Está en la página 1de 9

Introducción

El primer objetivo de esta práctica era aprender y practicar las técnicas


histológicas básicas para así preparar muestras de tejido biológico observables
en el microscopio óptico. Para ello, hemos preparado 4 muestras (epidermis
de cebolla, epitelio bucal, parénquima de reserva de patata y sangre) y
posteriormente las hemos observado a través de un microscopio óptico.

El segundo objetivo de esta práctica era observar, estudiar e identificar


las características de los tejidos y células vegetales o animales presentes en
las muestras preparadas.

El tercer y último objetivo de la práctica era calcular los aumentos de las fotografías
de las muestras estudiadas.

Los resultados de esta práctica nos permiten afirmar que las técnicas histológicas,
como la microtomía, la tinción, la fijación o el aclaramiento de la muestra, son
fundamentales para la observación de tejidos biológicos en el microscopio óptico,
las células y tejidos animales o vegetales que forman parte de todos los
seres vivos poseen características comunes y diferencias, es fundamental
determinar el número de aumentos que posee la fotografía de una muestra
microscópica para así poder conocer su tamaño real.
Desarrollo
Para la preparación de muestras de tejido biológico y su posterior estudio gracias al
microscopio deben tenerse en cuenta unas determinadas técnicas histológicas. Las
técnicas histológicas son una serie de operaciones gracias a las cuales un tejido
biológico puede llegar a convertirse en un corte extremadamente delgado y
coloreado que puede ser observable con un microscopio óptico. Las técnicas
histológicas básicas que han sido estudiadas y puestas en práctica en esta
experiencia son las siguientes:
 Microtomía. La microtomía consiste en la obtención de cortes
extremadamente finos que puedan ser observados como muestras en el
microscopio óptico. Estos cortes pueden ser realizados con instrumentos
específicos, como el microtomo, o con otros instrumentos menos precisos,
como un bisturí (utilizado en esta práctica). El corte nunca deberá sobrepasar
los 10 µm de espesor con el fin de que la luz que proviene del foco del
microscopio pueda atravesarlo.
 Tinción. La tinción consiste en la adición de unas gotas de colorante a la
muestra que va a ser observada. Los colorantes reaccionan y tiñen
determinadas zonas del tejido biológico, ocasionando que el contraste de la
muestra aumente. La utilización de colorantes es fundamental para preparar
una muestra que pueda ser fácilmente observada con un microscopio óptico.
 Aclaramiento. El aclaramiento consiste en un ligero lavado de la muestra
con el fin de eliminar el exceso de colorante. Este lavado puede llevarse a
cabo con agua y un cuentagotas, tal y como hemos hecho en esta práctica.
 Fijación. La fijación se debe llevar a cabo para inmovilizar la muestra y para
que los cambios post-morten del tejido o sus deformaciones no sean
observables. Para ello, la muestra se bañará en sustancias fijadoras como el
formaldehido, el etanol o el osmio. Una muestra también puede ser fijada
siendo colocada unos segundos sobre una fuente de calor (método utilizado
en esta práctica). Las células que forman los tejidos que hemos observado
en esta práctica poseen formas, estructuras y funciones muy diferentes. El
proceso que posibilita la aparición de estas células tan distintas es la
diferenciación celular. La diferenciación celular permite que diferentes
células, con un origen común (célula huevo o zigoto), se especialicen para
llevar a cabo un determinada función. Estas células especializadas sólo
poseen activados aquellos genes que les permiten presentar la forma y la
estructura más adecuada para desempeñar su función de manera eficaz. Los
tejidos observados en esta práctica poseen características comunes y
diferencias. Así mismo, las células que daban lugar a estos tejidos poseían
similitudes y también variaciones de forma, función y estructura. A
continuación, explicaré en profundidad las características de cada uno de
estos tejidos y células y estableceré las principales similitudes y diferencias
que existen entre ellos.
En primer lugar, estudiaré las características de la epidermis de cebolla.
La epidermis está formada por células eucariotas vegetales muy
cohesionadas debido a las uniones celulares que tienen lugar gracias al
glucocálix. Tienen forma hexagonal y alargada. Estas células se encuentran
muy unidas con el fin de formar un tejido difícilmente penetrable y resistente
para poder proteger las diferentes capas de la cebolla. Además, la forma
poligonal permite un mayor aprovechamiento del espacio y facilita su unión.

Estas células vegetales se caracterizan por su pared celular rica en celulosa,


que les aporta rigidez y soporte, así como por la presencia de cloroplastos
capaces de realizar la fotosíntesis y sus enormes vacuolas, en las que
almacena pigmentos, enzimas, sustancias de desecho, agua, etc.

Las células eucariotas vegetales también poseen núcleo definido que


contiene ADN, similar al de las células animales, así como membrana
plasmática y citoplasma. También poseen otros orgánulos, como el Aparato
de Golgi, los ribosomas, el retículo endoplasmático (liso y rugoso) y las
mitocondrias. Debemos recordar que la pared celular y los cloroplastos son
orgánulos exclusivos de las células vegetales. También debemos recordar
que, a diferencia de las células eucariotas animales, las vegetales no poseen
centriolos ni lisosomas. La epidermis de la cebolla es característica de
plantas monocotiledóneas.

Las células poseen una forma alargada y más o menos hexagonal y se


distribuyen de manera más o menos ordenada. Están cubiertas por una
delgada capa de cutina, ceras y polisacáridos, que impiden la pérdida de
agua y le pueden otorgar a la planta un cierto brillo. La epidermis reviste la
parte interior y exterior de las múltiples capas de la cebolla y las protege
frente a determinados microorganismos, frente a la desecación y frente al
daño mecánico. También puede regular el intercambio de gases y la
transpiración de la planta.

En segundo lugar, estudiaré las características de la sangre donde aunque


algunos analizadores automatizados preparan y tiñen los frotis de sangre de
acuerdo con los criterios establecidos, en muchos lugares se sigue utilizando
la preparación manual del frotis. La preparación en cuña es una técnica
conveniente y de uso común para realizar los frotis de sangre periférica.
En tercer lugar, estudiaré las características del parénquima de reserva de
la patata y el súber. El súber, también conocido como falema, es una capa
que protege el interior vivo de la patata frente a la desecación, los daños
externos, los golpes, algunos animales, etc. El súber está formado por células
vegetales muertas cuyas paredes poseen suberina, un polímero similar a la
cutina, que protege a la planta frente a agresiones térmicas y los golpes. El
parénquima de reserva es un tejido formado por células vegetales cuya
función es acumular sustancias de reserva en sus vacuolas, plástidos o
paredes celulares. Para poder llevar a cabo esta función, estas células se
han especializado y poseen unas vacuolas de gran tamaño para poder
almacenar la mayor cantidad de sustancia posible. El parénquima de reserva
es propio de tubérculos como las patatas, rizomas, raíces napiformes como
la zanahoria y algunas frutas.

En cuarto y último lugar, estudiaré las características del tejido epitelial


bucal. Las células epiteliales analizadas han sido obtenidas con un simple
raspado de la parte interior del carrillo. La gran mayoría de las células
obtenidas están muertas o en proceso de desecación. El epitelio bucal está
formado por células eucariotas animales. Estas células, tal y como he
explicado antes, no poseen pared celular ni tampoco cloroplastos, puesto
que son heterótrofas. El hecho de que no posean una pared vegetal rígida,
provoca que las células animales tengan una forma más irregular y no una
forma poligonal. Las células animales poseen un núcleo definido, retículo
endoplasmático (liso y rugoso), centriolos, aparato de Golgi, ribosomas,
vacuolas, mitocondrias y lisosomas.
El contenido del citoplasma de la célula queda delimitado por la membrana
plasmática. Puesto que la función de estas células no es de reserva, sus
vacuolas son muy pequeñas. El epitelio bucal es de tipo plano
pluriestratificado. Recubre la cara interna de la boca, la protege y posee
algunas terminaciones nerviosas que pueden captar estímulos como el dolor.
El tercer objetivo de esta práctica era calcular los aumentos de las fotografías
realizadas.
Es fundamental expresar el número de aumentos que posee una fotografía
tomada con un microscopio. Si la fotografía no incluye una escala o bien un
número de aumentos, nos resultará imposible conocer la medida real de la
muestra fotografiada. Para calcular el número de aumentos de una fotografía,
debemos multiplicar el número de aumentos que proporciona el ocular por el
número de aumentos del objetivo. Por ejemplo, en una fotografía tomada con
un microscopio con un ocular de 10 aumentos y un objetivo de 40 aumentos,
el número total de aumentos será 400. Puesto que el ocular del microscopio
utilizado poseía 15 aumentos y los objetivos poseían 4, 10 y 45 aumentos
respectivamente, llegamos a la conclusión de que los aumentos que nos
proporcionar el microscopio en cada caso serán 60, 150 y 675 aumentos
totales.
Anexos

 Epidermis de cebolla

En la imagen número 1, podemos observar la epidermis de cebolla a 40


aumentos. Podemos distinguir en esta foto las principales partes de una célula
eucariota vegetal. Las zonas que delimitan la célula, teñidas de un azul intenso,
son las paredes celulares.
 Sangre

En la imagen n.2, podemos observar la sangre del cuerpo humano podemos


distinguir en esta foto las principales partes de lo que conforma una gota de
sangre.
 Parénquima de reserva de patata y súber

En la imagen 3 podemos observar el súber de la patata a 100 aumentos.


Podemos comprobar que está formado por células que no poseen citoplasma, sino
que están rellenas de aire. Los puntos oscuros son almidón que acaba de
reaccionar con lugol.
 Epitelio bucal

En la imagen 5 podemos observar el epitelio bucal humano a 40 aumentos.


Observamos de que color rosado el citoplasma de las células, la membrana
plasmática de color marronáceo y, de morado, el núcleo. Las células no tienen
forma poligonal, sino que son irregulares
Conclusión
Las conclusiones extraídas en esta práctica son, en algunos casos,
generalizaciones. En esta práctica de laboratorio hemos trabajado con cinco
tejidos diferentes: la epidermis de la cebolla, la epidermis del lirio, el parénquima
de reserva de patata, el súber de patata y el epitelio bucal humano.
Tras tratar y observar estos tejidos, hemos llegado a la conclusión, por ejemplo,
de que los tejidos que proceden de animales están formados por células animales
y las plantas están formadas por células vegetales. A pesar de que esta afirmación
puede parecer obvia, si queremos asegurar que es verdadera, deberíamos
observar más tejidos de diferentes clases y orígenes.
En esta práctica, he estudiado y observado cinco tejidos. Sin embargo, el tiempo
del que dispusimos para realizar la práctica fue muy pequeño en comparación con
el número de muestras que debíamos observar.
El guión de práctica de debemos seguir cada vez que trabajamos en el laboratorio,
establecía que las muestras que debíamos observar eran siete. Las muestras
observadas han sido cinco, dos menos de las previstas.
En esta práctica hemos aprendido algunas técnicas citológicas e histológicas
básicas (microtomía, tinción, aclaramiento, fijación). Hemos aplicado estas
técnicas en todas las muestras observadas y las hemos llevado a cabo
correctamente. La observación en el microscopio ha sido muy buena. Las
muestras preparadas gracias a las técnicas histológicas se observaban muy bien
en el microscopio. Ha sido sencillo identificar las diferentes partes del tejido, así
como el tipo de células que lo componían. El cálculo de aumentos ha supuesto un
pequeño problema.
Debemos tener en cuenta que las fotos presentadas en este trabajo han sido
realizadas con una cámara digital ajustada al objetivo del microscopio. Por lo
tanto, no debemos tener en cuenta tan sólo los aumentos que nos proporciona el
microscopio, sino que también deberíamos tener en cuenta los que proporciona la
cámara. Sin embargo, olvidé apuntar cuáles eran los aumentos que la cámara nos
proporcionaba y, en esta práctica, he tenido en cuenta sólo los aumentos propios
del microscopio. Por otra parte, he de comentar que el trabajo de laboratorio ya se
desarrolla sin incidencias y con un gran aprovechamiento del tiempo. Tanto yo
como mi compañera de laboratorio hemos aprendido a compenetrarnos y a
trabajar en equipo durante las prácticas de Biología.