Está en la página 1de 5

ENSAYO LOS JÓVENES NO LEEN

Juan Carlos Rodríguez Lovera 314 No. 317148758

El siguiente trabajo se enfoca en descubrir cuáles son los verdaderos motivos que
hacen que los jóvenes de México entre quince y veinte años no tengan un gusto
por la lectura, sin saber que esta trae como resultado el mejoramiento del léxico y
la ortografía, sino que también genera el desarrollo de crítica y de análisis de las
personas, implementar que los ciudadanos obtengan una perspectiva distinta, ya
que leer es una manera de distraerse y desarrollar la imaginación, la manera de
pensar, sobre todo cuando se lee por gusto se puede conocer un mundo de letras
inmerso en tinta y papel.

La lectura es un gusto para cultivar el conocimiento en el tiempo libre, un hobby


que puede ser para toda la vida, un simple afecto, es una afición que puede
practicarse en cualquier tiempo, lugar, edad y situación. La lectura podría
considerarse como una muy buena fuente de distracción, de felicidad. Se ha
hablado sobre de “el placer de leer”, lo cual esta frase expresa una verdad ya que
leer es una pasión, algo que envuelve a la persona entera y le comunica un
deleite porque es una actividad auténticamente humana, que tiene como fin
distraer y desarrollar la mente del lector, de cierta forma al realizar esta actividad
no solo nos entretenemos sino que de manera subliminal se puede obtener
conocimientos nuevos como lo son el aumento personal y el léxico, al igual que el
mejoramiento de la ortografía. Muchas personas consideran que leer es una
forma aburrida y tediosa de perder el tiempo, privándose así de obtener nuevos
conocimientos o incluso descubrir el mundo lleno de letras empapadas de
fantasía, ilusiones englobadas en historias que pueden sorprenderte, sin
embargo, hay personas que prefieren hacer diversas cosas como lo es estar en
redes sociales, ver el televisor que leer puesto que en nuestro país no se
encuentra cimentada esta cultura. Según Mario Vargas Llosa afirma: “ La
literatura, en cambio, a diferencia de la ciencia y la técnica , es, ha sido y seguirá
siendo, mientras exista, uno de esos denominadores comunes de la experiencia
humana, gracias al cual los seres vivientes se reconocen y dialogan, no importa
cuán distintas sean sus ocupaciones y designios vitales, las geografías y las
circunstancias en que se hallen, e, incluso, los tiempos históricos que determinan
su horizonte”, ya que leer es divertirse, aprender de una manera ya sea directa o
indirectamente puesto que la lectura amplia los horizontes y el acervo de las
personas. Practicar este tipo de actividades es una manera de despertar y
movilizar el desarrollo cultural de una sociedad, con este medio de comunicación
se logra un dialogo reflexivo de argumentos que se entrelazan generando así el
propio desarrollo de crítica en cuestión social. Nuestro país se encuentra
emergido en una esfera global que tiene como objeto colocarle a la ciudadanía
una venda en los ojos, dándole herramientas de distracciones que se consideren
más entretenidas; y si a esto le sumamos que en México en las escuelas no se
propicia el hábito por la lectura. La juventud considera que leer es una forma
absurda y aburrida de perder el tiempo, ya que en la actualidad se encuentran los
beneficios proporcionados por internet y los diversos medios masivos de
información, se sabe que la mayoría de las personas entre las edades de quince y
veinte años, consideran que la lectura es una obligación dentro de la escuela,
pues es cansado, aburrido y muy tedioso leer; lo que no saben es que con el
simple hecho que supiesen verdaderamente lo que es leer sabrían que al realizar
esta actividad se obtienen nuevos conocimientos. Este tipo de ideas contrarias
acerca de la lectura se generan a los escases de cultura literaria, pues es muy
poco habitual que veamos a una persona adulta leer por gusto. Tal como lo
describe Sari Luz Ángel Aguilar en su ensayo Comprensión lectora, problemas de
todos dice que “No se debe perder de vista que el objetivo principal de la lectura
es la comprensión de la misma y que para lograrlo es necesario utilizar como
estrategia la anticipación, predicción, muestreo, confirmación, autocorrección y
todas aquellas que logren que el lector le dé un sentido al texto. Sólo aprendiendo
a leer bien, aprenderemos a interpretar y por ende se logrará la construcción de
un nuevo pensamiento”, por leer bien y correctamente se entiende a que el lector
debe de crear un vínculo propio entre el desarrollo objetivo y subjetivo de la
persona con el texto y no simplemente recorrer con la mirada las palabras del
texto, y fingir que se leyendo un enunciado cuando en realidad solo se busca las
palabras que se consideren claves; leer implica desarrollar la habilidad de
comprender y sentir propio lo que está escrito, con esto se logra conocer nuevas
palabras y se crea un vocabulario más propio pues se desarrolla la facultad de
interpretación y de expresión. Tal como lo plantea Rigoberto Lasso Tischaren en
su ensayo Importancia de la lectura: La mayoría de los mexicanos no están
acostumbrados a ver leer a sus padres y, a menudo, en muchos de los hogares,
en el mejor de casos, ocasionalmente solo se lee el periódico, a razón de esto se
ha generado que los hijos, en este caso los estudiantes aquellos que serán en
futuro del país, no tengan ese buen habito de consultar libros, sino que al decir
leer lo primero que pasa por su mente es una obligación que trae como
consecuencia la poca comprensión de textos y lo más importante el rechazo del
beneficio de la lectura que es el ampliar los horizontes. Aunque creamos que no
leemos nos olvidamos que el leer siempre se ve emergido subliminalmente en
nuestro medio cotidiano, pues en un solo día se puede leer un sinfín de cosas, las
cuales nos pueden propiciar conocimientos benéficos o no, ya que tanto la lectura
como la escritura son herramientas fundamentales en nuestro diario vivir, sin
embargo existen personas que llevan más a fondo este medio de socialización: el
lector extensivo como lo define Elsa Margarita Ramírez Leyva en su escrito ¿Qué
sociedad lectora hemos formado?, “Se trata de alguien que practica la lectura de
un modo voluntario y libre de una variedad de textos, entre los que selecciona y
explora los que le interesan no únicamente por razones utilitarias, de estudio o de
trabajo, sino también con fines de entretenimiento y gratificación estética. En
particular, los intereses y motivaciones lo impulsan a la búsqueda de lecturas por
diferentes medios: compra, préstamos de bibliotecas, amistades y familiares, y
también navegando en internet”. En lo particular, considero que ser un lector
extensivo, se consecuencia del contagio de la fantasía de la lectura, digo contagio
por que apreciar la lectura no se logra enseñando, sino que nosotros mismos
debemos de crear nuestro afán por leer, y la única manera de lograrlo es leyendo
y comprendiendo lo que nos dicen los textos. No siempre como ya se ha
mencionado leer se refiere a que los textos tienen que ser de carácter académico
sino que al contrario existen muchas obras literarias especialmente para jóvenes,
las cuales son creadas con el fin de entretener a los jóvenes lectores; la literatura
juvenil está integrado por obras literarias con historias de interés en las cuales se
enfoca en cosas que a un público joven quisiera leer como lo son historias de
amor, desilusión, suspenso, fantasía, ilusión, en fin muchos temas que desarrollen
la imaginación de los jóvenes y que propicien que tengan el gusto de seguir
leyendo cada vez más seguido, que comiencen con un libro y luego otro y así
sucesivamente hasta que sin darse cuenta puedan leer una saga completa como
la de Harry Potter de la autora J.K. Rowling, e incluso otras obras como la trilogía
de Hash Hash de la autora Becca Fitzpatrick; entre mis autores de obras juveniles
preferidos son Nicolas Sparks, por sus novelas como La última canción, Querido
John, Cuando te encuentre; E. L. James por Cincuenta sombras de Grey; Alessio
Puleo, por Escucharas mi corazón; David Levithan por su novela Cada día;
Suzanne Collins autora de Los Juegos del hambre; Daniel Handler y su novela de
Y por eso rompimos; Blue Jeans y su trilogía Buenos Días Princesas; Dan Brown
con sus libros del Código Da Vinci y Ángeles y demonios entre otros. Los temas
tratados en la literatura juvenil no difieren en mucho de los de la literatura de
adultos, así mismo, los personajes suelen ser creados para que el público lector
juvenil pueda identificarse con ellos en especial con los protagonistas, puesto que
este tipo de literatura se sabe que puede ser muy influyente en sus lectores, razón
a lo cual los autores deben de cuidar su enfoque se podrían mencionar muchas
obras literarias juveniles.

La juventud actual es muy ajena a tomarse como propio el habito de la lectura,


pues se ha convertido en una aficionada a el entretenimiento que nos brindan los
programas de televisión, la internet y sus redes sociales, sin embargo la lectura
constituye un vehículo para el aprendizaje, para el desarrollo de la inteligencia,
para la adquisición de cultura y para la educación de la voluntad., pues se le
podría considerar como una herramienta que pone en acción las funciones
mentales, mejora las relaciones humanas y despierta aficiones e intereses. Pero
por otro lado el problema social de la falta de lectores jóvenes se debe a que
nuestra propia sociedad ha erradicado la cultura del aprecio por la lectura sino
que en lugar de influenciar la idea de que leer puede resultar divertido se inyecta
en los jóvenes es aburrido y típico de personas “sin vida social ni amigos”,
dañando así fuertemente a los integrantes de la sociedad futura, ya que sin una
sociedad lectora el progreso se ve muy alejado pues no tendrán una capacidad de
análisis, de expresión y reflexión apropiada. La lectura es una de las maneras de
ampliar el conocimiento. Para culminar y apoyando la opinión de Harold Bloom
“En definitiva, leemos para fortalecer nuestra personalidad y averiguar cuáles son
sus auténticos intereses” creando así una mente critica, analítica y de fácil
reflexión y todo eso gracias a el hábito del buen leer.

Bibliografía.

https://jesusvelez.wordpress.com/2007/06/13/el-gusto-por-la-lectura/

http://noticias.universia.net.mx/en-portada/noticia/2013/09/23/1051210/mexico-no-
tiene-habitos-lectura.html

http://contenido.com.mx/2017/03/leemos-los-mexicanos/