Está en la página 1de 3

La Fuga

La fuga es una forma de construcción musical, con un procedimiento de creación y estructura muy
determinados. Su composición consiste en el uso de la polifonía vertebrada por el contrapunto
entre varias voces o líneas instrumentales (de igual importancia) basado en la imitación o
reiteración de melodías en diferentes tonalidades y en el desarrollo estructurado de los temas
expuestos. Cuando esta técnica se usa como parte de una pieza mayor, se dice que es una sección
fugada o un fugato. Una pequeña fuga se llama fughetta.

Hasta el final de la Edad Media el término fuga fue ampliamente utilizado para describir las
estructuras y obras canónicas, en el renacimiento servía para designar específicamente a los
trabajos basados en la imitación. No será sino hasta el Siglo XVII cuando fuga cobraría el
significado que se mantiene en la actualidad.

La fuga es la manifestación
técnica y artística más madura y libre de la escritura contrapuntística. Es imposible encasillar todas
las fugas escritas bajo un solo patrón uniforme. Cada una difiere en uno u otro detalle estructural
de las demás, aunque se pueden incluir en dos grandes grupos: la fuga libre y la fuga de escuela o
escolástica. En esta última la estructura es fija e imperturbable y sigue unos patrones
estructurales, formales y de modulación preestablecidos. Hay musicólogos que se niegan a
describir la fuga como una forma musical, prefiriendo hablar de procedimiento fugal o de textura
en lugar de forma, debido a la gran variedad de formas que puede asumir la combinación de
elementos de una fuga. Sin embargo, es posible dar un esquema general de sus características
más importantes.

Las fugas generalmente tienen tres o cuatro partes, es decir, voces melódicas; pero existen
composiciones orquestales de hasta ocho o diez voces. Son raras las fugas de dos partes, donde el
tema sólo puede ir de la voz superior a la inferior. Un ejemplo de fuga a dos partes es la Fuga en
Mi menor del primer libro de El clave bien temperado de Johann Sebastian Bach.
En la fuga, una breve frase musical llamada sujeto se superpone y alterna con otra frase llamada
contratema o contrasujeto.

Hasta ahora hemos mencionado los elementos más importantes de la textura de la fuga. Con
relación a su forma esencial, la fuga esta integrada por tres secciones: exposición, sección o
secciones medias, sección final y final:

1. La exposición es la primera parte de la fuga donde el tema se expone una o más veces en cada
una de las voces que intervienen.

2. La sección media sigue a la exposición y en ella se introducen uno o más episodios de gran
riqueza modulatoria: tonalidad relativa, subdominante o dominante. Es frecuente el uso de pausas
o silencios de larga duración en esta segunda sección, con el propósito de que cuando aparezca
nuevamente el tema, adquiera más relieve e interés.

3. La sección final generalmente empieza cuando el sujeto vuelve a la tonalidad inicial de la fuga y
de aquí a la culminación de la obra. Elfinal de una fuga suele consistir en varios compases
añadidos a la esctructura principal, concluyendo así la obra con una floritura. Esta conclusión es la
coda.

Todos los recursos técnicos descritos en el


canon
son aplicables a la fuga. Hay además otros que la diferencian de ésta: el stretto y el pedal.

Elementos de la fuga:

a) Sujeto: es el tema principal de la fuga, el elemento del que todo deriva. Generalmente sólo hay
un único sujeto, pero existen fugas con dos o más sujetos. Las fugas con dos sujetos se denominan
Fugas Dobles.

b) Respuesta: es el tema a la 5ª del sujeto, es decir en el tono de la Dominante. En ocasiones,


como en la fuga de la Tocatta y Fuga de J. S. Bach, la respuesta se encuentra en el tono de la
subdominante, y cuando esto ocurre, esta respuesta, y por extensión la fuga completa, se le
denomina Plagal.

c) Contra-sujeto/s: son partes libres que acompañan tanto al sujeto como a la respuesta en la
fuga. Puede haber uno, varios o ninguno. Cuando acompaña a la respuesta en ocasiones se le
denomina “contra-respuesta”

d) Episodios o Divertimentos: son partes en las cuales no se produce ninguna entrada ni del sujeto
ni de la respuesta. El material temático de los episodios está generalmente extraído de elementos
(motivos) del sujeto, la respuesta o los contrasujetos. Rara vez aparece un elemento nuevo.

e) Estrechos: ocurren hacia el final de la fuga, y en ellos las sucesivas entradas de los sujetos y
respuestas (o sus diferentes combinaciones) se van “estrechando”, es decir, entra uno antes de
que haya acabado el anterior. Una fuga NUNCA empieza en estrecho. Hay estrechos canónicos
(cuando las voces se imitan exactamente), no canónicos (cuando hay alguna modificación), dobles
(a 3 voces), triples (a 4 voces), etc. Nota Pedal: suele aparecer hacia el final de la fuga un episodio
construido sobre una pedal de Tónica o Dominante.

Tipos de fugas:

1. Vocal: escrita para voces

2. Instrumental: escrita para instrumentos o para teclado

3. Libre: cuyas partes no son fijas

4. Escolástica: sus partes y forma son fijas y rígidas. El tipo de fuga de Escuela más extendido es el
de la Fuga Escolástica Francesa.

5. Real: cuando la respuesta es la copia exacta del sujeto a la 5ª ascendente.

6. Tonal: cuando la respuesta no es la copia exacta del sujeto a la 5ª ascendente, es decir, que una
o varias notas no se hallan en el tono de la dominante. La nota modificada se denominan
"mutación", y corresponden en general a un descenso de la quinta a una cuarta en la respuesta,
cuando la primera o segunda nota del sujeto es el quinto grado de la escala.

Algunos compositores

La fuga tuvo su época dorada entre los siglos XVII y XVIII, gracias a ilustres músicos del
renacimiento tardío y el barroco:
D. Buxtehude (1637-1707)
J. Pachelbel (1653-1706)
G. F. Händel (1685-1759)
J. S. Bach (1685-1750)

Época clásica:
Mozart

Época romántica :
L.van Beethoven

Siglo XX:
Max Reger
Igor Stravinski

También podría gustarte