Está en la página 1de 4

CARCINOMA DE CUELLO UTERINO

GENERALIDADES:
El promedio de edad de las personas con carcinoma cervical invasivo es de 45 años. El
carcinoma epidermoide es el subtipo histológico más frecuente, responsable de cerca del
80% de los casos. El segundo tipo tumoral en frecuencia es el adenocarcinoma, que
constituye aproximadamente el 15% de los casos de cáncer cervical y se desarrolla a partir
de una lesión precursora denominada adenocarcinoma in situ. Los carcinomas
adenoescamosos y neuroendocrinos son tumores cervicales infrecuentes que constituyen
el 5% restante de casos. Todos los tipos tumorales reseñados están causados por VPH de
alto riesgo. El tiempo de progresión de los carcinomas adenoescamosos y
neuroendocrinos in situ a invasivos es menor que el de carcinoma epidermoide, y las
pacientes con estos tumores son diagnosticadas con frecuencia cuando la enfermedad
está ya avanzada y su pronóstico no es tan bueno.
MORFOLOGÍA:
El carcinoma cervical invasivo puede presentarse en forma de masas fungosas (exofíticas)
o inflitrantes. El carcinoma epidermoide está compuesto por nidos y lengüetas de epitelio
escamoso maligno, que queratinizante o no, que invaden el estroma cervical subyacente.

Carcinoma epidermoide de cuello uterino

Carcinoma epidermoide microinvasivo con nidos invasivos que atraviesan la membrana basal de una lesión
escamosa intraepitelial de alto grado.
Carcinoma epidermoide invasivo
El adenocarcinoma se caracteriza por la proliferación del epitelio glandular compuesta por
células endocervicales malignas con grandes núcleos hipercromáticos y citoplasma
relativamente vacío de mucina, lo que condiciona una coloración oscura de las glándulas,
a diferencia del epitelio endocervical normal.

Adenocarcinoma del cuello uterino

Adenocarcinoma in situ que muestra glándulas oscuras adyacentes a glándulas endocervicales claras normales.
Adenocarcinoma invasivo
El carcinoma adenoescamoso está compuesto por epitelios malignos glandular y
escamoso entremezclados. El carcinoma neuroendocrino cervical presenta una imagen
similar a la del carcinoma de células pequeñas del pulmón, pero se diferencia en que es
positivo para VPH de alto riesgo.
El carcinoma cervical avanzado se disemina mediante extensión directa a los tejidos
continuos, incluidos partes blandas paracervicales, la vejiga, los uréteres (con el resultado
de hidronefrosis), el recto y la vagina. La invasión infivascular se sigue de metástasis en
ganglios linfáticos locales y alejados. También pueden encontrarse metástasis a distancia
en el hígado, pulmones, médula ósea y otros órganos.
Estados del cáncer cervical:
Estadio 0: carcinoma in situ (CIN III, HSIL)
Estadio I: carcinoma limitado al cuello uterino.
Ia: carcinoma preclínico, es decir, solo diagnostico con el microscopio
Ia1: invasión estromal de 3mm como máximo de profundidad y 7mm de extensión
(denominado carcinoma microinvasivo).
Ia2: profundidad máxima de la invasión del estroma más de 3mm y menos de 5mm,
medidos desde la base del epitelio; invasión horizontal no superior a 7mm
Ib: carcinoma invasivo histológicamente, limitado al cuello uterino y mayor que el estado
Ia2
Estadio II: el carcinoma se extiende más allá del cuello uterino, pero no alcanza la pared
pélvica. El carcinoma afecta a la vagina, pero no a su tercio inferior.
Estadio III: el carcinoma se ha extendido a la pared pélvica. En el tacto rectal no hay un
espacio libre de cáncer entre el tumor y la pared pélvica. El tumor afecta al tercio inferior
de la vagina.
Estadio IV: el carcinoma se ha extendido más allá de la pelvis verdadera o afecta a la
mucosa de vejiga o recto, este estado también comprende los cánceres con metástasis.
Características clínicas:
Más de la mitad de los cánceres invasivos se detectan en mujeres que no participaron en
las pruebas de detección sistémica regulares. Aunque los cánceres invasivos precoces del
cuello uterino (carcinomas microinvasivos) pueden tratarse exclusivamente mediante una
conización cervical, la mayoría de los cánceres invasivos se tratan mediante histeroctemía
con disección de ganglios linfáticos y, en las lesiones avanzadas, radioterapia y
quimioterapia. El pronóstico y la supervivencia en los carcinomas invasivos dependen del
estadio del cáncer al diagnóstico y, hasta cierto punto, el subtipo histológico; los tumores
neuroendocrinos de células pequeñas tienen muy mal pronóstico. Con los tratamientos
actuales, la supervivencia a los 5 años es del 100% para los carcinomas microinvasivos y
menos del 50% en los tumores que se extienden más allá de la pelvis. La mayoría de las
pacientes con un cáncer cervical avanzado fallecen por las consecuencias de la invasión
local, (ejemplo, obstrucción ureteral, pielonefritis y uremia) más que por las metástasis.