Está en la página 1de 37

PRESENTACIÓN DEL INFORME.

PROPÓSITOS.

Con el presente Informe la Asociación Astronómica de Capioví ASTROCAP pretende dejar


documentado para las actuales y futuras generaciones de misioneros, el registro de unos de
los fenómenos más espectaculares que nos brinda la naturaleza, un eclipse total de Sol.
En el presente siglo, el eclipse total de Sol del 3 de noviembre de 1994 fue el segundo que
se produjo en la Provincia de Misiones. El anterior, que ocurrió el 20 de mayo de 1947, afectó
el extremo noroeste del Departamento Iguazú y el próximo, que ocurrirá recién el 12 de
marzo del año 2165, afectará los actuales Departamentos de Apóstoles y Concepción.
Este dato quizás ayude a comprender el carácter de "único" que tuvo este eclipse para los
misioneros. Dentro de ese contexto y atendiendo al objetivo primordial de la Asociación
Astronómica de Capioví que es difundir la ciencia a través de la astronomía, hemos creído
oportuno aprovechar este fenómeno para intensificar nuestra labor de difusión. Con ese
propósito, en el transcurso del año 1994 se ha elaborado y publicado el trabajo titulado "3 de
Noviembre de 1994. ECLIPSE total de Sol en Misiones... Y el día se hará noche" y con la
misma intención presentamos un año después este Informe.
Claro está que la difusión de la astronomía no debe estar supeditada y de hecho no lo está,
al acontecer de fenómenos celestes espectaculares. Pero también es cierto que la posibilidad
de promover la observación sistemática de un eclipse total de Sol es una oportunidad nada
despreciable para entusiasmar, motivar e iniciar a niños, adolescentes y jóvenes en los
primeros pasos del pensamiento científico.
El presente Informe fue elaborado tomando como principal referencia la ficha de
observación que los integrantes de ASTROCAP habíamos elaborado para este eclipse total de
Sol. Debemos aclarar en primer lugar que no pretendemos con este Informe realizar nuevos
aportes al amplio campo de conocimientos referidos a los eclipses. Eso requiere de
instrumental de avanzada y de unos conocimientos técnicos y científicos que están fuera de
nuestra meta y de nuestro alcance.
Como asociación amateur pretendemos más bien demostrar que, aún a falta de todo eso, si
hay interés por el conocimiento de un fenómeno físico, iniciativa y voluntad de acción, y la
suficiente predisposición y convicción para orientar las expectativas desde de un marco de
objetividad, el resultado es la satisfacción de haber realizado una tarea de aproximación al
apasionante mundo de la ciencia.
En cuanto a la estructuración de este Informe diremos que en la Primera Parte se describe
toda la labor previa realizada por los integrantes de ASTROCAP tendiente a dar la suficiente
difusión al eclipse. En la Segunda Parte se narra lo acontecido durante el día del eclipse. En
la Tercer Parte hemos resumido todos los registros y mediciones realizadas en torno al
fenómeno del eclipse y por ello constituye el cuerpo central de este Informe. Finalmente, en
la Cuarta Parte hemos recogido impresiones acerca del eclipse.
Muchas personas han colaborado con ASTROCAP en esta tarea de difusión del Gran
Eclipse, como puede ser dignamente llamado por los misioneros, y que merecen nuestro
reconocimiento y gratitud. El Licenciado Horacio Tignanelli, la Dra. Stella Malaroda, el Prof.
Claudio Mallamaci, el Prof. Miguel Angel Stefañuk y el Dr. Mario Aleson nos brindaron
información de primera mano sobre este eclipse.
Oscar Vidal Edelman, Mabel Balanda, María Inés Palmeiro, el Profesor José Antonio
Margalot del diario EL TERRITORIO, Susana Behar, en aquel entonces a cargo de la
producción del Noticiero de TelSat, César Leonardo Sáchez Bonifato, corresponsal en
Misiones del diario LA NACION y Patricio Downes, cronista del diario CLARIN,
colaboraron de un modo fundamental dando difusión a este evento a través de los medios de
comunicación, especialmente la prensa.
La Ministro de Cultura y Educación de la Provincia de Misiones, Dra. María Luisa Micolis,
la Prof. Liliana López de Piekún, Coordinadora Provincial de Actividades Científicas y
Tecnológicas Juveniles, alentaron en todo momento nuestro trabajo.
La Municipalidad de Capioví que a través de su intendente el Señor Liborio Kagerer y los
miembros del Honorable Concejo Deliberante, solventó parte de los gastos que demandó la
impresión de material de difusión.

Capioví, Provincia de Misiones, Argentina.


Primavera de 1995.

PRIMERA PARTE
“LOS PREPARATIVOS PARA EL ECLIPSE”

ELABORACIÓN DE MATERIAL INFORMATIVO SOBRE EL


ECLIPSE.

Desde que se constituyó la Asociación Astronómica de Capioví en 1990, teníamos la


información de que el 3 de noviembre de 1994 se produciría en esta región un eclipse total de
Sol aunque, al decir verdad, desconocíamos el trazado preciso del sendero de la totalidad.
De hecho, ninguno de los integrantes había observado alguna vez un eclipse total de Sol.
Todas las referencias que teníamos del fenómeno eran bibliográficas. Esto quizás contribuyó
a que como divulgadores y aficionados de la astronomía, comenzáramos en realidad un poco
tarde los preparativos para la cobertura del eclipse.
En el mes de Junio de 1994, Horacio Tignanelli, Licenciado en Astronomía del
Observatorio de la Plata, nos envió un boletín de la NASA con todas las referencias del
eclipse. Asimismo la Dra. Stella Malaroda, del Complejo Astronómico El Leoncito CASLEO,
de San Juan, también nos hizo llegar información. Con este material comenzamos a trabajar
en la elaboración de una recopilación de datos destinada a informar claramente las
características del fenómeno, como así también calcular los tiempos y las circunstancias
locales del eclipse para Misiones.
De gran ayuda nos resultó conocer al Dr. Mario Aleson de la ciudad de Posadas, quien nos
facilitó programas de Astronomía para PC referidos al cálculo de las circunstancias locales.
En el mes de julio y agosto se fue trabajando con este material. En ocasión de la instancia
Provincial de la Feria de Ciencias y Tecnología realizada en Posadas el 2 de septiembre de
1994 y donde participamos con nuestro curso taller "Espiando el Universo", hemos mantenido
una charla informal con la Ministro de Cultura y Educación de la Provincia de Misiones, la
Dra. María Luisa Micolis, ocasión en la que le planteamos nuestro interés de publicar y
difundir para las escuelas de Misiones el material que habíamos recopilado. La Dra. Micolis
comprometió recursos del Ministerio a su cargo para solventar los gastos de impresión del
folleto.
El 15 de septiembre el trabajo estuvo terminado y ese mismo día fue entregado en el
Ministerio de Cultura y Educación. A través de la Resolución 409 del 28 de septiembre de
1994, el mencionado Ministerio auspició la publicación del trabajo realizado por
ASTROCAP titulado "3 de noviembre de 1994. Eclipse total de Sol en Misiones...Y el día se
hará noche".
Finalmente por cuestiones administrativas que aquí no vienen al caso comentar, el subsidio
para solventar los gastos de la impresión no salió a tiempo, por lo que a última hora, a tan
sólo cuatro días antes del eclipse, el diario EL TERRITORIO, que siempre apuntaló la labor
de ASTROCAP en lo que hace a la difusión de la astronomía, publicó el trabajo como
Suplemento Especial de la edición dominical del 30 de octubre de 1994.
Si algo lamentamos de nuestra labor en torno a la difusión de este eclipse total de Sol, es
el hecho que el material preparado no haya llegado a tiempo a las escuelas, digamos un mes
antes del gran fenómeno, como estaba inicialmente previsto.
Pero no nos quejamos, más bien nos alegramos por las concreciones. Y entre estas cosas
debemos destacar los auspiciosos contactos que hemos iniciado con astrónomos profesionales
y aficionados, asociaciones astronómicas y medios de prensa y comunicación, a quienes
habíamos enviado nuestro trabajo sobre el eclipse durante los meses de septiembre y octubre.
Este hecho ayudó notoriamente a impulsar la difusión del eclipse, tal como puede constatarse
en el detalle de las notas periodísticas a las que se hace referencia más adelante.

LA PARTICIPACIÓN DE UN INTEGRANTE DE ASTROCAP EN EL


CAMPAMENTO ECLIPSE „94 REALIZADO EN CRICIUMA, BRASIL.

En el mes de septiembre, Julio Stang recibió del Servicio de Difusión Científica SEDIC,
organismo dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas
(CONICET) un cuestionario de 40 preguntas referidas al eclipse total de Sol del 3 de
noviembre, y que se había elaborado como actividad previa a un campamento científico a
realizarse en Brasil. Obviamente para participar de ese campamento había que contestar el
cuestionario y obtener luego su aprobación. Julio Stang dedicó cinco días continuados a ese
trabajo y en la tercera semana de septiembre lo envió a Buenos Aires. A fines de septiembre
quedó confirmada su participación y en el mes de octubre formalizó su inscripción en el
denominado Campamento Científico "Eclipse 94" a realizarse en Jaguaruna, próximo a
Criciuma, Brasil.
Este hecho creó en todo el grupo una gran motivación, por un lado la satisfacción de que un
integrante de ASTROCAP haya sido seleccionado para participar de un campamento tan
importante (participaron del mismo 24 argentinos y 24 brasileños, entre estudiantes,
especialistas y astrónomos). Por otra parte, para el grupo era como una confirmación casi
oficial de que todo el énfasis que habíamos puesto en difundir la importancia de este evento
astronómico, estaba plenamente justificado.
Durante todo el tiempo previo al eclipse y a raíz de la participación de Julio Stang en este
campamento científico, se han mantenido interesantes contactos con algunas personas
vinculadas a la SECYT (Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Nación) , principalmente
con Horacio Tignanelli, el Director del mencionado campamento. Se previó incluso mantener
un contacto por radio entre Wanda (Argentina) y Criciuma (Brasil), el día mismo del eclipse.
Por razones de tiempo y algunas complicaciones de índole técnica, este contacto finalmente
no fue posible realizar.
Julio Stang viajó a Buenos Aires el día viernes 28 de octubre donde se sumó al contingente
de argentinos que viajó al Brasil el día domingo 30 y volvió a Buenos Aires el sábado 5 de
noviembre. Stang viajó llevando material de ASTROCAP para cada uno de los 48 integrantes
del campamento científico, consistente en ejemplares del folleto denominado "3 de
Noviembre de 1994. ECLIPSE total de Sol en Misiones... Y el día se hará noche" como así
también un compendio de datos astronómicos que forman parte del curso-taller "Espiando el
Universo" que desde el año 1994 viene realizando ASTROCAP para alumnos del nivel
medio y terciario.
En la organización de este campamento, Julio Stang formó parte del grupo de meteorología
cuyo trabajo realizado está expuesto con todo detalle en el Informe de la Experiencia del
Campamento Científico Binacional de Astronomía del Licenciado Horacio Tignanelli .

NOTAS PERIODÍSTICAS.

La mayoría de las publicaciones que realizaron los periódicos referidas a la tarea de


difusión de este eclipse total de Sol encarada por ASTROCAP, tomaron como base de su
información el folleto con el material preparado por esta Asociación. En ese sentido
debemos destacar en primer lugar al diario EL TERRITORIO de la ciudad de Posadas, a
través del cual los periodistas Oscar Vidal Edelman y Mabel Balanda publicaron excelentes
notas referentes al eclipse.
El Profesor José Antonio Margalot también se referió al tema en su columna Rincón
Docente del Diario El Territorio.
Por su parte, César Leonardo Sánchez Bonifato, también periodista de EL TERRITORIO y
corresponsal del Diario LA NACION de Buenos Aires, en tres ocasiones publicó en dicho
diario referencias acerca del eclipse.
Patricio Downes, cronista del diario CLARIN de Buenos Aires nos visitó en Capioví unos
días antes del eclipse y luego nos acompañó hasta Wanda el mismo día del eclipse y también
produjo dos notas para ese diario en relación al fenómeno.
A modo de referencia y para futuras consultas que sobre este acontecimiento se quieran
realizar, se ha alistado en el Anexo I una referencia sintética de las notas periodísticas que se
refieren al tema.

NOTAS RADIALES

En las dos semanas previas al eclipse, varios integrantes de ASTROCAP mantuvieron


conversaciones al aire con diferentes medios radiales, entre las cuales cabe mencionar:

* Roberto Soto con FM Sunchales, de Santa Fe.

* Camilo Vogel con Radio Continental de Buenos Aires.


* Renato Luft con FM Baires, de la ciudad de La Plata; Radio Mitre
de Buenos Aires. FM Expres, FM Show, FM Clasic y LT4 Radio-
difusora Misiones, todas de la ciudad de Posadas. También
con FM Visión y LRH 400 FM Municipal, ambas de la ciudad de
Puerto Rico y con una FM de Oberá , Misiones.

* Julio Stang con LT4 Radiodifusora Misiones, de Posadas.

ELABORACIÓN DE LA FICHA DE OBSERVACIÓN Y PREPARACIÓN


DEL INSTRUMENTAL.

Dos semanas antes del eclipse se elaboró la ficha de observación que se transcribe como
Anexo II. La misma se hizo teniendo en cuenta los instrumentos de medición que la
Asociación Astronómica de Capioví tenía disponibles o eventualmente podría obtener en
préstamo. También se tuvo en cuenta el número de integrantes de esta Asociación que en esa
mañana estarían en condiciones de realizar mediciones y registros.
El instrumental para cubrir los registros previstos en la ficha de observación en su mayoría
estaba a disposición de ASTROCAP. Un fotómetro fue montado por Julio Stang, el
termómetro se prestó del Instituto Nuestra Señora de Itatí y el luxómetro tuvo que solicitarse
a otra entidad, en este caso a la Empresa Papel Misionero que gentilmente puso el
instrumento a nuestra disposición. Teresa Warenycia nos prestó una cámara fotográfica. La
lista de instrumentos y elementos para la observación se indican en el detalle siguiente:

* Telescopio reflector de 25 cm, con filtro solar.


* Telescopio reflector de 10 cm con filtro solar.
* Luxómetro.
* Medidor de intensidad lumínica (Fotómetro).
* Cuatro termómetros.
* Dos cámaras fotográficas tipo reflex de 50 mm y 300 mm.
* Filtros y protectores solares.
* Reloj digital de precisión y sincronizado con la hora oficial argentina.
* Cuatro radioreceptores con casetera para grabación.
* Cable para armado de antena para radio tipo T.
* Papel blanco para extender sobre el suelo y detectar las sombras volantes.
* Fichas preimpresas para el dibujo de la corona solar.

LA ELECCIÓN DEL SITIO DE OBSERVACIÓN.

En la semana anterior al eclipse, viajaron a la zona de Wanda y Esperanza dos integrantes


de ASTROCAP a efectos de elegir un sitio lo suficientemente adecuado para observar el
fenómeno, esto es, que ofrezca una visión panorámica hacia el sector Noroeste, desde donde
provendría la sombra; que presente un horizonte lo suficientemente abierto para observar el
cielo hacia cualquier dirección y que posea vegetación autóctona de Misiones en las
cercanías, preferentemente selva, a efectos de registrar los diferentes efectos del fenómeno
(luz, colores, tonalidades, sombras y ruidos naturales, etc) en un ambiente típico de la zona.
Realizaron el viaje Romano Luft y Renato Luft. Luego de recorrer ampliamente la zona de
colonias agrícolas ubicadas a ambas márgenes de la Ruta Nacional 12, entre Esperanza y
Wanda, se prefijaron dos lugares: uno muy cercano al acceso a Esperanza, a unos 100 metros
al Este de la Ruta Nacional 12 y otro a cuatro kilómetros al Este de la localidad de Wanda, a
unos 200 metros al norte de la Ruta Provincial Nro. 19. En ambos sitios también se hicieron
pruebas de sintonía de emisiones de radio en AM y FM.
De regreso a Capioví, se expuso ante los demás integrantes de ASTROCAP las condiciones
de cada uno de los sitios prefijados, optándose finalmente por el de la localidad de Wanda,
cuya ubicación esta señalada en el mapa de la Figura Nro. 1. Las coordenadas geográficas del
sitio elegido son 54º 32’ 26” de Longitud Oeste y 25º 58’ 14” de Latitud Sur y dista 3
kilómetros de la línea de centralidad. El terreno es propiedad del agricultor Roberto Beck.

LA COBERTURA DEL FENÓMENO.

En los días previos al eclipse y ya definido el sitio de observación, se convino con LT4
Radiodifusora Misiones hacer un trabajo conjunto en el que los integrantes de ASTROCAP
realizaríamos las observaciones programadas y la emisora haría una transmisión en directo
del fenómeno, dando a su vez difusión de los datos que se consideren oportunos. Los detalles
de este trabajo en conjunto se convinieron con Teresa Warenycia y también con el
meteorólogo Favio Cabello quien, en representación por LT4 mantuvo una reunión en
Capioví con los integrantes de ASTROCAP.
Favio Cabello, como meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional dependiente de la
Fuerza Aérea Argentina con asiento en el Aeropuerto Internacional Posadas también
realizaría registros meteorológicos durante el eclipse.
Pocos días antes del fenómeno Renato Luft se reunió en Posadas con quienes serían
enviados por el sistema de medios de EL TERRITORIO para realizar la cobertura del
fenómeno. Se convino entonces con cronistas y fotógrafos del diario EL TERRITORIO y con
camarógrafos de TELSAT (en aquel entonces un canal por cable del mencionado sistema de
medios), hacer un trabajo conjunto en el que ASTROCAP brindaría toda la información y
asesoramiento referentes al momento y detalles del eclipse que son importantes registrar y el
fotógrafo y los camarógrafos harían todas las tomas, compartiéndose luego el material
producido.

SEGUNDA PARTE
“EL DÍA TAN ESPERADO”

EL VIAJE A LA MADRUGADA

La madrugada del día 3 de noviembre se presentó con un cielo estrellado, reinaba una
temperatura agradable y todo hacía prever que el día sería radiante.
En Capioví, los preparativos para la salida hacia la localidad de Wanda comenzaron a la
hora 4:00 frente al Instituto Nuestra Señora de Itatí, hora en que se cargó todo el
equipamiento sobre un vehículo utilitario para transporte. Ya en ese momento se encontraba
presente el Señor Patricio Downes, cronista del diario CLARIN quien viajó con el grupo de
ASTROCAP para realizar la cobertura periodística del fenómeno.
A la hora 4:45 y una vez cargado todo el instrumental iniciamos el viaje hacia el Norte de la
Provincia. El cansancio que llevábamos encima fue rápidamente superado con la ronda de
mate y charla que se inició apenas comenzamos el viaje. A mitad de camino presenciamos la
salida del Sol sobre un horizonte diáfano. Pero, pocos kilómetros después también divisamos
hacia el sector Noroeste una banda de nubes que avanzaba lentamente.

LA LLEGADA A WANDA.

Después de recorrer 140 kilómetros, llegamos al sitio de observación alrededor de la hora


6:45. Poco después llegaron Fabio Cabello y Ricardo Zeindl, que realizarían la transmisión en
directo del eclipse para LT4 Radiodifusora Misiones.
También se hicieron presentes en el lugar Oscar Vidal Edelman y Mabel Balanda,
periodistas del diario EL TERRITORIO, como así también los camarógrafos Juan Carlos
Marchak y Oscar Zacarías, encargados de realizar las grabaciones en vídeo para TelSat. Las
dos cámaras grabadoras de vídeo eran alimentadas por un grupo electrógeno. Por su parte,
Ariel Saidel, fotógrafo del mencionado matutino, se instaló con una cámara Nikon F2 de 500
mm para realizar tomas fotográficas.
Más adelante también arribó el móvil de LT18 Radio Eldorado y un camarógrafo de TeLeFe
quien también realizó grabaciones en vídeo. Se había convocado en el lugar un grupo de
veinte personas, cada una de las cuales tenía una tarea específica que realizar durante el
eclipse. Otras quince personas estaban presentes como acompañantes.
También se acercó el dueño del terreno, el Señor Roberto Beck, quien hasta ese momento
no estuvo enterado que en ese lugar, en su chacra, se juntaría un grupo de personas para
registrar el eclipse.
A poco de haber arribado comenzamos a bajar e instalar todos los instrumentos para la
cobertura del fenómeno ya que para la hora 8:00 estaba previsto comenzar con todos los
registros. A la sombra de un laurel y contiguo a una parcela de yerba mate recién implantada,
se instalaron el termómetro, luxómetro y el fotómetro.
Los telescopios con sus respectivos filtros solares, las tres vídeograbadoras y cámaras
fotográficas se ubicaron un poco más lejos. También se instaló una antena para captar
emisiones de radio en AM.

EL INICIO DE LAS OBSERVACIONES.

A la hora 8:00 se comenzaron a tomar registros de temperatura y luminosidad. Samuel


Baumann con un medidor de intensidad lumínica (fotómetro) y Romano Luft con el
luxómetro registraban luminosidad. Mirta Cristina González registraba la temperatura.
Roberto Soto era el encargado conjuntamente con Renato Luft, de registrar la hora de cada
uno de los contactos. Camilo Vogel debía colocar los radiorreceptores y tomar fotografías.
Renato Luft también debía tomar fotografías y mantener el telescopio de 25 cm. operable
durante la totalidad. Cada grupo realizaba febrilmente su tarea; los cronistas tomando notas y
grabando; los fotógrafos y camarógrafos tomando registros del avance del eclipse; los móviles
de las radioemisoras presentes salían frecuentemente al aire haciendo los comentarios
pertinentes.
Era un momento muy especial porque durante varias horas todos los que estábamos allí
hablábamos exclusivamente de un tema. Además había entre los presentes mucha expectativa
mezclada de cierto nerviosismo y ansiedad que, en el caso de los integrantes de ASTROCAP
distrajo un poco la atención, de modo que algunas de las actividades, ya sean registros u
observaciones, no se hicieron como estaba previsto y otras fracasaron sólo por falta de
atención u olvido de algún detalle.
Por ejemplo, el radiograbador para registrar sonidos ambientales naturales (insectos, aves,
etc), se instaló a unos 100 metros del lugar al borde de un matorral pero no se pulsó la tecla
de grabar y en definitiva no hubo registros. Se había llevado papel blanco para extenderlo en
el suelo y detectar las sombras volantes y nadie atinó en hacerlo en ese momento. El
radiograbador para registrar conversaciones y comentarios de la gente allí reunida, poco
antes, durante y después del eclipse, por olvido, tampoco fue instalado. Un minuto antes de la
totalidad se sacaron apresuradamente los filtros solares del telescopio de 25 cm pero, se
produjo la totalidad y nadie, absolutamente nadie del grupo de ASTROCAP atinó a observar
el Sol eclipsado con el reflector. Es que en realidad, con los registros que había que hacer en
ese momento y en algunos casos varios registros estaban a cargo de una sola persona, y con la
sensación de espectacularidad propia de un eclipse solar, es comprensible que hayan ocurrido
estos olvidos.
EL MOMENTO DE LA TOTALIDAD.

Desde la llegada al sitio de observación, en todo momento el cielo se mantuvo parcialmente


nublado con nubes de tipo cúmulos, poco densas pero que ya complicaron la medición del
primer contacto, es decir, el inicio de la parcialidad. Al acercarse el momento de la totalidad
comenzaron a aparecer bandas de nubes muy anchas, largas y notablemente densas, pero con
mucha separación entre una banda y otra. En ese lugar tuvimos la suerte de que unos
segundos antes de la totalidad acababa de pasar frente al Sol una de esas bandas de nubes y
aún faltaba bastante para que aparezca la próxima, que recién comenzó a cubrir parcialmente
al Sol al final del eclipse. Este dato está muy bien registrado en las grabaciones en vídeo
realizadas en el lugar. En la zona urbana de Wanda, 4 kilómetros al Oeste, donde se habían
congregado muchas de las delegaciones y contingentes que llegaron para observar el eclipse,
no tuvieron la misma suerte ya que la nubosidad cubrió el Sol eclipsado durante más de tres
minutos.
Como no se marcó la cuenta regresiva del segundo contacto y si bien todos los allí reunidos
conocíamos la hora exacta del inicio de la totalidad, ésta llegó casi de improviso ya que el
anillo de diamantes daba a simple vista la impresión de que aún faltaban varios minutos para
que el Sol quede totalmente eclipsado.
Cuando súbitamente se produjo la totalidad fue llamativo como instantáneamente todas las
personas allí presentes permanecieron en silencio o hablaban en murmullos, ya sea
registrando datos, realizando anotaciones, grabando comentarios, tomando fotografías o
indicando tiempos en que debían tomarse los registros. Daba la impresión de que todos se
cuidaban de no interferir en lo que estaba ocurriendo.

LA REAPARICIÓN DEL SOL

Una vez concluida la totalidad, y recuperados de la emoción del espectáculo comenzaron


los comentarios acerca del suceso y el intercambio de impresiones. La mayoría de los allí
reunidos permanecieron en el lugar hasta aproximadamente la hora 11:00, cada uno haciendo
su trabajo. Los integrantes de ASTROCAP continuaron con los registros hasta la hora 11:25.
Otro detalle que no puede dejar de mencionarse es que en el sitio de observación, desde
temprano se habían apostado tres agentes de la Policía de Misiones, seguramente para
custodiar los aparatos e instrumentos que allí se habían concentrado ya que el normal
desarrollo del espectáculo quedaba obviamente garantizado por la distancia que nos separaba
de los protagonistas del eclipse, el Sol y la Luna.
Cerca del mediodía se levantó todo el instrumental y nos dirigimos rumbo a la localidad de
Wanda con la intención de contactarnos con un contingente de México, de cuya presencia nos
informó el intendente de l a localidad cuando aún estábamos en el sitio de observación.
En el acceso a una de las minas de piedras semipreciosas en Wanda nos encontramos con el
contingente de mexicanos, unas 160 personas, con quienes entablamos un breve pero
animado y fructífero intercambio de ideas, opiniones e información. Pudimos conocer al
Ingeniero José Ruiz de la Herrán, proveniente de la ciudad de México, fundador de la
Organización Iberoamericana de Planetarios (OIP) y quien tuvo una participación protagónica
en la construcción del Observatorio de San Pedro Mártir, de Baja California, perteneciente a
la UNAM, Universidad Autónoma de México. También conocimos al Ingeniero Gilberto
Fernández Vincent, de la Sociedad Astronómica de México. Al Señor Fulvio Huerta Reyes
del Centro de Observación y Difusión Astronómica de México CODA. Poco después el
contingente volvió a Puerto Iguazú, de donde habían venido por la mañana.

EL REGRESO A CAPIOVÍ Y LA REDACCIÓN DEL INFORME


PRELIMINAR.

A la hora 12:30 los integrantes de AstroCap iniciamos el regreso a Capioví. Durante el viaje
fueron sucediéndose los comentarios sobre todo lo realizado hasta que arribamos a Capioví a
la hora 14:45.
Poco antes del atardecer nos reunimos en la casa de Roberto Soto para bosquejar el
borrador del informe preliminar de las mediciones realizadas. También allí, cuando comenzó
el atardecer, medimos nuevamente la luminosidad con el luxómetro a efectos de establecer a
qué hora la luminosidad del atardecer de ese día coincidía con la "oscuridad" registrada
durante el eclipse.
Para los integrantes de ASTROCAP, la jornada concluyó con un sencillo brindis mientras
esperábamos en los noticieros de la Televisión algún comentario sobre el tema que para
nosotros y muchos misioneros fue un acontecimiento único.

TERCERA PARTE
“REGISTROS Y MEDICIONES DEL ECLIPSE”

REGISTROS Y MEDICIONES REALIZADAS POR ASTROCAP

El viaje a la localidad de Wanda para observar el eclipse total de Sol, tenía para los
integrantes de ASTROCAP como primordial objetivo realizar una serie de observaciones y
registros a efectos de dejar debidamente documentado por primera vez que sepamos, en la
historia de nuestra Provincia, un eclipse total de Sol.
De hecho que también nos sentimos fuertemente motivados y expectantes por ver y
disfrutar, quizás por única vez, del espectáculo más grandioso que ofrece la naturaleza. Pero
fuimos conscientes desde un comienzo de que ambas cosas no eran posibles realizar plena y
simultáneamente. De modo que, dando prioridad a nuestro objetivo de difundir la
astronomía, optamos por realizar una observación sistemática. Para ello y como ya se
comentó en la Primera Parte, se elaboró una ficha técnica que se transcribe al final como
Anexo II.
Algunos de los registros y mediciones previstos en esa ficha, a último momento se han
descartado por no contarse con los elementos de medición necesarios. Pero en gran medida se
ha cubierto al menos lo esencial. A continuación y teniendo en cuenta el orden en que
aparecen el la mencionada ficha los diferentes registros, se presentarán los resultados.

1. REGISTRO DE TIEMPOS.
1.1. Registro de cada uno de los contactos del eclipse (primero, segundo, tercero y
cuarto) y de la duración de la totalidad.

Roberto Soto estaba a cargo de tomar los tiempos con un reloj digital sincronizado con la
hora oficial argentina. Por su parte, Renato Luft hizo la observación visual por el telescopio
de 25 cm. a efectos de detectar, de hecho que en forma muy aproximada, el primer y cuarto
contacto.
A las coordenadas geográficas del sitio en Wanda (a saber, 54º 32' 26" de Longitud Oeste y
25º 58' 14" Latitud Sur) donde realizamos la observación, le correspondían los siguientes
horarios para cada uno de los contactos:

Primer contacto: 8h 36m 05s

Segundo contacto: 9h 46m 17s

Tercer contacto: 9h 50m 04s

Cuarto Contacto: 11h 09m 10s

Estos cálculos los realizamos con el programa de Astronomía para PC "SOLAR ECLIPSE",
Versión 1.30, de Matthew M. Merril, editado en 1991. Todas las horas señaladas
corresponden a la hora oficial argentina (huso -3).
Los tiempos, registrados en forma visual por ASTROCAP, para cada uno de los momentos
del eclipse son los siguientes:

* Primer contacto: 8h 35m 54s (11 segundos antes de lo previsto


por el cálculo).

* Segundo contacto: 9h 46m 10s (7 segundos antes de lo previsto


por el cálculo).

* Tercer contacto: 9h 50m 04s (a la misma hora que la prevista en


el cálculo).

* Cuarto Contacto: 11h 08m 44s (26 segundos antes de lo previsto


por el cálculo).

La duración de la totalidad la habíamos calculado en 3 minutos y 47 segundos, mientras que


el tiempo registrado por ASTROCAP llegó a 3 minutos y 50 segundos.
Posteriormente también hemos realizado otra medición, de hecho que también muy
aproximada. La grabación en vídeo producida por la vídeograbadora de TELSAT tiene un
registro desde minutos antes de la totalidad y hasta varios minutos después. Hemos medido
también el tiempo en esta grabación que resulta ser de 3 minutos y 45 segundos, es decir algo
menor que la registrada en forma directa.
Finalmente cabe acotar también que el primer contacto medido es de todos modos
aproximado ya que en ese momento el Sol se encontraba parcialmente cubierto por las nubes.
Además, a efectos de evitar cualquier anotación que pudiera desvirtuar los tiempos reales
registrados, Roberto Soto no llevaba en su cuaderno de anotaciones, ninguna referencia a los
horarios en que debían producirse cada uno de los cuatro contactos. De ahí que pueda
afirmarse que las mediciones realizadas por ASTROCAP son fiables, aún cuando deba
decirse que no dejan de ser más que aproximadas, atendiendo al hecho de que no
disponíamos ni de las técnicas ni del instrumental para realizar mediciones de mayor
precisión.

2. REGISTROS FOTOGRÁFICOS

2.1. Tomas fotográficas panorámicas a fin de captar la variación lumínica y tonalidades


del paisaje.

Si bien se realizaron tomas fotográficas para captar la variación lumínica, estas no fueron
realizadas de modo suficientemente regular pues en realidad faltaron más observadores para
realizar todas las tareas, por lo cual esta quedó fuera de programa.
Sin embargo, dentro del material producido por las vídeocamaras de TELSAT hay una muy
buena grabación que comienza pocos minutos antes de la totalidad y se mantiene durante la
duración de la misma y que, apoyada sobre un trípode, apuntó hacia el sector noroeste del
horizonte desde donde provenía la sombra. En ella aparecen todas las tonalidades del color
del cielo en el horizonte, tal como se lo vio antes, durante y después de la totalidad.

Figura 2: FOTOGRAFÍA DE LA CORONA SOLAR


ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994

Créditos: Fotografía de Ariel Saidel (Posadas)


2.2. Fotografía de sombras proyectadas sobre superficies blancas con el objeto de
registrar el paulatino desvanecimiento del contraste entre luz y sombra.

También por faltar observadores, pero también porque el cielo estaba parcialmente cubierto
y el Sol se ocultaba de a ratos, no se realizaron las fotografías de sombras proyectadas sobre
superficies blancas ya que el ocultamiento periódico del Sol por las nubes confundía
cualquier relación que después quisiera encontrarse con el efecto del eclipse.

2.3. Tomas fotográficas de las sombras volantes.

En el sitio de observación predominaban las superficies marrones (suelo recién roturado) y


las superficies verdes de la vegetación. Al no haber superficies blancas y como ya se
comentó, el papel que se había llevado para extender en el suelo no fue colocado, nadie se
percató ni observó las sombras volantes que de hecho no fueron fotografiadas si es que ello
resulta factible.

2.4. Fotografía del cielo durante la totalidad.

Fotografías del cielo durante la totalidad no fueron realizadas por no haberse encontrado en
el equipaje el cable disparador necesario para mantener abierto el obturador. Además, la
nubosidad que cubría un gran sector del cielo impedía tomar fotografías del cielo ennegrecido
por el eclipse.

2.5. Fotografía de campo amplio del Sol eclipsado.

Fotografías del Sol eclipsado fueron tomadas por Camilo Vogel y Renato Luft aunque con
cámaras pequeñas, de 50 mm y otra de 300 mm. Pero Ariel Saidel, fotógrafo del sistema de
medios de EL TERRITORIO, realizó muy buenas fotografías del Sol eclipsado con una
cámara Nikon F2 de 500 mm, cuyo material dispone actualmente ASTROCAP.

2.6. Fotografía de la corona solar, anillo de diamantes, protuberancias y otros detalles


del Sol eclipsado.

Cuando elaboramos la Ficha Técnica de Registros y Mediciones dos semanas antes del
eclipse, aún teníamos la esperanza de llegar a esa fecha con la cámara fotográfica adaptada y
montada sobre el telescopio de 25 cm. Pero las cosas no salieron así y la fotografía del anillo
de diamantes, de la corona solar, protuberancias y otros detalles del Sol eclipsado no se
realizó. Recién nos dimos cuenta de lo que nos habíamos perdido cuando unas semanas más
tarde el ingeniero José Ruiz de la Herrán de México nos envió fotografías de lo corona solar
del eclipse del 11 de julio de 1991, que él obtuvo con una cámara montada sobre un
telescopio de tan sólo 10 cm.
Pero a falta de ese material, reproducimos aquí una fotografía de campo amplio del Sol
eclipsado, tomada por el fotógrafo Ariel Saidel y que permite hacer algunas observaciones
sobre la corona solar. En la reproducción de dicha fotografía y que aparece en la Figura Nro.
2, el norte del Sol se ubica abajo y a la izquierda de la imagen. Habitualmente los llamados
cepillitos polares, esos rayos rectos y cortos que salen del Sol corresponden a la zona de los
polos y por ende a su extremo Norte y Sur. Hay tres extensos gallardetes que se extienden en
dirección del ecuador del Sol, dos hacia arriba e izquierda y uno hacia abajo,a la derecha.
Este último fue el más extenso y visualmente hemos registrado que su extensión correspondía
por lo menos seis radios del Sol, lo cual equivale a unos 4,5 millones de kilómetros.

3. REGISTROS AUDITIVOS Y DE EMISIONES


ELECTROMAGNÉTICAS.

3.1. Registro de sonidos ambientales, antes, durante y después de la totalidad, con


grabador instalado en un lugar sin interferencia de ruidos artificiales, a fin de
evaluar posibles variaciones en el comportamiento de insectos, aves, y animales.

Como ya se comentó en la Segunda parte, este registro fracasó debido a que no se oprimió
el botón de grabar del radiograbador.

3.2. Registro de emisiones radiales en AM y FM antes, durante y después de la totalidad


con el objeto de detectar posibles efectos de desvanecimiento (fading) e
interferencias en la propagación de las ondas electromagnéticas.

Durante treinta minutos, quince antes y otros tantos después de la totalidad se han realizado
sendas grabaciones de radioemisoras, en AM y FM. Una vez analizadas las dos grabaciones,
se han tomado 13 minutos (780 segundos) de cada una de ellas y se han confeccionado las
gráficas de la Figura Nro. 3 y Nro. 4 con el procesador de sonido Creative Wave Studio del
SB16. En ambas figuras, la banda vertical de color negro corresponde a los 3 minutos y 50
segundos de la totalidad
El espectro audible que describe el procesador de sonido a partir de la grabación y que se
ha volcado en las gráficas, se encuentra sumamente comprimido, lo que provoca que las
sinusoides aparezcan como líneas verticales con una amplitud un tanto brusca desde el punto
de vista gráfico.
El frecuencia modulada se sintonizó a la repetidora de LT4 Radiodifusora Misiones, que
transmite en 91.1 MHz. desde la ciudad de Eldorado, situada 50 km al Sur del sitio de
observación. En la grabación no se registra ningún tipo de interferencia ni desvanecimiento
antes y durante la totalidad del eclipse. Pero a los dos o tres segundos después del tercer
contacto, cuando uno de los locutores dice "... Esto se está terminando..." (Ver Cuarta Parte)
comienza a aparecer un ruido de fondo intermitente muy molesto que en varias ocasiones
interfiere totalmente la señal de LT4 y se escuchan otras emisoras. Pero en ningún momento
se nota un desvanecimiento del nivel de la señal, tal como puede verse en Figura Nro. 3.
En amplitud modulada, Roberto Soto colocó en sintonía a la Radio Red Bandeirante de Sâo
Paulo, Brasil, que transmite en la frecuencia de 840 KHz. En este caso la distancia radial
entre el sitio de recepción (Wanda) y la emisora supera los 850 km. Se escogió esa emisora
Figura 3: REGISTRO DE EMISIONES DE RADIO EN FM
ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994

Figura 4: REGISTRO DE EMISIONES DE RADIO EN AM


ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994
por la distancia y porque realizaba en ese momento una cobertura del eclipse con notas y
comentarios desde las localidades del Brasil afectadas por la totalidad.
Allí aparece un dato algo diferente. Igual que en la grabación en FM, la sintonía es normal
antes y durante la totalidad aunque sí se registra intermitentemente el efecto del Fading, sin
que en algún momento la emisión se pierda. El dato llamativo es el siguiente: a las 9h 50m
08s hora argentina, es decir, 4 segundos después de terminar la totalidad en el sitio de
recepción en Wanda, súbitamente la emisión se pierde por completo por un lapso de 1
minuto y 57 segundos tal como lo muestra la Figura Nro. 4. A las 9h 52m 05s la emisión
reaparece durante un segundo y vuelve a desaparecer totalmente durante 1 minuto y 9
segundos para retornar normalmente a las 9h 53m 15s. Cabe señalar que durante estos 3
minutos y 6 segundos la señal de la Radio Red Bandeirante se pierde completamente y sólo se
escucha en una sintonía de fondo, señales débiles de otras radioemisoras.
De modo entonces que hay dos datos coincidentes. Tanto en AM como en FM no hay
interferencias antes y durante la totalidad. Pero a los pocos segundos del tercer contacto en
ambas frecuencias aparecen anormalidades en la señal que, sospechamos, pueden deberse al
efecto del eclipse, mejor dicho, a la perturbación de la alta atmósfera provocada por el
avance del cono de sombra.

4. REGISTRO DE LA INTENSIDAD LUMÍNICA.

4.1. Registro de la intensidad lumínica con el luxómetro durante las tres horas del
eclipse con intervalos de 5 minutos y de 1 minuto en los instantes previos y
posteriores a la totalidad.

La luminosidad se registró con dos instrumentos. Un medidor de intensidad lumínica


(fotómetro) estuvo a cargo de Samuel Baumann y el luxómetro a cargo de Romano Luft

Registros con el fotómetro a cargo de Samuel Baumann

Se tomaron registros desde la hora 8:00 hasta las 11:20 con un intervalo de 5 minutos y de
un minuto entre la hora 9:30 hasta las 10:05, tal como se aprecia en la gráfica de la Figura
Nro. 5. Se nota claramente la inflexión de la caída de luminosidad en el momento de la
totalidad. La caída de luminosidad en la parte final de la gráfica, desde la hora 10:40 se debe
a un debilitamiento de la fuente de energía del instrumento (una batería alcalina de 9 voltios)
ya que la exigencia en cuanto a la cantidad de horas y la temperatura de trabajo superó la
capacidad de la misma.

Registros con el luxómetro a cargo de Romano Luft.

Se mantuvo en funcionamiento desde la hora 8:00 pero recién las 9h 15 m el instrumento


comenzó a registrar disminución de luminosidad. El registro continuó hasta las 10h 20m,
momento en que el instrumento volvió a salir de escala. Se tomaron registros cada 5 minutos
y de un minuto entre la hora 9:30 hasta las 10:05. La gráfica de la Figura Nro. 6 se ha
confeccionado con los registros cercanos al tiempo de la totalidad y la curva o inflexión que
indica la disminución de la luminosidad es más homogénea que en la del fotómetro.
Figura 5: VARIACIÓN DE LA LUMINOSIDAD (Fotómetro)
ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994

Figura 6: VARIACIÓN DE LA INTENSIDAD LUMÍNICA


(Luxómetro)
ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994
Durante la totalidad, el valor lumínico más bajo fue de 2,5 lux. A efectos de comparar la
"oscuridad" producida por el eclipse, los integrantes de ASTROCAP realizaron otro registro
con el luxómetro en el atardecer del día 3 de noviembre. Con el mismo instrumento se ha
constatado que a la hora 19:25 de ese día la luminosidad del atardecer en Capioví
(55º03’14” LW y 26º56’12”LS) correspondía a 2,5 lux. Es una referencia que nos parece
interesante con la debida aclaración que la oscuridad o penumbra del atardecer no es en
absoluto parecida a la de un eclipse total de Sol.
Con este dato y conociendo la puesta de Sol de ese día en Capioví, usamos el programa
EZCOSMOS para calcular la hora en que para varias localidades de Misiones se registra, al
atardecer del 3 de noviembre de cada año (siempre y cuando la Luna esté por debajo del
horizonte), un valor lumínico de 2,5 lux que es el equivalente a la totalidad de este eclipse.
En la Tabla Nro. 1 se indican los horarios correspondientes.

Tabla 1: HORARIO DE EQUIVALENCIA ENTRE LA MÁXIMA OSCURIDAD DEL


ECLIPSE (2,5 Lux) Y LA LUMINOSIDAD DEL ATARDECER DEL DÍA 3 DE
NOVIEMBRE PARA DIFERENTES LOCALIDADES DE MISIONES
ECLIPSE TOTAL DEL SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994
___________________________________________________________________________
DEPARTAMENTO CABECERA COORDENADAS HORA
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
IGUAZÚ Pto. Esperanza 54º36'LW*26º01'LS 19:22
Wanda 54º33‟LW*25º58‟LS 19:22
GRAL. M. BELGRANO Bdo. de Irigoyen 53º38'LW*26º15'LS 19:18
ELDORADO Eldorado 54º36'LW*26º25'LS 19:22
SAN PEDRO San Pedro 54º06'LW*26º37'LS 19:21
MONTECARLO Montecarlo 54º45'LW*26º34'LS 19:23
GUARANIÍ El Soberbio 54º12'LW*27º18'LS 19:22
CAINGUÁS Campo Grande 54º59'LW*27º13'LS 19:25
LIBERTADOR G.S.M. Puerto Rico 55º01'LW*26º48'LS 19:25
25 DE MAYO Alba Posse 54º41'LW*27º14'LS 19:24
OBERÁ Oberá 55º07'LW*27º29'LS 19:26
SAN IGNACIO San Ignacio 55º34'LW*27º16'LS 19:27
SAN JAVIER San Javier 55º08'LW*27º52'LS 19:27
L.N. ALEM L. N. Alem 55º19'LW*27º37'LS 19:27
CONCEPCIÓN Conc. de la Sierra 55º31'LW*27º59'LS 19:28
APÓSTOLES Apóstoles 55º45'LW*27º55'LS 19:29
CANDELARIA Santa Ana 55º34'LW*27º22'LS 19:28
CAPITAL Posadas 55º54'LW*27º22'LS 19:29
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

5. REGISTRO DE VARIACIONES METEOROLÓGICAS.

5.1. Registro de la intensidad y eventual variación del viento antes, durante y después de
la totalidad.
Este registro tampoco llegó a realizarse por la imposibilidad de disponer a tiempo de una
veleta y de un anemómetro.

5.2. Registro de variaciones de la temperatura durante todo el tiempo del eclipse.

Estuvo encargada de registrar las variaciones de la temperatura Mirta Cristina González.


Los registros se tomaron desde la hora 8:00 hasta las 11:25 con un intervalo de 5 minutos, y
de un minuto entre la hora 9:30 hasta las 10:05 tal como se indica en la Figura Nro. 6.
Como se puede apreciar en la gráfica, desde la hora 8:00 y hasta las 9:20 la temperatura fue
ascendiendo. A las 9:25 comenzó a descender llegando a un mínimo de 21ºC durante un lapso
de 15 minutos, concretamente desde las 9:43 hasta las 9:57. Luego, y una vez concluida la
totalidad del eclipse, siguió incrementándose llegando hasta los 27ºC a la hora 11:25,
momento en que finalizaron los registros.

Figura 7: VARIACIÓN DE LA TEMPERATURA


ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994

6. OTRAS OBSERVACIONES.

6.1. Dibujo del aspecto que presentará la corona solar y las eventuales protuberancias,
a simple vista y a través del telescopio.

Para realizar los dibujos de la corona solar se confeccionó una ficha preimpresa que
aparece en el Anexo III. En el sitio de observación se distribuyó copia de la misma a todas las
personas allí presentes y que no debían atender alguna cuestión específica durante la
totalidad. Alrededor de 15 personas realizaron el dibujo y todos concuerdan en el trazado de
los caracteres generales de la corona. De hecho, estos dibujos pretender ser sólo un registro a
modo de documento y en tal sentido a continuación reproducimos algunos de los dibujos
confeccionados. En la Figura Nro. 8 se reproducen cuatro de los dibujos realizados, el
primero de ellos correspondiente al anillo de diamantes antes del segundo contacto.
CUARTA PARTE
“IMPRESIONES DEL GRAN FENÓMENO”

IMPRESIONES DEL FENÓMENO

En este parte del Informe queremos dejar reflejadas las impresiones que produjo este
eclipse en las personas que tuvieron una participación activa en cuanto a la difusión y a la
descripción del fenómeno. Por otra parte, al tratarse de impresiones y no de una descripción
objetiva del fenómeno, debe comprenderse que pueden aparecer algunos errores de
apreciación. De todos modos y para salvaguardar el carácter objetivo al que pretende
ajustarse este informe, nos hemos tomado la atribución de hacer los debidos llamados entre
paréntesis al final de algunas expresiones con su correspondiente corrección o aclaración al
pié de página.
Además hemos optado por transcribir los relatos textualmente, de modo que aparecen frases
inconclusas, entrecortadas o no muy bien estructuradas, algunas inclusive graciosas. Hay en
este sentido redacciones escritas, cartas, comentarios para una radio y un relato que
acompaña una grabación en vídeo.
Los relatos por radio y en vídeo fueron fiel y textualmente transcriptos a partir de las
grabaciones. Todos hacen de alguna manera referencia al trabajo de ASTROCAP y por eso
fueron incluidas en esta parte. Además, creemos que tienen el valor de ser un testimonio fiel
del hecho. Micrófono en mano y mirando hacia el Sol eclipsado, Oscar Vidal Edelman, Favio
Cabello y Ricardo Zeindl relataron lo que transcribimos más adelante.

A. IMPRESIONES RECOGIDAS DURANTE LA TOTALIDAD

1. TRANSMISIÓN DE LT4 RADIODIFUSORA MISIONES.

Esta emisora transmitió todas las instancias del eclipse desde el sitio de observación desde
la hora 7:00 y hasta las 12:00 hs. La que sigue es la transmisión correspondiente al momento
de la totalidad y momentos posteriores. El texto en letra cursiva corresponde a la totalidad.

Relatos a cargo de Ricardo Zeindl (RZ) y Favio Cabello (FC) desde Wanda y Claudio
Valero (CV) desde estudios centrales en Posadas.

- CV: Estamos aquí en medio de una especie de soleada penumbra como decía nuestro móvil,
porque ya falta un minuto o dos minutos para el eclipse total. Estamos en conexión con
Wanda con Ricardo Zeindl, te escuchamos.
- RZ: Claudio?, gracias. Ha comenzado el espectáculo. Es de noche... Lo último que vimos
fue el anillo de los dioses, un círculo dorado con un diamante en un extremo. Fue el último
rayo de Sol que tuvimos oportunidad de ver. Es de noche...
- CV: Qué bueno!
- RZ: Todo está quieto, todo tranquilo. La gente habla en murmullos, naturalmente todos
mirando hacia ese sector. Estamos bien ubicados. En los últimos segundos, hace un ratito
nada más, desde el fondo del horizonte vimos correr la sombra propiamente dicha de la
Luna a una velocidad aterradora.
- FC: Sí Ricardo. Bueno... este... gracias a Dios las nubes se han disipado, se han corrido y
se puede ver un espectáculo realmente maravilloso. Estamos observando así directamente
como la redondez de la Luna ha cubierto por completo al Sol. Se puede llegar a ver la
corona, la cromósfera del Sol. Parece que estuviera... fuera un atardecer, un atardecer.
Realmente hay luminosidad en el horizonte. Hacia el nororeste se ve un color rojizo,
amarillento, opaco. Y hacia el sur está un poco más brillante, un amarillo más brillante.
- CV: Debe haber una febril actividad entre el sector científico, verdad?.
- RZ: Si Señor, se están moviendo cada uno con su equipo, chequeándolo continuamente,
fracciones de tiempo muy reducidas, anotando todos los datos.
- CV: Tengo alguna información Ricardo de que la luz se trasladaba a unos mil metros por
segundo. Sería lindo que verificara esta información (1).
- RZ: La velocidad de la luz...?
- CV: Claro, a medida que se va ocultando.
- RZ: O de la sombra que venía apareciendo.
- CV: Exacto, exacto. Claro, claro.
- FC: Si, según los científicos acá de AstroCap, la velocidad de la luz, de la sombra perdón,
840 metros por segundo.
- CV: Correcto, correcto.
- RZ: Sigue siendo de noche. Los ojos, hasta hace unos momentos nada más, bañados por
la potente radiación del sol, ya tuvieron tiempo de aclimatarse, de ambientarse a estas diez
mil lunas llenas que le dicen (2), reducida por las nubes que están alrededor tal vez por
mano de Dios, de el eclipse para que lo podamos observar de la mejor manera posible. La
corona y la cromósfera, un término que acabamos de aprender o resucitar de la época de la
secundaria, parece dar tanta luz como la Luna llena y, por otra parte, lo que nosotros
vemos fuera del cono de sombra es lo que recién Favio les comentaba a ustedes, el
horizonte luminoso nos da la similitud de un atardecer o de un amanecer muy temprano.
- CV: Ricardo, se ven las estrellas más brillantes del cielo?
- RZ: Si, por cierto, estamos viendo las estrellas y, es más. Vamos a intentar identificar
algunas de las estrellas que estamos viendo en beneficio de nuestra audiencia. Esto se está
terminando.
- FC: Si, está terminando. Comienzan a aparecer los rayos del Sol nuevamente, momento en
que una calma ambiental, no corren vientos. Del momento que se ocultó por completo el Sol
dejó de soplar la leve brisa del Este; ahora los rayos del Sol vuelven a aparecer, comienza el
día nuevamente; entre las nubes se puede ver un pequeño filamento de luz solar. Comienza el
día nuevamente...
- CV: Debe haber un aire como de decepción entre la gente ya, no?
- RZ: No, no creas. Hay asombro. Los chicos que están aquí, bueno, asombradísimos por lo
que han visto.
- CV: Hay mucha gente Ricardo, allí alrededor?
- RZ: Si, si, muchísima gente aquí.
- FC: Algo notable Ricardo. Comienzan a cantar nuevamente los pájaros.
- RZ: Si Señor.

(1) Como puede constatarse, este error lo corrigen más adelante los mismos relatores.
(2) Las diez mil lunas llenas equivalen a la luz que emite el Sol cuando aparece el anillo de
diamantes.
- FC: Como aturdidos por lo que ha pasado las aves comienzan a volar, comienzan a salir de
sus árboles y a cantar!. Comienzan... es increíble!.
- RZ: Ojalá los micrófonos puedan captar el canto de las aves que las vemos volar y comienza
rápidamente otra vez la densidad lumínica para llegar al punto habitual.
- FC: Esto es una sucesión de asombros, una sucesión de experiencias asombrosas de la gente
que con un sentimiento espectacular, sonidos de voz, reacciona ante tan magnífico
espectáculo que transmite en directo LT4 Radiodifusora Misiones.
- RZ: Ya sobre el final, la baja atmósfera del Sol comienza a brillar como un metal en fusión,
lo que habíamos visto un minuto atrás. El engarce del anillo, como decíamos, y la corona ya
se ha debilitado, parece apenas un anillo amarillento y por el borde superior izquierdo
comienza a aparecer otra vez el brillo habitual del Sol, por el efecto de la irradiación de ese
primer punto que reaparece. Es,... ahora el diamante se ha dado vuelta de este anillo coronal.
Ahora está arriba. Hoy, cuando terminaba de tapar la Luna al Sol, estaba abajo, a la derecha.
- CV: Ricardo, habíamos comentado con la gente, está proclive a darle simbolismo a este
episodio?.
- RZ: No sé, pero hubo escalofríos, hubo piel de gallina en mucha gente. Que quiere que le
diga, a veces faltan palabras para poder...
- CV: Emoción...?
- RZ: Si, que nos embargó a todos, no?. Bueno el Sol está otra vez.
- FC: El Sol está otra vez, vuelve a amanecer, vuelve a amanecer por segunda vez en este día,
muy rápidamente ahora. El Sol comienza nuevamente a bañar con su luz todo el territorio de
Wanda. El espectáculo está terminando lentamente. Recordemos que a las once y cuarto
aproximadamente de esta mañana, la Luna abandonará por completo el disco solar.
- CV: Favio, recordale a nuestra audiencia cuándo, en qué año allí mismo donde están
ustedes, en este preciso instante va a volver a haber un eclipse como el que ahora ha ocurrido.
- FC: Bueno, recién en el año 2165, pero en el Sur de la Provincia de Misiones. Abarcaría
Apóstoles y Concepción.
- CV: O sea, ni siquiera allí en Wanda.
- FC: Así que la gente que vimos ahora este espectáculo grandioso, no lo volveremos a ver.

... sigue la transmisión..."

2. GRABACIÓN EN VÍDEO DE TELSAT.

En la grabación realizada por TelSat hay varios comentarios previos al que transcribimos
aquí pero hemos optado por tomar el de la totalidad que es el más importante. Como en la
transcripción anterior, la letra cursiva corresponde a la totalidad.

Relato de Oscar Vidal Edelman.

"Nueve cuarenta y seis minutos. Rápidamente avanza este crepúsculo fuera de hora sobre el
norte de la Provincia de Misiones. Estamos ubicados en el campo de Beck, en Wanda, donde
todo un campamento meteorológico y astronómico se ha ubicado, prácticamente convocado
por la Asociación Astronómica Capioví, ASTROCAP quien, conducido por Renato Luft, está
dando el resultado esperado al crear la expectativa suficiente.
Ustedes están viendo en imagen. La noche avanza. A las nueve cuarenta y siete de la
mañana, la noche avanza sobre el norte de la Provincia de Misiones. Queda apenas una
puntita del Sol visible. La Luna se ha ocupado de ocultar el resto del disco solar.
En este momento el eclipse ya ha llegado a su totalidad y de permitirlo las nubes, si lo
permiten, en este momento se divisa la corona solar con su consecuente calidad de
asimetría ya que, de acuerdo a los vientos solares, de acuerdo a las características de las
manchas solares, es distinta la proyección de la corona hacia lo que vendría a ser el norte,
el sur, el este o el oeste del Sol que nosotros vemos aquí desde la Tierra.
Se ve también brillar el planeta Mercurio en este momento, en las cercanías del Sol (3).
Algunas estrellas han aparecido. Mercurio que normalmente es invisible, puede verse en
este momento. Venus no porque está casi en oposición con el Sol (4), muy cercana a la
línea recta del astro rey, por consiguiente no puede ser divisado. Mercurio, referimos, está
arriba a la derecha del Sol que está mostrando la plenitud, la espectacularidad de su
corona. La corona está compuesta por una especie de atmósfera radiada por la fuerza del
Sol, por la luminosidad y tiene además temperatura propia. Unas de las cosas que se van a
investigar durante este eclipse es la temperatura de la corona solar, calculada
aproximadamente en diez mil grados centígrados (5), que es superior a la de la superficie
del mismo Sol que sólo es de seis mil grados centígrados. Sólo, decimos, como si fuera poco
pero en realidad la corona, que es la que, también llamada fotosfera (6), que es la que
emite la mayor cantidad de radicación hacia la Tierra, es muy inferior, ya que ‚ésta,
repetimos, está por los diez mil grados (7).
La noche ha caído totalmente sobre el territorio misionero. En Posadas estarán
contemplando dentro de algunos segundos, este ocultamiento del 97 por ciento del Sol. Acá
es del cien por ciento. Se prolongará por unos minutos hasta que el recorrido habitual de
la Luna en un plano distinto al de la eclíptica por la que parece circular el Sol, vuelva a
despeja el disco solar en la zona de arriba, a la izquierda del astro.
Se prolonga la estadía de la corona. Podrán ver los astrólogos (8) con sus aparatos
especiales si las manchas solares que se ha podido medir hace unos minutos a través de los
telescopios que están presentes, antes de ocultar, pueden producir o no algunas explosiones
solares, llamaradas solares, llamadas normalmente protuberancias que, repito, no tienen
nada que ver con el eclipse en sí, son normales, sólo que el eclipse las hace visibles al
ocultar la parte más luminosa del Sol que enceguece a los observadores.
La corona se está extendiendo hacia la zona baja del Sol, la zona baja visto por supuesto
desde la Tierra y no tiene la magnitud que otras observaciones astronómicas lo han
denotado, probablemente porque sigue empañado por unas nubes tenues en este momento,
afortunadamente no muy pesadas.
En este momento son nubes más oscuras las que están cruzando pero esperamos que
fotos astronómicas tomadas en lugares de más altura, más, cielos más despejados, puedan
permitir el lucimiento de todo el despliegue de colores de esa corona que contiene la fuerza
inconmensurable de una estrella propia, nuestra estrella doméstica como lo es el Sol.
La corona se mantiene. Ya, podríamos decir que el disco de la Luna no es concéntrico
con el Sol, que se ha desplazado un poco. Daremos después las mediciones de descenso de
la temperatura que ha sido notable y también las cifras de algunas otras variantes que
puede haberse producido, como presión atmosférica o, algún otro, algún otro elemento,
entre ellos la propagación por radio y otros... y otros... componentes de la situación real que
son afectados por el eclipse.
Se ha descubierto ya el borde solar, se ha producido el llamado tercer contacto, es decir, se
ha descubierto la zona al norte, al norte bien, suponiendo que el norte es arriba. Al norte y al
este del Sol. Se ha descubierto ya el primer segmento de Sol directamente. Pasó la noche,
pasó la oscuridad y el color especial del eclipse total y, pese a que las nubes han tapado esta
vez casi en su totalidad la imagen solar y la imagen del eclipse, se está restituyendo la
luminosidad propia precisamente de un día nublado.
Curiosamente han vuelto a volar la cantidad de aves que se había ocultado, que había
quedado muda, callada, desaparecida durante la totalidad del eclipse, pero en realidad durante
unos minutos previos a la totalidad de eclipse.
La noche fuera de su lugar, la noche fuera de tiempo correcto había hecho que los pájaros
desaparezcan y se callen, oculten sus sonidos, oculten sus cantos pero ya, repito, ante la
reaparición del disco solar, no ya al ocultarse la corona y reaparecer en todo su brillo parte del
disco, un pequeño segmento, en el mismo lugar donde comenzó a ocultarse, entonces también
las aves y suponemos que en general todos los animales silvestres, están retomando también
sus actitudes normales".

(3) Se trata en realidad del planeta Venus.


(4) Precisamente era Venus el planeta que se veía en las cercanías del Sol. Este planeta se
encontraba en ese momento muy próximo a su conjunción inferior, es decir, entre el
Sol y
la Tierra. La otra posición se denomina conjunción superior.
(5) La temperatura de la corona solar es de unos 2.000.000 de grados centígrados.
(6) Las capas externas del Sol componen la atmósfera solar que puede dividirse en tres
diferentes capas: la fotósfera (6.000ºC), la cromósfera (10.000ºC) y la corona
(2.000.000ºC).
(7) Ya se hizo la referencia en (5).
(8) En alusión a los astrónomos.

B. IMPRESIONES POSTERIORES AL ECLIPSE

1. TRANSCRIPCIONES DE CARTAS RECIBIDAS

De entre las cartas recibidas hemos seleccionado las que transcribimos a continuación y que
consideramos más significativas.

*************************************
Jardín América, Noviembre 6, 1994.

Estimados muchachos de AstroCap:

Este jueves mientras me


asomaba en la ruta con todos esos "viajeros" a Wanda,
decidí escribirles. Lograron que tanta gente dejase su
"aquí y ahora" para tomarse unas minivacaciones de vida
y disfrutar con sus hijos del espectáculo del Sol, y la
Luna...
Decidí escribirles y decirles Gracias.

Liliana Mondino.

PD: Mi método no es científico pero es confiable. El


resultado fue: muchísima gente emocionada. Otra vez,
gracias por el mensaje.

**************************************

Puerto Piray, 18 de noviembre de 1994.

Señor
Presidente de ASTROCAP
Don Renato Luft
CAPIOVI. MISIONES

Tenemos el agrado de dirigirnos a Usted y por


su digno intermedio al equipo de trabajo que tuvo la deferencia de
proporcionar un material informativo y preciso del fenómeno único y
espectacular sucedido el 3 de noviembre pasado.
Los datos que en el mismo constaban fueron de gran
utilidad, colmando las expectativas de docentes y alumnos que de esta
manera llegaron a la comprensión real del tema.
Es nuestra intención hacerle conocer que el objetivo
propuesto por ese plantel de investigadores a su cargo, ha superado
ampliamente lo propuesto.
Los conocimientos internalizados por los niños,
los llevó a componer trabajitos hermosos; junto con esta carta van
algunos de ellos.
Con esta carta pretendemos alentar vuestro trabajo!.
Felicitaciones para Usted y su equipo de estudiosos desde nuestro
modesto lugar.

Personal Directivo y Docente


del Colegio Nuestra Señora de los Milagros.
Puerto Piray, Misiones.
DOS NOCHES EN UN DÍA

El Sol de todos los días fue ocultándose tras una oscura figura que iba dando fin a un día
que recién empezaba.
La Luna traviesa se escapó de la noche sin saber donde ir. Misiones por unos minutos
robó el cielo del otro lado del mundo, estrellas y planetas nunca vistos por ojos americanos
(9), aparecían fugazmente.
Los rayos del sol fueron decolorándose, los animales no sabían qué hacer, aves y reptiles
durmiéndose.
Todo se confundió, el día ya no era día y el cielo ya no era cielo celeste, todo se
oscureció. El Sol estaba como mordido porque la traviesa Luna le dio un mordisco para
después devorárselo todo.
El día volvió a ser día, el cielo volvió a ser cielo celeste; dos amaneceres y dos atardeceres
en un día que, por algunos instantes se había tornado noche.
"Fue una tierna leyenda de amor de la Luna y el Sol quienes tardarán mucho tiempo
para que vuelvan a cruzarse y oscurecer a Misiones".

Cynthia Carolina Ramírez y Sixto Carlos Tabares.


Alumnos del 7mo. grado
del Instituto Nuestra Señora de los Milagros
de Puerto Piray, Misiones.

(9) En realidad vemos también el cielo del otro lado del mundo, sólo que en épocas
diferentesdel año, siempre que estemos ubicados a la misma latitud.

LA NOCHE SE LUCIÓ EN EL DÍA

Estábamos esperando el gran día del fenómeno, regalo de la naturaleza, donde la Luna,
disco plateado, escondería al Sol, corona de diamantes.
Ni nos imaginábamos lo que vendría.
La sensación de ver esto nos llevó a preguntar a nuestros padres y abuelos, qué hacían
ellos cuando esto ocurría.
Esto llegó, salimos afuera a ver, por supuesto cubriéndonos con algo; nos sentimos
maravillados porque veíamos algo que quizás no volveríamos a presenciar en nuestro
territorio. El día fue tornándose noche y sólo resaltaba la corona. Los animales empezaron
a refugiarse en sus nidos y una extraña sensación de frescura, cual brisa mañanera y
otoñal, nos embriagó por un instante.
Luego de beberse y saciarse con los dorados rayos del Sol, la oscura Luna se fue
despidiendo, los animales se vieron sorprendidos por el nuevo amanecer.
Cuando todo pasó, nos quedaron en la mente un sin fin de emociones que con palabras
son difíciles de explicar.

Liza Ivana Villalba y Evelin Analis Cristaldo.


Alumnas del 7mo. grado
del Colegio Nuestra Señora de los Milagros
de Puerto Piray, Misiones.
3. IMPRESIONES DE LOS INTEGRANTES DE ASTROCAP
A UN AÑO DEL ECLIPSE

Personalmente el fenómeno del eclipse me impactó por experimentarlo y con ello corroborar
la majestuosidad del Sistema Solar y lo que el hombre logró desentrañar del mismo, muchas
veces teniendo como respuesta la incredulidad de sus congéneres y hasta el rechazo a nuevos
conceptos sobre nuestro Sistema Solar. A esos pioneros del conocimiento científico mis más
profundos respetos y admiración.
Por otra parte, tuve la inmensa satisfacción de compartir el fenómeno del eclipse con mi
hijo Diego Martín, quien realizará una memoria activa hacia el futuro.
Y, desde ya que fenómenos como éste nos sirvan para asimilar en nuestras mentes (y actuar
en consecuencia) la unicidad de nuestro mundo y su fragilidad, tal como lo manifiestan los
astronautas de los transbordadores espaciales que se embriagan de la belleza azulada de
nuestro planeta en el inmenso espacio negro y oscuro que lo rodea.

Camilo Vogel
Capioví, Misiones, 24 de octubre de 1995.

El Sol era cubierto lentamente por la Luna; mientras esto ocurría, me acordaba de la frase
del astrónomo francés Paul Couderc en la que manifestaba que la luz del Sol en los últimos
instantes antes de producirse la totalidad del eclipse, era equivalente a diez mil lunas llenas.
Personalmente me resistía a creer en tanta luminosidad al estar el Sol tan cubierto. El
fenómeno astronómico que pude observar con mis propios ojos, me demostró que la
acotación del astrónomo francés sobre la luminosidad era real. Efectivamente, el día
luminoso, a pesar de las nubes, se iba modificando lentamente pero sin llegar a ser una luz
crepuscular.
Llegó el momento de los últimos instantes en que la Luna ocultaba al sol, dejando un
pequeño punto de luz en el borde. Esto era suficiente para tener todavía bastante luminosidad.
Y de pronto en forma instantánea la Luna ocultó completamente el Sol y se formó
majestuosamente la corona solar. Era como si se hubieran encendido una luz detrás de la
Luna. En ese momento, el entorno se modificó totalmente. El día se había convertido en un
crepúsculo bastante pronunciado, pero sin ser de noche. Dos o tres estrellas se distinguían
claramente en el cielo. Y el resto fue tratar de retener en mi memoria durante esos tres
minutos, la imagen de la espectacular corona solar, su brillo blanquecino, su forma y
dimensiones.
Finalmente, la Luna se separó del sol y al instante desapareció la corona solar y un destello
de luz se produjo en el borde del disco negro de la Luna, era el anillo de diamantes. En ese
momento también parecía que alguien había encendido una luz, pero esta vez frente a
nosotros. La luminosidad del anillo de diamantes bastó para modificar nuevamente el forma
sustancial nuestro entorno.
El día había nacido de nuevo y algunos pájaros revoloteaban desconcertados. La magia del
eclipse total había terminado.

Roberto Hugo Soto


Capioví, Misiones, 26 de octubre de 1995.
El 3 de noviembre de 1994 sería un día como cualquier otro, tal vez pasaría desapercibido;
pero ese día ocurrió un fenómeno en el cual el firmamento fue el escenario de un hecho
fascinante. Dicho acontecimiento se había preanunciado científicamente con meses de
anticipación y muchas personas se dedicaron ese día a observar el eclipse, un día en el cual la
ruta hacia la locallidad de Wanda estaba moderadamente congestionada en las primeras horas
de la mañana.
Desde el momento en que comenzó a amanecer todo parecía ser un día más. El escenario ya
estaba dado, pero faltaba un personaje que paulatinamente hizo su aparición en el cielo. La
mañana pasaba, la Luna seguía su sendero y la claridad diminuía gradualmente y aumentaban
las expectativas y el entorno no tenía un color definido.
Cuando de pronto el Sol desapareció, algunos permanecían en silencio, otros hablaban en
voz baja, pero todos observan el fenómeno que tenía lugar en el firmamento. El paisaje poseía
un color rojizo oscuro, hasta que el Sol volvió a reaparecer.
Las expectativas y luego el asombro fueron más de lo esperado y de hecho era el primer
eclipse total que observaba, momento que no olvidaré jamás porque disfruté de un
espectáculo maravilloso.

Samuel Baumann
Capioví, 26 de octubre de 1995.

La manera particular en la que me tocó vivir el eclipse hace que aún ahora, a un año del
fenómeno me resulta difícil definir en pocas palabras un mensaje final de mi vivencia, me
refiero a la participación en el Campamento Científico Binacional de Astronomía (ver
Primera Parte de este Informe) y también, por supuesto a todo lo que fue la labor previa y
posterior de AstroCap.
Pero creo que mis conclusiones se analizan mejor desde dos ópticas diferentes y claramente
definidas. Por un lado, en el aspecto científico, el entorno en el que he trabajado motivó una
profunda y eficaz asimilación de conceptos que únicamente puede producirse en este tipo de
vivencias donde un grupo de personas y destacados profesionales conviven en un entorno
natural no habitual, intercambiando conocimientos. Pero seguramente el concepto más
importante que asimilé ha sido que cualquiera puede realizar aportes importantes a la ciencia.
sólo es requisito tener voluntad de intentarlo.
Por otra parte, en cuanto a la vivencia personal no científica, ¿cómo explicar?. Dos grupos
humanos incomparables; por un lado mis amigos de AstroCap y por el otro mis amigos del
Campamento Científico. Un entorno natural majestuoso, expectativa de meses, muchos
preparativos y mucho que compartir. Una vivencia única, simplemente hermosa. ¡Que no
crean que la ciencia no es emocionante o que no fortalece el espíritu!.
Finalmente vaya mi agradecimiento a AstroCap, al SEDIC-CONICET, a mi madre que
siempre me apoyó y a todos aquellos que colaboraron para que pueda vivir el eclipse total de
Sol como lo viví.

Julio Hernán Stang


Capioví, Misiones, 26 de octubre de 1995.
La expectativa y la vivencia de un eclipse total de Sol es definitivamente inenarrable. Por
eso este humilde intento de describir la experiencia que significó para mí el eclipse total del
Sol del 3 de noviembre de 1994 es tan sólo una burda aproximación al recuerdo vivo e
indeleble que me dejó aquel fenómeno natural. Y la impronta de esa experiencia tiene dos
vertientes.
Una está en relación con el grupo de personas que conformamos la AstroCap. El pertenecer
a este grupo de trabajo en el que el interés y la pasión por la astronomía se han convertido en
un motivo de vida irrenunciable, hizo que yo viva el eclipse total de Sol como un
acontecimiento que consolidó definitivamente el espíritu de grupo que nos mantiene unidos
hace más de cinco años.
La otra vertiente de esta vivencia única es el haber sido un observador privilegiado de un
eclipse total de Sol, privilegio que no todas los habitantes de esta planeta azul han tenido ni
tendrán en su vida
Desde siempre me sentí fascinado por la misteriosa armonía que subyace en esta Naturaleza
que nos alberga y siempre me pareció muy lógico que por ese motivo las culturas de otras
épocas o de otros lugares le asignen un carácter divino a ciertas manifestaciones de la
Naturaleza. Pero en realidad nunca comprendí muy bien porqué el Sol era en muchas culturas
la deidad mayor. Claro que conjeturaba que podría ser por la luz que irradia y el calor que
provoca en la Tierra, haciendo latir la vida en su formas más variadas. O por la belleza
siempre renovada de los amaneceres y atardeceres.
Pero recién aquella mañana del 3 de noviembre de 1994, al ver el destello de esa
majestuosa corona solar sobre el cielo ennegrecido rodeado por un horizonte luminoso, creo
haber comprendido. A mi parecer, en nuestra historia personal y en cierta medida en cada
una de las culturas vamos recorriendo un camino en el que lentamente descubrimos el sentido
de esas manifestaciones, esos guiños que nos hace la Naturaleza que nos desafían y nos
provocan. Y ya no tengo dudas, un eclipse total de Sol es la expresión más sublime de esa
Creación que nos guiña como diciéndonos... ¡No se queden ahí, miren hacia Arriba!

Renato Luft
Capioví, Misiones, 27 de octubre de 1995.

2. NOTAS PERIODISTICAS

LA LUNA Y EL SOL EN EL GRAN BALLET DEL CIELO

El eclipse total del Sol fue anticipado


con precisión por los astrónomos,
pero al margen de las mediciones y la cosmología,
produjo en quienes vieron el espectáculo
una sensación que no será olvidada,
sino recordada para contarla por mucho tiempo.

La Luna y el Sol, quizás el ying y el yang, lo femenino y lo masculino, lo frío y lo cálido, lo


diurno y lo nocturnal, los grandes protagonistas de la danza que desde hace miles de años
tiene lugar en el cielo -o en “nuestro” terrenal cielo por lo menos- ofrecieron el jueves pasado
una función espectacular: un eclipse total en ciudades, pueblos y montes del norte misionero.
Fue uno de esos hechos que se recuerdan y se relatan a hijos y nietos durante años, ante la
seguridad de que al menos para ellos, este espectáculo inolvidable no se repetirá. La próxima
función en Misiones será vista dentro de 170 años, ya que la vieja pareja protagónica estará
de gira presentando su particular ballet en otras latitudes.
El espectáculo principal esta vez se brindó a los espectadores que obtuvieron su platea en
la mitad norte de Misiones. Mientras el resto, en ubicaciones no privilegiadas, vio sólo una
faceta del espectáculo: el eclipse parcial nada despreciable, pero sin la visión inenarrable del
día mágicamente hecho noche para sorpresa de lo silvestre.

Coreografía y culminación.
La coreografía era conocida, anticipada por esos analistas del cielo que son los astrónomos.
Sus telescopios y sus computadoras no sólo previeron los pasos y los movimientos, sino que
dieron con precisión de segundos el momento en que se producirían.
Lo que no dijeron con anticipación fue que la culminación del espectáculo, los cuatro
minutos en que el eclipse se hizo total, produciría una sensación “de piel” que iría mucho más
allá de lo visual. Marcaría una toma de la realidad, una aproximación del diminuto ser
humano a los hechos de la inmensidad, a los misterios celestes. La sensación del vello erizado
en la epidermis -nada lo explica mejor que la figura de la “piel de gallina”-, o el silencio que
los pájaros impusieron a la naturaleza, el trastocado colorido de la vegetación y el sentirse
como espía de una ceremonia gigantesca en la que el hombre no participaba para nada, fueron
ráfagas que se cruzaron por el espíritu maravillado de los espectadores. Y en las
conversaciones posteriores, se constató que la misma sensación fue compartida por
científicos, periodistas y curiosos en esos pocos minutos en los que la Luna ocultó totalmente
al Sol.

La ciencia.
Dejemos, no perturbemos a los científicos que antes, durante y después, explicaron con
claridad y beneficiosa didáctica el porqué y el cómo. Es así y nadie lo discute: la Luna tiene
su órbita diaria, también -aunque aparente- el Sol cumple con su recorrido diario repartiendo
luces y sombras. Se cruzan, juegan, bailan, se ocultan, y todo está medido y demostrado, todo
es previsible y explicable. No perturbemos a los científicos que saben lo que dicen.
Aún aquellos que vivieron aquí hace milenios y quienes, en la tradición de los aborígenes
de Misiones, recomendaban ver el eclipse en el agua de nuestros muchos ríos y arroyos
(indudablemente, de ese modo, no habría daño visual). O la del carpidor que estaba allí,
cerquita de astrónomos y periodistas en las cercanías de Wanda -el pasado jueves 3- y, al
momento del eclipse, sacó de sus bolsillos un pequeño negativo para poder observar el
fenómeno.
Porque cómo explicar, la música, por ejemplo. Se trata, fundamentalmente, de sensaciones,
sentimientos. Un largo acorde de Cocomarola será todo eso y tanto más; y quedará relegada a
un segundo plano la destreza del artista.
De la misma forma, dejemos por un momento a los astrónomos. Pensemos que la aparición
de Venus y Mercurio y de algunas estrellas de primera magnitud, y aún de los brillantes velos
que quisieron tender las nubes sobre esa danza de la Luna y el Sol, fueron parte de la
coreografía y no “cosas” ajenas que están en el campo de la ciencia.
Vamos a quedarnos, con todo el respeto por los tripulantes de los telescopios, con el
estallido de la corona solar en el preciso momento en que Yasy, la antigua Luna de los
guaraníes, ocultó totalmente la fuerza de Kuarajhy -el Sol-: una batalla de bellezas. Vamos a
optar por el recuerdo de esa corona solar revelada por el fenómeno, un golpe de luz
impredecible en su forma en esa noche del eclipse, ya que su dibujo en el cielo depende de las
azarosas conjunciones de manchas solares, explosiones y radiaciones en el Astro Rey.
Pero no lo explique: sólo recuérdelo, tal como lo marcan en sus limitaciones las improntas
fotográficas que le presentamos, y en plena combinación con esas nubes que quisieron formar
parte del espectáculo.
Eso nos quiso brindar el cielo: sepamos apreciarlo como mensaje de belleza y permanencia,
de inmutabilidad y de recordatorio de nuestra propia pequeñez.

Oscar Vidal Edelman.

(Con esta nota, aparecida el día domingo 6 de noviembre de 1994 en la página 14 de la


Revista de EL TERRITORIO, se concluyó, por decirlo de alguna manera, con la cobertura
periodística del eclipse por parte de los medios de prensa y difusión de Misiones).

PALABRAS FINALES

Como puede apreciarse en la lectura de este Informe, elaborado por un grupo de


aficionados de la astronomía, la intención es dejar reflejado desde diferentes enfoques un
fenómeno celeste muy poco frecuente para un mismo sitio geográfico y por ello, casi único
para la gran mayoría. Con este trabajo también quisiéramos contagiar nuestro entusiasmo
a otras personas para que intenten adentrarse en este fascinante mundo del conocimiento y
del saber en el cual el método científico no asegura que no cometamos errores pero
garantiza que tarde o temprano éstos se vayan corrigiendo. Además, desentrañar la
naturaleza desde la ciencia ayuda a entenderla mejor y en consecuencia, respetarla y
disfrutarla.
Seguramente que la lectura de este Informe producirá impresiones diferentes según el
lector haya visto en su vida un eclipse total de Sol o aún no ha sido espectador de tal
fenómeno. Para unos y para otros esperamos haber colmado las expectativas en cuanto al
contenido de este Informe, de tal modo que pueda constituirse en una referencia para
quienes quieran indagar en el particular modo en que la Luna y el Sol producen el
fenómeno más espectacular en nuestro planeta.
Y para finalizar, quizás la mejor manera de concluir este Informe es simplemente ampliar
una frase muy popular que dice “No hay nada nuevo bajo el Sol”. Nosotros agregamos,
“siempre y cuando se haya presenciado un eclipse total de Sol”.

ANEXO I

* Efemérides astronómicas para el mes de Septiembre de 1994. (EL TERRITORIO.


Posadas, Sábado 3 de septiembre de 1994, pág. 35).

* Eclipse de Sol. EL ESPECTÁCULO DEL 3 DE NOVIEMBRE ESTARÁ AQUÍ. (EL


TERRITORIO. Posadas, martes 6 de septiembre de 1994, pág. 40).

* Misiones, a la espera de un gran eclipse (LA NACIÓN. Buenos Aires, miércoles 7 de


septiembre de 1994, pág. 12).

* Eclipse de Sol. HACE CASI MEDIO SIGLO Y DENTRO DE 170 AÑOS. (EL
TERRITORIO. Posadas, martes 27 de septiembre de 1994, pág. 42).

* Joven Misionero integrará un campamento científico en Brasil. (EL TERRITORIO,


Posadas, domingo 16 de octubre de 1994, pág. 33).

* Eclipse de Sol. LA SOMBRA DE LA LUNA CRUZARÁ EN SEIS MINUTOS EL


NORTE MISIONERO. (EL TERRITORIO. Posadas, martes 18 de octubre de 1994, pág.
34).

* 3 de Noviembre de 1994. ECLIPSE total de Sol en Misiones. (EL TERRITORIO.


Posadas, 25, 26 y 27 de octubre de 1994. Anticipo de la edición del Suplemento del
domingo 30/10).

* Misiones espera con particular interés el eclipse total de Sol. (LA NACIÓN. Buenos Aires,
jueves 27 de octubre de 1994, pág. 18).

* Misiones. CAPIOVÍ ESPERA EL ÚLTIMO ECLIPSE DE ESTE SIGLO. (CLARÍN.


Buenos Aires, sábado 29 de octubre de 1994, pág. 50 y 51).

* 3 de Noviembre de 1994. ECLIPSE total de Sol en Misiones. (Suplemento Especial de EL


TERRITORIO. Posadas, domingo 30 de octubre de 1994).

* Astronomía: Elaborarán un informe astronómico del eclipse. (EL TERRITORIO. Posadas,


martes 1º de noviembre de 1994, pág. 36).

* Reserve su butaca. Nota en tapa de El Territorio con un mapa confeccionado por


ASTROCAP donde se indica la zona de Misiones afectada por la totalidad del eclipse. (EL
TERRITORIO. Posadas, miércoles 2 de noviembre de 1994).

* El eclipse de esta mañana provoca expectativa mundial. A las 9:48 se producirá el


ocultamiento del Sol. La Fiebre del Eclipse. Científicos esperan en la zona de Iguazú. (EL
TERRITORIO. Posadas, jueves 3 de noviembre de 1994, pág. 9)

* EL DÍA EN QUE LA LUNA TAPÓ AL SOL. Nota en tapa, fotos del eclipse y
comentarios. (EL TERRITORIO. Posadas, viernes 4 de noviembre de 1994). En la misma
edición, amplia cobertura en las páginas 9, 10, 12 y 14. Además, la sección de humor,
denominada "Gurí Guazú", también hace referencia al fenómeno.

* Nota en el Diario La Nación. Buenos Aires, Viernes 4 de noviembre de 1994.

* Cerca de Cataratas el Eclipse fue total. DURANTE 4 MINUTOS LA MAÑANA SE HIZO


NOCHE EN MISIONES. (CLARIN. Buenos Aires, viernes 4 de noviembre de 1994, pág.
40).

* Eclipse de Sol: INFORME DE MEDICIONES CIENTÍFICAS REALIZADAS POR


ASTROCAP EN WANDA. (EL TERRITORIO. Posadas, sábado 5 de noviembre de 1994,
pág. 10).

* En "La Marcha de los días", columna central de la edición dominical de El Territorio, se


menciona al eclipse como "el acontecimiento más relevante de la semana". (EL
TERRITORIO. Posadas, domingo 6 de noviembre de 1994, pág. 10). En "La Revista del El
Territorio" de la misma edición se publica una nota acompañada de una secuencia
fotográfica del eclipse titulada: LA LUNA Y EL SOL EN EL GRAN BALLET DEL CIELO
(pág. 11, 12, 13, 14). En la sección de humor, pág. 22, también hay referencias al tema).

* En la columna RINCÓN DOCENTE, bajo el subtítulo "AstroCap", se hace referencia al


Suplemento sobre el eclipse preparado por esta Asociación (EL TERRITORIO. Posadas,
lunes 14 de noviembre de 1994, pág. 8).

* Astronomía: LA DIVULGACIÓN ES UN COMPLEMENTO INDISPENSABLE EN


ÉPOCAS MODERNAS. Entrevista al Ing. José Ruiz de la Herrán, astrónomo de México
que estuvo en Wanda en el día del eclipse. (EL TERRITORIO. Posadas, martes 15 de
noviembre de 1994, pág. 42).

ANEXO II

Ficha Técnica de Registros y Mediciones del


ECLIPSE TOTAL DE SOL DEL 3 DE NOVIEMBRE DE 1994.
Asociación Astronómica de Capioví, ASTROCAP.
Lugar: Municipio de Wanda - Línea de Centralidad.

1. REGISTRO DE TIEMPOS
1.1. Registro de cada uno de los contactos del eclipse (primero, segundo, tercero y cuarto)
y de la duración de la totalidad.

2. REGISTROS FOTOGRÁFICOS
2.1. Tomas fotográficas panorámicas a fin de captar la variación lumínica y tonalidades del
paisaje.
2.2. Fotografía de sombras proyectadas sobre superficies blancas con el objeto de registrar
el paulatino desvanecimiento del contraste entre luz y sombra.
2.3. Tomas fotográficas de las sombras volantes.
2.4. Fotografía del cielo durante la totalidad.
2.5. Fotografía de campo amplio del Sol eclipsado.
2.6. Fotografía de la corona solar, anillo de diamantes, protuberancias y otros detalles del
Sol eclipsado.

3. REGISTROS AUDITIVOS Y DE EMISIONES ELECTROMAGNÉTICAS.


3.1. Registro de sonidos ambientales, antes, durante y después de la totalidad, con grabador
instalado en un lugar sin interferencia de ruidos artificiales, a fin de evaluar
posibles variaciones en el comportamiento de insectos, aves y animales.
3.2. Registro de emisiones radiales en AM y FM antes, durante y después de la totalidad con
el objeto de detectar posibles efectos de desvanecimiento (Fading) e interferencias en la
propagación de las ondas de radio.

4. REGISTRO DE LA INTENSIDAD LUMÍNICA.


4.1. Registro de la intensidad lumínica con el luxómetro durante las tres horas del eclipse
con intervalos de 5 minutos y de 1 minuto en los instantes previos y posteriores a la
totalidad.

5. REGISTRO DE VARIACIONES METEOROLÓGICAS.


5.1. Registro de la intensidad y eventual variación del viento antes, durante y después de la
totalidad.
5.2. Registro de variaciones de la temperatura durante todo el tiempo del eclipse.

6. OTRAS OBSERVACIONES.
6.1. Dibujo del aspecto que presentará la corona solar y las eventuales protuberancias, a
simple vista y a través del telescopio.
6.2. Registro oral (con grabador instalado donde trabajará el equipo de AstroCap) y por
escrito de toda otra impresión o comentario a que pueda dar lugar el fenómeno.

Intereses relacionados