Está en la página 1de 4

entrevista

aceprensa 18 mayo 2011 - n.º 38/11


Michel Casey: de qué modo el Estado neutral acaba imponiendo valores

El enigma de la
tolerancia intolerante
En nombre de la tolerancia, algunos gobiernos occidentales actúan de modo intolerante contra grupos que
mantienen posiciones distintas a lo “políticamente correcto” del momento. La creencia en la verdad se con-
sidera peligrosa, mientras que la imposición del relativismo se presenta como un bien. El sociólogo Michael
Casey, profesor de la Universidad de Notre Dame Australia, explica cómo se ha llegado a esta situación (1).

– ¿Cuál es el sentido genuino de la parten su fe; o cuando defienden los ticulada de la tolerancia religiosa.
tolerancia y a qué se refiere usted derechos de los no nacidos y de los Para Lactancio, la devoción religio-
cuando habla de la “tolerancia into- discapacitados. sa sólo es auténtica si se practica
lerante”? En su sentido genuino, la intole- con libertad. La coerción en cuestio-
– Originalmente, la tolerancia era rancia sería negarse a respetar los nes de fe contradice la naturaleza
una práctica al servicio de la convi- derechos de otras personas, pero misma de la creencia religiosa. Si
vencia en las sociedades pluralistas; ahora se ha extendido a algo que de hay un castigo por seguir una reli-
una forma de convivir y de respetar ninguna forma es intolerancia: el de- gión falsa, solamente Dios puede
la libertad de los demás. Pero ahora recho a negarse a dar por buenas imponerlo. En definitiva, el respeto a
se ha convertido en un valor ab- elecciones con las que no estamos la religión exige respeto a la libertad.
soluto; quizá el valor por excelencia de acuerdo. La “tolerancia intoleran- El tratado contemporáneo más
en Occidente. te” pretende obligar, en nombre de importante sobre la tolerancia es de
El problema surge cuando, para la tolerancia, a admitir como buenos John Rawls (1921-2002), de la Uni-
crear una sociedad tolerante, las de- valores y prácticas con los que se versidad de Harvard. Según Rawls,
mocracias recurren cada vez más a discrepa. el Estado debe ser “neutral” ante las
la intolerancia. Una buena sociedad diversas concepciones del bien que
debe protegerse a sí misma y a las Respetar la libertad de todos defienden los ciudadanos; ha de li-
minorías más vulnerables frente a los – ¿Cuándo se forjó el concepto de mitarse a crear un marco político
grupos que se niegan a respetar los tolerancia? ¿A quién considera us- orientado a garantizar una igualdad
derechos de otras personas. Pero la ted como el punto de referencia de de libertad y de justicia en el que to-
“tolerancia intolerante” de la que ha- la tolerancia en la historia de Occi- dos puedan vivir sus propias creen-
blo está dirigida precisamente con- dente? cias.
tra grupos que sí respetan los dere- – La fuente más antigua e importan- Aunque la idea suena bien, al-
chos y las libertades de los demás. te es el escritor latino Lactancio canzar esta meta –sobre todo, para
Esto ocurre, por ejemplo, cuan- (240-320 d.C.), miembro del séquito los grupos que parten con desven-
do se tacha de “intolerantes” a los de Constantino. Influyó decisiva- taja– hace inevitable que el Estado
cristianos porque mantienen distin- mente en su concepción de la tole- vigile la sociedad cada vez más de
ciones legítimas entre parejas que rancia cuando éste llegó a ser em- cerca. Su lógica es que las creen-
pueden considerarse matrimonio y perador. cias que “discriminan” son intole-
las que no; o cuando quieren dar Su obra fundamental, las Insti- rantes, porque, cuando se llevan a la
preferencia para determinados tutiones divinae, contiene lo que po- práctica, violan los derechos de los
puestos de trabajo a quienes com- siblemente sea la primera teoría ar- demás. De modo que para salva-
guardar la sociedad tolerante, es pre- y que es posible acceder a ella; y que
ciso restringir la libertad de quienes El llamado Estado de hecho todos la buscamos, con
tienen creencias “discriminatorias”. más o menos acierto.
“neutral” aprueba unos
Lo curioso del asunto es que el Admitir la posibilidad de la ver-
llamado Estado “neutral” termina valores y prohíbe otros, dad, y que todos nosotros comparti-
aprobando unos valores y prohibien- según estén de acuerdo mos el deseo de encontrarla y de vivir
do otros, según estén de acuerdo o o no con los requisitos bajo su luz, cambia la situación por
no con los requisitos de moda de la completo. No se renuncia a la diversi-
tolerancia. Hoy día, estos requisitos
de moda de la tolerancia dad, la discrepancia, el escepticismo
conducen con demasiada frecuencia y la controversia, pero ahora son inte-
a concluir que los cristianos coheren- gradas dentro un camino común. Es-
tes son unos intolerantes. lores. Pero la realidad es que nadie to hace que la confianza, la apertura
Si comparamos la concepción de vive de manera neutral. y el respeto hacia los demás –dentro
la tolerancia de Lactancio con la de Cuando el relativismo es lo que de nuestros diferentes compromisos
Rawls, observamos una diferencia da forma a la vida moral de la socie- morales– sean a la vez más firmes y
importante: mientras que la visión de dad, cualquier actividad consentida más fáciles. Esto es lo que realmente
Lactancio tiene su principio y su fin entre adultos que no viola la ley se significa la tolerancia.
en el respeto a la libertad, la de Rawls convierte en un “derecho” al que na- La verdad no es una respuesta
funciona como un medio para conse- die puede oponerse. Y eso con inde- dentro de una caja, y tampoco es un
guir una visión concreta de la socie- pendencia de los efectos nocivos garrote. Es el despliegue de la reali-
dad buena o justa. Pero la intoleran- que pueda tener en los individuos y la dad en la cual cada uno de nosotros
cia aparece precisamente cuando se comunidad. se encuentra. A donde quiera que
pone al servicio de un proyecto par- No hay verdadera neutralidad nuestra búsqueda de la verdad nos
ticular. cuando el bien no puede ser preferi- lleve, la aceptación común de que la
do sobre el mal. Si quieres una socie- verdad es lo que todos estamos bus-
El mito del Estado neutral dad realmente tolerante necesitas cando, cambia las reglas del juego.
– La filosofía característica de nuestra que su base sea la verdad, no el rela- Nos saca del callejón sin salida de la
época es relativismo. ¿Cómo afecta tivismo. “tolerancia intolerante”.
al concepto de tolerancia?
– El relativismo parece considerar Una pasión compartida Cuando el Estado decide
que la tolerancia es fundamental. Si – Pero creer en la verdad, ¿no lleva – Un elemento clave de su crítica es
no hay valores mejores ni peores que necesariamente a discriminar a quie- el “decisionismo”. ¿A qué se refiere
otros, y si la verdad (y, por tanto, el nes no aceptan “tu verdad”? con esta expresión? ¿Cómo degrada
juicio entre valores) es inalcanzable, – Este planteamiento explica por qué la tolerancia?
la tolerancia se convierte en la única el relativismo está considerado a ve- – El “decisionismo” es una palabra fea
base para la vida social y política. ces como la única forma de filosofía para expresar una idea empobrecida
Pero estos son mimbres muy dé- moral segura para una democracia. de la autoridad. En su formulación
biles para armar una vida en comuni- Dada la pluralidad de visiones del más sencilla significa que, ante la au-
dad. La sospecha que parece estar mundo, de un lado, y la firme insis- sencia de verdad, la autoridad se de-
detrás es que si cada cual insiste en tencia por defender la nuestra, de riva solamente de la decisión de afir-
la verdad de sus propias conviccio- otro, la verdad parece no sólo invero- mar un conjunto de valores sobre to-
nes, terminaremos atacándonos unos símil sino también tiránica. dos los demás. Coincide con el relati-
a otros para tratar de imponer nues- Vistas así las cosas, se tiende a vismo en que no hay valores que sean
tros valores sobre los de los demás. pensar que cuando la verdad preva- universalmente verdaderos, pero re-
Ante este panorama, la tolerancia lece, las posibilidades de conoci- chaza su conclusión de que entonces
se convierte en un dogma de fe que miento, la libertad y la autonomía se todos son equivalentes. El decisionis-
está por encima de todos los otros reducen. Las ideas sobre lo bueno y mo es una “solución” al relativismo;
valores. Para garantizar la armonía malo, lo verdadero y lo falso, causan supone tomar partido y decidir –susti-
social –se argumenta– todos debe- entonces división e intolerancia. tuyendo así la verdad por un acto de
mos creer en esto y, si es preciso, Pero esta no es la única interpre- la voluntad– para justificar que unos
hay que imponerlo, tarea que corres- tación posible. Podríamos escoger valores son superiores sobre otros.
ponde al Estado. otro camino: abandonar la insistencia En la formulación adoptada por
El relativismo refuerza así el mito obstinada de que no existe algo tal muchos gobiernos occidentales, el
de que en una sociedad tolerante el como la verdad, o de que es peligro- “decisionismo” supone que la deci-
Estado es neutral ante diferentes va- sa; admitir que quizá existe la verdad sión de optar por unos valores sobre
aceprensa 18 mayo 2011

otros se deja en manos de las mayo- mina por vivir atrincherada con quie-
rías parlamentarias. Siempre que se Admitir que la verdad nes piensan de forma similar, bien
respete el procedimiento correspon- para “defenderse” o para “atacar”.
existe, aunque los cami-
diente, la decisión aprobada resulta La solidaridad corrige esta situa-
vinculante. nos para llegar hasta ella ción. Frente al relativismo, propone el
Después se podrá revestir con sean diversos, constituye ideal de la tolerancia en la verdad;
un ropaje jurídico e incluso moral. un fundamento más admitir la posibilidad de que la ver-
Pero la decisión es lo que cuenta y, dad existe, aunque los caminos para
hasta cierto punto, lo que determina
sólido para la convivencia llegar hasta ella sean diversos, cons-
qué es “justo” y “verdadero” en cada tituye un fundamento más sólido para
caso particular. A falta de una ver- la convivencia.
dad, es el éxito del procedimiento –y derechos y las libertades de los de- Por otra parte, la solidaridad asu-
su capacidad para resolver contro- más, es preciso preguntarse en qué me que pertenecemos a una sola fa-
versias– lo que legitima la decisión. nos estamos equivocando y volver a milia humana. Y como en una buena
En consecuencia, si un grupo de poner las bases. En mi opinión, una familia, no nos limitamos a soportar-
ciudadanos –por ejemplo, los cristia- forma de hacerlo es anclar la toleran- nos de mala gana o resentidos; pro-
nos– sigue poniendo pegas a ciertas cia en la solidaridad. curamos enriquecernos con las dife-
decisiones alegando que actúan en Tal y como hemos llegado a rencias de los demás.
defensa de la dignidad, la libertad, la practicarla, la tolerancia convierte las La solidaridad trata a los seres
vida humana desde la concepción discrepancias en diferencias irrecon- humanos no como átomos indepen-
hasta la muerte natural, el matrimonio ciliables. No hay entendimiento moral dientes, sino como personas que de-
y la familia natural, la libertad religio- posible, e incluso la idea de una natu- penden unas de otras para su realiza-
sa, la conciencia... se debe actuar raleza humana común es discutida. ción. Somos autónomos, pero nues-
contra ellos para hacer cumplir lo que La única forma de resolver los con- tra autonomía está modelada por la
requiere la “sociedad tolerante”. flictos de valores sería a través de la reciprocidad; por nuestra capacidad
afirmación de la voluntad. para asumir libremente responsabili-
La solidaridad, En el fondo, esta tolerancia relati- dades hacia los demás, no solamen-
fuente de tolerancia vista favorece la sospecha y la des- te hacia nosotros mismos.
– ¿Cómo podemos escapar de la confianza entre los ciudadanos. Tam- Si la “tolerancia intolerante” ha
“tolerancia intolerante”? bién fomenta la dureza y la presun- traído la presunción de que el discre-
– Cuando la tolerancia acaba tratan- ción de querer imponer las propias pante es un enemigo, la solidaridad
do como intolerantes a los ciudada- ideas sobre el resto, incluso con hos- favorece la presunción de que el dis-
nos que sí respetan y defienden los tilidad. En este contexto, la gente ter- crepante puede llegar a ser un amigo.

(1) La entrevista se publicó originalmente en MercatorNet.com.

Agraviar sin ánimo de ofender


Una forma de tomar el pulso al grado de tolerancia en El single forma parte de su tercer álbum Born This
una sociedad es ver cómo se resuelven las tensiones Way, que saldrá a la venta el próximo 23 de mayo. Uno
entre la libertad de expresión y el respeto a las creencias de los temas que plantea el álbum, según la cantante,
religiosas, sin necesidad de acudir a los tribunales. En es la relación entre la cultura pop y la religión.
una sociedad verdaderamente tolerante, lo ideal sería Pero no una “religión organizada” –explica– sino
que fueran los propios ciudadanos quienes sopesaran si otra más espiritual e íntima destinada a saciar “la sed de
todos los usos de la libertad de expresión son igualmen- esperanza, de entendimiento, de amor, de ausencia de
te valiosos. prejuicios, de aceptación”.
Pocos días antes de Semana Santa, Lady Gaga vol- Lady Gaga no quiere ofender a nadie. Por eso, ad-
vió a dar que hablar con el lanzamiento de su nuevo sin- vierte que el single “pretende celebrar la fe, no desafiar-
gle “Judas”. En esta ocasión, la cantante interpreta a la”. Y aunque admite que emplea “metáforas realmente
una María Magdalena que proclama su amor a Judas. agresivas”, precisa que “sólo se trata de metáforas”.
aceprensa 18 mayo 2011

Curiosa forma de celebrar la fe En este sentido, los primeros perseguidores del


La simpatía de Lady Gaga por las metáforas “duras, cristianismo fueron ejemplares. Ya entonces los cris-
fuertes y oscuras” contrasta con su apología de las tianos estaban expuestos a las burlas de paganos. Así
creencias blandas (cfr. Aceprensa, 28-07-2010). En lo testimonia un grafito encontrado entre restos ar-
una sociedad pluralista, cada uno es muy libre de queológicos del Palatino, en el Pedagogium de Nerón,
montarse su religión a la carta. Pero también es razo- la escuela de los pajes que entraban al servicio del
nable preguntarse si todos los usos de la libertad son emperador.
igualmente valiosos. El agravio va dirigido contra un joven cristiano, lla-
Cuando Lady Gaga sostiene que sólo quiere “ce- mado Alexameno. El grafito representa a un hombre
lebrar la fe”, ¿está teniendo en cuenta que su particu- rezando delante de un crucificado con cabeza de as-
lar celebración de la fe puede estar ofendiendo los no, y lleva esta inscripción: “Alexameno adora a su
sentimientos de muchos creyentes? dios”. Debajo, con una letra distinta a la anterior, está
Siempre se podrá decir que el lanzamiento del sin- grabado: “Alexameno fiel”, respuesta audaz del joven
gle “Judas” en vísperas de Semana Santa fue pura cristiano.
coincidencia. O que la cantante no tiene intención de Por lo menos, los autores del grafito en el Peda-
ofender a nadie. Pero, aun en ese caso, ¿es eso sufi- gogium no se molestaron en maquillar su falta de
ciente? respeto con piruetas lingüísticas. Tampoco se presen-
En una entrevista concedida a The Hollywood Re- taron como los abanderados del amor universal.
porter, la directora artística de la cantante, Laurieann
Gibson, enreda un poco más las cosas. “Para mí fue “Yo lo veo así”
un signo ver que Dios estaba actuando en una habita- Contra esto se podría argumentar que hoy los autores
ción donde creyentes y no creyentes hablábamos so- del grafito podrían haber terminado ante un tribunal.
bre la salvación, la paz y la búsqueda de la verdad. El Cierto. Es una de las garantías del pluralismo en un
resultado fue surrealista”. Estado de derecho; si un grupo de ciudadanos no es
“No cambiamos cosas que no tenemos derecho a capaz de discernir cuándo puede estar ofendiendo las
cambiar. Pero con la inspiración y el alma y la expe- creencias religiosas de los demás, los tribunales ac-
riencia de tu propia opresión, de tu oscuridad, de tu túan para proteger el derecho fundamental a la liber-
‘judas’... puedes llegar a una luz maravillosa. De eso tad religiosa.
se trata: de inspiración, de no rendirse nunca. Hemos Es lo que ha ocurrido en Madrid con el intento de
creado una nueva Jerusalén”. convocar una manifestación conocida como “proce-
Desde luego, algo surrealista es. En la “nueva Je- sión atea” en pleno Jueves Santo. Los organizadores
rusalén” de Gibson y Gaga, uno puede defender una estaban convencidos de que no estaban ofendiendo
cosa y su contraria sin preocuparse demasiado por el las creencias religiosas de nadie, ya que sólo preten-
principio de no contradicción. Hay que forzar mucho dían “hacer una crítica a la Iglesia como institución”.
las leyes de la lógica para admitir que hay cosas que Pero el que los organizadores vieran así las cosas
uno no tiene derecho a cambiar, y luego desmarcarse no pareció un argumento demasiado sólido a la Dele-
con una recreación tan curiosa del pasaje bíblico. gación del Gobierno, que prohibió la marcha en esa
fecha. Decisión que respaldó el Tribunal Superior de
Grafito en los Foros Romanos Justicia de Madrid.
Puestos a hacer un single como el de Lady Gaga, lo De todos modos, más que un problema jurídico de
más trasgresor (y sencillo) hubiera sido hacer el vi- conflicto de intereses, parece que estamos ante una
deo... y punto. O sea: dar por hecho que el single iba cuestión de sensibilidad o de “cultura política”. Si bien
a molestar a muchos creyentes; aguantar las críticas; uno puede sentirse muy libre de ridiculizar las creen-
estar dispuesto a perder fans; y mantener el tipo ante cias ajenas (siempre que las autoridades no le frenen
las posibles denuncias legales que pudieran llegar. To- los pies), resulta difícil imaginarse cómo sería posible
do menos decir “te ofendo pero no te ofendo porque la convivencia pacífica en una sociedad en la que to-
no tengo intención de ofenderte”. dos se movieran con esa lógica. Juan Meseguer. ❐

Edita Aceprensa S.A. • c/ Núñez de Balboa, 125, 6º A. 28006 Madrid (España)


Tfnos.: (+34)915158974 (Administración), (+34)915158975 (Redacción) Fax: (+34)915631243
E-mails: administracion@aceprensa.com (Administración), redaccion@aceprensa.com (Redacción), mas@aceprensa.com, japrado@aceprensa.com (Comercial)
CEO: Miguel A. Sánchez del Moral • Director: Ignacio Aréchaga • Redactor-Jefe: Rafael Serrano • Director comercial: Jesús Ángel Prado
Imprime Centro Gráfico Alborada. • Depósito Legal: M. 35.855-1984 • ISSN: 1135-6936
Se distribuye por suscripción. Se pueden adquirir los derechos de reproducción mediante acuerdo por escrito con el editor. Mail de contacto: info@aceprensa.com