Está en la página 1de 48

D E LO S A LT I BA J O S

by Miriam Esquivel EMOCIONALES


A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

1
Derechos

Este ebook está licenciado para su uso personal solamente.

Todos los derechos reservados, incluido el derecho de reproducción de este ebook, o partes de
él, en cualquier forma y soporte.

Ninguna parte de este texto puede ser reproducida, transmitida o digitalizada sin la autorización
expresa del autor.

Las imagenes de esta publicación están bajo una licencia de Creative Commons

©Copyright by Miriam Esquivel


Versión 1.0 (Enero 2015)

by Miriam Esquivel

D E LO S A LT I BA J O S
EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR
Indice
1. Introducción

2. Mi historia

3. Altibajos emocionales

a. ¿Qué son los altibajos emocionales?

b. ¿Por qué TODAVÍA no has conseguido controlar esos altibajos emocionales?

c. ¿Cómo sería tu vida sin altibajos emocionales?

d. ¿Y ahora qué hago?

4. Estrategias para conseguir tranquilidad interior

1: ¿Sabes quién eres y qué te limita?

2: ¿Quién controla tu vida?

3: ¿Te gusta complacer?

4: Dime con quién andas y te diré quién eres

5: ¿Sabes cuidar de ti?

6: ¿En tu vida ves soles o nubes?

7: ¿Te respetas?

8: ¿Cuidas lo que dices y cómo lo dices?

9: ¿Puedes imaginar un futuro mejor?

10: Practica la conexión con tu SER

5. Para terminar

6. Sobre la autora
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Introducción

La tranquilidad interior no es algo que se consiga trabajando una sola cosa, durante un

tiempo determinado, sino que hay que trabajar en diferentes aspectos de una misma
para que, mejorando en cada uno, puedas conseguir esa paz interior.

Este ebook va dirigido a personas que se sienten, a veces, desbordadas por sus emocio-
nes, y que no saben, o no han aprendido, a gestionarlas. Mujeres especialmente y, al-
gunos hombres, también, que anhelan una tranquilidad interior, que les permita disfrutar
más de su día a día. Personas que quieren tener el control de su vida y sus emociones.

En este ebook conocerás 10 estrategias que yo he utilizado para dejar de lado una vida
cargada de altibajos emocionales, y dar paso a un día a día, donde predomina la tran-
quilidad interior.

Llevo más de 10 años atendiendo en consulta privada. 18 años formándome en psicolo-


gía y psicoterapia y, sobre todo, trabajando mi interior. Las estrategias que te muestro
en este ebook las he ido aprendiendo a lo largo de los años y, para conseguir un cierto
nivel de tranquilidad interior, tendrás que practicar mucho cada estrategia, pues es la
práctica la que te convertirá en experta.

Estas estrategias cambiaron mi vida, y espero que hagan lo mismo con la tuya.
Feliz lectura!

Miriam Esquivel

Psicóloga – Coach

www.mypsicologa.com

+34 636 256 540 

4
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

MI HISTORIA
Cuando era niña, mi ambiente familiar era
bastante movido. La enfermedad del alcoho-
lismo de mi padre hacía que nunca supiera
cómo iba a ser ese determinado día. Quizá
venía contento, y la velada pasaba de manera
tranquila, o quizá algo le alteraba y, entonces,
teníamos la bronca montada.
Ese “no saber” generaba en mí mucha confu-
sión y, sobre todo, inseguridad y miedo. Así
que yo podía pasar rápidamente de estar con-
tenta, a estar llorando desconsoladamente en mi habitación, llena de rabia por no enten-
der nada.
Crecí creyendo, equivocadamente, que quizá yo tenía algo que ver en aquellos cambios
de comportamiento, que mi padre mostraba. Así que me convertí en una persona
insegura a la que cualquier suceso externo, podía desestabilizar profundamente.
Con 19 años me fui de casa pensando que, al no estar en ese ambiente tan cambiante,
mi vida y mis emociones se calmarían, pero no fue así. Más bien, todo lo contrario.
Caí en una pequeña depresión, y tuve que buscar ayuda profesional.
Fue entonces, cuando entré en contacto con mi mundo interno, y me descubrí siendo
una perfecta desconocida para mí misma.
Desde entonces, he ido aprendiendo muchas técnicas y recursos, y he hecho muchos
ejercicios, para conseguir ser dueña de mi vida y de mis emociones.
Espero y deseo poder mostrarte el camino que recorrí y lo que me sirvió, para encontrar
mi tranquilidad interna, con la intención de que a ti, también te sirva.

Te dedico este libro a ti, con todo mi cariño.

5
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Altibajos Emocionales

a. ¿Qué son los altibajos emocionales?


Según el Diccionario de la Lengua Española, un “altibajo” podría definirse como:
- una alternancia de bienes y males
- una alternancia de sucesos prósperos y adversos
- cambios de estado sucesivos.

Cuando hablamos de altibajos “emocionales”, hemos de pensar en una variación o un


cambio, en nuestras emociones o estado anímico.

Los psicólogos, no logran ponerse de acuerdo para dar una definición exacta a la pa-
labra emoción, así que me basaré en las 4 sensaciones de base que, según la Terapia
Breve Estratégica, todos los seres humanos experimentamos y, que han sido considera-
das por algunos autores, como las emociones básicas.

Éstas son:
Alegría
Tristeza
Miedo
Rabia

Experimentar un altibajo emocional es como si tu emoción pudiese subir y bajar en un


ascensor. Así, en un momento determinado te puedes sentir muy contenta y, unos mi-
nutos u horas después, puedes estar sumida en la tristeza. O pasar de sentirse la reina
del mambo, a no valer absolutamente nada.
Es como si vivieras tu vida subida en una montaña rusa, en este caso, de emociones.

6
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Por lo que cambias de:


• la alegría a la tristeza,
• de la rabia a la impotencia
• del amor al odio
• de la lucha a la rendición
• etc.
en un período de tiempo breve.

Al experimentar altibajos emocionales puedes estar feliz por un acontecimiento y, de re-


pente, pasar algo interno o externo “pequeño” (por ejemplo, una llamada esperada que
no llega o tener un pensamiento de tristeza), y hundirte.

Estos cambios emocionales tan súbitos hacen que te sientas:


- desbordada por tus emociones
- impotente al no saber qué hacer
- frustrada por no conseguir controlarte
- incapaz por no saber gestionarlas

Tus emociones tienen el control de tu vida y tú, no puedes elegir, porque la emoción
elige por ti.
Tu tranquilidad interna pende de un hilo. Lo que significa que, cualquier cosa, por insig-
nificante que sea, puede romperla.

7
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

b. ¿Por qué TODAVÍA no has conseguido controlar esos altibajos emocionales?


Contestaré esta pregunta con otra:
¿Alguien te ha enseñado?
Por mi experiencia puedo decirte que, en general, existe una desconexión bastante im-
portante entre la cabeza (parte racional) y el corazón (parte emocional).

A veces, incluso funcionan por separado, como dos completos desconocidos. Otras,
luchan por el poder y se sabotean mutuamente. O bien, se pueden pasar el día discu-
tiendo, sin llegar a ningún acuerdo.

Si eres consciente de ambas partes, tu trabajo consistirá en hacerles negociar. Pero


podría ser, que ni siquiera las identificaras, por lo que, en ese caso, tu primer paso, será
descubrirlas.

¿Puedes tú hacer algo?


Cuando tu estado de ánimo cambia de forma repentina, y le echas la culpa a cualquier
cosa, persona o situación externa o incluso interna (pensamientos y sentimientos), pero
crees que “no puedes controlarlo, ni hacer nada al respecto”, estás quitándote la posibi-
lidad de conseguir gestionar tus emociones.

Porque si tú no tienes ningún control sobre tus emociones, y todo depende de algo o
alguien que no eres tú, ¿qué posibilidad de cambiar tienes?
Ninguna.

Podríamos decir que el motivo por el que estos altibajos emocionales persisten en tu
vida es porque, probablemente, no hayas asumido la responsabilidad que te toca o no
hayas sabido cómo hacerlo.

8
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Es verdad que hay cosas que no puedes cambiar, pero lo que sí siempre puedes cam-
biar es:
- mirar diferente
- sentir diferente
- hacer diferente

Y eso te llevará a tomar el control y la responsabilidad de aquello que ves, sientes y


haces. Este es el primer paso para conseguir tener tranquilidad interna.

c. ¿Cómo sería tu vida sin altibajos emocionales?


Trata de imaginar:
- Que las pequeñas cosas ya no te desestabilizan
- Que gestionas las emociones antes de que te desborden
- Que tus emociones ya no deciden por ti, porque has tomado tú las riendas de tu vida
- Que eres capaz de llegar a acuerdos, tanto contigo misma como con los demás
- Que tus decisiones están basadas en una ayuda mutua entre tu cabeza y tu corazón
- Que en tu interior hay una sensación de tranquilidad interna
- Que confías en ti y en tus recursos
- Que sientes una alegría interna, por vivir cada día
¿Puedes imaginar esa vida sin altibajos emocionales?

Esto no significa que nunca nada te altere o que no sientas emociones. Eso va a conti-
nuar pasándote, pero aprenderás a pasar por ello, más rápidamente.
Al dejar de estar tan pendiente de todo el mundo, automáticamente, descansarás, pues
pasarás de poner tu atención del “afuera” al “adentro”.
Entonces vivirás, harás y te relacionarás pero porque lo elegirás. Ya que, en cualquier
momento, podrás elegir otra cosa.

9
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

d. ¿Y ahora qué hago?


Mientras lees este ebook con atención, aprenderás las diferentes estrategias que te lle-
varán hacia el objetivo deseado. Cada estrategia te acercará, por un camino diferente,
hacia la tranquilidad interior.

Primero tendrás que comprender todo lo que leas, para que entiendas la importancia de
cada estrategia y luego, tendrás que llevarla a cabo. No me cansaré de repetir que todo
objetivo, sueño o deseo necesita su acción correspondiente, para ser alcanzado.

Por eso, no servirá que leas este libro y al cabo de 1 semana te olvides completamente
de él. Tenlo como punto de referencia, incluso reléelo las veces que hagan falta, hasta
que integres los conceptos aquí explicados y tengas, muy claro, la importancia de prac-
ticarlo cada día.

Si practicas y lo integras en tu vida, llegarás a la tranquilidad interior.


También quiero pedirte que leas con una actitud de apertura y aceptación. A veces,
nuestra mirada es tan rígida, que no nos permite ver más allá de lo que tenemos de-
lante. Trata de leer sin juicios, sin juzgar por adelantado, si esto te sirve o no, o si te va
a funcionar a ti. Date la oportunidad de mirarlo con nuevos ojos. Lee, piensa, siente,
aplica las estrategias y, después de haber tenido tu propia experiencia, quédate con lo
que te sirva y desecha lo que no.

No todo nos sirve a todos. Y, a veces, no sirve en un determinado momento, y sirve


más adelante. Como dice ese dicho que, “el discípulo encuentra a su maestro, cuando
está preparado para recibir sus lecciones”. Puede que no sea tu momento, pero puede
que sí. Sólo lo sabrás experimentándolo.

10
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Y te voy a pedir una última cosa y es que, una vez hayas leído el ebook y puesto en
práctica las estrategias, me envíes unas líneas en un mail a miriam.esquivel@mypsico-
loga.com explicándome tus logros.
Me pregunto cuánto tiempo tardarás en enviarme ese mail.

Estratégias para conseguir paz interior

Estrategia 1: ¿Sabes quién eres y qué te limita?


Conocerse a una mism@

¿Alguna vez te has hecho esta pregunta?: ¿quién soy?


¿Te conoces?
¿Sabes qué te gusta y qué te disgusta? ¿Sabes qué te hace reír y qué te hace llorar?
¿Sabes por qué reaccionas de determinada manera? ¿Conoces tus miedos? ¿Tus inse-
guridades? ¿Tus debilidades? ¿Tus fortalezas? ¿Qué te motiva y qué te apasiona?
Conocerte significa ser capaz de mirarte, de saber qué te pasa, de tener curiosidad por
tus diferentes estados emocionales, tus reacciones, tus comportamientos…

Es tener esa actitud de observadora de ti misma, de observarte sin juzgarte. Y también,


de observar a los otros, sin prejuicios.

El Autoconcepto
El Autoconcepto es la idea que tenemos de nosotras mismas y trataré de explicarte,
cómo llegamos a formarnos esa idea.

Para ello, me basaré en las enseñanzas de Antonio Blay, ya que él nos explica de una
manera muy clara, la creación del Autoconcepto.

11
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

En su libro “SER”, considera a los niños como un potencial de Energía, Amor y Concien-
cia. Por eso, a un niño:
• no se le ha de pedir que actúe, pues está en constante movimiento,
• no se le ha de decir que sienta, pues todo su ser es pura emoción, y
• su deseo de aprender surge, de esa conciencia que es.

El problema es que a medida que se le va educando, se empieza a juzgar al niño por su


MODO DE SER, así que:
- Si el niño llora, se le dice que es débil
- Si no hace algo bien, se le dice que es tonto (o no suficientemente listo)
- Si saca malas notas, tú no vales

Y de esta manera, se le está dando un juicio sobre su persona, no sobre sus actos. No
se le dice “has hecho esto mal, tienes que practicar más”, se le dice “tú ERES tonto”.

Con todos los mensajes que recibimos de las personas importantes en nuestra infancia,
combinados con nuestras experiencias, hará que nos creemos una idea de nosotros
mismos, y esa idea, es lo que se llama el Autoconcepto.

Como normal general, el autoconcepto, suele ser un poco negativo, y esto choca con
la potencialidad que hasta el momento, el niño vivía. Así que, viendo que lo que él vive
(amor, energía y conciencia) no se corresponde con lo que le dicen que es (débil, no muy
listo, a veces un poco tonto…), se desconectará de su potencial, y creará un “personaje”.
Este personaje, tratará de todas las formas posibles, “adaptarse” a esa demanda, que
se le pide desde el exterior.
Si se le dice que es tonto  tratará de ser listo
Si se le dice que es débil, tratará de ser fuerte

12
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Y se pasará el resto de su vida intentando conseguir su “ideal”.

La negación
Además, rechazará completamente, cualquier idea o sentimiento que le lleven a identi-
ficarse como “tonto”, “débil”…y tratará de esconderlo, enviando esa idea negativa de sí
mismo, al subconsciente.

De adultos, sin embargo, no entendemos cómo hay personas que pueden ser tan ton-
tas, y no podemos soportar a los débiles. Pero, sin darnos cuenta, nosotros seguimos
luchando para ser listos y fuertes.

Fritz Perls, el creador de la Terapia Gestalt habla del Autoconcepto saludable y el Auto-
concepto patológico.

Una persona con un Autoconcepto saludable es aquella que es capaz de reconocer tan-
to sus debilidades como sus fortalezas. Es capaz de aceptar que, a veces, puede ser
fuerte y otras, débil.

Que en ocasiones, se puede comportar de forma generosa, y otras, de forma egoísta.


O que puede ser tonto para algunas cosas y listo para otras. Pero es capaz de integrar
en sí mismo, ambas polaridades u opuestos.

13
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Según este autor, todas nuestras cualidades, virtudes y defectos, están emparejados en
nosotros, con sus correspondientes opuestos.
Igual que en el mundo no hay noche sin día, ni inspiración sin espiración.

Por otro lado, una persona con un Autoconcepto Patológico sería aquella que sólo es
capaz de ver una parte de sí misma. Así, puede reconocerse como brillante, simpática
y fuerte, pero no como tonta, estúpida o débil.

14
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Y no quiero decir que tengas que ser de una determinada forma o de otra, simplemente,
que las personas vamos oscilando y, en determinados momentos o situaciones, iremos
fluctuando entre nuestros opuestos.

Los introyectos
Los introyectos son ideas que tenemos en nuestra mente y que han sido puestas ahí
por otras personas. En general, por los padres o personas importantes, cuando éramos
niños.

15
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

El problema es que, si como niños, no teníamos la capacidad de valorar si aquello que


escuchábamos era cierto o no, como adultos, simplemente, ni nos lo planteamos.
Seguimos funcionando de manera automática, con todas nuestras creencias o introyec-
tos, y nunca se nos ocurre pararnos y analizar.

Por eso, te invito a hacer este análisis. Te invito a escribir todas aquellas ideas y creen-
cias, que podrían estar limitándote o, haciéndote creer algo, que no es.
Puede que, si descubres en ti una idea de “no quiero ser tont@”, y ves que realmente, es
sólo una idea, dejes de seguir luchando por ser la más inteligente o, la que lo sabe todo.
Y, cuando aceptas que no pasa nada por ser un poco tonta. Como dice Jorge Bucay,
“¿acaso todo el mundo tiene que ser listo?”. Entonces, dejas de pelearte contigo y pue-
des, por primera vez, relajarte.

Cuando dejas de exigirte ser lista, fuerte, capaz, valiente y de hacerlo todo bien, es, en
ese momento, en el que la lucha cesa y la tranquilidad interior aparece.
Entonces, dejas de combatir contra esos sentimientos que te incomodan, porque en-
tiendes, que son sólo ideas de tu mente las que los provocan.
Y una idea, se puede cambiar.

Cuando analizas tus ideas y ves que están equivocadas, es más más fácil cambiar tus
emociones, porque si no haces este ejercicio previo, serán tus emociones las que dirijan
tu vida.
En tu caso, ¿quién manda en tu vida, tus emociones o tú?

16
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Estrategia 2: ¿Quién controla tu vida?


De la reacción a la gestión emocional

Si las emociones están controlando tu vida, es posible que, como dice Giorgio Nardo-
ne, “padezcas” tu realidad. Las cosas te pasan, y tú no puedes hacer otra cosa que ir
lidiando con ellas, pero los sucesos son primero, y tú vas reaccionando a ellos.
Tienes la sensación de que no tienes ningún control sobre nada y, muchas veces, las
emociones van por delante. Te sientes triste y no sabes por qué, estás rabiosa pero no
puedes expresarlo, tienes miedo y evitas hacer cosas, etc.

Para dejar de reaccionar ante tus emociones, tendrás que aprender dos cosas:
1. Identificar tus emociones
2. Gestionarlas

Pero no pienses que identificar lo que sientes es súper fácil, porque si no tienes prácti-
ca, te puedes confundir muy fácilmente.
Hay un cuento de Jorge Bucay que me gusta mucho, y habla de cómo a veces, la rabia
puede esconder la tristeza o, la tristeza puede estar conteniendo la rabia.
Te dejo un enlace al cuento, por si lo quieres escuchar.
https://www.youtube.com/watch?v=7e2zEuS-jn4

Una buena manera de identificar las emociones es hacernos la siguiente pregunta:


¿Qué siento? O, ¿Cómo me siento?
Para ello, tendrás que parar un momento tu ajetreada vida, hacer una respiración, y
entonces preguntártelo. Si no estás muy acostumbrada a este tipo de preguntas, puede
que al principio, incluso te cueste saber lo que sientes, pero no te preocupes, que con la
práctica, irás mejorando.

17
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Cuando te preguntes qué sientes, deja que venga a tu mente cualquier cosa. No siem-
pre podrás identificar una de las 4 sensaciones base (alegría, miedo, tristeza o rabia).
Puedes sentir muchas cosas: frustración, preocupación, intranquilidad, felicidad, aburri-
miento, alegría, ilusión, agobio…
Lo importante es no juzgar aquello que sientes y luego, aceptarlo.

La aceptación es el primer paso para la gestión. El problema es que hay veces que
juzgamos lo que sentimos como “negativo” y, entonces, es más difícil que lo podamos
aceptar.

Un juicio es una idea respecto a algo, que te hace afirmarlo o negarlo, o bien, darle un
valor determinado. Por ejemplo...
Imagina que te sientes triste, pero tienes en tu mente el juicio de “llorar es de débiles”.
Como ese “eres débil” choca con tu ideal (ser fuerte), puede que tengas dificultad para
aceptar la tristeza.

Otro juicio que a veces se puede hacer cuando sientes miedo, es el de “si los demás
ven que tienes miedo, se reirán de ti”, así que niegas ese sentimiento.
Debido a todas estas creencias (inconscientes), nos pasamos la vida intentando evitar
sentir determinadas emociones o sentimientos, por considerarlos “negativos”
.
Por eso, lo importante es saber que cualquier emoción que sientas, estará bien.
Esto te permitirá aceptar las emociones, que es el paso previo para gestionarlas.
Gestionar emociones significa que, una vez has identificado la emoción que tienes, eres
capaz de tomar una decisión y, realizar alguna acción al respecto.

18
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Tienes que tener cuidado con los “consejos” de gestión que otras personas pueden ha-
certe, del tipo:
- “no llores, hombre, que tampoco es para tanto”
- “va, no le hagas caso, te lo ha hecho sin querer, para qué le vas a decir nada”.
Porque esto no es gestionar. Esto es negar y tragar.
Pero no te enfades con estas personas, porque ellos te ofrecen las opciones que utili-
zan consigo mismos, no saben de otras. Aquí aprenderás una manera más saludable
de gestionar tus emociones básicas.

Gestionar la tristeza
Como ya sabes, aceptar la tristeza es el primer paso para poder hacer algo al respecto.
Cuanto más esfuerzo tengas que hacer en “evitar” sentirte triste, más poder le das a la
tristeza, y más fuerte la haces.
Sin embargo, al aceptarla, dejas de luchar, y el poder que le habías dado a la tristeza,
se desvanece.

La tristeza como el dolor, se gestiona pasando por el medio, es decir, permitiéndote vi-
virla y sentirla hasta llegar al fondo. Una vez has llegado al fondo, sólo puedes ir hacia
arriba.

Tampoco estoy diciendo que vayas llorando por todos los lados, todo el día. Tú puedes
llevar contigo tu sentimiento, y darte determinados espacios para expresarlo.

Gestionar la rabia
La rabia es un sentimiento bastante peligroso porque, expresada sin ningún control,
puede hacer mucho daño, sobre todo, a las personas que más amamos.

19
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Para gestionar la rabia has de encontrar una manera de canalizarla. Bien sea escribien-
do en un papel, haciendo ejercicio, buscando un lugar aislado y gritar lo que necesites,
pegar puñetazos al aire…
Esa expresión de la rabia, sin dirigirla todavía a nadie en concreto, te permite calmarte y
también identificar otros sentimientos, que pueden estar asociados.

Por ejemplo,
Te puede dar mucha rabia que alguien que tú esperas, no te llame, pero eso también te
puede generar dolor o tristeza, al ver que el valor que se le da a esa llamada, es distinto
por ambas partes.

Canalizar la rabia te permite ponerte en otro lugar. Un lugar donde no es la rabia la que
dirige, sino tú. Y entonces, puedes tomar las decisiones que sean necesarias, pero
desde la tranquilidad, porque una vez pasada la tormenta, viene la calma.

Gestionar el miedo
El miedo es una emoción positiva que es necesaria tener, ya que nos avisa de peligros,
y nos ha ayudado a sobrevivir durante muchos años. El problema es cuando el miedo,
te paraliza y no te permite avanzar.

La manera de gestionar el miedo es afrontándolo. No hay otra opción. Si hacer algo te


da mucho miedo, puedes hacerlo poco a poco, dando pequeños pasos cada vez, pero
tienes que hacerlo.
Posponer, evitar, pedir ayuda, etc. son soluciones temporales que lo único que hacen
es mantener tu miedo. Como dice Nardone, el miedo es como un fantasma, que cuan-
do lo evitas te persigue, pero cuando lo miras de frente, desaparece.

20
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Gestionar la alegría
Curiosamente, una alegría excesiva o constante, puede estar “mal vista”. Es aquel típi-
co comentario que te hacen de:
- ¿Cómo vas a estar alegre con la crisis que hay?
- ¿Cómo vas a estar contenta tal como está el mundo?

Parece que hoy en día si estás deprimida, eres negativa y te quejas de todo, estás den-
tro de la “normalidad”. Una persona alegre, optimista y que celebra la vida es, la “rara”.
Sin embargo, yo te animo a celebrar tu alegría. Y no hace falta que pasen grandes
cosas. Celebra que estás viva. Alégrate por el día que tienes por delante y por la canti-
dad de cosas que vas a poder hacer, sentir, pensar, imaginar…

Y, aunque cueste un poco, atrévete, de vez en cuando, a “ser diferente”. A estar conten-
ta, aunque a tu alrededor, la gente no lo esté. De hecho, te irá bien si cambias de entor-
no y encuentras a otras personas, igual de positivas que tú. Eso te dará más fuerza.

Satisfacer tu necesidad
Otra manera de poder gestionar cualquier emoción que tengas, lo puedes hacer con la
siguiente pregunta:
¿Qué necesito?

Esta pregunta enlaza con la primera estrategia, en la que te explicaba la importancia


de tener esa curiosidad por conocerte. Pues si te conoces, si sabes lo que te gusta y lo
que no, lo que te hace sentir bien o mal, entonces, será más fácil contestarla.

21
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Has de saber que no existe una respuesta acertada a este tipo de preguntas, porque
cada persona es distinta. Mientras una persona, ante una situación determinada, sien-
te miedo, otra puede sentir rabia. Mientras una necesitará un abrazo o descansar, otra
puede necesitar hablar con alguien, salir o distraerse.

Por eso, lo importante es que seas tú y sólo tú, quien responda lo que te va mejor en
cada momento, ya que puede que ante una misma emoción, en momentos distintos,
necesites cosas diferentes.

Lo más bonito es que, cuando satisfaces tu necesidad, la sensación de satisfacción es


enorme y, la tranquilidad interna, también. Ya que has sido capaz de darte, exactamen-
te, aquello que necesitabas.

satisfacción
22
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Estrategia 3: ¿Te gusta complacer?


La educación de las mujeres

De pequeña siempre vi a mi madre “cuidándonos”. Ella trabajaba pero también se


ocupaba de la casa, de sus hijas y de su marido. Para ella siempre iban por delante
su familia, su casa, su trabajo, sus relaciones sociales, su comunidad, sus amistades…
siempre quería quedar bien con todo el mundo.

Pero claro, en ese intento de complacer a todo el mundo, ¿quién se quedaba la última
en satisfacer sus necesidades? Ella. Y lo hacía solita. Nadie se lo pedía.
Pero, ¿qué mensaje crees que da una madre a sus hijos, dejándose ella misma en
el último lugar? Que ellos han de hacer lo mismo. Los hijos modelan lo que ven, y
adquieren tanto los valores explícitos (o dichos verbalmente) como los implícitos o no
expresados.

Podría ser que, si tú tuviste una madre parecida a la mía, ahora estés dejándote a ti en
el último lugar…porque eso es lo que tú has visto y vivido y, en el fondo, lo que para ti
es “normal”.

Pero yo hoy, quiero decirte que eso, de normal, nada. Lo siento mucho, pero la época
en la que mi madre creció y que, por supuesto, eso fue lo que vio y más tarde imitó en
su vida, se adecúa a los antiguos valores donde la mujer tenía asignado un rol especí-
fico. Pero hoy, ya no estamos en esa época y, sin embargo, muchas mujeres siguen
funcionando así.
Todos queremos gustar, todos necesitamos ser queridos y, esa necesidad es inherente
al ser humano. El niño, necesita del afecto para sobrevivir. Y hará, lo que sea necesa-
rio, para obtenerlo.

23
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Sin embargo, de adultos seguimos teniendo la misma necesidad y es ahí cuando la


cosa se complica, pues podemos ir a buscar el amor en el lugar equivocado y hacer, lo
que no deberíamos, para conseguirlo.

Si en tu intento de gustar al resto, empiezas a complacer sus demandas y necesidades,


olvidándote de tu persona, al final dejas de ser tú, para ser “lo que el otro quiere”, o para
satisfacerlo. Y ¿cuál es el peligro de esto? Pues que si tú no tienes la posibilidad de
decidir por ti, ¿quién elige? ¿Tu pareja? ¿Tu amiga? ¿Tu novio? ¿Tu madre?
¿Dónde estás tú?
Exacto. No estás. O, como mucho, estás en el último lugar.

Entonces, eres incapaz de decir “no” a las cosas que no te gustan, porque tu deseo de
complacer es tan grande, que te anula. Tu dar a los demás es tan generoso, que te
deja sin nada.
No eres capaz de hacer, decir o expresar algo contrario a lo que piensa, dice o expresa
otra persona, porque te has identificado tanto con ella, que has desaparecido o, deseas
tanto agradarle, que te has anulado.

También puede ser que te pases el día cuidando tanto al resto, que al final, no te que-
dan fuerzas para cuidar de ti. Eres la última en tener un descanso, la última a la que se
ha de satisfacer sus necesidades, la última en recibir cariño, la última…para todo.
Pero déjame preguntarte algo:
- Si no descansas, ¿cómo puedes rendir?
- Si no te amas, ¿cómo puedes amar?
- Si no te respetas, ¿cómo puedes respetar?
Es imposible.

24
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Ponerse en primer lugar


Para conseguir tranquilidad interna, has de ser capaz de cambiar este patrón y dejar de
ponerte al final de la lista de prioridades. Has de ponerte en primer lugar.
Lista de prioridades Lista de prioridades
- Hijos
- Marido
- Trabajo
- Tareas de la casa ¡Primero YO!
- Amistades
- …
- …
- …
- Yo

25
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Claro que, si nunca lo has hecho, puede representar todo un desafío, puesto que cuan-
do una cambia, es posible que el grupo al que pertenece, cambie también. Y los cam-
bios nos asustan.

En ese momento surge el miedo. Si llevas toda la vida (o parte de ella) haciendo todo
por el otro y poniéndote en el último lugar, ¿Cómo vas ahora a decir que no? ¿Cómo
vas a hacer ahora algo diferente? ¿Cómo vas a empezar a pedir? ¿Cómo te vas a po-
ner ahora en primer lugar?

Probablemente, tu mente te diga que “estás loca”. Que te quites esas ideas de la cabe-
za y sigas, como siempre, la última. Que si no quieres perder el cariño o la aceptación
que has conseguido en estos años, te dejes de tonterías.
Y yo estoy aquí para rebatir esa idea de tu mente.
Quiero hacerte la siguiente pregunta: ¿tú quieres que te aprecien y te valoren por tu
persona o por complacer y no llevar la contraria?
Piénsalo.
Está claro, ¿no?

El verdadero aprecio es cuando puedes ser tú misma, expresar tus ideas y valores y
hacer lo que te apetezca, sin miedo. Eso, te da tranquilidad interna.
Lo demás es pura falsedad. Es dar una imagen que no va contigo ni con tus valores,
pero que “por complacer”, “por obtener cariño”, “por gustar” renuncias a ti.

La paz interior no se consigue representando un personaje, porque no puedes estar


controlándote y anulándote constantemente. La tranquilidad interior la obtienes cuando
puedes estar tranquila con lo que eres y con cómo eres. Cuando no tienes que estar
justificándote constantemente, y cuando te aprecias y te respetas por encima de todo.

26
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Si te pasas la vida complaciendo y no puedes ser tú misma, quizá deberías preguntarte,


¿Con qué tipo de personas te relacionas? ¿Vale la pena mantener esas relaciones si no
te permiten ser tú misma? 

Estrategia 4: Dime con quién andas y te diré quién eres


Te parecerá una tontería este dicho tan popular, pero tiene su parte de razón. No siem-
pre, por supuesto, que te relaciones con una persona, significa que tú seas igual que
ella, claro que no, pero no podrás evitar absorber su energía.

Las quejicas
Hay personas que se levantan quejándose y se acuestan sin haber sido capaz de ver
una sola cosa positiva. Su mundo está lleno de faltas, de injusticias, de errores, de ma-
las personas, de miedo, de incapacidad, de sufrimiento…

Si te pasas el día rodeada de gente que se queja de todo, y que tiene una visión pesi-
mista de la vida, es fácil acabar contagiándose de su visión. Porque aquello que repe-
timos constantemente, acaba formando parte de nuestra manera de pensar. Y no hay
nada que te haga más daño, que dejarte arrollar por la visión negra de otra persona.
Primero, porque ni siquiera es tu visión y, segundo, porque puedes caer en un sentimien-
to de impotencia que te haga creer que “no hay nada que hacer”.

Las criticonas
Hay otras personas que son especialistas en criticar. Lo critican, absolutamente, todo.
Incluso a ti. Y tienen esa especial facilidad para hacerte sentir mal.

Muchas veces y según te dicen, “por tu bien”, te recomiendan cambiar una serie de
comportamientos, actitudes, pensamientos o incluso vestuario, porque “no va contigo”,

27
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

o porque “no estás a la moda”. Y, sin darte cuenta, te van dando mensajes negativos
respecto a tu persona y a tu físico que, con el tiempo, hacen disminuir tu autoestima.
Suelen ser personas que se hacen pasar por “amigas” o “parejas” con “buenas intencio-
nes” y, a veces puede ser muy difícil darse cuenta del daño que hacen, porque siempre
van con la coletilla de que “lo hago por tu bien”.

Pero lo único que tú consigues es sentirte más insegura de ti misma, porque pasas a
valorar más lo que ellas te dicen, que lo que tú piensas.Y ese es un gran error.

Lo mío es peor
También están las que, cuando les cuentas algo que te ha sucedido, siempre tienen
alguna historia peor que la tuya para explicar, y consiguen llevar la conversación a ellas
y sus circunstancias.

Es muy difícil poder tener una conversación con estas personas, porque se pasan el día
hablando de ellas mismas. Y después de haber conversado con ellas, te sientes peor
que estabas. Y ¿sabes por qué? Porque te absorbieron tu energía.
El caso es que no puedes permitirte el lujo de estar rodeada de personas que, en vez
de sumar en tu vida, restan o no aportan nada. Porque sin darte cuenta, entras en diná-
micas de queja, negatividad, crítica…que no te llevan a ninguna parte.

Empieza a hacer limpieza


Vas a tener que hacer una selección de personas con las que te relacionas y elegir
con quién te conviene pasar más rato. Probablemente, te sea fácil saberlo, puesto que
después de ver a una persona, llamémosla “absorbente”, te sientes como si te hubie-
ran dado una paliza, agotada y sin fuerzas. O también, puedes tener dolor de cabeza,
sentirte triste o rabiosa.

28
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Las personas que suman, son personas que se interesan por cómo estás, qué te su-
cede o qué necesitas. Después de verlas, te sientes tranquila y relajada, puesto que
intentan ayudarte y potenciarte en aquello que tú quieres.

Claro que, a veces, no es fácil encontrar a personas positivas, honestas y con las ideas
claras. Pero si actualmente no están a tu alrededor, tendrás que empezar a moverte.
Tampoco te digo que dejes a tus actuales amistades, sólo que valores el tipo de ener-
gía que quieres compartir, y elijas a las personas con las que poder hacerlo. Y, con el
resto, puedes limitar el tiempo que pasas con ellas.

Sin embargo, si una persona te hace daño, entonces sí, vas a tener que apartarte y ca-
minar hacia otro lado. Y puede que esto sea un proceso doloroso, porque apartarse de
relaciones a las que queremos o hemos querido, no es fácil. Hay sentimientos implica-
dos, y tendrás que hacer el duelo. También puede ser que tengas que apartarte de una
persona por un tiempo, para que puedas iniciar una relación diferente desde un lugar
emocional distinto.

Cuando te apartas de este tipo de personas que no aportan valor a tu vida, liberas
tiempo y energía para dedicarla a otros aspectos más positivos. Y lo más importante,
es que crece tu tranquilidad interior porque dejas de estar bombardeada con mensajes
negativos de ti misma, de los demás o del mundo.

Existen personas en la vida que sí valen la pena, que sí comparten nuestros valores,
que sí son positivas, y rodearse de ellas, es una forma de cuidar de ti. ¿Tú te cuidas o
no te tienes en cuenta?

29
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Estrategia 5: ¿Sabes cuidar de ti?


Tratarse bien es fácil

Una de las cosas que he aprendido en todo mi proceso de crecimiento y formación en


estos años, ha sido a escucharme y a cuidarme.
Para mí, cuidar de mí misma, significa que estoy pendiente de mis necesidades, que me
escucho, que me tengo en cuenta, que trato de darme aquello que necesito y deseo y,
sobre todo, que me trato con cariño y respeto.
¿Cómo te tratas tú?
Todos tenemos una “relación interna” con nosotros mismos. Es esa vocecita que cuan-
do una parte de ti quiere ir a la montaña, por ejemplo, la otra dice, ¿Por qué no vamos a
la playa? O, cuando una parte de ti te dice, ¿hacemos esto?, entonces la otra te con-
testa, ¿Y por qué no lo otro?
Louise Hay la define como “la niña interior”, otros autores como una conversación entre
la cabeza o parte racional y el corazón o parte emotiva. A mí me gusta pensar que mi
parte adulta, ha de cuidar de mi parte niña.

Ese diálogo interno que todas tenemos con nosotras mismas, puede ser amoroso, o
totalmente destructivo. Por ejemplo,
- Cuando te equivocas,
> ¿te “perdonas” diciéndote que “todo el mundo se equivoca” o te pasas todo el día criti-
cándote lo mal que lo has hecho?
- Cuando no consigues algo que querías,
> ¿te animas a seguir intentándolo o te criticas por lo inepta que eres?
- Cuando alguien te grita o se enfada contigo,
> ¿eres capaz de ponerle límites o te culpas de todo?

30
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Si nunca te han enseñado a cuidar la forma en que te hablas a ti misma, es probable


que sigas haciéndolo como lo hacían tus padres. Y esa opción, no siempre es la mejor.
Muchas de las cosas que nos decimos suelen venir de frases que nos dijeron en nues-
tra infancia, frases que, como éramos niñas, no teníamos la capacidad de verificar si
eran verdaderas o falsas y que, como vinieron de personas importantes, las aceptamos
como verdades absolutas.

Y ahora, sin darnos cuenta, seguimos diciéndonos las mismas cosas, porque nunca nos
hemos parado a valorar cuánto de cierto tienen nuestras críticas.
Y, incluso siendo cierto, ¿estás obligada a criticarte? ¿Estás segura de que no puedes
hacer otra cosa?

En general, si te tratas bien, estás tranquila y a gusto, cuando estás contigo. Puedes es-
tar sola, sin sentirte sola. Y no huyes constantemente de la soledad, a cualquier precio.
Te tratas con respeto e intentas mejorar aquello que está en tus manos, desde la nego-
ciación contigo misma, y olvidándote de la imposición.

Trabaja tu relación interior


Para llegar a la tranquilidad interior, es imprescindible tener una buena relación contigo
misma. Y eso se consigue con práctica y, sobre todo, con respeto hacia ti. No puedes
permitir que tu voz interior se convierta en un tirano mental que aprovecha cada peque-
ña ocasión, para machacarte.
¿Has estado alguna vez atenta a tu diálogo interno?
¿Eres tu mejor amiga o tu peor enemiga?

Trabajar tu relación interior significa que tendrás que estar atenta a cómo te tratas y qué

31
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

cosas te dices. Tendrás que cambiar las críticas destructivas por frases constructivas, y
tendrás que potenciar tus habilidades y tus competencias, en vez de quitarte valor.
Habrás de aprender a apreciarte tal como eres AHORA.

A aceptar lo que hay y, en caso de que quieras mejorar algo que no te guste, plantearte
un objetivo y un camino a recorrer. Pero has de partir de la base que tú ya estás bien, ya
haces lo mejor que sabes hacer, con los conocimientos y la experiencia que tienes. Aho-
ra, sólo te falta tratarte como tratarías a cualquier persona a la que quieres muchísimo.
Porque tú, has de ser tu mayor amante, tu mejor amiga y la persona con la que más
desees compartir el viaje de tu vida.
Ya que siempre vas a estar a tu lado, mejor tener buena relación, ¿no crees?

Estrategia 6: ¿En tu vida ves soles o nubes?

¿Problemas u oportunidades?
¿Cómo sueles ver tus días, llenos de nubes y problemas o con un gran sol lleno de
oportunidades?

32
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Me hace mucha gracia un ejemplo que pone Jorge Bucay, cuando dice que “no es lo
mismo tomarse una pastilla cuando te duele la cabeza, que tomarse una pastilla para
que no te duela la cabeza”. En el segundo caso, la cabeza no te ha llegado a doler, y
tú, ya estás poniendo remedio. Algo no ha sucedido, pero tú ya te preocupas, por si
acaso.

Si lo piensas bien, no tiene sentido. Pero lo hacemos constantemente.


Tomamos un montón de precauciones por lo que pueda pasar. De hecho somos capa-
ces de imaginar hasta los peores desastres y, sin embargo, nos es dificilísimo pensar en
nuestro mayor sueño.
A veces, cuando pregunto a las personas qué les gustaría conseguir o cuál es su mayor
objetivo, no lo saben. Saben que no están bien como están, pero no tienen claro ni defi-
nido qué es lo que les gustaría. Y cuando digo claro, me refiero a concreto.
Por ejemplo, “quiero mejorar mi autoestima” no dice nada, en realidad, puesto que esto
mismo puede significar cosas diferentes para personas distintas. Entonces, si quieres
mejorar tu autoestima, ¿qué es lo que tendría que estar pasando en tu vida que ahora
no pasa?
Y, una vez lo tengas definido, tendrás que encontrar las oportunidades que la vida te
ofrece, para conseguirlo.

Focalizarse en las oportunidades


En el momento en que te focalizas en lo que quieres y en la manera de conseguirlo,
dejas de estar preocupada por todos los problemas y dificultades que hay en la vida y,
como consecuencia, aumenta tu tranquilidad interior.

Una manera muy fácil de empezar a ver la luz en tu vida es empezar cada día agrade-
ciendo la cantidad de cosas que tenemos, y no sólo las materiales, también las emocio-

33
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

nales. Las personas que nos quieren, la posibilidad de hacer las cosas que nos gustan,
las maravillas que nos ofrece la naturaleza, las funcionalidades de nuestro cuerpo…es
una buena manera de empezar tu día con un precioso sol al que mirar.

Porque si te concentras en la queja, sólo verás que llueve, que te has ensuciado los pan-
talones, que tu amiga no te ha llamado, que te duele aquí o allá y que la vida es muy dura.
Fíjate, dos maneras distintas de ver la misma realidad.
¿Con qué ojos quieres mirarla?
Te aseguro que si sustituyes la queja por el agradecimiento, tu tranquilidad interna
aumenta. Porque dejas de centrarte en aquello que te hace sufrir, y conectas con una
emoción que te hace sentir bien.

Estrategia 7: ¿Te respetas?


Respetarse a una misma es fundamental
El respeto por una misma significa que tú le das valor y reconocimiento a aquello que
piensas, sientes o haces. Además, eres capaz de poner límites tanto a ti misma como a
los otros.

Pongamos algunos ejemplos:


- Imagina una situación en la que te encuentras hablando con un grupo de personas, y
se expone una idea con la que tú no estás de acuerdo. ¿te sientes libre para expresar tu
opinión personal o te callas para ser “aceptada” en el grupo?
- Una persona de tu trabajo te contesta mal, ¿le dices que su tono te ha molestado o te
callas para no tener “mal rollo” en el trabajo?

34
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

- Tienes una conocida que cada vez que opinas, desvalora aquello que dices, ¿le expre-
sas tu desagrado o piensas que no vale la pena decir ni hacer nada al respecto?

- Tienes una pareja que cada vez que le expresas cómo te sientes te dice que eres de-
masiado sensible y no hace caso de tus peticiones, ¿aceptas sus palabras y actitud sin
rechistar o defiendes tus razones y pides lo que necesitas?

Hay muchas maneras de “faltarse al respeto” a una misma y, muchas veces, ni siquiera
nos damos cuenta. También hay muchas maneras en que los otros nos faltan al
respeto, pero no siempre es fácil identificarlo, sobre todo, porque estas personas le qui-
tan importancia a sus palabras y acciones.

Pero hay una cosa que es infalible para saber si te han faltado o no al respeto, y es la
manera en que te sientes.

Si ante una situación o persona, tú te sientes mal por algo que ha dicho o hecho, ahí,
está pasando algo. No digo que siempre tenga que ser una falta de respeto, pero,
cuando el sentimiento que hay detrás es la rabia o la impotencia, entonces, estaría bien
que lo revisaras.

El auto-engaño
Somos especialistas en engañarnos a nosotras mismas. Y te lo digo por experiencia.
Pero también es verdad que un autoengaño puede ser funcional o disfuncional.
Por ejemplo, nos “auto-engañamos” pensando que viviremos hasta que seamos viejeci-
tas y, aunque esta debería ser la norma, no hay nadie que te pueda asegurar eso.
Pero tampoco podemos vivir pensando, constantemente, que nos vamos a morir, enton-
ces, este auto-engaño nos ayuda a vivir sin ansiedad. Es un auto-engaño funcional.

35
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Sin embargo, hay otros auto-engaños que están evitando que afrontemos cosas que
nos dan miedo, o que son desconocidas. Por ejemplo, yo puedo tener una pareja que
no me conviene, pero me auto-engaño diciendo que:
- “no estoy tan mal”
- “tiene cosas buenas”
- “es muy difícil encontrar a una persona que encaje conmigo”
- “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”
- Etc.
Si la persona no te conviene, te hace daño o no te respeta, estos auto-engaños son
disfuncionales. Porque no te ayudan y te mantienen en una situación que no te hace
ningún bien.
Y esto se aplica a todo tipo de relaciones o situaciones personales, laborales, familiares,
etc.

Poner límites
Pero es que poner límites no es fácil, sobre todo, por esta necesidad que tenemos de
ser queridos. Poner un límite, en el peor de los casos, implica que puedes perder el
amor o cariño de otra persona.
Y esto, vuelve a ser un auto-engaño.

Porque, si lo piensas bien, ¿una persona que te ama o te quiere verdaderamente, crees
que no te respetaría?
No confundamos las cosas. Tú puedes tener una opinión totalmente opuesta a otra per-
sona y, en caso de que sea tu pareja o una relación laboral, tendréis que llegar a acuer-
dos entre ambos. Pero si para que te quieran, tienes que ceder en todo, ya me dirás
que clase de relación es esa.

36
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

La primera persona que ha de ser capaz de respetarse es una misma. Si tú no te res-


petas, no valoras tus opiniones y no te das los espacios y los tiempos que necesitas,
¿qué le estás mostrando al otro?
Que puede hacer contigo, exactamente, lo mismo que tú haces. Es decir, no respetarte,
no valorar tus opiniones, no darte tus espacios ni los tiempos que necesites…así que, el
respeto ha de empezar por ti. Sino, luego no te quejes.
Y, si respetándote tú a ti misma, te encuentras con personas, grupos o situaciones don-
de no se te respeta, entonces quizá tengas que cambiar de grupo, o tengas que alejarte
de esas personas.

Toda palabra ha de ir acompañada de una acción


Otra cosa muy importante que tienes que tener clara a la hora de poner límites es que,
de nada sirve decirle a una persona que “su comportamiento es inaceptable”, para lue-
go, cuando te vuelve a hacer lo mismo, seguir a su lado.
Esto es muy importante. Incluso te diría que ANTES de decir nada, tienes que haber
pensado y decidido, qué vas a hacer.
Pongamos un ejemplo sencillo:
Imaginamos que tú eres puntual y quedas con una persona a una hora determinada.
Llega la hora en la que habéis quedado y la persona no se presenta, no te llama y,
cuando tú la llamas, no coge el teléfono.

¿Qué haces?
Piensa un poco.
Para poder poner un límite en esta situación, antes o, en el momento, tienes que tomar
ciertas decisiones y luego, llevarlas a cabo.
¿Cuánto tiempo estás dispuesta a esperar sin que la persona se haya puesto en con-
tacto contigo? ¿5 minutos? ¿15 minutos? ¿Media hora?

37
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

¿Cuánto?

Imaginemos que decides esperar 15 o 20 minutos. Pasados esos minutos, si la perso-


na no se ha puesto en contacto contigo, te vas.
¿Y si la persona llega 25 minutos más tarde y tú ya te has ido?
Bueno, pues la próxima vez que quiera quedar contigo, tendrá que avisar de que llega
tarde.
Pero, ¿qué sucede si tú esperas y esperas y, imaginemos que la persona llega media
hora tarde?
Pues que le estás “diciendo” a esa persona que, cuando quede contigo, puede llegar
como mínimo, “media hora” tarde, ya que tú vas a estar ahí, esperándola.
No se lo dices verbalmente, sino con tus acciones.

Por eso es muy importante, saber qué sí estás dispuesta a aceptar y qué no. Y luego,
qué vas a hacer en cada caso. Los límites se ponen con nuestras palabras unidas a
nuestras acciones.

38
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Estrategia 8: ¿Cuidas lo que dices y cómo lo dices?


El lenguaje crea tu realidad

La palabra tiene un poder tremendo. Cuando hablamos y explicamos las cosas o nues-
tra historia a los demás, estamos creando nuestra realidad.
¿Alguna vez te has escuchado contando tu historia? O, ¿Lo que te ha sucedido en el
día? ¿Qué dices? ¿Cómo lo dices? Y, ¿en qué tono? Haz una prueba y grábate, puede
que te sorprendas.

Es curioso pero una misma cosa puede variar muchísimo en función de cómo la explica-
mos. De hecho, la misma cosa, explicada por dos personas distintas, podrían parecer
sucesos diferentes.

Y esto es porque cada persona tiene una manera de mirar y de explicar aquello que ve.
Y, como dice Paul Watzlawick, “existen tantos puntos de vista como personas”.
Cada vez que explicamos algo, construimos nuestra realidad, lo que pasa es que luego
se nos olvida que hemos sido nosotros los que la construimos, y creemos que la “reali-
dad” es así, y no puede ser de otra manera.
Pero si esto fuera cierto, ¿cómo es posible que dos personas puedan ver lo mismo y
explicarlo de manera diferente?

Tienes la capacidad de mirar tu realidad desde otro lugar y, sobre todo, de explicártela
de manera que, en vez de “sufrirla”, actúes sobre ella para cambiarla.
Las palabras que utilizamos, la manera en que enfocamos lo que nos va sucediendo en
la vida, y la forma en que lo explicamos, tanto al mundo como a nosotras mismas, son
muy importantes. Pequeños cambios en nuestro lenguaje, hacen una gran diferencia.

39
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

No es lo mismo hablar de “sufrimiento” que de “aprendizaje”, cambiar la palabra “proble-


ma” por “oportunidad” o, pasar a considerar algo “imposible” a “difícil”.
Recuerda también que la mente no distingue las negaciones, así que si te cuentas que
“no” estás nerviosa, “no” es difícil, “no” tienes miedo, etc. El mensaje que la mente reci-
be es que: “estás nerviosa”, “es difícil” y “tienes miedo”. La mente no distingue el “no”
que pusiste delante, por lo que habrás de cambiar la manera en que te expresas.
Te pondré un ejemplo muy sencillo:

NO pienses en un gatito:

¿En qué has pensado?


Por lo que para conseguir tranquilidad interior, elige hablar de ti de manera positiva, por-
que la mente, se cree absolutamente todo lo que le contamos, tal como se lo contamos,
y luego, se encarga de filtrar toda tu experiencia bajo ese enfoque, por tanto,
¿Qué mirada eliges para ti?

40
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Hablar en primera persona


Generalmente, cuando hablamos de lo que pensamos o sentimos, solemos utilizar la
tercera persona. Solemos decir cosas como: “se dice”, “se piensa”… y yo me pregunto
¿quién? ¿Quién lo dice? ¿Quién lo piensa?

El hablar en primera persona hace dos cosas importantes:


- Permite que tú puedas valorar y apoyar aquello que dices, puesto que es lo que tú
piensas, opinas o sientes. Es tú opinión o tu sentimiento, y puede ser contrario al de
otras personas, pero eso no lo invalida.

- Permite tomar la responsabilidad de lo que te pasa. Porque ya no es el otro que “te”


hace cosas, sino que eres “tú” que sientes o piensas, con las cosas que el otro hace. Y
esto es una gran diferencia.

Imagínate la típica discusión de pareja:


Ella: Tú me faltas al respeto (esto es un ataque directo)
Él: ¿Cómo? ¡Ya te he dicho que se me ha olvidado contestar tu llamada! (se defiende)
Si asumimos nuestra responsabilidad, la cosa cambia:
Ella: Cuando tú no me contestas a mis llamadas, YO siento que no te importo. (Aquí no
hay ataque, porque estoy hablando de mí)

Él: Lo siento mucho, he estado liado y se me ha pasado. Trataré de que no vuelva a


pasar. (Se disculpa, porque no se ha sentido atacado y puede empatizar con los senti-
mientos del otro)

41
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

El otro no tiene tanto poder para hacerte sentir cosas, eres tú quien las siente, porque
otra persona, en la misma situación, podría sentir algo diferente. Debido a tu historia
personal, te afectarán determinadas cosas y, si tomas la responsabilidad de hablar en
primera persona, evitarás muchas discusiones, empezando porque, dejarás de acusar
al otro y hablarás de ti.

Cuida tus palabras. Escúchate para ver si lo que te cuentas y le cuentas al mundo, refleja
la historia de una persona que padece su realidad, o una que la construye. Y para cons-
truir tu tranquilidad interna, tendrás que ser de las segundas, y tener en cuenta tu lenguaje.

Estrategia 9: ¿puedes imaginar un futuro mejor?


El poder de la visualización
La mente es súper poderosa y, según dicen los expertos, parece que sólo utilizamos un
4% o, incluso menos, de sus capacidades.
Visualizar es imaginar algo en tu mente. Mejor con los ojos cerrados, ya que es más
fácil recrear una imagen, si no, nos distraemos con el exterior.

Joe Dispenza dice en su libro “Deja de ser tú”, que para cambiar nuestra realidad,
primero tenemos que cambiar nosotros mismos. Cambiar nuestra manera de pensar y
sentir, para cambiar la energía, y conseguir aquello que queremos.
Visualizar te permite empezar a verte como esa persona que piensa, siente y hace las
cosas de una manera diferente, y consigue cosas distintas de las que tiene ahora.

Para poder crearlo en tu vida, antes tienes que crearlo en tu mente, y visualizar te ayu-
da a proyectar esa imagen de ti, y de la vida que quieres. Si en tu vida actual no disfru-
tas de tranquilidad interior, tendrás que empezar a imaginar un futuro donde sí la tienes
y, donde disfrutas de aquello que quieres en tu vida.

42
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Manteniendo esa imagen en tu mente, conseguirás tomar las acciones necesarias, para
que esa posibilidad se materialice en tu vida. O quizá, por esas “casualidades” de la
vida, encontrarás la manera, fácilmente.

Practica
Puedes utilizar la práctica de la visualización para muchas cosas. Te animo a que em-
pieces a visualizar cosas sencillas como, por ejemplo:
- Que entras en una habitación con mucha luz y que cada vez que inspiras, te llenas de
energía y calma y, cada vez que expiras, sale de tu cuerpo toda la tensión

- Que te bañas en un lago de aguas curativas y que, al salir de ese lago, tu cuerpo se
ha renovado.

Visualiza aquello que se adapte a tu situación y tus necesidades. Ponle creatividad, por-
que en la mente, todo es posible.
Puedes practicar cada día 5 minutos de visualizaciones sobre las cosas que necesitas,
por ejemplo, relajar tu cuerpo, estar más contenta, liberar la tensión, etc.
Cuando ya tengas un poco de práctica en las visualizaciones, entonces puedes empe-
zar a visualizar algo que te gustaría que te pasara en el futuro.
Pero para ello, primero lo tendrás que definir.

Imagina cuál es tu futuro ideal, qué te sucede, cómo caminas, de qué hablas, cómo te
sientes, qué piensas, cómo es tu día, de qué trabajas, con quién te relacionas…
Una vez lo tengas bien concreto, practica el crear esa imagen en tu mente y trata de
conectar con tu sentimiento, es decir, si tu ideal se cumple mañana, ¿cómo te sentirías?
y trata de sentir esa emoción….ahora.

43
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Después, cuando acabes la visualización, tendrás que actuar “como si”. En este caso,
la idea es pasar de la imagen mental a una experiencia real, y esto, te llevará a hacer
cosas diferentes, y obtendrás resultados distintos.

Tú creas tu propia vida


Con todo esto quiero decirte que tú eres la creadora de tu vida. Que puedes imaginar y
crearte la vida que quieres. Y que si lo que quieres es sentir tranquilidad interna, tienes
que aceptar primero, que esa posibilidad existe, luego, tienes que visualizarla y, final-
mente, sentirla para integrarla en ti.

Además, si paras cada día 5 minutos tu ajetreada agenda para hacer una visualización
pequeña, tu cuerpo te lo agradecerá, y tú tendrás la sensación de tener el control de tu
vida, pues podrás elegir aquello que quieres crear.

Estrategia 10: Practica la conexión con tu SER


La energía

Cada uno tiene sus propias creencias respecto a ese “algo” superior y de lo que forman
parte los seres humanos. Algunos lo llaman Dios, otros Energía, otros Cerebro, Pre-
sencia, Alma, etc. A mí me gusta llamarla Energía Universal, porque pienso que todos
somos energía, y que todo está hecho de ella.
La física cuántica podría darte una mejor explicación. Pero quiero que entiendas que,
mi intención, no es hacerte creer en algo, si no crees. Sólo te pido que abras tu mente,
y que te des la oportunidad de experimentar, si es posible, conectar con tu energía, para
luego, decidir lo que más te convenga.

44
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Mi primera lectura acerca de la espiritualidad fue el libro de Antonio Blay Fontcuberta,


titulado “SER”, donde define cada persona como una Presencia de Energía, Amor y
Conciencia. Blay nos explica cómo de niños, nos desconectamos de ese potencial que
somos, y adoptamos un papel o personaje, para conseguir ser aceptados y queridos por
nuestros padres.

Ese personaje nos acompañará durante el resto de nuestra vida, a no ser que podamos
“desidentificarnos” de él, y volver a reapropiarnos de nuestra verdadera naturaleza. Y,
para ello, tendrás que ser consciente de tu propio personaje.

Imagina que estás en el cine y tú eres una espectadora. Resulta que hoy ponen “la
película de tu vida” y quiero que estés muy atenta a los gustos y disgustos del personaje
de tu película: cómo fue su infancia, cuál era su mayor deseo, qué le llevó a la situación
actual, qué le gustaría cambiar, etc.

Otra manera de observar a ese personaje es colocarte en la posición de “observadora”


de ti misma.
Al cabo de un tiempo de observarte, puede que te sea más fácil darte cuenta de que
“hay alguien” que está observando, y ese, “el que observa” es nuestra conciencia o
nuestro Ser.

45
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

La tranquilidad interior
Meditar te lleva directamente a esa tranquilidad interior donde no tienes que cambiar
nada, todo está bien, tal como está y, simplemente, observas.

Es la vía directa a la paz interior. Si consigues conectar con tu propia serenidad interna,
todo lo demás, será mucho más fácil.

Cuando meditas, todos los problemas, dificultades, dolores, preocupaciones…se relati-


vizan, porque dejas de identificarte con tu personaje, con sus penas y sus sufrimientos,
y puedes sentir tranquilidad interior.

El reto está en, una vez acabada la meditación, continuar manteniendo esa calma interna
el máximo tiempo posible. Para ello, espero te ayuden el resto de estrategias explicadas.

46
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Para terminar

Como habrás podido comprobar, todas estas estrategias en el fondo, no dejan de ser
diferentes caminos para llegar a un mismo objetivo: la tranquilidad interior. Está claro
que ahora que lo has leído, ya tienes la ruta, y sólo falta, empezar a caminar.

Estoy preparando un pequeño video-curso con ejercicios prácticos, con la intención de


darte otro empujoncito, así que, en cuanto lo tenga listo, te lo envío.
Mientras tanto, puedes visitar mi web en www.mypsicologa.com, y ayudarte de los artí-
culos y consejos que ofrezco en mi blog.

Y, si en algún momento consideras que necesitas ayuda profesional e individualizada,


y quieres tener información sobre mis servicios de psicoterapia o coaching, envíame un
mail a miriam.esquivel@mypsicologa.com
Ha sido un placer acompañarte hasta aquí. Te dejo con trabajo para hacer.
Hasta pronto,

Miriam Esquivel

47
D E LO S A LT I BA J O S
by Miriam Esquivel EMOCIONALES
A LA TRANQUILIDAD
INTERIOR

Sobre la autora

48