Está en la página 1de 2

Dr.

Eduardo Salgado León R2 MF

Trastornos de eliminación

Los trastornos de eliminación de orina y heces, enuresis y encopresis respectivamente son


característicos de la infancia.
Puede tener una causa orgánica o psicológica y en ambos caos tiene tratamiento.
En terapia psicológica comprende la enseñanza de controlar esfínteres.
 Enuresis:
Termino médico que se da al problema de incontinencia urinaria en los niños, conocido como mojar
la cama, que deberían ya de controlar sus esfínteres.
Las niñas suelen experimentar antes que los niños

Desarrollo normal
La adquisición del control esfinteriano diurno ocurre habitualmente entre los dos y tres años de edad,
precediendo al control nocturno, que se logra entre los tres y cinco años.

Evaluación clínica:
Menos de la mitad de las familias buscan tratamiento para la enuresis a pesar de la posibilidad de
efectos adversos en la salud emocional. Los profesionales de la salud deberían realizar
rutinariamente una evaluación para detectar la enuresis y sus efectos en la salud emocional del niño
y la familia.

Diagnostico:
El diagnostico de una enuresis suele realizarse para niñas de más de 5 años y para los más de 6
años que todavía tienen escaso control urinario.

Tipos:
Enuresis diurna: Orinarse durante el día
Enuresis nocturna: Orinarse durante la noche
Enuresis primaria: ca ha tenido completo aprendizaje de ir al baño
Enuresis secundaria: El niño experimenta un periodo sin el problema, pero vuelve a padecer
incontinencia

 Encopresis:
Pasaje involuntario de incontinencia fecal niños de 4 años en adelante.
Se acompaña de estreñimiento
Trastorno de conducta también se encuentra en adolescentes
Enuresis: Ocurre por igual en menores de ambos sexos y la encopresis es más frecuentes en niños
Dr. Eduardo Salgado León R2 MF

Los papas no acuden a consulta por lo tanto no es diagnosticada.

Desarrollo normal:
La adquisición del control esfinteriano nocturno ocurre generalmente entre los dos y tres años de
edad y el control nocturno se logra entre los dos y cuatro años, previamente. La defecación es un
acto involuntario y facilitado por el reflejo gastro cólico. El centro intestinal es una función compleja
y requiere de factores madurativos que interactúan con el aprendizaje para llegar al control voluntario
y la formación del habito de defecación.
El proceso de la defecación se inicia por la estimulación de los receptores ubicados en la mucosa
rectal. La defecación ocurre en respuesta a la distensión del recto producida por el peristaltismo y la
presencia de la materia fecal, la que da lugar al aumento del peristaltismo clónico, la relajación del
esfínter anal interno y el deseo de defecar las contracciones voluntarias de los músculos torácicos y
abdominales junto con la relajación de los esfínteres anales externos dan lugar a la defecación.

Factores biológicos:

A) Factor genético: el antecedente de encopresis en los padres esta presente en el 16% de


los casos.

B) Factores constitucionales: Retraso de maduración, lo que explica la frecuente asociación


a enuresis y otros trastornos del desarrollo.

C) Labilidad neurovegetativa, asociada a hiperactividad e imperiosidad anal, con


hiperreactividad a la distensión retal mínima.

Tratamiento:
Método de enseñanza: Al igual que en la enuresis. Las características de los padres y la valoración
que le dan estos a la función esfinteriana interfieren con la adecuada adquisición del control del
esfínter anal.
La precocidad en el intento por enseñar los excesos de estimación, la presión, la insistencia, los
castigos, el rechazo y las hostilidades lo que favorece la oposición y las conductas fóbica.