Está en la página 1de 5

El problema con la construcción de centrales hidroeléctricas en el

país

En Colombia, un país cuyas riquezas naturales son desbordantes en los años

anteriores, ha sufrido desabastecimiento de energía durante las épocas de sequía,

regiones como la costa caribe sufren la usura de empresas como Electricaribe

quienes deben comprar la energía a empresas extranjeras, proyectos como la

represa de Hidroituango han generado grandes desastres por la mala ejecución y la

interrupción de los ciclos naturales del agua, trayendo pobreza, deslizamientos e

inundaciones que llegan como consecuencia del desvío y represión de los afluentes.

Por lo tanto, Colombia no debería enfocarse en la construcción de centrales

hidroeléctricas para el suministro de energía en todo el país.

La construcción de centrales hidroeléctricas en diferentes puntos de los principales

afluentes del país afecta gravemente la fauna migratoria que se desarrolla dentro y

alrededor de estas zonas hídricas. Esto se debe a que muchos de los peces que

navegan por estos ríos, ven su ciclo migratorio interrumpido por estas grandes

barreras en los ríos y por consecuencia, si se perturba esa dinámica del agua, es

decir, la interdependencia entre el río y sus planicies inundables, por la

implementación de grandes barreras de cemento, el sistema colapsa y su

naturaleza muere. Esto quiere decir que dificulta la trayectoria que llevan estos

peces y por consiguiente, se coloca en peligro su supervivencia.

Estos, junto con los cambios en la entrada de sedimentos debido a la

regulación de carga dis- en el Mompós Depresión, pueden alterar las señales


ambientales importantes y estímulos para la migración de los peces, desde el

fl llanura de a los afluentes de aguas arriba. La pérdida de entradas iment

sed- - y en consecuencia de la entrada de nutrientes - a las llanuras de

inundación, que forman un vivero y alimentación de peces migratorios, puede

afectar a las reservas de energía disponibles para el gración mi- y

maduración reproductiva esencial para ante copias en los afluentes de aguas

arriba, como se discutió por López-Casas et al. (2016). (Angarita, H.,

Chavarro, J., Delgado, J., Herrera, G., Maldonado, J., Purkey, D., Sieber, J. y

Wickel, A., 2018, p. 2861)

Por otra parte, las poblaciones indígenas y pueblos aledaños a las construcciones

de represas se ven sometidas al desplazamiento forzoso o necesario para poder

sobrevivir a los cambios que se producen en su entorno, viendo afectado así sus

derechos sobre esos territorios y recursos naturales que estos albergan. Al

presentarse construcciones de esta magnitud, el impacto social que se presenta

alrededor es igual de exorbitante. Por un lado, la mayoría de la población son

despojados de sus tierras y tiene que trasladarse a otro lugar en busca de un nuevo

hogar, mientras que las pequeñas poblaciones indígenas que deciden quedarse y

protestar en contra de estas obras, en la mayoría de los casos son asesinados y/o

desaparecidos por “terceros”.

En el caso colombiano, las evidencias de dicho impacto social en zonas de

proyectos hidroeléctricos son notorias, sumándole la presencia de actores

ilegales que aumentan el desplazamiento, esta vez forzado, pero con

intenciones económicas por parte de esos grupos. Colombia ha tenido


grandes problemas con la planeación y al mismo tiempo con la ejecución de

soluciones para los problemas sociales generados por las centrales

hidroeléctricas, donde el desplazamiento como fenómeno normal se convierte

en un problema viral, negativo y catastrófico, (...). Con base en la Declaración

de las Naciones Unidas sobres los derechos de los pueblos indígenas, donde

se habla de la autonomía, control de sus territorios y sus recursos naturales y

a pesar de la protección internacional, las leyes nacionales y las propias

indígenas, el poder político económico ha ganado terreno para proseguir con

la construcción de proyectos hidroeléctricos. Amenazas, desplazamientos

forzados y asesinato de líderes, se convierten en uno los problemas sociales

más difíciles de enfrentar, además que no se respeta la política, la economía,

la cultura, la historia y la vida social de las comunidades indígenas. (Úsuga,

E., 2014, p. 11)

Además, las energías renovables alternativas como el caso de la energía solar,

puede ser una solución más viables y seguras al momento de su construcción,

además que pueden ofrecer la misma producción de energía que generan todas

las centrales hidroeléctricas del país, evitando así las consecuencias que pueden

traer las construcciones que presentan estas represas. Gracias a temas como su

ubicación geográfica y la alta radiación solar que recibe, Colombia puede llegar a

ser una potencia en el sector de la energía solar. Este potencial se encuentra en las

regiones de la Costa Atlántica y Pacífica, la Orinoquía y la Región Central y los

valores altos de radiación se pueden alcanzar en superficie de ciudades como

Bogotá, Tunja, Cali, Medellín, por lo que pueden garantizar la generación eléctrica
con sistemas fotovoltaicos. Por lo tanto, una buena apuesta para reemplazar la

energía producida por las centrales hidroeléctricas y así evitar su contrucción, está

en la implementación de la energía solar en todo el país.

En la actualidad, Colombia busca suplir la demanda de energía eléctrica de

manera eficiente en todas las regiones del país ya que se tienen

dependencias de fuentes de energía que demandan el uso de recursos

naturales, como: petróleo, carbón y agua (hidráulica). Las cuales contaminan

gravemente al medio ambiente [1], [2]; La energía solar FV es una excelente

solución a esta situación, ya que es, de fácil instalación y operación (Zonas

aisladas), su fuente de generación es inagotable (Sol), se cuenta con buen

recurso solar y es amigable con el medio ambiente [3], [4]. Además, los

sistemas fotovoltaicos son de fácil instalación y sus costos tienden a

disminuir, es decir: necesitan poco mantenimiento, presentan larga vida útil y

el costo de las celdas solares cada vez es menor [5].(Gómez, J., Murcia, J., &

Cabeza, I., 2018, p. 2)

Para concluir, Es ilógico que teniendo tan enorme viabilidad la ejecución de

proyectos de generación de energías como la eólica y solar en el territorio

colombiano los gobiernos insistan en proyectos inmensamente nocivos para la

biodiversidad del país y la economía de los pueblos afectados, que tantas personas

tengan que morir en desastres que resultan ser consecuencia de la construcción de

centrales hidroeléctricas en el territorio y aún peor, energía que resulta ser

considerablemente más costosa que las alternativas; alternativas que pueden abrir

las puertas de nuevos tipos de economía e ingresos para la nación.


Referencias bibliográficas

Angarita, H., Wickel, AJ, Sieber, J., Chavarro, J., Maldonado-Ocampo, JA, Herrera-
R., GA, Delgado, J. y Purkey, D .: Escala de cuenca impactos del desarrollo
hidroeléctrico en los humedales de la depresión de Mompós, Colombia, Hydrol.
Sistema de tierra Sci., 22, 2839-2865. https://doi.org/10.5194/hess-22-2839-2018,
2018.

Usuga, E. (2013). Impactos Sociales Y Económicos De La Hidroeléctrica En


Ituango. Journal of Chemical Information and Modeling, 53(9), 83.
http://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004

Gómez-ramírez, J., Murcia-murcia, J. D., & Cabeza-rojas, I. (2017). La Energía Solar


Fotovoltaica En Antecedentes Y Perspectivas.