Está en la página 1de 1

COMUNICACIÓN. 1.

La comunicación

Después de la II Guerra Mundial surgieron los primeros modelos de la comunicación muy


centrados en el código y en la codificación/descodificación de los mensajes. Pero la comunicación
humana no ha podido ser explicada satisfactoriamente hasta que a finales del s. XX han surgido
nuevos modelos, que han incorporado el papel de la interpretación y de las normas sociales,
Un aspecto que influye en muchos rasgos del texto es el papel social que desempeñan el
EMISOR y el DESTINATARIO, y las relaciones que mantienen entre ellos. Estas relaciones constan de
dos dimensiones que se compensan entre sí: el hecho de que el emisor posea un puesto más
relevante que el destinatario o más conocimiento los aleja; mientras que cuando ambos tienen un
conocimiento mutuo la relación es de mayor familiaridad.
Para los modelos de comunicación tradicionales, que se basan en las que el emisor se
limita a codificar y el receptor a descodificar, aquel consigue transmitir su MENSAJE al receptor si
conoce el código. En cambio, en los modelos que se basan en el funcionamiento de la mente y las
normas sociales el receptor tiene que interpretar el mensaje para que se activen unas ideas en su
mente. El emisor sólo puede guiar este proceso.
El CÓDIGO que utilizan de manera fundamental los textos es el verbal. No obstante, no se
trata sólo de combinar las palabras para formar oraciones. Los géneros discursivos tienen sus
propiedades, que deben conocer tanto el emisor como el destinatario. Existen otros códigos que
complementan al lenguaje verbal, sobre todo, en la comunicación moderna en la que se concede
tanta importancia a lo audiovisual: los elementos paralingüísticos y los elementos no verbales.
Hay 3 CANALES fundamentales para transmitir mensajes verbales: audio-oral, escrito y
audiovisual. El canal influye en el tiempo para planificar el mensaje que tiene el emisor y en el que
tiempo del que dispone el destinatario para interpretarlo, variando los registros de los textos
entre la planificación y la espontaneidad. Tradicionalmente la escritura producía textos
planificados frente al carácter espontáneo de la oralidad, pero los cambios tecnológicos han
complicado este panorama. Por otra parte, en los canales audiovisuales, como internet, la rapidez
con la que se producen los textos y la inmediatez con la que llegan a los destinatarios provoca que
tengan rasgos de oralidad, como incorrecciones gramaticales.
En cuanto al CONTEXTO pueden distinguirse dos aspectos, el ámbito social en el que se
produce el texto y la situación comunicativa. A medida que la sociedad se ha vuelto más compleja
han aparecido distintos ámbitos sociales donde se producen textos con sus propias características
(ámbito periodístico, ámbito jurídico, ámbito científico, ámbito académico, ámbito administrativo,
etc.). Muchos de estos ámbitos requieren el empleo de un registro especializado frente al registro
general que se emplea en la vida cotidiana. Por otra parte, la situación comunicativa puede estar
más sometida a normas, como en las situaciones ritualizadas, institucionalizadas o públicas, o no,
como en las situaciones comunicativas privadas.

Lengua castellana y Literatura. 1º. Bachillerato 1


Mario de la Cuadra Velasco