Está en la página 1de 13

INTERVENCIÓN SOCIAL

GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO
LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-
TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS.

Marce lo Piñ a Mo rán *

Resum en
El artículo propone la com plejidad de la intervención social gerontológica y sus
im plicancias desde los aspectos epistem ológicos, teóricos y m etodológicos. La
densidad con que se debe asum ir el reto de la intervención social gerontológica
nace del hecho básico de la m ultidim ensionalidad que encierran los procesos
de envejecim iento y vejez.

Pa la b r a s cla v e : Intervención social gerontológica, envejecim iento, vejez,


epistem ología, teoría, m etodología.

In tro d u cció n dológicos que “den sentido” y fundam enten


él “para qué” de las respectivas acciones a

L
a Gerontología Social analiza el pro- realizar. En ese sentido, este artículo tiene
ceso de envejecim iento y vejez con- com o objetivo analizar la relevancia de arti-
siderando dim ensiones tales com o: cular estas tres dim ensiones en el quehacer
biológica, psicológica, económ ica, política, gerontológico.
cultural, educativa y social. A partir de un
enfoque pluridisciplinario centra su interés Para tal efecto, en primer lugar se des-
en la perspectiva sociocultural, siendo su cribirá el concepto de epistemología y dos
propósito desarrollar investigaciones e in- obstáculos epistemológicos; posteriormente
tervenciones sociales basadas en enfoques se mencionan algunas premisas a considerar
epistem ológicos, teóricos y m etodológicos. en la intervención gerontológica, y por últi-
mo se da a conocer una propuesta de trabajo
Cuando se habla de intervención so- para ser aplicada con pequeños grupos.
cial gerontológica, no se trata sólo de im -
plem entar m odelos conceptuales, sino que
adem ás es necesario considerar el o los Ep is te m o lo gía 1
enfoques epistem ológicos-teóricos y m eto-
Se utiliza la expresión epistem ología
para referirse a la teoría del conocim iento
*
Marcelo Piña Morán, Académ ico Instituto de
Ciencias Sociales de la Universidad Católica del
Maule, Master en Gerontología Social Aplicada, 1
Este tem a se basa en la definición de epistem ología
Doctor (C) en Estudios Am ericanos, Mención elaborada por el académ ico J orge Vergara en el texto
Pensam iento y Cultura de la Universidad de Santiago denom inado: Pensam iento Crítico Latinoam ericano,
de Chile. Integrante Com ité Consultivo del Servicio Conceptos Fundam entales coordinado por el
Nacional del Adulto Mayor de Chile. Dr. Ricardo Salas Astrain.

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central 7


RUMBOS TS, año IV, Nº 4, 2009

científico. “En el vocabulario de filosofía cercanas en Hegel y en la historiografía y


de Lalande se dice que es esencialm ente lingüística alem anas. Se constituyó en una
el estudio crítico de los principios, las hi- respuesta crítica al positivism o y a su idea
pótesis y los resultados de diversas cien- de adecuar los conocim ientos científico-
cias, destinado a determ inar su origen sociales al m odelo em pleado por las cien-
lógico, no psicológico, su valor y su propó- cias naturales, particularm ente la física y la
sito objetivo”(Vergara,20 0 6:267). A su vez, m atem ática. “Sus teóricos sostienen que las
Ernest Cassirer plantea que la epistem olo- ciencias sociales poseen una racionalidad
gía es el estudio del problem a del conoci- diferente y m etodologías propias frente a
m iento científico. las ciencias naturales... coinciden en consi-
derar la “com prensión” (Verstehen) com o
Según J orge Vergara es probable que la
el m étodo adecuado para acceder al m undo
identificación entre epistem ología y teoría
hum ano que es significativo e intencional,
del conocim iento científico suponga la idea
aunque sus nociones sobre la com prensión
de que el único conocim iento sería el cono-
sean diferentes” (Vergara, 20 0 6: 273).
cim iento científico. Esta concepción se ha
cuestionado a partir de la filosofía post-po-
sitivista, la teoría sociológica fenom enológi-
c) Posición Dialéctica y Crítico-Hermenéutica
ca, el pensam iento oriental, etc. En la actua-
lidad se reconoce la existencia de diversas Difiere del objetivism o em piricista y del
form as de saberes, siendo el conocim iento subjetivism o de la postura com prensiva. El
científico sólo uno de ellos. análisis dialéctico im plica el ejercicio cons-
tante de la autocrítica, “que cuestiona los
En la diversa producción internacional
procesos de positivación y cristalización de
respecto de epistem ología de las ciencias
lo social, ya señalados por el joven Hegel;
sociales, se pueden plantear acorde con la
y los de fetichización analizados por Marx.
teoría haberm asiana de los intereses cog-
Esta postura continúa con la Escuela de
noscitivos, tres grandes posturas epistem o-
Frankfurt y se convierte en Adorno en el
lógicas. Estas son las siguientes:
ejercicio perm anente de la crítica. Se desa-
rrolla paralelam ente a las investigaciones de
a) Enfoque Em pírico-Analítico. Ernest Bloch y Gregory Luckacs y conduce a
los nuevos intentos de fundam entación de
De carácter positivista o con cerca- las ciencias hum anas con J ürgen Haberm as
nía a esa filosofía, representa “la tradición y K. O. Apel” (Vergara, 20 0 6: 273).
galileana que, desde la Ilustración, que-
ría demostrar de una vez que la búsqueda Por otro lado, cabe hacer notar que la
de conocimiento culmina en el dominio gerontología 2 al ser un cam po de trabajo
de la naturaleza y el progreso material” que considera distintas disciplinas y enfo-
(Mardones,1982,133) “Fue sistematizada ques se enfrenta a la necesidad de discutir
por Comte y tiene entre sus teóricos más y articular teorías, m etodologías y m éto-
relevantes a Emile Durkheim, Karl Popper, dos de trabajo diversos. Es por esta razón,
Thomas Kuhn, J ean Piaget, Niklas Luhmann que se considera relevante m encionar los
y J ohn Elsner” (Vergara, 20 0 6: 272).
2
Cabe m encionar, el enfoque de la gerontología crí-
tica “perspectiva teórica que se construye sobre las
b) Postura Fenom enológica, Herm enéutica bases de diversas tradiciones intelectuales dentro de
y Lingüística. la teoría social-econom ía política, perspectiva hum a-
nista y perspectiva biográfica-, y que caracterizado
Su origen está en las concepciones te- principalm ente a la escuela británica en los estudios
leológicas de Aristóteles y sus raíces m ás sobre envejecim iento” (Véase en Osorio,20 0 7:20 4).

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


INTERVENCIÓN SOCIAL GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

aportes de Haberm as a la discusión que se perspectiva, los positivistas plantean que


genera en Ciencias Sociales respecto de la del “purgado corpus de las ciencias sociales
validez de uno u otro enfoque. tradicionales habría de surgir una ciencia
em pírico-analítica del com portam iento,
Según Haberm as 3 la tím ida discusión
universal y en principio unitaria, que en su
abierta por el neokantism o respecto de las
estructura no tendría por qué distinguirse
diferencias m etodológicas entre las ciencias de las ciencias teoréticas de la naturaleza
de la naturaleza y ciencias del espíritu está (Haberm as,1996:81)”.
hoy olvidada. “La autocom prensión positi-
vista predom inante entre los investigado- Estos enfoques rivales en ciencias socia-
les tienen entre sí una estrecha relación que
res ha adoptado la tesis de la unidad de las
se origina negativam ente en que a la socie-
ciencias em píricas: el dualism o que se creía
dad no puede encasquetársele el conjunto
fundado en la lógica de la investigación, se
de teorías generales de la m ism a form a en
reduce, según los criterios del positivism o, a que “cabe hacerlo con los procesos objetiva-
una diferencia de desarrollo entre esas dos dos de la naturaleza. Mientras que las cien-
clases de ciencias” (Haberm as, 1996:81). cias de la naturaleza y las ciencias del espí-
Las ciencias nom ológicas se extienden ac- ritu se pueden profesar m utua indiferencia
tualm ente m ás allá del ám bito de las cien- y soportar una convivencia m ás enconada
cias naturales teoréticas para incorporar que pacífica, las ciencias sociales tienen que
ám bitos com o la econom ía, psicología, so- dirim ir bajo un m ism o techo la tensión de
ciología y ciencia política. Por otro lado, las esos planteam ientos divergentes; aquí es
ciencias histórico-herm enéuticas continúan la propia práctica de la investigación la que
su cam ino por las viejas vías. No existen in- obliga a refl exionar sobre la relación entre
dicios de que sus procedim ientos se puedan procedim ientos analíticos y procedim ientos
integrar del todo al m odelo de las ciencias herm enéuticos” (Haberm as, 1996: 83).
experim entales estrictas. En este sentido, tanto las investiga-
Esta yuxtaposición de teoría analítica ciones sociales com o las intervenciones
de la ciencia y refl exión herm enéutica de sociales en gerontología, requieren que los
fundam entos, parece no m olestar a nin- equipos de trabajo analicen la relación y
guna de las partes en su consolidada auto- pertinencia entre los enfoques epistem oló-
conciencia. No existiría ningún m otivo para gicos-teóricos y m etodológicos que se con-
analizar este síndrom e de dualism o cien- sideren en la acción gerontológica.
tífico si no hubiese un ám bito en que per-
m anentem ente se conduce a síntom as que
La n o ció n d e o b s t á cu lo e p is t e m o ló g i-
im plican una discusión. Es en el cam po de
co p la n t e a d o p o r Ba ch e la r d 4
las ciencias sociales donde chocan y se vin-
culan enfoques y fines diversos. En el esta- Al investigar las condiciones psicoló-
do actual de las disciplinas sociales resulta gicas del progreso de la ciencia, es necesa-
tentador plantear que los problem as m eto- rio destacar el problem a del conocim iento
dológicos que no están aclarados se deben científico en térm inos de obstáculos. “Es ahí
a una confusión que se podría rem ediar donde m ostrarem os causas de estancam ien-
m ediante una lim pieza lógica a fondo y a to y hasta de retroceso, ahí donde discerni-
un program a de ciencia unitaria. Desde esta
4
Esta inform ación se basa en el texto la Form ación
del Espíritu Científico de Gastón Bachelard. En el tex-
3
Basado en el texto de Haberm as denom inado: La to se m encionan varios obstáculos epistem ológicos,
Lógica de las Ciencias Sociales, específicam ente en el para este trabajo se han destacado los obstáculos de
capítulo II la Herm enéutica. la experiencia básica y el conocim iento general.

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


RUMBOS TS, año IV, Nº 4, 2009

rem os causas de inercia que llam arem os pensam ientos” (Bachelard, 20 0 4:20 ). Si un
obstáculos epistem ológicos” (Bachelard, hecho es m al interpretado en una época, si-
20 0 4:15). Se conoce en contra de un conoci- gue siendo un hecho para el historiador. Sin
m iento previo, m odificando conocim ientos em bargo, para el epistem ólogo es un o bs -
m al adquiridos o superando todo aquello tácu lo , un contrapensam iento.
que dificulta la espiritualización.
La noción de obstáculo pedagógico tam -
La ciencia se opone a la opinión, ya que bién es desconocida en la educación. Los
ésta piensa m al y traduce necesidades en profesores de ciencias creen que el espíritu
conocim ientos. El espíritu científico im pide se inicia com o una lección, repitiendo una
tener opinión respecto a situaciones que no clase o una dem ostración. El interés debe-
se com prenden y que tam poco se form ulan ría centrarse en cam biar (no adquirir) una
claram ente. Es fundam ental saber plantear cultura experim ental.
los problem as, ya que para un espíritu cien-
El prim er obstáculo m encionado por
tífico el conocim iento es respuesta a una
Bachelard, es cuando “La e xp e rie n cia
pregunta.
bás ica es colocada por delante y por en-
Cuando el espíritu prefiere confirm ar cim a de la crítica... He aquí entonces la te-
su saber y no aquello que lo contradice, en- sis filosófica que sostendrem os: el espíritu
tonces dom ina un espíritu conservativo y el científico debe form arse en contra de la
crecim iento espiritual se paraliza. Cuando naturaleza, en contra de lo que es, dentro y
el conocim iento em pírico se racionaliza, fuera de nosotros, im pulso y enseñanza de
“nunca se está seguro de que los valores la naturaleza, en contra del entusiasm o na-
sensibles prim itivos no afectan a los racio- tural, en contra del hecho coloreado y vario”
cinios” (Bachelard, 20 0 4:17). Se puede re- (Bachelard, 20 0 4:27). Es deber del espíritu
conocer que la idea científica que es m uy fa- científico form arse reform ándose.
m iliar se carga con un concreto psicológico
Desde el punto de vista gerontológi-
dem asiado pesado, perdiendo su ve cto r d e
co, la experiencia se antepone a la crítica
abs tracció n . En la investigación científica
cuando se aplican los m ism os m odelos y
el espíritu no se siente im pedido de variar
enfoques de intervención, sin apertura a
las condiciones, de salir de la contem pla-
nuevas propuestas de trabajo. Por ejem plo,
ción de lo m ism o y buscar lo otro, vale decir,
en una investigación 5 realizada en estable-
dialectizar la experiencia.
cim ientos de larga estadía se encontró que
La noción de obstáculo epistem ológico, los talleres y actividades de las instituciones
se puede estudiar en el desarrollo históri- no incluían enfoques actuales en geronto-
co del pensam iento científico y cuando es logía, y adem ás se basaban en una sistem a
puesto en práctica por la educación. Lo que de planificación norm ativa que anteponía
se encuentra en la historia del pensam iento los intereses de los profesionales por sobre
científi co, está m uy lejos de servir efectiva- las necesidades de las personas m ayores, su
m ente a la evolución de este pensam iento. fam ilia y su com unidad.
Según Bachelard sólo la razón dinam iza a la Un segundo obstáculo se refiere al co -
investigación, ya que va m ás allá de la ex- n o cim ie n to ge n e ral co m o o bs tácu lo
periencia com ún, siendo el esfuerzo de ra- p ara e l co n o cim ie n to cie n tífi co . En este
cionalidad y construcción el que debe inte-
resar al epistem ólogo. “El historiador de la 5
Investigación que se incluye en el Libro deno-
ciencia debe tom ar las ideas com o hechos. m inado: Gerontología Social Aplicada. Visiones
El epistem ólogo debe tom ar los hechos Estratégicas para el Trabajo Social, publicada
com o ideas, insertándolas en un sistem a de por el autor de este artículo el año 20 0 4 en la
Editorial Espacio de Argentina.

4 Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


INTERVENCIÓN SOCIAL GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

punto, Bachelard señala que la falsa doctri- foque del rol del Adulto Mayor que supere el
na de lo general ha retardado el progreso tradicional “viejism o” y valore las potencia-
del conocim iento científico. Un psicoanáli- lidades y recursos sociales que posee.
sis del conocim iento objetivo debe analizar
Considerando el enfoque del desarro-
m eticulosam ente todas las seducciones de
llo hum ano, se trata de satisfacer aque-
la facilid ad , de esa form a, se llegará a una
llas necesidades que son valoradas por las
teoría de abstracción científica verdadera-
personas m ayores. De m anera especial su
m ente sana. El autor propone una serie de
participación en las actividades económ i-
ejem plos, donde concluye que “si se m ide el
cas, culturales, políticas y sociales de sus
valor epistem ológico de estas grandes ver-
com unidades.
dades com parándolas con los conocim ien-
tos erróneos que han reem plazado, no cabe Se basa en prem isas del enfoque episte-
duda que estas leyes han sido eficaces. Más m ológico de la Sociología del Conocim iento,
ya no lo son” (Bachelard,20 0 4:68). en la Teoría de Roles y Teoría de la Actividad
aplicada al ám bito gerontológico, y en el
Este obstáculo se presenta cuando los
Diseño de Planificación Estratégica.
profesionales, funcionarios y equipos de tra-
bajo, no se interesan por conocer y analizar
nuevos enfoques epistemológicos y teóricos, A) Fu n d a m e n t a ció n :
considerando que sus bases conceptuales
(cuando han sido discutidas) en gerontología Según Manuel Castells, varios aconte-
son un dogma que no puede ser refutado. cim ientos de trascendencia histórica han
m odificado el contexto social de la vida hu-
m ana hacia el final del segundo m ilenio de
Pro puesta de in terven ció n gero n - la era cristiana. Una revolución tecnológica
que está centrada en las tecnologías de la
to ló gica estratégica co n grupo s inform ación está cam biando la sociedad a
Considerando la articulación existente un ritm o acelerado. Se ha acentuado el de-
entre las dim ensiones epistem ológica, teó- sarrollo desigual entre los segm entos y los
rica y m etodológica, a continuación se m en- territorios dinám icos de las sociedades. Los
ciona una propuesta de intervención ge- m ovim ientos sociales tienden a ser frag-
rontológica para ser aplicada con pequeños m entados y localistas. La gente se reagrupa
grupos. Se com ienza señalando las ideas en torno a identidades prim arias: religiosa,
principales del enfoque y después se descri- étnica, territorial y nacional. En un m un-
be la propuesta y los m om entos de trabajo. do de poder e im ágenes, la búsqueda de la
identidad atribuida o construida se convier-
te en la fuente fundam ental de significado
Id e a s Pr in cip a le s : social. Las redes globales conectan o des-
conectan de m anera selectiva a individuos,
Se plantea que las Personas Mayores grupos, regiones o incluso países, según su
son un grupo excluido por participación y relevancia para lograr las m etas procesadas
m odo de vida, siendo relevante su integra- en la red. Según Castells, los principales
ción social a la fam ilia y a la com unidad. rasgos de este paradigm a de la tecnología
Se propone un Enfoque de Intervención de la inform ación son: la inform ación es su
Gerontológica Estratégica para trabajar m ateria prim a, la capacidad de penetración
con grupos, que consideren a los Adultos de los efectos de las nuevas tecnologías, la
Mayores com o acto re s s o ciale s vu ln e - lógica de interconexión de todo sistem a, su
rable s y a los profesionales, com o acto re s capacidad para reconfigurarse y la conver-
s o ciale s in vo lu crad o s . Se basa en un en- gencia creciente de tecnologías específicas
en un sistem a altam ente integrado. El pa-

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central 4


RUMBOS TS, año IV, Nº 4, 2009

radigm a de la tecnología de la inform ación Act o r e s So cia le s Vu ln e r a b le s y a los


no evoluciona hacia su cierre com o sistem a, profesionales com o Act o r e s So cia le s
sino que hacia una apertura com o una red In v o lu cr a d o s . Se basa en un enfoque del
m ultifacética. Sus cualidades decisivas son: rol del Adulto Mayor que supere el tradicio-
su carácter integrador, la com plejidad y la nal “viejism o” y valore las potencialidades y
interconexión. No obstante estos avances, recursos sociales que poseen. Para tal efec-
existen grandes áreas del m undo e im por- to, la propuesta se centra en los postulados
tantes segm entos de la población desco- de la sociología del conocim iento, teoría de
nectados del nuevo sistem a tecnológico. La roles aplicada al ám bito gerontológico y en
oportunidad diferencial de acceso al poder el diseño de planificación estratégica.
de la tecnología para las gentes, los países y
las regiones es una fuente de desigualdad en El enfoque debe ser entendido com o un
la sociedad (Castells, 1999 26-28). proceso activo, de m odo que prom ueva una
propuesta participativa e innovadora que
En este contexto social, cabe hacer no- de cuenta de una visión colectiva de gestión
tar que la sociedad contem poránea asigna fl exible, com partida por todos los actores
una fuerte valoración a lo científico y tec- sociales que form en parte del proceso de
nológico por sobre la experiencia personal.
intervención. Desde la perspectiva estraté-
Es así com o el adulto m ayor com ienza a ser
gica, la lógica en el diseño contem pla un tra-
considerado com o un ser que no tiene nada
bajo donde los Adultos Mayores participan
valioso que aportar. Resulta tradicional la
en la situación inicial (diagnóstico grupal),
expresión de que los adultos m ayores tienen
diseño de trayectoria y situación deseada.
un “rol sin rol”, vale decir, una posición so-
cial carente de obligaciones. En una socie- A continuación se m encionan algunos
dad m oderna las tareas son principalm ente valores que deben guiar la Intervención
de tipo laboral, ya que a través de ellas el Gerontológica:
individuo adquiere su respectivo status eco-
nóm ico y social. El hecho de que este grupo
etario no form e parte de la población activa, Valo re s d e la Ge ro n to lo gía So cial
significa que queda privado del status que Con relación a los valores, cabe seña-
proporciona el producir, así com o liberado lar que “para orientar cualquier profesión
de diversas obligaciones constituyentes de resulta útil identificar unos valores que fa-
un rol social en una sociedad centrada en ciliten al profesional la tom a de decisiones.
las tecnologías de la inform ación. Estos valores son com unes a la m ayor parte
Con la finalidad de facilitar la construc- de las profesiones sociales y se describen a
ción y valoración del rol social activo de las continuación: com o las seis ‘ies’ ”:
personas mayores, surge la necesidad de di- In d iv id u a lid a d : cada sujeto envejece
señar e implementar estrategias de interven- de form a única.
ción gerontológica basadas en la compren-
sión del proceso de vejez y envejecimiento, y In d e p e n d e n cia : hay que facilitar al
tendientes a mejorar su calidad de vida. m áxim o la autonom ía y libertad de cada
persona para que no dependa de otras
A continuación se propone un enfo- personas y pueda tom ar sus propias
que 6 de t r a b a jo g r u p a l contem poráneo, decisiones.
que considere a los Adultos Mayores com o
In t e g r a ció n : el envejecim iento no
6
No se trata de proponer “recetas” de intervención.
debe segregar al individuo de su m edio
El enfoque debe ser entendido com o una propuesta a am biente m aterial y social habitual.
desarrollar con y junto a las personas m ayores, acor-
de a las características específicas de cada grupo.

4 Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


INTERVENCIÓN SOCIAL GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

In g r e s o s : El anciano debe tener recur- Considerar los planteam ientos de las


sos m ateriales suficientes para resolver Asam bleas Mundiales de Envejecim iento,
por sí m ism o sus necesidades básicas. Principios a Favor de las Personas Mayores,
Estrategia Regional de Seguim iento al Plan
In t e r d is cip lin a r ie d a d : En el enve-
Madrid, Declaraciones de Brasilia y acuer-
jecim iento intervienen m uchos factores
dos posteriores.
por lo que las soluciones idóneas requie-
ren la intervención de varias disciplinas Recorrer cam inos Epistem ológicos-
y de distintos profesionales. Teóricos y Metodológicos en la Intervención
Social Gerontológica.
In n o v a ció n : Los retos del envejeci-
m iento son únicos en la historia de la
hum anidad y requieren soluciones in-
B) D e s cr ip ció n 7 :
novadoras, no sirviendo los esquem as
asistenciales del pasado” (Moragas, A continuación se m encionan breve-
20 0 0 :12-13). m ente algunos elem entos conceptuales de
la sociología del conocim iento, teoría de
roles y diseño estratégico, que constituyen
Asim ism o, cabe m encionar que en la ac- en su conjunto el soporte desde el cual se
tualidad se habla de la gerontologización de debe entender este enfoque. Cabe advertir,
la sociedad y de las profesiones, siendo fun- que las bases Epistem ológicas-Teóricas y
dam ental considerar las siguientes prem i- Metodológicas que se m encionan se deben
sas en la Intervención Social Gerontológica: adecuar a cada intervención social. En caso
Desde la planificación estratégica, se contrario, se estaría frente a obstáculos
debe propender a la autonom ización de los epistem ológicos ya descritos.
distintos actores sociales afectados o vulne- Con relación a la s o cio lo gía d e l co -
rables (en este caso los adultos m ayores). n o cim ie n to , según Alfred Schutz: “m undo
Así m ism o, incorporar activam ente a los del sentido com ún”, “m undo de la vida dia-
actores sociales involucrados -fam ilia, cui- ria” y “m undo cotidiano” son expresiones
dadores, funcionarios y com unidad- en la que se refieren al m undo intersubjetivo ex-
situación inicial, diseño de trayectoria, tra- perim entado por el hom bre. Es la escena de
yectoria y situación deseada. la acción social donde los hom bres entran
No dirigir la intervención a instruir, sino en m utua relación y tratan de entenderse
a perturbar y gatillar los procesos sociales. unos con otros, así com o consigo m ism os.
Schutz destaca tres elem entos para com -
Analizar las fortalezas y debilidades de prender el m undo del sentido com ún.
los profesionales y funcionarios en la aten-
ción a los adultos m ayores. En prim er lugar, la situación biográ-
fi ca plantea que aunque la realidad del
Analizar la pobreza en una perspectiva
sentido com ún conform a la m atriz de toda
prom ocional y no asistencial.
acción social, cada individuo se sitúa en la
Propiciar una descentralización pensa- vida de una form a específica. Nacer en el
da en el tem a de la inversión en lo territo- m undo significa nacer de progenitores que
rial, en función de las necesidades y proble- son exclusivos, ser criado por adultos que
m as de los adultos m ayores.
Potenciar dos grandes objetivos con la 7
En un artículo publicado por el autor de este trabajo
intervención gerontológica: fortalecer el en una Revista de Trabajo Social de la Universidad
vínculo social y revalorar el ejercicio de la de Antioquia, la intervención gerontológica se basa en
los planteam ientos de Raym ond William s respecto de
ciudadanía. la Sociología de la Cultura.

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central 4


RUMBOS TS, año IV, Nº 4, 2009

se constituyen en elem entos conductores de una propuesta participativa e innovado-


del fragm ento de experiencia de cada indi- ra que dé cuenta de una visión colectiva de
viduo. “Los seres hum anos son concebidos gestión fl exible, com partida por las perso-
por m adres y no elaborados en retortas, el nas m ayores, dinám icam ente interactivas
período form ativo de cada vida transcurre con los profesionales, fam ilia y com unidad.
de una m anera única” (Natanson,20 0 3:17). En este sentido desde la perspectiva si-
Cada persona continúa durante su vida in- tuacional la lógica en el Diseño de la Situación
terpretando lo que encuentra en el m undo Inicial-Trayectoria-Situación Deseada obedece a:
según sus particulares intereses, deseos,
m otivos, aspiraciones, com prom isos ideo-
lógicos y religiosos. En segundo lugar, el para contribuir a
acervo de conocim iento a m ano constitui-
CONOCER ACTUAR TRANSFORMAR
do por tipificaciones del m undo del sentido
com ún. Se acepta este m undo com o exis-
tente antes del nacim iento del individuo. La participación y el involucram iento es
“No hace falta que nadie nos enseñe que lo una exigencia interna de la naturaleza m is-
com ún es com ún, que lo fam iliar es fam i- m a del ser hum ano. En el caso del trabajo
liar; la textura m ism a de la vida del sentido grupal, la participación de las personas m a-
com ún incluye estas tipificaciones, que ha- yores en la gestión se orientará hacia tres te-
cen posible, en verdad, otras aseveraciones” m as centrales: la expresión e integración de
(Natanson, 20 0 3:18) las dem andas y necesidades individuales en
En tercer lugar, las coordenadas de la la consecución de un interés colectivo, com -
m atriz social se refieren a que la definición partido desde la diversidad cultural, social y
del m undo del individuo surge producto de género; com o incentivo para una gestión
de su subjetividad, sedim entada y estruc- grupal que sea eficaz, integradora y estim u-
turada de m anera exclusiva. Sin em bargo, lante para el desarrollo hum ano, constitu-
aunque el individuo define su m undo desde yéndose en un espacio de interacción en el
su perspectiva, es un ser social enraizado cual se ponen en juego los deberes y dere-
en una realidad intersubjetiva (Natanson, chos; com o instrum ento que satisfaga las
20 0 3 16-19). necesidades ciudadanas de integración de
las personas m ayores, com o sujetos activos
Desde estos planteamientos, interesa
en la vida social de su entorno am biental fí-
considerar sus significados, potencialidades,
sico, social y cultural. Participar en grupos
necesidades, intereses y aspiraciones que los
es construir espacios para la vida.
Adultos Mayores tienen antes y durante su
participación en el grupo. Se debe planificar La propuesta de diseño del plan de ges-
con y junto a los integrantes del grupo. tión grupal desde la perspectiva de la planifi-
cación estratégica, es un enfoque que utiliza
Con relación a la te o ría d e ro le s y herramientas de comunicación y elementos
te o ría d e la activid ad interesa potenciar de la dinámica cotidiana de trabajo, entendi-
la participación inform ativa, consultiva y
da como red de apoyo. La planificación estra-
resolutiva de las personas m ayores, siendo
tégica es un trabajo participativo de un gru-
considerados en cada uno de los m om entos
po de personas en torno a un objetivo común
de la intervención. Respecto del d is e ñ o d e
para el diseño de planes y programas, en que
p lan ifi cació n s itu acio n al la estrategia
los compromisos son claramente identifi-
se basa en com partir el diseño del plan de
cables y permiten una evaluación colectiva
gestión grupal desde su fase inicial. Debe
transparente. Contempla la participación de
ser entendido com o un proceso activo, de
dos actores sociales de manera fundamental.
m odo que prom ueva a futuro la apropiación

44 Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


INTERVENCIÓN SOCIAL GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

En primer lugar, los actores sociales afecta- Génesis de la estrategia grupal: parte de
dos o más vulnerables, es decir, las personas la prem isa de que profesionales, técnicos o
mayores que en rigor viven las situaciones y funcionarios de alguna institución se inte-
necesidades. En segundo lugar, los actores resan en proponer la form ación de grupos
sociales involucrados que incluye a la fami- de personas m ayores. La m otivación puede
lia, comunidad y profesionales que forman surgir de la experiencia laboral o de la de-
parte de su quehacer y su vida, incidiendo m anda directa de personas m ayores inte-
en decisiones de apoyo, rechazo o indiferen- resadas en integrar grupos para satisfacer
cia respecto al interés para brindar atención necesidades afectivas, m ateriales e infor-
y prioridad a los problemas o situaciones a m ativas. Los antecedentes pueden ser obte-
intervenir. nidos a través de técnicas de recolección de
El enfoque se puede aplicar con grupos 8 inform ación, com o por ejem plo: observa-
de personas m ayores pertenecientes a es- ciones, cuestionarios, entrevistas y análisis
tablecim ientos de larga estadía, centros de de docum entos.
atención diurna y grupos de tarea a nivel En este punto es clave considerar la
com unitario. Busca no sólo la asociatividad dim ensión sociopolítica de la intervención,
sino potenciar el capital social, entendiendo entendida com o “la acción social producida
éste com o la confianza y capacidad instala- a partir de la inaceptabilidad de una situa-
da que facilita la construcción de redes so- ción vivencial de un grupo de individuos,
ciales que se generan al interior y el exterior la cual a su vez estaría provocada por la
del grupo, facilitando avanzar a la fase de dinám ica de base del sistem a. Este últim o
productividad grupal. aspecto, que im plica una m irada crítica a
El enfoque contem pla cuatro m om entos tal dinám ica de base, es la que m ás clara-
interdependientes. Éstos son los siguientes: m ente diferencia una intervención de tipo
fu n d a m e n t o s e s t r a t é g ico s , s it u a ció n socio-política de una de tipo caritativa o
in icia l, d is e ñ o d e t r a y e ct o r ia y s it u a - asistencial”(Corvalán,1996:5). Es clave con-
ció n d e s e a d a . siderar a las personas m ayores com o inter-
locutores válidos y necesarios en el poder
de tom a de decisiones de sus situaciones y
C) M o m e n t o s d e l m o d e lo : propuestas de intervención.
Fu n d am e n to s Es traté gico s 9 :
Este proceso consta de cuatro procesos Vinculación con los propósitos de la
específicos: génesis de la estrategia grupal, institución:
vinculación con los propósitos de la ins-
A la luz de los antecedentes recabados
titución, solicitud de recursos, diseño de
por los facilitadores de la propuesta, que
m ecanism os de m otivación y selección de
sustentan la estrategia de form ar un(os)
los actores sociales afectados o vulnerables.
grupo(s) de trabajo, se analiza la pertinencia
Son instancias interdependientes y que en
que la propuesta tiene con la visión, m isión
ningún caso deben ser entendidos com o un
circuito lineal de trabajo. y propósitos de la institución donde se des-
em peñe el profesional. Se trata de obtener
el apoyo estratégico de la institución y del
8
Grupos o subgrupos no superiores a 25 personas. respectivo equipo del área o departam ento
Está enfocado a una intervención m icrosocial. en el que se im plem entará la estrategia.
9
Este m om ento sólo se debe considerar si se está
form ando un grupo. Si el grupo ya está form ado se
debe com enzar con el m om ento dos, denom inado: la
situación inicial.

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central 4


RUMBOS TS, año IV, Nº 4, 2009

Recursos: Identifi cación de grupo y actores sociales


insertos en la situación: Incluye historia del
Se deben solicitar los recursos hum a-
grupo, antecedentes individuales, fam ilia-
nos, m ateriales, financieros, equipam iento res, sociales y culturales de sus m iem bros.
y de infraestructura necesarios para la in-
tervención. Si la institución no cuenta con Identifi cación de relaciones sim ples, referi-
los recursos necesarios, se debe postular la das a situaciones de la realidad dim ensio-
propuesta a fondos externos. nadas en su origen y m agnitud a partir de la
visión de los grupos. Incluye elem entos de
la dinám ica interna del grupo, tales com o:
Mecanism os de m otivación y selección de norm as, roles, status, posición, m etas, ta-
los actores sociales afectados o vulnerables: reas, objetivos, com unicación, líder, lide-
razgo, confl icto (si corresponde), regulación
Se pueden utilizar procedimientos tales de la intim idad grupal, directiva, com isio-
como: entrevistas, visitas domiciliarias, me- nes, program a de trabajo y etapa(s) en la
dios de difusión, carteles, dípticos y afiches. que se encuentra el grupo.
En esta fase del proceso se trata sólo de imagi-
nar estrategias de acercamiento a los actores Identifi cación de relaciones com plejas,
sociales vulnerables, por lo tanto no se elabo- referidas a la conexión de los grupos y su
ran diseños, programas o proyectos grupales. realidad con el contexto global. Incluye as-
pectos referidos a lo cultural, económ ico,
Cabe hacer notar, que todos los proce- político, m edio am biental, asociativo y re-
sos de este m om ento denom inado funda- des de apoyo.
m entos estratégicos, perm ite potenciar la
variable política (entendida com o tom a de Caracterización de los grupos sociales afec-
decisiones), con el fin de lograr el apoyo tados e involucrados, desde su propia per-
cepción respecto a su historia, idiosincrasia,
institucional que se requiere para organizar
entorno am biental, vida colectiva cotidiana,
e im plem entar el Enfoque de Intervención confl ictos y situaciones surgidas entre los
Gerontológica. actores sociales y su propio accionar.

Identifi car actores o fuerzas sociales de apoyo


Situ ació n In icial: o no al proceso. Antecedente relevante para la
formulación de estrategias y su viabilidad de
La Situación Inicial se entiende com o incorporar en la trayectoria. La idea es conocer
“el punto de inicio para planificar que se rea- y comprender las fuerzas a favor y en contra de
liza m ediante un Diagnóstico Situacional” la intervención grupal. Incluye el contexto ins-
(Pichardo, 1997:82). En la elaboración del titucional, grupal, familiar y comunitario.
Diagnóstico Situacional, se identifican las
siguientes fases: Desde el inicio de la intervención grupal se
debe elaborar un contrato grupal, en el que
Se inicia con la elaboración del diagnós- se consignan la negociación inicial entre los
tico grupal com prensivo, entendido com o actores sociales afectados e involucrados.
un proceso perm anente que se realiza con El contrato se va m odificando acorde a los
y junto al grupo. Tiene com o soporte epis- ajustes que se estim en pertinentes.
tem ológico la sociología del conocim iento y
perm ite que los actores sociales afectados Tareas del facilitador: debe estar atento a
e involucrados, identifi quen las situaciones dos procesos que se pueden presentar en
a intervenir resaltando las fortalezas y re- la fase de form ación del grupo. En prim er
cursos del grupo, lo que perm ite planifi car lugar, lo referido a su autoridad al interior
el diseño de tray ectoria. La inform ación
del grupo. Los actores afectados le otorgan
que es necesario incluir es la siguiente:

4 Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


INTERVENCIÓN SOCIAL GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

un poder “om nipotente” que se refl eja en situaciones que requieren m odificaciones en
las expectativas respecto de las estrategias form a prioritaria. La Im agen Objetivo se di-
de intervención que éste debería desarro- seña en base a los siguientes lineam ientos:
llar para resolver los problem as, necesida-
• ¿Que se hará? (señalando donde se
des o situaciones a intervenir. Es necesario
busca llegar con el proceso)
que el profesional o encargado deje claro
su rol al interior del grupo, señalando que • ¿Con quién se hará? (referido al gru-
es un actor social involucrado y no el único po m eta)
responsable del proceso grupal. Se debe en- • ¿Cóm o se hará? (enfoque valórico y
fatizar que se trata de un trabajo colectivo epistem ológico)
que im plica responsabilidades y desafíos • ¿En qué periodo de tiem po?
perm anentes. En segundo lugar, se cuestio-
na la autoridad del actor social involucrado,
De fi n ició n de lo s Obje tivo s Es traté gico s:
ya que se espera que tenga “respuesta” a las
inquietudes del grupo. El facilitador debe Para ello son los actores, a través de téc-
perturbar, facilitar y gatillar los procesos nicas participativas, de consenso y basán-
grupales, fortaleciendo la tom a de decisio- dose en los antecedentes del Diagnóstico
nes y organización del grupo. Este proceso Situacional, quienes deben definir las ideas
requiere clarificar la im portancia de la par- m atrices prioritarias para intervenir a tra-
ticipación a nivel inform ativo, consultivo y vés del plan, procurando con ello cam bios
resolutivo. cualitativos y cuantitativos a futuro en su
situación de m ediano y largo plazo. Cada
objetivo estratégico definirá una idea de
D is e ñ o d e traye cto ria y s itu a- proyecto de acción estratégica.
ció n d e s e ad a
Se entiende com o un “conjunto de pro- D e fi n ició n d e Pro ye cto s Es traté gico s :
yectos estratégicos que realizados en un
encadenam iento tem poral de secuencia, Para definir los proyectos, es necesario
son capaces de alterar la situación inicial, establecer una relación de cada uno de los
hasta acercarse a la situación deseada” objetivos estratégicos con disponibilidad de
(Pichardo, 1997:83 ). Los Proyectos de recursos, políticas sociales existentes a nivel
Acción Estratégica, son diseñados y ejecuta- central y local; nivel de apoyo con que cuen-
dos en conjunto con los actores con el pro- tan las ideas m atrices o iniciativas del plan
pósito de m odificar las situaciones de la rea- (consenso político) y nivel de prioridades
lidad que así lo requieren. Para efectos de establecido por los actores, para definir la
la propuesta de Intervención Social Grupal, viabilidad de su ejecución y logros.
se elaborará un Plan de Diseño Grupal que
contendrá los siguientes elem entos:
Ord e n am ie n to te m p o ral de lo s
p ro ye cto s :
D e fi n ició n d e Im age n Obje tivo d e l Referido a los periodos de tiem po en
Plan ( Situ ació n D e s e ad a) : que se im plem entarán, a través del desarro-
Su rol será orientador del desarrollo del llo de la trayectoria.
proceso, debiendo responder a los intereses
del grupo y a la búsqueda de atención a sus

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central 47


RUMBOS TS, año IV, Nº 4, 2009

Eje cu ció n d e p ro ye cto s d e acció n m itaciones y ajustes a través de corrección


e s traté gica: y retroalim entación de los proyectos de la
trayectoria.
Referido al desarrollo de los proyectos
antes definidos.
Co n s o lid ació n d e l p ro ce s o :

Evalu ació n p e rm an e n te d u ran te la Para ello se requiere un fuerte y perm a-


e je cu ció n : nente apoyo a través de asistencia y capa-
citación técnica con un acom pañam iento
Asum ido com o un proceso de verifica- perm anente y cercano, hasta lograr su con-
ción y validación de la intervención grupal, solidación, siem pre apuntando a un trabajo
que se realizará evaluando resultados, li- con y junto al grupo.

Biblio grafía

Bachelard, Gastón (20 0 4): La Form ación Del Espíritu Científico. Buenos Aires: Editorial
Siglo Veintiuno Editores.

Barros, Carm en (1996): Apoy o Social y Bienestar del Adulto May or. Santiago: Instituto de
Sociología de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Barros, Carm en (1993): Tiem po N uevo para el Adulto May or. Santiago: Instituto de
Sociología de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Briones, Guillerm o (1999): Filosofía y Teorías de las Ciencias Sociales. Santiago de Chile:
Ediciones Dolm en.

Castells, Manuel (1999): La era de la inform ación. Econom ía, Sociedad y Cultura. México:
Editorial Siglo XXI.

Corvalán, J avier (1996): Los paradigm as de lo social y las concepciones de intervención en


la sociedad. CIDE n°4.

Haberm as, J urgen (1996): La Lógica de las Ciencias Sociales. Madrid: Editorial Tecnos.

Moragas, Ricardo (1991): Gerontología Social. Barcelona de España. Editorial Herder.

Olivo, Viana, María Gladys (20 0 3): Planificación Social y Trabajo Social para el Desarrollo
Territorial. Revista Pensam iento y Sociedad. 20 0 4. Universidad Central de Chile.

Osorio, Paulina (20 0 7): Construcción Social de la Vejez y Expectativas ante la J ubilación
en Mujeres Chilenas. Revista Universum Nº 22 Vol.2: 20 2 a 220 .Universidad de Talca.

4 Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central


INTERVENCIÓN SOCIAL GERONTOLÓGICA: ARTICULANDO LAS DIMENSIONES EPISTEMOLÓGICAS-TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS

Pichardo, Arlette (1997): Planificación y Program ación Social. Buenos Aires: Editorial
Lum en-Hum anitas.

Piña, Marcelo (20 0 4): Gerontología Social Aplicada: Visiones Estratégicas para el
Trabajo Social. Buenos Aires: Editorial Espacio.

Salas, Ricardo (20 0 5): Pensam iento Crítico Latinoam ericano. Santiago de Chile: Ediciones
Universidad Católica Silva Henríquez.

Sánchez, Carm en Delia (20 0 0 ): Gerontología Social. Buenos Aires: Editorial Espacio.

Schutz, Alfred (1962): El Problem a de la Realidad Social. Buenos Aires: Am orrortu


Editores.

Escuela de Trabajo Social Facultad de Ciencias Sociales Universidad Central 4