Está en la página 1de 158

histpo

Informe de
Evaluación
Externa
de los Apoyos de
Reforestación
Ejercicio Fiscal 2009
Diciembre de 2010
Informe de
Evaluación
Externa
de los Apoyos de
Reforestación
Ejercicio Fiscal 2009

Diciembre de 2010
Juan Manuel Torres Rojo
Director General de la Comisión Nacional Forestal

Octavio Salvador Magaña Torres


Coordinador General de Planeación e Información

Jorge David Fernández Medina


Gerente de Planeación y Evaluación

Edgar Estuardo Gómez Morán


Subgerente de Evaluación

Víctor Eduardo Sosa Cedillo


Coordinador General de Conservación y Restauración

Luis Artemio Alonso Torres


Gerente de Reforestación

Armando Bello Lara


Subgerente de Reforestación
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO
“ENSEÑAR LA EXPLOTACIÓN DE LA TIERRA NO LA DEL HOMBRE”

Dr. Aureliano Peña Lomelí


Rector de la Universidad Autónoma Chapingo

EQUIPO EVALUADOR

Dr. Eduardo Vargas Pérez


Coordinador General de la Evaluación Externa de los Apoyos de
Reforestación, Suelos Forestales y Sanidad Forestal 2009

Ing. Magda Vanegas López


Coordinador Operativo de la Evaluación Externa de los Apoyos de
Reforestación, Suelos Forestales y Sanidad Forestal 2009

Dr. Eduardo Vargas Pérez


Responsable de la Evaluación de los apoyos de Reforestación

Ing. Magda Vanegas López


Responsable técnico de la Evaluación de los apoyos de Reforestación

Lic. Ma. del Pilar Lozano Contreras


Responsable del análisis de información

M.C. Saúl Castañeda Díaz


Consultor
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Índice de Contenido

Página

Índice de Contenido.......................................................................................................... i
Índice de Cuadros ........................................................................................................... iv
Índice de Figuras ............................................................................................................ vi
Agradecimientos............................................................................................................. ix
Resumen Ejecutivo ......................................................................................................... xi
1. Introducción .......................................................................................................... 1
2. Antecedentes......................................................................................................... 2
3. Alcances y Objetivos ............................................................................................ 3
3.1. Objetivo General .................................................................................................. 3
3.2. Objetivos Específicos .......................................................................................... 4
4. Metodología ........................................................................................................... 6
4.1. Programación ...................................................................................................... 6
4.1.1.Elaboración de Instrumentos de Evaluación ...................................................... 6
4.1.2.Diseño de muestreo ........................................................................................... 8
4.2. Selección de las muestras ................................................................................. 11
4.3. Elaboración de rutas .......................................................................................... 12
4.4. Curso de capacitación ....................................................................................... 14
4.5. Ejecución de la evaluación en campo ................................................................ 15
4.6. Diseño de la base de datos ............................................................................... 16
5. Los apoyos de Reforestación dentro del ProÁrbol .......................................... 18
6. Impactos sociales de los apoyos ....................................................................... 21
6.1. Costo de oportunidad de los predios apoyados ................................................. 22
6.2. Contribución de los apoyos a elevar el ingreso económico de
los beneficiarios. .............................................................................................. 26
6.3. Uso eficiente de los subsidios ............................................................................ 34
6.4. Grado de aprovechamiento de los recursos asignados en el
ejercicio 2009.................................................................................................. 35
6.5 Grado de compromiso que los beneficiarios han tenido con respecto
a la conservación y restauración de los ecosistemas forestales....................... 41
6.5.1. Determinar si existe un verdadero interés de los propietarios y
pobladores en la conservación y restauración de los recursos forestales ........ 42
6.5.2. Determinar si los beneficiarios realmente encuentran un beneficio
en el cuidado de sus bosques. ......................................................................... 45

Universidad Autónoma Chapingo


i
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Página

6.5.3. Analizar si se ha caído en un vicio del asistencialismo por parte


de los beneficiarios, haciéndose dependientes de los apoyos de
la CONAFOR. .................................................................................................. 46
6.5.4. Determinar el grado de apropiación y empoderamiento de los
beneficiarios con respecto a las responsabilidades y actividades
para la conservación y restauración de los recursos forestales........................ 47
6.6. Evaluar la operación del técnico externo. .............................................................. 48
6.7. Definir el número de jornales y empleos directos e indirectos
generados con los apoyos otorgados, ejercicio 2009 únicamente.................... 50
6.8. Revisión y cualificación del grado de pertinencia, eficacia y
oportunidad de la asesoría técnica proporcionada por los
asesores técnicos que prestaron sus servicios en los proyectos
de reforestación apoyados, ejercicio 2009. ...................................................... 51
6. 9. Costos evitados. ................................................................................................... 52
7. Indicadores de consistencia del dictamen de conclusión de obra.................. 55
8. Indicadores de impacto en las tendencias ambientales................................... 57
8.1. Estimaciones cuantitativas de los efectos ambientales ...................................... 57
8.1.1.Determinar hasta qué punto el diseño actual de los apoyos y su
instrumentación ha logrado identificar las áreas prioritarias a
reforestar, con base en criterios de necesidades de restauración. ................... 57
8.2. Servicios ambientales proporcionados............................................................... 62
8.2.1.Captura de carbono ......................................................................................... 63
9. Indicadores técnicos de Reforestación 2009. ................................................... 64
9.1. Ciclo de reforestación ........................................................................................ 64
9.1.1.Caracterización de los viveros ......................................................................... 65
9.1.2.Especies producidas ........................................................................................ 66
9.1.3.Recolección de germoplasma. ......................................................................... 66
9.1.4.Producción de planta de calidad ...................................................................... 67
9.1.5.Preparación del terreno. .................................................................................. 71
9.1.6.Transporte y manejo de la planta ..................................................................... 72
9.1.7.Plantación. ....................................................................................................... 79
9.1.8.Mantenimiento ................................................................................................. 82
9.1.9.Superficie que aún permanece con cubierta forestal........................................ 85
9.1.10. Supervivencia en campo ............................................................................ 88
9.1.11. Plantas faltantes ....................................................................................... 102
9.1.12. Porcentaje de Superficie ........................................................................... 103
9.2. Cumplimiento de Densidad de Reforestación .................................................. 105
9.3. Índice de Calidad de la Reforestación (ICR) .................................................... 105

Universidad Autónoma Chapingo


ii
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Página

9.3.1. ICR por estado .............................................................................................. 105


9.3.2. ICR por Gerencia Regional ........................................................................... 107
9.3.3. ICR por categoría de apoyo .......................................................................... 108
9.3.4. ICR con base en el origen de la planta ......................................................... 108
9.3.5. Algunas consideraciones sobre el ICR.......................................................... 108
9.3.6. Algunos factores de importancia en la sobrevivencia .................................... 114
9.3.7. Significancia de efectos en el modelo logístico estimado .............................. 115
9.4. Identificar las causas de muerte de plantas ..................................................... 117
9.5. Asesoría técnica .............................................................................................. 122
10. Análisis de procesos ........................................................................................ 123
10.1. Fortalezas ........................................................................................................ 123
10.2. Debilidades ...................................................................................................... 124
10.3. Oportunidades ................................................................................................. 126
10.4. Amenazas ....................................................................................................... 126
11. Análisis de la pertinencia de indicadores usados .......................................... 127
12. Conclusiones..................................................................................................... 130
12.1. Impactos sociales de los apoyos ..................................................................... 130
12.2. Expedientes ..................................................................................................... 131
12.3. Atributos técnicos de las plantaciones subvencionadas con los apoyos .......... 131
12.4. Sobrevivencia .................................................................................................. 132
12.5. Factores que inciden en la sobrevivencia de las plantaciones, por
tipo de ecosistema ......................................................................................... 133
12.6. Indicadores utilizados ...................................................................................... 134
13. Recomendaciones............................................................................................. 135
13.1. Gerencias estatales ......................................................................................... 135
13.2. Gerencia de Reforestación .............................................................................. 135
13.3. Responsables de los viveros ........................................................................... 136
13.4. Asesores técnicos............................................................................................ 137
14. Bibliografía ........................................................................................................ 138

Universidad Autónoma Chapingo


iii
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Índice de Cuadros

Página

Cuadro 1. Tamaño de muestra estimado para evaluar los apoyos de


reforestación otorgados en 2009 ..................................................................... 9
Cuadro 2. Tamaño de muestra estimado para reevaluar apoyos de
reforestación otorgados en el periodo 2005-2008 .......................................... 10
Cuadro 3. Tamaño de muestra determinado para el segmento
Responsables de viveros. .............................................................................. 10
Cuadro 4. Distribución de solicitudes por categorías de apoyo. ...................................... 18
Cuadro 5. Programas sociales dentro de los que participan los beneficiarios. ................ 30
Cuadro 6. Impacto de los recursos otorgados por el ProÁrbol en 2009 sobre
Çel ingreso de los beneficiarios de núcleos agrarios que viven en
los municipios con mayores niveles de marginación ...................................... 32
Cuadro 7. Impacto de los recursos otorgados por el ProÁrbol en 2009 sobre
el ingreso de los beneficiarios de propiedad privada que viven en
los municipios con mayores niveles de marginación ...................................... 33
Cuadro 8. Conceptos de inversión y monto destinado a cada uno de ellos por
tipo de beneficiario......................................................................................... 34
Cuadro 9. Porcentaje que representaría la superficie plantada por los
beneficiarios de Reforestación en sus predios, en ausencia
de los apoyos. ............................................................................................... 36
Cuadro 10. Monto sugerido por los beneficiarios que consideraron que
el monto otorgado por el Programa en 2009 fue bajo o insignificante ............ 38
Cuadro 11. Actividades de mantenimiento requeridas en los predios apoyados
de los beneficiarios de núcleos agrarios. ....................................................... 39
Cuadro 12. Actividades de mantenimiento requeridas en los predios apoyados
de los beneficiarios de propiedad privada. ..................................................... 40
Cuadro 13. Beneficiarios que realizaron mantenimiento con recursos propios
en los predios apoyados ................................................................................ 42
Cuadro 14. Número de jornales generados por tipo de propiedad. ................................. 50
Cuadro 15. Distribución porcentual de conformación de los expedientes de
los predios apoyados en 2009. ...................................................................... 55
Cuadro 16. Porcentajes obtenidos en la revisión de los elementos de los
expedientes en las entidades del país ........................................................... 56
Cuadro 17. Variables de calidad en planta del vivero. ..................................................... 69
Cuadro 18. Predios que tuvieron preparación de terreno ................................................ 72
Cuadro 19. Porcentaje de plantaciones que utilizaron algún tipo de embalaje. ............... 77
Cuadro 20. Distancia del vivero o lugar de adquisición de planta al sitio
definitivo de plantación. ................................................................................. 78
Cuadro 21. Tiempo de traslado del vivero o lugar de adquisición de planta
al sitio definitivo de plantación. ...................................................................... 78

Universidad Autónoma Chapingo


iv
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Página

Cuadro 22. Acciones realizadas por los beneficiarios del concepto C.1.3. ...................... 83
Cuadro 23. Principal actividad de mantenimiento recomendada ..................................... 84
Cuadro 24. Segunda actividad de mantenimiento recomendada en los predios
evaluados ...................................................................................................... 85
Cuadro 25. Superficie forestal con más de 300 plantas vivas por ha. ............................. 86
Cuadro 26. Porcentaje de superficie apoyada que permanece con cubierta
forestal por entidad y concepto de apoyo ...................................................... 87
Cuadro 27. Valor estatal ponderado de la sobrevivencia en campo. ............................... 90
Cuadro 28. Valores de sobrevivencia en campo ponderado obtenidos en las
plantaciones evaluadas ................................................................................. 92
Cuadro 29. Nivel de sobrevivencia en campo en las plantaciones evaluadas ................. 94
Cuadro 30. Valor ponderado de la sobrevivencia en campo a nivel estatal ..................... 98
Cuadro 31. Sobrevivencia en campo ponderada al número total de plantas en
cada tipo de producción ................................................................................. 99
Cuadro 32. Sobrevivencia nacional con relación al padrón (valor ponderado) .............. 101
Cuadro 33. Sobrevivencia en campo a nivel nacional de plantaciones apoyadas
en el periodo 2005-2008 .............................................................................. 102
Cuadro 34. Plantas faltantes en las plantaciones evaluadas para el ejercicio 2009. ..... 103
Cuadro 35. Comparación entre la superficie reportada en el padrón y la
superficie determinada en campo. ............................................................... 104
Cuadro 36. ICR obtenido considerando la sobrevivencia en campo y la
sobrevivencia con relación al padrón ........................................................... 106
Cuadro 37. ICR por Gerencia Regional, obtenido considerando la sobrevivencia
en campo y la sobrevivencia con relación al padrón .................................... 107
Cuadro 38. ICR por concepto de apoyo ........................................................................ 108
Cuadro 39. ICR de los predios apoyados en función del origen de las plantas ............. 108
Cuadro 40. Proporción de unidades muestreadas que exceden la mediana
del porcentaje de sobrevivencia en campo, agrupadas por nivel
de degradación de suelo y tipo de vegetación. (Apoyos 2009) .................... 113
Cuadro 41. Regresores utilizados para determinar los factores que incidieron
en la sobrevivencia de las plantaciones evaluadas ...................................... 115
Cuadro 42. Modelo logístico estimado para sobrevivencia ............................................ 115
Cuadro 43. Causas principales de mortandad de las plantas ........................................ 117
Cuadro 44. Síntesis de indicadores y calificación de grado de pertinencia.................... 127

Universidad Autónoma Chapingo


v
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Índice de Figuras

Página
Figura 1. Preguntas estratégicas....................................................................................... 5
Figura 2. Fuentes de información ...................................................................................... 7
Figura 3. Distribución espacial de la muestra .................................................................. 12
Figura 4. Ejemplo de ruta óptima. ................................................................................... 13
Figura 5. Capacitación a los técnicos de campo sobre Reglas de Operación
del ProÁrbol 2009. ........................................................................................... 14
Figura 6. Capacitación a los técnicos de campo sobre evaluación de los
apoyos de Reforestación. ................................................................................ 14
Figura 7. Determinación de variables morfológicas de las plantas reforestadas.............. 15
Figura 8. Medición de las plantas reforestadas. .............................................................. 16
Figura 9. Despliegue del menú de consultas ................................................................... 17
Figura 10. Distribución de las solicitudes dentro de la Subcategoría
C.1. Reforestación. .......................................................................................... 19
Figura 11. Proporción de solicitudes ubicadas en municipios clasificados
según el Índice de Rezago Social .................................................................... 20
Figura 12. Cadena de resultados en un programa público
(Tomado de Martínez, 2004) ............................................................................ 22
Figura 13. Rangos del valor por concepto de renta de la tierra para actividades
agrícolas y ganaderas en los núcleos agrarios. ............................................... 23
Figura 14. Rangos del valor por concepto de renta de la tierra para actividades
agrícolas y ganaderas en las propiedades privadas......................................... 24
Figura 15. Valoración de los apoyos con respecto al costo de oportunidad para
actividades agrícolas en las regiones de los beneficiarios entrevistados. ........ 25
Figura 16. Valoración de los apoyos con respecto al costo de oportunidad para
actividades ganaderas en las regiones de los beneficiarios entrevistados. ...... 26
Figura 17. Distribución del ingreso entre los beneficiarios de núcleos agrarios. .............. 27
Figura 18. Distribución del ingreso anual entre los beneficiarios de
propiedad privada. ........................................................................................... 28
Figura 19. Distribución de respuestas a ¿En caso de no haber recibido los
apoyos de reforestación habría realizado las acciones en su predio? .............. 35
Figura 20. Suficiencia del monto otorgado por el programa ............................................ 37
Figura 21. Causas principales que motivaron a los beneficiarios a participar
en los apoyos................................................................................................... 43

Universidad Autónoma Chapingo


vi
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Página
Figura 22. Causas principales que motivaron a los beneficiarios a participar
en los apoyos................................................................................................... 44
Figura 23. Beneficios derivados de las plantaciones establecidas. ................................. 45
Figura 24. Respuestas de los beneficiarios a la pregunta ¿Piensan seguir
participando de los apoyos? ............................................................................ 46
Figura 25. Respuestas de los beneficiarios a la pregunta ¿Quién es el responsable
de realizar las acciones de recuperación de áreas degradadas? ..................... 47
Figura 26. Porcentaje de beneficiarios que recibieron apoyo de su técnico
en las actividades relacionadas con los apoyos. .............................................. 48
Figura 27. Porcentaje de beneficiarios según el monto del apoyo recibido,
por modalidad de apoyo y tipo de propiedad de la tierra .................................. 49
Figura 28. Percepción de los beneficiarios acerca del desempeño de los técnicos. ........ 51
Figura 29. Acciones que hubieran realizado los beneficiarios de no haber sido
beneficiarios del ProÁrbol en 2009. ................................................................. 52
Figura 30. Acciones que hubieran realizado los beneficiarios de no haber sido
beneficiarios del ProÁrbol en 2009. ................................................................. 53
Figura 31. Actividades a las que se hubiesen destinado los predios en caso de
no haber sido beneficiarios del ProÁrbol en 2009. ........................................... 54
Figura 32. Porcentaje de los predios con algún grado de erosión, clasificados
según la condición del terreno. ........................................................................ 58
Figura 33. Porcentaje de predios y de superficie apoyados por el Programa
en 2009 por tipo de ecosistema. ...................................................................... 59
Figura 34. Proceso sugerido para utilizar un mayor número de especies en las
plantaciones apoyadas por el Programa .......................................................... 61
Figura 35. Actividades realizadas por los responsables de los viveros en el
manejo de las semillas ..................................................................................... 68
Figura 36. Índices morfológicos para medir la calidad de planta en los viveros. .............. 70
Figura 37. Porcentajes de la calificación obtenida para la preparación del terreno
en los predios evaluados. ................................................................................ 71
Figura 38. Aspectos en el transporte de la planta que podrían repercutir
negativamente en la sobrevivencia de las plantaciones ................................... 73
Figura 39. Respuesta a si el vehículo estaba cubierto durante el traslado
de la planta ...................................................................................................... 74
Figura 40. Porcentaje de beneficiarios que proporcionaron protección a la
planta ante la luz solar y si efectuaron riego antes de la reforestación ............. 75
Figura 41. Medios de transporte para el traslado de la planta al predio .......................... 76
Figura 42. Metodos de preparación del terreno utilizados en los predios evaluados ....... 80

Universidad Autónoma Chapingo


vii
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Página
Figura 43. Métodos de plantación utilizados en los predios evaluados ........................... 81
Figura 44. Distribución de los predios apoyados en 2009 y clasificados con base
en su profundidad. ........................................................................................... 82
Figura 45. Tipos de erosión presentada en los predios evaluados .................................. 88
Figura 46. Sobrevivencia en campo por Gerencia Regional y Modalidad de apoyo ........ 96
Figura 47. Sobrevivencia en campo por Gerencia Regional ............................................ 97
Figura 48. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para bosque tropical
caducifolio ...................................................................................................... 110
Figura 49. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para bosque de coniferas........ 110
Figura 50. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para bosque de encino............ 111
Figura 51. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para bosque tropical
subperenifolio ................................................................................................ 111
Figura 52. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para bosque tropical
perenifolio ...................................................................................................... 112
Figura 53. Plantación establecida en el periodo óptimo ................................................ 118
Figura 54. Plantación establecida en el segundo periodo de sequía ............................. 119
Figura 55. Plantación iniciada durante el periodo óptimo, pero concluida
en la epoca de sequía. ................................................................................... 119
Figura 56. Plantación establecida en el primer periodo de sequía................................. 120
Figura 57. Plantación establecida en el periodo óptimo, en un sitio donde la
evapotranspiración es muy alta...................................................................... 120
Figura 58. Porcentaje de predios apoyados respecto al periodo en que se ejecuto
el establecimiento de la plantación ................................................................ 121
Figura 59. Opinión de los beneficiarios respecto al desempeño de su técnico .............. 122

Universidad Autónoma Chapingo


viii
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Agradecimientos

En este apartado expresamos nuestro más sincero agradecimiento a todas aquellas


personas e instituciones cuya participación fue indispensable para llevar a cabo el
proceso de evaluación.

Extendemos un reconocimiento a todos los funcionarios de la CONAFOR involucrados en


el proceso de evaluación, en especial: a la Gerencia de Planeación y Evaluación de la
CONAFOR, en particular al Ing. Jorge David Fernández Medina, Gerente de Planeación y
Evaluación, a Edgar Estuardo Gómez Morán, Sub-Gerente de Evaluación; al Ing. Luis
Artemio Alonso Torres, Gerente de Reforestación, así como al personal adscrito a la
Gerencia de Reforestación, particularmente al Ing. Armando Bello Lara. Asimismo,
queremos expresar nuestro agradecimiento a los funcionarios operativos de la CONAFOR
entrevistados en todas las Gerencias Estatales quienes nos brindaron su respaldo y
mostraron interés en esta evaluación, gracias por sus opiniones y recomendaciones para
mejorar la operación de apoyos futuros.

Especial reconocimiento merecen los ingenieros Dalia Velázquez Trejo y José Arnulfo
Gaytán Tenorio por llevar a cabo la selección de personal técnico, la logística del trabajo
de campo, validación y captura de la información obtenida. Así mismo, se agradece a la
Ing. Dulce Gaytán Tenorio por diseñar y elaborar la interfaz para la captura de información
y las bases de datos, y a la Ing. Laura Cristina Herrera Guerrero por su trabajo durante la
fase de campo y gabinete.

Sirva este reconocimiento a la ardua labor del equipo interdisciplinario de profesionistas


de la Universidad Autónoma Chapingo, quienes se encargaron del levantamiento de la
información de campo: Ing. Álvaro Luna Hernández, Ing. Ángel Martínez Hernández, Ing.
Blanca Elisa Arteaga Chávez, Ing. Carolina López Baca, Ing. César Calderón Torres, Ing.
Dani Daniel Álbarez Roblez, Ing. Daniel Martínez Galindo, Ing. David Morán Guzmán, Ing.
Edwin Ildelfonso Paniagua Cano, Ing. Favian Aguilar Lira, Ing. Felipe Santiago Cruz, Ing.
Fernando Fernández Maldonado, Ing. Gerardo Rueda López, Ing. Gustavo Zárate Huerta,
Ing. Herminio Francisco Gaspar Ramírez, Ing. Hortencia Razo Martínez, Ing. Ignacio
Salinas Sánchez, Ing. Imelda Vargas Abasolo, Ing. Javier García Quezada, Ing. Jorge
Quiroz Bautista, Ing. José Alaim Hernández Barboza, Ing. José Antonio Méndez Ávila,
Ing. José Luis Rodríguez Caballero, Ing. Juan Litonchenko Muñoz Fernández, Ing. Juan
Ramón Pineda Torres, Ing. Laura Cristina Herrera Guerrero, Ing. Luis Henoc Alonso
Montes, Ing. Luis Rodríguez Otáñez, Ing. Mario Gerardo Cornejo Chávez, Ing. Miguel
López Rojas, Ing. Mulmaro Narváez Tun, Ing. Oscar Merino Zamora, Ing. Raymundo Cid
Benítez, Ing. Said Ramos Hernández, Ing. Samuel Flores Montoya, Ing. Sandra Luz
Fuentes Amaro, Ing. Teódulo García García, Ing. Teófilo Jiménez Morales, Ing. Victoria
Montes Herrera, Ing. Yazmín Rosas Sánchez, Ing. Yolanda Elizabeth Sánchez González,
Lic. Francisco Ismael Urbina García, M.C. Jorge Luis Hernández Escobar, M.V.Z. Juan

Universidad Autónoma Chapingo


ix
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Carlos Hernández Barboza, Tec. Francisco Javier Lozano Contreras, Tec. J. Natividad
Ordaz Ponce.

A los responsables de los viveros seleccionados en la muestra, que amablemente


proporcionaron información valiosa sobre la producción de planta.

Finalmente, agradecemos a todos los beneficiarios de los apoyos de Reforestación 2005-


2009 seleccionados en la muestra, por su cooperación, disposición y facilidades
otorgadas a las brigadas técnicas de campo.

Universidad Autónoma Chapingo


x
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Resumen Ejecutivo

Año con año, la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) impulsa la elaboración de una
Evaluación Externa con el objetivo de determinar la pertinencia y el logro de los objetivos
y metas de los apoyos de Reforestación, Suelos y Sanidad, correspondientes al programa
presupuestario S122 (PROCOREF). La evaluación del ejercicio fiscal 2009 se encomendó
al equipo del Centro de Educación Continua de la Universidad Autónoma Chapingo. En
este documento se presentan los principales resultados obtenidos en la evaluación de los
apoyos vinculados con Reforestación (se incluyen las modalidades C.1.1. Reforestación,
C.1.2. Reforestación con preparación del terreno, C.1.3. Mantenimiento de de áreas
reforestadas y C.1.4. Protección de áreas reforestadas). El documento está integrado en
doce capítulos. En cada uno, se presentan análisis de información recopilada en la
evaluación técnica de campo, las entrevistas a beneficiarios y de literatura especializada
que permitirán al lector contar con información sobre el desempeño de los apoyos.

Los capítulos 1, 2 y 3 presentan información sobre la importancia de realizar ejercicios de


evaluación continua para mejorar los resultados de los apoyos, la evolución en la
asignación de los recursos y los alcances y objetivos de la Evaluación Externa. En el
Capítulo 4, por su parte, se brinda información sobre los métodos utilizados por el equipo
responsable para realizar la evaluación.

El Capítulo 5 ofrece al lector elementos de discusión sobre los principales resultados de la


asignación de los apoyos en el contexto del ProÁrbol, tomando como base información
proporcionada por la CONAFOR; además, se retomaron algunas estadísticas generadas
por la SEMARNAT como línea base para determinar indicadores de proceso en la
operación de los apoyos.

En el Capítulo 6 se presentan datos e indicadores que reflejan el impacto social de los


apoyos (con una diferenciación entre núcleos agrarios y propiedad privada). Se parte de
la premisa de que los impactos sirven de base para lograr la transformación deseada y
describen los cambios sociales que especifican las mejoras valiosas en las condiciones o
calidad de vida que se esperan generar. Se abordan temas como impactos sociales
ocurridos a partir de la recepción de los apoyos, costo de oportunidad de los predios
apoyados, contribución de los apoyos a elevar el nivel de vida de los beneficiarios, uso
eficiente de los subsidios y jornales generados, entre los más importantes.

El Capítulo 7 brinda información sobre los indicadores de consistencia en el dictamen de


conclusión de obra. Los resultados que se presentan muestran el nivel de coincidencia
entre los documentos de conclusión elaborados por los asesores técnicos de los apoyos e
integrados a los expedientes de los apoyos y los resultados de la evaluación técnica. Se
reflexiona sobre la importancia de realizar esfuerzos para que los expedientes se integren
con información que permita el seguimiento de los apoyos.

Universidad Autónoma Chapingo


xi
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

La información que se presenta en el Capítulo 8 se refiere a los indicadores de impacto en


las tendencias ambientales, como una consecuencia de los apoyos. Los resultados están
enfocados a determinar hasta qué punto el diseño actual de los apoyos y su
instrumentación ha logrado identificar las áreas prioritarias a reforestar y la recuperación
de especies nativas. También se presenta una estimación económica sobre beneficios
que se podrían obtener del aprovechamiento de hongos comestibles, uno de los
productos no maderables de los bosques templados. Finalmente, se muestra una
estimación del carbono capturado en las plantaciones apoyadas.

En el Capítulo 9 se hace un análisis sobre los indicadores técnicos revisados en las


plantaciones evaluadas, se discute la calidad de las reforestaciones apoyadas, se
identifican las causas de mortandad más frecuentes y se presentan propuestas de
manejo. También se compara la sobrevivencia obtenida en las diferentes modalidades de
apoyo, por Gerencia, entidad federativa y tipo de producción de planta. Además, se
presenta una propuesta para modificar el cálculo del Índice de Calidad de Reforestación.

En el Capítulo 10 se presenta un análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y


Amenazas de los apoyos y en el 11 se presentan elementos para evaluar la pertinencia
de los indicadores utilizados en la presente Evaluación.

Finalmente, en los Capítulos 12 y 13 se presentan las principales conclusiones y


recomendaciones derivadas del trabajo de Evaluación Externa.

Versión resumida de las conclusiones

Se estima que de los 3,729 beneficiarios de núcleos agrarios y 11,922 de propiedad


privada apoyados, 3,555 y 11,409 habrán realizado las acciones comprometidas.

Los apoyos otorgados por la CONAFOR para realizar acciones de reforestación son de
suma importancia para incentivar a los dueños y poseedores de los predios a realizar
dichas acciones, pues prácticamente no tienen opciones para generar recursos derivados
del uso de sus tierras. El número de jornales generados por los apoyos de Reforestación
en 2009 fue de 5’541,576.87.

En ausencia de los apoyos, más de cuatro quintas partes de los beneficiarios no habrían
realizado acciones de reforestación en sus predios y la superficie plantada hubiese
alcanzado tan solo la décima parte de la superficie apoyada.

Más de dos terceras partes de los beneficiarios recibieron el monto total aprobado, pues
cumplieron con la reglamentación establecida, pero es necesario instrumentar los
mecanismos pertinentes para lograr que se finiquiten todas las obras apoyadas y con ello,
se alcancen los objetivos del Programa.

Universidad Autónoma Chapingo


xii
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Los apoyos estuvieron dirigidos, principalmente, a establecer plantaciones en sitios con


algún nivel de degradación. Se espera que en un futuro, las plantaciones apoyadas
contribuyan a un proceso de restauración del ecosistema.

Las especies más plantadas fueron Opuntia spp., Euphorbia antisyphillitica, Pinus
pseudostrobus, Cedrela odorata, Pinus greggii y Agave spp. Aunque estas especies son
nativas, se considera que con la gran diversidad existente en nuestro país, el número de
especies utilizadas podría incrementarse.

En menos de la mitad de los viveros se realizaron tratamientos pregerminativos de las


semillas y sólo en tres quintas partes se tienen definidos parámetros respecto a la calidad
de planta. La mayoría de los vehículos donde se transporta la planta no tiene protección
ante la luz solar y el viento, y en general no se utilizó embalaje, por lo cual las plantas se
sometieron a un proceso de estrés que ocasionó la reducción de su calidad.

En cerca de tres cuartas partes de los predios donde se utilizó planta de propagación
vegetativa, el tiempo de traslado fue menor a una hora. En la mayor parte de los predios
donde se utilizó planta procedente de vivero, llevar las plántulas hasta el sitio definitivo
requirió hasta cinco horas.

Los estados donde la proporción entre la superficie apoyada y la que aún permanece con
cubierta forestal fue mayor son: Aguascalientes, Coahuila, Distrito Federal, Guanajuato,
México, Michoacán, Oaxaca, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

La sobrevivencia nacional ponderada fue de 57.50 % en las plantaciones realizadas en


2009 (C.1.1. y C.1.2.) y de 58.50 % en aquellas donde se realizó protección o
mantenimiento (C.1.3. y C.1.4.). Salvo Chihuahua y Nuevo León, en entidades con
grandes superficies de ecosistemas áridos como Baja California, Baja California Sur,
Coahuila y Sonora, la sobrevivencia en reforestaciones donde se realizó preparación de
suelo (C.1.2) fue mayor a la de C.1.1.

El nivel de sobrevivencia en todas las Gerencias Regionales superó el 24.5 % y en la


Gerencia Regional VII se encontró el nivel de sobrevivencia más alto. En las Gerencias
IV, VIII, IX, X y XIII se encontraron valores por arriba de la media nacional. En contraste,
las Gerencias I y XI fueron las únicas donde el nivel de sobrevivencia fue menor al 30 %.

Considerando la sobrevivencia en campo, 47 de cada 100 predios apoyados se podrían


considerar con calificativo de calidad bueno o excelente, mientras que, con base en la
sobrevivencia con relación al padrón, este valor se reduce a 21.14 %. Entidades como
Nuevo León, Quintana Roo, Michoacán y San Luis Potosí registraron los mayores valores
de ICR para ambos casos. Los estados con el menor valor de ICR fueron Sonora, Baja
California, Campeche y Sinaloa, donde prácticamente menos de 10 % de las plantaciones
fueron consideradas de calidad.

Universidad Autónoma Chapingo


xiii
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

El valor de ICR más alto se obtuvo por las plantaciones donde se realizaron acciones de
mantenimiento, seguidas de las que contaron con protección, situación que refleja la
importancia de que la CONAFOR brinde apoyos dirigidos a que en las plantaciones se
continúen realizando actividades que contribuyan a mejorar su calidad.

Sólo una cuarta parte de las plantaciones se efectuó en el periodo óptimo de plantación,
situación que es una de las áreas de oportunidad más importantes para el Programa.

Versión resumida de las recomendaciones

Es indispensable que el padrón de beneficiarios cuente con los datos de nombre de


especie, cantidad de plantas otorgadas y al menos, una coordenada geográfica de los
predios donde se establecieron las plantaciones para mejorar el seguimiento de los
apoyos.

Brindar capacitación a los responsables de los distintos procesos en el ciclo de


reforestación, sobre las mejores técnicas de colecta de semillas, la producción de
especies forestales, el manejo de la planta cuando sale de vivero y las técnicas de
plantación más adecuadas.

Establecer demandas de investigación en el Fondo Sectorial CONAFOR- CONACYT para


determinar las técnicas de cultivo más apropiadas que permitan obtener planta de buena
calidad en tiempos cortos.

Programar las actividades de producción de planta en el ejercicio fiscal anterior a la


producción.

Los asesores técnicos deben realizar las actividades de capacitación a los beneficiarios
antes de que éstos adquieran las plantas, donde se incluyan prácticas para el embalaje, la
estiba y el transporte adecuados.

Realizar la identificación de lugares potenciales para el establecimiento de nuevos


viveros, de manera que se reduzcan los tiempos de traslado al sitio de plantación.

Condicionar la entrega de las plantas del vivero a que los beneficiarios realicen el
embalaje para su transporte adecuado. Establecer horarios óptimos para la entrega de
planta, considerando el tiempo de traslado. Evitar que las plantas se encuentren en los
vehículos en circulación en los horarios de mayor insolación.

Modificar el cálculo del Índice de Calidad de Reforestación, diferenciando el tipo de


ecosistema e incluyendo a todo el universo de plantaciones evaluadas.

Universidad Autónoma Chapingo


xiv
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

1. Introducción

La Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) tiene la encomienda de promover el


desarrollo forestal sustentable de nuestro país. Desde su creación en 2001, la Comisión,
entre otras actividades, ha tenido un gran reto frente a sí: ser la primera institución pública
encargada de promover programas públicos para fortalecer el sector forestal a nivel
federal.

Los programas públicos constituyen una estrategia para contribuir a mejorar la situación
de grupos vulnerables. A principios de 1980, pocas personas creerían que la recuperación
de las áreas degradadas sería un punto de atención que mereciera la inversión de
recursos federales; sin embargo, la situación ha cambiado: hoy se reconoce que mejorar
la calidad ambiental de las áreas forestales degradadas dotará de mejores oportunidades
de desarrollo a quienes viven en ellas –e incluso a quienes hacemos uso de los servicios
ecosistémicos derivados de su conservación-.

Con este propósito, desde que en 2003 se ofrecen incentivos a los dueños y poseedores
de las áreas forestales, se han realizado acciones de reforestación en más de tres
millones de hectáreas. Realizar dicha labor en nuestro territorio, donde convergen por un
lado, la megadiversidad y por otro una de las tasas de degradación más altas del mundo1,
y cuya complejidad se acentúa por una amplia gama de condiciones fisiográficas,
ambientales y sociales, es sin duda, un gran reto. En la práctica, hacer realidad que los
apoyos de reforestación cumplan con su objetivo implica vislumbrar que el proceso de
diseño, implementación y ejecución de los apoyos es una unidad indivisible, caracterizada
por procesos decisivos en continua retroalimentación. En este contexto, la evaluación
proporciona información sobre los resultados de los apoyos, el desarrollo de sus procesos
y genera recomendaciones para mejorarlos.

Así, el proceso de Evaluación Externa surge como un mecanismo de aprendizaje donde


se reconocen las fortalezas de la estructura institucional, actividades y recursos existentes
en el programa y se marcan pautas para mejorar aquello que ya no resulta útil, correcto o
eficaz, a la luz de la experiencia realizada y los resultados obtenidos. Con el objetivo de
mantener este proceso de retroalimentación, la CONAFOR encomendó al Centro de
Educación Continua de la Universidad Autónoma Chapingo la elaboración de la
Evaluación Externa de los apoyos de Reforestación otorgados en 2009, misma que
incluyó la revisión de predios apoyados en el periodo 2005-2008. Este documento
presenta los resultados de la Evaluación, realizada en las 32 entidades federativas y
busca ser un marco de referencia para contribuir a que los gerentes y decisores de los
apoyos tomen las medidas más adecuadas para alcanzar los objetivos de los apoyos.

1
Según datos de la CONAFOR (2005) la tasa de deforestación en nuestro país es de 348,000 ha anuales

Universidad Autónoma Chapingo


1
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

2. Antecedentes

En nuestro país se ha reconocido que la evaluación externa es un mecanismo para


fomentar la gestión pública basada en resultados, orientar adecuadamente las actividades
relacionadas con la planeación, programación y ejecución del presupuesto e incrementar
la eficiencia y eficacia de los programas sujetos a reglas de operación (Secretaría de la
Función Pública, 2007). Dentro de dichos Programas se encuentra el Programa
Presupuestario 122 PROCOREF, que desde 2004, es ejecutado por la CONAFOR e
integra a los apoyos de Reforestación, Restauración de Suelos y Sanidad Forestal. El
PROCOREF, junto con los demás apoyos otorgados por la Comisión, fue incorporado en
2007 al programa ProÁrbol. Antes del PROCOREF, los apoyos de reforestación se
enmarcaron dentro del Programa Nacional de Reforestación, operado por la CONAFOR
desde su creación, en 2001.

Los apoyos de reforestación han experimentado una gran transformación: pasaron de ser
un programa que sólo otorgaba plantas a todos aquellos que quisieran realizar
plantaciones de especies forestales (sin considerar una superficie mínima o si la planta se
destinaría a zonas rurales o urbanas, por ejemplo) hasta el periodo actual, donde los
beneficiarios, al recibir recursos públicos (planta o recursos para adquirirla y recursos
económicos para el transporte, la asistencia técnica, e incluso la protección y el
mantenimiento) están condicionados a realizar acciones de reforestación en superficies
mínimas de 5 ha. Estos cambios, sin duda, han requerido una enorme inversión de
recursos financieros, humanos y técnicos que se espera, tengan un impacto positivo en el
incremento de la superficie forestal del país.

Ya sea como parte del Programa Nacional de Reforestación (2001-2003), del


PROCOREF (2004-2005), de los Programas de Desarrollo Forestal (2006) o del ProÁrbol
(2007 a la fecha), los apoyos de reforestación otorgados por la CONAFOR han sido
evaluados en el ejercicio fiscal siguiente a su instrumentación. A excepción de los
ejercicios fiscales 2004, 2005 y 2007, se han realizado evaluaciones donde se integra
información a nivel estatal. Si bien existen indicadores similares, sobre todo técnicos, en
los diferentes trabajos de evaluación, con el paso del tiempo se han incorporado
indicadores de gestión, desempeño e impacto.

La experiencia que se ha generado con el proceso de Evaluación Externa, ha permitido


contar con información para ver el programa desde todos sus ángulos y se espera que
sea base para la toma de decisiones.

Universidad Autónoma Chapingo


2
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

3. Alcances y Objetivos

Tal como la UNICEF la definió en 1991, la evaluación es un ―proceso que procura


determinar periódicamente y de manera sistemática y objetiva, la pertinencia, eficacia,
eficiencia e impacto de un proyecto o programa, a la luz de sus objetivos‖. Proporciona
información pertinente que, a su vez, fortalece la capacidad de los gestores sociales para
responder eficazmente a las necesidades sociales‖. Así, actúa como aliado de los que
buscan lograr los objetivos finales de las políticas, programas y proyectos sociales.
Entendida de esta manera, la evaluación no constituye un fin per sé: tiene el propósito de
generar información útil para los gerentes y decisores, lo cual redundará en el
fortalecimiento de la administración pública.

Con los resultados de la evaluación, la CONAFOR espera que:

 La sociedad valore la trascendencia de los apoyos al sector forestal,


incrementando la confianza de la sociedad en la visión, el desempeño y
transparencia de la Comisión y ofreciendo a aquella un mecanismo para verificar
el buen uso de los recursos de la CONAFOR en el desarrollo de programas que
produzcan mejoras concretas y tangibles en su nivel de vida, en la calidad de los
ecosistemas y en el aumento de la superficie forestal del país.

 Los responsables operativos y administrativos mejoren la calidad y eficiencia de


sus apoyos, enfatizando los resultados, la calidad del servicio y el cumplimiento de
metas y objetivos.

 El Sistema Nacional de Información Forestal cuente con datos complementarios y


actualizados acerca de las labores de conservación y restauración en el País.

3.1. Objetivo General

De acuerdo con los TDR, el objetivo de la Evaluación Externa se enfoca en determinar la


pertinencia y el logro de los objetivos y metas de los apoyos de Reforestación, Suelos y
Sanidad, correspondientes al programa presupuestario S122 (PROCOREF). Se busca
identificar el grado de eficiencia, eficacia, calidad, sostenibilidad, efectos y resultados,
elementos indispensables para la formulación de recomendaciones encaminadas a la
evolución del diseño y la implementación de los apoyos, con el fin de que éstos cumplan
con sus objetivos de corto, mediano y largo plazo: contribuir al desarrollo forestal
sustentable y reducir la degradación ambiental a través de sus resultados económicos,
sociales y ambientales.

Universidad Autónoma Chapingo


3
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

3.2. Objetivos Específicos

A nivel específico, los resultados de la Evaluación permiten:

1. Determinar la pertinencia y el logro de los objetivos y metas. Con este propósito,


se realizó un análisis de desempeño de los apoyos en términos del cumplimiento
de objetivos, con la finalidad de informar hasta qué grado los apoyos
proporcionados, sus resultados físicos y sus efectos sociales y económicos
contribuyen a los fines establecidos.

2. Precisar el grado de eficiencia, eficacia y calidad. Se determinó el grado de


eficiencia para contribuir al logro de los objetivos de los apoyos de Reforestación,
de la CONAFOR, sus efectos y su grado de sostenibilidad. Se definió hasta qué
grado los servicios o productos generados por los apoyos son de buena calidad; a
través del análisis, se identificó si los montos de apoyo son adecuados para
incentivar el desarrollo de los proyectos apoyados y un estímulo para lograr que
los beneficiarios se apropien de ellos.

3. Identificar resultados y sostenibilidad de los apoyos. Para ello, se presenta un


análisis de los resultados y efectos derivados de los apoyos de reforestación
proporcionados por la CONAFOR en el periodo 2005 – 2009 y su grado de
sostenibilidad a lo largo del tiempo.

4. Presentar un escenario prospectivo. Dicho escenario se realizó tomando como


base el diseño y las actividades relacionadas con la implementación de los
apoyos, lo que permitió generar recomendaciones para incrementar su grado de
pertinencia, eficiencia, eficacia, calidad, resultados y sostenibilidad.

En este documento, se presenta un escenario de las principales áreas de oportunidad que


tiene la instrumentación de los apoyos de Reforestación y se identifican sus posibles
causas. Los objetivos específicos de la evaluación, constituyeron la línea base para definir
las preguntas que impulsaron el análisis en cuatro temas: desempeño, efectos,
resultados, y tendencias de los apoyos (Figura 1).

Universidad Autónoma Chapingo


4
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

1. Pertinencia y logro de los objetivos y metas

•¿Hasta qué punto los apoyos son útiles para solucionar los problemas
previamente diagnosticados, mismos que orientan los objetivos
programáticos?

2. Eficiencia, eficacia y calidad

•¿Hasta qué punto los apoyos se aprovecharon generando incentivos


suficientes para el desarrollo de los proyectos y el alcance de los
objetivos establecidos?

3. Resultados y sostenibilidad

•¿Hasta qué punto es posible soportar los apoyos de las tres categorías de
la presente evaluación, a lo largo del tiempo (en el corto, mediano y largo
plazo)?

4. Presentación de un escenario prospectivo

•¿Cuáles son las tendencias respecto de los objetivos programáticos, de


mediano y largo plazo? ¿Qué cambios substanciales se podrían efectuar
para mejorar el cumplimiento de los objetivos?

Figura 1. Preguntas estratégicas


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en los Términos de Referencia de la Evaluación Externa de los
apoyos de Reforestación 2009.

Universidad Autónoma Chapingo


5
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

4. Metodología

La evaluación de los apoyos de reforestación consideró las distintas dimensiones de sus


resultados (dimensión técnica, ambiental, económica y social). La determinación de los
resultados requirió conocer las actividades que hacen posible la existencia de los apoyos
y la percepción que los actores involucrados tienen sobre ellas, evaluar técnicamente la
condición actual de los predios apoyados y tomar en cuenta los conocimientos recientes
sobre restauración forestal. En el análisis de cada dimensión se definieron variables y
éstas a su vez, estuvieron compuestas de indicadores, mismos que sintetizan los
principales resultados de la evaluación.

El proceso se dividió en cuatro fases: a) Programación, b) Ejecución, c) Captura,


sistematización y análisis de la información y d) Elaboración del documento final. Cada
una de estas fases tuvo objetivos particulares y requirió esfuerzos específicos. En el
presente apartado se describen los métodos utilizados para dar cumplimiento a los
objetivos y alcances de la evaluación.

4.1. Programación

En esta etapa se realizaron todas las acciones que sirvieron de base para recolectar la
información en campo, analizar la información de los apoyos y generar el presente
informe de Evaluación; incluyó las siguientes actividades:

1. Elaboración de instrumentos de evaluación


2. Cálculo del tamaño y selección de la muestra
3. Capacitación al personal técnico
4. Elaboración de base de datos

4.1.1. Elaboración de Instrumentos de Evaluación

La naturaleza de esta evaluación exigió la recopilación de información cuantitativa y


cualitativa, generada a través de fuentes de información directa (entrevistas a diferentes
actores involucrados y evaluación técnica de los predios apoyados) o bien de la revisión
de documentos ya existentes (Figura 2).

Universidad Autónoma Chapingo


6
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

• Estadísticas del SIGA, Información del


portal de transparencia de la CONAFOR
• Entrevistas estructuradas con • Padrón de beneficiarios de los apoyos en el
preguntas abiertas y cerradas, periodo 2005-2009
dirigidas a los beneficiarios • Expedientes de los beneficiarios
seleccionados en la muestra

• Entrevistas estructuradas a • Reglas de Operación del ProÁrbol 2009


• Libros blancos

Fuentes de información indirecta


funcionarios y operativos de la
CONAFOR vinculados con los • Planes regionales hidrológico forestales
Fuentes de información directa

apoyos de Reforestación • Estadísticas municipales del Consejo


Nacional de Población

• Entrevistas estructuradas a • Estadísticas del Sistema Meteorológico

responsables de los viveros Nacional


• Fichas técnicas de las especies utilizadas
• Bitácoras de producción de planta 2007 y
• Entrevistas estructuradas a
2008
Asesores técnicos del Proárbol
• Artículos técnicos y científicos
vinculados con los apoyos de
relacionados con la temática de la
Reforestación 2009
evaluación
• Cartografía del INEGI y archivos shape file
• Evaluación técnica de los predios
de los predios apoyados
apoyados para Reforestación, en el
• PND 2007-2012, PEF 2025
periodo 2005-2009
• Convocatoria 2009 para el otorgamiento de
apoyos del programa Pro-Árbol de la
• Entrevistas estructuradas a Comisión Nacional Forestal
solicitantes no aprobados por falta • Reglas de operación PROCOREF 2004-2005
de recursos • Reglas Únicas de Operación 2006
• Lineamientos del programa de mejora
continua del PRONARE

Figura 2. Fuentes de información


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC.

Universidad Autónoma Chapingo


7
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

4.1.2. Diseño de muestreo

La estimación del tamaño de muestra del ejercicio fiscal 2009 se realizó con base en los
datos del padrón de beneficiarios de cada entidad. Incluyó a todos aquellos beneficiarios
que al menos recibieron el primer pago del apoyo de las subcategorías C1.1
Reforestación, C.1.2 Reforestación con preparación de suelo, C1.3 Mantenimiento de
áreas reforestadas y C1.4 Protección de áreas reforestadas. En el caso de la muestra de
las plantaciones de años anteriores (2005-2008), el cálculo se hizo sobre el total de los
apoyos evaluados durante en los ejercicios fiscales correspondientes a dicho periodo.

Las muestras del personal de la CONAFOR, de prestadores de servicios técnicos


forestales, de responsables de los viveros y de solicitantes no apoyados por falta de
recursos tuvieron alcance nacional.

4.1.2.1. Beneficiarios 2009

El diseño de muestreo utilizado fue el Muestreo Simple Aleatorio definido por la siguiente
fórmula:

Donde:

Z = 1.645, correspondiente a un nivel de confiabilidad del 90 %


δ = 0.10, que expresa un margen de error del 10 % 2
S2 = 0.12, la varianza de la población
N = el tamaño de la población de cada universo del que se estima una muestra

Una vez obtenido el tamaño de muestra por estado, ésta se distribuyó proporcionalmente
por cada subcategoría a nivel estatal utilizando la fórmula de asignación proporcional o de
Bowley (ni=(n*(Ni/N)). Los resultados obtenidos se presentan en el Cuadro 1.

2
En el caso de los estados de Tabasco y Veracruz, la muestra se estimó considerando un margen de error
del 8% con el objetivo de tener un tamaño más grande de muestra, considerando que son los estados con
mayor número de apoyos.

Universidad Autónoma Chapingo


8
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 1. Tamaño de muestra estimado para evaluar los apoyos


de reforestación otorgados en 2009
Beneficiarios del padrón por Muestra por categoría
Número de categoría de apoyo de apoyo
Estado Muestra
Beneficiarios
C1.1 C1.2 C1.3 C1.4 C1.1 C1.2 C1.3 C1.4
Aguascalientes 208 82 61 32 33 28 11 8 4 5
Baja California 60 12 25 10 13 21 4 9 4 4
Baja California Sur 50 6 23 11 10 20 3 9 4 4
Campeche 428 312 15 101 0 30 22 1 7 0
Chiapas 413 325 15 33 40 30 24 1 2 3
Chihuahua 214 38 126 18 32 28 5 17 2 4
Coahuila 533 316 40 63 114 31 18 2 4 7
Colima 154 66 27 25 36 27 12 5 4 6
Distrito Federal 18 0 5 13 0 12 0 3 9 0
Durango 501 106 266 48 81 30 6 16 3 5
Guanajuato 428 169 151 45 63 30 12 11 3 4
Guerrero 420 186 143 21 70 30 13 10 2 5
Hidalgo 666 168 318 98 82 31 8 15 4 4
Jalisco 378 87 204 36 51 30 7 16 3 4
Estado de México 464 208 36 131 89 30 14 2 8 6
Michoacán de
Ocampo 785 296 90 216 183 31 12 3 9 7
Morelos 187 51 60 25 51 28 8 9 4 7
Nayarit 268 203 12 19 34 29 22 1 2 4
Nuevo León 360 279 54 12 15 30 23 5 1 1
Oaxaca 403 143 91 101 68 30 11 7 7 5
Puebla 596 298 52 179 67 31 15 3 9 4
Querétaro 210 28 90 57 35 28 4 12 7 5
Quintana Roo 212 141 5 66 0 28 19 1 8 0
San Luis Potosí 861 478 170 87 126 31 17 6 3 5
Sinaloa 394 186 111 76 21 30 14 8 6 2
Sonora 68 19 39 2 8 22 6 13 1 2
Tabasco 2,429 1,694 55 508 172 50 35 1 10 4
Tamaulipas 522 115 286 77 44 31 7 17 4 3
Tlaxcala 96 11 34 20 31 24 3 8 5 8
Veracruz 2,693 1,226 313 855 299 50 23 6 16 5
Yucatán 379 253 4 122 0 30 20 0 10 0
Zacatecas 371 286 41 13 31 30 23 3 1 3
Total 15,769 7,788 2,962 3,120 1,899 941 421 228 166 126
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en los Términos de Referencia de la Evaluación Externa de los apoyos
de Reforestación 2009.

Universidad Autónoma Chapingo


9
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

4.1.2.2. Plantaciones apoyadas en el periodo 2005-2008

El tamaño de muestra para evaluar las plantaciones apoyadas en el periodo 2005-2008,


fue calculado a partir de un universo de muestreo que incluyó los 2,631 registros de
beneficiarios apoyados durante dicho periodo a nivel nacional y cuyos predios fueron
sometidos a una verificación por alguna entidad evaluadora externa en el ejercicio fiscal
correspondiente. El diseño de muestreo utilizado fue el Simple Aleatorio mencionado
anteriormente, con un nivel de confiabilidad de 90%, un margen de error de 5% y un valor
para la varianza poblacional de 0.12; lo que resultó en un tamaño de muestra de n = 124
predios distribuidos proporcionalmente en cada ejercicio fiscal (Cuadro 2).

Cuadro 2. Tamaño de muestra estimado para reevaluar apoyos de reforestación


otorgados en el periodo 2005-2008
Predios Porcentaje Distribución Proporcional de la
Año
muestreados (%) muestra
2008 1,343 51.0 63
2007 215 8.2 10
2006 855 32.5 41
2005 218 8.3 10
Total 2,631 100 124
Nivel de confiabilidad 90%, margen de error 5%, varianza
Muestra 124
poblacional = 0.12
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en los Términos de Referencia de la Evaluación Externa de los
apoyos de Reforestación 2009.

4.1.2.3. Solicitantes no apoyados, Prestadores de Servicios Técnicos y


Responsables de Viveros.

En el cálculo del tamaño de muestra de los solicitantes aprobados, no apoyados por falta
de recursos, de los Prestadores de Servicios Técnicos Forestales y de los responsables
de los viveros también se utilizó el Diseño Simple Aleatorio, con un 90 % de confiabilidad,
10 % de margen de error y 12 % de varianza. Los tamaños de muestra obtenidos se
presentan en el Cuadro 3.

Cuadro 3. Tamaño de muestra determinado para el segmento


Responsables de viveros.
Universo de Tamaño de
Grupo de actores entrevistados
muestreo (N) muestra
Responsables de viveros 308 29
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en los Términos de Referencia de la Evaluación Externa de los
apoyos de Reforestación 2009.

Universidad Autónoma Chapingo


10
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

4.2. Selección de las muestras

La selección de los elementos de las 32 muestras estatales de 2009, de la muestra


nacional para el periodo 2005-2008, y de las muestras de prestadores de servicios
técnicos, responsables de los viveros y de solicitantes no apoyados fue completamente
aleatoria.3

En el caso particular de las muestras 2009, inicialmente, los beneficiarios se separaron en


dos grupos. Un 80 % de los beneficiarios incluidos en la muestra correspondió al primer
grupo (quienes recibieron el 80 % de los recursos), mientras que el 20 % de la muestra se
seleccionó del segundo (aquellos a quienes se otorgó un 20 % de los montos erogados).

La selección de las plantaciones apoyadas en el periodo 2005-2008 se realizó sobre el


universo de plantaciones revisado en las evaluaciones externas de los ejercicios fiscales
correspondientes. De este grupo, se discriminaron aquellas plantaciones donde se reportó
una sobrevivencia inferior al 10 %.

El procedimiento de selección que se llevó a cabo para las muestras de todos los actores
involucrados —excepto los funcionarios de la CONAFOR— fue el siguiente:

1. Los beneficiarios fueron numerados consecutivamente desde 1 hasta N (donde N


representa el número de beneficiario de los apoyos de reforestación en 2009 en
cada entidad o bien de los beneficiarios evaluados en el periodo 2005-2008, según
correspondiera).
2. Se generó una serie de números aleatorios en un rango entre 1 y N,
correspondientes al tamaño de muestra calculado para cada estado y categoría de
apoyo, según el caso, mediante la función aleatorio() del programa Microsoft
Excel.
3. Cada uno de los números aleatorios se multiplicó por el tamaño de la población
definido.
4. Los números obtenidos en el paso anterior se redondearon al número entero más
cercano.
5. Se seleccionaron los predios correspondientes a los números aleatorios
generados.
6. Se eligió un número de reemplazos equivalente al 15 % de la muestra; mismo que
se consideró para cubrir los casos donde el acceso a los predios no fue posible
(por ejemplo, predios siniestrados por eventos meteorológicos o inaccesibles por
inseguridad).

3
La muestra de funcionarios de la CONAFOR incluyó a un representante de cada Gerencia Estatal, mientras
que la de selección de solicitantes no apoyados se realizó de aquellos predios cuyo dato de número telefónico
estaba disponible.

Universidad Autónoma Chapingo


11
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

De esta manera, el trabajo de evaluación se realizó en todo el territorio nacional e incluyó


todas las condiciones ambientales. La distribución espacial de la muestra de reforestación
se presenta en la Figura 3.

Figura 3. Distribución espacial de la muestra


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la Evaluación técnica de campo.

4.3. Elaboración de rutas

Una vez definida la muestra, se determinó la ruta óptima de cada entidad federativa con el
programa Microsoft Streets & Trips®. Como se puede observar en la Figura 4, se asignó
un número consecutivo a cada folio. Si bien cada ruta contó con flexibilidad para hacer
ajustes en caso necesario, seguir este orden significó hacer un uso óptimo del tiempo y la
distancia.

Universidad Autónoma Chapingo


12
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Figura 4. Ejemplo de ruta óptima.


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en el padrón de beneficiarios seleccionados.

Universidad Autónoma Chapingo


13
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

4.4. Curso de capacitación

El proceso de capacitación a los técnicos de campo se realizó del 9 al 13 de agosto.


Durante este periodo, se brindaron los elementos teóricos y prácticos con la finalidad de
que los responsables de realizar la evaluación técnica contaran con criterios homogéneos
y objetivos, que permitieran la adecuada colecta de información (Figura 5). La prueba
piloto de evaluación de los apoyos de Reforestación se realizó en el Ejido de Santa María
Nativitas, Texcoco (Figura 6).

Figura 5. Capacitación a los técnicos de campo sobre


Reglas de Operación del ProÁrbol 2009.

Figura 6. Capacitación a los técnicos de campo


sobre evaluación de los apoyos de
Reforestación.

Universidad Autónoma Chapingo


14
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

4.5. Ejecución de la evaluación en campo

Inicialmente, se realizó la revisión de los expedientes de los beneficiarios seleccionados


en la muestra con el objetivo de colectar la información necesaria para obtener datos del
proceso inicial de la asignación de los apoyos. Posteriormente, se realizó la entrevista a
los actores involucrados en el programa.

En el caso de la entrevista a los beneficiarios, adicionalmente se llevó a cabo la


evaluación técnica de los predios apoyados a través de la metodología del Programa
Nacional de Reforestación, elaborada en 2000. De acuerdo con dicha metodología, en las
plantaciones compactas el muestreo para determinar sobrevivencia se realiza en sitios de
muestreo circulares, en las plantaciones lineales, se utilizan sitios de muestreo lineales de
25 o 50 mientras que en las plantaciones de líneas bien definidas, se muestrean líneas
completas de plantación. Además, se recopiló información sobre las características
ecológicas del área y se evaluó la calidad técnica de las plantaciones (Figuras 7 y 8).

Se realizó un proceso de validación para corroborar la consistencia de los datos


levantados en campo.

Figura 7. Determinación de variables


morfológicas de las plantas
reforestadas.

Universidad Autónoma Chapingo


15
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Figura 8. Medición de las plantas reforestadas.

4.6. Diseño de la base de datos


Se diseñó y elaboró una aplicación específica para la captura de información y desarrollo
de la Base de Datos. Para ello, se creó una interfaz visual en el lenguaje de programación
Visual Basic 6.0 con una plantilla de captura elaborada en Microsoft Office Access 2007.
La interfaz permitió tener la presentación ordenada de los datos de cada registro
capturado, facilitando su ingreso. Con el uso de la base de datos se pueden hacer
consultas y sistematizar la información obtenida acorde a los análisis requeridos.

Las pantallas de captura se elaboraron con base en los requerimientos de cada ficha
técnica; se utilizaron cajas de texto para datos generales y cajas con listados para
aquellas respuestas que estaban delimitadas por opciones preestablecidas, agilizando
con ello la captura.

La aplicación también contiene un apartado donde se pueden visualizar algunas consultas


específicas de la información y /o algunos reportes (Figura 9).

Universidad Autónoma Chapingo


16
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Figura 9. Despliegue del menú de consultas

La aplicación generada se entregó en un disco con archivo ejecutable para la instalación


en los equipos. Los requerimientos mínimos recomendados de instalación para los
equipos de cómputo son: 256 MB RAM, 200MB disponible en disco duro, sistema
operativo, Windows XP/98.

La determinación de los indicadores de este trabajo se realizó con base en los


procedimientos definidos en los TDR y en la Sección Impactos de la Evaluación de la
propuesta técnica, a través de diversas herramientas del programa Microsoft Excel.

Universidad Autónoma Chapingo


17
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

5. Los apoyos de Reforestación dentro del ProÁrbol

ProÁrbol es el principal programa federal de apoyo al sector forestal; agrupa los apoyos
dirigidos a los poseedores y propietarios de terrenos forestales del país4. Uno de sus
objetivos es el impulso a la conservación, protección y restauración de los recursos
forestales de la nación, objetivo coherente con el planteado en el Programa Estratégico
Forestal para México 2025 (PEF), diseñado para impulsar y fortalecer el desarrollo
sustentable de los recursos naturales en los ecosistemas forestales mediante acciones de
conservación, protección, restauración, fomento y producción para el bienestar de la
sociedad (…). En la misma dirección, estas acciones se incluyen en los objetivos del Plan
Nacional de Desarrollo 2006-2012, dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012
(PND) y del Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales 2007-2012
(PSMARN).

En 2009, el ProÁrbol integró 36 conceptos de apoyo, mismos que se agruparon en cuatro


categorías: A. Desarrollo Forestal, B. Plantaciones comerciales, C. Conservación y
restauración y D. Competitividad. Tal como se puede observar en el Cuadro 4, en total, se
recibieron 88,505 solicitudes de apoyos, de las cuales, tres cuartas partes fueron de la
Categoría C. (donde se insertaron los apoyos de C.1. Reforestación).

Cuadro 4. Distribución de solicitudes por categorías de apoyo.


Porcentaje de Porcentaje de
Categoría Solicitudes Beneficiarios
solicitudes (%) apoyos (%)

A. Desarrollo Forestal 15,512 17.53 4225 16.1


B. Plantaciones comerciales 3,934 4.44 125 0.5
C. Conservación y restauración 65,965 74.53 20760 78.9
D. Competitividad 3,094 3.50 1194 4.5
Total 88,505 100 26304 100
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en el Padrón de Beneficiarios del ProÁrbol 2009
proporcionado por la CONAFOR

A su vez, el concepto C.1. Reforestación incluyó cuatro modalidades de apoyo: C.1.1.


Reforestación, C.1.2., Reforestación con preparación del suelo, C.1.3. Mantenimiento de
áreas reforestadas y C.1.4. Protección de áreas reforestadas. Dentro de este concepto, la
modalidad C.1.1. recibió cerca 40 % de las solicitudes (Figura 10).

4
Inicio: ProÁrbol. Disponible en línea en:
http://www.conafor.gob.mx/portal2/index.php?option=com_content&task=view&id=432&Itemid=455 consultado
el 13 de octubre de 2010.

Universidad Autónoma Chapingo


18
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

C1.4 Protección
de Áreas
Reforestadas
22.75%
C1.1
Reforestación
39.50%

C1.3
Mantenimiento
de Áreas
Reforestadas
18.49%
C1.2
Reforestación
con Preparación
del Suelo
19.26%

Figura 10. Distribución de las solicitudes dentro de la Subcategoría C.1.


Reforestación.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en el padrón de beneficiarios proporcionado por la
CONAFOR.
Base nominal: 15,631 beneficiarios en las cuatro modalidades.

El Artículo 1 de las Reglas de Operación del ProÁrbol 2009 estableció que uno de los
objetivos del Programa es: ―Disminuir los índices de pobreza y marginación en áreas
forestales, mediante la inducción a un manejo y uso adecuado de los recursos naturales‖.

Para valorar el cumplimiento de este objetivo, se consideró el Índice de Rezago Social


(IRS) elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social
(CONEVAL) en 2007, mismo que se realizó con base en la información de la Encuesta
Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) del 2005 y de los resultados
definitivos del II Conteo de Población y Vivienda, 2005. El Índice de Rezago Social se
construyó a partir de las dimensiones de la pobreza que marca la Ley, agrupó a las
entidades federativas, municipios y localidades en diferentes categorías. El índice
combinó información de indicadores de carencias y sintetizó numéricamente diferentes
dimensiones de la pobreza. Se crearon cinco estratos: Muy Bajo, Bajo, Medio, Alto y Muy
Alto rezago social.

En la Figura 11 se muestra la proporción de solicitudes —rechazadas y aprobadas—


ubicadas en los municipios clasificados según su IRS. Tal como se puede observar, la
mayor cantidad de solicitudes fueron realizadas por personas que viven en municipios con
un IRS medio, bajo y muy bajo, condición que puede estar relacionada con que, en estos
municipios, el acceso a la información es mayor. En tanto, la proporción de solicitudes
aprobadas por tipo de municipio guardó relación con el número de solicitudes recibidas (el
número de solicitudes rechazadas de beneficiarios que viven en municipios con IRS alto y
muy alto fue cercano al 8 %, mientras que el número de aprobadas para los municipios
con el mismo IRS fue de 8.75 %).

Universidad Autónoma Chapingo


19
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Muy alto
1.37%
Alto
6.97%
Muy bajo
19.62%
Medio
9.04%

Bajo
Aprobadas, 12.34%
40.13%
Rechazadas,
59.87%
Bajo
19.62%

Muy bajo
10.73%

Muy alto
Medio Alto 1.83%
11.80% 6.67%

Figura 11. Proporción de solicitudes ubicadas en municipios clasificados según el


Índice de Rezago Social
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en el padrón de beneficiarios proporcionado por la CONAFOR.
Base nominal: 38,896 solicitantes

Es necesario que la CONAFOR diseñe estrategias para que los programas lleguen a las
comunidades con menos recursos y de esta manera se puedan alcanzar los objetivos
sociales planteados. Además, se debe crear una política forestal de Estado que brinde
continuidad a las programas e integre los esfuerzos de las diferentes instituciones de los
tres niveles para encauzarlos sobre objetivos particulares de desarrollo, al mismo tiempo
que se homogenizan los objetivos de los diferentes planes de desarrollo en materia
forestal. También es importante el papel de las disciplinas sociales en el extensionismo
que se realiza en las comunidades para tener un mejor acercamiento con los beneficiarios
de los programas forestales.

Universidad Autónoma Chapingo


20
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6. Impactos sociales de los apoyos

En este capítulo, el lector podrá revisar los principales impactos sociales derivados de la
instrumentación de los apoyos otorgados en los apoyos C.1.1., C.1.2., C.1.3. y C.1.4. del
concepto C.1. Reforestación del ProÁrbol ejercicio 2009.

En total se entrevistaron 960 beneficiarios del concepto de Reforestación (518 de núcleos


agrarios y 442 de propiedad privada, 2 % más que el tamaño de muestra calculado). Es
necesario señalar que seis beneficiarios de núcleos agrarios desistieron del apoyo, cuatro
solicitaron prórroga y 14 no realizaron las acciones apoyadas (4.63 %) 5; mientras que
cinco beneficiarios de propiedad privada tenían el apoyo cancelado por incumplimiento,
cinco desistieron y nueve solicitaron prórroga6, por lo cual no realizaron las obras
apoyadas (en total, 4.30 %). Considerando lo anterior, se estima que de los 3729
beneficiarios de núcleos agrarios y 11,922 de propiedad privada apoyados, 3,555 y
11,409 habrán realizado las acciones comprometidas.

En las secciones posteriores, se muestran los resultados obtenidos para los indicadores
establecidos en los TDR, se agrupan por separado para los dos tipos de tenencia
analizados, y en los casos convenientes, se clasifican en dos conjuntos: el primero agrupa
a quienes realizaron acciones de reforestación (modalidades C.1.1. y C.1.2.) y el segundo
a quienes realizaron acciones de mantenimiento y protección (modalidades C.1.3. y
C.1.4.)

El análisis que se presenta se fundamenta en el hecho de que el logro máximo en una


política de intervención es generar una transformación en la población objetivo, mientras
que en el punto de origen se tienen las actividades. Se entiende que realizar una serie de
actividades trae como consecuencia la generación de productos, que a su vez causan
impactos. Éstos últimos dan pie a la transformación deseada. Los impactos describen los
cambios sociales que especifican las mejoras valiosas en las condiciones o calidad de
vida que se esperan generar. Los efectos, por su parte, son el medio que se propone
utilizar para lograr impactos, cambios intermedios que se lograrán entre las poblaciones
objetivo, que reflejarán comportamientos o cambios que facilitarán el logro de los
impactos esperados. Los productos, son los bienes y/o servicios que se proponen
entregar con el fin de conducir al logro de los efectos. Finalmente y en el origen de la

5
Los beneficiarios con los folios S20091700075, S20091500008, S20091500318, S20093200961,
S20093200892 y S20093200955 desistieron de los apoyos, argumentando que recibieron las plantas en el
final del periodo de lluvias. Por su parte, los beneficiarios cuyos folios fueron S20092200182, S20091301007,
S20091300957 y S20092200182 pidieron una prórroga para ejercer los recursos en 2010. Finalmente, los
beneficiarios con folios S20090800428, S20090801105, S20092400930, S20091000668, S20092200127,
S20093003221, S20091401271, S20090501568, S20091800162, S20091800332, S20091800250,
S20093200816, S20093200892, S20093200955 no realizaron las acciones apoyadas.
6
Los folios S20090700687, S20090701836, S20090702703, S20090702870, S20090703198 fueron
cancelados, mientras que los folios S20090400503, S20091200202, S20093000166, S20093100347 y
S20093200741 solicitaron prórroga. Finalmente, los folios S20090701040, S20090701248, S20091800167,
S20092702335, S20092702490, S20092702496, S20092703273, S20092705029, S20093200056 solicitaron
prórroga.

Universidad Autónoma Chapingo


21
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

cadena están las actividades e inversiones, que son los medios para combinar recursos,
esfuerzos y tecnologías para generar los productos (Figura 12).

Transformación
deseada

Actividades/ Productos/ Efectos/ Impactos/


inversiones intervenciones propósitos fines

Figura 12. Cadena de resultados en un programa público (Tomado de Martínez, 2004)

6.1. Costo de oportunidad de los predios apoyados

Una de las formas para estimar el valor real de los apoyos de Reforestación sería
disponer de un valor en el mercado para el concepto ―contar con una superficie forestal en
buenas condiciones‖ o para ―superficie forestal recuperada‖. Sin embargo, en la economía
de mercado actual, este tipo de bienes, a pesar de la idea generalizada sobre su valor, no
tienen un valor monetario. Para subsanar este vacío, se han diseñado metodologías como
el costo de oportunidad, que se fundamenta en determinar los beneficios que no se
perciben con usos alternativos de la tierra debido a que ésta se destina a la conservación.
Se trata, esencialmente, de una medida de costo usada para obtener un valor mínimo
asignada a un beneficio (Jäguer, et al., 2001).

La información para obtener el costo de oportunidad de los predios apoyados se estimó


con base en las respuestas de los beneficiarios sobre cuál es el costo de renta de la tierra
en su región para desarrollar agrícolas o ganaderas. Se planteó un escenario hipotético
donde los dueños y poseedores de los recursos eliminaran la cubierta vegetal con el
objetivo de convertir sus predios a uso agrícola y ganadero. Para eliminar los costos
inherentes a la producción, se asumió que ellos sólo dispondrían de la tierra, misma que
sería el producto de transacción en el mercado. El valor obtenido se contrastó con el
monto otorgado por el programa para realizar acciones de Reforestación, en sus
diferentes categorías.

En la Figura 13 se presentan los montos que, de acuerdo con los beneficiarios de núcleos
agrarios, se obtienen en sus distintas regiones por concepto de monto de renta para
realizar actividades agrícolas y ganaderas. Tal como se puede observar, la mayoría de los
beneficiarios no podrían obtener recursos derivados de la renta de sus tierras, o bien, el
ingreso que percibirían sería inferior a $1,000 M.N. anuales.

Universidad Autónoma Chapingo


22
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Más de $5001,
0.57 %

$2001-$5000,
5.33 %

$1001-$2000,
4.19 %

$100-$1000, $0,
13.14 % 45.17 %

Ganadería Agricultura

$100-$1000,
20.69 %
$0,
76.76 %

$1001-$2000,
19.48 %

$2001-$5000,
12.24 %

Más de $5001,
2.41 %
Figura 13. Rangos del valor por concepto de renta de la tierra para
actividades agrícolas y ganaderas en los núcleos agrarios.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios

En la Figura 14, por su parte, se muestran los rangos señalados como costo de renta para
desarrollar actividades agrícolas y ganaderas en las regiones donde viven los
beneficiarios de propiedad privada. Como se desprende, más de tres quintas partes de los
beneficiarios señalaron que en sus regiones la tierra no se renta para desarrollar dichas
actividades, mientras que un poco más de la octava parte de los beneficiarios indicaron
que el monto en el que se renta en su región es inferior a los $1,000 anuales.

Universidad Autónoma Chapingo


23
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

$0,
61.09 %

Ganadería Agricultura

$0,
61.31 %

Figura 14. Rangos del valor por concepto de renta de la tierra para
actividades agrícolas y ganaderas en las propiedades privadas.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 442 beneficiarios de propiedad privada

En la Figura 15 se presenta la comparación entre el monto de renta referido por los


beneficiarios para desarrollar actividades agrícolas y el monto otorgado por el Programa.
Tal como se observa, para más de tres cuartas partes de los beneficiarios, contar con los
apoyos del programa representó una opción económica más redituable.

Universidad Autónoma Chapingo


24
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Hay un beneficio
mayor con el apoyo,
24.14 %

El costo de
Es más redituable oportunidad es 0,
rentar, 20.00 % 48.97 %

Propiedad Núcleos agrarios


privada

Es más redituable
rentar, 15.98 %
El costo de
oportunidad es 0,
55.86 %

Hay un beneficio
mayor con el apoyo,
35.05 %

Figura 15. Valoración de los apoyos con respecto al costo de oportunidad


para actividades agrícolas en las regiones de los beneficiarios
entrevistados.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 960 beneficiarios (518 de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada)

Si los beneficiarios no contaran con los apoyos, rentar la tierra para que otros
desarrollaran actividades ganaderas tampoco sería viable: en más del 90 % de los predios
tanto de núcleos agrarios como de propiedad privada, el monto que obtendrían sería
inferior al otorgado por el Programa (Figura 16).

Universidad Autónoma Chapingo


25
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

El costo de
oportunidad es 0,
77.32 %

Propiedad Núcleos
privada agrarios

El costo de
oportunidad es 0,
67.59 %

Figura 16. Valoración de los apoyos con respecto al costo de oportunidad


para actividades ganaderas en las regiones de los beneficiarios
entrevistados.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 960 beneficiarios (518 de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada)

Los resultados obtenidos hasta el momento, reflejan que los predios de los beneficiarios
no representan una opción para generar recursos económicos, razón por la cual,
participar en el Programa representa una mejor alternativa.

6.2. Contribución de los apoyos a elevar el ingreso económico


de los beneficiarios.

En promedio, los beneficiarios de núcleos agrarios perciben $610.69 M.N. semanales en


un periodo de 7.28 meses al año. De esta manera, sus ingresos anuales, son del orden
de los $19,426 M.N. (los ingresos reportados se distribuyeron en un rango de $2,600 M.N.
a $153,400 M.N, con una desviación estándar de $14,940.82 M.N.). En la Figura 17 se
presenta la distribución de los ingresos percibidos por los beneficiarios de núcleos

Universidad Autónoma Chapingo


26
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

agrarios en un año, como se puede observar, cerca del 80 % de los beneficiarios recibió
menos de $25,000 M.N anuales.
140 120.00%

120
100.00%

100
80.00%
Frecuencia

80

60.00%

60

40.00%
40

20.00%
20

0 0.00%
$5,000 $10,000 $15,000 $25,000 $50,000 $75,000 $100,000 $150,000 y mayor...
Clase
Frecuencia % acumulado
Figura 17. Distribución del ingreso entre los beneficiarios de núcleos agrarios.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios

La distribución del ingreso anual de los beneficiarios de propiedad privada (Figura 18) fue
diferente: si bien cerca de la mitad se ubicó en un nivel de ingreso inferior a los $25,000
M.N., una cuarta parte superó los $50,000 M.N. anuales. El ingreso promedio semanal fue
de $1,081.77, durante un promedio de 9.44 meses al año, por lo cual, el ingreso promedio
de un beneficiario de propiedad privada fue de $49,649 (los ingresos reportados se
distribuyeron en un rango entre los $2,340 M.N. y los $780,000 M.N., con una desviación
estándar de $81,820 M.N.).

Del análisis anterior se desprende que, en promedio, el ingreso anual de un beneficiario


de propiedad privada duplicó el de uno de núcleos agrarios.

Universidad Autónoma Chapingo


27
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

120 120.00%

100 100.00%

80 80.00%
Frecuencia

60 60.00%

40 40.00%

20 20.00%

0 0.00%
$5,000 $10,000 $15,000 $25,000 $50,000 $75,000 $100,000 $150,000 y mayor...
Clase
Frecuencia % acumulado
Figura 18. Distribución del ingreso anual entre los beneficiarios de propiedad
privada.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 442 beneficiarios de propiedad privada

En los instrumentos de planeación de nuestro país se ha reconocido la importancia que


los recursos naturales y la estabilidad climática tienen como un bien público para toda la
humanidad. En la Estrategia Programática del Presupuesto de Egresos de la Federación
2009, se estableció que el otorgamiento de recursos a través del ProÁrbol tuvo como
objetivo ―… contribuir en la disminución de la pobreza y marginación en áreas forestales,
mediante la inducción a un manejo y uso adecuado de sus recursos naturales; fomentará
el desarrollo y expansión económica a partir de la valoración, conservación y
aprovechamiento sustentable de los bosques, selvas y la vegetación de las zonas áridas;
promoverá la planeación y organización forestal para elevar la producción y productividad
de los recursos, su conservación y restauración, así como elevar el nivel de
competitividad del sector contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los mexicanos‖.
Se sabe también que para alcanzar el fin buscado en la instrumentación de un programa
se requiere además de que todos los responsables de su operación técnica y
administrativa actúen con eficiencia y eficacia, que algunos factores positivos, externos al
programa, ocurran. Así, la política social aplicada en nuestro país forma parte de una

Universidad Autónoma Chapingo


28
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

estrategia integral para mejorar las condiciones de vida de los beneficiarios. A este
respecto, Martínez (2004) señaló que ―los impactos efectivos dependen no sólo de la
intencionalidad a que responden, de la eficiencia en la implementación y de las tensiones
que se desencadenan en torno a ellos, sino de la interacción con otras políticas y de las
consecuencias agregadas de fuerzas y factores, por lo que el sentido de cada programa
sólo puede inferirse de su inserción en el conjunto de decisiones y acciones estatales y de
su inclusión en procesos sociales más amplios‖.

La política de desarrollo social de nuestro país ha instrumentado una serie de estrategias


para lograr la transferencia de recursos o la generación de capacidades de la población
objetivo. Ejemplos de dichas estrategias son el Programa PROCAMPO y el Programa
Oportunidades, entre otros. Con el objetivo de determinar la contribución de los apoyos a
mejorar el ingreso de los beneficiarios, se consideró que, generalmente, los beneficiarios
del ProÁrbol son también beneficiarios de otros programas sociales —impulsados por los
Gobiernos Federal y Estatal, principalmente—. De acuerdo con lo reportado por los
beneficiarios, los programas sociales que se obtuvieron en 2009 se presentan en el
Cuadro 5. En este cuadro también se integra información del objetivo del programa así
como de los montos otorgados. Los resultados reflejan que cerca del 90 % de los
beneficiarios de núcleos agrarios recibió recursos de los programas PROCAMPO, Adultos
Mayores y Oportunidades; mientras que más de la mitad de los beneficiarios de propiedad
privada recibió recursos provenientes del PROCAMPO.

Universidad Autónoma Chapingo


29
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 5. Programas sociales dentro de los que participan los beneficiarios.


Núcleos agrarios Propiedad privada
Porcentaje Porcentaje Porcentaje Monto promedio que otorga el programa ($)
Programa social Objetivo Número de de al interior Número de de M.N.
beneficiarios beneficiarios de los beneficiarios beneficiarios
(%) núcleos (%)
Oportunidades Contribuir a la ruptura del ciclo intergeneracional de la Alimentario= $210.00
pobreza extrema favoreciendo el desarrollo de las Energético= $55.00
capacidades de educación, salud y nutrición de las
familias beneficiarias del Programa. Alimentario Vivir Mejor= $120.00
Adultos Mayores= $295.00
497 95.95 53.36 179 40.50 Montos mensuales por familia
Adultos mayores Contribuir a abatir el rezago que enfrentan los adultos Apoyos económicos directos:
en zonas rurales de 70 años y más (adultos mayores) mediante acciones 1.Apoyos económicos mensuales, con entregas
orientadas a fomentar su protección social. bimestrales = $500.00
2. Apoyo económico de pago de marcha =
463 89.38 24.49 62 14.03 $1000.00, monto mensual y entrega bimestral.
Microrregiones Contribuir a la reducción de las desigualdades Apoyos económicos directos:
regionales a través del fortalecimiento del capital físico 1.Apoyos económicos mensuales, con entregas
y del desarrollo de acciones que permitan la integración bimestrales = $500.00
de las regiones marginadas, rezagadas o en pobreza a
2. Apoyo económico de pago de marcha =
los procesos de desarrollo. 55 10.62 32.85 3 0.68 $1000.00, monto mensual y entrega bimestral.
PROCAMPO Transferir recursos en apoyo de la economía de los Cuota Alianza: $1,300.00 por hectárea para
productores rurales, que siembren la superficie elegible predios del ciclo agrícola primavera-verano de
registrada en el directorio del programa, cumplan con temporal, con superficie elegible de hasta cinco
los requisitos que establezca la normatividad y acudan hectáreas.
a solicitar por escrito el apoyo. Cuota Preferente: $1,160.00 por hectárea,
para predios del ciclo agrícola primavera-
verano de temporal, con superficie elegible
mayor de cinco hectáreas y hasta el límite
indicado para las once entidades federativas
referidas.
Cuota Normal: $963.00 por hectárea, para el
resto de los predios del ciclo agrícola
primavera-verano y para todos los predios del
463 89.38 60.72 247 55.88 ciclo agrícola otoño-invierno.
PROCODES Promover la conservación de los ecosistemas y su Pago por proyecto
biodiversidad en las Regiones Prioritarias,
mediante el aprovechamiento sostenible de los mismos,
con igualdad de oportunidades para las mujeres,
Hombres y con énfasis en la población indígena
habitantes de las comunidades locales. 39 7.53 36.79 7 1.58

Universidad Autónoma Chapingo


30
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Núcleos agrarios Propiedad privada


Porcentaje Porcentaje Porcentaje Monto promedio que otorga el programa ($)
Programa social Objetivo Número de de al interior Número de de M.N.
beneficiarios beneficiarios de los beneficiarios beneficiarios
(%) núcleos (%)
Programa de Contribuir a la protección social de la población
Empleo Temporal afectada por baja
demanda de mano de obra o por una emergencia,
mediante la
entrega de apoyos temporales a su ingreso por su
participación en
Proyectos de beneficio familiar o comunitario. 113 21.81 28.01 15 3.39
PROGAN Incrementar la producción pecuaria, a través de apoyos Estrato A (5 a 35 vientres bovinos o su
para prácticas tecnológicas sustentables de producción, equivalente):
asistencia técnica, capacitación y fondos de 1.Bovinos de carne y doble propósito= 5 a 35
financiamiento del ganado. vientres= $375.00
2.Ovinos = 25-175 vientres = $75.00
3.Caprinos = 30-210 vientres = $62.5-00
4. Bovinos lecheros (sistema de lechería
familiar) = 5-35 vientres = $375.00
5. Apícola = 10-175 colmenas = $75.00

Estrato B (Productores individuales, ejidos


o comunidades, con una escala productiva
superior a la definida en el estrato A):
1. Bovinos de carne y doble propósito = 36-300
vientres = $300.00
2. Ovinos = 176-1500 vientres = $60.00
3. Caprinos = 211 a 1800 vientres = $50
219 42.28 29.11 134 30.32 4. Apícola = 176-1500 colmenas
Microcuencas Impulsar la planeación y gestión integral participativa en Programas Integrales de Capacitación y
(FIRCO o Alianza) subcuencas y microcuencas, aprovechando el potencial Asistencia Técnica: Hasta $2,000.000.00 para
productivo y las ventajas competitivas territoriales, con apoyar proyectos de capacitación y asistencia
el propósito de mejorar la inserción de los pequeños técnica de prioridad nacional, impacto regional
productores de pequeña y mediana escala en las redes o nacional definidos por los Sistemas Producto,
de valor. Entidades Federativas, Agentes Técnicos u
56 10.81 19.71 8 1.81 Organizaciones Económicas.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 960 beneficiarios (518 de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada)

¿Qué impacto tuvieron los recursos otorgados por el ProÁrbol en 2009 sobre el ingreso de los beneficiarios que viven en los
municipios con mayores niveles de marginación? Con el objetivo de contestar esta interrogante, las respuestas de los beneficiarios

Universidad Autónoma Chapingo


31
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

sobre el monto otorgado por el programa y los ingresos percibidos se clasificaron en función de dos variables: la categoría de apoyo
y el grado de marginación del municipio (Consejo Nacional de Población, 2005). En el Cuadro 6 se presentan los resultados
obtenidos en núcleos agrarios y en el Cuadro 7 en propiedad privada. Tal como se desprende, la variabilidad en el nivel de ingreso
anual de los beneficiarios de núcleos agrarios fue menor a la registrada para los de propiedad privada (en núcleos agrarios, la mayor
desviación estándar se encontró en los beneficiarios de C.1.3. con $21,855.42 M.N. mientras que el mayor valor de dicha medida fue
de $97,115.45 en propiedad privada), lo cual refleja que, independientemente del grado de marginación de los municipios donde
viven, los propietarios de núcleos agrarios reciben un ingreso similar, muy probablemente debido a que las actividades económicas
que desarrollan son menos redituables que las de los beneficiarios de propiedad privada.

Cuadro 6. Impacto de los recursos otorgados por el ProÁrbol en 2009 sobre el ingreso
de los beneficiarios de núcleos agrarios que viven en los municipios
con mayores niveles de marginación
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4.
Grado de Ingreso Ingreso Ingreso Ingreso
marginación Númer anual Número anual Número anual Número anual
Benefi Monto Monto Benefi Monto Benefici Monto
(CONAPO, o de reportado de Benefici reportado de reportado de reportado
ciarios promedio promedio ciarios promedio arios promedio
2005) benefic (valor benefici arios (%) (valor benefici (valor beneficia (valor
(%) otorgado otorgado (%) otorgado (%) otorgado
iarios promedio arios promedio arios promedio rios promedio
M.N.) M.N.) M.N.) M.N.)
Muy alto 6 3.59 $17,766.67 $83,433.00 5 5.26 $17,919.20 $83,844.00 6 7.79 $13,780.00 $85,853.33 2 2.74 $30,264.00 $83,570.00

Alto 64 38.32 $16,536.75 $99,190.81 19 20.00 $15,418.00 $99,906.68 18 23.38 $22,546.33 $70,199.11 25 34.25 $16,410.33 $61,280.44

Medio 43 25.75 $15,859.64 $77,855.34 32 33.68 $19,944.44 $155,501.91 28 36.36 $13,661.33 $61,179.14 25 34.25 $18,184.19 $112,706.76

Bajo 35 20.96 $28,717.67 $58,702.47 22 23.16 $16,308.85 $131,899.47 9 11.69 $33,129.78 $55,774.22 14 19.18 $18,870.43 $71,640.14

Muy bajo 19 11.38 $26,562.42 $62,140.82 17 17.89 $22,279.16 $125,077.58 16 20.78 $34,237.94 $60,543.75 7 9.59 $20,677.43 $56,039.43

Promedio $20,100.12 $80,635.09 $18,508.43 $129,701.21 $22,298.78 $64,446.60 $18,278.34 $80,987.10

Mínimo $2,600.00 $5,754.00 $3,900.00 $11,738.00 $3,250.00 $6,576.00 $2,600.00 $13,100.00


$190,600.0
Máximo $104,000.00 $419,220.00 $62,400.00 $419,220.00 $156,000.00 0 $52,000.00 $723,300.00
Desviación
estándar $14,748.58 $50,987.79 $10,755.18 $98,503.11 $21,855.42 $53,356.25 $10,443.72 $91,273.30
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios

Universidad Autónoma Chapingo


32
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

El análisis de los resultados para núcleos agrarios refleja que todos los propietarios, independientemente del grado de marginación
del municipio donde viven, recibieron un monto superior a su ingreso anual, lo cual indica la importancia que revisten los recursos
otorgados por la CONAFOR. Una tendencia similar se encontró entre los beneficiarios de propiedad privada: a excepción de los
beneficiarios de C.1.3., en promedio, quienes viven en municipios con mayor grado de marginación percibieron montos superiores a
su ingreso anual, lo cual refleja que gracias a los apoyos, los dueños de los predios apoyados pudieron complementar sus ingresos,
quizá no como un ingreso directo a su economía, pero sí como un subsidio que les permitió generar empleos y adquirir insumos,
tema abordado en la sección 6.3. del presente capítulo.

Cuadro 7. Impacto de los recursos otorgados por el ProÁrbol en 2009 sobre el ingreso
de los beneficiarios de propiedad privada que viven en los municipios
con mayores niveles de marginación
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4.

Ingreso Ingreso Ingreso Ingreso


Grado de Númer anual Número anual Número anual Número anual
Monto Benefi Monto Monto Benefi Monto
marginación o de Benefici reportado
promedio
de
ciarios
reportado
promedio
de Benefici reportado
promedio
de
ciarios
reportado
promedio
benefi arios (%) (valor beneficia (valor benefici arios (%) (valor beneficia (valor
otorgado (%) otorgado otorgado (%) otorgado
ciarios promedio rios promedio arios promedio rios promedio
M.N.) M.N.) M.N.) M.N.)

Muy alto 13 6.81 $15,123.33 $21,103.62 5 5.49 $12,623.87 $61,485.40 3 5.77 $12,537.78 $4,749.33 1 3.33 $15,600.00 $115,080.00

Alto 59 30.89 $33,032.58 $21,674.64 23 25.27 $61,712.88 $111,534.57 13 25.00 $21,286.67 $15,234.73 9 30.00 $78,237.37 $57,129.00

Medio 79 41.36 $51,652.22 $26,465.51 23 25.27 $26,980.09 $36,669.04 14 26.92 $63,087.14 $26,806.25 8 26.67 $34,060.00 $56,790.86

Bajo 25 13.09 $35,779.47 $21,843.80 13 14.29 $54,066.67 $104,837.46 8 15.38 $52,325.00 $39,181.88 4 13.33 $48,425.00 $36,062.20

Muy bajo 15 7.85 $82,535.56 $54,765.23 27 29.67 $99,464.44 $78,770.08 14 26.92 $73,976.19 $38,045.57 8 26.67 $57,850.00 $38,032.90

Promedio $43,574.49 $26,238.22 $60,345.76 $79,184.50 $50,996.67 $27,853.73 $54,957.21 $50,648.57

Mínimo $3,120.00 $3,400.00 $2,340.00 $8,384.00 $3,466.67 $3,288.00 $4,043.00 $8,000.00

Máximo $780,000.00 $172,620.00 $780,000.00 $480,000.00 $364,000.00 $164,400.00 $364,000.00 $123,300.00


Desviación
estándar $81,287.74 $33,382.69 $97,115.45 $84,701.37 $57,532.10 $30,022.65 $69,231.93 $35,978.45
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 442 beneficiarios de propiedad privada

Universidad Autónoma Chapingo


33
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.3. Uso eficiente de los subsidios

Se pidió a los beneficiarios entrevistados definir conceptos de inversión en las actividades


inherentes a los apoyos de Reforestación (Cuadro 8). Tal como se observa, la mayor
cantidad de beneficiarios tanto de núcleos agrarios como de propiedad privada invirtió los
apoyos en el pago de jornales, ya sea para los dueños de los predios o bien para
contratar asalariados. Como era de esperarse, fue más frecuente que los beneficiarios de
propiedad privada contrataran a otras personas para realizar las actividades apoyadas,
mientras que los beneficiarios de núcleos agrarios contratan a los miembros del ejido o
comunidad, esto se relaciona con los ingresos determinados en la sección 6.2., lo cual
indica que los beneficiarios de núcleos agrarios complementaron sus ingresos con estos
apoyos. Las labores de reforestación requieren el traslado de las plantas del sitio de
producción al sitio definitivo, razón por la cual cerca de la mitad de los beneficiarios
invirtieron 13.44 % de los recursos en el transporte.

Cuadro 8. Conceptos de inversión y monto destinado a cada uno


de ellos por tipo de beneficiario.
Mencionaron el concepto dentro de la muestra
Núcleos agrarios Propiedad privada
Concepto Monto Monto
Porcentaje promedio Porcentaje promedio
n dentro de la (% del N dentro de (% del
muestra apoyo la muestra apoyo
otorgado) otorgado)
Renta de maquinaria 52 10.04 20.38 55 12.44 32.07
Pago de jornales a dueños o poseedores del predio 277 53.47 70.00 187 42.31 61.24
Pago de jornales a asalariados 264 50.97 67.87 281 63.57 66.19
Materiales, herramientas, equipo 139 26.83 24.49 117 26.47 20.94
Material vegetativo 16 3.09 9.06 31 7.01 16.19
Transporte de materiales 267 51.54 13.44 239 54.07 13.44
Asistencia técnica 453 87.45 10.06 344 77.83 10.78
Gestión 44 8.49 6.3 24 5.43 8.54
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios

Debido a que la mayor parte de los beneficiarios destinó los apoyos a sufragar actividades
vinculadas con el establecimiento de la plantación, se considera que el uso de los
recursos otorgados por la CONAFOR fue eficiente, y que gracias a ellos, los beneficiarios
contaron con la posibilidad de realizar una actividad productiva que les generó ingresos
en el periodo de ejecución del proyecto.

Universidad Autónoma Chapingo


34
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.4. Grado de aprovechamiento de los recursos asignados en el


ejercicio 2009
Se preguntó a los beneficiarios si, en caso de no haber recibido los apoyos de
Reforestación habrían realizado acciones en su predio (Figura 19). De acuerdo con las
respuestas, en ausencia de los apoyos, más de cuatro quintas partes de los beneficiarios
no habrían realizado acciones de reforestación en sus predios.

Si
8%

No
34%

Propiedad Núcleos
privada agrarios
46% 54%
No
46%

Si
12%

Figura 19. Distribución de respuestas a ¿En caso de no haber recibido los


apoyos de reforestación habría realizado las acciones en su
predio?
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 960 beneficiarios (518 de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada)

A la casi quinta parte de beneficiarios que señaló estar en la posibilidad de realizar las
acciones de reforestación en sus predios, incluso en ausencia de los apoyos, se le
preguntó en qué superficie las hubieran realizado (Cuadro 9). Este escenario muestra la
gran importancia que tiene el hecho de que la CONAFOR, a través de sus apoyos
respalde las acciones de reforestación. De no existir el ProÁrbol, la superficie plantada
seguramente alcanzaría tan solo la décima parte de la superficie actual.

Universidad Autónoma Chapingo


35
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 9. Porcentaje que representaría la superficie plantada


por los beneficiarios de Reforestación en sus predios,
en ausencia de los apoyos.
Núcleos agrarios Propiedad privada
Porcentaje Porcentaje
Porcentaje Superficie Porcentaje Superficie
que que
Modalidad de de con obras de con obras
Superficie representa Superficie representa
apoyo beneficiarios en beneficiarios en
apoyada de la apoyada de la
que sí habría ausencia que sí habría ausencia
(ha) superficie (ha) superficie
realizado las del apoyo realizado las del apoyo
apoyada apoyada
acciones (%) (ha) acciones (%) (ha)
(%) (%)
C.1.1. 4.63 15401.00 1775 11.53 2.61 6561 531.75 8.10
C.1.2. 2.12 7801.00 348 4.46 1.01 3478 757.50 21.78
C.1.3. 4.25 7764.00 884 11.39 2.58 1996 375.00 18.79
C.1.4. 3.28 7599.00 1343 17.67 4.00 1326 72.00 5.43
Total general 14.29 38565 4350 11.28 2.55 13361 1736.25 13.00
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios

También se cuestionó a los beneficiarios sobre la suficiencia del monto otorgado por el
programa. Tal como se puede observar, más de la mitad de los beneficiarios, tanto de
núcleos agrarios como de propiedad privada de los conceptos de apoyo C.1.2. y C.1.4.
consideró que el monto otorgado es justo (Figura 20); mientras que esta proporción fue
menor en los conceptos C.1.1. y C.1.3. Una fracción importante consideró que el monto
otorgado es bajo o insignificante. A este último grupo se le pidió que señalara el monto
que, desde su punto de vista sería el conveniente para realizar las acciones apoyadas,
resultados que se presentan en el Cuadro 10.

Universidad Autónoma Chapingo


36
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

0.50 %
Alto,
Bajo, Justo,
32 % 56 %

Justo,
Bajo,
59 %
40 %

Bajo Justo,
P.p. N.a. 48 %
44 %

Bajo,
Justo, N.a. P.p. 40 %
52 %
C.1.4. C.1.1.

Insignificante,
12 %
Alto,
Insignificante, 1%
19 %

P.p.
C.1.3. C.1.2. N.a. Justo
Bajo, 68 %
41 %

Justo, N.a. P.p.


Bajo,
40 %
29 %

Bajo,
43 % Justo,
Insignfiicante,

75 %
Bajo
4%

Justo
48 % 21 %

Figura 20. Suficiencia del monto otorgado por el programa


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 960 beneficiarios (518 de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada)

Tal como se observa en el Cuadro 10, el monto promedio señalado por los beneficiarios
es cerca del doble en los casos de las categorías C.1.1. y C.1.3. y un 50 % superior en
C.1.2., pero del triple en el caso de lo indicado por los beneficiarios de propiedad privada
de C.1.4.

Universidad Autónoma Chapingo


37
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 10. Monto sugerido por los beneficiarios que consideraron que el monto otorgado
por el Programa en 2009 fue bajo o insignificante
Núcleos agrarios Propiedad privada
Monto
Concepto de otorgado por Porcentaje que Porcentaje que Monto
Monto
apoyo el Programa representaron representaron promedio
N promedio N
en 2009 (ha) dentro de la dentro de la sugerido
sugerido (ha)
muestra muestra (ha)
C1.1 $1,150.80 88 16.99 $2,940.36 116 26.24 $2,555.78

C1.2 $2,794.80 38 7.34 $3,911.58 25 5.66 $4,154.12

C1.3 $1,096.00 51 9.85 $2,084.49 42 9.50 $2,407.14


C1.4 $2,192.00 47 9.07 $2,404.26 14 3.17 $6,607.14
Total general -- 224 43.24 -- 197 -- --
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Finalmente, se preguntó a los beneficiarios qué actividades hicieron falta en sus predios.
Un 40.35 % de núcleos agrarios y 39.82 % de propiedad privada respondió que ninguna,
lo que significa que los apoyos recibidos dieron atención a las necesidades de sus
terrenos. En el Cuadro 11 se muestran las actividades que los beneficiarios de núcleos
agrarios señalaron como necesarias en sus predios. Con el objetivo de distinguir las
actividades pendientes, los resultados se agruparon en dos segmentos. El primero incluyó
los predios donde se realizó reforestación en 2009 (C.1.1.- C.1.2.) y el segundo aquellos
donde se efectuó protección y mantenimiento (C.1.3.- C.1.4.). La principal actividad
señalada por los propietarios del primer grupo estuvo relacionada con el cercado (29.59
%) y en el segundo, con las obras de conservación de suelos (22.12 %). Resalta el hecho
de que el mantenimiento de las acciones apoyadas haya sido la segunda acción más
señalada por los beneficiarios de ambos grupos, incluso, en un porcentaje similar (15.04
% y 15.31 %, respectivamente).

Las acciones que requerirían un mayor número promedio de jornales (más de 1,500)
serían el riego en el caso de C.1.1.- C.1.2. —situación lógica si se considera que en los
primeros años de las plantaciones, un descenso en la humedad disponible puede afectar
su establecimiento— y el cercado, para C.1.3.- C.1.4.; lo que indica que los beneficiarios
encuentran que esta actividad contribuye a mejorar la condición de las plantas
establecidas.

Universidad Autónoma Chapingo


38
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 11. Actividades de mantenimiento requeridas en los predios apoyados de los


beneficiarios de núcleos agrarios.
C.1.1. - C.1.2. C.1.3.- C.1.4.
Número
Número
Acciones necesarias promedio
Número de Porcentaje promedio Número de Porcentaje
de
beneficiarios (%) de jornales beneficiarios (%)
jornales
requerido
requerido

Aclareos y podas 4 2.05 624 6 5.31 242

Cajeteo 12 6.15 197 3 2.65 113

Cercado 58 29.74 175 16 14.16 5,191


Control de plagas (tratamientos
0 0.00 0 1 0.88 11
químicos)
Control de maleza 15 7.69 92 10 8.85 98

Control de plagas 1 0.51 500 2 1.77 260


Control de plagas (tratamiento
0 0.00 0 2 1.77 1,500
físico)
Elaboración de cajetes 0 0.00 0 1 0.88 100

Establecer parque ecoturístico 1 0.51 100 0 0.00 0

Fertilización 0 0.00 0 2 1.77 385

Finalizar la plantación 0 0.00 0 1 0.88 30


Incrementar la superficie de la
9 4.62 348 4 3.54 1,015
plantación
Mantenimiento de las acciones
30 15.38 494 17 15.04 554
apoyadas
Obras de conservación de suelos y
27 13.85 800 25 22.12 984
captación de agua
Protección contra incendios 10 5.13 154 5 4.42 86

Proyecto para carbón 0 0.00 0 1 0.88 300

Reforestación 1 0.51 150 0 0.00 0

Reposición de planta 18 9.23 93 13 11.50 105

Riego 7 3.59 1,520 2 1.77 568

Vigilancia 2 1.03 195 2 1.77 1,560

Total general 195 100 361 113 100 144


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 195 beneficiarios de C.1.1. y C.1.2. y 113 beneficiarios de C.1.3. y C.1.4 que señalaron acciones de
mantenimiento pendientes en sus predios

La información sobre las acciones de mantenimiento señaladas por los beneficiarios de


propiedad privada se indican en el Cuadro 12. Al igual que en el Cuadro 11, los resultados
se agruparon en dos segmentos (C.1.1.-C.1.2. y C.1.3.-C.1.4). La principal actividad
señalada por los beneficiarios de ambos grupos fue el cercado (22.84 % y 20.59 %,
respectivamente) y en segundo lugar, el control de maleza (18,78 % y 19.12 %). Aunque
los porcentajes fueron muy parecidos en ambos grupos, el número promedio de jornales
que se requeriría en los predios apoyados en C.1.1.-C.1.2. para cercado se duplicaría con
respecto a los necesarios en los predios de C.1.3 - C.1.4. En tanto, el número de jornales

Universidad Autónoma Chapingo


39
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

requerido para control de maleza en los predios de C.1.1.-C.1.2. representa cerca del
triple de los indicados para C.1.3.-C.1.4. Estos resultados, hasta cierto punto son obvios
debido a que en el segundo grupo ya se han realizado algunas acciones de protección y
mantenimiento, y porque en el periodo inicial de las reforestaciones, las plantas son más
susceptibles a sufrir daños por efecto de la competencia con arvenses o por el pisoteo y
ramoneo del ganado.

Cuadro 12. Actividades de mantenimiento requeridas en los predios apoyados de los


beneficiarios de propiedad privada.
C.1.1. y C.1.2. C.1.3. y C.1.4.
Número
Número
Acciones necesarias promedio
Número de Porcentaje promedio de Número de Porcentaje
de
beneficiarios (%) jornales beneficiarios (%)
jornales
requerido
requerido

Aclareos y podas 1 0.51 60 4 5.88 117


Caminos 2 1.02 28 0 0.00 0
Cercado 45 22.84 102 14 20.59 45
Control de fauna nociva 1 0.51 30 3 4.41 113
Control de maleza 37 18.78 73 13 19.12 25
Control de plagas 1 0.51 6 1 1.47 50
Cultivos de cobertura 1 0.51 6 0 0.00 0
Elaboración de cajetes 8 4.06 146 3 4.41 637
Fertilización 5 2.54 20 5 7.35 15
Finalizar la plantación 2 1.02 8 1 1.47 120
Incrementar la superficie de la
16 8.12 68 3 4.41 283
plantación
Inventario 1 0.51 20 0 0.00 0
Mantenimiento de las acciones
11 5.58 63 0 0.00 0
apoyadas
Obras de conservación de
24 12.18 164 5 7.35 225
suelos y captación de agua
Protección contra incendios 11 5.58 61 3 4.41 19
Reposición de planta 18 9.14 41 5 7.35 16
Riego 7 3.55 23 8 11.76 50
Sistemas agroforestales 1 0.51 72 0 0.00 0
Tratamientos mecánicos 1 0.51 30 0 0.00 0

Tratamientos químicos 4 2.03 12 0 0.00 0


Total general 197 100.00 86 68 100.00 97
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 197 beneficiarios de C.1.1. y C.1.2. y 68 beneficiarios de C.1.3. y C.1.4 que señalaron acciones de
mantenimiento pendientes en sus predios

Universidad Autónoma Chapingo


40
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.5 Grado de compromiso que los beneficiarios han tenido con


respecto a la conservación y restauración de los ecosistemas
forestales.

Para abordar este indicador, se cuestionó a los beneficiarios si realizaron acciones de


mantenimiento con recursos propios en los predios apoyados. En los casos donde la
respuesta fue afirmativa, también se les preguntó qué cantidad de recursos económicos
invirtieron. Los montos señalados se sumaron y el resultado obtenido se comparó con el
monto que fue otorgado por el Programa a dichos beneficiarios. Tal como se observa en
el Cuadro 13, sólo 16.60 % de los beneficiarios de núcleos agrarios realizaron alguna
acción con recursos propios y los montos invertidos significaron 9.76 % del monto
recibido. En general, un mayor porcentaje de los beneficiarios de núcleos agrarios realizó
cercado (6.08 %), pero la cantidad que invirtió fue muy parecida a la que otros
beneficiarios reportaron como destinada a reposición de planta, deshierbe y obras de
conservación de suelos.

En tanto, 30.54 % de los propietarios privados reportaron haber realizado alguna actividad
con sus recursos, cantidad que significó cerca del 16.58 % del monto de apoyo recibido. A
diferencia de lo encontrado en núcleos agrarios, el mayor monto se destinó a realizar
obras de conservación de suelos, equivalente a 7.04 % de los recursos recibidos.

Esta situación es congruente con los resultados que se han explicado hasta el momento:
sólo una pequeña proporción de los beneficiarios está en condiciones de destinar
recursos a actividades vinculadas con la reforestación de sus predios.

Universidad Autónoma Chapingo


41
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 13. Beneficiarios que realizaron mantenimiento con recursos propios


en los predios apoyados
Obras de
Reposición de Brechas
Variable Cercado conservación Deshierbe
planta cortafuego
de suelos

Número de beneficiarios que


11 32 16 11 16
invirtieron recursos
Núcleos agrarios

Porcentaje del total de


2.12% 6.18% 3.09% 2.12% 3.09%
beneficiarios entrevistados
Monto otorgado por el
$46’407,461.00 $46’407,461.00 $46’407,461.00 $46’407,461.00 $46’407,461.00
programa
Monto invertido $956,440.00 $1’066,631.00 $959,766.00 $511,957.00 $1’033,700.00

Porcentaje que representa la


2.06% 2.30% 2.07% 1.10% 2.23%
inversión de los beneficiarios

Número de beneficiarios que


26 33 13 11 52
invirtieron recursos
Propiedad privada

Porcentaje del total de


5.88% 7.47% 2.94% 2.49% 11.76%
beneficiarios entrevistados
Monto otorgado por el
$18’196,896.90 $18’196,896.90 $18’196,896.90 $18’196,896.90 $18’196,896.90
programa
Monto invertido $165,605.00 $617,130.00 $1’281,394.00 $82,502.00 $871,551.00

Porcentaje que representa la


0.91% 3.39% 7.04% 0.45% 4.79%
inversión de los beneficiarios
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 86 beneficiarios de núcleos agrarios y 135 de propiedad privada que indicaron haber efectuado inversiones
en sus predios con recursos propios.

6.5.1. Determinar si existe un verdadero interés de los propietarios y pobladores en


la conservación y restauración de los recursos forestales

¿Cuál fue la razón principal que motivó a los beneficiarios a participar en los apoyos de
Reforestación en 2009? De acuerdo con lo indicado por los beneficiarios entrevistados,
las causas más importantes fueron detener el proceso de deforestación y tener un ingreso
adicional. En particular, en el caso de los núcleos agrarios otra razón importante fue
generar fuentes de empleo para los miembros del ejido o comunidad, razón que está
ligada con la necesidad de los beneficiarios de este grupo de contar con actividades
complementarias para mejorar su ingreso (Figura 21).

Universidad Autónoma Chapingo


42
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

35

30
Porcentaje de beneficiarios (%)

25

20

32.04
15
28.83
25.98

22.85
22.07
10

13.48
12.13 12.81
5 9.38 8.98
6.64
4.81

0
1) Tener un ingreso 2) Realizar acciones 3) Detener el 5) Porque un 6) Generar fuentes 7) Otro
adicional de conservación de proceso de técnico lo convenció de empleo para los
suelos deforestación miembros del ejido
o la comunidad

Núcleos agrarios (%) Propiedad privada (%)

Figura 21. Causas principales que motivaron a los beneficiarios a participar en los
apoyos.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada.

Algunos beneficiarios indicaron respuestas variables, mismas que se incluyeron en la


categoría ―Otros‖, entre ellas: ―porque la madera vale‖, ―darle un mayor valor al terreno‖,
―darle un uso al cerro‖, ―me gusta el programa‖, ―porque otras personas del lugar lo
tenían‖, ―darle sombra a los cafetales‖, ―porque son buenos los programas‖, ―para darle
seguimiento a los programas que se recibieron anteriormente en el ejido‖.

En la Figura 22 se presentan las razones por las cuales los beneficiarios solicitaron los
recursos del Programa, pero esta vez, los resultados se dividen en el grupo de
propietarios que realizó reforestación (modalidades C.1.1. y C.1.2.) y los que brindaron
protección o mantenimiento (C.1.3. y C.1.4.). Encontrar las diferencias es importante
debido a que, como se recordará, los beneficiarios del segundo grupo ya fueron apoyados

Universidad Autónoma Chapingo


43
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

por el Programa en ejercicios fiscales anteriores. Los resultados reflejan que las dos
razones más importantes fueron, en ambos casos, tener un ingreso adicional y detener el
proceso de deforestación, aunque en distintas proporciones. Es importante señalar que, a
diferencia de lo encontrado entre beneficiarios de núcleos agrarios y propiedad privada,
generar empleo tuvo el mismo valor para los beneficiarios de C.1.1-C.1.2. y para los de
C.1.3.-C.1.4, situación que refuerza el hecho de que los beneficiarios de núcleos agrarios
están más interesados en generar empleo en sus comunidades, independientemente de
la modalidad de apoyo que soliciten. Finalmente, es preciso señalar que las respuestas
con mayor variabilidad se agruparon en la categoría ―Otros‖ y son las mismas que se
citaron en el párrafo anterior.

35
31.2

30 28.5
Porcentaje de beneficiarios (%)

25.3
25 23.3

20

15 13.7 14.014.0 13.6

10.6
9.3
10 8.7

6.0
5
1.3
0.2
0
1) Tener un 2) Realizar 3) Detener el 4) Atacar la 5) Porque un 6) Generar 7) Otro
ingreso adicional acciones de proceso de infestación de técnico lo fuentes de
conservación de deforestación plagas en sus convenció empleo para los
suelos bosques miembros del
ejido o la
comunidad

C.1.1.-C.1.2. C.1.3.- C.1.4.

Figura 22. Causas principales que motivaron a los beneficiarios a participar en los
apoyos.

Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 657 beneficiarios de C.1.1-C.1.2. y 303 de C.1.3.-C.1.4.

Universidad Autónoma Chapingo


44
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.5.2. Determinar si los beneficiarios realmente encuentran un beneficio en el


cuidado de sus bosques.

Se preguntó a los beneficiarios cuáles son los beneficios que esperan obtener de las
áreas apoyadas en un futuro. Las respuestas fueron variables (Figura 23), sin embargo
las mencionadas con mayor frecuencia fueron ―que los suelos no se sigan erosionando‖,
―que cuando crezcan los árboles se pueda cortar y vender madera‖. Las respuestas
obtenidas, reflejan que los beneficiarios no vislumbran a sus bosques sólo como una
fuente proveedora de productos, sino también reconocen una gama de servicios
ecosistémicos derivados de su conservación.

35%

30%
Porcentaje de beneficiarios (%)

25%

20%

15% 29.9

17.5 20.8
10% 22.2 19.9
19.0 18.2
15.1

5%
7.6
4.3 4.9 5.1
4.2 3.7 3.4 4.2

0%
Que los suelos no Que haya más Cuando crezcan Que se puedan Tener leña para Conservación de Alimento para Otro
se sigan agua los árboles, se extraer o vender uso doméstico los recursos ganado
erosionando pueda cortar y algunos
vender madera productos

Núcleos agrarios (%) Propiedad privada (%)

Figura 23. Beneficios derivados de las plantaciones establecidas.


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

En promedio, los beneficiarios mencionaron que podrían usufructuar los beneficios de sus
plantaciones en un periodo promedio de 14.34 años en núcleos agrarios y de 13.25 años
en propiedad privada.

Universidad Autónoma Chapingo


45
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.5.3. Analizar si se ha caído en un vicio del asistencialismo por parte de los


beneficiarios, haciéndose dependientes de los apoyos de la CONAFOR.

También se cuestionó a los propietarios si pretenden continuar solicitando apoyos a la


CONAFOR para realizar acciones de reforestación en sus predios. La mayoría de los
beneficiarios de núcleos agrarios y de propiedad privada señalaron que sí (Figura 24). El
número promedio de años en el cual pretenden seguir contando con apoyos de la
CONAFOR es de 49.33 años en núcleos agrarios y 32.61 años en propiedad privada.

Esto significa que los beneficiarios no tienen contemplado alcanzar el desarrollo de


capacidades, en el mediano y largo plazo, que les permita contar con bosques
sustentables, donde a través de un manejo adecuado, se obtengan recursos para realizar
las acciones de reforestación, por lo cual existe un área de oportunidad importante:
impulsar mecanismos para que los beneficiarios obtengan recursos de las áreas que
destinan a la conservación, y en las que se ha emprendido un proceso de restauración
forestal.

No, 5%

Sí, 41% Sí, 52%

No, 2%

Figura 24. Respuestas de los beneficiarios a la pregunta ¿Piensan seguir participando


de los apoyos?
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Universidad Autónoma Chapingo


46
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.5.4. Determinar el grado de apropiación y empoderamiento de los beneficiarios


con respecto a las responsabilidades y actividades para la conservación y
restauración de los recursos forestales

Se preguntó a los beneficiarios quién, desde su punto de vista es el principal responsable


de recuperar las áreas forestales degradadas (Figura 25). Las opiniones se dividieron
principalmente, en dos grupos importantes: aquellos que opinaron que ésta es una
responsabilidad compartida entre diversos actores (los dueños de los bosques y los
gobiernos federal y estatal) y los que atribuyeron la responsabilidad exclusiva a los
dueños y poseedores de los recursos forestales. Resalta el hecho de que una alta
proporción de los beneficiarios de propiedad privada y de núcleos agrarios hayan atribuido
esta responsabilidad a los dueños de los predios, lo que refleja que tienen conciencia
sobre su injerencia en la conservación de los recursos forestales.

60%

50%
Porcentaje de beneficiarios

40%

30%

54.5
50

20%
38.0
34.8

10%

8.1 8.6
2.9
0.6 0.7 0.4 0.2 1.1
0%
1) Los dueños de los 2) El gobierno federal 3) El gobierno estatal 4) El gobierno 5) El gobierno 6) Otro
predios municipal federal, estatal y los
dueños
Núcleos agrarios % Propiedad privada %
Figura 25. Respuestas de los beneficiarios a la pregunta ¿Quién es el responsable de
realizar las acciones de recuperación de áreas degradadas?
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Universidad Autónoma Chapingo


47
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.6. Evaluar la operación del técnico externo.


Una de las condicionantes establecidas en las Reglas de Operación del ProÁrbol 2009 fue
que los beneficiarios de la categoría Reforestación debían destinar un monto porcentual
de los apoyos otorgados a la contratación de un Asesor acreditado en la CONAFOR para
recibir asistencia técnica. Se preguntó a los beneficiarios qué actividades desarrolló su
técnico como parte de la ejecución del apoyo.

100%

90%

80%
Porcentaje de beneficiarios (%)

70%

60%

50%
93.44
87.45
81.08 83.59 81.00 82.63
40%

67.87 69.23
62.67 63.12
30%

20%

10%

0%
Apoyo en la gestión de Elaboración de la Organización de la Supervisión de las Dictamen de conclusión
la solicitud solicitud y el anexo realización de la obra acciones apoyadas de obra
técnico
Núcleos agrarios (%) Propiedad privada (%)

Figura 26. Porcentaje de beneficiarios que recibieron apoyo de su técnico en las


actividades relacionadas con los apoyos.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Tal como se observa en la Figura 26, los técnicos tuvieron una participación considerable
en la gestión de la solicitud y en la elaboración del anexo técnico, pero cerca de una
quinta parte de los beneficiarios de núcleos agrarios y una cuarta parte de propiedad
privada no dispusieron del apoyo de un técnico en dichas actividades, lo que refleja que
contrataron a su Asesor técnico una vez que estuvo aprobada la solicitud. Dentro de las
actividades, la supervisión técnica es un elemento fundamental para dotar de calidad a las
acciones realizadas. Nueve de cada diez predios apoyados para reforestación, propiedad

Universidad Autónoma Chapingo


48
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

de núcleos agrarios y ocho de cada diez de propiedad privada contaron con la supervisión
de un técnico.

Las Reglas de Operación del ProÁrbol establecieron que, los montos de apoyo se
otorgaron en dos partes: un primer pago, una vez firmado el convenio de adhesión y el
segundo monto, cuyo pago estaría condicionado a la conclusión de las obras y a la
elaboración del correspondiente aviso de conclusión. Cuatro y tres quintas partes de los
beneficiarios de núcleos agrarios propiedad privada, respectivamente, contaron con el
apoyo de su técnico en la elaboración de dicho dictamen, razón por la cual el segmento
restante de beneficiarios no pudo obtener su segundo pago (Figura 27).

1er. pago
18.09%
Monto total
75.76% Monto total
81.91%

Propiedad privada Núcleos agrarios 1er. pago


39.73%

Monto total
81.44%

Núcleos agrarios C.1.4. C.1.1 Propiedad privada Monto total


60.27%

1er. pago
18.56%

1er. pago
21.49%

Monto total
62.86% Propiedad privada C.1.3. C.1.2. Núcleos agrarios

Monto total
78.51%

1er. pago
37.14% Núcleos agrarios Propiedad privada

Monto total
82.47%
1er. pago

Monto total
17.53%

69.00%

Figura 27. Porcentaje de beneficiarios según el monto del apoyo recibido, por modalidad
de apoyo y tipo de propiedad de la tierra
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Universidad Autónoma Chapingo


49
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Si bien en todos los conceptos de apoyo, más de dos terceras partes de los beneficiarios
recibieron el monto total aprobado, es necesario instrumentar los mecanismos pertinentes
para lograr que se finiquiten las obras apoyadas y con ello, se alcancen los objetivos del
Programa. En las Reglas de Operación del ProÁrbol 2010 se integraron algunas
modificaciones para que los técnicos apoyen la consecución de los proyectos, al sujetar el
pago del técnico a informes intermedios.

6.7. Definir el número de jornales y empleos directos e


indirectos generados con los apoyos otorgados, ejercicio 2009
únicamente.
En el Cuadro 14 se presenta el número de personas que se contrataron con los recursos
recibidos, y la cantidad de días en los que se concluyeron las actividades. Los resultados
reflejan que, en promedio, por cada ha apoyada se generaron 10.87 jornales en núcleos
agrarios y 6.36 en las propiedades privadas. Esto puede estar relacionado con que las
áreas que los ejidos y comunidades destinan a acciones de reforestación no son propias
para actividades productivas de corto plazo, generalmente ubicadas en las cotas
superiores, donde se invierten esfuerzos considerables en el traslado de la planta y el
arribo al predio. Considerando que, de acuerdo con el padrón proporcionado por la
CONAFOR se beneficiaron 11,912 propietarios privados y 3,719 núcleos agrarios, el
número de jornales generados por los apoyos de Reforestación en 2009 fue de
5’541,576.87.

Cuadro 14. Número de jornales generados por tipo de propiedad.


Jornales generados
Núcleos Propiedad
Conceptos
agrarios privada
Número de beneficiarios entrevistados (n) 518 442

Número de beneficiarios que reportaron jornales 504 413

Número total de jornales contratados 419,119 84,906


Superficie total apoyada 38,565 13,360
Número de jornales/ ha apoyada 10.87 6.36
Superficie promedio apoyada 76.52 32.35
Número promedio de jornales generados por núcleo agrario/
831.59 205.58
propiedad
Número total de días naturales invertido en las acciones 18,085 14,279

Superficie promedio/día 2.13 0.94


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Universidad Autónoma Chapingo


50
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6.8. Revisión y cualificación del grado de pertinencia, eficacia y


oportunidad de la asesoría técnica proporcionada por los
asesores técnicos que prestaron sus servicios en los proyectos
de reforestación apoyados, ejercicio 2009.

Se preguntó a los beneficiarios si, desde su punto de vista, la participación de los técnicos
tuvo un efecto directo para conseguir que las obras tuvieran mejores resultados; un 89.58
% de los beneficiarios de núcleos agrarios y 77.83 % de los de propiedad privada
señalaron que sí. Aún cuando algunos opinaron que la participación del técnico no tuvo
efecto, se les pidió que asignaran un calificativo al desempeño de éste; los resultados se
presentan en la Figura 28.

70%

60%

50%
Porcentaje de beneficiarios

40%

30%
58

55

20%

24

10%
18
13 12
8
3 2 3
0%
Excelente Bueno Regular Malo Muy malo
Núcleos Agrarios (%) Propiedad privada (%)

Figura 28. Percepción de los beneficiarios acerca del desempeño de los técnicos.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal 516 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada que contestaron la pregunta

Tal como se desprende, más de dos terceras partes de los beneficiarios asignaron una
calificación de buena o excelente al desempeño de sus técnicos. Esta situación refleja un
área de oportunidad del programa: mejorar la percepción de los beneficiarios sobre el
desempeño de su técnico con base en los resultados obtenidos, para lo cual sería
conveniente contar con un Programa de Capacitación Permanente dirigido a los asesores
técnicos con el objetivo de que éstos mejoren los servicios que prestan. Para ello, será
necesario que la Gerencia de Reforestación establezca acciones coordinadas con la
Gerencia de Capacitación para diseñar el Programa.

Universidad Autónoma Chapingo


51
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

6. 9. Costos evitados.

Con el objetivo de encontrar cuáles fueron los costos sociales evitados gracias a que los
beneficiarios obtuvieron recursos del ProÁrbol en 2009, en primera instancia, se les
preguntó, con base en el ingreso percibido, cuál fue su principal actividad económica. Tal
como se puede apreciar en la Figura 29, la producción de productos agrícolas, pecuarios
o forestales fue la principal actividad de más de 95 % de los beneficiarios de núcleos
agrarios y cerca de tres cuartas partes de los de propiedad privada.

100 95.75

90
78.05
80
Porcentaje de beneficiarios (%)

70

60

50

40

30

20

10 5.43
2.94 4.30 3.39 3.17
0.97 0.58 0.390.90 1.541.81 0.77
0
Producción Comercio de Comercio de Industria Profesionista Ama de casa Jornaleros u Otro
primaria productos otro tipo de obreros
(Agrícola, agropecuarios productos
Pecuaria o
Forestal)

Núcleos agrarios Propiedad privada

Figura 29. Acciones que hubieran realizado los beneficiarios de no haber sido
beneficiarios del ProÁrbol en 2009.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Posteriormente, se les preguntó a qué actividad económica se habrían dedicado de no


haber sido apoyados por el Programa. Entre los beneficiarios de núcleos agrarios, su
principal opción fue desempeñarse como asalariados dentro de su comunidad, mientras
que para los de propiedad privada fue desempeñar su actividad principal. Una quinta
parte de los beneficiarios de núcleos agrarios reportó como posibilidades migrar a trabajar
a otra ciudad o migrar a trabajar a Estados Unidos (Figura 30).

Universidad Autónoma Chapingo


52
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

100%

90%

80%
Porcentaje de beneficiarios (%)

70%

60%

50%

88.9
40%

30%

20%
33.8
24.9
10%
15.8 14.9
5.9 1.8 1.8 5.0 0.5 4.1 0 1.5 0.5
0%
Desempeñar su Trabajar como Trabajar como Migrar a trabajar a Migrar a trabajar a Periodo inactivo Otro*
actividad principal asalariado en su asalariado en otra ciudad Estados Unidos
comunidad comunidades
cercanas
Núcleos agrarios (%) Propiedad privada (%)
Figura 30. Acciones que hubieran realizado los beneficiarios de no haber sido
beneficiarios del ProÁrbol en 2009.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

También se le solicitó a los beneficiarios que indicaran, en caso de que no hubieran


recibido apoyos, a qué actividades destinarían su predio. Como se puede observar en la
Figura 31, más de la mitad de los beneficiarios de núcleos agrarios y cerca de dos quintas
partes de propiedad privada respondieron que no le darían algún uso. Esta situación
refleja que a través del Programa, la CONAFOR coadyuva al establecimiento de
plantaciones forestales en tierras que de otra manera, estarían ociosas.

Universidad Autónoma Chapingo


53
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

60%

50%

40%
Porcentaje de beneficiarios (%)

30%
56.95

20% 39.64

27.22
24.50
21.38
10%

12.47

7.72
5.02
3.09 2.00
0%
Siembra de productos Pastoreo Recreación Ninguno Otro
agrícolas

Núcleos agrarios (%) Propiedad privada (%)

Figura 31. Actividades a las que se hubiesen destinado los predios en caso de
no haber sido beneficiarios del ProÁrbol en 2009.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a beneficiarios
Base nominal: 518 beneficiarios de núcleos agrarios y 442 de propiedad privada

Universidad Autónoma Chapingo


54
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

7. Indicadores de consistencia del dictamen de conclusión de


obra.
En los expedientes de los apoyos se concentran los documentos que respaldan la
asignación de los recursos con base en la factibilidad y la ejecución de las acciones
subvencionadas por el Programa. Generalmente el expediente está integrado por los
siguientes elementos: dictamen de factibilidad, aviso de conclusión de obra, informe final,
acta de finiquito y convenio de adhesión. Como parte de la evaluación, se revisaron todos
los expedientes de los predios seleccionados en la muestra. Tal como se observa en el
Cuadro 15, una gran proporción de los expedientes de 2009 integró el dictamen de
factibilidad y la carta de adhesión, aunque sólo cerca de un 75 % contó con el aviso de
conclusión de obra.

Cuadro 15. Distribución porcentual de conformación de los


expedientes de los predios apoyados en 2009.
Porcentaje de los expedientes (%)
Documentos
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4. Total general
Convenio de adhesión 92.4 93.21 87.65 91.94 91.58
Acta de finiquito 71.97 83.71 71.18 83.87 76.01
Aviso de conclusión de obra 70.78 82.35 70.59 84.68 75.16
Informe de actividades 68.41 81 70 82.26 73.35
General 91.92 85.97 89.41 92.74 90.09
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en expedientes revisados de los predios seleccionados en la muestra
Base nominal: 937 predios apoyados en 2009 (422 de C.1.1., 221 de C.1.2., 170 de C.1.3. y 124 de C.1.4.)

Resalta el hecho de que en cuatro quintas partes de los predios correspondientes a C.1.2.
y C.1.4 se realizó el aviso de conclusión de obra, condición que les permitió recibir el
monto total aprobado, mientras que en el caso de los predios apoyados en los conceptos
C.1.1. y C.1.3., este porcentaje fue ligeramente superior a un 70 %.

En el Cuadro 16 se presentan los porcentajes obtenidos en la revisión de los elementos


de los expedientes en las entidades del país. Tal como se desprende, en estados como
Guanajuato, Morelos, Tlaxcala, San Luis Potosí, Tamaulipas, Baja California Sur, Hidalgo,
Sinaloa, Jalisco, Michoacán y Oaxaca, nueve de cada diez expedientes revisados
contaron con aviso de conclusión de obra, mientras que, en el extremo opuesto, en los
estados de Veracruz, Guerrero, Tabasco y Puebla menos de la mitad de los expedientes
evaluados incluyó dicho aviso. Esta situación pone de manifiesto la necesidad de que en
estas últimas Gerencias Estatales se identifique cuál es la causa de que no se haya
realizado el aviso de conclusión de obra, y se generen mecanismos para darle solución.

Universidad Autónoma Chapingo


55
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 16. Porcentajes obtenidos en la revisión de los elementos


de los expedientes en las entidades del país
Porcentaje de los expedientes (%)
Entidad Convenio Aviso de
Dictamen de Informe Acta de
de conclusión
factibilidad final finiquito
adhesión de obra
Aguascalientes 100.00 100.00 72.41 72.41 72.41
Baja California 91.30 91.30 56.52 56.52 56.52
Baja California Sur 100.00 100.00 95.00 95.00 95.00
Campeche 85.19 96.30 62.96 77.78 77.78
Chiapas 100.00 100.00 76.67 76.67 76.67
Chihuahua 100.00 100.00 81.48 81.48 81.48
Coahuila de Zaragoza 100.00 100.00 90.32 87.10 93.55
Colima 100.00 100.00 81.48 81.48 81.48
Distrito Federal 100.00 83.33 83.33 83.33 83.33
Durango 93.33 96.67 83.33 83.33 93.33
Guanajuato 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00
Guerrero 0.00 10.34 44.83 48.28 44.83
Hidalgo 100.00 100.00 93.94 93.94 96.97
Jalisco 93.10 89.66 89.66 93.10 89.66
México 90.00 93.33 83.33 83.33 83.33
Michoacán de Ocampo 90.32 87.10 90.32 90.32 83.87
Morelos 100.00 100.00 89.29 100.00 100.00
Nayarit 96.67 86.67 50.00 63.33 63.33
Nuevo León 96.67 96.67 80.00 80.00 80.00
Oaxaca 100.00 100.00 90.00 90.00 90.00
Puebla 100.00 80.00 3.33 3.33 3.33
Querétaro de Arteaga 73.33 96.67 80.00 80.00 76.67
Quintana Roo 100.00 89.29 60.71 60.71 67.86
San Luis Potosí 90.32 96.77 93.55 96.77 96.77
Sinaloa 93.33 96.67 93.33 93.33 93.33
Sonora 45.45 86.36 63.64 68.18 77.27
Tabasco 96.00 94.00 30.00 38.00 42.00
Tamaulipas 96.77 100.00 96.77 96.77 96.77
Tlaxcala 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00
Veracruz-Llave 100.00 100.00 48.94 48.94 48.94
Yucatán 50.00 53.33 63.33 63.33 63.33
Zacatecas 89.29 96.43 67.86 64.29 67.86
Total general 90.09 91.58 73.35 75.16 76.01
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en expedientes revisados de los predios seleccionados en la muestra

Universidad Autónoma Chapingo


56
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

8. Indicadores de impacto en las tendencias ambientales

8.1. Estimaciones cuantitativas de los efectos ambientales


La cuantificación de los servicios ambientales que proporcionan los bosques requiere una
gran cantidad de recursos —financieros, técnicos y científicos— porque cada uno de los
bienes y servicios que brindan requiere el desarrollo de metodologías propias. Por
ejemplo, estimar la contribución de los apoyos en la infiltración requiere, sin duda, una
metodología distinta a la determinación de la calidad del paisaje o al valor de contar con
hábitats para distintas especies. Realizar las estimaciones cuantitativas de todos los
efectos ambientales derivados de los apoyos de reforestación rebasaría el presupuesto y
el tiempo disponible. Por esta razón se eligió a la reducción de la erosión como
consecuencia de las obras apoyadas en el concepto C.1.2. para ejemplificar uno de los
efectos ambientales derivados de los apoyos.

8.1.1. Determinar hasta qué punto el diseño actual de los apoyos y su


instrumentación ha logrado identificar las áreas prioritarias a
reforestar, con base en criterios de necesidades de restauración.

Los criterios de prelación del concepto de Reforestación establecieron un puntaje de


asignación en función de las prioridades de restauración de los predios: se asignaron
cinco puntos a los terrenos afectados por cambio de uso de suelo, tala ilegal,
sobrepastoreo incendios y otros disturbios y, en el otro extremo, dos puntos a los terrenos
susceptibles de reconversión. Para determinar hasta qué punto este mecanismo ha
permitido realizar las acciones en áreas con necesidades de restauración, se evaluó la
condición del terreno donde se estableció la plantación. Tal como se puede observar en la
Figura 32, la mayor proporción de los predios apoyados se ubicó en áreas plagadas,
incendiadas o con presencia de pastoreo, y con erosión moderada o severa. Resalta el
hecho de que cerca de tres cuartas partes de los terrenos con pastoreo, plagados o
quemados hayan presentado niveles de erosión moderada y severa. Incluso en los casos
donde el estado de conservación de la vegetación, en general es bueno, cerca de un 50
% de los terrenos presentaron degradación moderada o severa. Esta situación refleja que
los apoyos están dirigidos, principalmente, a establecer plantaciones en sitios con algún
nivel de degradación. Por ello, se espera que en un futuro, las plantaciones apoyadas
contribuyan a un proceso de restauración del ecosistema.

Universidad Autónoma Chapingo


57
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

80

73.68
71.15
70 67.86
66.27

60 57.69
Porcentaje de predios (%)

50 48.39

43.55

40.00
40 38.46

30 28.57

21.05
18.93
20 17.31
17.08 16.37

11.83 11.54

10
5.26
3.57 3.76 3.85
2.96 2.14
0.00 0.71
0
Con pastoreo Plagado Quemado Buen estado Acahual Competencia Otro
de con vegetación
conservación

Condición del predio

Imperceptible Moderada Severa Afloramiento rocoso

Figura 32. Porcentaje de los predios con algún grado de erosión, clasificados según la
condición del terreno.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Finalmente, es preciso indicar que en los sitios donde la plantación está compitiendo con
una gran cantidad de arvenses, la mayor parte de los predios no presentaron erosión,
pero resulta necesario efectuar acciones de mantenimiento para brindar mejores
condiciones a las plantas.

8.1.1.1. Identificar hasta qué punto se logró favorecer la recuperación de


especies nativas a través de los apoyos para conservación y
restauración.

En las plantaciones evaluadas se establecieron 98 especies. El número de plantas de


especies nativas representó 99 % y 1 % correspondió con especies introducidas como

Universidad Autónoma Chapingo


58
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Acacia spp., Aloe vera, Dodonea viscosa, Fraxinus excelsior, Juglans regia y Schinus
molle (esta última especie se considera naturalizada en el territorio mexicano). El valor
obtenido significó un incremento de 24 % con relación al reportado en 2008. Las especies
más plantadas fueron Opuntia spp. (23.73 %), Euphorbia antisyphillitica (6.55 %), Pinus
pseudostrobus (6.47 %), Cedrela odorata (4.50 %), Pinus greggii (4.04 %) y Agave spp.
(3.65 %). Diversas especies de nopal (Opuntia spp.) han sido muy utilizadas en
plantaciones que buscan disminuir las tasas de pérdida de suelo.

Tal como se puede observar en la Figura 33, la mayor parte de la superficie apoyada
correspondió con matorral xerófilo y bosque espinoso.

30

27.57

25

22.74

20.86

20
18.56
18.17

15
13.60

11.37

10
8.81
8.24 8.36 8.47
8.00

6.55

4.91 4.98
5

2.45
2.11
1.84
0.89 0.94
0.22 0.35

0
1) Bosque 2) Bosque 3) Bosque 4) Bosque 5) Matorral 6) Pastizal 7) Bosque 8) Bosque de 9) Bosque 10) Vegetación 11) Otro
tropical tropical tropical espinoso xerófilo coníferas encinos mesófilo de acuática y
perennifolio superrennifolio caducifolio montaña subacuática

Número de predios (%) Superficie (%)

Figura 33. Porcentaje de predios y de superficie apoyados por el Programa en 2009


por tipo de ecosistema.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


59
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

De acuerdo con la literatura, los matorrales espinosos se caracterizan por los géneros
Acacia, Bernardia, Bonetiella, Bumelia, Celtis, Cordia, Eysenhardtia, Flourensia,
Gochnatia, Helietta, Lysiloma, Mimosa, Myrtillocactus, Opuntia, Pithecellobium. Los
matorrales crasicaules por Carnegiea gigantea, Cercidium microphyllum, Pachycereus
pringlei, Lophocereus schotti, Machaeocereus gummosus, Opuntia spp., Myrtillocactus
geometrizans, Neobuxbaumia tetezo, Lemaireocerus weberi. Por su parte, los elementos
más característicos de los matorrales rosetófilos son Agave, Dasylirion, Hechtia, Yucca;
estos matorrales incluyen especies no rosetófilas como Parthenimum argentatum,
Euphorbia antisyphilitica, por citar algunos. Especies características de los bosques
espinosos son Prosopis juliflora, P. laevigata, Phithecellobium flexicaule, Cercidium spp.,
Acacia farnesiana, Caesalpina spp., y Opuntia spp.

Con base en lo anterior y tomando en cuenta que la mayoría de las plantaciones


apoyadas se encuentran en bosques espinosos y matorrales, haber plantado especies del
género Opuntia es adecuado, sin embargo, utilizar sólo un género para establecer
plantaciones con fines de conservación y restauración contribuirá parcialmente a la
recuperación de la estructura de los ecosistemas.

De acuerdo con Niembro (2001), una de las razones por las cuales el número de especies
utilizadas en la reforestación con fines de restauración es limitado (sobre todo si se
considera que la flora nacional tiene aproximadamente 9,000 especies), se debe al
desconocimiento de la biología y manejo de sus semillas. En este mismo contexto, en la
obra ―Árboles y arbustos nativos potencialmente valiosos para la restauración ecológica y
la reforestación‖, se enlistan 233 especies nativas que pueden coadyuvar a recuperar
áreas forestales degradadas. Por lo anterior, es necesario que la CONAFOR establezca
alianzas con instituciones de investigación con el objetivo de realizar estudios vinculados
con la producción de especies útiles en la reforestación (Figura 34).

Universidad Autónoma Chapingo


60
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Investigación sobre la producción


de especies útiles en la Plantación de especies nativas
reforestación (CONAFOR, Prestadores de
(CONAFOR, instituciones de Servicios Técnicos,
investigación) Beneficiarios del ProÁrbol)

Divulgación de los resultados


Producción de plantas
(CONAFOR, Prestadores de (CONAFOR, Prestadores de
Servicios Técnicos, Viveristas) Servicios Técnicos, Viveristas)

Selección de rodales para la


colecta de semillas
Divulgación de los resultados
(CONAFOR, Prestadores de (CONAFOR, Prestadores de
Servicios Técnicos, Servicios Técnicos, Viveristas)
Asociaciones de Silvicultores,
dueños de los predios)

Figura 34. Proceso sugerido para utilizar un mayor número de especies en las
plantaciones apoyadas por el Programa.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC

Finalmente, es importante señalar que de los 988 predios de la muestra se evaluaron 11


plantaciones (1.17 % del total) ubicadas en los estados de Campeche (2), Colima (5),
Guerrero (2), Morelos (1), Nayarit (16), Oaxaca (3), San Luis Potosí (1), Sonora (1) y
Tabasco (4) donde se utilizaron Olneya tesota y Pinus chiapensis, especies bajo
protección especial y Tabebuia chrysantha, especie amenazada (NOM-059-SEMARNAT-
2001). El bajo porcentaje de plantas enlistadas en la NOM-059 que se utilizan en los
predios apoyados por el Programa refleja una de las áreas de oportunidad más
importantes, pues es claro que un mecanismo para contribuir con el incremento de las
poblaciones de dichas especies es la reforestación. Una opción para fomentar el uso de
especies enlistadas en la NOM 059 es que la CONAFOR y otras instituciones como la
Comisión Nacional para el Uso de la Biodiversidad (CONABIO) emprendan proyectos
coordinados para incentivar la producción y plantación de dichas especies.

8.1.1.2. Estimación de los beneficios ambientales y económicos que otorgan las


superficies que se han restaurado efectivamente.

Las comunidades donde se han establecido las plantaciones incrementan su valor


ecológico a través de la recuperación de su función, estructura y composición. Los
bosques no sólo proporcionan madera, forraje o frutos que se pueden obtener de los

Universidad Autónoma Chapingo


61
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

árboles, sino también las micorrizas que cohabitan con múltiples especies forestales y se
manifiestan en forma de carpóforos (setas). Este último caso se retoma a continuación
para mostrar un ejemplo de los beneficios que se obtienen gracias al fomento de las áreas
forestales.

La mayoría de los hongos silvestres no pueden ser protegidos sin tomar en cuenta a las
especies de plantas de los que dependen (los árboles), por lo que su valoración y
aprovechamiento sustentable implica la conservación y restauración de los bosques.
Aunque estos beneficios no puedan ser tangibles a corto plazo, es innegable que las
comunidades que conserven los bosques tendrán más opciones de desarrollo en el futuro.
En muchas comunidades la recolección de hongos representa una fuente de ingresos
para las familias, al menos durante la época de lluvias. Por ejemplo, en algunas
poblaciones de Tlaxcala el valor comercial de los hongos alcanza los $6,400.00 M.N. por
temporada (Zamora, 2008). En la Ciudad de Oaxaca Bolletus aff. edulis se deshidrata y se
comercializa a $ 35.00 en presentaciones de 30 g (Zamora, et al., 2007), por lo que en
una ha de bosque en Tlaxcala se podrían obtener $ 2,993.6 ha-1 año-1, tomando como
base las estimaciones de producción realizadas por Zamora (2008) y considerando la
producción de una sola especie.

El valor comercial de este producto forestal no maderable se ha estimado en $5,962.00


ha-1 año-1, con una producción anual de 107.3 kg ha-1 en el caso de bosques de Pinus
hartwegii y de $9,744.00 ha-1 año-1 y con una producción de 214.1 kg ha-1 año-1 en
bosques de Abies religiosa. En una comunidad del Estado de México, se observó también
que características propias del bosque como la edad del arbolado, la cobertura arbórea
tienen relación directa con la producción de hongos (Arteaga y Moreno, 2006).

El padrón proporcionado por la Gerencia de Reforestación no incluyó los datos de nombre


de especie, por lo cual, no se contó con la información suficiente para estimar los recursos
económicos que podrían generarse en un futuro con el aprovechamiento de los hongos en
la superficie apoyada; sin embargo, entre los predios evaluados, se encontró que se
plantaron 121 ha con Pinus hartwegii. Se espera que, con el paso del tiempo y una vez
que la masa forestal comience a producir hongos, en dicha superficie podrían cosecharse
alrededor de 12,983 kg anuales.

8.2. Servicios ambientales proporcionados

El solo hecho de que exista un bosque en una zona, significa que también hay protección
contra la erosión, amortiguamiento de los cambios ambientales, hábitat para distintas
especies de flora y fauna, entre otros. En esta sección del documento se reflexiona sobre
el potencial de captura de carbono de las plantaciones establecidas con los apoyos de
reforestación.

Universidad Autónoma Chapingo


62
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

8.2.1. Captura de carbono

La captura de carbono es un indicador de la productividad de una masa forestal;


proporciona información sobre la calidad del sitio, la salud del bosque y el éxito de una
plantación. La capacidad de los ecosistemas forestales para almacenar carbono en forma
de biomasa aérea varía en función de la composición florística, la edad y la densidad de la
población por estrato (Schulze et. al, citados por Carrillo et. al, 2008).

La estimación de la captura de carbono en brinzales recientemente establecidos puede


proporcionar un estimador sesgado sobre el potencial del carbono capturado por una
plantación joven. Como se sabe, la productividad de un bosque está relacionada con la
cantidad de follaje a través del cual las plantas se abastecen de fotosintatos y éstos
proveen la cantidad necesaria de energía para formar raíces a través de las cuales la
planta se nutra del suelo. En las etapas de desarrollo de los árboles, la cantidad de
biomasa puede subestimarse si se ignora la biomasa subterránea (que puede ser el doble
de la biomasa aérea sobre todo en plantaciones donde el desarrollo radicular se
encuentra en crecimiento). También debe considerarse que, si se dividiera un árbol en
secciones, la madera presentaría distinta densidad debido a la altura a la que se
encuentran, a la edad (Goche, et. al, 2000; Martínez, 2001) y otras características del
rodal como son la densidad, las especies, el micrositio, y el clima (Návar, et al, 2005). Por
esta razón, la estimación del carbono capturado por cada una de las especies forestales,
requiere de la existencia de modelos alométricos en plantas jóvenes.

Durante las primeras etapas de desarrollo de las plántulas se pueden realizar


investigaciones sobre captura de carbono total en una plantación, pues será fácil la
extracción total y cuantificación de plantas jóvenes. En dichas etapas las plántulas, aún no
se ahúsan como los individuos maduros, por lo que es viable la estimación de biomasa a
partir de la fórmula cónica para la determinación de volumen de las puntas.

La cantidad promedio de carbono capturado por las plantaciones evaluadas se calculó


considerando los datos sugeridos por Goche et. al, (2000) de 0.36 g cm-3 para Abies
religiosa y Pinus montezumae, y un factor de expansión promedio de 0.5 (de acuerdo con
Schlesinger, 1997, los tejidos de las plantas contienen entre 45 y 50% de C). De esta
manera, en las plantaciones 2009 se capturaron en total 130.53 ton de C (479.04 ton de
CO2 atmosférico). Esta cantidad de carbono corresponde al 40% de la muestra, lo cual
implica que la cantidad aumentará si se considera una cantidad promedio de fijación de
carbono de 0.37 ton de carbono año-1 predio-1.

Universidad Autónoma Chapingo


63
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9. Indicadores técnicos de Reforestación 2009.

En esta sección del documento se presenta un análisis de los indicadores técnicos de los
predios evaluados, calculados con base en la información recopilada en campo y donde
se excluyeron los predios con apoyos desistidos, cancelados y prorrogados. Con el fin de
dimensionar correctamente los resultados obtenidos, éstos se presentan por tipo de
apoyo. En los casos donde así se indique, los valores se presentan ponderados en
función del número de plantas otorgadas por el Programa. Es preciso señalar que en la
modadalidad de apoyo C.1.3. las plantas otorgadas, en los casos donde se entregaron, se
utilizaron para reposición mientras que en C.1.4. las acciones apoyadas no contemplaron
la dotación de planta, razón por la cual estas categorías no se incluyeron dentro del
cálculo de valores ponderados.

En la primera sección del Capítulo se presenta un análisis del ciclo de reforestación,


entendido como el proceso que inicia con la recolección de germoplasma y que culmina
con el establecimiento de las plantas. Dado que las primeras acciones de producción se
realizaron antes de la plantación y en sitios diferentes, la determinación de elementos
para evaluarlas no fue posible. Por ello, la información se obtuvo a través de entrevistas a
los responsables de los viveros forestales encargados de la producción de planta y a los
beneficiarios, quienes la recibieron y transportaron al sitio definitivo de plantación.

En la última parte del Capítulo se muestran los resultados asociados a la sobrevivencia de


las plantaciones y a parámetros de calidad. También se presenta una propuesta para
ajustar el cálculo del Índice de Calidad de Reforestación.

9.1. Ciclo de reforestación

De acuerdo con estimaciones de la CONAFOR la deforestación en el país en 2005 fue de


348 mil ha. Si ese ritmo de deforestación se mantuviera linealmente, las masas forestales
se extinguirían en 500 años, sin considerar factores como el crecimiento de la población y
la consecuente demanda de bienes y servicios necesarios que requiere la sociedad para
su desarrollo, los cuales detonarían la disminución de la cubierta forestal de forma
exponencial. En consecuencia, la población estaría en graves riesgos de no contar con la
provisión de los bienes y servicios que los bosques producen; de ahí la importancia de
recuperar terreno frente a los distintos procesos de degradación de los montes.

Una de las estrategias para frenar el deterioro forestal es el establecimiento de


plantaciones forestales, con las cuales se pretende acelerar los procesos de sucesión
ecológica en los ecosistemas, principalmente donde han ocurrido acciones de deterioro
del suelo. Estas acciones implican un largo proceso en el que se involucran los
productores de planta, los prestadores de servicios profesionales y los dueños o
poseedores de los terrenos forestales.

Universidad Autónoma Chapingo


64
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

El éxito de una reforestación no depende del ―mejor método‖ porque no existe; dado que
hay condiciones y especies locales y en la producción de planta hay varios tipos de
contenedores y sustratos que pueden servir; lo importante del proceso es mantener
flexibilidad y una curiosidad para probar nuevos métodos (Wightman y Santiago, 2003)
como lo pueden ser aquellos que imiten los procesos ecológicos de una forma más
natural.

Un factor de éxito de la plantación es la producción de planta de buena calidad física y


genética, pero si el transporte no es adecuado y la plantación se realiza después de la
época de lluvias, el trabajo será en vano (Wightman y Santiago, 2003), por lo que es
importante tomar en consideración estos aspectos para aumentar la tasa de
establecimiento de las plantas.

Una de las opciones para incrementar el éxito de la plantación consiste en combinar


especies que actúen simbióticamente. Las reforestaciones sufren daños por factores
como escasez de lluvia y el ramoneo; los arbustos proveen de protección contra los
herbívoros, así como de nichos de regeneración, mejorando las condiciones
microclimáticas (Castro, et al, 2004). En los ecosistemas forestales existen especies
nodrizas, mismas que podrían utilizarse en las plantaciones para dar protección a las
plantas durante los primeros años de establecimiento. En los casos donde, además
existan factores de estrés, se podrían aplicar geles de retención de agua y acolchados o
bien realizar cepas de mayor tamaño. De esta manera, se imitaría el proceso de sucesión
ecológica natural, favoreciendo la transición de los arbustos pioneros a los bosques
maduros. Con estos elementos, se favorecería la diversidad dentro de las plantaciones,
haciéndolas resistentes a patógenos, herbívoros y riesgos climáticos.

9.1.1. Caracterización de los viveros

Un 53.34 % de los responsables de los viveros señalaron que cuentan con un nivel de
estudios de licenciatura o postgrado, principalmente en el área de ciencias forestales o
agronómica. En tanto, un 86.66 % contestó que cuenta con asistencia técnica, pero un
porcentaje menor (80 %) indicó estar capacitado para la producción de planta en vivero.
Pese a que la mayoría de los encargados de viveros cuenta con asistencia técnica y ha
recibido capacitación para la producción de planta, menos de la mitad (46 %) han
realizado alguna prueba para el mejoramiento de la producción mediante innovaciones en
el proceso. Las innovaciones más comunes son la prueba de sustratos diferentes,
principalmente con insumos de la zona, además de pruebas germinativas de especies
locales, lo cual resalta la importancia del uso de material genético local en la restauración
y del conocimiento de los requerimientos ambientales para el establecimiento de estas
especies.

En promedio, la capacidad de producción de planta en los viveros seleccionados en la


muestra es de 2’078,517 plantas (en un rango de 50,000 a 25’000,000 de plantas, con
una desviación estándar de ± 4’476,874.18 plantas). La producción en la mayor parte de

Universidad Autónoma Chapingo


65
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

los viveros se realiza en contenedores o sistema Cooper block (56 %), mientras que un
porcentaje menor (33 %) se lleva a cabo en sistema tradicional (33 %) y otros (10 %).

En un alto porcentaje de los viveros el riego se realiza mediante sistemas de aspersión


(36.67 %) o microaspersión (26.67 %), mientras que el porcentaje restante (36.99 %) lo
efectúa manualmente. Desde luego: el riego manual implica destinar una mayor cantidad
de horas/ hombre que en el riego automatizado.

9.1.2. Especies producidas

A pesar del potencial genético de la flora del país, uno de los principales problemas en la
reforestación es la producción de planta, ya que el material genético no proviene de
huertos semilleros, ni mucho menos de progenitores con mejoramiento genético. También
existe un vacío de información sobre la biología y el manejo de muchas semillas de
árboles y arbustos (Niembro, 2001), así como de su potencial como plantas para la
restauración de ecosistemas, en la fijación de carbono y la incorporación de material
orgánico al suelo.

La mayoría de los viveros recolectan y producen especies locales. Las especies forestales
más importantes en la producción de los viveros fueron: Cedrela odorata, Pinus
cembroides, Pinus durangensis, Pinus engelmanni, Pinus greggii, Pinus michoacana,
Pinus montezumae, Pinus oaxacana, Pinus patula, Pinus pseudostrobus, Prosopis
glandulosa, Swietenia macrophyla y Tabebuia rosea donell-smithi.

Las tres razones que determinan la selección de las especies que se producen en los
viveros son las necesidades de los productores (35.71 %), la disponibilidad de
germoplasma (25.0 %) y la demanda de la CONAFOR (21.43 %). Estos factores son de
importancia en el proceso de planificación de la reforestación; resulta indispensable que
en dicho proceso la Gerencia de Reforestación, a través de ejercicios participativos,
recopile las demandas de los dueños y poseedores de los recursos forestales, las
recomendaciones a nivel de sitio de los PSTF’s y las sugerencias de los viveristas para
determinar cuáles son las especies más adecuadas para realizar las acciones.

9.1.3. Recolección de germoplasma.

La producción de planta se realizó a través de reproducción sexual en todos los viveros


de la muestra. Alrededor de dos terceras partes de las semillas utilizadas (67.86%) se
compraron, sin embargo los responsables de los viveros no contaron con información
sobre su calidad ni su procedencia. En los viveros, sólo la mitad contó con información
sobre fecha de colecta (53.33 %); un 43.33 % sobre sitio de colecta mientras que cerca
del 30 % contaron con datos de porcentaje de viabilidad, pureza y fuente de colecta.

Universidad Autónoma Chapingo


66
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

En los predios restantes se utilizó semilla colectada, proveniente principalmente de


rodales naturales. Colectar la semilla en predios con las mismas condiciones ambientales
a los sitios donde se establecerán las plantaciones, ofrece la ventaja de generar plantas
aclimatadas a las condiciones ambientales propias del lugar. En estos viveros, es
importante generar las estrategias necesarias para colectar las semillas de la mejor
calidad genética, por lo cual la capacitación a quienes realizan esta actividad es una
condición indispensable para, por ejemplo, seleccionar los mejores individuos, utilizar los
métodos de recolección más adecuados, o bien definir áreas de colecta. En general el
promedio de germinación de la semilla recolectada fue de 82%, (con un rango entre 40 y
100%).

9.1.4. Producción de planta de calidad

En la presente sección del documento se muestran elementos de análisis sobre la


producción de las plantas utilizadas en las reforestaciones apoyadas por el Programa.
Debido a que la planta utilizada en los predios evaluados fue producida meses antes del
presente trabajo, se obtuvo información a este respecto con base en la información
proporcionada por los responsables de los viveros y los beneficiarios.

9.1.4.1. Manejo de las semillas

A cada viverista se le pidió que mencionara las actividades relacionadas con el manejo de
las semillas de las tres especies más importantes producidas; los resultados se presentan
en la Figura 35. Tal como se puede observar, en menos de la mitad de los viveros se
realizaron pruebas de viabilidad, secado, prelimpieza, escarificación y estratificación. La
ausencia de estas actividades limita el potencial productivo de los viveros. Por citar un
ejemplo, si se realizaran pruebas de viabilidad, se contarían con datos sobre cuántas
semillas sembrar por cavidad, o bien cuántas plántulas producir (considerando que no
todas las semillas germinan, se podría contar con el dato de tasa de siembra para
alcanzar las metas del vivero), mientras que realizar tratamientos pregerminativos
permitirían que el brote de las plántulas fuera más rápido. Por lo anterior, es necesario
capacitar a los responsables de viveros para que incluyan dentro de sus actividades
aquellas que se adecúen a las especies que producen y les permitan obtener una
germinación uniforme y vigorosa.

Universidad Autónoma Chapingo


67
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Almacenamiento 67.0
Actividades que se realizan para el manejo de la semilla

Limpieza
63.0

Desinfección 53.0

Pruebas de viabilidad 50.0

Secado 37.0

Prelimpieza 30.0

Estratificación 20.0

Escarificación 7.0

0.0 10.0 20.0 30.0 40.0 50.0 60.0 70.0 80.0

Porcentaje de viveros (%)

Figura 35. Actividades realizadas por los responsables de los viveros en el manejo
de las semillas
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a encargados de viveros

9.1.4.2. Sustratos

Entre los sustratos más utilizados en los viveros se encontraron la agrolita, la arena, la
composta, la grava, la tierra de monte, el peat moss y la vermiculita, combinados en
distintas proporciones. Sólo en 44.82% de los viveros se realizó desinfección de los
sustratos, siendo frecuente el uso de Furadan y/o Captán. En 10% de los viveros se
reportó la utilización de bromuro de metilo para la fumigación del sustrato, pese a que se
trata de una sustancia que daña la capa de ozono7, razón por la cual se está retirando del
mercado.

9.1.4.3. Variables morfológicas

Entre las variables morfológicas que los responsables de vivero señalaron para decidir si
las plantas reúnen las condiciones mínimas para salir al campo se encuentran la altura, el

7
Instituto Nacional de Ecología. Bromuro de metilo. Consultado en diciembre 10 de 2010. Disponible en línea
en: http://www2.ine.gob.mx/sistemas/plaguicidas/pdf/fumigantes/Bromuro_de_metilo.pdf

Universidad Autónoma Chapingo


68
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

diámetro, el color y la edad (Cuadro 17). Tal como se puede observar, los valores
expresados por los responsables de los viveros tienen un amplio rango de distribución,
datos lógicos si se considera que son generales para toda la producción, (por ejemplo, en
las especies cespitosas, la altura es baja, mientras que en las latifoliadas, la altura es
mayor).

Cuadro 17. Variables de calidad en planta del vivero.


Estimador Altura (cm) Diámetro a la altura del cuello (mm) Edad (meses)
Promedio 22.93 6.98 6.88
Moda 15 4 8
Mínima 12 2 3
Máxima 40 40 12
Desviación estándar ±8.3 ±6.8 ±3.3
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a encargados de viveros

Se encontró que todas las especies producidas se mantuvieron en el vivero en periodos


considerados aceptables en la bibliografía, salvo dos casos del estado de Durango donde
el tiempo reportado para Prosopis laevigata (tres meses), representó la sexta parte del
tiempo recomendado.

Otro punto importante que los productores de los viveros señalaron es que la recepción
de los recursos económicos presenta retrasos, lo que ocasiona la reducción en el tiempo
de producción (la planta debe estar lista para su traslado a campo en la época de lluvias),
por lo cual es importante diseñar estrategias encaminadas, principalmente a:

 Generar investigación para determinar las técnicas de cultivo más apropiadas que
permitan obtener planta de buena calidad en tiempos cortos.

 Disponer de los recursos humanos, financieros y técnicos oportunamente, con el


objetivo de que el periodo de permanencia de las plantas en el vivero sea el
óptimo para cada especie —lo que significaría, en el caso de algunos taxones,
determinarlo—.

 Programar las actividades de producción de planta en el ejercicio fiscal anterior a


la producción donde de acuerdo con lo recomendado por Rodríguez (2006) se
privilegie la selección de especies adecuadas a los sitios potenciales, nativas y
provenientes de germoplasma local.

9.1.4.4. Parámetros de calidad de planta

Se preguntó a los responsables de los viveros entrevistados cuáles fueron los parámetros
de calidad utilizados en 2009 para determinar si las plantas estaban listas para su
reforestación. Sólo en tres quintas partes de los viveros se definió algún parámetro de la

Universidad Autónoma Chapingo


69
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

calidad de planta (Figura 36). Entre ellos, el más mencionado fue el coeficiente de
esbeltez (la relación entre la altura de la planta y su diámetro). La categoría ―otros‖
representó una quinta parte de las respuestas, y en ellas se incluyeron a quienes
consideraron que la sanidad y la lignificación de las plantas son indicadores de calidad, y
a quienes señalaron que si la raíz sale de los contenedores ya se considera lista para
establecerla en campo. La poda radicular en vivero es un tema que parece controversial,
dado que algunos investigadores señalan que no tiene efectos en la sobrevivencia de
Pinus greggii (Cetina, et al, 2002) aunque otros argumentan el beneficio que tiene en la
absorción de nitrógeno a largo plazo por desarrollar una raíz más fibrosa en la misma
especie (Pacheco, et al., 2007). Cabe señalar que si bien se han tenido avances en este
tema con el establecimiento de parámetros en los contratos de producción de planta
2010, la definición de parámetros técnicos de calidad de las principales especies
forestales utilizadas en las plantaciones promovidas por la CONAFOR, es un área de
oportunidad de vital importancia, y sería trascendente que la Comisión incluyera esta línea
dentro de sus demandas de investigación en el Fondo Sectorial CONACYT- CONAFOR.
45

40.34
40

35
Porcentaje de viveros (%)

30

25 23.33

20
20

15 13.33

10

5
3

0
Ninguno Relación parte aérea/ Coeficiente de Índice de calidad de Otros.
parte radical esbeltez Dickson

Índices morfológicos
Figura 36. Índices morfológicos para medir la calidad de planta en los viveros.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a encargados de viveros

Universidad Autónoma Chapingo


70
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.1.5. Preparación del terreno.

En la Figura 37 se muestran los porcentajes de la calificación obtenida en los predios de


las diferentes categorías para la preparación del terreno, con base en la verificación de
campo. Como era de esperarse, tres quintas partes de los predios apoyados en C.1.2.
tuvieron calificaciones de buena y excelente, mientras que en el concepto de apoyo C.1.1.
fue una proporción menor (51 %). También resulta lógico que la mayor parte de las
calificaciones obtenidas en C.1.3. y C.1.4. hayan sido ―bueno‖ y ―excelente‖ debido a que,
como se ha señalado, estas plantaciones fueron subvencionadas por la CONAFOR en
ejercicios fiscales anteriores y sus niveles de sobrevivencia habían sido mayores al 50 %.

60.00
56.71

54.78
54.21

50.00
46.95

43.24

40.00
Porcentaje de predios

33.18 34.78

32.32

30.00

20.00

10.00

6.07 6.07
4.51 4.88
4.77 4.27
4.35 4.35
1.83
1.74
0.53 0.47
0.00
Muy malo Malo Regular Bueno Excelente

Calificación de la preparación del terreno


C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4.

Figura 37. Porcentajes de la calificación obtenida para la preparación del terreno en


los predios evaluados.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


71
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

La preparación del terreno es un aspecto fundamental para garantizar el éxito de la


plantación, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de los predios apoyados
por el Programa para realizar actividades de reforestación se ubican en áreas
degradadas. Tal como se puede observar en el Cuadro 18, en general, los predios que
tuvieron preparación del terreno ―mala y muy mala‖, representaron 5.86 % de los
evaluados y de éstos, la mayoría (3.45 %) presentó erosión laminar.

Cuadro 18. Predios que tuvieron preparación de terreno


Preparación del Porcentaje de predios (%)
terreno Sin erosión aparente Erosión laminar Canalillos Cárcavas Total
1) Muy mala 0.34 0.46 0.11 0.00 0.92
2) Mala 1.49 2.99 0.46 0.00 4.94
3) Regular 9.53 20.90 5.74 1.38 37.54
4) Buena 16.53 28.01 5.28 1.61 51.55
5) Excelente 2.07 2.64 0.11 0.23 5.05
Total general 30.0 55.0 11.7 3.2 100.0
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

En el caso contrario se encontraron los predios con presencia de cárcavas, donde la


mayor parte tuvo una preparación del terreno buena o excelente. Esta situación indica que
aún en sitios con serios problemas de degradación es posible realizar las acciones de
preparación del terreno con buen nivel de calidad.

Aunque el porcentaje de predios donde la preparación del terreno fue mala o muy mala
sólo representó una pequeña fracción del total, cerca de la tercera parte fue regular,
cuando se esperaría que en todas las plantaciones apoyadas por el Programa la
preparación del terreno fuera, cuando menos buena o excelente.

9.1.6. Transporte y manejo de la planta

Un 67.74 % de los responsables de los viveros identificó algún aspecto en el transporte de


la planta que podría repercutir negativamente en la sobrevivencia de las plantaciones.

Universidad Autónoma Chapingo


72
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

40

35.48
35

32.26

30
Porcentaje de responsables de viveros

25

20 19.35

15

10

6.45

5
3.23 3.23

0
Acomodo de las Fecha inadecuada Hora de transporte Predios lejanos y Vehículos No ha identificado
plantas en el de recepción de la de la planta camiones inapropiados
vehículo planta inadecuados

Figura 38. Aspectos en el transporte de la planta que podrían repercutir


negativamente en la sobrevivencia de las plantaciones
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en las entrevistas a encargados de viveros

Tal como se desprende de la Figura 38, la mayor parte de los responsables de viveros
reconocen que los vehículos no son adecuados para el transporte de las plantas, pues la
mayoría no cuentan con protección ante la luz solar y el viento, ocasionando su estrés.
Una quinta parte señaló que la forma en la que se acomodan las plantas les genera
maltrato. En contraste, se preguntó a todos los beneficiarios entrevistados si el vehículo
donde transportaron las plantas estaba cubierto (en la sistematización de esta pregunta
no se incluyó a los beneficiarios de C.1.4., quienes recibieron apoyo para protección).
Como se puede observar en la Figura 39, en más de dos terceras partes de los predios de
todos los conceptos evaluados el vehículo no estaba cubierto, condición que hizo que las
plantas estuvieran expuestas a la luz solar y al viento.

Universidad Autónoma Chapingo


73
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Sí,
20.20 %

No,
81.94 %

No,
79.80 %
C.1.3. C.1.1.

Sí,
18.06 %
C.1.2.

Sí,
30.19 %
No,
69.81 %

Figura 39. Respuesta a si el vehículo estaba cubierto durante el traslado de la


planta
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en con base en lo reportado por los beneficiarios durante la
evaluación técnica

Con el objetivo de identificar cuáles fueron las condiciones de las plantas antes de que se
realizara la reforestación, se preguntó a los beneficiarios si se les brindó protección ante
la luz solar y si se realizó algún riego. Las respuestas se muestran en la Figura 40. Tal
como se puede observar, sólo en un tercio de los predios apoyados los beneficiarios
reconocieron la importancia de brindar riego antes de realizar la reforestación. Esta
situación evidencia la necesidad de que los beneficiarios sean capacitados sobre las
ventajas que ofrece realizar dichas acciones, por lo cual es recomendable que los
asesores técnicos realicen las actividades de capacitación antes de adquirir las plantas.

Universidad Autónoma Chapingo


74
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

45

40 38.36 38.68
38.06 37.13
36.77
35.81 36.13

35
31.75

30 28.96
Porcentaje de predios

25

21.26

20 18.72

16.47

15

10

0
C.1.1. C.1.2. C.1.3. General
Transporte cubierto Protección contra la luz solar Riego auxiliar

Figura 40. Porcentaje de beneficiarios que proporcionaron protección a la planta


ante la luz solar y si efectuaron riego antes de la reforestación
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en con base en lo reportado por los beneficiarios durante la
evaluación técnica

Los sitios de plantación definitivos no siempre se encuentran cerca de los caminos


forestales. Por esta razón, algunos beneficiarios realizaron una parte del traslado de la
planta en otros medios, por ejemplo en animales de carga. En la Figura 41 se puede
observar que en general, 7 % de los beneficiarios llevaron las plantas al sitio definitivo
ayudados de animales. Debido a que esta actividad se realizó antes de establecer la
plantación, el equipo evaluador no cuenta con elementos para definir si el transporte en
animales se efectuó adecuadamente, sin embargo, se vislumbra la necesidad de que los
beneficiarios reciban capacitación sobre la manera más adecuada para estibar las plantas
garantizando que no se maltraten. A este respecto, Arriaga, Cervantes y Vargas (1994)
recomendaron que en el traslado en animales se usen cajas de madera donde se
coloquen las plantas, cuidando que queden ajustadas para que no se muevan, no poner
más de una caja de plantas, a menos que los envases sean pequeños y que la carga
quede bien sujeta y nivelada de los dos lados de la bestia.

Universidad Autónoma Chapingo


75
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

90

80 77.42

69.77
70 67.01 66.0

60
Porcentaje de predios

50

40

30

18.4
20
13.30 12.30
10.74 10.4 10.92
8.95 9.68
10 8.39 7.01
5.2 4.52

0
C.1.1. C.1.2. C.1.3. General

Animales de carga Camión abierto Camión cerrado Otro

Figura 41. Medios de transporte para el traslado de la planta al predio


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en lo reportado por los beneficiarios durante la evaluación
técnica

9.1.6.1. Embalaje de las plantas

El embalaje tiene el propósito de que en la carga, transporte y descarga de las plantas los
tallos y ápices se encuentren protegidos. En esta actividad, es recomendable utilizar cajas
de cartón o de madera. Se preguntó a los beneficiarios qué tipo de embalaje utilizaron.
Los resultados reflejan que en lo general, esta actividad no se llevó a cabo, debido a que
sólo en 5.19 % de los predios donde se utilizó planta de vivero y 8.05 % de los que se
realizaron con planta de propagación vegetativa el transporte se realizó dentro de cajas.
Esta situación es de particular importancia en las plantas de vivero pues como se observa
en el Cuadro 19, las plantas de tres quintas partes de los predios se trasladaron al predio
en los envases donde fueron producidas. Una cuarta parte de los beneficiarios recibieron
las plantas sin envases, agrupadas y con los cepellones protegidos por un plástico
antiadherente, pero el peor de los casos correspondió a la categoría ―ninguno‖ donde los
beneficiarios señalaron que, en los viveros donde las plantas fueron producidas en
contenedor se les pidió que las extrajeran de los envases para poder llevárselas. Sin duda
alguna, la ausencia de un embalaje adecuado es un factor que incide en el maltrato de las
plantas. A pesar de que la CONAFOR ha elaborado folletos de divulgación donde se
explica la necesidad de embalaje, a juzgar por los resultados, este esfuerzo no ha sido

Universidad Autónoma Chapingo


76
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

suficiente. Lo más adecuado —sobre todo en el caso de las plantas de vivero— sería
condicionar la entrega de las mismas a que los beneficiarios lleven cajas para colocarlas.

Cuadro 19. Porcentaje de plantaciones que utilizaron algún tipo de embalaje.


Porcentaje de plantaciones con planta de vivero (%)
Embalaje
C1.1. C1.2. C1.3. Total
Cajas de madera o plástico 4.21 9.64 1.57 5.19
Contenedores o bolsas 51.93 65.66 66.14 59.00
Plástico adherente 32.28 14.46 14.17 23.18
Ninguno 11.58 10.24 18.11 12.63
Total 100.00 100.00 100.00 100.00
Porcentaje de plantaciones con propagación vegetativa (%)
Embalaje
C1.1. C1.2. C1.3. Total
Cajas de madera o plástico 7.69 4.35 16.00 8.05
Bolsas 2.88 6.52 16.00 5.75
Ninguno 89.42 89.13 68.00 86.21
Total general 100.00 100.00 100.00 100.00
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Entre las demandas de investigación impulsadas en 2010 en el Fondo Sectorial para la


Investigación, el Desarrollo y la Innovación Tecnológica Forestal CONACYT-CONAFOR
se encuentra el Desarrollo de Contenedor Especializado para Transporte y Embalaje de
Plantas para Reforestación, razón por la cual se considera que en el futuro inmediato se
podrían tener condiciones que mejoren el traslado de las plantas.

9.1.6.2. Distancia del vivero al predio de plantación (sólo en plantas de vivero)

En el Cuadro 20 se presentan los rangos de distancia entre el lugar de adquisición de


planta y el sitio definitivo de reforestación. Más de la mitad de los beneficiarios que
recibieron planta de vivero (54.58 %), debió trasladarla una distancia superior a 30 km.
Obviamente, es diferente que las plantas sean trasladadas 30 km en carretera que en
caminos de terracería. Por ello, se preguntó a los beneficiarios cuánto tiempo les llevó
transportar las plantas al sitio definitivo (Cuadro 21).

Universidad Autónoma Chapingo


77
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 20. Distancia del vivero o lugar de adquisición de planta


al sitio definitivo de plantación.
Porcentaje de plantaciones (%)
Origen de
Distancia al sitio de plantación
la planta C.1.1. C.1.2. C.1.3. Total

1) Más de 50 km 36.01 36.14 37 36.27


Planta de

2) 30-50 km 18.53 19.28 16.53 18.31


vivero

3) 10-30 km 12.59 19.28 15.74 15.2


4) 5-10 km 12.59 7.23 16.54 11.92
5) 5 km o menos 20.28 18.07 14.17 18.31
1) Más de 50 km 0 0 0 0
Propagación
vegetativa

2) 30-50 km 2.86 0 0 1.7


3) 10-30 km 3.81 10.87 0 5.11
4) 5-10 km 13.33 17.39 16 14.77
5) 5 km o menos 80 71.74 84 78.41
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Cuadro 21. Tiempo de traslado del vivero o lugar de adquisición


de planta al sitio definitivo de plantación.
Origen de la
Tiempo de traslado al sitio de plantación C1.1. C.1.2. C.1.3. Total
planta
1) Más de 8 horas 6.29 5.42 7.87 6.39
Planta de

2) 5-8 horas 9.79 7.23 7.87 8.64


vivero

3) 2-5 horas 35.31 42.77 33.07


4) 1-2 horas 32.52 34.94 40.94 35.06
5) Menos de una hora 16.08 9.64 10.24 12.95
2) 5-8 horas 0.95 0.00 4 1.14
Propagación
vegetativa

3) 2-5 horas 4.76 6.67 12 6.29


4) 1-2 horas 20.00 15.56 24 19.43

5) Menos de una hora 74.29 77.78 60 73.14

Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Tal como se puede observar, en cerca de tres cuartas partes de los predios donde se
utilizó planta de propagación vegetativa, el tiempo de traslado fue menor a una hora
(estas plantas básicamente fueron especies de los géneros Opuntia sp., Agave sp. y
Euphorbia sp.). En el caso de los predios donde se utilizó planta procedente de vivero,
llevar las plántulas hasta el sitio definitivo requirió entre una y dos horas en 35 % de los
casos y entre dos y cinco horas para una proporción equivalente. Si se toma en cuenta
que la mayoría de los vehículos no tienen protección ante la luz solar y el viento, y que en
general no se utilizó embalaje, es evidente que las plantas se sometieron a un proceso de
estrés que ocasionó la reducción de su calidad.

Universidad Autónoma Chapingo


78
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Por lo anterior, es necesario generar estrategias dirigidas a que:

 Los asesores técnicos brinden capacitación a los beneficiarios antes de que éstos
adquieran la planta, donde se incluyan prácticas para el embalaje, la estiba y el
transporte adecuados.

 Se realice un análisis sobre la ubicación de los viveros existentes y se identifiquen


lugares potenciales para el establecimiento de nuevos, de manera que se
reduzcan los tiempos de traslado al sitio de plantación.

 Se establezcan los horarios óptimos para la entrega de planta, considerando el


tiempo de traslado. Evitar que las plantas se encuentren en los vehículos en
circulación en los horarios de mayor insolación.

9.1.7. Plantación.

Tal como se puede observar en la Figura 42, de los tres conceptos de apoyo donde se
realizaron plantaciones en 2009, el mayor número de predios (30.8 %) donde se efectuó
preparación del terreno mecanizada fue en el concepto C.1.2; mientras que cerca de un
90 % de los beneficiarios de los conceptos C.1.1. y C.1.3 y dos terceras partes de los de
C.1.2. realizaron la preparación del terreno con métodos manuales (que básicamente
consistieron en la remoción de arvenses y arbustos que podrían competir con las plantas
por luz, humedad y nutrimentos, y en su caso, la nivelación del terreno y la alineación de
la plantación).

La preparación manual requirió una mayor cantidad de mano de obra, situación


congruente con los resultados presentados en la sección 6.3. Uso eficiente de los
subsidios del presente documento, pues como se explicó, uno de los impactos sociales
del programa más importante fue la generación de empleo.

Universidad Autónoma Chapingo


79
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

100

89.09
90 84.95
80.95
80
Porcentaje de predios (%)

70 65.42

60

50

40
30.84
30

20
12.29

10 5.61 4.85
1.79 0.51 0.47 0.47 1.21 0.61 1.13 0.68
0
C.1.1. C.1.2. C.1.3. Total general

Físico(fuego) Manual Mecánico Químico

Figura 42. Metodos de preparación del terreno utilizados en los predios


evaluados
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

En la Figura 43 se presentan los distintos métodos de plantación utilizados en los predios


evaluados. En la mayor parte de las plantaciones se utilizó el método de cepa común,
muy probablemente porque es simple y económico, aunque, tal como lo señalaron
Arriaga, Cervantes y Vargas (1994), debería realizarse en sitios con suelos profundos, de
texturas adecuadas y que no presenten pendiente. Según indicaron estos autores, una de
las desventajas del método es su baja capacidad de almacenamiento de agua, y no se
recomienda en terrenos con problemas de compactación y erosión; además de que la
apertura de cepas debe realizarse antes de que inicie el periodo de lluvias con el objetivo
de prevenir plagas y enfermedades del suelo.

Universidad Autónoma Chapingo


80
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

70

63.8

60
56.0
54.8

50
45.2
Porcentaje de predios

40
35.4

30.3
30 28.3

22.0

18.8
20

10
6.9
5.3 4.8 5.3 5.2
2.5 2.6

0
C.1.1. C.1.2. C.1.3. Total general

Cepa común Microcuenca Pico de pala Zanja bordo Zanja trinchera

Figura 43. Métodos de plantación utilizados en los predios evaluados


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Otro método importante utilizado en las plantaciones fue el de ―pico de pala‖,


recomendado en suelos sin compactación, donde no se requiere mayor espacio del
terreno para introducir la planta (Arriaga, Cervantes y Vargas, 1994).

En cerca de una quinta parte de los predios del concepto C.1.2. se utilizó el método zanja
bordo, y en alrededor de una décima parte, el de zanja trinchera. Estas técnicas son muy
recomendables en suelos con textura pesada, que a pesar de ser profundos, impidan la
infiltración del agua y el crecimiento de las raíces de las plantas; también cuando el suelo
sea escaso, pero el subsuelo removible, o cuando se necesite captar al máximo el agua y
evitar el escurrimiento superficial.

De acuerdo con Hudson (2006), la profundidad efectiva del suelo es aquella que puede
proporcionar un medio adecuado para el desarrollo de las raíces, retener el agua
disponible y suministrar los nutrientes existentes. El Departamento de Agricultura de los
Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), clasificó los suelos con base en su
profundidad, en cuatro categorías: profundo (mayores a 91.44 cm), moderadamente
profundos (50.8 a 91.44 cm), somero (25.4 a 50.8 cm) y muy somero (menos de 25.4 cm
de profundidad). Con base en esta clasificación, sólo 41.07 % de los predios apoyados
son moderadamente profundos o profundos (Figura 44), y por lo tanto, aptos para que el

Universidad Autónoma Chapingo


81
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

método utilizado haya sido cepa común o pico de pala. Así, se recomienda que los
asesores acreditados tengan en cuenta esta situación para que sugieran a los
beneficiarios los métodos de plantación que más se adecúen a las condiciones del suelo.

18
16.07
16

13.73
14
12.50
12.05
Porcentaje de predios

12
10.27
10 9.04

7.59
8 6.92
7.25

6
4.58

0
5 10 20 30 40 50 70 90 110 y mayor...
Profundidad de los suelos (cm)

Figura 44. Distribución de los predios apoyados en 2009 y clasificados con base
en su profundidad.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.8. Mantenimiento

Aparentemente, la plantación es la culminación del proceso de reforestación, pero éste


termina hasta que las plantas se han establecido y no dependen del hombre para su
supervivencia, donde los procesos ecológicos se sostienen de manera natural —condición
que ocurre al menos de 3 a 5 años después de la plantación— (Wightman y Santiago,
2003). Por esta razón es conveniente realizar monitoreo del desarrollo de la plantación,
así como llevar a cabo acciones de mantenimiento en las que se proteja a la plantación de
factores tales como el pastoreo y el riesgo de incendios forestales. Si el objetivo de la
plantación es restaurar el ecosistema después de varios años deberá mantenerse por sí
misma, dando paso a los procesos naturales de sucesión ecológica, selección natural y
producción de servicios ambientales.

En 2009, la CONAFOR otorgó recursos para realizar actividades de mantenimiento en


plantaciones subvencionadas en ejercicios fiscales anteriores, a través del concepto de
apoyo C.1.3. En el Cuadro 22 se presentan las actividades de mantenimiento realizadas
por los beneficiarios de dicho concepto. Tal como se puede observar, las actividades
realizadas por los beneficiarios fueron variables, y básicamente, dependieron de la
condición de cada sitio específico.

Universidad Autónoma Chapingo


82
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 22. Acciones realizadas por los beneficiarios del concepto C.1.3.

Obras de
Limpia o
Control de captación Reparación
Control de apertura de Reposición
Variables evaluadas plagas y Fertilización e Poda Recajeteo de cerco Riego Tutoreo
maleza brechas de plantas
enfermedades infiltración perimetral
cortafuego
de agua

Beneficiarios que realizaron la


86 3 5 16 15 5 34 16 111 4 1
acción
Porcentaje que representan
50.59 1.76 2.94 9.41 8.82 2.94 20.00 9.41 65.29 2.35 0.59
del total del concepto (%)
Días naturales de trabajo 1817 6 85 183 412 103 861 282 2124 51 1
Superficie (ha) 3558 116 114 659 897 214 2240 785 5578.5 160 2
No. Personas 2229 29 50 489 281 319 995 242 2675 27 10
Número de días invertido/
21.13 2 17 11.4 27.47 20.6 25.32 17.63 19.14 12.75 1.00
predio
Número de personas
0.63 0.25 0.44 0.74 0.31 1.49 0.44 0.31 0.48 0.17 5.00
contratadas/ ha
Superficie/día 1.96 19.33 1.34 3.60 2.18 2.08 2.60 2.78 2.63 3.14 2.00
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Tal como se desprende del Cuadro 22, en la mayor parte de los predios se llevó a cabo reposición de plantas, control de maleza y
recajeteo, actividades realizadas en una superficie total de 14,323.5 ha. La actividad que requirió un mayor número de jornales por
unidad de superficie fue el tutoreo.

En las categorías C.1.1., C.1.2. y C.1.4. no se apoyaron estas actividades, pero el equipo técnico de la UACh identificó la condición
de los predios en el momento de la evaluación y sugirió acciones de mantenimiento que podrían realizarse para mejorar la calidad
de las plantaciones.

Universidad Autónoma Chapingo


83
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Tal como se aprecia en el Cuadro 23, la reposición de plantas fue la principal actividad
identificada en los predios evaluados, incluso en las correspondientes a C.1.3. Otra tarea
que el equipo evaluador señaló fue la remoción de maleza y, salvo en los casos de C.1.4.,
el cercado.

Cuadro 23. Principal actividad de mantenimiento recomendada


Porcentaje de predios (%)
Actividad sugerida
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4.
Reposición de plantas 61.64 72.31 48.39 67.68
Tutoreo 0.26 0.00 0.65 1.01
Cercado 13.76 11.79 10.32 3.03
Riego 1.59 4.10 5.16 4.04
Limpia o apertura de brechas cortafuego 2.38 0.51 3.87 4.04
Reparación de cerca 0.79 0.51 1.94 0.00
Vigilancia 2.38 1.54 3.23 6.06
Eliminación de material combustible 0.26 0.51 1.94 1.01
Remoción de maleza 10.58 6.67 12.90 8.08
Poda 0.26 0.00 0.65 1.01
Recajeteo 3.44 1.03 3.87 2.02
Control de plagas o enfermedades 2.12 0.00 5.81 1.01
Protección de cajetes para conservar la
0.53 1.03 1.29 1.01
humedad
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

En el Cuadro 24 se presenta la segunda actividad que el equipo recomendó para mejorar


las condiciones actuales de las plantaciones. Tal como se puede observar, las
mencionadas con mayor frecuencia fueron la remoción de maleza, la reposición de
plantas y, con excepción de C.1.4., el cercado.

Universidad Autónoma Chapingo


84
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 24. Segunda actividad de mantenimiento


recomendada en los predios evaluados
Porcentaje de predios (%)
Actividad sugerida
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4.
Reposición de plantas 22.99 15.85 28.38 15.53
Tutoreo 0.28 1.09 0.68 0.97
Cercado 12.19 16.94 9.46 2.91
Riego 4.99 11.48 4.73 6.80
Limpia o apertura de brechas cortafuego 3.88 2.19 6.08 6.80
Reparación de cerca 3.60 5.46 0.68 9.71
Vigilancia 5.26 6.01 3.38 5.83
Eliminación de material combustible 2.49 2.19 1.35 1.94
Remoción de maleza 22.71 18.58 20.27 22.33
Poda 0.28 0.00 2.70 0.00
Recajeteo 11.08 9.29 7.43 16.50
Control de plagas o enfermedades 8.03 4.37 11.49 3.88
Protección de cajetes para conservar la humedad 2.22 6.56 3.38 6.80
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.9. Superficie que aún permanece con cubierta forestal

De acuerdo con los Términos de Referencia de la Evaluación, la superficie que aún


permanece con cubierta forestal es aquella donde se registró el establecimiento de,
cuando menos, 300 plantas ha -1. La determinación se realizó con base en los datos
obtenidos de la evaluación técnica de campo

9.1.9.1. Superficie en hectáreas

Para obtener este indicador, el número de plantas vivas encontrado en la superficie de


muestreo se extrapoló a una hectárea, y posteriormente, a la superficie total de cada
predio (Cuadro 25). Los resultados reflejaron que en 595 de las 886 plantaciones
realizadas en 2009 y evaluadas en todo el país (67.15 %), se encontraron más de 300
plantas ha-1. Desde esta perspectiva, después de un año de haber realizado las
plantaciones, 67 de cada 100 ha apoyadas tienen cuando menos, 300 individuos ha-1.

Entre los estados donde la proporción entre la superficie apoyada y la que aún permanece
con cubierta forestal fue mayor se encontraron: Aguascalientes, Coahuila, Distrito Federal,
Guanajuato, México, Michoacán, Oaxaca, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y
Zacatecas.

Universidad Autónoma Chapingo


85
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 25. Superficie forestal con más de 300 plantas vivas por ha.
Con cubierta forestal Total con
Estado Evaluada
C.1.1 C.1.2 C.1.3 C.1.4 cubierta forestal

Aguascalientes 1,874.62 624.04 308.57 361.88 300.00 1,594.49


Baja California 607.26 0.00 11.90 52.10 0 64.00
Baja California Sur 425.28 4.33 34.39 67.89 120.00 226.60
Campeche 421.15 32.00 0 0 0 32.00
Chiapas 1,384.60 320.00 0 0 60.00 380.00
Chihuahua 1,511.84 318.69 344.87 161.79 150.00 975.34
Coahuila 4,075.57 1,811.84 320.00 771.15 450.00 3,352.99
Colima 999.24 215.36 97.38 0 178.00 490.74
Distrito Federal 852.54 0.00 83.18 769.36 0 852.54
Durango 1,230.72 295.07 419.83 59.49 165.00 939.38
Guanajuato 1,406.46 839.56 221.90 53.74 125.00 1,240.20
Guerrero 732.93 68.65 23.32 0 11.00 102.98
Hidalgo 671.05 162.79 194.51 41.70 105.00 503.99
Jalisco 1,902.17 462.64 287.74 27.27 0 777.66
México 754.64 200.29 136.36 83.71 245.00 665.36
Michoacán 1,442.32 459.36 13.75 558.14 316.00 1,347.24
Morelos 543.38 114.19 81.48 37.04 55.00 287.71
Nayarit 1,942.36 1,135.54 0 19.26 0 1,154.80
Nuevo León 2,534.36 1,747.08 306.46 275.07 0.00 2,328.60
Oaxaca 841.12 219.37 60.00 238.13 215.00 732.50
Puebla 1,341.91 574.28 13.68 438.95 315.00 1,341.91
Querétaro 1,236.10 80.80 352.11 266.00 220.00 918.91
Quintana Roo 1,143.41 511.26 10.00 373.20 0.00 894.46
San Luis Potosí 2,911.42 1,713.51 158.25 398.52 580.00 2,850.28
Sinaloa 1,192.39 38.46 0 86.54 0 125.00
Sonora 1,416.54 150.48 68.06 33.68 0.00 252.22
Tabasco 212.20 91.00 4.00 17.00 10.00 122.00
Tamaulipas 1,021.74 144.94 259.50 128.32 10.00 542.77
Tlaxcala 2,580.79 192.08 660.91 233.75 999.75 2,086.49
Veracruz 838.69 244.76 124.01 299.92 75.00 743.69
Yucatán 583.86 36.00 0 5.00 0 41.00
Zacatecas 2,572.42 1,582.21 139.86 168.81 515.00 2,405.88
General 43,205.12 14,390.58 4,736.03 6,027.40 5,219.75 30,373.77
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.9.2. Determinar la superficie como porcentaje de la superficie total que


recibió apoyos para reforestación.

En el Cuadro 26 se presenta el porcentaje de superficie apoyada que permanece con


cubierta forestal por entidad y concepto de apoyo. Tal como se puede observar, a nivel
nacional en el concepto de apoyo C.1.2. cerca de tres quintas partes de la superficie
apoyada se consideraron como superficie con cubierta forestal, mientras que en los
conceptos de apoyo C.1.1., C.1.3. y C.1.4. el porcentaje de superficie forestal fue mayor
del 70 %.

Universidad Autónoma Chapingo


86
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 26. Porcentaje de superficie apoyada que permanece con cubierta forestal por
entidad y concepto de apoyo
Porcentaje de superficie (%)
Entidad
C.1.1 C.1.2. C.1.3. C.1.4. Total
Aguascalientes 71.12 92.04 100.00 100.00 85.06
Baja California 0.00 5.06 28.45 0.00 10.54
Baja California Sur 17.80 21.22 65.37 88.89 53.28
Campeche 10.33 0.00 0.00 No se evaluó 7.60
Chiapas 26.46 0.00 0.00 34.29 27.44
Chihuahua 100.00 42.56 88.51 75.00 64.51
Coahuila 80.49 100.00 85.26 75.00 82.27
Colima 48.74 100.00 0.00 70.08 49.11
Distrito Federal No se evaluó 100.00 100.00 No se evaluó 100.00
Durango 86.19 68.89 52.23 100.00 76.33
Guanajuato 93.33 91.26 47.24 83.33 88.18
Guerrero 24.52 15.35 0.00 7.28 14.05
Hidalgo 67.05 77.32 100.00 77.78 75.10
Jalisco 79.99 30.52 20.80 0.00 40.88
México 95.10 100.00 51.46 100.00 88.17
Michoacán 82.85 100.00 100.00 100.00 93.41
Morelos 55.50 46.41 99.99 44.00 52.95
Nayarit 69.11 No se evaluó 99.98 0.00 59.45
Nuevo León 95.62 70.90 100.00 No se evaluó 91.88
Oaxaca 84.44 46.81 100.00 100.00 87.09
Puebla 100.00 99.98 100.00 100.00 100.00
Querétaro 69.77 82.99 61.29 83.97 74.34
Quintana Roo 86.62 100.00 68.70 No se evaluó 78.23
San Luis Potosí 99.71 79.03 96.57 100.00 97.90
Sinaloa 5.35 0.00 28.37 0.00 10.48
Sonora 43.52 8.13 40.25 0.00 17.81
Tabasco 56.45 100.00 62.96 50.00 57.49
Tamaulipas 45.30 67.49 68.50 7.69 53.12
Tlaxcala 79.51 86.86 55.85 86.20 80.85
Veracruz 83.04 75.61 98.36 100.00 88.67
Yucatán 9.79 No se evaluó 2.31 No se evaluó 7.02
Zacatecas 90.48 100.00 100.00 100.00 93.53
General 72.77 57.43 73.58 74.66 70.30
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Los valores obtenidos en los diferentes conceptos de apoyo son lógicos si se considera
que en cuatro quintas partes de los predios apoyados en C.1.2. se presentó algún tipo de
erosión, y que en los otros apoyos, los predios con esta condición representaron
alrededor de 67 % (por ejemplo, el número de predios con erosión en canalillos en C.1.2
fue el doble que en C.1.1., C.1.3. y C.1.4.), lo cual refleja que en dicho concepto hay
condiciones ambientales más adversas (Figura 45).

Universidad Autónoma Chapingo


87
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

60
56.35 56.28
54.82
52.50

50
Porcentaje de predios (%)

40

33.13 33.33
31.98

30

20.00
20 18.60

10.83
9.14 9.04
10

5.12
3.01 3.33
2.54

0
1) C1. Reforestación 2) C1.2. Reforestación con obras de 3) C1.3. Mantenimiento 4) C1.4. Protección
suelo

Concepto de apoyo

1) Sin erosión aparente 2) Erosión laminar 3) Canalillos 4) Cárcavas

Figura 45. Tipos de erosión presentada en los predios evaluados


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.10. Supervivencia en campo

La sobrevivencia en campo expresa la relación entre el número de plantas vivas y el


número de total de plantas encontradas en el sitio de plantación. Cabe indicar que la
inclusión de una planta muerta dentro del conteo sólo se realizó si se encontró evidencia
física (por ejemplo, una cepa vacía o una planta muerta).

Es un hecho que el mismo valor de sobrevivencia en campo obtenido en dos predios


apoyados con cantidades distintas de plantas debería contribuir de diferente forma a la
sobrevivencia estatal. Por esta razón, los Términos de Referencia de la Evaluación
señalaron que el valor obtenido para la sobrevivencia en campo debía ponderarse, sin
embargo el equipo evaluador no contó con la información necesaria para realizar la
ponderación, debido a que:

Universidad Autónoma Chapingo


88
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

1 El padrón proporcionado por la CONAFOR no contó con el dato de plantas


otorgadas.

2 En algunos expedientes no se encontró el dato de plantas otorgadas.

3 El beneficiario no recordó el número exacto de plantas recibidas.

4 Las plantaciones de C.1.3. no siempre recibieron apoyo para reposición de planta,


razón por la cual no se contó con el dato de ―número de plantas‖, mientras que en
la categoría C.1.4. no se otorgaron plantas.

En los casos de C.1.1. y C.1.2. donde el padrón proporcionado por la CONAFOR no contó
con el dato de plantas otorgadas, se consideró el valor indicado en los vales de salida de
los viveros, y en caso de que el expediente no señalara esta información, la cantidad de
plantas otorgadas se estimó considerando la superficie apoyada y el ecosistema. En
plantaciones de clima templado el valor utilizado para estimar el número de plantas
otorgadas por ha fue de 1100, para zonas tropicales 625 y en zonas áridas, 800.

Por consiguiente, en algunas secciones del presente capítulo se muestra la sobrevivencia


ponderada a nivel estatal (donde el valor de ponderación se obtuvo dividiendo el número
de plantas recibido entre el número total de plantas otorgado en el estado) y la
sobrevivencia para los conceptos de apoyo C.1.1. y C.1.2. El número de predios
evaluados en cada concepto fue proporcional al número de apoyos recibido. Por citar un
ejemplo, en Guanajuato, se beneficiaron 428 predios de C.1.1. y 169 de C.1.2.. El número
de predios evaluados fue de 30 en el primer concepto y 12 del segundo.

Universidad Autónoma Chapingo


89
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.1.10.1. Sobrevivencia en campo estatal ponderada

Para realizar la ponderación, el número de plantas de un predio fue dividido entre el


número total de plantas en el estado y este valor, fue multiplicado por la supervivencia en
campo. Tal como se puede observar, en el Distrito Federal, Zacatecas, San Luis Potosí,
Puebla, Michoacán, Querétaro, Quintana Roo y Nuevo León la sobrevivencia de las
plantaciones en campo ponderada superó el 70 %, lo que significa que se encontró
evidencia de que en dichas entidades, sobreviven más de siete plantas de cada diez
reforestadas. Las entidades donde se registraron los índices de sobrevivencia más bajos
(entre 11.85 % y 17.38 %) fueron Baja California, Chiapas, Sinaloa y Campeche (Cuadro
27).

Cuadro 27. Valor estatal ponderado de la sobrevivencia en campo.


Sobrevivencia en campo
Entidad
(Valor ponderado)
Aguascalientes 55.15
Baja California 11.85
Baja California Sur 37.03
Campeche 17.38
Chiapas 14.72
Chihuahua 41.58
Coahuila 56.60
Colima 56.31
Distrito Federal 91.57
Durango 50.55
Guanajuato 66.40
Guerrero 28.69
Hidalgo 65.77
Jalisco 51.13
México 67.94
Michoacán 74.95
Morelos 26.63
Nayarit 51.82
Nuevo León 71.62
Oaxaca 60.38
Puebla 77.13
Querétaro 74.20
Quintana Roo 73.71
San Luis Potosí 77.85
Sinaloa 17.30
Sonora 29.82
Tabasco 40.90
Tamaulipas 62.24

Universidad Autónoma Chapingo


90
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Sobrevivencia en campo
Entidad
(Valor ponderado)
Tlaxcala 57.46
Veracruz 67.76
Yucatán 24.61
Zacatecas 78.52
Nacional 57.50

Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica


El valor ponderado nacional se calculó considerando todas las plantaciones en el país

9.1.10.2. Sobrevivencia estatal histórica.

Desde el año 2000, la Comisión se ha dado a la tarea de determinar los resultados de los
apoyos de reforestación a través de una Evaluación Externa. En el Cuadro 28 se
presentan los valores de la sobrevivencia en campo obtenidos en las plantaciones
evaluadas en todas las entidades del país para los ejercicios fiscales 2006, 2008 y 2009
(los trabajos elaborados para 2005 y 2007 se realizaron a nivel nacional, por lo cual no se
cuenta con los datos de supervivencia en las entidades).

En los tres ejercicios fiscales evaluados, la supervivencia en campo obtenida en cuatro


estados se mantuvo dentro de los diez lugares más altos: Nuevo León, San Luis Potosí,
Puebla y Distrito Federal.

En 2009 todas las entidades tuvieron una sobrevivencia mayor a 11.5 %, lo que significa
un avance con relación a lo registrado en 2006 y 2008. En 2009 la sobrevivencia en
campo registrada para el Distrito Federal alcanzó el máximo valor que se haya logrado en
alguna entidad hasta el momento: 91.57 %.

Universidad Autónoma Chapingo


91
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 28. Valores de sobrevivencia en campo ponderado obtenidos


en las plantaciones evaluadas
Sobrevivencia en campo ponderado (%)

Entidad 2006 2008 2009


Aguascalientes 50.55 37.75 55.15
Baja California 0 0.00 11.85
Baja California Sur 2.42 29.50 37.03
Campeche 55.93 31.03 17.38
Chiapas 85.4 20.58 14.72
Chihuahua 78.12 58.51 41.58
Coahuila 72.43 64.61 56.60
Colima 61.44 35.78 56.31
Distrito Federal No se evaluó 62.93 91.57
Durango 62.04 65.53 50.55
Guanajuato 56.09 55.63 66.40
Guerrero 76.3 64.44 28.69
Hidalgo 61.05 32.52 65.77
Jalisco 54.33 75.20 51.13
México 59.7 39.27 67.94
Michoacán 50.59 42.06 74.95
Morelos 65.18 56.77 26.63
Nayarit 43.5 48.03 51.82
Nuevo León 69.12 72.15 71.62
Oaxaca 63.79 66.28 60.38
Puebla 68.02 62.71 77.13
Querétaro 49.2 54.46 74.20
Quintana Roo 94.67 37.14 73.71
San Luís Potosí 81.42 70.71 77.85
Sinaloa 64.23 40.82 17.30
Sonora 34.5 59.22 29.82
Tabasco 39.84 13.67 40.90
Tamaulipas 59.97 90.55 62.24
Tlaxcala 58.14 52.71 57.46
Veracruz 69.22 47.35 67.76
Yucatán 48.08 13.73 24.61
Zacatecas 19.05 52.40 78.52
Nacional 63.20 54.94 57.50

Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica y en los resultados de las Evaluaciones
Externas de los Ejercicios Fiscales 2006 y 2008.

Universidad Autónoma Chapingo


92
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.1.10.3. Sobrevivencia en campo nacional, por concepto de apoyo

En el Cuadro 29 se presenta la comparación entre los niveles de sobrevivencia


encontrados en los predios donde se realizó la plantación en 2009 (C.1.1. y C.1.2.) y
aquellos donde ésta se efectuó en años anteriores (C.1.3. y C.1.4.). Como se ha
explicado, los resultados del primer grupo corresponden a los valores ponderados y los
del segundo son de campo. Tal como se puede observar, la sobrevivencia nacional
ponderada fue de 57.50 % en las plantaciones realizadas en 2009 y de 58.50 % en
aquellas donde se realizó protección o mantenimiento.

En general, el número de predios apoyados en el concepto C.1.1. fue mayor al de C.1.2.,


y en consecuencia, fueron más las plantaciones evaluadas en el primer concepto de
apoyo que en el segundo. Sin embargo, surge una pregunta ¿cuál es el nivel de
sobrevivencia en campo en las plantaciones correspondientes a C.1.1. y C.1.2. en las
entidades del país? En el Cuadro 30 se sintetiza esta información. Tal como se puede
observar, a nivel nacional, la sobrevivencia en el concepto C.1.2. fue ligeramente superior
a la calculada para C.1.1. Resalta el caso de las plantaciones de C.1.2. evaluadas en el
estado de Michoacán, donde la sobrevivencia en el concepto C.1.2. prácticamente
alcanzó el 100 %.

En la columna ―Diferencia‖ se presenta el valor obtenido de sustraer al valor de C.1.1. al


de C.1.2. Si el valor es positivo, significa que la sobrevivencia en C.1.1. es mayor, y si es
negativo, será el caso contrario. Así, por ejemplo, en el caso de Chihuahua la
sobrevivencia obtenida en C.1.1. superó 48 puntos porcentuales a la de C.1.2.; pero en
Colima, la sobrevivencia en C.1.2. fue mayor 32 % que la de C.1.1.

Salvo Chihuahua y Nuevo León, en entidades con grandes superficies de ecosistemas


áridos como Baja California, Baja California Sur, Coahuila y Sonora, la sobrevivencia en
reforestaciones donde se realizó preparación de suelo (C.1.2) fue mayor a la de C.1.1.

En general, en las plantaciones donde se efectuaron labores de protección y


mantenimiento, la mayor sobrevivencia se registró en los predios apoyados en la
modalidad C.1.3. La mayor diferencia entre la sobrevivencia registrada en estas
plantaciones se encontró en los estados de Tamaulipas, Nayarit, Jalisco e Hidalgo, donde
las plantaciones con mantenimiento tuvieron una sobrevivencia mayor en al menos 30
puntos porcentuales que las de protección. En contraste, en los estados de Querétaro y
Colima, las plantaciones de C.1.4 presentaron mayores niveles de sobrevivencia en
campo.

Cabe resaltar el hecho de que, en general, las plantaciones de estas modalidades de los
estados de Jalisco, Campeche, Sinaloa, Baja California, Campeche, Yucatán y Chiapas
hayan tenido una sobrevivencia inferior al 40 %, dado que las Reglas de Operación en
2009 establecieron que, para ser sujetas de apoyo, las plantaciones debían tener niveles
de sobrevivencia superiores al 50 %. Desde luego, la sobrevivencia es un fenómeno

Universidad Autónoma Chapingo


93
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

dinámico, y es probable que de un año a otro se presenten fenómenos que ocasionen la


muerte de las plantas, razón por la cual el mantenimiento, en particular la reposición de
plantas muertas, debiera ser una actividad permanente, por lo menos en las etapas
iniciales de la plantación.

Cuadro 29. Nivel de sobrevivencia en campo en las plantaciones


evaluadas
Sobrevivencia en campo Ponderada (%) Sobrevivencia en campo (%)
Diferenci
Entidad C.1.1. C.1.2. Diferencia 3) C1.3. 4) C1.4. a
Aguascalientes 53.02 58.85 -5.83 88.89 77.74 11.15
Baja California 0.00 15.86 -15.86 23.90 0.00 23.90
Baja California
Sur 16.00 39.54 -23.54 45.20 47.74 -2.54
No se
Campeche 18.14 0.00 18.14 19.67 evaluó --
No se No se
Chiapas 14.72 evaluó -- evaluó 33.66 --
Chihuahua 73.12 25.05 48.07 51.52 58.53 -7.01
Coahuila 54.43 66.67 -12.24 69.23 61.54 7.69
Colima 49.22 82.87 -33.64 49.35 70.26 -20.91
No se No se
Distrito Federal evaluó 91.57 -- 91.95 evaluó --
Durango 60.37 45.91 14.46 43.21 53.20 -9.99
Guanajuato 64.34 49.34 15.00 55.64 54.90 0.74
Guerrero 33.43 19.81 13.62 0.00 18.52 -18.52
Hidalgo 56.36 73.10 -16.74 88.56 52.58 35.98
Jalisco 91.93 31.82 60.12 37.50 6.25 31.25
México 61.73 82.98 -21.25 41.46 53.90 -12.44
Michoacán 74.27 100.00 -25.73 90.85 91.50 -0.65
Morelos 29.73 22.23 7.49 50.28 37.38 12.90
No se
Nayarit 51.82 evaluó -- 73.63 23.61 50.02
No se
Nuevo León 74.94 51.34 23.60 72.00 evaluó --
Oaxaca 69.58 43.11 26.47 79.53 61.57 17.97
Puebla 76.82 84.90 -8.09 71.41 70.95 0.46
Querétaro 83.45 72.09 11.36 49.09 75.26 -26.18
No se
Quintana Roo 73.60 80.77 -7.17 60.24 evaluó --
San Luis Potosí 79.15 66.89 12.26 72.16 82.46 -10.30
No se
Sinaloa 18.62 12.68 5.94 29.89 evaluó --
Sonora 23.86 32.68 -8.82 26.32 39.39 -13.08
Tabasco 39.96 69.57 -29.60 50.40 43.72 6.68
Tamaulipas 62.21 62.27 -0.06 77.98 10.49 67.49

Universidad Autónoma Chapingo


94
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Sobrevivencia en campo Ponderada (%) Sobrevivencia en campo (%)


Diferenci
Entidad C.1.1. C.1.2. Diferencia 3) C1.3. 4) C1.4. a
Tlaxcala 37.89 62.74 -24.86 80.54 54.34 26.20
Veracruz 77.62 52.12 25.50 74.41 69.01 5.41
No se No se
Yucatán 24.61 evaluó -- 30.63 evaluó --
Zacatecas 77.71 86.76 -9.05 100.00 90.22 9.78
Nacional 57.50 58.50
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.10.4. Sobrevivencia en campo por Gerencia Regional y concepto de apoyo

El valor de la sobrevivencia en campo se obtuvo para cada Gerencia Regional y por


concepto de apoyo. La ponderación se realizó considerando el número de plantas
otorgado en C.1.1 y C.1.2. en cada Gerencia. Tal como se puede apreciar en la Figura 46,
el valor máximo ponderado de la sobrevivencia en campo en el concepto C.1.1. se
encontró en la Gerencia VII, mientras que el mínimo en la I. En C.1.2., el valor mínimo
también se registró en la Gerencia I, pero superó en 22 puntos porcentuales al obtenido
en C.1.1. El valor máximo de sobrevivencia en C.1.2. fue de 69.57 %, en la Gerencia XI y
significó 42 % más que el valor obtenido en C.1.1.

Universidad Autónoma Chapingo


95
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Figura 46. Sobrevivencia en campo por Gerencia Regional y Modalidad de apoyo


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
Nota: Los valores obtenidos son indicativos

Universidad Autónoma Chapingo


96
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.1.10.5. Sobrevivencia en campo por Gerencia Regional

En el Figura 47 se presenta el valor de la sobrevivencia en campo, ponderado al número


de plantas total entregado en la Gerencia Regional. Tal como se puede observar, el nivel
de sobrevivencia en todos los casos superó el 24.5 % y en la Gerencia VII se encontró el
nivel de sobrevivencia más alto. También es importante indicar que en las Gerencias IV,
VIII, IX, X y XIII se encontraron valores por arriba de la media nacional. En contraste, las
Gerencias I y XI fueron las únicas donde el nivel de sobrevivencia fue menor al 30 %.

Figura 47. Sobrevivencia en campo por Gerencia Regional


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
Nota: Los valores obtenidos son indicativos

Universidad Autónoma Chapingo


97
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.1.10.6. Sobrevivencia ponderada por tipo de producción

En el Cuadro 30 se muestra el valor ponderado de la sobrevivencia en campo a nivel


estatal, considerando el origen de la planta. Como se puede observar, todas las plantas
utilizadas en Coahuila se produjeron con propagación vegetativa; mientras que hubo
entidades como Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Colima, Distrito
Federal, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa,
Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán donde sólo se utilizó planta procedente
de vivero.

Cuadro 30. Valor ponderado de la sobrevivencia en campo a nivel estatal


Valor ponderado (puntos porcentuales)
Entidad
Planta de vivero Propagación vegetativa Sobrevivencia en el estado
Aguascalientes 7.81 47.34 55.15
Baja California 11.85 No se evaluó 11.85
Baja California Sur 37.03 No se evaluó 37.03
Campeche 17.38 No se evaluó 17.38
Chiapas 14.72 No se evaluó 14.72
Chihuahua 28.82 12.77 41.58
Coahuila 56.60 56.60
Colima 56.31 No se evaluó 56.31
Distrito Federal 91.57 No se evaluó 91.57
Durango 11.22 39.32 50.55
Guanajuato 12.67 53.73 66.40
Guerrero 20.83 7.87 28.69
Hidalgo 60.47 5.30 65.77
Jalisco 36.35 14.78 51.13
México 67.94 No se evaluó 67.94
Michoacán 74.95 No se evaluó 74.95
Morelos 26.63 No se evaluó 26.63
Nayarit 51.82 No se evaluó 51.82
Nuevo León 7.78 63.85 71.62
Oaxaca 60.38 No se evaluó 60.38
Puebla 77.13 No se evaluó 77.13
Querétaro 64.83 9.38 74.20
Quintana Roo 73.71 No se evaluó 73.71
San Luis Potosí 2.65 75.20 77.85
Sinaloa 17.30 No se evaluó 17.30
Sonora 29.82 No se evaluó 29.82
Tabasco 40.90 No se evaluó 40.90
Tamaulipas 23.67 38.58 62.24
Tlaxcala 57.46 No se evaluó 57.46

Universidad Autónoma Chapingo


98
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Valor ponderado (puntos porcentuales)


Entidad
Planta de vivero Propagación vegetativa Sobrevivencia en el estado
Veracruz 67.76 No se evaluó 67.76
Yucatán 24.61 No se evaluó 24.61
Zacatecas 2.80 75.72 78.52
General 57.50
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
Nota: Los valores obtenidos son indicativos

En el Cuadro 31 se presenta la sobrevivencia en campo, cuyo valor fue ponderado al


número total de plantas de cada tipo de producción. La columna ―diferencia‖ expresa el
valor obtenido al sustraer la sobrevivencia de las plantaciones realizadas con planta de
vivero a la de las plantaciones realizadas con propagación vegetativa. Tal como se puede
observar, a excepción de Chihuahua, en los estados donde se utilizaron plantas de ambos
tipos, la sobrevivencia fue mayor en propagación vegetativa. En Guerrero y Querétaro
esta diferencia fue mínima, pero en Tamaulipas y Nuevo León la diferencia fue cercana al
40 %. Esta situación puede estar asociada con el hecho de que, tal como se explicó en la
sección correspondiente a transporte, las plantas procedentes de vivero están sujetas a
condiciones más severas que las de propagación vegetativa. De acuerdo con Mason
(1994), la manipulación indebida de plantas al momento de la reforestación reduce
marcadamente la sobrevivencia posterior, disminuyendo el crecimiento inicial.

Cuadro 31. Sobrevivencia en campo ponderada al número total


de plantas en cada tipo de producción
Entidad Planta de vivero Propagación vegetativa Diferencia
Chihuahua 58.18 25.29 32.89
Querétaro 74.18 74.34 -0.15
Guerrero 27.66 31.84 -4.18
Durango 33.67 58.98 -25.31
Hidalgo 64.12 93.10 -28.98
San Luis Potosí 48.29 79.57 -31.28
Aguascalientes 30.42 63.69 -33.26
Guanajuato 42.04 76.90 -34.86
Jalisco 44.43 81.31 -36.88
Zacatecas 41.67 81.17 -39.51
Nuevo León 38.66 79.92 -41.26
Tamaulipas 41.47 89.86 -48.39
Baja California 11.85 No se evaluó
Baja California Sur 37.03 No se evaluó
Campeche 17.38 No se evaluó
Chiapas 14.72 No se evaluó
Coahuila No se evaluó 56.60
Colima 56.31 No se evaluó

Universidad Autónoma Chapingo


99
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Entidad Planta de vivero Propagación vegetativa Diferencia


Distrito Federal 91.57 No se evaluó
México 67.94 No se evaluó
Michoacán 74.95 No se evaluó
Morelos 26.63 No se evaluó
Nayarit 51.82 No se evaluó
Oaxaca 60.38 No se evaluó
Puebla 77.13 No se evaluó
Quintana Roo 73.71 No se evaluó
Sinaloa 17.30 No se evaluó
Sonora 29.82 No se evaluó
Tabasco 40.90 No se evaluó
Tlaxcala 57.46 No se evaluó
Veracruz 67.76 No se evaluó
Yucatán 24.61 No se evaluó
General 46.58 68.66

Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica


Nota: Los valores obtenidos son indicativos

9.1.10.7. Sobrevivencia nacional con relación al padrón (valor ponderado)

El procedimiento de ponderación realizado en la obtención de este indicador es el que se


explicó en la sección Sobrevivencia en campo nacional ponderada. En los casos donde el
expediente no contó con el dato de número de plantas otorgadas, la sobrevivencia con
relación al padrón se calculó de la siguiente manera:

1. Se determinó cuál era el número de plantas que, con base en el distanciamiento


promedio en campo debía haber en un sitio de muestreo (número esperado).

2. El número de plantas vivas en cada sitio de muestreo se dividió entre el número


esperado.

3. El número de plantas vivas en la superficie muestreada se extrapoló a la superficie


total de la plantación.

Posteriormente, se realizó el procedimiento de ponderación. A nivel nacional, la


sobrevivencia con relación al padrón fue de 46.79, inferior 10 puntos porcentuales a la
sobrevivencia en campo. Lo que significa que, de cada 100 plantas otorgadas por el
Programa, sólo se encontró evidencia en campo de 47.

Universidad Autónoma Chapingo


100
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

La sobrevivencia con respecto al padrón para los conceptos de apoyo de C.1.1. y C.1.2.
en cada estado se muestra en el Cuadro 32. Tal como se puede observar, en los estados
de Baja California, Colima, México, Michoacán, Puebla, Quintana Roo, Tabasco y
Tlaxcala la sobrevivencia en las plantaciones apoyadas para C.1.2. fue mayor a las de
C.1.1., mientras que se presentó el caso contrario en las demás entidades.

Cuadro 32. Sobrevivencia nacional con relación al padrón (valor ponderado)


2) C1.2. Reforestación con
Entidad 1) C1.1. Reforestación Total general
obras de suelo
Distrito Federal No se evaluó 89.94 89.94
Michoacán 70.46 100.00 72.57
Quintana Roo 71.81 80.77 72.30
Puebla 65.51 73.95 66.72
Querétaro 74.84 55.42 59.31
Veracruz 56.63 50.80 55.17
San Luis Potosí 55.47 46.16 53.92
Jalisco 90.20 41.09 53.37
Zacatecas 54.14 42.43 53.12
Nuevo León 55.71 31.76 51.58
Aguascalientes 53.21 46.17 50.39
Tlaxcala 34.26 55.93 50.02
Hidalgo 56.14 46.07 49.70
Guanajuato 56.74 39.02 49.36
México 43.41 68.58 45.21
Nayarit 45.21 No se evaluó 45.21
Colima 35.44 54.99 40.87
Oaxaca 46.47 30.00 40.29
Tabasco 40.10 44.52 40.28
Coahuila 41.34 33.14 40.11
Guerrero 38.02 33.33 36.19
Yucatán 35.49 No se evaluó 35.49
Chihuahua 67.40 24.55 35.26
Tamaulipas 38.69 33.87 34.92
Durango 53.30 23.47 31.99
Baja California Sur 29.97 27.83 28.22
Morelos 37.56 19.71 28.11
Campeche 25.22 0 24.07
Sonora 24.25 23.88 24.01
Chiapas 12.74 No se evaluó 12.74
Sinaloa 16.63 4.84 12.70
Baja California 0 11.76 8.82
Nacional 46.79
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


101
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.1.10.8. Sobrevivencia nacional de las plantaciones evaluadas para el periodo


2005-2008

Se revisó un segmento de plantaciones apoyadas en el periodo 2005-2008, donde se


eligieron predios que en las evaluaciones de los ejercicios fiscales correspondientes
habían obtenido más del 10 % de sobrevivencia. Como se desprende de la información
contenida en el Cuadro 33, a nivel nacional, la sobrevivencia en campo de las
plantaciones apoyadas y evaluadas en el periodo 2005-2008 que obtuvieron un
porcentaje mayor al 10 % durante el primer año, fue de 56.99 % y de 46.48 %.

Cuadro 33. Sobrevivencia en campo a nivel nacional de


plantaciones apoyadas en el periodo 2005-2008
Sobrevivencia Porcentaje (%)
En campo (promedio aritmético) 52.32
En campo (ponderada) 56.99
Con respecto al padrón (promedio aritmético) 52.86
Con respecto al padrón (ponderada) 46.48
En el cálculo de la sobrevivencia ponderada y con respecto al padrón se excluyeron los predios apoyados para protección,
debido a que no se contó con el dato de plantas otorgadas
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.11. Plantas faltantes

La determinación de este indicador también tuvo el inconveniente de que el padrón


proporcionado por la CONAFOR no tuvo el dato de planta otorgada, mismo que se
determinó con el procedimiento señalado en la sección Supervivencia en campo.

De esta manera, se obtuvo el número de plantas faltantes que refleja la diferencia entre el
número de plantas encontradas en el predio, vivas y muertas, y las otorgadas por el
Programa (Cuadro 34). Los resultados reflejan que las entidades donde se encontró un
mayor número de plantas faltantes fueron Baja California Sur, Durango, Zacatecas donde
no se encontró evidencia de cerca del 30 % de las plantas otorgadas.

Universidad Autónoma Chapingo


102
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 34. Plantas faltantes en las plantaciones evaluadas para el ejercicio 2009.
Entidad Planta otorgada Plantas faltantes Porcentaje que representa (%)
Aguascalientes 1´109,900 84,375 7.60
Baja California 316,400 14,538 4.59
Baja California Sur 187,600 59,458 31.69
Campeche 208,125 12,918 6.21
Chiapas 915,250 11,563 1.26
Chihuahua 1´669,250 246,867 14.79
Coahuila 3´164,650 726,217 22.95
Colima 480,430 126,443 26.32
Distrito Federal 152,900 1,245 0.81
Durango 874,500 278,919 31.89
Guanajuato 1´392,500 337,685 24.25
Guerrero 511,900 34,573 6.75
Hidalgo 421,300 85,925 20.40
Jalisco 1´609,250 72,949 4.53
México 564,300 48,419 8.58
Michoacán 837,100 0 0.00
Morelos 568,000 34,284 6.04
Nayarit 1´597,500 77,973 4.88
Nuevo León 2´734,700 658,689 24.09
Oaxaca 522,500 92,168 17.64
Puebla 992,200 95,698 9.64
Querétaro 645,400 76,270 11.82
Quintana Roo 387,925 15,261 3.93
San Luis Potosí 2´065,195 542,722 26.28
Sinaloa 567,454 62,167 10.96
Sonora 1´184,000 295,992 25.00
Tabasco 98,750 2,970 3.01
Tamaulipas 762,825 122,147 16.01
Tlaxcala 1´222,100 105,000 8.59
Veracruz 531,825 107,903 20.29
Yucatán 229,375 4,361 1.90
Zacatecas 2´455,200 781,852 31.84
General 30´980,304.00 5´217,552 13.58
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.1.12. Porcentaje de Superficie

En cada plantación, el equipo de la UACh determinó la superficie real donde se


efectuaron las acciones. La superficie obtenida se comparó con la superficie apoyada con

Universidad Autónoma Chapingo


103
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

base en el padrón. Los resultados se sintetizan en el Cuadro 35. Tal como se puede
observar, la diferencia entre la superficie reportada en el padrón para las plantaciones
evaluadas fue de 5,108 ha, lo que significa un 16.77%. Dicho de otro modo, de cada 100
ha reportadas en el padrón, se realizaron acciones de reforestación en 83.23 ha.

Cuadro 35. Comparación entre la superficie reportada en el padrón


y la superficie determinada en campo.
Superficie reportada Porcentaje
Entidad Superficie en campo Diferencia
en el padrón (%)
Aguascalientes 1,102 912.56 189.44 17.19
Baja California 383 335.17 47.83 12.49
Baja California Sur 227 186.42 40.58 17.88
Campeche 333 322.15 10.85 3.26
Chiapas 1,130 1,124.60 5.40 0.48
Chihuahua 1,255 1,129.06 125.94 10.04
Coahuila 2,564 2,242.91 321.09 12.52
Colima 721 539.24 181.76 25.21
Distrito Federal 139 83.18 55.82 40.16
Durango 795 649.22 145.78 18.34
Guanajuato 1,252 950.82 301.18 24.06
Guerrero 552 431.93 120.07 21.75
Hidalgo 458 385.35 72.65 15.86
Jalisco 1,505.5 1,350.60 154.90 10.29
México 513 346.97 166.03 32.37
Michoacán 761 473.94 287.06 37.72
Morelos 630 381.34 248.66 39.47
Nayarit 1,646 1,445.86 200.14 12.16
Nuevo León 2,464 2,140.72 323.28 13.12
Oaxaca 475 387.99 87.01 18.32
Puebla 902 580.54 321.46 35.64
Querétaro 644 463.82 180.18 27.98
Quintana Roo 607 596.26 10.74 1.77
San Luis Potosí 1,894.1 1,608.04 286.06 15.10
Sinaloa 871 820.08 50.92 5.85
Sonora 1,480 1,144.85 335.15 22.65
Tabasco 158 155.20 2.80 1.77
Tamaulipas 779 576.92 202.08 25.94
Tlaxcala 1,111 952.49 158.51 14.27
Veracruz 515 453.78 61.22 11.89
Yucatán 367 362.86 4.14 1.13
Zacatecas 2,232 1,822.39 409.61 18.35
General 30,465.6 25,357.23 5,108.37 16.77
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


104
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.2. Cumplimiento de Densidad de Reforestación

Más de tres cuartas partes de las plantaciones evaluadas (77.18%) contaron con la
densidad recomendada de reforestación, con base en las especificaciones técnicas de
cada ecosistema.

9.3. Índice de Calidad de la Reforestación (ICR)

Este indicador proporciona información respecto a la calidad de las reforestaciones y la


sobrevivencia en campo. Cada cifra indica la proporción de plantaciones con una
calificación de buena o excelente y una sobrevivencia mayor a 60%. Este valor se obtuvo
considerando tanto la sobrevivencia en campo como la sobrevivencia con relación al
padrón. Los resultados a nivel estatal se presentan en el Cuadro 36.

9.3.1. ICR por estado

Tal como se puede observar, considerando la sobrevivencia en campo, 47 de cada 100


predios apoyados se podría considerar con calificativo de calidad bueno o excelente,
mientras que, con base en la sobrevivencia con relación al padrón, este valor se reduce a
21.14 %.

Si bien en el Distrito Federal el valor del ICR fue de 100% considerando la sobrevivencia
en campo, el valor se redujo a 16.67 % utilizando la sobrevivencia con relación al padrón.
En cambio, entidades como Nuevo León, Quintana Roo, Michoacán y San Luis Potosí
registraron los mayores valores de ICR para ambos casos.

Los estados con el menor valor de ICR fueron Sonora, Baja California, Campeche y
Sinaloa, donde prácticamente menos de 10 % de las plantaciones fueron consideradas de
calidad.

Universidad Autónoma Chapingo


105
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 36. ICR obtenido considerando la sobrevivencia en campo


y la sobrevivencia con relación al padrón
Número de
Número de plantaciones con
plantaciones con sobrevivencia
sobrevivencia en con relación al
Plantaciones
Entidad campo mayor al 60 ICR campo padrón mayor al ICR padrón
evaluadas
% y Calificativo de 60 % y
Calidad Bueno o Calificativo de
Excelente Calidad Bueno o
Excelente
Aguascalientes 27 18 66.7 8 29.63
Baja California 21 2 9.5 0 0.00
Baja California 20 6 30.0 0 0.00
Sur
Campeche 27 2 7.4 2 7.41
Chiapas 23 3 13.0 2 8.70
Chihuahua 27 7 25.9 3 11.11
Coahuila 29 18 62.1 3 10.34
Colima 27 15 55.6 5 18.52
Distrito Federal 12 12 100.0 2 16.67
Durango 29 7 24.1 1 3.45
Guanajuato 31 17 54.8 9 29.03
Guerrero 28 8 28.6 6 21.43
Hidalgo 31 22 71.0 9 29.03
Jalisco 29 17 58.6 14 48.28
México 28 9 32.1 2 7.14
Michoacán 31 27 87.1 10 32.26
Morelos 26 6 23.1 2 7.69
Nayarit 27 11 40.7 8 29.63
Nuevo León 30 24 80.0 16 53.33
Oaxaca 30 18 60.0 6 20.00
Puebla 30 21 70.0 8 26.67
Querétaro 28 19 67.9 8 28.57
Quintana Roo 28 22 78.6 14 50.00
San Luis Potosí 31 29 93.5 10 32.26
Sinaloa 29 1 3.4 0 0.00
Sonora 21 0 0.0 0 0.00
Tabasco 31 12 38.7 9 29.03
Tamaulipas 30 12 40.0 7 23.33
Tlaxcala 24 15 62.5 6 25.00
Veracruz 45 30 66.7 11 24.44
Yucatán 29 4 13.8 2 6.90
Zacatecas 21 5 23.8 3 14.29
General 880 419 47.6 186 21.14
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


106
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.3.2. ICR por Gerencia Regional

En el Cuadro 37 se muestra el ICR por Gerencia Regional, obtenido a través de


considerar, por un lado, la sobrevivencia en campo y por otro, la sobrevivencia con
respecto al padrón. Tal como se puede observar en la Gerencia XIII (Distrito Federal y
Tlaxcala) se registró el valor del ICR más alto considerando la sobrevivencia en campo,
pero con relación al padrón fue la Gerencia VII (Nuevo León, San Luis Potosí y
Zacatecas). En cambio, en la Gerencia Regional II, correspondiente al estado de Sonora,
ninguna de las 21 plantaciones evaluadas cumplió con los criterios de calidad para ser
considerada dentro del ICR. Esta situación refleja una gran área de oportunidad para el
Programa: realizar los ajustes necesarios en la producción de planta, el transporte de la
misma y su reforestación en campo para lograr que se incrementen los parámetros de
calidad de las plantaciones con el objetivo de que éstas cuenten con mayores
probabilidades de establecerse.

Cuadro 37. ICR por Gerencia Regional, obtenido considerando la sobrevivencia en


campo y la sobrevivencia con relación al padrón
Número de
Número de plantaciones con
plantaciones con sobrevivencia
sobrevivencia en con relación al
Plantaciones
Entidad campo mayor al 60 ICR campo padrón mayor al ICR padrón
evaluadas
% y Calificativo de 60 % y
Calidad Bueno o Calificativo de
Excelente Calidad Bueno o
Excelente
Gerencia I 41 8 19.51 0 0.00
Gerencia II 21 0 0.00 0 0.00
Gerencia III 58 8 13.79 1 1.72
Gerencia IV 85 42 49.41 14 16.47
Gerencia V 58 26 44.83 12 20.69
Gerencia VI 56 25 44.64 6 10.71
Gerencia VII 88 62 70.45 29 32.95
Gerencia VIII 141 78 55.32 44 31.21
Gerencia IX 89 53 59.55 24 26.97
Gerencia X 75 51 68.00 19 25.33
Gerencia XI 54 15 27.78 11 20.37
Gerencia XII 84 28 33.33 18 21.43
Gerencia XIII 36 27 75.00 8 22.22
Total general 886 423 47.74 186 20.99

Universidad Autónoma Chapingo


107
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.3.3. ICR por categoría de apoyo

En el Cuadro 38 se presenta el valor del ICR por concepto de apoyo (los valores del ICR
en C.1.3. y C.1.4 sólo se obtuvieron con respecto a la sobrevivencia en campo). Tal como
se puede apreciar, el mayor ICR se obtuvo por las plantaciones donde se realizaron
acciones de mantenimiento, seguidas de las que contaron con protección. Esta situación
refleja la importancia de que la CONAFOR brinde apoyos dirigidos a que en las
plantaciones se continúen realizando actividades que contribuyan a mejorar su calidad.

Cuadro 38. ICR por concepto de apoyo


Concepto de
Total Campo ICR campo Padrón ICR Padrón
apoyo
C.1.1. 396 184 46.46 135 34.09
C.1.2. 214 87 40.65 51 23.83
C.1.3. 165 96 58.18 - -
C.1.4. 111 56 50.45 - -
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica.

9.3.4. ICR con base en el origen de la planta

Como se ha señalado en párrafos anteriores, las plantas utilizadas pudieron tener dos
orígenes: plantas procedentes de vivero y plantas de propagación vegetativa. En el
Cuadro 39 se presenta el ICR obtenido por los predios apoyados en función del origen de
las plantas. Tal como se desprende, un mayor número de predios donde se utilizó planta
propagada vegetativamente reunieron condiciones de calidad. Este dato es congruente
con la información presentada en la sección Sobrevivencia por tipo de producción de
planta, pues tal como se señaló, es muy probable que estos valores estén relacionados
con las condiciones de estrés a las que se someten las plantas de vivero durante el
transporte.

Cuadro 39. ICR de los predios apoyados en función del origen de las plantas
Origen de la planta Número de plantaciones Campo ICR campo Padrón ICR padrón
Planta procedente de
503 193 38.37 129 25.65
vivero
Propagación
160 107 66.88 57 35.63
vegetativa
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

9.3.5. Algunas consideraciones sobre el ICR

El ICR involucra una medida de la calidad de las actividades previas a la plantación; si


―calidad de reforestación‖ se entiende como la bondad de tales actividades, entonces
tiene sentido usar la calificación asignada a las mismas. Sin embargo, tal índice no

Universidad Autónoma Chapingo


108
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

necesariamente representa una medida de la ―calidad‖ actual de la plantación. Por


ejemplo, existe la posibilidad de que en un predio se hayan realizado actividades previas
satisfactorias, pero el manejo actual (posterior a la plantación) no sea de de calidad,
teniendo consecuencias negativas para la sobrevivencia; alternativamente, pudo haber
buen manejo previo a la reforestación, pero las condiciones ambientales (lluvia, sequía,
heladas o incendios) pudieron tener efecto negativo sobre la supervivencia. En ambos
casos la mala calidad (y poca sobrevivencia) de las plantaciones no es consecuencia de
las actividades previas a la reforestación.

Una posibilidad para definir la calidad actual de una plantación, visualizada como
potencial para un buen desarrollo de la misma, puede considerarse una medida que
incluya el porcentaje de sobrevivencia, así como un estimador de la calidad del manejo
que se la da a tal plantación, misma que puede visualizarse como un indicador
(cuantitativo) del potencial de buen desarrollo que tiene la reforestación. Para este
propósito se puede utilizar:

en donde F y M representan respectivamente la proporción de supervivencia y una


calificación del manejo de la plantación; y son ponderaciones tales que
y . Se asume una escala de calificación ordinal de cinco puntos para
M, donde M=1 significa ―muy mala‖ M=2 significa ―mala‖, y así sucesivamente hasta M=5
que representa ―excelente‖, si se toma entonces el valor de IR está acotado entre
0.5 y 52.5, con valores mayores de IR asociados a mejores potenciales de desarrollo. Las
ponderaciones y no deben ser iguales y se eligen de forma tal que reflejen la
importancia relativa del factor en cuestión sobre el valor del índice.

El cálculo tradicional del ICR considera sólo las reforestaciones con supervivencia de al
menos 60%, lo que desecha una cantidad importante de casos en los cuales el porcentaje
de supervivencia es menor a tal cifra. Esto sesga la distribución de tal índice y no permite
visualizar la verdadera distribución de los porcentajes de supervivencia en las
plantaciones muestreadas. Se sugiere construir el índice considerando todos los valores
de supervivencia obtenidos en el muestreo de plantaciones.

Por lo anterior, la propuesta del equipo evaluador es calcular el índice propuesto por
ecosistema. Esto en virtud de que los resultados obtenidos en el presente estudio, (ver
Figura 48 a 52), muestran que las distribuciones de los porcentajes de sobrevivencia,
calculadas para cada ecosistema en particular, son sustancialmente diferentes. Combinar
el índice sobre la totalidad de observaciones, independientemente de los ecosistemas,
confunde la distribución de tales porcentajes de supervivencia y no permite distinguir
especificidades asociadas a los mismos.

Universidad Autónoma Chapingo


109
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009
Bosque tropical caducifolio

40
30
frecuencia

20
10
0

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0

% de supervivencia

Figura 48. Distribución de porcentaje


Bosque de sobrevivencia para
de coníferas
bosque tropical caducifolio
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
60
50
40
frecuencia

30
20
10
0

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0

% de supervivencia

Figura 49. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para


bosque de coniferas
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


110
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009
Bosque de encinos

70
60
50
frecuencia

40
30
20
10
0

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0

% de supervivencia

Figura 50. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para


Bosque
bosque tropical subperenifolio
de encino
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
40
30
frecuencia

20
10
0

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0

% de supervivencia

Figura 51. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para


bosque tropical subperenifolio
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


111
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009
Bosque tropical perenifolio

25
20
15
frecuencia

10
5
0

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0

% de supervivencia

Figura 52. Distribución de porcentaje de sobrevivencia para


bosque tropical perennifolio
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Ante esta situación, se considera que el valor de referencia de la sobrevivencia que se


debe utilizar en el cálculo del ICR más adecuado —en términos de bondad— sería la
mediana del porcentaje de sobrevivencia en campo para las unidades muestreadas en la
combinación existente de los factores Nivel de degradación de suelo y Tipo de
Vegetación. Dado cada uno de tales valores de referencia, para las combinaciones
existentes, se calculó el porcentaje de observaciones (proporciones de sobrevivencia) en
la combinación particular de que se trate que excedieran la mediana correspondiente. De
acuerdo con esto el ICR puede expresarse como:

Donde : es el número de proporciones de sobrevivencia que exceden a la mediana de


tales proporciones y que se calcula para las unidades muestreadas en el nivel de
degradación de suelo y en el tipo de vegetación ; : representa el número de unidades
muestrales analizadas en el nivel de degradación de suelo y en el tipo de vegetación ;
en este caso se tiene que ; , pero no se obtuvieron muestras en
todas las combinaciones .

La racionalidad del propuesto es simple: éste toma en cuenta como punto de


referencia al valor de la mediana que generan los datos observados en la muestra
correspondiente, y no usa un valor arbitrario especificado a-priori por el analista, dejando
que la distribución empírica de las observaciones obtenidas sea la que especifique el

Universidad Autónoma Chapingo


112
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

valor que discrimina entre un porcentaje bueno o malo de sobrevivencia. La justificación


que se considera es que, si todas las proporciones de sobrevivencia tienden a ser bajas –
para una combinación dada- entonces la mediana tenderá a ser también baja, y
viceversa. De acuerdo con esto, el valor que discrimina un porcentaje de sobrevivencia no
depende del criterio a-priori del analista, sino del conjunto de observaciones considerado
en particular. Este criterio elimina la subjetividad de un valor del porcentaje de
sobrevivencia elegido a-priori, y es –desde el punto de vista estadístico- más conveniente
que el del valor elegido a-priori.

La mediana representa el valor que las observaciones que es mayor que un 50% de éstas
y coincide con la media aritmética cuando la distribución de las observaciones es
simétrica; en caso contrario, como ocurre en la distribución de los casos analizados, la
mediana es más representativa que la media aritmética para estudiar el centro de la
distribución de las observaciones y es por esta razón que se consideró útil como punto de
discriminación.

En el Cuadro 40 se presentan los valores de la proporción de plantaciones que exceden la


mediana del porcentaje de sobrevivencia en campo para las combinaciones de nivel de
degradación de suelo y tipo de vegetación obtenidas del muestreo en campo
considerando los apoyos otorgados en el año 2009.

Cuadro 40. Proporción de unidades muestreadas que exceden la mediana del


porcentaje de sobrevivencia en campo, agrupadas por nivel de degradación
de suelo y tipo de vegetación. (Apoyos 2009)
Nivel de erosión Tipo de vegetación Proporción
Ligera Bosque tropical perennifolio 0.500
Moderada o severa Bosque tropical perennifolio 0.500
Ligera Bosque tropical subperennifolio 0.500
Moderada o severa Bosque tropical subperennifolio 0.474
Extrema Bosque tropical subperennifolio 0.400
Ligera Bosque tropical caducifolio 0.500
Moderada o severa Bosque tropical caducifolio 0.520
Ligera Bosque espinoso 0.500
Moderada o severa Bosque espinoso 0.494
Extrema Bosque espinoso 0.500
Ligera Matorral xerófilo 0.493
Moderada o severa Matorral xerófilo 0.496
Extrema Matorral xerófilo 0.667
Ligera Pastizal 0.500
Moderada o severa Pastizal 0.500
Extrema Pastizal 0.500
Ligera Bosque de coníferas 0.500
Moderada o severa Bosque de coníferas 0.509
Extrema Bosque de coníferas 0.500
Ligera Bosque de encinos 0.500

Universidad Autónoma Chapingo


113
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Nivel de erosión Tipo de vegetación Proporción


Moderada o severa Bosque de encinos 0.485
Ligera Bosque mesófilo de montaña 0.455
Moderada o severa Bosque mesófilo de montaña 0.500
Moderada o severa Vegetación acuática y subacuática 1.000*
Ligera Otro 0.500
Moderada o severa Otro 0.330
Extrema Otro 0.500
*Calculado con base en una sola observación.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Tal como se puede observar, en la mayoría de los casos, el número de plantaciones cuya
sobrevivencia en campo está por encima de la mediana representa más del 50 % de las
plantaciones evaluadas.

9.3.6. Algunos factores de importancia en la sobrevivencia

Para detectar si algunos factores, susceptibles de manejarse operativamente, tienen


incidencia sobre las tasas de supervivencia observadas en el muestreo de campo se
efectuó un análisis de regresión logística, ver por ejemplo (Agresti, 2000).

Bajo esta perspectiva, se consideró el modelo

donde representa la probabilidad de que ocurra el evento ―La i-ésima planta sobrevive
en la fecha del muestreo realizado‖, es la probabilidad del evento complementario,
es un coeficiente de regresión asociado al predictor lineal del modelo logístico,
representa un regresor con valores fijos y .

De acuerdo con lo anterior, el modelo logístico postula que el logaritmo (natural) del
cociente de momios del evento a favor con respecto al desfavorable es una función lineal
de los valores de los regresores en cuestión. Si uno o más de los coeficientes de
regresión son estadísticamente diferentes de cero, entonces el regresor en cuestión
posee un efecto significativo sobre el logaritmo del cociente referido anteriormente.

Para este caso se analizaron diferentes regresores con el propósito de identificar cuáles
de los factores considerados en el estudio tienen efecto sobre la respuesta de interés. De
acuerdo con esto se consideraron catorce regresores, mismos que se muestran en el
Cuadro 41.

Universidad Autónoma Chapingo


114
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Cuadro 41. Regresores utilizados para determinar los factores que incidieron en la
sobrevivencia de las plantaciones evaluadas
Regresor Nivel 1 Nivel 2 Nivel 3 Nivel 4 Nivel 5 Nivel 6
Aplicación
de riego Con riego Sin riego -- -- -- --
auxiliar
La planta
Con Sin
se protegió de -- -- -- --
protección protección
la luz solar
Tipo de
preparación Físico Manual Mecánico Químico -- --
del terreno
Método Pico de Zanja Zanja
Cepa común Microcuenca Otro
de plantación pala bordo trinchera
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Debido a que los regresores son de tipo categórico, es decir variables clasificatorias, el
conjunto de regresores derivados de tal condición generó un modelo con 14 regresores,
cada uno de estos asociado a un nivel específico del regresor clasificatorio que lo generó.

9.3.7. Significancia de efectos en el modelo logístico estimado

El modelo se estimó por máxima verosimilitud, utilizando uno por ecosistema, mediante el
procedimiento Logistic del Sistema SAS©, SAS Institute 2008. A continuación se
presentan algunos resultados de la estimación.

Cuadro 42. Modelo logístico estimado para sobrevivencia


Significancia de efectos asociados a los factores
-2 Log Tipo de
Ecosistema Riego Protección Método de
(P-value) preparación
Auxiliar Solar plantación
del terreno
Bosque de 39248
<0.0001 <0.0001 <0.0001 <0.0001
Coníferas (<0.0001)
49037
Bosque de encino <0.0001 <0.0001 <0.0001 <0.0001
(<0.0001)
Bosque mesófilo 5725
<0.0001 <0.0001 <0.0001 <0.0001
de montaña (<0.0001)
Bosque tropical 3203
<0.0001 <0.0001 <0.0001 <0.0001
caducifolio (<0.0001)
Bosque tropical 9856
<0.0001 <0.0001 0.0043 <0.0001
perenifolio (<0.0001)
Bosque tropical 7442
<0.0001 <0.0001 <0.0001 <0.0001
subperenifolio (<0.0001)
Matorral xerófilo <0.0001 <0.0001 <0.0001 <0.0001
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


115
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

En el Cuadro 42 el valor del estadístico -2 Log es el que se usa para probar el juego de
hipótesis

Al menos un coeficiente es diferente de cero

La significancia de los efectos se midió a través de la prueba de razón de verosimilitudes


y se usa la densidad Ji Cuadrada como distribución de referencia para el estadístico de
prueba. El valor P-value corresponde al nivel de significancia observado y se rechaza
si se cumple que P-value< , donde es el nivel de significancia nominal usado
en el test (usualmente ). Que exista un efecto significativo implica que al menos
uno de los niveles de los factores indicados genera una respuesta (logaritmo del cociente
indicado) que es estadísticamente diferente de las demás.

Con base en lo anterior y considerando la información de la significancia del modelo


logístico, para los ecosistemas indicados dicho modelo permite identificar cuáles factores,
entre los considerados, tienen un efecto significativo sobre las probabilidades de
ocurrencia del evento a favor (―La planta sobrevive‖). Se concluye entonces que la
aplicación de riego auxiliar, el uso de protección contra la luz solar, el tipo de preparación
de terreno y el método de plantación utilizado tienen efecto significativo sobre la
probabilidad de que una planta con que se reforesta sobreviva. Es decir, al menos uno de
los niveles de cada factor indicado tiene efecto significativamente diferente de los
correspondientes a los niveles restantes.

Particularizando sobre cada ecosistema, los resultados colectados permiten concluir que
en el caso de bosque de coníferas la aplicación de riego auxiliar, protección contra luz
solar, preparación de suelo mediante medios físicos y siembra con zanja bordo, generó un
porcentaje de sobrevivencia estadísticamente mayor que en las demás combinaciones de
niveles de los factores estudiados.

Para el bosque mesófilo de montaña, el sistema de plantación a pico de pala o el de cepa


común, la aplicación de riego auxiliar, uso de protección contra luz solar y la preparación
del terreno mediante medios físicos generaron porcentajes de supervivencia
estadísticamente mayores que los correspondientes a otras combinaciones estudiadas.

En el caso de bosque espinoso y de encino, el uso de riego auxiliar, protección contra luz
solar, sistema de plantación mediante microcuenca, pico de pala, zanja bordo o zanja
trinchera, y preparación del terreno mediante medios físicos, en forma manual o mediante
químicos, se tradujo en porcentajes de supervivencia en campo que no son
estadísticamente iguales que los observados bajo otras combinaciones de niveles en este
ecosistema.

Universidad Autónoma Chapingo


116
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Para el bosque tropical caducifolio, igual que en los casos anteriores, la aplicación de
riego auxiliar y protección contra luz solar tiene efecto significativo sobre los porcentajes
de supervivencia. Sin embargo, también tienen este tipo de efecto el tipo de preparación
del terreno (manual, y mecánico), y el método de plantación (cepa común, microcuenca, a
pico de pala, y zanja bordo).

Con respecto al bosque tropical perennifolio, los resultados encontrados indican que la
preparación del terreno mediante medios manuales, la plantación en cepa común, la
aplicación de riego auxiliar y el uso de protección contra luz solar generó porcentajes de
supervivencia estadísticamente mayores que los observados para otras combinaciones de
niveles de los factores citados.

Con respecto al bosque tropical sub-perennifolio, los resultados muestran que la


plantación mediante zanja bordo, la preparación del terreno en forma mecánica, el riego
auxiliar y la protección contra luz generaron mayores porcentajes de plantas
sobrevivientes que otras combinaciones de los factores discutidos.

Finalmente, en el caso de matorral xerófilo, igual que en los casos anteriores el riego
auxiliar y el uso de sombra se asocian a porcentajes de supervivencia significativamente
diferentes de los que ocurren cuando no se efectúan tales actividades; un efecto
significativo sobre la misma respuesta ocurre cuando se prepara el terreno en forma
mecánica y cuando se planta mediante cepa común.

9.4. Identificar las causas de muerte de plantas

Durante la evaluación técnica, el equipo de la UACh determinó cuál fue la causa principal
de mortandad de las plantas en los predios evaluados. Los resultados obtenidos se
indican en el Cuadro 43. Tal como se aprecia, la sequía fue el factor señalado en cerca de
la mitad de las plantaciones, seguido de la calidad de las plantas y el pastoreo. Inclusive
en las plantaciones apoyadas para C.1.4., en 10 % de los predios se indicó el pastoreo
como una de las causas de muerte.

Cuadro 43. Causas principales de mortandad de las plantas


Porcentaje de plantaciones (%)
Causa de muerte
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4. Total
Sequía 46.5 48.11 48.73 50.86 47.88
Competencia con vegetación por nutrientes 6.8 5.19 7.59 10.34 7.00
Pastoreo 16.9 10.38 7.59 9.48 12.63
Cambio de uso de suelo 0.5 0.00 0.63 0.86 0.46
Técnica inadecuada 1.3 1.89 4.43 0.00 1.84
Especie no apropiada al sitio 3.9 5.19 0.00 3.45 3.44
Incendio 2.3 1.42 2.53 0.00 1.84

Universidad Autónoma Chapingo


117
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Porcentaje de plantaciones (%)


Causa de muerte
C.1.1. C.1.2. C.1.3. C.1.4. Total
Calidad de las plantas 12.7 16.04 13.29 9.48 13.20
Plaga o enfermedad 1.0 0.94 5.06 0.86 1.72
Fecha inapropiada de la plantación 3.1 2.83 5.06 8.62 4.13
Vandalismo 0.3 0.47 0.63 0.00 0.34
Anegación 1.0 0.00 0.00 0.86 0.57
Fauna nociva 1.0 5.19 1.27 3.45 2.41
Helada 1.0 1.42 1.27 0.00 1.03
No hay mortandad 1.6 0.94 1.90 1.72 1.49
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Con el fin de brindar más elementos de análisis sobre este particular, se elaboraron los
diagramas ombrotérmicos para cada plantación. Los datos meteorológicos de temperatura
y precipitación fueron obtenidos de la base de datos Maya versión 1.0 interpolada en
malla regular. Posteriormente se determinó si la plantación se realizó dentro del periodo
óptimo (Figura 53), durante el segundo periodo de sequía (Figura 54), durante el periodo
optimo pero concluida en la época de sequia (Figura 55), En el primer periodo de sequía
(Figura 56) o bien en sitios donde siempre hay sequía (Figura 57).

S20091300884

80 160

70 140

60 120

Precipitaciôn (mm)
50 100
Temperatura (ª C)

40 80

30 60

20 40

10 20

0 0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Meses
Precipitación Temperatura media Actividades

Figura 53. Plantación establecida en el periodo óptimo


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


118
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

S20092900131

80 160

70 140

60 120

50 100

Precipitaciôn (mm)
Temperatura (ª C)

40 80

30 60

20 40

10 20

0 0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Meses
Precipitación Temperatura media Actividades

Figura 54. Plantación establecida en el segundo periodo de sequía


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
S20092401506

50 100

45 90

40 80

35 70

Precipitaciôn (mm)
Temperatura (ª C)

30 60

25 50

20 40

15 30

10 20

5 10

0 0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Meses
Precipitación Temperatura media Actividades

Figura 55. Plantación iniciada durante el periodo óptimo, pero concluida


en la epoca de sequía.
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


119
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

S20093200422

45 90

40 80

35 70

30 60

Precipitaciôn (mm)
Temperatura (ª C)

25 50

20 40

15 30

10 20

5 10

0 0

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Meses
Precipitación Temperatura media Actividades

Figura 56. Plantación establecida en el primer periodo de sequía


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica
S20090200066

30 60

25 50

20 40

Precipitaciôn (mm)
Temperatura (ª C)

15 30

10 20

5 10

0 0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Meses

Precipitación Temperatura media Actividades

Figura 57. Plantación establecida en el periodo óptimo, en un sitio


donde la evapotranspiración es muy alta
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


120
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Posteriormente, la información de todos los predios se sistematizó (Figura 58). Los


resultados reflejan que 44.63 % de los predios apoyados para C.1.1. y 39.68 % de los de
C.1.2. se ejecutaron en el periodo final de lluvias. En tanto que una quinta parte de los
predios apoyados en ambas categorías se efectuaron durante el segundo periodo seco
(cuando las lluvias ya habían finalizado). Esta situación puede estar vinculada con las
fechas de recepción de los apoyos, pero sin duda, es una de las áreas de oportunidad
más importantes para el Programa. Se considera que si la mayor parte de las
plantaciones subvencionadas se realizaran en el periodo óptimo, sus probabilidades de
sobrevivencia incrementarían.

50.00

44.63
45.00

39.88
40.00
Porcentaje de predios

35.00

29.64
30.00
27.17

25.00
20.52
20.00 19.65

15.00

10.00
5.20 5.20
5.00 2.93 2.89
0.98 1.30
0.00
1er periodo seco 2do periodo seco Canícula Inicio de lluvias Periodo óptimo Fin de lluvias
C1.1 C1.2

Figura 58. Porcentaje de predios apoyados respecto al periodo en que se ejecutó el


establecimiento de la plantación
Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Una medida para coadyuvar a resolver esta situación sería que los asesores técnicos
contratados elaboren los diagramas ombrotérmicos de los predios beneficiados y con
base en dicha información se programen todas las actividades vinculadas con la
plantación.

Universidad Autónoma Chapingo


121
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

9.5. Asesoría técnica

El papel de los técnicos forestales como prestadores de servicios en el desarrollo del


programa es crucial porque su participación es un factor importante en el éxito de la de las
obras ejecutadas. Ellos son los responsables de transmitir los conocimientos técnicos a
los beneficiarios y de supervisar que se cumplan las recomendaciones técnicas. Para
abordar este indicador, se consideró el calificativo de calidad de cada plantación (obtenido
en la evaluación técnica). Este valor se contrastó con la opinión del beneficiario sobre el
desempeño de su técnico (Figura 59). En el eje de las abscisas se graficó la calificación
otorgada por los beneficiarios al desempeño del técnico y en el eje de las ordenadas el
calificativo de calidad asignado por el equipo técnico de la UACh. Tal como se puede
observar, los beneficiarios que consideraron que su técnico tuvo un desempeño malo y
muy malo, representaron 7.06 %, pero al igual que para otras calificaciones, la mayor
parte de los predios fueron evaluados como ―buenos‖. Esto significa que, más allá de la
apreciación del beneficiario sobre el desempeño del asesor técnico, sería necesario que
la CONAFOR elabore una escala para calificarlo en función de las actividades que, como
parte del apoyo otorgado, éste debería realizar.

35

30 28.75

25
Porcentaje de predios (%)

20
18.64

15
12.79

10.11
10

6.58

4.51 4.63
5
3.05 2.68
1.83 1.46
0.85 0.97 1.22
0.49 0.49 0.73
0.12
0
1) Excelente 2) Bueno 3) Regular 4) Malo 5) Muy malo

Excelente Bueno Regular Malo

Figura 59. Opinión de los beneficiarios respecto al desempeño de su técnico


Fuente: Elaboración propia, UACh.- CEC con base en la evaluación técnica

Universidad Autónoma Chapingo


122
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

10. Análisis de procesos

Los objetivos de un análisis FODA son identificar y estudiar las fortalezas y debilidades,
oportunidades y amenazas, considerando información recabada para tal propósito
referente a la operación del programa y de la institución. Un análisis FODA detallado
requiere considerar diversos factores internos y externos, por ejemplo las opiniones y
puntos de vista de todos los actores involucrados en el programa (funcionarios,
prestadores de servicios técnicos y beneficiarios) a través de talleres participativos.
Mediante el análisis FODA se pueden desarrollar planes estratégicos o líneas de acción
para maximizar el potencial de las fortalezas y oportunidades, minimizando así el impacto
de las debilidades y amenazas.

Con base en estos argumentos, la elaboración de un análisis FODA reviste complejidad,


pero es una herramienta de planeación de vital importancia. En esta sección del
documento se presenta un listado básico de los componentes básicos de dicho análisis,
con el objetivo de sentar las bases para un futuro ejercicio participativo.

10.1. Fortalezas

 El programa es congruente con la normatividad vigente en materia forestal y con


los instrumentos de Desarrollo Nacional.

 Las Reglas de Operación (RO) establecen claramente los lineamientos para la


operación del Programa, y se han modificado para mejorarla.

 El grado de cumplimiento de las RO y la generación de información de apoyo para


los solicitantes y la capacitación de los Prestadores de Servicios Técnicos
Forestales (PST’f) ha contribuido a que se mejore la capacidad técnica y operativa
del programa.

 El que dos o más solicitantes puedan agruparse para reunir la superficie mínima o
máxima en un área compacta, permite que el programa sea equitativo al no excluir
a los solicitantes que poseen áreas inferiores a la mínima.

 La asignación de recursos se hace con base en las necesidades de restauración


de un predio; está sujeta a un dictamen con criterios de prelación e identificación
de áreas prioritarias de restauración.

 El programa ha permitido la generación de empleo y derrama económica al interior


de las comunidades beneficiadas.

 El programa promueve una cultura de protección y conservación de la naturaleza a


través de sus acciones.

Universidad Autónoma Chapingo


123
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

 Al ser un programa relativamente joven, sus métodos, procesos y resultados se


han ido mejorando con el tiempo a través del desarrollo de experiencias y del
capital humano.

 La institución cuenta con grupos de trabajo interdisciplinarios, lo que impacta en un


alto potencial en su capacidad técnica.

 Al apoyar áreas degradadas y por lo tanto improductivas, el programa permite a


los poseedores obtener ingresos de ellas a través de acciones de conservación y
restauración.

 El programa ofrece oportunidades de desarrollo a los profesionales forestales


dentro del sector.

10.2. Debilidades

 En algunos casos, la información en los expedientes de los apoyos y dictámenes


de conclusión de obra está incompleta o no es clara, lo cual dificulta la obtención
de indicadores para un seguimiento adecuado.

 Poca disponibilidad de información cartográfica básica en formato electrónico


(polígonos de los predios apoyados).

 En algunos casos, la información plasmada en los dictámenes de finiquito no tiene


uniformidad y presenta incongruencias en cuanto al formato de coordenadas de
los polígonos de las áreas realizadas, en conformidad a lo establecido en las RO.

 Falta de coordinación con instituciones de investigación y centros educativos para


el fomento de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías para satisfacer las
necesidades de conocimiento en el área de restauración forestal y de capacitación
a los beneficiarios.

 El asesoramiento de predios con superficies pequeñas no es redituable para los


prestadores de servicios técnicos forestales, ya que en muchos casos los costos,
por ejemplo de traslado, superan a los beneficios, lo que ocasiona su desinterés
en asesorar tales áreas.

 Personal insuficiente en las Gerencias Estatales para la supervisión y monitoreo


de los apoyos.

 Falta difusión del programa en zonas donde el acceso a vías de comunicación es


limitada, lo que causa que en algunas regiones se distribuyan pocos apoyos y que
en otras se concentren.

Universidad Autónoma Chapingo


124
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

 Poca difusión y divulgación de los resultados de los programas y su impacto en la


sociedad, con el objetivo de gestionar recursos presupuestales suficientes para
atender las necesidades de restauración.

 Desvinculación con otras instituciones que también apoyan la conservación y


restauración de ecosistemas forestales, lo que impide trabajar de forma conjunta
en los objetivos comunes.

 Falta de capacitación a los beneficiarios en el manejo y traslado de la planta, lo


que ocasiona altas condiciones de estrés y mortandad antes de la plantación.

 Baja proporción de beneficiarios que realizan monitoreo o seguimiento de las


plantaciones realizadas.

 Existen pocos bancos de germoplasma, lo que representa una limitante en la


producción de planta en cantidad y calidad adecuadas para realizar la
reforestación.

 No se realiza un análisis previo a la reforestación de las principales variables


meteorológicas de los predios apoyados para establecer fechas óptimas de
plantación.

 En pocos viveros se realizan actividades de pregerminación de las semillas.

 Poco conocimiento del manejo de las semillas y la biología de especies


potenciales para la reforestación, lo que limita el número de especies utilizadas en
las plantaciones apoyadas por el Programa.

 La cantidad de especies producidas en los viveros es reducida, y no se responde a


las necesidades de restauración ecológica del país.

 Falta de ejercicios de autogestión participativa en las comunidades apoyadas para


que los habitantes de las áreas apoyadas reconozcan el valor público de los
recursos otorgados.

 No existe un programa permanente de mejora continua dentro de las Gerencias


que identifique fallas en los apoyos y proponga soluciones.

 Los trabajos de reforestación se realizan en fechas inadecuadas ya que el 44% de


los apoyos de C1.1 y el 38% de C1.2 se hicieron al final del periodo de lluvias, la
cuarta parte de ambas categorías se realizó durante los periodos secos y sólo el
30% de C1.1 y el 27% de C1.2 se realizaron en el periodo óptimo.

 No existen mecanismos de fomento y compensación para la conservación de


áreas potenciales para la producción de germoplasma de calidad.

Universidad Autónoma Chapingo


125
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

10.3. Oportunidades

 La sociedad en general reconoce la existencia de una crisis ambiental y la


necesidad de invertir en acciones de conservación y mantenimiento.

 Interés de diversos actores, involucrados en todos los niveles de gobierno, para


apoyar la conservación de los recursos naturales.

 Existencia de centros educativos y de investigación en materia forestal.

 Existencia de recursos humanos capacitados para desarrollar actividades dentro


del sector forestal.

 Existencia de zonas forestales conservadas potenciales para la producción de


germoplasma y la participación de las comunidades en la producción y recolecta
de germoplasma.

 Existencia de un pool génico rico en el país que puede ser empleado en la


reforestación.

 Presiones sobre la calidad de los recursos forestales. La tasa de deforestación


calculada para el país fue de 348,000 ha (CONAFOR, 2005).

 Nuevos acuerdos mundiales encaminados a la protección de los recursos


forestales.

 Auge de nuevas tendencias en restauración y manejo de ecosistemas forestales.

10.4. Amenazas

 Cambios potenciales en la nueva administración de gobierno federal que puede


modificar los alcances y fines del programa, o eliminar su continuidad.

 Recursos económicos insuficientes para cubrir la demanda de los beneficiarios y el


problema de deforestación.

Universidad Autónoma Chapingo


126
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

11. Análisis de la pertinencia de indicadores usados

En la presente sección del documento se brindan algunos elementos por los cuales el
equipo evaluador considera que los indicadores establecidos en los Términos de
Referencia son pertinentes, o bien deben de modificarse. Se trata de una propuesta que,
desde luego, está sujeta a mejoras en función de las opiniones de los distintos actores
involucrados.

En el Cuadro 44 se muestra una síntesis de los indicadores y se califica su grado de


pertinencia.

Cuadro 44. Síntesis de indicadores y calificación de grado de pertinencia


Calificación
Dimensión Indicador Descripción del
indicador
Costo de oportunidad de los Este indicador proporciona una Pertinente
predios apoyados medida indirecta sobre los recursos
económicos que los beneficiarios
obtendrían al hacer un uso diferente
del predio apoyado
Contribución de los apoyos a El Programa forma parte de toda Pertinente,
elevar el ingreso económico de una estrategia del gobierno para modificar
los beneficiarios. promover el desarrollo social, razón
por la cual es difícil segmentar los
Impactos sociales beneficios económicos de los
apoyos y sólo se pueden hacer
algunas aproximaciones.
En esta evaluación se preguntó a
los beneficiarios sobre su ingreso,
sin embargo, éste fue variable en el
tiempo, razón por la cual se
considera que la información sobre
su nivel de gastos es más estable a
través del tiempo.
Uso eficiente de Uso eficiente de los subsidios Debido a que los beneficiarios no Pertinente,
los subsidios cuentan con registros de los gastos, requiere que
la obtención de este indicador es los
una aproximación basada en la beneficiarios
información proporcionada por los cuenten con
beneficiarios. registros de
los gastos.
Aprovechamiento Grado de aprovechamiento de los Pertinente
de los recursos recursos asignados.
otorgados Pertinencia de los recursos
asignados.
Cambios de la superficie forestal
en ausencia del apoyo
Suficiencia de los Suficiencia de los apoyos= El concepto de suficiencia está Pertinente,
apoyos (Número de beneficiarios que basado en la percepción de los complement
califican el monto otorgado como beneficiarios. Se considera que el arlo con la
suficiente, alto o muy alto/ número dato obtenido se podría disponibilida
de beneficiarios complementar si se cuestionara el d a recibir.
entrevistados)*100 monto que los beneficiarios estarían
dispuestos a recibir para realizar las
acciones apoyadas.

Universidad Autónoma Chapingo


127
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Calificación
Dimensión Indicador Descripción del
indicador

Aportaciones de los beneficiarios


Pertinente
en las actividades apoyadas
Es pertinente conocer qué
Grado de Apreciación de los beneficios de beneficios encuentran los
compromiso de Pertinente
los bosques por los beneficiarios. beneficiarios de realizar acciones
los beneficiarios de restauración
En un programa como éste, la
Grado de responsabilidad de los
participación de los beneficiarios es
beneficiarios en el cuidado del Pertinente
fundamental, por lo cual determinar
bosque
este indicador es pertinente
El Programa ha considerado la
ventaja de contar con asistencia
Asistencia técnica técnica, por lo cual evaluar el Pertinente
desempeño del técnico es
adecuado.
Uno de los impactos más
Número de jornales
importantes del Programa es la
Empleos directos Pertinente
generación de empleos, razón por
Empleos indirectos
la cual es adecuado determinarlos.
i. Estimaciones cuantitativas de
los efectos ambientales
ii. Una valoración económica de
Indicadores de
estos efectos
impacto en las
iii. Un soporte adecuado del
tendencias
estudio realizado indicando los
ambientales
métodos /
procedimientos utilizados y su
grado de reconocimiento /
confiabilidad.
En un país como el nuestro, con
una alta diversidad de especies que
pueden utilizarse en la
reforestación, la obtención de este
Índice de utilización de especies
indicador es importante. Sin
nativas (IUEN)
embargo, una especie puede ser
nativa de México, pero su
distribución natural puede estar
restringida a lugares específicos.
Indicadores
técnicos de
Reforestación
2009.
El indicador considera la superficie
que cuenta con una densidad
Superficie efectivamente mínima de 300 árboles por
Revisar
reforestada hectárea. Se considera importante
revisar el número adecuado por
ecosistema.
Realizar la
evaluación
Debido a que los predios se
en dos
evalúan un año después de
etapas,
Ciclo de Tipo de germoplasma usado para haberse reforestado, evaluar el
revisar el
reforestación reforestar y su origen germoplasma de las plantaciones
proceso de
en campo es, prácticamente,
producción
imposible.
de planta y
darle

Universidad Autónoma Chapingo


128
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Calificación
Dimensión Indicador Descripción del
indicador
seguimiento
a las
plantaciones
realizadas.
Este indicador se ha obtenido en
todas las evaluaciones externas de
ejercicios fiscales previos, por lo
Supervivencia con relación al cual seguir utilizándolo se considera
Pertinente
padrón pertinente. Es necesario que los
padrones cuenten con el dato de
número de plantas otorgadas

Este indicador también se ha


calculado en ejercicios previos de
Sobrevivencia en Campo
evaluación. Contar con él permitirá Pertinente
dar seguimiento a los resultados de
los apoyos.
Para obtener este indicador, es
necesario que los padrones cuenten
Porcentaje de Plantas Faltantes
con el dato de número de plantas Pertinente
otorgadas

Este indicador permite comparar la


superficie apoyada en el padrón con
Porcentaje de Superficie la superficie plantada (verificada en Pertinente
campo)

Este indicador se ha calculado en


Índice de Calidad de la
las diferentes evaluaciones
Reforestación (ICR) Pertinente,
externas, sin embargo, en la
modificar
presente evaluación se presenta
una propuesta para su modificación.
Las causas de muerte después
plantación se pueden inferir con
Pertinente,
datos de la evaluación técnica.
sólo para las
No es posible determinar las causas
Causas de muerte causas
de muerte antes de la plantación,
después de
salvo que los beneficiarios lo
la plantación.
adjudiquen al transporte o a la mala
calidad de la planta.

Universidad Autónoma Chapingo


129
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

12. Conclusiones

Con base en los resultados de la evaluación, se estima que de los 3129 beneficiarios de
núcleos agrarios y 11,922 de propiedad privada apoyados, 3,555 y 11,409 habrán
realizado las acciones comprometidas.

12.1. Impactos sociales de los apoyos


Los apoyos otorgados por la CONAFOR para realizar acciones de reforestación son de
suma importancia para incentivar a los dueños y poseedores de los predios a realizar
dichas acciones, pues prácticamente no tienen opciones para generar recursos derivados
del uso de sus tierras. Gracias a los apoyos, los dueños de los predios apoyados pudieron
complementar sus ingresos, quizá no directamente, pero sí como un subsidio que les
permitió generar empleos y adquirir insumos.

Uno de los impactos sociales más importantes de los apoyos fue la generación de
empleo: la mayor parte de los recursos otorgados por el programa se destinó a sufragar el
pago de jornales, ya fuera para los dueños de los predios o bien para contratar
asalariados. El número de jornales generados por los apoyos de Reforestación en 2009
fue de 5’541,576.87.

Los beneficiarios hicieron un uso eficiente de los recursos otorgados por la CONAFOR. El
diseño de los apoyos vigente en 2009 les permitió realizar una actividad remunerada en el
periodo de ejecución del proyecto.

En ausencia de los apoyos, más de cuatro quintas partes de los beneficiarios no habrían
realizado acciones de reforestación en sus predios y la superficie plantada hubiese
alcanzado tan solo la décima parte de la superficie apoyada.

Más de la mitad de los beneficiarios de los conceptos de apoyo C.1.2. y C.1.4. consideró
que el monto otorgado fue justo, pero esta proporción fue menor en los conceptos C.1.1. y
C.1.3.

Los principales motivos que los beneficiarios tuvieron para participar en el Programa
fueron detener el proceso de deforestación y tener un ingreso adicional. En el caso de los
núcleos agrarios otra razón importante fue generar fuentes de empleo para los miembros
del ejido o comunidad, razón que está ligada con la necesidad de los beneficiarios de este
grupo de contar con actividades complementarias para mejorar su ingreso.

Más de dos terceras partes de los beneficiarios recibieron el monto total aprobado, pues
cumplieron con la reglamentación establecida, pero es necesario instrumentar los

Universidad Autónoma Chapingo


130
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

mecanismos pertinentes para lograr que se finiquiten todas las obras apoyadas y con ello,
se alcancen los objetivos del Programa.

12.2. Expedientes

En estados como Guanajuato, Morelos, Tlaxcala, San Luis Potosí, Tamaulipas, Baja
California Sur, Hidalgo, Sinaloa, Jalisco, Michoacán y Oaxaca, nueve de cada diez
expedientes revisados contaron con aviso de conclusión de obra, mientras que, en el
extremo opuesto, en los estados de Veracruz, Guerrero, Tabasco y Puebla menos de la
mitad de los expedientes evaluados incluyó dicho aviso.

12.3. Atributos técnicos de las plantaciones subvencionadas con


los apoyos

Los apoyos están dirigidos, principalmente, a establecer plantaciones en sitios con algún
nivel de degradación. Por ello, se espera que en un futuro, las plantaciones apoyadas
contribuyan a un proceso de restauración del ecosistema.

Las especies más plantadas fueron Opuntia spp., Euphorbia antisyphillitica, Pinus
pseudostrobus, Cedrela odorata, Pinus greggii y Agave spp. Aunque estas especies son
nativas, se considera que con la gran diversidad existente en nuestro país, el número de
especies utilizadas podría incrementarse. También se encontró que el número de plantas
enlistadas en la NOM-059 que se emplearon en los predios apoyados por el Programa es
limitado.

Las tres razones que determinan la selección de las especies que se producen en los
viveros son las necesidades de los productores, la disponibilidad de germoplasma y la
demanda de la CONAFOR. En menos de la mitad de los viveros se realizaron
tratamientos pregerminativos de las semillas y sólo en tres quintas partes se tienen
definidos parámetros respecto a la calidad de planta.

La mayoría de los vehículos donde se transporta la planta no tiene protección ante la luz
solar y el viento, y en general no se utilizó embalaje, por lo cual es evidente que durante el
transporte las plantas se sometieron a un proceso de estrés que ocasionó la reducción de
su calidad.

En cerca de tres cuartas partes de los predios donde se utilizó planta de propagación
vegetativa, el tiempo de traslado fue menor a una hora. En la mayor parte de los predios
donde se utilizó planta procedente de vivero, llevar las plántulas hasta el sitio definitivo
requirió hasta cinco horas.

Universidad Autónoma Chapingo


131
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

En la mayor parte de los predios apoyados se utilizó el sistema cepa común y a pico de
pala, métodos no apropiados si se considera la profundidad del suelo existente en la
mayor parte de los predios.

Las actividades identificadas con mayor frecuencia como necesarias para mejorar la
calidad de las plantaciones evaluadas fueron la remoción de maleza, la reposición de
plantas y, con excepción de C.1.4., el cercado.

En cerca de dos quintas partes de los predios apoyados en los conceptos C.1.1. y C.1.2.
las plantaciones se ejecutaron en el periodo final de lluvias. En tanto que una quinta parte
de los predios apoyados en ambas categorías se efectuaron durante el segundo periodo
seco (cuando las lluvias ya habían finalizado). Esta situación puede estar vinculada con
las fechas de recepción de los apoyos, pero sin duda, es una de las áreas de oportunidad
más importantes para el Programa. Se considera que si la mayor parte de las
plantaciones subvencionadas se realizaran en el periodo óptimo, sus probabilidades de
sobrevivencia incrementarían.

12.4. Sobrevivencia

Los estados donde la proporción entre la superficie apoyada y la que aún permanece con
cubierta forestal fue mayor son: Aguascalientes, Coahuila, Distrito Federal, Guanajuato,
México, Michoacán, Oaxaca, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Las entidades donde las plantaciones más grandes tuvieron mayor sobrevivencia en
campo fueron México, Tamaulipas, Querétaro y Nayarit, donde se registró una diferencia
superior a los cinco puntos porcentuales.

La sobrevivencia nacional ponderada fue de 57.50 % en las plantaciones realizadas en


2009 (C.1.1. y C.1.2.) y de 58.50 % en aquellas donde se realizó protección o
mantenimiento (C.1.3. y C.1.4.). Salvo Chihuahua y Nuevo León, en entidades con
grandes superficies de ecosistemas áridos como Baja California, Baja California Sur,
Coahuila y Sonora, la sobrevivencia en reforestaciones donde se realizó preparación de
suelo (C.1.2) fue mayor a la de C.1.1.

El nivel de sobrevivencia en todas las Gerencias Regionales superó el 24.5 % y en la


Gerencia Regional VII se encontró el nivel de sobrevivencia más alto. En las Gerencias
IV, VIII, IX, X y XIII se encontraron valores por arriba de la media nacional. En contraste,
las Gerencias I y XI fueron las únicas donde el nivel de sobrevivencia fue menor al 30 %.

A excepción de Chihuahua, en los estados donde se utilizaron plantas de propagación


vegetativa y planta de vivero, la sobrevivencia fue mayor en propagación vegetativa. En
Guerrero y Querétaro esta diferencia fue mínima, pero en Tamaulipas y Nuevo León la
diferencia fue cercana al 40 %, situación que puede estar asociada al hecho de que, las

Universidad Autónoma Chapingo


132
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

plantas procedentes de vivero están sujetas a condiciones más severas que las de
propagación vegetativa.

La sobrevivencia con relación al padrón a nivel nacional fue de 46.79, inferior 10 puntos
porcentuales a la sobrevivencia en campo.

El nivel de sobrevivencia en campo de las plantaciones apoyadas en el periodo 2005-


2008 que obtuvieron un porcentaje mayor al 10 % durante el primer año, fue de 49 %.

Considerando la sobrevivencia en campo, 47 de cada 100 predios apoyados se podrían


considerar con calificativo de calidad bueno o excelente, mientras que, con base en la
sobrevivencia con relación al padrón, este valor se reduce a 21.14 %. En cambio,
entidades como Nuevo León, Quintana Roo, Michoacán y San Luis Potosí registraron los
mayores valores de ICR para ambos casos. Los estados con el menor valor de ICR fueron
Sonora, Baja California, Campeche y Sinaloa, donde prácticamente menos de 10 % de las
plantaciones fueron consideradas de calidad.

El valor de ICR más alto se obtuvo por las plantaciones donde se realizaron acciones de
mantenimiento, seguidas de las que contaron con protección. Esta situación refleja la
importancia de que la CONAFOR brinde apoyos dirigidos a que en las plantaciones se
continúen realizando actividades que contribuyan a mejorar su calidad. Un mayor número
de predios donde se utilizó planta propagada vegetativamente reunieron condiciones de
calidad.

12.5. Factores que inciden en la sobrevivencia de las


plantaciones, por tipo de ecosistema

En el caso de bosque de coníferas, la aplicación de riego auxiliar, protección contra luz


solar, preparación de suelo mediante medios físicos y siembra con zanja bordo, generó un
porcentaje de sobrevivencia estadísticamente mayor que en las demás combinaciones de
niveles de los factores estudiados.

En el caso de las plantaciones realizadas en bosque mesófilo de montaña, el sistema de


plantación a pico de pala o el de cepa común, la aplicación de riego auxiliar, uso de
protección contra luz solar y la preparación del terreno mediante medios físicos generaron
porcentajes de supervivencia estadísticamente mayores que los correspondientes a otras
combinaciones estudiadas.

En el caso de bosque espinoso y de encino, el uso de riego auxiliar, protección contra luz
solar, sistema de plantación mediante microcuenca, pico de pala, zanja bordo o zanja
trinchera, y preparación del terreno mediante medios físicos, en forma manual o mediante
químicos, se tradujo en porcentajes de supervivencia en campo que no son

Universidad Autónoma Chapingo


133
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

estadísticamente iguales que los observados bajo otras combinaciones de niveles en este
ecosistema.

Para el bosque tropical caducifolio, la aplicación de riego auxiliar y protección contra luz
solar tiene efecto significativo sobre los porcentajes de supervivencia. Sin embargo,
también tienen este tipo de efecto el tipo de preparación del terreno (manual, y mecánico),
y el método de plantación (cepa común, microcuenca, a pico de pala, y zanja bordo).

Con respecto al bosque tropical perennifolio, la preparación del terreno mediante medios
manuales, la plantación en cepa común, la aplicación de riego auxiliar y el uso de
protección contra luz solar generó porcentajes de supervivencia estadísticamente
mayores que los observados para otras combinaciones de niveles de los factores citados.

Con respecto al bosque tropical sub-perennifolio, los resultados muestran que la


plantación mediante zanja bordo, la preparación del terreno en forma mecánica, el riego
auxiliar y la protección contra luz generaron mayores porcentajes de plantas
sobrevivientes que otras combinaciones de los factores discutidos.

Finalmente, en el caso de matorral xerófilo, igual que en los casos anteriores el riego
auxiliar y el uso de sombra se asociaron a porcentajes de supervivencia significativamente
diferentes de los que ocurrieron cuando no se efectuaron tales actividades; un efecto
significativo sobre la misma respuesta ocurrió cuando se preparó el terreno en forma
mecánica y cuando se plantó mediante cepa común.

12.6. Indicadores utilizados

La mayor parte de los indicadores establecidos en los TDR se consideran pertinentes, sin
embargo, en el Capítulo 10 se presentan algunos elementos para explicar la conveniencia
de modificar algunos como el Índice de Calidad de Reforestación, el grado de contribución
de los apoyos a incrementar el ingreso de los beneficiarios, la superficie efectivamente
reforestada, entre otros.

Universidad Autónoma Chapingo


134
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

13. Recomendaciones

En este capítulo se presentan las principales recomendaciones derivadas de la


información obtenida en la Evaluación Externa. Para brindar mayor claridad, dichas
recomendaciones se presentan divididas en función del actor cuyas actividades pueden
contribuir en gran medida a su cumplimiento, sin embargo, es preciso señalar que en
función de la naturaleza de los apoyos, es indispensable que al interior de la CONAFOR,
exista una coordinación horizontal para lograr los objetivos de los apoyos.

13.1. Gerencias estatales

Se recomienda realizar un ejercicio participativo con el personal de las Gerencias


Estatales de Veracruz, Guerrero, Tabasco y Puebla para identificar cuál es la causa de
que cerca de la mitad de los expedientes no se encuentren debidamente integrados y se
generen mecanismos para darle solución.

Es indispensable que el padrón de beneficiarios cuente con los datos de nombre de


especie, cantidad de plantas otorgadas y al menos, una coordenada geográfica de los
predios donde se establecieron las plantaciones. Esta información permitirá mejorar el
seguimiento de los apoyos.

Es importante que en el proceso de planificación de la reforestación; la Gerencia de


Reforestación, recopile las demandas de los dueños y poseedores de los recursos
forestales, las recomendaciones a nivel de sitio de los PSTF’s y las sugerencias de los
viveristas para determinar cuáles son las especies más adecuadas.

13.2. Gerencia de Reforestación

Sería ideal que la CONAFOR, a través de la acción coordinada de la Gerencia de


Capacitación y la de Reforestación, brinde capacitación a los responsables de los distintos
procesos en el ciclo de reforestación, sobre las mejores técnicas de colecta de semillas, la
producción de especies forestales, el manejo de la planta cuando sale de vivero y las
técnicas de plantación más adecuadas.

Establecer demandas de investigación en el Fondo Sectorial CONAFOR- CONACYT para


determinar las técnicas de cultivo más apropiadas que permitan obtener planta de buena
calidad en tiempos cortos.

Proporcionar los recursos humanos, financieros y técnicos oportunamente, con el objetivo


de que el periodo de permanencia de las plantas en el vivero sea el óptimo para cada
especie —lo que significaría, en el caso de algunos taxones, determinarlo—.

Universidad Autónoma Chapingo


135
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Realizar la identificación de lugares potenciales para el establecimiento de nuevos


viveros, de manera que se reduzcan los tiempos de traslado al sitio de plantación.

Incluir líneas prioritarias de investigación en el fondo sectorial CONAFOR-CONACYT


sobre aspectos ecológicos de las especies forestales, su potencial como plantas
formadoras de suelo, fijadoras de nitrógeno, y de la dinámica sucesional en los
ecosistemas forestales, de manera que se fortalezca el conocimiento básico de las
especies forestales del país y se realicen prácticas de manejo acordes a cada uno de los
ecosistemas.

Circunscribir las actividades de reforestación apoyadas por el Programa a un ejercicio


fiscal es un factor que limita su eficiencia, por lo que, se sugiere analizar la posibilidad de
establecer un horizonte de ejecución de dos años, y que en el primero, se realicen
actividades de programación (selección de sitios y de especies adecuadas, adquisición de
germoplasma de calidad, producción de planta, entre las más importantes).

Programar las actividades de producción de planta en el ejercicio fiscal anterior a la


producción donde se privilegie la selección de especies adecuadas a los sitios
potenciales, nativas y provenientes de germoplasma local.

En general, el esquema de reforestación para la restauración de ecosistemas forestales


implica las recomendaciones proporcionadas por Rodríguez (2006), entre las cuales
pueden mencionarse la promoción de la riqueza genética dentro de las plantaciones,
favoreciendo las especies nativas y el germoplasma local, de las especies dominantes y
especies clave, mediante la recreación de plantaciones con mezclas de especies y de
edades. Además, como se ha mencionado en algunas partes del texto, es prudente
emplear diferentes densidades de plantación y patrones de distribución dentro de las
plantaciones, aprovechando la existencia de micrositios o recrearlos, así como la
existencia de plantas especies nodrizas. De acuerdo también con Grumbine (1997),
dentro del manejo de ecosistemas se debe considerar la protección y creación de hábitats
para la fauna silvestre, la cual es importante dentro de los procesos ecológicos de
dispersión de semillas y propágulos de plantas, lo cual es la misma función que hace el
humano mediante la reforestación. Además debe ser congruente con los patrones del
paisaje, mediante la reducción de la fragmentación y creación de corredores biológicos,
restauración de vegetación riparia y bajo el régimen de disturbios naturales en los
ecosistemas.

13.3. Responsables de los viveros


Condicionar la entrega de las plantas del vivero a que los beneficiarios realicen el
embalaje para su transporte adecuado.

Establecimiento de horarios óptimos para la entrega de planta, considerando el tiempo de


traslado.

Universidad Autónoma Chapingo


136
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Evitar que las plantas se encuentren en los vehículos en circulación en los horarios de
mayor insolación.

13.4. Asesores técnicos


Los asesores técnicos deben realizar las actividades de capacitación a los beneficiarios
antes de que éstos adquieran las plantas, donde se incluyan prácticas para el embalaje, la
estiba y el transporte adecuados.

Universidad Autónoma Chapingo


137
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

14. Bibliografía

Arriaga, M.V., V. Cervantes G. y A. Vargas M. 1994. Manual de reforestación con


especies nativas: colecta y preservación de semillas, propagación y manejo
de plantas. Secretaría de Desarrollo Social, Instituto Nacional de Ecología y
Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México. México,
D.F. 179 p.

Arteaga M., B. y C. Moreno Zarate. 2006. Los hongos silvestres comestibles de Santa
Catarina del Monte, Estado de México. Revista Chapingo. Serie Ciencias
Forestales y del Ambiente. 12(2):125-131.

Carrillo A., F.; E. Buendia R.; M. Acosta M.; T. Hernández T. 2008. Captura de carbono en
áreas arboladas. In: Tlaxcala sus recursos forestales: conservación,
aprovechamiento y bases para su manejo sustentable. V. Guerra de la C. y
C. Mallén R. Comps. Libro técnico No. 4. Instituto Nacional de
Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. México, D. F. 170-179 pp.

Castro, J.; R. Zamora; J. A. Hódar; J.M. Gómez and L. Gómez-Aparicio. 2004. Benefits of
using shrubs as nurse plants for reforestation in Mediterranean Mountains: a
4-year study. Restoration ecology. Vol. 12 No. 3 352-358.

Cetina A., V.M.; V.A. González H.; M. L. Ortega D.; J. Vargas H.; A. Villegas M. 2002.
"Supervivencia y crecimiento en campo de Pinus greggii Engelm.
previamente sometido a podas o sequía en vivero". Agrociencia, num.
marzo-abril, pp. 233-241.

CONAFOR. 2008. Programa Institucional 2007-2012. Secretaría del Medio Ambiente y


Recursos Naturales. México, D. F. 59 p. Consultado 10 de noviembre de
2010. Disponible en http://www.conafor.gob.mx/portal/index.php/acerca-de-
conafor/normateca/disposiciones-vigentes

Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social. 2007. Los mapas de pobreza en


México. Anexo técnico metodológico y anexo estadístico. CONEVAL. México,
D.F. 10 p.

Goche T., J.R.; M. Fuentes S.; A. Borja de la R. y H. Ramírez M. 2000. Variación en las
propiedades físicas de la madera en un árbol de Abies religiosa y de Pinus
ayacahuite var. veitchii. Revista Chapingo. Serie forestales y del ambiente.
6(1): 83-92.

Grumbine, R. E. 1997. Reflections on ―What is ecosystem management?‖. Conservation


biology. (11)1:41-47.

Hudson, N. 2006. Conservación del suelo. Editorial Reverté. Barcelona, España. 337 p.

Universidad Autónoma Chapingo


138
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Jäguer, M., J. García F., J. Cajal, R. Burkart y E. Riehelhaupt. 2001. Consultoría sobre
Valoración económica de los bosques: revisión, evaluación, propuestas. Unión
Mundial para la Naturaleza (IUCN) Región Sur. 30 p.

Martínez, N. R. 2004. Desafíos estratégicos en la implementación de programas sociales:


Provisión, participación y coordinación, Instituto de Desarrollo Social- Banco
Interamericano de Desarrollo. Washington, D.C. 29 p.

Martínez T., T.; A. Borja de la R. y M. A. Ávalos R. 2001. Características tecnológicas de


la madera de sac-chacah de Campeche en diferentes zonas del árbol.
Revista Chapingo. Serie forestales y del ambiente. 7(1):91-97.

Mason E., G. 2004. Effects of soil cultivation, fertilisation, initial seedling diameter and
plant handling on the development of maturing Pinus radiata D. Don on
Kaingaroa gravelly sand in the Central North Island of New Zealand. Bosque,
num. Sin mes, pp. 43-55.

Moore, H.M. 1998. Gestión estratégica y creación de valor en el sector público. Editorial
Paidós Estado y Sociedad. Barcelona, España. 439 p.

Návar Cháidez, J.J., G. González N. 2005. "Carbon stocks and fluxes in reforestated sites
of Durango, Mexico". Madera y Bosques, pp. 15-34.

Niembro R., A. 2001. Las diásporas de los árboles y arbustos nativos de México:
posibilidades y limitaciones de uso en programas de reforestación y
desarrollo agroforestal. Madera y Bosques. Vol. 7, número 2. 3-11.

Pacheco E., F.C.; A. Gómez G; A. Aldrete; A.M. Fierros G.; V.M., Cetina A. 2007.
"Absorción de nitrógeno y crecimiento de Pinus greggii Engelm. seis años
después de una poda química de raíz". Agrociencia, num. agosto-
septiembre, pp. 675-685.

Rodríguez T., D. A. 2006. Notas sobre el diseño de plantaciones de restauración. Revista


Chapingo. Serie forestales y del ambiente. 12(2)111-123.

Schelsinger, W. H. 1997. Biochemistry an analysis of global change. 2ª ed. Academic


Press. Unites States of America. 588 p.

Secretaría de la Función Pública (SFP). 2007. Lineamientos generales para la evaluación


de los Programas Federales de la Administración Pública Federal. Diario
Oficial de la Federación del 30 de marzo de 2007.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. 2002. Norma Oficial Mexicana


NOM-059-ECOL-2001, Protección ambiental- Especies nativas de México de
flora y fauna silvestres- Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión,
exclusión o cambio- Lista de especies en riesgo. Diario Oficial de la Federación.
Miércoles 6 de Marzo de 2002.

Universidad Autónoma Chapingo


139
Evaluación Externa de los Apoyos de Reforestación 2009

Vázquez, Y. C. A, Batis M, M.I. Alcocer S. M. Gual D. y C. Sánchez D. 1999. Árboles y


arbustos nativos potencialmente valiosos para la restauración ecológica y la
reforestación. Instituto de Ecología, Universidad Nacional Autónoma de México-
CONABIO. México, D.F.

Wightman, K. E. y B. Santiago C. 2003. La cadena de reforestación y la importancia en la


calidad de las plantas. Floresta Veracruzana. Vol. 5 número 001. 45-51.

Zamora M., M. G. 2008. Los hongos silvestres comestibles. In: Tlaxcala sus recursos
forestales: conservación, aprovechamiento y bases para su manejo
sustentable. V. Guerra de la C. y C. Mallén R. Comps. Libro técnico No. 4.
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.
México, D. F. 152-168 pp.

Zamora M., M.; A. Montoya; A. Kong; C. Nieto de P.; A. González H y J. I. Martínez V.


2007. Hongos silvestres comestibles de Tlaxcala II. Instituto Nacional de
Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Libro técnico No. 3.
México, D. F. 76 p.

Universidad Autónoma Chapingo


140