Está en la página 1de 6

La coma

¿Qué es la coma?
La coma marca una pausa corta dentro del enunciado.
Para que nos entendamos, la coma sirve para separar las diferentes ideas que
pueda haber dentro de un enunciado.
Mucho cuidado porque usar una coma no significa que cuando estés leyendo el
texto tengas que pararte y hacer una pausa oral donde está la coma, sino que, como
hemos dicho, la coma sirve para diferenciar mejor las diferentes ideas del texto
cuando alguien está leyendo.
Muchas comas dependen de nuestro gusto personal.
Pero hay otras que son obligatorias.
Porque sin ellas es probable que no entiendan lo que queremos decir.
¿Cuándo tenemos que usarla?
Uso 1.
Cuando se intercala una información secundaria o inciso dentro de una información
principal con el objetivo de ampliarla la información secundaria se encierra entre
comas.
Caso 1.
Las aposiciones explicativas.
En este uso también pueden utilizarse de forma equivalente el paréntesis o la raya.
Veamos.
Primero.
Vamos a escribir un enunciado.
Por ejemplo: Obama dijo unas palabras maravillosas.
Ahora.
A esta información principal vamos a añadirle una información secundaria, un inciso.
Vamos a decir algo de Obama.
Por ejemplo: ex presidente de los Estados Unidos.
Para decir esto ¿Dónde será el lugar más adecuado para ponerlo dentro de esta
oración que ya tenemos?
Pues el lugar más adecuado sería al lado de la palabra de la que habla.
Y quedaría así:
Obama expresidente de los Estados Unidos dijo unas palabras maravillosas.
Ahora bien, como se trata de dos ideas diferentes.
Una es que Obama dijo unas palabras maravillosas.
Y otra es que es el expresidente de los Estados Unidos.
Tenemos que separar estas dos ideas de alguna forma.
Y lo que hacemos para ello es poner entre comas la información secundaria que
hemos intercalado.
De forma que la oración resultante sería:
Obama, expresidente de los Estados Unidos, dijo unas palabras maravillosas.
Y un truco para saber si se trata de una información secundaria o no es
sencillamente suprimir lo que hay entre comas.
Y si la oración sigue teniendo sentido sabremos que hemos colocado nuestras
comas de forma correcta.
Veamos.
Vamos a quitar lo que hay entre comas.
Obama, expresidente de los Estados Unidos, dijo unas palabras maravillosas.
Obama dijo unas palabras maravillosas.
Caso 2.
Las oraciones subordinadas adjetivas explicativas.
Ejemplo.
Imaginemos que tenemos la oración: Las plantas florecieron.
Ahora a esta información principal vamos a añadirle una información secundaria.
Vamos a decir algo de las plantas.
Por ejemplo: que me había traído mi madre.
De forma que diríamos:
Las plantas, que me había traído mi madre, florecieron.
Caso tres.
Adjetivos explicativos.
Ejemplo: La princesa, cansada, se fue a dormir.
Caso cuatro.
Interjecciones.
Tus galletas, ¡ay!, me encantan.
Caso cinco.
Expresiones sin vinculación sintáctica.
Tus galletas, ¡qué ricas!, me encantan.
Caso seis.
En definitiva, cualquier explicación, comentario, inciso, añadido que queramos
hacerle a la información principal.
Todos los días, incluido hoy, voy a bailar.
Uso dos.
Cuando se cambia el orden habitual de la oración.
Ya sea simple o compuesta.
Ejemplo: Veo el mar desde mi habitación.
Como vemos este sería el orden más habitual.
Verbo + los complementos del verbo.
Ahora bien, vamos a alterar este orden natural.
Ojo, sobre todo en las oraciones simples ocurre cuando los complementos
circunstanciales se anteponen al verbo.
Para ello vamos a tomar el complemento circunstancial de lugar: desde mi
habitación.
Y lo vamos a poner delante del verbo.
Sería: Desde mi habitación, veo el mar.
Y ahora como lo hemos cambiado de su orden habitual de Verbo + complementos
pondríamos una coma.
Uso tres.
Cuando se hace una enumeración se pone coma después de cada elemento de la
misma a excepción del último elemento que se une al resto mediante las
conjunciones “y”, “o”, “e” o “ni”.
Me encantan las rosas las margaritas los lirios los claveles y las amapolas.
Haber, ¿cuántos elementos como unidad de sentido tiene esta enumeración?
Cinco.
Entonces los separamos a cada uno de ellos con una coma a excepción del último
que va enlazado con la conjunción “y”.
Me encantan las rosas, las margaritas, los lirios, los claveles y las amapolas.
Pero mucho ojo, hay dos situaciones en las que la conjunción “y” va antecedida por
una coma.
Situación una.
Cuando la idea que enlaza la conjunción es muy distinta a las ideas anteriores y/o
enlaza con toda la oración y no solo con el último elemento.
Ejemplo:
Recoge las fresas, da de comer a las vacas, y quedarás satisfecho.
Aquí podemos ver que “recoge las fresas” y “da de comer a las vacas” están muy
relacionadas en cuanto a significado porque ambas hacen referencia a un trabajo
que hay que realizar.
Ahora bien, por el contrario “quedarás satisfecho” no es otro trabajo más que tiene
que realizar, sino que hace referencia a como se sentirá al realizar los dos trabajos
mencionados anteriormente, por lo que al ser una idea muy distinta a las dos
anteriores y referirse a todo lo anterior diciendo como se sentirá tras esos dos
trabajos es necesario separar la última idea mediante una coma para que se vea
claramente que no está al mismo nivel de significado que lo anterior.
Situación número dos.
Cuando el periodo sea especialmente largo:
La joven iba todos los días a ver a su abuela, y su hermano se quedaba en casa
con su madre.
Uso cuatro.
Cuando los elementos son gramaticalmente iguales también llevan coma.
Ejemplo:
Te vi, te abracé, te quise.
Pron. + v. pron. + v pron. + v.
Uso cinco.
Cuando se utilizan elementos extraoracionales.
Ejemplo:
Caso de vocativo que, como ya hemos estudiado, es una llamada al oyente, al
receptor del mensaje.
Casos de ellos serían:
Adiós, amigos.
Vocativo
Gracias, maestro.
Vocativo
Mire, señor, el cielo está rosado.
Vocativo
Aquí como tenemos un vocativo tenemos que ponerlo entre comas.
Ahora pongamos otro ejemplo de elementos extraoracionales como son los
marcadores discursivos.
Sé que tocaba el violín, sin embargo, nunca pude escucharlo.
Marcador discursivo
Como vemos “sin embargo” va entre comas porque es un marcador discursivo.
Ojo, hay marcadores que solo llevan una coma, ¿cuáles son?
Pues suelen coincidir con aquellos marcadores discursivos que constan de una sola
palabra.
Ejemplo:
Me encanta estar contigo, pero tengo que irme.
Marcador discursivo
Como ves aquí, como el marcador discursivo “pero” consta de una sola palabra
ponemos una sola coma.
Uso 6.
Cuando los enunciados son muy cortos también se pone coma.
Ejemplos:
No, gracias.
Sí, por favor.
Importante, “si” y “no” pueden llevar coma o no dependiendo de lo que queramos
resaltar.
Uso 7.
Siempre que se omite el verbo se pone una coma en su lugar.
Ejemplo:
Mi amigo comió ensalada y yo, arroz.
Como ves, el verbo “comer” está omitido en el segundo término de la oración
coordinada. Ya que si estuviese completa sería Mi amigo comió ensalada y yo comí
arroz. Pero para no repetir dos veces el mismo verbo lo podemos eliminar poniendo
una coma en su lugar.