister sentar la omnipresencia, la cualidad de presencia. Sentado ante una hilera de
Ser que todo lo ve. pantallas de televisión, el sanguinario
en Periodismo y ciencias de Al ojo se le han atribuido pode- doctor podía seguir todos los pasos
la comunicación. res mágicos con frecuencia. El “mal y acciones de su futura víctima, para
168 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

asestarle un golpe mortal en el mo- ya la palabra. Otros agradecieron al lo fue solo para la ciencia y para el pro-
mento apropiado. nuevo procedimiento de distracción greso puramente material, sino tam-
El personaje de Fritz Lang era de una notable reducción de los gastos bién para la evolución y el progreso
ficción, pero la idea de los “mil ojos” familiares, evitando dispendios en social. Atados a la tierra, los siervos
del doctor Mabuse resultaba fasci- otras diversiones. Y hay quienes afir- de la gleba constituyeron un subpro-
nante y resumía las posibilidades de maban, finalmente, que “la televisión letariado campesino que padeció la
la televisión, aunque al servicio del era una puerta abierta a la perversión presión durante los siglos que duró
mal, que hace visible a cualquier ojo de los niños, que se colaba a través de la Edad Tenebrosa. Pero cedió su paso
humano lo que un ojo electrónico es la pantalla del televisor en la intimidad a la Edad de la Luz, evocada primero
capaz de captar. El cinematógrafo in- del hogar”.1 por el cine y luego por la televisión y
ventado por los Lumière y la fotogra- Por todo esto parecía evidente las videocámaras.
fía también se basan en el principio de que los senderos expresivos de aque- El nacimiento del espectáculo ci-
“lo que un ojo puede ver, pueden con- lla nueva tecnología debían buscarse nematográfico resulta mágico. Lo que
templarlo muchos ojos”. Las imágenes en otro lugar. La televisión no es cine, atrajo a las primeras multitudes a admi-
captadas en la cima de una montaña tampoco es radio y tampoco es tea- rar la magia blanca que se practicaba en
por un explorador son, merced a la tro. La televisión tiene su propia im- el Salón Indien de París no fue la salida
difusión que permite esta tecnología, pronta. A pesar de que el parentesco de una fábrica, o la llegada de un tren
asequibles a cualquier ser humano de con los otros medios, y la pretendida a la estación (hubiera sido suficiente
cualquier rincón del mundo. Esta se- servidumbre, se ha plasmado prác- ir a la fábrica o a la estación para verlo),
ría la gran trascendencia social de este ticamente en la terminología que se sino la imagen del tren o la salida de la
invento del siglo xx. empleó inicialmente en la televisión, fábrica.
Pero en sus inicios, sin embargo, utilizando palabras prestadas a los Las masas se arremolinaron en
los médicos combatieron la televisión, vocabularios técnicos del cine y de torno a aquel artilugio que era exhi-
alegando que provocaba la dilatación la radio, limitándose a añadir en mu- bido en las barracas de feria, junto a la
de la pupila y adormecía las funciones chos casos el prefijo “tele” al vocablo mujer barbuda y el tragasables. El cine
cerebrales en el niño, paralizando su prestado. se hizo espectáculo, espectáculo para
sentido crítico. Otros la defendieron, Si se exceptúan los “misterios” me- las masas y Lenin habría de decir de
en cambio, asegurando que el receptor dievales, no es posible encontrar en la él: “De todas las artes, el cine es para
de televisión tenía el mágico poder de historia de los últimos siglos una forma nosotros la más importante”. El cine
aglutinar a la familia, eliminando las de espectáculo que fuese multitudina- era también portavoz de cultura. Las
salidas nocturnas del esposo y po- ria y popular. Los grandes estadios máquinas habían centuplicado la pro-
niendo fin al callejeo diurno de los ni- que vieron las proezas cantadas por ducción fabril y el cine haría lo propio
ños. Otros culparon al fetichismo de la Píndaro, los teatros que albergaron a con las ideas. Luego vino la “edad” de
televisión de haber levantado un muro las multitudes que se conmovían ante la electrónica y con ella la televisión. La
de incomunicación entre los miem- las voces de Edipo y de Electra, habían cultura se hacía más popular porque ya
bros de la familia, que vivían (o viven) sido barridos por la civilización bár- no había que salir a buscarla a un local
pendientes de la pantalla sin dirigirse bara. La llamada Edad Tenebrosa no determinado.
Imágenes y semblanza visual de la Argentina Alfredo Alfonso | 169

Racconto. Imágenes tes, las carretas tiradas por caballos, de tan el poder en los medios consideran
de la historia los esclavos y de los conflictos. Del po- que se debe decir. Es así que tenemos
der, representado simbólicamente en fuertemente representada la imagen de
Pensar la historia de Argentina es re- la muerte en alta mar de Mariano Mo- San Martín en el bronce como liber-
ferirla desde distintos enfoques, desde reno y en la lengua cancerosa del ora- tador de América con su epopeya del
historiadores, políticos o desde los dor de la revolución, Juan José Castelli. cruce de los Andes pero muy poco las
mismos actores que en algunos casos Y de la vida cotidiana, con los encuen- características de su exilio interior, el
han dejado una huella con sus pro- tros de lectura de las damas criollas en desprecio recibido por los gobernan-
pios escritos. Sin embargo, sin dudas, las casas de té, leyendo los primeros tes de Buenos Aires al regreso de la
cuando pensamos la historia argentina periódicos de la historia argentina (al- conquista. Tampoco tenemos la repre-
en estos doscientos años desde la óp- gunos de ellos subsidiados por los in- sentación de sus enfermedades, de su
tica de la retina social lo que encon- gresos de los lupanares de la costa del soledad ni de su exilio final en Francia.
tramos es una referencia ineludible al Paraná). Y los duelos a cuchillo para re- Tampoco de Manuel Belgrano, Mar-
campo simbólico de las imágenes que solver todo tipo de diferendos entre las tín Miguel de Güemes y tantas figuras
con mayor presencia y fundamentación poblaciones criollas de baja condición que ni la escuela ni el Billiken han re-
la resumen. económica. cordado de modo complejo.
Esas imágenes con las que hemos Estas primeras imágenes que re- Si pensamos en la representación
educado la mirada, si las representá- únen algunos de los tonos de represen- simbólica que tenemos de Juan Manuel
ramos en un álbum sin dudas se pre- tación de la historia político y social en de Rosas, ahora sí, un castigo iconográ-
sentarían desde la Plaza de Mayo y su al Argentina de los últimos doscientos fico: las cabezas colgadas de los oposi-
atmósfera de tensión, esperando el re- años, también hablan de las imágenes tores en la mazorca o la idea breve de
sultado de la semana decisiva de 1810, no dichas, no representadas, de las mi- un terrateniente de provincia que quiso
con o sin paraguas, con o sin escarape- les de imágenes que sin duda también gobernarlo todo y que murió olvidado
las, pero sin dudas con la tensión y el darían cuenta de la atmósfera de época. en el exilio inglés. Desde la lógica de
júbilo de quienes sentían que estaban En este sentido hay un hecho histórico la representación hegemónica de estas
presenciando un acontecimiento que fundamental recorriendo las imágenes imágenes tenemos poca información
dejaría una huella en la historia. del bicentenario que ha sido el menos crítica o profunda de figuras claves que
Trazando una elipsis temporal documentado en términos iconográfi- han determinado en muchos casos el
imaginamos el 1816 y las preocupadas cos y de representación simbólica: la destino de millones. Bernardino Riva-
manifestaciones de cansancio en los guerra fratricida durante décadas de davia es uno de ellos, y otros que como
espacios aledaños a la casa histórica de los unitarios versus los federales. él han dominado desde el poder central
Tucumán, con Narciso Laprida condu- De qué se trata, finalmente, esta la historia nacional y de los que ni si-
ciendo a esa representación federal que lectura de entender que así como se ha quiera tenemos una semblanza visual.
firmaron las actas de la emancipación. narrado la historia de los vencedores Sarmiento. Una de las construc-
Pero sin dudas, en ese sexenio que va también se han representado las partes ciones simbólicas más establecidas:
de 1810 a 1816, el álbum representaría de la historia de lo que se podía decir o alumno ejemplar, estadista, ministro
las escenas de los vendedores ambulan- hasta hoy, de lo que aquellos que deten- de educación, jefe del ejército y Presi-
170 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

dente de la Nación. Los enfoques y po- fue la denominada televisión mecá- tales, encabezado por Estados Unidos y
líticas impulsadas por Sarmiento, par- nica, en septiembre de 1929, y la bbc los países de la denominada Europa oc-
ticularmente la alfabetización masiva, de Londres fue uno de los impulsores. cidental y la Unión Soviética y los países
permitió un notable avance en nuestro Otra experiencia validada fue la reali- en donde influía de manera directa.
contexto histórico, ya que esto per- zada por la rca desde el Empire State En sus primeros momentos la tele-
mitió que hasta la década de 1930 Ar- de Nueva York, en 1931. En nuestro visión fue desarrollando el objetivo de
gentina fuera el único país de América país se realizaron ensayos experimen- construir masa crítica. Este objetivo se
Latina con masa alfabetizada. Pero sus tales desde el Teatro Ópera y en 1944 cumplió rápidamente por el notable
actos permiten una doble lectura que, se realizó la primera transmisión de progreso de la industria de receptores
como currículum negado, no se esta- media hora desde el edificio del Auto- de televisión que, subsidiado por los
blece como referencia escolar: ser parte móvil Club Argentino. distintos estados desbordaban la capa-
fundamental de la destrucción del país Otra experiencia sorprendente fue cidad de producción de las empresas
sudamericano más desarrollado de la la transmisión en directo a pequeños del sector. En su segunda etapa, donde
época, Paraguay, en una guerra absurda teatros de la ciudad de Berlín, de los millones de espectadores ya consumían
llamada de la Triple Alianza y que le Juegos Olímpicos de 1936 (técnica que diariamente horas frente al televisor, se
valió una dura discrepancia con Juan aquí se utilizó con el Mundial de fútbol empezó a desarrollar una estrategia con
Bautista Alberdi. de 1978 y la televisión color, pero en ci- dos características, la primera estuvo
Pensar la presencia de la imagen en nes). Aún hoy es valorada la calidad na- vinculada a la consecuente instalación
este bicentenario más allá de las produc- rrativa lograda por Leni Riefenstahl en de un discurso pro occidental y de los
ciones del cine vernáculo es compren- esa transmisión. En términos de emi- valores que el modelo capitalista trans-
der una historia previa y posterior al in- siones regulares, la bbc fue la pionera, mitía, naturalizado en toda la parrilla
vento fotográfico y cinematográfico. en 1936, y la siguió la nbc de Estados de programación y la segunda vincu-
Unidos en 1939, aunque se autorizó la lada a empezar a segmentar los gustos
explotación comercial recién en 1941. de los televidentes por horarios de pre-
La televisión en sus Con respecto a la fabricación de te- ferencia. Es así que, cuando la trans-
jóvenes 80 años levisores, comenzaron a serializarse misión comenzó a ser de 12 horas dia-
en 1937 pero a consecuencia del des- rias, el horario del almuerzo y cena era
La televisión se proyecta desde hace encadenamiento de la Segunda Gue- acompañado por los noticieros (voces
más de un siglo. El amplio período rra Mundial, debieron suspenderse. institucionales de los canales), el hora-
que abarcan las primeras experiencias La televisión volvió a transmitir ya de rio postalmuerzo se proponía para las
desplaza la línea de tiempo desde fines modo ininterrumpido en Gran Bretaña amas de casa, el de la tarde para los ni-
del xix a 1935. En ese proceso, especia- (1946) y en Estados Unidos (1947). ños y el de la noche para los adultos.
listas de Estados Unidos, Alemania, La televisión se convirtió, después Los domingos se programaban (y se
Gran Bretaña y también Argentina, de la Segunda Guerra Mundial, en el programan) las transmisiones deporti-
logran ensayar la transmisión de imá- principal instrumento de propaganda vas y los films.
genes a distancia (tele-visión). El pri- de masas en el marco de la denominada Posteriormente, cuando ya sumaban
mer instrumental que se logró activar Guerra Fría entre los bloques occiden- millones los espectadores de televisión y
Imágenes y semblanza visual de la Argentina Alfredo Alfonso | 171

se promediaban tres a cuatro horas de tido del vivo y el directo en el género mienzo las variables de grado de indus-
consumo por persona, la llegada de la informativo. trialización, consolidación del sistema
televisión por cable a Estados Unidos A las imágenes diferidas del ase- político y modelo de Estado definen la
en la década de 1970 permitió acrecen- sinato de John Kennedy multiplicada velocidad de incorporación de la televi-
tar las estrategias de segmentación pa- por millones en los distintos televiso- sión en cada país. Los tres países pio-
sando a establecerse canales temáticos res del mundo a las imágenes de los úl- neros, México, Brasil y Cuba, adop-
para los distintos gustos. Si bien esta timos días del papa Juan Pablo II, en tan el modelo comercial de Estados
experiencia no se concretó en Europa donde podemos reconocer en distintos Unidos. En todos los casos, como en
hasta tiempos posteriores a la caída del momentos, otros acontecimientos cla- Argentina una década después, se pro-
muro de Berlín en 1989, que simbolizó ves como las transmisiones deportivas ducen acuerdos con las tres grandes ca-
el fin de la Guerra Fría, las estrategias de las olimpiadas y de los mundiales denas de televisión norteamericanas.
de concentración estatal en los medios de fútbol, los casamientos de la realeza Respecto al momento en que surge
televisivos permitían un fuerte control británica y española, así como el punto la televisión hay países pioneros como
discursivo y el desarrollo de una es- más alto en la transmisión (construida México, Brasil y Argentina (que lo
tructura de propaganda notable como para la televisión) de la llegada del hizo en el mismo año que Holanda y
barrera simbólica al avance del modelo hombre a la luna. antes que Italia, Canadá, Bélgica y Es-
de la URSS. En este sentido es notable Las imágenes televisivas se han in- paña) y países retrasados como Para-
observar como rápidamente en la dé- corporado profundamente a la memo- guay y Bolivia. Entre la aparición de la
cada de 1990 se desarrollan estrategias ria social del mundo. Podemos decir televisión en el primero y en el último
de apertura televisiva a señales privadas. entonces que la televisión es el medio transcurren 19 años. El surgimiento
En Europa se pasó de un modelo televi- que transmite las imágenes que que- temprano o tardío de la televisión está
sivo que reunía a un enano económico dan definitivamente impregnadas en en relación con la capacidad que desa-
y a un gigante propagandístico (desde la retina social. Prueba de ello es la rrolló cada país para sustituir importa-
la instalación hasta esta misma década), respuesta inmediata que seguramente ciones y con el grado de expansión que
a otro en donde la propaganda no es un hemos tenido la mañana del 11 de sep- alcanzó su sector industrial.3
fundamento determinante pero la eco- tiembre de 2001, cuando al enterarnos En Argentina y Chile el proceso de
nomía adquiere facetas de gigantismo.2 que aviones estaban atravesando las adopción del modelo comercial se pos-
Torres Gemelas de Nueva York corri- terga debido a la concepción naciona-
mos a encontrar un televisor para que lista de Estado de ambos países. Por el
La presencia social nuestra lectura visual lo corroborara. contrario, en México y también en Bra-
de la televisión sil los propietarios de las radios consi-
deran a la televisión como un paso ade-
En este proceso de consolidación de Orígenes de la televisión lante en el proceso modernizador que
la televisión como el principal medio en América Latina les permite expandir velozmente la co-
de representación social de la imagen bertura de las emisoras, iniciativa pri-
se destaca fundamentalmente el valor En 1950 comienza la era de la televi- vada que se produce bajo la anuencia
del paulatino fortalecimiento del sen- sión en Latinoamérica. Desde el co- de sus respectivos gobiernos.
172 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

La experiencia argentina busto parlante (Talking Heads). Con zando con Mirtha Legrand (1968),
respecto a la producción de televiso- la presencia de Pinky, Pipo Mancera,
La radiodifusión argentina llegó a con- res en 1954 se comienzan a fabricar en Jorge Fontana y Antonio Carrizo; los
tar en 1945 con 14 estaciones vincula- el país bajo la firma Capheart. ciclos Polémica en el Bar y Operación
das a la nbc, y con 12 a la cbs y estaba Sin embargo, con posterioridad al Ja Ja, así como el show de Carlos Balá,
previsto en el esquema de desarrollo gobierno peronista derrocado, el dicta- de Pepe Biondi y los programas de Al-
comercial que continuara del mismo dor Aramburu abandona la política de berto Olmedo y de Narciso Ibáñez
modo con la televisión. Pero la política su antecesor sobre comunicaciones y Menta como referente de un género
del primer gobierno peronista en la las tres grandes cadenas norteamerica- que hoy no tiene presencia en la grilla
materia fue otra e impulsó un modelo nas entran a los canales de la televisión programática, comenzaron a produ-
estatista para desarrollar la experien- argentina. Es así que en 1961, una dé- cirse en esa década.
cia. El Canal 7 nace bajo la dirección cada después del inicio de la televisión, Así como Canal 7 marcó el co-
de Jaime Yankelevich, concesionario de con la presencia de la nbc en el Canal mienzo de la televisión en el país, desde
Radio Belgrano. 9, vinculado a la productora Telecenter, 2005 otros proyectos estatales han se-
La primera transmisión fue el 17 la cbs al Canal 13, Proartel, y la abc al guido sus pasos con buenas perspec-
de octubre de 1951, día de la lealtad pe- Canal 11, Teleinterior, empiezan a emi- tivas, como es el caso de la señales de
ronista. Posteriormente se hicieron di- tir las señales privadas. Cabe mencio- cable Encuentro, del Ministerio de
versas pruebas y el 4 de noviembre de nar que la vía de entrada del capital cbs Educación de la Nación, y Ciudad
1951 comenzaron las emisiones regula- es Goar Mestre, empresario cubano Abierta, del Gobierno de la Ciudad de
res y el 18 se produce la primera trans- cuya esposa era argentina. Buenos Aires. Estos proyectos renova-
misión deportiva con el partido de fút- En la década de 1960 se despliega ron el concepto de televisión pública y
bol entre River y San Lorenzo. la producción más fecunda de la televi- muchos conceptos de sus producciones
Los primeros años contuvo una sión argentina. La experiencia reunida luego fueron incorporadas al actual ca-
programación en vivo de espectácu- en el canal estatal en la primera década nal 7. El Sistema Nacional de Medios
los musicales, Quiz shows (Odol pre- y la competencia de los canales priva- Públicos tiene proyectado replicar el
gunta), teleteatros, cocina con Petrona dos por reunir frente a sus propuestas modelo de Encuentro a tres nuevas se-
C. de Gandulfo, la primera perio- a una masa cada vez más creciente de ñales de la televisión digital: un canal
dista política, Paloma Efron (Blac- espectadores, se tradujo en una pro- de noticias de 24 horas; una dedicada al
kie) y otros ciclos asociados a una em- gramación diversa extendida a más de cine y administrada con el incaa (Insti-
presa como en su antecesora la radio. 12 horas diarias y en donde práctica- tuto Nacional de Cine y Artes Audio-
Uno de ellos, denominado La fami- mente todos los géneros que se cono- visuales) y una de contenidos infanti-
lia GESA (General Electric Socie- cen en la actualidad tuvieron su repre- les, Pakapaka, también producida por
dad Anónima) será recordado porque sentación. Las figuras y los ciclos que el Ministerio de Educación.
marcó el debut en su microprograma muchos años después siguieron hege- La historia de la televisión argen-
de Tato Bores. Los ciclos informati- monizando la pantalla televisiva local tina estuvo dominada por tres dimen-
vos comenzaron en 1954, bajo la con- tuvieron su origen en esta década. El siones que se fueron articulando: una
ducción de Daniel Luro y el formato noticiero Telenoche (1966), Almor- fue la legal, en donde los decretos de
Imágenes y semblanza visual de la Argentina Alfredo Alfonso | 173

diversas dictaduras fueron los predo- En lo concerniente a la penetración referencia a la modernidad) y por otro,
minantes hasta llegar a la Ley de Servi- del medio en los hogares argentinos, el es la contracara del fenómeno de repo-
cios de Comunicación Audiovisual Nº índice de 1998 indica que la cantidad litización de la sociedad civil.
26.522, de 2009, que es la primera que de televisores por cada mil habitantes Esta situación se expresó en un
se vota en el Congreso de la Nación es de 249, cercanos a Brasil y lejanos proceso de transformación de la men-
desde 1953, cuando se aprobó la Ley tanto de los 847 de los Estados Unidos talidad social que se enuncia en la des-
14.241 durante el segundo mandato de como de los 51 de la India. composición de “la” política como re-
Juan Perón. ferente colectivo, histórico / social, y
La tecnológica, en donde los sal- Imágenes televisivas de lo político en la crisis de su credibilidad. Mien-
tos cualitativos narrativos y produc- tras que “la” política alude al sistema
tivos en distintos momentos estuvie- La Argentina conmovió al mundo en político, “lo” político refleja la conden-
ron asociados al avance de tecnologías 2001 a partir de imágenes que queda- sación de las distintas instancias del
como la transmisión satelital, el uso rán por mucho tiempo en la retina: sa- poder social, los intereses económi-
de las videocámaras, la televisión co- queos de la población hambrienta a su- cos-sectoriales y valores fundantes, las
lor, la televisión por cable (que alcanza permercados e hipermercados en busca identidades sociales y culturales que se
una penetración del 56% siendo el ter- de alimentos; la faena de vacas de un manifiestan como voluntades colec-
cer índice de América y el quinto del camión que volcó en las cercanías de la tivas. Entendiendo lo político como
mundo), la informatización y, en 2010, ciudad de Rosario; las bolsas de basura el espacio de vertebración entre dife-
la digitalización. del centro de Buenos Aires revisadas rentes factores (económicos, sociales,
La tercera dimensión es la econó- más de 20 veces por familias del conur- culturales, etc.) alrededor del enfren-
mica, vinculada inicialmente a empre- bano bonaerense o los testimonios de tamiento entre proyectos históricos,
sas específicas nacionales, luego articu- niños desnutridos en una de sus pro- expresando la síntesis de las contradic-
ladas con internacionales y por último vincias simbólicas, Tucumán. Estos ciones entre fuerzas sociales, históri-
a grandes grupos económicos que con- significantes de la desesperación, en un camente determinadas. Lo político se
centran y convergen, simultáneamente país que produce alimentos para 300 rige según la lógica de cooperación o
a los sectores de las telecomunicacio- millones de personas (ocho veces más antagonismos entre voluntades colec-
nes, medios de comunicación e inter- que su población total), y que llevaron tivas e incorpora diversas concepciones
net. Estos sectores influyen y cons- a ejemplificarla como un ícono de la culturales, esquemas de alianzas y pro-
truyen modelos comunicacionales y economía mundial como antinomia al yectos de acción.
hegemonías políticas. Japón, han tenido su correlato en la re- Pensar la información desde pers-
En este sentido es necesario seña- presentación social de las imágenes en pectivas cotidianas instala la referen-
lar que los seis grandes grupos multi- tiempos de crisis. cia que son los procesos cotidianos
medios más importantes participan Esta imagen se inscribe en la dele- los que permiten comprender la im-
casi en el 50% del total de las 239 em- gación de responsabilidades del Estado portancia que tiene la televisión para
presas vinculadas al sector y el 92,05% que había mostrado hasta 2003, por un nuestra información. Es una referen-
de los medios masivos de comunica- lado, el aumento de la fragmentación cia que establece parámetros de con-
ción corresponden al sector privado. social y de la desciudadanización (en textualización de los territorios in-
174 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

abordables desde nuestras múltiples hecho de la construcción y diseño de y casi el 50 % del aumento total de la
actividades. La información es parte pantalla un bastión que se expresa en productividad.5
constitutiva de nuestras lecturas y po- la dimensión y vitalidad de la cons- El área técnica tendrá el papel de-
siciones. En los momentos de picos trucción informativa de los zócalos terminante en toda la cadena, en la me-
de conflictos, se recurre con urgencia como en el uso (y abuso) de la panta- dida que establecerá los límites tecno-
a la televisión para que nos “acerque” lla partida. lógicos en relación a la navegabilidad,
al acontecimiento o la construcción la funcionalidad, el grado de interacti-
discursiva que de ese acontecimiento El umbral del bicentenario. vidad y la potencialidad en la genera-
se refleja en los noticieros y cadenas La digitalización ción de nuevos recursos.
informativas.4 El contenido tendrá que ser estruc-
En Argentina, hablar de Crónica La convergencia de servicios de in- turado de forma que se amolde a diver-
TV no es sólo mencionar a la empresa formación y comunicación implica la sas opciones, y permitir la inclusión de
de contenidos por tv cable con mayor posibilidad de desarrollar una trans- datos interactivos. Esto demandará un
incidencia en todo el país (con más formación en las comunicaciones sin nuevo perfil de profesionales de la co-
de novecientos canales que la repro- precedentes, modificando sustancial- municación y de profesionales técnicos,
ducen), al menos hasta el ascenso de mente la posibilidad de producir y dis- que intervendrán en un espacio interme-
tn a partir del conflicto del gobierno tribuir, multiplicándolos, los canales de dio, construyendo contenidos para las
de Cristina Fernández con el sector comunicación, información y entrete- diferentes plataformas digitales como
agropecuario, sino también a la em- nimientos (a través del aire, de cable y internet, televisión digital, celulares,
presa que transformó el concepto es- de radios). palms, iPods y buscando propuestas de
pacio-temporal de la información, ya La televisión digital cambia la ló- convergencia entre estos dispositivos.
que en el mismo segmento uno puede gica de hacer televisión. Ese cambio Las principales ventajas que per-
informarse acerca de la conferencia de está asociado a los intereses y las po- mite la televisión digital son el acceso
prensa de la Presidente de la Nación en tencialidades de sus principales actores, universal a los servicios de internet,
vivo, el sorteo de la quiniela y un con- como los fabricantes de equipamiento, una mejor calidad sonora y de imagen
flicto puntual en algún lugar del co- los desarrolladores de software, los pro- y la multiplicación de canales emitidos
nurbano bonaerense y también, en un fesionales de tecnologías de la informa- por el mismo ancho de banda, proceso
plano de igualdad, conocer el estado de ción y los proveedores de contenido. denominado dividendo digital.
salud del muñeco Carozo, etcétera. El sector de las tecnologías de la En la producción de contenidos, los
En lo que respecta a las voces ins- información y la comunicación, a par- camarógrafos, los productores de piso y
titucionales de los canales, los noticie- tir de su potencialidad convergente, los escenógrafos van a tener que modi-
ros, el contacto define la relación, así aporta el 7,3% del pbi mundial; Asia es ficar notablemente sus prácticas ya que
como la enunciación más que el enun- el continente con mayor crecimiento las producciones, sean de ficción o no,
ciado. En el caso de tn el conflicto de en donde aporta el 8,8% de la econo- exigirán un nivel de detalle de excelen-
2008 ha transformado su presencia y mía. En la Unión Europea su uso con- cia, debido a la calidad de la imagen di-
ha desplazado notablemente a Cró- centra el 26% de la investigación, el gital. También los guionistas deberán
nica TV. El canal de Grupo Clarín ha 20% de la inversión de las empresas pensar en nuevos contenidos teniendo
Imágenes y semblanza visual de la Argentina Alfredo Alfonso | 175

como fundamento la posibilidad de par- La decisión de la mayoría de los paí- la información porque alcanzará hoga-
ticipación de los usuarios en la conver- ses sudamericanos de adoptar la norma res que hoy tienen televisión analógica
gencia entre plataformas digitales. nipobrasileña es clave, ya que es la pri- pero no acceso a internet. Esto per-
Por su parte, los equipos técnicos mera vez en toda la historia de la incor- mitirá un diálogo entre quienes con-
deberán considerar las características poración de tecnologías, que se asume sumen y quienes emiten, permitiendo
de programación a ser desarrolladas, una propuesta común y con la posibili- conocer los gustos, deseos e intereses
el uso de la multiprogramación, los ni- dad de desarrollo industrial de decodi- del público. A partir del uso de los de-
veles de convergencia entre diferentes ficadores. Cada nueva tecnología trajo codificadores se transformará el área de
plataformas tecnológicas y el tipo de consigo una transferencia de recursos marketing y publicidad ya que la televi-
interactividad a ser utilizada. No exis- extraordinarios de los ciudadanos lati- sión digital permitirá interactuar con el
ten profesionales con formación inter- noamericanos que benefician de manera usuario y el desarrollo de campañas de
disciplinar en estas áreas ni en Argen- directa a los fabricantes (de televisores, propaganda en donde el público podrá
tina ni en Brasil. La preparación de de televisores color, de videograbadoras, intervenir activamente.
técnicos para la producción de imáge- de dvd, de lcd, etcétera) y en este caso, En la Argentina más del 95% de los
nes de alta resolución deberá pensarse en una parte de consumo masivo se po- hogares posee un televisor. Además, se-
para aprovechar al máximo el potencial drá producir desde el propio territorio. gún datos de 2006, los operadores del
de la tecnología digital. Este acuerdo también posibilitará el in- servicio de televisión por cable reúnen
Se considera que habrá una de- tercambio fecundo de imágenes y for- unos 6 millones de abonados, donde
manda de un nuevo profesional, el di- matos entre los países sudamericanos, lo Cablevisión (del Grupo Clarín) con-
señador de proyectos para televisión que permitirá, al conocer más nuestras trola el 47,4% del mercado. A su vez,
digital, que tendrá la función de im- realidades, establecer mayores precisio- el 77,5% de la población posee teléfono
plementar y diagramar contenidos, nes en el concepto de otredad. celular y la norma elegida lo potencia,
reuniendo a las áreas de tecnologías En este contexto, el gobierno ar- lo que indica que el impacto de la digi-
de la información y producción de gentino anunció, en el marco del bicen- talización televisiva sobre la economía
contenidos. tenario, el lanzamiento de la televisión cultural (industrias conexas e indus-
digital, desde una óptica que supera a la trias auxiliares o de soporte) y sobre los
Normas y políticas en el proceso digital de hace sesenta años por el impulso de contenidos culturales propios de cada
la televisión analógica. En la década de fase de las cadenas de valor (creación,
Diez países latinoamericanos decidie- 1950 la mancha de receptores se distri- producción, distribución, consumo y
ron ya el estándar de televisión digital a buyó de modo centralizada durante los atesoramiento), será importante.6
utilizar. México en 2004 (atsc), Brasil primeros siete años. El nuevo proyecto
en 2006 (isdb-t con modificaciones), promueve la instalación de 47 antenas Los trayectos recorridos en estos pri-
Honduras (atsc), Uruguay (dvb-t/h) de transmisión digital y la distribución meros doscientos años de imágenes
en 2007, Colombia (dvb-t/h) en 2008 gratuita de 1.300.000 decodificadores, permiten trazar distintos caminos de
y Argentina, Chile, Perú, Ecuador y distribuidos por todo el país. la argentina emancipada.
Venezuela (isdb-t con modificaciones) La televisión digital contribuirá a Las pinturas, linotipos y foto-
en 2009. democratizar el acceso a la educación y grafías nos permitieron comprender
176 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

una atmósfera de época seleccionada que no contaban con recursos econó-


en cada período, trazos gruesos de micos para la adquisición de entradas
momentos que proyectaron el deve- para la ópera y el ballet y otras prácti-
nir. Propuestas que establecieron, fi- cas aristocráticas. Y la televisión digi-
jaron, la historia oficial. Por eso es tal multiplicará los planos de realidad
importante la lectura a contrapelo, (seres multimediales escuchando mú-
no para negar sino para debatir, pen- sica, viendo tv en el celular, enviando
sar, poner en discusión ese discurso mensajes de texto por pantalla par-
iconográfico. tida y, además, conversando con ami-
Diferentes miradas que nos ayudan gos). Pero a eso nos referiremos en los
a relativizar los modos inconmovibles próximos doscientos años.
de las lecturas hegemónicas. Como,
por ejemplo, la mirada sobre el mundo
patrio, en donde sobresale un memora-
ble sketch de “Cha Cha Chá” en el que Notas
Alfredo Casero, que interpreta al asis-
tente de San Martín, y Fabio Alberti, 1 Gubern, R., La televisión, Bruguera,
que encarna al General, debaten sobre Barcelona, 1965.
la pertinencia de aceptar una entre- 2 Bustamante, E., La televisión
vista con Billiken o las representacio- económica, Barcelona, Gedisa, 1999.
3 Fernández, F., “Algo más sobre
nes del gaucho, desde Martín Fierro y
los orígenes de la televisión
las semblanzas posteriores de Molina
latinoamericana”, Diá-logos, Nº 18,
Campos o Roberto Fontanarrosa y sus Lima, felafacs, 1987.
entrañables Inodoro y Mendieta. 4 Verón, E., Construcción del
Y en este sentido, cuando pensa- acontecimiento, Buenos Aires, Gedisa,
mos la televisión como medio, enten- 1983.
demos que representa la culminación 5 Bolaño, C. y V. Brittos (comps.), A
del proceso de democratización de la televisão brasileira na era digital, San
cultura iniciado a finales del siglo xviii Pablo, Paulus, 2007.
en Europa. Con todas las críticas que 6 Calcagno, N., Qué ves cuando me ves.
se le puedan hacer fue una solución La televisión argentina como industria
para las grandes masas de población cultural, Buenos Aires, SinCA, 2009.
País en armado
unidad política | partidos | institucionalización democrática 181
Reflexiones sobre una
Argentina desencontrada
Ernesto López

S
iempre me ha parecido que la el radicalismo de raíz yrigoyenista y el
Argentina ha tenido y tiene, casi régimen oligárquico, sobre la durable
como un estigma, una marcada antinomia peronismo-antiperonismo
dificultad para construir su unidad o sobre las recurrentes y siempre trá-
política como Estado nacional. Su ya gicas dictaduras de la segunda mitad
bisecular tendencia al desencuentro la de nuestro siglo xx. Hoy por hoy, sin
muestra suficientemente. Pero curiosa- ir más lejos, a la vera del fracaso del
mente, nuestra capacidad para recono- llamado Consenso de Washington, y
cer esta problemática, para formulár- de una profundísima crisis financiera
nosla como cuestión, para abordarla, y económica internacional parece irse
examinarla y discutirla es muy limi- configurando un nuevo antagonismo
tada. Gravosa paradoja: un asunto fun- irreductible, sobre el que también co-
dante y fundamental se nos convierte mienzan a despuntar intérpretes e in-
recurrentemente en esquivo como ob- terpretaciones. La cuestión es que nos
Ernesto López es sociólogo. jeto de reflexión y conocimiento. No es hemos, por lo común, circunscrito a la
que no se haya trabajado sobre nuestro casuística, si se lo puede llamar así; al
Actualmente, es embajador sangriento y conflictivo siglo xix, so- examen de cada antagonismo, de cada
en Guatemala. bre el contumaz enfrentamiento entre período, de cada tragedia, pero no he-
182 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

mos abordado de manera suficiente el reiteración de antagonismos práctica- que era unitario y además hombre de
conjunto: esto es, la propensión a vi- mente irreductibles, como asuntos sig- letras y de leyes, está a punto de su-
vir de desencuentro en desencuentro, nificativos y estar dispuestos a sumer- cumbir. Y anticipa su trágico fin: “Ya
o, lo que es prácticamente lo mismo, girnos en ellos como totalidad, no de el duro hierro que me raja el pecho, / El
a desatender nuestra repetida incapa- manera episódica, para indagarlos y íntimo cuchillo en la garganta”.
cidad para construir unidad política tratar de ver qué encontramos y/o qué Ese fue entonces, precisamente, el
como Estado nacional. Es como si se nos dicen. En lo que sigue se intentará destino sudamericano a cuyo encuen-
hubiera trabajado sobre las cuentas que un abordaje limitado pero tal vez útil: tro se precipitó quien fuera la voz de
constituyen un collar pero no sobre el se seleccionará –para examinarlos– nuestra independencia nacional: la
collar mismo. algunos momentos de nuestra breve muerte a manos de la barbarie federal,
A veces parecería que esa sim- historia de dos siglos que parecen es- según pensaban los unitarios. Ahora
plona conciencia patriótica que se nos pecialmente significativos de cara a la bien, fue Sarmiento –a quien Borges
inculca en la escuela primaria se con- cuestión que se quiere analizar. prodigó impar elogio al sugerir que el
virtiera, ya en la adultez, en un credo Facundo debía ser nuestra obra litera-
bobalicón: la patria, la unidad nacional ria nacional en lugar del Martín Fie-
(política, cultural, etc.) se consideran ¿Un destino sudamericano? rro, y que el propio Quiroga había te-
como cosas dadas de una vez y para nido la fortuna de tener un biógrafo
siempre, por la simple circunstancia Jorge Luis Borges, con inigualable de primera– uno de los primeros en
de que existe la Argentina como repú- maestría poética, en su “Poema con- teorizar sobre la barbarie y, de paso,
blica. Habría así una concepción inge- jetural”, imagina los momentos fina- sobre su alternativa, la contrapuesta y
nua: la unidad política se da per se y es les de Francisco Narciso de Laprida preferible civilización. Fue el que pri-
poco menos que irrompible, lo que si- quien, en los confines de la provincia mero esbozó la antinomia en que vi-
multáneamente implica desligar aquella de Mendoza, en septiembre de 1829, vió, a su ver, la Revolución de Mayo.
unidad de cualquier esfuerzo de elabo- trata de escapar de una partida federal. “La guerra de la Revolución Argen-
ración. No se la vincula con una meta Le hace decir Borges: “La noche lateral tina”, escribió en la Introducción del
a alcanzar o una realidad a construir, de los pantanos / me acecha y me de- Facundo, que, como se recordará, lleva
ni como el resultado de determina- mora. Oigo los cascos / de mi caliente como subtítulo Civilización o barba-
das prácticas políticas o sociales. Este muerte”. Laprida sabe que no tiene es- rie, “ha sido doble: 1° guerra de las
modo de ver actúa como un manto –te- capatoria. Y piensa: “A cielo abierto ya- ciudades iniciadas en la cultura eu-
nue o pesado, tanto da– que oculta las ceré entre ciénagas; / Pero me endiosa ropea contra los españoles, a fin de
problemáticas de fondo, sustrae los sus- el pecho inexplicable / Un júbilo se- dar mayor ensanche a esa cultura; 2°
tratos históricos de nuestros trágicos creto. Al fin me encuentro / Con mi guerra de los caudillos contra las ciu-
desencuentros y limita nuestra capaci- destino sudamericano”. dades, a fin de liberarse de toda suje-
dad de abordaje y de comprensión. No es fácil entender el porqué de ción civil, y desenvolver su carácter
Tal vez sea conveniente, entonces, su júbilo –Borges mismo dice que es y su odio contra la civilización. Las
reconocer la dificultad para construir inexplicable, además de secreto– al en- ciudades triunfan de los españoles y
unidad política, o a su contracara, la contrarse con su definitiva suerte. Él, la campaña, de las ciudades. He aquí
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 183

explicado el enigma de la Revolución la política por otros medios”. Y la polí- La disputa por intereses econó-
Argentina, cuyo primer tiro se dis- tica (y la guerra), como se sabe, tienen micos despuntó prácticamente desde
paró en 1810 y el último no ha sonado que ver con conflictos y apetencias in- el comienzo de la vida autónoma del
todavía”. Asienta, así, las bases de un ternacionales, con intereses económi- naciente Estado nacional. Los con-
conflicto desgarrador destacando el cos, con la defensa y/o la expansión de flictos con Paraguay y con la entonces
papel de los caudillos pero haciendo proyectos de desenvolvimiento nacio- llamada Banda Oriental lo muestran
base, también, sobre cuestiones cul- nal o de sectores de clase, con el poder nítidamente. Como se sabe, la expe-
turales. La civilización anida en las o la dominación, etc. Con meridiana dición encabezada por Manuel Bel-
ciudades “iniciadas en la cultura eu- claridad, por otra parte, Juan Álvarez grano a la tierra del guaraní y del ya-
ropea”, afirma; la barbarie, que pugna señala, con relación a nuestras guerras tay fracasó en el terreno militar. No
por desenvolver “su carácter y su odio civiles del siglo xix, que con frecuencia obstante lo cual dejó abierta la puerta
contra la civilización”, en la campaña. se cree que millares de hombres lucha- de una negociación entre Asunción y
La unidad política del naciente Es- ron y murieron por afección a determi- Buenos Aires sobre asuntos comercia-
tado se deshace en una prolongada nados jefes, cosa que descarta con ad- les, que de haberse resuelto satisfacto-
guerra tanto intermitente como ex- mirable sencillez. Sostiene que pensar riamente, podrían haber significado la
tenuante. Unos pretenden imponer el así es como creer que “el alza o baja de permanencia de Paraguay dentro de
modelo europeo; los otros defienden los precios depende exclusivamente de un proyecto de construcción estatal-
una forma vernácula de vivir, de hacer la elocuencia de los rematadores. En nacional en común con las todavía no-
y de pensar. Arquetipo de esto último efecto, los intereses o las aspiraciones natas Provincias Unidas del Río de la
fue precisamente Juan Facundo Qui- de un solo hombre no explican la ac- Plata.3 Pero el pujante puerto, que pro-
roga, jefe indiscutido del federalismo titud de las muchedumbres mejor que curaba afirmarse como centro de gra-
del noroeste argentino, que a la fecha las aspiraciones e intereses de esas mu- vedad de aquel proyecto, se encargó
de su muerte (1835) incluía a las pro- chedumbres”.2 Y se esmera, en el luci- de poner las cosas en su lugar. Re-
vincias de Catamarca, Jujuy, La Rioja, dísimo trabajo que se acaba de citar, en chazó las condiciones reclamadas por
Mendoza, Salta, San Luis, San Juan y demostrar que esas guerras civiles tuvie- Paraguay para mantenerse dentro del
Tucumán. Por eso Sarmiento decidió ron relación con aspectos económicos antedicho proyecto: que se le recono-
escribir su biografía.1 importantes de la vida nacional. Con ciera como propia una porción del te-
Pero ¿fueron efectivamente la ad- proyectos de organización de la vida rritorio de las Misiones; la supresión
hesión a los caudillos y las cuestiones económica de la naciente nación y de del estanco del tabaco; y el derecho a
culturales las que pesaron decisiva- articulación de relaciones con el exte- percibir como impuesto local –es de-
mente en el establecimiento y sosteni- rior, que constituían, desde luego, pro- cir paraguayo– el que se aplicaba a la
miento de una atroz guerra civil que yectos políticos diferentes y de no fácil yerba en Buenos Aires.4 La monopó-
duró más de medio siglo? La guerra es compatibilización. Es decir, con cues- lica condición de puerto único le pro-
apenas –o nada menos– que una de las tiones que eran mucho más significati- ducía a esta ingresos significativos, a
caras de la política. Cabe recordar aquí vas que la mera diferencia cultural entre los que no estaba dispuesta a renun-
la proposición más conocida de Clau- los presuntos urbanismo progresista y ciar. Paraguay, entonces, optó por su
sewitz: “la guerra es la continuación de ruralidad retrógrada sarmientinos. autonomía, ¿qué ventaja podía encon-
184 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

trar en cambiar al virrey por el go- país– como una cuestión fundamental civil se prolongó hasta la batalla de Pa-
bierno provisorio porteño? para explicar la intermitente guerra ci- vón (1861), por lo menos.
Algo parecido ocurrió con la vil. Aquel control fue privilegiado por Se desprende, entonces, de lo exa-
Banda Oriental. Montevideo contaba Buenos Aires por sobre el manteni- minado hasta acá, que el proyecto de
con la franquicia virreinal, desde 1778, miento de la unidad territorial here- Estado nacional en curso –o de país,
de ser el exclusivo puerto desde el cual dada del Virreinato. si se prefiere– presentaba enormes di-
se enviaba el cuero hacia Europa. 5 En general puede sostenerse que ficultades para articular su unidad eco-
Además, Uruguay producía la mitad los choques entre el librecambismo nómica y eso repercutía sobre la posi-
de esos cueros. Con la independencia porteño y el proteccionismo del inte- bilidad de construir unidad política.
respecto de España, ambos puertos rior –para denominarlos de una ma- Con puerto monopólico y control de
se convertían en competitivos. Mon- nera sencilla– han estado, de un modo la articulación externa en condición
tevideo recelaba de quedar bajo la fé- u otro, en la base de nuestros conflictos subordinada (el comercio exterior con
rula bonaerense, especialmente de su intestinos del siglo xix. No son el único el mundo entonces desarrollado), la
aduana, y Buenos Aires no quería un ingrediente, pero su gravitación ha sido pertinaz civilización batallaba por una
puerto rival completamente libre de innegable. Su desdoblamiento en térmi- opción librecambista que tenía ínti-
ataduras. Este cruce de intereses con- nos de unitarios y federales no fue más mas afinidades con el régimen político
trapuestos convertido rápidamente en que la expresión en el terreno político centralizado –unitario– que asimismo
litigio, estuvo en la base del conflicto de aquella antinomia. Puede recordarse, propugnaba. La obstinada barbarie,
entre Artigas y Buenos Aires, que por ejemplo, que al Congreso de Tucu- en cambio, peleaba por su sobreviven-
llevó al primero a proponer una aso- mán no concurrieron las provincias de cia: el librecambio, sin ninguna clase
ciación entre la Banda Oriental, En- Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, que de beneficio compensatorio, la arrui-
tre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Cór- estaban en guerra con Buenos Aires e naba. Por eso florecieron en el interior
doba, y a la segunda a desentenderse imaginaban –con razón– que esta iba a las montoneras, las aduanas internas y
de la suerte uruguaya cuando ocurrió, tener una influencia importante sobre su preferencia por el federalismo como
en 1816, una nueva invasión portu- aquel y no querían quedar comprome- forma de organizar el régimen político
guesa al Uruguay (y prácticamente a tidas con sus decisiones. Es sabido que del naciente país.
la totalidad del territorio de las Misio- luego de producirse la declaración de
nes). Artigas fue finalmente derrotado Independencia del 9 de julio de 1816,
en Tacuarembó, en 1820, y la propia la discusión sobre la forma de gobierno La guerra del Paraguay:
Montevideo ocupada por las tropas político a adoptar quedó empanta- el paroxismo de un
portuguesas, lo que terminó con la in- nada.7 A comienzos de 1817 y ya com- modelo negativo
fluencia de aquel sobre las provincias pletamente desvirtuado en su composi-
del Litoral y resolvió de hecho la riva- ción, se trasladó a Buenos Aires, donde Interesa a este breve trabajo examinar
lidad entre los puertos.6 De nuevo en- aprobó un texto constitucional de carác- de qué manera la conducción política
tonces, aparece el control del comer- ter unitario, en abril de 1819. Fue masi- del país de aquel entonces se manifestó
cio exterior –que resultaba clave para vamente rechazado, el país se precipitó a como una forma paroxística y negativa
la articulación externa del naciente la llamada anarquía del año 20 y la guerra de vincular la Guerra del Paraguay –ca-
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 185

racterizada por el poeta Carlos Guido aquel texto y mantuvieron a la provin- el gobierno uruguayo, el Imperio atacó
Spano como “un infame espectáculo”– cia como estado independiente hasta su ex Provincia Cisplatina. Las últimas
con la gestión de un modelo de país comienzos de la década siguiente. No poblaciones en caer en la porción no-
y como un intento, fallido y trágico, es posible resumir acá la densa histo- roccidental del Uruguay fueron Salto
de superar por imposición un antago- ria de conflicto existente entre la Con- y Paysandú, que se defendió heroica-
nismo irreductible. Antes, empero, de federación Argentina y Buenos Aires, mente.12 Poco después, a comienzos
abordar esta temática es preciso exa- que finalizó con la reincorporación de de 1865, cayó también el gobierno
minar someramente algunos hechos esta última al cuerpo de lo que pasaría montevideano. Flores se convirtió en
históricos. a llamarse República Argentina cuyo presidente y el Imperio alcanzó su ob-
A comienzos de la década de 1850, primer fruto fue la presidencia de Bar- jetivo principal.
Brasil reincidió en su vocación de pro- tolomé Mitre (1862-1868).9 El mariscal Francisco Solano Ló-
yectar su influencia sobre la cuenca Ahora bien, una circunstancia pez, joven presidente del Paraguay,
del Plata y sobre el Uruguay en parti- quizá inesperada vino a alterar este comprendió rápidamente que el acre-
cular, para lo cual decidió operar so- estado de cosas instalado por Brasil. centamiento de la influencia imperial
bre los gobiernos de Oribe y de Rosas. En 1860, el dirigente blanco Bernardo sobre el Uruguay alteraba significati-
En 1851 se desembarazó del primero. Berro fue elegido presidente del Uru- vamente los equilibrios en la cuenca
Y en 1852, actuando de conjunto con guay. Y gobernó en sentido contrario a del Plata. Entre Paraguay y el derro-
los unitarios y los federales del Lito- los tratados que ya se han consignado cado gobierno blanco de Uruguay,
ral –enemistados con el segundo sobre y, por consiguiente, a los intereses bra- además, se habían alcanzado algunos
todo por su negativa a permitir la li- sileños.10 El Imperio decidió entonces acuerdos de conveniencia mutua, de
bre navegación de los ríos– apoyó con operar militarmente de nuevo sobre manera que el primero no veía con
regimientos y recursos la campaña del Uruguay para desplazar al gobierno buenos ojos aquel desplazamiento. 13
Ejército Grande que derrocó al Restau- blanco y retomar el control. Contó López protestó vivamente ante el em-
rador. Uruguay, al que le habían sido para ello con la colaboración del cau- bajador del Imperio de Brasil acredi-
impuestos varios tratados, entre otros, dillo colorado Venancio Flores, que re- tado en Asunción, sobre la base de
financieros, comerciales, de límites cibía paga y respaldo del emperador, ¡y un tratado firmado por ambos países
e incluso de utilización de pasturas, del propio Mitre! Este, siendo ya pre- en 1850, y caracterizó la ocupación
quedó bajo completa influencia de Bra- sidente de la flamante República Ar- del Uruguay como casus belli: corría el
sil, convertido en una especie de semi- gentina, apoyó abiertamente tanto la mes de agosto de 1864. Brasil deses-
protectorado brasileño.8 Del otro lado organización de las huestes de Flores11 timó el planteo paraguayo sin adver-
del Plata, las desavenencias entre los en la provincia de Corrientes, cuanto tir, tal vez, la tremenda tormenta que
federales antirrosistas y los unitarios el abastecimiento de la flota brasileña se avecinaba.
estallaron rápidamente. Los primeros que había arribado al Plata para apo- El 11 de noviembre de 1864, la es-
alumbraron la Constitución de 1853 y yarlo y estaba al mando del almirante cuadra paraguaya capturó el mercante
organizaron la Confederación Argen- Tamandaré. Finalmente, valido de la brasileño “Marqués de Olinda”, que
tina. Los segundos sustrajeron a Bue- excusa de que un pliego con reclamos cubría la ruta del Alto Paraná y conec-
nos Aires de la convención que dictó de vieja data había sido rechazado por taba Asunción con Corumbá (Matto
186 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Grosso). López estaba al tanto de que pectivamente, que concurrieron a in- población, especialmente la masculina,
la ciudad uruguaya de Melo había ya terceptarlas. Los efectivos paraguayos fue diezmada y su economía completa-
caído en manos de las tropas brasi- se retiraron en derrota cruzando nue- mente desarticulada.
leñas. Aquel primer episodio fue el vamente Corrientes, hasta alcanzar el Brasil mantuvo una posición con-
punto de partida de la guerra,14 que en territorio paraguayo. Dio comienzo gruente con sus objetivos para la su-
su primera fase se circunscribió al en- entonces una tercera fase de la guerra bregión que, conforme se ha visto an-
frentamiento entre Paraguay y Brasil. que se desarrolló exclusivamente en el tes, había retomado a comienzos de la
Aquel operó con éxito, entre diciem- suelo guaraní y tuvo un carácter de- década de 1850. Fue agredido por Pa-
bre de 1864 y enero de 1865, sobre los fensivo, vistas las cosas desde la óptica raguay y probablemente se lanzó a la
emplazamientos militares brasileños paraguaya. guerra contra este ante el desafío plan-
en Matto Grosso. Inmediatamente Entre dos batallas descomuna- teado por López. Ya en situación bé-
después de alcanzado este objetivo, les por las pérdidas de vidas en am- lica, procuró infligirle el mayor daño
López intentó llevar la guerra al terri- bos bandos –Tuyutí (24/4/1866), que posible a su inquietante vecino, cuya
torio uruguayo. Para esto solicitó, en a duras penas ganaron los aliados, y superioridad en el Alto Paraná era
enero de 1865, autorización para atra- Curupaití (22/9/1866), que fue un ostensible.
vesar con sus tropas el territorio de desastre para estos– tuvo lugar entre Francisco Solano López sobredi-
Corrientes, con el propósito de acu- Mitre y López, el 12 de septiembre de mensionó las capacidades y las poten-
dir en defensa de Montevideo, que to- 1866, una entrevista realizada en Ya- cialidades de su país y de su ejército.
davía resistía el asedio de Flores y los taití Corá, que pudo haber cambiado Incurrió en gravosos errores de cálculo
brasileños (cayó, finalmente, el 20 de el curso del conflicto. Pero Mitre se estratégicos y militares. Es evidente
febrero de 1865). Mitre se negó a con- mantuvo inflexible y no se alcanzó que la campaña brasileña de 1864 so-
ceder ese permiso: otorgarlo hubiera ningún acuerdo. Luego de un período bre el Uruguay alteraba las condicio-
significado romper relaciones con Bra- de estancamiento, la guerra continuó; nes geopolíticas del Plata. Pero frente
sil e incluso arriesgar la posibilidad de el asedio a la fortificación de Humaitá a la desmesura de sostener simultánea-
un conflicto armado con este. El Con- –que cerraba el paso hacia Asunción– mente una guerra contra Argentina,
greso paraguayo votó, el 18 de marzo, se convirtió en el objetivo bélico prin- Brasil y Uruguay tenía otras opciones.
la declaración de guerra a la Argentina. cipal. Tras dura porfía, esta capituló Por ejemplo, practicar la paciencia y se-
Comenzó aquí la segunda fase de la en septiembre de 1868. De allí en más guir apostando al desarrollo de su país,
contienda. la contienda quedó definida; se pro- en espera de una oportunidad mejor,
Las tropas paraguayas invadieron longó todavía casi un año y medio como había hecho su padre cuando el
Corrientes, y ocuparon la capital pro- más en virtud del conmovedor sacri- derrocamiento de Oribe y de Rosas. O
vincial el 18 de abril. Y se encaminaron ficio del pueblo de Paraguay. En las bien, como señala con acierto el histo-
hacia el río Uruguay, con el objeto ga- inmediaciones de su último reducto, riador mexicano Carlos Pereyra, “debió
nar la antigua Banda Oriental. Sin em- el campamento de Cerro Corá, Fran- haber denunciado la acción brasileña
bargo no tuvieron éxito. Fueron bati- cisco Solano López fue ultimado por como contraria a todos los territorios
das en ambas márgenes por las tropas las tropas de Brasil, el 1° de marzo de platenses y expresar la urgencia de una
argentinas y las tropas brasileñas, res- 1870. El Paraguay quedó destruido, su defensa común. ¿Qué podía contestar
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 187

Mitre a una interpretación de esta es- gente. Es claro, por otra parte, que la Brasil sobre Uruguay de comienzos de
pecie? Evasivas. Francisco Solano Ló- corona británica tenía preferencia por la década de 1860.17 Y tuvo también la
pez hubiera podido enredarlo en una los países aliados y que no se privó de posibilidad de firmar un armisticio
polémica y provocar un gran movi- obtener beneficios financieros y de con Francisco Solano López, como se
miento argentino”.15 Es decir, podría otra clase con la guerra. Pero esto no ha señalado ya, aunque más no fuere
haber trabajado políticamente sobre la alcanza para convertirla en el factotum actuando de manera unilateral. Quizá
manifiesta oposición de amplios secto- de la contienda. no hubiera significado la suspensión
res del federalismo argentino a la ac- ¿Y Mitre? ¿Cómo explicar su ac- de la guerra, pues Brasil hubiera po-
ción brasileña sobre el Uruguay, que se titud complaciente con las intencio- dido continuar beligerante, pero hu-
hacía extensiva al apoyo que Mitre le nes del Imperio y de Flores, antes del biera incidido sobre las posibilidades
prestaba a Brasil. Prefirió, en cambio, desencadenamiento de la contienda y, y condiciones de aquélla.
un irracional salto al vacío. luego, su compromiso con una guerra Así como no hay razones geopo-
La corriente historiográfica lla- de exterminio? No es difícil reconocer líticas valederas para explicar la acti-
mada revisionista ha subrayado recu- que actuó a contrario sensu del interés tud de Mitre, tampoco las hay de ca-
rrentemente la importancia del interés geopolítico argentino, ya que apoyar rácter económico o comercial. Como
británico en desbaratar al Paraguay. Y, la proyección expansionista de Brasil se acaba de indicar, la bonanza econó-
como tendencia, ha percibido la exis- era un completo contrasentido. ¿Qué mica del Paraguay beneficiaba al Lito-
tencia de una mano negra que habría beneficio sacaba Argentina del forta- ral. Y si acaso existían algunas desave-
manipulado el desencadenamiento de lecimiento de la influencia brasileña nencias comerciales con el puerto de
la guerra mediante la influencia que en Uruguay? Ninguno. ¿Y del sosteni- Buenos Aires, resolver estas cuestiones
habría ejercido sobre Argentina y Bra- miento de una guerra de destrucción mediante una guerra de exterminio
sil, con el objeto de abatir la autonomía con Paraguay? También ninguno. Al no era en absoluto una manera conve-
y la prosperidad paraguayas. Sin em- contrario, la existencia de un Paraguay niente de hacerlo. Por consiguiente, no
bargo, no es fácil admitir en su totali- próspero beneficiaba la economía re- queda más que sostener que lo alenta-
dad este planteamiento. No se puede gional de nuestro Litoral, así como ron motivos político-ideológicos y, en
decir, por ejemplo, que las relaciones lo hacían la contigüidad de Cuyo con última instancia, económicos vincula-
entre Brasil y Gran Bretaña previas y Chile, y la de las provincias de nues- dos al tipo de modelo de país que im-
durante el primer tramo del conflicto tro noroeste (Salta, Jujuy e incluso pulsaba. La destrucción del Paraguay
fueran de buen entendimiento. 16 Por Catamarca) con Bolivia. Y beneficiaba significaba, por una parte, cortar de
otra parte, Paraguay ocupaba una po- también a la geopolítica argentina que cuajo la posibilidad de que el federa-
sición periférica en el mapa de los in- Brasil tuviera, en su flanco sudoeste, lismo argentino tuviera una conexión
tereses británicos en la región, si bien un vecino del cual preocuparse, que y, eventualmente, el apoyo de un Es-
existían casas comerciales inglesas en estaba bastante más desarrollado que tado robusto. Por otro, era terminar
Asunción. Y pese a su prosperidad y a el Matto Grosso brasileño. Así, el con el efecto de demostración de un
la fortaleza de su ejército, no puede de- comportamiento de Mitre es, en este país que negaba en los hechos la vía del
cirse que hubiera alcanzado todavía el plano, notoriamente irracional. Des- proteccionismo como fórmula para el
rango de una potencia regional emer- echó ponerle límite a la proyección de progreso. Para Mitre y sus seguidores,
188 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

en Paraguay se sucedían los tiranos en los proyectos de organización del país. adelante, aún cuando tenían todo para
el poder (el Dr. Francia, los dos Ló- Solo que esta vez alcanzó una paroxís- hacerlo. Quien resolvió la cuestión fue
pez); el Estado irrumpía en la gestión tica negatividad: se orientó a la des- Julio Argentino Roca.
económica por la vía del fomento de trucción de otro país que, por añadi- En 1880, hacia finales de su go-
los chacareros, de la propiedad agra- dura, aquel modelo había preferido no bierno, Avellaneda federalizó la ciudad
ria administrada por ese mismo Es- incluir dentro del corpus del naciente de Buenos Aires, es decir, traspasó la
tado, o por la de la promoción de los Estado, en el curso del segundo año ciudad de la jurisdicción provincial a
ferrocarriles, las fundiciones de hierro de su vida independiente. la nacional, con lo que las rentas del
u otros emprendimientos. No existían puerto de Buenos Aires salieron tam-
ni la tribuna ni la libertad de prensa. bién de la jurisdicción provincial y pa-
El Paraguay era, en suma, una de las Hipólito Yrigoyen y la saron a la federal. Buenos Aires, en-
caras de la barbarie. Poco importaba irreductibilidad de la política cabezada por su gobernador Carlos
que en la civilizada Buenos Aires se Tejedor, resistió la aprobación de esa
practicara un republicanismo vacío y Mitre y sus sucesores, Sarmiento y medida, pero Roca –que había sido
tenebroso en nombre de la libertad. Nicolás Avellaneda terminaron de im- elegido ya presidente y fue puesto al
Y que las juntas, los directores supre- poner el predominio de la economía comando de las tropas nacionales por
mos, los presidentes o los goberna- primario-exportadora bonaerense, Avellaneda– aplastó la intentona.
dores se pusieran o sacaran conforme que con su puerto único y su aduana La fórmula de Roca para alcanzar
fuera la suerte de las armas, del mismo exclusiva, colmaba de ganancias a los la unidad política fue sencilla. Integró
modo que mediante la fuerza se pre- grandes productores rurales y a sus a las economías regionales al modelo
tendía imponer un modelo librecam- sectores asociados (bancos, transpor- económico de base primario-expor-
bista al conjunto del país. La prístina tes, seguros, acopiadores, más tarde tadora, ofreciéndoles un papel en la
y ficticia imagen de una República vir- frigoríficos, etc.). Avanzaron en la vin- producción para el mercado interno e
tuosa que ensoñaba a los mitristas y culación externa subordinada de dicha incluso para el externo, si había opor-
era, para ellos, precisamente sinónimo economía con el mercado mundial, tunidades. Así, Cuyo encontró pro-
de civilización, lo disolvía todo. In- pero no pudieron resolver la cuestión vecho para su producción vitivinícola
cluso los embellecía y redimía. Sí, Mi- de la articulación interna, tanto eco- y olivarera, el noroeste en la produc-
tre apoyó el expansionismo brasileño y nómica como política, que era indis- ción de caña de azúcar y de azúcar, y
guerreó contra el Paraguay envuelto en pensable para construir un Estado na- el Litoral no exportador en la cría de
un sueño de libertad, que se materia- cional sólido y un orden político que ganado vacuno y lanar. De este modo
lizó de manera grotesca y encubrió la asegurasen un mínimo de estabilidad. dispusieron de bienes para colocar en
mezquindad de negarle posibilidades En efecto, el interior tenía pocas opor- el mercado nacional, aparte de los que
al federalismo proteccionista. Nueva- tunidades económicas en el modelo producían para el regional o el local.
mente, como antaño, el recurso de la mitrista y era escasamente afecto a la Ciertamente, el avance en materia de
fuerza como medio para resolver un mezquindad política de aquél. La es- ferrocarriles vino en su ayuda en vir-
antagonismo irreductible fue puesto trechez de miras de Mitre y sus epígo- tud del abaratamiento del costo de los
al servicio de la afirmación de uno de nos les impedía conducir el país hacia fletes generado por la llamada tarifa
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 189

parabólica. 18 Por otra parte, el trigo a nivel de las dirigencias políticas– pri- ción de la Unión Cívica.21 El descon-
comenzó a ser demandado en canti- maba la componenda, el contubernio, tento de la civilidad era mayúsculo. Y
dades cada vez más amplias desde Eu- la prebenda, el favoritismo, cuya con- la idea de un alzamiento ganó rápida-
ropa, lo mismo que la carne, cuya ex- tracara era el apoyo al gobierno nacio- mente terreno. Fue así que el 26 de
portación como producto congelado nal. Cuando esto fallaba funcionaban julio de 1890 estalló la histórica Re-
comenzó precisamente en 1880 y al- la presión, la amenaza o la interven- volución del Parque, liderada por los
canzó de allí en más un auge extraor- ción directa. dirigentes que se habían nucleado en
dinario hasta 1930. De manera que el Por otra parte, las corrientes mi- la Unión Cívica. Fue conjurada mer-
modelo primario-exportador quedó gratorias europeas que llegaron al país ced a las maniobras de Roca y sus se-
afianzado. Un componente importan- –como consecuencia de la prédica de guidores. Pero Juárez Celman quedó
tísimo de la mencionada fórmula fue la la generación del 37– y el extraordi- muy debilitado y tuvo que renunciar.
distribución de las federalizadas rentas nario dinamismo positivo del modelo Fue sucedido por Carlos Pellegrini, su
de la aduana. Las provincias comenza- roquista complejizaron rápidamente vicepresidente y connotado dirigente
ron a beneficiarse de un reparto extra la sociedad argentina. Estimularon la del pan, que completó el mandato.
de ingresos por medio del presupuesto formación de sectores medios urbanos Comenzó allí una larga lucha por
nacional, que periódicamente se discu- tales como los ligados a la administra- redefinir el cerrado, espurio y exclu-
tía en el Congreso, lo que propició la ción pública y a las empresas privadas, yente régimen político imperante en el
articulación del nivel económico-fi- a la actividad comercial o profesional; país, que tuvo como protagonista prin-
nanciero con el político. Favoreció el incluso se desarrollaron algunas indus- cipal a la Unión Cívica Radical. Esta
desarrollo de una política de alianzas trias y servicios orientados al mercado había sido creada como consecuencia
controlada por Roca, a la que se le dio interno.19 Más rápido que tarde, estos de una fractura de la Unión Cívica, mo-
el nombre de Liga de los Gobernado- sectores comenzaron a reclamar parti- tivada por desavenencias con respecto
res, que benefició la estabilización po- cipación política dentro del rudimen- a las candidaturas para la elecciones
lítica y el fortalecimiento del Estado. tario y excluyente régimen político do- de abril de 1882, de la que surgieron la
Roca, asimismo, organizó poco des- minado por Roca en sociedad con la Unión Cívica Nacional (mitrista) y la
pués el Partido Autonomista Nacional oligarquía primario-exportadora. Unión Cívica Antiacuerdista, fundada
(pan), que alcanzó una cobertura na- La cerrazón de las vías de parti- el 26 de junio de 1891, que a los pocos
cional. Su modo de hacer política no cipación política a una sociedad que días mutó su nombre por el de Unión
difería de las modalidades de la época. evolucionaba rápidamente y la pé- Cívica Radical (ucr).22 Mitre terminó
No existía el voto secreto; se votaba a sima administración del sucesor de renunciando a su postulación, en tanto
mano alzada y a la vista de todos, lo Roca, Miguel Juárez Celman, orlada que, el 15 de agosto de 1891, la ucr re-
que daba lugar a abusos, fraudes y vio- asimismo por una avidez desmesu- unió una convención partidaria y pro-
lencias diversas. El clientelismo era la rada por hacer negocios particulares, clamó candidato a Bernardo de Irigo-
forma primordial de relacionamiento precipitaron a una profunda crisis fi- yen. Por otra parte, un sector del pan
entre dirigentes y dirigidos, y se asen- nanciera y política.20 En abril de 1890 se separó de este y constituyó el Par-
taba sobre un rústico intercambio de se produjo una amplia y heterogénea tido Modernista, que consagró la can-
favores por votos. Por arriba –es decir, convergencia, que cuajó en la forma- didatura presidencial de Roque Sáenz
190 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

Peña. Roca maniobró de nueva cuenta lismo es imposible; apenas se señalará tóbulo del Valle, que había sido nom-
y consiguió que el pan postulara a Luis en lo que sigue, con trazo grueso, al- brado ministro de Guerra por Sáenz
Saénz Peña, padre de Roque, ante lo gunos rasgos. Peña y colaboró más bien por omisión
cual este prefirió desistir. El camino Tras la desembozada exclusión con los alzamientos– y mandó un po-
parecía despejarse para el pan. Faltaba, de 1892, la ucr entendió que solo le deroso contingente militar a desalojar
sin embargo, un toque final. Para no quedaba abierto el camino de la insu- a los radicales de La Plata, a fines de
correr ninguna clase de riesgo, ocho rrección: la mayoría de sus dirigentes agosto. El 25 de ese mes, el Comité de
días antes de las elecciones –es decir, estaba convencida de que la maquina- la Provincia depuso las armas y sus di-
el 2 de abril de 1892– Carlos Pellegrini ria roquista no permitiría su desplaza- rigentes abandonaron el gobierno pro-
denunció un presunto complot organi- miento por la vía electoral. Comenzó visional que habían constituido. Sin
zado por la ucr, estableció el estado de entonces la tarea de organizar una embargo, las insurrecciones siguieron
sitio y encarceló a los principales diri- nueva rebelión. Fue así que el 29 de en septiembre: Corrientes y Tucumán
gentes radicales. Como consecuencia julio de 1893, el radicalismo puntano cayeron en manos radicales. Rosario
de ello la ucr se abstuvo de participar depuso al gobierno de la provincia. El fue reconquistada con cierta facili-
en las elecciones y Luis Sáenz Peña se 30 de julio, comenzó también la in- dad y Alem ordenó –también en sep-
encaminó cómodamente al triunfo. surrección en la provincia de Buenos tiembre– un levantamiento general en
La reiteración de procedimientos Aires, preparada con paciencia y efi- todo el país. Pero ya no había margen.
espurios y autoritariamente excluyen- cacia por Yrigoyen, que comandaba el Pudo, al fin, más la capacidad militar
tes por parte del autonomismo con- Comité provincial. Uno a uno los pue- del ejército regular movilizado por el
solidó la intransigencia ampliamente blos fueron tomados por los activistas gobierno que las huestes rebeldes, y la
presente ya en el partido, esa radica- radicales, apoyados en algunos casos insurrección cedió.
lidad inscripta en su propio nombre. por algunos militares: Las Flores, Frente a las elecciones de 1897
Su apóstol fue Alem, pero su gran Olavaria, Zárate, Saladillo, Chivilcoy, para suceder a José Evaristo Uriburu,
organizador y conductor fue Hipó- Pergamino, Rojas, Merlo, Lincoln, que había reemplazado a Sáenz Peña
lito Yrigoyen. Radicalidad e intran- San Miguel, Tandil, Rauch y muchos por renuncia de este, Yrigoyen volvió
sigencia se pusieron con tenacidad y otros.24 La Plata, sin embargo, sede a jugar fuerte. Roca era el candidato
paciencia al servicio de la neutraliza- del gobierno provincial, resistía: cayó por el autonomismo. Y la conducción
ción del régimen imperante y de su recién el 5 de agosto. El radicalismo nacional de la ucr –ya sin Alem, que
transformación. Y adoptaron formas instaló un nuevo gobierno provincial se suicidó en 1896– presentó nue-
diversas entre las que se destacaron encabezado por Juan Carlos Belgrano, vamente la fórmula Mitre-Bernardo
la insurrección cívica y la abstención sobrino nieto del creador de nues- de Irigoyen. Yrigoyen, convertido ya
electoral; la participación electoral fue tra bandera. El 31 de julio, comenzó en puntal de la intransigencia, criticó
también practicada en ocasiones, pero asimismo la rebelión en Rosario, que ácidamente la componenda, disol-
el amañado régimen roquista,23 con sus se extendió luego hacia el resto de la vió el Comité provincial en septiem-
secuelas de trampas e imposiciones, la provincia de Santa Fe, también con bre de 1897, precipitó el fracaso de la
desalentaba. Resumir aquí la riquísima éxito. El gobierno nacional reaccionó fórmula antedicha, y proyectó al par-
historia de lucha de ese primer radica- –luego de la neutralización de Aris- tido, adrede, hacia un cono de sombra.
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 191

Buscó, con astucia, debilitar a los sec- político-electoral. Yrigoyen alcanzó la nada fórmula roquista o, dicho más en
tores negociadores de su partido para presidencia de la República en 1916, general, el modelo económico de basa-
favorecer a su ala intransigente. En fue sucedido por Marcelo Torcuato mento oligárquico primario-exporta-
1902, Yrigoyen comenzó la reorgani- de Alvear en 1922, volvió al poder en dor.25 Sus motivos eran esencialmente
zación del partido que, para 1904, es- 1928 y fue derrocado por un golpe mi- políticos. Frente a la contumacia del
taba prácticamente concluida. Levantó litar en 1930. régimen y a su prácticamente nula ca-
públicamente la bandera de la absten- El legado de ese primer radica- pacidad de intervenir sobre el sistema
ción electoral como crítica al régimen lismo de raíz yrigoyenista es múltiple y político para modernizarlo y ponerlo
imperante y, en un plano reservado, verdaderamente valioso. Instituyó por a tono con el veloz desenvolvimiento
impulsó una nueva estrategia insurrec- primera vez en el país formas orgáni- del país, desarrolló una sorprendente
cional. Tejió con paciencia los hilos de cas de estructurar un partido y proce- radicalidad. Protagonizó una nueva
un nuevo levantamiento, mucho más dimientos internos democráticos para forma de antagonismo irreductible,
perfilado esta vez como cívico-militar, elegir dirigentes y candidatos. Y bregó pletórico de consecuencia y de enco-
que el ocurrido en 1893. En abril de incansablemente para romper y abrir miables propósitos. En suma, practicó
1904, fue elegido presidente Manuel el régimen político fundado por Roca: una intransigente resistencia ante una
Quintana, conforme las modalidades fueron más de 20 años de lucha tenaz, forma autoritaria de dominación polí-
y procedimientos imperantes. A co- consecuente e inclaudicable en pos de tica, que inauguró una prolífica tradi-
mienzos de febrero de 1905 se lanzó el un objetivo intachable: dotar de repu- ción argentina.
movimiento, que tuvo relativo éxito en blicaneidad a la República. Impresiona,
el interior pero no en la Capital Fede- por otra parte, la radicalidad de su
ral. Diversas ciudades y pueblos fueron oposición, no tanto con relación a los La antinomia peronismo-
ocupados por los alzados civiles y mili- objetivos sino respecto de los procedi- antiperonismo
tares. Pero el fracaso en la toma del Ar- mientos, entre los que se destacan, ade-
senal de Guerra de la ciudad de Bue- más de la esporádica lucha electoral, la La antinomia peronismo-antipero-
nos Aires fue letal para los conjurados insurrección cívica y la abstención, es nismo atraviesa la historia política
y el levantamiento fue derrotado. De decir, dos formas de lucha en general del país como antagonismo central,
allí en más, la abstención electoral y la ajenas al repertorio republicano. aunque no único, por lo menos desde
deslegitimación del orden político im- Ahora bien, hechos estos recono- 1945 a 1982. Recién con la derrota en
perante fueron las únicas armas de la cimientos y señalamientos, hay que la guerra de Malvinas y su corolario
ucr, que buscaba hostigar al régimen mencionar que a diferencia de todo lo casi inmediato, la recuperación de la
y forzar su apertura. que se ha analizado anteriormente en democracia, perdió centralidad. Las
Lo demás es historia mejor cono- este trabajo, no hay en la enconada lu- razones de esta confrontación to-
cida. Llegó finalmente la Ley Sáenz cha entre el radicalismo y el régimen cada también por el sino de la irre-
Peña, de voto masculino universal y se- razones de fondo de orden económico. ductibilidad han sido sociales, polí-
creto, organizado sobre la base de pa- El radicalismo yrigoyenista no era por- ticas y económicas. En lo que sigue
drones relativamente limpios, y cam- tador de una propuesta económica que se examinará someramente el primer
biaron las condiciones para la lucha controvirtiera la más arriba denomi- peronismo, en el entendido de que
192 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

muestra con claridad la problemática gresista formaron una coalición deno- junio de 1943, que terminó con el pe-
de desencuentro que se ha venido minada Alianza Civil y actuaron como ríodo de restauración oligárquica (al
examinando. oposición, aunque esta participación que se suele llamar también Década in-
El surgimiento del peronismo les hizo cargar con el lastre de legiti- fame). El movimiento prácticamente no
es inexplicable si no se atiende a un mar el retorno oligárquico y el fraude. tuvo componentes civiles; los militares
conjunto de condiciones y procesos Tras la muerte de Yrigoyen, en 1933, estaban ya hartos de avalar el fraude y
que se expondrá esquemáticamente a la ucr levantó, en 1935, la abstención el abuso, mientras que el gobierno de
continuación. electoral que nuevamente venía practi- turno se encaminaba a organizar su su-
a) La crisis económica y financiera cando y comenzó una decidida deriva cesión mediante los espurios mecanis-
de 1929/1930 aparejó en la Argentina hacia posturas concesivas y negociado- mos usuales. Probablemente los milita-
una restauración oligárquica, que se ras, es decir hacia la pérdida de radica- res fueron los primeros en darse cuenta
inició con el golpe del 6 de septiembre lidad (su sello de origen). que el régimen inaugurado en septiem-
de 1930, que desalojó del poder a Yri- c) El estallido de la Segundad bre de 1930 estaba llegando a su fin e
goyen.26 Esta intervención que se ex- Guerra Mundial, en 1939, comple- intuyeron que su caída podía arrastrar-
tendió hasta 1943 le concedió una so- jizó las relaciones internacionales y los a una encrucijada peligrosa. Al mo-
brevida a la dominación conservadora los alineamientos políticos internos, mento del desemboque golpista había
y a su modelo económico básicamente al punto que entre los conservadores y tres conspiraciones militares en mar-
primario-exportador, lo que condujo los radicales, y aun entre los militares, cha, diferenciadas entre sí. Una enca-
a una resolución tardía de la cuestión se diferenciaban fracciones que esta- bezada por el general Arturo Rawson,
oligárquica, con su consiguiente acu- ban a favor o en contra de la neutrali- de orientación vagamente nacionalista
mulación de rémoras, problemas y dad sostenida por Argentina.28 entremezclada con componentes libe-
tensiones. d) Hacia comienzos de la década rales; otra alentada por el Grupo de
b) Tras el fracaso del gobierno de de 1940, el modelo fraudulento estaba Oficiales Unidos (gou) y la tercera
facto del general José Félix Uriburu, completamente agotado. La sobrevida integrada por oficiales con mando en
jefe del levantamiento de septiem- oligárquica se había conseguido a costa la guarnición de Campo de Mayo, en
bre, se volvió a un régimen pretendi- de violentar el orden político, procesar su mayoría profesionalistas con al-
damente democrático. Pero la insufi- internamente la crisis internacional a guna coloratura liberal.29 Integrantes
ciencia electoral de los restauradores, partir de descargar sus costos mayores de los tres grupos convergieron a una
nucleados en la llamada Concordan- sobre los sectores más desfavorecidos, reunión –la primera y última que sos-
cia –formada por los conservadores, postergar reivindicaciones sociales ele- tuvieron como tales grupos– en la an-
el radicalismo antipersonalista y los mentales, acarrear rémoras provenien- tedicha guarnición, en la noche del 3 de
socialistas independientes–27 y cuyo tes del pasado y acumular tensiones y junio. Allí se decidió el alzamiento, de
factótum fue el general Agustín Pedro cuestionamientos, como ya se ha di- manera inmediata, que se produjo a la
Justo, los condujo a imponer un sis- cho. Y se encaminaba hacia una crisis mañana siguiente.30
tema de proscripciones y fraudes, cuyo terminal. f) El período comprendido por los
último sostén eran los militares. Los e) La primera manifestación de di- tres gobiernos junianos (general Raw-
partidos Socialista y Demócrata Pro- cha crisis fue el golpe militar del 4 de son, efímero; general Pedro Pablo Ra-
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 193

mírez, y general Edelmiro Farell) fue del naciente peronismo es inexplica- de las tradiciones y prácticas espurias
de una enorme turbulencia política. La ble si no se atiende a que se vivía en- que venían de antaño. Si bien las ma-
dinámica política desatada por la crisis tonces un final de época caracterizada nipulaciones, la presión indebida y el
terminal en curso conmovía a los par- por el agotamiento de la restauración por momentos escaso respeto por las
tidos y producía una autofagia militar. oligárquica y de su modo fraudulento libertades políticas formaron parte
Punto culminante y anticipo de lo que de ejercer la dominación política, que de su repertorio, el ominosos fraude
se venía fueron los nueve días com- había entrado en una fase terminal de electoral –que fue el sello distintivo de
prendidos entre el 9 y el 17 de octu- crisis, con el golpe de junio de 1943, la Década infame– quedó definitiva-
bre de 1945. El entonces coronel Juan como ya se señaló. mente desterrado a partir de las elec-
Domingo Perón, figura políticamente El peronismo se presentó como ciones de 1946. La profundidad de la
ascendente que ya despuntaba como una opción frente a los desacredita- ruptura alumbrada por el nuevo fenó-
eventual aglutinador de una fuerza dos partidos preexistente, que concitó meno político y la continuidad en el
política renovadora, fue obligado a re- apoyos diversos. Ricardo Sidicaro ha tiempo del antagonismo peronismo-
nunciar a los cargos de vicepresidente señalado atinadamente que la política antiperonismo ameritan considerar
y ministro de Guerra que detentaba. en Argentina ha tendido a engendrar que aquél no aparejó una simple dife-
Una convergencia cívico-militar que organizaciones partidarias caracteri- rencia de grado sino que entrañó una
expresaba más bien al viejo país pro- zadas por complejas relaciones y arti- alternativa en el terreno político.
curó sacarlo del juego, al punto que el culaciones entre actores estatales, po- Esta alternatividad se percibe to-
13 de octubre decidió confinarlo en la lítico-partidarios y socioeconómicos.31 davía más claramente cuando se exa-
isla Martín García. De allí lo rescató la Y el peronismo no fue una excepción. mina su programa económico, que
gigantesca movilización popular del 17 Aglutinó a actores políticos y sindica- puede ser caracterizado a grandes ras-
de octubre, que lo recatapultó a la es- les que sentaron las bases para la fun- gos como sigue: impulso decidido a la
cena política. Como consecuencia de dación del Partido Laborista –que fue industrialización; intervencionismo
estos sucesos se pactaron elecciones su primera estructura política propia– estatal; apoyo a las actividades agro-
para febrero de 1946. así como a fracciones desprendidas del pecuarias y a las exportaciones prima-
g) Se dice que Perón era un outsi- radicalismo, del socialismo y del comu- rias; pero, transferencias de ingresos
der. Y efectivamente lo era, en el sen- nismo. Tuvo incluso apoyos dentro del desde el sector rural al industrial; am-
tido de que venía de afuera del viejo campo empresarial, como el de Miguel pliación del mercado interno; control
sistema político. En tan solo cuatro Miranda, miembro de la Unión In- del comercio exterior; redistribución
meses construyó una fuerza política dustrial Argentina, que fue ministro del ingreso; fomento de políticas socia-
que enfrentó y derrotó a la Unión De- de Economía de su primer gobierno, les; pretensión de manejarse con cierto
mocrática, frente electoral en el que y contó con al menos la aquiescencia margen de autonomía respecto de las
se nuclearon todos los partidos que ve- si no con el apoyo de un amplio sec- potencia y coaliciones dominantes, en
nían derivando del ancien régime: ucr, tor de los militares. Su exitosa apari- materia de relaciones económica inter-
Partido Socialista, Partido Demócrata ción significó, asimismo, una ruptura nacionales. Este paquete básico no fue
Progresista, Partido Conservador y tanto en el plano de la configuración aplicado como conjunto por nadie, nunca;
hasta el Partido Comunista. El éxito partidaria preexistente, como respecto ni antes ni después de Perón.32 No era fá-
194 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

cilmente conciliable con los intereses sultado la salida de la hasta la fecha úl- amos de la libertad y de las propieda-
de los sectores económicos más gravi- tima dictadura militar, y la recupera- des ajenas. Vulneraron los más elemen-
tantes del país, lo que implicó niveles ción y el reencuentro de la ciudadanía tales principios de la convivencia social
de discusión y enfrentamiento altos, argentina con la democracia. y atentaron como nunca antes nadie lo
para cuya resolución la posibilidad de había hecho contra el universo de va-
contar con el respaldo de la acción es- lores y los sistemas normativos bási-
tatal era fundamental. Todos los golpes, el golpe cos del país. Con toda premeditación,
La alternatividad política y la al- dejaron trascender y aun exhibieron
ternatividad económica del primer Los golpes militares en Argentina públicamente sus nefastas facultades
peronismo fueron concomitantes y se han tenido motivaciones varias. No ha para que tomaran nota quienes no las
implicaron recíprocamente. Sirvieron sido la menor de ellas el servir de ins- padecían directamente. El mensaje era
tanto para desplazar a los actores polí- trumento para intentar superar por la claro: cualquiera podía quedar atrapado
ticos centrales del período precedente fuerza algún antagonismo irreductible. en los engranajes del terror si no se dis-
y refundar el sistema político, como En lo que sigue, a guisa de arquetipo, ciplinaba, si no se allanaba aquiescen-
para alimentar la conocida caracteriza- se examinará muy someramente lo ocu- temente a los designios reorganizadores
ción de John William Cooke del pero- rrido a partir de marzo de 1976, que dio del poder militar de turno.
nismo como “el hecho maldito del país origen a la dictadura del llamado Pro- No siempre se comprende bien
burgués”. Ese peronismo no tenía la ceso de Reorganización Nacional. Tras que el horror que instalaron no fue
intención de abandonar el sistema ca- esta pulcra denominación se escondió solo la consecuencia de una intrínseca
pitalista pero fue fuertemente revulsivo una brutal dictadura militar que propi- o innata capacidad de los uniformados
del tipo de capitalismo habido hasta ció “la más grande tragedia de nuestra para el mal o de un fascismo tan brutal
entonces y de las formas políticas que historia, y la más salvaje”, según escri- como primordial modelado en las es-
lo habían acompañado. De todo esto se bió Ernesto Sábato en el Nunca más. cuelas militares y en la práctica institu-
deriva que a partir de 1946 el sistema En aquellos años, se practicó una po- cional. El ejercicio ilimitado del poder
político se caracterizara por la presen- lítica de terror que se abatió de manera y la irradiación del terror tuvieron una
cia de un nuevo antagonismo irreduc- casi indiscriminada sobre la sociedad. finalidad última: se pusieron al servicio
tible, generador de una alta conflicti- Su modalidad central fue la desapari- de una reorganización nacional, tal cual
vidad política. Tras el derrocamiento ción de personas, pero asimismo se en- ellos mismos lo anunciaron. Esta deno-
de Perón en 1955 sobrevino un largo señorearon la tortura, el robo de niños, minación no fue mera formalidad. Fue
período de proscripción y exclusión la violación de prisioneras, las deten- el objetivo principal de aquella dicta-
del peronismo, de fuerte inestabilidad ciones ilegales y el latrocinio. A estas dura. Pero entonces, ¿de qué reorga-
y de recurrencia del intervencionismo prácticas basadas en un salvajismo ili- nización se trató? De una operación
militar. Es dable decir, finalmente, mitado se las denominó “terrorismo de múltiple que se desplegó sobre cuatro
que –como se ha anticipado ya– la Estado”. La discrecionalidad, el abuso, frentes principales: el económico, el
antinomia peronismo-antiperonismo el ejercicio de un poder ilimitado y san- político, el social y el cultural.
comenzó a ser superada luego de la guinario convirtieron a los militares en Como bien ha señalado Eduardo
derrota de Malvinas que dio como re- señores de la vida y de la muerte y en Basualdo, en el económico se procuró
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 195

interrumpir la industrialización sus- cional, para finalmente remitir los re- Ahora bien, esta redefinición bru-
titutiva, que con alto grado de con- cursos al exterior y reiniciar el ciclo. talmente regresiva solo podía abrirse
centración y predominio del capital Por eso, en la Argentina, la otra cara de camino sobre la base de un impiadoso
extranjero venía funcionando desde la deuda externa es la fuga de capitales orden dictatorial, que al tiempo que
hacía tiempo en la Argentina, para locales al exterior”.35 procurase disciplinamiento y aquies-
instalar un nuevo patrón de acumula- La diferencia entre la tasa de inte- cencia a nivel social –con su corres-
ción caracterizado por la valorización rés local y la internacional fue sustan- pondiente proyección hacia el campo
financiera. Dice Basualdo que en este cial al modelo: le daba a quien tuviese cultural– operase también, en el te-
nuevo modelo “no se trata únicamente acceso al crédito externo la posibilidad rreno político, sobre los sectores con
de la enorme rentabilidad que obtie- de obtener cuantiosas ganancias, rele- tradición y/o voluntad combativa y
nen los bancos o el sistema financiero gando incluso la actividad productiva. de resistencia (el peronismo no tran-
en general, sino también de la renta fi- La desindustrialización fue un obje- sigente sindical y político, y sectores
nanciera que perciben los capitales oli- tivo buscado por quienes se empeña- de izquierda), que fueron los más gol-
gopólicos líderes en las restantes acti- ban en instalar el nuevo patrón de acu- peados por el terrorismo de Estado.
vidades económicas…”.33 Al amparo mulación, que hizo presa de un buen En este sentido, puede decirse que el
de condiciones económicas interna- número de empresas locales de pro- Proceso tuvo una agenda positiva y una
cionales que comenzaban a ser favo- ducción para el mercado interno, que negativa, ambas interrelacionadas. La
rables para el desarrollo de opciones fueron incapaces o no tuvieron posi- positiva buscó poner en marcha y se-
como esta, el proceso de redefinición bilidades de amoldarse a las nuevas ñalar un rumbo para la instalación de
del patrón de acumulación comenzó condiciones imperantes. Concomitan- un nuevo modelo de acumulación. La
con la Reforma financiera de 1977, que temente, esta reorganización trajo apa- negativa, procuró arrasar con una tra-
abrió los mercados de bienes y de ca- rejada el predominio del capital sobre dición de resistencia y una capacidad
pitales. Los productos importados se el trabajo, una regresiva distribución de confrontación protagonizada sobre
encargaron de erosionar, vía precios, del ingreso, el incremento del desem- todo –pero no exclusivamente– por el
la producción interna, en tanto que la pleo y del subempleo, y el inicio de un peronismo, con el objeto de favorecer
apertura financiera propició el endeu- proceso de exclusión social sin prece- su agenda positiva. Constituyó, por
damiento externo público y privado.34 dentes en la Argentina. Cabe señalar, lo tanto, un nuevo caso de intento de
Añade Basualdo que dicho endeuda- asimismo, que la valorización finan- superar por la fuerza un antagonismo
miento externo resultó fundamental ciera iniciada por los militares –que irreductible.
para asentar la valorización financiera, hizo sistema poco después con los
puesto que “los grupos económicos lo- impulsos neoliberales asentados so-
cales y las empresas transnacionales no bre el Consenso de Washington, que Conclusiones exploratorias
se endeudan para realizar inversiones campearon en estas pampas a partir de
productivas, sino para obtener renta 1983– impulsó una nueva manera de En un terreno incierto todavía por lo
mediante colocaciones financieras, en concretar una articulación externa su- poco explorado, relativamente yermo
tanto la tasa de interés interna supera bordinada a los centros mundiales de en aproximaciones e intercambios, lo
largamente la tasa de interés interna- poder económico. escasamente trabajado aquí no puede
196 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

más que dar lugar a conclusiones ex- pugna extrema en el campo político. son sociales, políticos y económico. Y
ploratorias, todavía no sólidamente Cabría excluir exclusivamente al en- que en los últimos tiempos funciona-
asentadas. Por otra parte, del cotejo de frentamiento entre el radicalismo yri- ron asociados al mismo, sectores eco-
los hechos examinados surgen ciertas goyenista y el recién citado régimen de nómicos altamente concentrados de
regularidades que deben ser asumidas la antedicha caracterización, por las ra- las provincias de Córdoba y Santa Fe.
de manera cauta: la generalización fun- zones ya apuntadas.36 Merece subrayarse, finalmente, que el
dada en ellas puede darse de narices Buenos Aires –es decir, el espacio espacio Buenos Aires está presente en
con la especificidad histórica, dado el geoeconómico constituido por la ciu- todos los conflictos reseñados, consti-
amplio abanico de sucesos abordados dad y la provincia que llevan ese nom- tuyendo en todos los casos uno de los
en este escrito. Con precaución, enton- bre, en el que ha tendido a producirse polos del enfrentamiento. Y que no
ces, se procurará explorar algunas con- una convergencia de intereses comer- obstante su considerable poder eco-
secuencias de lo que se ha desarrollado ciales, productivos y financieros, y por nómico, su capacidad para integrar
precedentemente. los actores político-partidarios, estata- regiones y sectores sociales –incluso
Los diversos episodios de la vida les y socioeconómicos asociados a di- las clases subalternas de su propio es-
nacional expuestos en las páginas an- chos intereses– posee una enorme ri- pacio– ha sido escasa; más bien ha su-
teriores muestran suficientemente que queza, desproporcionada respecto del cedido que las distintas opciones de
el choque de proyectos de difícil com- resto del país, fundada sobre dos he- desarrollo que ha impulsado en asocia-
patibilización, los desencuentros y aún chos excepcionales: el control durante ción con determinadas modalidades de
la existencia de antagonismos irreduc- mucho tiempo de un puerto monopó- articulación externa subordinada, han
tibles constituyen una tendencia en la lico y la fertilidad de la llanura pam- arrojado resultados de exclusión y em-
Argentina. Hay solo un período que peana. Esa riqueza se ha desarrollado pobrecimiento relativo.37
abarca aproximadamente medio siglo, basada en el control político, comer- El uso de la fuerza con el objeto
en el que puede reconocerse la exis- cial, económico y más tarde financiero, de resolver un antagonismo irreducti-
tencia de un mínimo nivel de unidad de la articulación externa subordinada ble político-económico o simplemente
política como Estado nacional: el do- con los centros económicos de poder político fue practicado: de manera sis-
minado por Roca y sus continuadores. mundial, en cada ocasión conforme a temática por parte de las figuras, las
Este lapso, de todos modos, estuvo la índole de los negocios que prima- fuerzas políticas y/o las fuerzas mili-
lastrado por el enfrentamiento entre el ban en el espacio bonaerense y a la tares que respaldaron las potencialida-
yrigoyenismo y el régimen, en su fase configuración del poder económico des del espacio que se ha denominado
inicial, y por el conflicto entre yrigo- en el mundo. De manera que el po- aquí Buenos Aires, en forma de golpe
yenismo y antiyrigoyenismo en su se- der del espacio geoeconómico bonae- de Estado (Mitre; Tejedor; Roca; Uri-
gunda y última. rense sumó (y suma) a sus cuantiosos buru, con el apoyo por omisión de
Es dable afirmar, por otra parte, recursos propios, los que resultan de Justo; Lonardi-Rojas; los uniformados
que la mayoría de los antagonismos su vinculación con poderes interna- que derrocaron a Frondizi; Onganía et
registrados en este escrito se edifican cionales. Cabe aclarar que la referen- alii; y Videla et alii, para recordar algu-
sobre discrepancias insuperables en el cia geográfica debe considerarse como nos de los más notorios); b) de forma
terreno económico que alimentan una metáfora de unos conglomerados que activa como insurreccionalismo cívico,
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 197

a veces con apoyo militar, por parte del los, si no el mayor, de Buenos Aires– a despóticos. Pero en líneas generales lo
radicalismo yrigoyenista; c) esporádica la que este escrito se ha referido ya. que los ha caracterizado no es tanto el
y fraccionalmente por el peronismo. El En términos también generales abuso como la voluntad de resistencia
primer peronismo no apeló a ella; an- puede decirse que los diversos antago- frente al poderío y al exceso bonae-
tes al contrario, el primer Perón fue nistas de Buenos Aires, un amplio arco rense, que ha tendido a subalternizar
derrocado mediante un golpe militar. que va desde los heterogéneos federa- y subordinar al resto del país, o la de
Luego de este desplazamiento y mien- les del siglo xix hasta el peronismo de afirmar un proyecto diferente al enca-
tras se mantuvo en el “llano político” Perón,38 pasando por el radicalismo bezado por Buenos Aires. También
a raíz de disposiciones proscriptivas, yrigoyenista, han tenido un compor- debe mencionarse que ha existido en
algunos seguidores militares de Pe- tamiento menos conspicuo que su dichos antagonistas una cierta insufi-
rón ensayaron, sin éxito el golpe de adversario en términos de uso de la ciencia en términos de poder para im-
Estado; durante la vigencia de las dos fuerza. Y han tendido a expresar en el ponerle decisiones o condiciones esta-
últimas dictaduras (autodenominadas terreno político a sectores de la socie- bles a aquel espacio.
Revolución Argentina y Proceso, res- dad argentina con mucho menos poder En tanto quienes resultan los ac-
pectivamente) surgieron y actuaron económico que el de los bonaerenses. tores principales sociales, económicos
también en su seno organizaciones de Por eso mismo, han tenido, tenden- y políticos de lo que aquí figurativa-
guerrilla urbana. cialmente, menos margen para nego- mente se ha denominado Buenos Ai-
Es posible adjudicar, en términos ciar que su adversario pues han tenido res no abandonen el síndrome bonae-
generales, a los actores en que se ha menos posibilidades para ceder.39 rense –esa compulsión a imponer sus
encarnado en diversos momentos his- Es evidente que la falta de flexi- intereses de máxima en perjuicio del
tóricos la representación del espacio bilidad, la persistencia en la defensa resto del país, con la consiguiente des-
Buenos Aires, una perceptible incapa- sin concesiones de sus intereses eco- preocupación por negociar y/o acercar
cidad para ceder posiciones y/o para nómicos y la contumacia con que se posiciones y la recurrente tendencia a
aminorar la búsqueda de objetivos o ha recurrido al golpe de Estado y a la imponerse por la fuerza– resultará
intereses económicos de máxima, con imposición de regímenes políticos au- muy difícil terminar con la lógica de
el objeto de construir convergencias, toritarios y/o dictatoriales, por parte desencuentros, conflictos y antagonis-
consensos y/o unidad política. Solo del espacio Buenos Aires, son un obs- mos irreductibles que ha caracterizado
con Roca, en un contexto de suma po- táculo para la construcción de unidad a nuestra historia. El legado compone-
sitiva –en el que todos los participan- política y la consecución de órdenes dor de Roca en el plano de la integra-
tes ganaban– debido al extraordinario políticos más consesuales y convi- ción económica del país sería un buen
boom de la economía primario expor- venciales. De los diversos antagonis- espejo en el que aquellos actores po-
tadora, se ensayó con limitaciones una tas que ha tenido Buenos Aires a lo drían mirarse para mejorar la índole de
política de esta clase. Hay a este nivel largo de la historia no puede decirse lo sus desempeños.
un patrón de comportamiento que po- mismo, al menos no tan tajantemente. Los antagonistas de Buenos Aires
dría denominarse síndrome bonaerense, Desde luego que a varios de ellos les han tenido una sustancialidad más inte-
que se patentiza en la cortedad política cabe la caracterización de abusivos, y resante a nivel de proyecto económico,
de Mitre –uno de los mayores símbo- también la de autoritarios cuando no que la mezquindad que ha exhibido
198 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

esta como tendencia. En términos de de un formalismo vacío conviene asen- sólidas. En nuestra región, la consoli-
resistencia a los designios bonaerenses tar lo siguiente. De cara al siglo que se dación económica de Brasil; el surgi-
y de brega por imponer aquellos pro- viene, que será de mutaciones relevan- miento de un liderazgo competitivo
yectos, tanto la tradición yrigoyenista tes y en el medio de una crisis econó- pero no confrontativo entre este y
como la peronista no transigente son mico-financiera internacional de enor- Venezuela (y el alba); la aparición de
referentes insoslayables, ambos con mes proporciones, conviene de todos Unasur y el Consejo Sudamericano de
sus respectivas improntas. modos mirar para atrás hacia el in- Defensa, desafiados por el despliegue
Afortunadamente, tras la dramá- mediato pasado, para contemplar la de bases militares estadounidenses en
tica experiencia de la guerra de Malvi- enorme concentración de sucesos sig- Colombia; la impresionante expansión
nas y luego de la superación de la ne- nificativos que se ha producido, que de las narcoactividades y el no menos
gra y neblinosa noche del terrorismo indican que desde hace ya tiempo esta- impactante e incierto desarrollo de lo
de Estado, los argentinos hemos recu- mos en un mundo sometido a una vo- que se ha dado en llamar “la guerra a
perado y revalorado la democracia. Tal rágine transformadora. Encontramos, las drogas”, por mencionar solo algu-
vez no nos falte mucho para terminar entre otros hechos notables, el defini- nas cuestiones.
de comprender que la falta de unidad tivo despegue de la globalización con Frente a todo esto es conveniente
política en la base del Estado no es ni el fin de la Guerra Fría; la caída del hacer el esfuerzo, en la Argentina, de
conveniente ni beneficiosa. Y que los muro de Berlín, la implosión y la re- recuperar unidad política, en procura
proyectos excluyentes y los antagonis- conversión de la ex Unión Soviética; de hacer coherentes, viables y sosteni-
mos irreductibles son muy difíciles de el demoledor despliegue del neolibe- bles nuestras opciones y aprovechar al
resolver por imposición. Por esta vía ralismo; el abandono por parte de los máximo nuestras oportunidades. Lo
solo se los mantienen en suspenso, en Estados Unidos de los acuerdos de no que implica, por lo menos, aminorar
una especie de latencia del descalabro. agresión nuclear con Rusia, en parti- la irreductibilidad de nuestros antago-
Con el tiempo, y sobre todo como cular, del tratado abm, que convirtió al nismos. Hace falta que todas las partes
consecuencia de la larga deriva desyri- mundo en más inseguro en el terreno –aunque claramente algunas son más
goyenizante del radicalismo, la vieja ra- atómico y condujo al virtual fracaso responsables que otras– incorporen
dicalidad que lo constituyó mutó en un del control de la proliferación; el ata- una mayor voluntad y/o vocación para
hueco republicanismo de la forma, des- que a las Torres Gemelas que marcó componer, negociar y/o acercar posi-
entendido de los contenidos sustancia- la presencia de un fundamentalismo ciones. Y es imprescindible que se esta-
les, esto es programáticos, que este de- islámico ampliamente incrementado y blezca un verdadero compromiso con
bería sostener. Al punto que es posible temible; las guerras en Irak y Afganis- el rumbo del desenvolvimiento y con
decir que la ucr actual es un partido tán; el fenomenal crecimiento econó- la democracia (y las formas republica-
de formas pero no de contenidos. mico chino y el correlativo incremento nas de gobierno), esto último tanto a
Hecho este señalamiento crítico y de su poderío militar; el ya indesmen- la hora de aceptar y respetar a la pri-
deslindada –diría, en fin, desestimada, tible deterioro del medio ambiente y la mera como árbitro frente a pugnantes
sin tapujos frente a un viejo partido ineludible necesidad de hacer frente al orientaciones, como a la de gestionar
que no obstante sus limitaciones de cambio climático; la aparición, en fin, y desempeñar roles de oficialismo u
hoy me merece respeto– ya la opción de potencias emergentes cada vez más oposición.
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 199

Tal vez haya llegado la hora de ad- cia. Y que quizá, con suerte, nos quede tunidades y la exclusión social. Sobre
mitir públicamente y proclamar que solo la posibilidad de intentar superar- esto podría teorizarse mucho en tiem-
Borges, a quién los asombros y para- los mediante una adecuada adminis- pos como el actual, de globalización y
dojas de la circularidad no le eran aje- tración política de las complejidades y fracaso del neoliberalismo. A los efec-
nos, estaba equivocado. Nuestro des- conflictos que entrañan. tos de este trabajo basta, sin embargo,
tino sudamericano no fue la barbarie Reconocer esto significa por lo con señalar que difícilmente pueden
(tampoco la civilización); más bien menos tres cosas. Primera: que la de- existir ciudadanos –que, como se sabe
parece haber sido el eterno retorno de mocracia, en su sentido primigenio de son la célula básica del orden republi-
una conflictividad que nos ha costado ejercicio de la soberanía popular, debe cano– allí donde no existen individuos
millares de víctimas y de lágrimas. convertirse en la gran definidora de al- en situación de libertad frente a la ne-
Créaseme, no convoco a esa forma ternativas. En concreto, que nuestra cesidad. Y que en consecuencia, siem-
desfachatada de la concordia que con- tendencia al antagonismo irreductible pre será preferible que los rumbos de
siste en que unos pongan el perdón en debe resolverse, antes que nada, me- desenvolvimiento nacional que resul-
beneficio de la impunidad de otros. Ni diante opciones electorales que refle- ten elegidos beneficien no a unos po-
estoy llamando a un diálogo con quie- jen cuáles son los rumbos que la so- cos sino a los más.
nes aviesamente proponen “verdad ciedad prefiere, que desde luego deben
completa” u otros contrabandos ideo- ser inequívocamente respetados luego Guatemala, 14 de octubre
lógicos o mistificaciones para dispen- de elegidos. Segunda: que el viejo afo- de 2009.
sar a los responsables militares, polí- rismo que establece que “el que gana
ticos y económicos de nuestra última gobierna y el que pierde ayuda” debe
gran tragedia. Simplemente digo que cumplirse a cabalidad, porque implica
me parece que sería conveniente que un indispensable pacto de convivencia Notas
se acrecentaran las posibilidades de la y gobernabilidad. No debe olvidarse,
discusión política, económica, social sin embargo, que demanda también 1 “[…] porque él explica
y de política internacional, aun reco- que las funciones de oficialismo y suficientemente una de las tendencias,
nociendo que el punto de partida es la oposición deban ser desempeñadas una de las dos faces diversas que
diversidad, la diferencia y, más aún, con escrupuloso apego al canon repu- luchan en el seno de aquella sociedad
singular”, anota en la Introducción
la diferencia profunda. Con dignidad blicano. Y que la misma responsabili-
ya mencionada. Hay que señalar,
frente a nuestra largamente trágica his- dad de desempeño debe ser reclamada
sin embargo, que al momento de ser
toria política, con respeto por la ver- a todos aquellos –individuos, institu- redactado el Facundo, el riojano llevaba
dad, la justicia y la memoria, tal vez, al ciones, empresas de medios de comu- ya más de 10 años muerto, y que el
filo del bicentenario y frente los enor- nicación, etc.– que tengan incidencia jefe del federalismo –es decir, de la
mes desafíos que coloca el mundo de sobre la formación de opinión pública. barbarie siguiendo el pensamiento
hoy, convenga reconocer de una buena Tercera: que es prácticamente imposi- de Sarmiento– era en ese momento
vez que los antagonismos irreductibles ble sostener la vida democrática sobre Juan Manuel de Rosas, contra quien
no se resuelven por imposición, no se la base de proyectos o modelos que apuntan centralmente los cañones
rompen ni siquiera con la peor violen- den como resultado la falta de opor- políticos de la obra.
200 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

2 Álvarez, Juan, Las guerras civiles en el Congreso de Florida, la Banda contra Urquiza en las batallas de
argentinas, Taurus, Buenos Aires, Oriental proclamó su independencia Cepeda (23/10/1859) y Pavón
2001, p. 37. y solicitó su reincorporación a las (17/09/1861).
3 Corría el año 1811 y Buenos Aires Provincias Unidas del Río de la Plata, 10 Restringió el asentamiento “de
ejercía de hecho el gobierno provisorio la que fue aceptada en octubre del brasileños (que, en número de más de
de lo que anteriormente había sido mencionado año. Sobrevino entonces 20.000, constituían más del 10% de la
el Virreinato del Río de la Plata. La una guerra entre las Provincias Unidas población uruguaya, poseyendo cerca
denominación Provincias Unidas del y Brasil –convertido ya en Imperio– del 30% de las tierras del país), así como
Río de la Plata venía usándose desde que dio lugar a un tratado, en 1828, el derecho de que poseyeran esclavos
1810. Fue oficializada por la Asamblea que dispuso la organización del (ya que este tipo de trabajo abarataba la
General Constituyente de 1813. Uruguay como Estado independiente. producción de charqui, perjudicando
4 Véase Álvarez, J., op cit., p. 61. Desde el punto de vista de los cortos a los productores uruguayos que
5 Montevideo es el puerto natural del intereses de Buenos Aires, las cosas empleaban mano de obra libre); además
estuario del Plata. El sedimento terroso no se resolvieron del todo mal: evitó de eso, se rehusó a renovar el Tratado
que acarrea el río Paraná y forma el la presencia de Brasil en el Plata, de Comercio y Navegación con
delta que lleva su nombre se deposita conservó el puerto único de las Brasil, que expiró en 1861, e intentaba
también sobre la costa argentina, Provincias Unidas con su correlato controlar y gravar el comercio bovino
impidiendo la aproximación de los de ingentes rentas aduaneras, evitó hecho a través de la frontera y el pasaje
barcos a ella. En cambio, el puerto que Entre Ríos, Corrientes, Santa de ganado para las charquerías de Río
de Montevideo, inafectado por este Fe y, en alguna medida a Córdoba, Grande del Sur”, Linhares, op. cit., p.
fenómeno, posee aguas profundas. tuvieran una opción diferente y 257. La cría de ganado y la producción
6 Finalmente, la Banda Oriental fue soslayó la eventual disgregación del de charqui eran actividades económicas
incorporada al Brasil, en 1821, con Litoral. Hubo una obvia y gravosa predominantes en el estado de Rio
el nombre de Provincia Cisplatina. consecuencia mayor: el naciente Grande do Sul. El charqui se producía
Esta usurpación, sin embargo, y la Estado que ya había perdido a en la zona costera o próxima a la costa,
presencia del Brasil en el Plata era Paraguay, perdió también Uruguay. en las ciudades de Porto Alegre y
indigerible aún para Buenos Aires. En 7 En parte debido a la propuesta Pelotas mayoritariamente. Mientras
abril de 1925, Juan Antonio Lavalleja transmitida por Belgrano de optar por que los criadores ocupaban campos
–que había obtenido un discreto una forma monárquica de gobierno. al sur del estado y tenían estancias
apoyo financiero de hacendados y El Congreso, al fin, produjo un linderas con la frontera con Uruguay.
propietarios de saladeros bonaerenses Reglamento Provisorio de gobierno, De aquí el avance y la radicación de
preocupados por el aumento del que nunca fue tenido en cuenta. criadores en el territorio norte de
comercio de exportación de carnes 8 Véase Linhares, M. Y. (organizadora), Uruguay.
saladas en Rio Grande do Sul, Historia Geral do Brasil, Río de Janeiro, 11 Flores, que era uruguayo, había
basado en ganado proveniente del Campus, p. 251. estado al servicio de Buenos Aires
Uruguay– comenzó su campaña 9 Antes de alcanzar la presidencia de con el grado de general; combatió a
para liberar a la tierra oriental del la República, Mitre había sido un las órdenes de Mitre en Cepeda y en
dominio brasileño, al frente de los defensor de la autonomía porteña Pavón.
33 Orientales, consiguiéndolo con frente a la Confederación. Como jefe 12 El sitio a la ciudad comenzó el 2 de
fulminante rapidez: en agosto de 1825, de las tropas de aquélla combatió diciembre de 1864 y duró un mes
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 201

completo. Los seguidores de la divisa más adecuado llamar, por razones 14 Circunstancialmente, viajaba en esa
federal le reclamaron a Justo José de históricas y culturales, chacareras. Es nave el coronel Federico Carneiro de
Urquiza –que había sido presidente decir, de un campesinado poseedor Campos, gobernador designado de la
de la Confederación (1854-1860), era de su tierra, cuya capacidad de entonces provincia de Matto Grosso,
el referente máximo de ese sector y producción se alentaba. Por otro, que quedó prisionero hasta el fin de
asimismo el jefe político indiscutido la organización y explotación de la guerra. Esto parece indicar que Río
de la provincia de Entre Ríos, que unidades de mucho mayor tamaño de Janeiro no consideraba seriamente
tiene una extensa frontera fluvial con denominadas estancias de la Patria, la posibilidad de que se iniciaran
Uruguay– que interviniese a favor del administradas por el Estado, en las hostilidades, no obstante el reclamo
gobierno blanco. Pero aquel permaneció que se criaba ganado y se cultivaba paraguayo antes indicado.
en una sorprendente pasividad, la tierra. Los productos primarios 15 Pereyra, C., Francisco Solano López y la
comprometido con una política de no más importantes producidos en Guerra del Paraguay, Buenos Aires, Ed.
intervención. No obstante, algunos Paraguay, algodón (era un importante Riego, 1953, p. 73.
argentinos consiguieron pasar y se productor tanto de materia prima, 16 Gran Bretaña perseguía, para esa
incorporaron a la defensa de Paysandú, como de manufacturas), yerba mate época, el tráfico de esclavos y operaba
entre ellos el entonces joven poeta y tabaco, llegaban a los mercados sobre los barcos que los transportaban
Olegario Víctor Andrade y Rafael internacionales, especialmente en de África a América, lo cual iba en
Hernández, hermano menor del autor los períodos en que rigió la libre detrimento del interés de Brasil. Por
del Martín Fierro. navegación de los ríos. Debido a añadidura, en 1861 se produjo la
13 Paraguay era, en ese entonces, su disponibilidad de recursos, con llamada “Cuestión Christie” –este era
el país más próspero de toda la el tiempo se desarrollaron también el apellido del embajador británico
América del Sur, aunque no el más las industrias textil y metalúrgica, ante la corte imperial– iniciada por
desarrollado. Los largos gobiernos como asimismo manufacturas asuntos no mayores –el saqueo de
de Gaspar Rodríguez de Francia y diversas (cuero, maderas, muebles), una fragata británica naufragada en
Carlos Antonio López –en un país la fabricación de pólvora y la de las costas de Rio Grande do Sul y
aislado en razón de su posición papel, la carpintería de ribera y los unos incidentes protagonizados por
geográfica pero también debido astilleros. Con constancia, trabajo, marineros de otra fragata inglesa– que
a la sabia decisión autonómica de buena orientación proteccionista llevaron incluso al bloqueo del puerto
aquellos y a la cortedad de miras de y aprovechamiento de sus de Río de Janeiro por parte de naves
los gobiernos porteños que habían oportunidades para el comercio inglesas. Brasil rompió relaciones con
preferido su no incorporación al internacional fue llegando el progreso Gran Bretaña, que fueron retomadas
cuerpo del naciente Estado– habían y mejoró la calidad de la vida material recién en noviembre de 1865, después
sentado las bases para un progreso de su gente. La educación era gratuita de una mediación del rey de Bélgica.
sorprendente. Su economía agrícola y obligatoria. Paraguay tuvo la primera Véase Linhares, op. cit., p. 257.
se asentaba sobre un novedoso fundición de hierro de Sudamérica, 17 La postura que cabía era la de
régimen de tenencia y explotación así como la primera línea ferroviaria, reclamar a Brasil por esa injerencia
de la tierra, que se distinguía por dos el primer telégrafo y el primer barco que alteraba el equilibrio de la
rasgos. Por un lado, el fomento al acorazado, que se llamó Yporá (agua subregión. Y en el supuesto de que
desenvolvimiento de explotaciones linda, en guaraní). Estos logros no esto le pareciera demasiado osado
pequeñas del tipo farmer a las que sería eran una casualidad. –es, por lo menos, raro decir que la
202 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

defensa del interés argentino pueda a Mitre y Bernardo de Irigoyen. estatales con la hegemonía bicéfala
considerarse una osadía– le cabía al Astuto como siempre, Roca, que de San Pablo y Minas Gerais, que
menos la posibilidad de mantenerse desconfiaba de las posibilidades de se turnaban en el ejercicio de la
neutral y no apoyar, como lo hizo, la su Partido Autonomista Nacional presidencia. Lo que en Brasil fue un
expedición de Venancio Flores. luego de la debacle de Juárez Celman, final, en Argentina fue un decadente
18 Beneficia en términos de costos pactó con Mitre a quien le propuso recomienzo.
de fletes los trayectos más largos encabezar una fórmula presidencial 27 Estos dos últimos eran
compensándolos con un costo mayor acompañado de un vice autonomista. desprendimientos de la ucr y del
en los trayectos cortos. Véase Álvarez, Enésima muestra de su baja estatura Partido Socialista, respectivamente.
J., op. cit., p. 51. política, Mitre aceptó; no así una 28 El presidente Roberto Ortiz, radical
19 Véase, entre otros, Cardoso, Fernando numerosa fracción de la Unión Cívica, antipersonalista, había optado por la
H. y Enzo Faletto, Dependencia y encabezada por el propio Alem: desde neutralidad siguiendo en este punto
desarrollo en América Latina, Siglo la óptica de este, esa agrupación la posición asumida en ocasión
XXI, Buenos Aires, 2003, p. 65. política no se había constituido para de la Primera Guerra Mundial
20 Dice Félix Luna en su excelente ganar elecciones con la vieja fórmula, por Yrigoyen, que había sido muy
Yrigoyen: “Ahora sí, reinaba en el país sino, al contrario, para cambiar beneficiosa para el país.
un clima de negociado y coima. Si formas de hacer que consideraba 29 Véase López, Ernesto, El primer
el gobierno de Roca había guardado completamente nocivas. Este fue el Perón, Buenos Aires, Le Monde
ciertas apariencias, el de Juárez se origen de la ruptura. Diplomatique y Capital Intelectual,
echó sobre la riqueza nacional con 23 Andando el tiempo, Hipólito pp. 65-66.
desenfado, impúdicamente. Había Yrigoyen adoptó el nombre de el 30 Ibid., pp. 66 y ss.
muchos negocios productivos: pero Régimen, para referirse de manera 31 Sidicaro, R., Los tres peronismos, Buenos
como el de gobernar, ninguno” concisa al enemigo que enfrentaba. Aires, Siglo XXI editores, p. 18.
(Buenos Aires, Editorial Raigal, 24 Véase Luna, F., op. cit., pp. 108 y ss. 32 El programa de recuperación
1954, p. 80). 25 En su gestión como presidente, productiva, del mercado interno,
21 En rigor, esta fue una derivación Yrigoyen alentó cierta modernización de los empleos, de los salarios y de
de la Unión Cívica de la Juventud, económica, por ejemplo, la sustitución las políticas sociales, apoyado en la
formada el 1° de septiembre de de importaciones –que entonces daba renegociación de la deuda externa y
1889, conducida por Francisco sus primeros pasos– y la promoción en la transferencia de ingresos desde
Barroetaveña. Esta agrupación juvenil del control estatal del petróleo, el sector agropecuario hacia otros
tomó contacto con dirigentes de la entonces también en su primera sectores de la economía nacional,
oposición, entre los que se contaban infancia. Pero nada de esto chocaba impulsado por Néstor Kirchner se
Mitre, Leandro Alem, Aristóbulo contra el modelo primario-exportador. inscribe dentro de esta tradición. Lo
del Valle, Pedro Goyena, Bernardo 26 Es interesante comparar esta mismo indica el camino recorrido
de Irigoyen y otros, y se fundió en restauración con lo que sucedió en hasta el momento por Cristina
la Unión Cívica, que quedó bajo la Brasil para la misma época. Aquí, la Fernández de Kirchner.
presidencia de Leandro Alem. revolución encabezada por Getulio 33 Basualdo, E., Sistema político y modelo
22 La Unión Cívica realizó un congreso Vargas significó el fin del período de acumulación en la Argentina, Bernal,
en Rosario, en enero de 1891, y de dominación oligárquica asentado Universidad Nacional de Quilmes,
consagró como fórmula presidencial sobre una federación de oligarquías 2001, p. 13.
Reflexiones sobre una Argentina desencontrada Ernesto López | 203

34 Véase ibid., p. 31. 37 Merece ser hecha la salvedad de que, claudicación. El último y más notorio
35 Ibid., p. 31. como ya se ha indicado, la guerra con de ellos estuvo representado por
36 Merece ser señalado que las el Paraguay condujo lisa y llanamente Carlos Menem.
determinaciones económicas al exterminio, y que durante el período 39 Incluso al yrigoyenismo, que ha
regresaron claramente con el golpe de predominio roquista y de conflicto antagonizado exclusivamente en
de septiembre de 1930, que derrocó del yrigoyenismo con el régimen, el nivel político, le cabe esta última
a Yrigoyen. La gestión de la cosa el componente de exclusión fue caracterización: su reclamo de
pública se tornó imperiosa para los predominantemente político. apertura, dado el régimen imperante,
sectores oligárquicos y filooligárquicos 38 Esta aclaración aparentemente prácticamente carecía de márgenes
que lo impulsaron, a raíz de las nuevas redundante es necesaria pues el de maniobra frente a la porfiada
condiciones que había colocado la peronismo tuvo siempre sectores actitud de Roca y sus seguidores y
crisis económica mundial. proclives a la negociación y a la continuadores.
industria nacional | modelo económico | sustitución de importaciones 205
La industrialización
y el desarrollo económico
Bernardo Kosacoff / Fernando Porta

L
as luchas por la independen- lerada declinación del sistema pro-
cia política y la abolición del ductivo y económico de la metrópoli
régimen colonial tuvieron un limitaban seriamente el progreso ma-
fuerte componente económico. En el terial de las provincias del sur.
marco del sistema colonial, las pro- La progresiva liberación de estas
vincias que vinieron a constituir el restricciones a lo largo del siglo xviii
Virreinato del Río de la Plata –par- contribuyó a un fuerte desarrollo mer-
ticularmente, las del litoral– fueron cantil en el Río de la Plata, con Bue-
doblemente afectadas: de una parte, nos Aires como cabeza, y a una mayor
por las restricciones impuestas por vinculación con otros mercados ex-
España a la expansión del comercio ternos, especialmente Inglaterra; sin
Bernardo Kosacoff es y la instalación de actividades pro- embargo, el monopolio español en la
licenciado en Economía. pias y, por otra, por el predominio intermediación de esas relaciones en-
otorgado por el imperio a Lima como carecía los abastecimientos, concen-
Fernando Porta centro comercial, tanto para las ex- traba los beneficios en quienes contro-
portaciones como el abastecimiento laban los canales de comercialización y
es licenciado en del resto de la región. Esta posición afectaba los recursos públicos. En ese
Economía política. subordinada y la progresiva y ace- marco, los reclamos de independencia
206 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

política, comercio libre y autonomía dicar al interior relativamente más di- titución de importaciones. En la se-
económica fueron convergentes. versificado. Las luchas interiores que gunda y tercera sección se estudian,
De todas maneras, el legado co- se desplegaron durante buena parte respectivamente las características de
lonial no suponía un desarrollo uni- del siglo xix estuvieron signadas, en la fase compleja de la isi y su quiebre.
forme en todas las regiones de la nueva gran medida, por ese dilema. En cierto La cuarta sección se refiere a las con-
nación; por el contrario, la diversidad sentido y desde un punto de vista eco- diciones críticas de salida de ese mo-
en la dotación de recursos naturales, el nómico, podría decirse que tal dilema, delo y a las consecuencias sobre el sec-
lugar ocupado en la red previa de inter- reconfigurado sucesivamente por la tor industrial de la crisis de la deuda en
mediación y la distancia relativa a los complejidad que va adquiriendo el de- la década de 1980. En la quinta, sexta
puertos o fuentes de abastecimiento sarrollo social, económico y territorial y séptima sección se analizan, respec-
principales fueron factores que deter- a lo largo de los años, ha persistido tivamente, las transformaciones en el
minaron diferentes especializaciones hasta nuestros días. marco del Plan de Convertibilidad, las
relativas y, consecuentemente, dife- La historia de la industrialización estrategias empresariales predominan-
rentes estructuras sociales y niveles de argentina está atravesada, y modelada, tes en ese período y el colapso de di-
ingreso. Buenos Aires y las provincias por sucesivos cambios de régimen que cho régimen económico. Finalmente,
del litoral eran fuertes en la ganadería han sesgado hacia un proteccionismo la octava sección estudia el desempeño
y el comercio exterior. En el interior, elevado, en algunos períodos, y hacia de las actividades industriales en el pe-
en cambio, el relativo aislamiento geo- la liberalización y desregulación, en ríodo 2002-2008.
gráfico y el proteccionismo propio del otros. En el punto del camino al que
sistema monopólico imperial habían hemos arribado luego de tantas vici-
promovido cierto desarrollo industrial situdes, la cuestión de cómo favorecer 1. Primeras fases
local: tejidos en Córdoba, Catamarca una progresiva y mayor transforma-
y Corrientes; vinos en Cuyo, La Rioja ción de las materias primas locales y La estructura industrial de la Argen-
y Catamarca; manufacturas de madera de cómo generar una estructura pro- tina contemporánea está sustentada en
en Mendoza y Tucumán; azúcar en ductiva que sustente el progreso mate- un largo sendero evolutivo de casi un
Tucumán.1 rial y, a la vez, condiciones de equidad siglo y medio. A medida que fue cre-
En parte, este incipiente desarro- social y regional continúa siendo un ciendo y diversificándose la produc-
llo manufacturero, basado en técnicas imperativo. ción de bienes, la industria fue gene-
rudimentarias de producción, venía El objetivo del presente trabajo rando simultáneamente procesos de
siendo ya afectado desde dos o tres dé- es analizar, en un panorama de largo aprendizaje e incorporación de tecno-
cadas antes de la Revolución de Mayo plazo, el desempeño de las actividades logía, calificación permanente de los
por el contrabando y la progresiva industriales y su impacto en el modelo agentes económicos, reglas e institu-
apertura comercial de Buenos Aires. de desarrollo. En la primera sección se ciones, mecanismos de inserción en la
La mayor liberalización económica que presentan brevemente las principales división internacional del trabajo, for-
siguió al proceso de emancipación po- características de los inicios de la in- mas de organización de los mercados y
lítica tendió a favorecer las actividades dustria, del modelo agroexportador y vías de articulación con otras activida-
instaladas en Buenos Aires y a perju- la transición hacia el proceso de sus- des económicas. Su evolución en cada
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 207

una de estas dimensiones contribuyó Cuadro 1. Participación de la industria manufacturera


a modelar un sistema de organización en el pbi a costo de factores (porcentajes)
social para la producción de manufac-
turas. Si bien la economía argentina se Período Participación
fue destacando por su grado de indus- 1900-1909 15.35
trialización en la región latinoameri- 1910-1919 16.54
cana, en comparación con los países 1920-1929 18.65
más avanzados sus rasgos centrales 1930-1939 21.06
corresponden a los de una economía 1940-1949 24.22
semiindustrializada. 1950-1959 24.80
La evolución de la participación 1960-1969 28.18
1970-1979 27.23
del producto industrial en el pbi total
1980-1990 23.60
es un indicador relevante de los cam-
bios más importantes en el grado de
Datos del Banco Central disponibles en 1991.
industrialización en el largo plazo
(cuadro 1).
Esta trayectoria da cuenta de la ex- con la crisis mundial de la década de abundantes y competitivos recursos
pansión del proceso de industrializa- 1930. El segundo período se extiende naturales. Desde su consolidación ins-
ción en forma ininterrumpida en Ar- hasta finales de la década de 1970 y se titucional, el país generó una vigorosa
gentina hasta mediados de la década caracteriza por el predominio de ins- inserción internacional, caracterizada
de 1970, momento a partir del cual la tituciones y estrategias de economía por sus dinámicas exportaciones de
contribución de la industria a los agre- semicerrada; en esta etapa, vinculada bienes primarios y la importación de
gados nacionales sufre un retroceso re- activamente al denominado modelo de capitales y manufacturas, en el marco
lativo de importancia. Vale señalar que industrialización sustitutivo de impor- de una economía abierta y con regula-
esta involución es de tal magnitud que taciones (isi), pueden reconocerse, a su ción automática por el sistema de pa-
el grado de industrialización a inicios vez, subperíodos diferenciados. El ter- trón oro. Las fluctuaciones económicas
de la década de 1990 resulta similar al cer gran período se inicia con los cam- se asociaban a las condiciones climáti-
alcanzado medio siglo antes. bios abruptos de régimen económico cas –que afectaban el nivel de las co-
Durante los siglos xix y xx, se y social introducidos en el marco de la sechas– y al ciclo económico de Gran
pueden identificar tres grandes pe- dictadura militar que irrumpe en 1976; Bretaña, el principal demandante de la
ríodos en el proceso de industrializa- en este caso, también es necesario di- producción argentina y, por lo tanto,
ción argentino. El primero comienza ferenciar diversos momentos y estrate- también principal articulador de su in-
ya avanzada la segunda mitad del siglo gias alternativas. serción internacional.2
xix, cuando en el país se consolida el El modelo agroexportador estaba Simultáneamente, emergen algu-
modelo agroexportador, y se modifi- basado sobre la especialización argen- nas condiciones para un proceso de
can radicalmente sus vías principales tina en la producción de granos y car- incipiente industrialización, las que,
de inserción internacional, y finaliza nes, fundada en la explotación de sus en líneas generales, responden acaba-
208 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

damente a los “impulsos” que Albert dos pusieron fin a la etapa del modelo ción a los mecanismos mercantiles de
Hirschman describió para América agroexportador. consumo. El Estado pasa a cumplir un
Latina.3 La intervención en el mercado de doble rol: por un lado, comienza a asu-
Entre ellos, pueden mencionarse: cambios y en los canales de impor- mir la producción de insumos básicos;
la existencia de bienes competitivos tación y la elevación de los aranceles por otro, interviene activamente con
del sector primario que, para su ex- respectivos a principios de la década políticas específicas de promoción de
portación, requieren de algún tipo de 1930 son ejemplos de la respuesta la actividad (administración de cuotas
de transformación industrial (carnes, doméstica a la nueva situación; en este de importación, financiamiento orien-
cuero, lana, granos, tanino); una co- marco, el grado de apertura de la eco- tado, incentivos sectoriales). Dada la
rriente inmigratoria europea con cali- nomía argentina se fue reduciendo sig- marcada especialización en la produc-
ficaciones previas en el área industrial; nificativamente; en estas condiciones ción de bienes de consumo dirigidos
el temprano desarrollo generalizado de se desarrolló el primer subperíodo de exclusivamente al mercado interno, el
la educación y la especialización téc- la sustitución de importaciones. Par- desarrollo industrial fue encontrando
nica y profesional; las dificultades de tiendo del punto de apoyo de la diná- progresivamente obstáculos para man-
abastecimiento externo en coyunturas mica industrialización previa, avanzó tener su dinamismo; creció la obsoles-
de conflicto mundial; la demanda por muy rápidamente en los llamados tra- cencia tecnológica y, en un contexto de
parte del sistema de producción local mos fáciles de la producción manufac- permanentes restricciones de balanza
de bienes y servicios poco transables turera. Las industrias productoras de de pagos, tampoco pudo acumular las
(talleres de mantenimiento ferroviario, bienes de consumo (alimentos, textiles, capacidades empresariales y tecnoló-
implementos agrícola, cemento); los confecciones), los electrodomésticos, la gicas para avanzar hacia procesos pro-
altos costos de transporte y el marco metalurgia liviana, las maquinarias sen- ductivos más complejos.4
de “protección natural”; el progresivo cillas y la industria asociada a la cons-
y acelerado aumento del tamaño del trucción fueron las actividades más di-
mercado interno. námicas durante este subperíodo, que 2. La segunda fase
Estos factores contribuyeron en se extiende hasta mediados de la dé- de la isi: 1958-1976
gran medida a que la Argentina fuese cada de 1940 y la asunción del primer
desarrollando la estructura industrial gobierno de Perón. La etapa del proceso de industrializa-
más destacada de la región, la que, En los siguientes ocho o diez años, ción argentino que se inicia con poste-
cuando el modelo agroexportador en- en el marco de una estrategia política rioridad a la crisis de la década de 1930
tra en crisis, ya representaba el 20% deliberada, la industrialización se ex- y que se extiende hasta la asunción del
del pbi y contaba con más de cincuenta tiende en forma acelerada. Se basa, gobierno militar en 1976 se ha caracte-
mil establecimientos. El agotamiento fundamentalmente, en la expansión de rizado por el desarrollo de industrias
de la expansión de la frontera agro- las actividades existentes a través de la sustitutivas de importaciones, dirigi-
pecuaria, la severidad de la crisis in- incorporación masiva de mano de obra das básicamente al mercado interno y
ternacional de 1929 y las conflictivas y, correspondientemente, en el ensan- que se desenvolvieron en un fuerte es-
relaciones triangulares entre Argen- chamiento del mercado interno por la quema proteccionista, basado en res-
tina, Gran Bretaña y los Estados Uni- suma de la mayor parte de la pobla- tricciones cambiarias y niveles arance-
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 209

larios muy elevados. En este proceso La entrada masiva de empresas trans- bruto interno manufacturero en el in-
el Estado jugó un papel fundamental, nacionales y su radicación en activida- tervalo 1958-1965, a una tasa anual de
tanto en la transferencia de ingresos des dinámicas se traduce en un fuerte crecimiento del 24%. En una primera
hacia el sector industrial –subsidios, incremento de la participación extran- etapa se radican 25 terminales, siete de
créditos promocionales, provisión de jera en el producto industrial: crece de las cuales permanecen en el mercado
servicios– como en su rol de regulador una quinta parte en 1955 a cerca de un cumpliendo el requisito de una elevada
de conflictos sociales y árbitro de las tercio en 1974. integración de producción nacional del
pujas redistributivas.5 El sector de capital extranjero se 95%. Las plantas automotrices que se
El crecimiento de la participación caracteriza: a) porque en comparación instalan localmente no solo son idio-
del sector industrial en la economía del con las firmas competidoras de capital sincrásicas por su reducida escala ope-
país fue la característica central del de- nacional, son mayores sus tamaños de rativa, sino que, además, deben for-
sarrollo de esta actividad, cuyo compor- planta, la productividad de su mano de zosamente “recrear” en el medio local
tamiento tuvo una tendencia errática, obra, sus coeficientes de importación y una significativa cantidad de tecnolo-
proveniente en casi todos los casos de su dotación de capital por hombre em- gías de producto, de procesos, y de or-
las restricciones en el balance de pagos. pleado; b) porque su comportamiento ganización y métodos. Las desecono-
Frente a estos condicionantes externos, tecnológico se basa en la incorpora- mías estáticas y dinámicas de escala y
el sector industrial se encontraba limi- ción de tecnologías que, a pesar de no de organización industrial emergentes
tado en su crecimiento, atento a su de- ser de frontera a escala internacional, impiden, en gran medida, salir del es-
pendencia de las importaciones de in- sin duda son novedosas en el mercado trecho círculo del mercado doméstico.
sumos, bienes de capital y tecnologías local; así, en muchos casos las radica- Entre 1964 y 1974, la industria re-
y, por otro lado, a su escasa participa- ciones se acompañan con el gradual gistró un crecimiento continuo y con
ción en las exportaciones dada su falta establecimiento de planteles locales un dinamismo mayor que el resto de
de competitividad internacional. de ingeniería y de organización y mé- las actividades económicas, acompa-
En 1958 se sanciona la Ley 14.180 todos de trabajo destinados a adoptar ñado por un crecimiento de la ocupa-
sobre Inversión Extranjera y la Ley productos y procesos a las condicio- ción, los salarios y la productividad.
14.181 sobre Promoción Industrial, nes productivas locales; c) porque es- Este período se caracterizó por mejo-
instrumentos claves de la estrategia tas empresas se financiaron fundamen- ras de productividad, declinación de
desarrollista en materia de política in- talmente a través del ahorro nacional y los precios relativos del sector indus-
dustrial, dando inicio a la segunda fase porque su aporte neto de divisas en el trial, un aumento significativo de las
de la isi. En el período 1958-1962 se mediano plazo termina siendo nega- exportaciones industriales y un incre-
radican alrededor de dos centenares de tivo debido a que las transferencias al mento del tamaño medio de los esta-
firmas extranjeras en el sector manu- exterior son mayores que los ingresos blecimientos manufactureros. Las in-
facturero, especialmente en un selecto de capital efectuados.6 dustrias metalmecánicas, químicas y
grupo de actividades que, merced a la En esta etapa es claramente la in- petroquímicas fueron las actividades
presencia de una fuerte demanda insa- dustria automotriz la que lidera el pro- más dinámicas. De esta forma, la pro-
tisfecha, alcanzaron un rápido ritmo de ceso de crecimiento. Esta aporta más fundización del proceso de sustitución
penetración en la economía nacional. del 30% del incremento en el producto de importaciones –con la participación
210 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

decisiva de tecnologías y firmas extran- nes “mayores” generadas antiguamente pagos propios del funcionamiento de la
jeras– produjo un profundo cambio en las sociedades más industrializadas, economía argentina. El escaso nivel de
estructural en el sector industrial. La la profundización de la industrializa- internacionalización de las produccio-
diversificación de actividades, la incor- ción se apoyaba en la incorporación, a nes manufactureras limitaba la susten-
poración de empresas capital-intensi- través de la “copia”, de esas tecnologías; tabilidad de su crecimiento, al tiempo
vas, el incremento de las exportaciones este proceso requería, de todas mane- que la elevada protección amparaba una
de manufacturas no tradicionales y la ras, poseer conocimientos y, más aún, fuerte ineficiencia. Ambos factores, en-
explotación de franjas del mercado in- generar conocimientos adicionales para tre otros, están por detrás del compor-
terno con demandas atrasadas fueron su adaptación a un modelo de organi- tamiento fuertemente cíclico del sector
algunos de los elementos clave que per- zación industrial muy distinto al de las industrial. Entre 1958 y 1978, la indus-
mitieron que el sector industrial fuese sociedades más avanzadas.9 tria manufacturera presenta cinco ci-
el motor del desarrollo de la economía Las plantas locales eran, general- clos de contracción y posterior expan-
en este último período.7 mente, por lo menos diez veces meno- sión del producto. Este movimiento de
Hacia mediados de la década de res que las equivalentes a nivel inter- stop-go también se asocia a shocks ma-
1970 se verifica una desaceleración del nacional; esto implica la producción croeconómicos producidos por las lla-
crecimiento industrial, lo que conduce de “series chicas”, con menor auto- madas políticas de estabilización. Asi-
a una fuerte polémica sobre el agota- matización y una organización de la mismo, en el mismo período aparecen
miento del modelo de industrialización producción discontinua, con excesi- cuatro fases de desaceleración del cre-
sustitutiva. Las limitaciones del balance vos tiempos muertos, lo que impac- cimiento de la producción.10
de pagos y las tendencias inflacionarias taba negativamente sobre la producti- Las dificultades para sustentar su
persistían, mientras que las actividades vidad de la mano de obra. A su vez, el crecimiento y la persistencia de alta
industriales continuaban en su esquema alto grado de diversificación del mix inflación cuestionaron el estilo de de-
protegido. En el período 1973/1975, un de producción lleva a que la escala sea sarrollo industrial seguido hasta la
proceso de acelerada redistribución aún más reducida. La escasa división década de 1970 y promovieron algu-
de ingresos a favor de los asalariados social del trabajo industrial, reflejada nos cambios dentro de la propia isi.
otorga un renovado impulso a la diná- en la ausencia en el medio local de una Por un lado, se incentivó activamente
mica industrial. Esta última experien- red de subcontratistas especializados la exportación de manufacturas para
cia es rápidamente abortada a partir y en el atraso en términos de norma- generar divisas, ganar escala e impul-
de marzo de 1976, con la irrupción del lización y estandarización, condujo a sar la competitividad global de la in-
gobierno militar y en el marco de una las firmas a un excesivo grado de in- dustria; en este caso, los resultados no
profunda crisis económica iniciada a tegración vertical y de autoabasteci- fueron pocos: de ser casi inexistentes
mediados de 1975, en la que se descon- miento de partes e insumos, afectando en 1960, las exportaciones de manu-
trolaron algunas de las más importantes también a las economías de escala y de facturas no tradicionales represen-
variables económicas.8 especialización. taban ya en 1975 una cuarta parte de
Poco se ha avanzado en la compren- Estos rasgos estructurales de las las ventas externas totales. Por otro
sión de la microeconomía de la isi. Debe actividades industriales se combina- lado, se intentó profundizar la isi, am-
considerarse que, a partir de innovacio- ban con las restricciones de balance de pliando la oferta doméstica de algunos
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 211

insumos básicos (acero, aluminio, pa- producción de bienes de consumo du- ción internas con las correspondientes
pel, petroquímica). Cabe señalar que la rable y de capital, asociada a la creciente interna­cionales. En este esquema de
expansión y consecuente sustitución inversión. En este período de “sincera- política monetaria pasiva, se supo-
de importaciones en las industrias de miento” de la economía, se comienza nía un período de transición determi­
insumos aparece como prioridad en con la reducción de los aranceles de im- nado por la distinta velocidad de ajuste
todos los planes de desarrollo elabora- portación.12 A pesar de su fuerte baja en los precios de los productos según
dos durante el período sustitutivo; pa- –en promedio descienden 40 puntos, se comercien o no en el mercado in-
radojalmente, su impulso mayor se va a del 90 al 50%– en estos tres primeros ternacional. Una vez que se lograra la
producir en el marco de las políticas de años no aumentan significativa­mente convergencia, quedaría establecido un
apertura de la economía en 1976-1981, las importaciones. Este fenómeno nuevo esquema de precios relativos de
al mismo tiempo que los segmentos de tiene su explicación en los incremen- la economía. A su vez, en combinación
mayor grado de elaboración sufrirían tos de competiti­vidad durante la última con la política arancelaria, la asigna­ción
un retroceso importante. década, que determinaron la existencia de recursos debería favorecer el incre-
de una fuerte redundancia en las tarifas mento de la productividad global, eli-
y por otra parte en el mantenimiento minar los sectores menos eficientes y
3. El quiebre del modelo de de un tipo de cambio elevado. Por otro desarrollar las actividades con ventajas
sustitución de importaciones lado, la sanción, en 1977, de la reforma comparativas a escala internacional.
financiera, libera la tasa de interés y Sin embargo, la “convergencia” no
La política económica impuesta por la crea un mecanismo totalmente distinto se logró. Mientras en los bienes transa-
dictadura militar a partir de marzo de para la asignación de los créditos.13 bles el ajuste fue lento e imperfecto, en
1976 cambió profundamente las orien- El segundo subperíodo se inicia los no transables no se produjeron los
taciones previas en las que se desen- hacia fines de 1978, al instrumentarse efectos esperados. La tasa de interés
volvían las actividades industriales. la versión de economía abierta de la es- interna fue afectada por una sobretasa
Basado en una filosofía de total con- cuela monetarista (enfoque monetario creciente motivada por la incertidum-
fianza en los mecanismos asignadores del balance de pagos). La aplicación de bre y los elevados costos de la interme-
de recursos del mercado y en el papel esta política tenía como objetivo igua- diación financiera. Por su parte, el tipo
subsidiario del Estado, se estableció un lar la tasa inflacionaria interna con la de cambio, que estaba prefijado con
programa de liberalización de los mer- externa, ajustándose esta última a la una previsión inflacionaria menor a la
cados y posterior apertura externa, que tasa de devaluación del tipo de cam- real, se caracteriza­ba por una perma-
proponía la eliminación del conjunto bio. Este se determinaba con un cro- nente subvaluación de las divisas. Esta
de regulaciones, subsidios y privilegios. nograma que fijaba un ritmo de deva- sobrevaloración del peso en conjun-
Se proponía así modernizar e incre- luación continuamente decreciente en ción con las rebajas arancelarias afectó
mentar la eficiencia de la economía.11 el tiempo, en un contexto de creciente fuertemente la balanza comercial y per-
Se pueden señalar dos subperíodos apertura de la economía al exterior mitió la entrada masiva de productos
de política industrial, antes y después (tanto en el mercado de capital como importados. A su vez, la entrada de ca-
de fines de 1978. El primero de ellos en el de bienes); ello suponía la conver- pitales externos, en su casi totalidad de
se caracteriza por la recuperación de la gencia de las tasas de interés y de infla- corto plazo y provenientes de un mer-
212 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

cado financiero de alta liquidez y ele- 4. El período posterior a la amplificaban y agudizaban los efectos
vadas tasas de interés, compensaba el crisis del endeudamiento de las medidas adoptadas para corre-
déficit de la cuenta corriente, con un (1982-1990) gir los desajustes. El desafío de la
incremento significativo del endeuda- política económica estaba en la efi-
miento con el exterior. El plano macroeconómico local ha sido ciencia para alcanzar los objetivos de
En este contexto, el sector indus- el eje articulador de gran parte de las equilibrar los desajustes estructurales
trial sufrió la crisis más profunda de transformaciones ocurridas en el pe- y, al mismo tiempo, reducir la infla-
su historia. Un factor importante fue ríodo 1982-1990.14 La necesaria “es- ción sin incurrir en costos excesivos
la contracción de sus mercados, ya sea tabilización” de la economía no solo en términos de producción, empleo y
por la competencia de productos im- fue un objetivo permanente, sino que salarios reales.
portados, como por su menor competi- se convirtió en un camino ineludible a Entre 1980 y 1990 se observó
tividad externa dado el fuerte atraso del partir del conjunto de perturbaciones una performance poco alentadora de
tipo de cambio. A su vez, las elevadas del funcionamiento de la economía, los principales indicadores económi-
y crecientes tasas de interés –mayores que tuvieron en los episodios hiperin- cos con un alto costo social en el pro-
a cualquier hipótesis de rentabilidad flacionarios generados a partir de 1989 ceso de ajuste. Solo las exportaciones
productiva– llevaron a las empresas a sus manifestaciones más crudas. Los tienen un signo positivo con un cre-
niveles de endeudamiento superiores condicionantes externos, la necesidad cimiento del 78% entre 1980 y 1990.
al valor de sus activos. En coincidencia de la consistencia y persistencia de las El resto de los indicadores evidencian
con un cambio interno en el régimen políticas estabilizadoras y el contenido el profundo deterioro de la economía.
militar, en marzo de 1981 comienzan de las mismas ocuparon la atención de El pbi disminuyó el 9.4%; el pbi indus-
a adoptarse algunas medidas de corto la sociedad argentina. trial el 24%; el consumo el 15.8%; las
plazo para enfrentar los problemas de La crisis de la deuda externa en importaciones el 58.9%; la inversión
los sectores productivos; no obstante, 1982 revirtió el signo de las transfe- el 70.1%; el ingreso por habitante el
en un contexto de permanentes deva- rencias netas de recursos del exterior, 25%. A su vez, la tasa de desocupación
luaciones de la moneda y persistencia producto de la interrupción de los flu- abierta se duplicó, el nivel de empleo
de tasas de interés reales positivas, el jos de capital y el aumento de las tasas manufacturero disminuyó entorno del
estancamiento del sector industrial de interés internacional. Los efectos 30% y el salario medio real industrial
continuó. La severa crisis de balanza inmediatos fueron el renacimiento y en 1990 fue 24% más bajo que a ini-
de pagos, en este caso resultado de los agudización del desequilibrio estruc- cios de la década.
efectos del endeudamiento masivo que tural externo de la economía, pero Las condiciones económicas del
caracterizó al período previo, terminó ahora acompañado por la crisis de período 1975-1990 generaron cam-
por generar nuevamente algunas con- financiamiento del sector público. bios significativos a nivel sectorial y
diciones de protección al sector indus- Estos dos desequilibrios básicos se microeconómico en la industria ma-
trial y, desde 1982, el coeficiente de im- complementaban con la dinámica de nufacturera, en gran medida afectando
portaciones de la economía argentina funcionamiento de la economía en el y desaprovechando la acumulación de
retornó a niveles próximos a los ante- corto plazo, en la cual el régimen de conocimientos, capacidades ingenieri-
riores a la política de apertura. alta inflación y la fragilidad financiera les, equipamientos, recursos humanos
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 213

y bases empresariales durante las cua- las asignaciones, falta de competitivi- para amplios sectores de la economía
tro décadas de la isi. En un contexto dad en la organización de los merca- local, la liberalización de buena parte
caracterizado por el estancamiento de dos e inexistente fiscaliza­ción de las de la producción de bienes y la provi-
la producción, la industria no solo dis- actividades. De todas maneras, estos sión de servicios y la renegociación de
minuyó notablemente su participación mecanismos generaron una incipiente los pasivos externos.18
en el pbi sino que, simultáneamente, se descentra­lización de la localización de El eje principal de la política fue la
generó una profunda transformación las actividades hacia espacios de me- adopción de un esquema de converti-
en el tejido industrial caracterizada por nor desarrollo relativo y permitieron bilidad con tipo de cambio fijo entre
el incremento de la concentración y la la instalación y reestructuración de la moneda local y el dólar estadouni-
heterogeneidad estructural, con cam- muchas firmas que de otra manera no dense (a razón de un peso por dólar) y
bios significativos en su especializa- se hubiese efectuado.17 el plan se caracterizó por el cambio de
ción intraindustrial.15 Las actividades precios relativos a favor de los sectores
más dinámicas estuvieron asociadas a no transables. A su vez, la reducción
la expansión de la dotación de recur- 5. Las transformaciones de aranceles y barreras no arancelarias
sos naturales y al desarrollo de grandes durante el Plan de a las importaciones, la eliminación de
plantas de insumos y procesos conti- Convertibilidad impuestos a las exportaciones y el desa-
nuos intensivos en capital, las que, en rrollo del programa de integración en
cualquier caso, no avanzaron en los El inicio de la década de 1990 se pro- el Mercosur modificaron los incentivos
encadenamientos hacia bienes “dife- duce en simultáneo con una etapa de a la producción y a la demanda de bie-
renciados” con mayor valor agregado. cambios políticos y económicos signi- nes. El desempeño macroeconómico
En contraposición, se desmantelaron ficativos, tanto a nivel nacional como de inicios del decenio de 1990 se ca-
actividades más asociadas al uso inten- en el contexto regional e internacional. racterizó por un aumento notable de
sivo de recursos humanos calificados y Los impulsos provenientes de facto- la demanda interna, impulsada por el
con fuertes requerimientos de esfuer- res externos desempeñaron un papel crecimiento de la oferta de crédito lo-
zos tecnológicos.16 protagónico, en particular, el aumento cal e internacional. El aumento de la
Los regímenes de promoción, a notable de la oferta de crédito inter- demanda agregada fue difundido en
nivel nacional y provincial, tendieron nacional para los países denominados los distintos sectores de la economía;
a generar la instalación de empresas emergentes y los mayores precios para de todas maneras, el crecimiento del
dedicadas, en la mayoría de los casos, los productos de exportación. Sin em- producto manufacturero fue inferior al
a la fase final de procesos producti- bargo, la década se caracteriza princi- del producto total. Al mismo tiempo,
vos fragmentados de forma de maxi- palmente por las reformas de política la reestructuración de los procesos in-
mizar las desgravaciones impositi- doméstica encaradas. A lo largo de es- dustriales a nivel microeconómico im-
vas. Puede señalarse que ha habido tos, la Argentina implementó una serie pulsó decisivamente el desempleo y el
una escasa capacidad de selección de de profundas reformas económicas que déficit comercial.
actividades, elevados costos fiscales, tuvieron como ejes la estabilización de Los incrementos de la tasa de in-
ausencia de una evaluación ex post de precios, la privatización o concesión de terés internacional y la devaluación
los mecanismos, discrecionalidad en activos públicos, la apertura comercial mexicana provocaron una crisis finan-
214 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

ciera en 1995, que, en el caso argen- ciones ofensivas”, protagonizadas por jero creció a tasas anuales superiores a
tino, indujo un shock recesivo y afectó un acotado grupo de no más de 400 20% y superó los 80 mil millones en el
severamente al sistema financiero. La empresas y caracterizadas por una año 2000.22 Aún en el marco de estra-
rápida superación de la crisis, susten- convergencia hacia los niveles de efi- tegias destinadas en buena medida al
tada en mejoras en los precios inter- ciencia y las mejores prácticas interna- aprovechamiento del mercado domés-
nacionales, en el crecimiento de la cionales. Predominan particularmente tico o subregional, las filiales realiza-
demanda brasileña posterior al lan- en las actividades vinculadas a la ex- ron inversiones tendientes a utilizar
zamiento del Plan Real y en reformas tracción y procesamiento de recursos más eficientemente sus recursos físi-
regulatorias en el sistema financiero, naturales, las ramas productoras de cos y humanos y, mucho más selecti-
probablemente haya contribuido a insumos básicos y en parte del com- vamente, a integrarse de un modo más
reafirmar las percepciones positivas plejo automotriz. Por otro lado, en el activo en la estructura internacional de
sobre el crecimiento de los ingresos, resto del tejido productivo (unas 25 la corporación.
las exportaciones y la solidez del es- mil firmas, sin considerar las microe- Es posible identificar dos etapas en
quema macroeconómico. 19 Sin em- mpresas) prevalecieron los denomina- el comportamiento de los flujos de ied
bargo, a partir de ahí se acumularon dos “comportamientos defensivos” o hacia la Argentina. Entre 1990 y 1993,
algunos fuertes desequilibrios inter- de sobrevivencia; en este caso, si bien más de la mitad de los ingresos de in-
nos (descalce del sistema financiero, la racionalización efectuada mejoró los versión extranjera corresponden a ope-
desmantelamiento de capacidades indicadores de productividad respecto raciones de privatización y concesión
productivas) y otros shocks externos de su propio pasado, sus prácticas se de activos públicos. Con posterioridad,
(crisis rusa, restricciones de financia- mantuvieron alejadas de la frontera téc- las fusiones y adquisiciones de empre-
miento para países emergentes, deva- nica internacional y basadas en ciertos sas privadas adquieren el rol central en
luación de la moneda brasileña) que rasgos problemáticos de la etapa susti- el crecimiento de las inversiones ex-
condujeron al colapso del régimen tutiva, tales como los déficit de escala o tranjeras en el país (al menos el 56% de
macroeconómico.20 de especialización.21 los flujos totales entre 1992 y 2000 se
Estos procesos implicaron la re- destinaron a la compra de activos exis-
configuración del perfil empresario tentes, tanto estatales como privados
6. Estrategias empresariales vigente previamente. A la retirada de por un monto de más de 55 mil millo-
en la década de 1990 las empresas estatales y cierta involu- nes de dólares). La ventaja decisiva de
ción de las pequeñas y medianas em- las filiales de transnacionales sobre las
En respuesta a la nueva configuración presas, se le sumó la reorganización empresas locales residió en el control
del marco competitivo local, se desple- o salida de varios de los conglomera- de los aspectos tecnológicos, en las ha-
garon fuertes procesos de reconver- dos económicos locales y el liderazgo y bilidades ya acumuladas para operar en
sión empresarial que modificaron las sostenido dinamismo de las empresas economías abiertas y en la capacidad
prácticas productivas, tecnológicas y transnacionales. Según estimaciones de financiar la reconversión. Sin em-
comerciales. Estas pueden ser estili- oficiales, entre 1990 y 2000 ingresa- bargo, el aporte de las firmas de capital
zadas en dos grandes grupos. Por un ron 78 mil millones de dólares de ied, extranjero a la generación de encade-
lado, las denominadas “reestructura- por lo cual el acervo de capital extran- namientos productivos, a la difusión de
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 215

externalidades y a una inserción activa 7. Colapso de la y la ruptura del sistema de contratos.


en redes dinámicas de comercio inter- convertibilidad y el nuevo En materia cambiaria, luego de sos-
nacional siguió siendo débil.23 régimen económico tener durante un breve período la fi-
Los principales elementos que jación de un tipo oficial, se pasó a un
caracterizan al desempeño de la mi- A fines de la década de 1990, el inicio régimen de flotación con intervención
croeconomía en la década de 1990 de un largo período dominado por la de la autoridad monetaria. La pesifica-
son la disminución del número de recesión y la deflación de precios ge- ción parcial de las deudas bancarias y
establecimientos productivos, el au- neró tensiones crecientes y modificó financieras locales nominadas en mo-
mento del grado de apertura comer- las expectativas respecto al potencial neda extranjera redujo el valor real de
cial (con énfasis por el lado de las de crecimiento de la economía y la sol- los pasivos. En el marco de una intensa
importaciones), un proceso de inver- vencia del sector público. En ese con- salida de capitales, el tipo de cambio
siones basado en la adquisición de texto, la crisis por la que atravesaba la real alcanzó niveles comparables a los
equipos importados, el aumento de Argentina terminó expresándose en de la salida del brote hiperinflaciona-
la concentración y la extranjerización un progresivo aumento en los índices rio de 1990. El saldo comercial fue ex-
de la economía y la caída abrupta del de desempleo, pobreza e indigencia y traordinariamente elevado, debido a
coeficiente de valor agregado.24 Asi- un moderado proceso de deflación de la abrupta caída de las importaciones,
mismo, hubo una mayor adopción de precios y salarios. La existencia de una y generó un apreciable superávit en
tecnologías de producto de nivel de profunda crisis política, la agudización cuenta corriente. Pese a la intensidad
“frontera tecnológica” y de origen ex- de la conflictividad social y la casi nula de las perturbaciones, el peso se man-
terno, un abandono de la mayor parte credibilidad en las sucesivas políticas tuvo como denominador de precios y
de los esfuerzos tecnológicos locales económicas que se ensayaron en vís- medio de cambio. Aunque los precios
en la generación de nuevos productos peras del derrumbe final del régimen internos crecieron considerablemente,
y procesos, una desverticalización de agravaron el panorama. En esas con- no se observó la reaparición de com-
las actividades basada en la sustitu- diciones se produjo un brusco y ace- portamientos adaptados a un contexto
ción de valor agregado local por abas- lerado descenso de los depósitos ban- de inflación persistente.
tecimiento externo, una reducción en carios –acompañado de un proceso El proceso asociado con el aban-
el mix de producción junto con una paralelo de salida de capitales– que dono del sistema de convertibilidad
mayor complementación con la oferta llevó a imponer restricciones a los fon- estuvo marcado por una gran turbu-
externa, una creciente externalización dos del sistema financiero y controles lencia no solo económica, sino tam-
de actividades del sector servicios, una de pagos al exterior. bién social y política. Los costos de
mayor internacionalización de las fir- Las autoridades que se sucedieron salida de un régimen sin “mecanismos
mas y la importancia de los acuerdos declararon el cese parcial de pagos de de escape”, y que no resultó sostenible,
regionales de comercio en las estra- la deuda pública y el abandono del ré- fueron efectivamente muy altos. Sin
tegias empresariales. En este marco, gimen de convertibilidad de la moneda embargo, también fue intensa la recu-
quizás el rasgo más saliente de la con- y la paridad cambiaria vigente desde peración que siguió a la crisis. El des-
formación productiva en la década de 1991. Las consecuencias inmediatas empeño económico argentino luego
1990 sea la heterogeneidad.25 fueron un fuerte aumento de precios de la convertibilidad estuvo caracteri-
216 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

zado por un sorprendente desempeño 8. El desempeño de las Entre las ramas más dinámicas
positivo. En términos macroeconómi- actividades industriales durante la fase de reactivación, pre-
cos, en 2007 existía un punto de par- en el período 2002-2007 dominan aquellas que experimenta-
tida que era totalmente distinto al de ron la mayor caída relativa de volumen
la década anterior. Un tipo de cambio La devaluación de comienzos de 2002 de producción durante la crisis (textil
flexible y competitivo, una política provocó un cambio radical en los pre- y confecciones, metalmecánica –ex-
fiscal prudente con resultados inédi- cios relativos de la economía, generando cluida maquinaria–, materiales para la
tos para los últimos cincuenta años incentivos diametralmente opuestos a construcción, aparatos de audio y vi-
y una política monetaria consistente los vigentes durante el período del ré- deo, maquinaria y equipo eléctrico y
con el esquema macroeconómico. Se gimen de convertibilidad; las rentabili- automotriz). De todas maneras, en la
dejo atrás la convertibilidad sin repu- dades sectoriales se modificaron tanto medida en que estas actividades habían
diar el uso de la moneda local y se re- en términos absolutos como relativos, comenzado su achicamiento o retro-
estructuró una parte mayoritaria de sesgando a favor de la producción de ceso relativo durante los años de creci-
la deuda externa, con resultados muy transables. Desde entonces, la econo- miento de la década de 1990 (excepto
beneficiosos para el país, asociado a la mía argentina ha experimentado un automotriz), su desempeño reciente no
reducción de tasas, quitas y madura- acelerado crecimiento, a una tasa acu- ha sido suficiente para recuperar sus
ción de los plazos. mulativa anual promedio del 8,2% entre anteriores niveles máximos de produc-
La tendencia hacia la normaliza- 2002 y 2007, recuperando ya hacia el ción. Esta actividades, líderes del creci-
ción económica permitió la recupera- año 2005 los niveles de producto pre- miento industrial desde la devaluación,
ción de los niveles de actividad precri- vios a la fase de recesión y crisis.27 A ni- han enfrentado una demanda creciente
sis y un notable proceso de creación de vel de grandes sectores de la economía, tanto interna como externa y no pre-
puestos de trabajo. La cuenta corriente la industria ha liderado este proceso de sentaron estrangulamientos por el lado
del balance de pagos y el saldo comer- reactivación, caracterizándose por una de la oferta, debido, principalmente, a
cial pasaron a ser superavitarios. La re- recuperación relativamente temprana su abundante capacidad ociosa al inicio
composición del proceso de inversión y elevadas tasas de crecimiento, revir- de la recuperación y, más hacia finales
fue mayor que lo esperado y superó tiendo el proceso de desindustrializa- de este período reciente, a inversiones
los valores picos de la década de 1990. ción relativa de la década pasada. De adicionales.
Esto fue especialmente visible en el acuerdo con el régimen competitivo de A su vez, aquellos sectores que más
sector agropecuario, en turismo, en mi- cada actividad y con su particular capa- crecieron en la década pasada y caye-
nería, construcciones y en el conjunto cidad de respuesta al cambio abrupto ron menos que el promedio entre 1998
de las pequeñas y medianas empresas. de precios relativos, las ramas manu- y 2002, exhibieron incrementos soste-
Asimismo, el contexto internacional de factureras han evidenciado diversos nidos en el período reciente, aunque
subas de las materias primas –asociado niveles de recuperación, dinamismo y menos pronunciados, superando sus
a la expansión de China e India–, caída contribución al crecimiento del pbi; sin máximos históricos. Este desempeño
de los precios de importación y bajas embargo, una característica saliente del relativamente menos dinámico se ex-
tasas de interés resultó un factor muy crecimiento industrial es que ha sido plica, en la mayoría de los casos, porque
favorable para el país en el período.26 bastante generalizado a nivel sectorial. están próximos al nivel de saturación
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 217

de su capacidad instalada, o porque re- de los sectores tradicionalmente expor- 2003 y 2008 con una tasa de creci-
quieren grandes proyectos de inversión, tadores o productores de commodities miento del 11% anual, sin duda el pe-
cuya puesta en marcha no es inmediata. industriales, relativamente poco sensi- ríodo de mejor desempeño de las últi-
Se trata, en general, de actividades ba- bles al ciclo económico interno y, por mas tres décadas.28 Asimismo, la tasa
sadas en el aprovechamiento de recur- esa razón, menos expulsores de mano anual de crecimiento del empleo fue
sos naturales y productoras de commo- de obra durante la crisis previa. cercana al 6%; la industria, sustentada
dities (producción de insumos básicos, La inversión acompañó este pro- en el crecimiento de sectores intensi-
metales, químicos básicos, papel, com- ceso de reactivación, alcanzando en el vos en la utilización de mano de obra,
bustible y alimentos), consolidadas a lo tercer trimestre de 2006 una tasa de recuperó luego de 30 años su capacidad
largo del proceso de apertura y desre- 22,8%, superando el máximo registrado de generación de empleo. A su vez, se
gulación y que ostentan actualmente el a principios de 1998. El proceso de in- verifica un notable crecimiento de las
mayor peso relativo en la estructura in- versión exhibe un dinamismo mayor al exportaciones e importaciones, y con-
dustrial. Su mejor performance relativa observado en otros períodos de recu- secuentemente de la inserción interna-
durante el período de crisis se explica, peración poscrisis de los últimos vein- cional del sector manufacturero. Pro-
principalmente, por su elevado coefi- ticinco años. De hecho, desde 1998, ducto de la profunda modificación de la
ciente de exportaciones; a su vez, los la antigüedad del parque instalado ha función de producción de la década de
precios relativos posdevaluación les han venido aumentando paulatinamente, 1990 –con una incorporación creciente
resultado igualmente favorables. generando problemas de obsolescen- de insumos importados, tendencia que
El proceso de generación de em- cia en algunas ramas y empresas; esta no se ha modificado en este período–
pleo en la industria registra un patrón situación resultó particularmente agra- no se generó un proceso de sustitución
sectorial similar. Las actividades que vada durante la crisis por un proceso de importaciones, Por el contrario, los
han generado puestos de trabajo e in- de desinversión neta que afectó la re- saldos de comercio exterior de la in-
corporado mano de obra en mayor me- producción de la capacidad productiva dustria fueron crecientemente negati-
dida que el promedio son aquellas que y elevó la antigüedad del equipamiento vos. En el dinamismo exportador, se
más la habían expulsado entre 1998 y existente. Después de una caída del or- verifica como hecho auspicioso la par-
2002; se trata, sobre todo, de ramas in- den del 85% entre 1998 y 2002, las im- ticipación de un grupo de empresas
tensivas en trabajo y, al mismo tiempo, portaciones de bienes de capital se re- con mayor capacidad de actividades de
predominantemente orientadas al cuperaron rápidamente; sin embargo, ingeniería (como maquinaria agrícola,
mercado interno. La fuerte recupera- aquellas dirigidas a la industria manu- equipos de gnc, instrumental médico,
ción de la demanda doméstica desde facturera resultaron en 2005 40% más laboratorios medicinales, entre otros),
el segundo semestre del 2003, en el bajas que las registradas en 1998, sin pero que aún no tienen peso suficiente
contexto de un tipo de cambio rela- que, al mismo tiempo, se haya regis- para modificar el patrón de especializa-
tivamente proteccionista frente a im- trado un proceso significativo de sus- ción productiva.
portaciones competitivas, favoreció tal titución por producción local. El notable proceso de extranjeriza-
desempeño. En cambio, el proceso de En forma resumida, puede seña- ción generado en la década anterior no
generación de empleo ha sido compa- larse que la industria tuvo un desem- se revirtió, pero se verificó que el dina-
rativamente menos dinámico en el caso peño notablemente dinámico entre mismo de las adquisiciones estuvo arti-
218 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicentenario

culado por las filiales de empresas bra- cha. Las disparidades observadas en Editorial Hachette, Colección El
sileñas, que desplazaron en ese papel a los ritmos de expansión y algunas alte- Pasado Argentino, 1960.
las corporaciones de los países desarro- raciones a nivel sectorial en el liderazgo 2 Porta, F., “Crisis económica y de
llados. El dinamismo industrial fue fi- de la recuperación industrial no modi- dominación política en la Argentina
nanciado básicamente con los recursos ficaron el patrón de crecimiento here- contemporánea”, en Aranda, S. et al.,
América Latina en crisis, Caracas, ildis-
propios de las firmas, en un contexto dado de las reformas estructurales y el
cendes, 1980.
de escasa profundización financiera do- ajuste productivo consiguiente.
3 Véase Hirschman, A., “La economía
méstica y ajena al financiamiento ex- política de la industrialización a través
terno. En consecuencia, la exposición La Argentina ha construido a lo largo de la sustitución de importaciones”,
financiera de las empresas, sus niveles de sus dos siglos de historia las bases El Trimestre Económico, vol. xxxv, Nº
de morosidad y el funcionamiento de la materiales de una sociedad industrial. 140, México, 1968.
cadena de pagos se desenvolvió sin per- La industria manufacturera ha con- 4 Porta, F., op. cit.
turbaciones. Finalmente, el proceso de tribuido decisivamente al desarrollo 5 Véanse Ferrer, A., La economía
inversiones fue determinante para sos- económico, a través de la diversifica- argentina, México, Fondo de Cultura
tener el crecimiento, sin embargo no se ción de las actividades productivas, la Económica, 1979; Díaz Alejandro,
ha verificado la existencia de inversiones calificación de la fuerza de trabajo y la C., Essays on the Economic History
radicales que apuntalen una dinámica generación y profundización de ins- of the Argentine Republic, Yale
University Press, 1970; Altimir, O.,
de cambio estructural. En el año 2007, tituciones sociales de gestión y parti-
H. Santamaría y J. V. Sourrouille,
frente a una demanda muy sostenida, se cipación. Sin embargo, su evolución
“Los instrumentos de promoción
observó una preferencia por acelerar las dista todavía de responder satisfacto- industrial en la posguerra”, Desarrollo
importaciones para abastecerla, poster- riamente a los enormes esfuerzos que Económico, Buenos Aires, ides, 1966;
gando las decisiones de inversión. la sociedad ha hecho para promoverla y cepal, “El desarrollo económico en
Si bien muchos sectores han re- sostenerla. La identificación de nuevas la Argentina”, Santiago de Chile,
montado total o parcialmente el te- oportunidades productivas en el sector 1957; Mallon, R. y J. V. Sourrouille,
rreno perdido en el marco de un cua- manufacturero es un elemento clave en La política económica en una sociedad
dro macroeconómico y de incentivos la búsqueda imperiosa de un desarrollo conflictiva, Buenos Aires, Amorrortu,
más favorable, la configuración secto- inclusivo, para el que es imprescindible 1975.
rial de la industria no se ha modificado la generación de ventajas competitivas 6 Sourrouille, J. V., B. Kosacoff y J.
de un modo significativo. Ciertamente, dinámicas y de empleo fundado en la Lucangeli, Transnacionalización y
política económica en la Argentina,
puede alegarse que este sería un fenó- calidad de la mano de obra.
Buenos Aires, Centro Editor de
meno esperable, dado el escaso tiempo
América Latina, 1985; Kosacoff,
transcurrido desde el colapso del régi- B. y D. Azpiazu, “Las empresas
men de convertibilidad; de todas ma- transnacionales en la Argentina”,
neras, los indicios emergentes de las Notas Buenos Aires, cepal-Buenos Aires,
tendencias de la inversión confirmarían Documento de Trabajo Nº 16, 1985.
la inexistencia, a mediano plazo, de un 1 Burgin, M., Aspectos económicos del 7 Sourrouille, J. V. y J. Lucangeli,
proceso de cambio estructural en mar- federalismo argentino, Buenos Aires, “Apuntes sobre la historia reciente de
La industrialización y el desarrollo económico Bernardo Kosacoff, Fernando Porta | 219

la industrialización argentina”, Revista privilegiada en su asignación. 1973-1984”, Buenos Aires, pridre-cfi/


Techint, Nº 219, Buenos Aires, 1980. 14 Bonvecchi, C., El comercio cepal, Documento Nº 14, 1988.
8 Canitrot, A., “La experiencia internacional de manufacturas de la 18 Porta, F., “Los límites de la
populista de la redistribución de Argentina 1974-80, cepal-aladi, apertura”, en Chudnovsky, D.,
ingresos”, Desarrollo Económico, Nº 1992, caps. 1 y 2; Machinea, J. L., et. al., Los límites de la apertura.
59, Buenos Aires, ides, 1975. “Stabilization under Alfonsin’s Liberalización, reestructuración
9 Katz, J. y B. Kosacoff, El proceso de government a frustrated attempt”, industrial y medio ambiente, Buenos
industrialización en la Argentina: Buenos Aires, Doc. cedes Nº 42, Aires, Alianza Editorial, 1996;
evolución, retroceso y prospectiva, 1990; Carciofi, R., “La desarticulación Heymann, D., “Políticas de reforma
Buenos Aires, ceal, 1989. del pacto fiscal”, Documento Nº 36, y comportamiento macroeconómico:
10 Heymann, D., Las fluctuaciones de Buenos Aires, cepal, 1990. la Argentina en los noventa”, en
la industria manufacturera argentina, 15 Kosacoff, B. y D. Azpiazu, La Heymann, D. y B. Kosacoff (editores),
1950-1978, Cuadernos de la cepal, industria argentina: desarrollo y cambios La Argentina de los noventa: desempeño
1980; Porta, F., op. cit. estructurales, Buenos Aires, ceal, económico en un contexto de reformas,
11 Sourrouille, J. V., B. Kosacoff y J. 1989; Katz, J. y B. Kosacoff, op. cit.; Buenos Aires, Eudeba, 2000.
Lucangeli, op. cit.; Damill, M., et al., Chudnovsky, D., La reestructuración 19 Porta, F., “Los límites de la apertura”,
Las relaciones financieras en la economía industrial argentina en el contexto op. cit.
argentina, Buenos Aires, Ediciones macroeconómico e internacional, 20 Bonvecchi, C. y F. Porta, “Argentina
del ides Nº 15, 1988; Porta, F., op. cit.; Buenos Aires, cenit, 1991; Nochteff, después de las reformas y el colapso.
Rodríguez, C., “El plan argentino de N., “Reestructuración industrial en Reestructuración y desequilibrios
estabilización del 20 de diciembre”, la Argentina: regresión estructural del aparato productivo”, en Cimoli,
Buenos Aires, cema, Documento de e insuficiencia de los enfoques M. y C. Garrido (eds.), El camino
trabajo Nº 5, 1979. predominantes”, Desarrollo Económico, latinoamericano hacia la competitividad.
12 Berlinsky, J., “Protección arancelaria Nº 120, Buenos Aires, 1991; Políticas públicas para el desarrollo
de actividades seleccionadas de la Schvarzer, J., La industria que supimos productivo y tecnológico, México, Siglo
industria manufacturera argentina”, conseguir. Una historia político-social de XXI editores, 2005.
Buenos Aires, Ministerio de la industria argentina, Buenos Aires, 21 Kosacoff, B. (editor), Corporate
Economía, 1977; y Nogués, J., Planeta, 1996. strategies under structural adjustment
“Protección nominal y efectiva: 16 En particular, los complejos in Argentina, Macmillan Press, St.
impacto de las reformas arancelarias metalmecánico y electrónico, a pesar Antony’s Series, 2000.
durante 1976-77”, Buenos Aires, bcra, de su excelente punto de partida, 22 Kulfas, M., F. Porta y A. Ramos, La
Ensayos Económicos Nº 8, 1978. pierden posiciones relativas en forma inversión extranjera en la Argentina,
13 Desde la crisis de 1930 hasta esta significativa. Buenos Aires, cepal-Naciones
fecha el sistema financiero argentino 17 Azpiazu, D., “La promoción Unidas, 2002.
se caracterizó por la regulación a la inversión industrial en la 23 Ibid.
del Banco Central de líneas de Argentina”, Buenos Aires, cepal, 24 Porta, F., “Los límites de la apertura”,
redescuento para el otorgamiento de Documento de trabajo Nº 27, 1988; op. cit.; Bonvecchi, C. y F. Porta, op. cit.
créditos, con tasas de interés reales Gatto, F., G. Gutman y G. Yoguel, 25 Bisang, R., C. Bonvecchi, B.
altamente negativas, teniendo las “Reestructuración industrial en la Kosacoff y A. Ramos, “La
empresas industriales una posición Argentina y sus efectos regionales, transformación industrial en los
220 | Intérpretes e interpretaciones de la Argentina en el bicent