Está en la página 1de 1

Universidad de La Salle

Curso: Filosofía y Epistemología de la Educación.


Facilitador: Marco Vinicio Umaña Juárez.
Estudiante: Diana Beatriz Pazos Andrade
Fecha y año: 21 de Julio de 2018
Reporte de lectura número 1 (Crítica personal)
Libro: “Los siete saberes necesarios para la Educación del Futuro” Edgar Morin

CAPÍTULO I “Las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión”


Como docentes debemos estar conscientes que la tarea de educar tiene muchas
implicaciones, y depende de diversos factores, uno de ellos es que los docentes
somos seres humanos falibles, que por ende, tenemos vivencias, costumbres,
formación, concepciones, percepciones, cultura, ambientes, predisposiciones
genéticas, etc. Que influyen en el desarrollo de nuestras actividades, lo cual,
expone al conocimiento inevitablemente al error y a la ilusión.
El autor profundiza en el análisis de los elementos internos, desde las funciones
cerebrales, lo cual multiplican las posibilidades del error, por ejemplo: la estrecha
relación entre inteligencia y afectividad, el 98% de funcionamiento interior del
cerebro, la “self-deception”, la memoria, nuestros sistemas de ideas, la
racionalidad (que debe ser autocrítica) y los paradigmas que juegan un papel
básico en el comportamiento de las personas.
Coincido inevitablemente en considerar la posesión, lo inesperado y la
incertidumbre como elementos que permiten fortalecer o contrastar conceptos
preestablecidos por el individuo para que este sea capaz de tomar una serie de
decisiones adecuadas a su contexto y realidad personal, social y cultural.
CAPÍTULO II “Los principios de un conocimiento pertinente”
Vivimos en un mundo globalizado, complejo y multidimensional, ello puede ser
favorable o no, ya que la problemática de la sociedad no es la falta de información
sino la falta de organización y selección de la misma, esto deriva en que el
conocimiento se fragmenta y descontextualiza.
Morin plantea algunos elementos como la deshumanización en los procesos que
provoca el debilitamiento de la responsabilidad y solidaridad, las disciplinas hiper
especializadas, el principio de reducción, de compartimentar el conocimiento y la
falsa racionalidad que se traduce en abandonar el conocimiento. “Existen los
desafíos de la complejidad a los cuales los desarrollos propios de nuestra era
planetaria nos confrontan ineluctablemente”.

También podría gustarte