Está en la página 1de 14

articulos.mercola.

com

Información de la Diabetes—Síntomas, Causas


y Prevención

20-26 minutos

Por el Dr. Mercola

Hay una asombrosa cantidad de información errónea sobre la


diabetes, una epidemia creciente que hoy en día afecta a más
de 26 millones de personas en los Estados Unidos. La triste
verdad es esta: podría ser su propio médico quien perpetúa
esta desinformación.

La mayoría de los diabéticos se encuentran en un agujero


negro de impotencia, sin tener idea acerca de cómo revertir su
condición. La mayor preocupación es que más de la mitad de
las personas con diabetes tipo 2 aún no saben que tienen
diabetes.

Diabetes: Los Síntomas de Una Epidemia

Las últimas estadísticas de la diabetes1 hacen un eco en e 1


aumento de los casos de diabetes, ambos tanto
diagnosticados como no diagnosticados. Según algunas
estimaciones, la diabetes ha aumentado más de 700 por
ciento en los últimos 50 años.

Al menos 26 millones de personas que viven en los Estados


Unidos son diagnosticados con diabetes tipo 2 y otros 79
millones son prediabéticos.

Lo qué se esconde detrás de la cortina de humo médica es que


la diabetes tipo 2 es completamente prevenible. La cura se
encuentra en una verdadera comprensión de la causa
subyacente (que deteriora la sensibilidad a la insulina y
leptina) y la implementación de cambios simples y de bajo
costo en el estilo de vida que explican los beneficios
fenomenales para su salud.

Diabetes Tipo 1 y Dependencia a la


Insulina
También conocida como diabetes mellitus, la diabetes tipo 2 es
una enfermedad crónica de salud tradicionalmente
caracterizada por niveles elevados de glucosa en la sangre o
simplemente azúcar en la sangre. La diabetes tipo 1 -
conocida como "diabetes juvenil" - es el tipo relativamente
poco común, que afecta sólo a una de cada 250 personas que
viven en los Estados Unidos. Ocurre en personas menores de
20 años de edad, no tiene cura conocida.

En la diabetes tipo 1, su propio sistema inmunológico devasta


las células productoras de insulina del páncreas. El resultado
es una pérdida de la hormona de insulina. Los diabéticos tipo
1 deben suplementarse con insulina por el resto de sus vidas
porque de no hacerlo podría causar rápidamente la muerte.
Actualmente no hay cura conocida para la diabetes tipo 1 que
no sea un trasplante de páncreas.

Diabetes Tipo 2: Prácticamente 100%


Curable
La forma más común de la diabetes es de tipo 2, que afecta de
90 a 95 por ciento de los diabéticos. En este tipo de diabetes,
su cuerpo produce insulina, pero no es capaz de reconocerla y
utilizarla adecuadamente. Se considera una etapa avanzada de
resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina permite
que el azúcar aumente y causa gran cantidad de
complicaciones.

Los síntomas de la diabetes podrían estar allí, pero el hecho a


menudo ignorado es que la diabetes tipo 2 se podría prevenir
totalmente y es casi 100% curable.

Sed excesiva Hambre extrema (incluso


después de comer)
Aumento o pérdida inusual de
Náuseas y posibles vómitos
peso
Aumento de fatiga Irritabilidad
Visión borrosa Curación lenta de las heridas
Infecciones frecuentes (piel, Entumecimiento u hormigueo en
urinarias, vaginales) las manos y/o pies

Información Equivocada Sobre la


Diabetes...
La diabetes NO es una enfermedad de azúcar en la sangre,
sino más bien un trastorno de la señalización de la insulina y
leptina. La medicina convencional normalmente falla al tratar
la diabetes – incluso la empeora - porque se niega a investigar
y actuar en la causa subyacente. La sensibilidad a la insulina
es la clave en este asunto. El páncreas secreta insulina en el
torrente sanguíneo, reduciendo su nivel de glucosa. La insulina
tiene la intención de controlar el tiempo de vida en algunos
organismos, pero ¿cuál es su verdadero propósito en los seres
humanos?

Como el Dr. Ron Rosedale explica en un artículo sobre los


efectos metabólicos de la insulina:

"Su médico le dirá que es para reducir el azúcar en la sangre,


pero voy a decirle ahora mismo que eso es un efecto
secundario trivial. El propósito evolutivo de la insulina como
se conoce en este momento, estamos viendo otras
posibilidades, es almacenar el exceso de nutrientes.

Venimos de una época de abundancia y escasez, que si no


pudiéramos almacenar el exceso de energía en momentos de
abundancia, no estaríamos aquí porque todos nuestros
antepasados lidiaron con hambruna. Sólo estamos aquí
porque nuestros antepasados fueron capaces de almacenar
nutrientes, y fueron capaces de hacerlo, ya que fueron
capaces de elevar su insulina en respuesta a cualquier
aumento de energía que el organismo encontró.

Cuando su cuerpo se da cuenta de que el azúcar esta


elevado, es una señal de que tiene más de lo necesario; no
está quemándola por lo que se acumula en la sangre. Así que
la insulina se libera para tomar el azúcar y almacenarla..."

Regular la insulina juega un papel integral en la salud y la


longevidad, esos niveles elevados no sólo son síntomas de
diabetes, sino también de enfermedades cardiacas,
enfermedad vascular periférica, accidente cerebrovascular,
presión arterial alta, cáncer y obesidad.

La Diabetes y la Resistencia a la Insulina y


Leptina  

La leptina es una hormona que se produce en las células de


grasa. Una de sus funciones principales es la de regular el
apetito y el peso corporal. Le dice al cerebro cuándo comer,
cuánto comer y cuándo dejar de comer, por lo que se llama la
"hormona de la saciedad". También le dice al cerebro qué
hacer con la energía que tiene.

No hace mucho tiempo se determinó que los ratones sin nada


de leptina se volvieron muy obesos. Del mismo modo, cuando
uno se vuelve resistente a la leptina, esto imita a la deficiencia
a la leptina y se vuelve muy fácil aumentar de peso
rápidamente.

La leptina es responsable de la exactitud de la señalización de


la insulina y para su resistencia a la insulina. Como el Dr.
Rosedale comenta en la cita anterior: cuando el nivel de
azúcar en la sangre se eleva, se libera insulina para enviar
energía extra y almacenarla. Una pequeña cantidad se
almacena en forma de glucógeno (un almidón), mientras que
la mayoría se almacena como grasa, su suministro principal de
energía.

Por lo tanto, la función principal de la insulina NO es bajar el


azúcar en la sangre, sino almacenar la energía extra para
consumirla en el futuro. Su capacidad para reducir el azúcar
en la sangre no es más que un "efecto secundario" de este
proceso de almacenamiento de energía.

"Tratar la diabetes" sólo concentrándose en reducir el azúcar


en la sangre podría ser un enfoque peligroso, ya que no
aborda en ninguna manera o forma el problema real de la falta
de comunicación metabólica.

Tomar insulina en realidad podría significar un mayor


problema para los pacientes con diabetes tipo 2, ya que con el
tiempo empeorará su resistencia a la leptina e insulina. La
única forma conocida para restablecer la señalización correcta
de la leptina (y la insulina) es a través de su alimentación. Esto
podría tener una influencia más profunda en su salud que
cualquier medicamento conocido o modalidad de tratamiento
médico.

La Fructosa: Un Motor Detrás de la


Epidemia de la Diabetes y Obesidad
El Dr. Johnson revisa este fascinante tema en su libro The Fat
Switch, explica cómo consumir fructosa activa un interruptor
biológico de gran alcance que hace que aumente de peso. En
realidad esto es la capacidad altamente beneficiosa que
permite a muchas especies, y los primeros seres humanos,
sobrevivir a los tiempos de escasez de alimentos y al invierno.

Desgraciadamente los avances tecnológicos han permitido que


la comida sea generalizada y fácilmente disponible para la
mayoría por lo que este interruptor de grasa ha perdido su
ventaja biológica y en vez de ayudar a muchas personas a vivir
más tiempo, en realidad está trabajando para su desventaja y
matarlos antes de tiempo.

Posiblemente le interese saber que "la muerte por el azúcar"


no es en absoluto una exageración. La abrumadora cantidad
de fructosa en la alimentación americana estándar es un
factor importante en el aumento de las tasas de diabetes en el
país. Mientras que la glucosa está diseñada para ser utilizada
por el cuerpo para obtener energía (el azúcar regular es 50
por ciento glucosa), la fructosa se descompone en una
variedad de toxinas que podrían devastar su salud.

El libro The Fat Switch también documenta muchos de los


efectos adversos de la fructosa tales como:

Eleva el ácido úrico, lo que podría causar inflamación y


una serie de otras enfermedades que incluyen
hipertensión, enfermedad del riñón y enfermedad del
hígado graso.
Provoca la resistencia a la insulina, un factor subyacente
en la diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y muchos
tipos de cáncer.
Engaña a su cuerpo haciéndolo aumentar de peso al
engañar a su metabolismo. La fructosa no estimula
adecuadamente a la insulina, como consecuencia no logra
suprimir la grelina (hormona del hambre) y estimular la
leptina (hormona de la saciedad).
Conduce rápidamente al síndrome metabólico o al
aumento de peso y obesidad abdominal (barriga
cervecera), disminuye el HDL, aumenta el LDL, eleva los
triglicéridos, aumenta los niveles de azúcar en la sangre y
provoca presión arterial alta.
Se metaboliza como el etanol, causando efectos tóxicos,
como las enfermedades del hígado graso no alcohólico
(NAFLD, por sus siglas en inglés).

Los Subsidios de Maíz del Gobierno


Empeoran el Problema Aún Más

Los legisladores cuyas campañas son asumidas por los


agronegocios utilizan miles de millones de dólares de los
contribuyentes para subsidiar los productos básicos que son
los ingredientes clave de alimentos poco saludables - maíz,
soya, trigo, etc. Esta desigualdad en los precios de fabricación
ayuda a la comida chatarra a no vender alimentos nutritivos.

El maíz, en la parte superior de la lista, recaudó más de $77


mil millones de dólares del gobierno entre 1995 y 2010 y los
subsidios sólo han estado aumentando.

Hay una creencia común de que la comida saludable es


inherentemente más cara y por lo tanto sólo podría ser para
los ricos. Pero, de hecho, la comida sana fácilmente podría ser
más asequible para todo el mundo si no fuera por los
directores generales de los agronegocios, sus cabilderos y los
bolsillos de los políticos.

¿Es una coincidencia que la principal fuente de calorías en los


Estados Unidos el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), se
hace del cultivo más subvencionado – el maíz?

Yo creo que no.

El JMAF es un fenómeno generalizado y esta en muchos


alimentos procesados que nunca esperaría, incluyendo
alimentos y bebidas "mejoradas". Incluso la mayoría de las
fórmulas infantiles contienen el equivalente de azúcar a una
lata de Coca-Cola. Los subsidios del gobierno también han
permitido que el maíz se convierta en un elemento básico en la
alimentación animal, lo que significa que los alimentos, incluso
a base de animales, como las carnes criadas
convencionalmente están contaminadas o nutricionalmente
alteradas por JMAF.

Uno de los efectos de la ley agrícola es crear un circuito de


retroalimentación negativa que perpetúe la altamente rentable
alimentación americana estándar. Estos subsidios de comida
chatarra hacen que sea mucho más barato comprar una
hamburguesa, papas fritas y soda de un restaurante de
comida rápida de lo que es comprar carne alimentada con
pastura y vegetales. No es que estos alimentos
necesariamente cuesten más para cultivarlos o producirlos,
sino es que los precios de los alimentos chatarra se están
reduciendo artificialmente por el gobierno.

El resultado final es una cultura de comida que se convierte en


un conductor principal de diabetes y enfermedad, en lugar de
un conductor principal de salud.

De acuerdo con un meta-análisis, beber solo una soda--u otra


bebida azucarada, incluyendo Vitamin Water - por día podría
aumentar el riesgo de desarrollar diabetes en un 25 por
ciento, comparado con beber sólo una bebida azucarada al
mes.

Los Medicamentos Para la Diabetes NO


Son la Respuesta
El fracaso de la medicina convencional para prevenir y tratar la
diabetes con eficacia es más evidente en los peligrosos
medicamentos que promueve, de los cuales Avandia es el más
peligroso. Avandia entró al mercado en 1999, después de una
campaña publicitaria multimillonaria lo hiciera un
medicamento exitoso de ventas. Para el año 2006, los
ingresos anuales de Avandia eran de 3.2 millones de dólares.

Sin embargo, las ventas de Avandia, disminuyeron a 1.2


millones de dólares en 2009, dos años después de un estudio
publicado en el New England Journal of Medicine2 que
vinculaba a Avandia con un riesgo del 43 por ciento mayor de
ataques cardiacos, junto con un riesgo del 64 por ciento
mayor de muerte cardiovascular (en comparación con los
pacientes tratados con otros métodos).

Pero en una demostración de cualquiera, parcialidad o


insensibilidad, un comité de expertos independientes
recomendó que Avandia permaneciera en el mercado a pesar
de los riesgos. Una junta de supervisión de la FDA votó 8-7
para aceptar el consejo.

Avandia funciona haciendo que los pacientes de diabetes sean


más sensibles a su propia insulina con el fin de controlar los
niveles de azúcar en la sangre. Reduce específicamente su
azúcar en la sangre al aumentar la sensibilidad de su hígado,
grasa y células musculares a la insulina.
De hecho, la mayoría de los tratamientos convencionales para
la diabetes tipo 2 utilizan medicamentos que elevan la insulina
o reducen el azúcar en la sangre.

Como ya he explicado, el problema es que la diabetes NO es


una enfermedad de azúcar en la sangre. Centrarse en el
síntoma de la diabetes (que es el aumento del azúcar en la
sangre) y no abordar la causa raíz es un ejercicio inútil e
incluso podría ser muy peligroso. Casi el 100 por ciento de los
diabéticos tipo 2 se podrían curar exitosamente sin
medicamentos. Podría sorprenderse al saber que podría
comer, hacer ejercicio y vivir su camino hacia la recuperación...

Alimentación Efectiva Para la Diabetes y


Consejos Sobre el Estilo de Vida
He simplificado las diversas maneras efectivas para aumentar
su sensibilidad a la insulina y leptina - y prevenir o revertir la
diabetes - en seis sencillos pasos, altamente factibles.

1. Ejercicio. Contrario a las recomendaciones de evitar el


ejercicio durante la enfermedad, mantenerse en forma es
muy importante para mantener controlada la diabetes y
otras enfermedades. De hecho, es una de las maneras más
rápidas y más poderosas de reducir su resistencia a la
insulina y leptina. Obtenga una ventaja inicial hoy al leer
más sobre Peak Fitness - menos tiempo de entrenamiento,
más beneficios.
2. Elimine granos y azúcares, especialmente la fructosa. El
tratamiento convencional de la diabetes ha fracasado en
los últimos 50 años, en parte debido a sus principios
alimentarios gravemente viciados. Elimine TODOS los
azúcares y granos - incluso los "saludables" como los
cereales integrales, orgánicos o germinados - de su
alimentación. Evite el pan, pasta, cereales, arroz, papas y
maíz (que de hecho es un grano). Hasta que su azúcar en
la sangre este bajo control, también asegúrese de evitar
las frutas.
3. Obtenga muchas grasas omega-3 de origen animal de
alta calidad
4. Controle su nivel de insulina en ayunas. Cada parte es
tan importante como su nivel de azúcar en la sangre en
ayunas, su nivel de insulina en ayunas debe estar entre 2
y 4. Cuanto mayor sea su nivel, peor será su sensibilidad a
la insulina.
5. Consuma probióticos. Su intestino es un ecosistema vivo
de una multitud de bacterias. Entre más bacterias buenas
tenga, más fuerte será su inmunidad y su función general
mejorará. Optimice su flora intestinal al consumir
alimentos fermentados como el natto, miso, kéfir, queso
orgánico crudo y vegetales cultivados. También podría
tomar un suplemento probiótico de alta calidad.

Cómo La Exposición al Sol Podría


Ayudarle a Tratar y Prevenir la Diabetes

¿Ha estado obteniendo una adecuada exposición al sol?

Cada vez más estudios confirman el poder de la vitamina D,


una hormona esteroide, que influye prácticamente en todas las
células de su cuerpo. Los receptores que responden a la
vitamina D se han encontrado en casi todos los tipos de
células humanas, desde sus huesos hasta su cerebro.

Las recientes investigaciones muestran que las mujeres


podrían ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 1 de sus
hijos al optimizar sus niveles de vitamina D antes y durante el
embarazo, ya que se ha demostrado que la vitamina D suprime
ciertas células del sistema inmune que podrían ser un factor
en la enfermedad.

Los estudios publicados entre 1990 y 20093 también


revelaron una relación significativa entre los niveles altos de
vitamina D y un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2,
junto con enfermedades cardiovasculares y síndrome
metabólico. Es probable que tome décadas antes de que la
política de salud se ponga al día con lo que la abrumadora
evidencia científica ya ha revelado acerca de los beneficios de
la vitamina D y antes de que la exposición al sol se convierta
en una norma. Pero no tiene que participar en el juego de la
espera - podría optimizar sus niveles en estos momentos.

Idealmente, debe exponer de forma regular una gran cantidad


de su piel a cantidades saludables de sol, de preferencia tan
cerca del mediodía solar como sea posible. La exposición UV
directa se traduce en un máximo de 20,000 unidades de
vitamina D al día. También podría utilizar una cama de
bronceado o complementar con vitamina D3 oral. Si decide
hacer esto último, revise sus niveles de vitamina D
rutinariamente con un laboratorio competente para ver si está
dentro del rango terapéutico. Siga las dosis de vitamina D
adecuada a su edad cuando tome un suplemento.

DOSIS RECOMENDADAS DE VITAMINA D


Edad DOSIS
Debajo de 5 35 unidades por libra por día
Edades entre  5 - 10 2500 unidades
Edades entre 18 - 30 8000 unidades
Mujeres Embarazadas 8000 unidades
ADVERTENCIA:
No hay manera de saber si las recomendaciones anteriores
son correctas. La única manera de saberlo es analizar su
sangre. Es posible que necesite de 4-5 veces más la cantidad
anteriormente recomendada anteriormente. Lo ideal sería que
el nivel en la sangre de 25 OH D sea de 60 ng/ml.

No Sea una Estadística de la Diabetes -


Tome el Control de Su Salud

En resumen, la diabetes tipo 2 es una enfermedad totalmente


prevenible y reversible que surge de la señalización defectuosa
de la resistencia a la leptina e insulina. Por lo tanto, la diabetes
podría ser controlada o revertida al recuperar su sensibilidad a
la insulina y leptina. La única forma conocida para restablecer
la señalización adecuada de la leptina e insulina es a través de
una alimentación y ejercicio adecuado. No existe un
medicamento actualmente que pueda lograr esto y dudo que
uno vaya a existir jamás en la vida de cualquier persona que
lea esto.

Un meta-análisis de 13 ensayos aleatorios controlados con


más de 33,000 personas mostró que el tratamiento con
medicamentos de la diabetes tipo 2 no sólo es ineficaz, es
peligroso. El tratamiento con medicamentos que disminuyen la
glucosa en realidad mostró el potencial de aumentar el riesgo
de muerte por problemas cardíacos y de todas las otras
causas.

Así que por favor recuerde, su alimentación lo beneficiará o


perjudicará si es diabético o pre-diabético.
Desafortunadamente, las recomendaciones alimentarias
convencionales para los diabéticos - de un alto contenido de
carbohidratos complejos, alimentación baja en grasas
saturadas - es exactamente lo contrario de lo que en realidad
funciona.

Los carbohidratos complejos son las legumbres, papas, maíz,


arroz y productos de granos. Aparte de las legumbres, lo ideal
sería evitar todo el resto para prevenir la resistencia a la
insulina. Casi todos los diabéticos tipo 2 tienen que
intercambiar sus granos y azúcares por otros alimentos, como
la proteína, vegetales verdes y fuentes saludables de grasa.
Tendrá que tener especial cuidado para eliminar la fructosa,
que es mucho más perjudicial que cualquier otro tipo de
azúcar.

Beber tan sólo una bebida endulzada al día podría aumentar el


riesgo de diabetes en un 25 por ciento en comparación con
beber una bebida azucarada al mes, por lo que realmente
necesita evaluar su alimentación para encontrar las fuentes
ocultas de azúcar y fructosa. Esto también significa evitar la
mayoría de los alimentos procesados de todo tipo, ya que
están cargados con fructosa. Incluso tendría que evitar las
frutas hasta que el azúcar en su sangre está bajo control.

Yo aconsejo mantener su consumo total de fructosa por


debajo de 25 gramos por día. Sin embargo, sería conveniente,
para la mayoría de la gente, limitar la fructosa a 15 gramos o
menos, ya que prácticamente está garantizado que obtendrá
fuentes "ocultas" de fructosa a partir de casi cualquier
alimento procesado que coma.

Seguir mi Plan de Nutrición le ayudará a hacer esto sin mucho


alboroto, ya que lo guía a través de los pasos que necesita
para regresar al camino hacia una salud óptima.