Está en la página 1de 157

"

Nota del traductor: La presente traducción puede presentar


múltiples imperfecciones, ya que fue realizada a través de
herramientas
herramientas de traducción en línea, con el objetivo de presentar este
material a los lectores de habla hispana, ya que se considera muy
relevante y no se cuenta aún con ninguna traducción.

Si puedes leer en inglés, te sugiero que compres el material, por


respeto al trabajo de los autores y para tener una mejor comprensión.
Sino puedes leer en inglés, espero que esta traducción te sirva como
un primer acercamiento a este fabuloso libro, con la advertencia de
que seguramente contiene errores.

#
Serie de Teorías de la Psicoterapia

Terapia de Aceptación y Compromiso  : Steven C. Hayes y Jason


Lillis.
 Los fundamentos de la psicoterapia: una introducción a la teoría y
la práctica : Br uce E. Wampold Terapia del comportamiento  :
Martin M. Antony y Lizabeth Roemer
Terapia dinámica breve  : Hanna Levenson
Orientación profesional  : Mark L. Savickas
Terapia cognitiva : Keith S. Dobson
Terapia Cognitivo-Conductual  : Michelle G. Craske
Terapia centrada en la emoción  : Leslie S. Greenberg
Terapia Existencial-Humanista  : Kirk J. Schneider y Orah T. Krug
K rug
Terapia familiar : William J. Doherty y Susan H. McDaniel
Terapia Feminista  : Laura S. Brown
Gestalt  : Gordon Wheeler y Lena Axelsson
Terapia Gestalt :
Psicoterapia interpersonal  : Ellen Frank y Jessica C. Levenson
Terapia narrativa  : Stephen Madigan
Psicoterapias centradas en la persona : David J. Cain
 Integración de psicoterapia  : George Stricker
Terapia conductual emotiva racional  : Albert Ellis y Debbie Joffe
Ellis
Terapia de realidad  :
 : Robert E. Wubbolding
Terapia relacional-cultural  : Judith V. Jordan

$
Copyright © 2015 de la Asociación Americana de Psicología. Todos los derechos
reservados. Excepto lo permitido por la Ley de Derechos de Autor de los Estados
Unidos de 1976, ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o distribuirse
de ninguna forma ni por ningún medio, incluidos, entre otros, el proceso de escaneo
y digitalización, o almacenados en una base de datos o sistema de recuperación, sin el
permiso previo por escrito del editor.

Edición electrónica publicada en 2015. ISBN: 978-1-4338-1860-8 (edición


electrónica).

Publicado por la Asociación Americana de Psicología


750 First Street, NE

Washington, DC 20002
www.apa.org
Para solicitar el Departamento de pedidos de APA PO Box 92984 Washington, DC
20090-2984 Tel: (800) 374-2721; Directo: (202) 336-5510 Fax: (202) 336-5502;
TDD / TTY: (202) 336-6123
+ En línea: www.apa.org/pubs/books
Correo electrónico: order@apa.org
En el Reino Unido, Europa, África y Oriente Medio, se pueden pedir copias de
Asociación Americana de Psicología 3 Henrietta Street Covent Garden, Londres
WC2E 8LU Inglaterra

Diseñador de portadas: Minker Design, Sarasota, FL Arte de portada: Lily Rising,


2005, óleo y medios mixtos en panel en marco craquelado, por Betsy Bauer

Las opiniones y declaraciones publicadas son responsabilidad de los autores, y tales


opiniones y declaraciones no representan necesariamente las políticas de la
Asociación Americana de Psicología.

Biblioteca del Congreso Catalogación en la publicación de datos

Wheeler, Gordon, 1949- Gestalt therapy por Gordon Wheeler & Lena Axelsson. -
Primera edición. páginas cm. - (Teorías de la serie de psicoterapia) Incluye
referencias bibliograficas. ISBN 978-1-4338-1859-2 - ISBN 1-4338-1859-
0 1. Terapia Gestalt. I. Axelsson, Lena. II. Título. RC489.G4W44
2015 616.89'143-dc23 2014032667
2014032667 Datos de catalogación en la publicación de la
Biblioteca Británica Se puede obtener un registro CIP de la
Biblioteca Británica. Primera edición http://dx.doi.org/10.1037/14527-000

%
Contenido

Tema Página
Serie Prefacio ... 6.

Cómo usar este libro con videos de psicoterapia APA ...10

Agradecimientos …11

1.- Introducción ...12

2.- Historia ...17

3.- Teoría ...40

4.- El proceso terapéutico… 88

5.- Evaluación ... 132

6.- Futuros desarrollos...139


desarrollos...139

7.- Resumen ...147

Lecturas sugeridas ...153

Referencias
Referencias ...154

Acerca de los autores ...154

Acerca de los editores de la serie ...156

&
Serie Prefacio

Algunos podrían argumentar que en la práctica clínica contemporánea


de la psicoterapia, la intervención basada en la evidencia y el
resultado efectivo han eclipsado la teoría en importancia. Tal vez.
Pero, como los editores de esta serie, no proponemos abordar esa
controversia aquí. Sí sabemos que los psicoterapeutas adoptan y
practican de acuerdo con una u otra teoría porque su experiencia y
décadas de buena evidencia sugieren que tener una teoría sólida de la
psicoterapia conduce a un mayor éxito terapéutico. Aún así, el papel
de la teoría en el ayudar a procesar puede ser difícil de explicar. Esta
narrativa sobre la resolución de problemas ayuda a transmitir la
importancia de la teoría: Esopo cuenta la fábula del sol y el viento
teniendo un concurso para decidir quién era el más poderoso. Desde
lo alto de la tierra, divisaron a un hombre que caminaba por la calle,
y el viento dijo que apostaba que podría quitarse el abrigo. El sol
estuvo de acuerdo con el concurso. El viento sopló y el hombre se
agarró fuertemente a su abrigo. Cuanto más soplaba el viento, más
apretado estaba. El sol dijo que era su turno. Puso toda su energía en
la creación de la cálida luz del sol, y pronto el hombre se quitó el
abrigo.

¿Qué tiene que ver una competencia entre el sol y el viento para quitar
el saco de un hombre con las teorías de la psicoterapia? Creemos que
esta historia engañosamente simple resalta la importancia de la teoría
como el precursor de cualquier intervención efectiva y, por lo tanto,
de un resultado favorable. Sin una teoría orientadora, podríamos tratar
el síntoma sin comprender el papel del individuo. O podríamos crear
conflictos de poder con nuestros clientes y no entender que, a veces,
los medios indirectos de ayudar (sol) a menudo son tan efectivos, si
no más, que los directos (viento). En ausencia de una teoría,
podríamos perder la pista del tratamiento racional y, en cambio,
quedar atrapados, por ejemplo, en la corrección social y no querer
hacer algo que parezca demasiado simple.

'
¿Qué es exactamente la teoría? El APA Dictionary of Psychology
define la teoría como "un principio o cuerpo de principios
interrelacionados que pretende explicar o predecir una serie de
fenómenos interrelacionados". En psicoterapia, una teoría es un
conjunto de principios utilizados para explicar el comportamiento y
el pensamiento humano, incluidas las causas personas para cambiar
En la práctica, una teoría crea los objetivos de la terapia y especifica
cómo perseguirlos. Haley (1997) señaló que una teoría de la
psicoterapia debería ser lo suficientemente simple para que la
entienda el terapeuta promedio, pero lo suficientemente amplia como
para dar cuenta de una amplia gama de eventualidades. Además, una
teoría guía la acción hacia resultados exitosos mientras genera
esperanza tanto en el terapeuta como en el cliente de que la
recuperación es posible.

La teoría es la brújula que permite a los psicoterapeutas navegar por


el vasto territorio de la práctica clínica. De la misma manera en que
las herramientas de navegación se han modificado para adaptarse a
los avances en el pensamiento y en los territorios en expansión para
explorar, las teorías de la psicoterapia han cambiado con el tiempo.
Las diferentes escuelas de teorías se conocen comúnmente como
ondas, la primera onda son las teorías psicodinámicas (es decir,
adleriana, psicoanalítica), la segunda ola teorías de aprendizaje (es
decir, conductual, cognitivo-conductual), la tercera onda teorías
humanistas (centradas en la persona) , gestalt, existencial), la cuarta
ola feminista y las teorías multiculturales, y la quinta ola postmoderna
y las teorías constructivistas. En muchos sentidos, estas ondas
representan cómo la psicoterapia se ha adaptado y respondió a los
cambios en la psicología, la sociedad y la epistemología, así como a
los cambios en la naturaleza de la psicoterapia misma. La psicoterapia
y las teorías que la guían son dinámicas y receptivas. La gran variedad
de teorías es también un testimonio de las diferentes formas en que se
puede conceptualizar el mismo comportamiento humano (Frew &
Spiegler, 2008). Es con estos dos conceptos en mente -la importancia
central de la teoría y la evolución natural del pensamiento teórico- que

(
desarrollamos la serie APA Theories of Psychotherapy. Ambos
estamos fascinados por la teoría y la variedad de ideas complejas que
impulsan cada modelo. Como profesores universitarios que imparten
cursos sobre las teorías de la psicoterapia, queríamos cree materiales
de aprendizaje que no solo resalten la esencia de las principales teorías
para profesionales y profesionales en capacitación, sino que también
pongan al lector al día sobre el estado actual de los modelos. A
menudo, en libros sobre teoría, la biografía del teórico original eclipsa
la evolución del modelo. Por el contrario, nuestra intención es resaltar
los usos contemporáneos de las teorías, así como su historia y
contexto. Cuando comenzó este proyecto, enfrentamos dos decisiones
inmediatas: qué teorías abordar y quién mejor para presentarlas.
Examinamos las teorías de los cursos de psicoterapia a nivel de
posgrado para ver qué teorías se están enseñando, y exploramos
libros, artículos y conferencias de académicos populares para
determinar qué teorías atraen más interés.

Luego desarrollamos una lista de sueños de autores de entre las


mejores mentes en la práctica teórica contemporánea. Cada autor es
uno de los principales defensores de ese enfoque, así como un
profesional bien informado. Le pedimos a cada autor que revise los
constructos centrales de la teoría, traiga la teoría a la esfera moderna
de la práctica clínica mirándola a través de un contexto de práctica
basada en la evidencia e ilustre claramente cómo se ve la teoría en
acción. Hay 24 títulos planeados para la serie. Cada título puede ser
independiente o puede juntarse con algunos otros títulos para crear
materiales para un curso de teorías de psicoterapia. Esta opción
permite a los instructores crear un curso que presenta los enfoques
que ellos consideran más destacados hoy. Para apoyar este fin, APA
Books también ha desarrollado un DVD para cada uno de los
enfoques que demuestra la teoría en la práctica con un cliente real.
Muchos de los DVD muestran la terapia en seis sesiones. Póngase en
contacto con APA Books para obtener una lista completa de los
programas de DVD disponibles (http://www.apa.org/pubs/videos)
(http://www.apa.org/pubs/videos)..

)
La terapia Gestalt es una forma experiencial y existencial de
psicoterapia que resalta el momento presente y la responsabilidad
personal con el objetivo de ayudar a los clientes a estar más vivos.
Muchas teorías contemporáneas utilizan técnicas de terapia Gestalt;
sin embargo, pocos médicos entienden las raíces teóricas de este
enfoque y estas intervenciones. En este libro, Gordon Wheeler y Lena
Axelsson comparten su profundo conocimiento de los fundamentos
teóricos de este completo sistema contemporáneo de psicoterapia.
Ellos hábilmente invitan al lector a participar en una conversación
sobre los orígenes y la filosofía de Gestalt, así como su aplicación
moderna. Incluimos este enfoque importante en la serie de Teorías de
Psicoterapia con la esperanza de que los lectores puedan entender este
enfoque y su aplicación a una amplia gama de desafíos relacionados
con la vida moderna.
-Jon Carlson y Matt Englar-Carlson

*
¿Cómo usar este libro con videos de psicoterapia APA?

Cada libro de la serie Theories of Psychotherapy está específicamente


emparejado con un DVD que demuestra la teoría aplicada en la terapia
real con un cliente real. Muchos DVD presentan al autor del libro
como el terapeuta invitado, lo que permite a los estudiantes ver a un
eminente erudito y profesional poner en práctica la teoría sobre la que
escriben. Los DVD tienen una serie de características que los hacen
excelentes herramientas
herramientas para aprender más sobre conceptos teóricos:
muchos DVD contienen seis sesiones completas de psicoterapia a lo
largo del tiempo, dando a los espectadores la oportunidad de ver cómo
los clientes responden a la aplicación de la teoría en el transcurso de
varios sesiones Cada DVD tiene una breve discusión introductoria
que resume las características básicas de la teoría detrás del enfoque
demostrado. Esto permite a los espectadores revisar los aspectos clave
del enfoque sobre los que acaban de leer. Los DVD presentan clientes
reales en sesiones de psicoterapia no editadas.

Esto brinda una oportunidad única para tener una idea de la apariencia
y el sentimiento de la psicoterapia real, algo que los ejemplos de casos
escritos y las transcripciones a veces no pueden transmitir. Hay una
pista de comentarios del terapeuta que los espectadores pueden elegir
 jugar durante las sesiones de psicoterap
p sicoterapia.
ia. Esta ruta proporciona
proporci ona una
visión única de por qué los terapeutas hacen lo que hacen en una
sesión. Además proporciona una oportunidad in vivo para ver cómo
el terapeuta usa el modelo para conceptualizar al cliente. Los libros y
los DVD juntos constituyen una poderosa herramienta de enseñanza
para mostrar cómo los principios teóricos afectan la práctica. En el
caso de este libro, el DVD Gestalt Therapy, que presenta al Dr.
Wheeler como el experto invitado, proporciona un ejemplo vívido de
cómo se ve este enfoque en la práctica.

"+
Agradecimientos

En primer lugar agradezco a mi coautora, Lena Axelsson: Sin su energía, su


impulso creativo y la nueva imaginación que traen de una nueva generación de
gestaltistas y curanderos, este libro nunca habría llegado a buen término. Al
envejecer me vuelvo cada vez más consciente de la existencia como parte de
una red unificada de dar y recibir, que subyace y potencia todas nuestras
acciones, experiencias y coevolución. El gran beneficio de una vida larga es
tener la oportunidad de amar, aprender, alimentarse y nutrirse de tanta gente.
Gracias a todos mis profesores, mentores, colegas, estudiantes, compañeros de
entrenamiento, clientes,
clientes, amigos y familiares, hijos y nietos, por ser las personas
con las que continúo aprendiendo y aprendiendo, y a mis maestros y mentores
en Gestalt, ellos mismos directos estudiantes de Kurt Lewin, Paul Goodman, y
Fritz y Laura Perls, a quienes les dedico mi trabajo en este libro.
-Gordon Wheeler

Me gustaría empezar agradeciendo a mi coautor, Gordon Wheeler, no solo por


pedirme que escriba este libro con él, sino principalmente por los muchos años
de tutoría y amistad que ha brindado. También quiero agradecer a Helen
Resneck-Sannes por su apoyo para ayudarme a entender no solo
intelectualmente sino también en mi propio cuerpo los efectos del trauma a nivel
celular. Gracias también a mis colegas de la Academia Gestalt de Escandinavia,
especialmente a Helena Kallner y Petra Juneholm, por su apoyo a través de este
proceso, y a mis amigos que me han animado y apoyado especialmente
especialmente durante
los momentos en que cuestionaba mis habilidades para alcanzar el final del viaje
de escribir este libro. También quiero agradecer a los psicoterapeutas de PVPSA
(Prevención del Valle del Pajaro y Asistencia Estudiantil en Watsonville, CA),
a mis ex compañeros de trabajo y supervisados, especialmente
especialmente Diana Ramírez-
Zúñiga, que fue la terapeuta familiar en dos de los casos presentados en este
libro. Todos están haciendo un trabajo increíble brindando ayuda y apoyo a
niños y familias que no tienen forma de obtener ayuda de otra manera,
trabajando desde una perspectiva de campo real y siempre buscando la forma
de ampliar el apoyo para cada cliente fuera de la sala de terapia. . Finalmente,
ofrezco un agradecimiento especial a mis maestros y mentores en Gestalt, y a
mis alumnos, a quienes les dedico mi trabajo en este libro. -Lena Axelsson

""
1:
Introducción

Bienvenido a este libro sobre terapia Gestalt. Nuestro objetivo al


escribirlo ha sido brindarle a usted, el lector, una descripción general
de la teoría y la filosofía y los valores que lo respaldan, así como una
idea de cómo se practica la terapia Gestalt. Esperamos que encuentres
una lectura interesante y que valga la pena, que te brinde no solo una
buena visión introductoria de la teoría y práctica de la terapia Gestalt,
sino también una nueva perspectiva sobre lo que significa ser
terapeuta, sin importar qué escuela de pensamiento practicar desde.
La terapia Gestalt es un enfoque terapéutico distinto en sí mismo, y al
mismo tiempo, la teoría psicológica detrás de la terapia Gestalt ha
tenido una influencia de gran alcance en otras escuelas de psicología
de la investigación en el siglo pasado; por lo tanto, creemos (y
esperamos convencerlo aquí) que muchas de las suposiciones básicas
de Gestalt pueden aclarar y apoyar su aprendizaje y crecimiento en
cualquier modelo y metodología terapéutica. Esto es especialmente
cierto cuando la terapia Gestalt ve la importancia de la relación
terapeuta-cliente
terapeuta-cliente para la curación y crecimiento del cliente y cómo los
terapeutas Gestalt trabajan desde un enfoque profundamente
fenomenológico, basado en la idea firme, respaldada por la
investigación de que cada uno de nosotros estamos comprometidos en
cada momento de la vida en un proyecto único de crear nuestra propia
visión y comprensión de la realidad. En Gestalt, es este proceso
humano creativo de creación de significado, compartido y al mismo
tiempo único para cada uno de nosotros, que es el foco de la terapia.

AUDIENCIA
Como autores, siempre tenemos en mente la cuestión de quién puede
ser nuestra audiencia mientras escribimos. Muchos de nuestros
lectores, como sabemos, serán estudiantes y aprendices en

"#
psicoterapia y campos relacionados (asesoramiento, entrenamiento,
trabajo grupal y organizacional, y cada vez más, trabajando con
equipos, comunidades y asuntos de políticas). Por lo tanto, hemos
hecho nuestro mejor esfuerzo, usando una variedad diversa de
ejemplos de casos y configuraciones, para transmitir una sensación
práctica de cómo la terapia Gestalt funciona en la práctica, con la
esperanza de dar vida a las discusiones teóricas de una manera que
pueda relacionarse, encontrarse y adaptarse de manera creativa a tus
propias necesidades. Creemos que Gestalt tiene mucho que ofrecer a
medida que aclara y profundiza sus propios modelos fuente y su
propio trabajo, tal como hemos aprendido a través de los años de una
amplia gama de profesores y enfoques, a menudo adaptando ideas de
otras escuelas a clientes y poblaciones específicamente desafiantes. -
sin dejar nuestra orientación "hogareña" y la perspectiva teórica en
Gestalt relacional. Los terapeutas y profesionales relacionados son
aprendices de por vida, siempre en busca de nuevas herramientas,
nuevas ideas y nuevas oportunidades de crecimiento personal y
profesional que nos ayuden a enfrentar los desafíos que provienen de
nuestros clientes, nuestros proyectos, nuestras relaciones personales
y nosotros mismos. Esto no debe sorprender, porque como miembros
de las profesiones de ayuda, tomamos como área de estudio nada
menos que el sistema de procesos más complejo en el universo
conocido: una relación humana. Cómo funcionan los seres humanos,
cómo vivimos y emergimos de un "terreno relacional"
relacional" desde antes del
nacimiento y durante toda la vida (y en algún sentido más allá), es el
tema de la terapia Gestalt y la fuente de nuestras teorías y métodos
para ser más servicio a otras personas (clientes y otros), y a nosotros
mismos.

QUIENES SOMOS
La diversidad (y conexión) es la naturaleza dual de la vida -entre
grupos y grupos, y también entre dos individuos: en el mundo
multicultural de hoy en día, ninguno de nosotros puede permitirse el
lujo de no ser conscientes de cómo la membresía e identificación
grupal nos afecta a todos en cada situación, incluida la relación

"$
terapeuta-cliente.
terapeuta-cliente. Por lo tanto, nosotros, los coautores, queremos que
los lectores sepan algo sobre nuestros propios antecedentes. Al igual
que en otras formas importantes, somos iguales en que ambos
venimos de la comunidad de naciones del Atlántico Norte
generalmente privilegiada (Europa y América del Norte), y ambos
hemos tenido la bendición de la oportunidad de una educación de alta
calidad. Más allá de eso, uno de nosotros es de origen caucásico, el
otro estadounidense más nativo y caucásico. Somos de diferentes
géneros y de diferentes generaciones, con diferentes culturas de
origen y diferentes idiomas primarios. Pero nos une un compromiso
apasionado con la terapia Gestalt como el marco básico y la
herramienta más útiles que hemos encontrado para estudiar las
relaciones, y nos unimos a nuestro compromiso de servir a una amplia
gama de personas que abordan los desafíos de sus vidas.

VISIÓN GENERAL DE ESTE LIBRO


Cada método, cada escuela de terapia, se basa en una teoría
subyacente y un conjunto de suposiciones (habladas o no) sobre la
naturaleza humana. La terapia Gestalt subyacente es la teoría basada
en la investigación de la psicología Gestalt, un modelo básico y
núcleo de investigación que ha llegado a informar los supuestos y
conceptos subyacentes de la psicología de investigación más moderna
(incluyendo la revolución contemporánea en neurociencia y
neurobiología interpersonal,
interpersonal, sobre la cual tendremos mucho más para
decir más adelante en el volumen). Debido a que las raíces y
conexiones esenciales entre este legado de psicología Gestalt y el
surgimiento posterior (mediados del siglo) de la terapia Gestalt a
menudo han sido poco entendidas o mal entendidas, pasamos algún
tiempo en el Capítulo 2 mostrándote los fundamentos de ese modelo
anterior de psicología Gestalt y cómo dio lugar a la terapia Gestalt
después de décadas de laboratorio básico e investigación social. La
revolución de la psicología Gestalt de hace un siglo primero desafió
y luego vino a subyacer y unificar a las otras dos grandes escuelas
rivales (o familias de escuelas) que conocemos como conductismo y
psicodinámica. Este terreno compartido más profundo entre estos tres

"%
movimientos (conductual, psicodinámico y relacional / humanístico,
de los cuales la terapia Gestalt es una parte) tampoco siempre se
entiende en el campo (a veces) polémico y más amplio de la
psicología y la psicoterapia, y te esperamos encontrará la discusión
aquí animada y de valor para localizar y aclarar sus propios supuestos
y perspectivas. En el Capítulo 3, abordamos el surgimiento de la
terapia Gestalt: su teoría y su evolución en los últimos seis o más
decenios. Completamos esa discusión con una visión general de la
teoría y la práctica de la Gestalt relacional contemporánea, tal como
la entendemos y articulamos. En el Capítulo 4, llevamos esta teoría a
la sala de terapia, destacando la práctica de la terapia Gestalt
relacional con varios estudios de casos diversos (diversos
demográficamente, y con respecto a la edad, entorno, problemas y
problemas de presentación y modo de terapia). A medida que
presentamos la viñeta del caso, insertamos nuestras iniciales,
respectivamente, para identificar al terapeuta / hablante en ese caso.
Avanzamos en el Capítulo 5 hacia la investigación de resultados
actual sobre Gestalt y métodos estrechamente relacionados. Aunque
la investigación de resultados sobre la terapia Gestalt per se ha sido
hasta ahora limitada, sostenemos que la investigación más extensa
sobre la terapia relacional orientada en general es directamente
relevante. Aún más, en el campo de la investigación de resultado en
psicoterapia, la evidencia emerge una y otra vez (incluso en casos en
los que el enfoque de investigación fue inicialmente diferente) que los
factores repetidamente más recurrentes y consistentes en resultados
terapéuticos exitosos tienen que ver con la Gestalt básica Principio de
la importancia de la dinámica y las cualidades de la relación
terapéutica. De hecho, en este capítulo y a lo largo de este volumen,
sostenemos que en la terapia Gestalt, la relación cliente-terapeuta es
la terapia en algunos sentidos reales. Esperamos que al final de este
volumen tenga una idea de lo que queremos decir con esto. En el
Capítulo 6, examinamos la trayectoria que creemos que la terapia
Gestalt relacional tomará en los próximos años, que será un momento
de efervescencia y transformación continua y sorprendente en
psicología en general, gracias a la revolución de la neurociencia que

"&
todavía hoy amanece. Relacionamos esa revolución con los
desarrollos actuales que prevemos en la terapia Gestalt en general, en
la curación de traumas en particular y en la conciencia generalizada y
creciente de que la psicoterapia debe ir más allá de la sala de terapia
e integrarse al campo más amplio de necesidades comunitarias,
educativas y familiares y apoyo. En el Capítulo 7, resumimos este
viaje, con la esperanza de haber contribuido con algo en su propio
viaje como estudiante, aprendiz o profesional activo que ya se
encuentra en el campo. Para acomodar el espacio relativamente breve
de este volumen, hemos tomado muchas decisiones difíciles sobre en
qué profundizar y qué tocar ligeramente. Tenemos mucho que
contarte, y sentimos que aquí solo podemos darte un vistazo de todo
el rico menú de Gestalt. Por lo tanto, esperamos que continúe sus
estudios en terapia Gestalt usando la sección de Lectura Sugerida al
final de este libro. Finalmente, una nota sobre el uso de los
pronombres tú, nosotros y nosotros. Consideramos que escribir un
libro es una manera de iniciar una conversación con usted, el lector,
aunque solo sea medio diálogo por el momento, porque esto está en
forma de libro. Por lo tanto, invitamos y agradecemos sus
comentarios, preguntas, solicitudes de lecturas adicionales, etc.
(consulte las direcciones de correo electrónico en cada una de nuestras
biografías). Mientras tanto, esperamos que esta forma de escribir te
invite a explorar tu propio proceso de creación de significado y tus
pensamientos, sentimientos y sensaciones mientras lees. Bendiciones
para usted en su viaje a medida que aprende, crece, sirve y ayuda a
sanar a los demás y a ustedes mismos.

"'
2:
Historia

Hace un siglo, cuando la psicología todavía estaba en su infancia, un


grupo de jóvenes investigadores académicos en Berlín se propuso
explorar una serie de viejos problemas de una manera radicalmente
nueva. En opinión de este grupo renegado, que pronto se conocería
como Gestaltistas o la escuela Gestalt, el enfoque predominante de
los tiempos para una comprensión científica de la percepción, la
cognición y, en última instancia, la experiencia y el comportamiento
humanos, era fundamentalmente demasiado limitado; un nuevo
comenzando fue necesario. Las cuestiones en juego se encontraban
entre las más intimidantes y significativas que involucraban a la
naturaleza humana; es decir, ¿cómo asimilamos, conocemos y usamos
nuestro mundo? ¿Cómo funcionan realmente la percepción, la
cognición, el comportamiento, la motivación, la experiencia, etc.?
Siglos de filosofía especulativa (la rama conocida como filosofía de
la mente) habían luchado profundamente con estas preguntas, con
escuelas de pensamiento completas surgiendo a partir de la
especulación y los modelos imaginarios de explicación. Los
formalistas o idealistas (que sostenían que la mente está
preorganizada por estructuras fijas e innatas) habían competido
durante siglos con empiristas o realistas (que creían que la mente era
una "pizarra en blanco", simplemente la suma de las impresiones
sensoriales; Russell, 1946/2004 ), sin un resultado claro. A comienzos
del siglo XX, la nueva escuela filosófica de fenomenología intentaba
reanudar la discusión reflexionando profundamente sobre la
experiencia, pero este enfoque era altamente subjetivo y especulativo
y, por lo tanto, no estaba en sintonía con la vigorosa investigación
empírica de la época en física, química y fisiología. y campos
relacionados (Husserl, 1928/1990). En la segunda mitad del siglo
XIX, el legado de la filosofía de la mente dio origen a una rama

"(
completamente nueva: la psicología científica, el estudio empírico
basado en experimentos del comportamiento humano y la experiencia
tomando la mente como tema de investigación y utilizando las nuevas
herramientas
herramientas y métodos de la ciencia empírica moderna para tratar de
desentrañar misterios que habían fascinado (ya menudo confundido)
a las mejores mentes de los últimos 2.500 años de la tradición
filosófica occidental.

LA ERA DE LA INGENIERÍA: ASOCIACIONISMO Y EL


TRABAJO DE LOS PRIMEROS PSICÓLOGOS

El final del siglo 19 fue el comienzo de la gran era moderna de la


ciencia y la tecnología, un momento de gran optimismo en los círculos
científicos y más allá. A finales del siglo XIX, nuevos e increíbles
avances en física y química, desde la teoría molecular y atómica hasta
la teoría de los gérmenes de la enfermedad, hasta aplicaciones como
el uso de la electricidad, la radio y el teléfono, los primeros
automóviles y luego los aviones, y mucho más. más-parecía prometer
que el poder y los secretos de la naturaleza pronto estarían
sólidamente bajo control humano. Y debido a que las nuevas teorías
de Darwin estaban colocando a los humanos completamente en el
mundo natural, seguramente el comportamiento humano y la mente
humana también podrían ser desbloqueados, entendidos
científicamente y remodelados para el mejoramiento humano. Con
este espíritu de confianza en sí mismo y fe en la ciencia, los primeros
laboratorios de investigación en psicología fueron fundados en 1879
en Leipzig, Alemania, por el gran pionero de la investigación
psicológica, Wilhelm Wundt, fundador de la psicología moderna
como disciplina basada en la investigación. (Wundt, 1904/2009).
Siguiendo el ejemplo de las ciencias físicas de la época, el enfoque de
la investigación era decididamente atomista, es decir, la metodología
consistía en descomponer los complejos misterios de las actividades
como la percepción, la cognición y el comportamiento en lo que sin
dudas deben ser sus unidades básicas más simples. El enfoque fue

")
similar a los de la física y la química en la ciencia de los materiales,
reduciendo sustancias complejas y reacciones a los bloques básicos
de moléculas y átomos y luego registrando sus propiedades e
interacciones para "construir" nuevamente en entendimientos más
amplios que explicarían y predecirían mundo natural (Wundt,
1904/2009). El enfoque se basó en el nuevo y emocionante trabajo de
Pavlov (1897) sobre el vínculo estímulo-respuesta (S-R). La
concesión del Premio Nobel de Medicina 1906 a Pavlov por este
trabajo proporcionó, en el nivel más prestigioso científicamente, una
especie de respaldo oficial a esta forma de pensar. Como Wundt y su
grupo lo imaginaron, la percepción y la cognición podrían entenderse
midiendo y administrando la unidad más pequeña posible de un
estímulo físico (p. Ej., Incrementos mínimos de calor, luz, sonido,
presión de la piel, impulso eléctrico) a un participante en el
laboratorio y luego rastrear y medir la respuesta fisiológica (no la
respuesta de "persona completa" o del comportamiento completo,
sino primero la microrreacción a nivel del sistema nervioso,
mediciones físicas exactas como movimiento muscular, impulso
nervioso, reacción retórica o aural, potencial voltaico) cambios en la
superficie de la piel, etc., ver Wheeler, 2000; Wundt, 1904/2009).
Ciertamente Wundt y sus seguidores entendieron que la investigación
en este nivel todavía estaba muy lejos del objetivo final de
comprender y predecir los cambios en el comportamiento y la
conciencia. Pero esos procesos más grandes, pensaban, seguramente
debían formarse de alguna manera directa de cadenas asociativas de
eventos S-R más pequeños y concretos. Mientras los investigadores
permanecieran fieles a sus principios de datos físicos concretos sin
especulación ni imposición de ninguna idea imaginaria, su teoría sería
tan sólida como la física material de su época, la gran síntesis
newtoniana, aumentada por la química y la química del siglo XIX.
teoría del átomo, que estaba transformando el mundo físico a su
alrededor. De esta manera, el nuevo campo de la psicología tomó su
lugar junto con las otras ciencias empíricas, con el mismo estatus y el
mismo poder explicativo y aplicaciones ilimitadas para los problemas
sociales, la educación y la ingeniería social. Esta fue la visión sobre

"*
la cual se había fundado la psicología solo unas pocas décadas antes.
La idea de las cadenas asociativas dio nombre al nuevo movimiento
de investigación: el asociacionismo o la escuela asociacionista en la
nueva psicología. A comienzos del siglo XX, es decir, solo una
generación después de la fundación de la psicología de la
investigación como disciplina, el asociacionismo había superado a sus
rivales más especulativos, acumulando grandes cantidades de datos
S-R básicos y llegando a una comprensión neurológica de el sistema
nervioso humano y cómo funciona, al menos en el nivel de respuesta
física más básica, información que hoy sigue siendo fundamental en
el conductismo moderno, gran parte de la teoría del aprendizaje y los
fundamentos de la neurociencia, incluso si el modelo conceptual de
asociacionismo ya no sirve un marco básico de psicología (Boring,
1950). A pesar de la productividad y utilidad de la primera generación
de investigación asociacionista básica, los objetivos originales del
campo -una comprensión más completa de fenómenos de orden
superior como la conciencia, el comportamiento y cómo funciona
realmente la mente- no parecían más cercanos que antes a cualquier
respuesta útil. . En todo caso, el misterio que rodeaba estas preguntas
más grandes parecía hacerse más profundo cuanto más se acumulaban
los componentes básicos de la percepción en forma de enlaces S-R,
sin una forma clara de pasar de estos elementos básicos a un modelo
más completo y empíricamente probado de cómo los procesos más
grandes funcionan.

ASOCIACIONISMO Y SU CRÍTICA: LAS PREGUNTAS SIN


RESPUESTA
Desde sus comienzos, el asociacionismo no careció de escépticos y
críticos. Destaca entre ellos el gran psicólogo estadounidense William
James, ampliamente reconocido hoy como el fundador de la
psicología estadounidense (James, 1890/2007). James, que tenía una
educación europea, había estudiado durante un tiempo como un
hombre joven en los laboratorios Wundt en Leipzig poco después de
su fundación y había salido insatisfecho. El problema, como luego lo

#+
expresó, es que aunque ciertamente estamos siendo bombardeados en
todo momento por una casi infinita cantidad de estímulos, ¿cómo es
que los seres humanos alguna vez logran salir de ese mundo de
estímulos crudos de "confusión floreciente y zumbante" (James,
1890c / 2007, p.488) al mundo manifiestamente organizado,
coherente y, sobre todo, utilizable de percepciones, cogniciones y
aprendizaje útil, que lleva al menos a veces a la reflexión y el
aprendizaje, la evaluación y tal vez la predicción, y luego a las
estrategias, integración, e incluso la sensación al menos de hacer
 juicios y elecciones?
eleccione s? Toda esta acumulación de datos S-R, argumentó
James, le faltaba la verdadera cuestión de la percepción (James,
1890/2007; ver también Wheeler, 2000). Uno necesita saber sobre los
átomos para comprender el mundo físico, pero simplemente contar
los átomos y luego sumarlos en cadenas, incluso todos los átomos del
universo, si fuera posible, no harían todo el trabajo. El problema es
mucho más complejo: uno también necesita conocer los principios de
la interacción, que incluyen las leyes de la atracción y qué átomos
hacen qué y bajo qué condiciones. De la misma manera, el problema
de la percepción, según James (1890/2007), nunca podría explicarse
simplemente registrando y midiendo todas las impresiones de los
sentidos físicos y luego asociando un emparejamiento S-R con otro
de una manera lineal, si solo porque los estímulos que nos rodean, en
un nivel físico, son esencialmente infinitos y siempre cambian
(completamente diferente del mundo estático de los laboratorios
Wundt con sus dosis cuidadosamente medidas de estímulos únicos).
Cada sujeto que percibe debe tener algunos criterios de relevancia y
selección y algunos principios de construcción e integración para salir
del caos del estímulo puro y de las percepciones organizadas,
seleccionadas y utilizables. De la infinitud de todos los impulsos de
energía que te están atacando en cada momento de vigilia, ¿qué
estímulo importa? ¿Cómo seleccionarías entre ellos (y aún más
importante, deseleccionarías o excluirías a la mayoría de ellos, y
continuarías haciéndolo todo el tiempo como tu única defensa posible
para no ser abrumado)? ¿En qué circunstancias no prestarías atención
a los diferentes aspectos del entorno bajo diferentes condiciones (un

#"
punto clave que solo comenzaría a aclararse con el trabajo del
Gestaltista Kurt Lewin una generación después, como veremos más
adelante en este capítulo)? Una vez que hemos seleccionado o
deseleccionado, ¿cómo hacemos una imagen coherente de todos esos
elementos que de alguna manera hemos "filtrado"? El asociacionismo
parecía no tener respuestas para ofrecer preguntas como estas. James
(1890/2007) propuso estudiar la atención, específicamente la atención
selectiva, como él la llamó. De lo contrario, uno se quedaría con una
brecha insalvable entre los datos sensoriales y la catalogación S-R y
la aparición real de una imagen perceptual, cognición o memoria
coherente, y mucho menos de una explicación completa del
aprendizaje y el juicio y su papel en el comportamiento. El atomismo
y el asociacionismo solo nunca podrían lograr esto; siempre se
necesitaría algo más para una explicación coherente, científica y, en
última instancia, predictiva (y la predicción, después de todo, es el
estándar de oro de la ciencia). Qué es ese "algo más" y cómo
describirlo. James dejó que otros eruditos lo resolvieran. Pero sin esa
investigación y una teoría más completa, la brecha entre la
investigación empírica y un modelo totalmente articulado y
plenamente utilizable se mantuvo e incluso pareció ampliarse.

LA AGENDA DE PSICOLOGÍA GESTALT: EL TRABAJO DE LA


PRIMERA GENERACIÓN DE GESTALT

Fue en esa brecha -la extensión inexplorada entre el mundo estático,


más simple, S-R de los asociacionistas y el mundo dinámico y
complejo de las respuestas reales e intencionales que componen
nuestra experiencia y nuestro comportamiento- que este nuevo e
intrépido grupo de jóvenes psicólogos en Berlín, los primeros
psicólogos Gestalt, que comenzaron en los primeros años del siglo 20,
estaban decididos a ir. Al igual que los filósofos que buscaron
"categorías mentales"
mentales" desde Platón a Kant y Husserl hasta los nuevos
fenomenólogos de ese día (Brentano, 1988, Husserl, 1928/1990,
Kant, 1781/1983), explorarían los principios organizativos más
amplios. y dinámica de percepción y cognición. La idea era llenar esa

##
brecha entre el estímulo ambiental y la respuesta conductual con
principios claros, mecanismos y "leyes" demostrables (como el
vínculo S-R pero con una mayor complejidad) que pudieran hacernos
más persuasivos de "entrada" a "salida". . "A diferencia de los
filósofos reflexivos más tradicionales, los gestaltistas exploraron estas
cuestiones empíricamente, utilizando los métodos y herramientas de
los nuevos laboratorios de psicología: medición controlada, ensayos
repetibles, formación de hipótesis y pruebas de hipótesis, seguidas por
la construcción de modelos sobre la base de esas hipótesis. que había
sobrevivido al fuego de las pruebas rigurosas. De esta forma,
aprovecharon la innovación de Wundt para aplicar las herramientas y
métodos de las ciencias físicas a la investigación psicológica; solo en
lugar de los estímulos o dosis físicas discretas y las reacciones
sensoriales de medición, umbrales y tiempos de respuesta de gran
parte del trabajo del laboratorio de Wundt, volvieron su atención a la
respuesta conductual de todo el sujeto que percibía, tratando con
alguna escena o situación perceptiva y respondiendo a la imagen o
patrón como un todo. Como variables experimentales, utilizaron
presentaciones
presentaciones visuales o auditivas, a menudo una secuencia o imagen
incompleta o ambigua: todas esas situaciones y presentaciones
relativamente más reales que desafían a un sujeto activo a aprender o
usar algo, reconocerlo con pistas incompletas o emitir un juicio. , una
discriminación u otra elección. Intentaban resolver el misterio de la
selección, deselección y, sobre todo, sintetizar lo que James había
señalado, en busca de esos principios unificadores (Wertheimer,
1912) que transformarían las entradas de percepción pura o los
eventos de estímulo de gran parte del laboratorio de Wundt.
investigación sobre algún cuadro o reconocimiento completo y
coherente (algo así como la famosa reacción "Aha!" que se asocia
popularmente con gran parte de este pensamiento e investigación de
la Gestalt temprana; Wertheimer, 1925, 1938). Tomaron su nombre,
Gestaltists y psicología Gestalt, del término introducido en la
investigación ya en la década de 1890 por Ehrenfels (1890) para
indicar este fenómeno unificador, que aún faltaba pero ahora se
nombra como un tema de investigación (Gestalt es simplemente una

#$
palabra alemana forma significante o configuración completa). Uno
podría pensar (como lo hicieron muchos miembros de asociaciones)
que esta pregunta sobre "cómo", siendo invisible y quizás
especulativa, sería casi imposible de precisar en el laboratorio. Y, sin
embargo, en una explosión de creatividad, el equipo de investigación
inicial de Gestalt dirigido por Max Wertheimer, Kurt Koffka,
Wolfgang von Köhler y sus socios (Henle, 1961), en unos pocos años
antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, generó abundancia
de nuevas direcciones y hallazgos experimentales que arrojan luz
sobre estos procesos aún invisibles. Los hallazgos pronto confirmaron
no solo la existencia sino también el papel activo de estos procesos
mentales selectivos e integradores en el comportamiento mediador; al
menos, comenzaron a describir el funcionamiento y los principios que
rigen los procesos "en el cerebro" con detalles bien investigados.
(Para un amplio recorrido del trabajo de esta primera década, ver la
investigación primaria en Ellis, 1938, y Henle, 1961; ver también
Wheeler, 2000).

A menudo, los experimentos específicos que surgieron fueron


minuciosos y bastante ingeniosos. Un ejemplo elegante y
engañosamente simple se basó en la investigación llevada a cabo por
Pavlov (1897), que entrenó personas (o perros o aves) para asociar
siempre un estímulo dado, una imagen de disco simple, digamos, con
alguna recompensa (generalmente comida, si se trabaja con
animales). La imagen fue entonces complicada, primero presentando
a los sujetos una opción entre dos discos (por ejemplo, 1 pulgada y 2
pulgadas), y emparejando solo a uno de ellos con la recompensa.
Incluso una gallina pronto aprendería a elegir y elegir el disco correcto
(por ejemplo, el disco más grande de 2 pulgadas) de forma confiable
la mayor parte del tiempo, ignorando al otro y obteniendo la
recompensa. Y luego la tarea se complicó aún más: una vez que los
animales fueron entrenados en el disco de 2 pulgadas, los estímulos
se cambiaron nuevamente, el disco ignorado (e irrelevante) de 1
pulgada fue removido, y los mismos sujetos se presentaron con el
mismo 2- disco de una pulgada: ahora solo se combina con, por

#%
ejemplo, un disco de 4 pulgadas en lugar del más pequeño. ¿Los
participantes ahora escogerían
escogerían el mismo disco de 2 pulgadas que antes
(como el modelo asociacionista ciertamente predeciría -el estímulo
físico "correcto" no ha cambiado en todo este tiempo), o elegirían
ahora el más grande de los dos (es decir, el disco de 4 pulgadas), tal
como habían estado escogiendo el más grande (es decir, el disco de 2
pulgadas) en la fase de entrenamiento anterior. Esta es una forma
ingeniosa de determinar qué aprendió realmente el participante: si el
tamaño absoluto (siempre el mismo disco de 2 pulgadas) o el tamaño
relativo (el mayor de dos) estaba relacionado con la probabilidad de
recompensa. Si resultó ser (como lo fue a menudo) el último (es decir,
en realidad habían estado aprendiendo a elegir el estímulo más grande
-una discriminación relativa, no un simple entrenamiento de estímulo
uno a uno), entonces el resultado no fue simplemente una cuestión de
responder a estímulos físicos puros. Por el contrario, el participante
estaba haciendo un juicio interpretativo y no una respuesta de
estímulo físico directo de uno a uno. La respuesta no fue solo al
estímulo sino al estímulo en un contexto dado (el mismo disco de 2
pulgadas puede ser el más grande en una matriz y el más pequeño en
otra combinación, y los sujetos lo elegirían o no, dependiendo de qué
más fue emparejado con).

Aunque esta tarea es un simple desafío perceptual en comparación


con las percepciones complejas que los humanos y otros animales
manejan casi en todo momento, incluso en este nivel simple ya no
podemos reducir todo el problema perceptual a un enlace S-R pasivo
fijo o estímulos físicos directos ; está claro que el sujeto está activo y
está haciendo juicios contextuales complejos que son interpretaciones
interpretaciones
de "toda la imagen", más relativas (más grandes, más pequeñas) que
absolutas (el número y espaciado de los fotones que llegan del disco
a nuestra retina). Estos juicios no ocurren justo después del acto de
percepción; son parte de ese acto y proceso de percepción. Con este
tipo de trabajo, los gestaltistas abrieron el campo de la investigación
a aquellos procesos internos que los conductistas tempranos todavía
esperaban evitar con un modelo S-R puro. (Para este y otros

#&
experimentos tan ingeniosos, véase de nuevo Ellis, 1938, Henle,
1961; véase también Wheeler, 1991).

Así comenzó la revolución gestáltica en la investigación cognitiva.


Estos hallazgos (y muchos más, muchos de ellos igualmente
ingeniosos) no solo se mantuvieron en ensayos repetidos, sino que
también encontraron que los sujetos podían enfrentar desafíos cada
vez más difíciles, como discriminaciones de tamaños cada vez
menores o mantener el " mismo "estímulo en situaciones totalmente
diferentes, y dar respuestas diferentes a la misma entrada física (por
ejemplo, se podría pedir a los participantes que etiqueten el mismo
objeto con el mismo brillo objetivo que el blanco o el negro,
dependiendo de la iluminación general y el sombreado del conjunto
escena, y todavía obtener patrones de resultados confiables, repetibles
y sorprendentes, ver Köhler, 1938a; Wheeler, 1991). Otro ejemplo
clásico, aún más familiar y aparentemente simple, es una melodía.
¿Cómo es que podemos reconocer lo que llamamos "la misma
canción" sin importar en qué nota empiece o en qué tecla se
desarrolle? ¿Cómo puede ser eso, si supuestamente solo estamos
respondiendo directamente al estímulo físico de las frecuencias
absolutas de las notas? Claramente, lo que nos rige aquí no es una
frecuencia o nota, sino la melodía como un todo, es decir, el patrón
completo o los intervalos relativos de frecuencias (o los espacios
relativos entre notas, es decir, los lugares donde no hay estímulo
físico-que están regulando la respuesta). Nuevamente, un enfoque
reductivo S-R o asociacionista parece tener poco que ofrecer en
problemas de reconocimiento de patrones como este. Y, sin embargo,
toda percepción, todo reconocimiento, implica el reconocimiento de
patrones de alguna manera, en diversos grados (Ehrenfels, 1890). En
otro estudio característico de esta investigación temprana de Gestalt,
los participantes se vieron forzados a enfrentar desafíos de
discriminación o juicio mediante el uso de imágenes ambiguas o
incompletas (o imágenes que contienen errores intencionales); los
experimentadores registraron los patrones perceptivos y los sesgos
que surgieron al manipular variables experimentales como el tiempo,

#'
la luz, el enfoque, la inclusión o exclusión de elementos importantes
de detalles, contextos diferentes o conflictivos, etc. (por ejemplo, las
ilusiones ópticas o imágenes ambiguas que a menudo se encuentran)
en ilustraciones de libros de texto del trabajo temprano de Gestalt). A
partir de esto, comenzaron a recopilar y catalogar los sesgos y
tendencias perceptuales que entrarían en los primeros principios de
percepción Gestalt (Wertheimer, 1925, 1938). El siguiente es un
breve bosquejo con comentarios de los más importantes de estos
principios: radicales en ese momento, familiares (si bien desafiantes)
hoy, en un mundo donde estas ideas son ahora la base de la psicología
contemporánea y la revolución en curso en la neurociencia, el cerebro
modelado, y el nuevo y emocionante campo de la neurobiología
interpersonal (Siegel, 2012).

Tendemos a percibir en formas completas más que en las partes


constituyentes reales. Son estos patrones organizados los que
podemos resolver en imágenes, series o enlaces organizados
completos que el cerebro humano selecciona, asimila, almacena
almacena en la
memoria (o no) y luego integra, cuando podemos, con otras
percepciones y un aprendizaje más amplio . Este es el primer y
fundamental descubrimiento y principio del legado de la psicología
Gestalt de la primera mitad del siglo XX (y que sentó las bases para
la terapia Gestalt, en formas que veremos en las páginas siguientes).
Todas estas formas (o gestalts) están organizadas de acuerdo con
principios particulares, que se conocieron como leyes de percepción
gestalt (Köhler, 1938b; Wertheimer, 1925, 1938; Young, 1999). Estos
principios incluían características de forma completa como el límite
(formas o patrones que muestran fronteras que contrastan con el
fondo), similitud (partes del campo perceptivo que muestran
características repetitivas), contigüidad (cercanía vs. distancia),
continuidad y cierre (formas que no se rompen) ), etc., que luego
podrían investigarse empíricamente y manipularse
experimentalmente al cambiar el espaciado, el tiempo, el contraste,
etc., de los estímulos o introduciendo variaciones, contradicciones o
"errores" en una presentación de estímulo de la forma descrita

#(
anteriormente en los experimentos de discos "más pequeños". En un
sentido real, el estímulo al que el cerebro o el sistema nervioso central
interactúa y responde es la forma o patrón completo y no los diversos
elementos que podrían mostrarse mediante otras medidas para existir
realmente (Ellis, 1938). Esto es fundamental para la forma en que
realmente funcionamos (y para todo el trabajo Gestalt hasta el
presente): el estímulo que vemos, escuchamos o de lo contrario
tomamos en cuenta no es la infinidad de impulsos de energía que nos
bombardean sino algunos organizan síntesis o reducción de todo eso
en las formas o gestalt que nuestro cerebro y nuestras mentes están
adaptadas para registrarse y responder. En otras palabras, en el
lenguaje clásico de la psicología Gestalt, el todo es a menudo más
significativo que las partes que entran en él (por ejemplo, ver Koffka,
1935). (Para obtener un resumen claro de las leyes de percepción más
importantes de Gestalt o de los sesgos neurológicos incorporados,
como podríamos decir hoy, consulte http://web.engr.oregonstate.edu/
http://web.engr.oregonstate.edu/
~ sinisa / course s / OSU / CS559 / lectures / CS559_1.pdf ).

Esto significa que la percepción es activa, no pasiva. Tal como lo


señaló William James, la naturaleza simplemente no nos llega
ordenadamente en totalidades estáticas, no ambiguas y
preorganizadas
preorganizadas que podamos tomar como significativas (en el sentido
de que sean útiles para nosotros, teniendo implicaciones, al menos
potencialmente, para hacer frente a nuestras situaciones,
sobreviviendo en nuestros mundos, y con suerte prosperando en
nuestras vidas). Esto significa que debemos seleccionar, descartar,
enfatizar o restar énfasis a características o elementos particulares,
llenar vacíos, omitir elementos contrastantes, etc. (todas las leyes de
la percepción Gestalt en acción), sintetizar (y crear) y luego registrar
imágenes de "lo que está ahí" o "lo que está sucediendo". Como dijo
el gestáltico Kurt Lewin, toda percepción es una forma de resolución
de problemas (Médula, 1969), un proceso proactivo de interacción
con nuestro entorno para extraer y crear (y muchas veces modificar o
distorsionan, como los gestaltistas mostraban en investigaciones
empíricas "duras" y repetibles) las posibles formas organizadas "allá

#)
afuera" que podemos recordar, relacionarnos y usar para enfrentar
nuestras situaciones cambiantes y nuestras complejas vidas
multidimensionales. Esto también significa que no hay percepción sin
interpretación. Esta no es una de esas primeras leyes de percepción,
sino más bien la implicación directa de todas esas leyes empíricas
tomadas en conjunto. La percepción y la interpretación no son dos
pasos completamente separados (por ejemplo, primero entiendo lo
que realmente está allí, y solo entonces interpreto lo que significa).
Más bien, percibimos al interpretar (algunos de) lo que hay allí como
formas organizadas y luego actuar sobre la base de esa interpretación,
no sobre la base de percepciones completamente objetivas, como los
asociacionistas habían estado asumiendo. Los errores que hacemos en
la interpretación no pueden descartarse como simples defectos en
nuestro equipo humano; son inherentes al proceso perceptivo y
cognitivo, que es por naturaleza y por necesidad un proceso que es
experimental, a menudo rápido y, sobre todo, práctico. Escaneamos,
integramos y (con suerte) comparamos y evaluamos, todo en el
servicio no como "imágenes perfectas" sino como bases prácticas para
comprender y actuar en una situación dinámica y cambiante.

Una vez más, esta es una implicación de la investigación en psicología


Gestalt que más tarde tuvo un impacto directo y transformador en la
psicoterapia; después de todo, si no hay una interpretación
absolutamente objetiva y finalmente correcta de las percepciones y
los fenómenos y los conceptos de nivel superior que surgen de ellos,
qué sucede con las interpretaciones autorizadas del analista clásico,
que no se ofrecieron como interpretaciones
interpretaciones en este sentido, sino más
bien como significados fijos que el paciente tenía que aceptar sin
crítica si ella o él iban a mejorar? En el modelo de psicoterapia Gestalt
que surgiría de esta investigación básica a mediados de siglo, la vieja
base de autoridad cambiaría a un paradigma dialógico, como vemos
en el Capítulo 3. En resumen, el cerebro humano no es (como lo
habían supuesto los asociacionistas) un dispositivo para grabar la
realidad, al menos en cualquier forma de cámara. Más bien, el cerebro
humano y el sistema nervioso central forman un órgano para la

#*
detección de patrones (y también para la creación de patrones) porque
está notando y creando patrones y formas completas que nos permiten
adaptarnos a nuestro entorno y lidiar con las siempre cambiantes,
nuevos desafíos a nuestro alrededor Como la especie creativa por
excelencia, necesitamos un aparato de percepción rápida que pueda
responder a situaciones cambiantes, no un sistema de respuesta física
vinculado al estímulo basado únicamente en enlaces S-R concretos y
materiales. Sin este esencial paso interpretativo o evaluativo humano,
nuestro comportamiento no puede ajustarse a nuestra situación;
nuestra notable capacidad de respuestas novedosas y creativas a
nuevas situaciones, que es nuestro sello distintivo como humanos, no
sería posible, y nos veríamos reducidos a la respuesta mecánica a los
estímulos que son comunes en los patrones de respuesta instintivos y
en gran parte inflexibles de la mayoría de los demás especies. Es
posible que nunca lleguemos a etapas posteriores de reconsideración,
reconsideración,
revisión, corrección y otros niveles de integración y aprendizaje que
también podemos alcanzar después del hecho, pero que aún se basan
en las percepciones interpretadas que son la base de nuestras
interacciones con nuestros mundos. Visto ahora, casi un siglo
después, es fácil ver por qué esta conclusión básica basada en la
investigación sobre la incertidumbre fundamental de la resolución de
problemas humanos, la percepción y la comprensión práctica fue la
implicación más perturbadora de la nueva perspectiva Gestalt,
creando controversia a veces incluso entre los mismos Gestaltistas
(Gibson, 1950; ver también Wheeler, 1991, pp. 66ff).

Después de todo, si nuestras percepciones del mundo no solo son


defectuosas a veces sino también por su naturaleza siempre
experimental y subjetiva, nunca completamente objetiva y estable,
entonces qué esperanza tenemos del tipo de conocimiento
absolutamente confiable sobre nuestro mundo y nosotros mismos que
muchos soñaban que la ciencia pronto podría proporcionar? (La
respuesta Gestalt a este enigma de nuestra condición humana es
profundamente dialógica y, en un sentido real, intersubjetiva, en el
sentido de que es una co-creación entre individuos, como veremos

$+
más adelante y en el Capítulo 3).

Mientras tanto, la pregunta de James y la dirección de investigación


sugerida aún deben abordarse. Si nuestras percepciones dependen del
contexto y en ese grado son inestables, ¿qué es lo que determina lo
que hacemos y lo que no prestamos atención en nuestros entornos
perceptivos sobrecargados y sobreestimulados? ¿Qué hace que
algunas cosas que nos parecen "se mantengan juntas" como una
secuencia significativa o causa y efecto o que se "destacan" por
completo para la selección de alguna otra manera? ¿Son esas
totalidades significativas realmente "allá afuera en el mundo" o son
puramente construcciones de nuestra parte, suposiciones subjetivas
desvinculadas de las restricciones de la realidad (que es entonces lo
que, si no podemos conocerlo absoluta o definitivamente)? Para
comprender la investigación inicial de Gestalt sobre las cuestiones de
lo que nos permite construir nuestra comprensión situacional de una
manera y no de otra, necesitamos recurrir a la segunda generación del
trabajo de psicología Gestalt, en particular, el trabajo del psicólogo
Gestalt más significativo de todos ellos Kurt Lewin

LAS CONTRIBUCIONES DE KURT LEWIN: DE PSYCH LAB A


"LIFESPACE"
El psicólogo Gestalt Kurt Lewin (1890-1947) es reconocido hoy
como el principal fundador de la psicología social como disciplina, la
dinámica de grupo como campo de estudio y práctica, la psicología
organizacional y la metodología conocida como investigación-acción,
que se utiliza ampliamente. hoy en día en estudios organizacionales
en todo el mundo como una herramienta para comprender la dinámica
oculta de los grandes sistemas o campos sociales (Marrow, 1969; ver
también Wheeler, 1991, 2000). La contribución y el legado de Lewin
a campos que van desde el clínico hasta el coaching, el grupo y la
configuración organizacional fue tomar el trabajo pionero básico de
la primera generación de investigación Gestalt y aplicarlo a
situaciones del mundo real más realistas. Usando la imagen Gestalt
básica de un sujeto activo y selectivo, coconstruyendo, interpretando
interpretando

$"
y haciendo sentido en el acto de la percepción, Lewin luego aplicó
este modelo fundamental a nuevas situaciones de investigación en las
que los sujetos humanos, en lugar de estar en un estado de valores
estáticos, situación de laboratorio libre, se encontraban en situaciones
más realistas con apuestas más reales y consecuencias reales de sus
acciones. Esta forma de pensar acerca de la percepción y el
comportamiento, integrando el trabajo inicial de Gestalt con
situaciones reales y dinámicas, se esboza en el primer trabajo
académico de Lewin, "War Landscape" (1918), esbozado cuando aún
era un joven estudiante graduado en servicio activo en el frente
alemán durante la Primera Guerra Mundial. Su pensamiento se
desarrolló en este punto temprano, surgiendo de la situación y
preocupaciones que veía y sentía a su alrededor: imagina a un viajero
moviéndose a través de un valle en una zona de guerra, escribió
Lewin, como cualquier individuo perceptivo, el viajero notará ciertas
características del entorno, necesariamente ignorando o eliminando
otras e integrando las que él o ella observa en una imagen coherente,
para la memoria, comparación, orientación, creación de significado,
etc. (es decir, hacer sentido en el sentido de asignar algún significado
a la percepción, a menudo en un sentido predictivo, "qué es lo que
probablemente siga"). Como la investigación Gestalt había
demostrado durante la década anterior, el comportamiento del sujeto
/ viajero se basará de alguna manera en esa imagen completa
interpretada y no simplemente en "todo lo que está ahí", mucho menos
en las entradas físicas específicas de luz y sonido y así sucesivamente,
proveniente de los objetos concretos en la escena. Esta es la psicología
Gestalt básica tal como la hemos revisado aquí, aunque aplicada a una
"escena" mucho más compleja y urgente que los primeros trabajos en
un entorno de laboratorio. El próximo paso de Lewin siguió de cerca
esta misma línea de análisis.

Cada persona que atraviesa esta escena, reflexionó, necesariamente


verá una imagen completa algo diferente: su propia síntesis
interpretativa y exclusivamente subjetiva de los elementos complejos
en el ambiente, uno de ellos registrando la granja, otro la iglesia, otro

$#
el color de el granero o el estado de los campos o algo completamente
diferente. Incluso sabemos bastante sobre las características físicas
particulares de los objetos y las imágenes y patrones en la escena:
contraste, límite, brillo, contigüidad, etc. (las leyes perceptuales de la
Gestalt esbozadas anteriormente): esa es la contribución ambiental,
podríamos decir , a todas las gestalts que se sintetizan en las mentes
de los diversos observadores. Pero, ¿qué hay del lado subjetivo de la
construcción de estas formas enteras, o gestalts? ¿Qué es exactamente
lo que a menudo hace que la síntesis interpretativa de "lo que hay allí"
de una persona sea tan diferente de la percepción y el recuerdo de otra
persona de la misma escena? Aquí es donde Lewin tuvo su siguiente
y más fértil visión, una que abriría el siguiente nivel de la teoría e
investigación de la Gestalt, que en las próximas décadas conducirá a
la articulación de la terapia Gestalt. Imagine a una de las personas que
cruza este valle: un soldado o explorador (perdido, huyendo, o tal vez
desertor), un granjero local, o incluso un amante en el camino a una
cita. ¿Qué determina qué va a ver cada uno de ellos (en el sentido de
seleccionar, integrar e interpretar en imágenes organizadas útiles y
memorables que él o ella puedan integrar más con otras imágenes y
aprender)? La respuesta de Lewin fue que, en cada caso, es
necesariamente la necesidad o la preocupación más importante en la
mente del individuo en ese momento lo que tenderá a tener más peso
al seleccionar y organizar las percepciones de esa persona. La aguja
de la iglesia puede ser un símbolo alentador para una persona, pero
una posible publicación de francotiradores para otra persona y
completamente ausente en la memoria posterior de otra persona que
solo estaba interesada, por ejemplo, en encontrar comida. Un pajar
puede ser un recurso para uno, una amenaza para el otro, un refugio o
una oportunidad para otro más, y así sucesivamente. En un sentido
real, cada uno de ellos está operando en un mundo completamente
diferente, no porque no haya realidad que constriñe e informe nuestras
imágenes interpretadas, sino simplemente porque, una vez más, no
podemos asimilarlo todo y hacer que todo base de nuestro
comportamiento. Nuestro equipo de percepción humano flexible y
creativo está intrínsecamente predispuesto a organizar nuestro campo

$$
de conciencia relevante (Lewin, 1936), incluido un entorno físico
cambiante, así como un entorno social de otros seres humanos, cada
uno de ellos interpretando activamente nuestra situación compartida
en relación con su propia agenda. Nuestro comportamiento se basa en
esa síntesis creativa única de factores subjetivos y objetivos
dinámicos. Estamos actuando y reaccionando, en otras palabras, no a
la escena real, sino en términos de la escena relevante, construida y
evaluada sintetizada en nuestras propias mentes. Es esta escena
interpretada a la que respondemos y nos comportamos en relación
con, siempre con alguna necesidad u objetivo implícito que está
organizando nuestra respuesta.

Este proceso de seleccionar, resolver, interpretar e integrar estas


características más relevantes en un entendimiento completo
coherente y utilizable como base del comportamiento (que es, de
nuevo, el laboratorio básico de la Gestalt, aplicado aquí a las
situaciones de la vida), Lewin (1936) simplemente cartografía.
Entramos en una nueva situación, percibimos la situación según los
principios Gestalt en relación con nuestras necesidades sentidas en el
momento, y luego usamos esa imagen gestalt como un mapa para
orientar nuestro comportamiento en relación con esa situación, las
percepciones interpretadas y esas necesidades (ambas consciente e
inconsciente). El campo relevante que mapeamos Lewin denomina el
espacio vital, es decir, la parte de todo lo que es psicológicamente
relevante para nuestras propias preocupaciones a medida que
avanzamos proactivamente para resolver un mapa viable en relación
con esas preocupaciones, nuestra conciencia de nuestros propios
estados y necesidades internas, y nuestros objetivos actuales y más
grandes. Esta descripción naturalista de cómo funciona nuestro
proceso humano (y tiene que funcionar) fue lo que los gestaltistas
buscaban desde el principio: un nuevo modelo basado en la
comprensión de la percepción, la cognición y el comportamiento que
surgiría de los datos de investigación, en lugar de impuesta a los datos
de antemano en la forma de los antiguos asociacionistas (y también
de la entonces nueva teoría de la libido freudiana, que los gestaltistas

$%
consideraban circular en el sentido de que primero afirmaba que todo
comportamiento era una función de uno o dos conduce y luego
interpreta el comportamiento de acuerdo con esa afirmación, sin
ningún paso de investigación independiente, ver Wheeler, 2004). Si
muchos de los principios de Lewin nos resultan hoy familiares,
incluso obvios, eso se debe a que, junto con los principios básicos de
la gestalt del laboratorio, estas ideas generales sobre la búsqueda de
patrones y el mapeo mental y el papel crucial del afecto y la emoción
en la cognición , el comportamiento y la memoria han impregnado
toda la psicología cognitiva, la psicología del comportamiento
cognitivo, la psicoterapia y más allá, de modo que fácilmente
podemos ver nuestro mundo hoy a través de lentes lewinianas (ver
Ullman, 2005). Antes de dejar Lewin, observamos un área más en la
que estaba muy adelantado a su tiempo: su movimiento para tratar los
valores como parte de las necesidades sentidas, objetivos y deseos que
organizan el "mapa" de un individuo para comportarse en una
situación dada (Médula) , 1969). Al interpretar los valores como una
especie de elemento dinámico duradero en las necesidades sentidas
del individuo, Lewin reformuló el tema como un tema viable de
investigación y teoría en la psicología convencional, un movimiento
que daría frutos con un estallido de investigación que comenzó en la
década de 1960. Antes de eso, la importancia del sistema de valores
del individuo era una nueva característica destacada de la terapia
Gestalt que se basaba en estas características de su trabajo (véase
Lewin, 1936). "La necesidad organiza el campo" (Marrow, 1969,
p.167) es cómo Lewin resumió gran parte de su propio trabajo hasta
este punto, es decir, simplemente que el mundo que uno conoce, el
mundo con el que uno intenta sobrellevar y prosperar en de la mejor
manera posible: es el mundo que se construye en relación con las
necesidades más urgentes del momento tal como se sienten y
entienden (una vez más, incluyendo las propias necesidades de
compromisos y la consistencia de los valores, como se sientan y se
entiendan). Con esta formulación, Lewin relacionó el mundo de las
percepciones interpretadas, el mundo de la experiencia interna y el
mundo de las emociones y los valores, intenciones y objetivos, todo

$&
en una dinámica conceptual. Con este marco, se hizo imaginable al
menos aplicar la teoría de la Gestalt de manera coherente tanto a los
sistemas sociales como grupos y organizaciones (como Lewin lo
pasaría haciendo el resto de su vida) como a los tipos de problemas
personales subjetivos y la psicoterapia del desarrollo. La mayoría de
las veces, se trata de (como los fundadores de la psicología gestalt
habían pensado y sugerido, sin proponer ninguna metodología para
tales aplicaciones, por ejemplo, ver Koehler, 1947, Koffka, 1924,
Wertheimer, 1945, ver también Goldstein, 1940). ¿Cómo podría uno
revelar y comprender dinámicas complejas como estas, que después
de todo, como todas las dinámicas sobre las que la teoría Gestalt había
teorizado e investigado, no son fácilmente visibles a simple vista? La
respuesta de Lewin -al menos a nivel de grupos y otros sistemas
sociales- estaba en el mismo espíritu que toda la primera generación
de investigación Gestalt de la que había salido: uno podría desafiar al
"sujeto" (sistema individual o mayor) con alguna tarea o problema y
luego observar el comportamiento de toda la persona (o todo el
sistema), y ahora también la respuesta emocional, para ver si las
hipótesis sobre dinámicas ocultas se confirman o contradicen. Este es
el modelo de investigación-acción que Lewin fue pionero en el
estudio de los sistemas sociales, en el que ninguna persona solía tener
una perspectiva final y autorizada sobre la dinámica del sistema como
un todo. Fue solo un pequeño paso aplicar el mismo enfoque a la
dinámica compleja y a menudo oculta de un individuo o una familia,
como en un entorno clínico. Lewin no fue un clínico y no dio este
paso. Pasó la última década de su vida, los años de la Segunda Guerra
Mundial e inmediatamente después, iniciando aquellas aplicaciones
sociales previamente tocadas: dinámicas grupales, estudios
organizacionales, así como este método de investigación de acción
para estudiar dinámicas al intervenir, observar y debatir con los
sujetos los resultados de los estudios (Marrow, 1969). En el proceso,
fundó el Group Dynamics Lab en el Massachusetts Institute of
Technology en Cambridge, Massachusetts, donde su grupo crearía los
innovadores "t-groups", de los cuales surgirían los grupos de
entrenamiento y encuentro sobre sensibilidad de los años sesenta y

$'
setenta. También fundó National Training Labs, durante muchas
décadas el centro pionero en el mundo para la dinámica de grupos
aplicados y la formación de consultores organizacionales (Marrow,
1969). Por lo tanto, para un par de críticos y escritores psicoanalíticos
poco probables, ambos reinventados a mitad de carrera en los años
inmediatos a la posguerra, era posible ver el potencial de un enfoque
radicalmente nuevo de la psicoterapia en el modelo de psicología
Gestalt tal como evolucionó en las manos de Lewin y otros de la
segunda generación académica de Gestalt (p. ej., Goldstein, 1939). En
el Capítulo 3, volvemos a la teoría que articularon (Perls, Hefferline,
Hefferline,
Goodman, 1951) y la metodología que surgió de ella, pero para
comprender mejor cómo surgió el modelo de terapia Gestalt,
completamos la historia y las raíces de la modelo esbozando
brevemente el clima en el que esta nueva teoría y método surgirían,
 junto con el trasfondo
trasfond o de influencias,
influenci as, preocupaciones
preocupac iones profundas
profunda s e
innovaciones creativas que ambos aportarían a su notable proyecto.

GOODMAN Y PERLS: EL NACIMIENTO DE LA TERAPIA


GESTALT

Los años de posguerra de mediados del siglo XX fueron un momento


extremadamente
extremadamente fértil en la evolución de la psicoterapia y sus campos
relacionados. Los años de la guerra habían dejado un sufrimiento
inimaginable, la desolación y la pérdida a su paso, pero la crisis y el
colapso de tantos "ismos" e ideologías absolutas que habían tenido
gran parte de Europa y otras culturas en la primera mitad del siglo
también significaba esa autoridad rígida y absoluta ahora a menudo
se veía con desconfianza después de tanta agitación social en campos
que van desde la política a la cultura a la religión y más. Una mayor
fe en el juicio independiente y el núcleo ético del individuo autónomo
fue el nuevo orden del día. Fue en este clima que el teórico social y
crítico cultural Paul Goodman y el psicoanalista renegado Fritz Perls
se encontraron y se asociaron en un proyecto teórico completamente

$(
nuevo para un nuevo modelo de psicoterapia (junto con Laura Perls,
que desempeñó un papel esencial en el desarrollo de sus ideas; ver
Stoehr, 1994b). Su proyecto sería nada menos que un enfoque
completamente nuevo, basado en la psicología Gestalt y fuentes
estrechamente relacionadas, para comprender el comportamiento
humano, la percepción y la creación de significado, relación y valores,
salud y disfunción, una teoría y método radicalmente nuevos para la
psicoterapia basada en Gestalt ideas derivadas Su punto de partida era
una monografía perdida e inacabada que Perls traía consigo de
Sudáfrica, donde él y su esposa habían pasado más de una década en
el exilio durante la guerra, practicando y desarrollando su primer libro
y considerando ideas para el siguiente. En este primer trabajo, Ego
Hambre y agresión: una crítica de la teoría y método de Freud (1947),
coautor con Laura Perls pero publicado bajo el nombre de Fritz Perls
solo (Wysong y Rosenfeld, 1982), Perlses había articulado su teoría
de la agresión oral, uno que Fritz había intentado y no le había
presentado a Freud antes de la guerra (Stoehr, 1994b). En
retrospectiva, no queda claro si Perls comprendió al principio todo el
potencial del material presentado por esta nueva monografía, lo que
llevaría a los dos autores y su nuevo modelo mucho más allá de una
crítica del legado de Freud a una comprensión totalmente nueva de la
patología humana y la salud y el papel y los principios operativos, al
menos, de la terapia para apoyar el movimiento de uno a otro.
Goodman vio inmediatamente el potencial del pensamiento de Perls
para una articulación radicalmente nueva de la teoría del yo y las
relaciones humanas; su papel en el proyecto progresó rápidamente de
editor a coautor a autor principal del segundo volumen teórico,
Novedad, Emoción y Crecimiento, de la serie de dos partes que se
lanzaría como Terapia Gestalt: Emoción y Crecimiento en la
Personalidad Humana (Goodman) , 1951; ver también Stoehr,
1994b). Aunque hubo diferencias importantes en las fuentes,
antecedentes, intereses
intereses y agendas de los dos autores, se les unieron en
deuda abierta con el profundo legado de Freud, al mismo tiempo que
compartían la profunda preocupación de que el modelo freudiano
clásico se apoyaba demasiado en el idea de ajuste a la sociedad a

$)
expensas de la creatividad individual, la autoexploración y la
autoexpresión, el deseo y la pasión, la relación auténtica y la reforma
social. En el clima de posguerra del consumismo, la industrialización
masiva y el anticomunismo rígido, vieron el peligro de que la
psicoterapia en su forma analítica clásica pudiera convertirse en una
herramienta para el conformismo y la pasividad social (Stoehr,
1994b). Su visión, en cambio, era que al basarse en el legado de la
psicología Gestalt, podían combinar las ideas radicales de Freud (y
especialmente del revisionista freudiano Wilhelm Reich, 1945) con la
psicología más orientada a la acción de Kurt Lewin para crear un
modelo en que la psicoterapia recuperaría su lugar como un agente
primario para la libertad humana, el progresismo social y una nueva
capacidad para una pasión, satisfacción y significado más profundos
en la vida. Para ver cómo se proponía esto funcionaría, volvemos a su
nueva teoría en el Capítulo 3.

$*
3:
Teoría

En el centro conceptual y metodológico de su nuevo modelo de


terapia radical, la terapia Gestalt, Paul Goodman y Fritz y Laura Perls
colocaron el concepto integrador de contacto (Perls, Hefferline,
Goodman). Este término capturó y resumió los hallazgos centrales de
la psicología Gestalt: le damos sentido y nos ocupamos de nuestro
mundo no al recibir pasivamente (y ajustarnos a) una realidad objetiva
exacta, sino al usar un proceso activo de búsqueda, selección,
interpretación y organización imágenes completas de nuestras
situaciones y luego basar algún comportamiento o alguna acción en
esa imagen interpretada. Esto ocurre muy a menudo de manera
bastante automática en un solo acto integrado de percepción,
interpretación y acción sin conciencia reflexiva y consciente, o
podemos detenernos y ser más conscientes de tratar de "descubrir qué
está pasando", crear estrategias, evaluar y hacer consciente
elecciones. De cualquier manera, el proceso tiene la misma estructura:
abordamos las situaciones con alguna necesidad (o una serie de
necesidades), tanto en conciencia como sin una conciencia plena de
nuestra experiencia y necesidades. Luego comprendemos la situación
y tomamos medidas en relación con esas percepciones y necesidades
subjetivas. Cada persona hace esto de manera única y parcialmente
rutinaria, dependiendo de su historia, cultura, valores,
condicionamiento y experiencias, y también de sus deseos,
necesidades, valores, capacidades creativas y percepciones de la
situación, breve y a largo plazo. Las respuestas y los comportamientos
están idealmente modelados en parte y son habituales y en parte ad
hoc, o creativamente sensibles a la situación (en relación con los
objetivos y las necesidades del individuo en ese momento);
demasiados patrones y repeticiones en la respuesta dan como
resultado una formación de gestalt rígida o no espontánea, que es

%+
siempre la misma sin importar cuánto varía la situación. Demasiada
espontaneidad (muy poco patrón básico o contexto) significa una
experiencia caótica y un comportamiento caótico. La verdadera
creatividad es un "punto dulce" que combina e integra los dos polos:
la conservación (de la experiencia pasada) y la espontaneidad (la
nueva respuesta a la situación única). Así es como el comportamiento
humano se organiza dinámicamente, argumentaron Goodman y Perls,
de maneras más o menos efectivas para enfrentar las situaciones en
las que nos encontramos. En diferentes áreas y situaciones, nuestra
experiencia y nuestro comportamiento pueden ser más o menos
libremente receptivos y creativos o tener patrones más rígidos y, en
este sentido, no libres. Aquí concordaron con Freud (1933/1965) en
que la neurosis es una repetición no libre, una mera reacción más que
una respuesta en el sentido creativo total. Esto es contacto
(experiencia más comportamiento), ya sea creativamente libre o
neuróticamente libre. La terapia es entonces el análisis del contacto
en este sentido. Pero mediante el análisis, Goodman y Perls se
imaginaron algo bastante diferente de los modelos clásicos freudianos
o informados psicodinámicamente. Su análisis fue más dialógico y
relacional, más basado en la acción y experimental, y más relacionado
con el proceso constructivo de interpretación, valoración,
establecimiento de objetivos y generación de significado del cliente.
Las siguientes son las amplias áreas en las que la nueva perspectiva
basada en la Gestalt y el modelo difieren de los modelos que estaban
vigentes en ese momento.

EL PAPEL DEL PACIENTE O CLIENTE

En lugar del paciente freudiano más pasivo, "tragando" mansamente


(como lo veían) o defendiendo reactivamente contra las
interpretaciones autoritarias del analista (solo para analizar cada
defensa hasta que el paciente aceptara la interpretación impuesta),
Goodman y Perls tenían algo mucho más mutuamente activo en
mente: la terapia debe ser un lugar donde el cliente pueda finalmente

%"
dejar de tragar los valores y las reglas de la sociedad u otras personas
y comenzar a desafiarlos en una búsqueda activa basada en sus
deseos, emociones y preferencias de valores; en la experimentación
con nuevas estrategias; y en un conocimiento y expresión más
profunda de su auténtico ser creativo.

EL PAPEL DEL TERAPEUTA

Esto cambia la posición del analista / terapeuta desde la de un experto


imparcial o independiente que pronuncie el juicio sobre el
comportamiento y la comprensión del cliente, hasta un participante /
observador, un socio totalmente comprometido en el proceso
terapéutico. El terapeuta desafía el comportamiento, la experiencia y
la comprensión del cliente no desde una posición de corrección
experta sino más bien al servicio de restaurar el proceso saludable del
cliente de construir, revisar, descartar y recrear "todos " la
comprensión y el comportamiento (porque desde una perspectiva
Gestalt , el comportamiento siempre será en respuesta a la
comprensión interpretada de la situación en ese momento, las dos
cosas no pueden separarse). Por lo tanto, es la experiencia del cliente
la que se prioriza, no la autoridad del terapeuta. Las habilidades y
experiencia del terapeuta siguen siendo cruciales, pero esa
experiencia no consiste en proporcionar las respuestas correctas al
significado de la experiencia del cliente sino en facilitar un tipo
particular de encuentro en el que el cliente descubre y crea esos
significados para él o ella en una colaboración. proceso de contacto,
en el sentido descrito anteriormente. La experiencia del terapeuta
depende de su capacidad de autenticidad en el contacto y la relación,
no por la autoexpresión del terapeuta, sino por la búsqueda del cliente
de una mayor comprensión y capacidades de contacto más profundas
y flexibles. En el proceso, el terapeuta a menudo le recomienda al
cliente que reduzca la velocidad, relaje los patrones de rigidez no
examinados y basados en el miedo, y observe las características
características de su
proceso, señalando las contradicciones a medida que el terapeuta las
experimenta (entre el afecto y el contenido, por ejemplo, o

%#
observaciones / eventos e interpretaciones / conclusiones extraídas
por el cliente) y que presentan desafíos para la comprensión del
cliente, especialmente en áreas en las que el cliente informa
insatisfacción, disfunción o angustia. Algo de esto puede sonar
similar a los modelos de terapia conductual cognitiva (por ejemplo,
ver Young, 1999), pero Perls y Goodman reconocieron (como a
menudo los escritores de terapia cognitiva conductual
contemporáneos también) que los relatos verbales y analíticos de
nuestra experiencia están lejos de ser completos picture: Nuestras
gestalts de comprensión -nuestras interpretaciones de la experiencia y
el mundo- están naturalmente sujetas a los mismos sesgos selectivos
o distorsiones de desconocer que soportan patrones de
comportamiento viejos, rígidos y desconocedores que son la fuente
del problema en primer lugar. De esto se trata el modelo de psicología
Gestalt. Específicamente, con su agenda de mayor libertad personal
en una sociedad más libre, Goodman y Perls compartieron la
preocupación de que estos entendimientos aprendidos, a menudo
rígidos, pueden no ser auténticos y autónomos en absoluto, sino que
nos impongan fuerzas externas, ya sea a través del condicionamiento
temprano o del presión del conformismo social. Es decir, pueden ser
introyecciones sociales, una especie de conformidad con los mensajes
y normas parentales o sociales, una idea que consideraron como el
punto ciego del modelo clásico de ajuste freudiano del que esperaban
alejarse. Por lo tanto, trajeron toda una serie de nuevas herramientas
conceptuales para desafiar creencias y temores rígidos recibidos,
todos extraídos de una comprensión más holística basada en la Gestalt
de cómo construimos nuestra experiencia.

Estas nuevas técnicas y herramientas incluyeron primero (a) una


nueva comprensión y uso de la relación terapéutica, produciendo un
nuevo sentido del diálogo terapéutico; luego (b) un uso más profundo
del afecto y la emoción; (c) un nuevo nivel de atención al cuerpo; y
finalmente, (d) el uso del experimento en terapia. Cada uno de estos
se convirtió en un tema principal y una herramienta para apoyar al
cliente a deconstruir esos comportamientos y comprensiones

%$
estrechamente
estrechamente integradas, mover el encuentro terapéutico más allá de
simplemente hablar de un tema (Perls, 1969) para experimentarlo
directamente en el momento y la situación actual, avanzar hacia una
nueva capacidad para un enfoque de la vida más creativo, abierto y
menos reglamentado. Un paralelo posterior a esta idea de la psicología
Gestalt de un "todo" de acción, interpretación, emoción y creencia
estrechamente integrado es la teoría del esquema en la terapia
conductual cognitiva (Young, 1999). En este sentido, un esquema es
esencialmente una gestalt de comprensión y emoción más
encarnación y comportamiento.

LA RELACIÓN TERAPÉUTICA
Al cambiar a una mayor igualdad y una dinámica participante /
observador en la relación terapéutica (en lugar de un paciente
independiente y un paciente más pasivo), la nueva terapia abrió el
camino a un uso diferente y mucho más libre de la experiencia del
terapeuta en terapia. al analista freudiano tradicional indiferente y
neutral del día. Siguiendo a Lewin, podemos entender que cualquier
relación en cualquier momento dado es una situación en la que ambas
personas hacen interpretaciones de las condiciones a medida que las
experimentan subjetivamente.
Al hacer más transparente su experiencia, el terapeuta hace que la
situación relacional coconstruida esté mucho más disponible como
material para que el cliente la procese con mayor conciencia. De esta
manera, la relación terapéutica se convierte en un laboratorio vivo
para los mismos problemas con los que el cliente probablemente se
esté enfrentando en otras relaciones y otras situaciones de la vida.
Esto permite la transferencia de habilidades y conocimientos
experimentados en terapia a otras situaciones menos protegidas y, por
lo tanto, más desafiantes en la "vida real" (es decir, la vida fuera de la
protección y el apoyo especial de la situación terapéutica).
terapéutica).
Usar su experiencia en el encuentro terapéutico no es una cuestión de
"todo vale" para el terapeuta: la sesión todavía está al servicio del
cliente, y el terapeuta permanece reflexivo sobre cuándo y qué
compartir y qué no compartir. La autenticidad del terapeuta nunca

%%
significa compartir cosas que no son relevantes para los objetivos y
problemas del cliente; más bien, a menudo significa notar cuando un
problema o dificultad en la vida del cliente se desarrolla en la relación
terapéutica y luego abrirlo para la exploración (en lugar de
interpretarlo como una relación más, en general con un padre, como
habría sido una práctica analítica estándar de los tiempos). Para
utilizar la relación cliente-terapeuta en el proceso de terapia, el
terapeuta tiene que estar completamente al tanto de su propia
experiencia y, cuando apoya el crecimiento del entendimiento y la
capacidad de contacto del cliente, comparte partes de esa experiencia
con el cliente. Por ejemplo, si un cliente adoptara la posición de
rechazar, interrumpir o contradecir siempre cualquier perspectiva o
desafío que ofrezca el terapeuta, el terapeuta gestáltico no
respondería: "Me enojan realmente todas estas contradicciones" (que
bien puede solo replicar la respuesta que el cliente suele tener sobre
este comportamiento en la vida cotidiana), ni tampoco diría (en una
caricatura del analista interpretativo tradicional): "Ahora me tratas
como si fuera tu madre correctiva y punitiva- y al mismo tiempo te
estás identificando con su agresión, corrigiéndome constantemente ".
Este tipo de interpretación analítica, Goodman y Perls opinaban,
podría tener cierta validez a veces, sin embargo, decirlo en voz alta
probablemente solo reforzaría el patrón de contacto del cliente. de
conformidad (o reactividad) con la autoridad en lugar de desarrollar
una capacidad para un contacto más complejo y reflexivo que se
transferiría a otras relaciones y situaciones fuera de la hora de la
terapia. En lugar de interpretar, el terapeuta podría decir: "Ahora me
siento frustrado porque quiero estar aquí de una manera que es
potencialmente útil, y si solo me dices que no estás de acuerdo con lo
que digo, no aprendo mucho sobre lo que piensas y sientes Me deja a
mí mismo, por ensayo y error, entender lo que quiere decir y lo que
podría ser útil para usted ". Este tipo de intercambio puede convertirse
fácilmente en la base de un experimento, por ejemplo," ¿Qué pasaría
si cada vez Ofrezco alguna observación o perspectiva, primero me
dijiste qué parte de eso tiene sentido para ti y luego ¿con qué parte no
estás de acuerdo? Podríamos hacer esto solo como un experimento

%&
para ver qué sentimientos y pensamientos surgen. De lo contrario, el
momento pasa tan rápido que no conseguimos descubrir más acerca
de cada sentimiento que podría estar involucrado. "De esta manera, el
terapeuta está siendo fiel a su experiencia, pero no solo por sí mismo;
más bien, este tipo de autoinforme coloca más información (la
reacción de la otra persona) al servicio del cliente, abriendo nuevas
posibilidades en lugar de cerrar la puerta frente al contacto
problemático del cliente. (Para obtener más información sobre el
experimento como concepto y como método, consulte la sección
"Acción y experimentación como herramientas terapéuticas" más
adelante en este capítulo).

El arte y la disciplina aquí es ejemplificar y modelar la práctica de


informar la autoexperiencia emocional y no realizar análisis
interpretativos o imposiciones, tanto por los motivos descritos
anteriormente como porque es probable que el cliente no tenga
experiencia en detectar, poseer y expresar el presente auténtico.
experiencia emocional (y al recibirla con interés e indagación, no con
interpretación u otro contraataque correctivo). Esta capacidad de
autocontacto emocional es clave para una mayor autonomía y
autenticidad y un contacto relacional más complejo y satisfactorio,
que se encuentran entre los principales objetivos de la terapia Gestalt.
Si el terapeuta está preocupado por cargar al cliente con el
conocimiento de la experiencia del terapeuta, la solución Gestalt es
llamar la atención sobre ese tema.
-la relación actual en el momento presente
-en el "laboratorio" relacional en vivo que es la terapia.

EL ENFOQUE EN LA EXPERIENCIA EMOCIONAL

Una segunda herramienta para desbloquear y abrir el proceso de


contacto del cliente es disminuir la velocidad y simplemente
concentrarse durante más tiempo y con mayor intensidad y apoyo en
los sentimientos que surgen cuando no se realiza un comportamiento
habitual o "estilo de contacto" (Wheeler, 1991). El objetivo

%'
inmediato, después de todo, es ayudar al cliente a abrir áreas que están
demasiado rígidamente integradas en secuencias enteras
preconstruidas de pensamiento, emoción y comportamiento,
bloqueando la experimentación abierta y el nuevo aprendizaje en esa
área de la vida. Si el terapeuta se mueve rápidamente para ofrecer una
explicación de todo lo que aparece, serviría,
serviría, según Goodman y Perls,
dejar los patrones habituales de contacto del cliente en su lugar. La
terapia podría convertirse rápidamente en solo una discusión sobre los
problemas, perdiéndose la oportunidad de abordarlos directamente
con la "carga" de la situación real y la relación en el momento
presente: todas las emociones, suposiciones y comportamientos
desprevenidos que son comprimirse (y perderse para explorar) en el
patrón de respuesta habitual en primer lugar; de ahí la frecuente
exhortación de la terapia Gestalt: "Quédate con ese sentimiento,
respira en él y veamos juntos hacia dónde conduce", moviéndote
hacia la estructura del momento presente en lugar de alejarse de lo
que probablemente es una discusión más segura, más distanciada de
la que el cliente probablemente ya haya tenido, tal vez una y otra vez.
De esta manera, el terapeuta abre las raíces dinámicas de un
comportamiento insatisfactorio en la situación actual, donde en
realidad se está viviendo "aquí y ahora". Esto es lo que significa tratar
la situación terapéutica como una relación auténtica en sí misma. en
lugar de algo simplemente transferido de otras relaciones anteriores.
Si, como en el ejemplo anterior, el cliente tiene un hábito de contacto
básico o "movimiento", como contradecir y rechazar
indiscriminadamente la mayoría o todos los aportes, al menos en
situaciones en las que puede haber una diferencia de poder percibida
y sentida, ese patrón gestalt, todo ese comportamiento y comprensión,
fue construido originalmente para manejar alguna amenaza percibida
en el pasado. Cuando la amenaza sentida y la estrategia de respuesta
han pasado de la conciencia, toda la secuencia original de enfoque
percibido, aprehensión o interpretación del peligro, sentimientos de
miedo, respuesta defensiva o de distanciamiento crónico, contradicen
o rechazan el enfoque, y la disminución del miedo se convierte en un
patrón de comportamiento integrado, más o menos automatizado y

%(
más o menos extremo según los factores desencadenantes actuales y
las condiciones actuales percibidas de seguridad o amenaza. ¿Qué
bien haría, Goodman y Perls preguntaron, interpretar eso, ofreciendo
las suposiciones del terapeuta sobre la experiencia de
desconocimiento del cliente, que luego solo sería experimentado
como un ejemplo más de un enfoque amenazante, una amenaza más
posible? o imposición para ser administrado? Qué mucho más rico y
más productivo puede ser en terapia, argumentaron, unirse al cliente
simplemente en "estar con" ese momento, dejando que surjan los
sentimientos, y comenzar a abrir esa secuencia automatizada (y ahora
enterrada o invisible), dejando que el cliente primero experimenta
todas las partes dinámicas que están entrando en ese patrón y luego
hace su propia interpretación acerca de dónde viene y cómo se puede
recomponer de manera diferente. Como veremos más adelante, las
otras herramientas disponibles -experiencia corporal y experimento-
respaldan y profundizan aún más esto en el contexto de la relación de
asociación terapéutica, que es más igualitaria y auténtica de estas
maneras. La situación terapéutica y la relación podrían caracterizarse
caracterizarse
mejor, Goodman (1951) propuso, como una emergencia segura, la
idea básica de la terapia Gestalt de restaurar un equilibrio dinámico y
flexible entre hábitos seguros y movimientos nuevos creativos (que
por definición son a menudo más expuestos y vulnerables , al menos
al principio). La terapia pretende ser segura, a través de una relación
armonizada basada en el respeto no crítico, no autoritario y no
correctivo de la experiencia y el significado del cliente, y también una
emergencia, como resultado de la nueva cantidad modulada de riesgo
que todavía está bajo relacional condiciones que crean suficiente
seguridad para apoyar ese nuevo experimento.

EL ENFOQUE EN LA REALIZACIÓN

Además de reducir la velocidad para centrarse en los sentimientos de


falta de conciencia, Goodman y Perls también hicieron un uso rico del
trabajo de uno de los seguidores revisionistas más creativos de Freud,
el psicoanalista Wilhelm Reich. La idea de Reich era que los

%)
conflictos emocionales y relacionales del pasado que están enterrados
(o integrados y habitados, en términos de psicología Gestalt) todavía
son llevados en el presente por el cliente, no solo en emociones
enterradas sino también en tensiones corporales "congeladas" o
habituadas. Por lo tanto, la atención al cuerpo constituye el tercer foco
principal de la terapia Gestalt, en el contexto de este nuevo tipo de
relación terapéutica, que complementa el uso de la atención a los
sentimientos y emociones en el proceso de desaceleración y
deconstrucción de patrones de comportamiento demasiado
estrechamente
estrechamente estructurados. y entendiendo que el modelo Gestalt se
mantiene tan a menudo detrás de las dificultades actuales del cliente.
Una de las principales técnicas para usar esta herramienta es ayudar a
reducir la velocidad, observar y señalar las tensiones o hábitos
corporales (especialmente aquellos que contradicen el intercambio
verbal o la autoconciencia del cliente) y permanecer con esos estados
hasta una nueva posibilidad, una nueva tensión, o surge un nuevo
experimento. Por ejemplo, el terapeuta podría decir: "Me estás
diciendo algo terriblemente triste (o enojado o vergonzoso, etc.), pero
tienes una gran sonrisa (o un puño cerrado o tal vez una mandíbula
congelada; quizás la respiración del cliente se haya detenido) o la voz
se ha vuelto pequeña, y así sucesivamente). ¿Qué pasaría si nos
detenemos y te quedas con esa sonrisa (o puño, mandíbula o
respiración)? "Las lágrimas pueden ser el primer resultado de este tipo
de pausa admitida en una secuencia de contacto automatizada; la
frustración y el dolor enterrados de llevar el problema subyacente y
los sentimientos tan largos y tan solos salen a la superficie. Esto puede
conducir al tipo de diálogo o trabajo de silla vacía por el que a menudo
se conoce la terapia Gestalt, que implica que el cliente cambie de una
silla a otra para dar voz a la persona o mensaje imaginado como la
fuente de ese mensaje en particular. Por lo tanto, el cliente puede
experimentar un punto de vista no integrado dentro de sí mismo y, a
menudo, resolverlo. Por ejemplo, el terapeuta podría proponer: "¿Qué
nos diría tu sonrisa (o tu puño o respiración) si tuviese su propia voz?"
El cliente podría responder: "Mi sonrisa dice: 'Puedo tomar esto, No
puedo dejar que esto me deprima "o" No debo dejar que veas lo triste

%*
que me siento realmente ". . . no permitas que el mundo realmente
te vea ". El patrón de contacto habituado o atascado comienza a
abrirse a la posibilidad de un nuevo patrón de respuesta más abierto
para situaciones y sentimientos similares.

CONCIENCIA, CONCIENCIA Y EL INCONSCIENTE

En la terapia Gestalt, la conciencia integral del término se refiere,


como en la psicología Gestalt, a todas las características seleccionadas
seleccionadas
de nuestra situación (tanto interna como externa) que registramos,
integramos y respondemos de alguna manera, con y / o sin conciencia.
Estas características seleccionadas incluyen todo lo que hemos
atendido en la discusión anterior: pensamientos, emociones y estados
corporales, así como aspectos de nuestra situación física y social o
relacional, tanto dentro como fuera de la conciencia, interpretados e
integrados en relación con nuestro trasfondo. de recuerdos, creencias,
creencias,
suposiciones, necesidades y percepciones de lo que necesitamos
gestionar ahora y en el futuro. Este es el fondo integrado del cual
emerge nuestro comportamiento en cualquier momento presente; así
es como funciona nuestro proceso de organización, permitiéndonos
lidiar con situaciones cambiantes en relación con nuestras
necesidades constantes y cambiantes. Por lo tanto, el término
conciencia incluye tanto dominios conscientes como inconscientes; el
modelo Gestalt no considera estos dos dominios tan nítida o
rígidamente distintos, como en el modelo freudiano clásico. Sin duda,
la mayor parte de nuestro comportamiento es el resultado integrado
de procesos que están fuera de nuestra conciencia, pero el equilibrio
correcto de enfoque atencional y conciencia más completa más apoyo
relacional puede devolver la dinámica de desconocer al contacto
presente, donde puede estar abierto a nuevos y diferentes patrones de
integración. La conciencia a menudo se puede dividir libremente en
conciencia, conciencia corporal, conciencia emocional, etc., y luego
se extiende para incluir la conciencia de la otra persona y de las
condiciones del campo o situación (a lo cual siempre estamos
respondiendo, con o sin alerta conciente). La conciencia es una

&+
herramienta básica en Gestalt que se utiliza con cada una de estas
técnicas e intervenciones al llamar la atención y el enfoque (apoyados
por la autosostenibilidad de una respiración más abierta más el otro
apoyo de la presencia sintonizada del terapeuta) a los estados de
sentimiento, el cuerpo, o la presente situación relacional dialógica.
Por lo tanto, en Gestalt, el terapeuta frecuentemente hace preguntas
tales como, "¿Qué te pasa ahora? . . ? "O" ¿Qué viene para ti
cuando? . . ? "O" ¿Qué sientes cuando señalo eso? "Todas estas
son preguntas sobre la experiencia en el momento y la situación
presente (una vez más, no con el objetivo de cambiar o corregir esa
experiencia, sino de abrir la dinámica del presente contacto, con el
objetivo de abrir nuevas posibilidades para patrones de integración y
flexibilidad). La relación y el diálogo presentes pueden llamarse a la
conciencia, por ejemplo, al preguntar: "¿Qué te pasa ahora mismo
cuando te digo que te estoy experimentando de esta (o aquella)
manera?" O "¿Qué se siente compartir? esa sensación conmigo ahora
y que te vea de esta manera? "o incluso," ¿Qué te parece aquí y ahora,
mientras estamos sentados aquí juntos? ¿Qué tan seguro se siente
aquí? ¿Sientes que te estoy atrapando de una manera que puedas
sentir? ¿Como es eso? ¿Cuándo te sientes menos seguro, o demasiado
expuesto, aquí conmigo ahora? De esta manera, la relación se
convierte en un laboratorio de exploración y experimentación en
todas las formas discutidas anteriormente, utilizando la conciencia
focalizada como técnica principal.

ACCIÓN Y EXPERIMENTACIÓN COMO HERRAMIENTAS


TERAPÉUTICAS

Ya hemos visto cómo el enfoque en la conciencia en Gestalt


naturalmente pasa a algún experimento imaginado o emergente. Esto
está en agudo contraste con la práctica psicodinámica clásica de la
época, cuando se consideraba que la interpretación analítica estaba
diseñada para bloquear la representación (que por definición sería
simplemente una repetición neurótica de una defensa frente a la
presión o el conflicto). El experimento, por el contrario, se entiende

&"
en el sentido de la investigación-acción de Lewin discutida en el
Capítulo 2. Es decir, el propósito de un experimento no es tanto
aprender o practicar alguna habilidad nueva, mucho menos "arreglar"
algo (aunque todos esos las cosas también pueden suceder en el
proceso de experimentar); más bien, el objetivo es sacar a la superficie
las dinámicas subyacentes, que están fuera de la conciencia y fuera de
la vista tanto del cliente como del terapeuta (aunque el terapeuta
puede tener algunas buenas hipótesis sobre cuáles son los problemas
subyacentes). En otras palabras, el objetivo siempre es aprender:
ralentizar y profundizar la experiencia al servicio de una nueva
comprensión y nuevas posibilidades para una respuesta más flexible
y efectiva. Los experimentos en terapia pueden ser formales y
planificados o informales y espontáneos; Goodman y Perls nos dieron
ejemplos de ambos tipos. De cualquier manera, se centran en la
situación actual, con las emociones presentes y las necesidades y
objetivos actuales, y siempre con el objetivo de una comprensión más
profunda de cómo estamos construyendo nuestro proceso de contacto
y dónde eso podría abrirse a una nueva adaptación creativa. Un
experimento más formal es el clásico trabajo Gestalt de dos sillas (una
variación del clásico trabajo Gestalt de silla vacía descrito
anteriormente), en el que el cliente, frente a un dilema, conflicto o
elección, delinea algunas posiciones polares o voces conflictivas
sobre la situación y luego, en realidad, se sienta en cada silla,
encarnando solo esa voz particular y punto de vista. Un ejemplo es la
situación familiar de deseos contradictorios o un deseo en conflicto
con una voz de advertencia, corrigiendo o advirtiendo sobre la
seguridad y la exposición al riesgo. Por un lado, por ejemplo, el
cliente puede querer decirle a ella o a su jefe (o padre o cónyuge u
otra persona importante) dónde y por qué necesita más
reconocimiento, más dinero o más libertad para desarrollar un
proyecto, para descartar una función o responsabilidad injusta y
demasiado pesada, o tener un mejor trato de alguna otra manera; por
otro lado, una nube paralizante de aprensión y ansiedad puede llevar
a pensar: "No lo hagas". No lo arriesgues No provoque las
consecuencias negativas que seguirán, "más fuerte y severamente,

&#
cuanto más se acerque el cliente a dar el paso prohibido. Este es un
tipo familiar de problema en la terapia: un deseo (una autoafirmación,
una idea creativa, un resentimiento no expresado) en conflicto con un
conjunto de miedos (p. Ej., A las personas no les gustarán, serán
castigados, perderán la aceptación marginal que tienes ahora-los tipos
de sentimientos que pueden llevar a profundidades aún más difíciles
de contacto de culpa, vergüenza y duda sobre la autoestima). El
cliente puede dar voz más completa a cada una de estas posiciones, el
deseo, la voz de advertencia, los sentimientos y los anhelos detrás de
cada uno de ellos, y puede haber un diálogo de ida y vuelta entre las
posiciones, todo sigue en la voz de el cliente, que puede moverse
hacia adelante y hacia atrás entre las sillas. El cliente a menudo puede
identificar las fuentes de las voces (por ejemplo, "Esa es la voz de mi
abuela, más que nada, me dice que puedo hacerlo, que soy especial y
maravillosa y que puedo tener todas esas cosas" o "Eso la voz severa
es mi padre, siempre diciéndome que no me meta el cuello, que no
corra riesgos "). Al pasar más tiempo dentro de las voces, el cliente
también podría sorprenderse al descubrir, por ejemplo, que la voz del
padre tiene más miedo que juzgar, más protector que punitivo. El
mismo tipo de actuación experimental puede ocurrir de manera más
orgánica y dialógica, utilizando el "laboratorio relacional" de la
situación de terapia más directamente. En el ejemplo anterior, se le
preguntó al cliente cómo sería si antes de cada respuesta crítica, de
rechazo o de distanciamiento (a lo que el terapeuta le ofreciera),
primero accediera a ofrecer una respuesta positiva a alguna parte de
lo que dijo el terapeuta. con el que él o ella podría estar de acuerdo.
¿Qué pasaría con la distancia entre el cliente y el terapeuta? ¿Cómo
sería para el cliente? ¿Sería mayor o menor? De cualquier manera,
¿sería algo bueno o algo "malo" (en el sentido de ser menos seguro y
más problemático) o una mezcla más compleja? Usando este
experimento más naturalista de representar el hábito de contacto
repetitivo en la relación terapéutica real, el cliente y el terapeuta
conocen mucho más acerca de qué tipo de estilo de contacto (que
puede estar causando problemas en la vida y las relaciones del cliente)
está sirviendo realmente. Al hacer lo contrario de un patrón de

&$
comportamiento o respuesta demasiado típico, los sentimientos que el
patrón habitual contenía y mitigaba son más claros. Una alternativa,
cuando este tipo de deconstrucción directa no funciona, es proponer
el experimento paralelo de simplemente hacer el comportamiento
más, en este caso, por ejemplo, esforzándose intencionalmente por
contradecir o corregir siempre cada cosa que dice el terapeuta. Esto
puede "relajar" los sentimientos y pensamientos fuera de contacto a
medida que el comportamiento exagerado se vuelve liberador o
gravoso o tal vez cómico, vergonzoso o incluso triste, ya que la
soledad del mismo se contacta más profundamente. Esto es análogo a
tratar de relajar un músculo habitualmente tenso: debido a que la
tensión emocional subyacente probablemente se ha habituado, puede
ser difícil encontrar el "botón de apagado" para la constricción
muscular, que hace tiempo que se automatizó y perdió la conciencia.
Lo que se puede hacer es apretarlo más, permitiéndonos encontrar o
tomar conciencia de esa conexión músculo nerviosa y permitirnos
experimentar más fácilmente relajándola.

En el trabajo de terapia Gestalt, este tipo de movimiento se conoce


como un enfoque paradójico del cambio: realizar la secuencia o
movimiento objetivo más, no menos, y muchos de los mismos
sentimientos, creencias y recuerdos que están atados en ese patrón
habitado a menudo toman conciencia y están disponibles para el
cambio. Aquí vemos la influencia del trabajo de Reich sobre la
armadura de carácter, la celebración de viejos conflictos neuróticos
como patrones de tensión encarnada que pueden aflojarse
directamente para abrir sentimientos ocultos (Reich, 1945,
mencionado anteriormente como uno de los principales
neofreudianos de Goodman y Perls). influencias). Este tipo de
maniobra terapéutica de énfasis y exageración también se ha
denominado la teoría paradójica del cambio (Beisser, 1970) y suele
mencionarse de esa manera en las discusiones Gestalt (quizás de
forma algo confusa, porque el movimiento no es una teoría per se,
sino una técnica para apoyar la atención al servicio de la exploración
Gestalt básica y la deconstrucción de todos los tipos de secuencias

&%
estrechamente integradas de percepción, interpretación y
comportamiento que discutimos aquí). Volvemos al tema de una
teoría de cambio Gestalt más completa en la discusión de la práctica
de la terapia Gestalt contemporánea más adelante en este capítulo. A
medida que experimentos y exploraciones como estas abren nuevas
posibilidades, el cliente también puede encontrar que una vieja
dinámica subyacente y autoorganizada de correcto e incorrecto,
aprobación y vergüenza, emerge y comienza a suavizarse. A medida
que esto se desarrolla, el terapeuta continúa utilizando conectividad
relacional, resonancia emocional, atención a la encarnación, nuevas
conexiones y creación de significado, todo en el contexto de una
relación terapéutica dedicada a los objetivos, valores y rango de
contacto del cliente. (Más adelante en el capítulo hablaremos más
sobre el enfoque Gestalt particular de la experiencia y la dinámica de
la vergüenza). Aquí, la percepción lewiniana básica sobre la
percepción como solución de problemas abre la idea más amplia de
que el experimento en Gestalt no es solo una técnica o método sino
un actitud o un acercamiento a la vida en un nivel más grande. Esta
postura subyace y trasciende la configuración de la terapia, lo que
equivale a un tipo de filosofía de la vida de la vida como un proceso
continuo de experimentación, aprendizaje y capacidad cada vez
mayor de relaciones y contactos creativos cada vez más complejos.
Todo lo que experimentamos, todo lo que hacemos, puede
considerarse como un experimento, como parte de una serie de
ejercicios de aprendizaje que construyen, desafían, confirman,
profundizan y, a veces, transforman nuestro "terreno" integrado de
experiencias pasadas y nuestra capacidad de evolución para
experiencia compleja. Nuestra comprensión y nuestras percepciones
son siempre interpretativas, nunca definitivas; nuestro crecimiento en
las capacidades de contacto -para significados más profundos,
contactos más complejos y una mayor eficacia y satisfacción- puede
durar toda la vida. El cambio a una postura experimental sobre la vida
y el aprendizaje es un apoyo para estos procesos de transformación,
tanto en la terapia como a lo largo de la vida.

&&
LOS OBJETIVOS DE LA TERAPIA Y EL IDEAL DE LA SALUD

Una de las preocupaciones compartidas de Goodman y Perls fue la


idea de que el análisis freudiano ponía demasiado énfasis en un
objetivo conservador de ajuste, que consideraban conducía
inevitablemente al conformismo social, el embotamiento de la pasión
y la creatividad y la pasividad en la vida política y comunitaria . En
su lugar, mostraron un objetivo diferente: el ajuste creativo, que
tomaron como sinónimo de crecimiento saludable. En el modelo de
terapia Gestalt, nuestra naturaleza humana básica es el crecimiento de
por vida, que se puede definir como la capacidad de integrar una
complejidad cada vez mayor de respuesta y creación de significado
en relación con nuestro mundo. Tenemos la capacidad de enfrentar
desafíos cada vez más complejos de forma creativa y sostenible, con
nuevas experiencias y nuevas formas que permanecen enraizadas en
una red de conexión y comunicación. Cuando se le preguntó por una
definición de salud mental, Freud respondió amablemente "Amor y
trabajo". Una respuesta Gestalt más completa podría ser "capacidad
para amar, trabajar y jugar"; la capacidad de permitir el juego libre
del experimento es central para la comprensión de la creatividad por
parte de la psicología Gestalt (Wheeler, 1989, 2003). Debido a que el
modelo coloca la creatividad de la respuesta en el centro de los
objetivos de la terapia, no necesariamente incluiría una sola imagen
"saludable"; individuos sanos en Gestalt difieren ampliamente unos
de otros. Lo que tienen en común es la capacidad de crecimiento
continuo en la capacidad y la relación de contacto. En lugar de
describir un punto final, Gestalt enfatiza el proceso de vida que
necesitamos y usamos para continuar nuestro crecimiento a través de
la vida. Al mismo tiempo, sabemos que el crecimiento y desarrollo de
cada persona probablemente serán desiguales en diferentes
situaciones y desafíos de la vida, esto es cierto tanto para nosotros
como para nuestros clientes. En un área, nuestros clientes (o nosotros
mismos) tenemos un proceso creativo abierto que enfrenta nuevos

&'
desafíos con respuestas flexibles basadas en una historia integrada de
aprendizaje previo, recursos y respuestas creativas pasadas; pero en
la misma persona en otra área también podemos encontrar la
inhibición, la habituación rígida y un bajo nivel de recursos (o el uso
de recursos disponibles), tanto internos (autoayuda, como la base de
habilidades y experiencia pasada) como externos (" otros "soportes",
la capacidad de recurrir al apoyo disponible de otros). Estos son los
temas y temas que nuestros clientes (o nosotros mismos) llevamos a
la terapia frente a los diferentes desafíos en diferentes momentos de
la vida. La terapia Gestalt, tal como lo describieron Goodman y Perls,
se mueve para enfrentar estos desafíos con las herramientas y
conceptos descritos aquí, siempre apoyando y restaurando un arco de
contacto natural basado en una mayor conciencia, mayor repertorio
de respuestas y aprendizaje continuo y crecimiento donde estos no se
desarrollaron
desarrollaron o interrumpido

EL TRABAJO CENTRADO ACTUALMENTE Y EL PAPEL DE


LA HISTORIA

Lewin enfatizó que un problema o problema que ocurre en el presente


debe ser el resultado de fuerzas dinámicas que operan en el presente.
Dicho de esta manera, el punto parece evidente: independientemente
de las raíces históricas de un problema o problema, ese conflicto o
desafío original en el desarrollo pasado debe estar presente y activo,
al menos potencialmente, bloqueando o congelando la flexibilidad de
la respuesta cada vez que ese desafío se presenta de nuevo. Goodman
y Perls, con su apreciación profunda (aunque crítica) de Freud, no
rechazaron ni descuidaron la importancia de la historia y el desarrollo.
Por el contrario, los autores consideraron que si el terapeuta toma la
historia y la infancia como puntos de entrada en el tema, el resultado
probable será una discusión sobre los problemas, que es
potencialmente interminable, con pocas oportunidades de
experimentar, relajarse, abrirse y, por lo tanto, deconstruir el hábito
de respuesta atascado y problemático, que de otro modo habría
llevado a una nueva síntesis y un contacto más profundo y más

&(
flexible. El paciente freudiano es aquel que corre el riesgo de
"entender todo y no cambiar nada", se dice que Goodman bromeó (E.
Nevis, comunicación personal, 18 de julio de 1976). Al comenzar con
una presencia más plena y contacto primero por parte del terapeuta, y
luego a través de las herramientas y técnicas descritas anteriormente
para enriquecer la autoconciencia, la presencia emocional, la
conciencia incorporada y el "juego" experimental, el terapeuta apunta
a apoyar una experiencia en la cual el cliente puede probar un nuevo
comportamiento, lo que puede conducir a una nueva comprensión de
significado y una nueva comprensión.

RESISTENCIA Y LAS DEFENSAS

El contacto, en este sentido Gestalt del flujo continuo de nuevas


experiencias que se integran (y desafían o modifican) nuestro
aprendizaje acumulado, se puede ver en el tiempo como un proceso
natural, de por vida, de crecimiento acumulado y capacidad de
crecimiento adicional. . ¿Qué sucede cuando este proceso natural se
interrumpe, como en todos los casos de formación de gestalt obsoleta,
atascada o congelada, como hemos estado discutiendo aquí? ¿Cuáles
son esos mecanismos de interrupción y cómo saber más acerca de
ellos ayuda al terapeuta a lidiar con instancias específicas de
problemas y bloqueos de desarrollo en la vida y el material de los
clientes? Con esta articulación de una nueva visión para la
psicoterapia en su lugar, Goodman y Perls luego delinearon un mapa
clínico de formas prototípicas en las que este arco humano natural de
contacto y crecimiento típicamente se interrumpe y se atasca
crónicamente. Donde el viejo modelo psicoanalítico había hablado de
defensas (que fueron concebidas como soluciones a las presiones
instintivas aplastantes, A. Freud, 1937, S. Freud, 1933/1965), aquí la
atención se centra en los desafíos pasados y presentes al tratar con
nuestras relaciones medio ambiente, incluido nuestro mundo interior
de pensamientos y sentimientos, impulsos y necesidades, así como
nuestro mundo exterior de situaciones y otras personas. Dadas las
condiciones y nuestros recursos y capacidades en ese momento, cada

&)
uno de nosotros resolvió esos desafíos con las soluciones más
creativas que pudimos reunir e integrar. Donde esas condiciones eran
demasiado desalentadoras, nuestras necesidades demasiado urgentes,
y nuestras capacidades y recursos aún no estaban lo suficientemente
desarrollados para una solución más flexible, cada uno de nosotros
ideó soluciones más rígidas y menos abiertas que todavía pueden estar
con nosotros hoy en el mundo. forma de todos esos hábitos y
movimientos de contacto rígidos, que no implican, que pueden
obstaculizar nuestro desarrollo y nuevos bloqueos; los tipos de
problemas y patrones de respuesta que nosotros, como terapeutas,
vemos en nuestros clientes en terapia (y, por supuesto, en nosotros
mismos en determinados momentos y en áreas particulares de
desafío). Goodman y Perls identificaron cinco movimientos típicos o
direccionales que cada uno de nosotros suele hacer, a menudo
soluciones anticuadas y anticuadas a los problemas que hoy
podríamos abordar de nuevas maneras, si solo pudiéramos apoyarnos
en separar el antiguo hábito y tolerarlo. la incertidumbre de no saber
cómo responder hasta que se pueda crear, practicar e integrar un
patrón o secuencia más nueva, más funcional y flexible.

Confluencia
Normalmente, tal como lo vieron, experimentamos un sentido
dinámico de un límite propio, que se une y nos distingue de otros y de
nuestro entorno físico. La confluencia es la disminución o pérdida de
este "límite de diferencia". Como tal, la confluencia forzada (es decir,
donde la diferenciación no está permitida) está en la raíz del
aprendizaje desadaptativo y los patrones de contacto en el desarrollo
infantil (una preocupación particular de Perls; Perls, 1947, 1969) y
también en la raíz del conformismo social y las reglas y restricciones
sociales opresivas (una preocupación central de Goodman, Stoehr,
1994a).

Introyección
Cuando la confluencia es crónica o extrema, nos vemos obligados a
aprender mediante la introyección, que es asimilar o "tragar" ideas y

&*
posiciones de otros sin ninguna etapa crítica de "masticación", es
decir, reflexionar, separar la información y romperla abajo, probando
qué partes encajan y qué partes no son auténticas para nosotros
individual y socialmente, y luego integrando aquellas partes que son
nutritivas o útiles y descartando o revisando el resto. Claramente,
estas dos interrupciones de contacto primarias surgen de la
preocupación de Goodman y Perls (y la preocupación de los tiempos,
como discutimos al final del capítulo 2) de que el juicio y elección
individuales auténticos pueden perderse fácilmente en la moderna
sociedad industrial masiva, en el detrimento tanto de la salud
individual como del funcionamiento social saludable (una vez más,
un foco central de la vida y el trabajo de Goodman, ver Stoehr, 1994b,
aquí y en el resto de la discusión sobre interrupciones de contacto, ver
( Perls, Hefferline, Goodman).

Proyección
La proyección, siguiendo de cerca el concepto freudiano de este
mismo término, es el acto de renegar de algún impulso o pensamiento
o parte del yo que no es aceptable o cómodo para nosotros hasta (A.
Freud, 1937). Por lo tanto, si deseo sexual, por ejemplo, enojo o
asertividad (a menudo juzgado negativamente en las mujeres de
nuestra sociedad, y aún más en aquellos tiempos), o ternura o
vulnerabilidad (también a menudo más problemático para los
hombres en su socialización, entonces y ahora ), o cualquier otra
cualidad o comportamiento es considerado inadmisible o vergonzoso,
la persona puede tratar de disminuir esa tensión insensibilizándola
(como, por ejemplo, con deseos sexuales particulares o simplemente
impulsos sexuales en general), borrando la conciencia de ello (esto
sería la inatención selectiva de James, 1890/2007, discutida en el
Capítulo 2 pero planteada aquí en un extremo disfuncional), y luego
compensarla imaginándola o una atención exagerada en otros. Como
Freudian y otros escritores (Allport, 1954), Goodman y Perls vieron
esta interrupción o resistencia al contacto como el mecanismo
subyacente detrás de la proyección social. Si la sociedad tiene valores
puritanos sobre el sexo, por ejemplo (como lo hizo la sociedad de su

'+
época, especialmente según los estándares actuales), entonces, en
lugar de verse a sí mismo como malo de esta manera, la gente podría
ver a otros encarnando este rasgo peligroso o inmoral: mujeres, por
ejemplo, u hombres (dependiendo de quién está proyectando), o
bohemios, izquierdistas, minorías sexuales u otras, extranjeros, etc.
Al igual que con todas las resistencias, esta proyección se puede
remontar a crianza infantil dura, más normas sociales aversivas y
punitivas; en el nivel social, la única respuesta estaría en la reforma
social progresiva y la educación, pero en casos individuales, la terapia
podría y debería respaldar la reedición de todo lo humano, como lo
expresó Goodman (Stoehr, 1994a).

Retroflexión
La retroflexión, como todas las resistencias, es la interrupción de un
proceso de contacto orgánico normal (es decir, el despliegue de un
deseo saludable, solo bloqueado o distorsionado), en este caso
volviendo el deseo hacia el yo. El psicoanálisis había visto durante
mucho tiempo que la depresión implicaba una retención de la
agresión, convirtiendo el castigo hacia el yo (S. Freud, 2005).
Goodman y Perls se expandieron en esto, viendo otras actividades,
como la autoestimulación y el autocontrol, así como las
interrupciones de un alcance expresivo natural hacia afuera.

Egotismo

Con cada una de estas resistencias de contacto arquetípicas, la


interrupción se concibe en términos de un estado físico o movimiento;
por lo tanto, retroflexión es un giro hacia adentro, proyectarse es una
expulsión hacia afuera, la introyección es una suspensión de
resistencia y desestructuración normales (Perls, 1947) en el límite
propio, mientras que la confluencia es un colapso pasivo del límite
propio por completo, al menos para ese problema y situación. El
egoísmo es entonces una rigidificación de los límites, una incapacidad

'"
para dejarse ir orgánicamente en lo que se denominó contacto final
(Goodman, 1951), reteniéndose del lanzamiento final de la llegada en
un viaje de contacto, la fusión final e irreflexiva del artista con ella. o
sus materiales en el acto de crear, una sana disolución de la separación
en una especie de unión o flujo creativo. Este es uno de los lugares
donde las diferencias teóricas entre los dos autores -que fueron
parcialmente suspendidas por el breve período de su colaboración en
este proyecto seminal- todavía persisten en el énfasis y la urgencia de
sus preocupaciones centrales. Goodman, con su constante
preocupación por la pérdida de conexiones sociales saludables (véase
Stoehr, 1994a), introdujo esta idea de una pérdida saludable del límite
propio (y la interrupción por contacto de temer y resistir esa pérdida,
en pleno contacto), que no estaba entre la lista mucho más larga de
Perls de posibles interrupciones de contacto enumeradas en su libro
anterior sobre la agresión oral y la importancia de romper con la
dependencia infantil en el avance hacia el desarrollo maduro (Perls,
1947). La madurez, escribió Perls (1969), es el paso de una
dependencia (temprana)
(temprana) a una independencia madura, un movimiento
que vio amenazado por la confluencia y todos los males que la
acompañaban. La metáfora de referencia de Perls siempre fue comer
y digerir, lo que encaja con su revisión de la teoría y el método de
Freud al explorar la agresión oral como un impulso necesario y
saludable, para romper esta dependencia (Perls, 1947). Goodman, por
su parte, solía usar una metáfora sexual para ilustrar sus conceptos.
Por lo tanto, el "contacto total o final" (Goodman, 1951, pp. 416ff) se
parece más al orgasmo que a la digestión, más a un derretimiento del
yo en el otro (o al artista en su trabajo) que a un "masticar"
agresivamente una preocupación por ser dominado o invadido.
Podríamos decir que Perls, como Freud, veía la relación como algo
que se arriesgaba solo en el contexto de la autoexpresión energizada
(Perls, 1947; ver también Wheeler, 2000), mientras que Goodman
veía que el yo se cumplía en la relación, con el el mayor riesgo es la
oportunidad perdida de alimentar y reenergizar si el contacto se
interrumpe constantemente al final por la resistencia del egoísmo. De
esta manera, Perls mantuvo un pie siempre firmemente plantado en

'#
un registro freudiano, donde la crisis del desarrollo se centra en el
conflicto edípico, en el cual el niño varón en crecimiento rompe la
dependencia de la madre, internalizando la agresión del padre
amenazante (S. Freud , 1933/1965). La terapia Gestalt, sin embargo,
está directamente plantada en un registro relacional, donde el desafío
continuo de la vida para el yo subjetivo es asumir una relación
satisfactoria y sostenible con el medio ambiente (es decir, el entorno
social). Como observó Lewin, el campo humano es un mundo de otros
seres humanos:

" El ideal cultural estadounidense del hombre hecho a sí mismo, de


todos los que están de pie sobre sus propios pies, es un cuadro tan
trágico como la dependencia destructiva de la iniciativa de un déspota
benévolo. Todos nos necesitamos el uno al otro. Este tipo de
interdependencia es el mayor desafío para la madurez del
funcionamiento individual y grupal. (Médula, 1969, p. 201) ”

Por lo tanto, el posterior desarrollo de la terapia Gestalt durante el


próximo medio siglo (que se convertiría en la nueva era de la
psicología relacional; Wheeler, 2011) se debió más al legado y las
preocupaciones de Paul Goodman (y Laura Perls) que a los de Fritz
Perls. basándose en la original percepción fértil de Fritz Perls de que
en la teoría de la psicología Gestalt existe el potencial para un enfoque
radicalmente nuevo de la psicoterapia basado en el dinamismo y la
autenticidad del significado del individuo, relativamente liberado del
peso de las viejas suposiciones culturales y viejos sesgos terapéuticos
ajuste y conformidad. Sin el ímpetu original de la iniciativa de Perls
y el pensamiento iconoclasta, Goodman podría nunca haber
considerado la idea de autodesarrollo en relación con la psicología
Gestalt. Si Laura Perls no hubiera estudiado con Wertheimer y Gelb,
Fritz Perls nunca habría intuido las conexiones fértiles entre sus
intereses y el potencial de la teoría de la Gestalt. Continuando con
nuestra historia, es a los siguientes desarrollos en la teoría Gestalt,
basados y extendiendo la metodología delineada por los fundadores,
a los que ahora nos dirigimos.

'$
LA EVOLUCIÓN CONTINUA DEL MODELO DE TERAPIA
GESTALT DESPUÉS DE GOODMAN Y PERLS

Si la presentación de Perls et al. En Terapia Gestalt: la emoción y el


crecimiento en la personalidad humana en 1951 fue revolucionario en
su visión, también fue bastante incompleto en lo que respecta al
método; era corto en herramientas y largo en teoría (incluyendo
reflexiones teóricas sobre la vida, la sociedad, la creatividad, las artes,
y lo que Goodman llamaría antropología, con lo que se refería
aproximadamente al estudio de la naturaleza humana y el
comportamiento humano de forma generalizada; nivel). Tampoco
abordaba directamente la cuestión de la formación del terapeuta, salvo
asumiendo la condición esencial de que los terapeutas en formación
deben tener una experiencia profunda del proceso como clientes antes
de trabajar con otros (un requisito de formación que se elimina o se
minimiza, inquietantemente, por algunas escuelas de terapia hoy).
Para 1960 Fritz Perls había dejado Nueva York para ir a la costa oeste,
donde pasaría la última década de su vida, dejando pronto la práctica
clínica a favor de la demostración pública y las sesiones de taller en
el Instituto Esalen en California y en otros lugares, para lo cual él y la
terapia Gestalt primero se hicieron ampliamente conocidos
(American Psychological Association, 2012; Perls, 1969). Paul
Goodman también pasó del trabajo clínico a un rol público más
amplio en la década de 1960 como escritor principal y vocero público
de causas progresistas (Goodman, 1962; ver también Stoehr, 1994a).
Por lo tanto, correspondía a los asociados y estudiantes de Goodman
y Perls continuar evolucionando el modelo en áreas abiertas o
indefinidas por los fundadores, o para tratar con nuevos problemas y
aplicaciones que surgieron en respuesta a nuevas investigaciones y
nuevos desafíos sociales y nuevos conocimientos y oportunidades en
la psicoterapia como un todo y la psicología como un campo más
amplio.

'%
EL TRABAJO DE LA ESCUELA DE NUEVA YORK DE
GESTALT TERAPIA

Después de la publicación de Terapia Gestalt, Emoción y Crecimiento


en la Personalidad Humana en 1951 (F. Perls et al.), El grupo de
estudio original del cual surgió el modelo pronto dio lugar al Instituto
de Terapia Gestalt de Nueva York, bajo un largo tiempo el liderazgo
de Laura Perls hasta poco antes de su muerte en 1990. Laura Perls e
Isadore From (Wysong y Rosenfeld, 1982), junto con otros socios
sénior, formaron a dos generaciones de terapeutas Gestalt de
Norteamérica, Europa y más allá, muchos de quien pasó a escribir,
enseñar y fundar institutos propios. Laura Perls escribió poco sobre
su larga carrera (L. Perls, 1992), y From se negó a escribir del todo;
por lo tanto, su influencia en el campo se ejerció principalmente a
través de sus muchos estudiantes, algunos de cuyo trabajo
discutiremos más adelante. Laura Perls era conocida por su enfoque
en la encarnación y el movimiento y en el desarrollo de
autosustentamientos encarnados (p. Ej., Respiración, "conexión a
tierra" en el sentido de la postura), mientras que De puso gran énfasis
en adherirse estrechamente al texto fundacional escrito en 1951 , con
un enfoque cercano en la tipología de las resistencias descritas
anteriormente; en este sentido, de Gestalt interpretada como una
"terapia del ego" (su frase, I. De, comunicación personal, 11 de
octubre de 1992), haciendo referencia a la definición de Goodman
G oodman de
la función del ego como la función de elección e identificación del yo
(Perls et al. al., 1951, p.429ff). Así, se dejó a la próxima generación
continuar desarrollando la articulación del modelo de proceso
relacional básico de la terapia Gestalt (Feder y Ronald, 1989)
derivado del trabajo de Lewin en la extensión de la psicología Gestalt
en un modelo de campo relacional y también de los términos básicos
y énfasis de las premisas y preocupaciones relacionales de Goodman
(Goodman, 1951; Stoehr, 1994a, véase también su extenso cuerpo de
trabajo como poeta: Goodman, 1951), gran parte de ella sobre estos
mismos temas relacionales. Escritores posteriores importantes y
representativos de la escuela de Nueva York incluyen Lichtenberg

'&
(1990) sobre la aplicación de Gestalt a cuestiones sociales de prejuicio
y opresión política; Feder y Ronall (1980) en trabajo grupal; Frank
(2001) sobre la encarnación y el desarrollo relacional en la
perspectiva Gestalt; y Bloom (2009) sobre consideraciones
relacionales, estéticas y éticas en la perspectiva clínica Gestalt, por
nombrar solo algunas.

EL TRABAJO DEL INSTITUTO GESTALT DE CLEVELAND: EL


MODELO DEL CICLO DE CONTACTO

Para los próximos pasos en la evolución del modelo Gestalt, nos


dirigimos al trabajo de los profesores y escritores del Instituto Gestalt
de Cleveland (GIC), que fueron entrenados directamente por Fritz y
Laura Perls, Paul Goodman y otros de la fundación New Grupo York
Al igual que Goodman, varios de los fundadores del GIC fueron
educadores y activistas, así como médicos, con un grupo central que
surgió de la psicología social y organizacional en el Instituto Case
Western en Cleveland. Varios fueron también profesores de National
Training Labs, que había sido fundado por Lewin a fines de la década
de 1940 para estudiar dinámicas de grupo (E. Nevis, comunicación
personal, 18 de julio de 1976; ver también Polster y Polster, 1974,
1999).

Así, desde el principio, el grupo fundador de GIC llevó la influencia


del trabajo de Gestalt de Lewin con grupos y organizaciones, así como
el modelo clínico y la metodología establecidos por Goodman y Perls
(Perls et al., 1951; Wheeler, 1991). . Desde el comienzo, los maestros
en GIC tuvieron problemas con dos problemas de capacitación
relacionados. Primero fue cómo hacer un currículo de enseñanza
Gestalt que alcanzaría y sería de valor introductorio para audiencias
clínicas y no clínicas (incluyendo un número cada vez mayor de
estudiantes que provienen de los movimientos nacientes de potencial
humano y crecimiento personal, que podrían ser de cualquier
caminata de la vida y estudiaban la Gestalt no necesariamente por
razones profesionales, sino en busca de una vitalidad más viva, mayor

''
satisfacción e intensidad de experiencia en medio de la rutinización
de la vida moderna). En segundo lugar, fue cómo aplicar los
conceptos de la terapia Gestalt a unidades sociales más amplias que
solo la díada terapeuta-cliente: parejas, familias, grupos,
organizaciones y sociedad. Todos estos estudiantes y necesidades
estarían bien atendidos, sintieron estos maestros, mediante un modelo
Gestalt sumario de cómo funciona el sistema humano de experiencia
y comportamiento que podría ser enseñado y experimentado por
grupos en diferentes niveles con diferentes tipos de entornos y
objetivos. . Tal modelo debería ser práctico y portátil, pero no
reductivo y sin perder la chispa vivificadora transformadora de estar
basado en el deseo y también en la experiencia cercana que fue clave
para toda la empresa de terapia Gestalt. Su respuesta a ambas
necesidades radica en la creación de lo que se conoce y utiliza
ampliamente como el ciclo de experiencia o modelo de ciclo de
contacto, un esquema que podría desplegarse ricamente en
dimensiones e implicaciones terapéuticas, diádicas, organizacionales
o incluso culturales. problemas y habilidades. En esencia, el modelo
siguió de cerca el esquema de Perls y Goodman de una secuencia de
contacto o etapas de arco de contacto: pre o contacto frontal, contacto
y contacto completo o final, seguido de contacto posterior (Goodman,
1951, p. 403). Pero el modelo de ciclo ofrecía un mapa mucho más
detallado de cómo se podía abordar la terapia sobre la base de esta
secuencia y ofrecía una clave para relacionar la tipología de las
resistencias al contacto con las etapas particulares de contacto donde
surgirían, junto con ejercicios típicos y experimentos para cada
resistencia y cada etapa del ciclo (Polster & Polster, 1974).

Además, el modelo de ciclo sirvió para organizar un plan de estudios


y un método para capacitar a terapeutas y facilitadores de procesos,
así como a otros. Desde el comienzo, Gestalt nunca ha hecho una
distinción rígida, al menos para el entrenamiento inicial, entre el
crecimiento personal y el desarrollo (la expansión y complejidad
creciente de las capacidades de contacto) y la preparación básica o
preentrenamiento, al menos para asesoramiento y terapia. Aquí, por

'(
supuesto, Gestalt no es diferente de los otros métodos de
"profundidad"; la capacidad y las habilidades como consejero o
terapeuta deben basarse en un amplio conocimiento de los problemas
propios, puntos ciegos y "límites de crecimiento", o en términos
Gestalt, capacidades de contacto y restricciones de contacto. A estas
alturas, el ciclo de contacto se ha presentado en innumerables obras
publicadas durante el último medio siglo, a menudo con ligeras
diferencias de organización o propósito de una presentación a otra. La
figura 3.1 muestra una forma de representar el ciclo, como un círculo
autónomo (a menudo también ha sido una ola continua).

Figura 3.1 : El ciclo del modelo de experiencia. Del proceso corporal:


un enfoque gestáltico para trabajar con el cuerpo en psicoterapia
(página 91), por JI Kepner, 1987, Dalton, OH: Gardner Press.
Copyright 1987 de Gardner Press. Adaptado con permiso

¿Cuáles son los usos y las limitaciones de este modelo de ciclo, visto
ahora después de unos 50 años de uso variado en una amplia gama de
aplicaciones? Sabemos que el mapa no es el territorio (Korzybski,
1994), una idea que sigue y reafirma el trabajo fértil de Lewin sobre
la percepción, el comportamiento y el mapeo de campo de la década
anterior. Por lo tanto, la pregunta no es si el modelo de ciclo es una
descripción completa o final del proceso de contacto como lo describe

')
Gestalt; más bien, el problema involucra la pregunta pragmática de
James: ¿este modelo en particular (ya sea la terapia Gestalt como un
todo, o el modelo de ciclo específicamente) captura algo esencial y
nos lo hace útil de una manera que se puede aplicar de manera útil?
Esta pregunta de verdad pragmática se vuelve aún más relevante en
diagramas esquemáticos como el modelo de ciclo; con los esquemas
es aún más importante considerar lo que se deja fuera así como lo que
se captura de manera útil. El ciclo de contacto presentado aquí (y
actualmente de amplio uso en todo el mundo en entornos que van
desde lo clínico a lo organizativo) ofrece algunas fortalezas claras y
características fáciles de usar: es simple, accesible para docentes y
estudiantes, y se presta fácilmente a aplicación en diferentes niveles
del sistema, es decir, individuos, parejas y familias, grupos y
organizaciones, e incluso estudio intercultural. La cultura
angloestadounidense, por ejemplo, es conocida, al menos
estereotípicamente,
estereotípicamente, por moverse rápidamente a la etapa de acción del
ciclo, con menos atención, en comparación con otras culturas, en
partes del arco de contacto menos orientadas a la acción. La sociedad
consumista moderna ha sido frecuentemente criticada
criticada por exagerar las
fases tempranas de sensación o deseo del ciclo, mientras se descuida
la plena conciencia, el contacto total y la retirada, la integración y el
aprendizaje. Al tratar con las organizaciones y equipos
multiculturales de hoy en día, así como con cuestiones clínicas que
trascienden las fronteras culturales, este tipo de diferencia en el estilo
de contacto cultural o la firma cultural se vuelve importante para
abordar; el modelo de ciclo ofrece una forma naturalista y
relativamente neutra de hacer eso. De la misma manera, el ciclo de
contacto también puede servir para resaltar choques estilísticos
personales o inadaptados en los diferentes niveles del sistema, por
ejemplo, la buena o mala disposición de un gerente con el estilo
general y el ritmo de la organización en general (o la naturaleza del
problemas a la mano) o entre miembros del mismo nivel sistémico o
relacional, como cuando un miembro de una pareja normalmente
retrasa decisiones mientras que el otro tiende a apresurarlos (a
menudo tienden a polarizarse aún más desde allí, exagerando la

'*
diferencia a medida que cada uno reacciona o trata de compensar el
extremo del otro). Al mismo tiempo, el modelo de ciclo sufre, como
tienden especialmente los modelos esquemáticos, desde sus propios
puntos fuertes. Al extraer el proceso de contacto de su contexto de un
campo social y experiencial significativo, activamente relacional, el
ciclo puede parecer implicar que el contacto es solo una cuestión de
impulso interno individual en aislamiento (p. Ej., Hambre, dolor o
placer, impulso sexual). a pesar de que la Gestalt insiste en que
incluso estas necesidades e impulsos aparentemente biológicos
siempre se configuran y condicionan con significados sociales). Por
lo tanto, la calidad de contacto podría parecer descansar solo en el
flujo ininterrumpido de energía de impulso hacia la liberación de
tensión, sin importar el contexto (una especie de retroceso a un
impulso Freudiano más primitivo y modelo de reducción de tensión)
en lugar de descansar en la riqueza, complejidad , relacionalidad y
profundidad de significado de todo el campo situacional y toda la
gestalt que se está logrando, en integración dinámica con el terreno
complejo previamente prefigurado del contacto y aprendizaje previo.
(Véase Wheeler, 1991, para una mayor discusión del modelo de ciclo,
señalando su tendencia a convertirse en "figura obligada" al parecer
privilegiar la expresión del deseo o impulso sin el mismo respeto por
las complejidades, concesiones, estrategias, riesgos y riesgos , y los
significados que realmente entran en cada momento de contacto.) Esta
simplificación excesiva pierde gran parte de la riqueza de la
observación de Lewin (ciertamente esloganista), "La necesidad
estructura el campo" (énfasis añadido; Médula, 1969, p. más
claramente la integración holística, figura-fondo, en todo momento,
incluso en el proceso de satisfacción del impulso que parece más
simple. El punto es que el modelo de ciclo es una herramienta útil
para estudiar patrones de contactos siempre que recordemos que no
es una representación de algún ideal de contacto.

El simple hecho de ordenar los elementos de las etapas de Goodman


y Perls del modelo de secuencias de contacto o contacto en un círculo
ideal también tiende a oscurecer lo que Goodman vio como un regalo

(+
particular del modelo Gestalt: la forma en que el modelo enfatizó la
etapa de contacto completo, con su calidad de intemporalidad o
autotrascendencia, esa sensación de perderse completamente en una
actividad o proceso relacional (por ejemplo, un amante y un ser
amado o un artista absorto en sus medios o ese derretimiento
saludable de los límites de tiempo, espacio y yo que es creatividad).
Este contacto de modo completo o medio fue un ideal de salud y un
proceso creativo saludable para Goodman, la recompensa de trabajar
en las interrupciones para contactar la terapia fue diseñada para
atender y reparar. El modelo de ciclo se presta a una interpretación no
relacional del contacto y de la teoría Gestalt de manera más amplia.
De hecho, Goodman y especialmente Fritz Perls a veces parecían
implicar que el modelo estaba más interesado en un proceso
individual saludable, aparte de la riqueza del contexto relacional que
siempre preacondiciona nuestra individualidad a medida que emerge
del campo relacional. Sin embargo, el paradigma Gestalt, desde la
teoría, la investigación y las aplicaciones terapéuticas, es
intrínsecamente un modelo de campo interaccionista, en el que la
integración de una perspectiva individual única en un contexto rico y
relacional, como lo describe Lewin, es la esencia de la experiencia
humana y la fuente del comportamiento humano. El concepto central
del modelo de terapia Gestalt es el contacto, el proceso de resolver un
campo experiencial en relaciones significativas entre partes y partes,
uno mismo y otros, y el yo con conjuntos de significado cada vez más
grandes. En este modelo, el yo y los demás son siempre las partes más
significativas de todos nuestros mundos experienciales, tanto
individuos como seres completos e individuos como partes dinámicas
emergentes de importantes grupos de referencia y pertenencia.
Finalmente, el modelo de ciclo puede parecer reducir la perspectiva
Gestalt a un modelo transaccional, en el que el contacto, en lugar de
ser entendido como el proceso humano completo, esencial y continuo
de generación de significado que define a nuestra especie e informa
nuestras vidas, se reduce a la el sentido cotidiano de la palabra
contacto como simplemente moverse hacia y luego alcanzar o no
alcanzar el objeto del movimiento. La terapia Gestalt no es un modelo

("
de relaciones de objeto en absoluto en la forma freudiana clásica de
entender el comportamiento en términos de impulsos, defensas
(contra la energía de conducción) y otras personas como objetos de
esos impulsos. Por el contrario, la Gestalt es un modelo de campo
relacional de relaciones de sujeto, en el que el contacto total es el arco
integral que hace sentido para comprender al yo, a la otra persona y
al campo de una manera siempre evolutiva y cada vez más compleja.
Esta perspectiva de contacto, a la cual probablemente se suscribirían
los propios autores del modelo de ciclo, puede perderse en la
simplificación del modelo de ciclo acontextual. Así, a medida que las
"generaciones me" de los años 70 y 80 pasaron y una nueva década
(y las nuevas tecnologías de la información) dieron lugar a una nueva
era de complejidad (Wheeler, 2008), las profundas raíces psicológicas
de la terapia Gestalt lewiniana y Gestalt En primer plano, las
preocupaciones contemporáneas cambian de las del individuo
demasiado reprimido que busca la autoexpresión a las de una
comunidad de todo el mundo que lucha por encontrar formas nuevas
y sostenibles de tratar entre sí en nuestro cada vez más reducido -
complejante mundo. Para Gestalt, el resultado emergente de estas
preocupaciones urgentes es una práctica contemporánea más
completa y radicalmente relacional, totalmente basada en el campo.

EL MODELO DE CAMPO RELACIONAL: PRÁCTICA GESTALT


CONTEMPORÁNEA

Al avanzar completamente en nuestras raíces y fuentes de campo


relacionales lewinianas, la Gestalt contemporánea logra pasos
adicionales en el proceso de teoría evolutiva iniciado por Wertheimer
y sus asociados hace un siglo, avanzado y aplicado a situaciones de la
vida real por Lewin y sus seguidores, cristalizado en una forma de
psicoterapia de Goodman and the Perlses, y desarrollada en las
últimas décadas por una amplia gama de profesores y autores
creativos. Podemos rastrear este creciente énfasis relacional a través
del trabajo de los autores de Gestalt en las últimas décadas,
incluyendo prominentemente (entre muchos otros) Polster y Polster

(#
(1974), enfatizando la naturaleza relacional de las resistencias; Zinker
(1978) sobre creatividad y también trabajo con parejas; Nevis (1987),
abriendo el campo del trabajo Gestalt con organizaciones y grandes
grupos; Melnick y Nevis (1994) sobre el proceso diádico, la pareja
íntima y la familia; Kepner (1987, 1996) sobre la encarnación
relacional y sobre el trauma y la curación; Wheeler (1991, 1996, 2000,
2003) sobre la auto-teoría, el desarrollo, la vergüenza y el apoyo, el
currículum del potencial humano y la aplicación de Gestalt al trabajo
de las constelaciones de sistemas; Yontef (1993) sobre el diálogo y la
relación yo-tú en la terapia; Parlett (1992, en prensa) sobre la teoría
de campo y sobre Gestalt como un plan de estudios para la ciudadanía
mundial; Lee (1996; 2004) sobre parejas, vergüenza y ética;
Clemmens (2005) sobre la adicción y la encarnación; McConville
(1995) sobre la adolescencia y el desarrollo; Jacobs e Hycner (2009)
sobre relación, diálogo e intersubjetividad; Roberts (1999) sobre
teoría de campo y creatividad; Ullman (2005) sobre el trabajo de
Lewin y sobre la espiritualidad en Gestalt; Spagnuolo Lobb (2013)
sobre empatía y relación; Bloom (2009) sobre relación, estética y
ética; y muchos más (por nombrar solo algunos de los escritores en el
idioma inglés que han enfatizado y desarrollado la perspectiva del
campo relacional). Esta evolución relacional en nuestra comprensión
y expresión del modelo de terapia Gestalt, fuertemente informada y
validada por la revolución emergente de la neurociencia, así como por
la experiencia clínica, tiene una serie de dimensiones e implicaciones
directas que juntas conforman la Gestalt contemporánea.

Auto-teoría y la comprensión del yo individual


Los humanos son los individuos más distintiva y singularmente
únicos de todos los animales y también las especies más
complejamente socialmente integradas que se encuentran en la
naturaleza. Esta dualidad inherente de la naturaleza humana y la
incrustación social compleja del proceso y la creatividad individual
compleja está en el corazón de nuestra comprensión Gestalt más
compleja de cómo organizamos y construimos nuestro campo social
de experiencia en formas interpretativas únicas y también cómo

($
somos (pre) organizado por ese mismo campo, no solo en el desarrollo
temprano sino también en la interacción dinámica a lo largo de la vida.
Esta es la esencia de la respuesta de Gestalt al desafío de James de
hace un siglo: cómo nos las arreglamos para organizar la potencial
sobrecarga sensorial de nuestro campo social infinitamente variable.
Siguiendo el modelo de Lewin, mapeamos un campo (especialmente
un campo social) en relación con los patrones que estamos
predispuestos (preacondicionados) por nuestra naturaleza y por la
experiencia social pasada para atender (o imponer inflexiblemente)
inflexiblemente) en
relación con nuestra percepción de las necesidades, estados
emocionales, intenciones, metas y valores que reflejan nuestra síntesis
interpretativa creadora única de nuestro estado actual presente
(Wheeler, 2000, 2011). (Para discusiones fuente influyentes de estas
y otras ideas relacionadas de tradiciones paralelas que han
interactuado profundamente con la psicología Gestalt, ver Gergen,
2011, para una explicación construccionista social de cómo esto
funciona en un nivel cultural; Schore, 2009, y Siegel, 2012, para una
discusión contemporánea de neurobiología interpersonal sobre cómo
esta plasticidad cerebral continúa operando a lo largo de nuestras
vidas, y Stolorow, Atwood, y Orange, 2002, para una discusión
intersubjetiva y psicoanalítica de estas dinámicas en la sesión de
terapia).

La clave para este campo relacional contemporáneo La comprensión


gestáltica es el nuevo conocimiento proveniente de la biología
evolutiva contemporánea (Hardy, 2009; DS Wilson, 2007). Hoy
comprendemos más, y continuaremos profundizando esta
comprensión a medida que la investigación continúa desarrollándose
y expandiéndose en esta área, sobre la prematurez de nuestra corteza
prefrontal (PFC) en el momento del nacimiento, la parte más nueva
de nuestro cerebro evolucionado que nos diferencia de nuestro más
cercano relaciones animales El hecho de que nuestro PFC no esté
cableado al nacer es clave para lo que permite nuestra creatividad
abierta (porque estamos tan ampliamente liberados de la rigidez de
los patrones de instinto innato, ver DS Wilson, 2007). Los primeros

(%
patrones relacionales y culturales reemplazan los instintos fijos,
dándonos patrones suficientes para hacer frente a la compleja
variabilidad social. Esto nos ayuda a comprender la influencia
extremadamente
extremadamente profunda de la cultura, que puede tener casi la fuerza
del instinto biológico, y también nos muestra la fuente de la mayoría
de los problemas y problemas que nos presentan nuestros clientes:
áreas demasiado rígidas o disfuncionales de patrones tempranos, que
es lo que sucede cuando nuestro sistema nervioso se ve obligado a
adaptarse a un estrés o trauma abrumador con apoyo relacional
insuficiente, el contexto de lo que hoy llamamos trauma del desarrollo
o patrones de trauma que surgen más de negligencia que de asalto
(aunque tristemente, ambos pueden y lo hacen a menudo ocurren
 juntos, ver Axelsson,
Axelss on, en prensa). El resultado,
resultad o, como vemos
continuamente en nuestras prácticas, es un autoproceso rígido (o
rígidamente desorganizado) en el que la activación de PFC
integradora compleja no está disponible para la persona, que
permanece estancada en un ciclo repetitivo e insatisfactorio de
evitación u otra disfunción en algunas áreas de la vida hasta que se
pueda apoyar y restaurar un proceso gestalt natural más saludable de
respuesta creativa continua y cada vez más compleja. Así es como la
teoría de la terapia Gestalt, la auto-teoría relacional apunta a hacer
 justicia a estos dos polos de nuestro ser integral:
integral : lo individualmente
individ ualmente
único y lo radicalmente social. Esto significa que consideramos al
individuo como único emergente de un campo social dinámico de
relaciones (de ahí el término campo relacional Gestalt, ver Wheeler,
2000, 2011). Cada uno de nosotros ve y expresa un punto de vista
único en y desde una red constantemente interactiva de influencia
social dinámica, energía y pertenencia (Wheeler, 2011). Cada uno de
nosotros tiene la capacidad, con apoyo, para expresar y evolucionar
nuestro auto-proceso y nuestra naturaleza social relacional como parte
de un conjunto más grande de ser y significado en formas creativas
únicas y cada vez más complejas. Estas visiones contrastan
fundamentalmente con un auto-paradigma más antiguo en la cultura
occidental. Las versiones anteriores de un modelo freudiano clásico,
el conductismo clásico y, de hecho, el auto idealismo individualista

(&
en la cultura occidental en general, han considerado al individuo y su
desarrollo primero y la relación como algo secundario a esta realidad
primaria (proceso secundario en Freud). ; ver Wheeler, 2000). El
campo relacional Gestalt invierte completamente esto (en paralelo
con la evolución contemporánea de los otros modelos principales).
Esta forma de entender la naturaleza humana -quiénes somos en el
sentido más básico- es más compleja que el paradigma anterior, con
consecuencias para nuestra comprensión del desarrollo, los problemas
clínicos, la vergüenza y el apoyo, y el cambio, como se describe a
continuación.

El modelo de desarrollo y la definición de salud


Perls vio la madurez saludable, el ideal de crecimiento y maduración,
a medida que el progreso de los demás apoya a los auto-apoyos (ver
Perls, 1969). Como consigna, esto fue útil y tuvo un atractivo como
descripción de un proceso crítico saludable en ese contexto cultural e
histórico opresivamente conformista (los tiempos fascistas de masas
de principios y mediados del siglo XX), pero tal formulación de los
objetivos del desarrollo y la salud no tiene en cuenta el legado
relacional completo de la psicología de la Gestalt, particularmente
particularmente tal
como lo formula Lewin. Hoy, profundizamos más en esa imagen al
profundizar en el trasfondo completo de la teoría Gestalt del proceso
humano para sustentar las siguientes definiciones.

Desarrollo
En la perspectiva Gestalt relacional, el crecimiento es la construcción
conjunta de una resolución integrada cada vez más compleja de la
experiencia y la capacidad relacionales. En el desarrollo de la niñez,
esto significa incorporar las crecientes capacidades potenciales del
niño en crecimiento a esferas de relación, acción y significado cada
vez más amplias a medida que las capacidades de desarrollo del niño
maduran y llevan al niño a esferas de acción y aprendizaje cada vez
más amplias. El campo relacional El modelo Gestalt define el
desarrollo como la construcción continua de conjuntos de sentido y
acción más amplios y complejos que sirven para permitir a la persona

('
continuar creciendo, creando y resolviendo una comprensión cada vez
más compleja, que sirve a su vez como una plataforma para siempre
-más acciones y experiencias creativas y complejas. Esta visión del
desarrollo es de por vida y abierta, basada en las relaciones, la
creatividad y la capacidad crucial para tolerar y resolver
significativamente la complejidad y la ambigüedad en escenarios y
situaciones cada vez más complejos a lo largo de la vida. El
crecimiento, en la vista Gestalt, nunca se detiene. Esto conduce a una
visión doble diferente, en cierto sentido, de la salud y los objetivos de
la terapia.

Los objetivos de la terapia y la definición de salud


El objetivo de la terapia Gestalt es complejo, doblemente
dimensionado. La salud, en este campo relacional, visión creativa y
evolutiva del yo y el autoproceso, es la capacidad de cocrear nuevos
patrones de experiencia, acción y comprensión que sirven para apoyar
una mayor evolución de una complejidad cada vez mayor de relación
y comprensión. Esto significa, entre otras cosas, que Gestalt es
especialmente adecuado para apoyar el trabajo con un grupo
demográfico más antiguo y otros grupos de edad: aunque las
capacidades físicas finalmente disminuyen con la edad, hoy sabemos
que la capacidad del cerebro humano para seguir creando y
elaborando cada vez más complejos conjuntos de significado y
comprensión, salvo las enfermedades orgánicas, solo se profundizan
con la edad. La cocreación del significado es lo que se trata el modelo
Gestalt-y las definiciones Gestalt de salud y desarrollo.

Relación y presencia: Apareciendo


Los terapeutas saben desde hace tiempo que la capacidad de
"mostrarse" y estar en una relación empática y sintonizada con
nuestro cliente es absolutamente clave para el progreso y el resultado
terapéutico (ver mucho más sobre este predictor crucial en los
resultados terapéuticos
terapéuticos en el Capítulo 5). Hoy, al igual que lo hacemos
en los inicios de gran fermentación de la revolución de la
neuropsicología que está transformando nuestro campo, estamos

((
empezando a saber mucho más sobre lo que significa realmente una
relación y por qué esa capacidad en el terapeuta es tan crucial y
efectiva. Examinamos esto más profundamente en el Capítulo 6;
Mientras tanto, es importante observar que el arco de la capacidad de
desarrollo y la definición de la salud dependen de, y son sinónimos de
un aumento en la capacidad de respuesta integral en el cerebro (la
activación simultánea de múltiples centros cerebrales en respuesta a
uno mismo, situaciones y otras personas, por ejemplo, empáticos,
encarnados, emotivos, faciales, autobiográficos y otros centros
cerebrales; véase Siegel, 2010, 2012). En términos neurobiológicos,
esta es la creciente capacidad de complejidad discutida anteriormente
(ver AN Schore, 2009, JR Schore & Schore, 2009).

Desde sus inicios, Gestalt se ha centrado directamente en la formación


de patrones y reconocimiento de patrones, la capacidad humana
notablemente desarrollada para percibir un entorno variable
seleccionando y atendiendo patrones (detallados en el Capítulo 2) y
formando y modificando patrones de comportamiento o secuencias
para automatizar o habituar repertorios conductuales complejos. Esta
creación de patrones (es decir, el aprendizaje) es nuestra estrategia
esencial para liberar espacio atencional para la nueva condición más
urgente en la situación actual (la clave de nuestra capacidad creativa
humana para gestionar un rango casi infinito de variabilidad,
especialmente la variabilidad social). Estas secuencias de
comportamiento creadas o secuencias de patrones son nuestra
adaptación funcional al manejo de los antecedentes, o los aspectos
familiares de una situación, al tiempo que nos deja libres para atender
la necesidad más urgente o la nueva característica más desafiante de
esa situación. Esto funciona bien en humanos, la mayoría del tiempo.
Cuando este proceso natural de formación gestalt se rompe, con
patrones de respuesta rígidos y desactualizados que se transfieren -en
su mayoría involuntariamente- a situaciones nuevas, produce los
resultados disfuncionales e insatisfactorios, que a menudo pueden ser
desconcertantes para los propios clientes, que traen consigo nuestros
clientes en terapia. La terapia se trata de esos patrones aprendidos

()
"atrapados" de experiencia, comportamiento y significado. Un regalo
de esta perspectiva nos ayuda a comprender mejor cómo y por qué la
presencia del terapeuta marca una gran diferencia: cuando el terapeuta
aparece de esta manera completa e integrada (Siegel, 2012), se
produce un patrón de activación de centros múltiples en el cerebro del
cliente . Esto significa que el cliente tiene una capacidad PFC más
integradora o creativa en la presencia sintonizada del terapeuta de lo
que probablemente lo hará en otras situaciones desafiantes que
provocan o evocan las mismas respuestas antiguas no productivas
(muy similares a los modelos anteriores llamados defensas o la terapia
Gestalt original) modelo llamado resistencia o interrupciones al
contacto; vea la discusión anterior). Esto aclara aún más la imagen
paradójica de Goodman de la terapia como una emergencia segura.
La situación es una emergencia en el sentido de que evoca o provoca
patrones de respuesta descuidada, probablemente basados en
ansiedad, ya no funcionales, incluyendo emociones, comprensión y
predicciones, y respuestas de comportamiento (es decir, una defensa
estancada familiar). Aún así, la emergencia, aunque real (porque la
relación es real), es relativamente segura porque lo que está en juego
es menor (que en el mundo de mayores consecuencias para respuestas
"equivocadas") y debido al apoyo adicional de la presencia completa
del terapeuta , de la forma descrita anteriormente. Por lo tanto, en el
campo relacional Gestalt enfatizamos que la presencia del terapeuta y
la relación terapeuta-cliente no son condiciones previas o una etapa
previa a la terapia; son nuestras primeras intervenciones activas, más
impactantes y más continuas a través de la terapia. En la terapia
Gestalt, la coconstrucción de la relación es tanto la terapia como el
laboratorio en el que se pueden realizar la mayoría de los
experimentos (explícita u orgánicamente, ya que el terapeuta facilita
el desafío medido de una mayor capacidad de complejidad relacional
en el cliente en crecimiento).

Apoyo y vergüenza
Otra fortaleza de Gestalt es una comprensión nueva y más profunda
de lo que queremos decir con apoyo en un modelo de campo

(*
relacional, y con esta nueva comprensión obtenemos una nueva
capacidad para tratar directa y creativamente los temas y temas
terapéuticos más desafiantes: la vergüenza. Si tomamos en serio un
modelo de campo relacional lewiniano, podemos decir (tautológica
pero significativamente)
significativamente) que cualquier cosa que suceda en un campo
está respaldada y habilitada por las condiciones de ese campo. Por lo
tanto, en cualquier momento, apoyo significa todas las condiciones
que promueven, apoyan y favorecen lo que está sucediendo. En un
modelo de campo relacional, el mundo interno de uno no es algo
separado del campo de experiencia de uno; más bien, las distinciones
relativas, la experiencia interna y la externa simplemente se refieren
a un tipo diferente de enfoque atencional y a diferentes formas de
registrar subjetivamente lo que está sucediendo. Por lo tanto, las
experiencias y recuerdos como la esperanza, la fuerza de voluntad, la
confianza en las propias capacidades, la experiencia pasada de
superación y el logro en algún área relevante -todos esos tipos de
recursos que consideramos internos- son también condiciones de
campo que condicionan el comportamiento y la experiencia. Estas
condiciones de campo interno interactúan dinámicamente con las
condiciones externas del campo, como las oportunidades y obstáculos
percibidos y, sobre todo, las percepciones esperadas
esperadas de apoyo o falta
de apoyo por parte de otras personas, particularmente de otras
personas percibidas como poderosas o personalmente importantes.
Por lo tanto, las condiciones de campo son todo el campo
experiencial, el mundo interno y el mundo externo (que, lo más
importante, incluye a uno mismo y a otras personas significativas).
Tenga en cuenta que esto también incluye la percepción, la atribución
y la imaginación de las experiencias y motivaciones internas de los
demás y, por lo tanto, su posible próximo comportamiento. Uno tiene
que conocer estas áreas del campo; comprenden una parte esencial de
la mejor interpretación disponible de las condiciones de la situación.
Los patrones demasiado rígidos de suposiciones sobre los demás
sobre la base del trauma o la falta de apoyo en el pasado son un gran
impedimento para el crecimiento continuo y las respuestas y
relaciones sanas y satisfactorias en la vida presente. Aprender cómo

)+
manejar y mantener esas suposiciones más a la ligera y cómo
considerar otras interpretaciones del campo, además de aprender
nuevas habilidades para el diálogo y la investigación, será una parte
correspondientemente
correspondientemente grande de la terapia (ver Wheeler, 1996, 2000).
Esta es una comprensión mucho más amplia, más rica, y
argumentamos, más útil del apoyo como los condicionantes
dinámicos de la experiencia y el comportamiento. Armado con este
entendimiento, uno puede adoptar un enfoque más productivo para
ese desafío humano universalmente problemático: el problema de la
vergüenza. La vergüenza, desde una perspectiva de campo relacional,
es el primero y siempre un aspecto crucial de la penetración social
generalizada, la forma en que nuestra individualidad emerge de una
red holística social y relacional de ser interactivo compartido. Para los
humanos, más agudamente en nuestra infancia larga e indefensa y
luego durante toda la vida, la capacidad de sintonizar, leer, anticipar
y manejar las reacciones de los demás es clave para nuestra
supervivencia y prosperidad. La vergüenza es la sensación de que esta
necesaria red de existencia humana coparticipativa se está
adelgazando, rompiéndose o amenazándose con la ruptura, o
separándose del individuo (dejándolo solo). Visto de esta manera, la
vergüenza es una parte esencial de nuestro conjunto de herramientas
afectivas, que nos sensibiliza a las reacciones sociales o la falta de
apoyo que nos rodea para que podamos hacer los ajustes necesarios y
posiblemente alinearnos con la norma social o, igualmente,
posiblemente, organizar más apoyo para hacer un cambio en la
dirección de más opciones y creatividad en lo que es aceptable en ese
campo social. Una tercera alternativa es tomar la señal de vergüenza
para abandonar ese campo social y encontrar uno nuevo (para mayor
discusión, ver Lee, 1996; Wheeler, 1996, 1997).

Esta sensibilidad al campo social no tiene que ser una experiencia


paralizante, simplemente depende de experiencias pasadas de apoyo
o ruptura social. En el flujo regular y saludable del proceso relacional
interactivo, un primer signo de vergüenza (otros no cumplir o apoyar
la presencia o acción) puede ser simplemente una señal social para

)"
"intensificar" otros apoyos (es decir, apoyos internos y también la
movilización de la memoria de apoyos de otros quizás no presentes)
de modo que la suma de condiciones de apoyo en el campo presente
sea lo suficientemente grande como para permitir que uno opere de
manera creativa, libre y con un sentido lo suficientemente bajo de
riesgos y apuestas que todavía tenga la capacidad de generar
comportamientos más complejos y productivos (es decir, nuevas
formas de enfrentar desafíos nuevos o antiguos). En la práctica, esto
puede ser tan familiar y sencillo como esforzarse más, reclutar a otros
para que apoyen, atender más las incomodidades de los demás, buscar
habilidades de autoayuda practicadas (p. Ej., Respirar, pensar parar o
interrumpir, volver a inspirarse mediante la evocación de otras
relaciones y significados más grandes). Este es el caso para la persona
sana y con apoyo para quien la experiencia pasada ha sido lo
suficientemente
suficientemente afirmativa como para proporcionar flexibilidad para
continuar respondiendo creativamente, incluso bajo desafío. Sin
embargo, las evocaciones y repeticiones de experiencias ocurren
cuando la falta de afirmación de los demás crea una emergencia más
desesperada (y tal vez una pérdida de seguridad y apoyo físicamente
peligrosa, abusiva o atemorizante, especialmente en la infancia). Si el
trauma involucra una situación que sobrepasa la capacidad del
sistema nervioso para responder de manera integrada, un trastorno de
trauma es una reactividad persistente (al menos en ciertas situaciones
o estímulos) como un patrón de hábito en el sistema nervioso tan
profundamente grabado que pasa por alto el PFC. con reacciones
gobernadas por los centros de respuesta más rápidos y primitivos (la
reacción familiar y paralizante de lucha-huida-congelación).
Significativamente, solo en los patrones de trauma encontramos los
patrones uno a uno, estímulo-respuesta no mediados por PFC, lo que
significa hacer, y procesos estratégicos y decisionales que fueron el
paradigma para entender el comportamiento humano hace un siglo en
la pre-Gestalt modelo asociacionista discutido en el Capítulo 2. Por lo
tanto, en este sentido, la vergüenza -la pérdida de un campo de
resonancia y apoyo social- es siempre una dinámica central en el
trauma y un tema central en la curación y recuperación del trauma. En

)#
un automodelo individualista anterior a la Gestalt, la vergüenza se
entendía de forma más simplista como un sentimiento de inferioridad
(que debe superarse con madurez, un "deber" social que solo conduce
a un círculo vicioso de vergüenza, ocultar los sentimientos de
vergüenza y un mayor aislamiento, ver Wheeler, 1996). Nuestro
enfoque para trabajar con la dinámica de la vergüenza es primero
revalorizar y validar la vergüenza como parte de nuestras capacidades
sociales inherentes para navegar por campos sociales complejos,
detectando dónde el soporte relacional es débil o falta y ayuda a crear
estrategias y responder creativamente. En segundo lugar, los
sentimientos de vergüenza se encuentran con una mayor sintonía
empática (combinada con un gran respeto por los límites y sin invadir
o corregir al cliente en momentos vulnerables). Esto nos ayuda a
entender, por ejemplo, por qué puede ser molesto tratar de hablar a la
gente de sus sentimientos de vergüenza (por ejemplo, "No deberías
sentirte así"; tales palabras son buenas pero probablemente también
expresan la incomodidad del terapeuta con los sentimientos de la
vergüenza, para más discusión de esta dinámica clave en la terapia y
en el desarrollo y la vida, ver Wheeler, 1996).

Una Teoría de Cambio de Gestalt de Campo Relacional


La evolución del campo relacional contemporáneo del modelo Gestalt
para incluir las implicaciones relacionales completas del modelo
lewiniano que subyace a Goodman y el trabajo de Perlses abre nuestra
comprensión de un campo relacional Teoría Gestalt o modelo de
cambio. Si la experiencia y el comportamiento que surge de nuestro
campo experiencial integrado son siempre resultados de las
condiciones de apoyo del campo, se deduce que cualquier cambio
significativo en el comportamiento (y la experiencia) depende de un
cambio en esas condiciones de apoyo de campo. Esto puede parecer
una propuesta circular o tautología, pero en la práctica creemos que
esta exploración de nuevos apoyos es una de las áreas más a menudo
olvidadas en el proceso de terapia y una de las contribuciones más
importantes y directamente utilizables de la perspectiva Gestalt
(igualmente aplicable bajo cualquier modelo). La terapia, después de

)$
todo, se trata de un cambio que, con suerte y con frecuencia, cambia
deseado y codificado por y con el cliente de acuerdo con sus metas y
valores. Además de explorar el terreno (los problemas dinámicos o
temores que mantienen un patrón no funcional determinado y
obstaculizar el cambio necesario) y junto con experimentar con
nuevos comportamientos deseados tanto dentro como fuera de la
sesión de terapia, el paso adicional crucial para el cambio ser duradero
es identificar y activar nuevos apoyos adicionales en el campo
experiencial que promoverán el nuevo comportamiento deseado (y a
menudo interrumpen o disminuyen el apoyo para el patrón viejo, no
deseado y fijo o repetitivo). Estos nuevos apoyos pueden provenir del
campo experiencial interno y / o externo, y en la mayoría de los casos
serán más efectivos si provienen de ambos ámbitos. En la práctica,
esta idea de identificación de apoyos sociales u "otros" a menudo
puede parecer sorprendente o poco natural (o francamente débil) al
principio para el cliente; en nuestra cultura individualista
habitualmente se nos apoya y se espera que pensemos solo en el auto-
sustento cuando estamos diseñando (y apoyando) intenciones para el
cambio. Debido a que a menudo nos enfrentamos a comportamientos
y áreas que el cliente ha intentado muchas veces y formas de cambiar
antes sin éxito, estos autosuficientes a menudo están fuertemente
teñidos de vergüenza (p. Ej., "Si me esforzara más", "El problema es
mi fuerza de voluntad débil "u otras respuestas autodestructivas). No
hay nada de malo en esforzarse más; de hecho, esa es probablemente
la forma en que logramos la mayoría de nuestros cambios
intencionales. Sin embargo, las personas no suelen acudir a la
consejería con asuntos para los cuales el intentar más arduamente solo
ha tenido éxito; más bien, las cosas para las que la gente quiere
asesoramiento (lo sabemos muy bien por los patrones y aspectos
relacionales repetitivos e insatisfactorios en algunas partes de nuestras
vidas) probablemente sean temas que están fuertemente
dinámicamente cargados de ansiedad, miedo y vergüenza. Aquí es
donde agregar apoyos externos u "otros" puede ser revelador y puede
desbloquear problemas que pueden haberse estancado durante
muchos años (para más discusión sobre este tema en la práctica,

)%
consulte el caso de la pareja, entre otros, en el Capítulo 4). Al
reformular ahora esta teoría de cambio Gestalt relacional de campo,
podemos decir: para que cualquier cambio en el comportamiento y la
experiencia ocurra y dure (su propio comportamiento o el de su
cliente), debe haber algún cambio en el patrón dinámico de apoyos en
todo el campo . Por el contrario, un cambio significativo en el patrón
de apoyos en el campo de la experiencia (apoyos "positivos" y
"negativos") producirá un cambio en el comportamiento y la
experiencia en la vida de su cliente o en la suya propia. Tomados en
conjunto, estos puntos de la teoría temática representan y resumen
aspectos clave de la evolución actual de la teoría de la terapia Gestalt,
alineando la articulación contemporánea
contemporánea de la teoría y el método con
los puntos de vista de la psicología Gestalt básicos discutidos en el
Capítulo 2, que han demostrado ser tan penetrantes y durable a lo
largo de un siglo de investigación e incorporación en otros modelos.

IMPACTO MÁS AMPLIO

Mirando hacia atrás en el medio siglo desde que Goodman y Perls


cocrearon su volumen seminal presentando su enfoque
revolucionario, ¿qué podemos decir sobre el impacto de la terapia
Gestalt en el campo más amplio? En primer lugar, sería difícil
exagerar el impacto, que al principio fue bastante lento y luego cobró
fuerza a finales de la década de 1950, con la introducción del modelo
Gestalt (y otros enfoques centrados en el presente) en el mundo de la
psicoterapia y en la evolución de casi todos los modelos principales
de psicoterapia desde ese momento. Al igual que el impacto de la
psicología Gestalt en el campo más amplio de la psicología, hoy en
día existen pocos modelos principales de psicoterapia que no hayan
adoptado algunos de los principales rasgos distintivos del entonces
radical modelo Goodman-Perls: (a) el aquí y el ahora enfoque de la
situación de la vida presente; (b) el enfoque en la respuesta y el
desafío del desarrollo en lugar de un énfasis más antiguo en la
patología y la cura; (c) el énfasis en el afecto, la emoción y la
experiencia corporal; (d) el cultivo de un encuentro auténtico y una

)&
relación real (si bien limitada) entre el terapeuta y el cliente; (e) el uso
de la situación de terapia como un laboratorio relacional experimental
aquí y ahora; (f) un respeto radical y un enfoque en la agencia del
cliente y su validez como coconstructor de sus valores, significados y
criterios para tomar decisiones organizando
organizando su vida, juntos a menudo
con (g) un uso más matizado y juicioso de la experiencia del terapeuta
como una fuente rica de información para que el cliente la conozca e
integre en su navegación por la relación y el crecimiento de la
capacidad relacional. Muchos otros aspectos y dimensiones del
modelo, como el uso más completo de la experiencia y los datos
encarnados, el fuerte énfasis en la autoexpresión y la creatividad, la
revisión radical del rol del terapeuta como copartícipe o observador
pleno en el proceso y la revalorización de deseo y pasión, siguen
siendo más específicamente características de la terapia Gestalt, en
contraste con algunos otros modelos contemporáneos. El modelo fue
revolucionario y, como tal, contribuyó y se convirtió en parte de una
revolución aún más amplia en psicoterapia durante las próximas
décadas a medida que la terapia pasó de ser una élite a un fenómeno
de masas y se amplió ampliamente desde un enfoque en patología y
disfunción hasta un nuevo interés en la profundidad y la calidad de la
satisfacción del viaje de la vida de cada persona en nuestras vidas
contemporáneas abrumadoramente complejas, a menudo muy poco
respaldadas. A pesar de sus notables contribuciones e influencia y con
todo su énfasis radical en la relación y las capacidades constructivas
positivas (ambos temas de terapia tan fuertes hoy en día), se
necesitaron elementos claves
claves particulares hoy en día para una teoría y
metodología de la terapia gestalt totalmente contemporánea basada en
el campo completamente realizada. todavía no desarrollado o
subdesarrollado en el modelo de Goodman-Perls. Incluyen un modelo
completamente intersubjetivo de sí mismo y relación, un modelo
completamente relacional de apego y desarrollo, un modelo
articulado de trabajo con vergüenza y apoyo, una comprensión
neurológicamente coherente
coherente de trauma y recuperación, e (integrando
todos) un campo completamente relacional
relacional Teoría Gestalt del cambio.
Una vez revisados estos desarrollos adicionales y delineados los

)'
sellos distintivos de una terapia gestalt relacional basada en la teoría
de campo contemporánea, volvemos en el Capítulo 4 a la aplicación
del modelo con una amplia gama de clientes, tipos de casos y
configuraciones. La terapia Gestalt se trata de la representación de la
vida real: una presencia más plena en nosotros mismos y en nuestros
mundos, una capacidad relacional más rica y profunda, una mayor
capacidad de pasión y satisfacción en la vida y un sentido más
profundo de la creación de sentido en nuestras vidas.

)(
4:
El proceso terapéutico

En este capítulo, ilustramos, aplicamos y, en el proceso,


desarrollamos más los conceptos presentados anteriormente en este
libro. Los estudios de caso le dan vida a la teoría, y como esperamos
haber comprendido de la discusión anterior, Gestalt trata de encontrar
y animar los temas y lugares en nuestras vidas y experiencias que
están estancados, amortiguados, que no satisfacen nuestros anhelos
más profundos de conexión y significado , y no apoya el crecimiento
nuevo en nuestra capacidad de apoyar y utilizar procesos relacionales
y experienciales cada vez más complejos a lo largo de la vida. Por lo
tanto, en este capítulo proporcionamos cuentas de casos de manera
Gestalt, proporcionándote no solo los hechos, sino también nuestra
experiencia del cliente y el intercambio que experimentamos y en el
que sentimos un significado. Nuestra esperanza es que usted pueda
ver a través de nuestros ojos y pensar y sentir a través de nuestras
mentes y corazones mientras trabajamos de la manera más creativa
posible para estar completamente presentes con nuestros clientes y ser
de utilidad para ellos cuando su desarrollo fue bloqueado o
amortiguado, así como a veces cuando estaban en una crisis
desesperada. Los casos discutidos aquí son extractos y viñetas, no
cuentas completas. Hemos hecho todos los esfuerzos para proteger la
identidad de cada cliente. Seleccionamos los casos para ilustrar las
dimensiones, los potenciales y las aplicaciones particulares de la
metodología Gestalt, con énfasis en donde Gestalt podría apoyar un
mayor enfoque en algún aspecto dinámico o problema o intervención
que es diferente de otros enfoques; tratamos de dar solo el fondo
suficiente (y del resto de la historia después del punto ilustrado) para
que los lectores se familiaricen con la situación y se orienten hacia los
puntos que queremos resaltar. Diferentes aspectos de la teoría y
método Gestalt pasarán a primer plano en diferentes casos, y hemos

))
intentado seleccionar, en este breve formato, una amplia gama de
tipos de clientes (adultos y niños, parejas y clientes con diversas
identidades culturales, sexuales). identidades, edades y estado
parental y no parental, entre otras diferencias). Lo invitamos a
observar nuevamente que nosotros, los coautores, pertenecemos a
diferentes generaciones y géneros, procedemos de diferentes orígenes
nacionales y culturales, y tenemos historias profesionales bastante
diferentes (con una gran coincidencia: ambos hemos trabajado con
niños y adultos). en entornos públicos de salud mental y de práctica
privada y en escuelas y organizaciones como consejeros y
consultores, así como entrenadores). Esta es la variación humana que
siempre está presente, aunque puede ser más o menos atendido en
varios métodos. Gestalt se basa en esta dinámica de la diversidad, con
su largo legado dual basado en la investigación de singularidad
individual (la perspectiva constructivista que escribimos en el
Capítulo 2, esa contribución fundadora de la investigación Gestalt y
Gestalt que revolucionó toda la psicología) más el énfasis de la teoría
Gestalt sobre el coconstruccionismo, nuestra integración inherente y
siempre presente en nuestro contexto relacional y futuro dinámico,
pasado, presente y anticipado. ¿Cómo encontramos nuestro camino
en toda esta rica complejidad sin reducir o simplificar las dinámicas
que conforman las condiciones actuales del campo de cada conciencia
emergente en cada interacción? Un movimiento de Gestalt particular
que ocurre repetidamente en las viñetas es el énfasis en nuestro
"mostrarse" con la sintonía emocional plena y encarnada con el otro
y con uno mismo. Esta autoconciencia y otra conciencia es un sello
distintivo de la Gestalt y nos ofrece una especie de piedra de toque
para entender las condiciones del campo aquí y ahora (al
"registrarnos" con el propio cuerpo y las emociones) y luego
mencionarlas explícitamente o usarlas como una guía para nuestra
investigación u otros experimentos con el cliente, dependiendo de
nuestra evaluación de su capacidad para utilizar ese tipo de contacto
directo de persona a persona (ese yo esencial y habilidad social que
sin duda será un objetivo de desarrollo y punto de referencia) para las
capacidades en evolución del cliente a lo largo de nuestro trabajo). La

)*
autoconciencia y la conciencia también nos ayudan a sintonizar con
el cliente y a buscar cómo esa sintonía puede convertirse en contacto
relacional de una manera que el cliente pueda usar, relajarse y crecer.
Esta atención especial proviene de nuestra discusión en los capítulos
anteriores sobre la importancia del contacto relacional empático y
sintonizado como la condición previa clave para comenzar a relajar
los viejos y rígidos patrones de compromiso y de uno mismo y otras
organizaciones que se establecieron conductualmente y
neurológicamente a menudo hace mucho tiempo bajo condiciones de
soporte inadecuado, o peor. Mientras buscamos esta "zona dulce" de
compromiso sintonizado (la zona de experimentación, nueva
experiencia y nueva integración que es crecimiento), prestamos
atención a los estados neurológicos de excitación o desorganización,
tanto los nuestros como los del cliente, según percibimos y registrar
la activación en nuestro propio estado de excitación y conciencia. En
particular, esto incluye conciencia y sintonía con el sistema nervioso
(tanto el nuestro como el del cliente). Este tipo de asistencia es crucial,
porque como terapeutas Gestalt relacionales, nos enfocamos no solo
en ofrecer nuestro apoyo o apoyo como una lista de control de
conductas sino también en la experiencia real de apoyo por parte del
cliente. A medida que observamos las señales de desilusión y una
organización más coherente (p. Ej., Siegel, 2010) en el cliente,
comenzamos a entender qué es lo que facilita y qué causa
"inundaciones" para este cliente en esta situación en este momento.
Cuando podemos encontrarnos y sintonizar con esto (sin perdernos en
él), nos encontramos en la zona del tipo de contacto entre nosotros
que sirve al cliente, y el trabajo se desarrolla a partir de ahí.

Una nota final en un registro contemporáneo en preparación para las


discusiones: Algunas de las formas estructurales más básicas que
mostramos de apoyo incluyen acciones concretas, aparentemente
simples, como no tener un teléfono celular encendido que pueda
interrumpirnos y un espacio de oficina que proporciona privacidad y
puede bloquear las distracciones externas. Comenzamos la sesión a
tiempo, no mantenemos al cliente esperando, y tratamos de demostrar

*+
nuestra atención enfrentándonos a él o ella y manteniendo una
cantidad de contacto visual que parece ser la más cómoda y utilizable
para el cliente en ese momento. El último de estos puntos (la cantidad
de contacto visual) es uno de nuestros primeros experimentos en la
terapia (que podemos o no elegir compartir con el cliente en este
punto temprano; si el contacto visual es incómodo, no es probable que
el tiempo para comentar sobre este hecho aún). Los otros puntos
pueden parecer innecesarios de mencionar, pero vivimos en un
momento en que dar media vuelta y leer o incluso contestar un
mensaje de texto en medio de una conversación es normativo. El
objetivo es indicar al cliente que este no es un momento para la
multitarea (al menos para el terapeuta), sino un tiempo y espacio para
enfocarse en la experiencia del cliente. Esto es algo que puede haber
faltado parcial o totalmente en el desarrollo del cliente (o peor, la
atención estaba allí y era insegura). Siguiendo la verdadera moda
Gestalt, buscamos la oportunidad de indagar cómo va ese
"experimento" de enfoque personal privilegiado, para que podamos
ofrecer más sintonía y adaptación y para que el cliente tenga la
oportunidad de experimentar ese paso crucial de autoinvestigación
que será tan útil en la terapia y en la vida ("¿Qué sentido tiene esto
para mí en este momento? ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué necesito?") y
sentir que él o ella entran en un papel de cocreativo activo en el
proceso terapéutico encuentro.

MARIE: PUZZLES Y MODULACIÓN DE CONTACTO


Marie, una niña caucásica que vivía con sus padres y dos hermanos
menores en una pequeña comunidad agrícola rural, fue llevada a
terapia por sus padres. Ella sufría de ansiedad social severa y algo de
ansiedad general también. Durante nuestra sesión de admisión, pudo
expresar que no le gustaba hablar y que su terapeuta anterior siempre
le había hecho una pregunta tras otra. Esto solo la hizo sentir más
ansiosa. Yo (LA) le prometí que había otras maneras en que podíamos
trabajar, formas que no incluían que le lanzara preguntas, que luego
tendría que intentar responder. Le agradecí por esta claridad
(especialmente porque "no me gustaba hablar"), lo que nos serviría

*"
para construir nuestra relación. Empezamos jugando juegos de mesa,
ninguno de los cuales parecía "terapéutico"
"terapéutico" desde el exterior; esto nos
ayudó a conocernos y a negociar juntos el tema de la confianza, al
menos en el nivel de la familiaridad y la gestión de las expectativas a
medida que comenzamos a relacionarnos entre nosotros. Dejé que
Marie eligiera los juegos, pero incluso esa era una tarea difícil, y a
menudo ella se congelaba en su ansiedad y me pedía que escogiera
uno. Después de algunas sesiones como esta, comencé a escoger tres
 juegos y le pregunté
pregunt é si había un juego de estos tres que no quería
 jugar. Al hacerlo, también le pedí que calificara su ansiedad y me
dijera si tener que hacer esta elección la hacía sentir demasiado alta e
inmanejable. Estas preguntas concretas, "aquí y ahora" parecían más
manejables que la clase más sonora que me había advertido. Marie
informó que cuando le pregunté esto, su ansiedad se hizo más alta
pero no inmanejable. Cuando le pregunté si podía elegir uno de los
dos juegos restantes, el juego que quería jugar, ella informó que su
ansiedad se volvió demasiado intensa. Le agradecí que ayudara en
nuestro proceso diciéndome, y elegí uno de los dos juegos yo mismo.
Este fue el trabajo de contacto Gestalt, ralentizado para cumplir con
el cliente en su zona de aprendizaje proximal de ansiedad leve pero
moderada y al mismo tiempo proporcionar a Marie un modelo y una
experiencia de cómo el poder y la cercanía en el intercambio
relacional podrían ser compartidos y modulados. Cada vez que
estábamos a punto de elegir el próximo juego, la alentaba a que se
registrara para ver dónde estaba su nivel de ansiedad, y ella me
respondía, generalmente en una escala de 1 a 10. De vez en cuando
Le preguntaría si estaba lista para elegir no solo cuál de los tres juegos
excluir, sino también cuál de los dos juegos jugar. A veces ella era
capaz de elegir el juego, y cuando eso ocurría, la invitaba a registrarse
para ver si podía decir qué era lo que le permitía hacer la elección esta
vez, pero no en otras ocasiones. También preguntaría qué creía que
pasaría si ella elegía qué juego jugar. No esperaba una respuesta, y no
la necesitaba; mi intención era ayudarla a aumentar su conciencia.
Unos meses después de la terapia, me dijo que tenía miedo de elegir
el juego equivocado, un juego que no quería jugar. No investigué esta

*#
respuesta más a fondo en ese momento; Solo le di las gracias por esta
nueva conciencia y participación. Después de algunas sesiones más,
presenté los materiales de arte como una de las tres actividades. Las
primeras veces escogió esa actividad como la que no quería hacer,
pero más tarde comenzó a dejarla como una de las dos para que yo
pudiera elegir. Las veces que elegí los materiales de arte no le pedí
que hiciera algo específico, pero le permití crear lo que sea que se le
ocurrió, simplemente experimentando con la mezcla de colores o
alguna imagen más figurativa. Durante este período, que duró varios
meses, no usé muchas palabras; La mayoría seguí su ejemplo de pasar
el rato juntos. Si experimentara con hacerle algunas preguntas sobre
su ansiedad fuera de la sala de terapia, ella se retiraría y se detendría,
volviendo a darme sus respuestas predeterminadas de una sola
palabra, lo que me indicaba que la estaba presionando para superar su
umbral de ansiedad. Un día me respondió que le costaba trabajo
mirarla mientras hacía sus proyectos de arte. Le pregunté si quería que
le diera la espalda, y ella respondió con un claro sí. Durante bastantes
sesiones, ella comenzó a pedirme que le diera la espalda mientras
dibujaba o pintaba. Siempre haría esto, dejándola saber de esta
manera directa y promulgada que respetaba sus límites y que ella tenía
el poder de afectar su entorno de una manera que la ayudaba. También
le pregunté cómo darle la espalda a ella hizo una diferencia en su
cuerpo, una vez más volviendo al inmenso recurso que su cuerpo
podría ser para ayudarla a rastrear y modular su ansiedad. A veces
escribía una pregunta en un papel porque le parecía más fácil
comunicarse por escrito. En un momento sugerí colgar una manta
sobre dos sillas para que hubiera una pared entre nosotros, para ver si
eso le facilitaría aún más estar en la habitación conmigo, en
comparación con tener que darle la espalda. Mientras probábamos
esto, continué con la comunicación escrita, escribiendo una pregunta,
luego arrugando el papel en una bola y lanzándolo sobre la pared de
la manta. Ella entonces escribiría la respuesta y me devolvería el
papel. Los mensajes de ida y vuelta eran sobre lo que ella quería hacer
en las sesiones conmigo y lo difícil que era para ella tomar estas
decisiones. Lentamente, a su ritmo, estábamos encontrando nuestra

*$
propia forma creativa hacia un intercambio, expresión y confianza
más profundos y completos. Después de medio año, Marie se había
sentido más cómoda con las decisiones que podía tomar en la sala de
terapia conmigo. En este momento ella pudo elegir lo que quería hacer
para la sesión, a veces con más ansiedad que otras, pero sin importar
el nivel de ansiedad, nuestro enfoque estaba en la calidad experiencial
del estado de ansiedad, donde ella lo sintió. su cuerpo, a veces lo que
ella anticipó como un posible mal resultado, y las palabras que se
decía a sí misma mientras trataba de elegir.

En una sesión, me preguntó si tenía un acertijo, diciendo que


realmente le gustaba hacerlas. Le dije que compartía ese interés y le
prometí que iba a traer algunos rompecabezas
rompecabezas de casa en la siguiente
sesión. Al darme cuenta de que hacer un rompecabezas de 1.000
piezas es algo que tomaría más de una sesión, también traje una manta
de fieltro y un rodillo para enrollar y guardar el rompecabezas entre
sesiones. En este punto, la capacidad de concentrarse en el
rompecabezas fue suficiente como un regulador para Marie, un gran
paso adelante desde cuando prefería que le diera la espalda o incluso
que se sentara al otro lado de la manta / pared solo comunicándose a
través de notas. sacudido de un lado a otro. A medida que su ansiedad
se hizo más baja, se volvió cada vez más verbal, a pesar de que aún
permaneció sentada en silencio por un minuto o dos antes de
responder una pregunta. Muchas veces, aunque esperaba que ella no
respondiera una pregunta y solo necesitaba estar callada, de repente
me dio una respuesta larga. Mi comprensión era simplemente que
necesitaba tiempo para controlar su cuerpo, tal vez calmar su ansiedad
y asegurarse de que pudiera sentir nuestra conexión lo suficiente
como para compartir sus pensamientos conmigo. Marie estaba
comenzando la escuela secundaria, y cuando se acercaba el comienzo
de la escuela, su ansiedad anticipatoria aumentó bruscamente.
Mientras nos sentábamos en el suelo juntando las piezas del
rompecabezas, también reunimos las diferentes piezas de su
rompecabezas de ansiedad. Poco a poco pudo decirme cuánto quería
encajar con sus compañeros, pero también que no quería renunciar a

*%
ser quien era. Le preocupaba lo que otros pensarían de ella. Cuando
sugerí que parte de la ansiedad que aún experimentaba en la sala de
terapia conmigo era que le preocupaba lo que pudiera pensar de ella,
pudo confirmar que era cierto. Mi sugerencia fue que se registrara
antes de compartir sus pensamientos y recordarse a sí misma que
siempre tenía la opción de decir lo que estaba pensando, decidir no
decir nada o expresar la sensación de ansiedad en voz alta. Cuando
comenzó a hacer esto, descubrió que hablar sobre su ansiedad a
menudo la llevó a ser capaz de expresar lo que pensó que había sido
difícil de compartir. De esta forma, experimentamos con, sin
nombrarlo, la habilidad esencial de modular activamente la dificultad
de contacto. Es decir, en lugar de la opción de todo o nada de silencio
o ansiedad intensa e inmanejable, existe la opción "intermedia":
nombrar la acción difícil y nombrar la sensación que está presente.
Mientras armamos el rompecabezas y hablábamos de la escuela antes
y después de comenzar el semestre de otoño, jugábamos a menudo
con las diferentes partes que describía teniendo dentro de su cabeza.
Uno solo quería encajar, ser un adolescente regular, mientras que otra
parte quería ser quien era; Además, ella quería ser quien era, pero con
más actitud. Diferentes partes le dieron más o menos ansiedad en
diferentes situaciones, pero a medida que se hizo más consciente de
las elecciones que podía hacer sobre cómo presentarse, informó
sentirse menos ansiosa en la escuela. La alenté a explorar la parte
nueva, la que tenía más actitud, para ayudarla a practicar siendo más
asertiva, porque esa era la parte que le causaba más ansiedad.
Mientras formábamos el acertijo en una de las sesiones (mientras yo
hacía preguntas de forma despreocupada), le pregunté qué pasaría si
no tenía ansiedad y cómo cambiaría su vida, una pregunta que había
hecho en algunas ocasiones a lo largo de todo el proceso. nuestro
trabajo juntos. Esta vez se calló y le pedí que verificara su nivel de
ansiedad. Informó sentirse muy ansiosa y dijo que le preocupaba
pensar en ella si respondía la pregunta. Le dije que dudaba que ella
pudiera decir algo que me hiciera querer menos, pero que necesitaba
verificar si ella estaba lista para correr ese riesgo. Después de unos
minutos sentado en silencio y trabajando en el rompecabezas, ella me

*&
dijo que sin su ansiedad recibiría menos atención.
atención. Esto representó un
avance, un gran resumen de nuestro trabajo en conjunto. Me sentí
celebrante. Se estaba distanciando de la experiencia de la ansiedad de
una manera completamente nueva: en lugar de identificarse con ella
y ser tomada por ella, la consideraba como una "parte" en sí misma,
un sentimiento o función que podría servir para un propósito o
ponerse en el camino, pero que en cualquier caso ella podría apartarse
y mirar, conmigo, desde alguna otra parte más profunda, más capaz
de su sentido del yo en desarrollo. No transmití nada de esto a Marie
en ese momento. Mi respuesta fue reflejar lo que ella había
compartido, comentando de la manera más normalizadora que pude
que podía ver cómo eso puede hacer que a veces sea bastante difícil
dejar atrás la ansiedad.

CARLOS: APOYO A CUALQUIER PRECIO

Uno quiere ser amado, por su falta de admiración, en la falta de lo


temido, en la falta de lo aborrecido y despreciado. Uno quiere
inculcar algún tipo de emoción en las personas. El alma tiembla ante
el vacío y desea contacto a cualquier precio. -Hjalmar Söderberg
[Traducido por Lena Axelsson]

Un dilema conceptual al discutir el soporte desde una perspectiva


Gestalt es la noción de soporte interno y externo, si hay alguna
distinción en cuanto a dónde proviene el soporte. Después de todo,
incluso cuando estamos solos, el apoyo que obtenemos no es algo que
viene de adentro, sino algo que alguna vez se desarrolló en una
relación; hacemos referencia implícita o explícitamente a las
relaciones, comunidades y grupos ausentes. Lo mismo ocurre cuando
percibimos que el apoyo proviene de nuestro entorno: podemos
percibirlo y utilizarlo como apoyo porque en algún momento anterior
de nuestra vida hemos sido capaces de internalizar el sentido de
pertenencia, de alguna manera mereciendo y recibiendo apoyo. La
teoría Gestalt apoya el cambio de nuestra forma de ver nuestro mundo
a una visión más relacional. Estamos co-creando nuestras

*'
experiencias, no solo con las personas que están presentes
actualmente con nosotros, sino en mayor o menor medida con cada
persona significativa y experiencia que hemos tenido hasta ese
momento en nuestras vidas (para mejor y, tristemente, algunas veces
para peor). El apoyo crece a partir del contacto que tenemos y hemos
tenido con nuestro entorno social y relacional. Como el soporte creció
en el pasado o crece ahora, condiciona nuestras expectativas acerca
de lo que es y no será fácil o incluso posible (o más difícil o incluso
impensable) en relaciones o situaciones actuales o futuras. Prevemos
resultados de experiencias previas; Queremos crear patrones. Un niño
que llora y es recogido por un cuidador para que lo sostenga y calme
lo verá en un nivel profundo y llegará a esperar que el patrón de
"angustia / expresar / se encuentre con consuelo y ayuda" (Bowlby,
1994; AN Schore, 2003 Tronick, 2007). Quien tenga una experiencia
consistente de estar con cuidadores que los encuentren a su nivel de
emoción o abstinencia, comenzará a desarrollar un sistema nervioso
regulado y la capacidad de auto-calmarse, surgiendo de la experiencia
de que hay personas alrededor que están allí cuando ellos son
necesarios A medida que el bebé crezca, cuando haya un incidente
negativo en el patio de recreo o en la escuela (como inevitablemente
lo hará a medida que avancemos en círculos más amplios), por
ejemplo, buscará el apoyo de un adulto o posiblemente de otro niño
en el entorno en el momento o más tarde cuando llega a casa. Un bebé
que no es levantado cuando llora o que no es cambiado o alimentado
de manera regular dentro de su ventana de tolerancia cuando se trata
de incomodidad, un bebé que tiene cuidadores que no están
disponibles o que no están en sintonía con el nivel del bebé de
excitación o abstinencia, establecerá y luego experimentará un patrón
cerebral diferente y más reactivo y un sistema nervioso menos
regulado. Cuando este bebé crezca, no tendrá la sensación de tener
mucho apoyo disponible en su mundo. En lugar de correr hacia el
maestro de guardia del patio o un amigo en la escuela (¿por qué uno
haría eso si uno no ve el punto de buscar ayuda?), Este niño podría
golpear al niño que accidentalmente lo golpeó . Dado el sistema
nervioso menos regulado que, desde una región cerebral más baja o

*(
menos estratégica, hace que este niño sea más propenso a actuar
impulsivamente, podríamos tener lo que muchos verán como un "niño
problemático". Para algunos de los clientes con los que trabajamos ,
el deseo de sentirse apoyado y el anhelo profundamente arraigado de
encontrar un grupo o al menos una o dos personas que el cliente crea
que los respalda pueden llevar a situaciones de riesgo y peligro, en el
extremo incluso a una cuestión de vida o muerte. Este fue el caso con
Carlos, quien vino a mí (LA) como estudiante de séptimo grado hacia
el final del año escolar, ya en la lista de la policía local por su conocida
participación con pandillas. Estaba en cuidado de crianza, con una
madre que era una drogadicta y un padre cuyo paradero se desconocía
y que era adicto a la marihuana y el alcohol hasta cierto punto. Carlos
tenía una boleta de calificaciones con una línea recta de Fs. No fue
amor a primera vista entre Carlos y yo. Por el contrario, lo trajo su
asistente social, quien me dijo que si no realizaba algunos cambios
reales, incluido comprometerse con la terapia semanal, iría a un hogar
grupal, uno lejos de la "civilización". En el Luego respiró y dijo que
era un niño inteligente que tenía un lado bueno para él, un lado que
deseaba ver más a menudo. Nos sentamos, y le dije sobre la
confidencialidad
confidencialidad y las excepciones a ella. Por ejemplo, si él me dijera
que algo estaba "cayendo" y dónde y contra quién, tendría que llamar
a la policía. También le conté mis reglas básicas: no se me permitió
herirme o amenazarme, lastimarme o destruir cualquier cosa en la
oficina a propósito. Aparte de eso, salvo amenazas de seguridad para
él mismo o para otros, podría usar cualquier lenguaje que necesitara
usar, y no le diría a su trabajador social ni a nadie de lo que hablamos
a menos que él y yo lo discutiéramos previamente y estuviéramos de
acuerdo en lo que podría ser dijo. Añadí una última cosa: estaba allí
para ayudarlo; Yo no era un maestro que lo calificara sobre lo bien
que lo hizo o no durante nuestras sesiones. No había una forma
correcta o incorrecta de estar en mi oficina. Me callé mientras Carlos
continuaba enviando mensajes de texto en su teléfono con un
auricular en el oído y el volumen subía tan alto que no tuve problemas
para escuchar la música. Después de que había pasado la mitad de la
sesión, le pregunté si quería jugar Uno entre textos, solo para hacer

*)
que el tiempo pasara un poco más rápido; ambos sabíamos que tenía
que pasar el rato conmigo durante 50 minutos, no solo esta semana,
sino una vez por semana en el futuro previsible. Él estuvo de acuerdo
con eso. Esa se convirtió en nuestra rutina: tocamos Uno mientras él
también contestaba sus textos y escuchaba música en un oído. Hice
una pregunta aquí y allá: ¿quién era el maestro que más le disgustaba?
¿Qué fue lo peor de su hogar de crianza? Mis comentarios se
centraron en compartir su experiencia: estuve de acuerdo en que no
era correcto que sus padres adoptivos le compraran a su hija una gran
comida de McDonalds mientras que él tenía que comer la cena
regular, y no estaba bien que su hija tuviera un televisor en su
habitación pero no lo hizo.

A medida que continuamos viéndonos, Carlos se hizo más verbal y


me dio respuestas más largas, y pude hacer preguntas
progresivamente más profundas. Empecé a explorar su participación
con la pandilla. Fue un proceso lento, dado que cualquier persona
involucrada en una pandilla no es propensa a hablar de ello y también
porque sospecho que este también es un tema delicado de otras
maneras. Mis preguntas eran acerca de cómo se sentía cuando estaba
con sus "homies": ¿Qué le había hecho decidir afiliarse a la pandilla
a tan temprana edad, y qué significaba para él que lo hubieran
aceptado como uno de ellos? Poco a poco comenzó a compartir que
sabía que los otros miembros de la pandilla estaban allí para él; ellos
"le dieron la espalda". Siempre tenía a alguien con quien pasar el rato
y fumar cuando las cosas eran demasiado difíciles en el hogar de
acogida o cuando simplemente se sentía deprimido. Hablé sobre esto
como apoyo y pertenencia, reconociendo
reconociendo lo que él experimentó como
positivo y que comprendí su necesidad de sentir esta pertenencia. Era
consciente de que todos los demás adultos de su vida le contaron todas
las cosas malas que surgieron al ser miembro de una pandilla: las
actividades ilegales, el uso de drogas y el peligro. Le dije que estaba
de acuerdo con ellos, pero que también entendía el otro lado. Estas
discusiones duraron unos meses de jugar Uno, un período durante el
cual él también, para mi deleite cauteloso, hizo cada vez menos

**
mensajes de texto. En algún momento durante este período, la música
también se detuvo. Carlos comenzó a compartir más acerca de lo
opuesto a los sentimientos de apoyo que sentía por parte de sus
amigos de la pandilla: sentía que nadie más lo deseaba; su padre había
abandonado completamente su vida, su madre se había mudado y los
servicios sociales consideraban
consideraban que no era una madre adecuada, y su
escuela no podía suspenderlo lo suficientemente rápido cada vez que
hablaba fuera de clase. Dijo que solo había una persona que alguna
vez había sentido "se preocupaba por él, incluso algunos": un viejo
novio de su madre. Tuvo algunos contactos esporádicos con el
hombre, que había logrado limpiar su vida y ahora trabajaba como
consejero en un centro de rehabilitación de drogas en la ciudad. Le
pregunté a Carlos si podía hablar con la trabajadora social sobre este
hombre para que pudiéramos ver si había alguna manera de que él
pudiera asistir a una de las sesiones y poder conocerlo, porque
significaba algo para Carlos. Carlos estuvo de acuerdo. Sabía que
quería apoyo y pertenencia; no tenía muchas personas en su vida a
quienes veía como sus aliados. Invitamos a este hombre, y facilité una
discusión entre ellos sobre la necesidad de Carlos de tener a alguien
en su vida y lo que anhelaba. El ex novio fue perspicaz y mostró
interés en intensificar. Cuando nos acercábamos al final del año de
octavo grado de Carlos, recibí un mensaje de voz de él un lunes por
la mañana. Me preguntó si podía venir a verme lo antes posible,
aunque nuestra sesión no fue hasta más tarde esa semana. Llamé
nuevamente y le pedí que viniera ese mismo día. Cuando llegó a la
sesión, se sentó y comenzó a llorar. Me dijo que había salido con uno
de sus amigos más cercanos el sábado por la noche y que algunos
adolescentes de la pandilla enemiga habían disparado contra este
amigo. Carlos no era el objetivo y salió ileso. Llamó al 911 y el amigo
fue llevado al hospital con lesiones que amenazaron la vida. Carlos
estaba en shock, y lo que hizo fue llamar a su terapeuta. Después de
un año de trabajar juntos, ahora sabía que me veía como una persona
a la que podía buscar y recibir apoyo. Esto le permitió compartir sus
temores sobre la posibilidad de ser el objetivo la próxima vez, sus
temores de que su amigo muriera y todas las imágenes que tuvo esa

"++
noche cuando intentó evitar que su amigo muriera desangrado.
Después de esta experiencia, Carlos se dio cuenta de que quería
cambiar. Empezó a ver que lo que anhelaba podría obtener de alguien
que no fuera sus amigos de la pandilla. Continuó en contacto con el
ex novio de su madre, que había estado participando en algunas de las
sesiones de terapia de Carlos. Carlos le preguntó a su trabajador social
si le sería posible pasar los fines de semana con este hombre. El
trabajador social estuvo de acuerdo con este arreglo. Carlos también
anunció que no quería asistir a la escuela secundaria porque solo sería
conocido como el "viejo" Carlos que solía ser. Él y yo revisamos
algunas de las escuelas secundarias alternativas y encontramos una
que parecía ser una buena opción para él: una escuela pequeña con
pocos estudiantes en cada clase y maestros que estarían allí para los
estudiantes incluso después de que terminara el día escolar, una
escuela que habló sobre la importancia de construir una comunidad
entre estudiantes y adultos. De nuevo, mi trabajo como terapeuta salió
de la sala de terapia en un esfuerzo por ayudar a mi cliente a obtener
el apoyo que necesitaba. Continuamos nuestro trabajo juntos durante
1 año más, durante el cual nunca vi el teléfono celular durante las
sesiones; incluso el juego Uno fue guardado. Resolvimos algunos de
los problemas que lo habían obligado a empezar a consumir drogas,
algo que había dejado de hacer durante este año. Poco a poco comenzó
a construir nuevas amistades, amigos a los que se sentía apoyado sin
tener que crear un vínculo bajo el terrible destino común de estar
 juntos en una pandilla. Carlos ahora podía encontrar apoyo en sus
maestros, el ex novio de su madre (quien estaba tomando los pasos
para convertirse en el tutor de Carlos) y, hasta cierto punto, yo. Sus
maestros informaron que él fue capaz de acercarse a ellos y hablar
sobre lo que le molestaba en lugar de tratar de llamar su atención de
una manera negativa. Concluimos nuestras sesiones juntas después de
aproximadamente dos años, pero nuestro contacto no se ha detenido.
Carlos me llama y me deja mensajes de vez en cuando diciéndome
cómo va su vida. En general, las cosas le han ido bien: vive con su
nuevo tutor (el ex novio de su madre), le queda 1 año en la escuela
secundaria, está en camino de graduarse y, en general, se siente

"+"
satisfecho con su vida. Sé que sabe que si algo sale mal o que no se
siente lo suficientemente apoyado en su vida, siempre puede volver
para más sesiones. Sus mensajes, creo, son para ayudarlo a mantener
la conexión conmigo, para ayudarlo a saber que puede comunicarse
si lo desea.

DIANA: TRAVESÍAS DE TRAUMA Y RODILLO


El tratamiento de clientes con trauma es un sector de rápido
crecimiento dentro del campo de la psicoterapia. El trauma se codifica
bioquímicamente en el cerebro (Cozolino, 2010), y la noción de que
el trauma no está en el evento sino en el sistema nervioso hace que el
conocimiento de la neurociencia sea importante (van der Kolk, 2006).
van der Kolk (2006) señaló que los individuos con más probabilidades
de desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático
(TEPT) son los que no logran establecer una nueva homeostasis
después de un evento traumático. Como terapeutas gestálticos
relacionales, diríamos que la mejor forma de establecer una nueva
homeostasis es relacionarse con alguien que pueda proporcionar una
presencia empática y en sintonía y una sensación de calma de que todo
estará bien. El efecto del trauma se ve en la forma en que el evento
traumático llega a dominar al organismo total y cómo la persona
organiza su vida después del evento. En términos teóricos Gestalt, una
persona que experimenta los síntomas del trauma tiene una forma
diferente de percibir su campo después de lo que sucedía antes del
evento traumático, una idea que es útil en el trabajo terapéutico con
estos clientes. Diana, una mujer caucásica de 36 años que trabajaba
como administradora escolar y que vivía con su hijo de 13 años, fue
alentada por el terapeuta de su hijo a buscar terapia para el trastorno
de estrés postraumático, que había desarrollado durante años de
convivencia física y marido emocionalmente abusivo. En su primera
sesión, Diana se sentó en el borde de la silla, abrazando su bolso frente
a ella en su regazo. Ella evitó el contacto visual, sus ojos se movieron
de un punto a otro sin un orden aparente. Cuando la terapeuta de su
hijo le presentó a LA (LA), quien sugirió que Diana necesitaba su
propio apoyo, Diana se mostró reacia a comenzar la terapia. No quería

"+#
hablar sobre lo que le había sucedido, solo quería seguir adelante. Le
aseguré que no la forzaría a hablar sobre nada de lo que no quisiera
hablar, que ella tuviera el control de su propio tratamiento y que, de
hecho, le di la bienvenida al "no" en nuestro trabajo y no me
ofendería; por el contrario, lo celebraría. Poder decir que no y que el
receptor lo respete es expresar tus límites personales, exactamente los
límites que se violan en el trauma interpersonal. Solo unos meses
antes, Diana y su hijo se habían mudado del sur de California a un
pequeño pueblo en el norte para escapar del marido de Diana (que era
el padre de su hijo). El matrimonio se había llenado de violencia
doméstica, y Diana había sufrido lesiones físicas durante los últimos
años. Cuando su esposo la empujó escaleras abajo y se lastimó
gravemente la pierna, finalmente llegó al punto en que pudo
abandonar la relación. Mi intención durante (y después) de la primera
sesión fue ayudar a Diana a sentirse menos amenazada en la sala
conmigo, más capaz de explorar confiando en su situación actual.
Tuve cuidado de dejarla tomar esto a su propio ritmo, tomando su
propia decisión sobre si este era el lugar correcto para ella en este
momento. La pregunta no era si ella necesitaba ayuda, los dos
estábamos de acuerdo, pero si mi oficina era la opción correcta para
ella en ese momento (y yo era la persona adecuada). La noción de
control es importante cuando se trabaja con trauma; Una de las
características definitorias del trauma es la falta de control sobre la
situación. Mi intención era mostrarle a Diana que ella tenía el control
y que podía levantarse y salir de la habitación en cualquier momento,
sin ninguna consecuencia negativa (nuevamente, no me ofendería).
Esto fue exactamente lo que no había podido hacer con su esposo a
través de los muchos años de abuso. La noción de que la confianza es
solo una etapa temprana de la terapia, algo que gastamos un poco de
tiempo construyendo antes de lograrla, es una de esas nociones para
las cuales la perspectiva Gestalt nos da una visión diferente. Desde el
punto de vista de la Gestalt, la confianza no es algo que simplemente
tienes o no tienes; más bien, es un proceso experiencial continuo en
un continuo multidimensional. Es decir, uno puede llegar a confiar en
una persona en un área bajo ciertas condiciones pero no en otras áreas

"+$
o bajo diferentes condiciones. La confianza no es un evento único o
un estado final sino una condición de campo interpersonal dinámica
y compleja, percibida subjetivamente (como todas las condiciones de
campo social) y que cambia, evoluciona, se complejiza y tal vez se
profundiza (o no) a lo largo del tiempo. La dinámica de la confianza
siempre está ahí; en una vista Gestalt, una parte importante de nuestro
papel como terapeutas, como se puede ver en estos casos, es ofrecer
condiciones de campo relacional de apoyo en la sesión para seguir
profundizando en la seguridad del campo aquí y ahora para que el
cliente puede seguir experimentando con un mayor autocontrol del
riesgo y el nivel de exposición entre el terapeuta y el cliente. Después
de todo, esta es la capacidad que se necesita en cada situación de la
vida si queremos vivir libremente y de manera selectiva en una
variedad de situaciones, en lugar de hacerlo de manera rígida y
evitativa, o de manera descuidada y reactiva. Como siempre en
Gestalt, "trabajamos en" problemas al explorarlos activamente en el
proceso de aquí y ahora que es nuestro laboratorio experimental
viviente. Trabajar y explorar en Gestalt es lo mismo: ampliamos la
capacidad al conocer mejor nuestro propio proceso y el de los demás,
no al tratar de "arreglarlo". Para las víctimas de abuso, especialmente
si el perpetrador era una persona con quien la víctima tenía una
relación cercana, el concepto de confianza se vuelve difícil y
probablemente generalizado: ¿Cómo puedo confiar en alguien a mi
alrededor si la persona en la que confío y lo dejo me hiere?
Paradójicamente, cuanto más me acerco a una persona nueva, más
ansioso me vuelvo por la confianza, porque ahora tengo más
exposición y más que perder. ¿Cómo puedo confiar en mi propio
 juicio sobre
sob re en quién confiar
conf iar en absoluto,
absolut o, si he estado tan
ta n equivocado
equivocad o
en el pasado? Mientras continuamos hablando sobre la vida cotidiana
de Diana y sus intereses, comenzó a relajarse lentamente; dejó su
bolso, y pude decir que su respiración se había ralentizado,
señalándome que su sistema nervioso se estaba volviendo menos
excitado. En ese momento, dirigí su atención hacia las sensaciones en
su cuerpo y cómo se sentía estar en la habitación conmigo en ese
momento. Informó que se sentía un poco más tranquila y que era más

"+%
fácil respirar, pero en este momento todavía no pudo informar
ninguna sensación corporal. Por lo tanto, nuestro primer experimento
(todavía lo manejé en esta etapa inicial porque todavía no estaba lista
para una asociación terapéutica completa en el sentido habitual) la
apoyaba y esperaba que ella pudiera "aparecer en la sala". podría
registrar sensaciones en su propio cuerpo, sabría que su respuesta de
disociación reactiva a los años de abuso en los que se había paralizado
había comenzado a disminuir, al menos en nuestras sesiones. En esa
etapa comenzamos a tener conversaciones sobre los problemas diarios
y las dificultades que ella y su hijo estaban experimentando: la
reubicación, la pérdida de estabilidad financiera, la vida con trastorno
de estrés postraumático (es decir, para Diana, aprender a estar cerca
de unas pocas personas en un tiempo), la profunda preocupación de
Diana por el bienestar de su hijo después de los intentos de suicidio
que lo llevaron a él, y luego a ella, a la consejería, y su anhelo positivo,
en virtud de todo eso, por un futuro en el que ella tuviera el control de
su propia vida . Mientras hablábamos, seguí invitándola suavemente
a comenzar a notar su cuerpo, concretamente sensaciones simples y
concretas. Reduje la velocidad del proceso para ayudarla a valorar la
hiperactividad que a menudo experimentaba, ofreciéndole el simple
experimento de mirarme la cara para ver si eso la estaba calmando o
poniéndola nerviosa; esto rápidamente se convirtió en una nueva
fuente de apoyo para ella. Gran parte de mi atención estaba en la
excitación de su sistema nervioso (de nuevo, como lo indica su
respiración u otros signos de agitación), apoyándola para encontrar y
practicar formas de regular su sistema nervioso tanto en las sesiones
conmigo como fuera de las sesiones. .

Cuando Diana comenzó a informar que su vida se sentía más "bajo


control", se sintió más capaz de manejar la vida cotidiana, y también
comenzó a hablar sobre el abuso que había vivido con su ex marido.
No la estaba empujando en esa dirección; era algo que ella estaba lista
para hacer por sí misma "orgánicamente" porque se sentía
suficientemente respaldada por nuestra relación y las habilidades de
autorregulación que gradualmente estaba dominando. En este punto

"+&
de nuestro trabajo juntos, ella podía identificar sus propias
sensaciones cuando se sentía ansiosa o temerosa, y ambas trabajamos
 juntas para manejar este nuevo nivel de conciencia
concienci a física a medida
que aprendía a desacelerar el proceso para que no se sintiera
abrumada. Cuando Diana expresó sentimientos de enojo hacia su ex
marido, en lugar de usar una voz vacilante y dubitativa, habló desde
un lugar de mayor fortaleza ("estando en su poder", lo llamó Diana)
y no desde el lugar de una víctima asustada. . Tanto la postura de su
cuerpo como su tono eran diferentes. Esto me dio la sensación de que
estaba dispuesta a tolerar un mayor nivel de excitación: desde este
lugar la invité a fantasear sobre lo que ella podría imaginar haciéndole
como "venganza". Esto fue un desafío. Reuniendo su fuerza
visiblemente, habló con voz tranquila y determinada. Ella imaginó
tenerlo atado a una montaña rusa durante algunas horas sin
interrupción, ella sabía que "odia las montañas rusas y le teme a las
alturas". Solo eso: no violencia, sino estar atrapado por el miedo. De
repente, ella comenzó a reír, y yo me reí con ella. La recompensa
perfecta: solo una muestra de lo que ella había sentido viviendo con
él; sin daño físico, sin dolor directo, pero ahora lo sabría. Su
comentario en este punto fue que no sabía qué se sentía mejor: la
libertad de imaginar la venganza perfecta o nuestro espacio
compartido para reír juntos. Después de esta conversación histórica,
Diana se sintió centrada en un lugar diferente y más libre. Con esta
gran autorregulación, "trajimos" a su ex marido a la oficina, no en
persona, sino en forma de una silla vacía. Al principio esto fue solo
para ver cómo Diana se sentía imaginando estar en la misma
habitación con él sin decir nada, pero pronto encontró el poder en sí
misma para comenzar a dar voz a todas las cosas que había tenido
demasiado miedo de decirle cuando vivían juntas y él abusó de ella.
En este punto de la terapia, ella era muy consciente de las sensaciones
en su cuerpo y su nivel de excitación; Cada vez que comenzaba a
sentir un mayor nivel de carga, se rastreaba y ralentizaba el proceso o
se volvía hacia mí y decía que se sentía un poco abrumada y
necesitaba ayuda para volver a aterrizar. Su vida, me dijo, se estaba
"volviendo a abrir". Sintió, como ella dijo, "como mi viejo yo otra

"+'
vez".

ARMINDA Y SAM: SOLEDAD E INTIMIDAD


"Es solo que prefiero estar solo, que seguir sintiéndome solo". Porque
Arminda ya me había dicho por teléfono (GW) cuando reservó la cita
que ella y su esposo necesitaban ayuda "para negociar el divorcio".
"No me sorprendieron por completo estas palabras sombrías. Aun así,
ambos nos volvimos hacia Sam, cuyo rostro leí como sombrío, en
algún lugar entre resentido, desesperado y agotado. Silencio, seguido
de más silencio. "Dime algo sobre lo que estás experimentando en
este momento, cuando Arminda dice eso," finalmente me ofrecí. Lo
puse de esta manera con la esperanza de obtener algo más fresco que
una respuesta preparada, pero también para probar y comenzar a
modelar una práctica que imaginaba probablemente faltaba en su
relación: si Arminda estaba tan sola después de unos 25 años de
matrimonio y vida familiar, Parecía improbable que tuvieran mucha
facilidad o incluso capacidad para compartir su verdadera experiencia
interna entre ellos, o tal vez para conocerla ellos mismos. "Bueno, no
es como si ella no lo hubiera dicho antes", ofreció Sam después de
otra larga pausa. "¿Y tu reacción?", Pregunté de nuevo. "No veo el
sentido", Sam habló con voz cansada. "No quiero estar solo, a esta
edad". Ambos tenían cerca de 60 años. "Y después de tantos
problemas, probablemente no sería tan diferente con otra persona".
Con esa declaración, Sam regresó a su desplomado , estado retirado.
Esta fue una de las ocasiones en las que la experiencia aquí y ahora
como terapeuta es clave para el proceso. Ya después de un par de
comentarios comencé a sentir lo solitario que sería vivir con este
hombre, quien también sabía, a partir de la conversación inicial de
Arminda, era un "buen padre", "un buen hombre", "bueno en una
crisis, "Un buen proveedor", y que también tenía otras buenas
cualidades. La pregunta era qué hacer con mis propios sentimientos,
que podrían ser fácilmente experimentados por Sam como
acusadores, "alineándose con ella" desde el principio, y
probablemente críticos y vergonzosos también. Al mismo tiempo,

"+(
sentí tristeza pensando en lo solitario Sam e imaginando que su
soledad podría ser simplemente "como agua para el pez", algo tan
profundamente constante y habitual que no estaba completamente
consciente de ninguna otra forma de ser. Inundarlo con una empatía
posiblemente abrumadora, posiblemente intrusiva, que podría haber
parecido condescendiente,
condescendiente, podría haberme convertido en una persona
más problemática para ser manejada de alguna manera. Decidí asumir
un riesgo diferente: "Supongo que mi problema aquí, y quizás puedas
ayudarme con esto, es que realmente no te creo". Esto sacó a Sam de
su aspecto de perro avergonzado. "Oh, no quiero decir que creo que
estás mintiendo", me apresuré a agregar. "Estoy seguro de que lo que
dijiste es verdad: el divorcio es un montón de problemas y también lo
son las citas, o lo que sea que estés pensando que vendrá después de
eso. Pero estoy mirándote la cara, creo que veo mucha tristeza, y estoy
pensando después de 25 años, con los niños grandes bien, mucha vida
por delante para compartir juntos, o no. Y es entonces cuando no te
creo cuando dices que la razón por la que no quieres el divorcio es
solo que sería un montón de problemas. "" OK, touché, "dijo Sam con
una sonrisa triste y un poco más de compromiso. . Luego agregó:
"Pero, en realidad, no dije que esa era la razón". Me volví juiciosa,
reprimiendo una sonrisa. "No, no dijiste 'el'. Punto tomado. "Ese
intercambio marcó la pauta para la relación de Sam y él: iba a
permitir, incluso a regañadientes, que lo empujara más allá de su zona
de confort, siempre que pudiéramos participar en un ataque amistoso
para restablecer la paridad en el terreno del humor y la inteligencia
verbal. He sacado esto un poco para ilustrar cuán importante es
establecer una alianza de igual peso con cada socio, si la terapia de
pareja debe ser productiva. En este caso, Arminda era maestra de
primaria, soy terapeuta y Sam era un ingeniero exitoso. El territorio
que Arminda quería explorar y reclamar era la intimidad, ese
compartir transparente, descuidado y auténtico de nuestros
pensamientos, sentimientos y estados del ser internos, que es algo que
el género tipifica más como femenino que masculino en los crueles
estereotipos de la cultura norteamericana. Por todas estas razones,
presté especial atención a encontrar y apoyar un tipo de contacto con

"+)
Sam: un poco de combate, quizás más "masculino", con el que se
podía sentir cómodo y "a cargo" antes de desafiar sus formas
habituales de sentirse seguros en las relaciones, que dejaban a
Arminda en un lugar tan solitario. ¿Qué es la intimidad desde una
perspectiva Gestalt? ¿Qué nos sirve cuando sabemos cómo
experimentarlo y realizar transacciones? ¿Por qué puede ser tan
desesperadamente
desesperadamente doloroso cuando no lo tenemos, especialmente en
las relaciones cercanas de parejas, familias y otras conexiones en las
que ese anhelo surge tan fácilmente y con tanta frecuencia? La
respuesta a esta pregunta se remonta a nuestra comprensión gestáltica
del desarrollo humano, la experiencia y el comportamiento. El
comportamiento, nos dice nuestro modelo, surge como la respuesta
mejor construida y disponible para algún desafío: originalmente, el
desafío de cómo satisfacer nuestras necesidades de apego, nutrición,
seguridad y algún grado de resonancia emocional en la primera
infancia y luego a través de todo infancia. A medida que cocreamos
estrategias y soluciones para estos desafíos de desarrollo y
supervivencia, que originalmente ocurrieron en nuestras familias,
habituamos constantemente nuestras respuestas para que la mayor
parte de nuestro comportamiento se vuelva automático, mientras
prestamos atención activa y actual a los desafíos constantemente
nuevos a mano.

Como discutimos anteriormente y hemos ilustrado en estos casos,


estas complejas respuestas de hábitos pueden ser flexibles y abiertas
a un mayor aprendizaje y desarrollo, o pueden ser respuestas de
"emergencia" más rígidas, ceñidas con límites de ansiedad que los
hacen resistentes a un mayor cambio y crecimiento. Estos se
convierten en partes de las áreas estancadas de nuestras vidas. Lo que
hace la diferencia entre estos dos tipos de desarrollo: abierto, creativo
y cambiante, que nos lleva a nuevos desafíos, aprendizaje y
significados, o atascado y repetitivo e insatisfactorio, cuando
"después de todos estos años" vuelve a ocurrir una situación dolorosa
y tratar de manejarlo (a menudo sin darnos cuenta) de la misma
manera disfuncional e insatisfactoria (¿cuál puede haber sido nuestra

"+*
mejor solución creativa posible en el pasado, pero lamentablemente
ahora está desactualizada)? La respuesta, como hemos visto, radica
en las condiciones de apoyo del campo (en el pasado y luego, al
menos potencialmente, en situaciones y relaciones nuevas). De esto
se trata la terapia Gestalt -y tal vez toda terapia-: promover y
proporcionar un nuevo contenedor seguro y una relación de apoyo que
pueda servir como el campo experimental para sentir y abrir estas
viejas cadenas de hábitos que pueden haber estado fuera de la
conciencia y también está protegido por reacciones de ansiedad (o
peor, en un trauma severo, que incluye ataques de pánico, disociación
o incluso respuestas violentas hacia los demás o hacia uno mismo).
Esta es la idea de Goodman de la terapia como una "emergencia
segura", un lugar para el "aprendizaje proximal" (Zaretskii, 2009):
son lo suficientemente seguros como para que el cliente pueda relajar
parte de la ansiedad y movilización antiguas, y al mismo tiempo
tienen suficiente urgencia en la "vida real" para apoyar el uso del
"laboratorio" de la relación terapéutica como un lugar para probar
nuevos comportamientos y nuevos apoyos (en la sesión o como
"tarea" que el cliente y el terapeuta diseñan juntos) o, más simple y
orgánicamente, asistiendo al "experimento" continuo de contacto en
la sesión de terapia y en la relación. Como volvemos una y otra vez
en este volumen y en la teoría y práctica Gestalt, nuestro método para
proporcionar ese contenedor seguro y ese campo de apoyo para la
exploración es, ante todo, "mostrarse" con la mayor sintonía,
empático y auténtico presencia que podemos proporcionar. La
neurociencia contemporánea ha confirmado y ampliado la noción
todos los días de que cuando hacemos esto, nuestra activación más
completa de "circuitos cerebrales integrados" (Siegel, 2010) tiene
efectos en el sentido de recursos y relajación (relativa) del cliente,
apoyando la nueva conciencia y la la apertura de viejos patrones
largamente encerrados en ansiedad y reactividad para que el cambio
pueda comenzar a tener lugar. Sin embargo, este mismo contenedor
de apoyo, que permite relajar bloques viejos y facilitar un nuevo
crecimiento en las relaciones, puede existir fuera de la terapia,
potencialmente cada vez que estamos en una relación sostenida con

""+
un amigo o compañero que puede mostrarse empáticamente en esto
(por ejemplo, CM Wilson y Oswald, 2005).

En otras palabras, la intimidad (ya sea en el matrimonio u otras


relaciones emocionalmente íntimas) no es un lujo en beneficio de
unos pocos privilegiados; más bien, una relación íntima (ya sea en
pareja o con amigos cercanos) es un apoyo continuo para el
crecimiento de las capacidades personales y relacionales y el
significado a lo largo de la vida. Esta es la razón por la cual la
intimidad, en este sentido pleno, emocionalmente resonante y
empático, es tan importante en la vida y solo lo es a medida que
envejecemos. Constantemente
Constantemente descubrimos que esas áreas de la vida
en las que uno puede sentir esa mirada empática, esa aceptación y el
interés curioso de otras personas importantes, y ese sentido de apoyo
disponible son las áreas de la vida que han crecido y se han
desarrollado de manera flexible y abierta, liderando una. ampliar y
profundizar círculos de comprensión compleja, relaciones y
creatividad. Por el contrario, las áreas de la vida en las que eso ha
faltado, o peor (donde uno se ha encontrado con vergüenza o peor
abuso), tienden a ser las áreas en las que algo en la vida se siente
estancado; los mismos viejos patrones aparecen dolorosamente una y
otra vez y la desilusión a menudo hace que uno evite esa área por
completo. En otras palabras, la consideración íntima del otro -ese
interés empático y ver y querer saber qué está sucediendo "dentro de
mí" por sí mismo (es decir, no solo estratégicamente para hacer que
haga algo) -es el apoyo clave del campo para estimular, desbloquear
y apoyar el crecimiento en cualquier área de la vida (incluida la
terapia); esto es verdad no solo en la infancia sino en cualquier
momento a lo largo de nuestras vidas. Este era exactamente el tipo de
proceso que Arminda y Sam tenían tan poco tiempo para realizar
transacciones: la capacidad de ofrecer interés empático y curiosidad
sobre lo que sucedía entre ellos, de dónde venían sus pensamientos y
sentimientos y su comportamiento, cómo percibían y sentían (y
temiendo y esperando) al mundo. Arminda y Sam habían perdido la
capacidad de confiar y recibir el interés de la otra persona y utilizarla

"""
para conocerse mejor y por lo tanto ser más libres, menos reactivos,
más receptivos y más capaces de enfrentar cada situación a medida
que surgía, con su único retos y oportunidades, para que puedan
responder de una manera fresca, más auténtica y tal vez más
satisfactoria. Decidí, con la seguridad de ese pequeño momento, esa
pequeña broma verbal entre nosotros, como guía, que Sam podría
tolerar -y Arminda podría beneficiarse al presenciarlo-, un
experimento más pequeño y arriesgado. "Entonces en otras palabras,"
dejé caer un tono serio otra vez y lo miré a los ojos, "Arminda no es
la única aquí que está sola." Los ojos de Sam se llenaron de lágrimas,
que nerviosamente embadurnó. "La cosa es . . . "Intentó comenzar,
pero tuvo que aclararse la garganta", es que no sé por qué eso me hace
llorar "." Quizás para decirnos todo, estamos tocando un área sensible
", hablé en voz baja. "Tal vez podamos conocer mucho más sobre
áreas sensibles, aquí juntas, para ambos, no solo para resolver algo,
sino por sí mismo". Por tu propio bien. "Entonces todos dejamos que
el momento descanse en quietud un poco más. Esto es lo que es la
intimidad, después de todo: esa mirada cálida e interesada (en ambas
direcciones, ambos mirando hacia "mí" y luego lo mismo para ti). Eso
era lo que Arminda y Sam tenían tan difícil de hacer, y estaban a punto
de divorciarse por eso. El matrimonio de Arminda y Sam había ido
bien en general. Ahora, con menos presión, más ocio y un nuevo
capítulo de vida abriéndose, por primera vez estaban "cara a cara", y
ahí es donde sus habilidades y capacidades les fallaban. Sam había
tenido un padre distante y crítico que probablemente quería lo mejor
para su hijo, pero parecía creer que el mejor apoyo para ese resultado
sería una coerción y corrección constantes, no solo de las acciones de
Sam (era un triunfador, pero su padre aún podía encuentra fallas) pero
también de sus pensamientos, sus sentimientos, sus hoscos estados de
ánimo o su actitud pasiva. A medida que crecía, Sam aprendió a ir
hacia adentro, concentrándose en lo académico y la resolución de
problemas, y simplemente "borró" (sus palabras) sus pensamientos y
deseos. Si los expresara, solo serían criticados y corregidos más.

Los padres de Arminda estaban más enfocados en sus propias carreras

""#
que en su hija; el tiempo y la atención que tuvieron para sus hijos fue
para su hermano (irónicamente, considerando que, a su manera, su
madre era una mujer pionera en su campo para su día, pero eso
significaba que en la familia, sobre todo, "mamá la carrera fue
primero "). Este legado le había dado a Arminda una gran capacidad
para concentrarse y empatizar con los demás, lo que le había servido
a ella y a sus jóvenes estudiantes en su propia carrera como maestra,
pero también le había dado una gran necesidad de escuchar, reflejar y
interesarse por ella. en sus propios pensamientos, sentimientos y
experiencias en una relación íntima. La inhabilidad de sentir esto con
Sam fue tan dolorosa para ella, descubrimos rápidamente en las
sesiones, que ella volteó rápidamente para cubrir sus propios
sentimientos con críticas, llevándolo aún más hacia la retirada
adaptativa y la "vacuidad" que había adoptado bajo estrés y crítica
desde la infancia. En otras palabras, como sucede con tantas parejas
angustiadas que vemos, Arminda y Sam se encontraron en una
tormenta perfecta de condiciones de auto-refuerzo,
auto-refuerzo, un círculo vicioso
en el que cuanto más sola Arminda sentía, más criticaba a Sam, tanto
para cubrir su propia sentimientos y, en sus palabras en esas primeras
semanas, "afirmarme a mí mismo, no hundirme, simplemente
sentirme, escuchar el sonido de mi propia voz". Cuanto más criticado
se sentía Sam, más se sentía incapaz de "ser diferente". "Y aliviar su
angustia, cuanto más se retiraba," esperando que explotara ". Las mil
tareas e incluso las crisis de la vida familiar fueron un alivio para él
porque estos eran problemas que podía compartir con ella y podrían
trabajar en ellos. juntos. Sin esos problemas, se sentía deprimido, sin
esperanza e incapaz de cambiar. Sam y Arminda eran personas
sofisticadas y altamente verbales. Como adultos jóvenes, conocían a
los padres de cada uno, y cada uno tenía bastante empatía por lo que
el otro estaba "en contra", ahora y especialmente cuando era niño.
Este conocimiento cercano del otro (y del yo) en el momento, y
especialmente bajo estrés, era nuevo para ellos. La idea de que sus
estilos de contacto, especialmente en conflictos emocionales, eran una
amalgama de viejas respuestas de hábitos aprendidas bajo alto estrés
y bajo nivel de apoyo, les daba sentido verbal de manera inmediata,

""$
pero no tenían idea de cómo aplicar esto en el calor del momento.
Juntos en las sesiones aprendimos a identificar la adaptación al estrés
para cada uno de ellos. El primer impulso de Sam fue buscar un
problema que pudiera resolver. En su defecto, entró en la retirada que
lo estaba adormeciendo y aterrorizando a Arminda. Arminda era
consciente de "llenar el espacio con el sonido de mi propia voz" para
prevenir una sensación de desaparición y volverse totalmente
invisible, lo que podría relacionar directamente
directamente con su infancia. Tenía
una idea de cuán crítica sonaba, pero no se dio cuenta de cómo eso
estaba afectando a Sam (lo que no era sorprendente, porque estaba
haciendo todo lo posible para ocultar sus propios sentimientos,
incluso de sí mismo). Completamente nuevo para ellos fue la idea de
"dejarse caer" para buscar los sentimientos más profundos cubiertos
por la adaptación habitual y luego hablar desde allí. A lo largo de las
semanas, aprendieron a reconocer el impulso más importante
(afirmar, criticar, retirarse o "quedar en blanco"; sin duda es más
difícil "atrapar en el acto", como dijo Sam). Debido a que Sam
particularmente quería pistas concretas, pensamos que cada vez que
Arminda hablaba desde "debajo" de la crítica (nombrando cualquier
sentimiento vulnerable, como sentirse solo, querer su compañerismo,
necesitar sentirse visto, etc.), él también alcanzaría para un
sentimiento verdadero y ofrecerlo en "más de tres palabras" (sus
palabras). Las claves para este tipo de intercambio más íntimo son (a)
recordar que cualquier ofrecimiento de experiencia auténtica como
este es un regalo y (b) en caso de vacilación, uno siempre puede ir con
la experiencia actual de aquí y ahora ( que en ese momento es la
vacilación), como en, por ejemplo, "En este momento no estoy seguro
de qué decir porque me temo que lo diré mal o podría malinterpretarse
fácilmente", y así sucesivamente. Este tipo de atención cercana al
proceso emocional es el trabajo de contacto Gestalt abierto. También
es el flujo de intimidad in vivo para parejas y otros, la promulgación
de una presencia personal más completa que mantiene un intercambio
nutritivo, proporcionando la base emocional para todos los cambios y
desafíos que una pareja enfrenta a lo largo de la vida (incluso cuando
algunos de los las tareas anteriores de la vida se han manejado con

""%
éxito, como aquí). Los elementos de este tipo de intercambio de
sentimientos pueden tener lugar y ser facilitadores en cualquier
relación; donde conocer al otro (y al yo) es un objetivo en sí mismo,
la relación se vuelve íntima, simétricamente íntima en una amistad o
pareja igual, pero también apropiadamente asimétrica, al menos hasta
cierto punto, en las relaciones de cuidado y facilitación como padre-
hijo, maestro-alumno o terapeuta-cliente (todos los casos en que un
proceso igual de "tiempo equitativo" sería engorroso e inadecuado
desde el punto de vista del desarrollo para el cliente, el alumno o el
niño). Esto no se debe a que un cliente esté en una posición infantil,
sino más bien porque la posición del cliente es especialmente
privilegiada en términos de la agenda y el contrato que unen a las
partes. En todos estos casos, la presencia plena, interesada y empática
de un compañero se convierte en las condiciones de campo de
facilitación para la exploración y el crecimiento del otro (y para la
autoprestación estas condiciones son una intervención de cambio tan
poderosa para uno mismo como lo es para el recipiente).
recipiente). Volviendo a
nuestra comprensión Gestalt básica del contacto como resolución
creativa de problemas (adaptación) a menudo seguida de
automatización o patrones habituales de la adaptación, podemos ver
dónde la presencia facilitadora e inquisitiva de uno conduce a la
relajación de hábitos demasiado rígidos en el otro y la oportunidad de
experimentar juntos una nueva adaptación más libre y satisfactoria
(que conduce a una nueva práctica de hábitos). De esta forma, las
relaciones íntimas, aquellas en las que el proceso íntimo en este
sentido se convierte en un objetivo no solo estratégicamente sino por
derecho propio, ya sea como pareja o como amigos o relaciones
íntimos, son nuestro laboratorio relacional natural para el crecimiento
personal continuo y el desarrollo a lo largo de la vida. Por lo tanto, en
este sentido relacional Gestalt, las relaciones íntimas se convierten en
el lugar permanente y el laboratorio de vida para el crecimiento en
profundidad y la libertad de conciencia y elección, así como el
proceso funciona en la terapia. En las palabras a menudo atribuidas al
pensador sistémico Gregory Bateson (1979), "se necesitan dos para
conocer uno." Con esta idea, más las nuevas habilidades para

""&
respaldar y ponerlo en acción, Arminda y Sam tuvieron una nueva
oportunidad de convierta el nuevo capítulo de su ya largo matrimonio
en una nueva aventura desafiante, gratificante y en evolución.

DAISY: CUERDA DE SALTO Y JUNGLE GYM


Violet Oaklander (2006) escribió: "Los niños acuden a la terapia por
dos razones básicas: por un lado, tienen dificultades para establecer
un buen contacto: contacto con maestros, padres, compañeros, libros.
En segundo lugar, generalmente tienen un pobre sentido de sí mismos
"(p.5). Daisy, una niña hispana de 9 años, fue derivada a terapia por
su maestra. Ella vivía con sus padres y tres hermanos menores, con su
familia extendida cerca. Daisy era mórbidamente obesa y tenía malas
habilidades sociales, ansiedad general y bajo rendimiento académico;
por lo tanto, ella parecía encajar bien en la imagen de Oaklander. Ella
fue vista a través de un programa escolar para estudiantes de bajos
ingresos, que les dio la oportunidad de recibir terapia gratuita en su
escuela durante el horario escolar (para algunas familias, esta puede
ser la única manera que tenemos de asegurarnos de que el niño pueda
mostrar para la sesión de terapia). Yo (LA) tengo una varita mágica
de juguete en la sala de juegos que Daisy encontró durante nuestra
primera sesión, sin duda porque a menudo la pongo en un lugar
estratégico cuando me encuentro con un cliente por primera vez.
Cuando lo encontró, le pregunté qué tres cosas le gustaría cambiar en
su vida si pudiera cumplir tres deseos. Primero, deseaba poder jugar
como los otros niños durante el recreo, y que querrían jugar con ella.
Su segundo deseo fue que su padre dejara de beber todas esas cervezas
y gritara a su madre, a su hermano y a ella. Su tercer deseo era no
sentirse tan asustada todo el tiempo. Respondí que podía ayudarla con
el primer y el tercer deseo, pero que el segundo era más difícil porque
su padre no era el que venía a mi oficina a jugar conmigo, ella era.
Ella estuvo de acuerdo en que eso tenía sentido. Mientras continuaba
explorando mi oficina en esta primera sesión, la invité a tocar, y
pronto se hizo evidente que no sabía cómo comenzar. Sugerí que
hiciéramos una historia juntos en la bandeja de arena, pero cuando
intentáramos esto, Daisy simplemente ponía una o dos figurillas en la

""'
arena, decía una oración y luego se quedaba atascado. Pasó de una
actividad a otra sin establecerse. Mientras nos arrojábamos la pelota,
me entristecí, pero no me sorprendió, al notar sus pobres habilidades
motrices. Hacia el final de nuestra primera sesión noté que Daisy tenía
una manera mandona de relacionarse conmigo, lo que en realidad me
hizo querer terminar la sesión antes de que terminaran nuestros 50
minutos. Me pidió que sacara cosas del estante cuando estaba sentada
en la mesa en vez de levantarse y comprarlas ella misma. Si dije que
ella podría hacerlo ella misma, respondió que no quería, sino que
quería que yo lo hiciera por ella. Cuando llegó el momento de limpiar
después de una actividad, ella me dijo que lo hiciera mientras ella
comenzaba a buscar lo siguiente que hacer. Le dije gentilmente que
los dos fuimos responsables de la limpieza. A regañadientes ayudó,
pero lo hizo tan lentamente que terminé haciendo la mayor parte de la
limpieza. Como era nuestra primera sesión, me dije a mí mismo que
esto era algo en lo que trabajaríamos lentamente; si este era su estilo
de apertura con un extraño total, solo podía asumir que era un patrón
generalizado en su vida. Después de nuestra primera sesión,
reflexioné sobre lo que había observado en el juego de Daisy (o más
bien, la falta de juego) y su falta de habilidades de motricidad gruesa
y conciencia corporal, junto con la incómoda sensación que me
quedaba. Dada la miríada de problemas que se mencionaron en la
referencia y que he observado durante la sesión, decidí adoptar un
enfoque un tanto más directivo que con la mayoría de los otros
clientes, trabajando principalmente con el tema que ella mencionó
como su primer deseo: poder para jugar como los otros niños. Mi
esperanza era que entonces también pudiéramos abordar parte de su
ansiedad, su falta de habilidades sociales, y luego, si y cuando
comenzara a tener una mejor idea de sí misma, construyera lo que
podríamos llamar autoestima. Cuando comenzamos a trabajar juntos,
programé sus sesiones cuando no había recreo, lo que significaba que
teníamos el patio de recreo a nuestra disposición. Traje una cuerda
para saltar y una pelota. Arrojamos la pelota mientras verificamos
cómo había sido su semana, y luego comenzamos a practicar con la
cuerda de saltar. Daisy nunca lo había intentado antes a pesar de que

""(
esta era una actividad popular durante el recreo entre las chicas de su
clase. Su pobre autoestima se hizo evidente de inmediato: me dijo que
no podía hacerlo, por lo que ni siquiera iba a intentarlo. Le dije que
todo el mundo comienza por no saber cómo saltar la cuerda y que
nadie más que yo vería si no pudiera hacerlo. Le pregunté cómo se
sentiría si pudiera saltar la cuerda como las niñas de su clase, para
darle la oportunidad de volver a centrarse en un sentimiento positivo.
Ella aceptó intentarlo, con poco éxito, pero conmigo como la
animadora más entusiasta que jamás podría tener. Mientras nos
turnábamos para saltar, le pregunté qué podía decirse a sí misma
mientras practicaba para que se sintiera mejor consigo misma. Se le
ocurrió: "Nunca te rindas, sigue intentándolo". A medida que
continuamos nuestro trabajo juntos, se convirtió en nuestro mantra,
una frase que Daisy comenzó a usar en diferentes situaciones fuera de
nuestras sesiones para ayudarla a superar su impulso de rendirse tan
pronto como algo se puso un poco más difícil. También utilizamos el
patio de recreo para hacer otros experimentos físicos porque Daisy
anhelaba poder escalar el gimnasio de la jungla. Como se anticipó, su
ansiedad era alta y la ayudé a aprender a utilizar su respiración y su
atención para concentrarse en su cuerpo, rastreando (sin reparar)
cómo se sentía su ansiedad. Ella dijo que era como mariposas en el
estómago, así que le propuse tratar de imaginar a las mariposas
volando de su estómago cuando exhalaba, llevándose su ansiedad con
ellas. Con la práctica esto fue algo más que la ayudó, y lentamente
comenzamos a progresar. Con su obesidad, su resistencia para las
actividades físicas era limitada, por lo que nuestras sesiones
generalmente se dividían entre una primera mitad más activa afuera y
la segunda mitad en la sala de juegos. Seguiría el ejemplo de Daisy
durante esta parte de la sesión, pero le diría suavemente cómo me
sentía sobre su forma de tratarme cuando me sentía empujado. Mi
intención era mostrarle que no la abandonaría, pero que tenía
sentimientos sobre cómo me trataron, es decir, que no era un no-
cliente; ambos éramos personas con sentimientos, y ella estaba
teniendo un impacto en mí. Le dije que absolutamente la necesitaba
para ayudar a limpiar antes de pasar a la siguiente actividad, algo en

"")
lo que ella mejoró rápidamente. Le gustaba el arte, y mientras
dibujaba le hacía preguntas para ayudarla a elaborar lo que estaba
dibujando o pintando: ¿Qué pasó después? ¿Cómo se sintió el perro?
¿Qué quería decirle el chico a su madre? Preguntas abiertas como
estas, en el contexto de nuestra relación y su sentido de mi interés real,
comenzaron a ofrecer un campo reparador donde su imaginación
podría crecer.

Cuando el juego de Daisy lentamente comenzó a darme la sensación


de que estaba estirando y usando su imaginación y creatividad,
pudimos empezar a jugar en la casa de muñecas con los títeres y, a
veces, en la bandeja de arena. Utilicé mi sentido de estar en relación
con ella como mi guía para trabajar con ella, y luego utilicé la postura
relacional Gestalt de reflejar mis propias reacciones: quería que ella
pudiera expresar lo que quería y dirigir la obra, pero si mi cuerpo
comenzó a sentirse reactivo, me permití escuchar y darle voz. Por
ejemplo, haría un comentario sobre cómo comenzaba a sentirme
excluido y como si ella solo quisiera ser la que decidiera todo, lo que
no hacía divertido jugar con ella. Si ella le estaba diciendo a mi
marioneta que hiciera algo de miedo, yo declararía como marioneta
que estaba asustado y ansioso, dándole la oportunidad de tener un rol
reconfortante,
reconfortante, aconsejándome que respire profundamente para que las
mariposas salgan volando. A medida que continuamos encontrando
nuestro camino hacia un mayor contacto juntos, Daisy lentamente
comenzó a cambiar fuera de nuestras sesiones también. Su maestra
informó que le estaba yendo mejor académicamente y participó más
en las actividades de la clase. Pude observar en el patio de recreo
cómo comenzó lentamente, paso a paso, a unirse a las otras chicas,
primero por fuera pero después de unos meses haciendo un mejor
amigo. Fue una delicia ver a las dos niñas "conectadas en la cadera"
durante el recreo, jugando en el patio de recreo o simplemente sentada
en un banco hablando. Daisy comenzó a expresar cuánto le gustaba
venir a la escuela y cómo se había convertido en un refugio de su vida
hogareña. Mientras tanto, no por falta de pruebas de mi parte, la vida

""*
familiar no había cambiado para Daisy, y mi sensación era que
probablemente no lo haría. Sus padres habían rechazado todas las
invitaciones para sesiones colaterales con un terapeuta familiar. Al
menos Daisy y yo, en casi un año escolar completo, juntos habíamos
creado una parte de su vida en la que se sentía segura y feliz. Durante
los siguientes 2 años antes de que Daisy pasara a la escuela
secundaria, ella y yo verificaríamos de vez en cuando algunas veces
sobre problemas con otras niñas y, a veces solo para que ella tuviera
alguien con quien compartir sus éxitos. Al igual que muchos de los
clientes de este programa escolar, Daisy no solo necesitaba ser vista
y escuchada cuando las cosas no iban bien; ella necesitaba tanto para
que sus éxitos fueran vistos y escuchados. Proporcionar este tipo de
"campo de reflejo", carente de la familia de Daisy como en tantos
otros, había servido para poner a Daisy en el camino de su propio
desarrollo. Ella hizo la transición a la escuela media con más
capacidad para capear las tormentas de desarrollo aún más pesadas y
los desafíos futuros.

JASON: NEGOCIANDO PROPIOS PROBLEMAS DE


VERGÜENZA DEL TERAPEUTA
Como un hombre gay que alcanzó la mayoría de edad, dolorosa y
valientemente, en los años setenta y ochenta, Jason conocía la
vergüenza como una experiencia y la vergüenza como una dinámica.
Ambos fueron tratados activamente por otros y luego, como lo hará
casi inevitablemente suceden después de una fuerte vergüenza
temprana, como una adaptación de contacto aprendida, un estilo de
autocontacto estancado. Yo (GW) reflexioné y experimentamos y
hablamos acerca de esta forma dura de relacionarse con él mismo y
con los demás como un hábito reflexivo y protector ("Me daré una
paliza antes de que puedas hacerlo") y también como una triste forma
de acercar a los padres críticos y a los demás y sentirse menos solo
("Soy como tú, estamos cerca porque los dos nos golpeamos"). Nunca
había sufrido abusos físicos o sexuales en su hogar (aunque lo
experimentó tanto fuera del hogar cuando era adolescente), pero la
desaprobación, incluso repulsión, de su padre por su "malhumor" (la

"#+
palabra de su padre) hacía mucho que pendía sobre su vida. . El efecto
de todo esto había sido una profunda sensación de autocomplacencia
y "incorrección" que lo retenía de avanzar en las relaciones y la
carrera. Después de varios años de terapia, Jason había hecho cambios
profundos en ambas áreas de la vida, y estaba en condiciones de
hablar sobre sus propios problemas de vergüenza. Habíamos hablado
desde el principio sobre el profundo experimento que estaba llevando
a cabo, el primero para él después de una serie de terapeutas
homosexuales, al participar en el proceso íntimo de terapia con un
hombre heterosexual, invitando así a todo tipo de suposiciones y
proyecciones de su parte sobre yo, mis actitudes sobre la sexualidad
en general y su sexualidad en particular, y su anticipación de repulsión
de mi parte (como la de su padre) al escuchar acerca de sus
preferencias y fantasías sexuales específicas. Que su sexualidad sea
visto, afirmado y celebrado por un hombre mayor con una identidad
sexual diferente a la suya fue transformador para Jason. Por la fuerza
de esto, pudo experimentar la terapia externa con conversaciones
críticas con su padre anciano, preguntándole por qué había sido tan
duro con Jason en su juventud; su padre, a pesar de estar en las
primeras etapas de la demencia, aún podía responder que había visto
su propio papel como algo que lo obligaba a "endurecer" a Jason, en
parte de manera protectora y en parte por razones, su padre confesó:
"Simplemente me pongo 'me conozco a mí mismo'. Jason tenía
lágrimas en los ojos cuando me contó la avalancha de afirmación que
sintió en este momento de franqueza, arrepentimiento
arrepentimiento y respeto entre
dos hombres muy diferentes. Tenía lágrimas en los ojos al escucharlo,
agradeciendo en silencio al universo y a su padre por encontrar los
recursos para acercarse y conocerlo de esa manera curativa. El
contacto, como podemos ver a partir de este breve momento, no tiene
que estar de acuerdo con lo que se haya deseado; no tiene que ser
perfecto y sin fallas para ser transformacional; solo tiene que ser
auténtico, generoso de corazón y una reunión directa de persona a
persona. Mientras tanto, Jason estaba cambiando su vida. Salió de una
relación no reacia y no nutritiva para explorar a otros que eran nuevos
y diferentes, y se mudó de los puestos de asistente a la gerencia

"#"
completa, donde fue capaz de mantenerse firme en una nueva forma
de contacto y, a veces, en conflicto. , con una variedad diversa y
desafiante de personas. Por lo tanto, me tomó por sorpresa cuando
entró un día en un profundo caos. "El mismo viejo, el mismo viejo",
se lamentó. "Nada cambia nunca. Tengo los mismos viejos problemas
y problemas que tenía antes de comenzar este proceso. Soy inseguro,
no estoy a gusto con las personas, no me respetan, no soy atractivo.
No tengo remedio, y es mejor que renuncie. "En lugar de resentirme
con esta ola de vergüenza y, tal vez, indagando sobre los factores
desencadenantes, le recordé a Jason cuánto mejor había estado
sintiendo desde hacía tiempo. Él respondió que siempre retrocedía,
que todo su trabajo había sido en vano. Le reformué diciéndole que
estaba enfrentando algunos de los mismos problemas, pero que se
estaba reuniendo con ellos en un contexto mucho más exigente,
asumiendo situaciones mucho más audaces y desafiantes de las que
antes, incluso si estos nuevos desafíos a veces eran desalentadores. .
Su desesperanza solo se profundizó. Y así fue, de ida y vuelta, en una
especie de argumento en espiral, donde cada consuelo de mi parte fue
recibido con más autoculpación y vergüenza y finalmente una especie
de desesperación. En algún momento salí y lo rompí, apelando al
"consultor de contacto" que siempre tenemos con nosotros en la
sesión: el cliente mismo. ¿Qué estaba haciendo aquí y ahora, le
pregunté, que estaba contribuyendo a esta espiral descendente?
¿Dónde lo extrañaba? La primera respuesta de Jason (ahora se movió
para tranquilizarme) fue que no era yo en absoluto, era él. No había
sido más que apoyo y disponible; él era el que era demasiado
defectuoso para hacer uso de todo este apoyo. ¿Qué pasó para
empeorar un declive tan agudo? Me moví para separar la secuencia
de contacto. "Entraste sintiéndote mal", repasé, "y me moví de
inmediato a lo que debió haber sido como tratar de convencerte". "No,
no, fuiste realmente agradable", protestó Jason débilmente. "Sí,
agradable", dije, llegando más profundo ", pero aún así te digo por
qué no deberías sentir lo que estás sintiendo, algo que ya has tenido
más que suficiente en tu vida, de muchas maneras. Todo lo que puedo
pensar ahora mismo ", fui profundizando en mí mismo", es que algo

"##
acerca de que hayas venido de esa manera debe haber provocado un
sentimiento en mí de que no estoy haciendo lo suficiente. Si te sientes
tan bajo, después de toda esta terapia, entonces no debo ser un gran
terapeuta; Debería estar haciendo más. "" Podrías decir que estoy
actuando como tu padre solía hacerlo, "continué. "Eras un niño, tenías
un problema, y si le contabas sobre él, tenías dos problemas." Por
primera vez, la respiración de Jason se hizo más lenta y más profunda;
incluso arriesgó una sonrisa. "Entonces, si estás pasando por un
momento difícil, soy un fracaso, y luego debes comenzar a
tranquilizarme".
tranquilizarme". De alguna manera tu vergüenza está desencadenando
la mía, y si no estoy en contacto con eso, se convierte en tu problema
". A partir de ahí, al encontrar y tener el problema en mi propio
proceso, ambos pudimos abrirnos y volver a considerar el suyo.

"Arreglar",
"Arreglar", tranquilizar, e incluso reformular positivamente en ciertos
momentos, son movimientos delicados que pueden romper fácilmente
el contacto, posicionar al terapeuta como el experto claramente
definido y hacer que todo lo que está sucediendo en la sala se
convierta en un problema para el cliente. Por lo tanto, enfrentar la
vergüenza con "realmente no deberías sentirte así" siempre es
potencialmente aislante y siempre se corre el riesgo de sonar como
"simplemente deberías superarlo"; en ese sentido, solo puede ser
reconfortante.
reconfortante. A veces, en nuestra angustia sincera frente a la angustia
de nuestro cliente, podemos caer fácilmente en esta "trampa de
contacto", con mayor facilidad si tenemos sentimientos propios de
vergüenza ("Soy inadecuado para esta tarea; no hacer lo suficiente
aquí ") se activan, y no estamos completamente conscientes de ello.
La cura para este problema es tomar posesión simple de estos
sentimientos, modelar que el terapeuta puede cometer un error, perder
una señal, o tener un problema, y aún así estar bien, estar sano y estar
comprometido y disponible para el cliente. . De hecho, estoy más
disponible en ese momento, porque he recuperado la responsabilidad
que es mía, que es algo que Jason nunca obtuvo de su propio padre
hasta casi el final. Al igual que con cada intervención en Gestalt, no
existe un "ajuste de talla única", ninguna aplicación universal de

"#$
ningún movimiento específico en particular. Con un cliente con
menos auto-coherencia o menos historia entre nosotros, podría haber
"tenido" el mismo problema dentro de mi mente y compartir mucho
menos de mí mismo. Simplemente podría decir, por ejemplo, "Creo
que no me detuve para recibir por completo lo que sentías y decirme
antes de pasar a una acción. Regresemos, y con su ayuda lo
intentaremos de nuevo ". El movimiento particular se crea para el
momento aquí y ahora fuera de la situación de contacto actual, pero
se deriva del principio general de Gestalt de que cambiamos del
contenido al proceso de contacto y compartir ese cambio con tanta o
tan poca transparencia personal como sirva a ese cliente en ese
momento lo mejor que podamos para juzgarlo. Recuerde siempre al
menos considerar preguntarle al cliente cómo fue el intercambio,
cómo se sintió, qué esperanzas o temores o sentimientos confirmó o,
a veces, de manera productiva, se contradijo.

ADRIANA: VERGÜENZA Y LA IMPORTANCIA DE LA


COMUNIDAD
La perspectiva Gestalt, como hemos visto, se basa en la creatividad
única de cada ser humano y en nuestra profunda interconexión con
nuestro campo social de pertenencia, interacción, desafíos y
significados. Estas dos cualidades, la singularidad creativa y la
profunda relacionalidad, nos definen como seres humanos. En la
perspectiva de la Gestalt, es imposible, en última instancia, reducirnos
solo a nuestro grupo social de pertenencia y significado, y es
igualmente imposible extraernos totalmente de ese proceso humano
socialmente codeterminado de co-creación y coconstrucción del
comportamiento, autodefinición y significado fabricación. Nunca
somos completamente independientes de nuestros grupos de
referencia social, y nunca somos "lo mismo" que esos grupos (o
cualquier grupo o subconjunto de esos grupos). Nuestra naturaleza
esencial y la necesidad de pertenecer de alguna manera significativa
y nuestra naturaleza inherente y la necesidad de generar una
experiencia única y respuestas únicas son dos aspectos de nuestra
naturaleza. La naturaleza humana, la experiencia y el comportamiento

"#%
emergen de la interacción dinámica de estas dos dimensiones
inherentes, tanto sociales como individuales, ni un individuo aislado
ni solo un "engranaje" en una máquina social, sino algo más complejo
surgido de esta dinámica. Estos son principios fundamentales de la
perspectiva Gestalt sobre el comportamiento humano y la experiencia
humana y de la teoría y método de la terapia Gestalt. Especialmente
cuando trabajamos con clientes de una cultura diferente a la nuestra,
el concepto Zen de la mente de shoshin-principiante-tener una
apertura, ansiedad y falta de ideas preconcebidas sobre cualquier
tema-en este caso, el mundo de significados y lealtades culturales de
nuestro cliente-es útil incluso cuando creemos que conocemos bien la
cultura del cliente. Podemos hacer uso de nuestro conocimiento
general de la cultura del cliente pero, al mismo tiempo, mantener
nuestra apertura hacia el individuo que tenemos enfrente con nuestra
postura fenomenológica, que nos dice que no podemos saber cómo se
siente la otra persona o qué es lo que siente. está pensando hasta que
ingresemos por completo en ese diálogo exploratorio que es la esencia
de la terapia. Nos sintonizamos con una resonancia emocional:
alegría, tristeza, ira, dolor, emoción, miedo, orgullo callado o
desesperación amortiguada,
amortiguada, que se convierte en plena empatía solo al
unirnos a ese conocimiento dialógico que surge de una conversación
íntima basada en la exploración verdadera, la verdadera apertura a los
dolores o riquezas, los choques y las conexiones ocultas, tal vez
curativas, que encontramos al descubrir con el cliente su mundo
interior de significados. En el siguiente caso, Adriana, de 11 años, y
su familia de etnia mixteca, originaria de la región de Oaxaca
O axaca a Puebla
en México, enfrentaron una crisis que sacudió la cohesión de la
familia y amenazó (en su opinión) su membresía esencial. en su
propio grupo cultural primario. Su cultura no era un estereotipo de
libros de texto de hispanos, católicos o incluso hispanos de primera
generación. Tampoco era mexicano, una vez más una generalización
supuesta (incluidos los textos bien intencionados que a veces dan
descripciones genéricas).
genéricas). La literatura nos dice que el mixteco es una
cultura (nuevamente, esta es una suposición que no podemos saber es
verdad en este caso específico hasta que entablamos un diálogo con

"#&
el cliente para ver si es verdad para ella) en la que el sentido de
comunidad el bienestar y bienestar es tan fuerte que anula el interés
de la persona o incluso de la familia en particular. Esta tendencia se
vuelve aún más fuerte cuando los miembros de este grupo
mesoamericano emigran a los Estados Unidos, donde pueden ser una
minoría despreciada incluso dentro de una población más grande y
desfavorecida de mexicanos y otros trabajadores inmigrantes de
primera generación hispanos. La fe católica es probable que sea
fuerte, y con eso puede haber una tensión entre la presión de cumplir
con normas de conducta fuertes y el deber de proteger y cuidar a los
niños en el entorno social desordenado y relativamente no regulado
en el que estas familias particulares se encuentran .

Dentro de este complejo entorno dinámico, la familia entró en la


clínica en crisis. Acababan de descubrir a través de su clínica médica
que, sin el conocimiento de nadie, incluida la propia Adriana, estaba
embarazada y solo 3 meses después del término completo. Adriana
fue completamente incapaz de explicar cómo sucedió esto. Protegida
y emocionalmente joven para su edad, no pudo nombrar a quién
podría ser el padre; estaba claro que ella ni siquiera sabía cómo se
hacían los bebés. En su manera confusa, mínimamente articulada,
articulada, ella
era bastante inflexible en cuanto a que no había experimentado ningún
ataque violento. Como no podía nombrar a ningún posible padre y
porque pasaba poco tiempo sola fuera de la escuela, le dijeron a la
familia que se debía sacar a su hija de la casa, donde probablemente
no estaba segura, al menos en espera de una investigación por parte
de servicios sociales. Lo primero que se destacó sobre la familia fue
su fuerte sentimiento de vergüenza por esta situación. Los padres de
Adriana no creían que su inocente niña de 11 años hubiera hecho algo
para "guiar a ningún hombre", como lo expresaron; no cuestionaron
la versión de Adriana de que honestamente no sabía cómo había
sucedido. Aun así, una sensación generalizada de vergüenza colgaba
sobre toda la familia, incluida la propia Adriana, una vergüenza que
hacía difícil para los padres participar en la investigación sobre quién
había sido su abusador y ahora era el padre biológico de su hijo. No

"#'
había dudas en sus mentes de que el bebé, cuando llegara, sería
colocado en adopción. La pregunta era adónde iría Adriana mientras
tanto. No podía quedarse en casa hasta que concluyera la
investigación sobre la identidad de su agresor y si estaba a salvo de
más incidentes en el hogar familiar. La recomendación de los
servicios sociales de que se la colocara con algún otro miembro de la
familia -una abuela o una tía (que tenía en la comunidad) - llenó a los
padres de algo parecido al terror. Colocar a la niña con un pariente
significaría necesariamente decirle a esa persona el motivo y eso
significaría que inevitablemente toda su comunidad se enteraría de
ello. Por lo tanto, se colocó a Adriana en cuidado de crianza, pero se
le permitió pasar tiempo con su madre y su hermana menor siempre
que fue posible. En otros contextos culturales, la reacción de los
padres puede ser interpretada por el terapeuta como indiferente: ¿Por
qué esta joven ingenua no debería ser colocada junto a un familiar
conocido y confiable durante el tiempo que a ella debe ser confuso, a
veces? aterrador, prueba? Era esencial entender que, para esta familia,
que ya se sentía aislada y asediada como lo estaban en la comunidad
hispana y anglosajona a su alrededor, la idea de la violación de las
estrictas normas y normas católicas de su pequeña comunidad en
torno a la sexualidad no era solo una cuestión de desaprobación o
chismes maliciosos; pensaban que la propia supervivencia de la
familia estaba en juego. Una violación de sus propias normas
comunitarias de este tipo, estaban convencidas, significaría el final no
solo de la capacidad de los padres, sino también de sus hijos para
vivir, trabajar, adorar, sobrevivir y pertenecer a una sociedad hostil y
alienígena. Este tipo de comprensión nunca puede provenir de textos
y programas sobre el contenido de la diversidad cultural en varias
comunidades. Potenciales matices y emociones primordiales como
estas pueden ser apreciadas y trabajadas solo a través del tipo de
diálogo Gestalt (junto con algunos otros métodos) apoya y aboga,
basado en los preceptos fundamentales de Gestalt que hemos
enfatizado en este libro: El comportamiento es mediado por
significados personales, que son una creación emergente compleja a
partir de factores y dinámicas culturales, personales y situacionales;

"#(
el mundo interno de significados de un cliente (así como el nuestro,
en última instancia) se vuelve más claro para el terapeuta y el cliente
a través de un proceso de exploración abierta, experimentación y
diálogo. Después de la primera visita a la clínica, el terapeuta ofreció
ver a Adriana en la escuela. Muchos de los clientes de la agencia
fueron vistos en su escuela durante el día escolar, y cada escuela en el
distrito incluso tenía una sala de terapia establecida para este
propósito. Los padres rechazaron enfáticamente este acuerdo,
insistiendo en que la madre llevaría a Adriana a la agencia, aunque
eso significaba conducir desde su pequeña comunidad a la ciudad más
grande de la zona, recoger a Adriana en la casa de acogida y llevarla
a la agencia, reorganizando horarios de trabajo y pagando gasolina
con dinero que no tenían. Todo esto para que las personas de su
comunidad no supieran que Adriana estaba recibiendo servicios y
comenzaran a hacer preguntas. Se dieron cuenta demasiado bien de
que cuando se saca a un niño de la clase para las citas, la
confidencialidad siempre es cuestionable. Además, los padres se
negaron rotundamente a reunirse con los investigadores u otras
personas en su casa, a pesar de que ambos trabajaban a tiempo
completo. Los terapeutas involucrados estaban convencidos de que
los padres no estaban tratando de esconder nada excepto la situación
completa de su propia comunidad. El mismo problema surgió en
relación con la investigación del sheriff sobre el caso también. Viendo
estos desafíos en esta forma más contextual y estrechamente cultural,
los terapeutas del caso se pusieron a trabajar para "psicoeducar" a los
servicios sociales y al sheriff por igual en la situación particular y
singularmente compleja de la familia y su pequeña comunidad de
refugiados mesoamericanos, en el contexto del contexto muy
diferente, mucho más desordenado e incluso peligroso en el que se
encontraban (incluso en algunas áreas, actividad de pandillas de dos
e incluso tres generaciones). Después de cierta persuasión y defensa
por parte del terapeuta familiar, el departamento del alguacil estaba
dispuesto a reunirse con la familia en la estación de bomberos, el
edificio oficial más cercano en esta zona rural para entrevistas, en
lugar de en el hogar como lo habrían hecho normalmente. Adriana

"#)
preguntó si su madre podría traer a su hermana de 2 años a sus
sesiones de terapia. Adriana explicó que se sentía "demasiado sola"
en la sala de juegos sin nadie de su familia allí con ella; al mismo
tiempo, el niño pequeño era tan joven que su presencia no inhibía la
conversación terapéutica.
terapéutica. A medida que construimos nuestra relación
y esa conversación, Adriana exploró por primera vez sus propias
nociones sobre lo que la vida (es decir, la escuela secundaria, su
siguiente gran próximo paso) podría tener y cuáles podrían ser sus
propias necesidades, sueños y deseos. Podríamos ver esta flexibilidad
creativa alrededor de los parámetros de la hora de la terapia como otro
ejemplo de sensibilidad cultural por parte del terapeuta, o podríamos
verla como una simple promulgación de nuestro principio Gestalt de
crear apoyo para un nuevo contacto emergente. De cualquier forma,
cuando surgen nuevos límites de contacto, nuevos desafíos de vida,
nuevos tipos de experimentos de vida, la teoría Gestalt nos señala las
condiciones de apoyo que facilitan las nuevas adaptaciones que la
vida requerirá. En el caso de Adriana, algunos necesitaron nuevos
apoyos para las sesiones de terapia, mientras que otros implicaron,
como hemos visto, una profunda apertura por parte de los terapeutas
para escuchar a esta familia y responder de manera creativa, empática
e inventiva a los apoyos contextuales eso prometía la mayor
protección, curación y cuidado incluso cuando esos arreglos diferían
de lo que podríamos haber asumido si simplemente viéramos a la
familia como "hispanos inmigrantes".

Adriana regresó a casa después de recuperarse del parto; la


investigación concluyó con la aclaración y la confirmación del ADN
de que su agresor era su hermano mayor. Este hermano fue enviado a
México para vivir con los abuelos, lo que permitió el regreso de
Adriana, y el bebé fue dado en adopción como se había planeado. Al
año siguiente, asistió a la escuela media, que fue una transición natural
a un grupo diferente y más grande, abriendo nuevos desafíos y
posibilidades para aprender sobre ella, sus pensamientos y
sentimientos, expresar sus propias opiniones y deseos, incluidas sus
reflexiones iniciales. , cuando cruzó los primeros años de la

"#*
adolescencia, en el lugar de ella y su familia en su cultura. Continuó
en terapia en su viaje de autodescubrimiento, autoconciencia y la
articulación de esa voz firme y auténtica de su propia experiencia, que
es una de las mejores protecciones que podemos construir contra
posibles victimizaciones o abusos en el futuro. En su propio tiempo,
en los próximos años, Adriana seguirá haciendo su propio significado
de las demandas de la comunidad y la familia y el deber que puede
llegar a sentir que se debe a sí misma para crear una vida que se sienta
lo más adecuada y satisfactoria posible. ella, con suerte, incluyendo
su propia síntesis de todos esos significados y sus diversos "tirones".

CONCLUSIÓN

En esta serie de siete extractos de casos y discusiones: dos


adolescentes, un adulto con problemas de trauma, una pareja que
enfrenta una nueva etapa de la vida, un niño pequeño con múltiples
problemas, un ejemplo de vergüenza del terapeuta en una situación
terapéutica a largo plazo y finalmente , una familia para la cual la
diversidad, como se la llama en términos psicoterapéuticos generales,
pasó a primer plano; esperamos que hayamos podido darle una idea
de cómo funcionan los principios de la terapia Gestalt "sobre el
terreno" en una amplia gama de situaciones, a través de una amplia
diversidad de antecedentes étnicos, con amplia variación en edad,
orientación sexual, estado civil y situación familiar, y clase
socioeconómica y educativa. Con un cliente, compartimos gran parte
de nuestro propio "proceso", y con otro pequeño o ninguno. Con
algunos pasamos más tiempo, como con Carlos, por ejemplo,
hablando sobre el mundo del cliente, mientras usamos nuestro
contacto aquí y ahora y nuestra relación en la sala de terapia como
una referencia clarificadora
clarificadora y un punto de referencia al que regresar.
Sin embargo, con otros podríamos haber hecho algo que parecía, al
menos desde el exterior, como el revés de esto, pasar mucho más de
nuestro tiempo centrado en el experimento vivo de nuestro propio
contacto relacional en la situación presente mientras hacemos
referencias a otras experiencias pasado y presente como referencias

"$+
clarificadoras y puntos de comparación. Siempre nos centramos en
nuestra propia experiencia como fuente de datos y puntos de diálogo
y la forma en que la experiencia del cliente se organiza en la relación,
tanto dentro como en comportamiento manifiesto, y tanto "aquí en la
sala juntos" como "allá afuera en el mundo" . "Nuestro punto más
amplio es que la terapia Gestalt nunca es una receta o un conjunto
estándar de procedimientos, ni la relación terapeuta-cliente es solo
una etapa preliminar para" generar confianza "para la" terapia real
"que se avecina. Más bien, la terapia es una especie de investigación
dialógica activa y exploración con el cliente en sus capacidades
practicadas y nuevos experimentos en (co) autoorganización de
relación, experiencia y significado. ¿Dónde están bloqueados,
atrofiados o repetitivos estos procesos y capacidades de maneras que
no sirven al cliente? ¿Y dónde están bien integrados y libres de
ansiedad y disociación para permitir el crecimiento continuo de la
complejidad y los significados más profundos y, con suerte, una
mayor participación y satisfacción en la vida? Cuando nos dedicamos
a esta investigación colaborativa (que es, como hemos dicho, la
investigación-acción
investigación-acción de Lewin en aplicaciones clínicas), desglosando
secuencias integradas y estilos de contacto al servicio de una nueva
integración que sirve a la creatividad, la conexión y una mayor
profundidad en viviendo y experimentando, estamos practicando
Gestalt. Esta actitud y esta práctica a menudo pueden integrarse de
forma útil con los conocimientos y prácticas de otros métodos.
Esperamos que si usted, el lector, tiene una identificación primaria
con otra teoría de la familia y la metodología de la práctica, aún pueda
encontrar muchos puntos de intersección y utilidad en la historia
teórica que hemos contado hasta ahora y las secuencias vivientes de
co-creación
co-creación que hemos compartido en el casos aquí.

"$"
5:
Evaluación

En este capítulo, examinamos más detenidamente el tema de la


investigación de resultados basada en evidencia, en términos de la
investigación específica que muestra que la terapia Gestalt es efectiva
y la extensa base de investigación que examina la relación como el
factor de curación en psicoterapia, un factor que es el principio
fundamental de la terapia Gestalt relacional.

EFICACIA DE LA PSICOTERAPIA

La buena noticia, tanto para los profesionales como para los clientes
de terapia y asesoramiento, es que la psicoterapia es general y
ampliamente efectiva en una amplia gama de poblaciones que abarcan
un amplio espectro de problemas y categorías diagnósticas (para una
amplia discusión sumativa, ver Gaudiano & Miller, 2013 ) Una
acumulación de grandes metaestudios, algunos de los cuales cubren
cientos -o en algunos casos miles- de otros estudios, han confirmado
que la psicoterapia, en contraste con ninguna intervención clínica
formal, claramente hace una diferencia positiva en los síntomas, el
sufrimiento, el comportamiento de muchas personas. y lives
(Asociación Americana de Psicología, 2012; Gaudiano y Miller,
2013; Lambert, 2001). Estos, entre muchos otros estudios, muestran
los sólidos fundamentos de investigación de la psicoterapia, pero estas
conclusiones generales sobre la eficacia de la psicoterapia plantean
cuestiones más específicas: ¿qué tiene que ver específicamente con la
eficacia de la psicoterapia específica? ¿Cuáles son los factores
positivos que más influyen en el resultado? ¿Es una teoría o una
metodología particular (es decir, es una escuela o enfoque superior a
otros u otros)? ¿O es otra cosa, alguna característica
característica del terapeuta, por
ejemplo, la que más predice buenos resultados-edad o años de

"$#
experiencia, por ejemplo, o grados particulares o algo más cualitativo
en el proceso? Los grandes metaestudios han examinado los factores
que más influyen en los resultados de la terapia. Wampold (2001), por
ejemplo, informó los siguientes hallazgos sumativos (que se sustentan
en numerosos otros metaestudios, como los citados aquí, así como en
Gaudiano y Miller, 2013).

• La psicoterapia es de hecho efectiva.


• El tipo de tratamiento no fue un factor predictivo. Ni las bases
teóricas de las técnicas utilizadas ni la rigurosidad de la adhesión
a esas técnicas se encontraron como factores predictivos.
• La alianza entre el paciente y el terapeuta (por ejemplo, sentimientos
positivos y de confianza hacia el terapeuta, la motivación y la
colaboración del cliente, y la respuesta empática del terapeuta)
resultó ser un factor predictivo clave.

Esto no significa (como enfatizaron Gaudi ano y Miller, 2013) que no


se han asociado métodos particulares con la efectividad de los
resultados. Por el contrario, la efectividad del resultado se ha asociado
con muchos métodos diferentes, incluida la terapia Gestalt. Sin
embargo, un punto que a veces se pasa por alto (o incluso
deliberadamente
deliberadamente oscurecido, con el fin de promover o excluir algunos
métodos de la autorización de pago) es que un método dado asociado
con resultados positivos no demuestra en sí mismo que (a) es el
método que explica la efectividad o (b) que algunos o muchos otros
métodos pueden no ser igualmente efectivos (posiblemente aún más,
con ciertas poblaciones o problemas que presentan). De hecho,
podemos decir que si fuera solo el método el que marcara la
diferencia, podríamos esperar que la terapia en línea o en el libro de
trabajo, incluso sin la presencia de otra persona, muestre una
efectividad de los resultados mucho más sólida que la que tiene, pero
este no es el objetivo del investigación citada anteriormente, que
enfatiza los factores relacionales. En general, los intentos de
discriminar la efectividad relativa entre diferentes escuelas han sido

"$$
mucho menos exitosos (Luborsky et al., 2002; Miller, Wampold y
Varhely, 2008).

Nada de esto menoscaba el interés y el deber legítimos de los


proveedores, las fuentes de los contribuyentes y los responsables de
las políticas para tratar de asegurarse de que las intervenciones que
están patrocinando y / o pagando se validan empíricamente. Pero está
claro que los desafíos metodológicos en esta área de investigación son
considerables y que las complejidades (y en ocasiones las
limitaciones) al examinar variables específicas, especialmente
variables teóricas y metodológicas, son enormes y, a menudo,
subestimadas o totalmente incomprendidas por los agentes
autorizadores pertinentes.

EFICACIA DE LA TERAPIA DE GESTALT

¿Dónde deja esto el estado de resultados basado en la evidencia de la


terapia Gestalt, uno de esos muchos métodos para los cuales la
investigación de resultados es escasa? Los desafíos de determinar la
adherencia a una metodología de práctica básica de Gestalt son
especialmente desalentadores para un método que explícitamente
valora la creatividad y el experimento y explícitamente hace uso de la
experiencia relacional auténtica, presente (y por lo tanto variable)
"sentida" entre el terapeuta y el cliente en la sesión de terapia . En este
libro, hemos enfatizado que Gestalt no es un método fijo en ningún
protocolo o sentido paso a paso; más bien, es un conjunto de
principios y entendimientos sobre cómo la experiencia humana se
vuelve coherente y funciona, cómo nos orientamos relacionalmente
en un campo cosubjetivo, y cómo experimentamos, aprendemos y,
sobre todo, creamos como una especie única y en nuestras propias
experiencias únicas , relaciones y vidas Dados estos principios, metas
y valores, ¿cómo podemos evaluar qué terapeutas o qué conductas son
o no son "compatibles con Gestalt" para comparar los resultados por
método u otra variable (Stevens, Stringfellow, Wakelin y Waring,
2011; Strumpfel , 2006)?

"$%
Proponemos una respuesta en dos partes a esta pregunta. Primero,
notamos la investigación de resultados, citada anteriormente, que
encuestó una gama de métodos que incluyen aquellos etiquetados
como centrados en la persona, interpersonales, relacionales o
centrados en el presente o en el problema, y que fueron amplia y
significativamente coextensivos con un enfoque Gestalt. Estos
estudios y metaestudios muestran un claro beneficio positivo para
estos enfoques interpersonales en un grado comparable con los
métodos más investigados enfocados en el comportamiento. Se
necesita más trabajo para demostrar que todos los términos son
válidamente coextensivos entre sí y con la terapia Gestalt relacional,
pero creemos que esto podría hacerse y daría como resultado
agrupaciones significativas de resultados para las terapias
"relacionales
"relacionales y experienciales".
experienciales". La investigación sobre la eficacia de
la terapia Gestalt ha demostrado que es igual, y en algunos aspectos
superior, a otros métodos de terapia como la terapia cognitivo-
conductual (CBT). Strümpfel (2006) completó un metaanálisis que
comparó la terapia Gestalt (como un método independiente y en
combinación con psicoterapia expresiva-enfocada y psicoterapia
orientada a procesos) con CBT. Los resultados no mostraron
diferencias estadísticamente significativas entre los métodos al
considerar el nivel general de tratamiento. Al investigar algunas de
las subcategorías que formaban parte de los estudios, se encontró una
diferencia significativa: se observó que los pacientes tratados con
terapia Gestalt tenían una mejoría mayor en las habilidades de
resolución de problemas interpersonales. Azar y Asadnia (2013)
realizaron un estudio con estudiantes universitarias con mala calidad
del sueño, comparando el tratamiento con TCC y con la terapia grupal
Gestalt. Los estudiantes que recibieron tratamiento mostraron una
mejoría significativa en la calidad del sueño en comparación con el
grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa entre el
grupo que recibió TCC y el grupo que recibió terapia de grupo Gestalt.
Un proyecto de investigación completado en el Reino Unido utilizó
los resultados clínicos en el sistema de evaluación de rutina (CORE).

"$&
Este sistema es el enfoque más utilizado para auditar, evaluar y medir
los resultados de los servicios de psicoterapia y asesoramiento en el
Reino Unido, con aproximadamente 50,000 resultados de clientes
guardados en la Base de datos nacional de investigación CORE. Un
total de 135 clientes tratados por terapeutas Gestalt participaron en el
estudio. Al comparar los resultados de estos clientes utilizando el
método CORE para evaluar la efectividad del tratamiento, la terapia
Gestalt pareció ser tan efectiva como otras modalidades (Stevens et
al., 2011). El trabajo citado anteriormente mostró que el grupo de
factores más fuerte para predecir resultados terapéuticos positivos no
es el nivel o años de experiencia o elección del método (o adherencia
a ese método), sino un conjunto recurrente de factores relacionados
con las cualidades de la relación en el terapeuta -contacto y proceso
del cliente. Estos factores incluyen alianza, empatía, consenso y
colaboración entre los objetivos, congruencia y autenticidad, apertura
activa a los comentarios de los clientes, reparación de rupturas y
similares (Norcross, 2011; Stiles, Barkham, Mellor-Clark y Connel
2008, ver también Wampold, 2001). Estos hallazgos no significan que
la capacitación, el conocimiento teórico, la experiencia profesional, la
capacidad de diagnóstico y otros factores similares no sean
importantes; más bien, no pueden sustituir al factor relacional más
primordial: la capacidad de entablar y mantener una relación con otra
persona de una manera que lo haga sentir visto, entendido, apoyado
en sus objetivos y, en general, menos a solas con la problemas y
situaciones que lo han angustiado u obstaculizado en la búsqueda
universal que todos nosotros compartimos, lidiando con los desafíos
a corto y largo plazo que surgen en el curso de la vida, y donde sea
posible, yendo más allá de simplemente arreglárselas para lograr un
sentido de conexión, satisfacción y significado en la vida. Tomemos,
por ejemplo, la calidad de la alianza, que se ha descrito y medido y
que se identificó como uno de los predictores más fuertes del éxito
del tratamiento (p. Ej., Wampold, 2001). Bordin (1994) sugirió que la
alianza en las primeras etapas del tratamiento se basa principalmente
en un vínculo emocional positivo entre el terapeuta y el cliente (por
ejemplo, confianza, respeto, gusto), su capacidad para ponerse de

"$'
acuerdo sobre los objetivos del tratamiento y su establecimiento de un
consenso mutuo sobre las tareas que forman la sustancia de la terapia
específica (p. ej., tarea, diálogo socrático, asociación libre). La
Alianza puede entonces clasificarse desde tres perspectivas distintas:
cliente, terapeuta y observador, y las valoraciones de los clientes y
observadores son bastante similares y también mejores predictores de
resultados que la evaluación del terapeuta. Aunque la diferencia entre
las perspectivas en el metanálisis de Norcross (2011) no fue
estadísticamente significativa, el mensaje de advertencia para los
terapeutas es claro: podemos estar sesgados de forma natural en
nuestra evaluación de nuestra efectividad terapéutica. Del mismo
modo, la calidad de la empatía se puede describir de forma más
conductual y se ha demostrado repetidamente que es otro de los
predictores clave de la eficacia de la terapia. La empatía es la
capacidad de "entrar" o sintonizar con los sentimientos que
experimenta el cliente y comunicar esa sintonía con el cliente. En este
volumen, hemos discutido esta cualidad en varias instancias como la
capacidad de "mostrarse" de una manera personal y genuina, como,
por ejemplo, cuando nos permitimos registrar en nuestro cuerpo y
emociones los estados que el cliente está experimentando e
informando (O a veces, experimentar pero no informar, lo que puede
convertirse en la base de una investigación sensible en la terapia
Gestalt, como, por ejemplo, al decir: "Siento una sensación de
hundimiento en el estómago al hablar de esto, o una tensión en mi
garganta, ardor en mis ojos, etc. -¿es así como lo sientes también? ").
Comunicar esto al cliente también es clave: es la percepción del
cliente de cuán empático es el terapeuta que predice el resultado mejor
que la percepción del terapeuta o del observador sobre la empatía del
terapeuta (Bohart, 2002). Esto nos lleva a un tercer descriptor
relacional cualitativo, uno que quizás se entiende menos
intuitivamente que la alianza y la empatía: la congruencia. Por
congruencia queremos decir que las intervenciones y respuestas del
terapeuta son a la vez consonantes con las del cliente (es decir,
empáticas, en el sentido descrito anteriormente) y autocongruentes;
transmiten un sentido del terapeuta como una persona integrada con

"$(
estados encarnados y expresiones emocionales nombradas que están
en consonancia con sus otras expresiones verbales ("Las palabras y la
música coinciden", como lo expresó uno de nuestros clientes) y con
otras manifestaciones de personalidad, como opiniones, estilo e
incluso vestimenta y decoración (en la medida en que el terapeuta
pudo haberla personalizado, dependiendo del entorno). Como
clientes, "giramos historias" sobre nuestros terapeutas, basados a
veces en los signos y pistas más mínimos (de hecho, en Gestalt,
insistiríamos en que este tipo de actividad "proyectiva" es inherente y
necesaria para nuestra orientación social como seres humanos ) Esta
investigación ha demostrado que se fomenta la confianza en la terapia
-como en otros tipos de relaciones- cuando las fuentes de información
y la especulación sobre la otra persona producen una imagen
coherente con la que podemos contar y relajarnos (de modo que
incluso las sorpresas, cuando llegan, sobresalir en un terreno más
estable y enriquecer en lugar de socavar la relación). Aquí, también,
Norcross (2011), junto con muchos otros, identificó la congruencia en
este sentido como uno de los factores predictores de la eficacia en la
terapia.

Esto nos lleva a la segunda parte de nuestra respuesta a la pregunta


sobre la efectividad de la terapia Gestalt. En la terapia Gestalt, la
construcción de relaciones no es solo preliminar a la terapia o una
etapa temprana de la terapia; es el corazón de la terapia, y se podría
decir con razón que en Gestalt, la construcción de relaciones y la
exploración de todos los problemas implica la terapia. En otras
palabras, estas dimensiones relacionales cualitativas del proceso
terapéutico, que han surgido una y otra vez en las últimas 4 décadas
de investigación de resultados empíricos en psicoterapia como
fuertes, quizás los factores más fuertes en efectividad terapéutica
terapéutica (por
ejemplo, Smith & Glass, 1977, Stiles et al., 2008, así como también
investigaciones más contemporáneas: Stevens, et al., 2011) - son en
realidad la base de la teoría y el método Gestalt y el corazón de la
formación del terapeuta Gestalt .

"$)
6:
Futuros desarrollos

Todo ser viviente depende de los principios gemelos dinámicos de la


conservación y el cambio. Juntos, estos dos polos definen la vida: sin
cambio, un organismo no tiene nuevas aportaciones y nutrición, y
pronto se marchita y muere. Sin conservación, el organismo no tiene
límites flexibles ni criterios de selección, y pronto se dispersa en un
entorno más amplio. Estos son principios básicos de la psicología de
la Gestalt, y son inherentes a cualquier proceso de la vida, incluido el
cambio, el crecimiento, el contacto y el flujo interno de alimentación
mutua que nos distingue y nos incrusta en un campo compartido más
amplio. Restaurar el equilibrio entre lo antiguo y lo nuevo, la
estabilidad y el nuevo aprendizaje, el "suelo" establecido y la nueva
"figura" es la restauración del crecimiento, que es el objetivo central
de la terapia Gestalt. Estos mismos principios de vida se aplican
también a las teorías y metodologías. Sin la capacidad de asimilar y
digerir nuevas necesidades y condiciones en nuestro campo siempre
cambiante, una teoría se convierte en un fósil, solo un libro de cocina
en el estante, con poca aplicación al mundo del aquí y ahora. Sin una
base sólida en los principios básicos, una teoría no ofrece ninguna
base para un mayor crecimiento. En este volumen, le ofrecemos un
relato de la terapia Gestalt que no es un libro de cocina, sino que se
basa en una base vital de principios básicos que pueden continuar
generando y acomodando un nuevo crecimiento en la fértil tradición
creativa de Lewin, Goodman, Perlses y generaciones de maestros y
escritores Gestalt desde entonces, algunos de los cuales hemos citado
a lo largo del Capítulo 3. ¿Qué nos depara el futuro? Creemos que en
los próximos años la teoría y el método Gestalt continuarán
evolucionando en tres áreas vivas y florecientes: (a) la neurociencia y
la revolución de la investigación en curso en la neurobiología
interpersonal (Siegel, 2012), ampliando y refinando aún más nuestra

"$*
comprensión de los efectos curativos de terapia relacional y cómo
apoyar y mejorar esos efectos; (b) el tratamiento del trauma
informado por esta revolución y la creciente base de conocimiento
ofrecida a la Gestalt y otros métodos sobre la activación del sistema
nervioso, los procesos relacionales y los efectos a nivel del sistema
nervioso y la curación del trauma; y (c) la aplicación de estas ideas y
prácticas, basadas en un modelo de campo relacional, a los problemas
de desarrollo comunitario, educativo y de por vida y especialmente a
las necesidades cada vez mayores en las áreas de desarrollo infantil,
intervención en la primera infancia y educación para padres. y apoye
áreas y problemas, llevando nuestras prácticas de terapia más allá de
la sala de terapia y hacia nuestro mundo compartido de programas y
políticas públicas. A continuación, analizamos brevemente cada una
de estas áreas a su vez.

LA REVOLUCIÓN NEUROSCIENTIFICA

Recientemente, los investigadores han comenzado a comprender


algunas de las formas en que nuestras experiencias y patrones
cognitivos y emocionales tienen un sustrato neurobiológico. Ese
sustrato, lo sabemos ahora, en su mayoría no está fijo en el
nacimiento, sino que se modela y modela a través de las relaciones
que tenemos a lo largo de la vida, especialmente durante nuestros
primeros años de desarrollo (Panksepp, 2009). Ahora podemos ver la
dicotomía de "naturaleza versus nutrición" como una falsa. Para los
seres humanos, como lo expresó el biólogo evolutivo Paul Ehrlich
(2000), la naturaleza es nutritiva. No solo es el principio básico de
larga data de Gestalt -que la vida trata de entablar relaciones, y la
terapia tiene que ver con restablecer el equilibrio y el flujo en ese
proceso de contacto natural- siendo validado casi a diario por nuevas
investigaciones en neurociencia y neurobiología interpersonal (Siegel
, 2012), pero también estamos aprendiendo más todo el tiempo acerca
de cómo sucede eso, con cada vez mayor detalle. Por lo tanto, no solo
estamos fortalecidos y alentados (y nos unimos cada vez más) como
terapeutas Gestalt relacionales en nuestra insistencia en la función

"%+
clave de la relación terapeuta-cliente en la curación, sino que también
somos guiados en nuestras prácticas para ser cada vez más hábiles en
apoyar una mayor presencia e impacto de curación. Hoy más que
nunca es importante que los terapeutas se mantengan al tanto de estos
nuevos hallazgos a medida que se aplican a nuestro campo, como
parte de nuestra propia búsqueda para aprender a utilizar mejor la
sintonización terapéutica y la coconstrucción (con el cliente) de esos
entornos facilitadores para crecimiento duradero en las relaciones y
vidas de nuestros clientes. Otro aspecto en el que la neurociencia
apoya la terapia Gestalt relacional es el fuerte énfasis en la presencia
del terapeuta en la sala, como un ambiente relacional de reunión,
retención y regulación, un área que veremos desarrollar aún más en el
futuro para proporcionar un mejor tratamiento. Al borde de este
aprendizaje, para muchos terapeutas, se está prestando atención a
nuestro propio estado de excitación como parte de ese entorno
relacional. Esto significa conocimiento del cuerpo así como un
conocimiento claro y sensibilidad a nuestros propios problemas y
factores desencadenantes
desencadenantes de la reactividad. Nuestra tradición Gestalt
de ir más allá del "contenido de la historia" a la experiencia sentida,
encarnada y relacional en el momento presente significa que estamos
bien posicionados para adoptar las aplicaciones de esta explosión de
investigación e integrarlas en nuestras prácticas de vida y relaciones
en la terapia ajuste.

Ante esto, es inquietante observar que la tendencia actual en los


programas de capacitación para terapeutas es tener requisitos
mínimos o inexistentes para que los alumnos se involucren
profundamente en el proceso terapéutico como clientes. Desde
nuestro punto de vista, una relación con un mentor terapeuta, que
puede evolucionar a un asesor mentor con el tiempo, es uno de los
requisitos previos de entrenamiento más esenciales para los
psicoterapeutas. Creemos que esto es cierto para cualquier teoría y
método y para el trabajo Gestalt en particular, ya que se basa en la
creatividad, la diferencia individual y la pertenencia profunda, el
poder del afecto encarnado y el objetivo de una mayor capacidad para

"%"
conjuntos de significado cada vez más complejos. y relación.
Imaginar embarcarse
embarcarse en ese trabajo complejo sin un viaje profundo a
través de la propia historia y capacidades de contacto, complejidad y
creatividad no tiene sentido y de hecho puede ser un camino hacia la
rigidez o el daño a uno mismo y a los demás. La clave es la postura
relacional. Debido a que construimos relaciones investigando
profundamente la fenomenología del mundo de nuestros clientes (y,
por lo tanto, aprendiendo más sobre el nuestro), necesitamos una
fuerte base de capacidad de contacto para actuar como la "relación de
retención" para el desarrollo de nuestro cliente. Una articulación
Gestalt más completa de la teoría del desarrollo, recurriendo a la
neurociencia para enfatizar la forma en que el patrón anterior se
codifica y luego gobierna el desarrollo posterior, apoya nuestro
enfoque diferencial en áreas particulares de la vida de una persona
que se mueven y cambian, en contraste con las que están atrapadas
viejas reacciones de patrones. Tal desarrollo teórico nos ayuda a
comprender la historia de desarrollo de cada capacidad, en términos
de los tipos de apoyo que estaban presentes cuando esa área en
particular se estancaba por primera vez o (para usar una imagen
común del desarrollo) detenida. Este tipo de vista también ayuda a los
terapeutas a ver qué apoyos se necesitan para que el cliente pueda
relajar el patrón reactivo demasiado rígido de esos desafíos y reanudar
un camino de crecimiento y cambio en esa área. La neurociencia ya
nos ha enseñado que nuestros cerebros se desarrollan físicamente a
través del proceso relacional y que estos patrones basados en las
relaciones establecerán una "plantilla" de cómo continuaremos
seleccionando, integrando y utilizando nuevas experiencias y
aprendizajes a lo largo de la vida. No es solo una cuestión de
procesamiento cognitivo: una amplia investigación neurocientífica
sobre la regulación ha demostrado cómo la estructura y la regulación
de nuestro sistema nervioso se desarrollan y se ven afectadas en gran
medida por las relaciones en nuestras vidas. Como señalaron JR
Schore y Schore (2008), la teoría del apego contemporáneo se ha
convertido, a través de la investigación, en una teoría de la regulación.

"%#
TRATAMIENTO DE TRAUMA

La investigación en neurociencia también influye en nuestro trabajo


que implica una fuerte activación emocional, el tratamiento del
trauma y la regulación del sistema nervioso (y la corregulación, en el
curso de la terapia relacional). Hoy en psicoterapia nos hemos movido
más allá del tiempo cuando la descarga emocional explosiva por sí
misma fue aceptada acríticamente como un evento positivo y
curativo. Esto no significa que expresar emociones fuertes no tenga
un lugar crucial en la terapia; creemos que sí. Pero esa expresión debe
contextualizarse
contextualizarse mediante una comprensión más profunda de la parte
del terapeuta de la dinámica del cerebro y el sistema nervioso. La
pregunta es de equilibrio y apoyo; el papel del terapeuta es ayudar al
cliente a experimentar de forma segura para encontrar el equilibrio
adecuado en un momento específico entre una expresión fuerte y una
contención bien integrada (con apoyo del terapeuta, especialmente
especialmente en
las primeras etapas de experimentar una "inmersión más profunda" en
emociones no familiares) expresión). Siegel (2012) escribió: "El
pensamiento o la conducta de una persona pueden verse alterados si
la excitación se mueve más allá de los límites de la ventana de la
tolerancia" (p.254). Desde el punto de vista de la Gestalt relacional,
una persona que rompe su ventana de tolerancia tendrá una capacidad
limitada para establecer cualquier tipo de contacto flexible con su
entorno. Lo más probable es que el cliente tenga que volver a un
patrón de contacto "de reserva", algo más antiguo y rígido que maneje
la excitación demasiado estresante, probablemente el tipo de
disfunción aprendida que ha causado problemas en su vida y fue una
razón para él o ella a la terapia. El riesgo también es que el patrón de
sentirse fuera de control e indefenso se verá reforzado una vez más
por la hiperexcitación. Esto no significa que tengamos que evitar los
sentimientos fuertes en la terapia (o en la vida); más bien, debemos
trabajar con el cliente en colaboración, en comunicación constante,
para tratar de permanecer dentro de esa "ventana terapéutica", la zona
de aprendizaje óptima del cliente del momento, la zona de excitación
en la que el cliente puede experimentar y aún administrar y procesar

"%$
altamente material emocional y traumático cargado (Resneck-Sannes,
2011). Esto también significa asegurarse de que estas expresiones de
fuerte emoción sean seguidas por la finalización, la recuperación (una
aquietación del estado de excitación) y la integración. El nuevo
aprendizaje tiene lugar en la etapa de integración, en la cual se anexan
e integran un trasfondo más amplio de experiencia y emociones con
esta experiencia más disruptiva y el cliente puede encontrar y dar
nuevos significados a eventos, sentimientos, relaciones y
posibilidades en su su vida. Como señaló Klopstech (2005), una
experiencia catártica
catártica no es en sí misma sanación, pero puede tener el
potencial de ser curativa si va seguida de una integración en el yo, las
relaciones significativas y la vida cotidiana. A medida que nuevas
investigaciones en la neurociencia del aprendizaje revelan más acerca
de cómo ocurre el nuevo aprendizaje, creemos que la terapia
relacional Gestalt está bien posicionada para continuar
beneficiándose de este nuevo conocimiento. Una consecuencia
directa de esta nueva investigación en neurociencia es una
transformación en nuestra comprensión y tratamiento de recuperación
y curación de trauma (experiencias, a veces agresivas, que han
desbordado y hasta cierto punto incapacitado la plena integración de
nuestras capacidades a nivel del sistema nervioso) . Más
recientemente,
recientemente, este entendimiento ha incluido la idea clave del trauma
del desarrollo (van der Kolk, 2005), que amplía la idea de efectos
traumáticos duraderos para incluir experiencias que pueden no ser
agresiones específicas
específicas o violentas, pero que pueden ser una historia y
patrón de la infancia más grande abuso, eventos traumáticos y / o
negligencia. Hemos visto, especialmente en el Capítulo 4, que estos
desarrollos en neurociencia ya han comenzado a informar nuestro
trabajo con clientes que están lidiando con síntomas de trauma, como,
por ejemplo, en el caso de Diana. Con los clientes que tienen un
historial de traumatismos (trauma por abuso temprano o reciente o
trauma del desarrollo), la cuestión de la regulación del sistema
nervioso se vuelve aún más importante. En el caso de Diana, por
ejemplo, esto significaba ofrecer un apoyo relacional armonizado
para regular y relajar su pánico o "congelar" la respuesta lo suficiente

"%%
como para descubrir y desarrollar su respuesta de "lucha" más
empoderadora después de años en los que la única reacción que su
sistema nervioso podría soportar y acceder.

MÁS ALLÁ DE LA SESIÓN DE TERAPIA

Como hemos enfatizado a lo largo de este volumen, en el campo


relacional del modelo Gestalt nunca podemos ver completa, útilmente
a la persona, la emoción o el comportamiento fuera de un contexto
relacional y campo completo más amplio. En la perspectiva Gestalt,
todos somos parte de una red unificada de relaciones: lo que afecta el
campo en un lugar lo afecta (y a nosotros) también en otros lugares y
maneras. Por lo tanto, como vemos en los casos de Carlos, Daisy y
Adriana, a menudo tenemos que pensar y practicar fuera de la caja de
la sala de terapia, recurriendo a la configuración y los recursos de la
comunidad en general. Especialmente cuando trabajamos con niños y
adolescentes, quienes en el desarrollo están más integrados en su
campo inmediato, nuestra capacidad de influenciar a las personas que
rodean al cliente es clave para promover un cambio mayor. Así, por
ejemplo, en Gestalt trabajamos especialmente con niños y
adolescentes, podemos encontrarnos hablando con maestros y otros
proveedores, diseñando estrategias en la clase o en el hogar, dando
tareas a individuos y parejas, y en general tomando una "vista de
campo" "De la vida del cliente, potencialmente a cualquier edad". A
medida que el estigma contra la terapia disminuye en nuestra
sociedad, es más fácil extender la terapia fuera de la sala de terapia y
con nuestra sólida base en la teoría de campo y la noción de que para
promover el cambio tenemos que modificar los apoyos en el campo
de una persona, yendo a la comunidad para apoyar al cliente es uno
de los próximos pasos naturales que prevemos en el desarrollo de la
terapia Gestalt relacional. De esta manera, podemos ver dónde se
aflojan algunos de los límites más antiguos y más rígidos entre la
terapia y el asesoramiento y el coaching, el trabajo comunitario y de
la organización, y la promoción, de maneras que generalmente
consideramos positivas. A medida que ampliamos estas modalidades

"%&
de apoyo a nuestros clientes, nos abrimos a diferentes intervenciones,
intervenciones,
todas las cuales apoyan a cada cliente individual en su campo para
promover el cambio que está buscando en la terapia y en la vida.
Como Lewin (1951) nos recordó, mediante los términos del modelo
básico de psicología gestalt de la conciencia y la percepción, nunca
podemos realmente abarcar todo; naturalmente, tenemos que
establecer límites de relevancia para enmarcar cualquier situación e
intentar comprenderla e intervenir. La teoría de campo-relacional nos
ayuda a recordar que el campo más grande siempre está ahí, siempre
condicionando y limitando las opciones de pensamiento y
comportamiento, a menudo de maneras que no conocemos de
inmediato. Por lo tanto, como terapeutas gestálticos relacionales (y
otros), todos nos beneficiamos del recordatorio de dar un paso atrás,
mirar al cliente y su situación más ampliamente, y tomar en cuenta
los factores actuales subyacentes que están afectando la vida del
cliente y nuestro proceso relacional en terapia. Mi salud y mi mejor
funcionamiento, como el de mis clientes, nunca pueden separarse por
completo de las condiciones de apoyo o insolidarias de un campo más
amplio: socioeconómico, cultural, ambiental y relacional en muchos
niveles. Por lo tanto, los terapeutas son llamados hoy más que nunca
a ser defensores, portavoces públicos y activistas en las formas más
naturales y disponibles para nosotros: al hablar y escribir, en nuestras
comunidades y en los debates de políticas públicas sobre la asignación
de apoyo y recursos en la sociedad. Un ejemplo sobresaliente de un
enfoque nuevo e innovador para la integración de la psicoterapia, la
salud pública y el activismo comunitario es el trabajo de The
Relational Center (TRC) en Los Ángeles
(http://www.relationalcenter.org). Sobre la base del modelo
relacional de Gestalt en combinación con el trabajo narrativo público,
TRC utiliza un enfoque pionero de entrenamiento y empoderamiento
para brindar servicios de salud mental y construcción de comunidad
de bajo costo y sin costo a una población urbana marginada y
marginada. Además, también capacitan a profesionales para aplicar el
modelo en otros lugares en varios países (ver Fairfield, 2013; Ganz,
2009).

"%'
7:
Resumen

A lo largo de estos capítulos hemos presentado un modelo Gestalt que


no es una receta o un conjunto de técnicas, sino una metodología
fundamental para trabajar con personas en psicoterapia y (con
modificaciones apropiadas) en una amplia gama de otros entornos y
modalidades. El modelo se basa en la relación, el crecimiento
creativo, la experiencia emocional incorporada y una nueva
comprensión del apoyo, y se basa en la rica tradición centenaria
centenaria de la
investigación psicológica Gestalt. Esa tradición de investigación
subyacente estableció un conjunto de suposiciones fundamentales
sobre nuestro proceso cognitivo y emocional que, como hemos
argumentado aquí, hace tiempo que se han convertido en fundamento
en el paradigma de organización básica para comprender el proceso
humano en la psicología contemporánea en muchos campos
diferentes. De esos principios surge nuestra comprensión del modelo
de proceso selectivo y constructivo de la percepción, la cognición y
el aprendizaje, principios que en el nivel más amplio subyacen en los
campos emergentes de la neurociencia cognitiva y la neurobiología
interpersonal. Estos nuevos y florecientes campos, a su vez, están
estableciendo la agenda para la evolución continua de nuestro campo
más amplio y nuestro modelo gestalt relacional. Como establecimos
en los capítulos 2 y 3, un principio fundacional adicional de la
psicología Gestalt es la teoría del campo: todas nuestras percepciones
(y nosotros mismos) están dentro y fuera del campo, tanto nuestro
campo de experiencia interno como externo. No N o somos observadores
externos de nuestro campo experiencial; más bien, somos
coparticipantes
coparticipantes en ese campo, haciendo interpretaciones subjetivas y
significados. Esto también significa, como hemos señalado, que
vemos la dicotomía entre lo interno y lo externo como una
simplificación excesiva porque sabemos hoy que lo que se ve como

"%(
el mundo interno (de pensamientos, sentimientos, valores y creencias)
es a la vez una construcción subjetiva y un reflejo de nuestras
experiencias relacionales pasadas y presentes, mientras que nuestro
campo externo no es una imagen objetiva de "lo que está ahí" sino
una interpretación condicionada por supuestos previos y sesgos
selectivos que colorean y limitan nuestras percepciones. Por lo tanto,
ambos conceptos de los mundos interno y externo de la experiencia
deben ser relativizados; los dos ámbitos de la experiencia subjetiva se
compenetran y codeterminan entre sí más de lo que en general nos
damos cuenta, y nuestro comportamiento emerge de todo un campo
de percepción interpretado. Si nuestras acciones y formas de
relacionarnos y contactar nuestro entorno están demasiado
condicionadas por las relaciones y el aprendizaje del pasado, no
teniendo suficientemente en cuenta lo nuevo y diferente en nuestra
situación actual (y en nuestros recursos y apoyos disponibles
actuales), vemos el mundo y organizar nuestro comportamiento a
partir de lo que hemos estado llamando a través de estos capítulos una
Gestalt fija. Muy a menudo es este proceso repetitivo e insatisfactorio
lo que lleva al cliente a buscar terapia. La relación terapéutica hace
que la "emergencia segura" de la terapia sea lo suficientemente segura
como para relajar algunos de estos patrones reactivos, de modo que el
cliente pueda comenzar a experimentar y experimentar nuevos
sentimientos, nuevos comportamientos y nuevas formas de vida y
relación con el mundo. A lo largo de este volumen, y especialmente
en el Capítulo 4, nuestra intención ha sido brindarle a usted, el lector,
una idea de cómo se desarrolla la terapia relacional Gestalt y puede
llevar a experimentar y a un cambio duradero en la sala de terapia y
más allá. El uso de un modelo centrado en el presente que considera
que la relación de aquí y ahora en la sala es auténtica y real, creemos,
es la que mejor sirve para transferir esas nuevas experiencias
terapéuticas a los desafíos actuales del resto de la vida. Como hemos
discutido, un fuerte hilo común en todas las narraciones de casos en
el Capítulo 4, y una de las características de la terapia Gestalt
relacional, es el uso que hace el terapeuta del yo. El terapeuta no es
un observador distante sino un participante y observador totalmente

"%)
comprometido; mientras reservamos nuestros propios asuntos y
nuestra agenda al servicio del cliente, compartimos selectivamente
nuestra propia experiencia presente en la sesión, reconociendo que
pase lo que pase en cualquier relación tiene elementos de cocreación,
en los que ambos participantes contribuyen y asienten (o en casos
extremos pueden haber sido forzados o se han sometido a) lo que
sucede entre ellos. Como terapeutas (y simplemente como personas),
sabemos lo difícil que puede ser para nuestros clientes (o para
nosotros mismos) ver su papel y nuestro papel en la creación o al
menos invitar a las dolorosas dificultades que podemos encontrar,
recurrente y a menudo desconcertante, en tipos particulares de
situaciones y relaciones o en la vida en general. Al comprender el
proceso relacional presente de esta manera, abrimos una dimensión
adicional de datos "en tiempo real" útiles para el cliente, a saber,
información sobre cómo el cliente está afectando el campo de las
posibilidades relacionales soportadas, que es siempre, en este modelo,
una cocreación de ambas partes. Un tema de enlace adicional que
atraviesa los capítulos y las narraciones de casos es el enfoque
relacional de la terapia Gestalt en el concepto clave de apoyo de la
Gestalt. El apoyo son todas esas condiciones (internas y externas, ya
que hemos relativizado fuertemente esos términos) que facilitan una
determinada experiencia o comportamiento y / o inhiben otras
experiencias y comportamientos posibles en una situación. En el
proceso hemos puesto en entredicho nuestra cultura occidental
fuertemente individualista, donde extraer apoyo desde "fuera del yo"
puede verse como una dependencia problemática, incluso debilidad y
peligro. Por el contrario, la terapia Gestalt contemporánea se basa en
una comprensión radicalmente transformada de la dinámica de apoyo
y una nueva articulación de una teoría de cambio Gestalt basada en
estas dinámicas de campo relacionales.
Debido a que el mensaje de esta teoría de cambio Gestalt,
G estalt, creemos, es
uno de los más importantes de este libro (y del modelo Gestalt para
los profesionales de todas las metodologías de hoy), lo repetimos
aquí: Comportamiento y experiencia son construcciones integradas en
una organización , contexto subjetivo de apoyos percibidos y sentidos

"%*
(e inhibiciones, que podemos ver como limitaciones o soportes
negativos). Esta articulación de la teoría del cambio surge del
"mapeo" del que hablaba Lewin (1936, 1951), como una metáfora de
nuestro proceso integrado: ¿Cuál es mi situación (tal como la
percibo)? ¿A dónde estoy tratando de ir? ¿Qué estoy tratando de
enfrentar o evitar? En relación con eso, ¿qué y dónde están mis apoyos
para ir hacia mi intención (o evitar un miedo)? Sobre la base de este
mapa, la teoría del cambio de Gestalt nos dice que para que cualquier
cambio sea efectivo y sostenible, debe haber un cambio
correspondiente en las condiciones de apoyo del campo subyacente.
Cualquiera que sea mi experiencia y mi comportamiento, se basará en
este mapa subjetivo, un mapa de apoyos (incluidas las características
negativas o aversivas de ese campo, un apoyo negativo para una
experiencia particular
particular o curso de acción es al mismo tiempo un apoyo
para yendo de otra manera). Dicho de esta manera, la teoría del
cambio suena evidente, como cualquier observación verdadera sobre
nuestro comportamiento y proceso, pero creemos que si se tiene esto
en cuenta en la hora de la terapia, la diferencia que se puede encontrar
será profunda. Dadas estas formas rígidas y flexibles de trabajar en la
terapia Gestalt relacional, la investigación basada en esta teoría puede
convertirse en un desafío, pero como señalamos en el Capítulo 5, la
rama de investigación que sugerimos es la que se centra más en los
procesos de terapia: la factores relacionales. La investigación
realizada sobre estos factores relacionales (alianza, empatía, consenso
de objetivos y colaboración, congruencia y autenticidad, apertura
activa a los comentarios de los clientes, reparación de rupturas y
similares) muestra que son las variables empíricas mensurables que
afectan el resultado de la terapia. más. Con eso como base, esperamos
que en este momento tenga una buena sensación, así como una
comprensión teórica, de cómo la terapia relacional Gestalt se usa y se
practica hoy en día. Debido a que esta es una discusión sobre Gestalt,
aquí agregamos explícitamente que la articulación de la teoría y la
metodología que les hemos dado (aunque ampliamente compartida
entre los principales profesores, escritores y profesionales de nuestras
generaciones de terapia Gestalt y aplicaciones relacionadas hoy en

"&+
todo el mundo) es aún así: una articulación de nuestros
entendimientos interpretativos, informados ahora por medio siglo
combinado entre nosotros de diálogo interactivo con nuestros colegas,
estudiantes y especialmente nuestros clientes, tanto en Gestalt como
en conversaciones enriquecedoras con defensores de muchos otros
métodos y puntos de vista . Aunque todavía acuerdan un conjunto
común de suposiciones teóricas y actitudes como una base
compartida, otros podrían articular estos puntos de manera diferente,
con los enfoques creativos únicos y los énfasis de su vida y sus
experiencias profesionales, necesidades y preocupaciones
principales. Ese tipo de diferencia creativa se toma como un dato
saludable en la teoría y el trabajo Gestalt. Todos somos terapeutas
eclécticos hoy en día, ya que nos basamos en la rica abundancia de
métodos y técnicas para tratar con diversas poblaciones particulares,
particularmente problemas desafiantes, y entornos de práctica muy
variados que caracterizan a nuestro mundo. A medida que hacemos
esto, tratamos (a veces torpemente) de relacionar esos dones e ideas
con nuestras teorías y metodologías "domésticas": esas perspectivas
teóricas particulares cuyas suposiciones y valores resisten mejor a
nuestra reflexión y escrutinio y que se sienten más profundamente
congruentes con nuestra propias creencias y valores básicos sobre la
naturaleza humana, las relaciones humanas y el proceso humano.
Debido a que la terapia Gestalt se basa en la psicología Gestalt, un
sistema que se construyó sobre el proceso humano en el nivel más
básico (antes de ser aplicado a problemas y problemas terapéuticos y
sistémicos), lo encontramos particularmente útil para ordenar este
ecléctico panorama terapéutico en la actualidad mundo diverso,
complejo y con múltiples problemas. De esta manera, nuestro
eclecticismo necesario se convierte en una elección informada, al
contextualizar las diferentes técnicas y enfoques que se ofrecen con
respecto a cómo sirven y apoyan la relación armonizada, presencia
presencia y
contacto total, experimento libre y apoyo en relación con clientes
particulares en momentos determinados . Durante el último medio
siglo, la terapia Gestalt ha tenido una influencia profunda y
generalizada en la mayoría de las otras escuelas principales de

"&"
psicoterapia, estimulando un enfoque más actual, más autenticidad y
contacto en la relación cliente-terapeuta, mayor atención al apoyo y
más enfoque en el desafío. crecimiento, fortalezas
fortalezas del cliente y lo que
hoy en día se denomina psicología positiva. Esta influencia no ha sido
unidireccional; durante estos mismos años, Gestalt ha ganado mucho
de las escuelas de comportamiento psicodinámico y cognitivo en las
áreas de teoría del apego, teoría del desarrollo, teoría narrativa,
atención a las creencias no examinadas y su papel constrictivo en el
comportamiento y la experiencia, y el estudio de la creatividad. Este
acercamiento no significa que las diferencias significativas entre las
principales escuelas de psicoterapia todavía no existen o no son
importantes. Por el contrario, cada orientación representa un centro
único de comprensión o punto de vista sobre la naturaleza humana y
el proceso humano. Independientemente de la escuela o el método con
el que se identifique más estrechamente, ahora o en el futuro,
esperamos que a través de este volumen haya obtenido una idea de las
muchas riquezas de Gestalt relacional, junto con conocimientos y
prácticas particulares que puede aplicar a cualquier método o
modalidad. encuentrate trabajando en. Una vez más, te deseamos
valor y corazón para el trabajo que estás haciendo, ahora y en el
futuro, y bendiciones para tu viaje.

"&#
Lecturas sugeridas

Clemmens, M. C. (2005). Más allá de la sobriedad: enfoques


clínicos para la recuperación a largo plazo. Hillsdale, NJ: Analytic
Press.

Frank, R. (2001). Cuerpo de la conciencia: un enfoque somático y de


desarrollo de la psicoterapia. Hillsdale, NJ: Analytic Press.

Frank, R., y La Barre, F. (2010). El primer año y el resto de tu vida:


Movimiento, desarrollo y cambio psicoterapéutico. Nueva York,
NY: Routledge, Taylor & Francis.

Hycner, R., y Jacobs, L. (1996). La relación de curación en la terapia


Gestalt: un enfoque dialógico y psicológico. Highland, NY: Gestalt
Journal Press.

ESTAS SON SÓLO UN EXTRACTO DE LAS QUE APARECEN


EN EL LIBRO ORIGINAL

"&$
Referencias: No se han colocado. Se pueden consultar
en el libro original.

Sobre los autores

Gordon Wheeler, PhD, es un psicólogo licenciado con muchos años


de experiencia escribiendo, enseñando, entrenando y practicando
usando un modelo contemporáneo de terapia gestalt relacional de
campo. Es el autor o editor de numerosos libros y artículos en el
campo, más recientemente, CoCreando el campo: Intención y práctica
en la era de la complejidad (con Deborah Ullman, 2009). El Dr.
Wheeler está en la facultad visitante de muchos institutos de
formación Gestalt en todo el mundo, y es desde hace mucho tiempo
presidente del Instituto Esalen en Big Sur, California, donde también
fue durante algunos años CEO. Junto con Nancy Lunney Wheeler,
enseña Gestalt Relational Constellations ampliamente en todo el
mundo. Su práctica privada de coaching, asesoramiento, psicoterapia
y consultoría se encuentra en Santa Cruz, California. Él puede ser
contactado en gordon.wheeler@esalen.org
gordon.wheeler@esalen.org . .

Lena Axelsson, PsyD, se educó y recibió su entrenamiento Gestalt en


Suecia, se mudó a los Estados Unidos en 2000. Después de 4 años
viviendo y estudiando en el Instituto Esalen en Big Sur, California,
completó su doctorado en Ryokan College, donde su tesis fue el uso
de la terapia relacional Gestalt informada por la neurociencia en el
tratamiento del evento único y el trauma del desarrollo. Después de
servir durante varios años como clínico y supervisor clínico en el
Centro de Prevención y Asistencia al Estudiante de Pajaro Valley,
trabajando con jóvenes y familias con problemas en una población
diversa, el Dr. Axelsson ingresó a la práctica clínica privada con
niños, adolescentes, adultos, parejas y familias . Además de su
entrenamiento clínico Gestalt, también se ha capacitado extensamente
con Peter Levine en Somatic Experiencing. Se presenta regularmente
en conferencias y sesiones de capacitación sobre el trabajo

"&%
multicultural basado en la Gestalt, así como en el trauma de eventos
únicos y de desarrollo y la base neurocientífica del trabajo
contemporáneo de trauma y recuperación basado en Gestalt. El Dr.
Axelsson presenta así como parte de la facultad de la Serie de
Simposios de Evolución de Gestalt del Instituto Esalen
(procedimientos seleccionados publicados en la serie de libros
GestaltPress). Su próximo trabajo sobre este tema, aplicado al trabajo
de parejas, aparecerá en The Couple in the Relational Field (Eds. M.
Kraus, A. Roberts y G. Wheeler, en prensa). La Dra. Axelsson vive
en Santa Cruz, California, donde practica como miembro de un
equipo integrador de salud médica. Sus intereses especiales incluyen
el senderismo, la carrera y las diversas cocinas de Europa y América.
Ella puede ser contactada en lena.axelsson@comcast.net
lena.axelsson@comcast.net . .

"&&
Acerca de los editores de la serie

Jon Carlson , PsyD, EdD, ABPP, es profesor distinguido, psicólogo


y consejero en Governors State University y psicólogo en la Wellness
Clinic en Lake Geneva, Wisconsin. El Dr. Carlson se ha desempeñado
como editor de varios periódicos, incluidos el Journal of Individual
Psychology y The Family Journal. Posee Diplomados tanto en
psicología familiar como en psicología adleriana. Es autor o coautor
de 175 artículos de revistas y 60 libros, incluyendo Time for a Better
Marriage, Adlerian Therapy, Inclusive Cultural Empathy, The
Mummy en la mesa del comedor, Bad Therapy, The Client Who
Changed Me, Their Finest Hour, Creative Breakthroughs en Terapia,
movido por el Espíritu, engañado: mentiras y engaños en psicoterapia,
nunca estar solo de nuevo, ayudando más allá de la hora de los
cincuenta minutos, psicopatología y psicoterapia, cómo funcionan los
terapeutas principales: Efectuando el cambio desde el principio hasta
la última sesión y más Ser un maestro terapeuta: practicar lo que
predica. Ha creado más de 300 videos y DVD de comercio profesional
con terapeutas y educadores profesionales líderes. En 2004, la
American Counseling Association lo nombró "Leyenda Viviente". En
2009, la División de Psicoterapia de la Asociación Americana de
Psicología (APA) lo nombró "Psicólogo Distinguido" por su
contribución vital a la psicoterapia, y en 2011 recibió la Carrera
Distinguida de APA. Contribución al Premio de Educación y
Capacitación. Ha recibido premios similares de otras cuatro
organizaciones profesionales.

Matt Englar-Carlson,   PhD, es profesor de consejería en la


Universidad Estatal de California-Fullerton. Es miembro de la
División 51 de la Asociación Americana de Psicología (APA). Como
académico, docente y clínico, el Dr. Englar-Carlson ha sido un
innovador y un apasionado profesional de la capacitación y la
enseñanza de médicos para trabajar de manera más efectiva con sus
clientes masculinos. Tiene más de 30 publicaciones y 50

"&'
presentaciones
presentaciones nacionales e internacionales,
internacionales, la mayoría de las cuales
se centran en temas de masculinidad y masculinidad y diversidad en
el entrenamiento y la práctica psicológica. El Dr. Englar-Carlson
coeditó los libros En la habitación con hombres: Un libro de casos de
cambio terapéutico y asesoramiento para niños con problemas: una
guía para profesionales y fue presentado en el DVD producido por la
APA Engaging Men in Psychotherapy. En 2007, fue nombrado
Investigador del Año por la Sociedad para el Estudio Psicológico de
los Hombres y la Masculinidad. También es miembro del Grupo de
Trabajo de APA para desarrollar pautas para la práctica psicológica
con niños y hombres. Como clínico, ha trabajado con niños, adultos y
familias en entornos de salud mental de la escuela, la comunidad y la
universidad.

"&(