Está en la página 1de 80

EL CONFLICTO

ENTRE DOS
PENSAMIENTOS

Una nueva forma de ver el


mundo actual

ANTONIO AGUILAR AGUILAR


Primera edición
Es propiedad privada (2009)
Queda hecho el depósito legal que marca la Ley 2-1-1-
1506-03

Prohibida la reproducción parcial o total de esta


publicación su manipulación informática y transcripción
ya se electrónica, mecánica por fotocopia y otros medios.

IMPRESO EN BOLIVIA PRINTED IN BOLIVIA


CONTENIDO
INICIO DEL PENSAMIENTO HEBREO
1
INICIO DEL PENSAMIENTO GRIEGO
9
ALEJANDRO MAGNO PROPULSOR DEL
PENSAMIENTO GRIEGO
17
JESUCRISTO PROMOTOR DEL
PENSAMIENTO HEBREO
23
SAN AGUSNTÍN PADRE DE LA DOCTRINA
CATÓLICA, DOCTRINA BASADO EN EL
PENSAMIENTO GRIEGO
31
LA EDAD MEDIA Y LOS DOS PENSAMIENTOS
39
ELENA DE WHITE RESTAURADORA DEL
PENSAMIENTO HEBREO
47
AUGUSTO COMTE REFORMADOR MODERNO DEL
PENSAMIENTO GRIEGO
57
LA REALIDAD ACTUAL Y LOS DOS PENSAMEINTOS
65
INTRODUCCIÓN

Se ha escrito mucho sobre la historia de la filosofía o el


pensamiento humano, en diferentes lugares y por diferentes
autores, a demás esta historia ha sido enseñada en todas las
unidades educativas del mundo, en diferentes niveles y por
profesores de distintos niveles de profesionalidad.
Un día escuche a un profesor mencionar sobre la
filosofía hebrea, ahí se inicio mi interés por ese
pensamiento, grande fue mi sorpresa al descubrir en mi
estudio cotidiano, el origen, trayectoria y conflicto entre el
pensamiento griego y hebreo, además se develó claramente
a mi percepción y conciencia la historia de estos dos
pensamientos y el final de los mismos, a la luz de la historia
de la filosofía y la Palabra de Dios.
A través de las siguientes páginas presentamos este
devenir de la historia del pensamiento humano y el
pensamiento divino y lo ponemos a su consideración.
Somos conscientes de que existe mucho para investigar
en este campo, este trabajo no pretende concluir sino más
bien motivar a estudiar e investigar con el sincero afán de
descubrir la verdad, puede ser una alternativa de ver el
futuro del mundo en que vivimos.
INICIO DEL PENSAMIENTO HEBREO

La palabra hebreo significa, según el diccionario


bíblico, “la ciudad del más allá”.
Según la historia bíblica transcurría el año 1550
aproximadamente cuando nació un hijo de la tribu de Leví,
del pueblo Hebreo, nacido en Egipto, educado hasta sus 12
años por sus padres, luego fue llevado al palacio, vivió
como hijo del faraón y fue educado y preparado por los
mejores maestros de Egipto, estamos haciendo referencia a
Moisés, el primer escritor bíblico.
San Lucas dice de él: “Y fue enseñado Moisés en toda la
sabiduría de Egipto y era poderoso en sus palabras y obras”
Elena de White (1889) considera que Moisés fue
profeta de Dios, líder, militar, legislador, historiador, guía
religioso hebreo y fundador de Israel.
Moisés era preparado para ser el futuro faraón de
Egipto, sin embargo a los 40 años decidió abandonar y
rechazar a la gloria de Egipto.
San Pablo se refiere, sobre este incidente, de la siguiente
manera:
“Por la fe Moisés, ya grande, rehusó ser llamado
hijo de la hija de Faraón y eligió antes ser
maltratado con el pueblo de Dios, que gozar los
deleites temporales del pecado y consideró

/
que el vituperio de Cristo es mayor riqueza que
los tesoros egipcios, porque miraba el galardón.
Por la fe dejó a Egipto, sin temer la ira del rey;
porque se sostuvo como quien ve al Invisible”
(Hebreo 11:25 -28)
Estando en Madián “a medida que pasaban los años y
erraba con sus rebaños por lugares solitarios, meditando
acerca de la condición oprimida en que vivía su pueblo,
Moisés repasaba el trato de Dios hacia sus padres, las
promesas que eran la herencia de la nación elegida, y sus
oraciones en favor de Israel ascendían día y noche. Los
ángeles celestiales derramaban su luz en su derredor. Allí,
bajo la inspiración del Espíritu Santo, escribió el libro de
Génesis. Los largos años que pasó en medio de las
soledades del desierto fueron ricos en bendiciones, no sólo
para Moisés y su pueblo, sino también para el mundo de
todas las edades subsiguientes” PP. 256
A través de sus escritos, se puede evidenciar claramente
que, establece cuatro pilares que sostiene el pensamiento
hebreo: “El cosmos” como creación de Dios, “el hombre”
como hechura de Dios, “el conocimiento” que proviene de
Dios y “la moral” que está cifrada en la obediencia a los
mandamientos y principios de Dios.
Moisés es categórico en sus declaraciones, no deja lugar
a la duda ni a la discusión, simplemente las presenta para
aceptar como un hecho real y verdadero. En su primera
declaración dijo:

2
“En el principio Dios creo los cielos y la tierra”

Como se puede notar que no deja espacio a la discusión


o cuestionamiento, lo declara, lo deja como un hecho tácito
y verdadero.
"Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y
todo el ejército de ellos por el espíritu de su boca. . . . Porque
él dijo, y fue hecho; él mandó, y existió." "El fundó la tierra
sobre sus basas; no será jamás removida." (Sal 33: 6, 9; 104:
5).
Como señal de esta verdad, según Moisés, Dios
estableció una señal, un monumento de recordación,
símbolo de la creación que se expresa de la siguiente
manera:
"Les di también mis sábados, para que fuesen una señal
entre mí y ellos, para que supiesen que Yo Soy el Eterno
que los santifico. "Santificad mis sábados, y sean una señal
entre mí y vosotros, para que sepáis que yo, el Eterno, soy
vuestro Dios. (Ezequiel 20:12,20).
"Acuérdate del día sábado para santificarlo. "Seis días
trabajarás y harás toda tu obra. Pero el sábado es el día de
reposo del Señor tu Dios. No hagas ningún trabajo en él; ni
tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia,
ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en
seis días el Eterno hizo el cielo, la tierra y el mar, y todo lo
que contienen, y reposó en el séptimo día. Por eso, el Señor
bendijo el sábado y lo declaró santo”. (Éxodo 20:8-11)

8
Sin duda alguna el monumento a la creación es un día de
adoración a Dios, este día es el:
Sábado en hebreo Sabatón

Después de ello establece otra afirmación contundente,


que a la letra dice:
“Y creó Dios al hombre a su imagen, varón
y hembra los crió."
Es realmente impresionante que alguien se atreva a
decir semejante declaración, más aun tratándose de aquellos
tiempos donde el conocimiento humano no se había
desarrollado.
Además se establece la forma como los creó, su
naturaleza moral y física del que estaba constituido el
hombre.
Dijo: “Entonces Dios el Eterno modeló al hombre del
polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento (energía) de
vida, y el hombre llegó a ser un ser viviente o (alma)”.
Claramente definido que, el hombre es un cuerpo que
funciona a energía, generado por Dios desde el principio y
transmitido de generación en generación hasta el día de hoy.
Para entender mejor, el ser humano es idéntico a cualquier
máquina tecnológica que funciona a energía.
La ciencia ha demostrado que el oxígeno, los alimentos
y otros elementos que consumimos se
convierten en energía vital para la existencia de los seres
vivos.
En el momento que se lo priva al hombre del
combustible que, es el oxígeno o energía, los órganos dejan
de funcionar, como en el caso del automóvil, si se acaba la
gasolina, igualmente deja de funcionar, a esto los hebreos o
Moisés lo llaman muerte.
Salomón expresa de la siguiente manera al referirse a la
muerte:
“Los vivos saben que han de morir, pero los
muertos nada saben, ni tienen más paga; hasta
su memoria queda en el olvido. También su
amor, su odio y su envidia perecieron ya, y
nunca más participan en nada de lo que se hace
bajo el sol” “Eclesiastés 9:5-7).
La palabra que se utilizó para referirse al alma o ser
viviente es Nefesch, término del idioma hebreo que quiere
decir: “Ser viviente o Alma” y Nishama que quiere decir:
“Espíritu o Energía”
La muerte no es nada más que la falta de energía, cómo
lo expresa Salomón:
“El cuerpo vuelve al polvo de la tierra y la
energía vuelve a su fuente que es Dios”
(Eclesiastés 9:12)
La dimensión moral del hombre era semejante a la del

¿y
Creador, voluntad propia e inteligencia libre e infinita para
desarrollar.
Según White, Elena de (1985) El hombre había de
llevar la imagen de Dios, tanto en la semejanza exterior,
como en el carácter. Sólo Cristo es "la misma imagen" del
Padre (Heb. 1:3); pero el hombre fue creado a semejanza de
Dios.
Su naturaleza estaba en armonía con la voluntad de
Dios. Su mente era capaz de comprender las cosas divinas.
Sus afectos eran puros, sus apetitos y pasiones estaban bajo
el dominio de la razón. Era santo y se sentía feliz de llevar
la imagen de Dios y de mantenerse en perfecta obediencia a
la voluntad del Padre.
Por tanto, según el pensamiento hebreo, “todo lo que el
hombre hace y es aprobado por Dios es moral y ético”. Lo
contrario es pecado, para comprender esto el libro de Éxodo
presenta los diez mandamientos como, norma de las buenas
relaciones con Dios y la humanidad. Solamente la perfecta
obediencia le garantizaba la felicidad y vida eterna.
La tercera aseveración de Moisés fue que el
conocimiento proviene de Dios.
Al descender del monte, Moisés "contó al pueblo todas
las palabras de Jehová, y todos los derechos: y todo el
pueblo respondió a una voz, y dijeron: Ejecutaremos todas
las palabras que Jehová ha dicho."

6
Esta promesa, juntos, con las palabras del Señor que
ellos recibieron de Dios se comprometieron a obedecer,
fueron escritas por Moisés en un libro.
El saber, el conocimiento o los mandamientos
provenían de Dios y era para socializarlos entre su pueblo y
el mundo entero.
"Jehová te ha ensalzado hoy para que le seas su peculiar
pueblo, como él te lo ha dicho, y para que guardes todos sus
mandamientos; y para ponerte alto sobre todas las gentes
que hizo, para loor, y fama, y gloria; y para que seas pueblo
santo a Jehová tu Dios, como él ha dicho" (Deuteronomio
26:18, 19).
Uno de los seguidores más eminente de Moisés fue
Salomón que, vivió entre los años 900 antes de Cristo,
quién ratifica las declaraciones de Moisés de la siguiente
manera: “Porque el Señor da la sabiduría, de su boca nace el
conocimiento y la inteligencia” (Prov. 2:5,6).
Otro de los seguidores de Moisés fue Daniel, un
hombre dispuesto a inundar con el conocimiento hebreo
toda la tierra. Al principio inicia su trabajo en Babilonia,
luego por su lealtad pasa al imperio de los Medos y Persas.
Haciendo que grandes, pequeños, legisladores, reyes, y
pueblo en general, reconozcan que Jehová es Dios y que las
declaraciones de Moisés son verdaderas.
Finalmente bajo estos tres conceptos Moisés establece
el monoteísmo y la adoración a un solo Dios y lo expresa de
la siguiente manera:

7
"Yo Soy el Eterno tu Dios, que te saqué de Egipto,
de casa de servidumbre. No tendrás otros dioses
fuera de mí. "No te harás imagen, ni ninguna
semejanza de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo
en la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás.
Porque el Eterno tu Dios soy yo, fuerte, celoso, que
visito la maldad de los padres sobre los hijos, hasta
la tercera y la cuarta generación, a los que me
aborrecen” (Éxodo 20:3-4,5).
En conclusión Moisés se constituye en el iniciador del
pensamiento hebreo, dado que pone las bases de este
pensamiento que consta de tres declaraciones fehacientes,
que los plantea en nombre de Dios de los hebreos, (hebreo
que quiere decir la “ciudad del más allá”). Que este mundo
fue creado por Dios, el hombre y la mujer fueron formados
a imagen y semejanza de Dios y que todo conocimiento
proviene de Dios.
Cuando uno estudia con cuidado la historia de la
humanidad encuentra que este pensamiento trasciende a
través de todas las generaciones, más aun existen hombres
que dieron su vida por defender el pensamiento bíblico y
existe en la actualidad una institución mundial que enseña y
vive este pensamiento.
A través de las siguientes páginas descubriremos la
trayectoria y el desenlace final de este pensamiento.

8
INICIO DEL PENSAMIENTO GRIEGO

En las tierras de Asia Menor se levantó un hombre


llamado Tales de Mileto, fundador del pensamiento griego,
más adelante otros pensadores ayudaran a conformar la idea
completa del pensamiento griego. Según Ayala, Alfredo
(1987) Grecia significa la ciudad de abajo.
Tales de Mileto (c. 625-c. 546 a.C.), filósofo griego
nacido en Mileto (Asia Menor). Fue el fundador de la
filosofía griega, y está considerado como uno de los Siete
Sabios de Grecia. Tales llegó a ser famoso por sus
conocimientos de astronomía después de predecir el eclipse
de sol que ocurrió el 28 de mayo del 585 a.C. Se dice
también que introdujo la geometría en Grecia.
Tales de Mileto, en el principio no presentó ningún tema
a la semejanza de Moisés, al contrario, se limitó ha realizar
una pregunta, que los filósofos posteriores los presentan
como la gran pregunta de la historia.
¿Cuál es el arjé de la físis? o
¿Tiene la físis un arjé
común?
Dicho de otra manera, él preguntaba ¿cuál es el origen
del cosmos y del hombre?, ¿Todos tienen el mismo origen?
o ¿Todas las cosas tienen un origen común?
Según Tales, el principio original de todas las cosas es el
agua, de la que todo procede y a la que todo vuelve otra vez.

9
Según la Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ®
2005. “Antes de Tales, las explicaciones del universo eran
mitológicas, (esto refiriéndose a las declaraciones de
Moisés) y su interés por la sustancia física básica del
mundo marca el nacimiento del pensamiento científico,
(evolución). “Tales no dejó escritos; el conocimiento que
se tiene de él procede de lo que se cuenta en la Metafísica
de Aristóteles”.

No fue el único en responder esa pregunta, muchos


otros de los filósofos posteriores a él dijeron:

Filósofos Fecha Principio de la naturaleza


Tales de Mileto (625-546 a.C.) Agua

Anaximandro (610-546? a.C.) Apeiron: materia indeterminada

Anaximenes (556-840 a.C.) Aire

Pitágoras (570-497 a.C.) Números

Heráclito (576-480 a.C.) Fuego: razón

Parménides (¿5157-440 a C.) El ser único, finito, inmóvil

Empédocles (492-432 a.C.) Tierra, agua, aire, fuego

Anaxágoras (500-426 a.C.) Semillas diferenciada B cualitativamente

Demócrito (460-370 a.C.) Átomos: partículas invisibles


Si estudiamos cuidadosamente la historia de la
filosofía, notaremos que todos los considerados
pensadores, de alguna manera sus pensamientos era una
respuesta a esa pregunta famosa de Tales de Mileto.
Otro detalle muy importante es que, toda filosofía inicia
con una pregunta, cuando se cuestiona la realidad en sus
diferentes facetas es cuando se está haciendo filosofía.
Más tarde, estas respuestas sirvieron como base para la
teoría de la evolución, como se dice de Darwin, “Dio un
saltos, desde los pensadores griegos hasta nuestros días
para definir el origen de las especies”.
En cuanto a la naturaleza del hombre, se encargó de
explicar el famoso filósofo griego llamado Platón.
Platón vivió entre los años 428 - 347 a.C. fue uno de los
pensadores más originales e influyentes en toda la historia
de la filosofía occidental. Originalmente llamado
Arístocles, Platón (apodo que recibió por el significado de
este término en griego, ‘el de anchas espaldas’) nació en el
seno de una familia aristocrática en Atenas. Su padre,
Aristón, era, al parecer, descendiente de los primeros reyes
de Atenas, mientras que su madre, Perictione, descendía de
Dropides, perteneciente a la familia del legislador del siglo
VI a.C. Solón. Su padre falleció cuando él era aún un niño y
su madre se volvió a casar con Pirilampes, colaborador del
estadista Pericles. De joven, Platón tuvo ambiciones
políticas pero se

//
proposiciones de la ciencia, son solo opinión.
Algunas de estas opiniones están bien fundamentadas y
otras no, pero ninguna de ellas debe ser entendida como
conocimiento verdadero.
El punto más alto del saber es el conocimiento, porque
concierne a la razón en vez de a la experiencia.
La razón, utilizada de la forma debida, conduce a ideas
que son ciertas y los objetos de esas ideas racionales son los
universales verdaderos, las formas eternas o sustancias que
constituyen el mundo real.
En conclusión el conocimiento es el producto del
razonamiento humano.
En cuanto a Dios o dioses Platón distingue dos grandes
regiones de lo real, el mundo sensible (de las cosas) y el
mundo inteligible (de las ideas). Las ideas están ordenadas
jerárquicamente según el grado de perfección: las ideas más
imperfectas son las relacionadas con el mundo sensible, las
inmediatas superiores son las ideas puras (matemática,
belleza, justicia etc.) las ideas más perfectas y supremas es
la del bien que están relacionadas con Dios o los dioses.
Como se puede notar en los pensamientos de Platón
sobre Dios o dioses, no plantea un solo Dios, es de
comprender porque los griegos eran politeístas, adoraban a
varios dioses, dioses de acuerdo a sus necesidades o deseos.

Si comparamos el pensamiento griego con el


pensamiento hebreo veremos que son totalmente opuestos,
Marías, Julián en su libro historia de la filosofía expresa,
que, la filosofía griega, por primera vez se puso frente a lo
mítico, haciendo referencia al pensamiento de Moisés, (que
se ha llamado teorética por oposición a la actitud mítica).
En la actitud teorética, el hombre, en lugar de estar entre las
cosas, está frente a ellas.
Por cierto, el término teoría viene de la palabra
teorética, que quiere decir lo opuesto, lo contrario, titánic,
Satanás, rebelde, Azazel, macho cabrío, sientes que son
palabras conocidas.
Piensa y nota que los dos pensamientos son
verticalmente opuestos, con mucha propiedad podríamos
decir que, aquí, nacen los dos pensamientos o
cosmovisiones que gobierna el mundo del que hacer
humano.
En los próximos capítulos seguiremos viendo cómo se
desarrollan, se enfrentan y finalizan estos dos
pensamientos, el pensamiento griego y el pensamiento
hebreo, a lo largo de la historia de este mundo.

/s
ALEJANDRO MAGNO PROPULSOR DEL
PENSAMIENTO GRIEGO

Cuando llega el imperio griego, año 313 antes de


Cristo, sucede algo muy inesperado, Alejandro el Magno,
como si alguien estuviera detrás de él, decide realizar una
gran revolución cultural (a quién te recuerda) a nivel
regional y mundial, imponiendo conceptos e ideas
totalmente contrarias al pensamiento hebreo o de Moisés.
Alejandro el Magno, discípulo de Aristóteles, (356- 323
a.C.), rey de Macedonia (336-323 a.C.), conquistador del
Imperio persa, y uno de los líderes militares más
importantes del mundo antiguo.
Alejandro fue uno de los mayores conquistadores de la
historia, se destacó por su brillantez táctica y por la
velocidad con la que cruzó grandes extensiones de
territorio. Aunque fue valiente y generoso, supo ser cruel y
despiadado cuando la situación política lo requería, aunque
cometió algunos actos de los que luego se arrepintió, caso
del asesinato de su amigo Clito en un momento de
embriaguez.
Como político y dirigente tuvo planes grandiosos;
según muchos historiadores abrigó el proyecto de unificar
Oriente y Occidente en un imperio mundial, una nueva e
ilustrada hermandad mundial de todos los hombres.
Hizo que unos 30.000 jóvenes persas fueran educados en el
habla griega y en tácticas militares macedónicas y les alistó
en su Ejército. Él mismo adoptó costumbres persas y se
casó con mujeres orientales: con Estatira (o Stateira;
//
que murió hacia el 323 a.C.), la hija mayor de Darío III, y
con Roxana (que murió hacia el 311 a.C.), hija del sátrapa
de Bactriana Oxiartes; además animó y sobornó a sus
oficiales para que tomaran esposas persas. Poco después
murió.
Alejandro ordenó que las ciudades griegas le adoraran
como a un dios. Aunque probablemente dio la orden por
razones políticas, según su propia opinión y la de sus
contemporáneos, se le consideraba de origen divino. Tras
su muerte, la orden fue en gran parte anulada.
Para unificar sus conquistas, Alejandro fundó varias
ciudades a lo largo de su marcha, muchas se llamaron
Alejandría en honor a su persona; estas ciudades estaban
bien situadas, bien pavimentadas y contaban con buenos
suministros de agua. Eran autónomas pero sujetas a los
edictos del rey.
Los veteranos griegos de su Ejército al igual que,
soldados jóvenes, negociantes, comerciantes y eruditos se
instalaron en ellas y se introdujo la cultura y la lengua
griega, más tarde llamada la cultura helénica. Así,
Alejandro extendió ampliamente la influencia de la
civilización griega y preparó el camino para los reinos del
periodo helenístico y la posterior expansión de Roma.
La ciudad de Alejandría ubicada en Egipto y fundada
por Alejandro el Magno “se convirtió en un emporio
comercial y centro educativo, Bajo el patronato de los
ptolomeos se fundó una inmensa biblioteca, en la cual se
preservaron las principales joyas literaria” incluyendo el

/c?
Antiguo Testamento, traducido al griego por setenta
eruditos, de ahí su nombre de la versión de los setenta.
Cada gobernante se esforzaba en fundir la cultura griega
en la vida de los pueblos, sus dioses los cuales recibían
nombres griegos, en las principales ciudades se edificaron
gimnasios y anfiteatros llamados civilización occidental.
Lo que estamos reflejando no es nada más que la
expansión del pensamiento griego, pero hay que notar algo,
pareciera que este fenómeno no solo se trata de una
voluntad humana, existe algo más que eso, piensa y te darás
la respuesta.
Más tarde cuando murió Alejandro el Magno, uno de los
gobernadores Antióco IV, al parecer uno de sus objeticos
era destruir el pensamiento hebreo, porque se ensaña hasta
lo sumo con el pueblo hebreo, Teney, Merrill (1973) lo
refleja de la siguiente manera:
Antióco IV decidido helenista, fue un gobernante
griego, enérgico pera tan extravagante que muchos, en vez
de llamarle Epífanes que significa “el dios invisible” lo
llamaban Epímanes, “el loco”.
Antióco intervino en asuntos de Palestina sustituyendo a
Onías III por su hermano Jesón, el cual prometió pagar
grandes sumas al tesoro real e introducir costumbres griegas
en Jerusalén si se concedía a los judíos la ciudadanía de
Antioquía.
El nombramiento de Jasón fue seguido por la fundación
de un gimnasio en Jerusalén casi bajo la sombra del templo.
Los sacerdotes abandonaban el servicio del templo a causa
de los juegos.
Antióco se vio envuelto en disensiones con Egipto y
fracasó. Rabioso a causa de su derrota se volvió a Jerusalén
con siniestros propósitos y descargó su ira contra los judíos.
Un gran número de habitantes fueron vendidos como
esclavos.
Las murallas de la ciudad fueron arrasadas. El templo
fue despojado de sus tesoros y convertidos en el santuario
del dios Zeus Olímpico. El 15 de diciembre del año 168 A.
C. colocó en el altar del templo una imagen de ese dios y
diez días más tarde le sacrificó un cerdo (lo que los judíos
detestaban) Surgían altares paganos por todo el país y se
hizo obligatoria la observancia de las fiestas de los gentiles
o griegos.
Los judíos fueron proscritos totalmente, la pena de
muerte se aplicaba a los que tenían o leían el Torah (Ley, o
los cinco primeros libros del antiguo testamento) se
prohibieron la guarda del sábado y la circuncisión.
Su objetivo estaba centrado en la destrucción del
pueblo hebreo, al mando de Antióco IV se llevó a cabo esta
misión, donde prácticamente los griegos destruyeron todo
la ciudad de Judá, hasta lo más sagrado que tenían los
hebreos, a tal punto que en el templo se sacrificaron cerdos,
algo que los judíos consideraban inmundos. De la misma
manera los líderes fueron asesinados y los

20
habitantes fueron llevados cautivos como esclavos de los
griegos.

Por tal razón no se tiene escrituras sagradas reconocidas


durante los últimos cuatrocientos años antes de Cristo, y la
cultura griega se impuso en todo el medio oriente, es por
ello que los judíos van ha manejar el idioma griego en el
tiempo de Cristo, para esto da fe el Nuevo Testamento, ya
que está escrito en ese idioma.

¿Porqué tanta saña con el pensamiento hebreo? Creo


que había alguien detrás de todo este accionar, en la lucha
del pensamiento griego contra el pensamiento hebreo.
JESUCRISTO PROMOTOR DEL
PENSAMIENTO HEBREO

En mi mente sigue resonando lo que les ocurrió a los


hebreos, ellos, prácticamente quedaron muy molestos, con
ganas de venganza, posiblemente esto les ayudó a recordar
las profecías de un salvador o rey de Israel. Pués ese día
llegó, se anuncia el nacimiento de un Salvador.
Jesucristo entre los años 4 a.C. al 29 d.C. fue figura
principal del cristianismo, que nació en Belén, Judea. Para
los cristianos, Jesús fue el Hijo de Dios encamado y
concebido por María, la mujer de José, un carpintero de
Nazaret.
El nombre de Jesús se deriva de la palabra hebrea
Joshua, que completa es Yehoshuah (‘Yahvé es salvación’);
y el título de Cristo, de la palabra griega christos, a su vez
una traducción del hebreo mashiaj (‘el ungido’), o Mesías.
Jesús había predicho a sus discípulos que iba a ser
muerto y que resucitaría del sepulcro, y hubo ángeles
presentes para grabar esas palabras en las mentes y en los
corazones. Pero los discípulos esperaban la liberación
política del yugo romano, que eran sucesores de los griegos
y no podían tolerar la idea de que Aquel en quien todas sus
esperanzas estaban concentradas, fuese a sufrir una muerte
ignominiosa.
Los primeros cristianos emplearon Cristo por
considerarle el libertador prometido de Israel; más adelante,
la Iglesia lo incorporó a su nombre para

23
designarle como redentor de toda la humanidad.

En compañía de sus discípulos, Jesús estableció su base


en Capemaum y viajó a los pueblos y aldeas cercanas para
proclamar la llegada del Reino de Dios, como hicieron
muchos profetas hebreos antes que él. Cuando los enfermos
de cuerpo o espíritu se acercaron a él en busca de ayuda, los
curó con la fuerza de la fe. Insistió en el amor infinito de
Dios por los más débiles y desvalidos, y prometió el perdón
y la vida eterna en el cielo a los pecadores, siempre que su
arrepentimiento fuera sincero. La esencia de estas
enseñanzas se encuentra en el sermón de la montaña (Mat.
5:1-7), que contiene las bienaventuranzas (5:3-12) y la
oración del Padrenuestro (6:9-13).
El énfasis de Jesús en la sinceridad moral más que en la
observancia estricta del ritual judío provocó la enemistad de
los fariseos, que temían que sus enseñanzas pudieran incitar
a los judíos a rechazar la autoridad de la Ley, o Torá. Otros
judíos se mostraron recelosos ante las actividades de Jesús y
sus seguidores porque podrían predisponer a las autoridades
romanas contra una eventual restauración de la monarquía.
Predicación de Jesús tras recibir el bautismo a orillas
del río Jordán. Jesús inició sus tres años de predicación,
tiempo durante el cual viajó por las provincias de Judea y
Galilea, zonas que hoy pertenecen a Israel. Después viajó a
Jerusalén, donde fue crucificado.
Jesús por las declaraciones que hacen a sus discípulos

24
demuestran que es un promotor del pensamiento hebreo Él
decía: "No penséis que he venido para abolir la Ley (se
refiere a los escritos de Moisés) o los Profetas. No he
venido a invalidar, sino a cumplir”. Está claro que Jesús fue
uno de los seguidores del pensamiento hebreo.

Obviamente para considerarlo como promotor del


pensamiento hebreo debe saber y enseñar los cuatro pilares
que sostiene el pensamiento hebreo, que ya lo vimos en las
declaraciones de Moisés. A continuación, bajo algunas
declaraciones de Jesús encontramos esa evidencia.

El primer pilar está relación con Dios como Creador y


el evangelio según San Juan se refería de la siguiente
manera:

“En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo


estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Desde el
principio estaba con Dios. Todas las cosas
fueron hechas por él y nada de cuanto existe fue
hecho sin él” (Juan 1:1-3).

Lo que se ve es, apenas una muestra, porque la razón de


su existencia era la de enseñar, que el mundo y todas las
cosas que hay en el son prácticamente producto de la
Creación de Dios, a todo esto hay que añadir que Jesús
decía "No habéis leído en la Ley, que los sábados en el
templo los sacerdotes quebrantan el reposo del sábado, y
son sin culpa?..."Porque el Hijo del Hombre es Señor del
sábado".
Jesús respetaba los sábados de descanso para adorar a
Dios como creador y Él se constituía los sábados en la
iglesia.
“Y Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y
conforme a su costumbre, el día sábado fue a la sinagoga, y
se levantó a leer” Lucas 4:16 En relación al segundo pilar
sin cuestionamiento alguno, sin dejar ningún tipo de duda,
como al real y verdadero decía Dios los hizo hombre y
mujer.
Ellos dijeron: "Moisés permitió escribir carta de
divorcio, y despedirla" Jesús replicó: "Por la
dureza de vuestro corazón os escribió este
mandato. "Pero desde el principio de la creación,
Dios los hizo hombre y mujer. Marcos 10:4-6
El segundo pilar está relacionado con la naturaleza del
hombre, en principio Jesús declara que el hombre y la
mujer fueron creados por Dios. San Marcos evidencia de la
siguiente manera: "Pero desde el principio de la creación,
Dios los hizo hombre y mujer”. (Marcos 10:6)
En relación a la naturaleza del hombre Jesús hace
referencia que el cuero y el “alma” morirán, por tanto no
existe un alma inmortal, por otro lado la palabra alma no
debe entenderse en la lógica de Platón, la palabra alma
significa la conciencia, por ejemplo el siguiente pasaje
dice: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con
toda tu alma (conciencia), con toda tu mente y todas tus
fuerzas”. (Marcos 12:30)
26

L
Si se estudia cuidadosamente el nuevo testamento
encontraremos que el hombre es materia que funciona a
energía, para ello es importante estudiar la muerte de
Lázaro, la muerte y resurrección de Jesús, y las promesas de
la vida eterna que hace Jesucristo.
El tercer pilar está relacionado con la moral. Lo mismo
que enseñaba Moisés, Jesús enseñaba que la transgresión de
la ley natural o divina son pecado, las buenas relaciones
entre los hombres, la naturaleza y Dios se dan en función de
la ley de Dios.
El pensamiento de Jesucristo estaba circunscrito en la fe
y la obediencia a los mandamientos de Dios, así como dijera
Juan en su carta” El que dice:
"Yo lo conozco", y no guarda sus
Mandamientos, es mentiroso, y la verdad no está
en él”. Juan 2:4
De la misma manera cuando hace referencia a los
seguidores del pensamiento hebreo en los últimos tiempos.
"¡Aquí está la paciencia de los santos, los que
guardan los Mandamientos de Dios y la fe de
Jesús!" (Apocalipsis 14:12).
El cuarto pilar está dada por el conocimiento, al saber,
Él no se atribuía como el constructor de los conocimientos,
como el pensante, Él, categóricamente decía: que hablaba lo
que Dios le decía, su enseñanza, su moral, su conocimiento
en general venía de Dios.

27
"Porque yo no hablé de mí mismo. El Padre que
me envió, él me ordenó qué decir, y qué enseñar
y sé que su mandato conduce a la vida eterna.
Así, lo que hablo, lo hablo como el Padre me lo
dijo" (Juan 12:49,50).
Con todo lo que leemos, ¿habrá duda de que el fuera un
promotor del pensamiento hebreo?, claro que no. Ahora
como tal a qué vino Jesús, cuál fue su objetivo principal,
para encontrar la respuesta preguntaremos a San Pablo, el
nos contesta de la siguiente manera:
“Porque no me avergüenzo del evangelio,
porque es poder de Dios para salvación a todo el
que cree; primero al judío y también al griego”
(Romanos 1:16).
Más claro que esto no habría, Jesús vino a salvar a los
del pensamiento hebreo pero también a los del pensamiento
griego, con nombre y apellido. Más adelante, a manera de
describir presenta de quienes se trata.
Para el hebreo “en el evangelio la justicia que
viene de Dios se revela de fe en fe, como está
escrito: "El justo vivirá por la fe". Romanos 1:17
Pero el griego “habiendo conocido a Dios, no lo
glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias;
antes se ofuscaron en vanos razonamientos, y su
necio corazón se entenebreció. Jactándose de ser
sabios, se volvieron necios” Romanos 1:22
Cuando uno lee los escritos de los discípulos de Jesús
encuentra que las enseñanzas hechas en el primer milenio
fueron dirigidos a los hebreos y a los griegos, esto nos
demuestra con una claridad meridional que Dios estaba
empeñado en salvar a todo el mundo, dado que en el mundo
la humanidad detenta de alguna manera uno de estos dos
pensamientos.

29
SAN AGUSNTÍN PADRE DE LA DOCTRINA
CATÓLICA, DOCTRINA BASADO EN EL
PENSAMIENTO GRIEGO

San Agustín de Hipona vivió entre los años 354-430 d.


C. fue teólogo católico, el más grande de los padres de la
Iglesia y uno de los más eminentes doctores de la Iglesia
occidental. Nació el 13 de noviembre en Tagaste, Numidia
(actual Souk-Ahras, Argelia, África).
Su padre, Patricio (falleció el año 371), era un pagano
(más tarde convertido al cristianismo), pero su madre,
Mónica, era una devota cristiana que dedicó toda su vida a la
conversión de su hijo, siendo posteriormente canonizada
por la Iglesia Católica.
Agustín se educó como retórico en las ciudades
norteafricanas de Tagaste, Madaura y Cartago.
Barrios, José (1985) declara que, Agustín en su
adolescencia fue puesto a ser un sinvergüenza, lo es a fondo,
comilón, bebedor, erótico, etc. Además era irascible,
soberbio, y díscolo; según, el mismo cuenta en su libro,
Confesiones.
A los 17 años de edad vivió con una mujer cartaginesa
cuyo nombre se desconoce, con la que en el año 372 d. C.
tuvo un hijo, Adeodatus, que en latín significa ‘regalo de
Dios’.
Inspirado por el tratado filosófico Hortensius, del
orador y estadista romano Marco Tulio Cicerón, se

3/
convirtió en un ardiente buscador de la verdad, estudiando
varias corrientes filosóficas antes de ingresar en el seno de
la Iglesia.
Durante nueve años, desde el año 373 d. C. hasta el 382
d. C. se adhirió al maniqueísmo, filosofía dualista de Persia
muy extendida en aquella época por el Imperio romano de
Occidente. Con su principio fundamental de conflicto entre
el bien y el mal, el maniqueísmo le pareció una doctrina que
podía corresponder a la experiencia y proporcionar las
hipótesis más adecuadas sobre las que construir un sistema
filosófico y ético. Además, su código moral no era muy
estricto; Agustín recordaría posteriormente en sus
Confesiones: “Concédeme castidad y continencia, pero no
ahora mismo”. Desilusionado por la imposibilidad de
reconciliar ciertos principios maniqueístas contradictorios,
abandonó esta doctrina y dirigió su atención hacia el
escepticismo.
Hacia el año 383 d. C. se trasladó de Cartago a Roma,
pero un año más tarde fue enviado a Milán como maestro de
Retórica. Aquí se movió bajo la órbita del neoplatonismo y
conoció también al obispo de la ciudad, San Ambrosio, uno
de los eclesiásticos más distinguidos en aquel momento.
Fue entonces cuando se sintió atraído de nuevo por el
cristianismo.
Agustín fue un gran admirador de Platón; al que lo
llama “persona llena de sabiduría y de ciencia”, por lo tanto,
la base del pensamiento agustiniano es platónica.

32
Un día, por fin, según su propio relato, creyó escuchar
una voz, como la de un niño, que repetía: “Toma y lee”.
Interpretó esto como una exhortación divina a conocer las
Sagradas Escrituras y leyó el primer pasaje que apareció al
azar: nada de comilonas y borracheras, nada de
lujurias y desenfrenos, nada de rivalidades y envidias.
Revestios más bien del Señor Jesucristo, y no os preocupéis
de la carne para satisfacer sus concupiscencias” (Rom. 13:
13 y 14). En ese momento decidió abrazar el cristianismo.
Fue bautizado con su hijo natural por Ambrosio la
víspera de Pascua en el año 387 d. C. Su madre, que se había
reunido con él en Italia y que moriría poco después en Ostia,
se alegró de esta respuesta a sus oraciones y esperanzas.
Agustín quería ver en Platón a Jesucristo y en Jesucristo
a Platón, de allí se deduce su postura filosófica, la fe y la
razón.
En su libro Confesiones, uno de los principales escritos
del más insigne padre y doctor de la Iglesia, San Agustín de
Hipona, éste refirió de forma autobiográfica y con un
brillante estilo literario algunos de los episodios más
importantes de su vida. Además, en sus páginas expuso gran
parte de su pensamiento teológico y filosófico.
Regresó al norte de África y, tras ser ordenado sacerdote
el año 391 d. C. A los 47 años de edad fue consagrado
obispo de Hipona (en la actual Annaba,

83
Argelia) en el año 395 d. C. dignidad que desempeñaría
hasta su muerte.
Fue un período de gran agitación política y teológica, ya
que mientras los pueblos germanos amenazaban el Imperio
llegando a saquear Roma en el año 410 d. C. el cisma y la
herejía amenazaban también la unidad de la Iglesia.

Agustín emprendió con entusiasmo la batalla teológica.


Además de combatir la herejía maniqueísta, participó en
dos grandes conflictos religiosos.
Uno de ellos con el donatismo, secta que mantenía la
invalidez de los sacramentos si no eran administrados por
eclesiásticos sin pecado. El otro lo mantuvo con los
seguidores del pelagianismo, que negaban la doctrina del
pecado original.
Durante este conflicto, que fue largo y enconado,
Agustín desarrolló sus doctrinas del pecado original y de la
gracia divina, de la soberanía divina y de la predestinación.
La Iglesia católica apostólica romana ha encontrado
especial satisfacción en los aspectos institucionales o
eclesiásticos de las doctrinas de san Agustín; la teología
católica, lo mismo que la protestante, están basadas en su
mayor parte, en las teorías agustinianas. Juan Calvino y
Martín Lutero, líderes de la Reforma, fueron estudiosos del
pensamiento de san Agustín.
La doctrina agustiniana se situaba entre los extremos del
pelagianismo y el maniqueísmo. Contra la doctrina de
Pelagio, mantenía que, la desobediencia espiritual del
hombre se había producido en un estado de pecado que la
naturaleza humana era incapaz de cambiar.
En su teología, los hombres y las mujeres son salvados
por el don de la gracia divina; frente al maniqueísmo,
defendió con energía el papel del libre albedrío, en unión
con la gracia. San Agustín falleció en Hipona el 28 de
agosto del año 430 d. C. Su festividad se celebra el 28 de
agosto de cada año.
La importancia de san Agustín entre los padres y
doctores de la Iglesia, es comparable a la de san Pablo entre
los apóstoles. Como escritor, fue prolífico, convincente y un
brillante estilista. Su obra más conocida es su autobiografía
“Confesiones” (397-401 d. C.), donde narra sus primeros
años y su conversión.
En su gran apología cristiana se destaca la obra, La
ciudad de Dios (413-426 d. C.), donde formuló una filosofía
teológica de la historia. De los 22 libros que componen esta
obra, 10 están dedicados a polemizar sobre el panteísmo.
Los otros 12 se ocupan del origen, destino y progreso de la
Iglesia, a la que considera como oportuna sucesora del
paganismo.
Entre los años 426 y el 427 d. C. escribió las
Retractiones, donde expuso su veredicto final sobre sus
primeros libros, corrigiendo todo lo que su juicio más
maduro consideró engañoso o equivocado. Sus otros

36
escritos incluyen las Epístolas, de las que 270, se
encuentran en la edición benedictina, fechadas entre los
años 386 y 429 d. C. sus tratados, entre los que destacan De
libero arbitrio (388-395 d. C.), De doctrina christiana
(396-397 d. C.), De Trinitate (399-401 d. C.) y De natura et
gratia (413 d. C.) y homilías sobre diversos libros de la
Biblia.
Agustín se constituye en el padre o pensador de la
doctrina de la iglesia católica.
La doctrina de la naturaleza del hombre y la
inmortalidad del alma, fueron sacadas del pensamiento de
Platón e incorporadas en la doctrina de la iglesia católica y
ella se encargó de enseñar a la mayor parte de la humanidad
y llegó hasta nuestros días.
La moral, no es accesible al hombre, el sumo bien,
solamente se la puede encontrar en la otra vida, influencia
de Platón, y el camino de la salvación es la virtud que se
logra a través de la fe y la razón. (Cristo y Platón)
Agustín fue y es considerado evolucionista, Barrios,
José (1985) dice: “para él no todos los seres, entre ellos los
vivientes, fueron creados al mismo tiempo por Dios en un
acto; es decir, que en consecuencia hubo una sucesión de
formas vitales (evolución) a los largo de la historia del
mundo y de la tierra”
Para Agustín, según Barrios, José (1985) el
conocimiento racional inferior es obtenido por la razón,

36
con ella conocemos lo universal y necesario. El
conocimiento racional superior o filosófico nos permite
conocer: los principios éticos, la existencia e inmortalidad
del alma y la existencia de Dios.
Agustín fue el iniciador de la “Santa Inquisición” fue el
que primero combatió la herejía. Herejía que se entendía
como pensamiento contrario al pensamiento agustiniano o
la doctrina de la Iglesia Cristiana.
A raíz de esta institución, la “Santa Inquisición”, con el
pretexto de cuidar la “verdad” se mató a más de 100.
000.000 supuestos herejes. Esta cantidad sobrepasa a todos
los muertos por todas las guerras en el mundo.
Dado que el cristianismo católico observaba el día
domingo como día de adoración, por el cambio que sufrió el
sábado por el domingo, por el emperador Constantino de
Roma, en el año 313 d. C. San Agustín, también guardó y
enseñó este día como día de reposo semanal.
Finalmente escribió y enseñó sobre la predestinación.

Algunos apuntes nos demuestra claramente la intención


de unir el pensamiento hebreo con el pensamiento griego,
¿con qué intención? Parece que era confundir o presentar a
la humanidad un billete falso con cara de verdad,
lamentablemente el 99,9 % aceptamos como verdad bíblica,
esto pasa a ser una gran falacia filosófica.
Algo que llama la atención en estos días es que,

87
Benedicto XVI, actual Papa de la Iglesia Católica, se
considera seguidor acérrimo de San Agustín, él se declaró
agustiniano públicamente en ocasión de su visita a los
Estados Unidos en este año. Obviamente esto amerita otro
estudio.

38
LA EDAD MEDIA Y LOS DOS PENSAMIENTOS

Edad media, término utilizado para referirse a un


período de la historia europea que, transcurrió desde la
desintegración del Imperio romano de Occidente, en el siglo
V, hasta el siglo XV.
No obstante, las fechas anteriores no han de ser tomadas
como referencias fijas: nunca ha existido una brusca ruptura
en el desarrollo cultural del continente. Parece que el
término lo empleó por vez primera el historiador Flavio
Biondo de Forll, en su obra (Décadas de historia desde la
decadencia del Imperio romano), publicada en 1438 aunque
fue escrita treinta años antes.
El término implicó en su origen una parálisis del
progreso, considerando que la edad media fue un período de
estancamiento cultural, llamado también la época del
oscurantismo, ubicado cronológicamente entre la gloria de
la antigüedad clásica y el renacimiento.
La investigación actual tiende, no obstante, a reconocer
este período como uno más de los que, constituyen la
evolución histórica europea, con sus propios procesos
críticos y de desarrollo.
En esta época nos toca investigar la trayectoria de los
dos pensamientos, hebreo y griego, respectivamente, para
ello es importantes mencionar que, este período se inicia
con el imperio de la iglesia católica bajo los preceptos
establecidos por San Agustín de Hipona, esto quiere decir
que, todas las ideas de San Agustín fueron constituidos

89
en la doctrina de la iglesia Católica.

Por lo tanto, los tres pilares de los que vamos hablando


se constituyen en la base de la iglesia Católica, aunque con
algunas diferencias que no tienen mucha relevancia. Al
final de la edad media surge otro filósofo dentro de la
iglesia católica, Santo Tomás, quien se constituye en
seguidor de San Agustín con algunas particularidades que
no modifican en absoluto nuestro estudio sobre los dos
pensamientos. De el se dice:
“Santo Tomás de Aquino durante el siglo XIII, buscó
reconciliar la filosofía aristotélica con la teología
agustiniana. Santo Tomás utilizó tanto la razón como la fe
en el estudio de la metafísica, filosofía moral y religión”
Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005.
Los pilares a los que nos vamos refiriendo son: el
mundo no fue creado totalmente por Dios, el hombre no es
mortal, goza de inmortalidad y que el conocimiento es
producto del razonamiento humano. Estos conceptos
fueron defendidos a carta y espada, para ello constituyeron
una institución llamada santa inquisición, defensora de las
doctrinas imperantes a costa de la vida.
“Inquisición, institución judicial creada por el
pontificado en la edad media, con la misión de localizar,
procesar y sentenciar a las personas culpables de herejía. En
la Iglesia primitiva la pena habitual por herejía era, la
excomunión y la muerte. Con el reconocimiento del
cristianismo como religión estatal en el siglo IV por los

40
emperadores romanos, los herejes empezaron a ser
considerados enemigos del Estado, sobre todo cuando
habían provocado violencia y alteraciones del orden
público. San Agustín aprobó con reservas la acción del
Estado contra los herejes” Biblioteca de Consulta Microsoft
® Encarta ® 2005.

La Inquisición en sí no se constituyó hasta 1231, con los


estatutos Excommunicamus del papa Gregorio IX. Con
ellos el papa redujo la responsabilidad de los obispos en
materia de ortodoxia, sometió a los inquisidores bajo la
jurisdicción del pontificado, y estableció severos castigos.

Dos inquisidores con la misma autoridad — nombrados


directamente por el Papa— eran los responsables de cada
tribunal, con la ayuda de asistentes, notarios, policía y
asesores. Los inquisidores fueron figuras que disponían de
imponentes potestades, porque podían excomulgar incluso a
príncipes. En estas circunstancias sorprende que, los
inquisidores tuvieran fama de justos y misericordiosos,
entre sus contemporáneos. Sin embargo, algunos de ellos
fueron acusados de crueldad y de otros abusos.

Algunos tormentos de la inquisición descritos por


Vicuña, Máximo (1978) son:
El tormento de fuego, se desnudaba los pies del reo y se
los bañaba con manteca de cerdo y se los colocaba sobre un
brasero bien encendido, este castigo se le aplicaba hasta que
el reo se retractaba de su fe, o hasta la muerte.

4/
La garrucha o polea, se desnudaba al reo o hereje, se le
colocaba los brazos a la espalda, amarrándoles con un
cordel, la soga pasaba por un travesaño y en el extremo
colgaba una grilla de hierro, cuanto esta grilla soltaba se
rompía las extremidades superiores, de esta manera los
ejecutaba hasta que confesasen, se retractase o finalmente
hasta la muerte.
Otros tipos de tormentos eran: El tomento del potro
llamado también el agua y el cordel; la cámara del
tormento; el emparedamiento o tapiado; la pena de las
galeras o carceletas, la deportación; el encierro perpetuo
domiciliario; el san Benito y otros. Todos estos, tenían la
finalidad de hacer que confiesen, se retracten o mueran por
su fe.
Se consideraba herejía a toda doctrina religiosa opuesta
al dogma de una Iglesia católica, sobre todo una doctrina
mantenida por una persona que profese fe en la Biblia. En
escritos cristianos posteriores, el término se utiliza en el
deshonroso sentido de una creencia mantenida en oposición
a la doctrina de la Iglesia Católica.
Según Vicuña, Máximo (1978) y otros autores de la
historia eclesiástica, en nombre de la santa inquisición se
asesinaron en muchas ocasiones cruelmente, durante toda
su existencia a más de cien millones de personas, sumados
todos los muertos de todas las guerras que se dieron
después de la edad media no se equipara.
Por esta razón el Papa Juan Pablo II pidió perdón, a la

42
humanidad en ocasión de sus visitas a Egipto y Tierra Santa
A lo largo del mes de febrero de 2000.
Además, porque no se permitía pensar diferente a la
iglesia imperante, la ciencia y la tecnología no se habían
desarrollado en consecuencia las enfermedades, peste,
pandemias podía verse por doquier, era otra de las
calamidades de la edad media.
Al finalizar la edad media, motivado por todas estas
situaciones surgió un hombre llamado Guillermo de Occam
que se mantuvo firme contra el papado y sus actuaciones.
Guillermo de Ockham (1285-1349 d. C.), conocido
como Doctor invencible, filósofo inglés y teólogo
escolástico, considerado el mayor representante de la
escuela nominalista, la más consistente y directa rival, de las
escuelas tomista y escotista.
Nació en Surrey, Inglaterra. Entró en la orden de los
franciscanos y estudió y enseñó en la Universidad de
Oxford desde el año 1309 hasta 1319 d. C.
Acusado por el papa Juan XXII de impartir enseñanzas
peligrosas, permaneció en arresto domiciliario desde el año
1324 hasta 1328 d. C. en el palacio papal de Aviñón
(Francia) mientras se sometía a examen la ortodoxia de sus
escritos.
Se alió con los franciscanos contra el Papa en una
disputa sobre la pobreza de la orden y huyó a Munich en

43
el año 1328 d. C. para acogerse a la protección de Luis IV,
emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que
había rechazado la autoridad pontificia en asuntos políticos.
Excomulgado por el Papa, Ockham escribió contra el
papado y defendió al emperador hasta que este murió en el
1347 d. C.
La rebeldía de Ockham permitió el surgimiento de una
nueva época, la del renacimiento, donde se ve el
resurgimiento de la ciencia y la tecnología, autores como,
Nicolás Copémico, Tomás Brahe, Juan Kepler, Galileo
Galilei entre otros.

“En medio de las penumbras que cubrieron la


tierra durante el largo período de supremacía
papal, la luz de la verdad no fue totalmente
extinguida. En todas las edades hubo testigos
de Dios: hombres que albergaron fe en Cristo
como el único mediador entre el Señor y los
hombres, que se aferraron a la Biblia como la
única norma de vida, y que santificaron el
sábado” (Historia de la Redención. 376)
“Cuánto debe el mundo a esos hombres, la
posteridad jamás lo sabrá. Se los calificó de
herejes, se tergiversaron sus motivos, se falseó
su carácter, sus escritos fueron prohibidos, mal
interpretados o mutilados. Sin embargo, ellos
se mantuvieron firmes, y a través de las edades
conservaron su fe y su pureza, como una
herencia sagrada, para las generaciones
venideras” (Historia de la Redención. 376)
El texto anterior hace referencia a los que
vivieron en la edad media como, por ejemplo:
los albigenses, los valdenses, Wiclef, Hus,
Lutero y otros.
ELENA DE WHITE RESTAURADORA DEL
PENSAMIENTO HEBREO

La edad moderna, que se ubica entre los años 1600 a


1900 d. C., surgen varios pensadores como, René
Descartes, John Locke, Francisco Aroet (Voltaire),
Emanuel Kant y Federico Hegel, época en la que se discute
el conocimiento, bien podría llamarse, la época de la
filosofía del conocimiento.
Si se estudia con cuidado, notaremos que todos los
análisis y reflexiones que se realizaron en la época moderna
no modifican en nada los pilares que se han ido
describiendo, se sigue sosteniendo de que el mundo no es
creado por Dios en su totalidad, que la naturaleza del
hombre está constituido por la materia y el alma y que el
conocimiento es el producto de la inteligencia y praxis
humana.
En esta época resurge el pensamiento hebreo con Elena
de White, prácticamente se constituye en la autora y
promotora del pensamiento hebreo moderno. Precisamente
a través de los siguientes pasajes se da evidencia de esto.
Elena Gould Harmon nació en Gorham, Maine, el 26 de
noviembre de 1827 en la familia de Roberto y Eunice
Harmon. Ella, junto con su hermana melliza Elizabeth, eran
las menores de un grupo de ocho hermanos.
Cuando Elena comenzaba su adolescencia, ella y su
familia, aceptaron las interpretaciones bíblicas de un

47
granjero que se volvió predicador de la iglesia Bautista,
Guillermo Miller. Junto con Miller y otros 50.000
adventistas sufrió un amargo chasco cuando Cristo no
regreso el 22 de octubre de 1844, la fecha que indica el fin
de la profecía de los 2.300 días del libro de Daniel capítulo
8 (ocho).
En diciembre de 1844, Dios le da a Elena la primera de
unas casi 2000 visiones y sueños. En agosto, 1846, se casó
con Jaime White, un ministro adventista de 25 años que
compartió la convicción que ella tenía de que Dios la había
llamado para que hiciese la obra de una profetisa.
Poco después de que se casaron, Jaime y Elena
comenzaron a guardar el sábado como séptimo día,
conforme al cuarto mandamiento. Madre de cuatro
varones, Elena experimentó el dolor de perder por medio
de la muerte a dos de sus hijos. Herbert murió a las pocas
semanas de nacer, y Henry murió a los 16 años. Sus otros
dos hijos, Edson y William, llegaron a ser ministros
adventistas.
Elena de White fue una escritora prolífera. Se inicio en
el año 1851 d. C, cuando publicó su primer libro. Se
extiende en un caudal de artículos, libros y folletos. Entre
ellos, algunos son puramente devocionales, mientras que
otros son selecciones de muchas de sus cartas personales
con consejos, escritas en el transcurso de los años. Otros
son históricos y delinean la continua batalla entre Cristo y
Satán por el control de los individuos y las naciones.
También publicó libros sobre educación, salud, y otros
temas de especial importancia para la humanidad.

48
Después de su muerte se han publicado cerca de 50
compilaciones, en su mayoría de materiales que no se habían
publicado con anterioridad. Es autora de varios miles de
artículos que fueron publicados, con el correr de los años, en
las revistas Review and Herald, Signs of the Times, y otros
periódicos Adventistas del Séptimo Día.

Elena de White murió el 16 de julio de 1915 a los 88


años de edad.

Muchos de sus consejos han sido corroborados por la


ciencia en temas como por ejemplo: contaminación
ambiental, efectos benéficos de la luz solar, la relación entre
un régimen deficiente y la pobreza intelectual, el efecto del
café, el té y ciertas enfermedades inexplicables. También
sobre las grasas y las enfermedades cardiovasculares, el
azúcar y la
enfermedad que el produce, el ejercicio y la circulación
sanguínea y el uso de la sal y sus daños, el cáncer y sus
causas, el tabaco, el cáncer de pulmón, otras enfermedades
mortales. El alcohol, el cerebro y la vida, las drogas y los
defectos congénitos, la actividad física para enfermos y
convalecientes, la relación entre la mente y el cuerpo,
corrientes eléctricas del cerebro y el sistema nervioso,
influencia prenatal, los primeros años de la vida del niño, la
forma correcta de comer para vivir más.

Al analizar los temas sobre los tres pilares del


pensamiento hebreo encontramos no solamente algunos
pensamientos aislados o escritos esporádicos, al contrario,
se encuentra verdaderos tratados, minas de conocimientos
verosímiles, con una profundidad

49
inmensurable. Imposibles de ser sancionados por la ciencia,
como se dio en muchos casos.

Elena de White cuando se refiere a Dios como creador,


se expresa de una manera espectacular, que jamás hombre
alguno haya escrito, estos pasajes se los puede encontrar en
sus libros Patriarcas y profetas, Camino a Cristo y otros. A
continuación presentamos un rayito de luz sobre esta
maravilla.

“Cuando salió de las manos del Creador, la


tierra era sumamente hermosa. La superficie
presentaba un aspecto multiforme, con
montañas, colinas y llanuras, entrelazadas con
magníficos ríos y bellos lagos”

“Pero las colinas y las montañas no eran


abruptas y escarpadas, ni abundaban en ellas
declives aterradores, ni abismos espeluznantes
como ocurre ahora; las agudas y ásperas
cúspides de la rocosa armazón de la tierra,
estaban sepultadas bajo un suelo fértil, que
producía por doquiera una frondosa vegetación
verde”

“No había repugnantes pantanos ni desiertos


estériles. Agraciados arbustos y delicadas flores
saludaban la vista por dondequiera. Las alturas
estaban coronadas con árboles aun más
imponentes que los que existen ahora. El aire,
limpio de impuros miasmas, era claro y

50
saludable. El paisaje sobrepujaba en hermosura
los adornados jardines del más suntuoso palacio
de la actualidad”
“La hueste angélica presenció la escena con
deleite, y se regocijó en las maravillosas obras de
Dios. Una vez creada la tierra con su abundante
vida vegetal y animal, fue introducido en el
escenario el hombre, corona de la creación, para
quien la hermosa tierra había sido aparejada”
(Patriarcas y Profetas 31)
Sobre el segundo tema que hace el pensamiento hebreo
se refiere de la siguiente manera:
“Cuando el hombre salió de las manos de su
Creador, era de elevada estatura y perfecta
simetría. Su semblante llevaba el tinte rosado de
la salud y brillaba con la luz y el regocijo de la
vida. La estatura de Adán era mucho mayor que
la de los hombres que habitan la tierra en la
actualidad. Eva era algo más baja de estatura que
Adán; no obstante, su forma era noble y plena de
belleza. La inmaculada pareja no llevaba
vestiduras artificiales. Estaban rodeados de una
envoltura de luz y gloria, como la que rodea a los
ángeles. Mientras vivieron obedeciendo a Dios,
este atavío de luz continuó revistiéndolos”
(Patriarcas y Profetas 32).
“El hombre había de llevar la imagen de Dios,
tanto en la semejanza exterior, como en el
carácter. Sólo Cristo es "la misma imagen" del

s/
Padre (Heb. 1: 3); pero el hombre fue creado a
semejanza de Dios. Su naturaleza estaba en
armonía con la voluntad de Dios. Su mente era
capaz de comprender las cosas divinas. Sus
afectos eran puros, sus apetitos y pasiones estaban
bajo el dominio de la razón. Era santo y se sentía
feliz de llevar la imagen de Dios y de mantenerse
en perfecta obediencia a la voluntad del Padre”
“Adán fue colocado como representante de Dios
sobre los órdenes de los seres inferiores. Estos no
pueden comprender ni reconocer la soberanía de
Dios; sin embargo, fueron creados con capacidad
de amar y de servir al hombre”
“Al bendecir el séptimo día en el Edén, Dios
estableció un recordativo de su obra creadora. El
sábado, fue confiado y entregado a Adán, padre y
representante de toda la familia humana. Su
observancia había de ser un acto de agradecido
reconocimiento de parte de todos los que
habitasen la tierra, de que Dios era su Creador y
su legítimo soberano, de que ellos eran la obra de
sus manos y los súbditos de su autoridad. De esa
manera la institución del sábado era enteramente
conmemorativa, y fue dada para toda la
humanidad. No había nada en ella que fuese
obscuro o que limitase su observancia a un solo
pueblo”.

62
En cuanto el conocimiento, se ve registrado en casi
todos sus libros, que manifiesta, que Dios es el autor y
consumador de todo conocimiento, incluyendo la verdad.
En su libro de La Educación encontramos las siguientes
declaraciones: (La educación 12 - 13).
“Todo verdadero conocimiento y desarrollo
tienen su origen en el conocimiento de Dios.
Doquiera nos dirijamos: al dominio físico,
mental y espiritual; cualquier cosa que
contemplemos, fuera de la marchitez del pecado,
en todo vemos revelado este conocimiento.
Cualquier ramo de investigación que
emprendamos, con el sincero propósito de llegar
a la verdad, nos pone en contacto con la
Inteligencia poderosa e invisible que obra en
todas las cosas y por medio de ellas. La mente
del hombre se pone en comunión con la mente
de Dios; lo finito, con lo infinito. El efecto que
tiene esta comunión sobre el cuerpo, la mente y
el alma sobrepuja toda estimación”.
“Las Sagradas Escrituras son la norma perfecta
de la verdad y, como tales, se les debería dar el
primer lugar en la educación. Para obtener una
educación digna de tal nombre, debemos recibir
un conocimiento de Dios, el Creador, y de
Cristo, el Redentor, según están revelados en la
Sagrada Palabra”.
“El libro de la naturaleza, al desplegar ante ellos
sus lecciones vivas, les proporcionaba una

63
fuente inagotable de instrucción y deleite. El
nombre de Dios estaba escrito en cada hoja del
bosque y en cada piedra de las montañas, en toda
estrella brillante, en el mar, el cielo y la tierra.
Los moradores del Edén trataban con la creación
animada e inanimada; con las hojas, las flores y
los árboles, con toda criatura viviente, desde el
leviatán de las aguas, hasta el átomo en el rayo
del sol, y aprendían de ellos los secretos de su
vida. La gloria de Dios en los cielos, los mundos
innumerables con sus movimientos prefijados,
"las diferencias de las nubes"*, los misterios de
la luz y el sonido, del día y de la noche, todos
eran temas de estudio para los alumnos de la
primera escuela de la tierra”.
Como hemos podido advertir la señora de White,
establece que, el mundo, las cosas que en él hay y el
hombre salieron de la mano creadora de Dios y que el
verdadero conocimiento proviene de Dios, constituida de
las dos fuentes de estudio que son: la Palabra de Dios y la
naturaleza.
En cuanto a la naturaleza del hombre, Elena de
White sostiene exactamente similar a las enseñanzas de
Moisés y de Jesucristo.
“En su estado presente el hombre es mortal,
corruptible; pero el reino de Dios será
incorruptible y sempiterno. Por lo tanto, en su
estado presente el hombre no puede entrar en el

S-f
reino de Dios. Pero cuando venga Jesús,
concederá la inmortalidad a su pueblo; y luego
llamará a sus hijos a poseer el reino, del que
hasta aquí sólo han sido presuntos herederos”
(Patriarcas y Profetas 345)
Para Elena de White, la ley de Dios constituye la norma
moral del hombre y la ley de Dios está basada en principios
eternos, su observancia o cumplimiento o no cumplimiento
establece el fenómeno de causa y efecto. Ella refleja el
concepto de moral de la siguiente manera:
“El Señor desea que seamos elevados,
ennoblecidos, purificados por la práctica de los
principios señalados en su gran norma moral, la
cual probará cada carácter en el gran día de
ajuste final" (II Mensajes Selectos 65).
“Nadie necesita ser engañado. La ley de Dios es
tan sagrada como su trono, y mediante ella será
juzgado todo hombre que nace en el mundo. No
existe otra norma moral para probar el
carácter” (II Mensajes Selectos 65).
La señora White establece una relación entre fe y
obediencia al decir: “Mediante la fe en Cristo y la
obediencia a los requisitos de su ley, se nos ofrece una vida
que correrá paralela a la vida de Dios”.
Finalmente presentamos los temas favoritos de Elena de
White que han sido escritos por ella.
■ El amor de Dios

66
■ El gran conflicto entre el bien y el mal.
■ Jesús, la cruz y la salvación mediante él.
■ La autoridad de la Biblia.
■ La segunda venida de Cristo.
■ El triple mensaje angélico de Apocalipsis 14
■ La misión mundial de la iglesia remanente.
■ El cristianismo práctico y el desarrollo del carácter
cristiano.

66
AUGUSTO COMTE REFORMADOR MODERNO
DEL PENSAMIENTO GRIEGO

Auguste Comte (1798-1857 d. C.), filósofo francés,


considerado el fundador del positivismo y de la sociología.
Nació en Montpellier el 19 de enero de 1798. Desde
muy temprana edad mostró un fuerte rechazo hacia el
catolicismo tradicional y las doctrinas monárquicas.
Logró ingresar como profesor de matemáticas en la
Escuela Politécnica de París en 1814, pero en 1816 fue
expulsado de este centro por haber participado en una
revuelta estudiantil.
Durante algunos años fue secretario particular del
teórico socialista Claude Henri de Rouvroy, donde de
Saint-Simon, cuya influencia quedaría reflejada en algunas
de sus obras.
Los últimos años del pensador francés, quedaron
marcados por la alienación mental, debida a las crisis de
locura en las que se sumía durante prolongados intervalos de
tiempo. Falleció el 5 de septiembre de 1857 en París.
Para dar una respuesta a la revolución científica, política
e industrial de su tiempo, Comte apostó por ofrecer una
reorganización intelectual, moral y política del orden social.
Además, pensó que, cualquier reconstrucción sólo era
posible tras adoptar una actitud científica.

67
Afirmaba que el estudio empírico de los procesos
históricos revela la que denominó “ley de los tres estadios”,
que rige el desarrollo de la humanidad.
Analizó estos tres estadios en su más importante y
voluminosa obra, Curso de filosofía positiva (6 vols.,
1830-1842). En ella afirmaba que, dada la naturaleza de la
mente humana, cada una de las ciencias o ramas del saber
debe pasar por “tres estadios teoréticos diferentes: el
teológico o estadio ficticio; el metafísico o estadio
abstracto; y por último, el científico o positivo".
En el estadio teológico los acontecimientos se explican
de un modo muy elemental apelando a la voluntad de los
dioses o de un dios.
En el estadio metafísico los fenómenos se explican
invocando categorías filosóficas abstractas.
El último estadio de esta evolución, el científico o
positivo, supone el triunfo de la racionalidad positiva, en
tanto que los hombres no buscan el origen del Universo
sino las “leyes efectivas” de los fenómenos.
Toda su atención se centra en averiguar cómo se
producen éstos con la intención de llegar a generalizaciones
sujetas, a su vez, a verificaciones observacionales y
comprobables.
La obra de Comte es considerada como la expresión
clásica de la actitud positivista, es decir, la actitud de quién
afirma que tan sólo las ciencias empíricas, se

58
erigen en la adecuada fuente de conocimiento.

Según Zuretti, Juan Carlos (1998) “Comte el año 1848,


(este año es significativo porque está a cuatro años del
resurgimiento del pensamiento hebreo), fundó una nueva
religión —la religión positiva— sin Dios, pero con un culto,
el de la Humanidad. La Humanidad es como la Providencia
del individuo, que hay que adorar en sus grandes figuras o
creaciones” Dicho en otras palabras, la ciencia debería
constituirse en la religión del hombre y el hombre en Dios.

Apenas Comte lo mencionó, el mundo intelectual


cambió, se inició la era del ateísmo, la era de la ciencia y la
era del humanismo.

Comte en su optimismo humano manifestó que la


ciencia era la solución a los problemas del hombre, según
él, veía el mundo dechado de rozas, aguas manantiales, paz
y seguridad.

Hablando de la educación decía, solo el positivismo es


capaz de fundar el verdadero sistema de la educación del
pueblo, educación que dará al corazón el predominio sobre
el espíritu, y que cultivará la inteligencia con el fin de llegar
a la sociabilidad.

En todas las unidades educativas, universidades y


centros de desarrollo intelectual solamente se hablaba del
positivismo o ciencia, como la nueva religión del hombre.

69
Ahora los que hablaban de Dios eran los iletrados, los
ignorantes, incapaces, hablar de Dios era una ofensa a la
intelectualidad. Ahora comprendo, hace muchos años atrás,
pregunté a uno de mis catedráticos si creía en Dios, me
respondió, con un semblante de enojo -no me ofendas- por
cierto, solamente estaba reflejando esa postura positivista.
También entiendo, cuando surgió la Reforma
Educativa, Ley 1565, “se decía que la educación debe ser
eminentemente científica”, recuerdo bien, se quiso raer la
materia de religión de la educación boliviana. ¿Por qué?
porque respondía a una teoría positivista y atea.
En ese movimiento positivista que se movía en todo el
continente occidental, no faltó alguien en preguntar, ¿ahora
qué decimos sobre el origen del hombre?, hasta ese
momento de alguna manera todavía creían en Dios,
¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, era natural porque
se sacó a Dios de la vida del ser humano.
Como si hubiese caído del cielo, llegó, en ese tiempo,
Carlos Darwin (1859) con la solución en mano, con la
teoría de “El origen de las especies”, de las especies, pero
no importaba, los intelectuales leían “El origen del
hombre” como producto de la Evolución, fue realmente, el
bum del siglo.
Pero estaban olvidando un detalle, tenían que
demostrarse científicamente, porque no se podía hablar si
las cosa no eran tangibles, por tanto se inició la fiebre de los
paleontólogos, de los arqueólogos, empezaron a

60
buscar en diferentes lugares señales o pruebas que
demuestren que somos producto de la evolución.

Empezaron a encontrar unos retazos de huesos y decían,


aquí esta la prueba, otros mezclaban un cráneo de chimpancé
con quijada de cerdo y decía aquí esta, lo probaban su
datación y decían que era uno de los husos más antiguos,
hasta lo colocaban millones de años. Nos preguntamos ¿Por
qué tanto afán?

Esta fiebre todavía no ha terminado, existen algunos que


siguen empeñados en querer demostrar que nuestros
antepasados son los simios y que no existe Dios.

Mira una anécdota, un estudiante le pregunta a su


catedrático, filósofo, Juan Bautista Lamark, ¿cree usted que
venimos del mono o de Dios? Lamark contestó “prefiero
creer que venimos del mono que de Dios, porque en nombre
de Dios se hicieron tantas barbaridades” Obviamente estaba
molesto por todo lo que había pasado en la edad media, sin
embargo, fue un espaldarazo al positivismo.

Creo que no hay por donde perdernos, los tres pilares del
pensamiento griego, con las aseveraciones que se han dado
en la historia del hombre, se han consolidado y con mayor
fuerza. Prácticamente dicen: “el mundo no fue creado por
Dios, sobre la naturaleza del hombre no se dice nada y en
relación al conocimiento se hace más patente, que es
producto de la inteligencia y obra humana.

6/
Cuando aparece Carlos Marx en el año 1920 se
identifica con el pensamiento griego, se considera ateo,
parece no querer quedar indiferente con los sucesos y dice:
“ahora entiendo, por qué la humanidad estaba sometida en
la oscuridad, la religión es el opio del pueblo”, aun que el
no hablaba de la religión bíblica o hebrea, el se refería a la
religión católica.
Más adelante aparece Friedrich Nietzsche (1844- 1900),
de origen judío, nacido en alemán, filósofo, poeta y
filólogo, cuyo pensamiento está considerado como uno de
los más radicales, ricos y sugerentes del siglo XX, concluye
diciendo “Dios ha muerto” da la impresión que todos, ahora
están contra Dios, parece que los teoréticos o contrarios se
han puesto de acuerdo bajo una “mente superior” de
eliminar a Dios de las mentes de los hombres.
El sábado que era el monumento de la creación, según
los hebreos, se había cambiado por el domingo, día del sol,
por lo tanto, aparentemente, no había quién defienda los
pilares del pensamiento hebreo.
Eso no es todo, el que dio el golpe final según su
pensamiento fue Martín Heidegger (1889-1976), filósofo
alemán. Fundador de la denominada fenomenología
existencial, está considerado uno de los pensadores más
originales del siglo XX, en su sabiduría humana explica que
Dios, no creó al hombre, más bien es el hombre, quien creó
a Dios. Insinuando que Dios se ha constituido en el ancla de
las personas, que no les permite zarpar en la vida, continua
diciendo, que si no nos sacamos a Dios

62
de la mente estamos condenados al fracaso y finalmente a la
muerte.

Hasta aquí qué comentario podríamos hacer, en mi


modesta manera de ver, estoy seguro y la historia no miente,
estos dos pensamientos que se han iniciado en la mente de
dos seres, ¿quiénes? tú y yo lo sabemos, lamentablemente o
afortunadamente, llegaron hasta nuestros días.

Observa con cuidado, toda la literatura, que se expone


en nuestros días, del área que sea, pertenece o esta en
sujeción a uno de estos dos pensamientos, más, la educación
que recibimos o que reciben nuestros hijos se sujeta a uno de
estos dos pensamientos, claramente identificables. ¿Quieres
saber como termina el asunto? lee el siguiente capítulo.

63
LA REALIDAD ACTUAL Y LOS DOS
PENSAMIENTOS

¿Cuál crees que es la realidad actual? Alguien ha dicho:


“la ciencia y la tecnología nos van a enterrar”, “estamos
cavando nuestra propia tumba” Comte al decir que la
ciencia era nuestra salvadora, ¿se ha equivocado? Parece
que si.
La ciencia y la tecnología se han desarrollado hasta su
máxima expresión, sin embargo, el mundo, la humanidad,
está sumergida en la peor crisis jamás visto hasta hoy,
alguien dijo: “estamos viviendo una crisis sin
precedente”, ¿es casual o alguien está detrás de esto?
piensa, ¿qué es lo que realmente está sucediendo?
Algo que no podemos dejar de ver y oír son las
convulsiones sociales, desastres naturales, accidentes,
delincuencia, calentamiento global, etc. A raíz de todo esto,
pareciera que el hombre está cambiando de mirada, esta vez
hacia la religión, con sus diferentes manifestaciones
clamando a los diferentes dioses habidos y por haber, la
vida se está haciendo más insostenible.
Por otro lado los políticos, científicos, filósofos,
educadores están realizando grandes esfuerzos para tratar
de explicar los fenómenos que van ocurriendo en el planeta
y a la par ofreciendo diferentes tipos de soluciones y uno se
pregunta, ¿salvamos el mundo o nos salvamos del mundo?
Parece que se van cumpliendo las profecías que se han

66
escrito en el pasado sobre lo que está pasando en este
mundo.
Las profecías de la Biblia, nos enseñan que, al final de
la historia habrá dos grupos claramente identifícables y
cada grupo con su respectivo líder, quiero decirte que, esos
dos grupos ya existen en la actualidad, para reconocerlos,
no tenemos que hacer grandes esfuerzos, porque se los
puede identificar fácilmente a través de los tres pilares que
hemos venido mencionando.
Una de esas instituciones, identificado como atea, que
no cree en la segunda venida de Cristo, que no cree en el
juicio final, si no más bien promueve una religión mundial
bajo la doctrina de la inmortalidad del alma, que lo que la
sociedad aprueba es moral, bajo un día de descanso
mundial, el domingo, día del sol, este símbolo lo tiene en
cada uno de sus templos, que se sustenta bajo la filosofía de
la fe y la razón, pensamiento agustiniano, se jacta porque es
poderosa e indestructible, que acepta todo tipo de creencias
con el único objetivo de crecer no se hace problemas con
las diferentes culturas sencillamente conviven. En este
momento bajo el pretexto de la ecología o cuidado de la
naturaleza ha lanzado su campaña para unir a todo el
mundo, bajo la consigna de un solo rebaño y un solo pastor.
Referente a lo mencionado, tenemos dos documentos
que dicen lo siguiente:
“La inminencia del nuevo milenio implicó una intensa
actividad por parte del líder religioso,

66
que manifestó en múltiples ocasiones su deseo
de que la Iglesia ingresara “purificada” en aquél.
Así, en los meses de julio y agosto de 1999
realizó numerosas e innovadoras definiciones
teológicas acerca del cielo “no es una
abstracción ni un lugar físico entre las nubes,
sino una relación viva y personal con Dios”, el
infierno “situación de quien se aparta de modo
libre y definitivo de Dios”, del purgatorio
“estado provisional de purificación” y de
Satanás “vencido definitivamente; Jesús nos ha
liberado de su temor” (Biblioteca de Consulta
Microsoft ® Encarta ® 2005).

“La Iglesia ha aceptado el Big Bang como, una


descripción del origen del universo. Se ha
sugerido que la teoría del Big Bang es
compatible con las vías de santo Tomás de
Aquino, en especial con la primera de ellas sobre
el movimiento, así como con la quinta”
(De Wikipedia, la enciclopedia libre).

Por otro lado se ha instituido el imperio (parlamento


norteamericano) luego la unión europea (parlamento
europeo) y ahora está en franco desarrollo para lograr el
parlamento suramericano, para que entre los tres no haya
problemas. La Organización de las Naciones Unidas
considera que, el personaje que mencionamos
anteriormente, sea el que lidere el nuevo orden mundial.
Nuevo orden mundial, estará basado en los conceptos

67
del pensamiento griego, no hay por donde perdernos
¿verdad?
Estas son algunas de sus creencias:
■ Evolución.
■ Inmortalidad del alma.
■ El conocimiento viene de la mente humana
(Razón).
■ Adoración en el día del sol, domingo.
■ La moral basada en valores, que lo determina el
razonamiento humano.
■ No existe el fin del mundo, por lo tanto, hay que
salvarlo.
Cuando estos señores, del pensamiento griego estén
llevando a cabo el objetivo de unir el mundo bajo un mismo
estandarte y los conceptos anteriormente mencionados
habrá otro grupo bajo el pensamiento hebreo, que, creerá
sobre los siguientes asuntos:
■ Creacionismo.
■ El hombre (alma) es mortal.
■ El conocimiento viene de Dios (Fe).
■ Adoración en el día de la creación, sábado.
La moral lo determinan las leyes de Dios
(Principios) y la naturaleza.
■ El fin del mundo es inminente por lo tanto, hay que
salvarse de este mundo.
El primer grupo se verá acosado por el segundo grupo,
para deshacerse de ellos, con el pretexto de cuidar el medio
ambiente, serán acusados de ser los culpables de todos los
desastres que anteriormente hablamos, por no

68
someterse al nuevo orden mundial.

Entonces se declarará la guerra del Armagedón, ambos


se envolverán en la gran batalla final, será una guerra
ideológica, doctrinal y de fe, el grupo del pensamiento
hebreo, basado en la Biblia será el vencedor. En la primera
rueda, cantarán victoria, el pensamiento griego a verse
derrotado, desenmascarado se ve obligado a aliarse con el
poder político, el imperio, estos sacarán un decreto, al
principio con pretexto de cuidar el medio ambiente. Será
sobre la obligatoriedad de guardar el domingo como día de
descanso, caso contrario serán pasibles a ser convocados a
los tribunales y ser sancionados.
“Y vi salir de la boca del dragón, de la boca de la
bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus
impuros como ranas, que son espíritus de demonios,
que hacen señales, y van a los reyes de todo el
mundo, para reunirlos para la batalla de aquel gran
día del Dios Todopoderoso. Entonces reunieron a
los reyes en el lugar que en hebreo se llama
Armagedón” (Apocalipsis 16: 13-16)
"Cuando os lleven a las sinagogas, y ante los
magistrados y autoridades, no os preocupéis cómo o
qué hayáis de responder o decir” (Lucas 11:11).

Los del pensamiento hebreo harán caso omiso, porque


creen que deben obedecer a Dios antes que a los hombres y
que sarán protegidos por Dios. La gente al ver lo que
69
está sucediendo, muchos aceptarán unirse a los del
pensamiento hebreo. Pero, por otro lado, las calamidades
siguen cayendo, los conflictos se agudizan y los del grupo
griego, no tienen otra alternativa que decretar pena de
muerte para los adoradores del sábado considerándolos que
ellos son los culpables de las calamidades.
“Se le permitió infundir aliento a la imagen de la
primera bestia, para que la imagen pudiera hablar y
dar muerte a todo el que no adore a la imagen de la
bestia y ordenaba que a todos, pequeños y grandes,
ricos y pobres, libres y siervos, se les ponga una
marca en la mano derecha o en la frente y que
ninguno pueda comprar ni vender, sino el que tenga
la marca o el nombre de la bestia, o el número de su
nombre” (Apoc. 13:15-17).
El decreto con pena de muerte será la gota que rebalsa la
copa de la ira de Dios, inmediatamente Cristo concluye la
obra de redención, sacándose las ropas sacerdotales se viste
de las ropas reales y se constituye en el Rey de Reyes y
Señor de Señores, con este acontecimiento se cierra el
tiempo de la gracia o salvación, los que fueron salvos,
salvos serán, los que no se salvaron quedaran destituidos de
la gracia de Dios por siempre.
"Consumado es", "El que es santo, santifíquese
todavía y el que es inmundo, sea inmundo todavía"
(Apoc. 21: 5; 22: 11).

70
Como efecto del decreto con pena de muerte contra el
pueblo que tiene el pensamiento hebreo no le queda otra
cosa que huir, porque se desata una persecución sin
precedente, sin embargo, todos estos están sellados para
vida eterna por lo tanto ninguno dejará de existir.
Mientras se van sucediendo todas las cosas que se han
mencionado arriba, se verá una nube pequeña en los cielos,
cuando se acerca se conoce que es la gloria de Cristo, la
biblia lo describe de la siguiente manera:
"Y entonces aparecerá en el cielo la señal del
Hijo del Hombre, y todas las naciones de la
tierra se lamentarán; y verán al Hijo del Hombre
que viene sobre las nubes del cielo, con gran
poder y grande majestad” (S. Mateo 24:30)
"Porque como el relámpago que sale del oriente
y se muestra hasta el occidente, así será la
venida del Hijo del Hombre. (S. Mateo 24:27)
“El pueblo hebreo -algunos en las celdas de las
cárceles, otros escondidos en ignorados
escondrijos de bosques y montañas, invocan aún
la protección divina, mientras que, por todas
partes grupos de hombres armados, instigados
por legiones de ángeles malos, se disponen a
emprender la obra de muerte. Entonces, en la
hora de supremo apuro, el Dios de Israel
intervendrá para librar a sus escogidos.”
(Maranata: El Señor viene 277).

7/
Entonces vendrá el cumplimiento de lo que dice en la
Palabra de Dios en Tesalonicenses 4: 16 y 17 que dice así:
“Porque el mismo Señor descenderá del cielo con
aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, y
los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros,
los que vivamos, los que hayamos quedado, seremos
arrebatados junto con ellos en las nubes, a recibir al Señor
en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor”
Según el pasaje anterior, nos habla de dos grupos, de
los que están vivos y de los que están muertos. Los muertos
saldrán a resurrección, según la biblia ellos resucitaran y
serán transformados a imagen y semejanza de Adán y Eva
en un abrir y cerrar de ojos, (1 Cor. 15: 51, 52) ¡Qué
glorioso será contemplarnos unos a otros!
Los del otro grupo, los que no aceptaron y ni vivieron
según el pensamiento hebreo, quedaron prácticamente
muertos por las siete plagas finales que se registra en
apocalipsis y la segunda venida de Cristo.
Jeremías contempló esta situación en visión que no
había ni una sola vida sobre la faz de la tierra.
Miré la tierra, y estaba sin forma y vacía, y el cielo
estaba sin luz. Miré los montes, y estaban temblando, y
todos los collados se estremecían. Miré, y no había ni un
solo hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. Miré,
y la tierra fértil era un desierto, y todas sus ciudades
estaban en ruinas ante la presencia del Eterno, ante el furor
de su ira. (Jeremías 4:23:27).

72
Según Apocalipsis 20 los que quedaron en la tierra
muertos son resucitados después de mil años, en la tercera
venida de Cristo. Lo triste es que ellos resucitarán tal como
murieron, unos con el cuerpo todo destrozado, otros
consumidos por las enfermedades, con los intestinos fuera
de sus cuerpos, será el clamor o griterío jamás visto y
escuchado, como dice Jesucristo, “allí será el llanto y crujir
de dientes” y al final verán descender del cielo fuego y los
consumirá para siempre.
“Pero descendió fuego del cielo, y los devoró”
(Apocalipsis 20: 9).
"Viene el día ardiente como un homo. Y todos los
soberbios, todos los malhechores serán estopa. Y
ese día que está por llegar los abrasará, y no quedará
de ellos ni raíz ni rama —dice el Eterno
Todopoderoso” (Malaquías 4:1)
“Entonces los cielos desaparecerán con gran
estruendo; los elementos serán destruidos por el
fuego, y la tierra y todas sus obras serán quemadas”
(2Pedro 3:10)
Cuando todo haya terminado, Dios recreará esta tierra
para que sus hijos habiten en ella por la eternidad.

La Palabra de Dios dice: “Entonces vi un cielo


nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo
y la primera tierra habían desaparecido, y el
73
mar ya no existía más y yo, Juan, vi la santa
ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del
cielo, de Dios, engalanada como una novia para
su esposo y oí una gran voz del cielo que dijo:
Ahora la morada de Dios está con los hombres, y
él habitará con ellos. Ellos serán su pueblo, y
Dios mismo estará con ellos, y será su Dios y
Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos y
no habrá más muerte, ni llanto, ni clamor, ni
dolor, porque las primeras cosas pasaron".
(Apocalipsis 21: 1-4)
La pregunta del millón es ¿Quién podrá ser salvo? La
Palabra de Dios nos responde:
"Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo
único, para que todo el que crea en él, no perezca, sino
tenga vida eterna” (Juan 3:16).
La decisión es tuya y mía

74
BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Ayala, Alfredo (1975) Historia de Grecia, Buenos Aires,


Ed. Mundo
Barrio, José (1988) Historia de la filosofía, Ed. Vicens
vives Colombia.
Barylco, Jaime (1985) La filosofía, Buenos Aires, Ed.
Mary Mar.
Douglass, Herbert (2000) Mensajera del Señor, Buenos
Aires, ed. ACES.
Marías, Julián (1954) Historia de la filosofía, Buenos
Aires, Ed. Emecé.
Rand, W. W. (1977) Diccionario de la Santa Biblia, Costa
Rica, Ed. San José.
Salinas, Jorge (1978) Direcciones de la filosofía, La Paz
Bolivia, Ed. San Antonio.
Sepúlveda, Ciro (1997) Elena G. de White, Lo que no se
escribió, Buenos Aires, ed. ACES.

Serrano, Jorge (1996) Filosofía de la ciencia, México,


Ed. Trillas.
Von, Jean (1973) Vocabulario Bíblico, España, Ed.
Marova.
White, Elena G. de (1985) Conflicto de los siglos, Buenos
Aires, ed. ACES.
White, Elena G. de (1985) Patriarcas y Profetas, Buenos
Aires, ed. ACES.
Biblioteca Electrónica (1990) Fundamentos de
esperanza, CD (Disco Compacto), Biblia (NRV '90), 64
libros del Espíritu de Profecía en castellano, el
Comentario Bíblico Adventista y el Diccionario Bíblico
del mismo comentario-