Está en la página 1de 42

CAMPAÑA ADMIRABLE 1812-13

ACERO QUE FORJÓ LA ESPADA DE LA GRAN COLOMBIA

1
COLECCIÓN BLANCO CORCEL

Tomado del Libro inédito: "ESENCIA Y ESTIRPE ESPIRITUAL DE BOLÍVAR Y


SUCRE", de Sol-Ra-Ser, visionario Profeta de la Final Libertad Gran Colombiana.

Este pequeño fascículo, acentúa el Brillo de la Espada de La Gran Colombia. Es un


rescatar de la Historia Interior que nos dio molde.

Reprodúzcase libremente en toda la América y el mundo y convóquese a otros a


participar de este Aliento del Supremo Autor, que se le dio a Venezuela desde La
Espada de Justicia del Supremo Autor que esta vez es irreversible, pues ya "...Las
bandas enemigas desaparecen delante de nosotros, aun antes de presentarnos,
porque temen una Espada Exterminadora, que la Justicia del Cielo ha puesto en
Nuestras Manos para vengar la humanidad que tan vilipendiosamente ha sido
escarnecida en el suelo Americano".,.

Cuartel General de San Carlos. 28 de Julio de 1813.


Simón Bolívar

2
AL DESIGNIO DE LA GRAN COLOMBIA

"Para este tiempo el hijo de Bolívar no niega su inteligencia, reflexiona, se pregunta


por qué el Libertador levantó su Espada para darnos la libertad. En él ya no hay
ignorancia y cobardía, conoce al imperio que desde Bolívar existió, ese asestador
de traición a la Gran Colombia, el "Nuevo Orden Mundial" que desde 1776 pretende
su postrera colonización, para extirpar al último bolivariano, asesinar nuestra Historia
Verdadera, exterminar la Patria que nos dio "La Campaña Admirable". El verdadero
bolivariano limpio de traición, es el ejemplo que Caracas dio"...

Sol-Ra-Ser; cuando habla del último Libertador.

Estamos al tiempo del regreso de nuestros libertadores; de "cesar los partidos


y consolidar la unión", tal como fue escrito y profetizado en el Apocalipsis del
Libertador:
"Y me fue dado ver el templo que los humanos jamás podrán concebir.
Porque está escrito que los ojos del cuerpo jamás traspasarán las barreras
de lo infinito...
Y eran las columnas grandes, muy grandes y rectas, como los troncos de las
palmas; pero eran más elevadas que las palmas del desierto, que las torres
de los templos, que las cumbres del Chimborazo y que los topes del llimani y
del Himalaya...
"Y allí no habrá jamás noche; y no habrá menester lumbre de antorcha ni
lumbre de sol; porque el Señor Dios los alumbrará y reinarán en los siglos de
los siglos". Y he aquí que cuando estaba contemplando todo esto, se nublaron
mis ojos y me sentí transportado a los antros cavernosos de los espacios
donde no hay luz; porque es el lugar de la expiación...
Vieron mis ojos la aurora poco a poco, como llega por la mañana a los
campos; pero no la aurora que precede al Sol, porque "allí no habrá menester
lumbre de antorcha, ni lumbre de Sol".
Y volvió a ser el templo visible para mis ojos, y la luz tan esplendente como
antes. Y sentí después un gran ruido como de truenos desatados o cascadas
subterráneas, y estos truenos que salían de los senos de lo infinito fueron
convirtiéndose en sonidos acordados que colmaron de armonías los espacios
insondables.
3
Un relámpago formado de todos los relámpagos lo colmó todo como
temblando, y mis ojos se ofuscaron por un instante; pero de entre esa luz
aparecieron luces que alumbraban por sí solas, porque "allí no han menester
lumbre de antorcha, ni lumbre de Sol".
Pero he aquí que esas luces fueron tomando forma de mortales, como las
antelias en los espacios de la tierra.
Y estas luces con formas humanas fueron pasando en procesiones infinitas
hasta llegar al rededor del trono donde estaba un asiento de luz, pero no luz
de sol, porque lo material no existe donde está EL QUE ES...
Eran los inmortales de todos los tiempos, de todas las edades y de las
minadas de siglos hasta donde hay tiempo... los que soltaron a la libertad
como al ave aprisionada a los pueblos aherrojados. Y los que dieron su
existencia para que sirviera de cimiento y levantaron en alto su creencia
inquebrantable. Y los que alzaron el pensamiento hasta las gradas del trono
de la inmortalidad, todos estaban allí. Porque en aquel día de los días, el
Paráclito abría las puertas de la inmortalidad a uno de sus escogidos...

Y vi que era inmensa la silueta luminosa y brillante del que llegaba "envuelto
en el manto del Iris" con nimbo de gloria, seguido de los libertadores de la
humanidad... Sucre, D 'Elhuyar, Ricaurte, Soublette... vinieron apareciendo
como las estrellas cuando empiezan las sombras a salir de sus astros: y luego
la inmensa pléyade de libertadores más, alumbraron el templo que tenía por
base el espacio y el espacio también por techumbre, porque aquel día era el
día de la reparación de los héroes y de los mártires"...

Mis grandes oídos se abrieron y fueron colmados con las voces del Himno
cantado por todos los inmortales y repetido por todos los ecos hasta donde
no hay fin. "¡Hosanna! Hosanna! Hossana! en los espacios y en los tiempos
al Libertador Magnánimo" gritaron las voces celestiales que ningún oído ha
escuchado".

Grandes cambios y sociales e intelectuales de los países del mundo marcan


este cumplimiento y definen a Venezuela. como la nación que otra vez,
levanta la forjada Espada para reclamar la Herencia que desde
4
1812,13, hasta el 2003, resucita hoy en "LA CAMPAÑA ADMIRABLE"... "En
el país del Norte del Sur se levanta la Voz Interior"...

Es ahora cuando las naciones de la Gran Colombia, respirando el ideal y


conciencia de nuestros libertadores, inician las demás Campañas, que por
toda la América, reúnen ya a los verdaderos hijos de la Justicia que Bolívar
hace 191 años, inició en Cartagena... El Acero Interior se trajo de Venezuela
y fue Colombia, quien lo fundió en el Crisol de la Sangre Patriota de todos los
Atanasios Girardot y Ricaurtes "que con corazón y átomos volando en llamas
y sangre escribieron". Y luego se forjó entre las dos Estirpes, en el yunque
libertario de Justicia, que desde "el Empíreo, el Supremo Autor", entregó a
Simón Bolívar en el Cuartel General de Trujillo, el 15 de Junio de 1813; un
designio para la Gran Colombia hoy, escrito así: "Que desaparezcan para
siempre del suelo colombiano los monstruos que lo infestan y han cubierto de
sangre; que su escarmiento sea igual a la enormidad de su perfidia, para lavar
de este modo la mancha de nuestra ignominia y mostrar a las naciones del
universo que no se ofende impunemente a los hijos de América"...

He aquí una síntesis más real y cercana a la respuesta del por qué todo se
inició definitivamente con "La Campaña Admirable, que en Valencia,
Venezuela, el 20 de Septiembre de 1813 y en boca de Simón Bolívar, habló
en el Manifiesto a las Naciones del Mundo: "Entonces vivimos palpablemente
cuan cobardes son los hombres malos, y que es vano el temor que se tiene
a los tiranos: no es necesario más que hacer frente firme al déspota para que
huya vergonzosamente".

Nuestra Esencia y Estirpe espiritual Grancolombiana, siempre reclamó una


respuesta a la pregunta ¿Cuándo llegará la Justicia? hasta ahora contestada
con la presencia de la Espada "...La más estricta equidad reina en sus juicios
y nadie se ve privado de sus derechos naturales y legítimos por sentencias
arbitrarias, o por una viciosa interpretación de los códigos. Ningún culpado se
exime de la pena, como a ningún justo se condena." Villa de Tenerife 24 de
Diciembre de 1812
Nirva, León y Sol-Ra-Ser
5
"PROCLAMA DEL ESPIRITU DE SUCRE"
A la Campaña Admirable del 2003

VOZ DE ESPADA Y CARTA DE SANGRE Y ESTIRPE

"No es un "síntoma de nuestros tiempos" el que las cosas sean de la manera


que son en la tierra... son planificadas así, con sumo cuidado, llámale la
conspiración en la tierra. Es un plan maestro que trasciende el tiempo y el
espacio. Una camarilla oculta, controlando todo, inclinados hacia una
supresión salvaje, sacándole la vida a la civilización para sus propios fines
egoístas e insensatos".

Científico L. Ronald Hubbard

Amigo, HERMANO LIBERTARIO, Patriotas de La Gran Colombia.

Te escribo, caro amigo y hermano, porque eres parte de La Promesa viva de


La Gran Colombia... esta carta con un abrazo y unión de fuerza, un
recordatorio y compromiso, que desde La Justicia del Empíreo y Supremo
autor, en este momento, brota de las dimensiones futuras de lo que somos;
el bullir de nuestra verdadera independencia, que cual ríos de sangre
libertadora, antes corrieron y hoy se levantan con mayor ímpetu, buscando la
definitiva autonomía Suramericana.

SEÑALES DE PROFECÍA

La sangre inocente se derrama en nuestras tierras desde la llegada de la


lanza española-europea del trébol, ahora la bota de barras y estrellas, la
misma maniobra de la dominación mundial; porque el trébol, las barras y
estrellas, son el emblema del "orden final de Satanás". el "Novus Ordo
Seclorum", el instrumento de descomposición social, guerra. despojo,
matanza, miseria, odio contra los pueblos de la Tierra, tal como lo adelantó
"LA PROFECÍA DE LOS NUEVE TIEMPOS QUE CAMBIARÁN AL
MUNDO"...
6
"La humanidad mirará impertérrita sin lograr hacer nada. Las Organizaciones
Humanitarias Mundiales y los hombres de bien estarán maniatados. Los
gritos y quejas no llegarán a oídos de los Gobernantes (manipulados). Las
mujeres y hombres no volverán a lucir collares, ni zarcillos, anillos, ni alhajas.
La especulación, carestía y corrupción, estarán a la orden del (666) día. Las
familias de bien (Verdad) junto con sus hijos orarán y pedirán en silencio. Las
religiones se tambalean, sólo la Fe (Fuerza Interior) del justo les mantiene.
Violencia, huelgas, ultrajes, robos, asaltos, secuestros, asesinatos, hambre y
enfermedades, ríos desbordados, deslizamientos, fuertes lluvias, heladas,
muertes por calor y frío como nunca se vio"...

Al "Novus Ordo Seclorum,", se le dio su tiempo como Bestia final - Rev.10:6-


su duración está contada desde el momento que aparece sobre la Tierra. Un
tiempo que les marca como el gobierno final, que el Profeta Daniel 7:25-27
señaló con sus días contados cuando dijeron: "la sangre inocente caiga sobre
nosotros", y que los profetas llamaron "la Babilonia", la raíz quemada y planta
desarraigada. Mat.15:13, son aquellos que aquel Presidente Colombiano
identificó cuando dijo: "busquen la guerra de Colombia en Israel y Tel-Aviv"...

El Sur en este hoy, ha sido tomado por la maldición de gobiernos de la Bestia,


por la injusticia, la iniquidad de los intereses internacionales y su artera deuda
externa; por la conspiración traicionera a La Gran Colombia, por los
poderosos capitales y sus deudas perversas de los mismos políticos,
militares, religiosos del orden mundial (Apoc.13:8), la Babilonia Apoc.16:14,
la madre de las Rameras -Apoc.17:5-, los infiltrados en América del Sur, que
preparan el advenimiento de la Bestia y el Falso Profeta, como la Profecía ha
dicho... "Se levanta El Carnicero (Papa Católico); ¡Cuidado! Le dan de beber
sangre (al Papado y poder 666)... y se embriagará (con inquisición), marcará
a sus seguidores (666) y harán su voluntad, será el tiempo (del Anticristo) Las
pisadas del guerrero (III guerra mundial) no dejarán nada a su paso. Ha
llegado el tiempo para la guerra, pues no hay otro camino, los hombres (su
orden) ciegamente la han buscado, y se despierta la Bestia (confederación
666) Grandes

7
destrucciones acompañan el paso del nombrado (Anticristo Smiely) La tierra
quedará vacía y estéril... Los hombres caerán como tamo que arrebata el
viento, arrasados por el fuego (el engaño) y gemirán y el consuelo será la
muerte. Caerá del Cielo (contaminación radiación) la Gran Tribulación
revestida de enfermedad, escoriando y llenando de llagas los cuerpos,
muriendo sin remedio. Los experimentadores asesinos tuvieron éxito. El
hedor y podredumbre, asfixia, contamina el aire y la terrible plaga Apoc.
16:11- se paseará por las nubes y los vientos, sembrando su veneno en los
animales y campos también". Ante este espectáculo ya cercano después de
la caída de las torres y del ataque al desierto donde las gentes dicen y sienten
la Profecía de Apoc. 13: "¿quién puede luchar contra la bestia?"

Te llama hermano mío la voz del Iris, la Espada de La Gran Colombia, de La


Promesa del Gran DIOS de Colombia que sentenció: "Yo Soy, y veréis al Hijo
del Hombre viniendo en las nubes del Cielo" (Marc. 14:62), el que también
nos toma hoy en Identidad y Espíritu para trasmitir esta PROCLAMA DE
SUCRE, EL SOL DEL PERÚ EN LA ESPADA DE HOY, QUE
DESENVAINADA QUEDA EN CARABOBO; porque en este momento... "los
justos imploran y esperan, se acerca EL BATIR DE ALAS QUE TRAERÁ LA
REDENCIÓN DE LOS CIELOS (Mat.24:30,31)... Los justos siguen orando,
se sostienen sólo por la Fe y la esperanza, son los días de terror, caerán
muchos justos -Rev.6:9-11- e inocentes, pero no se doblegarán (Sur) ante las
amenazas de la Bestia... pero otros (los creyentes y fanáticos) desfallecerán
y se doblegarán... por esto, hemos venido como Espada Inexorable desde EL
DIOS Y SEÑOR INNOMINADO, el que reúne a los hombres de La Batalla
final... Ha llegado la guerra con su mortífera carga (química atómica). Y se
ensayan nuevos métodos -bacteriológicos. telúricos- destructivos que
asolarán la tierra con sus frutos y ésta. gemirá de dolor".

Te llamo, porque esta carta marca una fecha definitiva, donde la sangre de
Cielo reclama Justicia ante lo Supremo -preciosa, 1 de Pedro 1:19-, clama
sobre aquellos perversos que han desatado "LA FURIA DE LA SANGRE DE
LOS TIEMPOS" sobre sus cabezas -Ezequiel 39:18,

8
carnes de fuertes Apoc.16:4-6, por cuanto derramaron la sangre de los
santos-, que desde América del Sur, lugar de La Promesa... "Gloria al Bravo
pueblo que el yugo lanzó... seguid el ejemplo que Caracas dio... la América
toda existe en nación (Himno Nacional de Venezuela)... Cesó la horrible
noche... la libertad sublime derrama las auroras... se entienden las palabras
del que murió en la cruz" (Himno Nacional de Colombia)... emergen los
llamados del compromiso... "los que han salido de la gran tribulación, que han
lavado y emblanquecido sus ropas en la sangre del cordero (Justicia) Rev.
7:14-17, porque el Dios de la Espada enjugará toda lágrima".

Te llamo, porque eres el Símbolo viviente de Bolívar en esta Proclama de


Sucre, que reúne a cuantos desde el Tricolor, la Gran Paloma, ahora
"comprenden las palabras... para que... la América toda exista en nación".
Entregad, pues, este documento; que se multiplique para los mejores
Bolivarianos de corazón inteligencia y espíritu, los más honestos, sensato; al
que tiene esperanzas en sus hombres Grancolombianos; entregad al mejor,
noble y consciente político, militar, guerrillero o paramilitar, a cuantos
abandona las armas de la guerra, porque esta Espada es Paz, y quien no la
acepta, esta Espada del Supremo le declara guerra y lo destruye (Isa.29:14.
Hec.5:39)... porque comprende que no pueden luchar contra lo Supremo: al
religioso que ya no denigra del Dios Omnipotente de la Espada, y se inclina
ante El; al hombre justo, quien rechaza las armas, la guerra, porque en esta
hora de la Espada que sale del país de las siete estrellas (Apoc.1:16) ella
misma le destruirá. Buscad diligentes a los que han esperado y ven llegada
la hora, porque en ellos hay una Espada filosa y cortante (Hebr.4:12), bañada
en la sangre de los inocentes; Espada inexorable que marca la Justicia final;
entregadlas a estos, porque llegó el tiempo de cuanto EL ALTÍSIMO Y
SUPREMO determinó al llegar su Espada sobre la tierra (Apoc.1:16), que las
palabras dichas por quien es acero y forjó esta Espada y para cualquier final
Invasor de la Gran Colombia, que: "Todo -invasor- que no conspire contra la
tiranía a favor de la justa causa por los medios más activos y eficaces, será
tenido por enemigo y castigado como traidor a la patria, y por consecuencia
será irremisiblemente

9
pasado por las armas"... la Justicia inapelable...

Cuartel General de Trujillo, 15 de Junio de 1813


Simón Bolívar

Muerte para las tinieblas; destrucción inapelable contra su "Nuevo Orden


Mundial", para sus ocultos sabios, las bestias que ya públicamente atacan a
los países débiles de la tierra; sabios y bestias a quienes se les adelantó:
"nuestra tierra será purgada de los monstruos que la infestan, nuestro odio
será implacable y la guerra será a muerte" (Bolívar en Mérida 1813)... quienes
deben saber hoy, que el "Orden Infernal" tiene su Límite para su imperio y
hegemonía; límite en el territorio y nación de "la Reina del Sur", la morada de
Bolívar; ese es su Límite, que se levanta como Ley Inapelable, el día que sea
tentado por la infernal mano y cabeza de Satanás, y ¡LO TENTÓ!

Entonces quedó escrito y hoy son letras y palabras del Testigo de Fuego, que
la ruina inapelable cae sobre SUS PRIMOGÉNITOS... La Bestia palpó el
territorio de la Promesa; quiere asesinar esta nación, sus hombres emblema
de Justicia del Gran Juez... entonces ellos mismos soltaron sobre sus
cabezas las plagas del Altísimo, y todos los primogénitos caen con muerte
dolorosa y fétida. En ellos se coagula su sangre, se pudre con plaga de su
odio genético en todos los del orden que Jesús identificó (Juan 8:44). Les
llega la mancha en su piel y la mortandad de Justicia del Supremo Juez. Y se
inicia por Caracas Venezuela; llega a Bogotá Colombia, viaja hasta Buenos
Aires, se remonta a Nueva York y corta y corta sin parar TODO
PRIMOGÉNITO del trono que ha dicho: "Bolívar es mi próximo objetivo": ¡Ay!
tocó el Límite de la Justicia Suprema: ¡LA ESPADA DEL LEGENDARIO!.. Ya
cobra con muerte en sus primogénitos; plaga al mismo corazón de la Bestia
Infernal, plaga a su carne elegida... He aquí llegó la Sentencia de la Espada
y ¡Ay! de quien intente tocar su Acero y Brillo para detenerla; ella sola matará,
destripará, destruirá ¡Mirad ya comenzó por Caracas!.

10
En Colombia y Venezuela, tierra de Cartagena, Bogotá y Santa Marta, pasos
del libertador y huellas del Blanco Corcel que nació en Caracas, Venezuela,
al grito de 1812 cuando dijo... "si la naturaleza se opone... haremos que nos
obedezca"... y que ahora en 2003, como el nuevo terremoto sacude al planeta
e inicia con esta "Carta de Sangre" bolivariana en "La Promesa de Jesús",
que es la misma de "La Proclama de Sucre", porque "La Sangre del Cielo" de
Él, es la Justicia que cobra 1 por 1000, como fue escrito en Apoc. 18:23,24,
para quienes dijeron: "Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos"
(Mat.24:25); ahora cobra sobre quienes traen la guerra final (Apoc.6:8); el
caballo amarillo, que tiene por nombre Muerte, y el Hades le sigue; y le fue
dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con
hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra".

Yo Soy La Espada, de La Gran Colombia que mata a esa muerte y a todos


cuantos son parte de ella.

11
2.- COLOMBIA FORJA LA ESPADA
LA CAMPAÑA ADMIRABLE
Llegó en 1812, con Simón Bolívar, el criollo mantuano, después de haber
hecho sensación en París y Londres, quien jurando emancipar a su Patria, se
vio desterrado por Monteverde. Situación que aumentó su exaltación
Patriótica, al ver que desde Venezuela nada se podía hacer en pro de la
Revolución; entonces colocó su sentir en Cartagena, el Puerto de Nueva
Granada (actual Colombia), por lo cual, refugiado en Curacao -Curazao-
escribió:

"Yo estoy aquí, cuanto bien puede ser, en mi actual situación. Es verdad que
me han quitado inicuamente mi poco dinero y equipaje, pero estoy conforme
en mi corazón, porque sé que cuando el infortunio persigue por algún tiempo,
todo se conspira contra el infeliz. Pero como el hombre de bien y de valor,
debe ser indiferente a los choques de la mala suerte, yo me hallo armado de
constancia, y veo con desdén los tiros que me vienen de la fortuna. Sobre mi
Corazón no manda nadie más que Mi Conciencia: ésta se encuentra
tranquila, y así no le inquieta cosa alguna. ¿Qué importa tener o no tener
cosas superfluas? Lo necesario nunca falta para alimentar la vida. Jamás se
muere el hombre de necesidad en la tierra... y los beneficios que se hacen
hoy, se reciben mañana, porque Dios premia la virtud en este mundo mismo".
(Carta a Francisco (turbe 19 de Septiembre de 1812).
EN CARTAGENA DE INDIAS
Bolívar al llegar de Curacao a la Nueva Granada, encuentra que el poder
estaba aún en manos de los independientes. Los Liberales triunfan en el
interior, pero las facciones federales centrales y centralistas luchan entre sí,
con tal pasión que amenazan colocar a esta vasta e importante región, al
borde de la guerra civil.
Sin embargo, Bolívar no estaba desalentado por este cuadro de
desintegración. Por el contrario, basó sus cálculos y esperanzas en el

12
hecho de que un estado amenazado por tales peligros, necesitaría de sus
servicios, aprendidos bajo la pérdida de Puerto Cabello, de la oscurecida
capitulación de Miranda y las promesas de Monteverde, quien se burló de los
patriotas desde el primer momento. El Gobierno independiente de Cartagena
estaba presidido por el joven Presidente Gobernador, Manuel Rodríguez
Torices, quien se mostraba ansioso por favorecer a Bolívar y a los patriotas
que le acompañaban en Cartagena. El presidente Camilo Torres,
comprendía, que sólo una rápida acción militar, podía salvar al estado
artificialmente constituido, y cuando Bolívar llega en noviembre, Torres se
apresuró a alistarle en el ejército de Cartagena

El 20 de Julio de 1810, se había formado en la Nueva Granada, un Consejo


Supremo, pero poco después, el territorio quedó dividido por las facciones
centralistas y federales. Cundinamarca, la más importante de las provincias
con Bogotá, su capital, estaba a favor de un gobierno central, y en 1811
aprobó su propia Constitución. Pero las otras provincias no deseaban
subordinarse a la conducción de Bogotá. Sus delegados reunidos en un
Congreso, fundaron la Federación de Provincias de La Nueva Granada, con
su capital Tunja. El Presidente Camilo Torres, patriota de altas virtudes,
apasionado defensor del federalismo, fue elegido el Primer Presidente de la
Federación, mientras el colombiano Antonio Nariño, paladín de los derechos
humanos y convencido centralista, presidía el Gobierno de Bogotá.

FORJA DE LA ESPADA
Bolívar, frente a tres gobiernos, pidió a todos ellos que lo ayudaran en su
empresa de liberar Venezuela, entonces da a luz el manifiesto de Cartagena,
la Proclama o el camino de la Libertad Grancolombiana, la respuesta a sus
grandes necesidades interiores, a la Voz de Colombia, que desde esa fecha
dice en sus fueros... "venguemos tres siglos de ignominia... no seamos más
tiempo el ludibrio de esos miserables que sólo son superiores a nosotros en
maldad, en tanto que no nos exceden en valor; pues nuestra indulgencia es
sola la que hace toda su fuerza. Si ellos nos parecen grandes, es porque
estamos prosternados". Todo ello,
13
entonces, implosiona en el huracán, el fuego de libertad y Justicia retenido, el
volcán del Manifiesto de Cartagena.

"MANIFIESTO DE CARTAGENA"
"... Yo soy un hijo de la infeliz Caracas, escapado prodigiosamente de en medio
de sus ruinas físicas y políticas, que siempre fiel al sistema liberal y justo que
proclama mi patria, he venido a seguir los Estandartes de la Independencia...

...Yo Soy del Sentir, que mientras no centralicemos nuestros gobiernos


americanos, los enemigos obtendrán las más completas ventajas; seremos
indefectiblemente envueltos en los horrores de las disensiones civiles, y
conquistados vilipendiosamente por ese puñado de bandidos que infestan
nuestras comarcas.

...Si Caracas, en lugar de una confederación lánguida e insubsistente, hubiese


establecido un gobierno sencillo, cual lo requería su situación política y militar; tú
existieras ¡OH Venezuela! Y gozaras hoy de tu libertad.

...La influencia eclesiástica tuvo después del terremoto, una parte muy
considerable en la sublevación de los lugares y ciudades subalternas, y en la
introducción de los enemigos en el país, abusando sacrílegamente de la santidad
de su ministerio a favor de los promotores de la guerra civil. Sin embargo,
debemos confesar ingenuamente que estos traidores sacerdotes se animaban a
cometer crímenes, de que justamente se les acusa, porque la impunidad de los
delitos era absoluta, la cual hallaba en el congreso un escandaloso abrigo..-.

...De lo referido, se deduce que entre las causas que han producido la caída de
Venezuela, deben colocarse en primer lugar, la naturaleza de su Constitución,
que, repito, era tan contraria a sus intereses como favorable a los de sus
contrarios. En segundo, el espíritu de misantropía que se apoderó de nuestros
gobernantes. Tercero: la oposición al establecimiento de un cuerpo militar que
salvase la república y repeliese

14
los choques que le daban los españoles. Cuarto: el terremoto acompañado
del fanatismo que últimamente las facciones internas que en realidad fueron
el mortal veneno que hicieron descender la patria al sepulcro.

....Es una cosa positiva que en cuanto nos presentemos en Venezuela, se


nos agregaran millares de valerosos patriotas, que suspiran por vernos
aparecer, para sacudir el yugo de sus tiranos y unir sus esfuerzos a los
nuestros en defensa de la Libertad. La naturaleza de esta campaña nos
proporciona la ventaja de aproximarnos a Maracaibo por Santa Marta, y a
Barinas por Cúcuta.

... El Honor de la Nueva Granada exige imperiosamente escarmentar a esos


osados invasores, persiguiéndolos hasta sus últimos atrincheramientos.
Como su gloria depende de tomar a su cargo la empresa de marchar a
Venezuela, a liberar la cuna de la Independencia Colombiana, sus mártires y
aquel benemérito pueblo Caraqueño, cuyos clamores sólo se dirigen a sus
amados compatriotas, los Granadinos, que ellos aguardan con una mortal
impaciencia, como a sus redentores. Corramos a romper las cadenas de
aquellas victimas que gimen en las mazmorras, siempre esperando su
salvación de vosotros; no burléis su confianza; no seáis insensibles a los
lamentos de vuestros hermanos. Id veloces a vengar al muerto, a dar vida al
moribundo, soltura al oprimido, y libertad a todos.

Cartagena de Indias, Diciembre 15 de 1812.

Simón Bolívar

Este visionario y valiente llamado, entusiasmó a la juventud revolucionaria


neogranadina, mereciendo la franca adhesión del Gobernador Torices en
Cartagena y de Camilo Torres, presidente del Congreso de la Nueva Granda,
que actuaba en Tunja. Muchas fuerzas impulsaban a Bolívar, aparte de las
provenientes de la natal Caracas, estaba latente el hecho del Coronel español
Ramón Correa, que había batido el 13 de junio a los patriotas en San Antonio,
tomando 200
15
prisioneros, fusiles y piezas pequeñas y que estableció su cuartel en Cúcuta,
pues esperaba desde Apure y Barinas, 1200 jinetes y 3000 soldados realistas
para la expedición conquistadora del Nuevo Reino de Granada.

La situación de Nueva Granada se agravó por este hecho español que


avanzaba en el país. Habían tomado los valles que forman la frontera entre
Colombia y Venezuela; y lo que era más grave aún, marchaban a lo largo del
río Magdalena. Los españoles habían alcanzado el río más allá de Santa
Marta y, por lo tanto, cortaban la comunicación de Cartagena con el interior.

El Gobierno de Cartagena designa al capitán Francés Pierre Labatut, que


había luchado en el ejército de los patriotas venezolanos, para conducir el
avance contra los españoles. Bolívar fue puesto bajo sus órdenes. Este veía
claramente que la situación de Cartagena era crítica, expuesta como estaba,
a ser cercada desde ambos flancos, desde Panamá y desde Santa Marta.
Para Bolívar, la única esperanza de resistencia residía en atacar, acercarse
a Venezuela. Y planea la liberación de Venezuela primero, y de Sudamérica
íntegra, después; Cartagena no fue más que un punto estratégico en el
camino.

Labatut encargó a Bolívar la defensa de Barrancas con 70 hombres de


guarnición, como comandante del pueblo y subalterno suyo. Esta pequeña
población en la margen derecha del río Magdalena, marcaba por la orilla
izquierda, la frontera con el territorio enemigo; allí debía permanecer y no
actuar sino cuando recibiera órdenes. Bolívar no era hombre de
contemporizar cuando su criterio y su conciencia le indicaban, que la
salvación residía en una acción rápida y que la demora sólo provocaba una
reacción desfavorable en las poblaciones y ciudades de la ribera del río; que
hacia arriba se extendían por el Valle del Magdalena, hasta la cercana ciudad
de Tenerife en poder de los enemigos.

La Espada templa su acero la noche del 21 de Diciembre de 1812: Bolívar


sintiendo su Palpitar y la Profecía que venía a cumplir, organiza un pequeño
grupo de 200 hombres, y parte río arriba en 10 balsas
16
construidas rápidamente, Su intención era sorprender a los realistas, pues su
designio y audacia le vestían de un poder diferente al de los españoles. El 23
de diciembre llega a Tenerife, villa fortificada a la derecha del río, en cuyo
puerto se alzaba la primera guarnición enemiga. Moviéndose en las sombras,
Bolívar se aproximó silenciosamente y despertó al comandante de la plaza al
grito de: "Si no os rendís, descargo mi artillería". Los patriotas no poseían un
sólo cañón, y aquel comandante español, creyéndose atacado por todo el
ejército Republicano, se entregó sin disparar un solo tiro. El día 23, los
defensores de Tenerife huyen dejando barcos y provisiones apreciables que
permiten a Bolívar aumentar su pequeña flotilla. Era nochebuena, cuando el
Acero de su Espada, proclama la Constitución de Cartagena, el poder de este
ejército constituido por fuerzas del Estado de Cartagena, entonces ya el 24
de diciembre de 1812 reúne a sus habitantes y les dirige el discurso de Paz
y Libertad.

"CIUDADANOS, MAGISTRADOS Y PASTORES:

Yo he venido a traeros la Paz y la Libertad...


La discordia civil ha tenido privada esta villa de la Luz que brilla sobre todo el
horizonte de los Estados de la Nueva Granada, porque vuestra ciega
credulidad, y vuestra timidez, ha dado ascenso a las imposturas de vuestros
opresores y los habéis auxiliado contra vuestros hermanos y vecinos.

La guerra que habéis sostenido contra ellos, además de haberos cubierto de


una ignominia eterna, os ha hecho probar todas las aflicciones que son
capaces de inventar los tiranos para asolar, y anonadar si es posible, a los
que tienen la estolidez de prestar la servís a su yugo opresor; vuestra
experiencia os ha manifestado cuán duro y feroz es el dominio de la España
en estas regiones. Habéis visto incidir vuestras habitaciones, encadenar
vuestras mujeres: echad los ojos sobre vuestros campos y los hallaréis
incultos; observad vuestras poblaciones, desiertas; mirad el manantial de
vuestra prosperidad, ese caudaloso Magdalena, que solitario y triste huye,
por decirlo así, de una rivera que devora la guerra; todo, todo, os está
diciendo: donde reina el imperio español reina con él
17
la desolación y la muerte.
Habitantes de Tenerife: Yo no puedo engañaros, pues os hablo de las
calamidades que padecéis y os han reducido a ser la burla de un puñado de
bandidos, que después de haberos aniquilado con su protección, después de
haberos atraído el odio de vuestros hermanos de Cartagena y puesto en el
borde del precipicio, os han abandonado en el peligro arbitrio de un
conquistador, y han huido como unos malhechores que temen la Espada de
la Justicia. Estas son las recompensas de vuestros sacrificios, y éste, el
galardón que habéis obtenido por premio de vuestra sumisión y fidelidad al
nominado Rey Fernando VII.

... Ya sois en fin hombres libres, independientes de toda autoridad que no sea
la constituida por vuestros sufragios, y únicamente sujetos a vuestra propia
voluntad y al voto de vuestra conciencia legalmente pronunciado, según lo
prescribe la sabia constitución que vais a reconocer y a jurar. Constitución
que asegura la libertad civil de los derechos del ciudadano y su propiedad,
vida y honor... Tal es, ciudadanos, la naturaleza del gobierno de Cartagena
que se ha dignado de tomaros en su seno como sus hijos.

Comparad, ciudadanos, la lisonjera perspectiva que se os presenta el sistema


adoptado por Cartagena, con el horroroso cuadro de crímenes he infortunios
que habéis tenido a la vista hasta el presente, bajo el poder absoluto de los
monstruos que os han mandado de España sus feroces mandatarios... En
consecuencia de esta exposición, os pregunto si reconocéis y juráis fidelidad
y obediencia al Soberano gobierno de Cartagena con todas las formalidades
del caso". A lo que respondieron todos unánimes: sí juramos.

Rendida Tenerife, la noche siguiente Bolívar repitió la misma operación,


llegando a Mompós el 27 de Diciembre, atacando y ocupando esta importante
plaza sin resistencia, pues los realistas la habían abandonado ante el solo
aviso de su marcha. Jóvenes de la ciudad habían aumentado sus tropas, y
Bolívar, acompañado ahora por una fuerza de 500 hombres, siguió adelante
río arriba. "Sí Caracas me dio vida -dijo Bolívar-, vosotros

18
(Cartageneros y Momposinos) me disteis la gloria". Mompós sin límites a sus
esfuerzos, le proporcionó soldados voluntarios, armas, víveres y buques. Y
ya con recursos y aquel número de hombres, continuó su expedición anfibia
al día siguiente, venciendo a las Ciudades de Guaural y Banco, luego alcanzó
a los realistas y los derrotó en Chiriguaná, ocupó Tamalame, entrando
triunfalmente, por fin, a la gran ciudad de Ocaña. Y ya después de 15 días de
acción, puede informar al Soberano Congreso de Nueva Granada, que hasta
Ocaña, el río estaba libre de Españoles.

120 DÍAS DESPUÉS

Ya limpias de realistas las bocas del río Magdalena, inicia su primera


Campaña que culmina en Caracas, una verdadera obra maestra desde el
punto de vista militar, que le ganaría la confianza y el respeto de los pueblos
de la naciente Gran Colombia, entonces Bolívar constituyó su cuartel general
en Ocaña; ya había marchado por la ribera del río y se apresuraba a pasar
las montañas que se extienden al este de Venezuela. Pero antes de realizar
su gran plan, se vio forzado a esperar noticias de Cartagena para saber si su
valiente mira había sido aceptada. Ya había prestado este gran servicio al
Gobierno de Cartagena, pero no estaba seguro de que lo apoyarían, por su
actuar contra las ordenes de Labatut; conocía el deber y había desafiado la
ley militar y en efecto, su Comandante solicitó que Bolívar fuera condenado
por un tribunal militar; más por la ayuda prestada a Cartagena en momentos
de crisis, su acción fue más importante que la disciplina formal y el Presidente
de la ciudad lo defendió.

Solo 120 días pasaron desde que Bolívar, vencido y pobre, huyó de su país,
más ahora su Espada y Voluntad de Acero, habían triunfado sobre las
dificultades. Simultáneamente tres gobiernos conocieron su valor y estima y
la confianza que su fuerza inspiraba en todos, se convirtió, entonces, en
Comandante de un Ejército creado por Sentir, por esa Voz que le acompañó
siempre y que existía sólo en el Interior, por la cual sus pensamientos de
hombre destinado, le habían trasformado en una esperanza viva, en esa
Espada Libertadora que se acercaba a Venezuela.
19
La Nueva Granada, dividida en repúblicas independientes, sin un comando
unificado y casi sin fuerza militar, sentía ahora la presencia de las armas
españolas. Una fuerza de mil hombres mandada por el realista Ramón
Correa, avanzaba desde el Este, hacia la frontera con Colombia. Correa
venció a los patriotas y ocupó Cúcuta. En el Sur, las tropas Patriotas al mando
de Coronel Manuel Del Castillo, que no estaban equipadas para resistir a los
españoles, trataron de cortarle el camino a Bogotá y Tunja. El Coronel Del
Castillo pidió ayuda a Bolívar; mas primeramente debía obtener autorización
del Presidente de Cartagena. A pesar de todo, estaba decidido a ayudar a las
Provincias Unidas, ya que sólo así podría avanzar. Al recibir el permiso de
Cartagena para extender sus operaciones a las regiones de la confederación,
determino liberar a Cúcuta y luego seguir a Venezuela.

Camilo Torres, Presidente de la Confederación, había percibido la futura


grandeza de este emergente hombre, las medía en las palabras y hechos del
joven Coronel, y aunque nunca aprobó las ideas centralistas de Bolívar,
estaba seguro, que él se identificaba con la independencia. Torres deseaba
apoyar los planes de Bolívar, pero sólo podría hacerlo cuando los españoles
fueran expulsados del suelo colombiano. Y Bolívar estaba decidido a llevar
esto a cabo. "Mi vanguardia -escribía el 8 de febrero- parte mañana con
dirección a Salazar, en donde el enemigo ha tomado posiciones"... Bolívar la
siguió una semana después. Los españoles se habían establecido en las
montañas desde las que se dominaban los fértiles valles de Cúcuta, y decidió
obligarlos a abandonar su posición en el menor tiempo posible, no obstante
que Correa tenía 750 hombres en Cúcuta, 200 en San Cayetano, 240 en
Salazar y 100 en avanzada.

Bolívar, después de dejar la calurosa ciudad de Ocaña, avanzó a través de


los intransitables desfiladeros de la Cordillera Occidental, por senderos que
ascendían abruptamente desde las Planicies del Río Magdalena. Un
movimiento en falso significaba la muerte segura en el abismo; el terreno
estaba húmedo y resbaloso, la temperatura disminuía pronunciadamente al,
ascender.

20
No había caseríos en esas regiones, sólo alguna choza aislada sirviendo de
alojamiento a familias dignas. Los hombres que Bolívar guiaba a través de
ese terreno difícil, eran hombres del trópico, poco acostumbrados a soportar
privaciones de las prolongadas marchas a través del frío montañero. Pero
Bolívar los arrastró con él, con su vigor, su Fuerza Interior y entusiasmo,
subyugando hombres y acontecimientos. Cuando un arroyo cortaba su paso,
él mismo lo cruzaba innumerables veces en un frágil y pequeño bote, hasta
pasar a la otra ribera a todos sus hombres y provisiones.

Alcanzó las montañas que rodean Cúcuta en la mañana del 28 de Febrero.


La lucha no fue larga ni sangrienta, pues los españoles se retiraron cuando
los patriotas, una vez agotadas las municiones, atacaron con bayonetas. En
dos semanas habían alejado todo peligro de una invasión española desde
Colombia. Bolívar persiguió a Correa hasta la Villa de San Antonio, abriendo
así las puertas de su tierra nativa. El botín español cayó en sus manos, lo que
le permitió pagarle a sus hombres adecuadamente y, por lo tanto,
disciplinarios. Hizo sentir su Poder Interior, en la Primera Proclama que hizo
a este nuevo ejército organizado con su Aliento Interior, a quienes les dijo,
lanzando su profecía que se cumpliría 12 años más tarde: "En menos de dos
meses habéis terminado dos campañas, y habéis comenzado una tercera que
empieza aquí, y debe concluir en el país que me dio la vida. La América entera
espera su libertad y salvación de vosotros, impertérritos soldados de
Cartagena y de la Unión. Soldados, corred a colmaros de gloria, adquiriendo
el sublime renombre de libertadores de Venezuela. ¡Venezuela se ha puesto
de pie nuevamente!"

El Presidente Camilo Torres promueve a Bolívar del Grado de Coronel al de


Brigadier General del Ejército de la Confederación, y le confiere todos los
derechos civiles de esos Estados. Para entonces: los celos y disputas del
Coronel Manuel del Castillo hacia Bolívar, entorpecían los pasos
emancipadores, llegando así sus quejas al Congreso.

21
Del Castillo, dotado de sentimientos patrióticos y un gran valor, tenía ideas y
medidas militares equivocadas, hasta el punto que no pudo llevar a cabo,
ninguna empresa útil. Bolívar le envía una carta en la que lo llama Amigo y le
ofrece el mando máximo. De cualquier manera se produjo un rompimiento
total entre ambos. Bolívar renuncia al mando, pero el Gobierno rehusó el
ofrecimiento y, por el contrario, lo nombra Comandante en Jefe de todas las
Tropas en el Norte.

Bolívar, por mediación del Coronel José Félix Rivas, solicita del Congreso
Neogranadino autorización para invadir a Venezuela ante la cual dice seguro:
"Espero con la más inmortal impaciencia la orden para marchar rápidamente
sobre Caracas a cumplir MI PROFECÍA de fijar los estandartes de La Nueva
Granada en los muros de Puerto Cabello y la Guaira. Todo el ejército aspira
a tener esta gloria y no hay ni un solo cobarde que se atreva a no desearlo";
así argumenta libertar a Venezuela, para reforzar la Independencia de la
Nueva Granada.

22
3.- VENEZUELA DA BRILLO AL ACERO
CON SU ALIENTO LLEGA A VENEZUELA

Así, sobre las dificultades superadas, el 1° de Marzo de 1813, Bolívar parte


desde Cúcuta, y en San Antonio del Táchira, dirige a los habitantes de esta
villa su Proclama de Espada ya Forjada, para el territorio venezolano.
"Vosotros tenéis la dicha de ser los primeros que levantéis la servís,
sacudiendo el yugo que os abruma con mayor crueldad, porque defendisteis
en vuestros propios hogares vuestros sagrados derechos. EN ESTE DÍA HA
RESUCITADO LA REPÚBLICA DE VENEZUELA, TOMANDO EL PRIMER
ALIENTO EN LA PATRIOTICA Y VALEROSA VILLA DE SAN ANTONIO,
PRIMERA EN RESPIRAR LA LIBERTAD, COMO LO ES EL ORDEN LOCAL
DE VUESTRO SAGRADO TERRITORIO".

Bolívar organiza su ejército en dos cuerpos: el primero al mando del Coronel


Del Castillo y el segundo a cargo de José Félix Rivas en la retaguardia,
ordena iniciar la marchar hacia la Grita, a fin de expulsar a los realistas
mandados por Correa. Sin embargó, y es aquí donde se muestra la ineficacia
de quienes luchan por una causa sin sentirla interiormente, el rechazo de
quienes no sienten la voz interior que les llama a la Justicia del Supremo. Dos
oficiales de alta graduación, el Coronel Manuel Del Castillo y el Comandante
Francisco de Paula Santander, ambos neogranadinos y regionalistas, se
negaron a seguir bajo el mando de Bolívar, y menos, a emprender la
Campaña de Venezuela, país extranjero para ellos.

Entonces, Bolívar, ya acero rutilante de Espada Libertaria venezolana, al


tener conocimiento de estos hechos se apersonó frente a Santander,
Comandante del 5° Batallón de la Unión y le dijo: "Usted dará la orden de
marcha o, en caso contrario, usted me matará o, más probablemente Yo le
fusilaré": concluyeron por someterse de mala gana a Bolívar. Los rebelarlos
tomaron armas y vencieron a los españoles, pero inmediatamente después
entregaron su renuncia, donde Castillo, dijo, "La reconquista de Venezuela
iba contra nuestros principios morales".

23
Entonces sus tropas las recibió el Coronel Rafael Urdaneta, quien crecería
en el Ideal Bolivariano para ser el Tercer Bolívar venezolano...

Vencido Correa, se retira a Mérida y luego hacia Trujillo... en tanto la mirada


interior de Bolívar, el pulsar de su pensamiento y su Designio de Justicia; le
había hecho decir: "La Suerte de la Nueva Granada está íntimamente ligada
con la de Venezuela. Si ésta continua en cadenas, la primera la llevará
también, porque la esclavitud es una gangrena que empieza por una parte, y
si no se corta, se comunica a él todo y perece el cuerpo entero".

EL VUELO DEL CÓNDOR

Sobre las solitarias y altas crestas de los Andes EL CÓNDOR construye su


nido: y así como éste desciende, mide su territorio y sitúa fronteras a su presa,
así Bolívar se precipita para arrancar a Venezuela de las garras del águila
enemiga, del imperio colonizador venido de Europa; el águila o imperio con
muchas plumas diseminado por toda la tierra. El Cóndor es el ave de vuelo
más Poderosa del Planeta, más que el águila, la que muere intentado subir a
las alturas, donde sólo el Cóndor se atreve; porque las águilas mueren,
revientan sus pechos cuando retan al Cóndor en vuelo; además, los
Cóndores no permiten a las águilas levantar a las alturas el vuelo con ellos,
si allí las encuentran, les arrancan sus plumas, y perecen...

Una vez más se enfrenta a su enemigo el águila Domingo Monteverde, al


español violador de la Capitulación de San Mateo; a quien le expulsa de
Caracas y deja allí "La Junta Camarilla Calificadora de los Patriotas que
debían ser presos o sacrificados por sospechosos o peligrosos al régimen
establecido". Las fuerzas de Monteverde son muy superiores a las suyas, y
estaban situadas en dos líneas, una al Oeste y otra al Este, desde la frontera
de Nueva Granada, a lo largo del camino a Caracas. Contra el número de
unos 2000 soldados por cada división española, Bolívar contaba a lo sumo
650 soldados. Pero aunque sus provisiones eran pocas y sus armas pobres,
su Poder Interior, su designio humano era de Sublime Aliento, esto los hacía
más poderosos:
24
llevaban la Patria en sus corazones, la sentían y sellaban dentro de sus
sangres, y era el respirar cotidiano de sus pensamientos y acciones.
Colombia ya había Forjado la Espada de Justicia en cada uno de los hombres
del Ejército Libertador. El invasor siempre ha sido rico en imperio material,
pero miserable en Poder Espiritual. Aquellos noveles ejércitos de la Campaña
Admirable, los primeros que hacen camino de sangre y estirpe, se componía
principalmente de colombianos y algunos oficiales venezolanos sumados a
partir de San Antonio, la Grita, Mérida y Trujillo; y al mando, como Jefe del
Estado Mayor, estaba el marabino Rafael Urdaneta, un hombre intenso en
Poder Interior; quien dijo en La Grita al Libertador, cuando Santander y Del
Castillo se retiran del mando: "General; si dos hombres bastan para
emancipar la Patria, pronto estoy a acompañar a Usted".

Fue el tiempo cuando una gran y desesperada bandada del Jefe español
Brigadier Ramón Correa, mano siniestra del vil Domingo Monteverde, había
abandonado Mérida precipitadamente hacia Trujillo, dejando atrás crímenes
horrendos y tras él, a sus soldados llenos de miseria y atosigados por el terror
más espantoso, por el avance del Ejército Libertador, todos huyendo por el
Puerto de Escalante hacia la provincia de Maracaibo...

LA GUERRA A MUERTE

Pero también llega a Venezuela Atanasio Girardot, el joven abogado y militar


antioqueño, el hombre del corazón perfecto por la Justicia, el ejemplo del
Patriotismo colombiano, quien no estaba dividido por las diferencias de
Santander y Del Castillo, quien comprendía perfectamente que la Patria no
terminaba en Colombia ni en Venezuela, que "la Patria es el hombre" y donde
él esté, debe tener su Libertad de Patria; éste es quien manda la avanzada,
y más aún, la retaguardia está bajo las órdenes de José Félix Rivas, Tío de
Bolívar, el hombre de pensamiento y sentir de la Gran Colombia, el hombre
palpitar de Caracas, impulsor de la Independencia venezolana.

25
El ejército Libertador, poderoso en sentir, hace rendir a la línea Oeste de
Monteverde, a través de la cual se abrió paso en dirección a Mérida, la que
ocupó sin resistencia, pues los realistas habían huido de la ciudad al sólo
anuncio de su aproximación. Bolívar entra a Mérida el 23 de Mayo de 1813 y
aclamado como Libertador, dijo: "Valerosos Merideños: después de los
desastres de las vicisitudes físicas y políticas que ha padecido la ilustre
Venezuela que la hicieron descender al sepulcro, habéis visto Renacer la Luz
de la Libertad que las invictas armas de la Nueva Granada os han traído. Un
ejército de hermanos os ha vuelto al regreso de la Patria que los tiranos
habían destruido y vuestros Libertadores han resucitado... nuestras vindictas
serán igual a la ferocidad española. Nuestra bondad se agotó ya, y puesto
que nuestros opresores nos fuerzan a una guerra mortal, ellos desaparecerán
de América y nuestra tierra será purgada de los monstruos que la infestan.
Nuestro odio será implacable y la guerra será a muerte".

Dos días después de su entrada triunfal en Mérida, Bolívar ordenó al patriota


colombiano Girardot, la persecución de Correa, que habiéndose dirigido a las
tierras bajas del Lago de Maracaibo, el hombre corazón ocupó sin resistencia
a Trujillo. El 14 de Junio de 1813, Bolívar entra victorioso en la ciudad; en 50
días habían sido recuperadas por los patriotas, las importantes provincias
occidentales en Mérida y Trujillo; la fuerza o el Sentir Interior que es la visión
del Futuro que Del Castillo y Santander no tuvieron, habían roto las cadenas
opresoras de los españoles.

Una vez tomada la ciudad de Trujillo, el Libertador dicta su célebre Decreto


De Guerra A Muerte... "La Justicia exige la vindicta, y la necesidad nos obliga
a tomarla. Que desaparezcan para siempre del suelo colombiano los
monstruos que la infestan y la han cubierto de sangre: que su escarmiento
sea igual a la enormidad de su perfidia, para lavar de este modo la mancha
de nuestra ignominia, y mostrar a las naciones del Universo que no se ofende
impunemente a los hijos de la América"... Decreto que tiene fuertes
antecedentes asentados en la vileza, corrupción, criminalidad, engaño,
perfidia, despojo de Monteverde y su ejército realista y en el derecho que
tienen los venezolanos
26
o cualquier humano, de extirpar la maldad de su territorio ante los ataques de
quienes les esclavizan; antecedentes que también tiene raíces en el
"Manifiesto de Briceño", publicado en Cartagena el 16 de enero, por el
abogado caraqueño, instruido revolucionario, patriota exaltado ante la perfidia
y excesos cometidos por Monteverde, en asocio de los españoles e isleños;
un proyecto de guerra contra los españoles para "destruir en Venezuela la
raza maldita de los españoles y europeos"; plan de alta ferocidad, tan grande,
como la usada por los mismos españoles... Decreto de Guerra a Muerte que
Bolívar explica ampliamente en "El Manifiesto a las Naciones del Mundo" sin
esa ferocidad, ajustado a las Leyes y Justicia Divina, donde los mismos
españoles, de cumplir los propósitos de Justicia, tienen derecho a la vida...
"Españoles y Canarios: contad con la muerte aún siendo indiferente, si no
obráis activamente en obsequio de la libertad de la América. Americanos:
contad con la vida aún cuando seáis culpable".

Muy aparte de cuanto la historia militar, la inteligencia humana y otras


condiciones, han relatado sobre Bolívar; el decreto de Guerra a Muerte,
estaba sustentado por el Sentir Interior de cuanto él vino a realizar; el poderío
de su fuerza que se mostró en la estrategia envolvente de Bolívar, para
desarticular los ejércitos de Monteverde y Correa. El último atrincherado en
Betijoque con 300 hombres, esperando las partidas provenientes de la capital
de 150, otra de Niquitao de 160 y los ejércitos de Tiscar de Barinas con 2.600
infantes y jinetes. Bolívar trazó una acción envolvente que dejó perplejos a
los realistas y que no permitió la reunión de los que estaban, sin contar las
partidas de Barquisimeto, el Tocuyo, Valencia y San Carlos. Estrategia que
residía en su Profecía, hecha al Presidente de la Unión antes de salir de
Cúcuta. Esa Profecía tan poderosa, que sólo puede comprenderse en su
Sentir Interior, cuando dijo: "Espero con la más inmortal impaciencia la orden
para marchar rápidamente sobre Caracas a cumplir MI PROFECÍA de fijar los
estandartes de La Nueva Granada en los muros de Puerto Cabello y la
Güaira. Todo el ejército aspira a tener esta gloria y no hay ni un sólo cobarde
que se atreva a no desearlo"... envolvió sus acciones de Trujillo y Barinas, en
esta Profecía que sentía bullir en su Interior, que veía reflejada en su visión
para aislar y sorprender las fuerzas de Barinas:
27
bajó de las montañas, dando la vuelta por la boca de Guanare, separando la
división de Tiscar. Atacó por la espalda a los prepotentes y confiados realistas
que le esperaban al frente. Las consecuencias fueron tan graves para el
ejército enemigo, que terminó destruido, desarticulado, huyendo hasta
Caracas al lado del derrotado Monteverde, en la Güaira.

Bolívar arroyó la primera línea de Monteverde y obligó a las tropas del


enemigo a retroceder al Noroeste. El peligro principal amenazaba ahora
desde la segunda línea del enemigo, cuyo poderío más notable se centraba
en Barinas. Bolívar no siguió la ruta directa, sino que tomó hacia el Norte para
atacar la retaguardia del enemigo, bajando las cordilleras. Monteverde
también había ordenado un ataque de retaguardia sobre Bolívar, esperando
de esta forma, cortar sus líneas de comunicación. Cerca de Niquitao, la
retaguardia de Bolívar, comandada, por Rivas y Urdaneta, pudo vencer a
Marti, una fuerza enemiga numéricamente superior, y los cuatrocientos
prisioneros tomados, fueron inmediatamente reclutados en el ejército de la
independencia.

Mientras tanto, Bolívar mismo había avanzado hacia Guanare. Siguiendo los
empinados y peligrosos senderos a lo largo de las escarpadas montañas,
llegó a los llanos calurosos y fértiles. El Comandante Tiscar en Barinas,
interpretó su llegada como señal de derrota de la segunda línea de
Monteverde, y huyó hacia el Sudoeste, dejando armas y provisiones en la
ciudad.

Bolívar apresuró sus pasos para atacar a Tiscar en Barinas, pero, cuando
llegó, ya éste había abandonado el pueblo, dejando en poder de los patriotas
muchos fusiles y cañones. Bolívar ocupó Barinas el 6 de Julio. Encontró
200.000 pesos en el tesoro de la administración del Tabaco, y pudo con esto
pagar los salarios atrasados a su pequeño ejército, el cual. en poco tiempo
se había triplicado. Ordenando así que todos los ingresos de las provincias
liberadas fueran enviados directamente al Cuartel General, decidiendo
también, que ningún funcionario recibiera paga durante la campaña.

28
En aquellos momentos, el ejército patriota contaba con 1.300 hombres de las
tres Armas, pero aún tenía enfrente, fuerzas enemigas de 2.800, que se
interponían entre él y Caracas.

Los españoles ocupaban Barquisimeto, el Tocuyo y San Carlos, mandado


respectivamente por los comandantes Oberto, Gonzáles, e Izquierdo, quien
mandaba el principal núcleo de realistas en San Carlos. Bolívar se enfrentaba
a una formación enemiga en forma de triángulo, y una vez más, debió vencer
a los españoles antes de que éstos pudieran consolidar su posición. Planeo
avanzar en dos columnas, una hacia el Oeste, mandada por Rivas, y la otra
hacia el Este, bajo su propio mando. Las divisiones debían encontrarse en
San Carlos y marchar juntas hacia Caracas.

Rivas no pudo evitar la reunión de Oberto y Gonzáles, pero, a pesar de su


inferioridad numérica, atacó el 22 de julio de 1813, en los Horcones, cerca de
Barquisimeto. Después de tres tentativas reiteradas, por fin consiguió romper
las defensas enemigas, por medio de dos ataques a las bayonetas, lo que le
dio el triunfo más completo. Tomó posesión de los cañones, municiones y
pertrechos, mientras su caballería perseguía al enemigo que huía y cuyos
jefes pudieron escapar. Los restos de las tropas de Oberto consiguieron
reunirse con Izquierdo en San Carlos, pero abandonaron la plaza y se
replegaron a Valencia, con el propósito de reunirse con el Ejército de
Monteverde, venido desde Caracas. Atacadas las fuerzas de Izquierdo por
Urdaneta, que las perseguía, rehuyeron el combate y prosiguieron,
lentamente su retirada en dirección a Valencia.

Gracias, a los éxitos de Rivas, Bolívar pudo continuar hasta San Carlos,
donde se reunieron el 28 de Julio. Al revisar sus tropas, Bolívar notó que éstas
se habían cuadriplicado; voluntarios, desertores y prisioneros habían
aumentado su ejército, que ahora contaba con 2.500 hombres.

Solamente una fuerza de 1200 hombres, bloqueaba el camino de Bolívar


hacia Caracas. El Libertador, por su parte, deseaba forzar los españoles a
entrar en batalla, y mientras el enemigo se retiraba en formación lenta y
29
ordenada, Bolívar hizo que su caballería rodeara su flanco izquierdo y que su
infantería lo atacara por el centro. Esta fue la primera Batalla en gran escala
que comandó y luchó durante todo el día.

El Futuro Padre de la Patria, sabía que era necesario bloquear la retirada del
enemigo hacia Valencia. Seleccionó 200 caballos y en cada uno hizo montar
dos hombres, el jinete y un soldado de infantería, y este pequeño grupo fue
enviado a cortar las comunicaciones del enemigo. En la oscuridad de la noche
tuvo un éxito total, y mientras los españoles hallaron su camino bloqueado,
Bolívar atacó su centro y sus flancos. En pocos momentos toda resistencia
acabó y los enemigos se dispersaron. Casi todos los Oficiales y el
Comandante del Ejército, entre otros, cayeron en la lucha, mientras lo
soldados eran tomados prisioneros y se pasaban a las filas republicanas. Sólo
unos pocos lograron huir. La Batalla de Taguanes fue la Primera Gran Victoria
del Libertador Simón Bolívar.

Monteverde estaba en camino al frente cuando se enteró de la derrota.


Inmediatamente se volvió y huyó a Puerto Cabello, la única ciudad que ofrecía
perspectivas de una resistencia prolongada a Bolívar. Delegando la
persecución de Monteverde a Girardot, Bolívar marchó a Valencia, donde
entró el 2 de Agosto en medio del júbilo de los habitantes. No encontró más
resistencia y el 4 de Agosto estaba en La Victoria.

Monteverde había dejado en Caracas una guarnición, al mando de Manuel


del Fierro, con el carácter de Capitán General, el cual, al aproximarse el
Libertador, se apresuró a mandar una comisión pidiendo un armisticio. Ésta
estuvo formada por Francisco Iturbe y el Marqués de Casa León, los dos
amigos de Bolívar que habían intercedido ante Monteverde a fin de que
otorgara pasaporte a aquél para salir del País.

El Libertador recibió gentilmente a las comisiones Del Fierro, en La Victoria,


y aceptó la capitulación realista, otorgando a los vencidos, generosas
condiciones, demostrándose en la práctica benévolo con el enemigo, a pesar
de su decreto de "La Guerra a Muerte".
30
La capitulación garantizó una amnistía, olvidando todo lo que había ocurrido
en el pasado, y como condición, exigió la redención de la ciudad, de la
Provincia de Caracas y del Puerto de la Guaira; ofreció la oportunidad de salir
de Venezuela a aquellos que no desearan quedarse en el País
Independiente. En su carta dirigida a Del Fierro, Bolívar requirió la ratificación
del tratado en el transcurso de las 24 horas siguientes, y agregó "...Los
Nobles Americanos desprecian los agravios, y dan ejemplos raros de
moderación a los mismos enemigos que han violado los derechos de gentes
y hollado los tratados más solemnes. Éstas capitulaciones serán cumplidas
religiosamente, para oprobio del pérfido Monteverde y honor del hombre
Americano".

Escribiendo a Camilo Torres, Bolívar le decía: "Tiene vuestra Excelencia


cumplida mi oferta de libertar a mi País... durante los 3 meses que he hecho
la guerra en Venezuela, no he presentado acción que no haya sido ganada
por nosotros...".

Bolívar entró triunfalmente el 6 Agosto de 1813, a Caracas. En su Primera


Campaña, este General de 30 años, había recorrido 1.200 kilómetros
atravesando montañas vírgenes, dando 6 rudas batalla, venciendo 5 ejércitos
y reconquistado todo el Oeste de Venezuela en 90 días. La Entrada a
Caracas fue todo una apoteosis. La muchedumbre le esperó a las puertas de
la Ciudad, bajo un arco de flores. La ciudad entera salió a darle la bienvenida
y de todas partes se oían gritos: "¡Viva Nuestro Libertador! ¡Viva la Nueva
Granada! ¡Viva Venezuela!".

Bolívar, dejando a un lado su traje gastado y sucio de campaña, lucía un


vistoso uniforme Blanco y Azul, bordado de Oro. "De entre la excitada y
entusiasta multitud se adelantó un grupo de 11 jóvenes, vestidas de Blanco,
con flores en los brazos, que corrieron hasta el joven General y tomaron las
riendas de su caballo. El Libertador desmontó y recibió de mano de ellas la
corona del vencedor. Las campanas saludaban su victoria, los cañones
lanzaban sus salvas al aire, las bandas tocaban himnos a la Patria y a la

31
victoria, mientras el pueblo hacia llover sobre la cabeza del Prócer y el
ejército, rosas, camelias y todas las flores que se cultivan en Caracas; y el
pueblo se encaramaba en los tejados para ver mejor la brillante recepción.
Muchachos descalzos, hombres y mujeres bailaban y cantaban frenéticos
tras el cortejo. Los amigos de Bolívar se arrojaban en brazos de éste, los
perseguidos se animaban a abandonar sus refugios, los prisioneros volvían
a la vida y todo parecía un sueño".

Caracas, viendo que nadie ocupaba más el corazón del pueblo, le dio el Título
de "Libertador De Venezuela". El Consejo de la Ciudad, el primero de Octubre
de 1813, le confirió dicho nombramiento -que oficializó el Congreso de
Angostura de 1819- y con él, el ejercicio del poder supremo del país. Esta
primera campaña bastó para cimentar la gloria del Libertador...

32
4.- LA CAMPAÑA ADMIRABLE
LEVANTA LA ESPADA DE GRAN COLOMBIA

Quedó mucho camino por recorrer, el que hizo de aquí en adelante con la
Espada de Justicia que desde la Villa de Tenerife el 24 de Diciembre de 1812
habló en el corazón del Libertado, así... "os han reducido a ser la burla de un
puñado de bandidos, que después de haberos aniquilado con su protección,
después de haberos atraído al odio de vuestros hermanos de Cartagena y
puesto en el borde del precipicio, os han abandonado en el peligro al arbitrio
de un conquistador, y han huido como unos malhechores que temen La
Espada de la Justicia": y que en San Carlos de Cojedes, presentó desde el
"Ser Omnipotente, que protege la causa de la Justicia"...

PROCLAMA DE SAN CARLOS

Simón Bolívar, Brigadier de La Unión y General en Jefe del Ejército Libertador


de Venezuela, a los españoles y canarios.

"Conducidas nuestras armas Libertadoras por el Ser Omnipotente, que


protege la causa de la Justicia y de la naturaleza, hemos libertado todas las
provincias de occidente, batiendo cuatro ejércitos, que en número de seis mil
hombres, oprimían a Mérida, Trujillo, Barinas y los pueblos internos de
Caracas.

Nuestro ejército de Oriente ha dado la libertad a Cumaná, Barcelona, y todos


los Llanos hasta Calabozo. No resta, pues, al imperio de los tiranos más que
el pequeño territorio comprendido entre Valencia y Caracas, que ellos
oprimen con extrema crueldad; pero que está cubierto de millares de patriotas
que conocen sus derechos, saben defenderlos, y morirán, si es preciso, por
la gloria de salvar a su patria.

Un puñado de españoles y canarios pretende con demencia, detener el veloz


carro de nuestras victorias, guiado por la fortuna y sostenido por el valor
divino de nuestros soldados granadinos y venezolanos. Las bandas
33
enemigas desaparecen delante de nosotros, aun antes de presentarnos,
porque temen una Espada exterminadora, que la Justicia del Cielo ha puesto
en Nuestras Manos para vengar la humanidad que tan vilipendiosamente ha
sido escarnecida en el suelo Americano.

Nuestra benignidad, sin embargo, os, convida nuevamente, españoles y


canarios, a gozar de la felicidad de existir entre nosotros en Paz y Armonía.
Abandonad estas tristes reliquias del partido de bandidos que infestaron a
Venezuela, acaudillados por el pérfido Monteverde, que os ha puesto en la
crítica y desesperada situación de morir en el campo, o en los cadalsos,
perdiendo vuestras familias, vuestros hogares y vuestras propiedades. Si
queréis vivir, no os queda otro recurso que pasaros a nuestros ejércitos, o
conspirar directa o indirectamente contra el intruso e inicuo Gobierno español;
pero si permanecéis en la indiferencia sin tomar parte en el restablecimiento
de la República de Venezuela, seréis privados de vuestras propiedades; y
sabed que cuantos españoles sirvan en las armas, y sean prisioneros en el
campo de batalla, serán sin remisión condenados a muerte.

Confiad en nuestras ofertas liberales, y temed nuestras amenazas, porque


ellas son infalibles. Todos los españoles y canarios que se han presentado a
nuestro ejército, han sido conservados en sus destinos, y son tratados como
americanos, asegurándoos que son dignos de este título, y se portan con el
valor y lealtad que caracterizan a los hijos de Colombia. Del mismo modo,
han sido recibidos con amistad y clemencia todos aquellos españoles que
han probado no ser desafectos a nuestro sistema, y se han mantenido en
inacción mientras los tiranos perseguían con el oprobio y la muerte a los
inocentes americanos.

Nuestras huestes no han menester de vuestros auxilios para triunfar; pero


nuestra humanidad necesita de ejercerse en favor de los hombres, aun
siendo españoles, y se resiste a derramar la sangre humana, que tan
dolorosamente nos vemos obligados a verter al pie del árbol de la libertad.

34
Por última vez, españoles y canarios, oíd la voz de la Justicia y de la
clemencia. Si preferís nuestra causa a la de los tiranos, seréis perdonados y
disfrutareis de vuestros bienes, vidas y honor; y si persistís en ser nuestros
enemigos, alejaos de nuestro país o preparaos a morir",

Cuartel General de San Carlos, 28 de Julio de 1813.

Simón Bolívar

... Desde ese ayer el filo de la Espada Hecha Profecía y cumplimiento, quedó
levantado como espada de Damocles... Hoy se deben preparar para morir
todos los opositores del Gran designio del Altísimo; los oponentes de Bolívar
y de la Gran Colombia. La Espada ha llegado a nosotros en la Campaña
Admirable del 2003, desafiando trechos de historia y caminos del tiempo,
sobre pasando el llanto, las voces, el canto, la poesía de sus hijos que, dicen,
esperan y ven llegar el cumplimiento de la Visión de Miguel Ángel Asturias:
"Creo en la libertad madre de América creadora de mares dulces en la tierra
y en Bolívar Señor nuestro, que nació en Venezuela, padeció bajo el poder
español, fue combatido, sintióse muerto sobre el Chimborazo y con el Iris
descendió a los infiernos, resucitó a la Voz de Colombia, tocó al Eterno :con
sus manos y está de pie junto a Dios. No nos juzgues Bolívar antes del día
último (hoy)... porque creemos en la comunión de los hombres, que comulgan
con el pueblo, sólo el pueblo hace libre a los hombres. Proclamamos guerra
a muerte y sin perdón a los tiranos, creemos en la resurrección de los héroes
y en la vida perdurable de los que como tú, Libertador, no mueren, cierran los
ojos y se quedan velando"
.
Este es el día último y la Espada desenvainada, hecha poder por la profecía
y el tiempo cumplido, dicta la Sentencia que levantó "El Sublime lento" de
Bolívar en la Villa redimida de San Antonio, el 10 de Marzo de '813... "En este
día ha Resucitado la República de Venezuela, tomando Primer Aliento en la
patriótica y valerosa villa de San Antonio, primera en respirar la Libertad."

35
Desde 1812,13, hasta hoy 2003, La Espada de LA GRAN COLOMBIA quedó
forjada por Bolívar. Se templó como brillante acero en cada Patriota, que hoy
regresa para culminar su obra, que es el ser testigo del final de la oscuridad,
que ha perseguido al pueblo de la Reina del Sur (Mateo 12:42). Porque el
límite de las tinieblas, es el filo de la Espada de Bolívar, hasta donde éste
brille; y cualquiera que intente detener tal brillo, está próximo a perecer en
esta hora de la Justicia Suprema, por esto se adelantó desde ayer para hoy:
"Vuestros ultrajes han sido vengados por nuestra Espada Libertadora, que a
un sólo golpe ha inmolado los verdugos, y cortado las ligaduras de las
víctimas."
Cuartel General de Caracas, 8 de Agosto de 1813.
Simón Bolívar

Ahora pues, toda la América ya puede levantar, sin temor, la voz del Profeta
Alí Primera, que nos presagia el Poder de La Espada del Supremo, en manos
de toda la Gran Colombia, que es el espíritu de Bolívar, la Justicia de él, hecha
promesa: "Y más allá de este canto, está tu alma bella, dando a los pueblos
la fuerza para abrir las puertas hacia un mañana de todos, hacia nuevas
metas, hacia la chispa que brota y me lleva cerca de ti, y a tu Espada
Libertaria más cerca de mí, y a tu grito de batalla"... a este Bolívar que dijo en
Tenerife: "Yo que soy el instrumento de que se ha valido para colmaros de
beneficencia, me congratulo también de ser el intérprete del espíritu de su
constitución".

36
5.- PROCLAMA DE LA ESPADA QUE CAMINA EN AMERICA LATINA

FunBol-Suc de Venezuela, en su propósito del ideal y acción de nuestros


Libertadores Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, sucintos en nuestra
ESPADA DE BOLÍVAR Y SUCRE, la cual bautizamos públicamente en la
localidad de Capacho, Táchira, Venezuela, el 14 de abril del 2001, por una
delegación Latinoamericana de 170 bolivarianos; cedida como Símbolo al
Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, en los Fundos
Zamoranos del Táchira, el 20 de noviembre de 2002 y a su vez, para
constancia en los Archivos de la Nación, presentada en Caracas ante el
Sarcófago del Libertador en el Panteón Nacional, el 29 de Agosto del 2002:
Espada de la que en las tres fechas indicamos... "La Entregamos como un
Símbolo: porque de aquí saldrá a recorrer los países de la Gran Colombia"...

Ahora, y luego de 240 días sustentada por el Presidente Hugo Chávez Frías,
nuestra Espada, ideada y creada como Insignia de la Gran Colombia, ha
regresado para iniciar su recorrido por la América de Bolívar y Sucre.

POR ESTO LA ESPADA DE BOLÍVAR PROCLAMA


A todos los Venezolanos y Gran Colombianos:

Fue Venezuela quien llevó el Acero Bolivariano a la mente y espíritu de los


hombres de la Nueva Granada, y fue Colombia, quien en su corazón, la
sometió al Crisol de la Patria naciente en 1810,12 y 13, fechas que en sangre
de Patriotas todos, desde Girardot hasta Urdaneta; forjaron el precioso e
inmortal metal, honrando en una sola sangre y estirpe, la Gran Colombia que
ahora vemos resucitar, cuando en esta fecha y todos efervescentes, disponen
sus fuerzas y corazones para llevarla en alto, muy alto como ejemplo,
conciencia y llamado sobre LOS PARTIDOS POLÍTICOS de nuestros países,
que obligados, se enfrentan irremisibles a esta Justicia para cesar sus pugnas
y consolidar la unión.

37
Llamado sobre LOS MILITARES, que deben usar sus armas "para su gloria,
dar garantías sociales y recibir bendiciones de sus pueblos".
Conciencia sobre LOS RELIGIOSOS, que ante la convulsión mundial,
incertidumbre de guerra, hambruna, injusticia social, deben "ser admirables
servidores del Supremo Autor", quien exige obras antes que oraciones como
significó el Apóstol de Tarso.
Por sobre LOS GOBIERNOS DE LA GRAN COLOMBIA, que a partir de
ahora, se obligan a gobernar con Justicia de DIOS INNOMINADO; porque los
pueblos de la Gran Colombia siguen ultrajados en nombre de las potencias
mundiales.

Levantarla en alto muy alto, tocar su brillo y metal, que es la nueva Conciencia
e Ideal de naciones que somos en Nuestros Libertadores desde Venezuela,
Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá. Levantarla y sentir el peso de su
Acero, el Poder de las Batallas, que desde La Campaña Admirable, son una
sola hasta el día de hoy cuando revivimos la aurora de Justicia del Cuartel
General de San Carlos, el 28 de julio de 1813, que en palabras, dejó latente
esta Espada... "Las bandas enemigas desparecen delante de nosotros, aún
antes de presentarnos, porque temen una Espada Exterminadora, que la
Justicia del Cielo ha puesto en nuestras manos, para vengar la humanidad
que tan vilipendiosamente ha sido escarnecida en el suelo americano"...

Ahora pues, latinoamericanos: "contad con la vida, todos los que obren
legítimamente por la Justicia del Innominado y Sin Fin: pero contad con
muerte" ineludible, todos los opositores a la Gran Colombia; a este Designio
escrito, que resucita hoy, cuando el pueblo venezolano levantado en Aliento
canta y advierte: ¡Alerta, alerta! que camina la Espada de Bolívar por América
Latina"... Y también ¡Alerta! para los imperios dominantes; porque esta es la
advertencia de la Justicia Sin Fin: Vida a quienes finalmente escuchan y
obran para ella, o Muerte a cuantos pretenden detener los designios
inapelables.

Latinoamericanos todos: levantad esta Espada con obras revestidas de


Justicia de Patria.
38
Latinoamericanos todos: levantad esta Espada en vuestras mentes servicio
de lo inmutable.
Latinoamericanos todos: levantad esta Espada en vuestros corazones, para
dar, perdonar y amar a vuestros hermanos de Patria y Nación.
Latinoamericanos todos: levantad esta Espada en vuestras Conciencias, para
limpiar de vicios nacionales a vuestras administraciones hasta hoy. al servicio
de los poderosos.
Latinoamericanos todos: levantad esta Espada en vuestros Espíritus, para
elevar la humanidad al trono de los Dioses, heredado desde Quetzalcóatl y el
horizonte del Sol Inca.
Latinoamericanos todos: levantad esta Espada en vuestras Almas, para que
seáis encontrados justos y limpios, cuando el Supremo Autor os .reclame
vidas y obras en Bolívar y Sucre.
Latinoamericanos todos: levantad esta Espada en vuestras naciones, para
que no se olvide nunca jamás, quienes nacimos de Bolívar, de Sucre y Somos
la Gran Colombia... "Esta es la Espada que Camina por América Latina"...

He aquí pueblo de Venezuela: vuestra Espada se hizo evidente, se plasma


en la realidad del mundo y el tiempo, porque habéis clamado a lo Alto, y desde
el Empíreo el Supremo Autor, este "sublime aliento, hecho Espada, a
vosotros, ya se infundió": y ya no desfallezcáis más, vuestra Espada marca
Justicia por vosotros.
Y oíd todos los horizontes de la Tierra: esta Espada es la Sentencia de la
sangre de Sucre, es el rayo invocado por Bolívar para aniquilar el monstruo
del crimen y la traición; ahora el Señor Todopoderoso, el Eterno, Sin Nombre
y Sin Fin, grita sobre la tierra: ¡Abajo cadenas! Ay de quien no escuche su
grito desde "La Campaña Admirable", que sale de Cartagena el 24 de Julio y
llega a Caracas el 6 de Agosto del 2003".
TOMAD HIJOS DE LA GRAN COLOMBIA, TOCAD CON VUESTRAS
MANOS ESTA ESPADA DE JUSTICIA.

Caracas, Venezuela. Patria del Libertador Simón Bolívar, 18 de julio del 2003.

Fundación Bolívar Sucre de La Gran Colombia.


39
Que no quede ningún Justo y honesto, nadie de los Inteligentes y
Magnánimos sin tocar su brillo.

ESTE ES EL DESIGNIO DEL GRAN DIOS DE COLOMBIA

40

También podría gustarte