Está en la página 1de 9

LIBRO DE RUT

Autor:
La tradición judía atribuye este libro a Samuel.

Significado:
Rut significa “amistad” o “amiga”.

Fecha:
Tiempo de los jueces, más específicamente los primeros tiempos,
probablemente entre el 1150 y el 1100 a.C, ya que Booz fue hijo
de Salmón y Rahab, la que recibió a los espías en épocas de Josué
(Rut 4: 21-22, Mateo 1:5). Fue una epoca de confusión espiritual,
componendas religiosas y apostasías, puede que haya sucedido
en tiempos de Gedeón, ya que es el único momento de la historia
en que podemos advertir a través de la lectura, que Israel pasa
hambre por causa de la invasión de los madianitas (Jueces 6:34)

Contexto :
Hay hambre en Canaán, la tierra prometida, la que “fluye leche y
miel”, aún en Belén, que significa “casa de pan”. Por qué? Hay 13
hambrunas mencionas en la Biblia...todas son un juicio de Dios
en respuesta al ambiente espiritual de la época, y son una prueba
de fe. En Levítico 26: 14-20 Dios dice a su pueblo que si no
guardasen sus mandamientos, éste castigo sería sobre ellos. La
tierra fértil se convierte en estéril para corrección de sus
habitantes.

Contenido:
CAPÍTULO I

El libro de Rut, relata en su comienzo, la historia de una familia


que huye del hambre; Elimelec1 decide mudarse2 a Moab3 con su
esposa Noemí4 y sus hijos Mahlón5 y Quelión6.
Los nombres en la Biblia, especialmente en el antiguo
testamento, son muy importantes. Revelan el carácter y la verdad
a nosotros.
Belén = casa del pan
Belén fue donde nació Jesucristo. Si no existiera el libro de Rut,
Jesucristo no hubiese nacido en Belén. En Miqueas 5:2 el profeta
nos dice que es donde Jesucristo iba nacer. Era una ciudad
pequeña destacada por producir y criar los corderos de la pascua
que serian ofrecidos en el tabernáculo. El cordero de Dios, que
quita el pecado del mundo, también debía salir de allí.
Moab era el hijo de Lot de parte de su hija, era hijo de incesto.
Los Moabitas eran los descendientes. Dice Salmos 108:9 "Moab
es la vasija para lavarme", Dios consideraba a Moab como la
ubicación donde las ropas sucias eran lavadas. En otras palabras,
hablando espiritualmente, era una ubicación donde Dios
colocaba a un creyente en las pruebas para lavar la suciedad de
su vida. Lo que quedaba allí era toda la "basura" de la vida de una
persona.
Veamos los nombres mencionados en estos primeros versículos
y consideremos sus significados:
Elimelec, un judío: "mi Dios es rey" o "Dios es mi rey"
Noemí, una judía: "agradable" o "gozo"
Mahlón, un judío: "malsano" o "enfermizo"
Quelión, un judío: "débil" , "consumirse", o "morirse de pena"

1 “mi Dios es rey”


2 Gur: su raìz primaria alude a una estancia temporal. Strong 1481
3 Moab: hijo incestuoso de Lot, su territorio y descendencia. Strong 4124
4 “placentera, deliciosa, amable”
5 “enfermo” Strong 4248
6 “débil, defectuoso”
Orfa, una Moabita: "un cervato" , "la frescura de la juventud", o
"atrás del cuello" (Eventualmente le da la espalda a Noemí y se
queda en Moab.)
Rut, una Moabita: "la amistad", o "la compañera, "la belleza"
Debido a que los nombres en la Biblia son muy importantes
porque nos dicen acerca del carácter de las personas, y usando lo
que ya sabemos acerca de la historia de Israel en esta época,
¿cómo describiríamos el carácter de esta familia? Podríamos
decir que era una familia signada por la decadencia, una familia
cuya fe era débil, una familia a la que le costaba mantenerse en
pié (espiritualmente hablando) y con pocas esperanzas de
cambiar su historia.
No se muestra dirección divina en la desición que toma este
hombre, sino una elección propia, agravada por el hecho de
dirigirse a un país pagano, podía haber ido a alguna de las tribus
de Judá (alabanza), al otro lado del Jordán, lindantes con Moab.
El carácter inestable y desconfiado de Elimelec, no le permiten
esperar tiempos mejores, su impaciencia es la misma del pueblo
de Israel cuestionando a Moisés en Éxodo 16:3 (Números 11:18).
Elimelec, como muchas personas en Israel durante la época de
los jueces, tenía una fe muy débil. Vivía en una ciudad nombrada
por la promesa de Dios para la alimentación (Belén) pero no
practicaba su fe en esa promesa. Él no daba a Dios las alabanzas
(Judá) y por lo tanto, no recibía las bendiciones de Dios. Sabemos
que su fe era débil porque tomo a su familia y se fue de la tierra
prometida para ir al "bote de basura" (Moab). Hablando
espiritualmente, él pensaba que era mejor beber el agua sucia de
lavar, en lugar de sopa. Su nombre indicaba su relación con Dios,
pero no vivía como si Dios fuera su rey.
De cierta manera, tenemos la misma historia en el nuevo
testamento, el hijo pródigo (Lucas 15:11-32).
Noemí, no fue nombrada con una referencia a Dios, su nombre
era “mundano” por decirlo así. Probablemente ella tenía una
personalidad agradable y sensible. Siendo judía conocía la ley,
conocía a Dios, ella siguió a su esposo obedientemente a Moab,
tal como debía. Sin embargo, ella puso su confianza en su esposo
para suplir sus necesidades más que en Dios. Cuando su esposo
murió, su fuente de seguridad fue cortada. Notemos que Noemí
no regresó a la tierra prometida cuando su esposo murió. Ella se
había acostumbrado a vivir en Moab. No tenía la convicción del
Espíritu Santo para regresar a su tierra natal. Su nueva fuente de
provisión era sus hijos.
Sin embargo, cuando su esposo murió, los dos hijos enfermizos
tomaron esposas de los Moabitas. Casarse con las mujeres de las
tribus paganas era una violación de la ley mosaica porque ellas
eran el enemigo y conducía a la idolatría, como ocurrió en la vida
de Salomón. Poco después de casarse, sus hijos murieron (1:5), la
versión caldea dice que fueron “acortados sus días”, sin duda por
haber transgredido la ley al casarse con mujeres extranjeras. Si
bien Jehová no nombra a Moab cuando indica no llegarse con las
mujeres de los pueblos extranjeros a los que iba a entrar Israel,
pero justamente ese es el punto, Israel no debía pasar a Moab;
esa fue una desición de Elimelec y las moabitas eran mujeres
extranjeras que adoraban otros dioses (Éxodo 34:16).
Cuando los padres abandonan un compañerismo íntimo con
Dios, y Dios no es el rey y señor de su vida, los hijos caen más
lejos de Dios (la apostasía). Los padres deben ser el modelo
espiritual de la importancia de Dios en la vida de una persona.
Cuando los dos hijos enfermizos de Noemí murieron, ella se
quedo con sus dos nueras extranjeras. En un periodo de diez
años, ella perdió su esposo y dos hijos. Notemos que cuando
nuestra confianza y descanso no está puesta en Dios, tarde o
temprano se nos es quitado aquello en lo que descansa nuestra
confianza cuando Dios tiene un propósito que cumplir en nuestra
vida.
Ahora Noemí recordaba a Dios y a su tierra natal. Al morir ellos
el desconsuelo la arrebata, y quién podría consolar tanto dolor?
Solo Dios puede consolar semejante abatimiento, Noemí lo sabía
y debido a que ahora estaba sola, ella pensó que la vida seria
mejor si regresaba a Belén. Tal como el hijo prodigo, ella decidió
regresar a su tierra natal.
Eventualmente Dios, el Espíritu Santo, atrae al verdadero
creyente nuevamente a Dios, el Padre.
Cuando la circunstancia que nos llevó a seguir caminos
equivocados y permanecer en lugares equivocados desaparece,
debemos volver al camino correcto, sino estaríamos pecando
deliberadamente. Noemí no eligió ir a tierras paganas por
alimento, la mujer de aquellos tiempos solo seguía a su esposo,
las circunstancias la llevaron allí, aunque ella por un momento se
acostumbró a las circunstancias, ella sabía que solo Dios podía
darle consuelo y ya no había razón para permanecer en el lugar
equivocado un tiempo más.
Emprende el regreso, diciendo a sus nueras que vuelvan a la casa
de sus padres, las libera de sus lazos familiares y las insta a
seguir adelante, hallando descanso en casa de sus maridos (1:9).
Si fueran con ella a Judá, renunciarían a un matrimonio futuro
debido a que ningún judío se casaría con ellas, vivirían en
pobreza debido a que Noemí no tenía dinero o tierra,
renunciarían a una herencia futura debido a que Noemí había
perdido toda su tierra cuando su esposo dejó Belén, renunciarían
a una comunidad agradable debido a que eran desechadas por
los judíos y vivirían aisladas, renunciarían a sus propias familias
en Moab, renunciarían a su propia cultura y a los dioses paganos
de los moabitas, es decir, comenzarían un futuro incierto.
El carácter de mujer piadosa de Noemí, produce este gesto de
consideración y las bendice (1:8) “Jehová haga con vosotras
misericordia7”; confirma aquí el origen del carácter de Noemí
cuando llama a Dios Jehová8 y no Elohim9 o Quemos10, Noemí
conoce a Dios, y ora para que ellas experimenten Su
misericordia.
Las despide con un beso y lloraron, lo que indica el verdadero
cariño que había entre las mujeres, además de la unión por el
parentesco, y a pesar de las diferencias culturales, y que las
nueras tuvieran otros dioses, no hay impedimento para
desarrollar una exelente relación, cargada de afecto sincero y
dejando de lado prejuicios ya que los moabitas eran enemigos de
los judíos y estos no confiaban en aquellos; sobretodo teniendo

7 Hesed : amor, lealtad,constancia


8 Nombre nacional judío de Dios
9 Dios, pero de manera impersonal
10 dios de Moab
en cuenta la personalidad de Noemí muy agradable, por lo que
las nueras se niegan a dejarla sola.
La suegra les muestra la implicancia de pertenecer al pueblo de
Dios, para Orfa el precio del discipulado fue demasiado grande.
(1:14) Ella regreso a su casa y familia en Moab. Noemí vio "atrás
de su cuello" cuando se separaron.
Para Rut, el precio del discipulado valía la pena. (1:14)
Llego a ser "la compañera" y “la amiga" de Noemí, dando a
entender a través de su juramento (1:17) que comprende la
naturaleza de Jehová; esto solo pudo ocurrir a causa del
testimonio de Noemí, que si bien, como decíamos enteriormente
no había sido nombrada en relación a Dios, conocía al Dios de sus
padres, era una mujer sumisa y obediente, conocía la teoría,
como podríamos decir en nuestros días; sin duda había
impactado la vida de su nuera.
El mismo Cristo presenta el “lado oscuro” de seguirle a aquel que
le dice “te seguiré donde vallas”, preguntándole que si estaría
dispuesto realmente ya que El no tenía donde recostar su cabeza
(Mt. 8:19-20)
Es importante al tratar de llevar a alguien al camino de Dios no
presentar todas las cosas color de rosas, sino mostrar las dos
caras de la moneda, quién tome la desición de fe, lo hará con la
convicción firme de que es eso lo que realmente quiere y está
dispuesto a pagar el precio, quienes aceptan hacerlo creyendo
que asi sus problemas se acabaron, ante los primeros ataques
del enemigo probablemente volverán a caer ya que se sentirán
desilucionados de quién habría de librarlos de sus problemas no
pudo o no le importó hacerlo.
Rut y Orfa tuvieron la misma oportunidad de dejar Moab y pasar
a ser parte del pueblo de Dios, las dos se resistían a dejar a
Noemí, la amaban mucho, pero Orfa parece que amaba más otras
cosas y en el momento de decidir no está dispuesta a pagar el
precio. Muchos sienten aprecio por Dios, pero no lo aman tanto
como aman otras cosas y quedan destituídos de su salvación.
Rut elige la mejor parte, y hace una declaración poderosa con la
que cierra puertas de tentación (v. 16,17), si no se tiene firmeza
en la desición se deja una puerta entreabierta por la que el
ladrón puede entrar, pero la resolución la cierra.
Noemí, fue ejemplo de fidelidad y lealtad. Noemí le fue fiel a
Elimelec, su esposo, cuando le siguió a Moab, le fue fiel a sus
hijos cuando les ofreció su amor a sus esposas moabitas, y
cuando les ofreció llevarles con ella a Belén, por lo que ambas
mujeres le fueron fiel a Noemí después de la muerte de sus
esposos. Dios le fue fiel a esta familia aunque ellos se apartaron
de una relación intima con Él y el Espíritu Santo les atrajo a la
tierra prometida como el hijo pródigo fue atraído a su padre. Las
bendiciones de Dios serán derramadas sobre esta familia debido
a su fidelidad de los unos con los otros y eventualmente su
fidelidad a Dios.
Las dos mujeres emprenden el regreso a Belén; y dice el verso 19
que toda la ciudad se conmovió por su llegada, al parecer Noemí
era bastante conocida, quizá pertenecía a alguna familia de la
aristocracia local. Aunque la que regresa no es más la misma,
esta mujer tenía un espíritu amargado, estaba vacía, viuda, sin
hijos, sin poseciones, no le quedaba nada; ella dice, ahora
llamenme Mara11; y atribuye a Dios su condición actual, tal es la
naturaleza humana proclive a culpar a Dios de sus dolores y
sufrimientos. A pesar de esto, Él sigue en control y ellas llegan a
Belén justo al comienzo de la siega de la cebada.

CAPÍTULO II

El segundo capítulo del libro comienza presentando a un


pariente de Elimelec, que era un hombre rico12, Booz.13
Booz era hijo de Salmón y Rahab la ramera que ayudó a los
espías que habían sido enviados a reconocer Jericó.
La palabra que se utiliza en el verso 1 del capítulo 2, cuando dice
“un hombre rico”, nos dice que no solamente era próspero

11 “amarga” o “amargura” Strong 4755


12 “guibbor” Strong 1368 intensivo de 1396 “hombre valeroso o guerrero” “ valiente, vigoroso
esforzado”
13 Su significado es algo incierto “rapidez”, “prontitud”, “en el hay fortaleza u hombre de valor”
económicamente, sino que también alude al poder y posición
social de la persona en la comunidad, también indica que Booz
probablemente haya sido anteriormente un guerrero.
Inmediatamente al llegar a Belén, Rut pide permiso a su suegra
para salir a procurar alimentos, le dice “te ruego que me dejes ir
al campo y recogeré espigas en pos de aquel a cuyos ojos halle
gracia”; espigar es recoger lo que el segador va dejando tras de sí.
Levítico 19: 9-10 “Cuando siegues la mies de tu tierra, no segarás
hasta los últimos rincones de tu campo, ni espigarás el sobrante
de tu mies. Tampoco rebuscarás tu viña, ni recogerás el fruto
caído de tu viña; lo dejarás para el pobre y para el forastero. Yo
soy el SEÑOR vuestro Dios.”
Deuteronomio 24:19 “Cuando siegues tu mies en tu campo y
olvides alguna gavilla en el campo, no regresarás a recogerla;
será para el forastero, para el huérfano y para la viuda, para que
el SEÑOR tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos.”
La Thorá mandaba a los propietarios de tierras hacerse
responsable por el sostenimiento de los pobres y extranjeros y
Rut humildemente toma la iniciativa de ser beneficiaria de esa
provisión y así proveer el sustento para su suegra. Podemos ver
el carácter de Rut, que aún siendo jóven siempre se caracterizó
por su humildad, sumisión, obediencia, diligencia.
Ella salió a espigar y simplemente llegó al campo de Booz, no se
dirigió allí, solo llegó, podríamos decir casualidad?, Dios estaba
en control de todo y el Espíritu Santo la guió hasta allí.
Cuando Booz llega al campo, vemos aquí el trato que tenía con
sus criados, se saludan bendiciéndose mutuamente y si tenemos
en cuenta, como decíamos en un principio de este estudio, que la
acción se desarrolla en una época de mucha confusión espiritual
y apostasía, podemos advertir que Dios estaba reservando gente
cuya fe aún estaba intacta, gente reservada para un propósito,
gente con capacidad para dejarse guiar por Dios aún en tiempos
malos, difíciles e inciertos.
Llegado el hombre a su campo lo primero que capta su atención
fue esta jóven y pregunta por ella. Vallas donde vallas algo te
distingue de entre los demás siempre, algo diferente del resto se
vislumbra en ti cuando Dios está en tu vida.
Booz ya sabía de Rut, había oído hablar de ella, conocía su
reputación (Rut 2:11), pero aún no la había visto. El autor del
libro hace alusión costantemente al orígen étnico de la jóven, lo
que nos recuerda a cada momento en la lectura del libro la
inclusión de los gentiles al pueblo escogido por Dios y en su
momento a la propia familia real, al ser parte, Rut, de la
genealogía de Cristo.
Booz sabía que Rut era familiar, aunque no se lo dice, pero la
llama y le dice donde trabajar, tambien le dice que él ya había
ordenado de que manera debían tratarla. Este hombre no le da a
Rut un lugar más entre sus criados, él le da a Rut un lugar
preferencial y ordena a los criados no molestarla y además dejar
para ella provisión (vv.15-16). Una vez más Booz nos muestra la
similitud con la obra redentora de C risto.

También podría gustarte