Está en la página 1de 3

Bosquejos Biblicos

TEXTO: DANIEL 3:19-27

INTRODUCCIÓN

Esta es una de las historias mas preciosas sobre la protección y el respaldo de Dios para su
pueblo y para sus hijos.

El capitulo 3 de Daniel nos narra la historia de la estatua que el rey Nabucodonosor había
construido y delante de la cual todas las personas del pueblo tenían que postrarse para
adorarla y el que no lo hiciera seria echada al horno de fuego ardiente.

Pero entre todo el pueblo había tres jóvenes judíos llamados Ananias, Misael y Asarias, a los
cuales el rey Nabucodonosor les había llamado Sadrac, Mesac y Abed Nego, ellos no se
postraban delante de la imagen pues únicamente se postraban y adoraban a Jehová su Dios.

Por no postrarse ante la estatua que el rey había levantado fueron llevados delante del rey
para obligarlos a hacerlo y si no lo hacían serian echados al horno de fuego ardiendo. (verss.
12-15)

En los versículos que leímos para comenzar este mensaje pudimos leer que esos tres jóvenes
fueron lanzados vivos al horno de fuego, pero un milagro ocurrió allí, algo maravilloso paso
dentro del horno de fuego, en lugar de ser tres personas las que estaban dentro del horno, el
rey veía cuatro personas, pero ¿Por qué veían cuatro personas? Fue porque Dios había llegado
a protegerlos, Dios mismo estaba con ellos dentro del horno de fuego (verss. 24-25)

Los tres jóvenes fueron rescatados del horno de fuego, no sufrieron daño, ni sus ropas se
quemaron, Dios los protegió, el mismo los defendió en medio del fuego de la prueba (verss.
26-27)

AHORA APLIQUEMOS ESTA HISTORIA A NUESTRA VIDA: ¿Cómo podemos


nosotros tener esa protección de Dios sobre nuestra vida aun cuando estamos pasando por el
fuego de la prueba?

Quizás algunos de los que están oyendo este mensaje o leyendo este bosquejo estarán en este
momento en el horno de fuego de la enfermedad, en el horno de fuego de la escasez, de la
pobreza, de la deuda ¿Cómo podemos tener el respaldo y la protección de Dios aun en medio
del horno de fuego y ser rescatados milagrosamente por nuestro Dios en los momentos de
aflicción?

LA RESPUESTA LA ENCONTRAMOS EN: VERSS. 16–18 donde encontramos tres


palabras o tres actitudes que estos tres jóvenes tuvieron las cuales debemos tomar también
para nuestra vida en momentos de aflicción y angustia.

Veamos cuales son cada una de esas tres palabras:


I) PRIMER PALABRA: CONVICCIÓN (VERSS. 15-16)

La convicción es la seguridad o certeza que una persona tiene en lo que cree o piensa,
nosotros los cristianos tenemos la seguridad y certeza en el poder de Dios, en su misericordia
y en sus promesas, y tal como el apóstol Pablo lo dijo: Sabemos en quien hemos creído (2
Timoteo 1:12)

Aquellos tres jóvenes judíos tenían tal convicción que ante la presión de Nabucodonosor para
que adoraran su imagen ellos solo dijeron: No tenemos necesidad de responderte sobre este
asunto, es decir estaban diciendo no necesitamos hablar mas pues nuestra respuesta es y será
NO.

En los tiempos de prueba, en los tiempos de angustia satanás siempre enviara personas para
hacernos propuestas que no son de Dios para resolver nuestros problemas, es decir vienen
con “propuestas diabólicas” como en la enfermedad o en los problemas del matrimonio nos
recomendaran buscar los llamados centros espiritistas, el tarot, brujería, ¡etc. NUESTRAS
RESPUESTA ES Y SERA: NO! La luz no tiene ninguna relación con las tinieblas y es mas
poderoso el que esta en nosotros que el que esta en el mundo (1 Juan 4.4).

Posiblemente esas propuestas diabólicas pueden ser realizar negocios fraudulentos para salir
de situación de escasez, aceptar corrupción en el trabajo, aceptar ayuda condicionada a una
relación de adulterio, etc.

El cristiano de convicción ante tales propuestas debe responder de la misma forma que
aquellos tres jóvenes judíos: ¡No es necesario que te responda, tú ya sabes la respuesta!!

II) SEGUNDA PALABRA: CONFIANZA (Daniel 3:17)

En la respuesta de estos tres jóvenes judíos no había ninguna sombra de duda, ellos confiaban
completamente en el poder y en la protección de Dios sobre sus vidas: Nuestro Dios tiene
poder para librarnos y lo hará

Tenemos que saber que Dios se manifiesta cuando creemos, cuando en nuestro corazón
tenemos la confianza que nuestro Dios tiene el poder para sanarnos, para liberarnos, para
proveernos, para restaurarnos, pero confianza no solamente es saber que Dios puede hacerlo,
confianza es creer que el lo hará en nosotros, que su poder y sus maravillas se manifestaran
en nuestra vida.

A pesar de las situaciones difíciles que podamos estar enfrentando, no debemos perder la
confianza, pues tiene galardón grande de parte de nuestro Dios.

III. TERCER PALABRA: FIDELIDAD (DANIEL 3:18)

Los tres jóvenes judíos demostraron su fidelidad a Dios declarándole al Rey Nabucodonosor,
que ellos estaban confiados que su Dios los libraría, pero aun si no los librara del horno ellos
seguirían adorándolo únicamente a el y no se postrarían ante la imagen del rey de Babilonia.
Nosotros tenemos que procurar en nuestro corazón ser fieles al Señor, confiando que su poder
nos sanara, que nos proveerá, que nos ayudara, que nuestro problema se resolverá
favorablemente, pero tenemos que ser fieles en nuestro corazón, que, aunque las cosas no se
resolvieran favorablemente nosotros seguiremos adorándolo, seguiremos sirviéndole,
seguiremos amándolo.

Pero es maravilloso saber que aunque nosotros llegáramos a ser infieles, el seguirá siendo
fiel con nosotros porque él no cambia (2 Timoteo 2:13) aunque nosotros que somos sus hijos
llegamos a fallarle, el aun así nos ayudara porque el es fiel con nosotros.

También podría gustarte