Está en la página 1de 5

Filosofía de la Ciencia l Héctor Becerril Torres.

El problema de la base empírica en los dos criterios de demarcación.


l. Introducción.
El objetivo principal de este escrito es mostrar la distinción entre la base empírica
de los enunciados de la ciencia que supone el criterio falsacionista (de enfoque
deductivo), de la que supone a la vez el criterio verificacionista (de enfoque
inductivo), a partir de la cual los dos criterios de demarcación justifican su modo de
contrastar teorías o hipótesis, es decir, de hacer ciencia. Para llevar a cabo esto:
primero se expondrá la crítica a la base empírica de los enunciados de la ciencia
que Karl Popper desarrolla en el capítulo 5 de su libro La lógica de la investigación
científica, esto con un doble fin, a saber: 1). Saber cómo es que justifica el empirismo
positivista sus enunciados básicos, mostrando sus dificultades y límites; y 2).
mostrar a la vez cómo es que Popper da solución al problema de la base empírica
en su criterio de demarcación. Para después, hacer un balance entre las dos formas
de justificar los enunciados, mostrando que en el fondo Popper no está tan
distanciado como él cree de las teorías de demarcación propuestas por los
empiristas de carácter positivista.

ll. Desarrollo.

1) La crítica de Popper a la justificación de los enunciados de la ciencia inicia con


la señalización de tres posibles formas de justificarlos, a saber: A) El dogmatismo,
el cual es la aceptación sin más de los enunciados con base empírica; B) que los
enunciados se justifican por medio de enunciados; Y, C) el psicologismo, el cual se
entiende como “la doctrina de que los enunciados nos solamente pueden justificarse
por medio de enunciados, sino también por la experiencia perceptiva.”1 Cabe aclarar
que mientras a la opción A) la descarta por no ofrecer más razones que la simple
aceptación; y a la B) por implicar una regresión al infinito. No obstante, a la crítica
de la opción C) le dedica dos argumentos por considerarla como la justificación que

1
Cf. Popper, Karl., La lógica de la investigación científica. Madrid, Editorial Tecnos, 1962, p. 89.

1
Filosofía de la Ciencia l Héctor Becerril Torres.

más aceptación tiene a la hora de justificar los enunciados básicos de la ciencia.2


Estos son: C1) ‘La trascendencia inherente a cualquier descripción’, esto es:

Todo enunciado descriptivo emplea nombres (o símbolos, o ideas) universales, y


tiene el carácter de una teoría de una hipótesis. No es posible verificar el
enunciado <<aquí hay un vaso de agua>> por ninguna experiencia con carácter
de observación, por la mera razón de que los universales que aparecen en aquél
no pueden ser coordinados a ninguna experiencia sensorial concreta. 3

Y, C2) Al expresar este argumento –siguiendo a Neurath, Carnap y Reininger-


Popper arguye que “en la lógica de la ciencia no debemos decir que las cláusulas
se someten a contraste comparándolas con las situaciones o con las experiencias:
sólo nos cabe decir que pueden contrastarse comparándolas con otras Cláusulas.”4
Dicho de otro modo, no puede haber correspondencia entre entidades lingüísticas
(cláusulas que representan experiencias), y las experiencias mismas (lo dado), ya
que aquéllas y éstas son entidades distintas. Además, porque lo dado en la
experiencia es singular y único, mientras que la entidad lingüística, en tanto que
universal, se refiere a un concepto en donde el referente son todas y ninguna cosa
a la vez, lo cual conlleva a que “cuando aseveramos un enunciado de observación,
del tipo que sea, quedamos comprometidos con la verdad de un número indefinido
de enunciados acerca del comportamiento futuro de los objetos involucrados en
nuestra descripción.”5 Así pues, el psicologismo aunque se jacte de contrastar
adecuadamente sus enunciados con la experiencia, es evidente que ya dicho
presupuesto (el que efectivamente se pueden contrastar sus enunciados con la
experiencia) implica dilemas de orden ontológico, lógico y semántico. Esto porque
como vimos, las palabras de experiencias y experiencias/vivencias nos son los
mismo en tanto que entes; y el que no podamos inferir concluyentemente de
enunciados singulares enunciados universales, es reflejo de un problema lógico

2
Considero necesario subrayar que Popper identifica al psicologismo con el empirismo lógico o positivismo,
en tanto que su forma de justificar sus enunciados científicos es similar.
3
Ibídem., p. 90.
4
Ibídem., p. 91.
5
Cf. Peréz Ransanz, Ana Rosa., 2004, “El empirismo crítico de Karl Popper”, Signos filosóficos, vol. Vl, núm.
115, p. 20.

2
Filosofía de la Ciencia l Héctor Becerril Torres.

inductivo; así también por el hecho de que los enunciados universales denoten
conceptos y los enunciados singulares nombres propios, acarrea un problema de
orden semántico.

2). Ahora bien, para entender cómo es que Popper justifica su criterio de falsación
a partir de la base empírica, hay que tener en cuenta que la preferencia de su criterio
respecto al de verificabilidad se basa en un problema de asimetría lógica de los
enunciados, esto es: el problema señala que de enunciados singulares
(existenciales) no se pueden inferir enunciado universales; mientras que de la
negación de enunciados singulares sí se puede rechazar enunciados universales
(leyes). Por otra parte, Popper estipula que hay una cierta identidad que más o
menos menciona así: “los enunciados básicos tienen la forma de enunciados
existenciales singulares.”6 Los cuales se pueden expresar de la siguiente manera:
‘hay tal y cual cosa en la región k’. Consiguientemente, Popper agrega una segunda
condición o requisito material que todo enunciado básico debe cumplir, a saber: “el
evento debe ser <<observable>>, es decir, se requiere que los enunciados básicos
sean contrastables intersubjetivamente por <<observación>> […] esta condición
sólo puede referirse a observadores convenientemente situados en el espacio y el
tiempo.”7 De lo cual se podría inferir que está tomando de su mismo veneno al
estipular ésta condición material, es decir, que está aceptando lo que criticó al
psicologismo. Para salir de dicho dilema, Popper apela a una extraña neutralidad,
“en el que busca establecer la posibilidad de traducción [separación] entre el
lenguaje (subjetivo) de percepción y el lenguaje (objetivo) de hecho físicos.”8 De
este modo, podemos ver que atribuye mayor crédito al lenguaje que expresa algo
que va más allá de lo percibe o siente el sujeto, es decir, que es a partir del leguaje
por el cual podemos conocer objetivamente, en tanto que es compartido
intersubjetivamente.9

6
Op cit., Popper, Karl., p. 97.
7
Ibídem., p. 98.
8
Op cit., Peréz Ransanz, Ana Rosa., p. 22.
9
Ibídem., p. 24.

3
Filosofía de la Ciencia l Héctor Becerril Torres.

Por último, cabe mencionar una condición de suma importancia la cual


posibilitará la contrastación de teorías o hipótesis, a saber es esta:

Siempre que una teoría se someta a contraste, ya resulte de él su corroboración


o su falsación, el proceso tiene que detenerse en algún enunciado básico que
decidamos aceptar: si no llegamos a decisión alguna a este respecto, y no
aceptamos, por tanto, un enunciado básico, sea el que sea, la contrastación no
lleva a ninguna parte.10

En este sentido, bien podríamos formular que Popper está asumiendo una postura
convencionalista, en tanto que le corresponde a la comunidad científica decidir qué
enunciado básico o existencial es necesario y suficiente para que ya sea sometido
a corroboración/contrastación con otras hipótesis, o bien teorías. Por último, cabe
mencionar que si bien Popper acepta que la decisión de aceptar un enunciado
básico puede tener una conexión con nuestras experiencias perceptivas, “las
experiencias pueden motivar una decisión, y, en consecuencia, la adopción o el
rechazo de un enunciado, pero ningún enunciado básico puede quedar justificado
por ellas.”11

lll. Conclusión.

Finalmente sólo cabe mencionar, por una parte, que es sutil la distinción entre el
psicologismo (empirismo) y el “empirismo crítico” de Popper. Esto debido a que si
no comprendemos los argumentos de Popper, pasaría fácilmente a ser un empirista
clásico más, distinguiéndose de éstos sólo por establecer una vía negativa de
contrastación (falsabilidad), es decir, en vez de establecer un modus ponendo
ponens, sólo se limitaría a contrastar los enunciados básicos a partir de un modus
tollendo tollens. Visto de otro modo, si no fuese por la prioridad que le da al lenguaje,
en tanto que expresión objetiva o bien intersubjetiva en la pronunciación de
enunciados básicos, respecto al lenguaje perceptivo-sensorial (subjetivo), y a la vez,
por su convencionalismo en la estipulación de enunciados básicos, se tomaría
sencillamente a Popper como un fundacionista, teoría de la justificación de la cual

10
Op cit., Popper, Karl., p. 99.
11
Ibídem., p. 101.

4
Filosofía de la Ciencia l Héctor Becerril Torres.

reniega constantemente; esto lo podemos ver por sus claras objeciones a las
inferencias inductivas y a su tiempo al psicologismo (empirismo) en tanto que este
se basa en aquellas para conocer. En fin, queda la pregunta abierta de si Karl
Popper podría ser considerado -en el fondo- un empirista (entendido de forma
clásica).

Bibliografía:

 Pérez Ransanz, Ana Rosa, El empirismo crítico de Karl Popper, Signos


Filosóficos [en línea] 2004, Vl ( ): [Fecha de consulta 23 de abril de 2017]
Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=34309902 ISSN
1665-1324.
 Popper, Karl, La lógica de la investigación científica. Madrid, Editorial Tecnos,
1962.