Está en la página 1de 3

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

FACULTAD DE ARQUITECTURA
SEMINARIO TRABAJO DE GRADO
DIRIGIDO POR: CRISTINA NEIRA
ESTUDIANTE: MARIA JOSE MARQUEZ

EJERCICIO N°1
PROBLEMÁTICA ARQUITECTONICA:
INTERVENCION Y RECUPERACION DEL PATRIMONIO ARQUITECTONICO EN
COLOMBIA
Arq. Eduardo Mazuera Nieto

Descripción del problema


En los últimos años se han ocasionado problemas con la pérdida del patrimonio en Colombia,
específicamente en Bogotá, se cree que el gobierno quiere hacer del centro histórico un centro
turístico, adicionando que muchas obras arquitectónicas han sido convertidas en lugares recreativos,
educativos y asistenciales, donde posiblemente el desplazamiento de las poblaciones originales sea
una de sus consecuencias.
Si se analiza el centro histórico en conjunto con sus manzanas perimetrales, fácilmente se percibe
una arquitectura donde predominan momentos como el colonial o el republicano, muchas de estas
obras fueron construidas para desempeñar funciones institucionales, de carácter religioso y de
vivienda; actualmente no son más que espacios recipientes de cosas que en realidad pertenecen a otros
lugares, o si no, obras de gran riqueza arquitectónica en un estado crítico de conservación. El porqué
del patrimonio no solo está ligado al proceso constructivo en su arquitectura, va mucho más allá, tiene
un trasfondo, una historia y un sentido, así como también tuvo su uso especial, que no se cree que sea
lo suficientemente explícito a través de las vitrinas.
En el transcurso de los años se ha tergiversado el verdadero significado de “patrimonio”, el
observador desprevenido y desinformado del valor de la cultura material suele darle una connotación
de antiguo sin especificar el momento al que corresponden, solo por su forma, color, ornamentación
y algunos atributos, que le otorgan carácter y reconocimiento a simple vista.

Caracterización del problema (La causa y él porque)


El Arquitecto Mazuera se refiere al patrimonio como “una parte innegable de la imagen colectiva
y reflexiva que una comunidad puede tener de sí misma” por esto, hace hincapié en que está en manos
de la sociedad, la protección, valoración y divulgación de las características culturales que lo
conforman.
Actualmente el patrimonio arquitectónico depende más de otros actores sociales quienes deben
encargarse de la supervivencia de edificaciones a lo largo del tiempo, las entidades públicas a pesar
de los numerosos intentos por incentivar su conservación, los mecanismos siguen siendo deficientes
y carecen de solidez. Uno de los planes con mayor relevancia es el P.E.P.M (Plan especial de
protección y manejo), se encarga del estudio detallado de un inmueble para generar un diagnostico
que identifique sus necesidades, potencialidades e intervenciones requeridas asegurando un efectivo
funcionamiento, estas gestiones son extremadamente costosas, de difícil acuerdo y muy demoradas,
resultando en una factibilidad negativa en la inversión, dándole prioridad a todo y a nada. No se
explica porque se tienen numerosas edificaciones en estado crítico de deterioro, cuando la mayoría
de las veces se presentan casos de exoneración de impuestos prediales con la intención de dar un
ahorro al propietario que le permita destinar estos recursos al mantenimiento del inmueble de
conservación, aunque esta hipótesis no siempre es cierta ya que el manejo y mantenimiento del
patrimonio material tiene sobrecostos elevados.
Mazuera opina lo siguiente; “Resulta paradójico que, a pesar de la relevancia cultural del legado
de las construcciones antiguas, estas no reciban la suficiente atención y apoyo que propendan por su
continuidad en el tiempo, como testimonio de una fracción del proceso que condujo hasta la forma
de edificar contemporánea”

Dimensión del problema (El efecto que está generando)


La historia es un elemento neurálgico en la valoración de las obras de patrimonio arquitectónico,
es el punto focal que mira al pasado y que con sus eventos artísticos avanza al futuro. Actualmente
la mayoría de inversionistas en proyectos de arquitectura buscan un beneficio económico y dejan de
lado conceptos como, conservación y restauración, esto se debe a la variedad de complicaciones que
tiene intervenir en un patrimonio, ya teniendo conocimiento de los sobrecostos que estos inmuebles
generan, sus propietarios originales buscan medidas alternas para librarse de ellos sin tener
consecuencias posteriormente. Debido no solo al costo si no a la organización y la demora para
concluir algo que se quiere respecto a la restauración y mantenimiento de un patrimonio material, se
ha optado por cederlos, venderlos o simplemente dejarlos caer. Esperar a que los predios consigan
su deterioro máximo se ha vuelto un efectivo negocio para sus propietarios, al desplomarse por
completo se deja de considerar patrimonio, teniendo la opción de construir una nueva arquitectura
que sin tantos peros permitan la fluidez de un proyecto donde invertir sea verdaderamente factible,
con límites de tiempos establecidos y sin tantos sobrecostos, ésta es la opción más facilista, aunque
cuando los ceden no deja de ser complicado, se vuelve responsabilidad neta del estado conservarlos
en perfectas condiciones sin importar los costos que implique, siendo una prioridad más en la larga
lista. El caso ideal es cuando el dueño quiere conservar el inmueble y tiene el dinero necesario para
recuperarlo y convertirlo simultáneamente en un bien adecuado y rentable, permitiendo el reintegro
de la inversión y en un futuro, que esta misma generación de ingresos haga autosostenible la
construcción, este caso es poco común pero no imposible.

Fuente Bibliográfica:

 Mazuera, E. (2008). Problemática y reflexión en torno a la intervención y recuperación del


patrimonio arquitectónico en Colombia. Bogota: Universidad de los Andes