Está en la página 1de 6

DERECHOS PERSONALES O DE CRÉDITO

En el antiguo Derecho Romano, los derechos personales se daban por un vínculo


físico no jurídico, entre el deudor con el acreedor, a través de la figura contractual del
Nexum donde el deudor servía como prenda o garantía del cumplimiento de la obligación
contraída, para poder subsanarla daban al acreedor el poder de dominio sobre su
persona con la posibilidad de que los vendieran como esclavos, los encarcelaban y en
casos extremos la muerte. Esta forma de cumplimiento de la obligación del deudor ante
el acreedor se abolió y con la LEY POETELIA PAPIRIA, del año 286 a. C., estableció
que el deudor en garantía del cumplimiento de la obligación contraída, recaía sobre su
patrimonio y no sobre su persona física dando al acreedor el poder de accionar por vía
judicial, los bienes del deudor (acciones personales) ante su incumplimiento1.

Según el Código Civil Ecuatoriano en su artículo 596, son derechos personales o


créditos “los que solo pueden reclamarse de ciertas personas que, por un hecho
suyo o la sola disposición de la ley, han contraído las obligaciones correlativas;
como el que tiene el prestamista contra su deudor, por el dinero prestado, o el hijo contra
su padre por alimentos. De estos derechos nacen las acciones personales”.2

“Es la relación entre personas, a través de un vínculo jurídico, mediante el cual


una de ellas exige a la otra el cumplimiento de una obligación”. (Silva Segura, 1993)

El derecho personal o crédito corresponde a la correlativa obligación, que es un


vínculo jurídico entre dos personas determinadas, en virtud del cual una de ellas, el
deudor, debe dar, hacer o no hacer una cosa en provecho de otra, el acreedor.

Esta noción de derecho personal es de más complejidad que la de derecho real,


puesto que supone tres elementos: el acreedor o sujeto activo, es la persona titular del
derecho, el deudor o sujeto pasivo, es aquella persona que está obligado a procurar al
acreedor el beneficio del derecho y la cosa debida; es la transferencia de un derecho real

1DÍAZ, RANCISCO EUGENIO - BREVE HISTORIA DE ROMA - Editorial Dykinson:


Liberia Jurídica , 1989
2 CÓDIGO CIVIL ECUATORIANO, publicado en registro Oficial Suplemento 46
por parte del deudor al acreedor en cambio, el derecho real supone dos elementos: titular
y cosa.

Las obligaciones correlativas que se establecen por vínculos jurídicos entre dos o
más personas (un sujeto activo y un sujeto pasivo) reciben el nombre de derechos
personales. El acreedor para ejercer el cumplimiento sus derechos creditorios están en
la potestad de ejercer una acción judicial contra el deudor o el sujeto pasivo, este último
se encuentra obligado a cumplir con tal prestación.

El derecho personal es casi siempre antecedente del derecho real. Así, para adquirir
el derecho de propiedad sobre mi teléfono celular debo comprarlo, esto es, necesito que
otra persona (el vendedor) contraiga la obligación de entregarme el celular. Es previo,
entonces, celebrar un contrato de compraventa (titulo), por el cual el vendedor se obliga
a entregarme la cosa comprada y yo, comprador, adquiero el derecho de exigir dicha
entrega (derecho personal) si cumplo con los requisitos legales.

Las palabras “crédito” y obligación”, en el sentido amplio, designan el vínculo


completo que implica el derecho personal; pero, en un sentido restringido, la palabra
“crédito” solo designa el aspecto activo del derecho personal, esto es, el derecho
personal desde el punto de vista del acreedor y la palabra “obligación” o deuda señala el
derecho personal en su aspecto pasivo, desde el lado del deudor. La obligación desde
el punto de vista pasivo se llama “deuda” y desde el punto de vista activo “crédito”.

Los derechos personales o créditos encuentran su origen en los derechos subjetivos,


donde a través de las normas jurídicas se les atribuyen a las personas la facultad de
efectuar determinados actos, con la tutela efectiva de los mismos para ejercer la
protección por parte del ordenamiento jurídico.

Los derechos patrimoniales, están enmarcados en lo referente a todos los bienes y


créditos del cual una persona es titular a su vez está integrado por los derechos reales,
los derechos personales. Los primeros no se ejercen sobre una determinada persona,
sino respecto de la cosa, reciben el nombre de derechos reales en contraposición a los
derechos personales que no se ejercen sobre una cosa, sino respecto de una
determinada persona. Una fuente de derechos personales son los contratos.
Según (Ramos, 1998) la doctrina clásica contrapone los derechos reales a los
personales, destacando varias diferencias:

a) En los derechos reales existe una relación de persona a cosa; en cambio, en los
personales la relación es entre dos sujetos determinados: acreedor y deudor.
b) En cuanto al contenido: los derechos reales confieren un poder jurídico inmediato
sobre la cosa; en cambio, en los derechos personales el titular (acreedor) solo
puede obtener el beneficio correspondiente mediante un acto del obligado
(deudor).
c) En cuanto a la forma de adquirir ambos tipos de derechos: los derechos reales se
adquieren por la concurrencia de un título y de un modo de adquirir; en cambio,
en los derechos personales basta el título.
d) Los derechos reales son derechos absolutos “en cuanto al titular le
corresponde una acción persecutoria y restitutoria, dirigida al reintegro de
la cosa y ejercitable frente a terceros…”3
Los derechos personales, en tanto, son derechos relativos, porque solo se pueden
exigir del deudor.
e) En lo relativo a su ejercicio: “la diferencia se presenta en un doble aspecto: en los
derechos reales, el hecho de recaer directamente sobre cosas hace que permitan
una ilimitación que no puede darse en los derechos de obligaciones, habida
cuenta de la presencia de las persona del deudor; y, en otro aspecto, los derechos
reales se consolidan o reafirman a través de su ejercicio, en contraste con los de
obligaciones, en los que el ejercicio, mediante el cumplimiento o pago, lleva
aparejada la extinción”. 4

f) En lo que se refiere a su contravención: los derechos reales pueden ser violados


por cualquiera, no así los personales, que solo pueden serlo por el deudor.

3
HERNÁNDEZ GIL, ANTONIO - DERECHO DE OBLIGACIONES - EDITORIAL CEURA - MADRID - 1983,
pág. 22
4
HERNÁNDEZ GIL, ANTONIO - DERECHO DE OBLIGACIONES - Editorial Ceura - Madrid -
1983, pág. 23
g) Finalmente, se argumenta que los derechos reales solo pueden ser creados por
la ley, quedando inhibidas las partes de establecerlos, situación totalmente distinta
a la de los derechos personales, en que las partes, en virtud de principio de la
autonomía de la voluntad, pueden generar cualquier tipo de derecho personal sin
más limitación que la ley, el orden público o la moral.

La pluralidad de sujetos en los derechos personales donde la obligación se constituye


entre dos personas, de las cuales una asume el papel de acreedor y la otra el de deudor.
Pero también se constituyen obligaciones entre varias personas, un acreedor y varios
deudores, dando lugar con ello a la figura jurídica caracterizada por la unidad de
obligación o de prestación y por la pluralidad de sujetos.

Para tener clara la concepción de los derechos personales resulta conveniente definir
el concepto de obligación. Según (Ramos, 1998) lo define como: el vínculo jurídico
entre dos personas determinadas (deudor y acreedor), en virtud del cual la primera
se encuentra en la necesidad jurídica de dar, hacer o no hacer en favor de la
segunda.

ANDREAS VON TUHR explica que se da el nombre de obligación “a la relación


jurídica establecida entre dos o más personas, por virtud de la cual una de ellas (el
deudor) se constituye en el deber de entregar a la otra (acreedor) una prestación”.
Y agrega: “Enfocada desde el punto de vista del acreedor, la obligación implícita
un crédito; para el deudor, supone una deuda”5.

5
VON TUHR, ANDREAS – TRATADO DE LAS OBLIGACIONES – Editorial Reus S. A., Madrid,
1934
LAS ACCIONES PERSONALES

Las acciones personales son aquellas que nacen de los derechos personales o
creditorios por medio de las cuales el acreedor puede exigir el cumplimiento de la
obligación al deudor, es decir, estas se dirigen exclusivamente con la persona (sujeto
pasivo o deudor) con quien se constituyó el vínculo jurídico y se estableció la obligación
correlativa.

La acción personal es la que corresponde a alguno para exigir de otro el cumplimiento


de una obligación que contrajo. Las acciones personales se derivan del derecho a la
cosa, o de las obligaciones, las cuales nacen del contrato o cuasi – contrato, del delito o
falta, puesto que la obligación puede consistir en el consentimiento expreso o presunto
de hacer o dar alguna cosa, o en la responsabilidad que proviene de la violación de la
ley. 6

El derecho personal está garantizando a través de las acciones personales, por citar
un ejemplo: la realización de un contrato de hipoteca, el cumplimiento de esta obligación
se encuentra garantizada por la acción hipotecaria o ejecución de la hipoteca donde se
confiere a su titular (el acreedor) la facultad de dirigirse al Juzgado competente, a
solicitar la venta forzosa del bien o derecho gravado con la hipoteca. Mediante el uso de
esta acción real, el acreedor hipotecario puede obtener, de manera inmediata, la
realización forzosa del inmueble o derecho que es objeto de la hipoteca, para hacerse
pago de la deuda.

El CODIGO DE PROCEDIMIENTOS CIVILES PARA EL DISTRITO FEDERAL,


establece que “Las acciones personales se deducirán para exigir el cumplimiento
de una obligación personal, ya sea de dar, de hacer o no hacer determinado acto”7.

6 GARCÍA GOYENA, FLORENCIO - Febrero o librería de jueces abogados y


escribanos...,3, Volumen 3 – Editorial: Diccionario Enciclopédico Gaspar y Roig, 1852
ob. Cit., pág. 534
7 CODIGO DE PROCEDIMIENTOS CIVILES PARA EL DISTRITO FEDERAL – México -

publicada en el Diario Oficial de la Federación 1928, articulo 25.