Está en la página 1de 8

Introducción:

En obras públicas se plantea frecuentemente el problema de la construcción de túneles, ya que


nuestro país tiene una accidentada geografía a causa de grandes sistemas montañosos, lo que ha
dado origen a este tipo de construcciones, para poder enlazar en forma más expedita ciudades o
lugares de importancia y facilitar los transportes más diversos. Además dado al notable
crecimiento en la última década de la actividad económica de nuestro país ha sido necesario
estudiar nuevas alternativas de tránsito a las ya existentes, mejorando así los niveles de servicios
de nuestros caminos.

Un poco de historia

La naturaleza fue quien realizó las primeras construcciones subterráneas, construyendo cuevas y
cursos de agua subterráneos, decisivos para el desarrollo de la vida y el equilibrio de los
ecosistemas.

El hombre utilizo el túnel mucho después como solución para salvar obstáculos o por motivos
prácticos, defensivos y por supuesto religiosos. Los primeros túneles se remontan a principios de
los descubrimientos metalúrgicos, al final de la Edad de Piedra, destinados a la explotación de los
minerales como el sílex o pedernal, material indispensable con el que se fabricaban una multitud
de armas y herramientas; cuando se agotaba en la superficie se seguía la veta por medio de pozos
y galerías. Este proceso debió iniciarse hace unos 15.000 años. Estos túneles se abrían con la
técnica del fuego que consistía en provocar un incendio en el frente de ataque para luego
sofocarlo súbitamente con agua fría: el cambio de temperatura daba lugar al resquebrajamiento
de la roca.

Definición

Un túnel es una obra lineal subterránea, o lo que es lo mismo, una perforación horizontal abierta
artificialmente sobre el terreno, cuyo objetivo funcional es el de establecer la comunicación más
directa posible entre dos lugares.

Su construcción se debe a la necesidad de atravesar un obstáculo natural, generalmente macizos


montañosos o cursos de agua, fluviales o marinos; o para el aprovechamiento del uso del suelo de
zonas urbanas en grandes ciudades.

La construcción de túneles para salvar obstáculos naturales se practica desde la antigüedad;


podríamos resumir diciendo que en un principio fue el transporte de agua lo que necesitó de la
solución túnel, debido a los requerimientos de pendiente mínima o nula; más adelante el
desarrollo del ferrocarril, y posteriormente el desarrollo de los vehículos motorizados, hicieron
necesaria la construcción de túneles por razones parecidas a las anteriores (evitar fuertes
pendientes) pero también por razones nuevas: acortar distancias y ganar seguridad.
Uso e importancia de los túneles

Las funciones del túnel son diversas: se construyen túneles para transporte, para almacenamiento,
para albergar instalaciones diversas, por necesidades científicas y túneles para protección de
personas.

Los túneles son obras de carácter singular respecto al resto del trazado de la red de la cual forman
parte.

Se trata de obras en que el espacio está limitado a la sección transversal, su acceso no es posible
desde cualquier punto y tienen unas características físicas diferentes al resto del trazado. Los
túneles son obras que no pueden tener un proyecto tipo, sino que cada uno de ellos es un caso
particular que debe estudiarse separadamente.

La implantación en el terreno, características geométricas de alzado y perfil, la sección transversal


y los métodos de construcción están estrechamente ligados a la geología, tipos de terreno,
volumen de tráfico, zona rural o urbana, etc.

Tipos de túneles

Túneles para el transporte de personas y mercancías

- En carreteras

- En líneas del ferrocarril

- En líneas de transporte urbano (Metro)

- Pasos para peatones

- Pasos para ciclistas

Túneles para el transporte de agua

- En canales

- En abastecimientos urbanos

- Para el riego

- En centrales hidroeléctricas

- Para el agua de enfriamiento en centrales térmicas y nucleares

Túneles en sistemas de alcantarillado

Túneles para diversos servicios (cables y tuberías)


Almacenamiento.

- Almacenamiento de petróleo

- Almacenamiento de residuos radioactivos

- Almacenamiento de materiales para usos militares

- Embalses subterráneos

2.1.3.- Instalaciones

- Centrales energéticas

- Estacionamiento de vehículos

- Depuradoras de aguas residuales

Túneles carreteros

El trazado en planta y perfil del túnel dependen de los alineamientos de la carretera y de las
características de ésta, con la que tiene que mantener una cierta homogeneidad; estos datos
suelen ser más bien parámetros de entrada al diseño de la sección interior.

En el caso de túneles cortos (longitud < 200 m), se recomienda que tengan un trazo en tangente:
es conveniente que al entrar pueda verse la salida (la percepción de la luz natural al otro lado
ayuda a no tener deslumbramientos) por las siguientes razones:

El conductor percibe el cambio de condiciones brevemente (200 m a 80-90 km/h =7 s).

2) El conductor puede percibir la existencia de objetos en la calzada por contraste.

Si el túnel es más o menos largo (1,000 a 1,500 m), es importante disponer de curvas en las bocas
para evitar el deslumbramiento, facilitando una transición adecuada de las condiciones de luz.

Para túneles de más de 1,500 m de longitud, se recomienda disponer de curvas de radios amplios
para facilitar una adecuada distancia de visibilidad.

Para el diseño del alineamiento vertical del túnel, deben tomarse en cuenta las siguientes

Consideraciones:

a) Una primera condición para un buen alineamiento vertical del túnel es el drenaje, por lo que
debe asegurarse una pendiente mínima de 0.5% para desalojar adecuadamente el agua que pueda
recibir el túnel.

b) Se requiere una pendiente mínima para drenar las aguas procedentes del macizo rocoso que
son captadas por el sistema de impermeabilización y conducidas por el colector del túnel hacía el
drenaje exterior.

c) Evitar curvas verticales, tanto convexas muy pronunciadas que no permitan la visibilidad, como
cóncavas que provoquen puntos bajos que obliguen a requerir equipos de bombeo para desalojar
el agua acumulada.
d) Es conveniente contar con una pendiente longitudinal (entre 2 y 5 %) en túneles bidireccionales,
mientras que en unidireccionales, ascendente menor al 2% y descendente menor al 5%.

e) Ventilación natural en caso de túneles cortos y, pendientes adecuadas para favorecer un óptimo
funcionamiento de la ventilación de los túneles que lo requieran.

f) Tipo y composición de vehículos que circularán.

Topografía : El levantamiento topográfico (situación actual del sitio) debe incluir altimetría,
planimetría y toponimia que servirá de base para la elaboración del anteproyecto del trazado
tanto del túnel como de la liga de los accesos, incluyendo los tajos de entrada y salida; deberá
apoyarse en el mismo sistema de coordenadas y nivel del eje de la carretera aprobado y trazado
en campo, debiendo dejar referencias de ese eje, las cuales se utilizarán posteriormente en el
replanteo del proyecto aprobado. L

la toponimia, de este modo, estudia los hidrónimos (nombres de los ríos y los arroyos),
los orónimos (nombres de las montañas), los limnónimos (nombres de las lagunas y los lagos) y
otros términos que permiten nombrar a lugares geográficos. Muchas veces, la toponimia se
complementa con la geografía, la historia y otras ciencias.

Delimitación del área de estudio

El ancho del levantamiento topográfico en planta tendrá como mínimo 125 m a cada lado del eje
longitudinal del túnel en proyecto. Para definir el ancho del área de estudio cuando sean túneles
gemelos se considerarán los 125 metros para cada lado a partir de cada uno de los ejes. Debe
tomarse en cuenta el límite del derecho de vía; en ocasiones está determinado de un lado mayor
longitud que del otro, en tal caso el levantamiento topográfico deberá cubrir como mínimo hasta
el derecho de vía. Para definir la longitud del levantamiento topográfico se considerarán 100 m a
partir de la intersección del terreno con la rasante en cada uno de los accesos del túnel. En caso de
que el terreno continúe paralelo o semiparalelo a la rasante, deberán levantarse por lo menos 100
m delante del portal marcado en las plantas de kilómetro.

Sección transversal

En el dimensionamiento de la sección transversal de un túnel de carretera entran en juego


diversos factores: tipo de carretera, ancho necesario para la circulación de los vehículos, ancho de
las banquetas, necesidades geométricas de las instalaciones y equipamientos, etc.

Gálibos horizontal y vertical

El gálibo vertical es la altura mínima permitida para que los vehículos circulen de manera segura
en el interior del túnel. En México el gálibo vertical por norma es de 5.5 m. El gálibo horizontal
estará en función del ancho de la corona, siendo conveniente dejar un espacio de por lo menos 25
cm con respecto a las banquetas del túnel para minimizar el riesgo de choque de las ruedas con
estas estructuras
Para que la pendiente transversal de la corona pueda evolucionar adecuadamente en las
transiciones entre tangentes y curvas es necesario que la sección interior del túnel sea capaz de
alojar en su totalidad a los gálibos sin importar la posición que adquieran.

La técnica para lograr lo anterior consiste en hacer variar la altura de desplante de las zapatas, así
como la distancia entre la esquina interior de la banqueta y la junta de construcción (o junta de
colado), tomando como punto de referencia la rasante al centro del eje, para alcanzar la
pendiente requerida, además de mantener constantes el ancho de corona y la altura del gálibo.
Las ventajas más importantes de adoptar esta técnica se listan a continuación:

• Se simplifica el control topográfico de las excavaciones durante la obra.

• Cuando se colocan marcos metálicos puede definirse una geometría única para la mayor parte
de la sección, siendo solo necesario adaptar el tamaño de las patas en las zonas de transición.

• Se logra un ahorro importante en volumen de excavación y en materiales de relleno para el


pavimento, ya que cuando se tiene un piso de excavación plano en un tramo en curva se requiere
una cantidad importante de relleno para conformar la calzada.

• Cuando el túnel lleva revestimiento definitivo, el hecho de tener que girar la cimbra genera
innumerables problemas de alineación, que también pueden causar un mal balance del peso del
sistema que ocasione defectos en la forma de la estructura o en las juntas transversales de colado.

• Mantener las juntas de construcción entre zapatas y bóveda al mismo nivel siempre facilitará las
labores de apoyo de la cimbra, de control topográfico de los colados y de unión estructural, en
caso de que haya acero de refuerzo.
Método de excavación

La elección del método de excavación de un túnel depende de varios factores dentro de los que
destacan el tipo de terreno a excavar y su longitud. Hasta ahora la construcción de túneles
carreteros en México se ha realizado con los métodos de excavación convencional con perforación
y voladura utilizando explosivos y la excavación mecánica mediante máquinas de ataque puntual
como rozadoras, martillos hidráulicos, etc. Otro método de excavación de túneles corresponde
con la utilización de máquinas tuneladoras TBM (Tunnel Boring Machine), a la fecha en México no
se ha construido ningún túnel carretero con este método. Es importante mencionar que cada
método de excavación tiene ventajas y desventajas por lo que se deberá hacer un análisis y una
evaluación de cada proyecto en particular, para determinar el más conveniente. El método de
excavación con TBM permite excavar la sección completa del túnel al mismo tiempo que se realiza
la colocación del sostenimiento o un revestimiento.

Para elegir el método de excavación a emplear durante la construcción de un túnel, se deben


tomar en cuenta varios factores; algunos de índole técnico, económicos y de tiempo de ejecución.
A continuación se describen algunos aspectos a considerar:

Cuando la roca tiene una resistencia alta, es necesario emplear excavación mediante
explosivos,mientras que si la resistencia es media o baja puede emplearse indistintamente la
voladura o la excavación por medios mecánicos.

La manera de excavación en roca tiene una considerable influencia sobre el desgaste producido en
las herramientas de corte o excavación; aunque existe una interrelación entre la calidad, la dureza
y la abrasividad de las rocas, en determinadas formaciones blandas, si la excavación se realiza con
equipos continuos por el sistema de corte y rozado, los desgastes pueden llegar a elevar el costo
de la excavación.

La sección del túnel puede ser una condicionante importante. Las tuneladoras permiten excavar
únicamente los túneles de forma circular, por lo que en túneles carreteros que requieren una base
plana, se desaprovecha bastante espacio, aunque en algunos casos se emplea para alojar algunas
de las instalaciones.

En México hasta ahora, los túneles de carretera por su longitud y sección, generalmente se han
excavado con método convencional, en fases, empleando perforación y voladura para rocas duras
y las rozadoras y excavadoras hidráulicas para rocas blandas.

http://www.sct.gob.mx/fileadmin/DireccionesGrales/DGST/Manuales/Manual_Tuneles/CAP07.pdf