Está en la página 1de 20

TRABAJO PRACTICO

Espacio curricular: Derechos humanos

Profesor: Sergio Villegas

Estudiante: Nicolás Figueredo

Año de la carrera: 3ro

Carrera: Profesorado de Filosofía


Fecha de entrega: 26/10/2018

La Vulneracion del derecho a la libertad de


expresión, comunicación y pensamiento
durante la dictadura cívico-militar del 76

1. INTRODUCCION:

La libertad de expresión es un derecho que se remonta en la historia como


unos de los derechos mas valiosos del Hombre. La vulneración del mismo, es
un hecho aberrante para una sociedad. Es por ello que en declaraciones de
derechos humanos, constituciones nacionales, tratados internacionales y
concordatos coinciden en revindicar este derecho dentro de sus artículos, con
la explicita intención de ampararlos judicialmente.
En el presente trabajo pretendemos enmarcar la libertad de expresión artística
como uno de los modos principales de la libertad de expresión, con el fin de
que cualquier vulneracion de este derechos sea protegido con todo el peso
judicial. Como caso para ejemplificar este tema, tomaremos la censura
cultural que se ejerció durante la dictadura Cívico-Militar de 1976, mas
especificamente en el caso del rock argentino, y su máximo exponente Charly
Garcia.

2. DESARROLLO

2.1 El derecho a la libertad de expresión, pensamiento y comunicación

El derecho a la libertad de expresión, es un derecho que que se remonta en la


historia con un peso fundamental. Ya desde la declaración de los Derechos
Del Hombre y del Ciudadano, adoptada durante la Revolución Francesa de
1789, se afirma que este derecho adquiere un valor inalienable:

“La libre comunicación de pensamientos y opiniones es uno de los derechos


mas valiosos del Hombre; por consiguiente, cualquier Ciudadano puede
hablar, escribir e imprimir libremente, siempre y cuando responda del abuso
de esta libertad en los casos determinados por la ley” - Articulo 11 de la
Declaración de los Derechos del Hombre y Ciudadano

Este derecho también lo podemos ver, un poco mas ampliado, dentro de la


Declaración de los derechos humanos y del ciudadanos, aprobada en el año
1948, en su articulo N° 19:

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este


derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar
y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de
fronteras, por cualquier medio de expresión”
Como uno de nuestros fines, el cual nos proponemos en nuestro trabajo, es
exponer que la libertad de expresión, pensamiento y comunicación es un
derecho al cual inscribe la Argentina como Estado, lo podemos divisar ya
desde la Constitución Nacional en su articulo N°14:

“Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos


conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y
ejercer toda industria licita; de navegar y comerciar; de peticionar a las
autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de
publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su
propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de
enseñar y aprender”

Conforme a este articulo, podemos adscribir dos normas formuladas con


relación al rol del estado; Por un lado está prohibido que el estado interfiera en
la publicación de ideas en la prensa; y está prohibido que el estado censure
previamente una publicación de ideas efectuado en la prensa (Valicenti, 2015)

Pero ademas, no solamente podemos ver la reivindicación del derecho que


estamos tratando, en el presente trabajo, en la Constitución Nacional, sino
que también hay tratados y concordatos internacionales a la cual la Argentina
adhiere.

En la asamblea de 1966 donde se llevo acabo el Pacto Internacional de


derechos civiles y políticos, en el cual participaron 167 Estados, entre ellos la
Argentina, se protege el derecho a la libertad de expresión, en su articulo
N°19,Inc.1 y 2:

“1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones.


3. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho
comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de
toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en
forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.”

También Argentina participa de la Convención americana sobre los derechos


humanos, donde en su articulo N°13 sobre la libertad de pensamiento y
expresión dice;

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión.


Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones
e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por
escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de
su elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar


sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben
estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

a. el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o

b. la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral


públicas.

3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos,


tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para
periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en
la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a
impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.
En sentido a todos los artículos presentados, la libertad de expresión se
entiende como un derecho multifacético que incluye no solo el derecho a
expresar o difundir información e ideas, sino también tres aspectos
más(Milton,1976):

1. el derecho a buscar información e ideas;


2. el derecho a recibir información e ideas;
3. el derecho a impartir información e ideas

Ademas, los artículos y estándares que protegen la libertad de expresión, no


solo incluyen los contenidos, sino también los medios de expresion. Es decir,
están amparados los medios, ya sean escrito, oral, artístico, etc.

Vale hacer la aclaración, que los tratados y concordatos mencionados en


nuestro trabajo, en la reforma constitucional de 1994, en el articulo 75, inciso
22, pasan a prevalecer sobre las leyes, es decir, adquieren una jerarquía
constitucional.

A pesar que este dato está por fuera de la época de la ultima dictadura
cívico-militar, creo que es importante mencionarlo para comprender la
importancia de los derechos expresados. Tal es asi que la Corte
interamericana de derechos en su O.C N°5/85 declara:
“La libertad de expresión es una piedra angular en la existencia misma de una
sociedad democrática. Es indispensable para la formación de la opinión
publica y para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, este
suficiente informada. Es por eso que, es posible afirmar que una sociedad que
no esta bien informada, no es plenamente libre. La libertad de expresión es
por lo tanto no solo un derechos de los individuos sino de la sociedad misma”

2.2 La libertad de expresion artística

Una de las cuestiones que pretendemos esclarecer en el presente trabajo es


la de expresion artística y las controversias que hay, en plano judicial, de si
debe ser totalmente amparada por el derecho de la libertad de expresion. Si
bien el articulo 19 de la declaración de derechos humanos y del ciudadanos
del 48 expresa que todo individuo tiene el derecho de expresarse por
cualquier medio de expresion, y la convención americana sobre los derechos
humanos y el pacto internacional de derechos civiles y políticos amplían esta
cuestión declarando que el derecho a expresar ideas de toda índole puede ser
por cualquier medio, ya sea oralmente, por escrito o por cualquier forma
impresa o artística, este ultimo modo de expresion es tradicionalmente
marginado en términos de estudios de derechos constitucionales (Víctor
alonso, 2014).
El derecho de libertad de expresión artística padece carencia de autonomía
conceptual con respecto a otras libertades de comunicación como son la
libertad de expresión o la libertad de información, en consecuencia, adolece
de una protección jurídica de perfil bajo (Víctor Alonso, 2014). Esta carencia
de autonomía conceptual radica en las diferencias a la hora de definir en
abstracto la “Expresion Artística”, excusándose de que ésta no es una
actividad discursiva o comunicativa. Ademas, buena parte de las voces
críticas que rechazan la extensión de la doctrina judicial de la libertad de
expresión a la libertad artística, lo hacen sobre el presupuesto de que en
ningún caso puede considerarse que la dimensión institucional u objetiva de la
libertad artística es asimilable a la de la libertad de expresión. Dicho de otra
forma, para algunos autores, la posición jurídica privilegiada de la libertad de
expresión se fundamenta en su contribución específica a la formación de una
opinión pública libre, la cual adquiere su máximo exponente en aquellos
supuestos que puedan ser subsumibles dentro del concepto de discurso
político (Víctor Alonso, 2014).

Mas allá de estas controversias, nuestra posición respecto a la libertad de


expresion artística la enmarca dentro del derecho de libertad de expresion, en
donde subyacen los mismos valores jurídicos que la libertad de comunicación
y la libertad de información.
2.3 La expresion artística y su manifestación comunicativa sobre el ámbito
político

El arte a partir de la modernidad comienza a dejar de lado su carácter objetivo,


y se sumerge en el ámbito de una expresion subjetiva que se introduce dentro
de la cultura de cada sociedad, en su tiempo histórico, formando parte de la
opinión publica, de la critica a los valores, y del plano político. En este sentido,
el arte no es introvertido, sino que es, podríamos decir, un arte destinado a ser
objeto de comunicación. Dicho de otra manera, aunque no sea siempre
discurso, nunca va a dejar de ser expresion (Víctor Alonso, 2014). Es por ello
que el arte no necesita un discurso o una explícita vocación política para
convertirse en una cuestión política (Víctor Alonso,2014).

Es por todo esto que en un modelo político propio de una sociedad abierta,
que reconduce parte de su legitimidad a los procesos informales de
comunicación que se dan en la sociedad, resulta difícil no extender los
presupuestos normativos de la comunicación, y, en este caso, la protección
jurídica propia de la libertad de expresión, a aquellas formas artísticas que, en
cualquier caso, también participan, ya sea inconscientemente, en el proceso
de reflexión que hace sobre sí misma una sociedad en un tiempo determinado
(Víctor Alonso, 2014).

En este sentido, en el presente trabajo, adoptamos la posición de amparar


bajo todo el peso jurídico la libertad de expresion artística encuadrada en el
derecho a la libertad de expresion, porque la protección ha de extenderse a
toda manifestación comunicativa que contribuya a la formación de
conocimiento y sensibilidad critica a los ciudadanos de determinada sociedad.
Por ende, podríamos decir que el arte resulta, ademas, una manifestación
emancipadora.
2.4 La censura durante la dictadura Cívico-Militar del 76

Ya aclarecido el marco legal y los conceptos en donde se resguarda nuestro


trabajo para abordar la vulneracion del derecho humano a la libertad de
expresion llevada a cabo en la ultima dictadura militar de la argentina,
abordaremos el contexto, los modos y medios, en los cual se vulnera dicho
derecho,

El 24 de marzo de 1976 la argentina ingresa en uno de los periodos mas


oscuros de su historia. Ese día las Fuerzas Armadas llevan a cabo el ultimo
golpe de Estado conocido. Lo que el nuevo gobierno pretendía era restablecer
el orden y asegurar el monopolio estatal de la fuerza (Romero, 1994). En otras
palabras, eliminar el problema ‘de raíz’. Para ello se llevaría a cabo la
erradicación total de aquellas personas que estuvieran en contra del Gobierno:
«toda expresión de pensamiento crítico […] era aniquilada» (Romero, 1994).
Bajo esta razón, la Argentina entra en una de sus etapas de censura cultural
mas crueles.

Es necesario aclarar que se conoce como censura o acto de censurar a la


restricción de la libertad de información y/o expresión (Gubern, 1981). En este
sentido, podemos ya observar la vulneracion del derecho a la libertad de
expresion, yendo en contra a todo marco legal, en el comunicado N°19 de la
junta militar, donde dice;
“Se comunica a la población que la Junta de Comandantes Generales ha
resuelto que sea reprimido con la pena de reclusión por tiempo indeterminado
el que por cualquier medio difundiera, divulgare, o propagara comunicados o
imágenes provenientes o atribuidos a asociaciones ilícitas o personas o
grupos notoriamente dedicados a actividades subversivas o de terrorismo.
Sera reprimido con reclusión de hasta 10 años el que por cualquier medio
difundiera, divulgare o propagara noticias, comunicados o imágenes con el
propósito de perturbar, perjudicar o desprestigiar la actividad de las FF.AA. De
seguridad o policiales”

Bajo el amparo de dicho comunicado, la dictadura militar practico una estricta


censura de de manifestaciones artísticas de todo tipo, que incluyo la
prohibición de películas, intervención de editoriales, secuestros de revistas y
persecución y censura de variados artistas populares. También se realizaron
grandes quemas de libros y publicaciones como la realizada en Sarandi el 30
de agosto de 1980, donde se quemaron mas de un millón y medio de libros del
Centro Editorial de América Latina. A pesar de esto, a fines de los 70, con el
denominado “deshielo”, comenzaron a observarse indicios de oposición y
resistencia a la dictadura. El rock nacional y el circuito “under” fueron claros
exponentes de esto (Benítez y Mónaco, 2014).

La evidente censura cultural se enmarco bajo el pretexto de que se estaba


combatiendo al enemigo interno, este era el subversivo, con el fin de
restablecer la sociedad Argentina sobre las bases de valores conservadores y
tradicionales.

Los encargados del acto de censura eran agentes altamente cualificados y


censuraban bajo un estricto plan sistemático, político, de represión y
producción cultural. Varios de estos agentes eran abogados, sociólogos,
profesores de universidades católicas… y, sobre todo, eran especialistas en el
área del conocimiento (Santos rojas, 2014).

2.5 Casos de censura cultural

Dentro del ámbito periodístico, podemos dar como ejemplo el caso de Paco
Urondo, Haroldo Conti y Rodolfo Walsh;

Urondo, escritor y periodista colaborador en los periódicos La Opinión y Crisis,


que fue asesinado por los militares en junio de 1976 ante su esposa Alicia –
quien aún sigue desaparecida– y su hija Claudia.

Conti colaboró en la revista Crisis junto a Urondo. Al igual que este, fue
detenido y torturado por los militares. El paradero de su cuerpo sigue siendo
aún un misterio.

Rodolfo Walsh, cuya figura y esfuerzo por informar a la población argentina


acerca de la realidad que estaban viviendo fue clave para la lucha contra la
censura periodística. Pero día después de la publicación de su carta, el 25 de
marzo, Walsh era apresado por varios militares: fue torturado y
posteriormente asesinado. A día de hoy, su cuerpo sigue sin aparecer

En el ámbito de la literatura, Libros como Un elefante ocupa mucho espacio


(1975) de Elsa Bornemann, La Torre de Cubos (1966) de Laura Devetach o El
pueblo que no quería ser Gris (1976) de Beatriz Doumerc fueron prohibidos
por parte del gobierno militar. Según los criterios establecidos por la oficina de
censura, estos cuentos contenían un lenguaje y un argumento peligrosos para
los infantes

2.6 La vulneracion al derecho de libertad artística (la censura al rock)


En el ámbito musical la censura ejercida por la dictadura Cívico-Militar se
seguía excusando en que esta promovía la subversión. Dicha censura se
evidencia en los archivos de la COMFER (Comité federal de Radiodifusión)
que se publican en el diario “La Nación” en el año 2009, con las listas de
canciones que la junta militar prohibía;
Uno de los movimientos musicales mas atacados, y ademas el que mas
resistio contra la censura, fue el caso del Rock nacional.

Cuando Massera decide conectar el rock con la subversión (Novaro y Palermo


2006, 154), los recitales pasan a ser pequeños, mientras el movimiento
continúa creciendo underground. Para reemplazar los discos y casetes que
salían de la venta por estar censurados, se distribuían grabaciones caseras y
los conciertos se hacían en pequeños cafés o en sótano (Santos Rojas, 2014)

Es mas, al respecto, aseguraban que el rock era peligro, como afirmaba,


respaldando las medidas de la junta militar, Alberto Boixadós:

“La polirritmia musical –propia de la música progresiva– acentúa la


penetración del mensaje –sea este subliminal o no– aumentando la intensidad
de respuesta del sujeto. Precisamente, esta es una de las peculiaridades de la
nueva música: ser de una frecuencia cambiante de tres por cuatro y cinco por
cuatro, en forma similar a los experimentos de Pavlov. El doctor Joseph Crow,
profesor de psicología, ha expresado que el empleo del ritmo rock puede
producir estados hipnóticos. Los jóvenes escuchan cientos de veces la misma
canción […] la repetición es la base de la hipnosis. Esto aumenta el grado de
sugestionalidad en el oyente generando acciones futuras de tipo imprevisible”

2.7 La censura a Charly Garcia como máximo exponente del Rock

Uno de los máximos exponentes del Rock Nacional, Charly Garcia, represento
la cara mas visible a la resistencia y repudio de la Dictadura militar Argentina.
Charly, a pesar de que varias de sus canciones fueron censuradas, logro
evadir el tamiz de la censura elaborando creativamente canciones donde
usaba un lenguaje metafórico para que no se detecte el mensaje que
subyacía en sus letras.
En 1979 Serú Girán, la banda de Charly García en ese año, presenta La grasa
de las capitales. En conjunto, el disco hablaba del imaginario social, de las
representaciones de la Argentina reprimida y estancada. La palabra “grasa” es
una metáfora para indicar la cubierta, la superficie que no dejaba ver el interior.
La grasa es una metáfora de la Argentina del momento, que era un engaño.
“La ‘grasa de las capitales’ era la parte visible de un país que había sido
silenciado. ¿Qué sonaba entonces? La grasa era un falso sonido (el tema
citaba unos compases de música disco), una falsa forma, un falso jardín
(‘nunca florece’)” (Pujol 2007, 125). En este trabajo musical, García, en lugar
de denunciar la represión, posaba su atención sobre determinadas imágenes
del mundo circundante: la grasa superficial que intentaba cubrir la
devastadora realidad. En ese disco, en más de una canción, García dice que
“no se banca más” o “no se puede más” y hasta incluía un tema que hablaba
del suicidio

Uno de sus temas censurados fue “Viernes 3 A.M”:

La fiebre de un sábado azul


Y un domingo sin tristezas.
Esquivas a tu corazón
Y destrozas tu cabeza,
Y en tu voz, sólo un pálido adios
Y el reloj en tu puño marcó las tres.

El sueño de un sol y de un mar

Y una vida peligrosa


Cambiando lo amargo por miel
Y la gris ciudad por rosas
Te hace bien, tanto como hace mal
Te hace odiar, tanto como querer y más.
Cambiaste de tiempo y de amor
Y de música y de ideas
Cambiaste de sexo y de dios
De color y de fronteras
Pero en sí, nada más cambiarás
Y un sensual abandono vendrá y el fin.

Y llevas el caño a tu sien


Apretando bien las muelas
Y cierras los ojos y ves
Todo el mar en primavera
Bang, bang, bang...
Hojas muertas que caen,
Siempre igual,
Los que no pueden más
Se van.

En ese mismo álbum se incluye “Canción de Alicia en el país” que García


había escrito años antes, pero que resultaba sumamente pertinente al
contexto de ese momento. Obviamente, la palabra “maravillas” era censurada
del título por su propio autor (Santos rojas,2014):

Quién sabe Alicia éste país


no estuvo hecho porque sí.
Te vas a ir, vas a salir
pero te quedas,
¿dónde más vas a ir?
why es que aquí, sabes
el trabalenguas trabalenguas
el asesino te asesina
why es mucho para ti.
Se acabó ese juego que te hacía feliz.
No cuentes lo que viste en los jardines, el sueño acabó.
Ya no hay morsas ni tortugas
Un río de cabezas aplastadas por el mismo pie
juegan cricket bajo la luna
Estamos en la tierra de nadie, pero es mía
Los inocentes son los culpables, dice su señoría,
el Rey de espadas.
No cuentes lo que hay detrás de aquel espejo,
no tendrás poder
ni abogados, ni testigos.
Enciende los candiles que los brujos
piensan en volver
a nublarnos el camino.
Estamos en la tierra de todos, en la vida.
Sobre el pasado why sobre el futuro,
ruinas sobre ruinas,
querida Alicia.
Se acabó ese juego que te hacía feliz.
La canción jugaba con los animales de la historia y los seudónimos de algunos
políticos de la época. Los brujos, las morsas y las tortugas llevaban a la
audiencia a asociarlos a los apodos de López Rega, Onganía e Illia, políticos
muy mencionados en esos tiempos(Santos Rojas,2014)

3.Conclusión

En síntesis, la vulneracion del derecho de la libertad de expresion expresado


en el marco legar en donde se ampara se puede ver claramente en la censura
de la ultima dictadura cívico-militar de la Argentina. Consideramos clave que
recaiga toda la protección judicial sobre la libertad de expresion artística
vulnerada en el periodo citado, donde lo expusimos con el ejemplo de la
censura cultural, mas especificamente en el ámbito de la música y el rock
Argentino.

4. Bibliografía

- Alonso, Víctor (2014). La libertad de expresion artística, una primera


aproximación.España. Bilbao

- Benítez y Mónaco (2014). La dictadura militar, 1976 - 1982. Buenos aires.


Universidad Nacional de General Sarmiento.

- GUBERN, Román (1981), La censura. Función política y ordenamiento


jurídico bajo el franquismo (1936-1975), col. «Historia, Ciencia y Sociedad»
166, Barcelona: Península
- Novaro, Marcos y Vicente Palermo. 2006. La dictadura militar (1976–1983).
Del golpe del Estado a la restauración de la democracia. Buenos Aires: Paidós

- Pujol, Sergio. 2007. Rock y Dictadura. Buenos Aires: Booket

- Santos Rojas, Maria Paula (2014). La censura cultural durante la dictadura


argentina. Revista Semestral de Iniciación a la Investigación en Filología Vol.
12 (Marzo 2014) 51-78 Departamento de Filología – Universidad de Almería

- Valicenti, Ezequiel Andres (2015). La libertad de expresión artística como


derecho fundamental. Lecciones y Ensayos, Nro. 94, 2015