Está en la página 1de 2

El estadio del espejo como formador de la función del yo- (Sacado de un video de internet)

El estadio del espejo es el momento en el que el bebé (de los 6 al año y medio) se encuentra
frente a un espejo o algo que le refleja su propia imagen y él mira su imagen proyectada en el
exterior, y a partir del reconocimiento que hace el otro que le dice “ese sos vos”, el bebé asume
esa imagen. Es el momento en el que se ve por primera vez “completo”.

Aquí se va iniciando lo que Lacan llama la “identificación primordial”. El cachorro humano” llega al
mundo en estado de fetalización, prematuro, en el que no está apto para sobrevivir en el medio
por su propia cuenta, y en el cual depende totalmente de las personas que se hagan responsables
de su cuidado.

Para comprender el estadio del espejo es necesario partir de este estado de fetalización del bebé,
en este estado de prematurez, no reconoce cuales son los límites de su cuerpo, no haya límites
entre aquello que es, y aquello que no es.

Más o menos alrededor de los 6 meses el sistema ocular del bebé está maduro, y empieza a dar
cuenta que hay una imagen que se refleja en el espejo, o incluso “se refleja” en el ojo materno. El
bebé comienza a asumir esa imagen como propia, se identifica con esa imagen. La identificación es
uno de los momentos más importantes, para la constitución del aparato psíquico. A esta
identificación Lacan la denomina Identificación original

La identificación original de Freud no coincide con lo que plantea Lacan. En Freud la IO tiene que
ver con la imago paterna en el atravesamiento del complejo de Edipo. Es en la triangulación
“cuando llega el padre, la función paterna y realiza el corte madre-hijo (simbiosis), que el hijo
voltea a ver otra figura” “¿Qué es eso que está llamando la atención de mi madre, y que tiene él
que no tenga yo? En ese movimiento, el niño desde Freud,, está realizando la IO (o identificación
primordial) – quiere ser como el padre.

En cambio Lacan plantea que la IO es previa al momento que plantea Freud, y esta IOse hace con
una “imago”, con una imagen exterior que le anticipa al bebé aquel “posible” control o aquella
ilusión de control que va a tener eventualmente.

Ante la insuficiencia organica del bebe, llega la imagen que le permite anticiparse a lo que va a ser
él, cuando su cuerpo se torne maduro, este movimiento es el movimiento fundamental del
aparato psíquico. El aparato psíquico constantemente se adelanta a partir de procesos externos
para la formulación de los procesos internos.

La constitución del yo sigue una línea de ficción (ilusión de completud de su imagen del espejo). El
yo está constituido de manera ficcionaria. Se “aliena” a la ilusión de algo que aparenta completud.

Es en el espacio entre el espejo y el bebé se constituye la dimensión imaginaria.

La imagen en el espejo Lacan lo llama “ortopedia” “forma ortopédica”.


El bebé por más que quiera transformarse en esa imagen de completud, no puede lograrlo,
porque su cuerpo sigue siendo inmaduro, sigue estando fragmentado. Esto se denomina
“discordancia originaria”, es por así decirlo el momento en que se traza esa diferencia radical
entre lo que intenta “ser” el yo, y aquello que verdaderamente “es”

Estos tipos de estadios van aconteciendo una y otra vez, se van reeditando no es algo acabado- La
idea de cuerpo fragmentado, es insistente de forma constante, es parte de la fantasmagoría que
nos habilita. Todas las huellas del cuerpo fragmentado insisten permanentemente en la formación
subjetiva, así como también insiste para el sujeto la pretensión del ser en su completud. Lacan lo
llama “la intención de ser esa estatua inamovible, capaz, que permanece”. Tiene que ver
directamente con la dimensión de la permanencia de la identidad.

La imagen en el espejo es lo que para Lacan constituye al moi ideal. El Moi para Lacan tiene que
ver con lo imaginario. En cambio el Je tiene que ver con lo simbólico.

 El cuerpo fragmentado

En la fase del espejo, Lacan pone énfasis en la “discordia primordial”, que se presenta en el
infante, por su incordinación motriz de los primeros meses.

“El estadio del espejo e un drama cuyo empuje interno se precipita de la interna insuficiencia a la
anticipación; y que para el sujeto, presa de la ilusión de la identificación espacial, maquina las
fantasías que se sucederán desde una imagen fragmentada del cuerpo hasta una forma que
llamaremos ortopédica de su totalidad”

¿qué es lo que permite saber que el cuerpo del niño es percibido como fragmentado en el
momento de la captación de la imagen? Los hechos de la clínica, que Lacan pasa a enumerar en su
texto, con referencias tanto a la psicosis, como a la neurosis histérica y obsesiva. El cuerpo
fragmentado aparecerá regularmente en los sueños bajo la forma de miembros desunidos.