Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO

Campus Celaya- Salvatierra


Enfermería y Obstetricia

1 SIDA Y EMBARAZO
1.1 DEFINICIÓN Y PERIODO DE INCUBACIÓN
El agente causal es un virus de la familia retroviridae, con dos serotipos: HIV1 y HIV2, la gran
mayoría de los casos están relacionados con el tipo 1.
Cuando se adquiere el virus se denomina VIH, el virus ingresa y destruye las células CD4,
componentes del sistema inmune. El VIH entra en la sangre por medio de líquidos
corporales, como sangre o semen. Una vez que se encuentra en la sangre el virus se fija a la
superficie celular e invade los linfocitos CD4, los cuales son importantes para el sistema para
el sistema inmunitario.
Las manifestaciones clínicas de la infección por VIH son debidas al déficit inmunitario que
desarrolla ya que deja al sistema inmune vulnerable ante microorganismos oportunistas
Pueden trascurrir varios meses o años antes de que la mujer sepa que se ha infectado con
el virus, hasta que se enferma La obligatoriedad del sistema de salud del ofrecimiento de la
prueba tiene dos objetivos:
1) Diagnostico precoz 2) Dar tratamiento.

1.2 EPIDEMIOLOGÍA
América Latina
En 2016, 1,8 millones de personas vivían con el VIH.
En 2016, se produjeron en la región aproximadamente 97.000 nuevas infecciones por el
VIH.
El número de nuevas infecciones por el VIH no varió de 2010 a 2016.
En 2016, se produjeron 1.800 nuevas infecciones por el VIH en niños
En América Latina, 36.000 personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con
el sida en 2016.
Entre 2010 y 2016, el número de muertes relacionadas con el sida en la región experimentó
un descenso del 12%.
La cobertura del tratamiento en 2016 llegó al 58% de todas las personas que vivían con el
VIH en América Latina.
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

Porcentaje de mujeres embarazadas con acceso a medicamentos antirretrovíricos para


evitar la transmisión materna infantil del VIH 74%.

1.3 DESCRIPCIÓN DEL VIRUS

El virus de la inmunodeficiencia humana forma parte del


género Lentivirus. Estos constituyen un grupo dentro de
la familia Retroviridae.Los virus de este grupo poseen
propiedades morfológicas y biológicas comunes. Varias
especies son atacadas por los lentivirus, cuya
característica principal consiste en un período de
incubación prolongado que desemboca en enfermedad
después de varios años.
El VIH comparte con los retrovirus las características
esenciales de esa familia. El virión contiene información genética bajo la forma de ácido
ribonucléico (ARN), protegido por una envoltura de membrana. Los retrovirus insertan su
información genética en las células hospedadora por acción de la transcriptasa inversa.
Un virión del VIH tiene una forma aproximadamente esférica con un diámetro de 80-100
nm. Está constituido por tres capas. La exterior es una bicapa lipídica. Posee 72 espículas
formadas por las glicoproteínas gp120 y gp41 que actúan en el momento de la unión del
virus a la célula hospedadora. La capa intermedia está constituida por la nucleocápside
icosaédrica. La capa interior tiene forma de un cono truncado. Está constituida por el ARN
viral y la nucleoproteína. La cadena genética del VIH está constituida por un ARN de cadena
simple compuesto por dos filamentos idénticos. El ARN contiene varios genes, cada uno de
los cuales codifica las diversas proteínas que el VIH necesita para reproducirse.
1.4 CLASIFICCIÓN DEL SIDA
La familia Retroviridae agrupa agentes virales que poseen una enzima que rompió con el
dogma central de la biología molecular, la transcriptasa reversa. La familia Retroviridae
incluye 7 géneros identificados, en 2 subfamilias: Orthoretrovirinae y Spumaretrovirinae. Se
considera que solo dos de los géneros causan enfermedad al humano: Lentivirus y
Retrovirus BLV-HTLV. El spumavirus se asocia a infecciones crónicas en diversos animales,
entre ellos otros primates, felinos, caballos, ganado vacuno. El humano también puede ser
infectado.
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

Características: virus envuelto con doble cápside (una en forma de cono truncado y otra
icosahédrica), tiene como genoma dos copias de RNA de cadena positiva, posee varias
enzimas, entre ellas la transcriptasa reversa y una proteasa.

Familia Género Virus

Lentivirus VIH-1, VIH-2

Retroviridae Retrovirus BLV-HTLV HTLV-1, HTLV-2

Spumavirus Spumavirus humano

Las categorías clínicas en niños < 13 años ( Categorías clínicas de niños < 13 años de edad
con infección por HIV) se definen por la presencia o ausencia de ciertas infecciones o
cánceres oportunistas frecuentes. Estas categorías son:

 N = no sintomático
 A = levemente sintomático
 B = moderadamente sintomático
 C = gravemente sintomático
Las categorías inmunitarias en niños < 13 años ( Categorías inmunitarias de los niños < 13
años de edad con infección por HIV basadas en los recuentos de linfocitos T CD4+
específicos para la edad y los porcentajes de los recuentos totales de linfocitos) reflejan el
grado de inmunosupresión basado en el recuento de linfocitos T CD4+ (recuento absoluto
y porcentual del recuento total de linfocitos):

 1= sin evidencia de inmunosupresión


 2= supresión moderada
 3= supresión grave

1.5 FACTORES DE RIESGO PARA EL SIDA


• Múltiples parejas sexuales • Proceder de zonas endémicas
• Tener otra ETS • Trabajadoras sexuales
• Adicciones a drogas por via • Transfusionales
parenteral
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

1.6 ¿CÓMO ES LA INFECCIÓN PERINATAL?


El VIH en el niño es la infección por el virus VIH en pacientes de edad pediátrica, desde el
nacimiento hasta los 15 o 16 años de edad. Por razón de que el VIH se transmite de forma
vertical a partir de madres VIH seropositivas, la tasa de infección en niños es elevada a nivel
mundial. La exposición de un niño puede ocurrir desde antes del embarazo, por transmisión
intrauterina, durante el parto o a través de la lactancia materna. El concepto de transmisión
perinatal abarca todas las posibilidades de contagio que pueden ocurrir durante el periodo
de gestación, trabajo de parto, parto y la exposición a leche materna durante el postparto.
Las vías de contagio del paciente pediátrico son distintos que los de un paciente adulto, por
lo tanto, los factores de riesgo también varían y se fundamentan en la madre, en los
procedimientos obstétricos y en las condiciones del bebé.

 Factores de riesgo maternos: Carga viral y compromiso inmune de la madre. Si la


carga viral materna es <1000 copias/ml, el riesgo de contagio del neonato es
virtualmente cero. Si la carga viral está entre 1000-10.000 copias/ml el riesgo para
el bebé sube a un 16%.1 Si la carga viral es >101.000 copias/ml, el riesgo sube a un
40%. Por su parte, si el contaje de CD4+ es <200, el riesgo se acerca a un 43%,
mientras que si el contaje linfocitario es >600, el riesgo al nacer baja a un 15%.
 Factores de riesgo obstetricos: ruptura prematura de membranas (RPM),
corioamnionitis y el tipo de parto que se relacionan a una mayor o menor posibilidad
de contacto del feto con sangre o secreciones maternas infectadas.1 Así, si el parto
es por cesárea electiva y se le administra antirretrovirales al bebé, el riesgo de
contagio es de 2% y sin los fármacos el riesgo después de una cesárea sube a un
10%.2 Si la RPM ocurrió menos de 4 horas antes del nacimiento el riesgo de contagio
es de un 14% y si la RPM ocurrió más de 4 horas antes del nacimiento, el riesgo sube
a 25%.
 Factores de riesgo del recién nacido: prematuridad, bajo peso, ser el primer
gemelar y la lactancia materna afectan el riesgo de contagio de un neonato.
1.7 DESARROLLO Y TRATAMIENTO
El riesgo de transmisión al feto o neonato aumenta un 25% si no se usa tratamiento
antiretroviral
La transmisión tiene lugar a través de la placenta, durante el parto y en la lactancia materna

El mayor riesgo se representa mediante el parto por lo que se implementa la cesárea sin
embargo no lo elimina por completo
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

El embarazo puede enmascarar los síntomas de la infección por VIH por las manifestaciones
propias, sin embargo el embarazo no acelera el curso de la infección
Los objetivos son tratar la infección por VIH de la mujer y disminuir el riesgo de contagio
perinatal:

 Valoración inicial con conteo de CD4, carga viral y edad gestacional


 Tratamiento con ZDV oral prenatal 100mg 5 x día o 200mg 3 x día entre la 14 y 34
SDG
 ZDV 2mg/kg IV p/1hr al iniciar TDP y mantenimiento de 1mg/kg hasta termino de
parto
 Al neonato: Sol. Oral de ZDV 2mg/kg C/6hrs durante 6 semanas ( dosis inicial entre
las 8- 12 horas después del nacimiento)
Mujer sin tratamiento previo:
Nevirapina 200mg antes del parto, 2mg/kg al neonato VO entre las 48 y 72 hrs de vida
DURANTE EL EMBARAZO:

 Si se diagnostica iniciar el tratamiento integral


 Educación sobre las consecuencias
 Promoción de la salud sobre cómo mejorar el sistema inmune
1. Dormir adecuadamente
2. Disminuir estrés
3. Adecuada alimentación que incluya: Ingesta de proteínas, grasas, vitamina
E, zinc, vitamina A
4. Ingesta de Ac. Fólico
5. Evitar infecciones
DURANTE EL PARTO:

 Cesárea Electiva antes de la Ruptura de membranas


 Antibióticos profilácticos
 En caso de parto normal, retardar la amniotomía
 Evitar uso de fórceps o parto por ventosas
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

POSTPARTO:

 Servicio y cuidado integral


 Observar datos de depresión postparto
 Insistir en prácticas de sexo seguro
 Aconsejar sobre la importancia de los retrovirales
 Revaluar el estado de inmunización
NEONATO

 Bañarlo tan pronto sea posible


 Inserción de agujas solo después del aseo de piel
 Prueba de PCP en las primeras 48 hrs o 14 días, primer y segundo mes, 4 y 6 meses
 El dx se realiza si en dos prubas son positivas

1.8 ALTERACIONES EN NIÑOS HIV O (RTV)


1.8.1 Evolución natural en niños no tratados
Por lo general, los lactantes infectados en el período perinatal son asintomáticos durante
los primeros meses de vida, aun cuando no se inicie ninguna terapia ART combinada. Si bien
la mediana de la edad cuando comienzan los síntomas es de alrededor de 3 años, algunos
permanecen asintomáticos durante > 5 años y, con tratamiento ART apropiado, es
esperable que sobrevivan hasta la adultez. En la era pre-terapia ART, alrededor del 10-15%
de los niños presentaba progresión rápida de la enfermedad, con aparición de los síntomas
en el primer año de vida y muerte a los 18-36 meses; se consideraba que estos niños habían
adquirido la infección por HIV en etapas más tempranas de la vida intrauterina. Sin
embargo, es probable que la mayoría de los niños adquieran la infección en el nacimiento
o cerca de éste y tengan una progresión más lenta de la enfermedad (con supervivencia de
más de 5 años aun antes de que se usara de manera sistemática el tratamiento ART).
En los niños que no reciben terapia ART, las manifestaciones más frecuentes de infección
por HIV son linfadenopatías generalizadas, hepatomegalia, esplenomegalia, retraso de
crecimiento, candidiasis oral, enfermedad del SNC (incluido retraso del desarrollo, que
puede ser progresivo), neumonitis intersticial linfoide, bacteriemia recurrente, infecciones
oportunistas, diarrea recurrente, parotiditis, miocardiopatía, hepatitis, nefropatía y
cánceres.
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

1.8.2 Complicaciones
Cuando ocurren complicaciones, por lo general implican infecciones oportunistas (y pocas
veces el cáncer). La terapia ART combinada ha hecho este tipo de infecciones infrecuentes,
y ahora se producen principalmente en niños no diagnosticados que aún no han recibido
terapia ART o en los niños que no son adherentes a ella.
Cuando se producen infecciones oportunistas, la neumonía por Pneumocystis jirovecii es la
más frecuente y grave y tiene una alta mortalidad. La neumonía por Pneumocystis puede
aparecer ya a las 4-6 semanas de edad, pero la mayoría de las veces afecta a lactantes de
3-6 meses que adquirieron la infección antes del nacimiento o durante éste. Lo
característico es que los lactantes y niños mayores con neumonía por Pneumocystis
presenten una neumonitis difusa, subaguda, con disnea en reposo, taquipnea, desaturación
de O2, tos no productiva y fiebre (a diferencia de los niños y adultos inmunosuprimidos no
infectados por HIV, en los que el comienzo suele ser más agudo y fulminante.
Otras infecciones oportunistas en niños inmunosuprimidos son esofagitis por Candida,
infección por citomegalovirus diseminada e infecciones por virus herpes simple y varicela
zóster crónicas o diseminadas y, menos a menudo, infecciones por Mycobacterium
tuberculosis y complejo M. avium, enteritis crónica por Cryptosporidium u otros
microorganismos e infección criptocócica o por Toxoplasma gondii diseminada o del SNC.

En los niños inmunosuprimidos con infección por HIV, los cánceres son relativamente
infrecuentes, pero los leiomiosarcomas y ciertos linfomas, como linfomas del SNC y
linfomas no hodgkinianos de linfocitos B (tipo de Burkitt), son mucho más frecuentes que
en niños inmunocompetentes. El sarcoma de Kaposi es muy raro en niños infectados por
HIV.
1.8.3 Niños que reciben tratamiento antirretroviral combinado
El tratamiento ARV combinado ha modificado de manera significativa las manifestaciones
clínicas de la infección por HIV pediátrica. Si bien la neumonía bacteriana y otras infecciones
bacterianas (p. ej., bacteriemia, otitis media recurrente) todavía son más frecuentes en
niños infectados por HIV, las infecciones oportunistas y el retraso de crecimiento se
observan con una frecuencia mucho menor que en la era pretratamiento ART. Se han
informado nuevos problemas, como alteraciones de los lípidos séricos, hiperglucemia, mala
distribución del tejido adiposo (lipodistrofia y lipoatrofia), nefropatía y osteonecrosis,
aunque con una incidencia más baja que en los adultos infectados por HIV.
UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO
Campus Celaya- Salvatierra
Enfermería y Obstetricia

Si bien el tratamiento ART combinado mejora en forma evidente el pronóstico respecto del
desarrollo neurológico, parece haber una tasa más alta de problemas conductuales, de
desarrollo y cognitivos en niños infectados por HIV tratados. No se sabe con certeza si estos
problemas son secundarios a la infección por HIV en sí misma, a los fármacos terapéuticos
o a otros factores biopsicosociales en los niños infectados por HIV. Se desconoce si los
efectos adicionales de la infección por HIV o la terapia ART durante los períodos críticos del
crecimiento y el desarrollo se manifestarán más tarde en la vida, porque la primera ola de
niños infectados por vía perinatal recién está llegando a la edad adulta. Para detectar estos
efectos adversos, los prestadores de salud tendrán que vigilar a los niños infectados por el
HIV a través del tiempo.

Intereses relacionados