Está en la página 1de 4

El clima benigno de la primera región conjuntamente

Plagas de con permitir el cultivo de frutales tropicales y subtro·


picales favorece el desarrollo de las plagas, acortando
frutales su ciclo y produciendo más generaciones durante el
lapso de un año. Afortunadamente existen factores
de mortalidad que limitan el crecimiento de la plaga.
De no ser asf, éstas harían imposible el cultivo de di-
chos frutales.
Renato Ripa S.
Uno de los factores de mortalidad de insectos y ácaros
Ingeniero Agrónomo Ph.D.
plagas de mayor importancia, es la presencia de los
Sergio Rojas P.
enemigos naturales que se encuentran en los huertos.
Ingeniero Agrónomo
La acción benéfica de estos enemigos naturales de-
pende en gran medida de una serie de labores que se
realizan en el huerto, las que perjudican, son indife-
rentes o benefician su acción.

Conservando este planteamiento se debe conocer algu-


nos detalles de las principales plagas y de sus enemigos
naturales, observadas en los valles de Lluta, Azapa,
oasis de Pica y en las parcelas experimentales del con-
venio SACOR-INIA localizadas en Azapa y Esmeralda.

CITRICOS

Mosquita blanca de los citrus {Aleurothrixus floccosus):


ataca principalmente a limoneros y naranjos y, en raras
ocasiones a lúcumos. Las hembras y machos se ubican
en el envés de las hojas tiernas en los que depositan los
huevos formando cfrcu!os. Las ninfas que nacen de
los huevos caminan y se fijan a la hoja para comenzar
a chupar. Las ninfas durante el crecimiento producen
abundante lanosidad blanca que las cubre y protege
de los tratamientos con insecticidas. También secreta
gran cantidad de una mielecilla pegajosa, que al no ser
retirada por las hormigas o abejas comienza a caer so·
bre hojas y frutos, permitiendo el crecimiento del
hongo negro de la fumagina. La mosquita blanca cum-
ple una generación en aproximadamente 50 dfas.
IPA La Platina Nº 23, 1984 35
Los enemigos naturales de la mosquita blanca son dos
avispitas, Cales noacki y Amitus spinifera, que parasi·
tan las ninfas. En los climas de influencia costera,
como en el Valle de Azapa, actúan ambas especies; ªin
embargo, más al interior, como en Pica y Mati!la actúa
casi exclusivamente Cales noacki.

Las ninfas parasitadas por Amitus son fáciles de reco-


nocer ya que adquieren un color negro, las parasita-
das por Cales no cambian de color. La labor de estos
parásitos, especialmente de Amitus, es más eficaz
cuando !a mielecilla es retirada por hormigas. También
son útiles las abejas que limpian !a mielecilla, como
ocurre en Pica y Matilla, ya que al parecer el suelo
arenoso no permite el establecimiento de hormigas.

Si la míe!ecilla persiste, en ataques fuertes, es aconseja-


ble lavar los árboles con agua y un detergente (Treepot,
Citowet) cada 10 días aproximadamente con pistón a
alta presión.

El control de esta plaga mediante insecticidas no es re-


comendable, ya que por la lanosidad con !a que se pro-
tege es de difícil control, además, se altera el equilibrio Limones de Pica atacados por mosquita blanca. Estas,
al eliminar las avispitas mencionadas. para protegerse producen una lanosidad abundante y
secretan gran cantidad de una mielecilla pegajosa que
Durante la última temporada, 83-84, se registró un ata- ayuda al crecimiento de la fumagína.
que relativamente severo de mosquitas blancas en limo-
neros en Azapa_ En este caso se observó muy pocas co·
!onias de hormigas, situación que podría corregirse ocasiones, ya que actúan sobre ellas diferentes depre-
colocando colmenas de abejas y lavando periódicamen- dadores (chinitas, sirfidos y Aphído/etes) y microhime-
te los árboles. nópteros parásitos (Aphídíus, Praon, Lysíphlebus).
Los pulgones parasitados adquieren una forma globosa
Conchuela morada de los cítricos (Lepídosaphes be- de color gris perla a dorado. En el interior de estos
ckii): esta conchuela en forma de coma ataca las ramas, pulgones o "momias" la avispita completa su ciclo,
ramillas, hojas y frutos, en ataques severos seca ramas, destruyéndolos. El control es recomendable efectuarlo
llegando incluso a matar el árbol. con el insecticida selectivo Pirimor.

El control natural de esta plaga !o efectúa, principal· Trips: causa el "russet" o cuerudo en la fruta. Este da-
mente, la avispita Aphytís lepídosaphes y la chinita ño se observó en Pica, Matilla y Esmeralda, en pomelos
Lindorus lophantae, sin embargo, la acción de todos y naranjas. Esta situación ha preocupado a los citricu!-
ellos es insuficiente. tores de la región, ya que el daño deprecia fuertemente
la fruta. Antecedentes de otras especies de trips de cí·
El momento más adecuado para controlarla es cuando tricos en California, sugieren que este daño ocurre en
se presentan los primeros estados de desarrollo (crawler el estado de flor o flor cuajada, cuando los diminutos
y primer estad fo), lo cual ocurre en el mes de octubre trips, de color amarillo, raspan la superficie del ovario
en la 1!1 Región. No se conocen antecedentes para la o frutito para alimentarse. Esta herida cicatriza. perma·
Primera Región. Se recomienda aplicar en esta época, neciendo posteriormente la lesión café característica o
aceite liviano solo, o mezclado con Supracid o Birlane, "russet". La especie de trips que ataca a pomelos en
con máquinas de pistón, usando altos volúmenes de Pica, es al parecer Taeniothrips sp., siendo diferente de!
agua para mojar completamente el árbol. trip que ataca la higuera (Graphídothríps stuardoí
Mou!ton) en esta localidad. Ambas especies fueron
Pulgones (Aphís cítrico/a y Toxoptera aurantíí): son identificadas por la Dra. A.G. Gallego de Sureda del
de color verde y marrón, respectivamente. Atacan Museo Nacional de La Plata, Rep. Argentina.
principalmente los brotes en activo crecimiento, pro-
duciendo deformaciones y enrollamiento hacia abajo No se dispone de pautas para el control de esta plaga,
en las hojas. Esta plaga en la Primera Región, tiene sin embargo, en California para el control de trips,
limitada importancia, observándose e! daño sólo en se recomienda el Dimetoato.
36 IPA La Platina Nº 23, 1984
También ataca ramas y ramillas y, en ataques severos
seca las ramas, debilitando e! árbol. Los renuevos muy
dañados tienen un aspecto clorótico similar al causado
por deficiencia férrica. Al parecer la conchuela inyecta
toxinas que causan estos síntomas. También derivan de
este daño las lesiones seminecróticas, oscuras, que ro-
dean los grupos de conchuelas en la corteza de !as
ramas. El control natural lo ejercen !as avispitas {Aphy-
tis melinus y Aspidiotiphagus citrinus) y !a chinita
(Líndorus lophantae).

El control químico es aconsejable en ataques media-


nos a intensos. Dependiendo de la gravedad se su-
giere utilizar aceites de buena calidad a! 1 a 1,5 por
ciento, solos o mezclados con Birlane o Supracid en
caso de ataques severos. Al igual que en el caso de la
conchuela morada de los citrus, el árbol debe mojarse
por completo.

OLIVO
Conchuelas blancas {Aspídiotus nerii, Hemiber/esia Ja-
taniae y H. rapax): son importantes porque además de
atacar a la vegetación, afectan a los frutos provocando
Chanchitos blancos (Pseudococcus sp.): el sobresaliente depresiones en los puntos de ataque de la conchuela.
control natural ha mantenido a esta plaga en niveles El control que sobre estas conchuelas efectuaban las
muy bajos, no coi:istituyendo problema en la Primera avispitas Aphytís chílensís, A. natío/is, Aspídíotíphagus
Región. Además de cítricos atacan a guayabos, chiri- citrínus, Signiphora aspidioti y el depredador Lindorus
moyos, olivos, etc. lophantae, ha sido mejorado notablemente con la in-
troducción y establecimiento de la avispita Aphytis
Conchuela negra (Saíssetía o/eae y S. coffeae): ocasio· melinus, que actúa de preferencia sobre A. nerii.
nalmente se presentan focos de cierta importancia de
estos lecaninos, los que son controlados por los micro- Menos importante son los ataques de !as conchuelas
himenópteros introducidos y establecidos (Metaphycus negras (Saissetia oleae y S. coffeae), por el control que
helvolus, M. flavus, M. /ounsburyí, Coccophagus carídeí efectuan Jos parásitos, como se ha mencionado en el
y Scutellísta cyaneae). Lo mismo ocurre con la con- caso de los citrus.
chuela blanca de los citrus (Coccus hesperidum), que es
Hasta el presente la conchuela algodonosa Orthensia
muy parasitada por M. he/vo/us y Coccophagus caridei.
o/ivfco/a} no ha adquirido importancia ni gran
Al igual que otras plagas en diferentes frutales, se pro- dispersión.
duce un recrudecimiento de !as conchuelas con poste-
rioridad a los tratamientos totales que se efectúan en La plaga más importante ahora es la polilla blanca del
los valles y oasis cuando se presenta la mosca del olivo {Margaronia quadristigma/is) al parecer como
Mediterráneo. consecuencia de la muerte de sus enemigos naturales,
por efecto de los tratamientos contra la mosca del
Conchuela acanalada de los citrus {lcerya purchasi): Mediterráneo,
los pequeños focos de la plaga que se presentan son
controlados adecuadamente por el depredador (Roda· MANGO
lia cardina/is y por el parásito Cryptochaetum iceryae. La conchuela blanca {Aspidiotus nerii) constituye la
plaga de mayor importancia en el mango sólo en Azapa.
PAL TO
El parasitismo de !a conchuela blanca ha sido relativa-
La conchuela blanca {Hemiberlesia lataniae): constitu- mente alto, y es probable que por este motivo no ha
ye la plaga de mayor importancia en este frutal en alcanzado mayor gravedad. Es conveniente lavar con
Azapa. Ataca al envés de las hojas, localizándose, prin- agua los árboles, para evitar la acumulación de polvo,
cipalmente, en la mitad inferior de la copa. La con- que entorpece la labor de los enemigos naturales. Tam-
chuela provoca la caída prematura de las hojas, dán- bién la poda de los sectores muy afectados, tiende a
dole un aspecto rato al follaje. disminuir la incidencia de esta plaga,
IPA La Platina Nº 23, 1984 37
CONSIDERACIONES GENERALES

En muchos casos en la Primera Región, los valles for-


man islas de vegetación con una limitada d1vers1dad de
la flora y fauna, de lo cual depende en gran medida la
1nestab1l1dad de las plagas a! hacer tratamientos genera-
lizados

Parte de esta estab1/1zac1ón es compensable al aumentar


art1f1c1almente la d1vers1dad de plantas que sirven de
hospederos de insectos y sus enemigos naturales Estos
hacen de reservonas de los insectos benéficos, contri-
buyendo a la estab1l1dad del ecoS1stema Una de. las
especies más conveniente es la alfalfa, que aún cuando
sus plagas son diferentes a las de los frutales, albergan
enemigos naturales comunes. Ello lleva a sugerir el es-
tablec1m1ento de una pequeña cantidad de plantas de
alfalfa intercaladas en el huerto.

También es aconse¡able permitir una limitada y selec


t1va sobrev1venc1a de malezas en el huerto, especial
mente de aquellas menos per¡ud1c1ales, ya que también
aportan enemigos naturales

El lavado de los árboles es otro aspecto de gran ut1l1· nRusset" o cuerudo de la fruta en
dad, especialmente ante los ataques de arañitas que pomelos, provocado por tnps. Este
prosperan me¡or ante la presencia de polvo daño deprecia fuertemente la fruta

38 tPA La Platina Nº 23 1984