Está en la página 1de 7

SEÑOR

JUEZ CIVIL MUNICIPAL DE SANTA MARTA (REPARTO)

E. S. D.

Ref. ACCIÓN DE TUTELA DE ERNESTO PEREZ ANDRADE E.P.S SALUD TOTAL

MARIA FERNADA CONTRERAS GARCÍA, mayor de edad, identificado con la cedula


de ciudadanía N° 11.028.71148 expedida en Santa Marta, en donde tengo mi domicilio,
abogado titulado e inscrito con Tarjeta Profesional No. 48976 expedida por el Consejo
Superior de la Judicatura, haciendo uso del poder que me ha conferido el señor
ERNESTO PEREZ ANDRADE quien es mayor de edad, con domicilio y residencia en
esta ciudad de Santa Marta, por medio del presente escrito me permito instaurar y
presentar la correspondiente ACCIÓN DE TUTELA en contra de la E.P.S SALUD
TOTAL, de SANTA MARTA, para que autorice Suministro del Medicamento recetado para
su caso, los cuales actualmente han sido negados por la EPS SALUD TOTAL
representada legalmente por el señor, ALEJANDRO SAMPEDRO ARRUBLA, o quien
haga sus veces al momento de la notificación, por violación al derecho fundamental de la
vida y se protejan los derechos fundamentales a la vida, a la dignidad y a la salud de mi
poderdante, los cuales fundamento en los siguientes hechos y consideraciones:

HECHOS

1.- El señor, ERNESTO PEREZ ANDRADE se encuentra vinculado o afiliado a la E.P.S


SALUD TOTAL de Santa Marta desde el día uno (1) del mes de Noviembre del año 2014,
con el número de afiliación código N° 12-1-1-198052, el cual tiene 46 años.

2.- Mi representado el señor, ERNESTO PEREZ ANDRADE, padece una grave enfermedad
la cual es un cáncer de páncreas. Atendiendo a ellos le realizaron una intervención
quirúrgica y varias sesiones de quimioterapia la E.P.S SALUD TOTAL, debido a su continuo
control médico a que viene sometido le fueron ordenados por su médico tratante varios
medicamentos los cuales no han sido entregados por la E.P.S SALUD TOTAL.

3.-Mi patrocinado el señor, ERNESTO PEREZ ANDRADE, fue valorado y sometido a


tratamiento por parte de dicha, EPS SALUD TOTAL, y en particular por sus especialistas,
los que le conceptúan y autorizan la formulación de los medicamentos lo cuales no han si
entregados.

4.- La condición de salud de mi patrocinado es anormal le ha afectado tanto, que su


deterioro, ha generado problemas sociales, personales y laborales lo cual va en contra de
la salud que disminuye y atenta contra la vida, la dignidad y la integridad personal.

5.- Mi poderdante, El señor ERNESTO PEREZ ANDRADE, tiene la necesidad urgente de


que se le autorice la entrega de los medicamentos los cuales se le hacen necesario con el
único fin de garantizar su salud, desenvolvimiento social, personal, y más aun laboral.

7.- Es de anotar que los médicos tratantes hacen salvedad de la necesidad urgente que
tiene mí apoderado de comenzar su control con los medicamento recetados y han
indicado que mi patrocinado corre un severo riesgo de reducir su estado de salud y de vida,
frente a este caso él no posee los medios económicos para asumir el costo de la droga
mencionada que asciende a la suma de $ 380.000.00. Según cotización.

8.- De lo anterior se desprende la urgencia inmediata de los medicamentos, que se le debe


suministrar y autorizar a mi patrocinado, solicitado a la EPS SALUD TOTAL por los

1
médicos tratantes que según ellos en la historia clínica que anexo a la presente acción la
gravedad de la salud y de la vida de El señor, ERNESTO PEREZ ANDRADE, es
considerada como grave e irreversible por lo tanto EPS SALUD TOTAL está en la
obligación Constitucional y Legal de cumplir.

9.- La, EPS SALUD TOTAL conocía y conoce perfectamente el estado de salud de mi poderdante
y abusando de su poder pone en riesgo la integridad de la salud de la persona, la integridad corporal
y mental, y por obvias razones su derecho a la vida. Es un hecho probado que el estado de salud del
señor, ERNESTO PEREZ ANDRADE por razón de la omisión de su tratamiento en el sentido de
no poder adquirir sus medicamentos y la negativa de poner en disposición del accionante los
medios necesarios va en contra para tener una garantía de mejor calidad de servicio medico y
proteger su derecho a la vida.

12.- Actualmente, mi poderdante se encuentra a la espera de que le sean autorizadas las


órdenes para la entrega o suministro de sus medicamentos, que han ocasionado la
enfermedad terminante que padece.

13.- Como se pude dar cuenta señor Juez, la E.P.S SALUD TOTAL, le ha causado
graves perjuicios, a mi patrocinado negándose a prestarle un servicio de salud, prioritario
para llevar una vida digna, atentando contra sus derechos como persona que le hace falta
a su esposo e hijos. Afectándolos sicológicamente.

14.- Es así como considero que a mi patrocinado se le están violando sus derechos
fundamentales, por lo cual solicito se le protejan los derecho a la vida, salud, dignidad
humana, seguridad social y asistencia ante el inminente peligro de no poder seguir
desarrollando una vida normal, sin sufrir tratos inhumanos, degradantes, discriminantes.

15.- Visto lo anterior, le solicito Seño Juez, en cumplimiento de nuestra Constitución


Nacional, haga valer los derechos a la salud, el derecho a la vida, dignidad humana, que
están siendo vulnerados, teniendo en cuenta que la salud y la vida son derechos que el
Estado a través de las E. P. S. están en la obligación de prestar.

PRETENSIÓNES

De la manera más respetuosa solicito al Señor Juez ordene a la E. P. S SALUD


TOTAL:

Con fundamento en los hechos relacionados en la presente Acción de Tutela,


solicito respetuosamente se sirva declarar la violación del derecho fundamental a
la vida, integridad corporal y mental los cuales deben ser tutelados a mi
mandante y se ordene a la E.P.S SALUD TOTAL a AUTORIZAR a mi
poderdante lo que le corresponda, como son el suministro sus medicamentos que
permitan garantizar el derecho a la vida de ERNESTO PEREZ ANDRADE,
identificada con la cédula de ciudadanía N° 36.542.164.

DERECHOS SOBRE LOS CUALES SE INVOCA PROTECCION


DERECHO A LA SALUD Y A LA VIDA

2
La Carta política estableció en su Artículo 86 la acción de tutela como una medida para
proteger los derechos fundamentales cuando dispuso: “ Toda persona tendrá acción de
tutela para reclamar ante los jueces, en todo momento y lugar, mediante un
procedimiento preferente y sumario, por sí mismo o por quien actúe en su nombre, la
protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, como quiera que
estos resulten vulnerados o amenazados por la acción u omisión de cualquier autoridad
pública”. (La subraya es mía).

Haciendo extracción de un sin número de pronunciamientos de la Honorable Corte


Constitucional, podemos manifestar que la acción de tutela esta propuesta como un
mecanismo procesal complementario, específico y directo que tiene por objeto la
protección concreta e inmediata de los derechos constitucionales fundamentales
en una determinada situación jurídica, cuando estos sean violados o se presente
amenaza a su violación, sin que se pueda plantear en estos estrados discusión jurídica
sobre el derecho mismo. Es necesario destacar que tanto en la norma constitucional
como en el desarrollo legislativo, el desarrollo de la citada acción esta condicionado entre
otras razones, por la presentación ante el juez de una situación específica y concreta de
violación o amenaza de violación de los derechos fundamentales, cuya autoría debe estar
atribuida a cualquier autoridad pública o en ciertos eventos definidos por la ley a sujetos
particulares, además el peticionario debe tener interés jurídico y pedir su protección
también específica, siempre en ausencia de otro medio judicial de protección o
excepcionalmente como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable.

En este orden de ideas, tenemos que, la tutela, es un mecanismo establecido por el


legislador para efectos de velar por la adecuada protección de los derechos
fundamentales, de manera tal que, en el presente caso, no obstante ser el derecho a la
salud, un derecho de carácter prestacional, debe ser protegido mediante la acción de
tutela, por cuanto existe en este caso conexidad con el derecho a la vida.

Al respecto, manifestó la Corte Constitucional, a través de sentencia T575 del 11 de


agosto de 1999, que:
“.el derecho a la salud se constituye en fundamental cuando del caso concreto analizado
por el Juez de Tutela se desprenden elementos de conexidad con la vida u otro derecho
fundamental, por lo que esta Sala siempre ha estimado, que de conformidad con el
artículo 1° de la Constitución Política, Colombia es un Estado social de derecho fundado
en el respecto de la dignidad humana..”
La Sala Sexta de la Corte Constitucional mediante sentencia T-1044/42 dijo:
“La protección y conservación del derecho a la vida escapa a cualquier discusión de
carácter legal o contractual. No es aceptable que en un Estado Social de Derecho,
fundado en el respeto de la dignidad humana ( artículo 1º de la Constitución), y en la
conservación del valor de la vida ( Preámbulo y artículo 11 de la Constitución), se pueda
tolerar que ante el apremio de un individuo de recibir un tratamiento médico para
conservar su existencia, se antepongan intereses de carácter económico, o una
disposición de carácter legal, tal como sucedió en el caso del señor ..., que ante la falta
de recursos para cubrir el porcentaje que por disposición legal estaba obligado a aportar,
no se le suministró el tratamiento requerido...”

Así mismo la H. Corte Constitucional ha reiterado que: “no cabe duda que los derechos
fundamentales de las personas prima sobre cualquier otro tipo de derechos y cuando el
conflicto anteriormente descrito se presenta, esta Corporación ha sido enfática y clara en
la decisión de protegerlos aplicando para el caso concreto la legislación y ordenando la
prestación de los servicios excluidos, cumpliendo así con lo dispuesto en el Artículo 4 de
la Constitución, pues ni siquiera la Ley puede permitir el desconocimiento de los
derechos personalísimos de los individuos, cuando so pretexto de su cumplimiento se
atenta contra ellos, no solamente es posible aplicarla, sino que es un deber hacerlo.

El Juzgado debe decir que tanto antes de la vigencia de la Ley 508 de 1999, como
después de ella la H. Corte Constitucional ha sido del criterio de que los tratamientos por

3
fuera del POS deben darse por la entidad prestadora de Salud, solo que en la actualidad,
si la persona afiliada o cotizante no reúne los requisitos señalados por las normas para
tener derecho a ese tratamiento, no obstante ello, tal tratamiento le debe atender la
entidad prestadora de salud, pero con el derecho que tiene ésta de repetir el costo en
forma proporcional al Estado, que es en ultimas el obligado a atender la salud de los
habitantes a través del Ministerio de Salud Pública fondo de Solidaridad y Garantía”

Visto lo anterior, se tiene que, el derecho a la salud, se encuentra protegido


constitucionalmente y es considerado como derecho fundamental, cuando del tema bajo
examen, se desprenden elementos de conexidad con la vida, tal y como sucede, en el
caso en concreto, donde se le niega a mi poderdante la posibilidad de continuar con la
vida, lo cual no me puede ser negado alegando intereses de carácter económico, por
encima de la salud mental y física de mi patrocinada.

DERECHO A LA DIGNIDAD HUMANA

La Constitución Política de Colombia en su artículo 1°, establece:

“Colombia es un estado social de derecho, organizado en forma de república unitaria,


descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa
y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad
de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.”. (negrilla fuera de
texto).

De manera tal que, uno de los pilares que sostienen al Estado, organizado en forma de
república unitaria, es el respecto a la dignidad humana, la cual se traduce, de acuerdo a la
sentencia T-575 del 11 de agosto de 1999, expedida por la Corte Constitucional, en el
“..merecimiento de un trato especial que tiene toda persona por el hecho de ser tal y así
se convierte en la facultad que tiene toda persona de exigir de los demás un trato acorde
con su condición humana. De esta manera, la dignidad se erige como un derecho
fundamental, de eficacia directa, cuyo reconocimiento general compromete el fundamento
político del Estado colombiano.

Así las cosas, cuando no se permite a una persona vivir en circunstancias en las cuales,
pueda acceder al desarrollo de una vida normal, a no ser objeto de tratos inhumanos y
degradantes, contrariando las condiciones que la naturaleza le señala como ser humano,
se esta violando su derecho fundamental a tener una vida digna.

Al respecto la Corte Constitucional, ha manifestado en varias oportunidades, que cuando


esta en juego, el derecho fundamental de la dignidad humana, no puede sopretexto de
salvaguardarse intereses económicos, afectarse a la persona y en consecuencia, ha
ordenado la realización de las cirugías, por considerarlas indispensables para la
protección
de dicho derecho constitucional, muestra de ésta posición asumida por la Corte, es la
sentencia T-1018 del 21 de noviembre de 2002, a través de la cual señaló:

En relación con la dignidad humana, ha dicho la Corte:

“Es que el concepto de dignidad humana no constituye hoy, en el sistema


colombiano, un recurso literario u oratorio, ni un adorno para la exposición jurídica,
sino un principio constitucional, elevado al nivel de fundamento del Estado y base
del ordenamiento y de la actividad de las autoridades públicas.

La dignidad de la persona se funda en el hecho incontrovertible de que el ser


humano es, en cuanto tal, único en relación con los otros seres vivos, dotado de la
racionalidad como elemento propio, diferencial y específico, por lo cual excluye que
se lo convierta en medio para lograr finalidades estatales o privadas, pues, como lo
ha repetido la jurisprudencia, la persona es ‘un fin en si misma’. Pero, además, tal

4
concepto, acogido por la Constitución, descarta toda actitud despectiva frente a sus
necesidades corporales y espirituales, todas las cuales merecen atención en el
Estado Social de Derecho, que reconoce en el ser humano la razón de su
existencia y la base y justificación del sistema jurídico.

Ese concepto se traduce en la idea, prohijada por la Corte, de que no se garantiza


bien ningún derecho de los que la Constitución califica de fundamentales –
intrínsecos a la persona- si a un individuo de la especie se lo condena a sobrevivir
en condiciones inferiores a las que la naturaleza le señala como ser humano. ” (T-
556 de 1998. M.P. José Gregorio Hernández).

Así pues, tal como lo tiene entendido la jurisprudencia, el ser humano necesita
mantener ciertos niveles de salud para sobrevivir y desempeñarse, de modo que cuando
la presencia de ciertas anomalías en la salud, aún cuando no tengan el carácter de
enfermedad, afectan esos niveles poniendo en peligro la dignidad personal, resulta válido
pensar que el paciente tiene derecho, a abrigar esperanzas de recuperación, a procurar
alivio a su dolencia, y a buscar por todos los medios posibles, la posibilidad de una vida,
que no obstante las dolencias y limitaciones, pueda llevarse con dignidad..

De la lectura de lo anterior, necesariamente, se debe concluir que, la E.P.S. SALUS


TOTAL al negarle la posibilidad adaptación de los audífonos bilaterales diagnosticados
que necesita mi poderdante para llevar una vida digna y desarrollarse en la sociedad
como individuo integrante de la misma, se le esta violando el derecho fundamental de
todo ser humano, de vivir en condiciones dignas, base de nuestro Estado Social de
Derecho.

Así las cosas, Señor Juez debe ordenarse a dicha E.P.S SALUD TOTAL, la adaptación de
los audífonos bilaterales y demás medicamentos que necesita mi patrocinado para poder
continuar con vida y salud, para efectos de impedir que se ponga en peligro la integridad
sicológica, afectiva de mi representada.

FUNDAMENTOS DE DERECHO.

Con el objeto de dejar claro que la afiliación a un servicio de salud (E. P.S) forma parte de los
servicios de salud controlados por el Estado, y que el servicio de salud es de interés públicos a pesar
de ser manejado por particulares como lo ratifica la sentencia SU 81 9 DE OCTUBRE 20 DE 1999

",..7, Conforme lo define el articulo 2° del Decreto 806 do 1998, el marco constitucional
previsto en los artículos 48, 49 y 335 do la Carta Política deriva en la necesaria distinción entre la
seguridad social como servicio público esencial y como servicio privado de interés público]
La seguridad social en el ámbito de la salud como servicio público esencial, en desarrollo de
los
artículos 48 y 49 de la Constitución, representa el deber que tiene el Estado de garantizar en
forma efectiva, bajo los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad, el acceso a los
servicios de salud, con el propósito de mantener o recuperar la salud de las personas y evitar
el menoscabo de la capacidad económica de la población...”

La Corte Constitucional en su sentencia SU 480 de Septiembre 25 de 1997, ha señalado la


obligatoriedad del suministro de medicinas cuando se encuentra de por medio la vida del paciente.
Las EPS tienen la obligación de entregar las medicinas que el medico tratante señale aun
cuando no figuren en el listado oficial. (Acción de repetición de las EPS contra el Estado.

En el caso concreto la Adaptación de los Audífonos Bilaterales es la medicina para mi


patrocinado, que sin ellos mi poderdante no puede llevar una vida digna y desarrollarse
en la sociedad como individuo integrante de la misma, se le esta violando el derecho
fundamental de todo ser humano, de vivir en condiciones dignas, base de nuestro Estado
Social de Derecho.

Fundamento esta acción de tutela en el artículo 86 de la C.P. y posdecretos 2591 del 91 y

5
306 de 1992.

PROCEDENCIA DE LA ACCION

En virtud del artículo 86 de la Constitución Política esta ACCIÓN DE TUTELA es


precedente contra cualquier autoridad administrativa que vulnere derechos fundamentales y
por la vía jurisprudencial contra particulares y de conformidad con lo establecido en los Arts.
1,2, y 9 del decreto 2591, ya que lo que se pretende es que se garantice el DERECHO A LA
VIDA, a pesar que existe un medio judicial, por vía de una acción ordinaria para obtener el
cumplimiento contractual, partiendo de la realidad de nuestro sistema judicial y las
estadísticas de promedio de duración de un proceso si esperamos tal solución seguramente
ya el derecho a la vida de mi representado El señora ERNESTO PEREZ ANDRADE, no
existiría, por lo tanto siendo irreparable el estado de salud del accionante esta acción de
tutela se presenta como mecanismo transitorio.

MANIFESTACIÓN BAJO JURAMENTO

Para los efectos de que se traía el artículo 38 decreto 2591 manifiesto bajo juramento que
con anterioridad a esta acción, no he promovido acción similar de los mismos hechos.

PRUEBAS

Sírvase tener como pruebas las siguientes:

DOCUMENTALES

1.- Historia clínica en seis folios de la E.P.S SALUD TOTAL.


2.- Formula médica del plan de tratamiento de las Drogas en el que incluye y dentro de cual
se los medicamento ordenado por el médico tratante.
3.- Solicitud de Medicamentos y la negación por no estar incluidos dentro del POS.
4.-Carné de mi patrocinado N° 12-30-10-198052, a la EPS SANITAS.

ANEXOS

1.- Los relacionados en el acápite de las pruebas.


2.- El certificado de existencia y representación de la E.P.S demandada.
3.- El poder para actuar.
4.- Copia de la demanda y sus anexos para el correspondiente traslado, y copia para el archivo
del juzgado.

OFICIOS:

Sírvase oficiar a la E.P.S. SALUD TOTAL, para que envíe copia del contrato de afiliación a la E
P .S. y toda documentación que reposa en sus expedientes, relacionados con el caso de la tutela que
ahora presentamos.

COMPETENCIA

Es usted competente por mandato expreso del art. 86 de la C. P., Y SU Decreto Reglamentario N° 2591
de 1991.

6
NOTIFICACIONES

1.- La E'.P.S. SALUD TOTAL recibe notificaciones en el barrio Edificio Los Nogales, Cra. 32 #24-11, Santa
Marta, Magdalena, 4328700.

2.-Mi poderdante en Calle 26 #14 – 20 Alcázares, ernestopa@gmail.com, 3005893000.


3.-Calle 22 #14ª- 26 Villa Marbella, mariafcg18@gmail.com, 3005078944, Oficina: Calle 13 #14 – 40
Edificio el Mirador.

Atentamente,

MARIA FERNANDA CONTRERAS GARCÍA


T.P. N° 48.976 del Consejo Superior de la Judicatura
C.C. No. 1102871148 de SANTA MARTA